Dirigido por: José Antonio Guardiola

Espacio que ofrece reportajes que acercan al espectador a la actualidad internacional a través de situaciones conflictivas que sufren determinados países. ''En portada'' tiene varios premios, entre los que destacan el Premio UNICEF y el Premio Rey de España de Periodismo.

Contacto

Escriba al programa En portada: enportada.tve@rtve.es

3186378 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
Para todos los públicos En Portada - Lampedusianos - Ver ahora
Transcripción completa

-La de Lampedusa es una historia muy antigua.

Sus orígenes se remontan a la prehistoria

cuando los primeros pueblos de África se empezaron a desplazar

hacia el continente europeo.

Pienso que esta isla es un lugar estupendo para unas vacaciones.

-Pero como le ha pasado a muchos lugares remotos,

olvidados de Dios y de los hombres,

de repente se ha convertido en un lugar de gran turismo,

desarrollo y contacto con realidades metropolitanas.

Es una isla remota, bella e indefendible.

Un puerto franco, un punto en el mapa.

10 km de largo, 6000 habitantes.

Era una comunidad de subsistencia hasta que en la década de los 70

llegó el turismo y, de su mano, la prosperidad a Lampedusa.

Años más tarde,

los flujos migratorios de África y Oriente medio,

empujados por la guerra y el hambre, alteraron los planes de un enclave

que vivía su época dorada.

Ha sido tierra de paso,

está acostumbrada a las migraciones de aves, de animales marinos,

de vidas humanas en tránsito.

Es el sino de Lampedusa, el día a día de una isla de paso.

Lampedusa no es un lugar cualquiera,

es una isla en el centro del Mediterráneo

que encierra toda la belleza,

pero también las contradicciones del Mediterráneo.

(Bocina de barco)

(Piano)

Recuerdo que hasta los años 80, cuando iba al cole,

Lampedusa ni siquiera aparecía en el mapa.

(Bocina barco)

Hasta hace 20 o 25 años Lampedusa era un paraíso.

Venían los turistas y todos trabajábamos

porque vivimos del turismo y de la pesca.

No estamos acostumbrados a estar entre tantos militares.

Esto se ha convertido en un cuartel, ya no es una isla,

es un cuartel gigante.

-En el sur de Lampedusa, en el Mediterráneo,

en el mar que separa a Lampedusa de África

se está llevando a cabo el más grande holocausto de nuestro tiempo.

Esta isla es, por tanto,

protagonista de una página importante de nuestra historia.

-Parece que los turistas no los quieren en Lampedusa.

Y uno se pregunta, por qué no los quieren.

Todavía no sabemos de qué queremos vivir.

Si de los clandestinos y de los militares o del turismo.

Yo digo que tenemos que vivir del turismo.

Porque si quieren, algo se puede hacer

para que los clandestinos no lleguen a Lampedusa.

Aquí no hay nada que ofrecerles, nada en absoluto.

Cuesta más traerles y luego llevarles a otro sitio.

Sería mejor que se los llevaran directamente a su destino final.

-No es normal. No es bonito que en Lampedusa no nazcan nadie.

Nacemos fuera, en Palermo.

Es complicado porque si no tienes medios económicos suficientes,

hay que buscarlos porque todos los meses

tienes que salir para las visitas al médico, para la ecografía,

porque en Lampedusa no hay medios sanitarios para seguir el embarazo.

-En Lampedusa no pueden nacer niños porque no hay hospital.

Yo soy ginecólogo y a menudo he tenido que ayudar en un parto.

He ayudado a parir a lampedusianos y a inmigrantes

pero ha sido en casos de emergencia,

cuando ya no hay tiempo de hacer el traslado en helicóptero a Palermo.

En esos casos, monto aquí un paritorio improvisado,

ya que no tenemos una estructura hospitalaria en condiciones

y confío en mi experiencia y en la ayuda de Nuestro Señor.

Creo que soy solo un médico, con una sola alma,

porque para mí los inmigrantes son como los lampedusianos.

No hago ninguna distinción.

Entiendo que son un poco más desafortunados

ya que los lampedusianos, por lo menos, sí tienen una casa,

mientras que los que llegan necesitan de mucha ayuda.

-Ellos lanzaron un S.O.S. y las lanchas patrulleras de Lampedusa,

que son pequeñas lanchas de la comandancia de marina,

se fueron a 125 millas, muy lejos con mar gruesa,

fuerza ocho, en condiciones casi imposibles,

arriesgándose incluso a morir,

con olas de hasta 7, 8 o incluso 10 m de altura.

Hicieron un viaje de vuelta larguísimo,

muchas horas bajo el agua, expuestos a la lluvia.

Varias personas sufrieron hipotermia y 29, todas jóvenes, fallecieron.

Una mujer había dado a luz durante el naufragio.

Tenía todavía el feto unido al cordón umbilical

y decidí enterrarlos juntos para no separarlos.

Esas cosas se te quedan grabadas.

Te dicen que estás acostumbrado pero no es cierto.

¿Cómo puedes acostumbrarte a estas muertes indignas?

Te puedes acostumbrar la muerte natural,

pero no es justo ver a todos estos niños fallecidos.

Además, me dio rabia porque ya habían llegado,

estaban aquí, a unos 200 m.

Venían arreglados, sus madres les habían preparado

con sus trenzas y sus vestidos, pero nunca llegaron a puerto.

-Cuando se terminó la operación Mare Nostrum y empezó Tritón,

no creo que su intención fuera evitar los muertos,

ya que Tritón es una operación de policía

o, por lo menos, lo ha sido hasta ahora.

Con el plan Juncker parece ser que Tritón cambiará sus objetivos

y que el rescate marítimo se convertirá en uno de sus fines.

Yo puedo comprender que se hagan comparaciones.

Efectivamente, el volumen o el calibre de la operación Tritón

es muy inferior al de la operación Mare Nostrum y, por tanto,

es también comprensible que su capacidad

de reacción ante tragedias,

ante la llegada de inmigrantes por vía marítima sea menor

de la que tenía Mare Nostrum, pero no es menos cierto que,

obviamente salvar vidas humanas es una prioridad absoluta

para nosotros

y que además intervenir en casos de naufragios

o de otras situaciones de riesgo para los inmigrantes

es una obligación derivada del derecho internacional.

Es decir, eso no es algo nuevo.

-Yo adoro esta isla. Nací aquí, en mi casa, en 1968, hace 47 años.

Por entonces, quien tenía un par de zapatos era muy afortunado.

A la gente que tiene miedo y no quiere ir a Lampedusa

yo le digo que no tenga miedo, que venga, porque Lampedusa

es uno de los sitios más tranquilos del planeta.

Y cuando por estas fechas no ves a gente en la playa

o a gente en Vía a Roma, empiezas a preocuparte.

Porque con el dinero que ganas en estos cuatro o cinco meses

tienes que vivir todo el invierno.

-La imagen que tenemos hoy de Lampedusa,

está exclusivamente relacionada con las tragedias del mar,

con la llegada de inmigrantes.

Esto afecta mucho a la actividad turística de la isla

porque en el imaginario colectivo,

Lampedusa ya no es ese paraíso natural,

el sitio ideal para las vacaciones

sino el lugar donde recalan los clandestinos.

-El tejido social está deshilachado

porque el sistema económico que se ha implantado,

al margen del fenómeno migratorio, es estacional.

Eso significa que todas las actividades económicas

se llevan a cabo en este periodo, los pubs, los bares,

restaurantes, hoteles...

Es algo típico de los lugares

que han pasado de una economía muy pobre

ligada a la pesca, a la subsistencia,

a tener ganancias repentinas, inmediatas y en temporadas,

solo durante tres meses al año.

Lampedusa tiene la suerte y la gracia de contar

con 75 nuevos nacimientos anuales.

Hay 1000 personas por debajo de los 18 años de edad.

(Campanas)

Es difícil tener hijos en Lampedusa

porque hay que ir en avión a Palermo o Catania para las visitas médicas.

Pero el hecho de que las madres acepten el coste de los viajes

y del alojamiento

significa que las posibilidades de supervivencia en la isla

son buenas.

-Ya me parecía insoportable contar los muertos de uno en uno,

de 10 en 10. Pero contar hasta 366...

Fueron unos días realmente insoportables.

Creía de verdad que no iba a poder con todo ello.

Que Lampedusa no sería capaz de asumirlo.

Desde la primera tragedia de Lampedusa en octubre de 2013,

lamentablemente la situación no ha cambiado drásticamente.

Estamos viviendo de nuevo otras tragedias

y entre estos dos momentos

no ha habido grandes cambios en las políticas

y, lamentablemente, tampoco

en la situación de los países que son la clave de estas situaciones,

Libia y los países de origen de los inmigrantes.

Hasta la fecha, este problema se ha gestionado

poniendo parches con acuerdos con los dictadores.

Hemos estado pagando a los dictadores

para que controlaran la llamada frontera,

pero ese dinero no se ha utilizado para ayudar a las personas

que quieren huir de sus países y que han seguido huyendo.

En la noche del 8 de mayo de 2011 un buque pesquero encalló

en la zona de Caballo Blanco, a pocos metros del puerto.

Una extraordinaria operación permitió salvar a 528 personas,

incluidas decenas de niños y mujeres.

Aparecieron tres cuerpos que nadie pudo identificar.

Aquí descansan.

Un hombre de unos 20 años, un hombre de entre 20 y 25 años,

un hombre de entre 25 y 30 años.

Todos, seguramente, de origen subsahariano.

Solía pescar por la mañana temprano con un amigo.

Era un día normal, pero poco después vimos que el mar

estaba lleno de gente que gritaba en el agua.

Con esos grandes ojos blancos, pelo negro y con los brazos gritaban

"help me".

Empezamos a recogerles.

Vimos a una mujer, era joven y parecía estar muerta.

Sin embargo, sacó fuerzas para levantar una mano

cerca de la cabeza y gritar.

Tiritaba de frío, así que me quité la camiseta

y empecé a secarla y a frotar su cuerpo para que entrara en calor.

Sentimos rabia porque todo pasó a solo 700 m de la costa.

Casi estaban a salvo cuando se desató una gran tragedia.

Murieron 366 personas.

De los 155 supervivientes, solo uno se ha quedado en Italia.

Los demás están en el norte de Europa.

De los 10 que salvé personalmente sé decirte que tres están en Suecia,

dos en Noruega y dos en Alemania.

Este es el tercero que recogí.

Le subí al barco y al poco tiempo me cogió por los hombros

y me besó en la nuca.

Por la noche, ya en casa, pregunté:

¿quién de vosotros me ha besado en la nuca?

Entonces se levantó y me dio otro beso.

Este es Robert. Mi mujer le llamaba el chico con los ojos tristes.

Antes de naufragar se hizo amigo de una joven

y cuando estaban en el agua, ella le pidió ayuda.

Él me dijo que no la había podido ayudar.

Murió. Yo estoy vivo y ella murió.

-Cuando era niño llegaban los clandestinos,

los rescatábamos del mar, nos los llevábamos a casa,

les dábamos comida, ropa y después cogían un barco

y se marchaban. Llevamos 40 años recibiendo clandestinos.

A lo mejor ahora hay más, pero antes también morían.

Lo que pasa es que no había televisión.

Fallecían y nadie se enteraba.

-En Lampedusa podéis escuchar los mismos discursos

que en cualquier otro sitio.

Incluso discursos abiertamente racistas,

pero los que públicamente se expresaron de forma racista

diciendo "matémosles a todos, los tenemos que echar",

son los que muchas veces los han rescatado,

se han quitado su ropa para dársela e incluso han ensuciado sus barcos.

En Lampedusa podemos escuchar cualquier discurso.

-La mayoría de los inmigrantes que están llegando a día de hoy

a Europa provienen de Siria, Irak, Afganistán, Eritrea, Somalia, Mali

En definitiva, países en los que existen guerras

o existe inestabilidad o persecución política o religiosa.

-Cuando llegan vivos sientes su agradecimiento.

Sientes su alegría. A veces, algunos besan la tierra.

Ves a esos niños y te trasmiten un gran valor.

Sin embargo, cuando llegan muertos aparece la impotencia, la rabia,

el dolor, la desesperación.

-Cuando llegan al puerto, la mayoría sabe que han llegado

a Italia porque ven la bandera italiana de los socorristas.

Me doy cuenta de que lo saben.

Son muy felices porque por fin se sienten seguros.

Han acabado un viaje interminable,

pero no saben cuáles son sus derechos.

Eso se lo explicamos posteriormente.

Por ejemplo, que en Italia no se puede expulsar

a ningún menor de edad.

A cada menor se le garantiza protección

y asistencia y se le asigna una comunidad,

tanto si pide asilo como si no lo va a pedir.

-En muchas ocasiones he dicho que se deberían crear en África

centros de acogida como los que tenemos aquí

para que solo vengan los que de verdad tienen derecho

y se queden los delincuentes o los terroristas.

Para que solo llegue la gente que huye de la guerra, de la tortura

o del hambre.

-Han cambiado los flujos migratorios.

Antes llegaban más personas solas, pero hoy llegan también

familias con niños y mujeres, es decir, núcleos familiares completos

que se desplazan y dejan todo lo que tienen en busca de seguridad.

-Los menores sirios llegan prácticamente todos acompañados.

Se trata de niños que llegan con sus familias.

Ha habido algún caso excepcional de niños sirios no acompañados,

pero son muy pocos.

Por lo menos, los que he estado acogiendo personalmente

venían todos acompañados.

-Así como hace 8 o 10 años los flujos estaban integrados

fundamentalmente por inmigrantes económicos

y luego había una minoría de inmigrantes no propiamente dichos,

sino refugiados políticos que, en principio,

eran merecedores de estatutos de protección internacional,

ahora la tendencia se ha invertido y la gran mayoría,

yo diría más de un 80%, son personas que en principio

son beneficiarias de derecho internacional

por huir de situaciones de conflictos armados,

persecuciones religiosas, etcétera.

-Hay un gran número de sirios porque, como sabemos,

Siria está pasando momentos muy difíciles,

al igual que Eritrea, Somalia, algunas zonas de Sudán ...

Hay mucha gente que viene de estos países,

pero lo que nosotros hacemos en el proyecto que llevamos a cabo

en Lampedusa es informar a todos.

-Subimos a bordo en una playa libia.

El barco estaba abarrotado, había mucha gente.

Éramos más de 200 personas en una nave de apenas 14 m de largo.

Más de 200 personas. El barco tenía dos pisos.

En el de abajo, junto al motor, había mucha gente apiñada

y en el de arriba estábamos sentadas las familias muy apretadas

porque el barco era demasiado pequeño para tanta gente.

El viaje ha sido muy cansado.

Sabíamos que podíamos morir, pero la decisión la tomamos

pensando en el futuro de nuestros hijos.

Fue difícil decidirnos y lo hicimos por el bien de los niños.

Para que tengan un futuro mejor.

Para que reciban educación y para que vivan

en las mismas condiciones que otros niños del mundo.

-Cuando les pregunto si saben que pueden morir,

lo que me dicen es

"entre morir en mi tierra o arriesgar mi vida en el viaje,

he preferido intentarlo. Por lo menos, la muerte no era segura."

-Cuando llegamos a Europa, a Lampedusa, no sentí nada especial,

pero sabía que acababa de superar una situación muy difícil

y que nos encontrábamos en un país agradable

donde se respetan los derechos humanos

y donde hay tranquilidad.

Sobre todo, sentimos tranquilidad.

La gente es amable, es buena gente y estamos cómodos.

-Desafortunadamente he escuchado historias muy tristes

que siguen impactándome después de muchos años.

Los menores que llegan, da igual de qué país procedan,

tienen un pasado lleno de dificultades.

Son dificultades que viven en su país de origen.

Hay menores que huyen de una guerra, de un conflicto

y podemos imaginar sus dificultades.

El viaje es otra experiencia traumática.

Están en manos de traficantes sin escrúpulos que, a menudo,

abusan de ellos en todos los aspectos.

Están en unas condiciones tan malas que muchos no pueden aguantar

y fallecen.

-Estamos conectados con un barco que tarda 8 o 10 horas

en llegar a Sicilia. Todo viene de Sicilia.

El barco es el cordón umbilical de la isla.

Todo llega en el barco y el coste del transporte incide muchísimo.

-La industria se hundió porque el pescado ahora viene del extranjero.

De Marruecos. Se paga a un euro lo que aquí valía dos.

Se compraba el pescado fuera y el sector de la pesca se murió.

Ahora hunden los barcos, antes los llevaban a la isla.

Pero ahora rescatan a las personas y hunden las pateras.

Luego pasamos nosotros con las redes y se rompen.

Así que, perdemos días de trabajo, pescado y gastamos en materiales.

-En Lampedusa, hasta el 2013, había cementerios de barcos.

Nosotros entrábamos en los barcos y recuperábamos centenares de objetos.

De alguna manera era ilegal porque se consideraban basura

o materia delictiva.

Pero entendimos desde un principio la importancia que tenían

esos objetos.

Por eso decidimos seguir nuestra intuición

y continuamos entrando en los barcos,

recogiendo todo lo que podíamos.

Basta con pensar que dentro de 30 o 40 años

los hijos de los que llegaron a Lampedusa volverán a esta isla

y se encontrarán con los objetos de sus padres y sus abuelos.

Será algo muy fuerte. Una memoria que no se perdió.

-La solución hay que encontrarla en el país de origen, pero es obvio

que donde hay conflictos las personas querrán huir

para alcanzar lugares donde sentirse seguras

y tener una vida digna y un futuro.

Es cierto que en este momento sería importante poder contar

con una redistribución de las cuotas.

Sería una solución que le vendría bien incluso

a los inmigrantes porque se les acogería mejor

en muchos países al repartirse el peso de la inmigración.

-Significa también desmantelar a las organizaciones criminales

de los transportadores que se aprovechan de esta pobre gente

para enriquecerse,

cuando en realidad se podría evitar todo esto.

A veces, me gusta provocar diciendo que podríamos, incluso,

salir ganando.

-El mar es inmenso.

Son 2 millones y medio de kilómetros cuadrados.

Por tanto, muy difíciles de vigilar en su totalidad.

Prácticamente imposible.

Hay situaciones en los países africanos y en oriente medio

que, dada la situación actual, originan esos flujos migratorios.

Hay situaciones que son muy beneficiosas y oportunas

para los traficantes de inmigración.

Los traficantes que operan en las costas de Libia

ganaron de beneficios el año pasado 80 millones de euros.

Los traficantes tienen cada vez menos barcos

y eso de alguna forma incrementa el riesgo

porque tratan de poner más gente a bordo y en barcos cada vez peores.

Exponencialmente

el riesgo se incrementa para las vidas de los inmigrantes.

-Está claro que la solución no son ni las expulsiones

ni bombardear los barcos.

Parece sencillo, pero no se solucionaría el problema

porque no podremos parar a un pueblo que huye de las guerras,

que huye de la miseria y busca un mínimo de vida digna.

Se calcula que en la última década

el Mediterráneo se ha cobrado la vida de más de 23.000 personas.

A la inmigración por motivos económicos se une

la de miles de refugiados con derecho a asilo.

Su cifra de desplazados supera a la de la Segunda Guerra Mundial.

Debido a la dimensión de la crisis, Bruselas ha movido ficha.

Ha ampliado el área de vigilancia con el fin de favorecer los rescates

y evitar las muertes a gran escala.

Ha propuesto nuevas cuotas para la admisión de refugiados,

aunque las cifras no convencen a los gobiernos de 12 países,

entre ellos al de España.

Son personas en general sanas. Yo diría que casi inmortales.

Son muy fuertes, ya que después de mucho sufrimiento,

de miles de kilómetros, incluso de torturas,

consiguen llegar pese a todo a Lampedusa.

Son, por tanto, personas muy fuertes y tengo que añadir

que son personas extraordinarias desde ese punto de vista.

-Un hombre en el mar es un náufrago. O es un navegante o es un náufrago,

¿cómo se puede decir que es un clandestino

si está en medio del mar?

(CANTA EN ITALIANO)

Yo siempre digo que es un disparate convertir estos lugares tan bonitos,

con una belleza y naturaleza extraordinarias,

en guardianes de una frontera inexistente.

-El ambiente es tan bonito, tan extraordinario,

que cuando te quedas un tiempo

acabas padeciendo el mal de Lampedusa.

Es como el mal de África, es lo que le pasa a las personas

que viajan a ese continente y viven situaciones extremas,

pero al final están fascinados y se quedan a vivir.

En Portada - Lampedusianos

40:52 25 jun 2015

 Con apenas diez kilómetros de largo y 6.000 habitantes, la isla de Lampedusa se ha convertido en uno de los puntos de acogida de quienes huyen del hambre y de la guerra. Aunque los lampedusianos son gente solidaria, temen que debido a la inmigración terminen con la prosperidad que disfrutaban, tras siglos de subsistencia y abandono. 

Hasta bien entrados los años 70, la isla de Lampedusa no figuraba en el mapa de Italia. El único indicio era el Archipiélago de las Pelagias, del que forma parte. Nadie sabía dónde estaba, al ser una isla demasiado alejada de la bota italiana y a diez horas en barco de Sicilia, de la que depende administrativamente. Lampedusa era y es un punto en el mapa. Un lugar de paso hecho a las migraciones de cetáceos, tortugas, aves, atunes azules…y de seres humanos. 

Lampedusa se puede recorrer andando. Es pequeña y pese a estar más cerca de África que de Europa, es profundamente italiana y solidaria. Sus pescadores llevan siglos auxiliando a los navegantes en apuros, pero la crisis migratoria les ha desbordado, tanto por la cantidad de personas que llegan (el número de desplazados de África hacia Europa supera al de la II Guerra Mundial), como por la repercusión que tiene en sus vidas y en la actividad económica de la isla.

Desde hace una década, Lampedusa simboliza la acogida al inmigrante y se convierte en noticia con cada naufragio o rescate cerca de sus costas. Ya no es el paraíso natural elegido por un turismo que buscaba algo diferente. Su imagen está unida al drama de los llamados 'clandestinos'. Un equipo de 'En Portada' ha estado en Lampedusa para contar la realidad de esta isla que, sin pretenderlo, es testigo de una página de la historia de dos continentes: África, atrapada por el hambre y la guerra; y Europa, aferrada a sus contradicciones y en el desafío de estar a la altura de los valores que dice representar.

 Con apenas diez kilómetros de largo y 6.000 habitantes, la isla de Lampedusa se ha convertido en uno de los puntos de acogida de quienes huyen del hambre y de la guerra. Aunque los lampedusianos son gente solidaria, temen que debido a la inmigración terminen con la prosperidad que disfrutaban, tras siglos de subsistencia y abandono. 

Hasta bien entrados los años 70, la isla de Lampedusa no figuraba en el mapa de Italia. El único indicio era el Archipiélago de las Pelagias, del que forma parte. Nadie sabía dónde estaba, al ser una isla demasiado alejada de la bota italiana y a diez horas en barco de Sicilia, de la que depende administrativamente. Lampedusa era y es un punto en el mapa. Un lugar de paso hecho a las migraciones de cetáceos, tortugas, aves, atunes azules…y de seres humanos. 

Lampedusa se puede recorrer andando. Es pequeña y pese a estar más cerca de África que de Europa, es profundamente italiana y solidaria. Sus pescadores llevan siglos auxiliando a los navegantes en apuros, pero la crisis migratoria les ha desbordado, tanto por la cantidad de personas que llegan (el número de desplazados de África hacia Europa supera al de la II Guerra Mundial), como por la repercusión que tiene en sus vidas y en la actividad económica de la isla.

Desde hace una década, Lampedusa simboliza la acogida al inmigrante y se convierte en noticia con cada naufragio o rescate cerca de sus costas. Ya no es el paraíso natural elegido por un turismo que buscaba algo diferente. Su imagen está unida al drama de los llamados 'clandestinos'. Un equipo de 'En Portada' ha estado en Lampedusa para contar la realidad de esta isla que, sin pretenderlo, es testigo de una página de la historia de dos continentes: África, atrapada por el hambre y la guerra; y Europa, aferrada a sus contradicciones y en el desafío de estar a la altura de los valores que dice representar.

ver más sobre "En Portada - Lampedusianos" ver menos sobre "En Portada - Lampedusianos"

Los últimos 734 documentales de En portada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Camino a Huntsville

    Camino a Huntsville

    41:08 14 may 2018

    41:08 14 may 2018 Un equipo de En Portada ha viajado a Texas, donde todos los caminos de los presos conducen a Huntsville, su capital presidiaria. Antes o después, todos los presos terminan su condena en la cárcel más emblemática de esa ciudad, la Walls Unit (conocida por los latinos como ‘La Pared’). Los condenados a muerte terminan aquí su viaje, porque en Huntsville está la única sala de ejecución del estado. Y el resto, los que han cumplido su condena, porque -estén en la cárcel que estén- su puesta en libertad, siempre es en Huntsville. Camino a Huntsville, el equipo del programa entra en cárceles, habla con algunos familiares de reclusos que llevan años en el corredor de la muerte, con presos que han recorrido algunas de las más de 250 cárceles del Estado, y con un exonerado de la pena capital. Además, ofrece una entrevista con el director de la prisión que ha ordenado la ejecución de 89 presos.

  • 1:16 11 may 2018 En Portada entra en las cárceles de Texas Huntsville es sinónimo de cárcel, sinónimo de ejecución. Es la capital presidiaria del estado. 'Camino a Huntsville' se estrena en La 2 de TVE el 14 de mayo a las 23:30

  • 1:25 10 may 2018 En Portada entra en las cárceles de Texas. Huntsville es sinónimo de cárcel, sinónimo de ejecución. Es la capital presidiaria del estado. Camino a Huntsville se estrena en La 2 de TVE el 14 de mayo a las 23:30

  • Miradas del 68

    Miradas del 68

    40:57 30 abr 2018

    40:57 30 abr 2018 Se cumple medio siglo de aquella primavera llena de esperanzas y sueños, pero tremendamente convulsa, por el emblemático Mayo del 68 francés y por los acontecimientos durante ese año en otros países. En Portada se ha trasladado a París para analizar el legado de aquellos días. Lo hacemos a través de las miradas, entre otros, de algunos de sus protagonistas como Alain Krivine, uno de los dirigentes de Mayo del 68 y hoy en la ejecutiva del Nuevo Partido Anticapitalista; el sociólogo Alain Touraine, entonces profesor del líder de la revuelta; Daniel Cohn-Benidt en la Universidad de Nanterre, donde todo empezó; o Dominique Grange, cantante en las barricadas y en las fábricas ocupadas. Y hemos estado también con todo un icono, la británica Caroline de Bendern, cuya foto portando una bandera de Vietnam dio la vuelta al mundo.

  • 2:33 27 abr 2018 Se cumple medio siglo de aquel 1968, lleno de esperanzas y sueño pero tremendamente convulso, por el emblemática Mayo del 68 francés y por los sucesos en otros países. Por ese motivo, En Portada se ha trasladado a la capital francesa para analizar el legado de aquellos días. Lo hacemos a través de las miradas, entre otros, de algunos de sus protagonistas. En Portada rastrea qué queda hoy de aquel Mayo del 68. 'Miradas del 68' se estrena en La 2 de TVE el lunes 30 de abril a las 23:30

  • 1:44 27 abr 2018 Se cumple medio siglo de aquel 1968, lleno de esperanzas y sueño pero tremendamente convulso, por el emblemática Mayo del 68 francés y por los sucesos en otros países. Por ese motivo, En Portada se ha trasladado a la capital francesa para analizar el legado de aquellos días. Lo hacemos a través de las miradas, entre otros, de algunos de sus protagonistas. En Portada rastrea qué queda hoy de aquel Mayo del 68. 'Miradas del 68' se estrena en La 2 de TVE el lunes 30 de abril a las 23:30

  • Pulso por Líbano

    Pulso por Líbano

    37:25 16 abr 2018

    37:25 16 abr 2018 Líbano es un buen lugar para entender la lucha desatada desde hace años por el control de Oriente Medio. Hay dos grandes protagonistas: Irán y Arabia Saudí. Chiíes y suníes. Y todas sus estrategias e influencias tienen reflejo en el día a día de la política de Líbano. Además de la volátil situación de la frontera sur, con presencia de cascos azules españoles, Pulso por Líbano muestra a aquellos que defienden la influencia chií y también a los suníes; viaja por campos de refugiados y recurre al corresponsal que quizá mejor conoce ese país, Tomás Alcoverro. El periodista de La Vanguardia concluye sus reflexiones con una frase lapidaria: Quien crea que entiende lo que ocurre en Líbano es porque se lo han explicado mal.

  • Pulso por Líbano

    Pulso por Líbano

    1:48 12 abr 2018

    1:48 12 abr 2018 ¿Se está preparando una nueva guerra en Oriente Medio? En Líbano muchos piensan que no, sobre todo porque ya hay varios frentes abiertos en la zona: Yemen y Siria. Pero, hay también quien no lo descarta. Una de las zonas más expuestas en este país a nuevos choques armados es el sur.

  • 1:10 12 abr 2018 Imágenes del rodaje de En portada en Líbano.

  • El sendero de Lurgio

    El sendero de Lurgio

    41:00 02 abr 2018

    41:00 02 abr 2018 Veinticinco años después de la detención de la cúpula de Sendero Luminoso, las heridas de aquel sangriento conflicto, que se prolongó durante 20 años (1980-2000), siguen abiertas en la sociedad peruana. Ni el tiempo pasado, ni la labor dela Comisión de la Verdad, ni las largas condenas de prisión han logrado cerrar aquellas heridas. Prueba de ello es la polémica generada por la excarcelación de los presos de Sendero Luminoso que han cumplido las penas impuestas pero que nunca, al menos públicamente, han expresado algún tipo de arrepentimiento. Pero, al mismo tiempo, algunos de los que vivieron el conflicto, desde ambos lados, como hijos, niños y adolescentes han emprendido su reflexión sobre aquellos años. Es el caso de Lurgio Gavilán, senderista y militar y de José Carlos Agüero, hijo de senderistas.

  • 2:10 22 mar 2018 Os ofrecemos un avance de las declaraciones de Teresa Huicho Urbano Vicepdta. de ANFASEP (Asociación Nacional de familiares secuestrados, detenidos y desaparecidos del Perú), que ha hablado en exclusiva con 'En Portada'

  • 2:16 22 mar 2018 En Portada muestra las heridas aún abiertas de la sociedad peruana casi 20 años después del fin del conflicto interno. Lurgio Gavilán, que combatió en las filas de Sendero Luminoso y del ejército, nos cuenta como lo vivió como “soldado desconocido”. 'El sendero de Lurgio', se estrena el lunes 2 de abril en La 2 de TVE a las 23:30

  • 1:24 20 mar 2018 En Portada muestra las heridas aún abiertas de la sociedad peruana casi 20 años después del fin del conflicto interno. Lurgio Gavilán, que combatió en las filas de Sendero Luminoso y del ejército, nos cuenta como lo vivió como “soldado desconocido”. 'El sendero de Lurgio', se estrena el lunes 2 de abril en La 2 de TVE a las 23:30

  • Ex yihadistas

    Ex yihadistas

    41:10 05 mar 2018

    41:10 05 mar 2018 Dos ex yihadistas franceses acceden a hablar con En Portada y nos dan claves sobre el proceso de radicalización y sobre su abandono de esa ideología. Son David Vallat, que se entrenó en Afganistán con Al Qaeda y fue condenado por su participación en la red que perpetró el atentado de la estación de Saint Michel, en París; y Farid Benyettou, condenado por reclutar a jóvenes para combatir en Irak, entre ellos, a los hermanos Chérif y Saïd Kouachi, autores de la matanza en la revista satírica Charlie Hebdo.

  • 1:53 27 feb 2018 ¿Se puede reinsertar un yihadista? ¿Es posible la llamada “desradicalización”?. Dos ex yihadistas franceses acceden a hablar con 'En Portada' y nos dan claves sobre el proceso de radicalización y sobre su abandono de esa ideología. 'Ex yihadistas' se estrena el lunes 5 de marzo a las 23:30 h. en La 2 de TVE

  • Los pequeños talibés

    Los pequeños talibés

    41:25 19 feb 2018

    41:25 19 feb 2018 En Portada viaja a Senegal para mostrar la explotación que sufren miles de niños que viven y estudian en las daaras, las escuelas coránicas tradiciones. Son los talibés. En ciudades de Senegal, como en su capital, Dakar, algunas de estas daaras se han convertido en centros de explotación de niños, obligados a mendigar. Viven en condiciones infrahumanas, alejados de sus padres, que residen en zonas rurales. Sólo en Dakar y su región se calcula que son más de 30.000 y en todo el país unos 50.000.

  • 2:14 13 feb 2018 En Portada muestra la realidad de los miles de niños que viven en la daaras de Senegal Muchos son explotados por sus maestros coránicos, que les empujan a la mendicidad. Los pequeños talibés se estrena el lunes 19 de febrero a las 23:30 en La 2 de TVE

  • 1:57 13 feb 2018 En Portada muestra la realidad de los miles de niños que viven en la daaras de Senegal Muchos son explotados por sus maestros coránicos, que les empujan a la mendicidad. Los pequeños talibés se estrena el lunes 19 de febrero a las 23:30 en La 2 de TVE

  • Ocho minutos

    Ocho minutos

    39:28 05 feb 2018

    39:28 05 feb 2018 Ocho minutos tardó el lodo de una mina de Samarco en arrasar el pueblo brasileño de Bento Rodrigues. Murieron 19 personas. Miles quedaron sin hogar. Decenas de miles (pescadores, agricultores) quedaron sin medio de vida.

  • 00:36 27 ene 2018 La mayor tragedia ambiental de Brasil ocurrió hace dos años. Murieron 19 personas. El lodo de una mina arrasó el pueblo de Bento Rodrigues y destrozó el hábitat en decenas de comarcas.La investigación de En Portada aporta una conclusión: la responsabilidad recae en la empresa minera Samarco. Este video os muestra cómo cómo era la casa de la principal protagonista antes de que el lodo la arrasara.

Mostrando 1 de 37 Ver más