www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.0.0/js
3575169
El Quijote - Capítulo 2 - ver ahora
Transcripción completa

Historia de don Quijote de la Mancha,

escrita por Cide Hamete Benengeli

escritor arábigo.

Me parece, señor, que sería acertado irnos a ocultar...

...a alguna parte o acogernos a alguna iglesia.

Porque, según quedó el vizcaíno, no sería raro que denuncien...

...el caso a la Santa Hermandad y que nos prendan.

Dónde has visto o leído tú que jamás un caballero andante...

...haya sido conducido ante la justicia...

...por muchos homicidios.

No sé nada de homecillos,...

...pero la Santa Hermandad tiene que ver con los que pelean.

Pues yo te sacaría de las manos de la Santa Hermandad.

Como he sacado a la princesa cautiva...

...de las manos de los encantadores.

¿Has leído alguna vez que hay otro caballero más valeroso que yo...

...en todo el descubierto de la tierra?

La verdad es que no, señor, porque no sé ni leer ni escribir.

Tiene que curarse, señor.

¡Hasta tomar cumplida venganza de este desaguisado...

...juro por el Creador de todas las cosas...

...y los Santos Evangelios...

...hacer la vida que hizo el grande marqués de Mantua!

¡No comer pan a manteles ni con mujer folgar ni, ni....!

Ni otras cosas que no me acuerdo en este momento.

Y ahora, Sancho, dame algo de comer, que tengo hambre.

Por mi fe, Sancho, que no he de descansar...

...hasta que tope con algún caballero armado...

...y le quite por la fuerza una celada tan buena como esta.

Mire, vuestra merced, que por estos campos no andan caballeros armados.

Por aquí pasan arrieros y carreteros,...

...que ni traen celada ni la han oído hablar.

En eso te engañas, Sancho,...

...porque antes de dos horas de andar por estas encrucijadas...

...hemos de encontrar tantos caballeros armados...

...como los que fueron al rescate de Angélica la bella.

A ver si sucede todo para bien,...

...que se llegue el tiempo de ganar la ínsula que tan cara cuesta.

Ah...

Sigamos, Sancho.

Sigamos, señor.

Monte.

Monte, señor.

Y si falta la ínsula, ahí está...

...el reino de Dinamarca o de Inglaterra.

O cualquier otro, que te vendrá como anillo al dedo.

Y más, que por estar en tierra firme, más te debes alegrar.

Hemos de ir en busca de algún castillo...

...donde alojarnos esta noche.

Y entonces encontraré el lugar para hacer el bálsamo de Fierabrás.

Y podré curarme las heridas.

¿Y qué bálsamo es ese? Con una sola gota de ese bálsamo...

...se ahorra tiempo y medicinas.

Es un bálsamo cuya receta tengo en la memoria.

Con el que no hay que tener miedo a la muerte.

Ni pensar en morir de ferida alguna.

Ah, pues nos va a venir de perlas en nuestra profesión.

Cuando veas que en una batalla me han partido,...

...no tienes más que, bonitamente, tomar la parte de mi cuerpo...

...y, con mucha sutileza, ponerla sobre la otra mitad,...

...procurando encajarlas bien.

Luego me darás a beber dos tragos de ese bálsamo.

Y me verás quedar más sano que una manzana.

¿Ah, sí?

Pues desde ahora renuncio a la ínsula.

Y en pago a mis servicios sólo quiero la receta de ese licor.

Mayores secretos pienso enseñarte, amigo Sancho,...

...cuando lleguemos al lugar que nos aguarda.

Mira allá arriba.

Balidos y silbidos.

Balidos.

Gracias.

Déjame.

(LAS OVEJAS BALAN)

¡Ah!

¡Ay...!

Sancho...

Quiero que te sientes aquí a mi lado...

...y seas una misma cosa conmigo.

Que soy tu amo y natural señor.

Come de mi plato y bebe de mi vaso.

Porque de la orden de caballería se puede decir,...

...como del amor,...

...que iguala todas las cosas.

Yo comer como con cualquiera.

Igual con estos señores que con un emperador.

¡A quien se ensalza Dios le humilla!

Dichosa edad y siglos dichosos aquellos a quienes...

...los antiguos pusieron el nombre de dorados.

Y porque el oro, que tanto se estima...

...en esta nuestra edad de hierro, se alcanzase sin fatiga...

Sino porque entonces se ignoraban estas dos palabras:

tuyo y mío.

Ya que todo era de todos.

Todo era paz, todo amistad, todo concordia.

Entonces andaban las simples y hermosas zagalejas,...

...de valle en valle y de otero en otero,...

...solamente vestidas con sus cabellos.

O todo lo más con algunas hojas verdes de parra. ¡Oh!

Tampoco había fraude.

Y el engaño y la malicia se mezclaban con la verdad.

¡La justicia estaba en su sitio!

Y no como ahora que la menoscaban el favor y los intereses.

¡La ley del embudo no se había inventado todavía!

¡Pero para remediar esto se instituyó...

...la orden de los caballeros andantes!

¡Para defender a las doncellas, amparar a las viudas!

Y socorrer a los huérfanos y menesterosos.

De esa orden soy yo, hermanos cabreros.

A quienes agradezco...

...el buen acogimiento que hicisteis a mí...

Y a mi escudero.

Balidos.

(BALA)

Señor...

Ahí tiene que haber agua.

(ROCINANTE RELINCHA)

Relinchos.

(RELINCHAN)

-¡Penco de merde!

(GRITAN)

(GRITAN)

(GRITAN)

Por lo que veo, amigo Sancho, estos no son caballeros,...

...sino gente soez y de baja ralea.

-¡Dale! (GRITAN)

Dígolo porque bien puedes ayudarme a tomar cumplida venganza...

...del agravio que están haciendo a Rocinante.

¿Pero qué venganza vamos a tomar si son más de 20 y nosotros dos,...

...o quizá uno y medio?

(GRITAN) -Este ya no se levanta.

¡Yo valgo por 100!

¡Mi señor Don Quijote, ayúdeme!

(GRITAN)

Tú, sabio encantador que estás escribiendo esta historia,...

...da fe de que este caballero ha luchado hasta la frontera...

...misma de su vida y de sus fuerzas.

Yo tengo la culpa de todo.

No debiera poner mano a la espada contra hombres...

...que no fueran armados caballeros.

Y sobre todo, que sean más que nosotros.

Cuando veas que canalla semejante nos hace algún agravio,...

...no aguardes a que ponga mano a la espada.

Pon tu mano a la tuya y castígalos a tu sabor.

Pero yo soy un hombre pacífico y...

Señor, señor...

Y sé disimular cualquier injuria porque tengo mujer e hijos...

...a los que alimentar.

Y perdono las cosas malas que me han hecho...

...personas altas o bajas, ricas o pobres...

¡No, no, no!

Quisiera tener aliento para hablar con más calma.

Si el viento de la fortuna se vuelve a nuestro favor,...

...si gano una ínsula o un reino,...

...tienes que tener valor y luchar por tu soberanía.

Sabed, amigo Sancho,...

...que la vida de los caballeros andantes está sujeta...

...a mil peligros y desventuras.

Aunque está en potencia propincua el que lleguen a ser reyes,...

...o emperadores,...

...como lo ha mostrado la experiencia...

...en muchos caballeros, de cuyas historias tengo noticia...

...y pudiera contar ahora si el dolor me dejara.

Parece mentira. Yo creía que eras un caballo casto y pacífico.

Ya dicen que hace falta tiempo para conocer a las personas.

Y hay un autor secreto y de crédito...

...que dice que, tras hacer caer al caballero del Febo...

...en una trampa que se le hundió bajo los pies,...

...en un castillo, al caer, se encontró en una cueva...

...y atado de pies y manos.

Allí le pusieron una lavativa de agua de nieve y arena.

Y si no fuera socorrido por un amigo suyo,...

...lo pasara muy mal el pobre caballero.

Como ves, otros caballeros famosos...

...pasaron afrentas mayores que las nuestras.

Quiero hacerte sabedor, Sancho, que no afrentan las heridas...

...que se dan con las herramientas que se tienen entre las manos.

Así está escrito en las leyes del duelo y desafío.

Si, por ejemplo, un zapatero da a otro con la horma...

...que tiene en la mano,...

...no se puede decir que le han apaleado.

Digo esto para que no pienses que, en esta pendencia,...

...quedamos molidos y afrentados...

...porque las armas de los hombres que nos machacaron...

...eran las que usan en su oficio de arrieros.

Suba, señor.

Suba.

No tendré a deshonra ir caballero sobre un hermoso asno,...

...que otros lo hicieron antes de mí.

¡Eh, quieto, quieto, quieto!

No hay memoria que el tiempo no acabe,...

...ni dolor que la muerte no consuma.

Vuestra merced ya no tendrá que dormir al raso.

Allá hay una venta.

Ya la veo,...

...pero no es venta, sino castillo.

Cuando se han recibido tantos golpes...

...como vuestra merced, cualquier venta parece un palacio.

Pero es venta.

Pues si no es un palacio es un castillo.

Con el debido respeto, señor.

No es un castillo.

Claro. Porque es un palacio.

Bueno, ya veremos.

Ladridos.

¡Cuidado!

¡Caballeros, déjenme, yo puedo solo!

¡Cuidado, señor! ¡Cuidado!

(SUSPIRA) Ay.

(SUSPIRA) Ay...

-¡Oh, pobre!

Se ha caído de una pena abajo.

-Más bien parecen palos que caída.

Es que la pena tenía muchos picos y tropezones...

...y cada uno le fue haciendo su cardenal.

-¿Este caballero cómo se llama?

¡Don Quijote de la Mancha!

Caballero aventurero. -¿Y cómo se come eso?

Caballero aventurero es una cosa que hoy es...

...la más desdichada criatura del mundo y...

Y mañana tiene dos o tres reinos para regalarlos a su escudero.

Ah...

Ay, ay...

-¿Vos también os habéis caído de una peña?

No, es que... todo lo que le pasa a mi señor es como...

Si me pasara a mí.

-Yo también he soñado muchas veces...

...que me caía de una torre y me despertaba...

...con un dolor por todo el cuerpo como si de verdad me hubiera caído.

También he soñado que vivía en un palacio.

Creedme, fermosa y alta doncella,...

...os podéis llamar venturosa...

...por haber alojado en este, vuestro castillo, a mi persona.

Que si no la ensalzo es porque dicen...

...que la alabanza propia envilece.

Sólo os digo...

Que os tendré siempre escrito en la memoria...

...el servicio que me habéis fecho.

Para agradecéroslo mientras viva.

Y si el amor que me tiene tan rendido a los ojos...

...de aquella fermosa ingrata,...

...cuyo nombre digo entre dientes,...

...quisiera el cielo que los vuestros deseos fueran...

...señores de mi libertad.

-Pero ¿qué dice este hombre?

(SUSURRA) Aguárdame que ahora subo.

Quisiera, fermosa y alta doncella,...

...pagar el amor con el amor...

...ya que venís a mi cama. Pero la cruel fortuna...

...me ha vapuleado de tal manera que, aunque mi deseo fuera...

...satisfacer el vuestro, me resultaría imposible.

Si no fuera por esto no iba a ser yo...

...tan tonto de dejar pasar esta ocasión...

...sin cumplir como debiera.

-¡Suéltala!

-¡Quita de ahí!

¡Levantad de ahí! ¡Quita!

Quietos, quietos.

Que nos van a oír.

-Te voy a matar.

-Quietos. Mi camisón.

(TODOS) ¡Ay!

(LOS CABALLOS RELINCHAN)

-Deténganse en nombre de la santa hermandad.

Deténganse en nombre de la justicia.

De la sin razón que a mi razón se face.

De tal manera mi razón enflaquece, que con razón me quejo...

...de la vuestra fermosura.

(EL CABALLO RELINCHA)

-¡Quieto, quieto! -¿Qué sucede?

-¡So!

-¡Esto es cosa de Mari Tornes!

(GRITA) ¡Mari Tornes!

¡Ay! -¡Mari Tornes!

Ay...

-Que no he sido yo.

¡Que no he sido yo, que han sido ellos!

¡Ay!

¡Que han sido ellos! ¡No, no!

¡Que han sido ellos!

¡Ay, ay, ay!

Mari Tormes llora.

Mari Tormes llora. -Ay, ay...

-¿Le ocurre algo, buen hombre?

¿Buen hombre yo?

Usase así en vuestra tierra llamar...

...así a los caballeros andantes, majadero?

-Majadero, ¿yo?

Señor...

Socorredme... Socorredme.

Señor, señor...

Ah...

¿Duermes, amigo Sancho?

Amigo Sancho...

¿Duermes? ¿Cómo voy a dormir...

...si todos los diablos han peleado conmigo esta noche?

No puedes creer así.

Porque o yo sé poco...

...o este castillo está encantado.

Pero me has de jurar que esto que quiero decirte...

...lo tendrás secreto hasta después de mi muerte.

(SUSURRA) Seguro. Te lo advierto.

Aunque soy enemigo de que se quite la honra a nadie,...

...has de saber... que esta noche vino a mí...

...la más apuesta y hermosa doncella...

...que sobre esta tierra se pueda hallar.

Ah...

Y que celoso el cielo de tanta ventura,...

...mientras yo estaba en dulcísimos y amorosísimos...

...coloquios,...

...vino un brazo con un candil y ese brazo debía estar pegado...

...a un descomunal gigante...

Y me dio con él.

Por todo ello conjeturo...

...que el tesoro de la hermosura de esta doncella...

...lo debe guardar algún encantador moro.

Y no debe ser para mí.

¡Desdichado de mí y de la madre que me parió!

¡A mí, que no soy caballero!

Y no lo pienso ser jamás.

También me han molido más de 400 mulos.

No tengas pena, amigo. Yo haré el bálsamo precioso.

Y verás, sanaremos en un abrir y cerrar de ojos.

Me vas a traer...

(SUSURRA)

(PRONUNCIA UN EXTRAÑO CONJURO)

La arcuza.

Ahora hay que esperar que el bálsamo obre.

Sancho. Arrópame y déjame dormir.

(LE ENTRA FATIGA)

¡Ay!

¡Que me muero!

Canta un gallo.

¡Vamos ya, Sancho, partamos de inmediato en busca de aventuras!

¡Aaaah!

¡Ataca, ataca!

¡Ah...!

Me muero, señor.

Me muero.

Yo creo Sancho, hijo, que todo este mal que tienes

es por no haber sido nombrado caballero.

Para mi tengo que ese bálsamo,

aprovecha a los que no pertenecen a la orden de caballería.

Ventosidades

¡Ah!

¿Os vais, señor? Sí.

Y si alguna vez os puedo vengar

de algún soberbio que os hubiera agraviado,

sabed que mi oficio no es otro que proteger a los que reciben daño.

Yo no tengo ninguna necesidad en que vuestra merced

me vengue ningún agravio.

Basta con que me pague el gasto que ha hecho en la venta.

¿Así que vuestra casa es venta y no castillo?

Y muy honrada.

Engañado he vivido hasta aquí

a juzgar por lo que me aseguráis, señor ventero,

pues en verdad pensé que era... castillo y no malo.

Pero yo no puedo contravenir

las reglas de los caballeros andantes

que jamás pagaron posada alguna ni ninguna otra cosa.

Vos si me pagaréis, espero. ¡Eh!

Dejémonos de cuentos y de caballerías.

¿O vos también sois caballero andante?

Si mi señor no ha querido pagar, tampoco yo pagaré.

La regla que manda no pagar en mesones y ventas,

vale tanto para los amos como para sus escuderos.

Pues ya me cobraré yo mal que os pese.

Pagar yo un solo chavo, estaría bueno.

¿Qué pasa?

No querías pagar, ¿eh? Pues ahora vas a pagar.

Gritos

¡Don Quijote, señor don Quijote!

¡Ya voy, Sancho!

¡Aguantaaa!

¡Señor, don Quijote!

¡Señor don Quijote!

¡Señor don Quijote!

¡Dejadle, si no queréis sufrir mi cólera!

Ríen

¡Toma!

Hijo, toma un poco de agua.

¡Sancho, no bebas agua que te matará!

¿Vino?

¡Aquí tengo el santísimo bálsamo

que con dos gotas que bebas te sanarás!

Recuerde, señor, que no soy caballero

y déjeme sanar con vino.

Iros de una vez.

¡Señor don Quijote!

¡Señor don Quijote!

¡Espéreme!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 2

El Quijote - Capítulo 2

19 abr 2016

Rocinante tiene una aventura amorosa de la que sale apaleado al igual que su dueño. D. Quijote y Sancho llegan a una venta en donde vuelven a ser apaleados y Sancho es Manteado.

Histórico de emisiones:
05/02/1992

ver más sobre "El Quijote - Capítulo 2" ver menos sobre "El Quijote - Capítulo 2"

Los últimos 18 programas de El Quijote

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios