El señor de los bosques La 2

El señor de los bosques

Domingos a las 18.30 horas

Programa de entretenimiento y divulgación de todo aquello que nos ofrecen los bosques, haciendo énfasis, ahora en otoño, al mundo de las setas, pasearemos por bosques en compañía de personajes conocidos identificando setas, en la parte final del programa cocinaremos en ese entorno natural las setas , los frutos y las hierbas recogidas.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5126258
Para todos los públicos El señor de los bosques - Monte Abantos - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía del programa)

"En la sierra oeste de la Comunidad de Madrid

se levanta el monte Abantos,

uno de los picos más representativos de la sierra de Guadarrama.

Con una altitud de 1.750 metros,

sus laderas están cubiertas por pinos silvestres y resineros.

A sus pies se construyó el famoso monasterio

de San Lorenzo de El Escorial.

Pero no es ese el único tesoro que alberga,

porque este monte es rico en setas y mariposas.

Diego Ferrer ha diseñado una receta

que, por supuesto, está a la altura".

Hoy vamos a preparar con Kiko Veneno un postre.

Vamos a hacerlo con rebozuelo confitado

y haremos una "crème brûlée" con aroma de romero

y una espuma de castañas.

"La música de Kiko Veneno lleva con nosotros toda la vida.

Con un sonido que mezcla el flamenco y el rock,

sus letras forman parte de la cultura popular,

como su famoso 'Volando voy'".

Hoy, entre arroyos y pinos,

Kiko y yo vamos a pasar un buen día de campo.

Kiko, ¿encuentras inspiración en la naturaleza?

Muchísima, aunque yo creo que eso lo llevo desde pequeño.

Todos los veranos hemos ido al campo a visitar a mi familia

a un pueblo de Lérida, a Sidamunt.

Allí, por ejemplo, mi abuela siempre tenía

una canasta de setas secas, de robellones secos

que en verano utilizaba para hacer las salsas y todo eso.

Y, después, siempre me ha gustado mucho la naturaleza, el campo.

Y cada vez más. Últimamente, por ejemplo,

me gusta mucho más esta técnica de ir andando por el campo

escuchando a los pájaros y vas pensando y vas creando cosas.

Eres de familia catalana, eres catalán.

Allí hay mucha tradición de setas, ¿tú sueles ir al campo a por setas?

No todo lo que quisiera. Siempre me propongo todos los otoños

ir con mi familia, con amigos. Y casi siempre voy,

pero no soy de los que coge setas, soy de los que se queda detrás

contemplando los caminos, la naturaleza...

Me encanta pasear por el campo.

Yo participo del paseo y después de la comida, que es lo mejor.

(RÍE)

Estamos aquí a 1.600 metros y, bueno, eso para las setas,

dependiendo de la época en la que sea,

es bueno o malo. Ahora que hace más frío

nos va a dar a lo mejor menos...

menos variedad. Pero bueno, aquí tenemos unas cuantas.

¡Hombre!

Qué maravilla.

¿Te puedes quitar el guante, tocarlas por encima y me dices...

esa textura, así, pásale el dedo,

a qué te recuerda eso?

Una cosita muy suave, pero no...

Es un poco grasienta, untuosa, mantequilla.

Sí, tiene un poquito de... Como de grasilla.

De grasilla, sí. Bueno, pues esta seta...

Vamos a sacarla con cuidadín.

Mira, sacaremos tres, porque están unidas por los pies.

Mira, te voy a dejar un ejemplar.

¿Qué observas en esta seta

que te llame la atención?

Tampoco soy muy conocedor de la seta, me llama la atención todo.

Pero sobre el color. ¿El color?

Bueno, pues que está como barnizado. Sí.

Tiene unas capas de diferente color, muy matizado, muy bonito, muy cálido.

Y luego tiene el blanco de las láminas debajo.

Eso son las láminas, ¿ves? Sí.

Y el pie y el sombrero son del mismo color.

Ajá. Esta seta tiene un nombre

que no tiene traducción. Se llama "Rhodocollybia butyracea".

Hombre, me encanta. "Rhodocollybia", ¿qué tal?

"Rhodocollybia", buenos días. "Butyracea" de ácido butírico,

que es algo que tiene como una textura grasienta.

"Butter", mantequilla en inglés. Sí.

Y es una seta que no es comestible. Pero tampoco es venenosa.

Eso es, tampoco es venenosa.

Bien, bien. ¿Cómo era?

"Butyracea". Bien, "butyracea".

"Rhodocollybia butyracea".

Mira. Aquí abajo, en la base del pie, tiene una cosa blanca

que se llama "restos miceliales".

El micelio es la parte interna de las setas

y no todas tienen esto. Va por aquí debajo

y va haciendo que fructifiquen.

Es como un árbol que va soltando manzanas.

En este caso, aquí tiene restos de ese micelio,

que es como si fuese celulosa.

Entonces, a la "Rhodocollybia butyracea"

se la conoce también popularmente entre la gente

como "seta de la mantequilla"

por la textura grasienta de su sombrero,

pero no sabe a mantequilla.

No se usa como alimento.

Como no las usamos, las vamos a dejar.

Claro que sí, con mucho cuidadito. Que espore.

Y esta otra también. Que no "desespore".

Aunque sea en la estética, que queden como estén.

Ahí. ¿Vale?

"Seta con sombrero marrón

de hasta seis centímetros de diámetro.

El pie es plano y del mismo color que el sombrero.

Las láminas y su carne son de color blanco".

Vicente, el otro día estuve en Huelva, en la sierra de Aracena

comiendo un revuelto de setas que no te sé decir ni el nombre,

me da vergüenza, pero era una variedad. Era una maravilla.

Qué cosa más rica, más sabrosa.

Ahí tenemos una seta revuelta, no un revuelto de seta.

¿Has visto? Mira. Hombre, qué maravilla.

Vamos a ver qué son. Mira, estas son negrillas.

O "ratón", que se llama. Qué bonito.

Así tengo yo una canción, "Negrilla".

¿"Negrilla"? Sí.

El nombre en latín es "Tricholoma terreum".

¿"Tricholoma"? "Tricholoma".

"Tricholoma" significa que tiene

un poquito como de fibrillas o pelillo todo el género,

que son muchas especies, en el sombrero.

Las saco un poquito enteras para que las veas.

Lo de ratón está claro, ¿eh?

¿Ves cómo tiene un poco de pelillo arriba?

Sí, sí. Y las láminas son blancas grisáceas.

El pie es blanco también. Es una seta que es comestible.

Ah.

Como no sé si Diego va a tener o no setas hoy,

que se las va a traer, vamos a llevarnos unas poquitas.

Yo creo que siempre una precaución, ¿no?

Está bien tener ahí un poquito de reserva.

No quedarnos a dos velas.

"Seta con sombrero de hasta seis centímetros.

Al ser de color gris y con escamas,

recuerda al pelo de un ratón, de ahí su nombre común.

Su pie es corto, blanco y frágil".

Madre catalana,

padre de Melilla, tú criado en Andalucía...

¿qué música se escuchaba en tu casa?

Mi madre tenía todo el día puesta la radio.

Mi padre no era de música.

A mi padre, aparte de las marchas militares y eso,

la música no le ha interesado nunca. Mi madre...

La radio, lo que escuchábamos era... Nos gustaba, además, a los dos.

Sara Montiel, Juanito Valderrama, Nat King Cole...

Sí, lo que se oía. Los Cinco Latinos,

El Caracol, Lola Flores... Ajá.

Música de Antonio Machín. Sí.

Lo que se solía escuchar en aquella época.

Música tremendamente sentimental y entrañable.

Después, de mayor, supe por qué era tan entrañable esa música

que componía la banda sonora de la posguerra

y cómo esas canciones tan sentimentales y tan bonitas

ayudaron a tanta gente a poder sobrellevar esos años.

Oye, una cosa. Tú no tienes ascendencia flamenca,

¿qué parte de tu música es flamenca y por qué?

Yo fui a Cádiz con dos años.

Entonces, de alguna manera, no sé... Eso se te pega.

Yo no tenía nada que me llevara a eso, pero desde pequeño vi

a la gente... Cuando llegué a Sevilla,

veía en las esquinas cuando llegaba la feria

a los grupos de chavales y chavalas

que se iban andando a la feria y se ponían... (CANTA)

Claro, yo veía esa precisión, ese ritmo,

esa limpieza de las palmas y digo: "¿Esto qué es?". Me quedaba flipado.

Es que te tienes que dejar llevar, la música del sur es muy poderosa.

Tiene, además, como las setas...

Está muy implantada en la naturaleza, en la tierra.

Eso es una cosa antiquísima que sale de la tierra.

Es un cante que se ve en pocos sitios

de España, que sea una necesidad de la propia tierra que brota,

de la propia naturaleza de la gente.

La música que escuchabas tú,

que era música que se escuchaba en la posguerra...

En tus letras, en tus canciones siempre hay un positivismo, alegría.

¿Tiene que ver con eso?

Bueno, nunca lo he pensado así, pero puede ser. Puede ser.

Hay algo en mi forma de hacer música que me lleva

a hacer algo que sea cariñoso para la gente.

Puede que cumpla esa función sentimental

que cumplía para mí la radio que yo escuchaba con mi madre.

"El monte Abantos recibe ese nombre por los alimoches,

a los que antiguamente llamaban 'abantos'.

Hace ya mucho que no se ven abantos en estas laderas,

pero hace siglos era habitual encontrarlos.

Después de siglos de explotación maderera o de uso para el ganado,

las laderas del monte Abantos

habían sufrido una deforestación importante.

Los ingenieros forestales se pusieron manos a la obra

y comenzaron su reforestación, siendo este un lugar pionero.

Javier Cantero continúa la labor de aquellos primeros ingenieros".

¿Este monte era igual hace 100 años?

No, no lo reconoceríamos ahora mismo.

Este monte empezó a repoblarse

a finales del siglo XIX. Estaba absolutamente deforestado,

salvo algunas matas recomidas por el ganado.

Hay que tener en cuenta

que cuando se repobló, hubo que acotarlo al ganado.

Había cerca de 1.600 cabezas de ganado

que lo tenían absolutamente machacado.

¿Y en qué consiste el proceso de reforestación?

En aquella época, los procesos de reforestación

eran muy diferentes que ahora. ¿Con qué se repobló? Con todo.

¿Por qué? En aquella época, lo que se pretendía casi era experimentar.

Hayas, fresnos, pinsapos, que hay unos pinsapos preciosos

que además se regeneran muy bien. Y es curioso, en muchas ocasiones

tienen un crecimiento mucho mayor que los árboles propios del lugar,

como pueden ser el pino silvestre, que aquí tenemos estos pequeñines,

pino resinero... Y se plantó también otro tercer tipo de pino,

el "Pinus nigra nigra".

Entonces, entiendo que el monte de Abantos

fue pionero en reforestaciones.

Sí, fue una de las primeras plantaciones de manera sistemática

y de manera, además, científica que se habían hecho en España.

Había habido repoblaciones previas, incluso de tiempos de Felipe II.

-Como bético quería hacerte una pregunta:

¿España es más verde ahora que antes?

-Si nos remontamos al Paleolítico, no.

Pero desde luego que en último siglo, sin ningún género de dudas,

porque la gente vive de otra manera, tiene otros medios de subsistencia

que no hacen que presionen excesivamente el medio.

Salvo la urbanización, cuidado.

La humedad que hay y el sol este

que está calentando a base de bien. Qué bien.

Esto le viene al campo

y le viene a las setas...

Pues fíjate.

¡Hombre! Están ahí...

Fíjate qué encuentro más bueno. Brillando de la humedad.

Vamos a ver qué son.

Yo ya creo que sé lo que son. Setas son. Creo que son setas.

Son setas.

Además no se mueven, te lo digo.

Mira, son unas setas... Esta está un poquito dañada ya de la humedad.

Tiene un color amarillo el pie y amarillo las láminas.

Y el sombrero, ¿qué color dirías tú que tiene?

Un color así pardo, marroncito.

Como la patata, un poco oscura, ¿no? Y oliváceo, color un poco oliva.

Se llama "Hygrophorus hypothejus" en latín.

¿"Hygro"? "Hygrophorus" de "higróforo",

que significa que es hidratado, que tiene agua,

que es acuoso. Si lo tocas... Ajá.

¿Te das cuenta? Es como viscoso, tiene un punto de humedad.

Sí, está empapadita. Como no es frecuente que este género

tenga las láminas amarillas,

diríamos que es "higróforo de láminas amarillas".

Es una seta que se podría comer,

pero tampoco tiene un valor culinario excelso.

¿En el sombrero ves que el margen baja y hace una cosita así abajo?

Sí.

Sobrepasa las láminas. Se dice que es un margen excedente.

Es curioso, porque todo el género "Hygrophorus"

es comestible. Algunas mejores que otras

y, al menos, ninguna tóxica,

con lo cual hay que tener en cuenta que sabiendo conocer este género

podemos surtirnos de unas especies interesantes a nivel gastronómico.

Cógela. Toca sobre todo la textura que tiene el sombrero,

las láminas. Es un poquito viscosa.

Sí, y las láminas no las tiene tan despegadas como la otra.

Están más uniformes. Son muy separadas

y, además, bajan mucho por el pie, si te das cuenta.

Decurren. Eso es, sí.

Si quieres, hacemos una cosa.

Déjala en el sitio donde estaba, porque ahí se va a partir.

La dejamos así. Un poquito... o acostada, incluso.

Y seguimos el curso del río viendo esta humedad

que hay en el ambiente. Ahora mismo es lo que nos da más setas,

o sea, que vamos para allá si quieres, Kiko.

"Seta de tamaño medio con textura viscosa

y sombrero de color pardo.

Sus láminas amarillas la hacen inconfundible.

Por su escasa carne y viscosidad

no tiene demasiado valor en la cocina".

Kiko, ¿qué recuerdas de aquella explosión cultural musical

de los 70 en Andalucía?

Bueno, que me dio la vida.

Yo cuando terminé mis estudios universitarios tenía 22 años

y entonces estaba triunfando Lole y Manuel y Triana.

Triana.

Entonces, en ese... sustrato

empecé a coger la guitarra y a hacer mis primeras canciones.

Conocí a Raimundo y dos años después estaba grabando el disco de Veneno.

Un referente del rock andaluz.

Oye, y después de 40 años tú dices ahora que quieres recuperar el aire

del grupo Veneno, ¿qué quieres recuperar exactamente? ¿Qué aire?

No, eso es imposible.

Sería imposible, porque teníamos 25 años todos,

no sabíamos nada.

El no saber nos dio una libertad, nos dio una osadía tremenda.

Hoy, desgraciadamente, sabemos mucho más.

De nuestra música, de nuestras limitaciones,

sabemos de la especie humana, que somos bastante cerriles.

Y "Volando voy" es un himno, ¿de dónde salió?

Eso de cualquier lado, eso no...

A los niveles a los que estamos hablando, eso no tiene valor ninguno.

Es como ir por el campo y encontrarse una seta de dos metros.

Encontraste una seta de dos metros con "Volando voy", ¿no? Un setón.

Un gran boleto.

"¿Cómo lo hiciste?". Iba por el campo y lo cogí y ya está, no pasa nada.

¿Sabes? Pues igual. (RÍE)

Empecé a cantar y salió una letra tan fácil como esa,

pero que tuvo ese alcance. Bienvenido.

"Han pasado 170 años desde que en estos pinares

se descubriera el considerado

'lepidóptero nocturno más bello de Europa'.

Hablamos de la mariposa isabelina,

que se ha convertido en el símbolo de esta sierra

y en objeto de estudio para José González".

José, ¿qué importancia tiene el monte Abantos

en la mariposa isabelina? O con la mariposa isabelina.

Estamos hablando de uno de los lepidópteros o mariposa nocturna

más grande de Europa, pero, además, una de las más bellas.

Fue descrita aquí por Mariano de la Paz Graells,

que es como se llama la persona que descubrió en 1848 esta mariposa.

Tanto fue así que él dedica

la especie a la reina Isabel II de España

y, bueno, incluso científicos tanto alemanes como franceses

dudaban realmente de que lo que había publicado Mariano de la Paz Graells

fuese cierto. Estamos hablando de que él tardó diez años

en conseguir hallar esta mariposa

que él tenía de oídas que le habían dicho que estaba en este monte.

Para ahora mismo poder ver la "Graellsia", ¿qué haríamos?

Estamos hablando de una mariposa que está protegida.

Evidentemente, es muy rara. Tanto es así que ahora mismo

podíamos estar encima de una de sus crisálidas.

-¿En qué se diferencia un macho de una hembra?

-Las antenas que tienen los machos son unas antenas mucho más grandes.

Con esas antenas son capaces de detectar a una hembra

a varios kilómetros, porque las hembras sueltan una feromona,

un olor... Mirad los detalles que realmente tiene esta mariposa.

Sí. Cógelo. Os lo dejo.

-Qué preciosa. Esto es un mundo un poco también de arte abstracto

y de arte muy natural, ¿no? Sí.

"Kiko Veneno es un artista que me acompaña muchas tardes

cuando pongo sus discos.

De alguna manera comparte su talento conmigo y me pone de buen humor.

Me siento afortunado de poder devolverle

un poco de su generosidad con este paseo".

(Pájaros)

Oye, se oyen pajaritos por aquí, ¿a ti te gustan?

Qué maravilla. Sí.

Me encanta escuchar los pájaros, son mis congéneres favoritos.

Si pudiera reencarnarme en algún animal...

¡Hombre! Unas setitas.

Fíjate, tienen una pinta...

Así al color, ¿qué le sacas tú? La pinta que tiene.

Yo esto lo he visto en Andalucía, fíjate.

¿Te suena? Me suena, esto me es muy familiar.

Mira, mira qué chulas.

¿Has visto qué tiene aquí en el pie?

Un anillo, qué bonito.

Un anillo y luego escamitas por debajo.

Y arriba, liso. ¡Ah!

El color que tiene es un amarillento que puede ser casi naranja al final.

Sí. Tiene un olor...

Huele. Desde aquí lo estoy oliendo.

Huele fuerte, ¿a qué te recuerda? A libro viejo.

Bueno, a otra cosa. A ver.

Sí, es un olor oscuro, de bosque, pero...

Ahí veo una fruta, un dulzor de algo de fruta.

Es dulzón, pero tiene un olor un poco a veneno.

¿A veneno? Es que yo como soy Veneno no me huelo a mí mismo.

Por eso te digo. No, huele un poco a veneno de hormigas.

Un poco a insecticida es el olor que tiene.

Bueno, bueno. Insecticida. Es el olor que tiene.

Puede ser. Sí, señor, sí, señor.

Tiene ese olor, ¿verdad? Al final le sacas el punto.

Pues mira, se llama "Cystoderma amianthinum".

Tiene el sombrero como si fuese aterciopelado.

Si te das cuenta, no es húmedo. Sí.

Tiene las láminas muy blancas,

la parte de aquí arriba por encima del anillo,

que tiene este anillo en el pie, lisa,

y debajo del anillo, muy escamosa.

Ajá. Y sale en pinares.

O sea, es una seta que no es comestible.

No es tóxica tampoco, no tiene veneno en sí misma.

¿Sería bueno para las hormigas o no? No.

Tampoco, ¿no? Porque no tiene veneno.

A lo mejor por el olor no está mal pensado.

Van las hormigas y dicen: "Esto no".

Claro, primero les das del bueno, del veneno bueno y después les das este.

Les pones la seta y que se la coman y luego les pones el otro.

Continuamos a ver si vemos alguna seta

que tenga olores también curiosos o particulares, ¿no?

Claro que sí.

El mundo del olor de la seta es llamativo.

"Seta de pequeño tamaño con sombrero amarillo y rugoso.

Tiene láminas blancas y un pie delgado

con anillo y escamas.

Su olor es muy fuerte, parecido al insecticida.

Hoy he estado con dos leyendas: el monte Abantos y Kiko Veneno.

Ha sido un doble placer

al que se ha sumado encontrar una seta ratón,

unos higróforos de láminas amarillas,

unas 'Cystodermas' y unas setas de la mantequilla.

Y hablando de comida,

ahora toca ponerse a las órdenes de Diego Ferrer".

¿Qué tal esa senda? ¿Cómo ha ido el paseo?

Muy bien. Divino, un día espléndido.

Un día total.

Quitaos el abrigo, que os va a dar algo.

Hasta calor hemos pasado.

Que parece que no, pero sale el sol y calienta un montón.

Sí, sí.

Kiko, tenemos hoy una receta muy interesante.

A ver qué te parece.

Me he estrujado en hacer algo creativo

a la altura de nuestro invitado de hoy.

Y vamos a hacer con la chantarela o rebozuelo

una receta dulce. Lo vamos a confitar en agua y azúcar

y vamos a hacer una "crème brûlée", que es como un flan

que cuajamos en un baño María.

Luego usaremos un poco de castaña para hacer una espuma de castañas

y acompañarlo, a ver qué te parece.

Eso suena muy bien. Suena bien.

Yo creo que suena bien, vamos a ver cómo queda al final la composición.

Muy bien. ¿A ti cómo se te da la cocina?

¿Te gusta? ¿Te metes en fogones? No.

No me digas que no. No, soy más bien pinche.

Cuando he escuchado lo de la cocina marítima digo:

"Debe controlar de cocina un montón".

No. Soy pinche, pero pinche muy acreditado.

Pues mira, vamos a empezar por esto. Ahí.

Vamos a cortar esto en trozos pequeñitos.

Enséñame ahí. Esto lo metemos aquí,

en el agua con el azúcar a partes iguales.

Y lo vamos a dejar apenas cinco minutitos.

Por otro lado, leche con nata,

que vamos a meterla en un cazo a levantar el hervor.

Si me quieres poner la leche y la nata aquí dentro.

Y, Vicente, un par de puntitas de... ¿De romero?

De romero para dentro. Vale.

Cógelas bien, ¿eh? Coge las mejores.

Bueno, Kiko, que sepas que marcaste un hito en mi vida profesional.

Y es que me fui a trabajar a Inglaterra con unos amigos

y nos pasábamos el día entero

con la música de Kiko Veneno en la cocina.

Aquí lo tienes. No, no, vamos...

Es un honor tenerte aquí y un privilegio.

Para mí es un orgullo también que mi música se pueda utilizar

para un arte tan noble como la cocina.

Bueno, para sacar yemas de huevos, ¿cómo lo ves?

Eso que se casca y la clara por un lado y la yema por otro.

Sí, lo he hecho algunas veces. Venga.

¿Quieres que lo intente? Sí, por favor.

Cuando fuisteis a Andalucía, ¿qué comíais en casa?

Mi madre realmente nunca aprendió bien la cocina andaluza.

Entonces, hacía una mezcla de cocina catalana

con cosas de... Toma, Kiko.

Sujétame mientras esto ahí. Vale.

Con cosas de la cocina castellana también,

que era más propia de mi padre.

Y algunas cosas andaluzas que mi madre incorporó.

O sea, que era todo un placer, ¿no? Con esa mezcla de comidas.

Era un placer. Sí, mi madre era muy cocinitas además

y le hacía mucha ilusión hacer de comer y le echaba tiempo.

Echaba su trabajo ahí.

Y tú hablas de que solo eres pinche, de que no eres cocinillas.

Pero en tus canciones a veces hablas de comida, ¿eh?

Sí, es muy andaluz también. Es verdad.

Es muy andaluz. (RÍE)

No sé por qué, pero... Bueno, sí sé por qué.

Yo creo que son también siglos de carencia alimentaria

y hacen que todo lo referente a la comida

sea un acto muy muy celebrado. Total.

Así que las letras de comida meterlas en las canciones

es un recurso que no falla. Qué buena.

Fijaos, ya tenemos... La confitura.

Confitado. Lo hemos cocinado en almíbar de...

O sea, la mezcla de agua y azúcar simplemente.

Vamos a hacer una cosa.

Vamos a distribuir esto y lo ponemos en marcha ya.

Un poquito más y listo.

Bueno, fijaos cómo metemos, incorporamos tal cual

la chantarela confitada dentro de la "crème brûlée".

Y ahora lo que vamos a hacer va a ser taparla

y meterla dentro del baño María a cocinar durante 35 minutos.

Bueno, esto lo tenemos ya en marcha.

Vamos a ir ahora con la crema de castañas, con la espuma.

Así que vamos a meter

lo mismo, la base de nata con un poco de leche.

Y vamos a sacar las dos yemas de aquí.

Si te parece, Kiko,

lo mismo que antes. Aquí dejamos la yema y aquí la clara suelta.

Esto ya sí que es diferente, porque lo vamos a cuajar

directamente sobre el fuego.

Como es una crema inglesa, lo que tenemos que evitar

es que llegue a ebullición para que no se corte.

Kiko, de música popular a Medalla de las Bellas Artes.

Esta música tuya es que le gusta a todo el mundo, ¿no?

Bueno, yo lo intento, sí.

Yo no pretendía hacer canciones alegres ni canciones así para eso.

Yo tenía otras pretensiones quizás más elevadas,

pero me di cuenta de que esas pretensiones

no conducían a ningún lado. Cuando la gente te pide felicidad,

tú no puedes estar mirando y buscando cosas raras.

Yo ya me sentí dentro de ese gremio de los buscadores de felicidad.

Es que es una maravilla. A veces no somos tan felices

como en nuestras canciones, eso es lo que nos pasa.

E incursiones televisivas también. En "La bola de cristal" yo vamos...

Sí. Gente de mi generación

más mayorcitos. Yo también me acuerdo, Vicente.

Yo lo veía siendo ya más postadolescente.

Y lo veía, lo veía. Muchas cosas las hice sin saber

y sin... a veces hasta sin querer.

Has hecho tantísimas cosas, porque desde Veneno...

Con Raimundo Amador, mi compañero en Veneno.

Después, su hermano Rafael también se incorporó.

Vaya pasada, vaya pasada.

Con él aprendí todos los fundamentos más importantes del mundo artístico.

Por ejemplo, te tiran un tomate, te agachas.

¿Y quién os presentó?

Yo tengo dudas, yo creo que nos conocimos en la calle.

En la calle no te presenta nadie, en la calle

los encuentros se producen de una forma

casual y bueno, por eso siempre... Y más antes, que hoy es por redes.

Sí. Yo me enorgullezco mucho de tener ese origen,

porque creo que la calle, las plazas públicas...

Se pierden.

Siguen siendo el foro que tenemos que recuperar.

Por eso nuestra música siempre la hemos definido como callejera.

Nunca ensayamos. Si nos hemos visto en un sitio, hemos empezado a tocar.

"¿Cómo lo has hecho? Pon el dedo aquí. ¿Y el dedo chico dónde?

¿Y el ritmo? Pim, pim". Y vas, ¿sabes?

Una de las primeras lecciones que aprendí de Raimundo

es que los músicos populares no ensayan.

Qué buena.

Los músicos populares simplemente tocan y practican y vacilan.

Y disfrutan. Y disfrutan.

Exactamente. Se trata de eso.

O sea, que eres un disfrutón, absolutamente.

Sí, la música es que te transporta a ese estado

en el que la vida de pronto tiene melodía y tiene armonía.

Fijaos cómo está ya la textura de esta crema de castañas.

La mezcla de... Es un puré auténtico.

Como una crema inglesa, ha cogido cuerpo por la temperatura.

Así que esto lo vamos a meter en el sifón

y vamos a dejarlo... Qué maravilla, cómo huele.

Que se vaya enfriando.

Vamos a quitarle la capucha a esto, que ya está fresquito.

Ya está cuajado. Mira cómo está ahí la chantarela.

Vamos a darle un poco de soplete y azúcar.

Echamos aquí un poquito de azúcar y ahora cogemos el soplete.

A ver, ¿qué vas a sacar de ahí? Voy a sacar una máquina infernal.

¿Un lanzallamas? Un lanzallamas, sí, señor.

¿De la Primera Guerra Mundial?

¡Esto ya está! Vamos a ver, vamos a ver.

Estamos aquí expectantes.

Qué bien, una obra de arte.

Al lío, a ver qué te parece. Entonces hay que escarbar, ¿no?

Hasta el fondo. Vamos a romper ahí.

Ahora llega el momento. Por fin, el dulce momento.

Qué bueno, ¿eh?

Nunca pensé que las setas podían...

¿Ser dulces? Ser dulces, ocupar el postre.

Lo que más me gusta es el saborcito de la seta

que parece confitada, ¿no? Sí. Y la textura, ¿verdad?

Con el romero y parece una... Sí, sí.

Una aparición inesperada, ¿no?

Qué bueno. En el paladar.

# "Chantaré", "chantaré".

# Chantarela, la, la, la. #

No sabes el auténtico placer que es poder estar contigo,

conocerte y pasar este momento tan agradable.

El señor de los bosques - Monte Abantos

07 abr 2019

Programas completos (38)

Los últimos 38 programas de El señor de los bosques

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios