Dirigido por: José Antonio Guardiola

Espacio que ofrece reportajes que acercan al espectador a la actualidad internacional a través de situaciones conflictivas que sufren determinados países. ''En portada'' tiene varios premios, entre los que destacan el Premio UNICEF y el Premio Rey de España de Periodismo.

Contacto

Escriba al programa En portada: enportada.tve@rtve.es

3186378 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.9.0/js
Para todos los públicos En Portada - Lampedusianos - Ver ahora
Transcripción completa

-La de Lampedusa es una historia muy antigua.

Sus orígenes se remontan a la prehistoria

cuando los primeros pueblos de África se empezaron a desplazar

hacia el continente europeo.

Pienso que esta isla es un lugar estupendo para unas vacaciones.

-Pero como le ha pasado a muchos lugares remotos,

olvidados de Dios y de los hombres,

de repente se ha convertido en un lugar de gran turismo,

desarrollo y contacto con realidades metropolitanas.

Es una isla remota, bella e indefendible.

Un puerto franco, un punto en el mapa.

10 km de largo, 6000 habitantes.

Era una comunidad de subsistencia hasta que en la década de los 70

llegó el turismo y, de su mano, la prosperidad a Lampedusa.

Años más tarde,

los flujos migratorios de África y Oriente medio,

empujados por la guerra y el hambre, alteraron los planes de un enclave

que vivía su época dorada.

Ha sido tierra de paso,

está acostumbrada a las migraciones de aves, de animales marinos,

de vidas humanas en tránsito.

Es el sino de Lampedusa, el día a día de una isla de paso.

Lampedusa no es un lugar cualquiera,

es una isla en el centro del Mediterráneo

que encierra toda la belleza,

pero también las contradicciones del Mediterráneo.

(Bocina de barco)

(Piano)

Recuerdo que hasta los años 80, cuando iba al cole,

Lampedusa ni siquiera aparecía en el mapa.

(Bocina barco)

Hasta hace 20 o 25 años Lampedusa era un paraíso.

Venían los turistas y todos trabajábamos

porque vivimos del turismo y de la pesca.

No estamos acostumbrados a estar entre tantos militares.

Esto se ha convertido en un cuartel, ya no es una isla,

es un cuartel gigante.

-En el sur de Lampedusa, en el Mediterráneo,

en el mar que separa a Lampedusa de África

se está llevando a cabo el más grande holocausto de nuestro tiempo.

Esta isla es, por tanto,

protagonista de una página importante de nuestra historia.

-Parece que los turistas no los quieren en Lampedusa.

Y uno se pregunta, por qué no los quieren.

Todavía no sabemos de qué queremos vivir.

Si de los clandestinos y de los militares o del turismo.

Yo digo que tenemos que vivir del turismo.

Porque si quieren, algo se puede hacer

para que los clandestinos no lleguen a Lampedusa.

Aquí no hay nada que ofrecerles, nada en absoluto.

Cuesta más traerles y luego llevarles a otro sitio.

Sería mejor que se los llevaran directamente a su destino final.

-No es normal. No es bonito que en Lampedusa no nazcan nadie.

Nacemos fuera, en Palermo.

Es complicado porque si no tienes medios económicos suficientes,

hay que buscarlos porque todos los meses

tienes que salir para las visitas al médico, para la ecografía,

porque en Lampedusa no hay medios sanitarios para seguir el embarazo.

-En Lampedusa no pueden nacer niños porque no hay hospital.

Yo soy ginecólogo y a menudo he tenido que ayudar en un parto.

He ayudado a parir a lampedusianos y a inmigrantes

pero ha sido en casos de emergencia,

cuando ya no hay tiempo de hacer el traslado en helicóptero a Palermo.

En esos casos, monto aquí un paritorio improvisado,

ya que no tenemos una estructura hospitalaria en condiciones

y confío en mi experiencia y en la ayuda de Nuestro Señor.

Creo que soy solo un médico, con una sola alma,

porque para mí los inmigrantes son como los lampedusianos.

No hago ninguna distinción.

Entiendo que son un poco más desafortunados

ya que los lampedusianos, por lo menos, sí tienen una casa,

mientras que los que llegan necesitan de mucha ayuda.

-Ellos lanzaron un S.O.S. y las lanchas patrulleras de Lampedusa,

que son pequeñas lanchas de la comandancia de marina,

se fueron a 125 millas, muy lejos con mar gruesa,

fuerza ocho, en condiciones casi imposibles,

arriesgándose incluso a morir,

con olas de hasta 7, 8 o incluso 10 m de altura.

Hicieron un viaje de vuelta larguísimo,

muchas horas bajo el agua, expuestos a la lluvia.

Varias personas sufrieron hipotermia y 29, todas jóvenes, fallecieron.

Una mujer había dado a luz durante el naufragio.

Tenía todavía el feto unido al cordón umbilical

y decidí enterrarlos juntos para no separarlos.

Esas cosas se te quedan grabadas.

Te dicen que estás acostumbrado pero no es cierto.

¿Cómo puedes acostumbrarte a estas muertes indignas?

Te puedes acostumbrar la muerte natural,

pero no es justo ver a todos estos niños fallecidos.

Además, me dio rabia porque ya habían llegado,

estaban aquí, a unos 200 m.

Venían arreglados, sus madres les habían preparado

con sus trenzas y sus vestidos, pero nunca llegaron a puerto.

-Cuando se terminó la operación Mare Nostrum y empezó Tritón,

no creo que su intención fuera evitar los muertos,

ya que Tritón es una operación de policía

o, por lo menos, lo ha sido hasta ahora.

Con el plan Juncker parece ser que Tritón cambiará sus objetivos

y que el rescate marítimo se convertirá en uno de sus fines.

Yo puedo comprender que se hagan comparaciones.

Efectivamente, el volumen o el calibre de la operación Tritón

es muy inferior al de la operación Mare Nostrum y, por tanto,

es también comprensible que su capacidad

de reacción ante tragedias,

ante la llegada de inmigrantes por vía marítima sea menor

de la que tenía Mare Nostrum, pero no es menos cierto que,

obviamente salvar vidas humanas es una prioridad absoluta

para nosotros

y que además intervenir en casos de naufragios

o de otras situaciones de riesgo para los inmigrantes

es una obligación derivada del derecho internacional.

Es decir, eso no es algo nuevo.

-Yo adoro esta isla. Nací aquí, en mi casa, en 1968, hace 47 años.

Por entonces, quien tenía un par de zapatos era muy afortunado.

A la gente que tiene miedo y no quiere ir a Lampedusa

yo le digo que no tenga miedo, que venga, porque Lampedusa

es uno de los sitios más tranquilos del planeta.

Y cuando por estas fechas no ves a gente en la playa

o a gente en Vía a Roma, empiezas a preocuparte.

Porque con el dinero que ganas en estos cuatro o cinco meses

tienes que vivir todo el invierno.

-La imagen que tenemos hoy de Lampedusa,

está exclusivamente relacionada con las tragedias del mar,

con la llegada de inmigrantes.

Esto afecta mucho a la actividad turística de la isla

porque en el imaginario colectivo,

Lampedusa ya no es ese paraíso natural,

el sitio ideal para las vacaciones

sino el lugar donde recalan los clandestinos.

-El tejido social está deshilachado

porque el sistema económico que se ha implantado,

al margen del fenómeno migratorio, es estacional.

Eso significa que todas las actividades económicas

se llevan a cabo en este periodo, los pubs, los bares,

restaurantes, hoteles...

Es algo típico de los lugares

que han pasado de una economía muy pobre

ligada a la pesca, a la subsistencia,

a tener ganancias repentinas, inmediatas y en temporadas,

solo durante tres meses al año.

Lampedusa tiene la suerte y la gracia de contar

con 75 nuevos nacimientos anuales.

Hay 1000 personas por debajo de los 18 años de edad.

(Campanas)

Es difícil tener hijos en Lampedusa

porque hay que ir en avión a Palermo o Catania para las visitas médicas.

Pero el hecho de que las madres acepten el coste de los viajes

y del alojamiento

significa que las posibilidades de supervivencia en la isla

son buenas.

-Ya me parecía insoportable contar los muertos de uno en uno,

de 10 en 10. Pero contar hasta 366...

Fueron unos días realmente insoportables.

Creía de verdad que no iba a poder con todo ello.

Que Lampedusa no sería capaz de asumirlo.

Desde la primera tragedia de Lampedusa en octubre de 2013,

lamentablemente la situación no ha cambiado drásticamente.

Estamos viviendo de nuevo otras tragedias

y entre estos dos momentos

no ha habido grandes cambios en las políticas

y, lamentablemente, tampoco

en la situación de los países que son la clave de estas situaciones,

Libia y los países de origen de los inmigrantes.

Hasta la fecha, este problema se ha gestionado

poniendo parches con acuerdos con los dictadores.

Hemos estado pagando a los dictadores

para que controlaran la llamada frontera,

pero ese dinero no se ha utilizado para ayudar a las personas

que quieren huir de sus países y que han seguido huyendo.

En la noche del 8 de mayo de 2011 un buque pesquero encalló

en la zona de Caballo Blanco, a pocos metros del puerto.

Una extraordinaria operación permitió salvar a 528 personas,

incluidas decenas de niños y mujeres.

Aparecieron tres cuerpos que nadie pudo identificar.

Aquí descansan.

Un hombre de unos 20 años, un hombre de entre 20 y 25 años,

un hombre de entre 25 y 30 años.

Todos, seguramente, de origen subsahariano.

Solía pescar por la mañana temprano con un amigo.

Era un día normal, pero poco después vimos que el mar

estaba lleno de gente que gritaba en el agua.

Con esos grandes ojos blancos, pelo negro y con los brazos gritaban

"help me".

Empezamos a recogerles.

Vimos a una mujer, era joven y parecía estar muerta.

Sin embargo, sacó fuerzas para levantar una mano

cerca de la cabeza y gritar.

Tiritaba de frío, así que me quité la camiseta

y empecé a secarla y a frotar su cuerpo para que entrara en calor.

Sentimos rabia porque todo pasó a solo 700 m de la costa.

Casi estaban a salvo cuando se desató una gran tragedia.

Murieron 366 personas.

De los 155 supervivientes, solo uno se ha quedado en Italia.

Los demás están en el norte de Europa.

De los 10 que salvé personalmente sé decirte que tres están en Suecia,

dos en Noruega y dos en Alemania.

Este es el tercero que recogí.

Le subí al barco y al poco tiempo me cogió por los hombros

y me besó en la nuca.

Por la noche, ya en casa, pregunté:

¿quién de vosotros me ha besado en la nuca?

Entonces se levantó y me dio otro beso.

Este es Robert. Mi mujer le llamaba el chico con los ojos tristes.

Antes de naufragar se hizo amigo de una joven

y cuando estaban en el agua, ella le pidió ayuda.

Él me dijo que no la había podido ayudar.

Murió. Yo estoy vivo y ella murió.

-Cuando era niño llegaban los clandestinos,

los rescatábamos del mar, nos los llevábamos a casa,

les dábamos comida, ropa y después cogían un barco

y se marchaban. Llevamos 40 años recibiendo clandestinos.

A lo mejor ahora hay más, pero antes también morían.

Lo que pasa es que no había televisión.

Fallecían y nadie se enteraba.

-En Lampedusa podéis escuchar los mismos discursos

que en cualquier otro sitio.

Incluso discursos abiertamente racistas,

pero los que públicamente se expresaron de forma racista

diciendo "matémosles a todos, los tenemos que echar",

son los que muchas veces los han rescatado,

se han quitado su ropa para dársela e incluso han ensuciado sus barcos.

En Lampedusa podemos escuchar cualquier discurso.

-La mayoría de los inmigrantes que están llegando a día de hoy

a Europa provienen de Siria, Irak, Afganistán, Eritrea, Somalia, Mali

En definitiva, países en los que existen guerras

o existe inestabilidad o persecución política o religiosa.

-Cuando llegan vivos sientes su agradecimiento.

Sientes su alegría. A veces, algunos besan la tierra.

Ves a esos niños y te trasmiten un gran valor.

Sin embargo, cuando llegan muertos aparece la impotencia, la rabia,

el dolor, la desesperación.

-Cuando llegan al puerto, la mayoría sabe que han llegado

a Italia porque ven la bandera italiana de los socorristas.

Me doy cuenta de que lo saben.

Son muy felices porque por fin se sienten seguros.

Han acabado un viaje interminable,

pero no saben cuáles son sus derechos.

Eso se lo explicamos posteriormente.

Por ejemplo, que en Italia no se puede expulsar

a ningún menor de edad.

A cada menor se le garantiza protección

y asistencia y se le asigna una comunidad,

tanto si pide asilo como si no lo va a pedir.

-En muchas ocasiones he dicho que se deberían crear en África

centros de acogida como los que tenemos aquí

para que solo vengan los que de verdad tienen derecho

y se queden los delincuentes o los terroristas.

Para que solo llegue la gente que huye de la guerra, de la tortura

o del hambre.

-Han cambiado los flujos migratorios.

Antes llegaban más personas solas, pero hoy llegan también

familias con niños y mujeres, es decir, núcleos familiares completos

que se desplazan y dejan todo lo que tienen en busca de seguridad.

-Los menores sirios llegan prácticamente todos acompañados.

Se trata de niños que llegan con sus familias.

Ha habido algún caso excepcional de niños sirios no acompañados,

pero son muy pocos.

Por lo menos, los que he estado acogiendo personalmente

venían todos acompañados.

-Así como hace 8 o 10 años los flujos estaban integrados

fundamentalmente por inmigrantes económicos

y luego había una minoría de inmigrantes no propiamente dichos,

sino refugiados políticos que, en principio,

eran merecedores de estatutos de protección internacional,

ahora la tendencia se ha invertido y la gran mayoría,

yo diría más de un 80%, son personas que en principio

son beneficiarias de derecho internacional

por huir de situaciones de conflictos armados,

persecuciones religiosas, etcétera.

-Hay un gran número de sirios porque, como sabemos,

Siria está pasando momentos muy difíciles,

al igual que Eritrea, Somalia, algunas zonas de Sudán ...

Hay mucha gente que viene de estos países,

pero lo que nosotros hacemos en el proyecto que llevamos a cabo

en Lampedusa es informar a todos.

-Subimos a bordo en una playa libia.

El barco estaba abarrotado, había mucha gente.

Éramos más de 200 personas en una nave de apenas 14 m de largo.

Más de 200 personas. El barco tenía dos pisos.

En el de abajo, junto al motor, había mucha gente apiñada

y en el de arriba estábamos sentadas las familias muy apretadas

porque el barco era demasiado pequeño para tanta gente.

El viaje ha sido muy cansado.

Sabíamos que podíamos morir, pero la decisión la tomamos

pensando en el futuro de nuestros hijos.

Fue difícil decidirnos y lo hicimos por el bien de los niños.

Para que tengan un futuro mejor.

Para que reciban educación y para que vivan

en las mismas condiciones que otros niños del mundo.

-Cuando les pregunto si saben que pueden morir,

lo que me dicen es

"entre morir en mi tierra o arriesgar mi vida en el viaje,

he preferido intentarlo. Por lo menos, la muerte no era segura."

-Cuando llegamos a Europa, a Lampedusa, no sentí nada especial,

pero sabía que acababa de superar una situación muy difícil

y que nos encontrábamos en un país agradable

donde se respetan los derechos humanos

y donde hay tranquilidad.

Sobre todo, sentimos tranquilidad.

La gente es amable, es buena gente y estamos cómodos.

-Desafortunadamente he escuchado historias muy tristes

que siguen impactándome después de muchos años.

Los menores que llegan, da igual de qué país procedan,

tienen un pasado lleno de dificultades.

Son dificultades que viven en su país de origen.

Hay menores que huyen de una guerra, de un conflicto

y podemos imaginar sus dificultades.

El viaje es otra experiencia traumática.

Están en manos de traficantes sin escrúpulos que, a menudo,

abusan de ellos en todos los aspectos.

Están en unas condiciones tan malas que muchos no pueden aguantar

y fallecen.

-Estamos conectados con un barco que tarda 8 o 10 horas

en llegar a Sicilia. Todo viene de Sicilia.

El barco es el cordón umbilical de la isla.

Todo llega en el barco y el coste del transporte incide muchísimo.

-La industria se hundió porque el pescado ahora viene del extranjero.

De Marruecos. Se paga a un euro lo que aquí valía dos.

Se compraba el pescado fuera y el sector de la pesca se murió.

Ahora hunden los barcos, antes los llevaban a la isla.

Pero ahora rescatan a las personas y hunden las pateras.

Luego pasamos nosotros con las redes y se rompen.

Así que, perdemos días de trabajo, pescado y gastamos en materiales.

-En Lampedusa, hasta el 2013, había cementerios de barcos.

Nosotros entrábamos en los barcos y recuperábamos centenares de objetos.

De alguna manera era ilegal porque se consideraban basura

o materia delictiva.

Pero entendimos desde un principio la importancia que tenían

esos objetos.

Por eso decidimos seguir nuestra intuición

y continuamos entrando en los barcos,

recogiendo todo lo que podíamos.

Basta con pensar que dentro de 30 o 40 años

los hijos de los que llegaron a Lampedusa volverán a esta isla

y se encontrarán con los objetos de sus padres y sus abuelos.

Será algo muy fuerte. Una memoria que no se perdió.

-La solución hay que encontrarla en el país de origen, pero es obvio

que donde hay conflictos las personas querrán huir

para alcanzar lugares donde sentirse seguras

y tener una vida digna y un futuro.

Es cierto que en este momento sería importante poder contar

con una redistribución de las cuotas.

Sería una solución que le vendría bien incluso

a los inmigrantes porque se les acogería mejor

en muchos países al repartirse el peso de la inmigración.

-Significa también desmantelar a las organizaciones criminales

de los transportadores que se aprovechan de esta pobre gente

para enriquecerse,

cuando en realidad se podría evitar todo esto.

A veces, me gusta provocar diciendo que podríamos, incluso,

salir ganando.

-El mar es inmenso.

Son 2 millones y medio de kilómetros cuadrados.

Por tanto, muy difíciles de vigilar en su totalidad.

Prácticamente imposible.

Hay situaciones en los países africanos y en oriente medio

que, dada la situación actual, originan esos flujos migratorios.

Hay situaciones que son muy beneficiosas y oportunas

para los traficantes de inmigración.

Los traficantes que operan en las costas de Libia

ganaron de beneficios el año pasado 80 millones de euros.

Los traficantes tienen cada vez menos barcos

y eso de alguna forma incrementa el riesgo

porque tratan de poner más gente a bordo y en barcos cada vez peores.

Exponencialmente

el riesgo se incrementa para las vidas de los inmigrantes.

-Está claro que la solución no son ni las expulsiones

ni bombardear los barcos.

Parece sencillo, pero no se solucionaría el problema

porque no podremos parar a un pueblo que huye de las guerras,

que huye de la miseria y busca un mínimo de vida digna.

Se calcula que en la última década

el Mediterráneo se ha cobrado la vida de más de 23.000 personas.

A la inmigración por motivos económicos se une

la de miles de refugiados con derecho a asilo.

Su cifra de desplazados supera a la de la Segunda Guerra Mundial.

Debido a la dimensión de la crisis, Bruselas ha movido ficha.

Ha ampliado el área de vigilancia con el fin de favorecer los rescates

y evitar las muertes a gran escala.

Ha propuesto nuevas cuotas para la admisión de refugiados,

aunque las cifras no convencen a los gobiernos de 12 países,

entre ellos al de España.

Son personas en general sanas. Yo diría que casi inmortales.

Son muy fuertes, ya que después de mucho sufrimiento,

de miles de kilómetros, incluso de torturas,

consiguen llegar pese a todo a Lampedusa.

Son, por tanto, personas muy fuertes y tengo que añadir

que son personas extraordinarias desde ese punto de vista.

-Un hombre en el mar es un náufrago. O es un navegante o es un náufrago,

¿cómo se puede decir que es un clandestino

si está en medio del mar?

(CANTA EN ITALIANO)

Yo siempre digo que es un disparate convertir estos lugares tan bonitos,

con una belleza y naturaleza extraordinarias,

en guardianes de una frontera inexistente.

-El ambiente es tan bonito, tan extraordinario,

que cuando te quedas un tiempo

acabas padeciendo el mal de Lampedusa.

Es como el mal de África, es lo que le pasa a las personas

que viajan a ese continente y viven situaciones extremas,

pero al final están fascinados y se quedan a vivir.

En Portada - Lampedusianos

40:52 25 jun 2015

 Con apenas diez kilómetros de largo y 6.000 habitantes, la isla de Lampedusa se ha convertido en uno de los puntos de acogida de quienes huyen del hambre y de la guerra. Aunque los lampedusianos son gente solidaria, temen que debido a la inmigración terminen con la prosperidad que disfrutaban, tras siglos de subsistencia y abandono. 

Hasta bien entrados los años 70, la isla de Lampedusa no figuraba en el mapa de Italia. El único indicio era el Archipiélago de las Pelagias, del que forma parte. Nadie sabía dónde estaba, al ser una isla demasiado alejada de la bota italiana y a diez horas en barco de Sicilia, de la que depende administrativamente. Lampedusa era y es un punto en el mapa. Un lugar de paso hecho a las migraciones de cetáceos, tortugas, aves, atunes azules…y de seres humanos. 

Lampedusa se puede recorrer andando. Es pequeña y pese a estar más cerca de África que de Europa, es profundamente italiana y solidaria. Sus pescadores llevan siglos auxiliando a los navegantes en apuros, pero la crisis migratoria les ha desbordado, tanto por la cantidad de personas que llegan (el número de desplazados de África hacia Europa supera al de la II Guerra Mundial), como por la repercusión que tiene en sus vidas y en la actividad económica de la isla.

Desde hace una década, Lampedusa simboliza la acogida al inmigrante y se convierte en noticia con cada naufragio o rescate cerca de sus costas. Ya no es el paraíso natural elegido por un turismo que buscaba algo diferente. Su imagen está unida al drama de los llamados 'clandestinos'. Un equipo de 'En Portada' ha estado en Lampedusa para contar la realidad de esta isla que, sin pretenderlo, es testigo de una página de la historia de dos continentes: África, atrapada por el hambre y la guerra; y Europa, aferrada a sus contradicciones y en el desafío de estar a la altura de los valores que dice representar.

 Con apenas diez kilómetros de largo y 6.000 habitantes, la isla de Lampedusa se ha convertido en uno de los puntos de acogida de quienes huyen del hambre y de la guerra. Aunque los lampedusianos son gente solidaria, temen que debido a la inmigración terminen con la prosperidad que disfrutaban, tras siglos de subsistencia y abandono. 

Hasta bien entrados los años 70, la isla de Lampedusa no figuraba en el mapa de Italia. El único indicio era el Archipiélago de las Pelagias, del que forma parte. Nadie sabía dónde estaba, al ser una isla demasiado alejada de la bota italiana y a diez horas en barco de Sicilia, de la que depende administrativamente. Lampedusa era y es un punto en el mapa. Un lugar de paso hecho a las migraciones de cetáceos, tortugas, aves, atunes azules…y de seres humanos. 

Lampedusa se puede recorrer andando. Es pequeña y pese a estar más cerca de África que de Europa, es profundamente italiana y solidaria. Sus pescadores llevan siglos auxiliando a los navegantes en apuros, pero la crisis migratoria les ha desbordado, tanto por la cantidad de personas que llegan (el número de desplazados de África hacia Europa supera al de la II Guerra Mundial), como por la repercusión que tiene en sus vidas y en la actividad económica de la isla.

Desde hace una década, Lampedusa simboliza la acogida al inmigrante y se convierte en noticia con cada naufragio o rescate cerca de sus costas. Ya no es el paraíso natural elegido por un turismo que buscaba algo diferente. Su imagen está unida al drama de los llamados 'clandestinos'. Un equipo de 'En Portada' ha estado en Lampedusa para contar la realidad de esta isla que, sin pretenderlo, es testigo de una página de la historia de dos continentes: África, atrapada por el hambre y la guerra; y Europa, aferrada a sus contradicciones y en el desafío de estar a la altura de los valores que dice representar.

ver más sobre "En Portada - Lampedusianos" ver menos sobre "En Portada - Lampedusianos"

Los últimos 683 documentales de En portada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 41:21 pasado lunes En Portada recorre las dos orillas del Dniéster a su paso por Moldavia. El río delimita el conflicto más olvidado de Europa, el de Transnistria (en rumano/moldavo) o Pridnestrovia (en ruso), heredero de la disolución de la Unión Soviética. Cuando se cumplen 100 años de la Revolución Bolchevique, en este pequeño territorio europeo, de poco más de 4.000 kilómetros cuadrados, Lenin merece todo los honores y Moscú es el gran valedor. La autoproclamada República Moldava Pridnestroviana rompió con Moldavia en septiembre de 1990, pero no con la URSS. Delimitada por el río Dniéster al oeste y por Ucrania, al este, este pequeño territorio marca también una de las fronteras del pulso estratégico que, desde el fin de la URSS, mantienen Rusia, la Unión Europea y la OTAN en el este europeo. Hasta ahora, Pridnestrovia no ha conseguido el reconocimiento internacional, ni siquiera por parte de Moscú, su gran aliado. Este conflicto enquistado condiciona además al desarrollo de ambas orillas del Dniéster. Moldavia es el país más pobre de Europa y el más desconocido.

  • La paz empieza mañana

    La paz empieza mañana

    41:14 08 may 2017

    41:14 08 may 2017 En Portada ha sido testigo de la desmovilización de las FARC, la guerrilla más antigua de Latinoamérica. Para todos, sociedad civil, gobierno e insurgentes, comienza la paz, tras medio siglo de conflicto. ¿Se puede superar un conflicto que a lo largo de 52 años ha causado 220.000 muertos; 5 millones de desplazados; más de 40.000 secuestros; 60.000 desaparecidos que yacen en fosas comunes repartidas por todo el país? ¿Se puede poner a cero el contador de la historia?¿Por qué el gobierno de Juan Manuel Santos ha conseguido lo que intentaron, sin éxito, anteriores presidentes? . Nadie sabría responder con certeza, pero los analistas y expertos en el conflicto más antiguo de la región latinoamericana, coinciden en que sólo ahora se han dado circunstancias que antes no existieron: discreción en las negociaciones que han durado seis años y de las que sólo se tuvo noticia en el último tercio; una férrea voluntad por parte del gobierno y de las FARC para llegar a un acuerdo y la externalización del diálogo que transcurrió fuera de Colombia y con la mediación de gobiernos extranjeros y de Naciones Unidas. El proceso está en una de las fases más delicadas: la de la desmovilización de las FARC, la guerrilla que en los 90 estuvo a punto de ganar la guerra al Estado; la entrega de las armas y la puesta en marcha del calendario de incorporación de los guerrilleros a la vida civil. El llamado Mecanismo de Monitoreo y Verificación –del que forman parte el gobierno, la guerrilla y Naciones Unidas-, tenía una hoja de ruta para la entrega de las armas que debería finalizar el 1 de junio.

  • El temporal francés

    El temporal francés

    39:03 24 abr 2017

    39:03 24 abr 2017 Un día después de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, En Portada retrata la nueva Francia. Un equipo del programa recorre el país para mostrar los cambios sociales, económicos y culturales que han configurado un nuevo mapa político.

  • 5:53 21 abr 2017 El viraje de Francia hacia la ultraderecha ha llegado hasta el sur del país, tradicional feudo de la izquierda. "No podemos aceptar que las fronteras no existan. Las fronteras nos protegen. Es una locura. Yo no estoy de acuerdo con todo lo que dice Trump, pero su elección en el país del culto al librecambio significa que se lo cuestionan. El voto sobre el Brexit es lo mismo: es el rechazo a eso. Quizás vivamos lo mismo en Francia", explica al programa de TVE En Portada, Robert Ménard, el alcalde de Béziers, la mayor ciudad de Francia en manos de la extrema derecha. Ménard no pertenece al Frente Nacional, pero llegó al poder con su apoyo. Béziers es también la ciudad más pobre de la región de Occitania, en el sur del país. La tasa de paro duplica la media nacional.

  • La casba rebelde

    La casba rebelde

    40:28 10 abr 2017

    40:28 10 abr 2017 La casba de Argel es mucho más que una medina, mucho más que el barrio más antiguo de la capital y más que el lugar reconocido en 1992 por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, por su interés cultural e histórico. La casba es el corazón del país y late en función del propio sentir de Argelia. Un pulso que se ha mantenido en paralelo con los acontecimientos más sobresalientes de su historia.

  • 40:55 07 abr 2017 En la actualidad, unas 3.000 mujeres y niñas yazidíes siguen siendo esclavas del Dáesh. En diciembre de 2015, Nadia Murad intervino en el Consejo de Seguridad de la ONU y pidió al mundo que pusiera fin a la barbarie. En su ofensiva en el norte de Irak, el Dáesh ejecutó a miles de hombres y secuestró a más de 5.000 mujeres y niñas yazidíes, para convertirlas en esclavas sexuales. Una de las protagonistas de este reportaje, Nadia Murad, narró ante las cámaras de 'En Portada' el horror que sufrió a manos de los yihadistas.

  • El puente de Bolívar

    El puente de Bolívar

    40:34 27 mar 2017

    40:34 27 mar 2017 En Portada viaja esta semana al punto fronterizo más dinámico de América Latina, el puente Simón Bolívar, que une Cúcuta (Colombia) y San Antonio del Táchira (Venezuela). A ambas orillas del río Táchira, colombianos y venezolanos comparten lengua, gastronomía, familias, historia, economía, problemas y conflictos. Unas relaciones fluidas, no exentas de problemas, que se vieron interrumpidas por el cierre del puente durante un año. Su reapertura en agosto fue una fiesta multitudinaria. Desde entonces, aunque el paso aún está limitado y no ha recuperado la fluidez de antaño. Colombianos y venezolanos cruzan a diario este puente en un incesante ir y venir, buscando en el otro lado lo que más les conviene. Los colombianos, la gasolina barata de Venezuela. Y los venezolanos, los comercios donde encuentran los innumerables productos de primera necesidad que han desaparecido de sus tiendas. Un trasiego de mercancías, abonado por la diferencia de precios, da pie también a un contrabando al por menor y otro, mucho mayor, controlado por grupos criminales.

  • Holanda en claroscuro

    Holanda en claroscuro

    40:21 13 mar 2017

    40:21 13 mar 2017 En Portada retrata las contradicciones de Holanda, un país abierto y tolerante en el que podría triunfar la extrema derecha. Las elecciones se celebran el miércoles 15 de marzo. El populista de extrema derecha Geert Wilders disputa la victoria al primer ministro holandés, el liberal Mark Rutte. En cualquier caso, y según las encuestas, ninguno obtendría mayoría suficiente para gobernar en solitario y de nuevo será necesaria una coalición. En Holanda en claroscuro escuchamos a representantes políticos, sociales, culturales contrarios y favorables a la extrema derecha y también a miembros de la comunidad musulmana y a refugiados. Musulmanes y refugiados están en el punto de mira de la extrema derecha. También hemos viajado a la ciudad de Almere y a la turística Volendam, bastiones en los que Wilders ha ganado en distintas elecciones.

  • Los últimos de Calais

    Los últimos de Calais

    39:23 13 feb 2017

    39:23 13 feb 2017 Las gaviotas han vuelto a colonizar las dunas de Calais sobre las que creció el mayor asentamiento de inmigrantes y refugiados que ha habido en Francia. Los propios desplazados se referían al campamento como 'La Jungla', un lugar insalubre sobre lo que fue un vertedero, sin apenas infraestructuras, tapizado de lonas y plásticos, donde se hacinaban cerca de 10.000 personas. Un equipo del programa ha vivido de primera mano este proceso, que sirve para analizar la política migratoria europea. El desmantelamiento del campamento de Calais fue un golpe de efecto ante 500 informadores de todo el mundo, que veían cómo los inmigrantes subían a los autobuses, aparcando así su sueño de pasar al Reino Unido. Esos autocares les trasladaban a los Centros de Acogida distribuidos por toda Francia. Además, ha sido un éxito político para el Gobierno de François Hollande, al que acusaban de mirar a otro lado y permitir un enclave extranjero en suelo francés. Aunque la dispersión ha rebajado la presión y los incidentes en la autopista del Eurotunnel, nadie duda que la medida no detendrá la hemorragia migratoria de quienes cruzan Europa, con la vista puesta en el Reino Unido, donde tienen familiares o amigos. De hecho, los Centros de Acogida se han vaciado lentamente y la presencia de los inmigrantes y refugiados en el área de Calais ha ido en aumento. Lo que pasó en Calais concuerda con las nuevas políticas de la Unión Europea que, pese a la falta de políticas comunes, sí parece estar de acuerdo en cortar los flujos migratorios de carácter económico y en endurecer sus políticas de asilo.

  • Guerra a la mentira

    Guerra a la mentira

    40:33 30 ene 2017

    40:33 30 ene 2017 Guerra a la mentira aborda una nueva forma de investigar los conflictos, aunque los hechos ocurran en lugares lejanos o inaccesibles: la investigación de fuentes abiertas, basada en analizar lo que se publica en abierto en Internet. Las nuevas tecnologías, con dispositivos móviles e Internet, permiten documentar lo que sucede en cualquier lugar del mundo en tiempo real y compartirlo en la red.

  • Obama Out

    Obama Out

    39:51 16 ene 2017

    39:51 16 ene 2017 A solo unos días de su salida de la Casa Blanca, En portada recuerda los ocho años de la Presidencia de Barack Obama. Analiza los hitos de su mandato, desde el Obamacare a la no intervención en Siria. En agosto de 2013, Barack Obama tomó una de las decisiones que mejor define su mandato en política exterior. Después de haber marcado en 2012 una línea roja sobre la intervención militar de Estados Unidos en Siria con el uso de armas químicas, dio marcha atrás una vez se conoció que el régimen de Basher el Asad había atacado con gas sarín el barrio de Ghouta, cerca de Damasco. Contundencia diplomática, pero contención militar. Así se resume la doctrina Obama.

  • Riace abre la puerta

    Riace abre la puerta

    40:49 19 dic 2016

    40:49 19 dic 2016 En Portada retrata el pueblo italiano de Riace, salvado de la despoblación gracias a la acogida de centenares de refugiados. El proyecto es obra de su alcalde Domenico Lucano, un hombre reconocido por la revista estadounidense Fortune como una de las 50 personas más inspiradoras del mundo. Histórico de emisiones: 10/10/2016

  • Fidel Castro

    Fidel Castro

    44:16 05 dic 2016

    44:16 05 dic 2016 Fidel el superviviente, el símbolo, su relación de amor-odio con Estados Unidos o el culto a su personalidad son algunas de las facetas que recorre el reportaje 'Fidel…', de la mano del periodista que lo entrevistó para 'En Portada' en 1984, el excorresponsal en La Habana de TVE Vicente Botín. Para retratar al líder cubano, el programa también contará con personalidades como Norberto Fuentes, el biógrafo que empezó fiel a la revolución y que hoy vive exiliado en Miami; Pío E. Serrano, profesor de Filosofía en la Universidad de La Habana cuando esa facultad encarnaba las esencias ideológicas del régimen y que, desde 1994, vive exiliado en Madrid; y Aimé Rivera Pérez, profesora de Literatura, especializada en el análisis de la población afrocubana.

  • Bajo el mismo sol

    Bajo el mismo sol

    38:40 21 nov 2016

    38:40 21 nov 2016 En Portada viaja a Malawi, un país en el que las personas albinas sufren una ola de violencia sin precedentes desde 2014. Un equipo del programa ha estado con algunas de esas personas, que darán a conocer sus miedos, amenazas y la discriminación que padecen. Malawi sirve también como ejemplo de lo que les ocurre a estas personas negras con piel blanca en otros países del continente africano. Hay personas y hechiceros que creen que sus huesos, su piel o su pelo tienen poderes o que su sangre provoca bienestar y, a veces, trae suerte. Se paga mucho dinero por ellos. Desde hace dos años, las personas albinas en Malawi son perseguidas. El pasado mes abril fue, según Amnistía Internacional, el mes más sangriento. Cuatro personas albinas, entre ellas un bebé, fueron asesinadas. Amnistía Internacional lanzó una campaña exigiendo a las autoridades que investigaran las muertes y desapariciones de personas albinas y llevaran a los responsables ante la justicia. La ONU también alertó en abril de que las personas con albinismo en Malawi estaban en “peligro de extinción”. Todos, personas de color y personas con albinismo, crecen bajo el mismo sol, pero ni tienen los mismos derechos, ni viven con la misma libertad y el sol que para unos es fuente de vida; para otros, se puede convertir en mortal.

  • 40:45 07 nov 2016 ‘En Portada’ recorre el estado fronterizo de Arizona, sumido en un desencanto que lo lleva a acoger tanto las tesis más reaccionarias como las más progresistas. Talia Fuentes y Steven Adkins simbolizan la polarización: son dos jóvenes que intentan regenerar el partido republicano y el demócrata desde la base. Son la cara más entusiasta de una población aquejada de pesimismo. Lejos de la ilusión de cambio que aupó a Barack Obama a la Casa Blanca, la sociedad de EE.UU. se dirige a las urnas como si tuviera que escoger el mal menor: los temores predominan ante una elección que despierta pocas pasiones. Un veterano de Vietnam, un profesor que protagoniza una serie de detectives, una jubilada que “patrulla” las calles para ayudar a la policía, unos amigos demócratas que organizan una barbacoa vegetariana, un grupo de moteros que homenajea a los caídos, una pareja llegada de Filadelfia preocupada por el planeta, un expolicía amante de la cultura hispana… Todos conforman el collage de ‘This is America’, personas ayudarán a entender a los espectadores el porqué del “fenómeno Trump” y de la irrupción de Bernie Sanders.

Mostrando 1 de 46 Ver más