El viaje de un órgano La 1

El viaje de un órgano

Lunes a las 23.50 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4968004
No recomendado para menores de 7 años El viaje de un órgano - Fran - ver ahora
Transcripción completa

España es líder mundial

en trasplante de órganos y donaciones desde hace 27 años.

Hacemos más de 5000 trasplantes al año,

14 diarios de media,

y todo es posible

gracias a la generosidad

de más de 2000 donantes.

El año pasado el trasplante renal

mejoró y salvó la vida

de 3269 personas.

Pero es tan solo un capítulo de esta historia,

la historia de un milagro hecho realidad.

No estamos enfermos pero sí que tenemos una enfermedad, ¿no?

Es la enfermedad lo que me ha hecho ser como soy

y es algo de lo que estoy muy orgulloso.

No creo que haya algo que no pueda lograr.

Me llamo Fran, tengo 29 años y estoy trasplantado de riñón.

(Sintonía "El viaje de un órgano")

En mi caso he sido el trasplantado más joven en completar un Ironman,

conseguí seis medallas:

tres de oro, dos de plata y una de bronce.

Me ronda la cabeza hacer un Ultraman:

10 kilómetros nadando,

275 kilómetros en bici

y 84 kilómetros corriendo.

Si alguna vez me pasa algo, yo que sé, por el esfuerzo,

me ha pasado siendo feliz,

haciendo lo que me gusta y que no voy a dejarlo.

La enfermedad de Fran era irreversible.

-Su riñón no tenía solución.

-Poquito a poco te vas envenenando.

-Es un riesgo de muerte súbita, no avisa.

Cogen una aguja muy larga

y literalmente te atraviesan el cuerpo.

Pasó la noche entera gritando.

Yo no recuerdo unos dolores como esos.

(Teléfono)

Llamaba para hacerte una oferta de un riñón.

Hasta que no me trasplantaron no supe lo que era

tener una segunda oportunidad.

Mi familia es una familia muy muy numerosa,

tengo seis hermanos, más mis padres, más mis abuelos.

Yo creo que el ser tan grandes

hace que estemos muy juntos y que formemos una gran piña.

Un punto de apoyo muy importante.

Fran ha sido siempre muy obediente y muy buen chico

Era un niño muy cariñoso

y muy interesado en sus estudios,

en sus clases y en sus obligaciones.

Fran es muy muy buen amigo,

es de estas personas que están cuando las necesitas,

es divertido y Fran es dar.

Le encantaban todos lo deportes,

jugar al tenis, pádel, nadar, montar en bici, correr.

Siempre que le propusieran deportes nunca decía: "No".

Era un niño feliz.

Fran era el que más conectaba conmigo,

tenía mucha ilusión los fines de semana de ver qué hacíamos

para disfrutar del campo o cualquier actividad.

Me gustaba mucho el skate, la bici, correr,

todo lo que estuviera relacionado con el deporte

me hacía sentir muy bien, además de ir al cine,

ver películas, leer comic

y las cosas normales que hace un chaval de 17 años

cuando está estudiando y viviendo su vida.

Lo mejor de Fran son sus ganas de vivir.

La definición que más se ajusta a mi persona

es un poco el compañerismo, el ser solidario,

el ayudar a los demás, hacer que los demás se esfuercen.

Me gusta mucho que la gente que cree que está en su límite

pueda dar otro poco más

y ver que puede conseguir cosas que no imaginaba.

La enfermedad empezó muy repentinamente,

me empecé a encontrar muy mal, presión en la cabeza,

malestar general en el cuerpo.

(CÁNDIDA-CA) Sus tobillos empezaron a hincharse,

pero él tenía deporte, tenía actividades,

con lo cual lo dejamos estar

durante más tiempo del necesario.

Ese día cambió todo, fui al médico,

tenía una tensión muy alta

y ahí empezaron las pruebas, el diagnóstico.

Mi enfermedad es una glomerulonefritis intersticial,

los riñones fallan, dejan de funcionar

y tu cuerpo no puede eliminar los residuos que genera

y poquito a poco te vas envenenando.

Cuando ya le hicieron pruebas ya su riñón no tenía solución.

Le dieron un tratamiento muy agresivo

para ver si conseguían recuperar su función renal

pero ya era muy tarde.

Él creo que nació con ello, nos dijeron los médicos,

cuando dio la cara ya, pues nada,

no pensábamos tampoco ni que iba a ser tan duro ni tan difícil.

Me dijeron que iba a necesitar un tratamiento de diálisis.

Yo pensé que iba a ser una sola sesión,

que después de ese tratamiento iba a estar recuperado.

El pensar que solo iba a ser una sesión

suavizó un poco ese impacto.

Pues fue un poco un chasco

darme cuenta de que iba a ser todo lo contrario,

que se prolongó dos años y medio.

(CA) La primera reacción es el por qué,

después si podríamos haber hecho algo,

si hubiésemos podido haber estado más atentos

y no haber llegado a que Fran perdiese sus dos riñones a la vez.

Son interrogantes que no llevan a ningún sitio.

Bueno, ha habido momentos en los que sí que me he cabreado mucho

con, bueno, pues con la situación, porque al final eres joven,

tienes muchos sueños e ilusiones que cumplir,

y te preguntas por qué te ha tocado a ti.

Hasta que uno no acepta la situación que le toca vivir

y deja de hacer preguntas sin respuesta,

las cosas no van bien.

Al final no sirve de nada estar cabreado,

no tenía ningún sentido enfadarme con algo que no podía evitar.

Lo asimiló como no he visto yo a personas mayores

asimilar una cosa así.

Cuando un chico adolescente

tiene una enfermedad renal,

generalmente se revela contra el mundo,

sin embargo, Fran es una persona

con una capacidad de encaje altísima,

tenía y tiene una personalidad muy grande

y era capaz de dirigir su vida.

Después de los primeros diagnósticos se hace es una biopsia renal.

Lo que hacen es coger una muestra del riñón,

para ello cogen una aguja muy larga

y literalmente te atraviesan el cuerpo.

(CARLOS-CAR) Algunas biopsias se complican,

el 97 % no se complica.

Alguna biopsia que se complica se pone a sangrar

incluso se puede llegar a quitar el riñón

y algunos pueden perder la vida.

Se generó una hemorragia interna bastante fuerte

y eso me produjo unos dolores,

que yo no recuerdo unos dolores como esos.

Recuerdo y además podría decir que con terror.

(CA) Era tal el dolor que ni siquiera los calmantes

lograban atenuarlo.

Ella veía, bueno, pues que lloraba,

que me retorcía de dolor,

que no había ninguna manera de calmarme

y que sufría también por mí.

(CA) Pasó la noche entera gritando,

Le pedía: "Por favor, no grites, la gente duerme, por favor".

Yo no he visto dolor más fuerte que ese.

La biopsia fue un poco traumática.

Juró y perjuró que jamás en la vida le volvían a hacer una biopsia,

que le hiciesen todas las pruebas que necesitasen

pero que por ahí no podía volver a pasar.

Un mes y medio en el hospital, por muchas visitas que tengas,

por muchos ánimos que te den,

la misma habitación sin poder salir a la calle,

yo creo que es algo que puede con cualquiera.

Se me hizo muy largo, pero bueno.

Mis ganas eran inmensas por volver a casa,

incluso solo por salir.

Ya no quería ni comer, no descansaba por la noche,

había una enfermera y hablé con ella y le dije:

"Mire usted, por este camino vamos muy mal,

porque el niño está llegando a la desesperación

y además es que ya no come".

Digo: "Yo creo que nos deberían dar el alta".

Me decía él eso, que se quería ver en su casa.

Fue llegar a casa y fue empezar a ir todo normal,

todos nos recuperamos mejor en casa que en un hospital.

Más de 24 000 personas

se someten periódicamente a diálisis en España.

Fran comenzó con este tratamiento para intentar recuperar sus riñones.

Una vez salí del hospital pues empecé a hacer vida normal.

Volví al instituto, volví a estudiar,

pero siempre acompañándolo con mis sesiones de diálisis.

Yo intentaba que de alguna manera no influyera

en lo que yo quería hacer, lo que me gustaba

y convivía con las dos cosas.

(ADMÍN) Las cosas que le han venido en su vida

las ha tratado con absoluta normalidad,

creo que es su mayor cualidad. No se ha lamentado,

simplemente lo ha abordado y ha continuado.

No ha sido de hacerse la víctima, ¿sabes? No, no.

Ha sido una persona de no dar importancia a la enfermedad;

menos, imposible.

Durante la diálisis terminé bachillerato,

mi objetivo era hacer INEF, estudiar las Ciencias del Deporte.

Es verdad que fue una época un poquito complicada, ¿no?

Con mis tratamientos, etcétera.

La frecuencia del tratamiento de la diálisis

son tres sesiones a la semana,

cuatro horas en las que la máquina te limpia la sangre.

Lo que ocurre durante todo el tiempo

que transcurre entre una sesión y otra

es que te alimentas, bebes,

y tus riñones no limpian los residuos que generan.

¿Qué ocurre? Que todo eso se acumula en la sangre.

La dieta de Fran cuando estaba en diálisis

es una dieta muy restrictiva.

No debe comer alimentos ricos en fósforo,

los plátanos, son ricos en potasio, tampoco pueden tomar plátanos.

Nada de sal, nada de fritos,

desde entonces no comemos patatas fritas, nunca más.

(CAR) Pueden beber un máximo de medio litro,

setecientos mililitros al día, incluido el agua de los alimentos,

porque como no eliminan agua por la orina,

eso les puede suponer un fracaso cardiaco.

La sensación de malestar

que te generan las sustancias de residuo,

en el momento que empiezas otra sesión de diálisis

todo eso empieza a desaparecer.

Aunque terminas muy machacado porque es un proceso

bastante duro.

Generalmente se encuentran cansados,

les baja la tensión, pero pueden seguir haciendo su vida.

Si el paciente es un poquito más mayor

la tolerancia ya es peor, tardan como un día en recuperarse.

Normalmente la gente cuando sale le cuesta caminar,

pero bueno, yo hacía deporte, creo que eso influyó

en el estado general, en cómo salía de la diálisis.

Incluso había días que yo, por ejemplo,

pues me iba a jugar al pádel después de la sesión de diálisis.

Para Fran el deporte es su vida, sus sueños, su ilusión.

(CA) Si no hubiese podido hacer deporte

lo hubiese pasado realmente mal, peor de lo que lo pasó.

(MERCEDES-MER) Habitualmente nuestro consejo

es que sean un poco más cautos con el deporte,

que siga haciendo pero no con mucha intensidad.

Bueno, yo les hacía un poquito, poco caso.

Ellos me recomendaban que andara, que caminara,

que hiciera bici muy suave y yo me dedicaba a competir

y a hacer carreras y a hacer un poco el bruto,

pero bueno, escuchando al cuerpo y teniendo cuidado.

A Fran no se le podía imponer nada, solo se le podía recomendar

que hiciera un proceso de adaptación y no le ponía límites.

Y él seguía para adelante, para adelante.

A los médicos les cuento los retos que me planteo,

ellos ven mis analíticas, tengo unos controles periódicos,

y mientras vean que estoy bien

y que no hay ningún motivo de preocupación,

no me van a poner esos impedimentos ni esos límites.

Creo que entendí un poco su vida,

un chico joven como Fran, que tenía pasión por el deporte

y no le podías dejar sin hacer deporte,

él estaba entrenado.

Al final las cosas que hago ponen un poquito nervioso

tanto a mis padres como a mis hermanos,

como a mis familiares

porque son cosas duras.

(CA) Fueron momentos complicados.

Mucha preocupación, por supuesto,

No me dio opción a elegir.

Alguna vez se lo he dicho a mi madre,

si alguna vez me pasa algo yo que sé, por el esfuerzo,

por la enfermedad o lo que sea,

pues que sepas que me ha pasado siendo feliz,

que estoy haciendo lo que me gusta y no voy a dejarlo.

(CA) Fran llegó a decirme que si se moría

que él era feliz haciendo lo que hacía.

Por lo tanto no tenía derecho

a prohibirle que hiciera nada.

Te quiero, mamá.

(CA) Lo entendí.

Entendí lo que quería decirme

y era muy triste para mí, pero entendí.

Sobre todo me llenó la palabra: "Soy una persona feliz".

Tuve la oportunidad de hacer un pequeño viaje

mientras estudiaba, a la nieve.

Para mí fue...

una gran experiencia el poder viajar estando en diálisis,

el poder salir fuera y poder practicar el esquí.

La única diferencia es que ellos se mantenían ciertos días

esquiando hasta tarde y yo cogía un taxi y me iba al hospital,

recibía mi sesión y luego volvía junto con ellos

y seguía haciendo lo mismo que hacían ellos.

Hay muchas maneras de hacerse la diálisis,

me decanté por la fistula arteriovenosa

la unión de una vena con una arteria,

y se crea una arteria superficial en el brazo

por la que te sacan la sangre, la limpian y la vuelven a meter.

Ocurrió que me caí estando en la nieve,

me pequé un buen porrazo me torcí la muñeca

se me hinchó a la altura de la fístula

y ahí me llegué a asustar un poco

porque pensé que se había estropeado, que se había roto.

Fran tuvo una lesión al esquiar,

si se le inmoviliza el brazo y se le pone una escayola

no se puede pinchar la vena porque está tapada.

El doctor de allí me llamó, que no podía pasar diálisis

porque se había caído y se había hecho daño en la muñeca.

Imagínate la sensación de está lejos,

no sabemos si va a poder pasar diálisis al día siguiente,

él depende de esa diálisis para su vida.

(CAR) El riesgo de no dializarse es morir.

Sube el potasio, te da una hipotasemia

y una parada del corazón y te mueres.

Tuve suerte, no fue nada, fue un golpe,

y bueno, ahí se quedó la anécdota de ese pequeño susto.

(CA) No está en los planes de la vida de una madre

encontrarse con un hijo que tiene una enfermedad crónica

y cuesta mucho asumirlo;

años.

Yo caí en la depresión, no podía conmigo.

Por supuesto no podía ayudar a Fran

porque no me sostenía yo.

Es que me hija te digo que es la que peor lo pasó.

Pues yo la vi pues muy muy angustiada, muy preocupada.

(CA) Realmente me faltaban las fuerzas,

es decir, no podía tomar decisiones, no podía ayudar a nadie,

lo único que podía hacer es estar al lado de Fran,

no me separaba de él ningún momento.

La persona que me hizo reaccionar fue mi madre.

Mi madre me dijo:

"Candi, igual que tú estás preocupada por Fran,

yo estoy igual de preocupada por ti.

Si tú no sales a flote cómo pretendes sacar a flote a Fran".

Esa fue una de las frases que me llegó.

Entendí.

(AVELINA- AV) Así que tenemos que tirar para adelante.

La tenía que ayudar al 100 % y darla fuerza en todo.

Yo no sé si Fran fue consciente de mi depresión.

Ahí lo disimulé, Fran no podía ver que yo no me encontraba bien.

Si todo mi entorno estaba bien,

es que al final nada podía salir mal, ¿no?

Yo creo que era el objetivo que yo tenía,

el crear un ambiente en el que todos estuviéramos cómodos,

que nadie se preocupara más de lo necesario

para que todo fluyera de manera positiva.

He sido muy positiva y creo que a lo mejor he sido

la que más le he llevado a lo positivo y a lo bueno

porque no hay otra.

Las cosas cuando vienen, mi niña, hay que hacerlas frente,

no te puedes ladear.

El coste económico de la diálisis

es uno de los más altos que soporta la Seguridad Social.

La sustitución de la diálisis por el trasplante renal

produce un ahorro capaz de cubrir el gasto total

de nuestro sistema de trasplantes.

Siempre que íbamos al hospital iba gastando bromas a todo el mundo.

Toma.

(CA) Siempre tuvo mucho ánimo,

nunca reflejaba cómo se encontraba de mal.

Siempre nos lo tomamos mucho con humor cualquier situación,

incluso aunque parezca un poco grave.

Bromeaba, las cosas que le decías se las tomaba muy a broma,

incluso tenías que decirle: "Esto es en serio".

Ese humor facilita mucho al personal y yo creo que a él también.

(CA) Yo le digo en broma que me salió defectuoso

y él se lo toma también en broma y dice: "Tu hijo defectuoso".

Al final estaba rodeado siempre de enfermeras,

entonces bromeaban mucho con los ligues,

con las chicas y ese tipo de cosas

siempre estaban preguntando para quitar peso a la situación.

"Soy el chico más guapo de aquí, del servicio, tal".

En realidad lo era, entonces en ese aspecto era muy gracioso

y se lo llevaba todo a ese terreno.

Las enfermeras, los médicos, son muy cercanos,

te conocen un montón, tú les conoces a ellos,

al final eso influye en que la actitud sea positiva.

(AV) La verdad que lo llevaba tan bien todo

que hasta un día le dije:

"Mi niño, si parece que hasta te gusta ir a diálisis".

Y me dice: "Yaya, qué cosas dices".

Porque no protestó nunca para nada.

Siempre me pone como ejemplo de que nunca me he quejado,

de que siempre he estado alegre,

y cuando ve a alguien que se queja por una cosita pequeña siempre dice:

"Pues mi nieto, con todo lo que ha pasado".

Pese a tener una enfermedad muy grave nunca le he oído lamentarse

y para mí eso es algo maravilloso.

En ningún momento estuve solo

y no quería es que mis hermanos se preocuparan

por algo que ellos no estaban pasando.

Si todo lo que me rodeaba era positivo

yo iba a ser positivo y ellos iban a ser positivos.

Eso me animaba, nosotros éramos un equipo,

íbamos siempre al hospital con una sonrisa,

la gente nos miraba diciendo:

"Estos vienen aquí y vienen de cachondeo".

Posiblemente fuese un mecanismo de defensa

cuando realmente él iba francamente mal.

(MER) Sí que recuerdo sentarme con él

y hablar un poco en profundidad sobre el tema.

Empiezan a contar el miedo que tienen ellos también,

que en el fondo, aunque se lo tomen un poco a cachondeo

es una cosa seria.

El miedo de Fran es el no poder hacer su vida,

al ser joven prácticamente no tienes madurez

como para enfrentar esa enfermedad, piensas que no pasa nada.

No va a llevar una vida como sus amigos,

sus amigos van a salir de copas y él no va a poder hacerlo,

entonces todo eso se lo tienes que ir inculcando

pero poquito a poco.

El no poder comer, el no poder beber todo lo que quieres

y además saber que si te pasas

afecta a tu cuerpo y te afecta de una manera negativa,

con 17 años, viendo cómo tus amigos

salen y beben y bueno, y hacen todas las cosas que quieran,

pues creo que esa es una de las complicaciones

más difíciles de las que me he enfrentado en la diálisis.

Intentaba seguir el ritmo de sus amigos,

salir de fiestas, salir de excursión,

creo que hizo casi todo.

Yo creo que de alguna manera me influyó para bien

el hecho de no poder beber, ¿no?

Pues lo que bebían ellos, alcohol, sus cervezas,

es una edad en la que uno empieza a disfrutar de otra manera,

yo creo que me ayudó de una manera muy positiva

pues a tener ahora unos hábitos saludables.

Él ha crecido

muy deprisa.

Él se saltó toda la tontería de la adolescencia,

no tenía tiempo para eso.

Pues eran maneras diferentes de vivir,

no llegué a pensar en ningún momento que ellos podían hacer cosas

que yo quería hacer, simplemente las hacía de otra manera.

Nunca le he oído decir, esto yo no lo puedo hacer,

sino todo lo contrario, hace más de lo que hacemos los demás.

Respecto a conocer gente,

la gente percibe que no estás bien del todo, al final,

por ejemplo, la diálisis,

el no acudir a tus sesiones de diálisis

hace que el cuerpo se hinche.

Tenía muchas veces la cara como una patata.

Hubo unos meses en que él iba deformado al colegio.

El relacionarme, el conocer chicas

o incluso el tener que contar a todas las personas

con las que me juntaba la situación por la que pasaba,

era un poco extraño, no era como...

como debía ser.

(CA) En su relación con las chicas

creo que se encontraba en inferioridad de condiciones

con respecto a sus amigos.

Él en ese momento se veía sujeto a una máquina.

Pues de alguna manera sí que influye,

no influye como para venirte abajo,

pero sí tienes momentos en los que piensas: "Joder".

(MARTA) No ha tenido la adolescencia típica

que ha tenido cualquier joven, pues de salir, de ligar;

él estaba en otros asuntos.

(AV) No sé, no ha sido tampoco muy noviero,

no, noviero no ha sido.

Claro, que quieras que no tenía lo que tenía,

y el pobre tampoco...

No fue como debe ser en ese momento, pero bueno,

es diferente.

No sé cómo explicarlo.

No me arrepiento de lo que he hecho estando en diálisis

de vivir un poco al límite dentro de las posibilidades

y de disfrutar, que es de lo que se trataba.

Coincidió que se celebraba la Romería del pueblo,

Ese día me confié, había cosas que no podía comer

y debí comerlas y no tuve cuidado en la cantidad.

Entonces resultó que cuando se hizo de noche

me empecé a encontrar raro, extraño.

(CA) Me ha dicho: "Mamá, me encuentro muy mal,

vámonos al hospital".

Fuimos a urgencias, la doctora me preguntó que qué me pasaba.

En ese caso tan extremo

él seguía gastando bromas a las enfermeras.

Esa manera de enfrentar las situaciones

que hemos tenido mi madre y yo, un poco cómica,

un poco divertida, creo que confundió a esta doctora.

Había una contradicción entre la analítica

y lo que Fran reflejaba con su sentido del humor.

Cuando vio los resultados se quedó blanca

porque tenía el potasio elevadísimo, tenía una hiperpotasemia.

El potasio estaba tan alto

que tuvimos que llevarle en una UVI móvil hasta La Paz.

(Ambulancia)

Le hicieron en dos días creo que cuatro diálisis

porque no eran capaces de bajarle los niveles de potasio.

La cantidad de potasio que tenemos en el cuerpo

está muy regulada,

y sin os pasamos por encima con más potasio

corremos el riesgo de una parada cardiaca.

O sea, es un riesgo de muerte súbita, no avisa.

Yo recuerdo que estuve tres días conectado a una máquina

soltando potasio, o sea,

que la situación sí que fue un poquito grave

y que te dice: "Tienes que tener un poquito más cuidado".

Estuve un año entero en diálisis,

yo creo que tardé bastante en entrar en lista

porque los doctores tenían la esperanza

de que se recuperaran los riñones, algo que no pasó.

Son tantas horas las que pasas en el hospital

y además rodeado de gente que está en tu misma situación.

Casi siempre había gente mayor, gente joven como yo no veía mucha.

La gente mayor que está ya en situación un poco límite,

algunas personas no tienen posibilidad de recibir un trasplante

por su situación y su edad,

la diálisis es el único tratamiento que les queda

y había gente que fallecía.

Había sesiones en las que yo llegaba y: "¿Dónde está esta persona?

¿Qué le ha pasado?".

Eso llega a afectar un poco porque estás en la misma situación

y que te vas quedando solo.

(CA) En su etapa de diálisis aprendió mucho de la vida,

aprendió a saber que la gente se muere.

Tenía compañeros en diálisis con los que charlaba,

con los que pasaba muchas horas,

algunos días llegaba y esa persona no estaba.

Esos días eran cuando Fran realmente llegaba muy mal a casa.

(CAR) Dos años y medio son muchos años

porque hay que vivirlo día a día.

Para un chico joven como Fran, con 17 años, es mucho tiempo.

Me acuerdo de una señora mayor, Rosa se llamaba,

un día me dijo: "Qué suerte tienes de ser joven

y poder recibir este tratamiento porque puedes soportarlo mejor".

Entonces me quedé pensativo y le contesté:

"Más suerte tiene usted, Rosa, que ya tiene una edad,

ha vivido un montón de cosas

y este proceso le ha llegado muy tarde.

No has tenido todas esas dificultades

que puedes encontrar siendo joven en esa situación".

Después de un año en diálisis los riñones de Fran no mejoran

y los médicos deciden que la mejor opción

es incluirle en la lista de espera de trasplantes.

(CAR) La enfermedad de Fran era irreversible

con lo cual un trasplante para él era la mejor opción.

-Cuando se nos presenta un candidato a trasplante renal como Fran,

un paciente joven, que tiene un hábito deportista,

en general digamos que es el caso ideal para nosotros.

-Existe una lista de espera para cada órgano,

está compuesta por todos esos pacientes

que han llegado al final del recorrido de su enfermedad

y como mejor opción para curarla o para paliarla

es el trasplante.

Que te digan que la única alternativa

para salir de la diálisis es el trasplante

es algo que no sabes qué significa hasta que ocurre.

(CA) Yo tenía miedo a me llamasen

diciéndome que había un riñón para Fran.

Yo sabía que a la vez que había esperanza para nosotros

había otra familia que se encontraba en otra situación muy dolorosa,

entonces me resistía. Por un lado lo deseaba,

deseaba que llegara el trasplante, por otro lado me resistía.

Al principio tienes prisa, sabes que hay una lista

donde están apuntados.

Pasa un año, pasa más de un año, piensas:

"Esto va muy lento, no hay un donante".

(JOSÉ) La lista de espera quirúrgica para un trasplante

oscila entre aproximadamente un año y dos años.

Luego hay excepciones y también influye el factor suerte.

(CA) La espera al principio es con ansiedad,

te acuestas y piensas: "Me llamarán esta noche".

Según van trascurriendo los años,

cada noche duermes mejor, no esperas nada.

(Teléfono)

Llamaba para hacerte una oferta de un riñón.

¿Coges los datos?

Ese día que no esperas nada, te llaman

y te dicen: "Veniros".

(Teléfono)

Mamá, ¿qué pasa?

Había estado celebrando el cumpleaños de mi amigo

y volviendo, mi madre me llamó y me dijo.

(CA) Que había un riñón, que podía ser compatible con Fran,

que teníamos que acercarnos a La Paz.

Me puse un poco nervioso porque al final

se supone que tienes que ir lo más rápido posible al hospital.

(Ambulancia)

Yo creo que fue la situación de sorpresa

lo que me puso nervioso.

(Ambulancia)

Me acuerdo que lo primero que pensé

fue en mis pruebas de acceso a INEF.

Le dije a mi madre: "Joder, no voy a poder hacer

mis pruebas de acceso porque me han llamado".

Le descuadraba sus planes, esa era la cuestión.

Es muy propio de Fran decir:

"Yo quiero hacer mis pruebas de INEF y me las van a fastidiar".

Mi madre me miró extrañada, como diciendo:

"No es momento para pensar en esto".

Ya entré un poco en la realidad de la situación y dije:

"Es verdad, esto es lo mejor para mí.

Bueno, es el trasplante, me va a cambiar la vida,

vamos a por ello".

Te hacen una serie de pruebas,

recopilan información que es la que indica

si eres el adecuado o no para ese trasplante.

Esto se hace así porque una de las últimas pruebas que se hace

es la que determina la máxima compatibilidad

y de esta forma nos aseguramos de que se puede hacer.

Como no estás seguro de que ese órgano

por el que te llaman va a ser para ti,

tampoco me hice muchas ilusiones, no fuera que fuéramos tres

y yo me quedara fuera.

(FRANCISCO) Esa persona, por supuesto,

mantiene su lugar en la lista de espera

y en la siguiente oportunidad seguramente será la suya.

Entramos una señora y yo,

y no tuve que esperar ni tener que recibir otra llamada

por no haber sido seleccionado.

Realmente se emocionó, es un momento que lloras,

das un salto de alegría, pues te abrazas con tu familia,

pues es un momento muy emotivo.

Cuando me enteré que había un riñón para Fran

me puse contentísima porque además yo confiaba mucho en los médicos

que nos habían dicho que tenía que ser de garantía 100 %.

Como habíamos esperado tanto

a que llegara una cosa

que le fuera de la naturaleza que él,

pues que estábamos contentos.

Tenemos la lista de espera de trasplante renal

más corta del mundo, con menos de 4000 posibles receptores.

Esto permite que en pacientes como Fran

no haya una urgencia máxima y pueda esperar al donante idóneo.

(CA) Es una operación,

es una operación que no es nada sencilla,

era más que miedo, decir: "Tiene que entrar,

tenemos que hacerlo, no hay otra posibilidad".

Pero... Mucho miedo.

(JOSÉ) Las posibles complicaciones que pueden surgir en el trasplante

son fundamentalmente de tipo vascular.

Es decir, los vasos sanguíneos del injerto

los tenemos que unir a los vasos sanguíneos del receptor.

(Pitido)

(MER) En el caso de Fran hay un cierto miedo a lo desconocido

a lo que es la intervención.

(CA) No podíamos hacer nada,

era solamente confiar.

Yo creo que me pasé todo el tiempo sin hablar.

(JOSÉ) Cuando vemos que un riñón a los pocos segundos coge un color

de irrigación buena y comprobamos que la sangre

entra por la arteria y sale por la vena con normalidad,

yo creo que eso es lo más satisfactorio sin lugar a dudas.

Como en todas las operaciones,

te duermen y cuando te despiertas ha pasado.

Es algo que ocurre muy rápido,

te levantas como si te hubieran dado una paliza,

esa era la sensación.

(CA) Cuando nos dijeron que salía

me lancé a ver la camilla, a ver cómo salía.

A ver, a intentar ver que estaba bien.

Era todo, es decir: "Háblame, dime algo".

Estaba totalmente atontado

pero yo solamente saber que habló algo,

algo totalmente incoherente, me hizo respirar.

(JOSÉ) Para mí el momento más emocionante

es cuando sales a hablar con la familia y le dices

que ha ido todo muy bien,

que ves la cara de alivio de esos familiares

de saber que no van a tener que estar atados a la máquina,

como dicen ellos, nunca más.

(CA) Luego existía la segunda parte,

ese riñón tiene que empezar a funcionar.

Una vez que está terminada la intervención

tendremos que esperar para ver el funcionamiento,

eso generalmente puede llevar horas, días o incluso semanas.

Te animan a que camines ya el segundo día, y dices:

"Pero si me acaban de rajar, ¿cómo voy a poder moverme?".

Las enfermeras enseguida te animan a que te muevas

a que estés más activo.

(JOSÉ) En algunos pacientes

si el funcionamiento del riñón y los análisis

no mejoran todo lo bien que debiera,

se realiza una biopsia del riñón implantado

para ver si hay alguna lesión que justifique ese retraso

en la normalización de la función del riñón.

(CA) Se pensó que lo estaba rechazando,

necesitaban saber cuál era la causa.

Ahí también tuve un poquito de miedo,

porque el hecho de recordar todo por lo que había pasado

con la biopsia anterior y saber que me lo iban a hacer,

daba un poquito de miedo.

(CAR) Le tuvimos que convencer,

él tenía una experiencia negativa de la complicación de la biopsia

de sus riñones propios y entonces no le hacía mucha gracia

la experiencia y necesitaba que estuviera su madre muy cerca.

Pidió a los doctores que si permitían que yo estuviese con él

que se dejaba hacer la biopsia.

Pensaba que si yo estaba presente iba a salir mejor.

Se agarró a lo único que podía.

Le daba la mano y sencillamente estaba haciendo compañía.

No hacía nada más.

(CAR) Salió todo bien, estuvo ingresado, nada, diez días.

Y los días pasan y cada vez te encuentras mejor.

El momento más esperado por todos los pacientes en un hospital:

el momento en que se puede ir a casa.

(MER) El momento del alta médica es un momento muy satisfactorio

porque te vas y por fin se ha resuelto y vas con un riñón nuevo,

pero es un poco de miedo a lo desconocido.

(CA) Una de las cosas que más me preocupaba

era si él iba a poder tener una vida totalmente normal.

Ya le comunicamos que él es una persona normal,

que a partir de ahora es como otro paciente

que le funcionen sus riñones

y no tiene que tener excesivas precauciones.

Ya no tienes que depender de la diálisis

y bueno, solo por esa situación de no ir al hospital,

de que tu cuerpo empiece a tener cierta normalidad,

la autoestima mejora muchísimo, ¿no?

La gente también lo nota.

La verdad es que siempre he conocido a Fran

como una persona segura de sí misma.

(CA) El retomaba todo lo que había hecho antes de enfermar.

Me acuerdo que a los dos meses me dijo un colega:

"¿Te animas a jugar pádel?". Dos meses sin hacer nada, yo dije:

"¿Cuándo, a qué hora y dónde?".

(CA) Imagínate cuando Fran dice a los dos meses de la operación:

"Me voy a jugar al pádel".

Mi madre me miró diciendo: "¿En serio vas a hacer esto ya?".

Le dije: "Sí, sí, voy a jugar".

Pues ese partido de pádel fue un poco el comienzo

de volver a la vida normal.

Como un poco el punto de inflexión

en el que eres consciente

de que la recuperación se ha completado.

Me acuerdo que esa noche llegué a casa destrozado.

Me sentó muy bien pero estuve como una semana

sin poder moverme del esfuerzo.

Fue un punto muy importante por ver que era capaz de hacerlo.

(CA) Siempre le decimos: "Tienes que cuidar tu riñón,

el tuyo y el de tu donante".

Al principio no era consciente de lo que era estar trasplantado

ni de lo agradecido que tenía que estar

con la gente que se hace donante.

Es un gesto de máxima solidaridad,

es un regalo de vida, es un poco como lo vemos los trasplantados.

Si no hubiese sido por esa decisión en un momento muy complicado

en el que un familiar fallece de hacerte donante,

muchos de nosotros no podríamos estar aquí.

(CA) También le diría que él vive en Fran,

que parte de lo que Fran hace es gracias a él.

(AV) Eso de que mi nieto esté como está por él,

para mí es una bendición de Dios.

La manera en la que demuestro toda esa gratitud

es trabajando duro para estar mejor físicamente,

para alargar la vida del órgano que me ha sido regalado;

hay que cuidar ese regalo.

No hay duda de que todo mi entorno, en algún momento,

va a ser donante.

Tengo todo, todo donado, para cuando me muera que...

Yo no sabía que cuando se fuera mayor se podía donar tanto las cosas.

No solo soy donante de órganos sino que gracias a Fran

ahora mismo donaría hasta las uñas.

(CA) Empezó a ponerse objetivos

y poco a poco, trabajando, los ha ido consiguiendo.

Nunca me planteé la opción de abandonar el deporte

ni como ocio ni como forma de vida.

Todo fue progresivo: empezar a caminar,

empezar a montar en bici,

empezar a correr y a recuperarse.

(CAR) Yo creo que hay que tener una visión amplia

y un deportista tiene que hacer deporte y animarle a entrenar.

(MARTA) Nos ha dado una lección a todos

demostrándonos que el deporte es vida y que es su vida.

Hubo un momento que dije: "El día que esté bien,

el día que reciba el trasplante, voy a completar un Ironman".

En el momento en que lo planteé hacer

no había habido ningún trasplantado que lo hubiera hecho.

"Si no has completado un maratón, ¿cómo vas a hacer un Ironman?".

Dice: "Bueno, si te apuntas tú, lo intentamos".

Que tenga mucha suerte y que lo consiga,

que es un reto muy grande para él.

Que lleguemos los dos.

Mi tío se lanzó de cabeza, sin dudarlo un momento,

es un crack en el deporte.

Dijo: "Bueno, lo hacemos juntos".

Y me acuerdo que me pasó

en el kilómetro 20 o el 30 aproximadamente

de la maratón, pero como un avión.

Pensé que no me iba a coger, pero sí.

Él llegó a la meta y se dio la vuelta para buscarme,

hizo todo el recorrido hacia atrás hasta el punto en el que yo iba,

me recogió y entramos juntos en meta.

Fue un momento muy muy bonito.

Una alegría inmensa

y bueno, y una satisfacción enorme

para toda la familia.

(CA) Cuando le vi aparecer

me pareció increíble que lo hubiese conseguido.

Recuerdo que ahí estaba todo el mundo,

estaba mi familia, mis amigos, mis compañeros de equipo,

estaban todas las personas

que me habían apoyado hasta ese momento.

Sentí un orgullo inmenso.

Uno en la vida siempre tiene imágenes que recuerda

y esa imagen quedará para mí para siempre.

Cruzar la línea de meta recordando todo por lo que habías pasado

desde el momento en que te diagnosticaron esa enfermedad renal,

hasta el momento en que demuestras que nada te puede parar,

es un cúmulo de emociones muy grande y de alegría inmensa.

Yo internamente le puse una medalla,

representa el "sin límite"

y esto era un ejemplo de:

"Me he trasplantado y me tengo que quedar en casa"; no.

Te has trasplantado y tienes que vivir.

Pues bueno, es un poquito de los logros que tengo,

el haber conseguido ser el más joven en completar una distancia Ironman.

Cada vez se va planteando objetivos más exigentes y duros

y no tiene fin.

Hacer INEF, estudiar las Ciencias el Deporte,

que no pude estudiar por el trasplante,

investigar cómo influye la actividad física

en el tratamiento positivo en todas las personas trasplantadas

y que necesitan esa pequeña ayuda.

Dentro de los lemas que intento seguir,

que intento tomar como referencia, es el de:

"Si yo puedo, tu puedes".

El otro lema que llevo por bandera el de "trasplantados sin límites".

Que una vez estés trasplantado no vas a tener límites

para hacer cualquier cosa que te propongas.

(CA) Nunca pensé que las condiciones de vida

pudiesen ser tan estupendas como las que tiene ahora.

Ese próximo reto, ese gran reto

que me ronda la cabeza últimamente es hacer un Ultraman:

10 kilómetros nadando

y 145 kilómetros el primer día en bici,

el segundo día son 275 kilómetros en bici

y el último día tienes 84 kilómetros corriendo.

Creo que no hay ningún trasplantado que lo haya hecho,

es un poquito ese objetivo,

el ser el primero en pegarse esa paliza.

Lo que él hace me parece de un Superman.

Yo pensaba que era el único trasplantado en el mundo

que hacía deporte.

Tuve la oportunidad de conocer a una gran familia,

la familia de Deporte y Trasplante España,

gente que utiliza la donación y el deporte

para agradecer esa segunda oportunidad de vida

que has recibido y para concienciar a la sociedad

de que estamos vivos, de que estamos bien

y que es todo gracias a la donación y al deporte.

Desde su recuperación Fran no ha parado de plantearse

nuevas metas deportivas y personales.

Su espíritu vital y sus ganas de aprovechar la segunda oportunidad

que le brindó el trasplante,

le han convertido en un ejemplo para todos.

Se ha convertido en un luchador nato.

Es un ejemplo de superación.

Y todo el mundo le respetamos, ¿sabes?

Y todo el mundo le dejamos el mejor sitio.

El deporte le da vida, le alegra, le llena de energía

y esa energía luego él la emite y es lo que nosotros,

los afortunados que le conocemos, podemos recibir de él.

Creo que Fran es un ejemplo para todos.

Ha luchado un montón y ha dicho: "No se me pone nada por delante".

(CAR) El caso de Fran para mí representa

el motivo de mi trabajo.

(JOSÉ) Me produce una tremenda alegría

el saber que con mi trabajo estoy ayudando a gente a vivir mejor.

(CAR) Es un ejemplo para todos nosotros,

para contarle a los pacientes lo que significa una enfermedad,

lo que significa adaptarse, mirar hacia adelante

y no rendirse con la enfermedad.

(CA) Mi principal deseo para Fran es es que sea feliz,

me lo demuestra cada día que lo veo y eso me da tranquilidad.

Si he podido superar hasta ahora

todos los obstáculos con los que me he encontrado,

un poco gracias a mi actitud y a las personas que me han apoyado,

no creo en este momento,

que pueda encontrarme algo que no pueda superar;

eso lo tengo muy claro.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Fran

El viaje de un órgano - Fran

04 feb 2019

Este capítulo se centra en la lucha de un adolescente que, paradójicamente, nos da una lección de madurez sobre cómo encajar y enfrentarse a la adversidad. Fran acababa de cumplir 17 años cuando le fue diagnosticada su enfermedad renal. Era un chico social, alegre y enamorado del deporte, pero la noticia daba a su vida un giro de 180 grados. La historia de Fran es una carrera de fondo que le exigió mucha fuerza física pero también mental, un duelo contra una enfermedad que nuestro protagonista supo ganar con muchos metros de ventaja.

ver más sobre "El viaje de un órgano - Fran" ver menos sobre "El viaje de un órgano - Fran"
Programas completos (7)

Los últimos 7 programas de El viaje de un órgano

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Albert y Paco Completo 48:29 21% 25 feb 2019
    Albert y Paco 25 feb 2019 El capítulo narra la historia de una amistad entre dos personas que se conocen durante su juventud, comparten experiencias divertidas y también tristes, y se enfrentan juntos a la enfermedad de uno ...
  • Ana Completo 46:56 8% 18 feb 2019
    Ana 18 feb 2019 Ana (41) regresaba de unas vacaciones navideñas con toda su familia, cuando una enfermedad inesperada irrumpe en su vida. En el viaje de vuelta no deja de toser y cuando aterrizan en Barajas Ana casi pierd...
  • Begoña Completo 46:40 40% 11 feb 2019
    Begoña 11 feb 2019 Begoña es una jueza casada y con tres hijas. Es una mujer alegre y positiva. hasta que los resultados de unas pruebas médicas muestran que padece una grave enfermedad de corazón.
  • Fran Completo 47:15 28% 04 feb 2019
    Fran 04 feb 2019 Este capítulo se centra en la lucha de un adolescente que, paradójicamente, nos da una lección de madurez sobre cómo encajar y enfrentarse a la adversidad. Fran acababa de cumplir 17 a...
  • Auxi Completo 47:59 28% 28 ene 2019
    Auxi 28 ene 2019 Bety (31 años) es una madre coraje dispuesta a luchar por la vida de Auxi (9 meses), su hija enferma, hasta abandonar su país y su vida en Ecuador. Vienen a España las dos solas porque el Hos...
  • Raquel Completo 48:25 37% 21 ene 2019
    Raquel 21 ene 2019 Raquel tenía 41 años cuando conoció una noticia que lo cambiaría todo: padecía una fibrosis pulmonar y debía recibir un trasplante antes de 12 meses. Este capítulo...
  • Eva Completo 47:46 31% 14 ene 2019
    Eva 14 ene 2019 Eva sufre desde pequeña la misma enfermedad hepática que ha terminado con la vida de su madre unos años antes. A los 25 años, los síntomas se agravan y solo existe una soluci&oa...

Añadir comentario ↓

  1. Eduardo gil

    Fran a sido otro ejemplo a seguir en esta vida entre la fuerza y la vida a salido para delante enhorabuena Fran sigue así yo estoy trasplantado de corazón

    07 feb 2019
  2. ADMIN FRANCISCO

    PROGRAMA MUY EMOTIVO, TODO UN EJEMPLO.

    07 feb 2019
  3. Begoña Puertos

    Begoña Uff emocionante.Fran, luchador. Enhorabuena me ha encantado tu actitud de superación. Un ejemplo de vida. Gracias RTVE por hacer posible este timo de programas. Homenaje a la vida y a los donantes que, con su inmensa generosidad, permiten que alguien pueda disfrutar de lo maravilloso que es vivir. Enhorabuena a todos los que participáis en este tipo de programas que llegan al corazón.

    06 feb 2019