El Ojo Clínico La 2

El Ojo Clínico

Sábados a las 13.00 horas

Dirigido por: Carlos Dávila

'El Ojo Clínico' pretende ser un programa de interés público y divulgación médica que aúna biografías de grandes personajes de la Historia, actualidad, entrevistas, participación y debate en torno a una enfermedad. El objetivo es integrar información y entretenimiento, siempre desde un enfoque positivo, sin dramatizar pero sin caer en la frivolidad, desde el rigor médico pero divulgativo.

Cada semana se recorre una enfermedad desde su pasado, presente y futuro. Es importante conocer la historia de la patología para entenderla hoy en su conjunto.Es importante conocer la historia de la patología para entenderla hoy en su conjunto. En un reportaje diseñado con imágenes del fondo documental de RTVE se toma como hilo conductor un personaje relevante de la Historia para explicar su contexto histórico y médico: el origen de la enfermedad, su evolución, avances científicos, tratamientos. Javier Sanz, Académico Correspondiente de la Real Academia Nacional de Medicina desgrana estos acontecimientos en “El Ojo y la historia” y recupera partes olvidadas del pasado.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4138718
Para todos los públicos El ojo clínico - Huesos. La edad nos la está jugando - ver ahora
Transcripción completa

Ese momento de que tienes al niño que está saliendo de ti

Ese momento de que tienes al niño que está saliendo de ti

para luego volver a ti en los brazos.

Eso yo creo que no hay palabras

ni para explicarlo ni para pensar lo que tú sientes.

-El comienzo del embarazo es un bum hormonal

y de hecho durante el primer trimestre

hay una de las hormonas que tiene su pico máximo de secreción

durante el primer trimestre.

-La menopausia no es ninguna enfermedad.

Es una etapa en que a veces las mujeres

todavía les queda más de media vida por delante.

Es una etapa que cierra un ciclo

y lo que hay que hacer es adaptarse a él

y tener buena calidad de vida.

-Hay mujeres que tienen una calidad de vida muy mala

y necesitan incluso un tratamiento hormonal.

-Creo que he sido mejor madre que abuela.

Sin ser una gran madre.

Madre al estilo tradicional.

O sea, les he dejado mucho solos.

Pero han sido muy míos.

(Música cabecera)

Los huesos dan forma y apoyo al cuerpo

y desempeñan un papel fundamental en la movilidad.

Pero ¿cuáles son las principales enfermedades

que afectan a los huesos y a las articulaciones?

En "El ojo clínico" de hoy hablamos de tres patologías óseas.

La artrosis, la artritis y la osteoporosis.

Aparte de las lesiones que se pueden provocar

por accidentes o malos hábitos.

También hay enfermedades que afectan a los huesos

de forma más o menos previsible.

La artrosis es la enfermedad articular más frecuente en España.

De hecho la padecen entre dos y cuatro millones de personas

y afecta al 70 % de los mayores de 50 años.

Aunque solo un 25 % presentan síntomas.

Tanto la artritis como la artrosis

son patologías relacionadas con las articulaciones

que causan fuertes dolores y reducen la calidad de vida.

Nos acercamos hoy en el reportaje a la clínica CEMTRO,

la única en España en que se pueden cultivar células de cartílago

para hacer implantes.

Arturo Fernández,

quienes identifiquen solo al actor con ese hombre

acostumbrado al glamour y al champán y al caviar de las comedias de salón,

se sorprenderán al verle en su entrevista más sincera.

Además contaremos con el testimonio de Pedro Guillén,

todo un referente nacional e internacional

en el campo de la traumatología y la ortopedia.

¿Quién es nuestro personaje histórico de hoy?

Retrocedemos en la historia hasta situarnos en el antiguo Egipto.

Los faraones, mitad reyes, mitad dioses,

creían estar muy por encima del bien y del mal,

pero los problemas óseos no entienden de jerarquías.

Al rey Tutankamón, concretamente, le fue detectado una acumulación

de malformaciones heredada de su familia.

Entre otras patologías, padeció la enfermedad de Köhler II

que produce trastornos en los huesos.

(Música)

Apenas descubierta en 1922 la tumba de Tutankamón,

una espesa leyenda construida sobre supersticiones, alucinaciones,

medias verdades y miedos

empezó a tejerse sobre este faraón,

el último de la dinastía XVIII de los egipcios.

Una leyenda que ha tomado cuerpo clásicamente

en una obsesiva y preocupante denominación.

La maldición de Tutankamón.

¿Qué hay de cierto en esta maldición?

-Hay pocas historias que hayan dado tanto juego

como la maldición de Tutankamón.

La leyenda se inició pocas semanas después de la apertura de la tumba,

cuando falleció el mecenas de la expedición, lord Carnarvon.

A él le siguieron 30 fallecimientos más.

Un estudio epidemiológico demostró

que la edad media se produjo a los 70 años,

cinco años menos que aquellas personas

que no tuvieron relación con la tumba.

Por lo tanto, la maldición nunca existió.

-Salvo los objetos encontrados por Howard Carter en 1922

y la propia momia del faraón niño, no hay muchas más evidencias.

Ni siquiera parece totalmente cierto

que fuera Carter el descubridor de la tumba.

Pocas cosas se saben realmente de este personaje.

Ni el año del nacimiento, si fue o no fruto del incesto

de su padre con una de sus hermanas,

ni la causa real de su muerte sobre la que circulan muchas teorías.

La primera es que durante el breve reinado de Tutankamón

con apenas nueve años,

el antiguo Egipto fue asolado por una enorme epidemia de malaria

que arrasó una gran parte de la población.

El faraón fue afectado por el parásito

y sufrió grandes fiebres y dolores de todo tipo que no pudieron aliviar

ni los mejunjes ni supuestas medicinas

hallados en su tumba.

La segunda de estas teorías

se fundamenta en la pequeña dimensión de la tumba.

Lo que ha hecho especular a los científicos con la posibilidad

de que Tutankamón padeciera una necrosis vascular ósea,

el denominado mal de Köhler,

una enfermedad que afecta al escafoides tarsiano.

Tal enfermedad no es ahora ni mucho menos letal,

pero pudo serlo en la antigüedad egipcia.

Los estudios más recientes antropológicos, radiológicos

y del ADN de Tutankamón

apuestan por que la causa de la muerte del faraón

fue una combinación de la malaria y de este mal.

-Los estudios genéticos, antropológicos y radiológicos

de la momia de Tutankamón han revelado

que el faraón falleció a consecuencia de una enfermedad infecciosa,

la malaria, además de una enfermedad ósea,

llamada enfermedad de Köhler.

Se trata de una necrosis que afecta a los metatarsianos, huesos del pie,

y que además permitiría explicar

por qué se encontraron bastones en la tumba del faraón.

-Aún existe una tercera teoría, bien es cierto que menos considerada,

que achaca el fallecimiento de aquel pequeño faraón

nada menos que a la fractura de una pierna

ocurrida mientras combatía en una batalla subido en un carro.

Sin embargo, los investigadores más reputados sugieren

que no existió tal fractura, sino el empequeñecimiento del faraón

debido a un sistema óseo muy debilitado,

una minusvalía física que le producía enormes dolores.

Lo que comparten las tres tesis es en todo caso

que el motivo principal de la endeblez y flaqueza del faraón

radicaba en la consanguinidad de sus padres,

que eran hermanos entre sí.

¿Existe alguna evidencia sobre ello?

-Médicamente hablando, Tutankamón tenía muy malas cartas.

La dinastía XVIII había recurrido a matrimonios incestuosos

y esto propició que aumentara el coeficiente de consanguinidad.

Actualmente sabemos que este coeficiente

se relaciona directamente con la mortalidad

y con la aparición de ciertas enfermedades,

las llamadas enfermedades recesivas.

-Sobre todas las dudas en que se ha articulado

la maldición Tutankamón,

existe la certeza de que varias de las personas

que contribuyeron al descubrimiento de la tumba,

entre ellos el propio mecenas de la expedición inglesa,

fallecieron de forma súbita e inesperada.

En la tumba hay grabada una leyenda que reza así:

"La muerte vendrá con alas ligeras

ante todo aquel que se atreva a violar esta tumba".

¿Por qué entonces no murió Howard Carter

como algunos de sus colaboradores?

Los partidarios de la maldición lo achacan

a que no fue este egiptólogo quien realmente descubrió la tumba,

sino un niño de apenas 10 años, Husein Abdel Rasul,

que jugueteando encontró el recinto

donde reposaban los restos de Tutankamón,

un panteón en el que junto a joyas, bastones y hasta alimentos

se encontraron restos de dos fetos femeninos,

probablemente hijos no nacidos del faraón.

La historia del faraón sigue dando que hablar aún hoy

debido a su perfil genético.

Un grupo de genetistas suizos

ha reconstruido el perfil del ADN del faraón

que llegó al trono a los nueve años y el de su padre, Akenatón.

Los resultados han mostrado que Tutankamón

poseía un perfil genético similar al del 70 %

de los varones británicos y españoles

y que la mitad de los europeos estamos emparentados con el faraón.

Sin embargo, los varones egipcios en la actualidad

solo poseen de este perfil un escaso 1 %.

Curioso.

-A medida que las personas envejecemos

la tendencia es que nuestros huesos se vuelvan más delgados

y por lo tanto más frágiles.

La osteoporosis, la falta de calcio en los huesos,

afecta especialmente a las mujeres mayores de 65 años.

¿Saben ustedes cuáles son sus niveles de calcio

y los hábitos más saludables

para aumentar su presencia en los huesos?

-Yo de huesos afortunadamente no he tenido nada.

Sí conozco el tema porque, por ejemplo, mi mujer

tiene problemas por falta de calcio, vitamina D.

-Sí que tengo algún problema de huesos, que me duelen por la edad,

pero no me he hecho nunca ninguna prueba.

Y lo que hago es deporte.

Y creo que es buena la leche y cosas que tengan calcio.

-Que sigan más o menos las cosas que son buenas.

Las cosas que llevan calcio, tomar el sol para fijar la vitamina D

y temas de esos. Algo de eso sé. No entiendo mucho, pero algo sé.

-Le recomiendo a todo el mundo que ande,

porque la movilidad es lo que hace que te duelan menos.

La artrosis es una enfermedad producida

por el desgaste del cartílago,

que es el amortiguador que protege los extremos de los huesos

en una articulación.

La superficie del cartílago se rompe

lo que provoca que los huesos se muevan uno contra el otro.

Así se genera fricción, dolor, hinchazón

y con el tiempo pérdida de movimiento en esa articulación.

La articulación llega a perder su forma original

y forma picos de hueso en un intento para protegerla.

El término artritis, sin embargo, sirve para designar

la existencia de inflamación en alguna articulación,

como luego veremos en el debate.

No deben confundirse la artritis y la artrosis.

La artrosis es una enfermedad degenerativa

que puede causar precisamente inflamación o artritis

y por eso en ocasiones se denomina osteoartritis.

Mientras que el tratamiento de la artrosis

va encaminado al control del dolor,

a mejorar la funcionalidad mediante la fisioterapia

y en ocasiones y depende qué articulación

a su sustitución por una prótesis,

el tratamiento de la artritis depende de su causa.

Aquí, en TVE, son muchos los espacios médicos

que se han emitido y en los que se ha tratado

la artrosis, la artritis o la osteoporosis.

Comprobamos las diferencias de diagnóstico, de tratamiento

o de la incidencia de estas patologías antes y ahora.

-Desgraciadamente hay una dolencia que debilita la resistencia del hueso

y va con el tiempo disminuyendo la masa ósea

y convirtiendo, por tanto, el hueso en un tejido quebradizo y frágil.

Esta enfermedad es la osteoporosis.

En el ser humano la densidad ósea aumenta hasta los 35 años.

Aproximadamente.

Y comienza a perderse a partir de los 40.

-También desde el programa de TVE "Con las manos en la masa"

Elena Santonja que nos daba consejos sobre una buena alimentación

para protegernos de la osteoporosis.

-Yo en mi modestia puedo hacer alguna sugerencia

para esto de la osteoporosis que tanto nos ataca a las mujeres

de cierta edad.

Tenemos que tomar una dieta rica en calcio, vitamina D y proteínas.

Por ejemplo el queso, que la gente, hay algunos que no les gusta mucho,

entonces se lo damos con ensalada.

Ensalada de lechuga con queso de Burgos y unas nueces partidas

y luego bien alineada con su aceite de oliva virgen, a poder ser,

vinagre de jerez y sal queda exquisita.

-Los síntomas empezaron que me dolía un brazo

y, bueno, aguanté unos días.

Pero un día cuando me levanté, vi que casi no me podía mover,

porque sentía por los glúteos y por los brazos

como muchas agujetas.

Y fui al reumatólogo.

Y me dijo que tenía polimialgia reumática.

Que se inflaman los músculos, los tendones

y entonces no andas como quieres

y no alcanzas a coger algo

los días que tienes un brote fuerte y así.

Por lo demás, una vez que pasa lo más grave, digamos,

yo hago mi vida normal.

La artrosis y la artritis son procesos inflamatorios

que puedes tenerlo o no.

Es un problema que prejuzga reumatismo, inflamación.

Pero la artrosis, sí.

Es el desgaste natural de nuestros tejidos.

Nuestros tejidos llegan a tener canas, arrugas

y desgaste del cartílago que es el proceso biológico normal

de la edad de la célula.

Y tendremos que vivir con ella mejorándola con medicación

o con cirugía.

Pero el final del ser humano por el gasto celular

se determina en el deterioro del tejido siempre.

En los últimos años nuevas terapias y nuevas opciones quirúrgicas

para huesos y cartílagos nos permiten ofrecer

una opción de cura a pacientes que se verían de otro modo

abocados a soportar dolor crónico o a vivir con una prótesis.

En busca de alternativas,

"El ojo clínico" ha entrado en la unidad especializada

para el estudio y tratamiento de lesiones de cartílago

de la clínica CEMTRO.

Es la única en España donde se pueden cultivar

células de cartílago, condrocitos, para realizar implantes.

Y esta es la única terapia celular consolidada

en el tratamiento de estas lesiones.

El problema que yo tenía en la rodilla derecha

era que a media flexión tenía mucho dolor:

cuando esquiaba, cuando conducía...

Ahora hace un año y un mes que me operé.

Llevo dos meses mucho mejor,

pero tampoco te sé decir... Espero que vaya aún mejor.

No tengo dolores ya.

Pero tampoco estoy haciendo un ejercicio excesivo

ni nada de momento.

(Música)

Hola, buenas. -Hola, ¿cómo estás?

Adelante. Cuéntame qué te pasa. ¿Haces deporte?

-Sí. Juego a fútbol, pádel, esquío...

Y se me ha salido de la rótula un par de veces

y aparte tengo mucho dolor sobre todo cuando bajo escaleras, conduciendo.

-Lo que sucede cada vez que se luxa la rótula

es que pasa esto.

Se lesiona el alerón interno

y la rótula se golpea contra el cóndilo femoral externo

en la parte de arriba.

En este gesto, donde la rótula se sitúa en esta zona,

se produce una lesión del cartílago.

Este es el fémur y aquí estaría empezando casi la rótula.

Y tenemos una lesión del cartílago justo en la parte externa.

Por eso el dolor se produce al bajar escaleras,

al estar mucho tiempo sentado o al conducir.

Con la edad que tienes y queriendo hacer una actividad deportiva,

mi consejo es que te operes.

-Muchas veces la técnica diagnóstica es la resonancia magnética.

Hoy en día la resonancia magnética es muy sensible

para detectar las lesiones de cartílago

y nos da una gran previsión de cómo va a ser la lesión.

Y sobre todo de las lesiones asociadas,

de cómo están los meniscos, los ligamentos,

que es muy importante a la hora del tratamiento.

No solo de la lesión, sino de si hay otras lesiones acompañantes.

La cirugía de implante de cartílago precisa de dos intervenciones.

Ambas se realizan con anestesia epidural.

La primera consiste en una simple artroscopia

en la que se valora la lesión

y muchas veces nos encontramos una lesión con un cuerpo libre

y lo tenemos que extraer.

En esa cirugía, cuantificamos el tamaño de la lesión

y vamos a encargar el cultivo de esas células,

de los condrocitos que hemos extraído del propio paciente.

Una vez en laboratorio proceden a la digestión

de esos fragmentos de cartílago y nos devuelven

entre 20 y 30 millones de condrocitos.

-Una vez que nos llega una biopsia de cartílago

a la unidad de terapia celular

lo que hacemos es procesar esta muestra

para extraerle los condrocitos.

La digestión de la muestra la hacemos con colagenasa

y tenemos que tener un número de células inicial

para poder establecer el cultivo.

Durante el proceso de producción realizamos tres pases

para obtener el producto final.

Todo este proceso lleva un tiempo de cuatro a seis semanas.

Realizamos cuatro tests de esterilidad

a lo largo de todo el proceso.

También realizamos dos tests de detección de microplasma

y al final, cuando liberamos el producto,

en el mismo quirófano procedemos a sembrar las muestras

en la membrana que es necesaria para el implante de las células

y asistimos al cirujano en el quirófano.

-Esa membrana es una membrana de colágeno

en el que las células van a subsistir el tiempo necesario

hasta que migren al hueso subcondral y reparen el cartílago.

Una vez que hemos puesto la membrana, la sellamos con puntos sueltos

que damos un Vicryl de 6 ceros,

que es una sutura también reabsorbible,

y lo sellamos con fibrina, que es un polímero

que nos permite también sellar y evitar la migración de las células.

Una vez que hemos realizado el test de flexoextensión

y hemos visto que la membrana permanece inalterada,

procedemos al cierre de la herida y el paciente empieza a mover

relativamente pronto aunque la carga, el apoyo del peso,

se demora durante unos dos meses, a veces tres,

depende de la localización de la lesión.

-Después de la cirugía,

normalmente el paciente va a estar en el hospital uno o dos días.

Después le indicamos en la mayor parte de las ocasiones

que esté sin apoyar la pierna en el suelo

durante casi seis semanas, pero moviendo la rodilla.

Cosa que normalmente incluso a veces utilizamos

máquinas de movilización pasiva continua

que le hace mover la rodilla.

Se le debe proteger de actividades de impacto durante varios meses.

Sí se le va a permitir hacer ejercicios de recuperación muscular

y algunos ejercicios en descarga como piscina

o bicicleta estática o elíptica antes.

Pero las tareas de impacto, carga y deporte sobre todo que implique

frenadas y arrancadas hasta los mínimos seis meses

y en ocasiones dependiendo de la lesión

hasta el año no debe hacerlos.

-Aquí tenemos a Javier que ya está operado de hace un año

de la técnica ICC, de implante de cartílago.

Esta es la situación actual de la rodilla, con una rodilla seca,

fría, con una movilidad completa.

Y en su caso, algo muy importante, es que la rótula es estable.

Fuerte, aprieta fuerte.

Levanta la pierna estirada. Fuerte.

Bueno, viendo la evolución que has tenido y no tienes derrame

y estás haciendo una vida deportiva de inicio

y ha pasado un año yo creo que puedes volver a la actividad normal.

¿Tienes alguna duda o algo que quieras aclarar?

-No. Lo tengo bastante claro todo. Si ya puedo hacer más o menos de todo

pues a por ello. -Cualquier cosa, aquí estamos.

Mucha suerte, Javier. -Gracias.

-Elegante, educado, formal y enorme actor.

Arturo Fernández forma parte de la memoria televisiva

de nuestro país y también de la teatral,

donde a sus 87 años sigue cosechando sonados éxitos,

pero ¿cómo lo hace?

Hoy se sienta junto a Carlos Dávila

para contar su secreto mejor guardado.

(Música)

-Si a alguna de ustedes, espectadoras de "El ojo clínico",

le han gritado o susurrado por la calle algo así como "chatina",

vuélvase inmediatamente.

El piropeador es nada menos que Arturo Fernández,

el actor que a sus 87 años, de los que presume y no es para menos

parece ser tan galán como cuando hace medio siglo

llegó a Madrid desde su Asturias, patria querida,

sin saber exactamente a qué podría dedicarse.

Don Arturo, como atendería

si hubiera nacido en las islas británicas,

continúa subiéndose diariamente a un escenario

a protagonizar y dirigir comedias

a las que el público acude en masa para divertirse.

Ese es el máximo triunfo de este enorme intérprete español

que viene a confesar que a él también tan lozano como aparenta

le duele algo.

En este caso, los huesos.

¿Qué huesos? ¿Por qué?

Nos lo irá contando en esta entrevista

en la que quizá por primera vez no interpreta el papel

de un triunfador social sin penas,

sino de una persona que sabe cómo sufrir sus enfermedades

incluso sobre las tablas.

-Yo creo, Arturo Fernández,

don Arturo, como te llamarían si este país fuera de otra forma,

que nos mientes, que no tienes 88 años.

Que no es verdad,

que te lo planteas así como para epatar...

(HABLA EN FRANCÉS)

-Bueno, pues me gustaría...

No que no fuera verdad ni mentira.

Estoy encantado, estoy orgulloso.

Mi vida ha sido magnífica durante todos estos años.

Entonces mi agradecimiento es enorme a la vida.

Me ha tratado muy bien y yo a ella.

Entonces el problema de los 88 años, no lo sé.

Pienso que esto de los años lo inventó un amargado.

El calendario.

Yo creo que dijo cómo fastidiar una vez al año a la gente.

Inventando el calendario.

Quiero decirte que no lo sé.

Y sobre todo hay un momento...

Yo cuando cumplí...

Me afectó muchísimo cuando cumplí los 60.

Los 60, de verdad.

-Pero si eras del galán de moda en España.

-Y sobre todo quiero decirte que para mí

una persona que tiene 60 años, para mí es un crío.

Ahora es un crío.

Pero no lo sé.

No quieres pensar en ello, en los años,

porque por desgracia la vida se acaba

y es tan bello vivir.

Lo que ocurre es que te das cuenta tarde de lo bello que es vivir.

-¿Te duele algo?

-No, no me duele nada.

Quiero decirte que he pasado por mi profesión

fuera de mi profesión.

Por ejemplo, yo no sé vivir si no estoy arriba de un escenario.

Ya no digo en una película

o en una serie.

Hice dos series una fue "La casa de los líos"

la otra fue "Truhanes". Y películas, no lo sé.

Interpreté como 68 o 70 películas como protagonista.

Pero yo soy un actor netamente de teatro.

Y entonces mi relación con mis compañeros,

sobre todo los actuales, porque no conozco a nadie.

Hay una nueva generación magnífica,

pero no tengo mucho contacto. Eso es cierto. Antes sí.

Antes teníamos... Es más, nos queríamos mucho.

Ahora pienso que no se quiere nadie. Los españoles no nos queremos.

-Tuviste un problema con una hernia discal, ¿no?

-Sí.

Interpretando, cómo fue...

Sí, "Los hombres no mienten". Efectivamente tuve...

Y fue la primera vez que suspendí

en toda mi dilatada vida de actor.

Me dio un dolor en una hernia y me operaron,

pero a las dos semanas ya estaba arriba del escenario.

O sea que...

-¿Te has subido alguna vez al escenario con dolor,

con fiebre...? -Sí.

-Es algo, es mágico lo que te ocurre.

En el escenario el personaje no tiene lo que tienes tú.

No es que yo me meta en la piel del personaje.

Yo siempre digo que se meta él en la mía, que es más bella.

Por lo tanto siempre he dicho

que siempre soy Arturo Fernández interpretando. Y es así.

-Tú haces de Arturo Fernández. -Sí. Y me ha ido muy bien.

Para qué voy a cambiar. A ver si la fastidiamos cambiando.

Entonces con la...

Perdón, ¿cómo era la pregunta que me habías hecho?

-Que si te había dolido algo alguna vez...

-Sí, bien. Por ejemplo, sueles tener fiebre

o pillar un catarro o un lumbago. Un lumbago.

Yo he salido incluso con un lumbago

y tener que llevarme un amigo cogido yo del hombro de él

y me decía que tenía que suspender y le dije que no.

Efectivamente, cuando se levanta el telón...

-Pasa algo mágico. -Sí.

No tienes el lumbago.

Porque el personaje que estás interpretando

no tiene lumbago.

Y entonces eso es lo que ocurre. ¿Y qué pasa?

Que tal vez, digamos,

si en ese momento no subes al escenario,

tú estás pensando que tienes lumbago, que te duele,

y en el escenario es otra clase de conversación.

Te distrae de lo que verdaderamente tienes en ese momento.

-¿Cómo esperas que sea tu vejez? -Mi vejez...

(RÍEN)

Pues mi vejez la estoy llevando francamente muy bien.

-No, cómo esperas que sea. Porque aquí no veo ninguna vejez.

-Bueno, sí...

Yo creo que me voy a quedar, no sé por qué.

Porque yo siempre me he portado muy bien en la vida con las personas.

Entonces tengo que tener alguna compensación.

He echado una solicitud arriba y hace poco

me dijeron que me fuera tranquilo que iba por buen camino.

Por buen camino. Igual me quedo.

No lo sé, la vejez...

Mira, es viejo quien quiere ser viejo.

Hay personas jóvenes que lo son en su forma, en su carácter.

Y hay otras que a mi edad no...

-Yo he conocido dos personas que nunca serán viejas.

Tú y Carrascal. -Ay, Carrascal...

Sí que es cierto, sí.

-Tenéis además el mismo biotipo.

Es decir, es imposible consideraros viejos.

-Bueno, porque sabes que también es amar lo que estás haciendo.

Yo amo por encima de todas las cosas mi profesión.

Y eso, quiero decirte,

cómo te mantienes vigente y digamos en forma.

Cuando ves que en esta vida lo que estás haciendo

se está terminando, tienes otra cosa preparada.

-Has terminado una comedia y vas a empezar otra.

-Sí. Sí, porque no sabría hacerlo... -¿Te cansas, Arturo?

-No. No me canso. -¿Qué vida haces?

-Si te lo digo no te lo vas a creer.

Yo me levanto tarde. Me levanto sobre las 12.

-Como un caballero. -Sí.

-Faltaría más, ¿no?

-Hombre, es que si no, sería una ordinariez

levantarte a las 10:30. Me parece que no.

Total que me levanto a esa hora. Mientras te duchas, te afeitas...

No desayuno,

porque cuando te levantas tarde, no desayunas.

Y entonces empiezo a pensar a qué restaurante voy,

suponiendo que esté fuera. Y entonces siempre voy al mismo.

Yo soy sota, caballo y rey.

Tengo dos o tres restaurantes y no quiero conocer más.

-Sorpresas ninguna ya, ¿no? -Por supuesto.

Entonces voy a ese restaurante, como y a las 15:45

cojo la prensa, la leo y a las seis me voy para el teatro.

-O sea que ni siesta ni dieta. -Sí.

-Comes lo que te da la gana.

-No.

Tengo bastante cuidado con la comida.

Yo solamente hago una comida.

Normalmente suelo hacer una comida al mediodía.

Ceno, sí, alguna vez. Cuando estoy en casa me obligan.

Pero normalmente no.

Tomo una manzana que es muy digestiva y estupenda

y por lo tanto no necesito más.

Y del teatro que empiezas a las siete y terminas a las nueve

voy, digamos...

Voy al hotel y entonces me doy una ducha, me meto en la cama,

veo la televisión,

no me gusta nada lo que estoy viendo, entonces cambio...

Y esa es mi vida.

Es una vida, no lo sé, tranquila. ¿Por qué?

Porque mis buenos amigos ya se fueron.

Ya no están por desgracia.

Y eso es lamentable.

Y hacer nuevas amistades no es igual.

-Vas echando de menos lo que dejaste atrás, ¿no?

-Sí, mucho. Mucho mucho.

Sobre todo echas de menos

esa vida que has vivido, que ha sido muy bella.

Lógicamente por juventud.

Y con juventud me refiero a esos 40 años que son magníficos.

-O sea que los vicios, en caso de que sean vicios,

no envejecen.

En caso de que sean vicios.

-Sí.

Bueno, yo pienso que no envejece absolutamente nada.

Envejeces tú si quieres, repito una vez más.

Pero no sé. El problema de los años...

Hay una experiencia importante.

Ves las cosas bajo otro punto de vista

que las veías, qué duda cabe.

A los 20 o 25 años te comes el mundo y tienes otras ideas.

Otras ideas en muchos aspectos.

Y luego a medida que pasa el tiempo vas cambiando de forma de ser,

de forma de pensar, pero creo que de una manera o de otra

yo siempre he pensado de la misma manera que pienso ahora.

No he sido muy variante.

En política, por ejemplo, siempre he sido de derechas.

Y entonces, por lo tanto... -Lo cual nadie te perdona..

-Me importa un rábano.

Lo que no perdono es ser de izquierdas.

Coño, no existe un país en este mundo que haya prosperado

gobernado por la izquierda.

Que me venga uno. Uno estoy pidiendo.

Entonces, ¿por qué voy a ser yo de izquierdas?

Lo respeto mucho, cuidado.

Mi padre, por ejemplo, fue un hombre

que estuvo 19 años exiliado en Francia.

Pertenecía a la C.N.T.

Pero era otra izquierda. Era otra forma.

No la izquierda de ahora.

Que no me vengan con cuentos.

La izquierda de ahora es ser burgueses.

Cosa que me parece muy bien.

-No me importaría hablarte de eso,

pero tengo que terminar hablando de tus huesos,

que los tienes perfectos.

En perfecto estado de revista. -Pero deja los huesos en paz.

Pero ¿qué pasa con los huesos? -Que yo de mayor quiero ser como tú.

-Sí, pero es fácil.

Es fácil. Toma la vida con optimismo.

Nos preocupamos de cosas que no tienen ninguna importancia

y cuando te llegan las importantes, te das cuenta de qué te quejabas.

Yo normalmente nunca me he quejado.

Nunca he recibido, quiero decirte,

una subvención de ningún gobierno, jamás se lo he pedido.

Por eso puedo decir, no lo que me da la gana,

siempre y cuando no moleste. No me gusta molestar a la gente.

Qué duda cabe.

Pero no sé, yo digo aquello que pienso

siempre con cierta moderación.

-Eres de la misma filosofía que Cristina Cifuentes

que dice que después de su accidente dice que el futuro es hoy.

(RÍE) -¿Es así?

-Sí. Después de un accidente te das cuenta...

-¿Has tenido algún accidente en tu vida?

-No. Jamás. Y mira que hay circulación.

Pero nunca me ha pillado un coche. -¿Nunca te pilló?

-Ando listo.

Ando listo al cruzar. Ando listo al cruzar.

-O sea que para verte a ti hay que ir a un escenario

no en la consulta de un médico.

-Bueno, por desgracia, ¿sabes qué ocurre?

Que cuando vas a un médico, te sacan 100 cosas, qué duda cabe.

Y tienen razón.

Pero entonces, de una manera o de otra tienes que desaparecer.

Entonces, si te preocupas demasiado, que si tienes esto...

No eres feliz. Entonces...

Mira, todos tenemos en esta vida un momento

para nacer y otro para desaparecer.

Y por mucho que hagas, por mucho que te cuides,

si tu destino está en ese día, olvídate.

Por lo tanto, no... -¿Te preocupa morirte?

Es lo último que te pregunto. -Sí.

Sí, sí. Amo la vida por encima de todas las cosas.

Quiero decir que lamento mucho el no poder seguir besando,

digamos, a mis hijos,

el no ver las calles de Madrid

cuando vine con 20 años en 1950,

con una maleta llena de ilusiones.

Que no sabía a qué venía,

venía por la aventura, por la aventura, nada más.

Nunca pensé en ser actor ni mucho menos.

Por eso te digo que todos tenemos un destino.

Y por mucho que...

El destino siempre te va a aparecer. Hay que ir a buscarlo también...

-Que tu destino sea largo.

Por la cuenta que nos trae a todos para reírnos contigo.

Sonreír contigo, más que reír. -Muy bien.

Para mí, Carlos, ha sido un verdadero placer.

Reírse es muy importante en la vida.

Y eso no hay moneda que la pueda pagar con una carcajada.

Antes nos reímos muchísimo.

La gente se reía mucho por la calle.

Cantaba todo el mundo.

Ahora ves alguien que viene cantando, cambias de acera

y piensas que es un pirado.

Hemos perdido tantas cosas...

-Les vamos a dejar a nuestros espectadores con un médico

un traumatólogo que siempre sonríe por lo menos

que es Pedro Guillén.

Es el superespecialista nuestro de hoy.

Gracias, Arturo. -Gracias a ti, Carlos.

-La rodilla, como todos los órganos, tiene su lenguaje.

El problema es acercarte a él en el tiempo

usando silla para que él te comunique lo que le ha pasado.

Fue un golpe, estaba el pie apoyado,

fue un derrame inmediato, un derrame tardío, tuve un bloqueo...

Todo eso son información que te puede llevar

hacia un diagnóstico muchas veces en una articulación dañada.

Y por supuesto su líquido.

Y yo llamo la biopsia líquida.

Hemos logrado en ratones detener

la fase de avance hacia la vejez ineludible

que es la muerte celular.

Nuestra abuela nos dijo que la vida al final es lo que es.

Nosotros hemos logrado en células de animales, precisamente en ratas,

detener ese deterioro,

pero luego ha seguido su camino.

Es decir, no creo que nadie sea capaz de interrumpirlo para siempre,

pero sí alargarlo.

Y creo que va a ser no muy tarde alargarlo y dar calidad de vida.

Y eso ya se está haciendo en animales.

-El 10 % de la población española tiene artrosis.

Es tres veces más común en mujeres

y su incidencia es más elevada a partir de los 60 años.

La artrosis de rodilla se considera

la primera causa de incapacidad funcional en mayores de 70 años.

Afecta a cuatro millones de personas y la artrosis de mano a 2,5 millones.

La OMS estima que en el año 2020 la artrosis se convertirá

en la cuarta causa de discapacidad en el mundo.

Es la tercera enfermedad que más demanda produce

en las consultas de atención primaria.

Estas cifras condicionan un enorme consumo

de recursos sanitarios directos e indirectos,

hasta el punto de que podría llegar a consumir

hasta el 1,5 % del PIB.

El consumo está ligado no solo a los gastos sanitarios,

sino de forma indirecta a las bajas laborales,

pues la artrosis es la primera causa de incapacidad laboral.

El 0,5 % de la población española padece artritis,

unas 250 000 personas.

Una cifra a la que hay que sumar los ocho casos nuevos

por cada 100 000 habitantes que se diagnostican cada año

aproximadamente.

Un 73 % son mujeres.

Una de cada cuatro mujeres después de la menopausia padece osteoporosis.

Un porcentaje

que aumenta hasta el 40 % en las de más de 70 años

y al 11,3 % de los hombres de la misma edad.

Es la causa de unas 25 000 fracturas cada año.

Aproximadamente una de cada tres mujeres y uno de cada cinco hombres

mayores de 50 años

sufrirá una fractura osteoporótica a lo largo de su vida.

Nuevas terapias, cirugía y recomendaciones

para prevenir la artrosis, la artritis y la osteoporosis.

Nuestros médicos de cabecera en "El ojo discute".

Hoy en "El ojo discute" hablamos de los huesos,

de cómo mantenerlos sanos y de las principales enfermedades.

¿Cuál diríais que es la más común?

La más común, la más frecuente,

diríamos sin duda alguna que es la artrosis.

Es una enfermedad que nos afectará a gran parte de nosotros

por el hecho de cumplir años.

Porque es una enfermedad de carácter degenerativo.

Lo que ocurre en la artrosis es que las articulaciones,

lo que ayuda a movilizar los brazos, las piernas,

pierden una zona de la articulación que es el cartílago.

Entonces, al no haber cartílago,

esa articulación no se mueve tan fácilmente.

Provocando dolor, rigidez, impotencia funcional.

Dificultad al moverse.

El problema muchas veces además de la artrosis

es que no hay un tratamiento curativo.

Y hay tratamiento para prevenirla, para evitar que se acentúe,

pero no curativo. Bueno, curativo puede ser.

Porque la artrosis de cadera. ¿Qué hacen los traumatólogos?

Que por cierto tenemos un nivel fenomenal en España de traumatología.

Cambian la articulación y ponen otra con una prótesis de cadera.

Una prótesis de rodilla...

Quería llamar la atención sobre un aspecto

que he visto en consulta

y que uno puede ver alteraciones muy evidentes

en las radiografías de una persona

y sin embargo no le duele esa articulación.

Es frecuente que venga alguien

y diga que en la vida le ha dolido la espalda

y que veas que la tiene deformada.

Pasa en otras muchas enfermedades.

No siempre hay una relación clara

entre lo que ves en una prueba de imagen,

entre el daño a priori

de desestructuración de esa articulación

y los síntomas que causa.

¿Habrá algo psicológico también? Sí, hombre.

El dolor tiene dos componentes.

El componente objetivo, por decirlo entre comillas, el dolor real,

y luego la percepción de dolor, la percepción subjetiva.

Y eso, cualquiera que nos demos cuenta,

que tiene un dolor de cabeza o cualquier dolor menor

y está viendo la televisión y parece que ese rato no le duele.

Claramente un componente más subjetivo

que hace que cada uno lo perciba de una manera distinta

y que el dolor sea diferente en las distintas personas.

También creo que hay un componente físico.

No todo el mundo tiene el umbral del dolor de la misma forma

por constitución, o sea que no todo es psicológico.

Así, al final el dolor es una percepción nerviosa

o a través de los nervios y no todos tenemos...

Bueno, usando la analogía que dijo José María cuando lo del corazón,

el mismo cableado.

-De hecho, los tratamientos antidepresivos,

además de para la depresión, se utilizan para el dolor.

No porque haya depresión,

sino porque sabe que modulan la regulación de estos cables,

de estos nervios y hace que el umbral del dolor baje.

Efectivamente la transmisión nerviosa influye en el dolor.

-Y decir también que por eso nosotros no tratamos pruebas, es decir,

hay una prueba, un hallazgo, lo que tratamos son las personas.

Que son los que cuentan si les duele o no les duele,

tienen ese síntoma, tienen ese otro...

¿Y de dónde surgen las enfermedades? Lo han preguntado en la calle.

Los problemas de los huesos, o sea óseos,

¿son hereditarios o son de la mala vida que uno lleva?

O sea, no se alimenta bien, o la mala comida.

Por ejemplo, yo sufro mucho de dolor de huesos

y yo la ataño mucho a mi diabetes. ¿Será eso?

-Pues como todo en medicina,

nada es por una cosa solo en concreto.

En el caso de las enfermedades de los huesos pasa igual.

En el caso de la artrosis hay como todo un componente genético,

puede haber cierta heredabilidad, pero sobre todo más genético,

y sobre todo factores ambientales y factores que hacen

que la artrosis aparezca antes o que se agrave más.

¿Qué factores son? Por ejemplo, la obesidad.

Lógicamente si yo tengo un sobrepeso, esos kilos que tengo de más

me afectarán más a la rodilla que tengo con artrosis.

Me dolerá más.

Otro también es el sedentarismo.

Si me muevo poco, también se mueve poco mi articulación

y también empeoraré.

Empeorará esa rigidez, ese dolor, esa impotencia funcional.

Es que hay gente que piensa que como tiene artrosis

en la rodilla mejor no moverla para que no se degenere más

y no es así. No, el ejercicio es bueno.

No solo para la artrosis, sino también para otra enfermedad

como la osteoporosis.

Que por cierto también hay mayor incidencia

de osteoporosis en gente que fuma.

Otro factor de riesgo para poder tener osteoporosis.

Y por cierto decir que es una enfermedad que no duele

por tener la enfermedad. ¿Qué ocurre con la osteoporosis?

Lo que duele es que como el hueso es más frágil,

tiene menos masa ósea, tiene como columnas y si tiene menos,

el hueso se rompe con más facilidad.

Puede ocurrir en el brazo, en la cadera o en las vértebras,

que se aplastan, con caídas de poco impacto.

Entonces lo que duele es la fractura. No la osteoporosis de por sí.

¿Tienen más osteoporosis las mujeres o los hombres?

Bueno, lo primero es definir qué es la osteoporosis.

Yo creo que los pacientes

que cada vez están más concienciados sobre este problema

que aparece sobre todo con la edad.

Hablamos de osteoporosis cuando disminuye la masa ósea

hasta un determinado umbral.

Se mide con una prueba que se llama densitometría

que lo que hace es medir cuánto hueso tenemos.

Y eso, lo que tiene el paciente,

se compara con lo que sería la normalidad para edad y sexo.

Cuando alcanzas un umbral de déficit se dice que hay osteoporosis.

Y luego está lo que se llama osteoporosis establecida

que es cuando ya ha habido fracturas.

Si hablamos de la osteoporosis solo como prueba densitométrica

es verdad que por encima de los 50 años

en las mujeres aparece hasta casi en el 25 %.

Mientras que en los varones está alrededor del 4-5 %.

Sin embargo, cuando hablamos ya de fracturas establecidas,

no hay tanta diferencia.

Es mucho más similar la presencia de fracturas en varones que mujeres,

probablemente porque haya otros factores implicados,

no solo la densidad ósea.

¿Puede haber algo psicológico ahí?

Pues sí, parece que la osteoporosis se relaciona con la depresión.

La falta de ejercicio, la falta de movimiento, la apatía

que igual tiene una persona depresiva puede ayudar a esa descalcificación,

pero también puede que haya incluso una relación directa.

Ahora hay varios estudios

que hablan de la inflamación y la inmunidad en la depresión

y esto podría relacionarse con la osteoporosis.

Y un trastorno en el que no solemos pensar

cuando hablamos de osteoporosis,

porque pensamos siempre en personas más mayores y tal,

es por ejemplo la anorexia.

La anorexia nerviosa, debido al estado de inanición,

de delgadez extrema, y a la pérdida de hormonas sexuales,

como por ejemplo los estrógenos, el riesgo de osteoporosis es alto.

La densitometría es una prueba que tenemos que hacer también

en personas que padecen anorexia.

La alimentación.

Por el calcio preguntaban nuestros pacientes también.

¿Tener falta de calcio produce algún síntoma antes de que sea tarde?

¿Y un exceso de calcio es igual de perjudicial o menos?

-Pues efectivamente el déficit de calcio igual que el exceso

puede dar síntomas.

Al final todo lo que es pasarse por arriba o por abajo no es bueno.

Es verdad que habría que distinguir entre lo que es un déficit crónico,

que no tiene ese aporte, como lo que acaba de decir Fernando

de una paciente con anorexia,

en la que la privación de calcio de forma continua

te puede llevar a la descalcificación del hueso

y a la aparición temprana de osteoporosis.

Pero, por exceso, exactamente igual.

Hay sintomatología asociada tanto a lo uno como al otro.

¿Cuál es la diferencia entre artrosis y artritis?

Me gustaría también dejarlo claro. Y reuma, también.

Más que de reuma, habría que hablar de enfermedades reumáticas.

Entre ellas, la artritis reumatoide

o la enfermedad que tenía Gloria, la persona del testimonio,

que era una polimialgia reumática.

Entonces habría que diferenciar eso, que son como artritis,

y lo que es la artrosis.

La artrosis digamos que lo que da es un dolor más

que hablamos de carácter mecánico.

Es decir, yo me levanto más o menos bien,

pero a lo largo del día me van doliendo las articulaciones,

a medida que las voy moviendo más. Por eso se habla de mecánico.

En cambio en la artritis es distinto.

Yo me levanto con dolor

y a medida que las muevo, las articulaciones,

ese dolor va mejorando.

Y además responde muy bien a antiinflamatorios.

-El dolor es distinto porque la causa es distinta.

La artrosis es una enfermedad degenerativa,

es una enfermedad crónica,

que ocurre por el desgaste del cartílago de las articulaciones,

mientras que la artritis

es una inflamación de esa articulación.

Lo que vemos es una articulación que está roja, caliente,

que duele, que está hinchada.

Y que suele traducir, pues puede ser desde un proceso infeccioso

hasta un proceso traumático.

En un esguince todos hemos visto cómo se pone el tobillo.

Hasta las famosas artritis por microcristales que es la gota.

Se depositan sustancias dentro del articulación, la irritan

y eso produce una inflamación, una artritis, que suelen ser agudas.

Una vez que quitas el cristal, quitas la infección,

eso se cura y se acabó.

¿Qué me decís de estos tratamientos para el cartílago?

Estas pastillas que se toman...

Hay unas cuantas de tratamiento que están aprobadas,

como los glicosoaminoglicanos y demás,

y luego hay otras como los cartílagos de tiburón

que tienen menos eficacia demostrada.

Son tratamientos que son eficaces, vamos.

Unos sí y otros no. Los que pauta el médico, vamos,

sí que están demostrando una eficacia.

Sobre todo más en enlentecer la progresión.

Tampoco es que sea la panacea.

La eficacia no es tremendísima,

pero sí que parece que si la artrosis evoluciona a 100 por hora

pues sí que consiguen que vaya a 80 por hora.

Vamos a finalizar con la pregunta que te han hecho, Fernando.

El mayor miedo de los mayores es caerse por la calle

y romperse huesos por la falta de calcio.

Entonces la pregunta es ¿cómo alentar a estas personas

de la necesidad de caminar, tomar el sol y hacer deporte

aunque sea mínimo?

-El miedo a caerse y romperse la cadera es un miedo legítimo.

Si alguien está dolorido y va inestable

tiene que tener cuidado.

Pero lógicamente eso no puede hacer que uno no salga, no se mueva,

porque como hemos comentado, la actividad física,

el movimiento es fundamental

para que mejoren las enfermedades de los huesos.

Y lo que hay que hacer es trabajar muy bien eso en la consulta.

Lo que hablamos de motivación.

Que una persona sea capaz de entender las razones para hacer algo.

Entender que realmente el ejercicio y la actividad física es necesario

y que sea capaz de vencer a los miedos que tiene.

Eso es una labor que tenemos que hacer los médicos en la consulta.

También me gustaría hablar de enfermedades que son raras,

pero que conviene también comentar.

La espondilitis anquilosante. ¿Alguien me quiere decir qué es?

Es una enfermedad que entra dentro de lo que antes José María ha hablado

de enfermedades reumatológicas.

Enfermedades que afectan a las articulaciones hay muchas.

La espondilitis anquilosante afecta sobre todo a la columna vertebral

y lo que hace es que se produce una inflamación

que termina fusionando de alguna manera

por el proceso inflamatorio las vértebras

y limita la movilidad de los pacientes.

Es genético, ¿verdad? Son enfermedades...

Como casi todas las enfermedades inmunes tienen agregabilidad familiar

y un gran componente genético.

Pero el campo de las enfermedades reumatológicas y articulares

es muy amplio hasta tal punto de que hay una especialidad

que se dedica fundamentalmente a eso.

Y no tiene nada que ver, eso dejarlo claro, con la artrosis.

Que va por otro lado. ¿Cáncer óseo?

El cáncer óseo primario...

Lo que más experiencia tengo,

por ejemplo lo que producen otros cánceres en el hueso.

Que son las metástasis. Ahí sí que veo más.

Otro cáncer óseo como son los osteosarcomas

es menos frecuente.

-Afortunadamente son tumores raros. Los hay.

Y suelen ser agresivos, pero suelen ser quirúrgicos también.

Me gustaría pediros para resumir los 13 programas de esta serie

que nos dierais a todos un consejo cada uno

para este verano.

¿Cómo vivir este verano de forma más saludable?

Desde el punto de vista psiquiátrico o psicológico,

que el verano tiene que valernos para descansar,

como tanto hemos hablado de los riesgos

para hacer las cosas con moderación y percibiendo bien los riesgos,

por ejemplo tomar el sol lo mínimo y siempre protegido

y sobre todo desconectar. Es una etapa para desconectar.

Si a la vuelta uno tiene síndrome postvacacional,

siempre puede acudir a vernos que encantados le ayudaremos.

Bárbara.

A mí me gustaría recalcar que el verano

es un periodo en el que vemos mucha patología

derivada de la deshidratación, sobre todo en los mayores,

que son personas que pierden el reflejo de la sed

y necesitan un aporte voluntario.

Nunca nos van a pedir agua y que tengamos cuidado con eso.

-Yo me centraría más en la carretera. Cuidado en la carretera.

Disminuir sobre todo esas cosas que nos distraen.

Lo importante es llegar y disfrutar, como decía Fernando.

A mí me gustaría sumarme también y darles un consejo.

Aprovechen el tiempo libre

para incrementar un poco su actividad física.

Les ayudará a disfrutar del verano de una manera más saludable.

Hasta siempre.

Nuestra especialidad de traumatología y ortopedia

tiene cuatro hitos enormes.

La artroscopia, las prótesis,

la osteosíntesis, clavos, tornillos...,

y los cultivos celulares.

Estos cuatro puntos han supuesto un avance enorme,

puesto que ya se podrá hacer cirugía del hombre

sin detener la máquina. Se hace la cirugía y se va a casa.

Es decir, de terminar cirugías mayores,

cirugías mínimamente invasivas de hospital de día.

Y quizá, de todas ellas, los cultivos celulares

sean las de más importancia en este momento.

La célula es un medicamento.

Una célula que tú podrás reconducir en un diabético,

hacerle trabajar hacia la producción de insulina

o a un obeso que haga trabajar a la célula

o a un muy delgado le harás trabajar menos.

Es decir, sí que están muy cerca

de que la célula sea una oportunidad terapéutica.

La célula donde descansan todas las patologías

es una oportunidad para cambiarla de función, hacerla mayor

o incluso producir en gran cantidad para reponer tejidos.

(Música)

Yo quería haber sido traumatólogo.

Me encantan los huesos, me encantan.

Cuando como pollo los chupo todos.

Traumatólogo.

Y al final de eso lo único que me quedó fue el trauma.

El trauma de haber sido hipocondriaco porque me pensaba que estaba enfermo,

cuando yo no estaba enfermo, lo que estaba era malo.

No sabía yo que Tutankamón había padecido de los huesos.

Sí, sí. Estos egipcios eran raros. Raritos.

Hay quien ha llegado a sugerir

que detrás de los egipcios estaban los extraterrestres.

Yo creo que detrás de los egipcios

lo que había era un negocio piramidal.

Como las pensiones.

Pero en el Nilo.

Igual pero en el Nilo. Que hasta en eso se parecen.

Porque lo de jubilarnos a los 65 es el "Nilo".

Ni lo vas a poder hacer ni lo van a pagar ni lo sueñes.

Tutankamón.

Y aún andan por ahí investigando

si murió de esto, si murió de aquello.

A mí me parece alucinante que 3000 años después

se pueda investigar de qué se murió un tío.

Porque claro, una cosa reciente, en plan, CSI.

Lo típico que dice:

"Jefe, el cadáver está rodeado de diarrea.

¿Qué querrá decir eso, Grissom?".

"Que el asesino anda suelto".

Pero claro, esto pasó hace la tira de tiempo.

Pues los investigadores dicen que Tutankamón murió

por sus malformaciones óseas.

Y una malaria que le vino en muy mal momento al hombre.

Y es raro porque los faraones solían morir de dos cosas.

O por ingerir veneno o por un golpe.

Por el golpe que le daban al que se negaba a tomarse el veneno.

Eso sí, luego los enterraban en unos panteones, con unos lujos,

una memoria de calidad, porque tenían de todo allí.

Tenían tarima flotante, tenían pladur,

tenían alarma perimetral, tenían alicatados...

Bueno, hasta portero automático tenían.

Y hace falta ser un poco imbécil

para poner un telefonillo en un panteón.

Que ya me dirás tú para qué.

Bueno.

Yo igual lo pongo en el mío.

Por si acaso.

(Telefonillo)

(Música)

Debemos cuidar nuestros huesos,

ya que con el paso del tiempo se van debilitando

y perdiendo su fuerza, quedándose algo frágiles.

Tener unos huesos fuertes es garantía de buena salud

y de buena movilidad.

Por eso, desde "El ojo clínico",

insistimos en los mensajes que siempre queremos recordar.

Es importante visitar al médico regularmente.

Muchas veces aparecen pequeños síntomas,

como la inflamación, el dolor, el desgaste

o la debilidad en los huesos que permiten la detección temprana.

No solo para prevenir, sino también para sobrellevar mejor la enfermedad

es muy recomendable realizar ejercicio físico moderado

y adecuado a cada edad.

Se aconseja evitar el sobrepeso y llevar una vida saludable,

incluyendo en la dieta proteínas magras, calcio

y una variedad de frutas y verduras.

También se pueden incluir en la dieta ácidos grasos Omega 3,

que ayudan a reducir la inflamación.

No consumir alcohol, no fumar y realizar el descanso adecuado

son otras medidas básicas para prevenir problemas óseos.

Y ya saben que pueden seguirnos en Facebook, Instagram o Twitter.

Y en la página web rtve.es,

donde podrán consultar el blog de nuestros médicos.

Y no lo olviden, la vida es una buena experiencia

y la experiencia, tal y como decía Jardiel Poncela,

es la única enfermedad que no se contagia.

Hasta pronto. Adiós.

El ojo clínico - Huesos. La edad nos la está jugando

29 jul 2017

Programas completos (39)
Clips

Los últimos 151 programas de El Ojo Clínico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios