www.rtve.es /pages/rtve-player-app/1.6.18/js
3390818
No recomendado para menores de 7 años En la tuya o en la mía - Mariano Rajoy - Ver ahora reproducir video 01h 27 min
Transcripción completa

"Una entrada majestuosa da la bienvenida

al Palacio de la Moncloa.

Desde aquí se marca el rumbo de la nación.

Las coordenadas desde hace cuatro años

las dicta Mariano Rajoy.

Y lo hace con convicción, entrega y tesón.

Gallego compostelano, hijo de juez y enfermera.

Es el mayor de cuatro hermanos.

Abogado de carrera, fue el registrador de la propiedad

más joven de España.

Con 23 años tenía una trayectoria brillante

y una vida cómoda por delante.

Pero llegó la transición y con ella la vocación.

La de renunciar a tener una vida resuelta

para tratar de contribuir a la mejora de su país.

En su cabeza tiene la presidencia,

en su memoria y en su corazón a su madre,

cuya pérdida fue el golpe más duro que jamás ha recibido.

También su padre, su referente, el hombre recto de quien heredó

el valor del esfuerzo y el sentido de la justicia.

Y a su hermano Luis, a quien el año pasado

se lo llevó una leucemia con demasiada prisa.

Embates de la vida que afronta junto a Elvira,

pilar incondicional desde hace casi 20 años.

En lo bueno y en lo malo, todos los días de su vida.

Columna vertebral y no costilla, Viri le ha dado la estabilidad

y dos hijos; Juan y, por supuesto, Mariano.

De tal palo, tal astilla.

Caballero de buena estatura, barba cana, sonrisa amplia

y mirada clara. Como buen gallego, es amante del queso,

del albariño y la empanada.

Asegura que le gusta caminar y leer,

y que no suele ver la televisión.

Espero que los miércoles haga una excepción.

Al menos esta noche.

Para mí es todo un acontecimiento recibir en mi casa al presidente.

Confío en que, aparte del Rajoy político,

sea Mariano, la persona, quien se me siente enfrente."

(Timbre)

¿Sí?

Vale, vale, presidente, ahora le abro.

Un empujoncito fuerte, que está dura.

Ahí está.

¿Qué tal, cómo andas? ¿Qué tal? Fenomenal.

Aquí tengo... Este es vino albariño.

Que es vino de mi tierra, que es primera categoría.

Yo soy caballero, "cabaleiro" del albariño.

Ah, ¿en Cambados? En Cambados me hizo Fraga,

le contaré ahora lo que me pasó porque casi le vomito encima.

Aquello fue un desastre. Me atraganté.

Pues yo estoy... Es mi zona. Ahora estoy mucho en Ribadumia.

Mi casa gallega está allí cerca, en Sanxenxo.

Ahora, estos últimos veranos, estoy allí, en Ribadumia.

Fenomenal. En un lugar que se llama Besomaño,

que está a cinco o seis kilómetros de Cambados y ando por allí

en verano, el poco tiempo que me dejan.

¿Eh?

Vamos a quitarnos la chaqueta, ¿no? Vamos a quitárnosla.

Así estamos cómodos.

Además, hay buena temperatura. Venga, fenomenal.

Vamos a pasar por ahí y charlamos un ratito.

Bueno, muchísimas gracias, primero, por venir, ¿no?

La primera vez y yo creo que la última

que vendrá un presidente del Gobierno

a mi casa. Bueno, nunca se sabe.

La primera a lo mejor es posible, pero la última...

No hay que descartar nada en esta vida.

Y además, no se sabe si es bueno o malo

que venga un presidente de Gobierno.

No, está fenomenal, hombre. ¿Qué imagen, presidente,

crees que tiene la gente de ti?

Bueno, por fortuna, la gente piensa de forma muy diferente,

lo malo sería que todos pensáramos igual.

Pues habrá mucha gente que tenga buena impresión de mí.

Y que les caeré bien. Y habrá otra gente pues que...

no les guste mucho. Pero bueno, eso es ley de vida.

Probablemente, eso también le pase a Bertín Osborne.

Sí, sí, sí. Pero a Bertín Osborne

más a favor que en contra y yo, en mi caso, no lo sé.

Habrá de todo, como es lógico, por otra parte.

¿Hay algo que te gustaría que descubrieran hoy o no?

A mí hay una cosa que siempre he dicho y la gente...

A mí me gustaría poder hablar

uno a uno con los 46 millones de españoles.

Uno a uno. Lo que pasa es que es imposible.

Es decir, es imposible.

Pues bueno, me gustaría que esto sirviera

para que me conocieran un poco más. Aquí vas a hablar

con muchos millones, ¿eh? Bueno...

(RÍE) Vamos a intentarlo.

Yo encantado. Vamos a intentarlo.

¿Cuántos años tienes, presidente?

Pues tengo 60, nací el 27 de marzo de 1955

en Santiago de Compostela a las 12 de la mañana.

Pues entonces nos llevamos unos meses.

Porque yo soy de diciembre. Lo sé, lo sé.

Del 54, o sea, que nos llevamos unos meses.

Aún nos quedan muchos, ¿eh? Esperemos.

Yo pensaba, fíjate, yo pensaba que eras de Pontevedra.

Sin embargo, me dices que naciste en Santiago.

Nací en Santiago, lo que pasa es que mi padre era,

bueno, es, ahora está jubilado. Tiene 94 años largos.

Vive conmigo. Qué maravilla.

Estuvo destinado a muchos sitios. Cuando yo nací en Santiago,

mi padre estaba destinado en un pueblo de Ávila

que se llamaba Piedrahita, donde viví un mes y pico.

Pero viví ahí, en Piedrahita, en Ávila.

Y luego estuvimos en Ourense,

en un pueblo que se llamaba Carballiño.

Y de ahí ascendió a magistrado, Oviedo, y luego en León

viví diez años. En León, de los cinco a los 15.

Y a los 15 años ya nos fuimos a vivir a Pontevedra

cuando le nombraron presidente. Ah, o sea,

que llegaste a Pontevedra con 15 años.

Con 15, sí, sí.

¿Qué recuerdos tienes de tu primera infancia?

Yo, recuerdos... Luego me han contado muchas cosas,

pero recuerdos que creo que tengo yo de verdad,

ya los tengo de León. Es decir, es curioso,

porque en Oviedo viví hasta los cinco y pico.

Tenía un amigo, lo tengo muy difuso,

que se llamaba Gonzalo.

Claro, a los cuatro años o por ahí...

Pero tampoco soy capaz de decir nada de él,

salvo que existía, ¿no?

Y luego ya, a partir de los cinco de León,

pues tengo mucho porque llegamos allí...

Claro, aquello era otra época... En un camión de Oviedo a León.

¿Cómo en un camión? Sí, la mudanza y todas esas cosas.

Entonces, éramos tres hermanos

y luego nació mi hermano más pequeño.

Nació en León al poco de llegar allí.

Porque nació en diciembre de 1960 y nosotros llegamos allí,

pues eso, en noviembre o por ahí.

¿Y eras buen estudiante o no?

Era bastante buen estudiante, sí.

Lo que sí me han contado es que en el colegio de León

donde estudiaste, luego estudió Zapatero.

Sí, no. Vamos a ver, te explico.

Yo estudié en el colegio de León, en dos colegios.

En uno de monjas, de los cinco a los diez años.

Y luego en los Jesuitas de León de los diez a los 15.

Luego me fui a Pontevedra.

Y en el de monjas estudió Zapatero.

Y además, coincidió.

Mi hermano Enrique estudiaba con él.

Zapatero es cinco años más joven que yo

y mi hermano Enrique también.

Nacieron en 1960 y estudiaron juntos.

Y yo he visto, porque lo tengo en casa,

las notas de aquellos. Y él tenía muy buenas notas.

¿Ah, sí? Sí, sí, sí.

Que yo le digo a... No, pero, tu hermano no, Zapatero.

No, no, Zapatero y mi hermano. Ah, los dos, ¿sí?

Sí, sí, sí. He visto el libro de las notas,

no me lo ha contado nadie.

Lo he visto yo porque todavía se conserva en mi casa.

Sí, sí.

En aquel momento, ¿practicabas algún deporte o no?

Jugaba al fútbol. Y luego, lo que practiqué de pequeño

fue el mini básquet y luego el baloncesto

hasta que salí de León, ¿no?

Y ahora, hoy en día, ¿sigues practicando algún deporte

o no? Sí, hoy en día

lo que hago es caminar a toda velocidad.

Me levanto los días de diario... Bueno, has entrado a una velocidad

que no me ha dado tiempo... Cuando he abierto la puerta,

ya estabas aquí. No, bueno, pero no...

No, pero hay unos que tardan un rato.

No, yo lo que hago, además, me lo he puesto

y ahora lo necesito, ¿no?

Tengo una rutina, yo me levanto a las 6:55

y hago, los días de diario, 40 minutos de cinta.

A veces, combino cinta y elíptica. Y luego, los fines de semana,

que siempre estoy un poco más libre,

me pego caminatas de una hora y media o por ahí.

Pero intento hacerlo todos los días

porque yo, a estas alturas de mi vida,

ya no le doy consejos a nadie porque no, salvo uno.

Haz un poco de deporte.

Porque es muy bueno, físicamente y para esto.

Te da equilibro. Sí, te da equilibrio

y te quita mucha presión. ¿Y por dónde caminas?

A veces me voy a un monte que hay ahí, al lado de casa.

A veces, tengo un pequeño circuito por Moncloa y lo doy varias veces.

Y cuando voy de viaje, camino... Por ejemplo, ahora,

hace poco tiempo estuvimos en Turquía

en la reunión del G20 y me pego una caminata

a las seis de la mañana allí de una hora.

He caminado por los sitios más inverosímiles.

En Malta, en Nueva York.

Siempre que tengo un viaje que dura un día y pico,

me levanto a las seis y me pego la caminata.

¿Y te llevas la ropa de deporte y todo o no?

Siempre, siempre. Yo no hago ningún viaje

sin ropa de deporte. Comprendo que alguien...

Yo igual, hago lo mismo. Exactamente igual.

Yo llevo mi bolsa de deporte a todos lados.

No molestas a nadie y te viene muy bien.

¿Es verdad que tuviste, me lo han contado

un poco por encima, algo divertido con Obama

en un gimnasio?

Sí.

Bueno, eso fue... Bueno, nosotros,

cuando llegamos al Gobierno, lógicamente, vas a visitar

a todo el mundo, algunos vienen aquí.

Lógicamente, yo, como presidente del Gobierno,

tenemos que visitar al presidente de Estados Unidos.

Siempre hay líos, esto, los gabinetes...

Entonces, un día, cuando se murió Mandela,

hubo el funeral en el campo de fútbol

de Johannesburgo.

Donde España ganó el Mundial de Sudáfrica.

Y allí fue, bueno, un acontecimiento tremendo,

lleno de gente. Entonces, yo me fui allí.

¿Eso fue lo del intérprete, aquel loco que hacía...?

Sí, donde salió el tipo aquel. Sí, montando un circo.

Efectivamente, sí, que fue una cosa sorprendente.

Aquello fue, vamos... Pues yo llegué allí,

ya no dormí en Sudáfrica, sino que viajé por la noche

y volví luego, ¿no? Pero fuimos a un hotel

para ducharnos y tal y yo aproveché para ir al gimnasio.

Entro en un gimnasio donde no había nadie.

Y veo a un señor allí en la esquina,

pero no me fijé porque era un gimnasio enorme

en un hotel. Solo estábamos el señor y yo.

Y yo ahí y de repente, al cuarto de hora, 20 minutos,

llega él y se pone a hablar conmigo y era Obama.

Me dijo: "Oye, tal, cual".

Y le dije: "A mí me gustaría ir a la Casa Blanca".

Esto fue en diciembre y el 8 de enero

estaba la delegación española en la Casa Blanca.

¿Sí? Mira qué bien.

Parece una cosa de broma, pero... En un gimnasio.

En un gimnasio, sí. Pero un gimnasio en Johannesburgo.

Con ese motivo. Qué casualidad.

Y volviendo a León, ¿la casa de León vuestra cómo era?

La casa de León era, en aquella época, hoy ya no,

en aquella época los jueces tenían casa.

Los jueces tenían un sueldo muy bajito en aquella época.

Bueno, casi todo el mundo tenía un sueldo muy bajito.

Los jueces muy bajito.

Pero tenían casa. Yo vivía en un sitio

al lado de la iglesia de San Isidoro.

La calle era la Calle del Cid, en León.

Allí vivía el juez, que era mi padre,

el fiscal y el presidente de la Audiencia.

Vivían los tres. ¿En la misma casa?

Sí, en la misma casa. Eran tres pisos.

Era la Calle del Cid y bueno, la verdad, yo...

Viví allí muy feliz. Tengo muy buenos recuerdos.

Hace poco fui a inaugurar el AVE a León.

Claro, cuando yo entonces... ¿Cómo el AVE en León?

Sí. ¿Hay un AVE en León?

Sí, claro que hay un AVE en León. Pero ¿qué me estás contando?

Sí, sí, sí. Hay un AVE en León que pronto va a llegar a Zamora...

Pero ¿Valladolid? No, es Valladolid a Palencia.

Hay AVE a Palencia y AVE a León. Y a punto está de inaugurarse

el AVE a Zamora. Y luego Zamora-Ourense

porque ya Ourense-Santiago tiene alta velocidad.

Pero joder, joder, joder.

El noroeste también existe, Bertín.

Tú eres andaluz y luego hablamos de Andalucía si quieres,

pero el noroeste también existe. Yo voy mucho por ahí.

Hay AVE a León. Sí, sí.

Es que España nos lo recorremos los políticos y los artistas.

Yo he recorrido toda España. Me conozco...

Hombre, hay más de 8.000 municipios,

todos no, pero muchísimos.

He estado en todas las Islas Canarias,

en todas las Islas Baleares y muchísimos pueblos.

Y es de lo mejor que tiene la política,

conocer tu país.

Yo estoy orgulloso y encantado.

¿Y qué tal conoces Andalucía? Muy bien.

Fíjate, desde el verano he estado en la Palma del Condado, Huelva,

y ya había estado allí.

En Cádiz he estado, ciudad, ya había estado también,

Sevilla ciudad también.

¿Cómo te recibieron en Cádiz? Bien.

¿Ya había cambiado el gobierno municipal?

Sí, había cambiado.

Mira, fuimos a inaugurar el nuevo puente

y estaba... Sí, allí gobierna Podemos,

pues muy bien. ¿Bien, no?

Es que hay buena gente en todos lados.

Me dio unos papeles con unas reivindicaciones

y digo: "Haré lo que pueda". Como cualquiera.

¿Y fuiste a más sitios allí? Estuve en Cabra, en Córdoba,

fantástico, luego estuvimos en Linares,

allí, en Jaén, en Motril, la carretera esta...

Estuve en Antequera y hace poco...

Bueno, la última fue en Huércal-Overa,

ya había estado,

en Olula del Río, que estuve pegando...

¿Olula del Río?

Sí, estuve pegándome una caminata a las 07:00 con el alcalde

y otros dos alcaldes y no entro en detalles de la caminata.

¿Por qué? Porque alguno pinchó,

por eso no hay que entrar en detalles.

No.

Pero sí, lo que tú dices, Andalucía lo he pateado mucho.

Si yo te preguntara ahora, presidente, pueblos de Sevilla.

¿Te conoces muchos? Sí. He estado en el norte,

Constantina, Cazalla, Alanís.

Bueno, he estado en Utrera, en Carmona, en Écija...

Joder. He estado en Estepa,

que hicieron los polvorones. He estado en Gines,

en Castilleja de la Cuesta, en Bormujos...

Has estado... No.

¿Y has estado arriba, en Alanís? Es un sitio precioso.

Sí, Alanís, Cazalla y Constantina.

Realmente son... La sierra es preciosa.

Sí, me gusta.

Para lo que me ha servido la política...

Bueno, algunas cosas siempre se pueden hacer,

pero he conocido España y por eso me siento muy español.

He pateado muchos sitios de España, muchos.

Tu padre era juez, jubilado. ¿Cómo es tu padre?

Bueno, es mi padre, yo lo veo muy bien, claro.

Pues era... Vamos, es un tipo de primera categoría.

No, él...

Santiagués, estudió allí y luego anduvo

como todo funcionario público de un lado para otro.

Era un tipo...

Era y sigue siendo enormemente tolerante.

Y creo que eso es bueno.

Creo que la educación que hay que dar a un hijo

no debe ser de bronca, sino de convencer.

Yo, a los 16 años, me fui a Ibiza desde Pontevedra.

Hice de Pontevedra a Barcelona en autostop...

¿De Pontevedra a Barcelona? Joder, es un tirón.

Y con 16 años no habría autopista. No, pero lo hice.

Luego cogí un barco y entonces...

Claro, ahora Barcelona, Ibiza o Valencia...

Hay mil sitios para ir en barco a Ibiza

y se llega en un santiamén, entonces, toda la noche.

Me dijo: "Oye, no me gusta que vayas.

Y si quieres irte, te vas".

Y me dio unas pesetas entonces y fui.

Pero ya fui porque no me prohibió ir, yo fui,

pero ya dices: "Oye, ¿por qué tal?".

Bueno, pues oye, muy tolerante, un tipo recto y muy bien.

¿Qué es lo más importante que has aprendido de él?

Pues a ser flexible,

a intentar ser buena persona

y a intentar tratar a los demás como te gustaría

que los demás te tratasen a ti. Eso es lo que he aprendido.

Y vive con vosotros ahora. Sí, vive con nosotros.

¿Y cómo está, cómo se encuentra? Bien.

Lo que pasa es que 94 años son...

Bueno, son años, pero... Son años, pero está bien.

Aún da sus pasitos... Toda la vida hizo ejercicio.

¿Ves? Eso es muy importante.

Le mandamos un abrazo muy fuerte desde aquí.

Pues muchas gracias, Bertín.

¿Y tu madre qué hacía? Mi madre...

Mi madre era... Murió muy joven, cuando...

En 1993, sí, tenía 61 años... Bueno, de lo que...

Igual que la mía, la misma edad.

Sí, también murió a los 61.

Bueno, son las cosas que pasan en la vida.

¿Y cómo era ella? Era estupenda.

Era... Tenía un carácter muy alegre,

era muy guapa y muy bien.

No tengo nada más que buenos recuerdos.

¿Te hubiera gustado que te hubiera visto tu madre

presidente del Gobierno?

Sí, claro. Sí, porque...

Cuando ella se murió,

yo había sido presidente de la Diputación en Pontevedra

y vicepresidente de la Xunta de Galicia,

pero aquí estábamos en la oposición, en Madrid.

Yo era vicesecretario general del partido

y sí me hubiera gustado, ella hubiera quedado,

lógicamente, muy orgullosa,

aunque luego habría sufrido mucho

porque estas cosas ya se sabe cómo son.

Sois cuatro hermanos. Tres hermanos y una hermana.

Sí.

¿Y cómo os llevabais de pequeño todos?

Bien. Bien.

Siempre nos llevamos bien.

Siempre hay las discusiones habituales,

pero es como si tú discutes con tu mujer.

Yo conocí a un hermano tuyo muy simpático.

¿A cuál?

He conocido a uno que vino con nosotros

al partido del Madrid-Bayern, en Múnich.

Quique. Es el pequeño.

Quique. El que nació en León.

No sabía yo. Muy simpático.

Estuvimos cenando y compartiendo porque fuimos con el equipo.

Es el que estudió con Zapatero.

¿Es el que estudió con...? No tenía que haber preguntado,

me cago... Es el que estudió con Zapatero.

Sí, este nació en el 60 y Zapatero también, en León,

en las monjas, ¿eh? No te lo pierdas.

A algunos se les habrá pegado más que a otros.

Ya. (RÍE)

Pues sí. Yo soy el mayor. Eres el mayor.

Luego va mi hermana que es dos años más joven que yo.

Y luego mi hermano Luis que murió el pobre,

que era notario. Y luego Quique, el que conoces tú,

que es el pequeño y es muy del Real Madrid

y va por ahí y se lo pasa muy bien.

¿Y los tres erais registradores?

Tres somos registradores y el que murió era notario.

Y que murió hace poco, creo. Sí, Luis. Murió hace...

2013, 2014, el día anterior a mi cumpleaños,

fue el 26 de marzo, sí.

¿Qué estabas haciendo cuando te enteraste?

Yo fui el último que hablé con él,

porque iba a verlo

y ya me dijeron los médicos que estaba mal.

Y estuve... Él murió a última hora de la tarde,

ocho, nueve, por ahí,

y yo estuve hablando con él un rato largo,

luego ya... Aquello era espantoso.

Sí, sí. Estas cosas hunden mucho.

Estas cosas en la familia, que yo las he vivido

en varias ocasiones, además, antinatura, porque...

Es que... ¿Verdad?

Uno no está preparado nunca para esto,

pero uno quizás asume de otro modo cuando hay una generación...

Cuando te toca el que tiene más años que tú.

Sí. Pero con menos...

Y fíjate, un padre...

Bueno, esto ya...

Vamos a hablar de los inicios de la carrera política,

de tu carrera política.

Tus primeros recuerdos políticos que tienes,

¿cuáles eran? ¿Qué hacías? ¿Dónde estabas?

Pues era en Santiago.

Yo era diputado en el primer Parlamento de Galicia.

Y, bueno, aquello era muy bonito porque era el comienzo.

En el 81... Bueno, la democracia en el 77

tuvo elecciones, pero las primeras elecciones,

bueno, en aquel Parlamento hubo una discusión monumental

y que es increíble y mucha gente no conoce

y era cuál era la capital de Galicia.

Entonces, hubo un debate que terminó a bofetadas.

¿No me digas? Sí.

Pero ¿físicas? Sí, no dialécticas.

Ahora, no entre políticos, ¿eh? ¿No me digas?

Voy a tirar una pulla. Entre periodistas.

¿Ah, sí? Sí, sí.

Pero ¿qué pasó?

Pues pasó que había unos que querían que fuera La Coruña

la capital, que eran todos los de La Coruña,

y el resto quería que fuera Santiago,

el resto de los de Galicia,

y entonces hubo un debate que terminó a las 04:00-05:00,

era el día de las cacharelas de San Juan,

el día de las hogueras. Sí, en junio.

Y entonces allí Paco Vázquez ganó... ¿Te acuerdas?

Sí, hombre. Cené con él hace poco.

Ganó la alcaldía de La Coruña porque intervino 16 veces.

Es verdad que fue un magnífico alcalde...

Y grandísima, gran persona.

Y nosotros ganamos la alcaldía cuando él se fue;

si no, no la hubiéramos ganado nunca,

pero bueno, estas cosas pasan y te fastidias.

¿Y qué pasó entonces? Bueno, allí...

Argumentos a favor de Santiago, La Coruña, gran lío, tal

y ya gran estrés a las 03:00-04:00, ya todos cabreados,

y hubo dos que se dieron de bofetadas,

pero ninguno era político de ningún partido,

pero ya no entremos en más detalles ni mucho menos en nombres

porque el delito ya está prescrito, ese ya no existe.

¿Qué opinión tienes de Adolfo Suárez?

Magnífica. Yo estaba... Esto fue en junio del 77,

era el año que terminaba la carrera,

pero estaba encerrado en un pueblo, en Sanxenxo, estaba estudiando,

pero yo vi aquel famoso discurso... Claro, la gente,

hay mucha gente que no lo conoce, sobre todo la joven,

puedo prometer y prometo, ese lo vi yo en Sanxenxo.

Y yo dije: "Estos van a ganar por goleada".

Yo votaba a Alianza Popular, tenía 22 años

y votaba a Alianza Popular en aquella época.

Y tuviste claro que ganaban ellos. Sí, absolutamente.

Además, vistas las cosas con perspectiva,

la gente, el pueblo español, no se equivoca.

En las grandes decisiones no se equivoca,

porque lo lógico era que entonces ganara Suárez.

Y en el 82 lo lógico era que ganara el PSOE

que era la alternativa y que era Felipe González.

Y Suárez era un tipo de primera, le tocó una etapa,

pues, en fin, complicada. Y la manejó fenomenal.

La manejó con muchas dificultades.

La UCD era un partido de mucha gente.

Bueno, yo tengo muy buena impresión,

muy buena impresión.

Y con 23 años

te conviertes en el registrador más joven de España.

Bueno, sí. Eso es a base de codos.

Estudiaba de 06:30 a 14:00 y de 16:00 a 21:00.

Qué barbaridad. Encerrado en un pueblo.

Es que, si te pones a una cosa, te pones; si no, no te pongas.

¿Qué quieres que te diga?

¿Eh?

Fue exactamente así.

Presidente, con 24 años tuviste un accidente

que casi pierdes la vida.

Sí, fue un accidente...

Lo tuve en Palas de Rey,

en la provincia de Lugo.

Realmente la culpa fue mía

porque me caí por un barranco

y me caí porque...

Por dormir dos horas.

Y luego meterme un viaje largo.

Te quedaste dormido. Me quedé dormido.

Y tuve suerte, porque claro, podía haber muerto,

pero bueno.

Hubo un momento en que me asusté porque no veía

y dije: "Ostras, a ver...".

Y era sangre que tenía en los ojos.

Me hice así y ya vi.

Y fui... Me llevaron... Salí a la carretera

y allí me paró un coche y, claro,

ver la cara del que me paró, aún la tengo grabada,

y me llevó a la residencia de la Seguridad Social en Lugo

y allí me atendieron y, bueno,

recuerdo que fueron mis padres, que vivían en Pontevedra,

pero fue una bofetada estratosférica.

Hombre, es que...

¿Es verdad que te dejaste la barba por eso?

Bueno, me dejé la barba después de eso.

Luego me la afeité y ya no me gustaba mi cara

y volví a dejármela, ¿eh?

No, pero lo de los accidentes... Yo me acuerdo

del accidente del helicóptero. El accidente del helicóptero...

Eso fue... No me he vuelto a montar en helicóptero y además...

Eso tiene que ser... Yo no quiero ni pensarlo.

Fue el 1 de diciembre de 2005.

Estamos en la Plaza de Toros de Móstoles.

Íbamos dos pilotos, iba Esperanza Aguirre, el alcalde Esteban Parro,

que entonces era el de Móstoles y un cámara de Antena 3.

Bueno, pues nada... Allí... Y yo.

Salíamos de una plaza de toros y yo ya veía

que aquello parecía que iba tal...

Y de repente vino como un golpe de viento,

bofetada y luego me explicaron, la suerte es que no explotara.

Nos dimos un estacazo y...

Siempre... Yo por lo menos de las películas...

Siempre ves que el avión cae, pega un leñazo...

Sí. Y lo normal es que explote, pero tuvimos...

No me he vuelto a montar en helicóptero.

No me extraña, vamos. Y de hecho, hace poco,

cuando fue el terrible accidente de Lufthansa, Germanwings,

la compañía esta en Los Alpes... Sí.

Fueron Hollande y Merkel desde Marsella en helicóptero

y me dijo Hollande: "Vente". Y le dije: "No me merece la pena".

Fui en coche, tardé tres horas, pero...

De momento continúo por aquí.

¿Y fuiste de alguna manera? Claro, fui en coche.

Ah, fuiste en coche. Ellos en helicóptero

tardaron 20 minutos y yo 3 horas. Es que no...

No compensa. Es que no compensa.

Se puede vivir... Todo el mundo...

Bueno, todo el mundo no, pero el 98% de la gente no se ha montado

en un helicóptero ni falta que le hace.

¿Cómo te llevas con Esperanza, que es muy amiga mía?

Bien, bien, bien. De vez en cuando...

Es un personaje Esperanza, ¿eh? Es un personaje, pero personaje...

tú eres un personaje también. Esperanza... Bien, me llevo bien.

Hemos tenido alguna cosilla, pero vamos, nos vamos bandeando.

Bien. Sí. Presidente,

¿a quién admiras como político?

Esto... Ha habido...

Esa es una pregunta de las que te dan ganas de decir: "Bertín,

¿por qué me preguntas esto?"

Total, ¿a ti qué más te da?

Bueno, presidente... Coño, no seas gallego.

Aunque esté muerto. No...

Ha habido... Ha habido... Ha habido...

Hay una cierta tendencia de todo el mundo a hablar mal

de la clase política... Eso...

Pero los políticos son como todas las profesiones,

porque esto al final acaba siendo una profesión.

Yo he conocido a gente magnífica de todas las fuerzas políticas

y he conocido a gente no tan magnífica por no utilizar

calificativos diferentes. No, pero tontos hay en todos lados.

Sí. Aquí en España ha habido gente que ha hecho lo que ha podido,

ha habido gente que lo ha hecho bien, pero dar nombres...

Es verdad. ¿Para qué vamos a decir nombres? Yo te doy uno.

A ver, dame uno. Uno con el que tengo

una relación... Yo le tengo mucho cariño.

Felipe González. ¿Qué opinas de Felipe?

Bueno, yo he combatido a Felipe González.

González fue presidente del 82 al 96, ¿no?

Claro. Estuve en el Congreso desde el año 86.

Yo no soy socialista, ¿no?

He combatido a Felipe González, pero un respeto.

Y ahora

he hablado unas cuantas veces con él,

he almorzado alguna vez

y es un tipo que está muy bien, es un tipo constructivo

con el que da gusto hablar.

Él sigue siendo socialista, como es natural, yo no.

Pero bien. Yo tengo buena opinión.

Tengo que decir que tengo buena opinión.

Vamos a hablar un poco de temas pseudopersonales,

para que no te asustes.

Cuando fuiste diputado, cuando ya eras diputado

conociste a Viri, tu mujer, ¿no? Sí.

¿Dónde la conociste? En Galicia, en Pontevedra.

¿Cómo fue? Recuerda un poco cómo fue.

Fue en un pub que ya se ha cerrado, por la noche.

Me la presentó mi hermano Luis, del que hablamos antes. Y allí fue.

¿Eras muy de novias o no antes? No.

Bueno, no te daba tiempo. Siempre estabas estudiando.

No, tampoco. No, no...

No he sido de muchas novias.

He sido de lo que me dejaban, como supongo que casi todo el mundo,

pero cuando la conocí, ya tenía 37 años.

Y luego me casé con ella ya con casi 42,

el día de los Santos Inocentes.

Mira qué fecha más emblemática en mi familia.

El 28 de diciembre es el cumpleaños de mi mujer Fabiola y era también

el cumpleaños de mi madre.

Oye, pues... Te daré un telefonazo el próximo 28 de diciembre.

Y nos felicitamos todos. Ya queda poco.

Nosotros nos casamos en la isla de La Toja.

Había un tiempazo, fíjate, en Galicia el 28 de diciembre.

Allí en la parroquia... En la Iglesia de las Conchas.

¿Te costó trabajo conquistarla?

Bueno, tuve que dar argumentos y razones, ¿eh?

Pero bueno...

Aquí uno se bandea siempre como puede.

En las circunstancias más pintorescas.

Pero bien... No, muy bien. Acerté.

No siempre acierto, pero ahí acerté.

Como diría la oposición: "No siempre aciertas".

La oposición dice: "Nunca acierta". Es verdad, tienes razón.

Pero en ese tema, acerté.

Y además, hasta creo que la oposición podría decir:

"Oiga, tiene usted razón. Esa es la excepción que confirma

la regla general de lo que hace usted".

¿Hiciste despedida de soltero? No.

No hice despedida de soltero.

Te voy a explicar por qué no hice despedida de soltero.

Realmente yo me iba a casar...

El 28 de diciembre era sábado y el 27 era viernes, que es el día

que nos íbamos a casar, pero resulta que los presupuestos de

ese año se aprobaban el 27 en las cortes y nosotros teníamos 156,

nos faltaban 20 para la mayoría y yo había invitado a unos colegas

del gobiernos y a algunos diputados y entonces, si están en una boda,

no aprobamos los presupuestos. Entonces retrasé la boda.

¿Viri no se enfadó? No.

Lo entendió. Es verdad decir que lo del 28

es una fecha un poco singular, pero no pasa nada.

¿Y dónde fuisteis de viaje de novios?

Bueno, eso fue un poco complicado.

Tampoco tenía muchos días y era ir y venir

y nos fuimos a Santo Domingo.

Eso se lo debes a Viri, porque a las mujeres eso no se les olvida.

No, no... Sí. Ya me lo ha contado unas cuantas veces.

No hace falta que me lo recuerdes tú.

Yo se lo digo a la mía también, ¿eh?

"Esas cosas a las mujeres no se les olvida".

Empieza a cumplir. Sí.

Tengo que empezar a cumplir ya, en un momento.

Por eso. Por si acaso.

¿Cómo lleva Viri la dedicación tuya a la política?

Bien. Francamente bien.

Esto...

Esto es un mundo difícil porque no te dicen

cosas muy agradables habitualmente

y te cascan, y luego tiene sus condicionantes.

Es lógico, ¿no?

Yo no hago la vida que puede hacer la mayoría de la gente.

Tú tampoco, aunque tú estás en la parte privada,

pero tiene sus compensaciones y sus cosas, pero lo lleva bien, ¿eh?

Ella trabaja, ¿no? No. Ahora lo dejó.

Cuando llegamos... Ah, ¿lo dejó?

Sí, porque es un lío si tiene que ir a un acto o a otro...

Es que es muy difícil.

Ella trabajaba en algo de la tele.

Ella empezó trabajando en Antena 3 hace ya...

Fíjate, hace un porrón de años.

¿Y qué opina de este programa? (RÍE)

Pues... Ella me animó a venir. ¿Ah, sí?

Sí.

Yo tengo una cierta tendencia que me reprocha todo el mundo,

no sé si con razón o sin ella, a no ir a ningún sitio, pero me animó.

Entonces la tenemos de espectadora. Esperemos.

Qué bien. Le daré las gracias. La verdad es que me animó ella.

Hijos... Tienes dos, ¿no? Dos.

¿Son mayores...? No sé qué edad tienen.

Mariano tiene 16 y Juanito 10. ¿Cómo llevan ellos...?

Bien. ¿Y vivir en La Moncloa

para ellos es fácil, difícil...? Bien. Yo creo que lo llevan bien.

Hombre, claro...

A mí tampoco me cuentan mucho, pero yo creo que...

Mariano, ya con 16 años, tiene su opinión, su criterio,

una cierta formación y un cierto empaque mental, ¿no?

Yo creo que lo llevan bien.

Se dedica a la vela, le gusta mucho.

Va a un pantano que hay en Madrid, en Valmayor.

Hace deporte. Le gusta mucho hacer deporte. En verano vamos a Galicia.

Y Juan también, tiene menos años...

En verano vais a Galicia, ¿dónde me dijiste en la entrada?

Sí. Vamos al lado... Yo tengo una casa, un apartamento en Sanxenxo.

Allí en la playa que es estupendo, pero con los días...

En Sanxenxo había una alcaldesa que era muy amiga mía, muy simpática.

¿Sigue de alcaldesa? ¿Catalina? Catalina.

No. Ahora hemos ganado las elecciones

y nos faltaba uno para la mayoría y se unieron 150

para echarnos a patadas. Esto es lo que ha ocurrido.

Se unieron la izquierda, la derecha, el que pasaba por allí...

Y nos faltó uno para la mayoría, pero esto es ley de vida.

Yo tengo un apartamento allí, pero para los líos de seguridad

no puedo ir, y entonces alquilo una casa en Ribadumia

y mis hijos se van a mi apartamento de Sanxenxo. Es surrealista, ¿no?

No puedo vivir en mi apartamento, tengo que irme allí

para que se larguen allí, pero estoy encantado.

La verdad es que aquello es mi tierra e intentaré morirme allí,

espero que dentro de muchos años. Muchísimos.

Esperemos y que lo veamos los dos juntos.

¿Tienes tiempo de compartir con tus hijos?

Sí. Yo he organizado mi vida...

Desayuno con ellos a las 8:00 am.

¡Qué curioso! Yo lo hago también. ¡Y cuánta gente!

Estos que tenemos vidas totalmente atípicas, el desayuno...

Es fundamental con los niños. Y yo hago la cena.

¿Ah, sí? Sí.

Y te explico. Esto requiere método.

A las 7:00, deporte. Te duchas, desayunas.

Ellos se van al colegio y tú te vas al despacho,

con lo cual yo estoy en el despacho sobre las 8:20-8:21

porque tengo un minuto.

A las 21:00 cenamos.

Y yo a las 21:00, salvo...

Hombre, el teléfono lo tienes siempre, ¿no?

Pero salvo que tenga viajes o algún lío,

procuro no... Ceno con ellos.

Yo trabajo 12 horas 40 minutos al día, y luego...

Eso sí, estoy todo el día. Y luego...

Bueno, si te llaman y tal, también, pero procuro...

Es muy reconfortante. Lo hago por ellos y por mí.

Y por mí. Para nuestra salud mental...

Claro. Claro. Es fundamental.

¿Te gustaría que alguno de ellos se dedicara a la política?

Yo qué sé, Martín. Es tan difícil...

La política... ¿A alguno le gusta...?

La política... Oye, yo llevo toda mi vida

dedicado a ello, realmente haces muchas cosas

y te da satisfacciones y de vez en cuando

tienes unos disgustos monumentales, ¿no?

Yo en eso soy partidario de...

Yo doy información, intento que estén bien formados,

que tengan equilibrio y luego eligen lo que quieran.

Si alguno te sale del PSOE, ¿qué hacemos?

Pues oye, peor era que...

Me saliera de un equipo de fútbol contrario.

(RÍEN) Porque bueno,

que se haga del PSOE tampoco pasa nada, ¿no?

Lo peor es que te saliera mala gente.

A mí que salga del PSOE como si sale...

Tienes toda la razón. Estoy de acuerdo contigo.

España es un país donde hay muy buena...

España es un país donde hay muy buena gente y...

La inmensa mayoría. Sí, la inmensa mayoría.

A veces tenemos una cierta tendencia...

Yo siempre digo...

En España hay una cierta tendencia a decir lo mal que nos va,

los líos que tenemos... Y este es un país que tiene...

Bueno, tiene la historia que tiene,

el tercer país del mundo en patrimonio,

un país con unas infraestructuras impresionantes,

los trenes de alta velocidad, autovías...

Un sistema del bienestar.

Yo he estado en China, que es el segundo país del mundo,

no existe el sistema de pensiones.

No hay pensiones en... No, no, cero.

Se gastan cero. En España es el 40% del presupuesto.

Hay un sistema de pensiones, hay una sanidad pública.

¿Te acuerdas cuando fue aquello del ébola,

que hubo una mujer que era...? Sí, hombre, claro.

Pues en Estados Unidos en ese mismo instante

una persona contagiada entraba en un hospital en Houston

con un talón de 500.000 dólares por delante.

Aquí hay una sanidad pública que te cura.

Luego le buscas defectos y tal, pero hay sanidad pública,

educación pública, infraestructuras,

empresas, somos un país turístico.

A veces nos machacamos inmisericordemente

y este es un país de primera división.

Es verdad. De primera división.

Hay pocos en el mundo como España. Hay que viajar para darse cuenta.

En el año 96 fuiste director de campaña, ¿no?

Sí, en el 96. Y ganasteis.

Y ganamos, sí, sí.

¿Cómo era tu relación, cómo conociste a José María?

A José María Aznar lo conocí hace mil años.

Lo conocí... Yo entré en esto...

Yo entré en el partido antes que Aznar.

No antes que Ana Botella.

¿Y qué tal, cómo te llevabas con él?

Bien, bien.

Siempre nos hemos llevado bien.

La gente dice que no nos llevamos muy bien.

Para no llevaros muy bien fuiste cuatro veces ministro con él.

Sí, me nombró vicepresidente cinco veces, pero bueno...

No, luego...

Claro, el pretender coincidir al 100% con alguien es imposible.

Y si coincides al 100% con alguien es sospechoso.

Al 100% no coincides ni con ningún familiar tuyo.

Eso no es posible, claro.

¿Cómo fue cuando en el 2003

decidió que ibas a ser el sucesor suyo?

Bueno, aquello fue una etapa muy complicada.

Pues él nos citó

a las personas que sonábamos y nos lo dijo a todos a la vez.

¿Estabais todos juntos? Sí, sí.

Nos lo dijo a todos a la vez.

Lo que dijo en síntesis fue que el candidato debía ser tal

y nos pedía que apoyásemos a todos y todo el mundo lo apoyó.

Y todo el mundo estuvo de acuerdo. Todo el mundo estuvo de acuerdo.

Incluso hubo una votación y... ¿Ah, sí?

Sí, sí. Hubo una votación secreta.

¿Te lo esperabas?

Sí.

¿Qué quieres que te diga tantos años después?

La verdad es que sí.

Las primeras elecciones se perdieron, las ganó Zapatero.

Sí. ¿Qué opinión tienes?

Me llevo muy bien con él.

¿Ah, sí? Sí, me llevo muy bien con él.

Esas cosas no se saben en la calle y deberían saberse.

Parece que hay una especie de enconamiento

entre unos y otros, en política están todos peleados,

y no es verdad.

Me parece fantástico. En los debates...

Es decir, en los debates en el Parlamento

pues se arrea. Si es que es lo normal,

pasa en todas partes.

Lo que hay que mantener es la educación,

ser respetuoso, ser equilibrado y ser sensato,

pero siempre hay su tensión en los debates.

Y luego aplaudes y tal.

Hombre, salvo que te encuentres con un desalmado,

la verdad es que tienes unas relaciones normales.

¿Un segundo después de ser elegido presidente qué se siente?

Bueno, pues se siente satisfacción

y al mismo tiempo una gran responsabilidad.

Cuando llegué al Gobierno, a la presidencia,

yo ya venía un poco bregado. Sí, muy currado en eso.

He sido concejal, yo he sido concejal.

Es algo por donde deberían empezar todos los políticos

porque allí sí que se aprende y se escuchan los problemas

que tiene la gente.

Hombre, es una gran responsabilidad y es un honor y un orgullo.

Para mí ser presidente del Gobierno de mi país

es la pera. Es decir, eso es un enorme honor

y le voy a dejar a mis hijos,

aunque luego me aticen y me digan que tal,

todas esas cosas que te dicen,

pero el patrimonio que le dejas es ese,

porque otro no le voy a dejar.

Pero eso... ¿Y renuncias a muchas cosas

por ser...? ¿Se renuncia a muchas cosas?

Mira, Bertín, es igual a lo que renuncies

porque ser presidente del Gobierno de España para una persona

que tiene vocación política como yo no se puede ser otra cosa.

Renuncias, sí, tienes poca vida privada,

no puedes andar por ahí.

Yo no voy a andar tomándome unas copas por ahí

porque eres un espécimen, dicen: "¿Qué hace este aquí?".

Pero no, me compensa sobradamente

y he tenido momentos enormemente duros,

enormemente duros, pero estoy orgulloso y satisfecho.

Creo que algo he hecho por mi país.

¿Qué momento más duro ha habido en estos cuatro años?

Ha habido muchos, muchísimos.

Uno especialmente duro fue el año 2012,

cuando nos iban a rescatar, que íbamos a estar

como Grecia y Portugal y yo reuní a los económicos

y teníamos que cortar.

No nos prestaban, no había dinero

y dije: "Vamos a priorizar". Era cuando estaba la prima 600.

Sí, 600 y pico. Fíjate, ahora pedimos dinero prestado

y nos pagan, es surrealista.

Es verdad. Pasó el otro día.

Pedimos dinero a 12 meses

y el interés no es que nos cobraran...

Es que es negativo. Es que nos pagan.

En aquella época era... Entonces había que cortar.

Bueno, fue cuando al final me quedé yo.

Al final estas cosas le toca a uno la decisión.

Fue cuando quitamos la paga extra a los funcionarios,

tuvimos que subir el IVA y una serie de cosas.

Aquello fue muy duro, muy incómodo

y, sobre todo, es que no tenía alternativa.

¿Piensas que se explicó suficientemente o no?

Pues creo que no.

O lo explicamos mal o no se quisieron atender

nuestras explicaciones, pero probablemente no.

Los primeros tiempos en el Gobierno yo no explicaba nada,

yo tenía mil millones de líos

y estaba concentrado en a ver cómo resolvía el follón.

Pues seguramente me expliqué muy mal,

ni me expliqué. Bueno, oye, pues no se acierta siempre.

¿Qué le voy a hacer?

Nosotros entramos en diciembre del 11

y en enero del 12 tengo mi primer consejo en Bruselas

y era una cosa, dije: "¿Esto qué es?".

"Usted tiene que bajar del 9 al 4,4.

-Es que es imposible porque tengo que quitar

50.000 millones del presupuesto y es imposible quitarlos".

Y entonces me dediqué mucho tiempo a Bruselas,

a intentar convencer, a tal y cual.

Claro, esto te tensiona mucho.

Oye, aquí tienes líos todos los días,

pero aquí vives, pero aquella época fue espantosa.

Pero espantosa. ¿Cómo es vivir en La Moncloa?

Bien. Realmente... Bien.

Materialmente vives muy bien

y tiene una cierta tendencia al aislamiento.

Dices: "Ahora voy a salir de aquí, tengo que salir con dos coches,

con toda la parafernalia, con el follón".

Al final te genera una cierta tendencia

al aislamiento, pero muy bien. Por lo demás, muy bien.

¿Se llega a sentir como una casa? Sí, sí.

Al final, por allí entra uno, entra otro,

sube gente y tal, pero bueno, pero yo lo siento como una casa.

¿En el tema de Cataluña esperabas que fuera a llegar

adonde ha llegado y, sobre todo, cosas que te critican,

la aparente falta de acción?

Hay algunos que me dicen falta de acción.

No sé qué querían que hiciera, alguna barbaridad;

si no, no se me ocurre.

Y otros me dicen que he transigido poco.

Todo es opinable.

Yo creo que he actuado ahí con prudencia,

con proporcionalidad y con firmeza.

Yo no he cedido en lo que no puedo ceder.

Yo no voy a ceder nunca en la unidad de España

ni en la soberanía nacional.

La soberanía nacional es que sobre lo que sea España

decidimos todos.

Es decir, tú opinas y yo sobre Santiago de Compostela,

sobre Girona y sobre Las Palmas de Gran Canaria.

Todo el pueblo español decide lo que quiera que sea su país

y no unos cuantos.

En la igualdad de los españoles yo no voy a ceder nunca

y en que se cumpla la ley no voy a ceder nunca.

En esos cuatro puntos conmigo que no cuenten

porque no me dedico a la política

para crear un problema con esos asuntos

que son vitales en lo que es la convivencia de un país,

son los fundamentos de un país y los cimientos de nuestra nación.

La mayoría de los catalanes no quieren eso

y mientras yo sea presidente del Gobierno

voy a estar detrás de ello sin dar berridos

ni gritos ni broncas porque eso no sirve para nada.

Presidente, a mí hay una cosa... Bueno, a mí no, a todos,

hay una cosa que nos impacta muchísimo

y que nos preocupa un disparate,

que es el tema del terrorismo yihadista.

Esto tiene un problema,

que es que estos no van a por una persona en concreto,

a por un ministro o a por un comisario,

a estos les es igual.

De lo que se trata es de matar gente

y la gente son números.

Le es igual su profesión, quiénes sean,

lo que piensen, a lo que se dediquen

o su nacionalidad, lo cual hace más difícil combatirlo.

Además, es más difícil porque esta gente

está dispuesta a morir. ¿Qué hay que hacer?

Esto no es tan fácil. Claro, claro.

Yo creo... Es decir, es muy importante

la unidad dentro de cada país.

Como aquí tengamos discrepancias en materia

de lucha contra el terrorismo, apaga y vámonos.

También es muy importante la unidad fuera,

todos los países del mundo nos llevemos bien o mal.

Rusia, Estados Unidos, que hay lo que tal,

en este tema tienen que estar unidos.

Luego se pelean en lo que les dé la gana,

pero este es un tema capital.

Bueno, los servicios de información son capitales,

los servicios de inteligencia, Policía, Guardia Civil.

Hay que ver Internet,

es muy importante y se puede controlar mucho.

Pero es un tema endemoniado.

¿Cómo viviste los atentados de París?

¿Dónde estabas el otro día? ¿Dónde te pilló?

No, estaba en casa. Era el viernes por la noche.

Yo me iba a ir a Barcelona, que luego suspendí

porque de ahí me iba a Turquía.

Cuando lo vi, dije: "Esto ya es..."

Lo que más me sorprendió era que estaba muy organizado.

A veces son dos o tres, pero esto era muy organizado

porque era un golpe aquí, otro golpe aquí, otro golpe allá.

De hecho, ya hemos visto que venían de Siria.

Arreglar Siria es capital.

Quedan todos los problemas...

Fíjate, millones de personas se han ido de Siria,

que es este problema que tenemos ahora en Europa,

llega la gente o caminando en barco.

Oiga, ¿y qué van a hacer, se quedan allí para que los maten?

Es una situación verdaderamente terrible.

Esta es la gran prioridad mundial en este momento.

La situación económica será mejor o peor,

nos irá peor o mejor, bueno, muy bien,

pero tenemos que vivir en un mundo donde haya libertad,

que es lo más importante que puede tener un ser humano.

De los dos temas que quizá preocupen a los españoles,

sin duda ninguna, uno es el tema de la corrupción.

¿Cómo te ha afectado como presidente

algunos casos de corrupción que ha habido?

Me ha afectado muchísimo.

Me ha afectado... Vamos, ha sido una cosa tremenda.

Nos ha hecho muchísimo daño como partido político.

Además, es lógico

que nos haya hecho mucho daño como partido político.

Hemos intentado tomar medidas, hemos modificado muchas leyes,

hay mucha gente que hemos apartado del partido.

Lo único que puedo decir en este momento

es que haré todo cuanto esté en mis manos

para que esto no se vuelva a repetir nunca.

En esta legislatura han pasado muchas cosas,

pero una de ellas ha sido la abdicación de don Juan Carlos.

La abdicación se produjo en el mes de junio.

Ya llevábamos hablando de ella meses.

Ajá. Meses.

Y, bueno, al final, él eligió el momento.

Me dijo: "Oye, Mariano, yo creo que tal".

Y hablamos entonces con Rubalcaba.

Que hay que decir que se portó como un señor.

Porque estas cosas... Creo que lo es, además.

Me lo dice mucha gente. Se portó como un señor.

Y mira una cosa, Bertín.

A veces, esto que hablamos... Nos castigamos...

"España no sé qué...". No, no.

Pues en España quedó demostrado que las instituciones funcionaban,

y muy bien.

Porque en 17 días se produjo

la sucesión en la Jefatura del Estado,

y todo fue por el libro.

Y, realmente, don Juan Carlos ahí,

como en tantas y tantas veces a lo largo de su reinado,

demostró lo que era, un extraordinario estadista.

En esta legislatura, que ha sido de mayor crisis económica,

los casos de corrupción,

la abdicación del rey que hemos hablado...

Sí. Lo de Cataluña, tal...

¿Cómo tienes todavía ganas...?

Y esta es la última pregunta que te voy a hacer aquí,

que nos vamos a tomar una copa, que no puedo más.

¿Cómo tienes ganas todavía de volver a ser presidente?

Bueno, me ha tocado una época...

Bueno, digamos que hubo épocas más fáciles, ¿no?

(RÍE) Pues... Eh...

Porque tengo la sensación

de que aún quedan unas cuantas cosas pendientes.

Y no tengo por qué ser yo el que las arregle,

pero creo que quedan...

Antes te decía: "Creo que la economía...".

Le hemos dado la vuelta, pero falta todavía.

Todavía hay mucha gente que...

Oye, hay que conseguir más empleos,

hay que ver si la gente gana un poquito más,

si mejora un poco lo que es su vida...

Mejorar los empleos. Y mejorar los empleos, claro.

Es decir, creo que hay...

Y, además, creo que eso sabemos hacerlo.

No digo que los demás no sepan, pero creo que el partido mío,

esto de crear empleo, creo que sabe hacerlo.

Y creo que es bueno que lo hagamos. Y, bueno, he estado cuatro años...

Me encuentro bien. Físicamente, me encuentro bien.

Tengo equilibrio. Creo que eso es importante.

Y tengo ganas, Bertín, yo qué sé.

Es decir, ¿por qué haces tú una cosa u otra?

Porque tienes ganas, ¿no? Pues nadie te obliga. Tengo ganas.

Te voy a decir una cosa, presidente.

Yo creo que es la primera vez que,

después de oír a un político tanto tiempo,

no le he escuchado nunca,

en ningún momento, criticar a la oposición.

Esto es empanada gallega.

Porque antes he hablado del albariño,

pero ahora hablo de la empanada gallega,

que es uno de los clásicos.

¿Quién ha hecho la empanada?

Esto fue una cosa que se inventó mi suegra,

que no vive aquí,

y entonces tienen la receta allí, en Moncloa.

¿Ah, sí? Sí.

Ten cuidado, porque esos... Cortan mucho.

Son de Samantha Vallejo-Nágera, la de "MasterChef".

Ah, sí, claro. Encantadora.

Y me mandó unos cuchillos...

Ten cuidado, porque te puedes cortar un dedo.

La verdad es que son muy bonitos. ¿Verdad?

Bueno, yo me voy a poner esto.

Yo me voy a poner esto,

porque, yo no sé si querrás o no, pero ayer me puse de aceite...

Yo soy una catástrofe haciendo cosas. Organización.

Tengo... ¿Esto es salmón?

Sí. Hacemos lo que te guste. No, no...

Ah, y tengo un...

Unos mejillones que voy a hacer hervidos.

Vete, si quieres... Mira, ahí tienes...

¡Ostras, está frío!

He dicho que lo metieran en el congelador.

¿Estos chismes te lo han regalado los de "MasterChef"?

Te vas a manchar. Fíjate qué problema.

¿No quieres el delantal? No. Estoy bien así, ¿no?

Como quieras. A ver si Viri se va a cabrear con nosotros

como llegues con todas las cosas manchadas.

Yo te echo la culpa a ti. Con lo cual, me quito de en medio.

Bueno, voy a hacer los mejillones. Venga.

Yo soy un paquete. Me han explicado...

Fabiola me ha dicho: "Como te equivoques...".

No, no...

"Como te equivoques, eres un paquete,

porque esto es facilísimo".

Aquí la clave es ponerle buena voluntad.

Sí, sí.

Cada uno hace lo que puede. Eso, sí.

No vamos a volvernos locos.

Me han dicho que tengo que poner esto, encender...

Hay que encender el fuego primero, que siempre es...

Yo donde tengo más líos es en esto. Ya empezamos.

Oye, pues esta empanada tiene muy buena pinta.

No, no, tiene una pinta...

Oye, voy a tener que llamar a alguien para encender.

¿Tú crees que es normal? La inducción me tiene amargado.

Oye, ¿sabes una cosa? Que yo tengo hambre ahora.

¿Te quieres creer que no sé encender esto?

¡Jo! Pero, coño,

si me lo ha explicado... si me lo ha explicado Fabiola.

Pero... Pero...

Pues yo me temo que no puedo...

Yo te puedo echar un discurso, pero ayudarte a encender esto,

me temo que no...

Pero ¿cómo es posible que sea tan inútil?

Me dice: "Le das aquí al...".

Le das así...

Dice Fabiola: "Dale un toque solo".

Y es que aquí... Esto va a explotar en cualquier momento.

Presi, ten cuidado. Entonces vámonos de aquí.

Y aquí está, 15 para hervir. Aquí está.

En Bruselas presumen de mejillones y le meten oleadas de salsas,

mantequillas, tal... Y no.

El mejillón de verdad es cocido y con limón.

A mí me encantan. Sí, sí.

Estos son... Buenos mejillones.

Estos son buenos.

Vamos a esperar a que hierva. Estos son buenos mejillones.

Y en La Moncloa, presidente, ¿quién cocina?

Hay cocinero.

Hay cocinero.

¿Y Viri cocina bien o no?

Sí. ¿Sí?

Sí, sí. Cocina bien.

Vamos a brindar por el futuro de España.

Eso es lo más importante.

Que será el nuestro también, ¿eh?

Que será el nuestro, efectivamente.

Oye, ¿y en la política se come bien?

Bueno, depende de... Coño, que se me quema eso.

Cuidado.

A ver si va a explotar.

En general, sueles comer a toda velocidad.

Por ejemplo, en Bruselas, en los consejos europeos,

es el sitio donde peor se come del mundo.

¿Sí? Es una cosa terrible, vamos.

Te ponen allí un... Pero ¿por qué?

¿Qué te dan de comer?

Una cosa llena de mantequilla, todo...

Yo me inflo a pan con aceite allí.

Además, todas las reuniones terminan a las 4:00 o a las 5:00...

Pero, bueno, oye...

Bueno, ahora me han dicho que esto se cierra rápido.

¿Y cuánto tiempo tienes que tenerlo?

Hasta que se abran. Como tiene un cristal, se ve.

Presi, ahora que estamos...

ahora que estamos aquí con productos gallegos,

¿cómo...? Explícanos cómo es un gallego.

¿Es verdad que no dice nunca lo que piensa

o lo dice al revés o cómo?

Es una pregunta para nota, Bertín.

Vamos, eh.

El gallego es, normalmente, un tipo de fiar.

Yo creo que nadie se acuerda

de que hiciste un cameo en una serie.

Sí. Con Juan Luis Galiardo.

(TV) "Caramba, el gran Isaías.

Pero ¿qué haces tú aquí?

Pero ¡qué alegría, Mariano! ¡Cuánto tiempo sin verte!

Desde Santiago que no te veía, ¿eh?

¿Y tú qué haces aquí?

Venía a ensayar con el coro y han perdido la autorización.

¿Y qué pasa, que no te dejan entrar?

Desgraciadamente, hijo, ya no me creen.

Ya pareces un político.

Bueno, espera un momento, a ver si lo arreglo.

Gracias."

Y la verdad es que me lo pasé bien. ¿Sí?

Dije: "A lo mejor aquí podría dedicarme yo a esto en lugar...".

En un momento dado... ¡Ostras! Oye, ¿qué has hecho?

No sé. Para, que esto... Esto habrá que quitarlo, ¿no?

Esto... Por favor, mirad aquí lo que está pasando.

Ha salido como una especie de espuma...

Están abiertos ya.

Ya están abiertos. Sí.

Los vamos a poner aquí, encima de la tabla esta.

Y ahora nos sentamos. Nos vamos a tomar un mejillón, ¿no?

¡Hombre!

Oye, están abiertos. Hay que echar el limón...

Limón, limón.

La verdad es que estos cuchillos... Hombre, originales son.

Presi, la cocina te la trabajas poco, yo creo, ¿no?

Yo, la verdad, es que no me la trabajo nada.

Cuando estudiaba la carrera en Santiago...

¿Cómo hacías?

Pues espaguetis en blanco o arroz en blanco

con latas de cosas que le echaba por encima.

Los hombres, en general, de nuestra edad

hemos sido muy expertos abriendo latas.

Sí. Abrimos latas con una categoría...

Yo era un crac abriendo latas. Oye, que tiene su arte.

Qué bien. Pues estos...

Ahora hay unos cocineros sensacionales.

Espectaculares. Y hay mayoría de hombres.

Sí. Pero, por ejemplo,

en Galicia quienes cocinan bien son las mujeres.

¿Ah, sí? Sí.

Hombre, hay hombres que tal, pero hay una gente que...

Mi madre cocinaba extraordinariamente bien.

Oye, se me han abierto unos y otros no,

pero vamos a trincar los que se han abierto.

Sí, porque tampoco...

Como meta otra vez la cazuela esa ahí dentro,

puede salir eso ardiendo.

¿Es verdad que una vez estuviste en un grupo que compró lotería

y le tocó a todo el mundo menos a ti?

El Gordo.

¿El Gordo fue? El Gordo.

¿Ah, sí? El Gordo de Navidad...

¿El de Navidad?

Sí, sí.

Yo era vicepresidente de la Xunta

y nos hicieron una moción de censura.

Con lo cual, nos echaron a patadas. Y entonces yo me fui

al Registro de la Propiedad de Santa Pola,

que era donde tenía mi plaza.

Y allí comíamos unos cuantos una vez a la semana.

Y hubo un día

que se intercambiaban lotería y tal,

y yo no había podido estar en esa comida porque me había ido

a una conferencia que daba en el Club Siglo XXI, en Madrid,

un colega de mi partido.

Y, entonces, uno que estaba en Alicante...

Bueno, allí todo el mundo... Se daba un décimo, dos...

Repartió los décimos entre todos y les tocó el Gordo.

El Gordo de Navidad. Qué faena.

Luego llamé y dije: "Oye, ¿quién se quedó con mi décimo?".

Nadie se había quedado con él.

Dije: "Vaya solidaridad que hay en esta pandilla".

Podías haber hecho el anuncio ese que sale...

El anuncio del año pasado.

Pues sí. Que se iba un tío del bar

y luego le habían guardado el décimo.

A mí no me lo guardaron.

Fue el Gordo de Navidad...

Yo creo que era de 1987. Fíjate.

Macho, pues un décimo era un pastón, ¿no?

Creo recordar que eran 25 millones de pesetas de entonces.

¡Madre mía de mi vida!

No, era una pasta.

Era una pasta. ¿Y sigues jugando o no?

Sí, sí, siempre.

Yo solo juego en Navidad y en Reyes. Pero en Navidad, sí.

Porque, además, intercambias con amigos y tal y cual.

Yo, como dicen en Andalucía, yo juego mucho a los ciegos.

Porque, además, tengo una relación con ellos maravillosa.

Y son una gente...

El presidente de la ONCE es de Pontevedra.

¿Ah, sí? Sí.

No lo sabía. Sí.

En España hay mucha gente que hace muchas cosas,

que no se conoce, verdaderamente importantes.

Y eso es lo que es un país.

Porque a veces la gente dice: "No, el Gobierno".

No. Un país es lo que sea su gente, ¿no? La sociedad.

Lo que tú dices: la ONCE, tu fundación... Es decir...

No es el Gobierno, es... Todo.

Todo el mundo. Y todo el mundo puede hacer algo.

Es decir, si todo el mundo es capaz de mejorar un poco en su trabajo,

sea lo que sea o en lo que haga, eso será bueno para todo el país.

Es verdad.

Yo eso lo... ¿Probamos un...?

Yo voy a probar esto. Yo, también.

Voy a probar uno. Si no me muero...

No, tiene una pinta... Esto está buenísimo.

Son unos sensacionales mejillones.

Le he echado un poco por encima, pero le vamos a echar más.

Oye, pues están muy buenos. ¿A que sí?

He conseguido hacer algo en la cocina

sin que se me queme ni rompa nada.

¿Es verdad que a la Merkel le encantan

los pimientos de Padrón?

Yo la invité el año pasado, y este año ella me invitó allí,

a hacer el Camino de Santiago.

Es verdad, eso lo leí yo.

Hicimos el Camino de Santiago y luego la invité a comer.

Fue un viaje que salió muy bien.

Allí, en Santiago, en un restaurante.

Muy cerca de donde yo nací, en la plaza del Toral de Santiago,

en la catedral. Sí, se los pusimos y se los comió. Le encantaban.

De hecho, eso fue en la cena y al día siguiente

pidió que si le podían traer unos poquitos.

Vosotros, los políticos, y el presidente imagínate,

lo que tenéis que promocionar son los productos españoles.

Hombre... Claro.

Además, es que se promocionan tan fácilmente...

Yo, en uno de los primeros viajes que tuve fuera,

cuando fui presidente,

fue a una reunión de una cumbre de seguridad

en Corea del Sur.

Allí estaban todos los...

Obama, el chino...

Todo el mundo.

Y entonces...

El vino blanco que pusieron era un Torres catalán

y el vino tinto era un rioja.

¿Sí? Como te lo cuento.

Evidentemente, no era para hacerme la pelota a mí,

porque estaban Obama, el japonés, el tal...

Para hacer la pelota había muchísimos. ¿Qué te parece?

¿Y el inglés? ¿Cómo vas con el inglés?

Pues... Me cuesta.

Me cuesta.

Por suerte, mis hijos hablan ya inglés a su edad,

pero en mi generación no te mandaban a ningún sitio...

Bueno, sigo teniendo mis clases y voy ahí...

Para hacer... No lo hace nadie.

Para manejarme por ahí lo hago, ahora, para...

Cuando te encontraste a Obama en el gimnasio, ¿te manejas?

Sí, sí, para eso sí.

Para lo que no me manejo es para dar un discurso

sobre el déficit del sector exterior,

pero eso no lo hace nadie, salvo los nórdicos, pero...

Los nórdicos, que son bilingües.

Pero en España ahora ya eso ha mejorado mucho y eso es capital.

Es una de las cosas que siempre digo:

"Esto, en el mundo en que vivimos...

El saber no ocupar lugar nunca, pero esto es imprescindible".

Los idiomas son imprescindibles. Imprescindible.

Pero ¿das...? Sí, sí, doy clases, sí.

Hoy no di, pero di ayer y anteayer.

Claro, el problema es sacar tiempo, ¿no?

Oye, y de deporte, ¿cómo estamos?

Bueno, ya sé de qué equipo eres, pero cuéntanoslo.

Vamos a ver, yo...

Porque sobre esto siempre se dicen muchas cosas.

Yo soy del Madrid y del Deportivo de La Coruña.

Ahora, realmente, mi equipo favorito es el Pontevedra,

pero claro, el Pontevedra está...

Hemos ascendido este año a Segunda B.

Estaba en Tercera el año pasado.

Y luego, hombre...

No quiero que pierda el Celta.

Mis hijos... Uno es del Deportivo y el otro del Celta.

¿Se puede ser del Deportivo y del Celta?

No. Uno del Deportivo y otro del Celta.

No, del Deportivo y del Celta no se puede ser.

Entonces, yo soy del Deportivo. Tenía entendido que no.

Cuando ganó la selección en Sudáfrica, ¿dónde estabas?

¿Estabas allí?

La final del Mundial de Sudáfrica la vi con mi mujer en casa,

los dos solos. ¿Los dos solos?

Sí. Mi hijo Mariano

estaba estudiando fuera.

Hablamos con él y luego nos dijeron que estaba llorando.

Bueno, es que aquello fue emocionante.

Bueno, yo le dije: "Oye, ¿tú te crees que esto...?

Dos Eurocopas, un Mundial.

A lo mejor la palmas dentro de 100 años y no lo vuelves a ver".

Yo te iba a proponer, presidente, que jugáramos al futbolín.

Lo vamos a hacer ahora,

pero yo quiero que te metas otro lingotazo, porque si no...

¿Eso qué es? ¿Para intentar controlar y lograr marcarme un gol?

Me han dicho que juegas de pelotas. Me vas a sacar a pelotazos.

El futbolín tiene una cosa... No sé si es un problema o no,

pero tiene dos equipos, como es lógico.

Uno es el Madrid y otro es el Barça.

Uno tiene que jugar con el Barça... Tú.

Bueno...

Yo te diría, presidente, que yo creo que a ti

te va a hacer mucha más falta jugar con el Barça.

A mí en Barcelona me quiere todo el mundo.

Yo estoy allí encantado. A lo mejor...

¿Y a mí no me quieren allí? Sí, sí, pero...

Bueno, depende.

Yo creo que tienes que hacer más méritos que yo.

Bueno, bueno...

En fin, no voy a discutir...

¿Dónde están las pelotas? Las tengo yo.

Vale, porque... (RÍE)

Es verdad. En este juego hacen falta muchas pelotas.

Oye, hay diez.

El empate a cinco no es posible.

No, sacamos nueve. Sacamos nueve.

Ya sabes, el que meta... Hace una pregunta.

Con perdón y el debito respeto, le hace una pregunta al otro.

¿Una pregunta con mala uva o...? La pregunta que quieras.

Que tenga su gracia.

Vamos a prepararnos bien.

Joder, joder, ¡eh!

Me cago en la leche, me cago en la leche.

(RÍE)

Me cago en diez.

¿Ahora quién pregunta?

Vas a ganar en Cataluña con esto.

Esto te va a ayudar un disparate en Cataluña.

1-0. Sí, sí, pregunta.

Pregunto: ¿quién te cae mejor Pedro Sánchez o yo?

Joder, joder, joder.

(RÍE)

Oye, no es obligatorio.

No es obligatorio responder. ¿Con comodín o sin comodín?

Con comodín. Con comodín.

Bueno, con comodín tengo que decirte que Pedro Sánchez

es el invitado que he tenido en mi programa

que más me ha sorprendido,

porque ha sido mucho mejor de lo que yo esperaba.

Y tú no me has sorprendido,

porque eres exactamente como yo pensaba que eras: un tío estupendo.

Bueno, un centrista. Un tío estupendo.

Vamos allá.

Cuidado con esta, ¿eh?

¡Ay!

Pero si yo no he jugado al futbolín en mi vida, me cago en la leche.

¡Ay!

Venga, va, segunda pregunta.

¿Tú estás dispuesto a representar a España

en el Festival de Eurovisión?

No, no...

¿Eh?

Mira...

Yo voy... Yo iría al Festival de Eurovisión

con mi hermanito Paco Arévalo

y una canción que cantamos con una zambomba.

Bueno, oye, eso está bien.

¿A quién le tengo que transmitir esta idea?

Esto se lo tienes que transmitir...

Yo te diré. Televisión Española. Bueno, oye, pues nada, nada.

Oye, eso puede ser un pelotazo. Venga, 2-0.

¡Toma! Ostras, pero esto ha sido...

A ver la pregunta.

La pregunta es:

si tuvieras que hacer una foto con tres países

con los que tenemos que vivir el futuro más cercano,

¿con qué países la harías?

Joder, joder, te he pillado ahí.

Sí, pero voy a ver si hago una cosa así de difícil comprensión.

Pues mira,

voy a hacer una cosa que...

No hay réplica, ¿no? No.

Unión Europea... No, un país, un país.

Hombre, pero si me has dicho que no hay réplica,

pero bueno, oye. Vale, Unión Europea.

Es que para nosotros...

Marruecos, Unión Europea y Estados Unidos.

Y Latinoamérica. Esto es lo que hay.

Pero es que me has puesto medio mundo, eso no vale.

No, pero te voy a decir una cosa. Mira.

Latinoamérica... En España hay más de un millón

de latinoamericanos que están viviendo aquí con nosotros

y es gente... Y tu mujer.

Con los que yo tengo una unidad de corazón tremenda.

Claro, y es gente que ha dado la talla,

que se ha integrado, que ayuda mucho

y que se siente muy española.

Sí, señor. Chócala ahí, porque tienes razón.

Y yo estoy ahora intentando arreglar los líos de...

En el tema de los visados, hemos arreglado con Colombia

y Perú, que es una batalla terrible en la UE,

y ahora voy a intentar arreglar el tema...

¿Ya no hay visados para los colombianos para España?

No, para los... Visados de corta duración.

Vienen tres meses sin visado. Y ahora voy a hacerlo para Ecuador.

Pero la has jodido. ¿Por qué?

Ahora ya no tiene caso, pero yo, cuando tenía alguna novia

colombiana, no la podía traer a España nunca,

porque no le daban el visado. Y lo hemos arreglado ahora.

Es que no estaba yo de presidente en ese momento.

Tienes razón. Vale. Venga.

2-1, gano yo. Sí, sí, ganas tú, vale.

Joder, qué paquete...

Pero oye, ¿esto qué es?

Oye...

Vale, es verdad, que se hacía... Toma.

Joder, otra vez.

Este... Este...

Yo creo que aquí es la UEFA y la FIFA,

que con todos esos líos que tienen...

¡Ah! Oye, ha sido impresionante.

Robar el balón.

Y ahora pregunto yo.

Pregunto yo... (RÍE)

A ver qué te puedo preguntar.

Se te cambia la cara cuando vas a preguntar.

Para fastidiarte. Voy a hacer una de las complicadas.

Oye, ¿te parezco tan aburrido como dicen algunos?

Ni de coña.

Ni de coña.

A mí me parece que tienes una retranca gallega

y un humor gallego que la gente no conoce y hay que explotarlo.

Bueno, has estado bien.

Venga. Ahí va.

3-1.

Joder, Bertín, para atrás no, coño.

Ay, ay, ay.

Joder, me está pegando una paliza el Barça...

Solo faltaba esto. Me cago en la leche.

¡Ahí va!

Esto es divertidísimo.

Venga, ahí va. A ver.

Se tira otra vez por el agujero. A ver.

¡Uy! Bueno, qué portero tengo aquí.

Qué porterazo. Es importante tener portero.

¡Ay!

Pero esto ha sido terrible, vamos.

Soy un paquete inhumano.

4-1. Oye, y el árbitro es neutral.

No sé qué está ocurriendo aquí.

Entonces...

(RÍE)

Se te van a acabar las preguntas. No, no, no.

Uno tiene imaginación, ¿eh?

Si te ofrecieran ser candidato a alcalde por Jerez, ¿aceptarías?

Mira, te voy a contestar sinceramente.

Estuve a punto de presentarme,

hace más de 15 años, ¿vale?

A punto.

Bueno, yo ya entiendo que puede haber una oferta.

¿Cómo vamos? ¿4-1? Sí, 4-1 ya.

Dale otro.

¿Y tú quieres jugando? Sí, terminamos las nueve,

porque si no, van a decir que soy un cagado.

Joder, macho, es que defiendes muy bien.

Estoy arrinconado ahora aquí. (RÍE)

Tengo que salir de aquí.

(RÍE) Es que yo le doy para atrás. ¿Seré inútil?

Tengo que salir de aquí, porque... ¡Ay!

Pero... Pero...

Esto es una catástrofe. Estoy quedando fatal con esto.

¿Estás muy cabreado por el resultado de este partido?

¿Cabreado? Estoy como una mona. Vale, venga, echa.

Te la voy a dar así, porque...

Me la va a meter otra vez. ¡Joder!

6-1.

Pregunta, pregunta.

¿Vas a cambiar de táctica para marcar algún gol?

Voy a cambiar de táctica, sí,

porque no estoy jugando con el centro del campo.

Ahí está la clave de la jugada. No estoy jugando con el centro.

Estoy más pendiente de que no me la metan, con perdón.

6-1.

Venga, la última. Esta te la tengo que meter.

Esta sí. ¿Y ahora qué hago yo?

No...

No, Bertín, por Dios. Uno, aunque sea uno más.

Es que te quiero hacer una pregunta que me encanta hacértela.

Te la tengo que hacer. Ahí, ahí.

No, no.

Última pregunta.

¿Te has dado cuenta de que llevo un mes trabajando en este partido

y tú no le has dedicado ni un segundo?

¿Eh?

Bien, presi. Muchísimas gracias

por pasar el rato que has pasado aquí.

Me he reído mucho. Ha sido un honor tenerte en casa.

Me lo he pasado fenomenal. Eres un fenómeno,

al futbolín desde luego. (RÍEN)

Muchísimas gracias.

"Lo es, un fenómeno,

en el terreno de juego y en las distancias cortas.

Es cierto que quien ha llegado a mi casa

ha sido el Presidente del Gobierno,

pero mi sensación es que, con quien he estado hablando

ha sido con Mariano, así, a secas,

más que con el mandatario.

Para empezar, he agradecido que apareciera con un albariño

y que enseguida me hablara del Mariano niño,

de sus recuerdos del colegio en el que estudió,

donde su hermano Quique y Zapatero

fueron buenos estudiantes y compañeros.

Del Mariano hijo, que perdió demasiado pronto a su madre

sin que pudiera verlo de presidente

y de lo mucho que admira a su padre,

hombre flexible y recto a la vez.

Al Mariano apesadumbrado por perder contra natura a un hermano.

Al Mariano diligente y trabajador,

que echaba 13 horas diarias para hacerse registrador.

Al Mariano padre y marido, casado con una economista

que le ha animado a aceptar mi invitación.

Sin duda, una chica lista.

Al Mariano conciliador y tolerante,

que no ha hablado mal de ningún contrincante.

Al Mariano disfrutón con la empanada de la suegra,

el queso y el mejillón. Y eso que hoy cocinaba yo.

Al Mariano forofo, fan del Madrid, del Deportivo y del Pontevedra,

pero que por el bien de España ha sido capaz de jugar con el Barça

con la misma destreza.

Y al Mariano figura del futbolín,

que a pesar de mi pericia, me ha metido un 8-1,

no sé si por su habilidad o por mi presbicia.

A ver si para compensar el palizón,

consigo representar este año a Eurovisión.

El caso es que ha sido un honor tener en mi casa

al presidente del Gobierno y, modestamente,

creo que ha sido una satisfacción para ambos, ya que compartíamos

un único objetivo: poder descubrir a la persona

por encima del jefe de la presidencia.

Pase lo que pase el 20 de diciembre,

Mariano, hoy te agradezco tu presencia."

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Mariano Rajoy

En la tuya o en la mía - Mariano Rajoy

02 dic 2015

El invitado de “En la tuya o en la mía” es el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Bertín Osborne le recibe en su casa para hablar, más que con el presidente, con la persona. Charlarán sobre su infancia, su afición a hacer deporte o incluso de los recuerdos que guarda de su madre.
Durante el programa, Rajoy deja clara la buena relación que tiene con algunos expresidentes como Felipe González o José Luis Rodríguez Zapatero y explica también cómo es el día a día de un presidente en el despacho y en casa, con sus hijos y su mujer.
El presidente cuenta cómo ha vivido algunos de los momentos más duros de su vida, tanto en lo personal, como la muerte de su hermano o los accidentes que ha sufrido, como en lo profesional, su nombramiento como candidato a la presidencia del Gobierno o algunos de los episodios más complicados de estos cuatro años de legislatura.
En la cocina, Bertín y Rajoy cocinan unos mejillones al vapor mientras hablan de los tópicos gallegos o de cómo admiran sus homólogos extranjeros la gastronomía española.
Para terminar, los dos juegan una partida al futbolín en la que conocemos si Bertín está dispuesto a representar a España en el Festival de Eurovisión o si sería candidato a alcalde.

ver más sobre "En la tuya o en la mía - Mariano Rajoy" ver menos sobre "En la tuya o en la mía - Mariano Rajoy"

Los últimos 247 programas de En la tuya o en la mía

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Secciones:
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Rosario

    Desde Uruguay!! Un lujo el Presidente Rajoy. El pueblo español es muy inteligente y sabe a quién votar. Es un político moderno, que sabe rodearse y que ha sacado a España de la crisis que heredó del gobierno anterior. Hombre de familia, con ideales y preparación para que siga en el Poder. Os felicito a todos los españoles y brindo para un futuro venturoso para nuestra Madre Patria.

    17 dic 2015
  2. Olinda Maria Cismeiro

    Olinda(portuguesa) Gracias Bertin por tu programa. Presidente Rajoy, no hay cambiado para nada mi opinion que ya tenia dele, una gran persona, un Presidente con carisma, educado, una larga experencia y inteligencia, en su trato con la oposicion - impecable - .e los españoles que sepan apreciar lo que tienen - un gran Presidente de un gran pais. Vivo a caballo entre Marbella y Viena, me interesa mucho la politica.

    11 dic 2015
  3. ross

    Sin lugar a dudas.... Me quedo con El Sr. Rajoi. Me ha encantado la entrevista, al principio parecia un poco serio, pero despues se fue relajando hasta ver realmente que es una persona muy sencilla, educadisimo y con mucha clase a la hora de contestar, se ve que es un hombre con mucha experiencia y con mucha inteligencia. Realmente me ha gustado mucho ver la parte mas divertida del Sr. Rajoi en el futboll. Sr. Presidente!! De aburrido usted no tiene nada y si no que vean el partido de futboll en el que derroto a nuestro queridisimo Bertin y que sin embargo lo acepto con mucho carista. Un abrazo Bertin!!

    09 dic 2015
  4. Zunzun

    Estoy en USA no consigo ver los vídeos de Bertin, los han subido a YouTube ?? O hay alguna otra forma para verlos ? Gracias

    08 dic 2015
  5. Avatar de pepadelval pepadelval

    Ya no se ven los programas desde el extranjero...por favor digannos algo.....

    08 dic 2015
  6. lasmilyunamelodias

    mariaSI; Mª, tamBién {Å}~MÅría, of course!! SALUTEM~PLURIMAM!!

    08 dic 2015
  7. Marta Navarro de Castellón

    He visto todos los programas, En la tuya o en la mía. Me gusta el formato del programa y me gusta la idea de la hija de Bertín, (según ley en una revista) de que algún programa en rtve tenga un buen rollo y sirva para conocer más de cerca artistas, personajes del humor, de la política, etc, y que no haya el cotilleo mal metiente del que se ha llenado rtve. Soy cubana y vivo en Finlandia. Soy seguidora de rtve hace 15 años y aprovecho para desearle a Bertín Osborne mucho más éxito en este programa. Su carisma y naturalidad, amen de esa presencia tan presentable que se gasta, son un gancho ideal para este programa. Una curiosidad si tengo y me gustaría que me contaran, por qué un programa tan auténticamente español, tiene toda la música en inglés. Suerte a todo el colectivo del programa!

    07 dic 2015
  8. Goga

    Me mude de Texas a Virginia., USA. Aunque tengo television pagada y puedo ver RTVE, me gusta ver las series por internet antes de acostarme. Por alguna razon, aunque acceso a la web, no se me permite abrir los videos para verlos. Pueden solucionar esto? Pueden indicarme como desbloquearles?

    07 dic 2015
  9. Belen

    Me encantó,enhorabuena Rajoy¡

    05 dic 2015
  10. Carmen

    Increíble que Bertin y Mariano sean de la misma edad. Las apariencias engañan... y mucho porque Rajoy parece 20 años mayor. Pasando a lo importante de mi comentario quiero decir que no me gusta nada Mariano como presidente.

    05 dic 2015
Recomendaciones de usuarios