El Ojo Clínico La 2

El Ojo Clínico

Sábados a las 13.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4059725
Para todos los públicos El ojo clínico - Enfermedades de transmisión sexual - ver ahora
Transcripción completa

sufro los acúfenos, desgraciadamente,

Te vistes de torero y el toro te quita cualquier ruido, ¿no?

Sí, pero antes de vestirme,

sufro los acúfenos, desgraciadamente,

que me atormentan muchísimo, porque llegan a angustiarte.

Menos mal que solamente el derecho.

Con el izquierdo me defiendo perfectamente.

Pero sería terrible quedar sorda, porque es muy duro.

Cuando el ruido ambiente es grande, sobre todo en el trabajo,

se puede producir una disminución de la audición.

En la universidad me encontraba mucho más sola,

porque era la única sorda que había en mi facultad.

Estaba rodeada de oyentes.

Abogada y actriz, entiende la dificultad que existe

para encontrar trabajo.

Actualmente hay una ley que dice que las personas sordas

no pueden casarse si no tienen un justificante.

Y es un poco absurdo,

porque entienden, solo que se comunican diferente.

Hay un grupo de enfermedades diferentes

que producen un síntoma común a todas ellas: la sordera.

Por lo tanto, la sordera es un síntoma, no la enfermedad.

Música

Las enfermedades de transmisión sexual

son las protagonistas de este programa de "El ojo clínico".

En los últimos años se ha producido en España

un considerable aumento de estas infecciones.

Lo mismo ocurre en otras naciones desarrolladas,

y naturalmente en el Tercer Mundo.

Pero ¿qué factores están influyendo

para que esté aumentando de manera alarmante

el número de estas enfermedades? ¿Se ha perdido el miedo al contagio?

La respuesta a todas estas preguntas y a muchas otras

nos las facilitará durante los testimonios

el especialista invitado de hoy: el doctor José Alcamí,

jefe de laboratorio del Instituto de Salud Carlos III.

También escucharán a una mujer

que en su momento estuvo infectada por el virus del papiloma humano.

Naturalmente, respetamos su anonimato y su identidad.

Hemos realizado además un reportaje sobre el trabajo que se desarrolla

en uno de los centros médicos que más experiencia acumulan

en el tratamiento de estas enfermedades,

comúnmente llamadas venéreas.

Conocerán también la dura historia

de pacientes afectados por estas patologías,

y en consecuencia el estigma social que sufren aquellas personas

que han sido o son víctima de alguna de ellas.

Y en la entrevista, ¿a quién recibimos?

Esta vez, Carlos Dávila conversará con la sexóloga Lorena Berdún,

que presentó en esta casa

un programa pionero y polémico: "Dos rombos".

¿Y quién es el personaje histórico de hoy?

24 de noviembre de 1991,

fecha en la que Freddie Mercury,

el cantante y compositor británico nacido en Zanzíbar,

líder de la mítica banda Queen, fallecía por una bronconeumonía,

consecuencia de la debilidad orgánica que padecía

a causa de la infección por VIH. El considerado por muchos

el mejor cantante de rock de todos los tiempos

se había resistido siempre a reconocer su enfermedad.

Música

# Barcelona. #

Freddie Mercury falleció a los 46 años,

apenas ocho meses después de haber reconocido públicamente

ser portador del virus VIH,

el virus de la inmunodeficiencia humana, el sida.

El 22 de noviembre

el cantante reclamó la presencia de Jim Beach,

mánager de su banda, Queen,

y ambos redactaron este anuncio:

"En relación a la enorme conjetura de la prensa

de las últimas dos semanas,

es mi deseo confirmar que padezco sida".

"Mi privacidad ha sido muy importante para mí,

y soy famoso porque prácticamente no doy entrevistas".

"Esta política continuará".

El mejor cantante masculino de todos los tiempos,

según los resultados de una encuesta publicada en 1985

por Blender y MTV 2, conocía su enfermedad

desde 1987, algo que reveló uno de sus amantes,

el peluquero Jim Hutton.

La enfermedad era considerada entonces vergonzante,

pero su existencia estaba identificada.

La era sida comenzó en junio de 1981.

Al principio no se sabía cuáles eran las causas,

pero tenía un componente peyorativo,

ya que los pacientes con esta enfermedad eran homosexuales.

De hecho, se llamaba "-la peste rosa".

No fue hasta 1982 cuando pasó a denominarse sida.

Mercury era inmensamente celoso ante cualquier injerencia externa.

Separaba su vida personal de sus presencias musicales.

Él, que había cantado con Queen éxitos mundiales

como "Killer Queen", "Somebody To Love"

o "We Are The Champions", no soportaba a los periodistas,

aunque algunos medios contribuyeron a su fama.

Por ejemplo, la revista "Classic Rock",

que también le consideró el mejor cantante de rock de la historia.

O "The Sun", que le proclamó máximo dios del rock.

Mercury hubiera podido cantar ópera. Incluso lo intentó.

Los expertos aseguran aún hoy que pocas personas en el mundo

tienen la capacidad como él de emplear subarmónicas.

A pesar de tratarse de un artista privilegiado,

muchos críticos le afearon haber ocultado su enfermedad,

llegando a acusarle de escasa solidaridad humana.

Hay que tener en cuenta que Mercury

siempre fue muy celoso de su vida personal,

antes y después del diagnóstico del sida.

Por otra parte, hay que tener en cuenta

que en los 80, decir que alguien tenía sida

era decir que estaba condenado a muerte,

cosa que actualmente no sucede.

Los musicólogos que han escrito y reescrito mil veces su biografía

le consideran claramente bisexual,

pero lo cierto es que el cantante de Zanzíbar,

donde había nacido un 5 de septiembre de 1946,

se refirió a sí mismo como gay.

No obstante, jamás se dejó ver con su pareja en público.

Su tendencia sexual le provocó rechazo

incluso en su país natal,

donde en 2006 una organización denominada

Movilización y Propagación Islámica

consiguió la suspensión de un concierto

en conmemoración del 60 aniversario de su nacimiento,

argumentando que el hecho de asociar a Mercury con Zanzíbar

degradaba a esta nación musulmana.

Mercury falleció, en la versión oficial,

a causa de una bronconeumonía.

Algunos científicos han asegurado recientemente

en una información publicada

en el periódico británico "Daily Mail"

que si Mercury hubiera aguantado un año más,

seguramente hoy estaría vivo.

Todo es matizable. Lo que sí es cierto

es que el año que fallece Mercury,

solo hay dos fármacos útiles para tratar el VIH.

El año de su muerte aparece el tercero,

y en ese momento se empiezan a utilizar dos fármacos.

En definitiva, es posible que si hubiera vivido un año más,

todavía estuviera vivo.

Hasta el final Mercury protegió su intimidad,

tanto que todavía hoy

se ignora dónde se encuentran sus cenizas.

¿En el lago Lemán, en cuyas cercanías vivió sus últimos años?

¿En su residencia de Garden Lodge, en Kensington?

¿Esparcidas en varios teatros londinenses?

No se conoce su sepultura. Sí ha quedado su música.

La vía sexual es el principal modo de transmisión

de estas enfermedades.

Las preguntas planteadas a nuestros testimonios

pueden ayudar a comprender la concienciación que tenemos

sobre la incidencia y gravedad de estas patologías.

¿Saben de alguien contagiado por una enfermedad venérea?

¿Estamos bien informados?

¿Conocen y toman las precauciones necesarias

para evitar el contagio de estas enfermedades?

Los jóvenes parece ser que no están tomando

todas las precauciones que deberían,

teniendo en cuenta que los estudios marcan

que los índices de contagio del VIH

se han incrementado en menores de 21 años.

Es curioso, teniendo en cuenta

que tenemos más acceso al conocimiento y a la información.

Cuando tienes pareja estable y confianza plena,

bueno, pues supongo que no debes tener ningún tipo de miedo.

No tengo ninguna preocupación, porque no tengo ningún riesgo.

Pienso que los que tienen riesgo no toman las precauciones

porque están en una situación o edad

en que esas precauciones, desgraciadamente, no se toman,

porque no convierten en serio este problema.

Para hablar de este tipo de enfermedades

yo creo que hay más conciencia en la sociedad.

Aun así, yo sí que creo

que aún hay colectivos que...

que no toman... O que toman más riesgos de los que deberían.

Pero yo creo que hay información de sobra,

y no hay ningún tabú.

Ahora hay mucha más libertad,

y debería haber... No debería ser tabú.

La gente debería saberlo.

Los niños deberían saber que es peligroso.

Es peligroso. Y yo qué sé.

Es como si le hubiéramos perdido un poco el miedo al sida,

pero existe y sigue.

Yo sí las temo, pero no se me ocurriría

mantener relaciones... Aparte, llevo muchos años casada,

y solo mantengo relaciones con mi marido.

El virus del papiloma humano

puede transformar las células del cuello uterino en cancerosas

mediante la integración de su ADN

entre los cromosomas de estas células,

lo que produce alteraciones en su maduración y comportamiento.

La neoplasia intraepitelial cervical, NIC,

es una lesión que aparece

como precursora del cáncer de cuello uterino.

Se ha dividido en tres grados según su extensión y gravedad.

Si la displasia, o sea, la anomalía,

está en las primeras capas de la piel del cuello uterino,

es una lesión de bajo grado o NIC 1.

Si implica a los dos tercios externos

se denomina NIC 2.

Y si las anomalías del núcleo de la célula

afectan a más de dos tercios de todo el espesor de la piel,

se llama NIC 3.

Estas dos últimas lesiones se consideran de alto grado.

Si no se trata a tiempo,

la de tipo 3 puede convertirse en cáncer invasor.

Y llega el momento, como en cada entrega del programa,

de recordar cómo se abordaba en TVE

el problema social y mórbido causado en los años 80

por la prevalencia de las clásicas infecciones de índole sexual,

y desde luego, por la aparición del VIH,

el virus del sida.

El programa de TVE "Más vale prevenir"

mostraba de esta manera tan didáctica

cómo evitar los contagios.

¡Atención!

Muy bien, camaradas. Descansen.

Este será mi último sermón

antes de enviarlos al frente para la invasión.

Ustedes son microbios infecciosos de un mal muy contagioso,

y no lo olviden:

nuestra misión es bombardear a cada humano posible

con contagio venéreo.

Ustedes llevarán el contagio de la gonorrea.

El nombre en clave de este contagio será "gono".

Fuerzas de ataque "S":

bombardearán con otro contagio distinto,

y será el de la sífilis, cuyo nombre en clave será "sif".

Habrá grandes fuerzas aliadas esperándonos, que son:

la ignorancia, el miedo y la vergüenza.

Este será el objetivo:

homo sapiens. El ser humano.

Básicamente solo hay dos clases: el macho y la hembra.

Venga, a atacarlos a todos.

Jóvenes, viejos, ricos y pobres.

Y será mejor atacarlos con sífilis y gonorrea al mismo tiempo.

Todo empezó haciéndome una revisión. Fui al ginecólogo

y... cuando fui a por los resultados de la citología

me dijeron que había unos valores altos

y que tenían que descartar que fuese cáncer.

Y... cuando fui a ver... Me hicieron más pruebas,

y me dijeron que tenía el papiloma humano.

Me dijeron que no había una manera de que se curase,

y que me iban a hacer revisiones cada seis meses,

y en función de esto, cada año.

La prevención no está funcionando. Ese es el mensaje. Es decir,

en nuestro país, todos los años desde hace una década

se infectan por el virus del sida 3500 o 4000 personas.

Y esta cifra no disminuye,

a pesar de que el conocimiento sobre los métodos de prevención

son conocidos por toda la población.

Y esto hace que al disminuir estos esfuerzos

para no infectarse, o esta prevención,

porque se ha perdido cierto miedo al sida,

otras enfermedades de transmisión sexual están aumentando.

Estamos viendo números de casos de sífilis,

de gonococia... que desconocíamos hasta estos momentos.

Llevamos 35 años de epidemia, de sida, de VIH.

Y la verdad, era una condena a muerte.

Ser diagnosticado de infección por VIH en los años 80-90

era prácticamente una condena a muerte.

Afortunadamente, los progresos realizados en el tratamiento

hacen que hoy la infección por el VIH sea una enfermedad crónica.

¿Qué quiere decir esto? Quiere decir

que una persona que realice adecuadamente el tratamiento

va a poder tener

una esperanza de vida igual

que la de una persona no infectada por VIH.

Este, sin duda, es uno de los grandes logros de toda la investigación

y todo el trabajo médico realizado durante estos 35 años.

¿Cómo es el día a día de una persona portadora del VIH?

En el reportaje de hoy conoceremos a una persona seropositiva

y las precauciones que se deben adoptar

para evitar cualquier riesgo de contagio.

Además, nos adentraremos

en el Centro Público Sanitario Sandoval de la Comunidad de Madrid

para conocer de cerca

otra enfermedad de transmisión sexual que preocupa.

Nos referimos al virus del papiloma humano.

Su diagnóstico, tratamiento y eficacia de la vacuna,

que ya se está utilizando.

Cuando a Daniel le dijeron que tenía VIH,

pensó que era el fin. Yo tenía

una pareja seropositiva en ese momento,

no tenía un buen tratamiento,

y tuvimos un problema con una ruptura de preservativo.

Cuando me dijeron: "Tienes VIH",

se me nubló todo y se me puso todo una coraza en negro.

Yo acudí a contárselo a mi madre.

Pensaba que me moría, y dije:

"Esto es el fin de mi vida".

Iván Zaro, a través de ONG, da apoyo e información

a todas las personas con enfermedades de transmisión sexual.

Uno de los primeros miedos de alguien recién diagnosticado

de cualquier infección de transmisión sexual

es la vergüenza o la culpa.

Aunque clínicamente hemos avanzado mucho, culturalmente no.

Culturalmente, la sociedad aún tiene

la idea del sida. No habla del VIH.

Tiene muy presente las consecuencias de un tratamiento tan duro

como hace 15 años sucedía, ¿no?

Que los tratamientos antirretrovirales hoy en día

son prácticamente atóxicos

y no te impide realizar una vida cotidiana.

Daniel buscó toda la información posible sobre el VIH

y especialmente de las vías de contagio.

"Que no se transmite ni por saliva, ni por sudor,

ni por dar un beso, ni por dar un abrazo".

Y una vez que entras en el estado indetectable,

que es cuando el virus es tan bajo en tu cuerpo

que está dormido, está latente,

que existe un riesgo muchísimo menor para esa transmisión.

Aunque puede hacer vida absolutamente normal, a Daniel

le expulsaron de su trabajo cuando contó

que tenía VIH.

Denunció a la empresa y ganó el juicio.

Ho solo quería demostrar que en España seguía existiendo,

tanto que vamos de modernos,

que vamos en un estado de supertecnológico y superavanzado,

de que siguen existiendo despidos por infecciones.

Daniel sabe ahora que podría haber evitado el VIH

si hubiera acudido a Urgencias antes de las 72 horas.

Existe una pastilla llamada postexposición,

que te dan una pastilla durante 28 días

y evitas que en caso de que el virus haya entrado en tu cuerpo,

lo eliminarías.

Y luchan para conseguir en España la medida profiláctica que ya existe

en Portugal o Francia.

"Estamos en una plataforma para pedir que en España"

la profilaxis preexposición,

que se tomaría en los colectivos vulnerables,

que tendrían que verlo los médicos,

para evitar que el virus entre en su cuerpo.

Se tomaría una pastilla diaria.

En la sociedad más general, como son los heterosexuales,

detectamos que los chequeos de salud sexual

no son tan rutinarios,

y los diagnósticos son bastante tardíos,

con los problemas que ello conlleva.

En el Centro Sanitario Sandoval, dependiente

de la Consejería de Salud de la Comunidad de Madrid,

el equipo sanitario lleva 90 años

dedicado en exclusiva

a las enfermedades de transmisión sexual.

Acudimos para hablar del papiloma,

otro virus que produce estragos si no se combate adecuadamente.

Yo empecé a notar unas molestias en el ano.

Acudí al médico, y pensaba que eran unas verruguillas que me salieron.

Y cuando me hicieron las pruebas,

me hicieron una genética, una biopsia, creo que se dice,

y vieron que era papiloma.

El primer estudio a gran escala

sobre el virus del papiloma en España

estima que hay dos millones de mujeres infectadas.

En opinión del doctor Ballesteros,

todas las personas que han mantenido relaciones sexuales

en algún momento, pueden ser

portadoras del virus.

Sabemos por estudios en mujeres que inician relaciones sexuales

que la gran mayoría nos infectamos de nuestra primera o segunda pareja,

aunque las lesiones o los cambios en el cuello o en el nanorrecto

se produzcan años después.

El preservativo, para el virus del papiloma,

en el estudio más favorable, disminuye el riesgo

solo un 52 por ciento.

Eso implica que al final,

todo el que ha tenido relaciones ha estado expuesto al virus.

Probablemente ha sido infectado,

y por eso, todo el que tuvo relaciones sexuales

debe hacer prevención

en su cuello de útero o en el nanorrecto.

Por suerte, un 90 por ciento de las lesiones son benignas,

pero se deben destruir cuando generan dolor

o aumenta su crecimiento.

¿Con qué lo destruimos?

Lo más cómodo y barato, no necesita anestesia

y se puede hacer de inmediato,

es crioterapia con nitrógeno líquido.

Congelamos las lesiones, que se destruyen.

La vacuna en las mujeres

antes de mantener su primera relación sexual

es la mejor profilaxis que existe. Una vacuna

que en opinión de este doctor

debería implantarse también para los niños, ya que en los varones

la prevalencia del papiloma es de un 65 por ciento,

más aún que en las mujeres.

Las enfermedades de transmisión sexual han evolucionado

de una forma drástica.

Desde contemplar dos o tres infecciones

como las únicas que existían de transmisión sexual,

hasta abrir el abanico

para más de 20 microorganismos

que producen enfermedades de transmisión sexual muy diversas.

Del sexo seguro nos habló

durante unos años en esta casa Lorena Berdún.

Música

Dos rombos fue un programa singular

que tuvo gran repercusión en esta casa, TVE,

entre los años 2004 y 2005,

y que trataba un asunto delicado como el sexo,

que solo se había atrevido a plantear de forma científica

años antes la psicóloga doctora Ochoa.

Cada programa de Lorena Berdún causaba una cierta conmoción,

una polémica que ella afrontaba con una enorme profesionalidad.

Desde aquel espacio nadie parece haberse atrevido

a recorrer una experiencia semejante.

Presentadora, actriz y escritora,

Lorena acude hoy a "El ojo clínico" para hablar

sobre unas patologías que curiosamente,

lejos de descender,

están aumentando actualmente de forma considerable:

las enfermedades de transmisión sexual.

Y lo hará con su libertad de siempre.

Lorena, gracias por estar en "El ojo clínico".

Muchas gracias. Que digo yo

que si ahora este programa que tú hacías, "Dos rombos",

se emitiera, ya no sería una revolución.

Pues no creo. No creo.

Sería más bien... una revolución no,

pero quizá sí sería un programa de referencia de consultas, ¿no?

O de... para resolver dudas, básicamente.

Casi los cuentos de Hansel y Gretel, o Guillermo el travieso.

Pero vamos a ver, las dudas siguen siendo las mismas.

Lo que pasa es que en ese momento, las dudas...

O sea, la gente no se había atrevido

a preguntar las dudas abiertamente, y chocaban.

Hoy en día estaríamos más familiarizados con esas dudas,

pero las dudas seguirían existiendo.

Seguiríamos teniendo llamadas y consultas, estoy segura.

¿Consultas, tú crees? ¿Todavía? Sí.

¡Bueno! ¿La gente

carece de educación sexual todavía?

Totalmente. Yo doy talleres en los colegios e institutos,

cada vez menos, tengo que decir,

porque cada vez te contratan menos con esto de la crisis,

y los chavales están muy perdidos. Muy perdidos.

O sea, yo creo que antes

trabajábamos más con nuestra intuición.

Porque sabíamos mucho menos. La intuición natural de tu cuerpo.

La naturaleza era la que mandaba.

Ahora los chavales tienen mucha información

y empiezan la casa por el tejado. Te hacen consultas...

Los chavales de ahora son más procaces y más precoces.

Mucho más precoces.

Cuando tú lo hacías, la gente que empezaba con una relación sexual,

empezaba mucho más tarde. Sí.

17-18. Las mujeres, más tarde.

Sobre los 18 años. Los hombres, antes: 16-17.

Ahora se han igualado chicos y chicas, más o menos.

Las chicas un poco después, pero se han igualado.

Y con 14 años, fácil.

Tengo una curiosidad:

¿te celebraban o te insultaban por la calle?

A mí me celebraban. Nunca me han insultado.

Es verdad que cuando trabajaba en la radio,

una vez me mandaron un misal.

Un misalito, ¿sabes?

Alguien me lo mandó en un sobre, como...

Te convertiste, claro. Me convertí.

Te convertiste y empezaste a escribir cuentos infantiles.

Mis cuentos infantiles tienen mucho que ver con la educación.

Con la psicología. Es como...

Los cuentos que yo escribo

son para pasar las diferentes etapas evolutivas del niño, ¿no?

Entonces, cuando empiezas a quitarle el pañal,

cuando tienes que quitarle

el chupete, cuando tienes que explicarle temas de sexualidad...

Es para ir pasando etapas.

Y tú dices: a un niño, a los 12 años,

¿los papás deben empezar

a decirle estas cosas? Sí.

A ver, yo considero...

¿No con los cuentos aquellos del trigo...?

No. Yo considero

que de sexualidad hay que hablar desde cero.

O sea, me refiero, desde que los niños preguntan.

Los niños preguntan. Mi hijo con tres me hacía preguntas peregrinas.

¿Por ejemplo? Por ejemplo,

íbamos en taxi y me dijo: "Entiendo por dónde salen los niños".

"Pero ¿cómo he entrado yo ahí?". Por ejemplo.

Y yo empecé a explicarle. El del taxi decía:

"No me lo puedo creer".

Una gran cuestión. El taxista, como:

"¿Qué le estás contando a tu hijo?".

Pero los niños preguntan siempre. Hay que responderles con su lenguaje,

de una manera que puedan entender. Y luego,

por supuesto, cuando van teniendo 12 años y tal,

pues desde el desarrollo, lo que te va a pasar,

y el tema de las relaciones con chicos y chicas. Yo creo

que hay que hablarlo. Tú cogiste "Dos rombos"

una etapa en la que estaba en eclosión el sida.

Sí, empezaba a hablarse muy abiertamente del tema,

y claro, yo empecé justo en un momento

en el que todo el mundo, ese mundo de la homosexualidad

empezaba a despertar y a salir de armario.

En las portadas de las revistas se salía del armario.

Los hombres homosexuales,

que se consideraban homosexuales, en la revista "Zero"

yo recuerdo muchas portadas. Y se le dio mucha visibilidad

al tema del VIH. Y fue un momento

de... no alarma, pero sí de mucha concienciación.

O sea, de ver...

Y de mucho miedo. Y de mucho miedo.

Además,

había mucho, mucho contagio en esa época.

Yo recuerdo... tenía una conversación

con un amigo que tenía VIH,

y recuerdo que él me decía:

"Es que en los 80 caíamos como moscas".

Me dijo él. Mi programa era de los años 90.

Ya, ya. Del 98-2000.

Pero recuerdo que me decía: "Es que caíamos como moscas".

Y tú eras un poco el hada madrina de todos ellos,

de esas personas infectadas.

Acudían a ti. Hombre,

yo... Nosotros dábamos muchísima información.

Es verdad que el "target" de la gente de la radio era más joven.

Porque empezaste en la radio. Empecé en Los 40 Principales,

y arrastrábamos, claro... "En tu casa o en la mía".

"En tu casa o en la mía". Arrastrábamos gente muy joven.

Luego fue subiendo la edad, pero al principio, muy jóvenes.

Luego, en la televisión, un poquito mayor.

Pero sí, con respecto al VIH había mucha gente a la que ayudamos

a hacerse las pruebas de detección, etcétera.

Afortunadamente, el panorama ha cambiado.

Sí, ha cambiado, pero también ha ocurrido una cosa:

y es que el miedo, al perder el miedo,

la gente se ha relajado. Uno piensa: "A mí no me va a pasar".

¿Sabes? Entonces hay muchos casos,

infecciones de VIH.

Pero ya no es tan visible, ya no es llamativo,

y la gente se relaja. Hay que tener cuidado.

Porque parece que la prevención está fuera de moda.

Porque no hay información.

Porque deberíamos partir de la base de la educación.

Es lo que decía antes. A mí cada vez,

cuando voy a los sitios a hacer talleres:

"No, es que no hay dinero". Entonces claro,

si los padres dijesen: "Queremos que en el cole

a nuestros hijos les informen",

tendríamos que empezar desde muy jóvenes a decir:

"A ver, preservativo". El otro día di una charla en Daimiel,

estuve en un instituto y les decía:

"Fuego. Os tenéis que tatuar a fuego el tema del preservativo".

Porque preguntan mucho y tienen dudas.

Pero lo del preservativo es como: "Ah, vale, sí".

"Sabemos ponérnoslo, pero...".

Pero ahí siguen teniendo un poco de competencia,

de problemas entre sus creencias, religiosas, morales,

y la aplicación de estos artilugios,

por decirlo de alguna forma. Ay, yo no sé

si la gente joven tiene esa...

Ese choque. ...ese choque. Yo creo que no.

Yo creo que es más bien

la inconsciencia de creer, sinceramente creo,

que a ti no te va a pasar.

Que estás enrollándote con un chico o una chica

que está guapísimo y estupendo,

y no piensas que pueda tener una ETS.

No piensas que puede tener VIH,

o cualquiera otra ETS.

Incluso también el embarazo no deseado. Te expones a eso.

Es como: "A mí no me va a pasar".

"Por un poco de penetración, o de juego, por una vez...".

Y pasa, claro que pasa.

Tú fíjate que en este momento

empiezan a volver enfermedades que se creían pasadas:

blenorragia, sífilis, gonorrea. Sí.

Otra vez volvemos a una época que parecía pasada.

Sí. De hecho,

hace tiempo se creían erradicadas la gonorrea y la sífilis.

Y ahora vuelven. Claro, porque nos hemos relajado.

Como ya no son temas... Como el VIH en su momento,

que daba tanto miedo y se hablaba tanto de él.

Nos hemos relajado. No se oye tanto hablar

y no piensas que vayas a contagiarte de sífilis, ¿no?

Eso que te suena a "Memorias de África".

Que fue casi una llamada de atención

sobre lo que era una enfermedad que parecía pasada de moda.

Pues vuelve la moda. Sí.

Vuelve la moda, claro.

No tenemos precaución en las relaciones sexuales,

pues tenemos problemas. Y no solo esos, hay muchos más.

Ahora el virus del papiloma humano, que ahora se vacuna.

En este programa hablamos mucho de ello.

¿Tú aconsejas la vacuna? Bueno, yo no soy médico.

Entonces yo ahí no me meto. Pero sí que creo,

como yo siempre recomiendo la prevención,

y el tema del preservativo, que voy con él a todas partes:

"Preservativo, preservativo, es fundamental.

Pero es verdad que el preservativo no te quita

todo el riesgo con respecto al virus del papiloma.

Entonces ahora recomiendan vacunar.

Pues oye... Déjame que te haga

una pregunta muy castiza:

¿Te has podido quitar en tu profesión el sexo de encima?

En mi profesión no. Es que como soy un poco...

Tú eres psicóloga. ...multi... Sí, yo soy psicóloga.

Y sexóloga, sí. Pero también soy actriz, y hago muchas cosas.

Entonces me gusta mucho escribir.

Yo hago muchas cosas.

Entonces, quitármelo no me lo he podido quitar.

Ya te digo yo que no.

No. Siempre... he seguido trabajando.

Tengo un blog de sexualidad.

Hiciste un diccionario. Hice un diccionario,

tengo una consulta... O sea, que trabajo como sexóloga.

Pero...

no tanto de cara a los medios de comunicación

como la otra vez, con el programa y demás,

pero sí. ¿Eso es un martillo pilón?

¿Te horroriza estar todavía encuadrada como la doctora Ochoa,

y que no puedas hacer otra cosa en TV,

que no puedas hacer otra cosa porque eres la sexóloga de España?

¿Sabes qué pasa? Me da pena no hacer otro tipo de cosa.

Eso sí es cierto. Porque a mí me gusta mucho...

Yo me considero una comunicadora, realmente,

más que solo una sexóloga.

Porque por mi condición también soy actriz.

Entonces bueno, me da un poco de pena no hacer otras cosas. Pero...

tampoco le hago...

Porque me gusta mucho, y porque estoy muy agradecida,

y porque he vivido momentos muy felices

con mi faceta de sexóloga.

Entonces bueno, lo que va viniendo... Lo que viene, se siente.

Si ahora hicieras "Dos rombos", ¿cómo lo harías?

Yo creo que lo haría... sin plató.

O sin... No tan estático, a lo mejor.

En carne viva, vamos. No lo sé.

Más en... Me iría más a sitios.

Creo que seguiría respondiendo consultas,

porque por mi experiencia creo que todavía

sigue habiendo muchas dudas,

y seguiría hablando de...

En "Dos rombos" hacíamos un tema, y alrededor de él giraba el programa.

Pero no lo haría de un solo tema, haría más pildoritas.

Ahora el espectador

y el lector incluso, se cansa enseguida.

Debe cambiar de tema rápidamente. Tu revolución

fue del bar a la televisión. Seguiríamos igual, prácticamente.

La conversación del bar a la televisión.

Es decir, del bar castizo a la TV, un poco científicamente.

Tendría que ser igual, ¿no?

Sí, yo creo que sí. Mientras tanto,

¿tienes ya cuentos para niños?

Sí, tengo cuentos. Ahora estoy con una amiga

que quiero que me los ilustre, que haga los dibujillos y tal.

Porque los cuentos son de un niño que se llama Leonchito.

Entonces estoy ahí.

Lo hago poco a poco, porque a ver, también he estado

cuidando de mi hijo, y no tengo tanto tiempo.

Pero le he dicho a mi amiga: "Quiero este tipo de dibujos".

A ver si ella me los hace.

Bueno, pues con "Dos rombos" y "Con dos tacones".

Hiciste otro programa llamado así. Sí.

Una serie de TV, sí. Esa era mi faceta de pura actriz.

O sea, actriz. "Con dos tacones". Sí, señor.

Queremos verte otra vez en TV.

Pues me encantaría, la verdad. A ver si hay suerte y salen cosas.

Mientras tanto, en el próximo programa

nuestro invitado será Julián Contreras Ordóñez,

un hombre que tiene experiencia sobre el abuso de medicamentos,

personal y familiar. Les va a interesar.

Y hoy, dentro de unos momentos,

el doctor José Alcamí, especialista en enfermedades

de transmisión sexual que trabaja en el Carlos III,

estará con nosotros. Escúchenle. Gracias.

Gracias.

Es muy difícil, porque el virus se esconde

en determinadas células de nuestro organismo.

Se hace invisible a la acción de nuestra respuesta inmunológica

y a la acción de los fármacos.

El virus se acantona, se esconde

en lo que llamamos reservorios celulares.

En esos reservorios permanece en un estado

inaccesible al tratamiento.

Y a partir de esos reservorios puede multiplicarse

y volver a producir nuevas infecciones.

Ese es el motivo por el cual,

si suspendemos el tratamiento en un paciente,

como no hemos logrado eliminar el virus del todo,

el virus volverá a surgir,

y en 15 días, ese paciente volverá a tener tanto virus

en su sangre y en sus órganos

como lo tenía al principio de su enfermedad.

La infección por el virus del sida es la única

que debe tratarse toda la vida.

Normalmente, para cualquier otra, tomamos unos antibióticos unos días,

unas semanas, hasta meses, pero nunca lo tenemos toda la vida.

En el caso del VIH, desgraciadamente,

logramos controlar al virus pero no logramos eliminarlo.

No sabemos cuándo tendremos una vacuna contra el sida,

y el motivo es que nos encontramos

ante un virus diferente.

Es un virus con unos mecanismos de escape,

unos mecanismos de resistencia a las vacunas

totalmente nuevos y diferentes.

La primera persona a la que se lo comuniqué fue a mi pareja,

porque llevábamos tiempo juntos,

y claro, al final es un poco shock que te digan estas cosas.

Y te sientes un poco culpable, porque no entiendes

cómo ha podido pasar o cómo te has podido...

has podido llegar a tener esa infección.

Al poder hablarlo con gente de mi entorno, me di cuenta

de que le pasaba a más gente que quizá tampoco lo hablaba.

O lo decía porque también lleva unas connotaciones un poco...

Como que sientes un poco de vergüenza.

En mi caso, al hacerme las revisiones cada año,

como que lo habían detectado bien,

y que no... había posibilidad de que fuese a más.

Al año de darme la noticia se me pasó.

En el mundo, cada día, más de un millón de personas

contraen una infección por transmisión sexual.

Anualmente, 131 millones de personas enferman de clamidiasis,

78 de gonorrea, 5,6 de sífilis

y 143 de tricomoniasis.

Entre un 10 y un 40 por ciento

de las mujeres con clamidiasis no tratadas

desarrollan una enfermedad inflamatoria pélvica sintomática.

Entre un 30 y un 40 por ciento

de los casos de infertilidad femenina

son consecuencia de una lesión de las trompas de Falopio

posterior a una infección.

Hay más de 30 agentes, virus y parásitos,

y la mayor parte se propaga por contacto sexual.

Más de 500 millones de personas

son portadoras del virus que provoca el herpes genital.

Este y la sífilis

pueden aumentar por tres el riesgo de contraer VIH.

En los hombres, la circuncisión reduce el riesgo

de infección de VIH

en aproximadamente un 60 por ciento de los casos,

y proporciona alguna protección

contra otras enfermedades de transmisión sexual,

entre ellas el herpes y el virus del papiloma humano.

Más de 290 millones de mujeres

están afectadas por este virus.

Cada año, el virus del papiloma humano

provoca 528 000 casos de cáncer cervicouterino,

y 266 000 defunciones.

El cáncer del cuello del útero

es el segundo más frecuente entre las mujeres.

Muchas enfermedades de transmisión sexual

podrían enmascararse y ser causa de tumores o de infertilidad.

En El Ojo discute, nuestros médicos de cabecera

hacen especial hincapié en la prevención,

y nos van a decir cómo actuar en caso de contagio.

Música

Hoy, nuestros médicos de cabecera han venido a hablarnos

de ETS, enfermedades de transmisión sexual.

Y yo me pregunto:

¿no os parece increíble que estemos hablando

de un incremento de las ETS

en vez de decir que se han erradicado?

Es de las pocas cosas,

si bien no todas, pero algunas que se transmiten de esta forma,

se podrían haber eliminado. La verdad,

es muy llamativo que en la época en la que hay más educación sexual,

y que pensábamos que todo esto ya estaba superado

después del boom del VIH, sida,

y después de toda esa época,

desde el 2001, que se estimaba

que había dos casos de ETS por cada 100 000 habitantes,

en 2016 estábamos en el 7 y pico.

Es decir, hemos triplicado la tasa de ETS.

¿Y por qué pensáis

que está pasando esto? -Yo creo que es mucho,

ese aumento, que incluso la OMS da datos

de en torno a 450 millones de casos nuevos

de enfermedades de transmisión sexual.

Y solo de cuatro, que muchas son desconocidas,

que llevan el nombre del germen que las produce.

Por ejemplo, la tricomona. Lo vemos mucho en la consulta.

Y el germen responsable es este, y por eso se llama así.

Da sintomatología, sobre todo,

de flujo, de picor, de molestias...

Y en muchas consultas hacemos una prueba

y vemos que es tricomona.

O la clamidia, que da esa sintomatología.

O algunas más conocidas,

como la sífilis o la gonorrea.

De estas cuatro hay 450 millones de nuevos casos

en el mundo. Y si nos centramos en el VIH en España,

en torno a 10 casos al día nuevos.

O por decir otro dato, 3400 casos nuevos al año.

Sí, que parece que cuando ya se ve que el VIH,

vamos, el virus de la inmunodeficiencia humana,

se controla y parece que es

una enfermedad más crónica, a la gente le da igual

tener una gonorrea o una sífilis. Sí.

Yo creo que la gente en general

piensa que la gonorrea y la sífilis son enfermedades del siglo pasado,

y que hoy estamos inmunizados contra ello.

Además, un dato muy importante de la mayoría de estas enfermedades

es que el pasarlas una vez y curarte

no excluye que te vuelvas a infectar.

Esto no te deja inmunidad, no es como la varicela,

que la pasas una vez y se acabó. Te infectas...

Como una gripe, vamos. Te puedes infectar 14 veces

del gonococo.

Hubo mucho... De hecho, el descenso de las ETS

fue hasta el 2001,

que la época anterior fue la época dura del VIH,

hubo muchas campañas

para evitar la transmisión,

y a partir de ahí, dejamos de percibir

el riesgo de estas enfermedades,

pensar que no nos tocará nunca, y a partir de ahí han despegado.

-O que si nos toca, el VIH

ahora mismo es una enfermedad crónica.

Dices: "Me toca, es una enfermedad crónica,

la gente con VIH vive igual que la gente que no tiene...

el VIH. -Yo creo, fíjate,

que la gente ni se lo plantea. -Yo creo que es más el riesgo.

No les da igual tenerlo. No quieren tenerlo,

pero no creen que vayan a contagiarse.

Están aumentando ahora. -Sí, pero tú ves

a un paciente que va a consulta,

yo los veo y José María seguro que también,

y viene la gente con 30 años a mirarse el colesterol.

Me parece estupendo, pero que alguien

muera de un infarto por colesterol es poco probable.

Nadie viene a hacerse una detección de ETS:

del VIH, del gonococo, de la sífilis... De ninguna.

De la hepatitis B. No vienen.

Aquí hay dos problemas.

Aparte, a veces da vergüenza por parte del paciente:

"Oye, mira, que...".

¿Nos da más vergüenza ahora?

Pero nosotros creo que tampoco preguntamos

de forma tan activa como debemos. -Yo sí.

Esta es mi cruzada personal.

De hecho, se lo digo: "Venís por el colesterol y no...".

-Claro. -De hecho, el rango de población

que más se contagia es de los 25 a los 35 años.

Tampoco son adolescentes de 15,

ni de 18. A pesar de que aumenten las prácticas de riesgo

y esté aumentando la edad a la que se inician en el sexo.

-Sí que hay aumento entre 15 y 25.

Ese grupo, de hecho, es donde más está aumentando,

y en el de homosexuales. Pero no diría que son grupos de riesgo.

Hay que hablar de conducta de riesgo.

Es lo que creo que está dando lugar a este aumento.

¿Qué puede estar influyendo estos últimos años?

Yo pienso a lo mejor en internet, en los adolescentes.

Como que ya tienen capacidad de ver más cosas,

y se inician antes. ¿A qué edad...?

No sé. Hombre, iniciar, se inicia antes.

De hecho, en algunos estudios se habla

de edades entre 12 y 18 años,

la mitad de los jóvenes mantiene la primera relación,

de media, la mitad, alrededor de los 15-16 años.

Pero es que un 20 por ciento empiezan a tener relaciones

entre los 13 y los 14.

Siempre... Eso no pasaba antes.

No pasaba antes. De hecho, hay más datos.

Hay un estudio que pregunta a mujeres de 45 años,

a ellas y a sus hijas,

a qué edad empezó cada una.

Pues las mujeres que tienen ahora 45,

la edad media de la primera relación sexual

era alrededor de los 20.

Ahora mismo sus hijas hablan de estar empezando

entre los 14 y los 16. Ha bajado la edad.

¿Puede ser el acceso por internet? -Yo creo que es un poco todo.

Que volvemos a la banalización

de los riesgos, al todo vale...

Sí, a la liberalización sexual,

pues eso, de la educación y demás.

Vamos a ver la primera pregunta, Fernando.

Soy joven, y aunque creo que hay un montón de información,

hay mucha gente que sigue sin usar preservativo en sus relaciones.

¿A qué crees que se achaca esta situación?

Pues efectivamente, no hablábamos tanto

de grupos de riesgo en general,

pero hay que mencionar a los adolescentes.

Es una etapa de mucho cambio, de madurez sexual, de vulnerabilidad,

y hay que tener en cuenta que ahí puede haber más riesgos.

¿A qué se debe? ¿Por qué hay más riesgo en ellos?

Hay unos factores que influyen:

el primero que aparece en la literatura científica

es la presión de grupo.

"Es que mi compañero lo hace". "Fíjate, yo ya lo he hecho".

Y esto, en personas con baja autoestima, es un riesgo.

La presión de grupo es un factor de riesgo.

Hay otro importante, que es que ahora el ocio de los adolescentes

es muy experiencial, mucha búsqueda de sensaciones.

Claro, tienen cuerpos con un despertar hormonal,

con un cuerpo preparado para mantener relaciones sexuales,

que buscando esas nuevas sensaciones,

las relaciones sexuales ocupan un lugar importante.

Y luego ha habido un cambio social importante.

La libertad sexual ahora es mayor. Eso es muy bueno.

Sí. Que tu padre igual no ve tan mal que vayas...

Es mucho más normalizado. Antes era más tabú.

En el cine, en la TV, estaba todo

más tapado. Ahora hay mucha más libertad.

Insisto, eso es muy bueno, pero hay que acompañarlo

de una serie de valores, una forma de entender las cosas

para evitar esto. Con lo cual, la presión de grupo,

esa búsqueda de sensaciones y el cambio social

han influido en que los adolescentes tengan estas conductas.

Yo creo que la gente no está muy bien informada

de los síntomas que dan estas enfermedades.

Vamos a ver la segunda pregunta.

Yo siempre quise saber si todas las ETS

muestran síntomas desde el principio,

y si hay gente que puede tenerlas y no saberlo.

Efectivamente, muchas de las enfermedades de transmisión sexual

pueden pasar parcialmente desapercibidas.

Los síntomas a veces son muy sutiles.

Incluso algunas como la clásica sífilis

suelen dar una ulcerita,

que puede ser tan pequeña, y como se curan solas,

pues el paciente inicialmente no consulta por vergüenza,

y como luego se le quita,

pues no será nada, y no acude a una consulta.

Y sin embargo, esos pacientes pueden contagiar.

Muchas enfermedades de transmisión sexual

tienen síntomas muy larvados.

El VIH clásico,

su sintomatología inicial

es una gripe. Sensación de fiebre, de dolores...

Entonces tampoco lo relacionan

con una ETS,

con lo cual no acuden al médico a consulta.

Y como luego tampoco acuden a chequeos regulares

para la detección precoz,

pues eso sirve de... Es un vehículo de transmisión.

De hecho, uno de los médicos con los que yo me formé

siempre decía, y me parece muy gráfico,

que tú debes tener en cuenta las parejas de tu pareja.

Tu pareja puede tener una conducta intachable.

Ahora a los 20 años a saber con quién estuvo y qué hizo.

Y... eso es fundamental.

De hecho, una de las cosas

que favorecen el incremento de estas enfermedades

es la supuesta desconfianza.

Cuando a tu pareja le dices

que si quieres relaciones sexuales, que sean protegidas.

"¿No te fías de mí?". De ti sí.

De con quién has estado antes, igual no del todo.

-Porque puedes haberte cogido, por ejemplo,

una infección por sífilis,

y estar bien, y al cabo de los 20 años

tener una afectación a nivel cerebral o cardiovascular.

Dentro de 15 o 20 años empezamos a ver todas esas consecuencias.

Como nuestra paciente, que tenía

el virus del papiloma humano. Es muy desconocido,

incluso para los médicos. -Claro.

Y eso, a la larga, hay un porcentaje de casos

que pueden desarrollar cáncer de cérvix, de cuello de útero.

Vemos la pregunta que te han hecho.

Mi pregunta sería: dado que los chicos y chicas jóvenes

empiezan a tener relaciones antes,

¿a qué edad deberían hacerse chequeos médicos,

para ver si han tenido problemas de contagio?

Pues hombre, la edad a la cual hacer pruebas o prevenir

es la edad a la que empieces a mantener relaciones.

Si empiezas a mantener relaciones con 15 años,

una relación de riesgo, pues ya debería acudir

con 15 años al médico

para ver si existe alguna enfermedad de transmisión sexual o no.

Se debería insistir en los métodos de barrera.

Yo creo que campañas nuevas o información en los colegios.

¿Qué opináis? ¿Qué se puede hacer? Sí.

Que se piensa más en métodos anticonceptivos,

en embarazos no deseados, y se olvida el método barrera,

que es el que previene las enfermedades de transmisión sexual.

El único. La inmensa mayoría.

-Yo apuesto por el tema educacional,

porque puedes tener todos los métodos barrera del mundo,

pero si no se los transmitimos a los adolescentes,

no los utilizarán.

Y muy pro prevención.

Por ejemplo, hablamos del virus del papiloma.

Utilizar la vacuna.

Porque es la única vacuna usada para prevenir un cáncer.

-Yo a eso quiero hacer una salvedad.

La vacuna no es contra todos los serotipos.

Y segundo: la vacuna del papiloma te protege para el papiloma,

pero hay pero hay otras 14 ETS.

Efectivamente, hay que usar los métodos que tenemos,

pero a veces da una falsa sensación de seguridad.

Eso no te protege contra la sífilis, no te protege contra un gonococo...

-Educación, vacunación... -La educación para...

Pero la educación destinada al uso de métodos barrera,

que a día de hoy es lo único que evita la enfermedad.

Y no evita todas. -El 25 por ciento de...

Pero es lo mejor que tenemos, aunque no sea 100 por 100 eficaz.

El 25 por ciento de las adolescentes no usan preservativo

en la primera relación.

O sea, que hablamos de educación,

y una de cada cuatro no lo utiliza.

-...el método represor educacional. Lo que hay que hacer es informar.

¿Sabes? Parece que hay menos campañas ahora.

Yo antes veía alguna campaña de regalar anticonceptivos.

Sí. De barrera. Anticonceptivos.

-"Pónselo, póntelo". -Yo creo

que desde esa, no ha habido grandes campañas.

-Habría que retomar estas campañas de información, etcétera.

¿Y qué me decís de las páginas web

a las que un niño fácilmente puede acceder

a cualquier tipo de...? Para eso

están los padres. Se puede limitar.

Yo puedo limitar a qué páginas puedo acceder...

pueden acceder mis dos hijas adolescentes.

Imagínate, ¿no?

Y yo tengo limitado a qué páginas pueden o no acceder.

Hay páginas para mayores de 18 años a las que no se debe acceder.

Y no deben tener el móvil preparado para acceder a esas páginas,

o su ordenador. Trato de informar. -Hablamos

de campañas, como posicionándolo fuera.

La educación sale de dentro. -Los padres son fundamentales.

-Los valores, sea cual sea el modelo de familia, pero la autoestima,

que es un factor de riesgo ante la presión de grupo,

eso se fomenta desde casa, no solo con campañas.

-Y la educación.

Yo, antes que os decía de los de 30 que vienen a mirarse el colesterol,

algunas veces que vienen los padres con los de 15 o 16 a un chequeo,

se lo dices al padre.

Muy bien, pero usted le tiene...

Una de las principales cosas que hay que revisar

en un adolescente sexualmente activo son las ETS.

Y te miran así cuando les dices: "Mire,

es que se empieza muy pronto, el VIH, el gonococo aumentan...".

Y te miran sorprendidos y dicen: "Ah, ¿sí?".

O sea, que a pesar de que parece haber más información,

más libertad para hablar de sexo en las familias,

yo creo que la educación que estamos dando

no es tanto como creemos o como a priori podríamos pensar.

Sí. Hay centros a los que va el adolescente solo,

si no... Pero vuelvo a decir

lo que ha dicho Fernando: es fundamental

que nos hagamos responsables de esa parte.

Aunque esté reforzada por campañas públicas,

o reforzada por el colegio, o reforzada por lo que quiera,

por internet, por lo que sea, pero...

Puesto que es difícil luchar

contra algunas de estas cosas que verán fuera:

la presión de grupo, las cosas que vean en internet.

Precisamente por eso, la familia o el entorno

tiene que ser muchísimo más asertivo.

¿Qué creéis que pasará con el VIH, con el sida,

con el virus de la inmunodeficiencia humana?

Porque se adquiere en edades muy tempranas ahora.

De hecho, yo he tenido dos casos

con 16 y con 17 años,

de diagnosticar un VIH.

A esos pacientes les queda mucho por delante

tomando una medicación. ¿Cómo evolucionarán los fármacos?

A ver hacia dónde va la investigación.

Va hacia la vacuna,

pero sobre todo tienen que mirar por un tratamiento curativo.

-Yo... la curación

y la vacuna todavía están bastante lejos.

Están empezando con la terapia génica

para intentar modificar los leucocitos, porque

el virus del VIH, del sida,

entra en los linfocitos y se replica dentro y los destruye.

Se divide. Entonces, de hecho, ya hay muchos fármacos

que lo que hacen es bloquear la entrada.

Y así, que nuestros fármacos sean eficaces

para matar el virus.

El problema es que al entrar en el linfocito,

los fármacos no pueden luchar contra él.

Entonces, se está intentando modificar

mediante terapia génica los linfocitos

para hacerlos resistentes a la invasión.

Pero son cosas que todavía quedan lejos.

-A día de hoy se tiende

a cronificar la enfermedad. Que no sea mortal. Pero eso

no puede acompañarse de una falta de percepción del riesgo.

Bueno, pues esperemos que esto haya ayudado a padres,

a adolescentes, a tal... a tener mucho más cuidado.

Me despido de vosotros hasta el próximo día,

y de ustedes también.

Hay avances en muchas áreas.

Hay avances a nivel de investigación,

lo que llamamos muy básica, un fundamental,

algo más difícil de explicar.

Por ejemplo, hay avances en terapia génica,

con la idea de poder controlar la infección.

Hay nuevos tratamientos, nuevos fármacos,

pero actualmente disponemos de una batería

de casi 30 medicamentos,

de los cuales 12 se usan habitualmente.

No hay tanta necesidad en ese terreno.

Quizá, el mayor desafío que hoy tenemos planteado

es encontrar una nueva generación de medicamentos,

medicamentos totalmente distintos

que consigan el objetivo que no hemos alcanzado,

que es curar la enfermedad.

Hay un gran esfuerzo en investigación,

grandes iniciativas internacionales

en las que estamos implicados muchos laboratorios

para alcanzar unos nuevos medicamentos

que nos permitan curar la enfermedad. ¿Qué quiere decir?

Que tratando a un paciente "X" tiempo,

unas semanas, unos meses,

podamos quitarle todos los tratamientos

y el virus habrá desaparecido de su organismo.

Ese es el gran desafío, y es donde estamos encontrando

los hallazgos más prometedores de la investigación

en los últimos años.

Música

La de vidas que podrían haberse salvado

usando uno de estos: condones.

Estos en concreto son de promoción. Me los enviaron hace un par de meses.

Ayer me llamaron para ver qué tal.

Que ya les dije: "Que no dais tiempo, hombre".

Y eso que a mí no me suelen durar mucho.

No, porque como soy un poquito aprensivo,

en lugar de uno me pongo seis cada vez.

Ya me ha dicho el médico que no hace falta, que exagero.

Si ya lo sé, pero chico,

qué le voy a hacer, si soy así de precavido.

Yo, si calculo que voy a tener una noche loca,

me lo pongo por la mañana antes de salir de casa

y ya voy tranquilo todo el día.

Lo único molesto es cuando te entran ganas de hacer pis,

a mediodía. No hace tanto,

entrar a una farmacia a pedir condones era...

¡Uf, qué vergüenza!

Pasabas más vergüenza que si te tiraras un pedo en un ascensor.

Por eso, en lugar de llamarlos condones,

por su nombre, les cambiábamos el nombre,

y pedíamos impermeables,

profilácticos, en Galicia, "chubasqueiro do pito". Pero vamos,

eso hoy en día ha cambiado. Estamos en otros tiempos.

El otro día pasaba yo por delante de un colegio de primaria

y salían dos niñas del colegio, y le dijo la una a la otra:

"Me he encontrado un condón en el patio".

Y le preguntó la amiga: "¿Y qué es un patio?".

Si es que ha cambiado.

Condones. Usadlos. Antes de que caduquen.

Música

Hoy les hemos ofrecido una amplia información

sobre el origen, contagio y prevención

de las enfermedades de transmisión sexual.

Recordemos algunos mensajes imprescindibles.

Si sospechan que pueden tener alguna ETS

o han practicado una conducta sexual de riesgo,

es muy importante que vayan al médico lo antes posible,

y si precisan, que se pongan rápidamente en tratamiento.

Aumentan de forma progresiva en los últimos 15 años.

En nuestra mano está frenar este incremento

utilizando educación sexual y métodos de barrera.

Los análisis de sangre periódicos y el seguimiento

de los programas de prevención y cánceres relacionados

mejoran el diagnóstico precoz y la supervivencia.

"EL ojo clínico" tratará la próxima semana

de otro tema de gran interés: el abuso de medicamentos.

Una costumbre malsana que está haciendo que sea

una de las principales causas de mortalidad en España.

Recuerden que pueden seguirnos

a través de Facebook, Instagram o Twitter,

y en la página web RTVE.ES,

donde podrán leer el blog de nuestros médicos

y todos los contenidos del programa.

Ya saben: la vida es una buena experiencia,

y la experiencia, como decía Jardiel Poncela,

es la única enfermedad que no se contagia.

Adiós. Hasta la semana que viene.

  • Enfermedades de transmisión sexual

El ojo clínico - Enfermedades de transmisión sexual

10 jun 2017

Programa de divulgación médica y de historia de las enfermedades y de personajes de la historia mundial que las han padecido.

ver más sobre "El ojo clínico - Enfermedades de transmisión sexual " ver menos sobre "El ojo clínico - Enfermedades de transmisión sexual "
Programas completos (39)
Clips

Los últimos 151 programas de El Ojo Clínico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios