www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3315212
No recomendado para menores de 12 años El siglo de Águila Roja - Capítulo 4
Transcripción completa

La aventura ha terminado por hoy,

pero el viaje por el siglo del Águila Roja continúa.

Hoy, conoceremos algo más sobre la honra y el honor.

Hemos visto que el personaje de Jimena ha sido violado,

y no sólo ha sufrido la agresión física,

sino que ella y su familia perderán la honra.

¿Qué significaba perder la honra en el siglo de Oro?

¿Era esa la razón por la que había tantos duelos?

Exijo la inminente ejecución de su hijo

por la ofrenda hecha a mi persona.

La honra y el honor, podríamos decir, que atraviesan medularmente

la sociedad del siglo XVII.

El honor era lo que... Tú lo tenías, y era lo que tú pensabas de ti mismo.

Era tuyo.

El problema era la honra,

porque la honra era lo que los demás pensaban de ti.

Y se perdía, no por algo real, sino solo por algo dicho.

Me prometí con Eugenio para que no perdiera la honra por mi culpa.

Es una sociedad en definitiva obsesionada por la opinión,

por lo que los demás piensan de uno.

Aquellas personas que tienen honra merecen una serie de créditos social,

y las personas que nacen

de determinado estratos sociales inferiores, ni tienen honra,

ni se pueden respetar en gran manera sus derechos.

-Hay una honra, honor, digamos, estamental,

que no es igual según las distintas clases sociales.

Y hay un honor-dignidad que es común,

es ese sentido de la dignidad.

Nadie llama cornudo al conde sin pagar por ello.

Una vez deshonrado, quedaba al margen de la sociedad.

Como concepto, es que aplicado es muy complicado,

porque es que es andar por la calle sin nada, es que no tienes nada,

no tienes a nadie, no tienes familia, no tienes nada, estás fuera del mundo

El caer en deshonra en una sociedad,

atravesada por el gran problema de la opinión,

lo que piensan los demás de uno,

pues claro, la familia y el individuo se siente descalificado,

porque la opinión es contraria.

Porque si todos lo creen, estás perdido.

Sería como si un día te acusaran de un crimen terrible,

y todos lo creyeran, perderías tu trabajo, perderías todo,

tu familia,...

Todos creen que eres culpable, y no es verdad.

Pero todo se soluciona desafiando al que te ha acusado

y al que todos le creen, a un duelo.

Los ladrones deben pagar con su vida.

La mera sospecha de que algo podía ser,

algo negativo para la sociedad de la época,

puede llevarte a tener un duelo.

Hay que pensar que se quebraba el honor por parte de un hombre,

sólo con poner los pies en el aposento de la dama,

luego podían tener relaciones o no,

pero sólo con entrar sin permiso en el aposento de una dama,

se había cometido un delito contra el honor de la familia.

Esta tarde nos batimos un duelo.

Cogía la espada la gente y se iba detrás de las Descalzas

o a los Jerónimos, al prado normalmente,

que era un sitio de acuchillarse.

Así son los duelos, Lucrecia, alguien tiene que morir.

El duelo se prohíbe por parte de los Reyes Católicos ya,

y luego por el Concilio de Trento.

Eso lleva a que el duelo vaya siendo cada vez más clandestino.

Uno de los más normales es con espada y capa.

También podía ser con la daga, pero la capa se llevaba siempre.

Entonces, tú llevabas la capa al herreruelo,

pues embrazabas la capa y con la espada,

y te batías con la espada y capa.

Esa es una injuria gravísima contra mi honor.

Esto requiere una reparación.

Mañana, al atardecer, aquí mismo.

-El ofendido tenía pena de destierro.

Pero claro, pasa como en todo, te destierran,

pero luego si eres útil a la monarquía, porque eres un noble,

pues al final, vuelves.

Era una realidad complicada, claro, porque la ley no era igual para todos

Era muy distinta, según fueras más noble, menos noble.

Si una mujer cometía un pecado, el pecado en relación con el sexo,

se casaba con el sujeto que la había dejado embarazada

y era una manera de restituir el honor de la familia.

En el caso que la violara, lo más fácil era vengarla.

Una prostituta, un mendigo, un vago, era normal dentro de su rol de vida,

caer en la cárcel.

Lo que era un auténtico drama es una persona que tenía honra,

caer en prisión.

Recordemos los versos de Calderón:

"Al rey, la hacienda y la vida se han de dar.

Pero el honor es patrimonio del alma y el alma sólo es de Dios".

Jimena ha muerto y hemos asistido a su entierro y velatorio.

Vamos a repasar las costumbres funerarias

de una sociedad tan religiosa y supersticiosa,

marcada por la santa inquisición,

y por el temor a que los enterraran vivos.

(Llora).

Ay, mi niña. Lo que te han hecho, mi amor.

En el siglo XVII, no existían los cementerios

tal y como los entendemos ahora.

En el siglo XVII, lo que había eran enterramientos en las iglesias,

y luego una pequeña parcelita pegadita a la iglesia,

que eso era el cementerio, el de los pobres y desgraciados.

Los que no tenían para pagarse una tumba dentro, iban fuera.

Amo, le acompaño en el sentimiento.

Es decir, que era una jerarquización grande, a la hora de la muerte,

también en los cortejos de entierros, en el número de misas,

era muy clara la diferenciación social.

En el caso de Cervantes, que se hallaba empobrecido,

fallece y no tiene ni dinero para pagarse el entierro.

De manera, que corrió a cargo de la venerable orden III de San Francisco,

y a cara descubierta le llevaron

al vecino convento de las Trinitarias Descalzas.

(Habla en latín).

El entierro de Lope, que era considerado el Apolo de la corte,

el fénix de los ingenios, tuvo lugar en forma de apoteosis del Barroco,

de una gran fiesta barroca.

Las multitudes le arrojaban pétalos de rosas,

y la gente le está velando durante una semana.

Fue, en definitiva, una semana de pompas fúnebres.

Ábrelo.

Cuando había que vaciar las tumbas,

lo que hacían era lo que se llamaba "las limpias"

o "las mondas de parroquia",

que era sacar los muertos para volver a vender las tumbas.

A los dos años, se exhumaban estos cadáveres y se llevaban a osarios,

y entonces, en todo este proceso, se perdía.

Así perdieron a Cervantes, que sigue perdido,

así perdieron a Lope, que sigue perdido,

así perdieron a Quevedo.

Al único que no se tocaba era al noble,

que estaba en su capilla funeraria.

¿Qué les ha pasado? -Nada.

Se los han encontrado ahí, en medio del bosque...

muertos.

¿Se decía con sarcasmo en los siglos áureos

"mientras más ricos, más animales"? Sí.

Referido, no a que fuera un animal la criatura que estaba en la caja,

sino que la cantidad de animales que tiraban de la carroza

era proporcional a la importancia social de la criatura muerta.

Para expresar el duelo en el Madrid del siglo de Oro,

se contrataba a unas plañideras a sueldo,

que recibían el nombre de "lloraderas".

Estas lloraderas estuvieron ausentes en el entierro de Cervantes,

estuvieron omnipresentes en el de Lope de Vega.

Satur, a mi tampoco me gustan los entierros.

Era muy importante el acompañamiento de los niños,

de la doctrina cristiana, que eran niños desamparados, pobres,

acogidos a esta institución,

y participaban prácticamente en todos los entierros

que se llevaban a cabo en Madrid.

O 6 o 12, era el número habitual.

Niños sacados de un hospicio, niños huérfanos.

Los llamados "niños de la doctrina",

de la doctrina cristiana, de San Ildefonso,

pues es la institución cuya heredera son los de la lotería de hoy en día.

Ellos creían que a la hora de morirse cuantas más señales dieran de piedad,

de ser buenas personas, con los niños y con los pobres,

llegarían antes al cielo.

Lo que hubieran hecho antes de morirse, no importaba.

O me das los cuartos o te ensarto.

-Los comediantes eran personas que vivían un poco al margen

de las normas sociales y también de la ley.

Y por supuesto, la consideración que tenían para la iglesia

era de continuos pecadores.

Por lo tanto, estaban castigados a no ser enterrados en sagrado,

porque vivían en pecado.

A los herejes, por lo general, se les dejaba en mitad del campo

para que los comieran las alimañas.

Por supuesto, no iban a ningún cementerio,

porque emponzoñaban la tierra.

¡Alto!

Descarga la carreta.

Son sólo muertos que llevo a dar cristiana sepultura.

Existían así mismo cofradías que se dedicaban a recoger esos cadáveres

y a enterrarlos en sus cementerios.

En el caso de la ciudad de Madrid,

la cofradía estaba erradicada en la parroquia de Santa Cruz.

No quisiera tener que vestir de luto a mi sobrina,

por la ineptitud de su marido.

La utilización del color negro para expresar el luto,

en la España de Águila Roja, apenas tenía un siglo y medio de vida.

En realidad, hasta los Reyes Católicos,

hasta el fallecimiento de Felipe el Hermoso,

el color que predominaba para expresar el dolor era el blanco.

Es con la llegada de Carlos V, la etiqueta borgoñona,

cuando se impone el negro como forma visual de expresión

o de honrar a los fallecidos.

Le coserás un traje de luto, lo llevará en un funeral

donde los ojos de toda Europa le estarán mirando.

Felipe IV se fue a la tumba de esta guisa:

Estaba vestido con un traje de seda de color moscado, bordado de oro,

una golilla o cuello, vueltas las manos que se juntan sobre su pecho,

haciendo un globo y una cruz dentro.

Uno piensa que la vida es para siempre, y luego dura lo que dura.

Pocas veces hemos visto una fiesta

en el exterior del palacio de la marquesa.

Si a esto le unimos que ella está amenazada de muerte,

y que al final se acaba cayendo en un estanque,...

Creo que os va a apetecer ver como hicimos esa secuencia.

Han puesto precio a mi cabeza.

Por eso han querido matarme.

Catalina siempre ha sido una persona muy blanca,

y aunque haya despotricado contra la marquesa,

nunca le ha deseado ningún mal,

pero en ese momento en el que ella siente

que si la marquesa continúa viva, va a perder a su hijo,

que ella misma va a tener que abortar el hijo que trae en su vientre,

yo creo que eso la hace revelarse.

Le sale la leona que defiende a la cría,

y es la primera vez que la vamos a ver actuar

con maldad hacia la marquesa,

cuando Catalina ha sido una persona que aunque le haya pegado,

aunque le haya hecho lo que sea ella,

nunca se ha revelado contra la marquesa,

nunca ha intentado hacerla daño.

Pero esta vez, protegiendo a su hijo, sí.

Intenta hasta quitársela de en medio.

Si yo algún día, hiciera algo, algo horrible, algo imperdonable,

¿tú me perdonarías?

¿Tú no crees que a veces las personas tienen motivo...?

-Nunca. Salirse del camino recto siempre está mal.

Como mujer, yo entiendo a la marquesa,

entiendo que en el siglo XVII,

una mujer que es criada va a ser repudiada si está embarazada

Por lo tanto, la marquesa no tiene otra opción.

En este caso, no es un capricho de ella.

Si yo te quiero proteger, si tu eres parte de mi equipo,

eres mi ama de llaves, eres lo más fiel que tengo a mi lado,

no le doy otra opción.

Tienes que abortar y yo la acompaño hasta ese momento.

Entiendo al personaje de Catalina, es ya la última,

es la gota que colma el vaso,

por lo tanto, ella no tiene otras armas para defenderse.

Has llenado mi palacio de chusma, Hernán.

Es el tipo de gente que necesita el dinero de la recompensa.

¡Cuidado!

¡Hernán, Hernán!

He hecho el ridículo más absoluto por tu culpa.

¡Ya estamos! Sí, grabar.

¿Grabo? -Sí, graba, graba.

94, 15, 9, 8, 1.

Y acción.

¿Por qué no me has esperado?

No deberías andar sola por el palacio.

He hecho el ridículo más absoluto por tu culpa.

Esa chusma se ha reído a la cara en mi propia casa.

No ha sido para tanto, Lucrecia. -¿No ha sido para tanto?

Y lo siguiente, ¿qué va a ser, entonces?

¿Rebozarme en estiércol? -¡Fuego!

¿Que ha pasado?

Cortamos.

Dios mío, que cogorza.

¿Dónde estoy?

Ese capítulo empieza muy divertido,

porque es un momento en un pajar con una cabra,

y no se sabe muy bien lo que ha pasado con la cabra. Entonces,...

Cuando digo que no se sabe muy bien,

es que no se sabe muy bien qué ha pasado con la cabra.

Ha podido pasar cualquier cosa.

¿Qué pasó aquí ayer?

Y poco a poco, se va viendo que hay una historia de violación,

una historia muy tremenda,

y que Satur puede estar envuelto, puede estar, no, está envuelto

de alguna forma.

Todo apunta a que es el autor de una violación.

No es que el amo dude de él,

sino que Satur, él mismo, duda de lo que ha hecho.

Tengo que pedirle algo relacionado con... esa chiquilla.

¿Qué sucede?

Investígueme.

Gonzalo nunca duda de Satur, pero lo que pasa es que en ese capítulo

se pone bastante al límite la fidelidad o la credulidad de Gonzalo.

Quizás, uno de los capítulos más duros.

Sobretodo porque el espectador va a pensar que ha sido Satur.

A mi me gusta mucho esta serie porque los personajes,

y en concreto el mío, el de Satur,

es un personaje que transita del drama a la comedia,

y de repente como actor, puedes trabajar otro registro diferente,

o puedes vivir una situación tan comprometida como es esta,

el autor de una violación.

O sea que recuerdo un capítulo duro, pero, bueno, muy enriquecedor,

y muy agradecido a la hora de trabajarlo.

Vete Satur.

No, amo, no, no.

Se que estoy haciendo lo que no debo, pero no puedo hacerlo.

Debe hacerlo.

Satur, no puedo entregar a alguien de mi familia.

Finalmente, se produce una ruptura de una de las parejas más sólidas

de la serie, que es Satur y Gonzalo.

Que yo creo que nos tendríamos que terminar casando,

porque esa boda no la rompe nadie.

Yo soy el director de acción,

o sea que coordino las acciones de los especialistas,

hago las coreografías, y también preparamos las acciones con caballos.

Haciendo de doble de Águila Roja y salvando el mundo más de 100 veces,

creo que me he roto un solo hueso, en 20 trozos, eso sí.

Los otros actores también tienen dobles.

Requieren dobles porque realmente son arriesgadas,

tipo explosiones, caídas de altura,...

Si se ve claramente que no es el actor el que hace la acción,

no tiene ningún sentido hacerlo.

Con lo cual, ya lo tiramos, ya lo rodamos,

para que precisamente no se vea la cara del especialista,

o se vea de un modo que no se pueda apreciar.

Muchas veces, el departamento de efectos especiales nos ayuda.

Y vestuario, maquillaje y peluquería hacen una labor maravillosa,

para que parezca el doble perfecto.

¿Vale? Y tú aquí, me das una patada en la espalda.

Para crear una coreografía de peleas, lo primero nos sigue el guión,

estudiamos el guión, nos reunimos con el director,

hacemos unas propuestas.

Muchas veces tiene una idea clara de lo que quiere hacer también,

y después de esa reunión, ponemos en práctica todo,

le mostramos nosotros una muestra de la pelea entre especialistas.

Si el director la aprueba, empezamos a trabajar con los actores.

Trabajar con ellos siempre es un placer,

porque es un equipo de profesionales maravilloso.

Y para nosotros, los directores, siempre es un reto

contar una nueva coreografía, una nueva lucha,

porque es el aspecto donde más puedes innovar.

Como si de una impresora moderna se tratara,

la marquesa ha instalado una imprenta en su casa.

Al final, las cosas no han ido del todo bien,

y ha tenido que desmontarla,

pero no era normal que la gente tuviera una imprenta en su casa.

Aunque esto nos vale para demostraros cómo se utilizaba

y cuál fue la publicación más importante del siglo XVII.

¿Tú sabes lo que es?

Es una imprenta.

Curiosamente, la imprenta que hemos utilizado de la marquesa

en Águila Roja, es una reproducción que ya existe,

con lo cual, es idéntica y perfecta para nuestra época.

En la sociedad cervantina, en Madrid, existe una réplica

de la imprenta de Juan de la Cuesta.

El impresor que preparó y editó la primera edición de "El Quijote"...

Es una imprenta de tipos móviles que quiere decir

que las letras están en pequeñas piezas de plomo

que el cajista o el componedor pone esas piezas,

compone las páginas que se van a imprimir.

El batidor, con estas piezas que se llaman "balas",

llena de tinta las letras, que es lo que vamos a imprimir.

Entra en escena el tirador, que va a ejercer presión

para que se quede impreso con la tinta.

Y una vez que ha hecho eso, vuelve a abrir el tímpano,

y ya retira la hoja de papel.

Había un panorama variado de publicaciones.

Por una parte, estaba el libro, en una forma muy semejante a la actual.

No se compraba el volúmen ya entero o encuadernado,

sino que se iba adquiriendo poco a poco la novela,

algo así como por fascículos.

Libros de está época, realmente de nuestro siglo XVII,

sí se conservan muchos en anticuarios.

Lo que es muy difícil es trabajar con el original, realmente.

Con lo cual, los hemos tenido que hacer físicamente.

Imitamos el tipo de cosido que llevaban, el tipo de piel,...

Y nada, se fabrican manualmente.

En la gaceta, se publicaban los edictos,

las reales órdenes, y las noticias que se producían en la corte.

Tenía una parte de contenido que incluía también los rumores,

los cotilleos de la corte,...

Otra cosa son los pliegos de cordel.

Los distribuían fundamentalmente los ciegos que iban de feria en feria

Recogían romances, fragmentos de libros de caballerías,

fragmentos de obras teatrales,... Era un amplio mundo literario.

Esos textos y su búsqueda están totalmente prohibidos por la iglesia.

Cualquier texto en el siglo de Oro tenía que pasar

por una serie de requisitos para ser impreso.

Entonces, para empezar,

tenía que tener el visto bueno del consejo de Castilla,

que era el órgano regulador.

Y había un control de la iglesia muy fuerte,

en los índices de libros prohibidos.

Esos escritos no deberían llegar a oídos del pueblo.

No había una gran familiaridad en la población

con el mundo del libro.

"La suya que no es tanto de mi parte pudiendo, que hará sino aquello".

Aggg.

Madre, ¿qué hace?

Es que a este hombre no se le entiende nada.

El libro era un producto minoritario por varias razones.

Primero, porque era caro, y por una razón fundamental,

el analfabetismo casi generalizado.

Quiero que me acompañes a mi biblioteca personal

a por un libro.

Por una parte, están las bibliotecas nobiliarias, claro.

Por otra parte, están las bibliotecas de las universidades,

de los conventos,...

Le va a ser a usted muy difícil leer un libro de heráldica francesa,

aquí en la villa.

Tendrán que buscar en bibliotecas privadas.

Hay también bibliotecas de profesiones liberales,

médicos, abogados,...

El propio rey disfrutó,

tenía una importantísima biblioteca en el Alcázar de Madrid.

Las bases de la biblioteca de El Escorial,

que es una de las bibliotecas más importantes de Europa,

y de nuestra biblioteca nacional de España,

están en las bibliotecas reales de Felipe II y Felipe IV.

Y mañana seguiremos con la Batalla de Lepanto,

que por cierto, allí es donde perdió la mano

uno de nuestros más ilustres autores.

Pues si no tiene mano, no sé qué va a escribir.

Pues ni más ni menos que "El Quijote", Gabi, ni más ni menos.

"El Quijote" fue, digámoslo así, la gran hazaña cultural

de la España del siglo XVII.

Fue una obra que va a tener una difusión mundial,

que va a influir en todos los escritores posteriores,

todos son deudores de "El Quijote".

No hay punto de comparación entre Cervantes y Shakespeare,

no lo puede haber.

Cervantes es ese inmenso mundo humano de miles de personajes

en todas sus obras, que otros no supieron captarlo.

Podemos afirmar rotundamente que es la creación de la novela moderna,

para el mundo.

Lo suyo no es para escribir una novela, es para escribir...

un novelón.

Tratando de no poner en apuros a su amo, Satur ha abandonado la villa.

Es una de las pocas ocasiones donde esta pareja se deshace,

porque ellos se complementan perfectamente,

tanto como amo y criado, o héroe y su ayudante.

Empezaremos por el principio. -¡¿Cómo!?

¿Empezar desde el principio?

¡Aaah!

¡Socorro!

¡Aaah!

¡Socorro, que me hundo!

¿Y no hay otra manera?

Esta es la redacción estrella dentro de la serie,

tanto cuando son gente corriente...

Que está muy bien, que yo soy tu siervo, pero...

es que echo muchas horas.

Yo tengo mi vida y mis cosillas, ¿entiendes?

Como cuando son héroe y escudero.

A partir de ahora, necesito que estés alerta.

Cualquier cosa que escuches, cualquiera, me avisas.

Descuida, que soy todo orejas.

Dios mío, que responsabilidad.

Es una pareja ya como las que se hacen en la historia,

del héroe y el antihéroe.

Baja.

Sí, claro, usted como es el héroe y va con espada y todo,...

Si fuera un pobre criado desarmado y atacado por la reúma,

ya me diría lo rápido que iba a bajar y lo tranquilo que iba a estar.

Sssss.

Son dos personajes distintos, pero complementarios.

Gonzalo es un idealista que quiere cambiar el mundo.

Yo creo que los hombres deberían ser libres

para poder elegir.

Satur es un hombre de su tiempo, es un hombre temeroso de Dios,

y supersticioso.

Amo, ¿usted cree que encontraremos algo aquí?

Si aquí sólo hay fantasmas y ánimas del purgatorio.

¡Aaah!

Sobretodo, además conecta muy bien con el espectador.

¡Ole, ole, ole y ole esos huevos de héroe español, coño!

¡Diga usted que sí!

Si yo tengo que agradecer algo en esta vida,

es haber conocido a Gonzalo de Montalvo.

En ese momento, nace una relación de lealtad entre ellos.

Es una relación que tiene momentos buenos y momentos malos.

Si antes de medianoche no he vuelto, ya sabes lo que debes hacer.

No vamos a hacer otra cosa.

Me voy a vestir de Águila Roja, me voy a presentar allí,

y si me matan, que me maten.

Satur, escucha. -No, señor. Y además se lo debo.

Total, yo ya estoy muerto.

Usted me salvó para darme una prórroga, pero...

Lo que peor lleva Satur es no contar con un traje de héroe,

como Águila Roja,

teniéndose que conformar con un gorro como único atuendo.

Disparo.

Vamos.

Per mírese, ¿cómo lo hace?

Si yo llevo tierra hasta en la raja del culo

y usted va impoluto.

Aunque claro, no me extraña, llevando el traje adecuado para la ocasión...

No saques el dichoso tema.

-Satur no solo no tiene uniforme,

sino que en alguna misión ha tenido que ponerse un traje

que no le quedaba demasiado bien.

Satur, ¿me oyes? -Quiero que sepa que esto es

lo más humillante que he tenido que hacer desde que estoy a su servicio.

Usted ahí más que digno, con su traje bien prietito, bien de hombre.

Yo que parezco Dulcinea del Toboso.

Las idas y venidas de los protagonistas,

como cuando Satur tuvo que elegir entre engañar a Águila Roja

o el bienestar de Gabi y Estuarda.

Que nos ha cerciorado.

¿Por qué lo hiciste? -Porque se van.

Estuarda y Gabi se van.

Van a coger un barco rumbo a las Américas.

Y si vuelvo, no los veré nunca más.

O los problemas que tuvo Gonzalo a la hora de intentar solucionar

el problema de memoria de Satur.

¡Satur!

¿Por qué sabes mi nombre?

¿Quién es usted?

¿Le conozco de algo?

O cuando están a punto de ajusticiar al criado,

y Águila consigue salvarle en extremis.

¡Matadle!

¡Alto ahí!

Una vez que se la jugó Satur rescatándole de Víctor,

que le iba a entregar al rey.

¡Satur, dispara!

¡Dispara, vamos!

¡Satur, escóndete!

¡Escóndete!

El punto fuerte de Satur es que es algo más

que el escudero y postillón de Gonzalo, es su amigo.

Vigila, Satur. -Si ya vigilo.

Se puede vigilar y hablar a la vez.

Si no quiere usted que hable de su cuñada,

eso es ya harina de otro costal.

Sin ánimo de ofender,

pero usted cada vez que se pone el traje de héroe,

para mi que se reconcentra demasiado.

Durante los capítulos, le hemos oído decir muchas veces:

amo, creo que debería hacer esto, o amo creo que debería hacer lo otro.

Esos consejos son fundamentales para Gonzalo.

Amo,

amo, no se acerque usted tanto a la mar, que no es de fiar.

Tranquilo, Satur, que solo es la orilla.

No, amo, no.

Y no se me despiste, que yo he visto a la mar tragarse hombres

como si fueran nueces.

Para mi, no podrían existir por separado, porque son uno.

¿Dónde saca usted tanta pluma roja?

Consigue usted una cantidad que tiembla el misterio, amo.

Se ríe. No me va a contestar, eh.

Qué pájaro.

Con este repaso a las andanzas de Gonzalo y Satur,

o lo que es lo mismo, el Águila Roja y su ayudante,

que tanto monta, monta tanto,

hemos puesto punto final a nuestro viaje, por hoy.

Nos vemos la próxima semana, en "El siglo de Águila Roja".

Subtitulación realizada por Mercedes Escudero.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • El siglo de Águila Roja - Capítulo 4

El siglo de Águila Roja - Capítulo 4

08 oct 2015

Durante el capítulo 4 de 'El siglo de Águila Roja' veremos qué suponía perder la honra para una familia en el siglo XVII y conoceremos cómo la honra y el honor podían ser reparados mediante los duelos, al mismo tiempo que repasamos las costumbres funerarias de nuestros antepasados en esta época.

Analizaremos de primera mano la escena en la que Lucrecia cae al lago y conoceremos cómo ha sido para Javier Gutiérrez interpretar toda la trama de la violación. También conoceremos a los especialistas vs dobles que llevan a cabo el trabajo más arriesgado durante el rodaje.

Por otra parte, vamos a enterarnos para qué se utilizaba la imprenta en ese siglo, cómo era el mundo del libro y cuál fue la publicación más importante en la España del XVII: El Quijote

ver más sobre "El siglo de Águila Roja - Capítulo 4" ver menos sobre "El siglo de Águila Roja - Capítulo 4"

Los últimos 17 programas de El siglo de Águila Roja

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos