www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3445982
No recomendado para menores de 12 años El mundo de Carlos V - Capítulo 15 - Ver ahora
Transcripción completa

Mi sobrino, mi yerno,

se ha unido a los alzados.

A mí lo que me interesa mucho del capítulo 15,

es que empieza a asomar el tirano.

No encontrará nunca motivo suficiente para la traición,

mas quien lleva el veneno en la sangre.

-No confundáis a nuestro hermano Fernando con su hijo.

Ahí ya se ve, delante de la pelea, delante del conflicto,

delante de la guerra entre los hermanos y la lucha.

-Y qué he de hacer ahora, ¿dejar viuda a mi hija?

¿Rebatarle un hijo a mi hermano?

-Reflexionad, Carlos, reflexionad.

-Ese distanciamiento, o ese darse la espalda,

las dos ramas de la casa de Austria,

está al borde del precipicio.

-En vuestro afán por mantener al Imperio unido,

vais a destruir a nuestra familia.

-Lo que está intentando es que la familia se mantenga en el poder

y conservar su legado.

Todos me han abandonado.

Tú y yo, hemos acabado.

-¿Vais a enfrentaros a vuestro propio hermano

en el campo de batalla?

-Regresad.

Vais hacia una emboscada.

Por qué habría de confiar en vos. No dejaré que os maten.

Sois mi hermano, Carlos.

-Este va a ser el último capítulo en el que Carlos y Fernando se vean.

-Cuando quieres a alguien, pese a sus defectos,

aún cuando son tan terribles como los de Francisco.

-Dios me castiga por lo mucho que he pecado.

-Cuando quieres a alguien hasta con sus cosas más feas, más horribles

sois prácticamente un solo ser.

-Acepto mi destino.

-Cuando muere Francisco

es como si a Margarita le hubiesen amputado sus miembros.

Yo creo que ella no concibe la vida sin su hermano.

-Solo vuestro perdón me falta.

Pide perdón a Leonor y,

se hace cargo de lo difícil que ha sido como marido

y como rey para ella.

-Juradme que haréis siempre las labores del emperador.

-Es un poco como el juramento que hace Hamlet

al fantasma de su padre, ¿no?

Perded cuidado.

-Es como una maldición.

Es como... "Si no me vengas, yo no podré descansar en paz".

-Muere plácidamente por fuera, pero intranquilo por dentro.

Creo que no muere en paz.

Creo que es un personaje que a lo largo de toda su vida,

ha guerreado sobre todo, contra sí mismo.

-Francisco debía tener miedo a la hora de morir.

Dicen que Francisco no hacía mas

que hacer la señal de la cruz en las sábanas.

Lo que estaba haciendo era conjurar a los demonios.

Porque se creía que en el momento justo de la muerte,

llegaban un montón de demonios y diablos a tu cama,

a tentarte para que no pudieras salvarte.

-El rey de Francia a muerto.

-La vida de una persona la definen tus amigos y tus enemigos, los dos.

Siempre ha estado ahí a la contra.

Siempre ha estado ahí enfrentándose a él.

Pero siempre ha estado ahí.

-Lo que más habría deseado Carlos no es vencer a Francisco,

sino obtener su amistad

y su fidelidad.

Grande es mi pena al conocer la muerte de vuestro padre,

mi hermano.

-A lo largo de su vida ha sufrido una serie de experiencias,

como monarca y como hombre,

que le llevan a ser un personaje más de claros oscuros.

-Incluso físicamente, empieza con sus ataques de gota.

¡Maldita gota!

-El gran enemigo en la vida de la persona de Carlos,

el gran enemigo es la gota.

Malestares molidos es lo que parece haber dentro de mi pie.

-Es un actor muy reflexivo, muy riguroso.

Ha tenido su transformación física.

De hecho, bueno, ha adelgazado 10 kilos a lo largo de la serie.

"Mucho fue lo que batallamos el uno contra el otro,

pero también grande el respeto que nos profesamos".

El rey te toca.

-Tiene una cuenta pendiente con Carlos,

puesto que fue un niño encarcelado en la Corte de Castilla

que lo tuvieron como rehén.

-Quiera Dios que el poder que ha otorgado al nuevo rey,

sane también a Francia de sus heridas.

-Hereda las Filias y las fobias de su padre.

Él no se plantea buscar la paz con Carlos,

ni entenderse con Carlos...

-El rey te toca.

Dios te cura.

-Como el rey está elegido directamente por Dios,

o tiene esa unión con la divinidad,

pues entraba la gente del pueblo y él tocaba.

-Siempre os he tratado con el cariño de una madre...

-Que tiene que despedirse de ella

y tiene que sacarla de la Corte por un lado,

porque va a ayudar más a los intereses de Castilla

que a los de Francia...

No dudo de vuestra estima hacia mí,

pero sí de vuestra lealtad al rey de Francia.

Por eso debemos despedirnos.

Y por otro lado, porque ella yo creo que le recuerda,

esa parte más emocional, más sensible

y necesita que se vaya para poder ser el rey que tiene que ser.

Fue una secuencia muy bonita,

porque, claro, yo no le podía hacer ver a ella

lo que realmente me estaba pasando, ¿no?

Pero cuando ella se va, sí aparece.

-A una reina no se la expulsa.

Quizás se la invita amablemente a abandonar el reino.

-Es lo normal, vamos, quiero decir que no es que los expulse y tal, no,

es que te tienes que volver... Es que no pintas nada allí.

Es que allí le estás costando dinero a aquella Corte y quién paga.

-Os he fachado a vos y al Imperio.

-Silencio chicos. ¡Acción!

-Todo el desarrollo de la batalla de Mühlberg,

la persecución del ejército alemán,

fue casi como una novela de aventuras.

"Amanecía,

los españoles cruzaron el río por un vado,

con las espadas entre los dientes y los arcabuces en alto".

La historia de unos cuantos españoles aguerridos con sus espadas en la boca

atravesando el Elba con el agua hasta el cuello,

lo cuenta Carlos en sus memorias.

Y lo cuenta como un soldado más

porque estaba orgullosísimo de esa hazaña bélica.

Yo los seguí poco después

lanzándome a caballo junto a mi hermano,

en persecución del enemigo.

Ese será el momento que inmortalizaré.

Esa era la frase.

Pues me salía mortificar, de todo menos inmortalizar.

Y pasa y dices y por qué

que tontería más grande, ¿no?

Vos, sobre vuestro caballo. ¿Solo?

¿No es así como gobernáis vuestro Imperio?

Y nada más.

-En 1548 le invita a Augsburgo a pasar nueve meses con él

y Carlos pide que se le concedan

las habitaciones más cercanas a las suyas,

para tener reuniones secretas y a cualquier hora.

Y eso produce y suscita el escándalo y el recelo de los nobles cortesanos

que están con Carlos,

porque claro, qué hace un pintor tan cerca del Emperador.

-El personaje de Tiziano lo que hace es tomar apuntes.

Es tomar apuntes

y el trabajo inspirador que tenían estos grandes pintores.

-Lo hemos hecho de esta manera en sanguina,

se quedará a medio hacer.

Es una manera de poderlo contar y de poder saber

que los cuadros no estaban ya hechos y que parece que a veces

nadie pensó en ellos y los hizo, ¿no?

-Tiziano utiliza una descripción de Ávila y Zúñiga,

de cómo va vestido el Emperador,

con la coraza, el venablo, la banda roja, etcétera, etcétera.

Y hace ese cuadro solemne y maravilloso.

-Tiene que ser una imagen pacífica.

Tiene que ser Carlos, el Emperador de varios pueblos,

de muchas culturas, de muchas lenguas, todas diferentes

y que es capaz de aglutinarlos.

No es el vencedor sobre sus súbditos.

-Es pintura y propaganda.

Y en muchas ocasiones del cuadro,

van a salir grabados que se van a imprimir

y van a recorrer Europa entera.

-Cuidadito con las espadas.

25 por ciento de velocidad, despacito.

Tres, dos, uno. ¡Acción!

-No nos pensemos que era solo una guerra de religión.

No eran los católicos contra los protestantes.

Entonces es la lucha de los partidarios de Carlos,

-católicos o protestantes-

contra el grupo exclusivamente protestantes

que lo que buscan es la independencia

religiosa y política de Carlos.

Iba Carlos, iba cabalgando a su lado su hermano Fernando

que será la última vez que le apoye,

iba el duque de Alba...

-Veremos quién ríe el último.

Según las crónicas, fue un gran estratega.

Y un tipo que realmente estaba todo el tiempo midiendo

el cómo ganar la batalla, ¿no?

-¡Todo el mundo en primera!

Federico Sajonia. ¡Acción!

-Dejad que el ejército Imperial campe al otro lado del río.

Con los puentes destruidos, ¡jamás podrán atravesarlos!

-¡Por el Emperador!

-La barrera del río no le sirvió de defensa

contra los tercios españoles y el duque de Alba, ¿no?

-Rodar las escenas de batalla son dificilísimas.

Son escenas muy cortas

pero, que implican el trabajo de muchísima gente.

-Es una coreografía preparada con el actor.

Se prepara una pelea principal que es el hilo conductor.

-"Deja que caiga de rodillas, paso atrás..."

-Son escenas muy físicas,

las cuales requieren entrenamiento y después,

recreación en digital de todo lo que no podemos tener.

-La parte de efectos que más nos gusta hacer

es justamente la que suele quedar más espectacular en pantalla.

Después poner batalla, poner fuegos, poner humos,

chorros de sangre, espadazos.

-Pues pesa un poquito,

porque la empuñadura es original hay que acoplarla, es metálica.

Y otra espada que son tres copias que van con sangre,

para cuando mete el apuñalamiento,

pues parezca que se la ha atravesado,

se ha clavado en el cuerpo del actor.

-El duque de Alba es el alter ego de Carlos,

o sea, su mano militar.

Es el que entiende, es el que sabe cómo mover unas tropas.

Sabe de estrategias.

Es que además es la fidelidad y la lealtad a la Corona,

por encima de cualquier cosa.

-Hacedlo rápido.

-No daré muerte a un enemigo desarmado.

Y menos a uno tan valioso como vos.

-La gran victoria de Mühlberg

es precisamente que se captura al elector de Sajonia.

-Llevadlo ante el Emperador.

-Cuanta deferencia muestra conmigo el Emperador.

Dicen que el miedo afloja la lengua de los condenados al pie del patíbulo

-Salid todos.

-Ahí es cuando yo empiezo a sospechar "algo está pasando".

-Vos también.

-Normalmente yo estoy en todas las conversaciones.

A mí no se me oculta nada.

Mi personaje sabe todo lo que ocurre en palacio

y él me pide que salga,

y ahí es cuando... se despierta la voz de alarma

que va a ir atando hilos diciendo: "nos van a traicionar".

-Intercederé ante el Emperador para que os perdone la vida,

a cambio de vuestro silencio.

¡Y corta!

-Me tomo la política como un juego.

Yo me he inspirado un poco en Charles Laughton en Quo Vadis.

De esos personajes que de alguna manera

se divierten en la salsa ésta hecha de basura que es la política.

-¡Venga las claquetas en silencio, por favor!

-Pretendéis que el Emperador perdone la vida

a quien encabezó el alzamiento.

-La ejecución de Federico de Sajonia se interpretaría

como una venganza contra los protestantes.

¡Basta!

"¿Por qué mostráis tanto empeño en salvarlo",

entonces dijo: "para poneros de su parte?"

-Pues muy bien chicos, esto es, ¿eh?

-Lo perdona, en la intención de hacer ver al mundo protestante

que él está dispuesto a convivir en paz.

Sin embargo, no os convertiré en mártir de vuestra causa.

Perderéis vuestra dignidad electoral.

Y todas y cada una de vuestras posesiones del ducado de Sajonia.

Pretendéis arrebatarme lo que en justicia

pertenece a mi familia.

-La relación entre Maximiliano y Fernando, es difícil.

-¡Sois mi hijo! Mi destino está ligado al vuestro.

-Salvo a la hora de sucederos.

Ambos se quieren,

pero ambos tienen cosas importantes que primar.

-¡Nada obtendréis mediante la traición!

-Fernando la familia, Maximiliano, el poder.

-Él solo ve en su padre,

pues, que ha estado a la sombra de Carlos V.

Un poco un pringado.

Somos hermanos.

A pesar de las tensiones hemos vivido en armonía.

¿Sabrán hacerlo nuestros hijos?

-En 1548, Carlos decide que vamos a unir las dos ramas de la familia,

la vienesa y la española,

con un matrimonio.

Maximiliano casará con mi hija María.

Esa boda se tenía que haber llevado a cabo en los Países Bajos,

pero como también tenía que venir Felipe,

pues se decidió mandar a Maximiliano a España

y que se casase allí

y se quedarán de regentes, de gobernadores.

-¿Casarme con mi prima?

¿Esta es la merced que mi tío está dispuesto a concederme?

que tampoco le da nada, o sea, es como un...

"Te mantenemos aquí, contentito, regente,

pero no vas a decidir nada, no vas a ser rey ni nada.

O sea, eres de pegatina total".

-Pensad en las ventajas de ese matrimonio.

Os acerca al Emperador.

-Cuando Maximiliano llega a Castilla a casarse con María,

va muy enfadado, evidentemente.

-Anhelábamos vuestra llegada, primo.

-Largo se ha hecho el camino para conocer a la que será mi esposa.

Lo que pasa es que de repente se encuentra con María y le gusta.

Y no se lo espera que le guste.

-El Emperador os entrega su tesoro más valioso.

-Sí que hubo un enamoramiento.

Ellos se conocen el día de antes y se casaron al siguiente.

Es puro azar, es una lotería.

-Felipe y Maximiliano rivalizan en cierto sentido

por ser los sucesores de Carlos al frente del Imperio.

-Yo partiré enseguida hacia los Países Bajos.

He de conocer esas tierras antes de gobernarlas.

-Él hace este felicísimo viaje,

para entrar en contacto con sus vasallos centroeuropeos.

Pero claro, Castilla y Aragón,

o sea, los reinos peninsulares quedan entonces sin rey.

-De modo que mientras vos os preparáis para gobernar,

yo nada tengo que hacer en España.

-La percepción de Maximiliano en España,

la palabra clave es: desconfianza.

-He sido burlado. -Qué decís.

-Felipe para Maximiliano es el que se lo quita todo.

La regencia solo tiene un fin: alejarme de donde se decide todo.

Y él pues quiere también su parte del pastel.

-No quisiera pasar mi noche de bodas hablando de mi padre.

Sí, hay una química total.

Yo la tengo con él,

o sea, con el actor que interpreta Maximiliano, con Alex,

y nos ha ayudado mucho el hecho de que pueda decirle:

"Bueno, ahora come aquí esas uvas".

que no es un actor que acabas de conocer

que no es una relación muy fría, ¿no?

Me dejó alucinada una cosa:

creo que es la monarca que más hijos ha tenido, 15 hijos.

Es muy sorprendente porque la época, los partos, eran peligrosos.

-Mantienen una relación larguísima de más de 15 años,

y se puede considerar que Isabel de Osorio,

es el gran amor de Felipe II.

-Quiero que me acompañéis.

-No sabéis lo que decís.

Ella es más mayor y me imagino que ha visto más cosas...

No debo acompañaros.

Al fin y al cabo, pues,

para los ojos de los demás era la puta del rey.

-Arrancaré la lengua a quién diga tal vileza.

¡Acción!

-Eso de contentar a todos.

Fernando ha recibido las quejas de Maximiliano

y yo la de nuestro hermano

que no entiende por qué ninguneáis a su hijo.

-Me sorprende tantos honores,

diría que esperamos al Emperador en persona.

-En Italia, los recibían bajo palio.

-Nuestro sobrino nos visita por vez primera.

Nunca antes había abandonado España.

-En Alemania ya no le quieren tanto.

Es el que según los cotilleos, va a ser su próximo emperador.

Castellano, no habla alemán.

-¿Acaso se le ha recibido en Venecia o Bolonia,

con arcos de triunfo como al César?

-De hecho pasa bastante apresuradamente

hasta que llega por fin a los brazos de su padre a Bruselas.

¿Habéis visto ya a vuestro tío Fernando?

Está aquí para tratar del futuro de nuestra familia.

Y él quiere dejar bien atado el Imperio de la mano de Felipe.

Pero antes de abordarlo es necesario que vos y yo estemos de acuerdo.

-Carlos siempre consultaba a Felipe.

Le tiene muy, muy en cuenta.

Es una manera de introducirlo dentro de la vida política.

-Carlos, comienza a plantear cómo va a distribuir su herencia.

¡Acción!

Nada importa más que asegurar la continuidad de los Habsburgo

al frente del Imperio.

Empieza a asomar el tirano.

-¿Cómo puedo ayudaros?

Renunciando de buen grado.

Le quita el título de rey de romanos para dárselo a Felipe.

Pues he decidido nombrarlo rey de romanos.

-A él no le convence que la sucesión imperial,

recaiga en su hermano Fernando al cual quiere mucho.

Jamás soberano alguno ha reunido bajo su mando

dominios tan extensos y diversos.

Pero que no ha resuelto la cuestión luterana a su gusto.

Solo si a mi muerte descansan sobre una única cabeza.

quedará garantizada su unidad.

Y elabora planes muy sucios.

-Y por ello es preciso humillarme,

arrebatándome el título en vida. -El momento ha llegado.

-Carlos está repartiendo todo,

pero no entre toda la familia, sino entre su queridísimo hijo Felipe

que será Felipe II.

Todo estaba acordado de antemano.

-Eso son los momentos cumbres del capítulo.

Los que provocan las grandes crisis.

-Dios, que está sobre todos nosotros, juzgará vuestros actos.

-La distancia en los caminos se va abriendo cada vez más.

-Ante él habréis de responder.

-Por una parte Carlos y Felipe

y por otra parte, Fernando,

que no quiere renunciar a sus títulos y a sus aspiraciones,

ni a los de su hijo Maximiliano.

-Fernando, esperad, os lo ruego.

-Carlos está convencido que lo que está haciendo

es por el bien de la familia.

-¿Vos sabíais algo de esto? -No.

-Está manipulando a sus hermanos.

-Os pido que nos os marchéis.

Ayudadme a hacer entrar en razón a Carlos.

-María de Hungría interviene para recordar a Fernando

lo poco que ha resuelto los problemas luteranos.

-¿Es este el legado que os gustaría dejar?

Tenemos una María de Hungría totalmente desesperada.

Una familia abocada a la ruptura.

Desesperada porque ya son muchos años con estas peleas.

Mi misión en este mundo es una

y no puedo pensar en hermanos, sobrinos...

¡Es lo primero que deberíais pensar! ¡Ojalá pudiera!

Ella además se siente muy traicionada por Carlos,

porque Carlos no deja de jugar con ella también, ¿no?

Nuestras palabras me siguen atormentando.

Carlos sobrepasa un límite.

Lo he meditado y creo que fui injusto con nuestro hermano.

Le ocasiona también dolor

por darse cuenta de lo que está haciendo.

-¿Vais a negociar otra solución?

Como que Fernando no atiende a mi petición.

Con Carlos siempre desde... una autoridad, ¿no?

Desde la inteligencia,

pero también desde el miedo por la locura que a veces le ve.

Hermano, hemos luchado durante años contra los franceses, los turcos,

contra el mismo papa.

Fernando es mucho más desde la dulzura, la ternura, el cariño,

el decir, "ya sé que estás jodido, yo estoy igual de jodida,

y tú y yo vamos a hacer equipo".

Pero en ocasiones temo que nuestros desencuentros,

sean el peor enemigo de los Habsburgo.

-Si no hubiera sido por María de Hungría,

habrían terminado mucho peor.

-Y en este capítulo, Borja, lo que hace es...

apoyar a Bartolomé de las Casas en su pelea,

para acabar con las encomiendas, ¿no?

Supe de vuestra renuncia al obispado de Chiapas.

-Allí ya no es posible defender unos derechos

que todos ignoran y desprecian.

-En 1542, se definen los derechos que tiene los indios,

para llevar una vida como vasallos del rey.

-Majestad, no hay obediencia en esas tierras

a las leyes de la Corona.

-Y es de capital importancia estas leyes de Indias,

como fundamento de los derechos del hombre.

-La Corona restauró los derechos de encomienda,

mirando por la paz y el equilibrio.

-Una encomienda es un territorio con una serie de indios adscritos

que son los que lo trabajan,

sin derecho a sueldo, sin nada.

Es un sistema de esclavitud.

-Tal es es la crueldad de los españoles

que para huir de ella,

maridos y mujeres de ahorcan

y con ellos ahorcan también a sus hijos.

Los que ya no servían se los cargaban,

y daban de comer a los perros de presa que tenían.

¡Acción ensayo!

Dicen que estos frutos de las Indias calman los dolores de la gota.

De las Casas ha vuelto de las Indias

exigiendo que se radiquen las encomiendas

y la esclavitud de los indios.

-En el fondo Felipe, está en contra del pensamiento de Bartolomé.

-Sí hacemos que esas leyes se apliquen...

Si los monarcas no hubieran estado en contra

de los que intentaban cambiar las cosas,

no creo que la conquista hubiera ido como fue, ¿no?

Los colones y las autoridades indianas,

se levantarán contra la Corona.

-Los indios son vasallos del rey,

por lo tanto el rey es el protector.

Por lo tanto, cualquier acto que se haga contra los indios,

es un delito que se está haciendo contra la Corona.

Convocaré un tribunal de teólogos.

Que escuchen a de las Casas y a Sepúlveda

y decidan quién lleva razón.

Bartolomé de las Casas defiende un derecho natural,

"todos los hombres somos iguales",

Juan Ginés de Sepúlveda sigue el argumento contrario,

-Que las guerras de los españoles contra los indios, fueron justas.

-Carlos, optará por la de Bartolomé de las Casas.

No fui justo con vos,

cuando os pedí que renunciaseis en favor de mi hijo.

Lo que está haciendo es hacerle una jugada...

Seguiréis siendo rey de romanos.

para quitarle privilegios.

A vuestra muerte, Felipe recibirá el Imperio en herencia.

-A Carlos V, le va a suceder Fernando I como Emperador.

A Fernando I le va a suceder Felipe II como Emperador.

-No veo cómo, todo será para vuestro hijo.

España, los Países Bajos, El Imperio...

Maximiliano sucederá a Felipe.

Es decir que existe un turno, verdad,

de la rama vienesa de la casa de Austria

y la rama española de la casa de Austria,

para suceder en el trono imperial.

-¡Qué burla es esta!

Felipe y yo contamos la misma edad.

-Es un padre que está en medio de una situación muy complicada.

-Acepto, por el bien de nuestro linaje

y por la unidad de nuestros dominios.

-Porque tiene que intentar defender a su hijo,

aunque su hijo esté traicionando a su hermano.

-Todo está decidido.

Ya nada me retiene aquí.

Las miradas, a veces hablan más que las palabras, ¿no?

-¿Tan necio os parezco?

Fernando le dice a Carlos que...

Me hicisteis pensar

que podría dejar de ser rey de romanos.

Ha hecho toda una estrategia muy perversa.

Para imponerme un acuerdo menos humillante

y eso, no os lo perdono.

No pienso soportar más un hermano déspota que no me valora.

Desde hoy, seguid vuestro camino.

Que me toma como un imbécil.

Que yo seguiré el mío.

Este va a ser el último capítulo en el que Carlos y Fernando se vean.

-Carlos tiene muy claro que no está dispuesto

a dividir sus dominios.

-Las alimañas protegen más a sus crías

que vos a vuestro hijo.

-Maximiliano lo toma como una gran ofensa.

-No había elección,

era ceder o romper la familia en dos.

-Lo que le mueve a Carlos es su condición de emperador.

-¡Habéis labrado mi ruina!

-Lo que mueve a Fernando es su condición de padre.

-¡Os he salvado de algo mucho peor!

-Aunque no se puede probar documentalmente,

no lo pudo probar Carlos en su momento...

-El Emperador está solo.

Lo cierto es que Maximiliano debió...

-La mayor parte del ejército ha regresado a sus hogares.

aliarse con los príncipes protestantes.

-Y el rey de romanos no luchará a su lado.

-Maximiliano es un joven muy, muy ambicioso.

¡Alcémonos de nuevo contra él!

-Hasta el punto de echarse en brazos de los enemigos del Emperador.

-Es ahora o nunca.

-Es un peón súper útil.

-Alteza.

-Usted es protestante, yo soy un católico ferviente.

Vos y yo compartimos el dudoso honor

de haber sido prisioneros del Emperador.

-Y al final pues nos aliamos con Federico de Sajonia.

-Siempre os protegeré, padre.

Dentro de estas dos fuerzas que son Maximiliano y Carlos,

Pero nunca levantaré ni un dedo contra mi hermano.

Si no hace algo, uno de los dos morirá.

-Uníos al frente y la Corona será vuestra.

-¡No quiero la Corona!

Él quiere que su hijo viva.

¿Qué estáis tramando?

Contestad.

-No ve a Carlos como un tío,

sino como un señor al que arrebatarle el poder.

-Una vez que Carlos abandona los Países Bajos,

decide resolver los problemas alemanes dentro de Alemania.

Empiezan a llegar las noticias de: "El de Sajonia viene a por ti".

Ha formado, ha levantado un ejército impresionante con la ayuda de Francia

y viene a por ti.

Hijo mío, solo y traicionado por los míos,

acudo a vos en estos días aciagos.

Escribe corriendo a Castilla para ordenarles

que manden dinero como sea...

-Reubica cuanto hombre pueda partir de inmediato

en auxilio del Emperador.

-a cómo dé lugar se acude a préstamos particulares;

los nobles le prestan su dinero...

-Bendito sea el oro del Perú pero no bastará,

¿de dónde sacaremos el resto?

-Los comerciantes de Sevilla y de Burgos, le dan préstamos.

-Esta vez España no fallará al Emperador.

¡Acción!

-El Emperador está solo, sin ejército

y sin dinero, en Innsbruck.

Y todos los alemanes van a por él.

-¡Varios jinetes se dirigen hacia nosotros!

¡Proteged al Emperador!

-La vida del emperador corre peligro

y eso es lo que nunca puede ocurrir.

En ese momento es el guardaespaldas que, "boom, boom"...

-Vais hacia una emboscada.

Esa escena es muy bonita también, esa secuencia...

Los príncipes han cortado el camino a Innsbruck.

-Fernando le salva la vida a Carlos.

¿Por qué habría de confiar en vos?

-Es su hermano el que no acude a su llamada.

-No dejaré que os maten.

Sois mi hermano, Carlos.

-Lo está viendo él en persona,

que se ha quedado sin hermano y sin apoyos.

-Solo espero que seáis tan generoso con mi hijo

como yo lo he sido con vos salvándoos la vida.

¡Por favor!

Quise poner un "por favor",

por cómo Fernando perdía delante de Carlos,

hasta el nivel de implorarle y decir:

"Por favor, no mates a mi hijo".

-Carlos se retira,

acompañado por media docena de personajes no más;

es decir, es una huida de un fugitivo en toda regla, en pleno invierno,

en un viaje azaroso y espeluznante.

-Lo que vemos es un Emperador que lo tenía todo,

y acaba huyendo como si fuera un vulgar soldado,

con el rabo entre las piernas.

Traicionado por su propia familia.

-Seguid siendo fiel al Emperador 15 capítulos después tiene premio,

por eso en rtve.es

sorteamos 20 ejemplares de la novela de la serie.

Conseguir uno de ellos es muy sencillo:

Basta con entrar en la página oficial de Carlos,

y contestar a una pregunta.

Resolver el enigma es muy fácil si se ha seguido la serie

y sobre todo, si los espectadores han leído

el artículo que hemos publicado esta misma noche

sobre Francisco de Borja.

La pregunta es la siguiente:

¿Qué grado de parentesco unía a Francisco de Borja

con Juana la loca?

Todos aquellos que quieran participar pueden hacerlo desde ya

y además les invitamos a ser muy rápidos,

porque solo los 20 primeros acertantes,

conseguirán la novela.

-Aquí tenéis su espada.

-Es, es la hecatombe casi la hecatombe imperial.

-¡Maldita sea!

A veces quisiera tomar su lugar.

-Vuestra madre.

Tendréis que gobernar Castilla en su nombre

hasta que fallezca.

-Juana ha perdido ya totalmente la cabeza

en sus últimos momentos.

-Seamos madre e hija, aunque sea tan solo una vez.

-Padre, deseo casarme de nuevo. ¿Tenéis candidatas?

-El amor de sus padres fue tan puro que él no puede aspirar a menos, ¿no?

-Es mi voluntad que el rey de Inglaterra

goce de los privilegios y los derechos

que por su título merece.

-Ay mi Felipe, que es... que es muy guapo.

-Señor, Francia ha invadido Nápoles.

-La sensación que yo creo que tienen los Valuare es: o ellos o nosotros.

Disponedlo todo. Partimos.

-Toca el tiempo ya de relajarse.

Siente, la plena de las felicidades.

Subtitulación realizada por Teresa García Román

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 15

El mundo de Carlos V - Capítulo 15

18 ene 2016

Programa especial documental sobre la serie Carlos Rey Emperador y su época histórica.

ver más sobre "El mundo de Carlos V - Capítulo 15" ver menos sobre "El mundo de Carlos V - Capítulo 15"
Programas completos (22)

Los últimos 25 programas de El mundo de Carlos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios