www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4328923
Para todos los públicos En Portada - La agonía de un lago - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

Estamos muy tristes.

Antes era agua, agua mucha.

Ahora no hay agua, tan seco está.

Pura sal, no más.

Había pescado harto, pero ahora ya no hay.

Patos, parihuanas...

No hay lago, pues....

El Altiplano.

Nevados, cerros, salares

y también, dos grandes lagos,

el Titicaca y el Poopó,

restos de otro mucho mayor

que, miles de años atrás, cubrió esta árida meseta.

Los primeros en habitarla fueron los urus, los ‘hombres de agua’.

Alumbrados por la luna y las estrellas,

antes de que el sol calentase la tierra,

antes de que llegasen los ‘hombres secos’, de ‘tierra’,

los incas, los aymaras, los quechuas, los blancos.

Antes de todos, ya eran los urus.

Hoy, los urus legendarios

han quedado reducidos a tres áreas:

Titicaca, Chipaya

en la orilla oriental del Lago Poopó.

Puñaka- Tía María

fue su primer asentamiento fuera del Poopó.

Es una población menguante,

en la que ya sólo viven, de forma permanente,

unas 12 familias.

Un lago cada vez más seco y lejano,

los ha dejado sin recursos.

Hasta allá, más esta paja,

hasta ahí había el lago antes,

hasta hay si con las lanchas, con las balsas saben salir,

cerquita era.

Era lindo, hasta aquí.

Era el agua,

cerquita era, hondo era.

Y ahí había pescado harto, aves también había,

de todo variedad de aves.

por eso nuestros abuelos fuertes eran antes, comían eso.

Las mujeres también entrabamos.

Un curu se llama como esto, hecho de totora.

Encima de eso vivíamos.

Yo también he entrado,

así teníamos en la totora,

la casa sabíamos hacer ahí dentro.

De un mes sabemos salir para vender charque,

hacíamos harto entonces.

Nosotros somos gente del lago.

Solamente no tenemos tierra, no tenemos animal,

por eso del lago siempre vivíamos.

Ahora cuando se ha secado el lago estamos como una huérfana, estamos.

No tenemosel sustento, no tenemos el trabajo.

De ahí comíamos, de ahí teníamos todo.

Ahora estamos sufriendo.

Yo solamente vivo con artesanía mayoría, artesanía, tejidos

y hago estas cosas.

Nuestros esposos van a trabajar, a jornalear a Choro.

Algunos hacemos adobe,

algunos jornaleando a las minas,

cuando son jóvenes se han ido a buscarse a otro lado,

a minas, a otro país.

Poco nos ayudan.

Porque somos pocos también,

entonces casi no les dan la importancia.

ahorita no tenemos ni luz ni agua,

ahorita están arreglando la luz de tanto reclamar.

Nos cansamos ya también, a ver.

Cada día hay que parar para hacer escuchar,

pero quién nos va a dar, quien nos va a dar.

Algunos saben leer, otros no saben leer,

nuestro familiares.

nuestros hijos están estudiando por no poder.

Por eso yo no quiero que sufran como nosotros.

Porque a nosotros nos humillan.

Los más pequeños de la comunidad aprenden y juegan,

ajenos, al menos durante un rato, a los problemas de sus mayores.

Pese a las dificultades,

la comunidad de Puñaka ha logrado tener escuela.

al menos el saber leer y escribir,

como un gran avance.

Como una herramienta para defenderse fuera de la comunidad

y evitar que los humillen.

Pero los jóvenes se ven abocados a la emigración,

cerca o lejos.

Abdón ha ganado un concurso con su proyecto

de gestión familiar, en la comunidad.

Se muestra ilusionado,

pero también consciente de las dificultades,

de la falta de apoyo fuera y dentro.

Pero no quiere dejar su comunidad.

El lago es sagrado,

y el lago es nuestro símbolo siempre; o sea que,

nuestra vida, nuestra Pachamama, nosotros le decimos.

Ahora casi no tenemos mucho trabajo.

La población está con el turismo, con el trabajo de artesanías.

La comunidad también quería hacer fábrica de ladrillos aquí,

con la greda que hay en el lago,

han intentado, pero no han podido.

Y el turismo está bien, es amplio, pero falta la organización siempre.

Apoyo no tenemos mucho,

porque tanto el municipio de Poopó, o sea que no nos apoya,

somos como huérfanos, así abandonados

tanto de la gobernación de la Oruro, tampoco.

Y para los urus no hay siempre.

El Poopó se ha secado varias veces,

la última entre 2015 y 2016,

cuando de una superficie de unos 2.300 kilómetros cuadrados

pasó a apenas 90.

Luego, sólo ha recuperado una parte de sus aguas.

Un espejo de agua cada vez más vulnerable.

Un lago se considera, por lo menos, con una profundidad de 15 a 20 metros

y más profundo.

Por debajo de esa profundidad, se considera como un charco de agua.

Entonces, nuestro lago Poopó nunca tuvo esa profundidad,

tuvo máximo 4, 5,

pero ha logrado adaptar por debajo de 4

a algunos peces muy característicos de la zona y hay actividad.

El peligro es que,

si se sigue reduciendo la batimetría o la profundidad,

va a carecer y va a desparecer esta vida acuática.

Parihuanas o flamencos andinos,

patos silvestres, peces como el carachi o el ispo...

Especies endémicas.

Parte de la gran riqueza biológica de Bolivia

y, en particular, de los lagos Poopó y Uru Uru.

merecieron el reconocimiento como lugares RAMSAR,

como humedales de importancia internacional.

En total, una superficie teórica

de alrededor de mil kilómetros cuadrados,

a una altitud de 3.700 metros,

de la que dependen, de una forma u otra,

unas 200 especies de fauna y flora.

Reunión para intentar evitar la muerte del Poopó.

Pescadores de la zona,

dirigentes de cooperativas y técnicos de la gobernación

proyectan construir un muro, de unos 50 centímetros de alto,

para defender de los viento la zona del lago que aún tiene agua.

reforzada por el dragado del río Desaguadero,

que arrastra muchos sedimentos hasta el lago

y que reducen su profundidad.

En El Choro, municipio situado al norte del lago,

preside una de las 14 cooperativas pesqueras del Poopó.

Andrés Ajhuacho es... o más bien, ha sido pescador en el Poopó.

Su barca, como las de sus hijos,

yace en medio en lo que su día fue su lugar de pesca.

Ahora, lo que fue agua, sólo es tierra reseca, salina,

Donde se oían las voces de la faena, ahora queda un silencio perfecto,

solo roto por el viento.

es el brazo derecho que llega del río Desaguadero.

Y por este sectorcito están entrando las aguas a este lago.

Ha sido mi lugar de pesca,

exactamente estoy en este lugar ahorita.

Un poquito más al fondo es ya agua altito

y un poquito más hondito,

eso sí arrastra kilómetros, arrastra el viento.

Se lo lleva. Cuatro, cinco kilómetros.

Entonces, ya no retorna toda el agua,

se queda por ahí, evaporándose no más.

El Poopó, que alcanzó su máximo, unos 2.700 km2,

al inicio de los años 90.

Desde entonces, no ha recuperado aquel nivel.

Varios factores se suman:

la disminución de aportes de agua,

el incremento de actividades agropecuariasy mineras,

el regadío, la contaminación....

La poca profundidad,

cada vez más reducida por los sedimentos,

La alta radiación solar, que evapora sus aguas.

Y Huayra Tata,

el señor de los vientos

y barre la superficie del lago y se lleva sus aguas.

Y sin ellas, no hay peces,

todo se hace más salino

y las comunidades del lago pierden su medio de vida.

Como Uds. ahora ven, no hay nada.

Todo es seco.

Y hecho una miseria de agua que se tiene en el espejito,

no más.

Aquí había muchos peces, trucha, pejerrey, más que todo.

Desde aquí salía a los mercados de Potosí,

Cochabamba, La Paz y a los centros mineros también.

Erauna fuente de trabajo aquí.

Ya no más tenemos que pensar en otra cosa,

en irnos para otro lado, más que todo los jóvenes,

ya no quieren estarse aquí.

La solución es el agua. Sin agua no hay vida.

Los pesqueros somos aproximadamente 14 cooperativas en el lago Poopó,

somos 7 cooperativas en el lago Uru Uru.

Aproximadamente casi mil familias.

Como no hay actividad pesquera,

obviamente, la gente ha ido emigrando a diferentes lugares a buscar vida.

Pero, de todas maneras, nosotros seguimosaquí, en Oruro,

con la esperanza de que un día va a volver el lago

y con otras actividades tal vez

como es la crianza de pejerrey y de trucha,

pero ya en granjas.

En la reunión, se forman los equipos y se distribuye el trabajo previo.

Cada uno se ocupa de un sector, en el que con GPS y estacas,

marca los puntos del trazado del muro

que ha de resguardar las aguas el Poopó.

Lo que fue la orilla, e incluso fondo del lago,

se ha convertido en pastos y tierras de cultivo.

Entre las parcelas recién sembradas, se multiplican los canales de riego,

como en otras zonas entre el Titicaca y el Poopó,

el riego distraen agua de los ríos Desaguadero y Mauri.

En esta zona del Altiplano, en los últimos años,

se ha disparado el cultivo de una planta originaria, la quinua,

dado su alto precio en los mercados internacionales.

Pero su expansión destruye las praderas nativas

e incrementa la erosión

y los sedimentos que se depositan en el Poopó.

Se cierra así otro círculo:

cuanto menor sea el lago, mayor será la sequía.

tenemos que entender por el cuerpo de agua,

bastante amplio en superficie,

hace que esta zona del Altiplano tenga un meso clima.

O sea, no es muy parecido al Altiplano norte,

que tiene mayor precipitación,

pero tampoco es tan seco como el Altiplano sur,

cerca del salar de Uyuni.

Ese meso clima hace que la actividad agropecuaria

pueda tener características para la producción de hortalizas,

ganadería lechera.

Pero al reducirse el espejo del agua se vuelve más seco y, con eso,

el encarecimiento de la actividad agrícola,

minimización de forrajes y baja producción en leche.

es una de las más aisladas del municipio del Choro,

al norte del Poopó.

Hasta aquí, en su día, llegaba el agua del lago.

Ahora la rodean sembrados, praderas de paja brava.

Y el vacío de sus casas cerradas.

es uno de los pocos vecinos que quedan.

Tras muchos años de pesca, su barca y la de sus hijos

yacen junto a los muros de su casa.

Poco, poco y poco ha rebajado, ha rebajado,

y ya no hay pescado.

la gente se ha ido a otra parte,

se han ido a Cochabamba, a Argentina,

La Paz

y aquí ya no hay gente,

porque la tierra es un poco salado y ya no produce nada.

Pese a su poca población,

Santa María cuenta con un puesto de salud,

atendido por una médico y Jesica, la enfermera.

el principal problema de Santa María,

como del resto de las comunidades de la zona,

es la escasez de agua,

sobre todo potable, y, en consecuencia, los parásitos.

Había una bomba que estaba, que les estaba distribuyendo el agua

por lo menos una vez o dos veces al mes,

les abastecían agua.

Ahora, desde que la bomba se ha arruinado,

entonces ha sido tal vez un poco las autoridades lo han dejado,

se han pasado, como se dice, la pelotita

y ninguno le ha puesto una solución.

Entonces como es poca también la población

no hay mucha exigencia.

se ve los casos de las heces,

de las diarreas por el factor agua.

Como Ud. ha debido ver, no hay agua acá.

Entonces, usan las aguas de las viginias y, como Ud. sabe,

están a la intemperie

y están en contacto con las mismas heces de los animales.

Esa agua pues están consumiendo.

Hemos visto muchos casos aquí, en los mismos niños.

Una línea férrea recorre la margen oriental del Lago Poopó.

Huari, una de sus estaciones, está hoy abandonada

pero, hace un siglo, fue uno de los hitos

del primer ferrocarril de Bolivia, de la línea Oruro- Antofagasta,

a una de las grandes riquezas del país: la minería.

Oruro, y en particular esta zona oriental del Poopó,

es la gran zona minera de Bolivia.

Y, por tanto, centro de las luchas, de las grandes reivindicaciones,

de las movilizaciones capaces de desafiar al poder.

En Bolivia, no hay gobierno sin su apoyo.

A unos 50 kilómetros de Oruro,

Huanuni ha vivido y vive, de una forma u otra, de la mina,

del llamado “metal del diablo”, del estaño.

Además es un lugar de referencia de la lucha social.

Aquí se ganó, en 1919, por primera vez en Bolivia,

la jornada laboral de 8 horas.

Aquí se fundó la Federación Sindical de Trabajadores Mineros.

Aquí se enfrentó la dictadura.

Radio Nacional de Huanuni, en el aire desde 1959,

es una voz reivindicativa.

Como emisora minera

y sostenida por las aportaciones de los trabajadores,

ha tenido un protagonismo relevante

en las luchas sociales y políticas de Bolivia,

al igual que su actual director.

Un papel de vanguardia en la comunicaciónsocial.

Claro, para los compañeros trabajadores

los medios de comunicación no eran tanto, digamos ...

hacer radio como uno piensa.

Sino que quisieron poner para que sus comunicados,

su historia, sus votos resolutivos

puedan salir por los medios de comunicación.

A partir de eso

se convirtió en un vocero de los compañeros trabajadores.

Bueno un instrumento prácticamente de defensa y autodefensa.

Ahora las reivindicaciones de los mineros

es justamente tener una política minera,

que permita trabajar mejor la minería,

que se diversifique la minería,

que se convierta, digamos, en un mejoramiento de progreso

y desarrollo para el país.

Uno quiere vivir también una minería tecnologizada

y que mejore las condiciones de los trabajadores y los habitantes.

existen más de 300 operadoras mineras,

de todo tamaño y tipo.

Generan riqueza y sustentan a miles de familias.

utilizan grandes cantidades de agua

y, pese a la legislación ambiental boliviana,

vierten un gran cúmulo de sustancias contaminantes a los ríos,

a los lagos Poopó y Uru Uru.

Y privan, así, a las comunidades

del elemento esencial para la vida, el agua.

Muchas operaciones mineras en Bolivia,

en especial las empresas corporativizadas,

no tienen la componente ambiental en sus operaciones.

Y como tiene todo este sector una gran cantidad de material sulfuroso,

en presencia de agua y oxígeno,

inmediatamente genera lo que se conoce como drenaje acido,

lo que ha contribuido a que

grandes cargas de metales pesados hayan llegado al lago.

Cerca de 3 toneladas de sólidos en suspensión por día.

Unos 800 kg de arsénico disuelto,

unos 79 kg de plomo,

39 kg de cadmio.

Cuando el estado quiere cerrar una de estas cooperativas

porque se están incumpliendo las normativas ambientales,

se están descargando afluentes con contaminantes

que están por encima de los límites máximos permisibles,

lamentablemente esto no puede ocurrir en términos sociales

porque la cantidad de gente es tan grande

que posiblemente al día siguiente

aparecerían todos los caminos bloqueados.

Grandes empresas, como la estatal Minera Huanuni,

considerada estratégica,

y que emplea a más de 3.000 trabajadores,

también contaminan.

Nos encontramos en el sector llamado Santa Elena,

donde se encuentran las instalaciones

del ingenio de la empresa minera Huanuni.

Este ingenio tiene la capacidad de concentrar

de 1.000 a 1.500 toneladas de estaño al día.

Para hacer esta concentración,

este ingenio requiere mucha cantidad de agua.

Ellos mencionan que al día

utilizan 28 millones de litros de agua.

Este ingenio viene trabajando sin ninguna medida de prevención.

Todos los residuos que se generan

van expulsando directamente al río.

Nosotros, como comunidades afectadas por la contaminación,

sólo exigimos que cumplan con la normativa vigente.

Hemos podido ver que las autoridades,

que están llamadas por ley para hacer cumplir,

no lo hacen.

Esta planta de Huanuni no procesa todo el mineral.

Las aguas, contaminadas,

se llevan también una parte importante,

alrededor del 40 por ciento, del estaño.

Mineral que, río abajo,

intentan aprovechar, de forma rudimentaria y con químicos,

los llamados “relavaderos”.

Una labor que con tecnologías modernas

resultaría menos contaminante, más eficaz y rentable.

es una especie de presa que recoge los residuos mineros.

Un sistema para reducir la contaminación que, al fin,

tras años de reivindicación, la Minera Huanuni está construyendo.

Allá, donde ven la maquinaria pesada,

ese tractor y algunas volquetas y una compactadora,

hay es la primera fase,

que tiene que cerrar todo el circuito.

Son 66 hectáreas.

¿Qué queremos hacer con este dique de cola?

Hacer que esos residuos que uds. vieron

respecto de lo que la mina echaba sin tratamiento alguno

vengan acá.

Los ingenieros nos explicaron

es que va a tener una forma de tratamiento

de aguas negras,

de esta agua salidas de la mina

y estas mismas, una vez tratadas

a través de un sistema de bombeo,

puedan volver a la empresa

para que las aguas sean reutilizadas.

Esto lo están haciendo porque es empresa estatal,

es la empresa de estaño más grande que tenemos en el país,

hemos luchado cerca de, hacer,

como seis, siete, ocho años para ver realidad esto.

Y entonces hay lugares donde hay operadores mucho más pequeños

y ellos no piensan hacer su dique;

ellos piensan que el tema de conservación,

de cuidado ambiental es un gasto.

Son cerca de 80, 85 comunidades

que han sido por tanto tiempo perjudicadas por la empresa minera.

No podemos seguir esperando más

para que las familias, por falta del agua,

empiecen a migrar.

El presidente siempre va diciéndole al mundo entero

que los bolivianos somos expertos en cuidar la Pachamama,

la Madre Tierra.

Nosotros las comunidades sabemos que tenemos que cuidar,

pero si los que nos gobiernan no hacen bien las cosas

estamos muy lejos del discurso al hecho.

En el horizonte del Altiplano

es fácil distinguir la ciudad de Oruro.

Uno de sus cerros, el Santa Bárbara,

lo corona un gigantesco monumento

de la Virgen del Socavón, “Mamita Candila”,

patrona de los mineros.

Sin la mina, no se puede entender esta ciudad,

de más de 300 mil habitantes,

que nació al pie de los cerros

y ahora se extiende por ellos y por el altiplano,

a medida que llega a ella una emigración

en busca de oportunidades.

Oruro también tiene sus minas

y de su actividad nació el lago Uru Uru.

Estamos en el brazo izquierdo del río Desaguadero,

justo en el Puente Español,

que es la entrada principal que tributa al lago Uru Uru.

Este lago nació en los años 1951,

producto de la actividad minera de COMIBOL,

que hizo una bifurcación del río Desaguadero.

A falta de agua en el Poopó,

muchas de las aves, como los flamencos andinos,

se han trasladado al Uru Uru.

Un humedal con protección internacional, como el Poopó.

Pero su aspecto no es el de una zona protegida,

ni el de un lugar de pesca del que viven varias comunidades.

El Uru Uru, se ha convertido en el vertedero de Oruro.

A él, llegan los vertidos mineros y también sus aguas residuales.

Contaminación que también afecta al Poopó.

Este podría ser el futuro paisaje del lago Poopó.

Una enorme planicie de sal,

un inmenso horizonte blanco.

Un paisaje como este del Salar de Uyuni,

situado a unos 300 kilómetros al sur de Oruro.

Lago antaño,

hoy el mayor salar del mundo.

Lo que era salar de Uyuni, salar de Coipasa,

lago Uru Uru, lago Poopó

era un solo lago grande.

Eso pasó hace unos 8.000 a 12.000 años atrás.

Entonces, el punto de vista de la hidrología

y el comportamiento del clima según los modelamientos,

nuestro lago Poopó tiene que secarse,

se va a volver un futuro salar del Poopó.

Por lo menos de aquí a 250 -300 años ya no vamos a tener lago.

cualquier acción que podamos hacer, sí o sí se nos va a secar.

una meseta árida, de una altitud media de 3.700 metros,

hábitat de especies adaptadas a su dureza

y capaces de alimentar sus poblaciones,

como la papa o las llamas.

Un ecosistema muy sensible a cualquier variación climática

donde ocupa un tercio de su superficie,

uno de los países más vulnerables al cambio climático.

ha subido cerca de dos grados en el Altiplano boliviano.

Un expresivo indicador son los glaciares de sus nevados,

como el Illimani y el Mururata,

que se alzan ante La Paz.

Desde mediados de los años 80,

se han reducido en un 43 por ciento.

Y de ellos depende parte del suministro de agua de la capital.

El Servicio de Meteorología e Hidrología boliviano

registra todas estas variaciones,

así como los efectos de fenómenos cíclicos,

como El Niño,

que intensifica la sequía y el déficit hídrico en el Altiplano.

En 2016, Bolivia sufrió la sequía más dura

de los últimos 25 años.

Y sus efectos fueron palpables

en el lago Poopó despareció.

Un fenómeno que no es nuevo,

pero sí cada vez más frecuente, según los registros.

Según nos cuentan los lugareños,

que en 1943 también se había secado.

En 1960, también hemos recibido noticias

de que había secado este lago.

Entre el 82 y al 87

hemos tenido inundaciones inclusive en este lago.

Y posteriormente, en el 92, ya va secando paulatinamente.

El 95 ya tenemos el lago seco...

El 97 ya empieza nuevamente a tener algo de agua....

el 2012 continua el lago.

El 2015 ya casi seco y el 2016 ya completamente seco.

Es una parte de la variabilidad climática

que tenemos en este sector del altiplano.

tanto pueden ser inundaciones o sequías,

que duran mucho.

A las variaciones climatológicas,

hay que sumar las de los caudales de los ríos,

en particular el Desaguadero y el Mauri,

que alimentan al lago Poopó.

Nosotros tenemos como 5 puntos estratégicos de monitoreo

de toda la cuenca.

Los caudales evidentemente han disminuido

en estos puntos de control.

Y un factor principal,

la actividad de la agricultura y la actividad de la minería,

principalmente hacen que existan desvíos de agua

en las partes altas de los aportes principales.

Entonces esto permite que el agua ya no llegue al lago Poopó.

Es la crisis del agua que sufren muchas comunidades del Altiplano,

como las de la región de Oruro.

En Bolivia tenemos 3 grandes cuerpos de agua.

Uno es en el Altiplano, justoestamos debajo de ellos,

otro es en la parte baja de Sta. Cruz y otro está por el Chaco.

El problema de nosotros es que

estas aguas están siendo ya tocadas por la actividad minera.

Entonces, si no lo paramos,

también vamos a carecer de agua dulce en el Altiplano.

Si no conservamos, si no manejamos ....

nuestro recurso hídrico en el Altiplano central

vamos a carecer de actividad productiva

y el fenómeno va a ser la emigración,

emigración muy fuerte de las comunidades a otras zonas.

La falta de agua, la contaminación,

el mal manejo de los recursos hídricos

ya tienen sus víctimas.

Los más vulnerables,

los que hicieron del lago Poopó su cultura,

su vida.

Los urus.

El pueblo más antiguo del Altiplano

y que ha dado nombre a Oruro y al lago Uru Uru.

El agua es vida,

el agua es desarrollo, el agua es todo.

Y este pueblo,

si no se hacen a corto plazo acciones concretas,

prácticamenteya va a desaparecer.

Son los refugiados climáticos,

pero también los refugiados por la contaminación.

Los urus del Poopó se sienten olvidados, discriminados,

desolados por la desaparición del lago,

el centro de su cultura y su medio de vida: el lago Poopó.

Por eso se reúnen, junto con su Kota Mallku,

la autoridad de tres comunidades.

Quieren que los gobernantes los tengan en cuenta

en los proyectos que les afectan como pueblo.

No falta la gente mala que nos obliga a olvidar.

el pueblo uru estamos humillados por la gente de nuestros vecinos,

Cuando el lago se ha secado poco a poco,

el río también, los totorales.

De ese modo, el pueblo uru ha salido al seco

y antes hablaban pukina, idioma uru.

Entonces, una vez que han salido aquí,

los vecinos han dicho a nuestros abuelos,

“Ya, esa palabra es feo,

si quieren estar aquí, en la tierra, ese idioma tienen que olvidar.

ya tienen que irse no más”.

Así, de esa razón, por la obligación hemos perdido el idioma uru.

Si no hubiéramos mantenido.

Aunque así, ahora estamos recuperando.

Estamos sobreviviendo, digamos, ayudando a nuestros vecinos,

que son aymaras,

así pasteando ganados, ovejas, y así nos pagan por día, digamos.

Una vez nos pagan 20 pesos, 30 bolivianos,

y así estamos sobreviviendo.

Otros urus, hermanos también,

están en Poopó de albañiles o de ayudantes de albañiles,

así estamos trabajando para mantener.

Es muchas cosas que nos faltan,

pero lamentablemente

no tenemos recursos económicos

para poder insistir a las autoridades, digamos,

hacia una comisión para ir, pero así estamos olvidados.

El lago es vida para los urus

y en sus orillas, descansan sus antepasados.

Las aguas del lago los reúnen.

La sequía los dispersa.

Las orillas calcinadas, recubiertas de sal

quizás sean el símbolo de un mundo sin agua,

tal vez el último episodio del legendario cataclismo

que, según los urus, acabó con los primeros seres.

Una tierra abrasada.

El fin de una humanidad, nosotros, que sin agua no existiría.

Antes era agua hasta aquí.

Antes daba pescado.

Pejerrey, con red solíamos pescar.

Con esta lanchita solíamos entrar,

hartos de ver agua, pues.

Con eso vivíamos antes,

algunos solíamos cambiar con comida,

algunos llevábamos a La Paz, y así.

A Oruro, a Cochabamba.

Estamos preocupados,

de ahí vivíamos.

Ahora no hay.

Ahora trabajo buscamos a otro lado,

está haciendo también mi esposo, mandamos.

No hay trabajo, entonces.

A la fuerza tenemos que ir a buscar al frente,

yo mismo, al Orinoca, he ido a trabajar...

... a todos lados.

¿En qué trabajan?

Como ayudantes.

¿Ayudan en la agricultura, en la ganadería?

A veces hacen adobes para otras personas, así es.

Para ayudar a la familia, para mantener, a la fuerza

¿Y las autoridades les ayudan, o no?

Sí, nos ayudan también, pero...

- Poco, no más. - Poco es, sí.

Subtiulado por: María Victoria Cerezo Olivares.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La agonía de un lago

En Portada - La agonía de un lago

27 nov 2017

El Lago Poopó es el segundo mayor lago de Bolivia, tras el Titicaca. En 2016, se secó. Y eso se ha traducido en pobreza para los vecinos y un cambio radical en formas de vida ancestrales.

ver más sobre "En Portada - La agonía de un lago" ver menos sobre "En Portada - La agonía de un lago"
Programas completos (299)
Clips

Los últimos 758 programas de En portada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos