El Ojo Clínico La 2

El Ojo Clínico

Sábados a las 13.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4104493
Para todos los públicos El ojo clínico - Los ojos - ver ahora
Transcripción completa

Para mí es fundamental cuidar la alimentación,

porque cuando tomo algo, no sé por qué,

de repente el cuerpo hace: ¡Fu!

Se dispara y es como: "Ay, qué picor". Pero bueno...

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel.

Se caracteriza por unas placas rojo escamosas

que aparecen en sitios muy característicos,

como los codos y las rodillas.

La psoriasis no es contagiosa.

Hay que enfatizarlo, ¿no? No es contagiosa.

Pero tiene el problema de ser muy visible.

En la piel sí, pero afortunadamente lo tengo bastante controlado.

Hay que concienciar a la gente para que tenga cuidado con el sol.

Y que en caso de tomarlo, siempre se habla

que no sea a las horas de mayor sol...

Sintonía del programa

La vista es el más preciado de los sentidos,

porque nos permite disfrutar

observando todo lo que pasa a nuestro alrededor.

Los trastornos visuales

son los protagonistas del programa de hoy.

En todo el mundo hay aproximadamente

285 millones de personas con problemas en la vista.

Todas ellas sufren un cambio brusco en sus vidas

a medida que pierden capacidad de visión.

Cuando envejecemos, nuestros ojos modifican.

Los trastornos oculares son más frecuentes,

y la mayoría de hombres y mujeres experimentan un serio deterioro.

Hoy en el programa, el doctor Jiménez Alfaro,

jefe del Servicio de Oftalmología de la Fundación Jiménez Díaz,

nos hablará de los errores de refracción,

como la miopía, el astigmatismo o la hipermetropía.

Contará qué son las cataratas o el glaucoma,

dos de las principales causas de discapacidad en el mundo.

Entraremos en quirófano

para enseñarles las últimas técnicas y tratamientos de estas patologías.

Además, mantendremos una interesante entrevista

con uno de los personajes

más polémicos de la televisión: Kiko Matamoros.

¿Qué personaje histórico tenemos hoy?

Es el poeta Jorge Luis Borges,

que no encontró alivio a sus problemas de vista.

Borges, escritor argentino, es una de las grandes figuras

de la escritura en lengua española del siglo XX.

Ocupa un puesto excepcional en la historia de la literatura

por sus relatos breves y su lírica personal y melancólica.

¿Su ceguera fue consecuencia genética

o del grave accidente sufrido en 1938?

Música

(BORGES HABLA EN FRANCÉS)

(BORGES) Yo, que tantos hombres he sido,

no he sido nunca aquel en cuyo abrazo

desfallecía Matilde Urbach.

Jorge Luis Borges fue un poeta de dos idiomas,

un ciego a medias hasta el final,

un inofensivo anarquista, como él se llamaba a sí mismo.

Un argentino que eligió Suiza para enterrarse.

Un escritor maldito para el populismo peronista,

que le degradó de su puesto de bibliotecario

a inspector de aves y conejos en un mercado.

Un iberoamericano enamorado de la vieja Europa,

y sobre todo de su España incesante y fatal.

Un nobel sin Nobel que soportó la ceguera

no como una herencia, sino como un lento crepúsculo

de más de medio siglo.

Un conversador provocativo que dejó dicho

que el diálogo es el gran invento de la humanidad.

¿Hay grandes personajes en la historia

que sufrieron una ceguera hereditaria?

En la historia ha habido muchos ciegos famosos.

Si nos centramos en los que se quedaron ciegos de pequeños,

tenemos a Stevie Wonder.

Nació de forma prematura, y la ceguera se debió

a que le administraron una alta concentración de oxígeno al nacer.

En el caso de Joaquín Rodrigo,

la ceguera llegó a los cinco años por la difteria.

Y en el caso de Ray Charles

se debió a un glaucoma a la edad de siete años.

Sus biógrafos insisten en que el niño Borges nació en Buenos Aires

en agosto de 1899 con una perfecta visión,

y que la culpa de su ceguera progresiva

la tuvo un golpe accidental por el que fue internado.

Borges aprovechó el largo mes de permanencia en un hospital

para pergeñar uno de sus más afamados relatos:

"Pierre Menard, autor del Quijote".

Tras el accidente, se definió a sí mismo

como un auténtico veterano del pánico,

que empezó recurrente, casi obsesivamente,

a escribir sobre la muerte,

sobre el futuro, sobre Dios mismo,

hasta tal punto que algunos críticos han escrito

que hay un Borges antes y otro después de la septicemia.

(BORGES) Mis instrumentos del trabajo son la humillación y la angustia.

Ojalá hubiera nacido muerto.

¿Tantos efectos secundarios acarreaba entonces,

finales de los 30, una infección como esa?

La ceguera de Borges es un tema muy debatido.

Lo primero, decir que no nació ciego, como muchas personas piensan.

Algunos estudiosos opinan que era una enfermedad congénita,

debido a que su padre también tenía ceguera.

Otros defienden que se debió a un traumatismo

que sufrió el día de Nochebuena del año 1938,

cuando accidentalmente se rompió la cabeza con una ventana

y apareció una herida que desarrolló una septicemia,

es decir, una infección generalizada

que a la postre le produciría la ceguera.

La lírica de Borges se alzó siempre sobre sus propias deficiencias,

y también, pese a ser muy crítico

con la dictadura de Juan Domingo Perón,

sobre cualquier tentación de poesía política y social.

Pudo ser Premio Nobel, pero ni la presión

de los más importantes periódicos europeos

logró que la academia sueca le otorgara el galardón.

Él no era un hombre de blancos y negros.

Su color era el amarillo.

Pero hay dos colores que me son negados del todo.

No siento la nostalgia de esos colores.

Esos colores son el negro y el rojo.

Ahora, hay un color que ha sobrevivido a todo,

que es el amarillo.

Pero Borges murió por un cáncer hepático en Ginebra

en 1986, poco después

de haberse casado con su secretaria de siempre, María Kodama.

Borges no era excesivo. Más bien contenido.

Por eso extraña

que su muerte la produjera ese tumor de hígado.

Cuando Borges supo que su vida estaba a punto de terminar,

fue a la que él creía la ciudad más bella del mundo, Ginebra,

y allí, en el año 1986,

murió a consecuencia de un enfisema pulmonar

complicado con un cáncer hepático.

Murió Borges aceptando su destino,

porque, según también había escrito:

"La muerte es una costumbre que sabe tener la gente".

(BORGES) Creo en el algo oír un atareado rumor

de multitudes que se alejan.

Son los que me han querido y olvidado.

El espacio, el tiempo y Borges ya me dejan.

Los trastornos oculares como los problemas de refracción,

las cataratas o el glaucoma

son muy habituales en nuestra sociedad.

¿Resultan de verdad muy frecuentes?

Yo estoy operado de cataratas.

Utilizo gafas para ver de lejos. Vamos, veo bastante bien.

Suelo ir al óptico una vez al año,

o una vez cada dos años, dependiendo de cómo vayan mis gafas

y cómo esté de cómodo con ellas.

Yo no padezco ningún problema, veo perfectamente.

Veo bastante bien de cerca y de lejos.

Y sí, tengo bastantes amigos que usan gafas y que tienen problemas.

Me reviso la vista cada año.

Conozco muchísima gente con problemas.

Cuando noto que me falla la vista, voy al oftalmólogo y me la reviso.

Mi mujer está operada,

y a lo mejor cada seis meses se la suele revisar.

El glaucoma es realmente muy malo.

Es decir, que hay que medirse la presión intraocular,

y si esta está elevada, tratarse,

porque si no, puede ser una de las causas

que pueden llevar a ceguera.

La verdad, no lo sé, pero es una cosa muy mala, vamos.

Es un problema bastante importante.

Pero no sé en qué puede desembocar.

La presión ocular sé lo que es, pero no sabría ahora...

Es la cantidad de sangre que pasa por el ojo, creo.

Entonces, depende mucho de eso el tema de la visión.

He oído hablar de la presión ocular,

y me la revisan cada vez que reviso cómo va mi miopía,

etcétera, etcétera, y miran la presión ocular que tengo.

La parte delantera del ojo contiene un líquido transparente

que se genera cerca del iris.

El sistema de drenaje del ojo que está alrededor del iris

absorbe el líquido, y si este drenaje es adecuado,

la presión se mantiene a un nivel normal.

Pero en la mayoría de los glaucomas, el drenaje del ojo se obstruye

y el líquido intraocular no puede circular correctamente.

De este modo, se acumula el líquido

y aumenta la presión en el interior del ojo,

lo cual puede dañar el nervio óptico,

y se empieza a perder visión.

El glaucoma suele aparecer en ambos ojos,

pero por lo general, la presión intraocular

se empieza a acumular primero en uno solo.

Lo primero que se pierde es la visión lateral.

La pérdida de visión causada por el glaucoma es irreversible,

pero si se detecta a tiempo

y se sigue un tratamiento con cuidado y constancia,

o se interviene quirúrgicamente en casos determinados,

se puede conservar buena parte de la visión.

En TVE nos han hablado del glaucoma.

En otros programas anteriores de salud

tanto Sánchez-Ocaña como el doctor Mariscal

lo hacían de forma muy ilustrativa.

Ver es muy importante, y solo tenemos unos ojos para toda la vida.

Por favor, cuidémoslos.

Si se tienen antecedentes familiares de glaucoma,

es conveniente hacerse una revisión anual

a partir de los 35-40 años.

Ya conocemos un poco más a nuestro protagonista.

Todo ese mecanismo perfecto de la visión se puede llevar a cabo

porque todos los engranajes cumplen su misión.

Pero también pueden verse alterados,

y una de esas alteraciones es el glaucoma.

Aquí, entre la córnea y el cristalino,

hay un líquido transparente

que se produce y se elimina constantemente.

Es un líquido de limpieza, de lubrificación.

Pues bien, si los canales de salida de este líquido se cierran

y dificultan o bloquean la eliminación,

ese líquido no puede salir, y en el ojo

se produce un aumento de ese líquido y un aumento de presión.

Ese aumento de presión interrumpe el flujo de sangre al nervio óptico,

que se queda sin riego.

Es el glaucoma.

Los síntomas que noté fueron que empecé a ver

que la línea recta,

con el ojo izquierdo la veía ondulada.

Sin embargo, con el derecho la veía normal.

Entonces acudí al...

Iba ya a revisión cada seis meses,

pero acudí al oftalmólogo,

y me dijo que tenía alguna membrana formada

delante de la retina

que me impedía ver rectilíneo con el ojo izquierdo.

Fue ahí cuando me tuve que operar.

He recuperado visión, según me dice el doctor.

He recuperado visión,

pero las líneas onduladas,

con el ojo izquierdo, las sigo viendo.

Me han dicho que eso es lento y que seguramente se quitarán.

Pero por lo menos, avanzar no va a avanzar.

Las cataratas, aun siendo una patología,

es ya tan frecuente

que pensamos que es un hecho inherente al envejecimiento.

Las cataratas son una de las patologías quirúrgicas

más frecuente, y quizá la cirugía que más se haga en el mundo.

El glaucoma es otra de las enfermedades

con una alta prevalencia.

Y lo que está pasando a ser algo casi epidémico

es la degeneración macular asociada a la edad.

El aumento de la esperanza de vida ha traído consigo

un repunte grandísimo de las enfermedades degenerativas.

Parece como si el organismo

no estuviera preparado para vivir tantos años,

y hay estructuras y tejidos que empiezan a fallar su funcionamiento

antes de tiempo.

Como bien decía el doctor Jiménez Alfaro,

no todos los problemas oculares

tienen tratamiento médico, como el glaucoma,

y se hace indispensable afrontar ciertas patologías con cirugía.

"El ojo clínico" va mucho más allá de las consultas.

En esta ocasión abrimos para todos ustedes

las puertas de quirófano

para mostrarles cómo se trasplanta la córnea

o se sustituye el cristalino del ojo

por una lente intraocular para acabar con las cataratas.

José María, buenos días. -Buenos días.

Tome asiento, por favor.

Me cuenta usted que ha perdido visión.

-El ojo derecho...

He perdido bastante vista.

-Vamos a hacerle unas pruebas

para determinar cuál es la causa de esa pérdida de visión.

Ya vimos anteriormente que el cristalino empezaba a estar

un poquito menos transparente. -Sí, con cataratas.

A José María le han diagnosticado una catarata,

aconsejándole la cirugía.

Pero antes de operarle, hay que hacerle

una exploración general. Deben comprobar

su agudeza visual, la tensión ocular,

y examinar el estado general del ojo.

Y vamos con el doctor, ¿vale? Pase.

José María, deje aquí el abrigo y siéntese,

que ya hemos hecho todas las pruebas.

¿Me siento? -Sí.

La biometría, la topografía

o el examen de las células de la córnea

son pruebas necesarias también en el caso de José María,

pero ¿en qué consiste la cirugía de la catarata

una vez realizadas todas estas pruebas básicas?

Vamos a hacer una pequeña incisión en la córnea,

de solo dos milímetros.

Vamos a extraerle el cristalino,

que es esta lente que hay en el ojo, que es la que se ha opacificado,

y la sustituiremos por una lente intraocular

de este tipo o de otro similar, que ocupará el lugar del cristalino.

La cirugía viene a tardar entre 10 y 15 minutos,

el proceso completo,

desde que entra en el bloque quirúrgico hasta que sale.

Será un poquito mayor.

Muy bien. -¿De acuerdo?

Adelante. -Entonces programamos la cirugía.

Venga, vamos a ver al doctor Roldán.

El paciente que tenemos ahora para nuestro quirófano

es un paciente con dos problemas en su ojo.

Por una parte tiene una catarata,

que estamos acostumbrados a que los mayores

tengan este problema. Y tiene una enfermedad en su córnea.

Se llama distrofia de Fuchs,

y consiste en que hay una de las capas,

de las cinco de la córnea,

que es deficiente. Se van perdiendo células,

y justo esa capa se encargaría

de mantener la córnea transparente.

Lo que haremos serán los dos procedimientos

en el mismo acto quirúrgico.

Le vamos a quitar la catarata, y después

vamos a quitarle esa capa de su córnea,

que la tiene enferma, y de un donante,

o sea, alguien que fallece y que da sus ojos,

hemos extraído esa capita igualmente, que se convierte

en un pequeño rollo.

Ese rollo, que contiene todas las células que el paciente

necesita, lo vamos a introducir por una pequeña incisión.

Una vez dentro del ojo, lo vamos a desplegar.

Cuando está desplegado, debemos sujetarlo con algo

hacia su córnea. Y lo que va a hacer esa fuerza de adhesión

va a ser un gas especial,

el SF6, que durante tres o cuatro días se va a mantener

dentro de su ojo, estará tumbado, y hará que sin puntos ni nada

esa capa se adhiera.

Se va a poner la córnea transparente.

Le habremos quitado la catarata

y sustituido por una lente intraocular,

y el paciente, habitualmente, en tres

o cuatro semanas empieza a ver mucho mejor.

Complicaciones comunes al resto de las cirugías

pueden ser, lógicamente, las infecciones, etcétera.

Pero son muy raras. También podría haber glaucoma,

glaucoma agudo,

en caso de que ese aire bloqueara el normal flujo

del humor acuoso. Pero para eso

preparamos al paciente previamente con una iridotomía,

un pequeño agujerito en el iris

que comunica las dos partes de la cámara anterior y la posterior,

de manera que no haya ese problema de glaucoma.

Es una cirugía muy agradecida,

porque con mucho menos trauma quirúrgico

que hacíamos previamente

con los trasplantes de córnea completa,

el paciente tiene unos resultados visuales excelentes.

Los pacientes que se han sometido a una cirugía de este tipo,

como José Lisbona,

deben hacerse revisiones periódicas para comprobar el estado

y evolución del trasplante.

Hubo una pérdida progresiva de la vista,

de la claridad, creando una imagen muy turbia.

Y bueno, se me propuso

"formar parte de una nueva técnica

en el trasplante de córnea,

porque mi enfermedad era el síndrome de Fuchs".

Y bueno, accedí a ese tipo de tratamiento y a esa cirugía.

¿Cuál es el resultado de este tipo de intervenciones?

He recuperado un 95 por ciento

la visión.

Es totalmente diferente.

Es pasar de una sensación de niebla

y de no tener claridad en la visión

a perfilar perfectamente otra vez las cosas de nuevo.

Y salimos del quirófano para charlar junto a Carlos Dávila

con un rostro muy conocido de la televisión:

Kiko Matamoros sufre glaucoma,

un trastorno ocular que afecta al nervio óptico.

Una enfermedad que aqueja a un millón de españoles

y que representa la segunda causa de ceguera en el mundo.

Es un personaje de la televisión más cruda,

quizá divertida, provocadora y probablemente sorprendente.

Pero es un personaje

que posee facetas con menos aristas y características

más entrañables de las que suele exhibir

en sus constantes comparecencias.

Kiko Matamoros no disimula sus carencias

hasta el punto de no tener inconveniente

en contar cómo ha sufrido una enfermedad oftálmica

de incidencia realmente grave: el glaucoma.

Para muchos espectadores, este Kiko poco podrá compararse

con el tertuliano que pelea y debate con otros participantes

en programas que han creado

un estilo realmente polémico. El glaucoma,

que no le ha alejado de su actividad mediática,

es sin embargo una patología ocular

que causa gran trastorno en los pacientes que la sufren.

Su testimonio de hoy sirven para que estos enfermos adviertan

que tras la operación su vida puede incluso mejorar.

Kiko, gracias por venir a contar tu experiencia.

Una experiencia dura, ¿verdad? Bueno, una experiencia dura.

Al principio sí, más dura.

Luego ya... hay una aceptación...

de tu lesión, de tu problema,

y bueno, hay cosas infinitamente más duras, ¿no?

¿Tú cómo me ves ahora? Yo a ti ahora mismo

te veo bien. Gracias.

Te veo muy bien.

Honestamente, yo lo que tengo

con relación al común de los mortales

es una incapacidad en cuanto al campo de visión.

Es decir,

el problema que tengo de glaucoma es que se va reduciendo.

Se reduce en algunos casos hasta la totalidad.

Y en otros... no tanto.

Pero se te reduce el campo de visión ocular.

Entonces se va cerrando tu campo.

No pierdes agudeza visual,

porque la agudeza no tiene por qué dañarse.

Pero sí... el espacio que tú controlas

y el que tú dominas con la visión.

Y también, bueno,

se producen algunos problemas de enfoque.

Es decir, enfocas mal.

Pero no de forma distorsionada,

sino fuera del plano real, ¿no?

Es decir, puedes tener un problema al servir una copa.

Que se te caiga el agua al no enfocar bien.

Exacto. Estás sirviendo,

por ejemplo, una Coca-Cola, o lo que sea, una bebida,

fuera del espacio en el que debe ir,

que sería la boca del vaso.

Y... luego, bueno,

pues también, que hay muchas cosas,

aparte de la visión, que tú no percibes. Entonces,

a veces te golpeas, o...

Pero bueno, son cosas...

Tú no ves igual por ambos ojos, ¿no? No. Yo tengo

prácticamente perdida la visión del derecho.

Tengo una..., lo que llaman los doctores visión túnel.

Veo como por un agujerito pequeño en el caso del derecho.

Y creo que tengo...

Conservo entre el 5 o el 7 por ciento

de la totalidad del campo. Es decir, veo poquísimo.

Y en el izquierdo tengo lesionada

una parte de abajo.

Yo me pongo el dedo aquí y no veo mi dedo.

Tendría que centrarlo para ver la yema.

El glaucoma es abrupto, ¿no?

En su presentación. El glaucoma...

Bueno, puede tener distintos orígenes.

Pero bueno, fundamentalmente se conoce

como una enfermedad silenciosa.

Es decir, no avisa. No avisa y no te das cuenta.

Y si el daño que se está produciendo en un nervio

es muy violento y muy severo

y puede ser muy rápido,

ese es el mayor problema del glaucoma.

El glaucoma es una enfermedad

que si fuéramos capaces de prevenir,

no tendría los efectos devastadores que puede llegar a tener.

Y el principal problema es ese:

que no avisa, no te enteras.

Porque cuando te das cuenta,

a veces es ya un poquito tarde.

Por eso la prevención es importante. ¿Cómo te pasó?

Pues yo me di cuenta...

No sé exactamente cuál es el origen, porque me han hecho muchas pruebas.

Pero yo me di cuenta jugando al pádel.

Empezaban a colárseme bolas por la derecha, y yo decía:

"Pero bueno, no he dado a la bola".

"No soy tan malo". "De repente,

¿por qué soy tan malo?". Sabía que era malo,

pero de repente, ¿por qué era tan malo?

O iba a remachar, y al no enfocar bien, le pegaba al aire.

Y... ya, bueno, empecé a hacerme pruebas.

También me di cuenta porque golpeaba...

Me pasó en 10 o 15 días

que golpeé dos o tres veces con el retrovisor,

con la parte lateral de la parte derecha.

Golpeé dos o tres veces el retrovisor.

Y ya me llamó la atención. Digo: "A ver si es que...".

Y empiezas a taparte un ojo, el otro, a mirar con los dos,

y me di cuenta que efectivamente,

por el ojo derecho veía menos.

Me fui a Urgencias,

y me...

midieron la presión... Intraocular.

...intraocular, y era una barbaridad lo que tenía.

Se asustaron.

Me pusieron un tratamiento de choque. De choque.

Y... ya me sometí a una revisión

donde efectivamente se vio

que tenía ese problema, esa lesión.

Y luego, bueno,

entras en un proceso íntimo complicado.

Psicológico. Sí.

Es muy difícil la aceptación, ¿no?

Es... yo creo que...

Bueno, pues como todo.

A veces, de lo que se trata

es de derrotar el miedo, ¿no?

Sobre todo, de informarte.

Te vuelves loco, porque yo, al menos, en mi caso,

he hablado con gente con el mismo problema.

Le pasó exactamente igual.

Recurres... a todo tipo de información.

Yo visité a los mejores especialistas de este país.

Y al final,

te das cuenta que el diagnóstico que te hace todo el mundo

es el mismo, y que el tratamiento es muy similar.

Y lo que tienes que hacer es aceptar lo que tienes

e intentar minorar en la medida de lo posible

el daño futuro, ¿no?

Y... Porque claro,

el diagnóstico es duro, pero ¿el pronóstico?

El pronóstico depende, porque claro,

en mi caso, por ejemplo,

el origen de la lesión no lo hemos podido detectar.

O sea, el daño que se ha producido en el nervio,

la alteración de la presión ocular...,

intraocular, no sabemos por qué se produce exactamente.

Hay quien ha dicho de ti todo: tu mala vida, tal...

Esas cosas que se dicen

de alguien tan público. Sí.

De todo. Y ya en internet puedes leer alguna...

Atrocidad. Sí, pero bueno,

verdaderamente, eso te importa poco, ¿no?

Hay algo que sí, que bueno, que es recomendable,

y es que cualquier medida que sirva...

Bueno, quiero decir, que la vida ordenada no le sobra a nadie.

Y como estamos hablando

de falta de riego

en una zona concreta de tu organismo,

en este caso, del nervio,

que se va muriendo porque no le llega bien la sangre, ¿no?,

pues no sé... Y no...

Pues... la verdad es que...

hay cosas que verdaderamente

no favorecerían o...

el mejor desarrollo de...

Fíjate: en estas caricaturas

ves aquí a Jorge Luis Borges. Sí, lo vi antes.

Una caricatura sensacional.

Hay una entrevista con Joaquín Soler Serrano,

en "A fondo", que eran verdaderamente fantásticas,

es el maestro de todos nosotros,

en el que Borges

le decía en cierto momento a Joaquín Soler Serrano:

"Hay una pregunta que nunca me atreví a hacer a mi oftalmólogo:

'Doctor, ¿me voy a quedar ciego?'".

Sí. Yo se la hice.

Yo sí se la hice,

y la verdad es que se la hice

con la esperanza de que me dijera:

"Estás loco". Y me dijo: "Es una posibilidad".

"Pero es una posibilidad remota

si las cosas van como esperamos que vayan, y como queremos".

Y creo que en ese sentido hay que ser realista.

Borges, supongo que...

A Borges le podía más el miedo. Es lógico.

Pero... también en el supuesto de que eso pueda llegar a pasar,

estarás más preparado.

Será menos traumático. Aparte,

la época de Borges no es la tuya.

Se están haciendo experiencias

que no tienen nada que ver con su tratamiento.

Yo creo que... bueno,

ahora mismo, para el ojo

hay multitud de soluciones para multitud de problemas.

¿Sigues un tratamiento?

Una curiosidad: tantas horas en televisión,

en un plató como este, tantas horas de exposición a tanta luz

como la que tenemos... ¿Eso te es recomendable?

¿Te han dicho que te puede perjudicar?

No me perjudica.

Lo que sí dicen

es que para lesiones oculares no es recomendable.

Pero en mi caso no.

En el caso del glaucoma, es una lesión interna,

una lesión del nervio óptico,

y no tiene trascendencia.

Sí se producen problemas,

porque el tratamiento del glaucoma

produce normalmente la irritación del ojo,

y a veces..., bueno,

se nota. En los programas de noche, por ejemplo.

Yo tengo unos horarios

para aplicarme el colirio.

Y... bueno, eso me produce...

bastante irritación. Cuando te has hecho

tus operaciones de cirugía estética y todo eso,

¿el oftalmólogo no te ha planteado ningún problema?

No. Se lo he preguntado siempre. No te han dicho nada, ¿no?

Siempre. Yo tengo...

Una de las sospechas que tienen de mi lesión

es que pudo producirse debido al uso de corticoides.

Y... vamos, como yo también tengo un colirio

que se despachaba con mucha alegría

en las farmacias,

que parecía que tenía un efecto mágico,

pero al final, el abuso parece que ha sido

el origen de muchas... Una pregunta:

Yo recuerdo aquella época

que la gente empezó a no creerse...

Que creía que hacías marketing

y que te hacías la víctima de algo fingido.

O sea, como diciendo: "Voy a hacer de esto

una superexposición..." Un drama.

"...para que la gente me vea más". ¿Cómo sentiste aquello?

Bueno, yo, honestamente... No te afecta.

A mí no me ha afectado.

Sé que... me parecieron juicios indecentes,

que descalifican más al que los hace que otra cosa.

Es decir, a mí no me afectan.

Pero... de verdad que es que hay que...

Si no sabes o no puedes convivir con eso, dedícate a otra cosa,

porque... bueno,

no podemos vivir pendientes de lo que los demás quieran pensar.

Estás estabilizado, ¿no? Bueno, estoy... Sí.

Tengo que hacer revisiones semestrales.

Pero... sí.

El examen de la lesión no es un...

No puede darte un porcentaje exacto

de cómo va la situación,

porque es una prueba...

que no mide al detalle.

Es un poquito subjetiva en algún caso.

Pero bueno,

sí nos movemos en unos márgenes

donde no hay por qué derivar que la cosa vaya peor.

Entonces, ya hace de esto...,

yo creo que por lo menos tres años y medio

que estamos ahí...

Que podemos ser optimistas de alguna manera.

Enhorabuena y gracias por tu testimonio.

En un momento les dejamos con un oftalmólogo muy importante.

Hablaremos de una enfermedad como la de Kiko con el doctor

Jiménez Alfaro, jefe de Oftalmología de la Clínica de la Concepción.

Las cataratas no tienen tratamiento médico.

Es una opacificación

del cristalino, que es una lente natural del interior del ojo.

La única forma de restaurar la transparencia del sistema óptico

es eliminar quirúrgicamente ese cristalino

y sustituirlo por una lente intraocular.

No todo el mundo puede ser operado, o al menos con las mismas técnicas.

Hay técnicas láser, hay lentes intraoculares...

Hay varias técnicas, y lo que hay que hacer es,

a cada paciente, según las condiciones de su ojo

y las condiciones del número de dioptrías,

aconsejarle el procedimiento más adecuado

y explicarle los pros y los contras.

Pero, lógicamente, es una cirugía muy, muy segura.

Se están empezando a desarrollar y a implantar ya

microchips electrónicos que una vez

implantados en la retina, mediante estimulación eléctrica

permiten la percepción de estímulos luminosos por gente

que había perdido su capacidad visual.

Las lentes intraoculares, como decía,

cada vez se están desarrollando modelos mejores,

y será posible algún día implantar lentes personalizadas

en función de las características y las aberraciones de cada ojo.

Cuando tuve la segunda opinión del oftalmólogo,

y decidió operarme.

Me puso una medicación para prepararme para la operación.

Y la me la estuve poniendo hasta que me operé,

el día 28 de noviembre.

Después de eso,

pues... me dio otra medicación

para que me la aplicara a continuación,

aproximadamente casi un mes.

El 80 por ciento de la información necesaria

para nuestra vida cotidiana implica al órgano de la visión.

En el mundo hay aproximadamente 285 millones de personas

con discapacidad visual,

de las cuales 39 millones son ciegas

y 246 millones sufren un problema de baja visión.

El 82 por ciento de las personas que padecen ceguera

tienen 50 años o más.

Actualmente, solo un 15 por ciento,

es decir, 15 000 personas con discapacidad visual en España,

conoce y utiliza el sistema Braille.

El número de pacientes con discapacidades visuales

atribuibles a enfermedades infecciosas

ha disminuido considerablemente en los últimos 20 años.

Las principales causas de discapacidad visual

son errores de refracción, miopía, hipermetropía y astigmatismo

un 43 por ciento,

cataratas no operadas un 33 por ciento,

y el glaucoma un 2 por ciento. La prevalencia del glaucoma

oscila entre el 1,5 y el 2 por ciento

de los mayores de 40 años.

Es la primera causa de ceguera irreversible en España,

y se estima que cerca de 500 000 habitantes

sufren esta enfermedad sin saberlo.

El 80 por ciento del total mundial de casos de discapacidad visual

se pueden curar.

Y ahora, causas, tratamientos y revisiones oftalmológicas

para prevenir problemas oculares.

Nuestros médicos de cabecera nos lo cuentan todo

en El ojo discute.

Música

Hoy, en El ojo discute, hablaremos del sentido

que es de los más importantes para la mayoría, la visión,

si no el más importante.

Totalmente de acuerdo. -Totalmente.

Fíjate, que aun no siendo un órgano vital,

es tan fundamental que la mayoría de la información que nos llega

es a través de la vista.

Por eso hay que estar muy pendiente de ella,

revisarla, y ya desde la infancia.

Desde la infancia, en programas de revisiones

que hacen los pediatras, una de las cosas que ven es la vista.

Y hay que estar atento

a que el niño no le duela mucho la cabeza después de leer,

o que no se acerque mucho a la tele, o que tenga bajo rendimiento escolar,

que muchas veces se traduce en una falta de visión.

Hay cosas fácilmente solucionables. -Pero no solo en los niños. También

en las personas mayores, con los años, el ojo envejece.

Aparecen un montón de problemas,

algunos de los cuales es difícil detectar al inicio,

y solo cuando hay daños irreversibles es cuando son evidentes.

¿Por ejemplo? Por ejemplo, el glaucoma.

Muchas veces es silente al inicio. El glaucoma es una enfermedad

en la que aumenta la presión dentro del ojo,

y esa presión termina dañando el nervio óptico,

que es a través del que recibimos la información visual.

Y los nervios, como todos sabemos,

son muy difíciles de curar y de regenerar.

Y una vez que ese nervio está dañado,

aunque tú quites la presión ocular, al nervio le cuesta

volver a funcionar de forma adecuada.

Y muchas veces, cuando tiene ese daño es cuando el paciente se da cuenta.

Entonces, las revisiones oftalmológicas

deben ser no solo en la infancia,

que parece que lo tenemos más interiorizado.

Además, en la revisión del niño sano se hacen de forma rutinaria,

los padres estamos muy encima de los niños,

sino también en las personas mayores.

Ellas a veces asumen que bueno, que con los años

es lo que toca. "Si no veo bien...".

Se van adaptando a ver un poquito menos. O sea, que...

Cada dos años sería interesante

hacerse una buena revisión oftalmológica.

De hecho, también, igual que el glaucoma,

que una de sus denominaciones es la de ceguera silenciosa,

por eso de que uno a veces no nota ninguna sintomatología.

Hay muchas enfermedades muy frecuentes,

como la hipertensión o la diabetes,

que una de sus complicaciones es que afectan a la retina.

Con lo cual, la vista también se ve afectada.

Entonces, en estos casos

sí que lo tenemos en cuenta para mandar a revisión al oftalmólogo.

Sobre todo, hacer un fondo de ojo y ver bien esa retina

en los pacientes hipertensos o con diabetes.

Muchas veces la gente se pregunta cómo cuidar sus ojos,

y hay que insistir mucho en los puntos fundamentales.

Por ejemplo, la enfermedad macular de la retina.

Sí, eso es muy frecuente, sobre todo por la edad.

Como todo, a medida que vamos cumpliendo años,

hay partes nuestras que envejecen,

y uno de los órganos que envejecen es la vista.

Por un lado está la presbicia, como se hablaba del oído,

que empezamos a oír menos con la edad,

y la vista también se afecta.

Pero la presbicia es un problema que tiene el cristalino,

que le cuesta cada vez más adaptarse a las distancias,

porque envejece, se queda más rígido.

Vista cansada, ¿no? -Eso es. Y fíjate, que no es

que empiece ya con 65 años.

A partir de los 40 uno empieza

a tener... Algunos sí.

(BÁRBARA) Algo antes...

Yo más tarde, porque quien tiene miopía empieza más tarde.

(BÁRBARA) Yo un poco antes.

Los que tenemos hipermetropía, antes.

La degeneración macular suele empezar más tarde,

y tiene relación con el sol.

Hay que proteger la vista. Sí. El sol...

Ponerse gafas de sol. Esto no se sabía hace unos años,

y tiene bastante relación con ello.

La patología que quizá todos conocemos más

dentro de la patología ocular, que son las cataratas,

también se relaciona con los rayos ultravioleta.

O sea, que en general, ya...

Pero las cataratas son solucionables hasta cierto punto.

La degeneración macular... Pero casi mejor no llegar,

a que te lo tengan que solucionar, o llegar lo más tarde posible.

-La degeneración macular va asociada a la edad.

El propio nombre indica que va asociada a la edad,

a edades más avanzadas, y a la mácula, una parte de la retina.

Es la última capa. Digamos que el ojo es como una cebolla.

Pues la última capa es la retina.

Es donde ya la luz que nos llega se convierte en impulso nervioso

para en el cerebro uno notar las imágenes.

Una de las zonas es la mácula.

Entonces, esa zona de la mácula es la que está implicada

en la visión central.

¿Qué ocurre en la degeneración macular asociada a la edad?

Que sobre todo pierdes la visión central.

Por ejemplo, si estás viendo un reloj,

ves muy bien los números,

pero la zona central de las manillas la ves peor.

Ese es el problema. Y lo que decía Bárbara.

Los tratamientos ahora van mejorando,

y son tratamientos que se inyectan dentro del ojo, fármacos,

para evitar que esa degeneración avance.

Y como en todo, hay muchos grados.

Hay gente que es muy leve y gente que es más avanzado.

Realmente, el tratamiento de la degeneración macular

es uno de los grandes avances de la medicina,

porque era una patología que hace unos años

dejaba a la gente ciega con un porcentaje bastante elevado.

Y es una de las...

Estos tratamientos son bastante eficaces

y tienen unas tasas de frenar la enfermedad bastante elevadas,

cosa que... vamos,

están evitando la ceguera,

que es una situación bastante desafortunada

en pacientes especialmente mayores. Por ejemplo, Fernando,

a nivel psiquiátrico, la aparición de problemas graves

de depresión y tal... Sí. De hecho,

hay que diferenciar entre la ceguera congénita,

la persona que nace sin ver, y la pérdida de visión,

donde efectivamente el adaptarse a ello es todo un reto.

Lo que se llama adaptación a la discapacidad visual.

Y ahí pueden aparecer

problemas como la ansiedad o la depresión,

porque uno debe volver a reorientarse.

Porque perder la visión

es perder un montón de información, como comentábamos.

Incluso equilibrio.

Una persona de 80 años...

La depresión es más frecuente, sobre todo

personas jóvenes.

Parece lógico que perder la visión a edades tempranas

afecta más que en personas más mayores.

Pero efectivamente, hay que cuidar la parte más emocional,

porque perder la vista puede generar una adaptación complicada.

Entonces hay que cuidar ese factor. Se habla

de la alimentación, de la vitamina A y tal.

Pero el tema del sol, hay que proteger con gafas a los niños.

Estoy totalmente de acuerdo.

Igual que se protege un adulto, poniéndose gafas de sol

para que no le moleste el sol, los niños igual. Pero ellos

no las piden. Pero hay que atárselas,

porque claro, juegan y... Y unas gafas homologadas

y que protejan. Mira qué pregunta te han hecho.

Dos preguntas:

El uso de colirios cuando se tiene el ojo seco,

¿puede generar problemas a la larga?

Y otra pregunta: las lentillas de colores, tan de moda ahora,

¿también pueden generar problemas?

Ahí hay dos preguntas en una. Ajá.

La primera parte: todo abuso de medicamentos no es bueno.

Lo que pasa es que en el caso del tratamiento usado en el ojo seco,

los colirios que se usan, que son lágrimas artificiales,

son más inocuos, y no hay tanto problema.

Siempre que el diagnóstico lo haga un profesional,

de una forma correcta

y el tratamiento sea el correcto, no hay problema.

Siempre hay que utilizar las cosas bien.

Y la segunda parte de la pregunta, el uso de lentillas...

Hombre, el uso de lentillas ya tiene un riesgo de por sí.

Lo que pasa es que si estas lentillas

están pautadas por un profesional

y se hace un uso responsable y correcto de ellas,

los riesgos se minimizan.

¿Qué riesgo tiene llevar lentillas?

El llevar lentillas tiene varias cosas.

Es un cuerpo extraño que va a la córnea.

Una cosa es que se puede rechazar ese cuerpo extraño y tener

una conjuntivitis crónica.

Otra posible complicación es que se formen ulceritas en la córnea.

Lo que llamamos queratitis.

Ese tipo de problemas. Y otro problema también es

que pueda anestesiar de alguna manera la córnea.

Por tener un objeto siempre ahí. Claro. Eres menos sensible

a cualquier cosa.

Entonces, utilizarlas por un problema de refracción,

miopía o cualquier otro problema,

dentro de lo que cabe te lo ha pautado un profesional.

Pero utilizarlas con fines estéticos

me parece un poquito... no necesario. Es un riesgo no necesario.

Y ya en época de carnaval se utilizan lentillas incluso

no homologadas o de otro tipo, me parece una temeridad.

Bueno, las cosas, siempre con responsabilidad.

¿Qué más podemos hacer para proteger nuestros ojos?

¿Son genéticas la mayoría de...? (BÁRBARA) Hombre,

la mayoría no, pero el glaucoma tiene una agregación familiar.

Y se recomienda a los pacientes de familiares con glaucoma

que se hagan revisiones rutinarias

para la detección precoz de este problema.

O sea, que sí que hay...

La diabetes tiene un componente genético,

y como bien ha dicho José María, la afectación de la retina

por la diabetes, la retinopatía diabética,

es una causa muy importante de ceguera a día de hoy.

Todavía, a día de hoy, sigue siendo un problema muy importante.

Entonces, algunas de las enfermedades sí que tienen,

como en todo, componente genético, y otras no.

Te tocan por la edad,

como puede ser la catarata,

o como pueden ser otras enfermedades.

Estamos también muy centrados en enfermedades más degenerativas

o más crónicas,

pero enfermedades oculares, como la conjuntivitis,

y más con el uso de lentillas, ¿no? Y bueno, hablando un poco

de las enfermedades reflejadas en los ojos,

mira qué pregunta te han hecho.

¿Cómo es posible que muchas enfermedades del organismo

puedan detectarse a través del iris del ojo?

¿Cómo es posible esa técnica?

He de decir que no creo en esta técnica.

Es verdad que hay ciertas enfermedades

que tienen un reflejo ocular.

Por ejemplo, hay patologías hepáticas

en las que acumulas bilirrubina,

y se ve en la esclerótica, en lo blanco del ojo, amarillo.

Bien. Hay otras enfermedades

por depósito de ciertas sustancias, que esa sustancia

también se deposita en el ojo y se puede ver.

El colesterol hace un anillo, en ocasiones.

Pero el colesterol es más alrededor del párpado.

Pero hay otras enfermedades metabólicas que lo pueden dar.

Eso es una cosa, y otra cosa lo que propone...

Son muy raras. Son cosas excepcionales,

sí, pero es verdad que muchas veces,

para la detección de esas enfermedades,

hacemos un examen ocular. Sí.

Pero son cosas muy específicas. No son en general...

A eso voy. Que eso es una cosa,

y otra cosa es que mirándote el iris podamos saber

si tienes, como propugnan

los defensores de esta ciencia, o los que estudian esto,

que puedan saber, mirándote el iris, si tienes un problema ginecológico,

o si tienes un problema pulmonar.

Eso es ya, desde mi punto de vista,

que no está comprobado ni demostrado.

El iris es un músculo que tiene varias fibras,

y de ahí que se vean fibras radiales.

Y se contrae, y cada una de un color.

Para cerrar y abrir la pupila, para graduar la luz que entra

y que te puedas adaptar y tengas una visión adecuada.

Es como el diafragma de una cámara. Sí.

Varía la luz que pasa.

Ellos hacen una representación sobre el iris,

como la esfera de un reloj,

y en cada punto dibujarían una zona de tu organismo.

Eso ya es,

como he dicho, rizar mucho el rizo. ¿Y qué más enfermedades

se pueden diagnosticar a través del examen de los ojos?

Cuando... Por ejemplo, el estado de deshidratación.

Puedes ver la anemia... Sobre todo

la anemia. Pero viéndola conjuntiva.

Cuando vamos al médico, nos han mirado.

Si está rojito, estás estupendo.

Y si está blanco, probablemente tengas algo de anemia.

El color amarillo

que hemos dicho antes, cuando tienes problemas de vesícula

o problemas hepáticos.

Si haces fondo de ojo, puedes ver eso: los datos

de afectación ocular de la hipertensión,

de afectación ocular de la diabetes...

Hay muchas enfermedades inmunes que afectan al ojo.

Muchas veces, que se ve en tu especialidad,

no es solo ver el ojo, sino lo que cuenta el paciente que ve.

Cuando hablan de que ven una visión doble, eso es

indicio de alguna enfermedad neurológica.

Sí. (FERNANDO) O de psiquiatría. A veces

aparecen alucinaciones visuales,

que nos mandan a los pacientes, por si es algo psiquiátrico,

y es el síndrome de Charles Bonnet.

Al tener cataratas, no entra bien la luz,

se hace una mala refracción

y el lóbulo occipital genera alucinaciones.

Y no es algo psiquiátrico, sino ocular,

y el tratamiento es muy distinto.

Hablábamos en otro programa de la sordera.

Mira lo que te preguntan acerca de la falta de visión.

¿Tiene que ver la tensión emocional con la tensión ocular?

Porque ¿sabemos o podemos afirmar

que las personas que pierden vista, que no tienen vista,

desarrollan un sentido especial que el resto desconocemos?

Igual que a José María, me hacen dos preguntas.

Pero en la primera parte pregunta por el resto de sentidos.

Sí parece que las personas que tienen ceguera de nacimiento,

aunque también les pasa a quienes la adquieren a lo largo de la vida,

que se agudizan el resto de sentidos.

No sé bien cómo definirlo, pero hay

una agudización, y todos lo sabemos.

Plasticidad neuronal. Pueden leer con las manos,

o con el olfato reconocer

si un objeto es nuevo,

si pasan por una panadería o una zapatería. ¿No?

O el tema de la ecolocalización, a través del oído.

Con el rebote del sonido, algún estudio dice

que pueden detectar paredes y postes a tres metros de distancia

las personas con ceguera. Entonces hay una agudización

de los sentidos. Me preguntaba por otro lado

si la tensión emocional, la tensión ocular...

Aunque defiendo los efectos del estrés, realmente

la tensión ocular, su aumento,

tiene que ver con diabetes, con tabaco, con la edad.

Pero una relación directa con la tensión emocional

parece que no hay.

Encantada de compartir este espacio con vosotros

para hablar de la visión. Hasta el próximo programa.

Los últimos avances tecnológicos en nuestra especialidad

está en el desarrollo de nuevos sistemas diagnósticos,

como nuevos sistemas de OCT, tomografía de coherencia óptica,

nuevos sistemas para realizar las intervenciones quirúrgicas,

cada vez más robotizados e independientes

de los cirujanos,

sistemas de microchips electrónicos y de visión artificial

que permitan la estimulación eléctrica de la retina,

nuevos modelos de lentes intraoculares

cada vez más personalizados,

nuevos sistemas de liberación de fármacos

cada vez más eficaces para el tratamiento del glaucoma

y la degeneración macular asociada a la edad...

Y luego, el reto más importante, como en la medicina general,

son las enfermedades hereditarias y las enfermedades degenerativas.

Aquí se está trabajando con células madres

para poder producir tejidos, regenerar tejidos

e incluso algún día crear órganos a medida.

Y el tema de la terapia génica, consistente en inyectar en el ojo

vectores virales capaces de modificar el código genético

de las células de la retina para curar algunas enfermedades

que hasta hoy no tenían tratamiento.

Música

Me ha enganchado el personaje de El ojo clínico de hoy.

Qué grande Borges.

Sí. Y los buenos frutos secos que ha hecho ese hombre.

Sí. Un hombre amante de las letras.

Sobre todo de la "H", que al ser muda, nunca le dijo nada.

O letras como la "J", que Borges bailaba con soltura.

Y sobre todo de la "Ñ",

esa "Ñ" tan española que le enseñó en los años de niñez

el cariño al empeño de diseñar mañanas teñidas de otoño

en un guiño de añoranza soñando pequeñas compañías

y hazañas como montañas sin dueño.

No estoy de coña. Es que la "Ñ" es pura poesía.

Borges padecía

una ceguera progresiva.

Muy distinto a lo que me pasó a mí.

Yo tuve también una ceguera, pero transitoria.

Sí, solamente me afectaba los fines de semana,

cuando me ponía ciego.

Bueno, de juventud fue aquello.

Borges nos dejó grandes poesías.

¿Se acuerdan ustedes de aquel poema que decía:

"Volverán las oscuras golondrinas

en tus balcones sus nidos a colgar"?

Pues esa no era de Borges, pero era muy bonita también.

Ya digo: de Borges me gustan sus obras.

Sobre todo una que hizo para cambiar la bañera por un plato de ducha,

que le quedó magnífica.

Pero si me tengo que quedar con algo de Borges,

vamos, yo me quedo con sus nueces. Y es que

me ha recomendado el médico

que tengo que comer todos los días media docena de nueces.

Que me las he traído aquí.

Y la verdad es que estoy cumpliendo.

Pero lo de las nueces no lo acabo de llevar bien.

Cuesta un poco, ¿sabes?

Las como y luego me da como ardor de estómago, ¿sabes?

Que ya me ha dicho mi mujer...

que pruebe a pelarlas. Pero ya le he dicho yo:

"No, porque donde están las propiedades de la fruta

es en la cáscara".

Hasta la semana que viene.

Música

Es básico avanzar en la integración de la gente con déficit visual.

En el programa de hoy hemos analizado

la sintomatología, tratamientos y últimos avances

en el cuidado de los problemas que afectan a nuestros ojos.

Es imprescindible la revisión regular oftalmológica,

aun en ausencia de síntomas, ya que el 80 por ciento

de los defectos visuales se pueden prevenir o corregir.

Las gafas de sol no son solo para el verano.

Hay que usarlas durante todo el año,

porque la radiación solar puede dañar nuestros ojos, la retina

y ocasionar problemas graves, como cataratas.

Una buena alimentación también es importante para nuestros ojos.

Según los especialistas, las vitaminas A y C,

así como el magnesio, son básicas para el cuidado de la vista.

En cuanto al uso de tecnologías,

como el ordenador los teléfonos móviles o tabletas,

lo ideal es hacerlo a una distancia de 50 centímetros,

de manera lineal, y así los ojos no tienen que acomodarse tanto.

Después de los 40 años debemos aumentar estas precauciones,

ya que es mucho más probable padecer una enfermedad visual.

La semana que viene hablaremos de esquizofrenia,

un grave trastorno que afecta al 1 por ciento de la población mundial

y que deteriora la capacidad de las personas

en diversos aspectos psicológicos

como el pensamiento, las emociones o incluso la voluntad.

Y sepan que les acompañamos y escuchamos

en Facebook, Instagram y Twitter.

Pueden consultar toda la información del programa

en RTVE.ES, donde encontrarán el blog

y el apoyo de nuestros médicos de cabecera.

Acabamos por hoy, pero no sin antes recordarles

la cita de Jardiel Poncela:

la vida es una buena experiencia,

y la experiencia es la única enfermedad que no se contagia.

Hasta la semana que viene. Adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Los ojos

El ojo clínico - Los ojos

08 jul 2017

Programa de divulgación médica y de historia de las enfermedades y de personajes de la historia mundial que las han padecido. Hoy trataremos los ojos- La salud entra por la vista.

ver más sobre "El ojo clínico - Los ojos" ver menos sobre "El ojo clínico - Los ojos"
Programas completos (39)
Clips

Los últimos 152 programas de El Ojo Clínico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos