www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4245810
No recomendado para menores de 12 años El Ministerio del Tiempo - T3 - Capítulo 30: "El cisma del tiempo" - ver ahora
Transcripción completa

(SALVADOR) "Guerrero y Aguilar naufragaron en el Yucatán

unos años antes, en 1511".

"Fueron apresados y retenidos como esclavos".

(EN MAYA) ¡Corred!

¡Exterminad a estas bestias!

Soy Gonzalo Guerrero.

Y a partir de ahora, me recordaréis siempre.

¡Ah! ¡Ah!

Mi abuelo fue a las Indias en aquella época...

Mi padre me contaba sus hazañas.

Yo me alisté en los Tercios por él.

Tienen 24 horas para entregarnos a Pere Folch.

"Si no, uno de sus seres queridos morirá".

"Los de Padilla se organizan en células independientes".

"Solo se comunican a través de superiores".

Pere Folch era uno de ellos. Por eso quieren recuperarlo.

Pues está más muerto que la música yeyé.

Los españoles trajimos a las Indias la civilización,

trajimos a Dios.

¿Y él renuncia a todo eso para caminar desnudo por la selva?

(ANDRÉS) No veas al niño.

Ve al monstruo en el que se convertirá después.

-¿Comer cacahuetes? Si sabe que es alérgico. No los toma.

¿Quién podría decir que vas a ser mi peor enemigo?

¡Tendría que estar escuchando a Rosendo!

¡Y no aquí, rodeado de tíos con taparrabos,

que encima me quieren comer! ¡Joder!

(BERNAL) ¡Viva Dios inmortal!

¡Quietos!

(SALVADOR) "Su abuelo murió en 1518",

en plena conquista.

No ha cambiado la historia.

Ni debe sentirse culpable.

Gracias.

Cuando sea mayor, quiero ser un soldado como él.

(Pasadores corriéndose)

(Puerta abriéndose)

Quiero ver a mi familia.

Todo a su tiempo.

¿Ha conseguido algún avance?

Os dije que me pedís un imposible. No se puede viajar al futuro.

Por favor, Abraham.

Si a usted le hemos traído desde el siglo XV.

El año 2017 es final de viaje. Es la época...

Del último y principal Ministerio del Tiempo.

Sí, sí, ya lo sabemos.

Pero queremos ir más allá.

Tal vez si usara la computadora...

Le instruimos suficientemente bien como para que no la use.

Yo soy hombre de mi época.

Nos engaña.

Seguro que ha descubierto algo.

En cuatro meses, hasta yo lo habría hecho.

Os doy mi palabra. No es posible.

De nada sirve la palabra de un judío.

Podría hacerle hablar.

Señor Levi, tiene hasta mañana para mostrarnos cómo viajar al futuro.

Si no lo hace,

aténgase a las consecuencias.

(Puerta cerrándose)

(Pasadores corriéndose)

Que mi familia me perdone.

Y Dios, también.

¿Quién sois?

¿Dónde estoy?

("Ministerio del Tiempo")

Para, que nos pueden ver... -¿Qué hacéis, insensatos?

El tiempo está en peligro.

Coño, si es Gandalf.

El tiempo está en peligro.

No. -Anda, quita.

(Disparos de fotografía)

(SALVADOR) Les comunico que, a partir de hoy,

Lola formará parte de la patrulla.

Espero estar a la altura.

Lo estarás. Ya has demostrado lo que vales.

Pues muy bien.

Entonces... ¿contra quién vamos a luchar esta vez,

los Hijos de Padilla, el Ángel Exterminador,

los Tres Sudamericanos...? Nunca se sabe.

Pero tal y como están las cosas, yo no haría bromas con el tema.

Tienen que ir a Peñíscola.

¿A qué época?

No, esta vez no viajarán en el tiempo.

Sencillamente, cogerán un tren.

¿Me quiere hacer creer que usted no tiene nada que ver con esto?

No sé de qué me habláis.

Pensaba que su familia era lo más importante para usted.

Pero ya veo que no.

Ocúpese de esto.

¿A mi manera?

A la manera que haga falta.

Si me ha mentido, mataré a los suyos.

Y usted será testigo de ello.

(Pasadores corriéndose)

¿Este señor dice que es el papa?

Sí, concretamente, el papa Benedicto XIII.

¿Benedicto XIII? Sí.

El Papa Luna. (SALVADOR) Exacto.

Uno de los cuatro papas españoles de la historia.

Junto con Dámaso I, Calixto III y Alejandro VI.

Se sabe la alineación completa. Sí.

El rey de Francia quería un papa francés,

y los romanos exigían un papa romano.

Al final de 1000 entuertos, acabaron dos papas,

uno en Francia, en Aviñón, y el otro en Roma.

Ya. Y el papa este, ¿cómo se metió en el negocio?

(ERNESTO) Fue el sucesor del papa francés.

Para remediar la división entre Roma y Aviñón,

decidieron nombrar a un tercer papa.

Y al final fue peor el remedio que la enfermedad.

(SALVADOR) Excelente.

Acaba usted de resumir en tres frases el Gran Cisma de Occidente.

A mí me parece un abuelillo de esos que se escapan de los asilos.

Todos pensaríamos lo mismo si no fuera por el anillo. Aquí.

El anillo del Pescador o piscatorio.

Exacto.

Todos los pontífices tienen uno. Sí.

¿Eres una experta en bisutería?

En arte. En arte.

(SALVADOR) Centrémonos en el tema.

Según dice la leyenda, el Papa Luna perdió el anillo en 1418.

Una pregunta: ¿quién...?

¿Quién será jefe de la patrulla? Eso.

Ay, Dios... Somos españoles. Improvisen.

Como en los viejos tiempos.

Eh... Jefe,

¿puedo hablar un momentillo con usted?

Sí, claro. Gracias.

Si nos permiten, por favor. Claro.

Tengo entendido que tiene a Marta aquí.

Ajá.

¿Qué piensa hacer con ella?

Sacarle toda la información posible.

Es uno de los activos de los Hijos de Padilla.

Si no la hubiera dejado escapar...

Nos hubiéramos ahorrado muchos líos, de acuerdo,

pero no piense en el pasado.

Muchas gracias, pero no me sirve de consuelo.

No se lo digo para consolarle, Pacino.

Es una orden.

Permiso.

¿No deberíamos irnos ya?

No, quedan dos horas para que salga el tren.

Y en la cafetería te clavan. Y el café es aún peor que este.

Eso es imposible. Ajá. Sí, sí.

¿Se ha dormido? No, está rezando.

No entiendo por qué Salvador no ha elegido un jefe de patrulla.

Ah, ¿sí? ¿Y tú a quién elegirías?

No sé. Alonso parece que sabe más de historia que tú.

Bueno, es que con el Papa Luna

se le juntan sus dos temas preferidos, ¿eh? España y Dios.

No, la que era culta era Amelia.

Alonso es la fuerza bruta.

Así que Amelia es la inteligente, Alonso es el fuerte, ¿no? ¿Y tú?

El que la caga más veces de lo que debería.

Cruz, mandáis vos; escudo, mando yo.

¿No hay un modo más fácil de hacer esto?

Unas oposiciones, pero no hay tiempo.

Cruz. Sois el jefe. Juro por Dios obedeceros y...

Vale, vale. Venga, tranquilo. Venga, nos vamos.

Ya pago yo. Vale.

¿Quién sois?

Un auxiliar de enfermería.

¿Quién?

No se preocupe. Aquí le cuidaremos.

Si quiere, podemos lavarle la ropa. -No. No, no.

No, no.

(Puerta abriéndose)

(HOMBRE) No toque nada.

Pero...

Reconozco que me resulta extraño

interrogar a alguien que... que me ha salvado la vida.

Para su información, yo decidí raptarle.

-Ajá. Pero fue incapaz de dejarme morir.

¿Por qué lo hizo?

No, yo se lo diré.

Porque matar a un niño no entra en su código moral.

Usted me llamó terrorista. No lo soy.

Usted y los suyos matan,

preparan atentados donde muere inocentes.

Los que iban a matar a Goya no eran inocentes.

Pere Folch puso una bomba

con la que moriría el rey Alfonso XII y su gobierno.

-Un rey que vive en la abundancia,

mientras su pueblo muere de hambre o en guerras injustas

no es inocente.

Asesino no es solo quien aprieta el gatillo,

también lo es quien paga la pistola.

Usted piensa lo mismo que yo,

pero prefiere vivir cómodo en su poltrona.

Si le sirve de consuelo, yo nunca estoy cómodo.

¿Dónde está Pere Folch? ¿En el castillo de Loarre?

-No.

Está muerto.

Pero ¿qué pretende Salvador?

"¿Y luego nos llaman asesinos?".

"¿Qué diferencia hay entre ustedes y nosotros?".

"No le tocamos ni un pelo".

"Murió de un infarto". -"¡Miente!".

Como me mintió cuando me dijo que no negociaría su liberación.

No podía hacerlo: estaba muerto.

Ni mentí entonces... ni voy a mentir ahora.

Y aunque estuviera vivo, jamás le concedería la libertad.

Como tampoco se la voy a conceder a usted.

No tiene usted nada, Marta.

Su propio compañero intentó matarla.

O mucho me equivoco o...

o es usted una traidora para los suyos.

Con el debido respeto, no le entiendo.

Y usted tampoco, ¿no es cierto?

¿Por qué le ha contado que Folch está muerto?

Porque Marta no va a salir de aquí.

Eso si no da con sus huesos en Loarre.

No tiene forma de comunicárselo a los demás comuneros.

-Usted dijo que vigilara mi empatía con Lola

tras mi experiencia en el campo de concentración.

Piensa que hago lo mismo porque Marta me salvó la vida, ¿no?

Sí. -Pues tiene usted razón.

Pero no es solamente eso.

No se trata de mí ni de usted ni de otro cualquiera.

Marta arriesgó su vida por salvarme,

y los Hijos de Padilla intentaron matarla por eso.

Bien. Quien a hierro mata, a hierro muere.

Pero ¿es que no se da cuenta?

Marta tiene su propio código moral, distinto al nuestro, pero lo tiene.

Es nuestra única vía para sacar información de ella.

¿Está insinuando que va a negociar con ella?

Bueno, me lo estoy pensando.

Dijo que jamás negociaría con terroristas.

No, yo dije que jamás aceptaría imposiciones,

y que jamás dejaría en libertad

a alguien que pudiera volver a matar, como Pere Folch.

-Toda falta merece su castigo. Me parece que es justo y necesario.

Oh.

Se ha levantado usted muy... apostólico y romano esta mañana.

¿Son los aires del pasado, que vuelven?

Bien. Ahora, por favor, déjenme solo. Necesito pensar.

Sí, señor.

Con lo rápido que se viaja por las puertas...

Tampoco os quejéis. La película que echaban estaba de lujo.

¿Te ha gustado "Las brujas de Zugarramurdi"?

Los actores estaban de puta madre.

Muy buenas. Ministerio de... de Interior.

Adelante. Venga, gracias.

Buenas tardes.

Los Ángeles del Tiempo.

Eh... Bueno, sí, somos algo así.

¿Y vos?

Soy el papa Benedicto XIII.

"In nomine Patris et Filii et Spiritus Sancti".

Bueno... ¿Y...? ¿Y vuestro sello?

Lo guardé donde...

nadie osaría encontrarlo.

No, yo no...

¿Es real?

Una baratija no parece, desde luego.

El rabino me contó que vendríais.

¿El rabino?

Abraham Levi.

El creador del libro de las puertas.

Seguid contándonos, por favor.

Anoche, mientras rezaba,

el rabino cayó en mis aposentos como venido del cielo.

¿Dónde estoy?

"Me explicó que había viajado más allá del tiempo".

Decidme entonces,

¿qué busca un judío de un viejo cristiano?

Salvar el mundo que conocemos

y el que vendrá después de nuestra muerte.

¿Y cómo puedo ayudaros?

He llegado a este castillo por la divina providencia,

pero ahora sé que estoy frente a un hombre bueno.

Vaya suerte la mía.

Soy adulado por un judío e insultado por los cristianos.

Dicen que soy un hereje, un...

un antipapa aliado con el demonio.

"Bienaventurados seréis cuando os insulten y os persigan,

porque así persiguieron a los profetas

que fueron antes que vosotros".

¿Conocéis los Evangelios?

Todo texto sagrado es digno de ser respetado y estudiado.

Os ayudaré en todo lo que necesitéis.

Guardad este libro bajo llave, os lo ruego.

Y, por el bien de la humanidad,

no permitáis que sus páginas vean la luz.

Pero... si en algún momento alguien os amenaza o intenta arrebatároslo,

debéis pedir ayuda a los Agentes del Tiempo.

¿Los Agentes del Tiempo?

Viajan a través de los tiempos, como lo hice yo.

¿Y cómo los reconoceré?

Porque siempre viajan de tres en tres.

Entonces, el rabino me indicó un paso secreto

por el que salir a buscaros.

Y luego, después, se esfumó.

¿No lo ha vuelto a ver?

Me contó que su familia corría un grave peligro

y debía regresar cuanto antes.

El tiempo está en peligro.

¿Dónde está el libro que le dio?

En ese extraño armario, con mis ropajes.

¿Y por qué habéis vuelto hasta aquí?

Intentaron envenenarme.

"Estaba dando buena cuenta de unos confites emponzoñados,

cuando, gracias a Dios, se obró el milagro".

"Mi cuerpo reaccionó violentamente y..."

Su santidad. ¿Está bien? -"...devolví todo

cuanto había ingerido".

Según mi galeno, me libré de una muerte segura.

Y todo para custodiar el libro.

Aquí dice que fueron sus adversarios.

No querían el libro, querían que renunciase al papado,

por las buenas o por las malas.

Eso no me tranquiliza.

Bueno, según los escritos, no volverán a intentarlo.

Entonces la cosa va en serio, ¿no? Ni os lo imagináis.

No se preocupe, le dejaremos en casa sano y salvo.

¿En qué año decís que estamos? 2017 después de Cristo, santidad.

¿Y quién es el papa ahora?

Un argentino.

¿Un argentino? Ajá.

¿Y eso qué es? Compañero, ya...

nos ocupamos nosotros. Gracias. ¿Que qué es un argentino?

Tenemos problemas.

Registradlo todo.

Me ha engañado.

Le he tratado como a un invitado y se ha burlado de mí.

¿Qué ha descubierto?

¿Puede viajar al futuro, sí o no?

La Cábala solo permite viajar al pasado

para conocer nuestros errores y no repetirlos.

¡Mentira! -No puedo, no puedo.

El futuro solo está en manos del Creador.

Maldito judío.

Ya fuimos expulsados del Paraíso por jugar a ser dioses.

¿Hasta dónde nos arrastrará vuestra codicia?

¡Yo venero al Creador más que nadie! ¿Entendido?

Confiese qué ha descubierto.

Por favor. Por favor. -Señor, mire esto.

¿Qué es eso?

(LEVI) Es el árbol de la vida, un símbolo cabalístico.

Representa el mapa de la Creación.

Continúe.

Curioso aparato este, que permite ver de cerca lo que tan lejos está.

Bueno, es que los tiempos adelantan que es una barbaridad.

"Sancta María, Mater Dei. Ora pro nobis peccatorubis".

¿Ocurre algo?

No eran imaginaciones mías cuando me trajisteis hasta aquí.

Esas mujeres están desnudas a plena luz del día.

Sí, son otros tiempos, santidad.

¿Y esa rúa tan grande?

Eso es una avenida, y se llama Papa Luna, en su honor.

Ah. ¿Y habrá una iglesia a mi nombre?

Eh... Bueno, usted ya sabe

que las cosas de la Iglesia van más despacio.

Creo que prefiero regresar a mi tiempo.

¿Recuerda por dónde llegó a esta época?

Estaría más seguro si me acompañasen.

Por supuesto. Será un honor escoltaros.

(PAPA LUNA) Pasarán seis siglos y seguiré excomulgado.

No es justo.

¿Es que ha triunfado la Iglesia romana,

donde los papas dilapidan fortunas y se olvidan de rezar a Dios?

No debisteis decirle nada.

Soy viejo, pero no soy sordo.

Y no os preocupéis,

prefiero la verdad antes que dar lástima.

Tampoco os podéis quejar.

Vivís aquí, en un castillo, con vistas al mar...

Esto en mi época es un lujo, ¿eh?

Para mí es el último refugio.

Gracias a Dios, el rey de Aragón me dio amparo y protección

cuando tuve que huir de Aviñón. Qué ignominia.

Los romanos dirán lo que quieran, pero vos sois el papa.

Así lo dictó el Espíritu Santo. Fui elegido por 20 votos,

de 21, en el cónclave. Ya ves, ni en Eurovisión.

No me queda mucha vida.

Pero no voy a ceder ante la corrupta Roma.

Soy papa y lo seré hasta que me muera.

Benedicto XIII sigue en sus 13.

¿Es por eso?

¡Anda!

Tomad.

Es vuestra.

Ya sabéis que no debe ver la luz. Me lo dijo el rabino.

Así lo haremos.

Gracias por guardarlo.

A cambio, solo os pido un favor.

¿Podéis quedaros a dormir esta noche?

Claro.

Pero, ¿por qué...?

Soy papa, pero también soy un viejo que tiene miedo.

Y este castillo está lleno de secretos y misterios.

Tranquilo. Nos quedaremos.

(HOMBRE) Tranquilo, Salva.

Respira hondo.

-Cuando me lo contó, creía que era una broma.

Pues ya ves que no.

Acabas de conocer a Jovellanos.

-Se puede viajar en el tiempo...

Puedo prometer, y prometo, que es verdad.

Es el gran secreto que guarda el Gobierno de España.

Vamos, quiero que veas otra cosa.

Esto no se lo puedes contar ni a tus padres, ¿de acuerdo?

-Como usted diga, don Adolfo.

Presidente...

¿puedo hacerle una pregunta? -Si es solo una...

¿No se puede viajar al futuro?

El futuro no existe, no está escrito,

porque solo el pueblo con sus decisiones puede escribirlo.

Este es el despacho del subsecretario del Ministerio.

Es quien manda aquí.

¿Viene del pasado? -No.

Quien mande aquí tiene que cumplir dos condiciones:

experiencia al servicio del Estado,

preferiblemente con carrera diplomática;

y ser de la misma época que el ministerio que dirige.

Y tú reúnes todas las condiciones.

Ahora entrarás como asesor mío,

pero algún día... te sentarás en esa silla, estoy seguro.

-Muy optimista le veo.

Ya es hora de que ocupe ese sillón alguien con ideas nuevas.

No sé si podré con esta responsabilidad.

Podrás.

Los dos pertenecemos, por talante y convicción,

a una mayoría de ciudadanos

que desea hablar un lenguaje de conciliación y concordia.

Y si eso es imprescindible en la actualidad,

a lo largo de historia, ni te cuento.

Venga, siéntate, Salva.

¿Qué debo hacer cuando lleguen los problemas más grandes?

Escuchar, y negociar con todo el mundo.

¿Con todos?

Hasta con el diablo, si hace falta.

Yo lo he hecho.

Y no con gusto, te lo juro.

Porque pienso en los que ya no están y merecen justicia.

Pero pienso en los que pueden morir,

y cada muerto es como si fuera mi hijo.

Cuando salvas una vida, estás salvando el universo.

(Puerta abriéndose)

-Jefe.

¿Jefe?

Sí. Sí, Angustias, perdón. ¿Qué quería?

¿Está usted bien?

Sí. Sí, claro.

Tenía una gran duda, pero...

la acabo de resolver.

(Puerta abriéndose)

Hoy cenaré con usted, si no le importa.

(Puerta cerrándose)

Ah, perdón.

Pero ¿qué es este galimatías? Yo no entiendo nada.

A ver...

Esto...

Bueno, son simples algoritmos. Así se viaja en el tiempo, claro.

Este...

Ni puta idea de lo que estoy diciendo.

Acabo de hacer un cursillo sobre el libro de las puertas.

¿Me dejáis que lo vea? Por favor.

(CARRASPEA)

El rabino ha utilizado tres mecanismos de análisis:

la gematría, el notaricón y la temurá.

La temurá, claro.

No puede ser.

¿Qué sucede?

Según estos cálculos...

se puede viajar al futuro.

Claro, nosotros hemos viajado al futuro

desde nuestra época al 2017, claro que se puede.

No, no, no. Aquí se habla de una puerta al 2025.

¿Se...? ¿Se puede viajar al futuro... al futuro del futuro?

Sí. Pero esto...

En el Ministerio van a alucinar, ¿no?

Pues yo no quiero probar de ese cáliz, no.

Ya he visitado mi porvenir.

No me interesa nada de lo que haya más allá.

Conociendo a la humanidad,

el futuro será tan injusto como el presente... o peor.

Madre mía, sois la alegría de la huerta.

A ver, déjame hacer... Así. Ah.

(Disparo de foto)

¿Pues sabéis qué os digo?

Que sí que me molaría darme una vuelta por ahí, a ver que pasa.

(OFF, MUCHOS) "Adelante, soldados de la tierra".

Volad hacia el espacio misterioso.

No temáis los azares de la guerra.

Mostrad en otros mundos vuestro ardor.

¿Otra vez con los tebeos?

No es un tebeo cualquiera.

¡Es "Diego Valor", el piloto del espacio!

Pues qué bien.

Es el año 2025,

y Diego viaja con su novia, Beatriz Fontana,

rumbo al planeta Venus,

para derrotar al pérfido Gran Mekong.

Qué chorrada.

No es ninguna chorrada.

En el futuro, viajaremos en naves espaciales

y poblaremos otros planetas.

En el 2025, tendrás...

80 años.

"El viejales del espacio".

Me voy a casa. Espera.

¿Te vienes al cine?

Ponen "Planeta prohibido" en el Coímbra.

Tengo cosas mejores que hacer.

El gran Diego Valor.

(NARRADOR) "Sucedió una primavera en que Diego Valor,

Beatriz, Javi y Laffitte estaban de vacaciones".

"Se hallaban en una sala del cuartel general

de las Fuerzas Interplanetarias Terrestres cuando...".

"Pacino, ¿paso página?".

Pacino. Sí, perdona.

Sí, sí, sí.

¿No hacemos la copia de seguridad mañana o ya en el Ministerio?

No, toda precaución es poca.

¿Por qué sonríes?

Porque ya habla como si fuera la jefa.

Bueno, nunca nos fue mal con una jefa.

Verdad.

¿Aún echáis de menos a Amelia?

Mucho. Ni te imaginas.

Pero vos sois vos y ella es ella.

Vos impedisteis que esos bastardos de los Hijos de Padilla

nos ejecutaran. Y no lo vamos a olvidar nunca.

(SALVADOR) No ha comido mucho.

Es difícil tener apetito en mi situación.

Ajá. ¿Café?

Marta, antes que nada quiero ser honesto.

Sé que le ofrezca lo que le ofrezca,

su vida nunca será la de una persona normal.

Nunca lo ha sido.

En su agenda

descubrimos el número de una puerta para llegar a 1821.

¿Sigue interesada en volver a esa fecha?

¿Por qué habría de hacerlo?

Porque es su época.

Y porque ya lo intentó con anterioridad

para salvar a su padre.

Junto con estos hombres.

Su padre fue ejecutado el 28 de mayo de ese mismo año

por poner una bomba en plena calle donde murieron civiles,

un par de aristócratas

y niños. -Mi padre no lo hizo.

Nuestro objetivo es proteger a los débiles, no asesinarlos.

Yo misma lo hice con usted cuando era niño.

¿Y sabe por qué lo hice?

Para ser digna de las enseñanzas que me inculcó mi padre.

Ah, por eso intentó liberarle.

Mi padre está en la cárcel por fundar los Hijos de Padilla,

no por los delitos que haya cometido.

Marta, supongo que si no le mentí antes con lo de Pere Folch

usted no me mentirá ahora.

Le juro que le digo la verdad. Mi padre es inocente.

Me lo dijo segundos antes de que le detuvieran.

Podemos ayudarnos mutuamente.

Ni usted ni yo

queremos que mueran inocentes.

Le propongo viajar al pasado

para salvar a su padre de la ejecución.

No puedo prometerle la libertad, pero...

bueno, estará en una prisión actual.

Claro que a cambio

tendrá que darme alguna información.

Nada es irrevocable

excepto la muerte.

(Gritos, disparos)

¿Qué ha sido eso? Nada bueno, seguro.

Tienen al papa.

¿Qué ha pasado? Estaba vigilando

y han aparecido unos hombres. No me han visto de milagro.

Guiadnos allí de inmediato. Sí.

Soltadme, malvados.

¡Ah!

Volved a Roma y decidle que jamás claudicaré.

No venimos de Roma, os lo aseguro.

Soltadle.

Dios todopoderoso,

si soy el verdadero papa, que el cielo se abra

y un rayo de tu ira fulmine a estos desalmados.

¡Ahora!

Por última vez,

díganos dónde tiene el libro.

Jamás. Di mi palabra de salvaguardarlo.

Si no colabora, pronto habrá fumata blanca.

Y no veo que tengamos nada para quemar

salvo a usted.

(CHISTA) Debemos atacar, vamos.

Llevan armas automáticas y son más que nosotros.

¿Qué vamos a atacar? Yo me basto y me sobro

para acabar con esos miserables. Vos sois bueno con el revólver.

No es fiable, es campo abierto, nos verán.

¿Dejaréis morir al papa? La prioridad es el libro.

Es un anciano indefenso. Lo sé.

Cuando tengamos un plan, venimos a por él.

No, vamos. Escucha.

¡Dejadme! Alonso, es una orden.

(Disparos)

¡Corred!

Juro proteger al papa y a...

Son caballeros templarios.

¿Por qué os detenéis? -Intrusos.

Y una mujer.

Espías del rey francés. Matadlos.

(Dos disparos)

No deis un paso más.

No es posible.

No es un intruso.

Mirad su rostro.

Perdonadnos.

¿Realmente sois don Pedro de Moneada?

Sí a todo.

Sí, sí, soy yo.

Pero vos...

Vos perdisteis la vida a mi lado en el sitio de Acre tiempo ha.

Yo era niño y aún os recuerdo.

No habéis envejecido nada.

Sois un espíritu.

Sí.

Sí, soy un espíritu.

He vuelto de entre los muertos para ayudaros a vosotros,

mis hermanos templarios. Muy bien.

Rogamos ayuda a Dios.

Y vos sois la señal que necesitábamos.

Don Pedro,

¿tendréis a bien presidir la iniciación

de nuestro hermano, Hugo de Claramonte?

Por supuesto.

Vuestros criados deben abandonar la estancia.

¿Estamos locos? ¿Pretende que le pida a su majestad

que conmute la pena capital a un asesino?

Exacto. -¿Y qué le digo al rey?

¿Que el tipo al que ha ordenado ejecutar se ha ido de parranda?

Fernando VII no tendría por qué enterarse.

Me piden un imposible. No sé cómo será aquí, en 2017,

pero les aseguro que en 1821 el rey es Dios.

Por si no lo saben, Fernando VII planea un golpe

para restablecer el absolutismo en un par de años.

Conocemos la historia, gracias. -Entonces también sabrán

que Fernando VII hará una escabechina con los intelectuales

y ahorcará al general Riego y a mí si desobedezco sus órdenes.

Palazuelos... -No, no, y no.

Los cafés.

Gracias.

¿Cafés? -Se nota que no es de puchero.

Angustias, gracias.

Bien, entonces pasaremos al plan B.

¿Y qué plan es ese?

Ejecutar a otro que no sea Cascajosa.

Claro, detengan a otro indeseable que tenga delitos de sangre

para que sustituya a Cascajosa. -Como si eso fuera tan fácil.

Palazuelos...

Sí, usted...

Usted tiene información y contactos de la época.

Le deberé una. -Me debe varias.

Está bien, pídame lo que quiera.

Una máquina de esas que hacen café. -¿Una cafetera?

No, más grande, de esas que se echan monedas.

Y que funcione con maravedís.

Hecho.

Gracias.

Gracias.

Sé que no están de acuerdo con mi decisión.

Usted manda.

Nunca me permitiría ser desleal.

Yo nunca me permitiría serlo dos veces.

Ya.

Explíqueme otra vez eso del "carmelita".

El capuchino. -Eso.

Es como un café con leche con cacao y crema por encima.

¿Y el descafeinado? -Un café que no quita el sueño.

Entonces, ¿qué gracia tiene? -A estas alturas, ninguna, créame.

Todo viene explicado en el libro de instrucciones.

No cambiaría por nada sus explicaciones en persona.

¿Puedo llamarla Angus?

Si no quiere recibir una patada en la espinilla, no.

Ya se puede llevar la máquina y espabile,

que tiene que salvar a un hombre del patíbulo.

¿Qué coño está pasando? No entiendo nada ya.

Es el mismo castillo, pero hemos cruzado una puerta del tiempo.

No, si cuando el papa dijo que este castillo guardaba secretos

no mentía, desde luego.

Por la técnica en el retrato del doble de Alonso

hemos saltado atrás un siglo.

Estamos a principios del siglo XIV.

¿Cómo sabes tanto de arte?

Mi madre me llevaba todas las semanas al museo del Prado

Yo fui una vez con el colegio.

¿Qué hacemos ahora? Llamar al Ministerio

y pedir refuerzos.

(Móvil)

¿Sí? "Hola, señor Méndez".

¿Con quién hablo? "Eso no importa".

Lo que importa es que tiene algo que pertenece al Ángel Exterminador

¿Cómo ha conseguido este número? "Si no me entrega el libro,"

su santidad, Benedicto XIII, morirá.

Tampoco hay que ponerse así, las cosas se pueden hablar.

No vuelva a interrumpirme.

"También ejecutaré a Abraham Levi".

"Y, por si no es consciente de ello,"

el rabino jamás entregará a Isabel la Católica

"el libro de las puertas".

Creo que ha comprendido la gravedad de la situación.

Queremos al rabino y al papa a cambio del libro.

Los espero al alba en el patio de armas.

"¿Me ha oído bien?".

Queremos a los dos; si no, no hay libro.

Si intentan algo extraño o piden ayuda al señor Martín,

ejecutaré al papa y al rabino inmediatamente.

(Llamada cortada)

¿Qué os ocurre? ¿Algún contratiempo?

Sí, uno muy gordo.

Tenemos que liar a los templarios para que nos echen un cable.

No os comprendo. Hay que inventarse algo

para que nos ayuden con el papa.

No pienso mentirles. Sería una deshonra.

¿Qué queréis de nos, Pedro?

Quiero que luchéis a nuestro lado.

Cuando os vi morir con gallardía a manos de aquel sarraceno,

pedí al Señor una oportunidad para vengaros.

El Altísimo os ha escuchado.

¿Quiénes son nuestros enemigos, don Pedro?

Lobos con piel de cordero.

Falsos profetas que fingen servir a Dios,

que solo abusan de Él para engañar a los verdaderos cristianos.

Reunid a cuantos caballeros podáis.

Han muerto todos, don Pedro.

Ya solo quedamos seis.

¿Seis?

El rey de Francia acusó de herejía a la Orden del Temple

y mandó nuestra captura.

Ejecutaron a muchos, tuvimos que huir.

Construimos este castillo sobre la alcazaba árabe.

Es nuestro último refugio.

Este no puede ser el final de la orden.

Si hemos de morir, sea.

No habrá mayor honor que luchar de nuevo a vuestro lado.

No por mi gloria, Señor, sino por la vuestra.

No por mi gloria, Señor, sino por la vuestra.

(VÍDEO) "¿Quiénes sois?".

"¿Adónde me lleváis?".

"¿Qué queréis de mí? No voy a hablar".

"Soltadme".

Pronto podrá ver a su padre.

Viene camino del Ministerio.

Solo dos nombres.

Sabemos que son muchos más. -No conozco a nadie más.

Estamos divididos en grupos pequeños

y no tenemos información del resto de la organización.

¿Cómo reciben órdenes?

A través de anuncios clasificados del periódico.

Salve a mi padre y le diré cómo atrapar a todos los demás.

(Puerta abriéndose)

(Puerta cerrándose)

Padre.

¿Está bien? ¿Le han hecho daño? -Estoy bien, hija.

Siéntese, padre, descanse.

Así que ha sido cosa tuya.

Padre, usted me enseñó que hay que defender a los inocentes.

Pensaba que no volvería a verte.

Y habría sido mejor.

¡Traidora!

¡Has vendido a los tuyos! (ERNESTO) Dios mío.

-¡Seguridad!

Angustias, necesitamos un médico en la sala de interrogatorios.

¡Quieto! ¡Quieto!

Pero ¿qué ha hecho, cabrón? Es su hija.

No, dejó de serlo cuando traicionó a la causa.

Ella creía en su inocencia. -Esto es una guerra.

Las guerras tienen víctimas.

¿También los niños que mató con la bomba?

Las revoluciones tienen sus mártires,

sean quienes sean.

Quítenlo de mi vista.

Para acceder al patio de armas sin ser descubiertos

entraremos por este recodo.

Hay dos túneles secretos bajo el suelo.

Nos emboscaremos

aquí y aquí.

Sea.

Vamos a ver.

Nosotros estaremos en el patio,

aquí.

A una señal mía

atacaréis.

Será un honor luchar junto a vos, don Pedro.

Recemos antes de la batalla.

Dios, mi Señor,

llévanos a la gloria.

Va, va, va, va.

"Consigue con mi espada

que aquellos que te buscan te encuentren".

"Dame fuerzas para los desalentados".

"Dame misericordia para los arrepentidos".

"Dame esperanza para los oprimidos".

Sobre todo, da tormento para los perversos".

"Y ante todo,

da justicia a los excluidos".

"Amén".

Hermoso día para morir.

Desde luego para dar ánimos eres la hostia.

Bonito día para machacar a esos cabrones.

Eso me gusta más.

Señor Méndez y compañía, encantado de conocerlos.

Agradezco que cumplan el trato y no hayan avisado a sus superiores.

Bueno, déjese de discursos. ¿Cómo hacemos el intercambio?

Uno de ustedes traerá el libro

mientras dejo que estos caballeros vayan hacia donde están.

Y cada uno volverá a su tiempo sin problemas.

Ya lo llevo yo. Buen intento.

Que venga la señorita.

Cuando quiera.

Pero antes tiren sus armas al suelo.

Todas, por favor.

¡"Deus vult"!

¡Cuidado!

(Disparos)

¡Matadlos!

Yo también os sujeté la cabeza.

¿Hemos ganado?

Sí, y ha sido un honor luchar a vuestro lado.

De vos aprendí que solo hay una manera de vivir y de morir:

con honor.

Nos reuniremos en el más allá.

Protegeremos a nuestros hermanos.

Siempre.

Recibieron ayuda.

Debieron de avisar al Ministerio sin darnos cuenta.

Sé muy bien que no lo hicieron.

Por tu culpa hemos perdido la posibilidad de viajar al futuro.

Hemos perdido esta batalla, pero no hemos perdido la guerra.

Imbécil.

Napoleón dijo esa frase. Él fundó un imperio.

¿Qué has hecho tú?

Hoy, puede que perderlo.

La próxima vez no fallaré.

No, no lo harás.

Así que se puede viajar al futuro.

Sí, eso parece.

Aunque no lo hemos confirmado.

Con la de veces que he dicho que no se podía...

No, no podemos asumirlo.

Si Presidencia se entera, estamos perdidos.

Por eso no debe salir de aquí, ¿entendido?

Que bastante tenemos con lo que tenemos.

¿Y a mí por qué me mira? Yo soy una tumba.

Pues salga del sarcófago y prepáreme una tila doble.

¿No se dan cuenta de la oportunidad que tenemos delante?

Podemos anticiparnos a cualquier problema a nivel mundial.

No estoy tan seguro.

Podemos curar el cáncer, el alzhéimer,

con décadas de antelación.

¿Se imaginan el favor que le haríamos a la humanidad?

España sería el departamento I+D del mundo entero.

Ya veré qué hacer.

¿Dónde está Levi?

En la enfermería, nada grave, le están haciendo curas.

Ajá. ¿Y su familia? Está segura.

Bueno, ¿qué? ¿Qué piensa hacer?

Por lo pronto, darles la tarde libre.

Pueden irse.

No, usted no, Pacino. Quédese, por favor.

¿La ha vuelto a cagar?

No.

Quería hablarle de...

de Marta.

¿Sucede algo?

¿Y si vuelven a por mí? -Puede estar tranquilo.

Seguiremos con usted el mismo procedimiento

que con los testigos protegidos.

Si me lo explicáis, lo entenderé.

Bueno, tres agentes de campo de mi máxima confianza

los vigilarán a usted y a su familia durante todo el día.

Os lo agradezco.

Es curioso.

Llegará el tiempo en que ofrezca mi libro de las puertas

a la reina Isabel para proteger a los míos

de los cristianos viejos que incendian las sinagogas

y nos expulsan de nuestras casas.

Y ahora... -¿Y ahora?

Ahora también me atacan gentes de otras épocas

como esos locos del Ángel Exterminador.

Paradle los pies, os lo ruego.

Le aseguro que lucho por ello con todas mis fuerzas.

¿Qué vais a hacer con él?

Y usted, ¿qué haría?

Este libro no debería existir,

pero la decisión es vuestra.

No sé, jefe, quizá podríamos haberlo probado

para ver si funcionaban, ¿no? ¿Cree que hacemos lo correcto?

Nunca en mi vida he estado tan seguro de algo.

Como decía un viejo amigo mío,

el futuro no existe.

No está escrito.

Solo el pueblo con sus decisiones puede escribirlo.

¿Qué quería Salvador?

Nada, era un tema personal. No te preocupes.

Y Alonso, ¿dónde está?

Se ha ido. No estaba muy animado.

Si hemos salvado al papa, ¿no?

Pero no a los templarios.

Ya.

Bueno, a veces aquí las misiones son agridulces.

Como el cerdo que ponen en los restaurantes chinos, igual.

Hasta mañana. Hasta mañana.

Y gracias.

¿Por qué?

Por todo.

Me alegra mucho que seas nuestra nueva compañera.

Eso seguro que se lo dices a todas.

Recuerda que tienes en el móvil una copia del libro

con el que se puede viajar al futuro.

Ya, ya lo sé.

Bórralo todo, es un consejo.

Enhorabuena, comandante Valor.

Su primera misión como jefe de patrulla

ha sido un éxito.

Llámame Diego.

De todas formas, todo ha sido gracias a usted,

profesora Fontana.

Además de guapo, modesto.

Beatriz... ¿Puedo llamarla Beatriz?

Sí.

¿Ha terminado de cargar los bidones de energía desintegradora?

Sí, señor. La tripulación nos espera en la nave sideral.

Que esperen.

Cada vez está más difícil soñar.

No me gusta esta situación.

Los Hijos de Padilla no se quedarán de brazos cruzados.

Tenemos a dos de sus líderes.

Para lo que nos sirve. Uno está muerto y la otra, en coma.

Pero ellos no lo saben. No están infiltrados,

pero conocen el Ministerio a la perfección.

(ANGUSTIAS) "Refugiados moriscos

han aparecido en pleno centro de Madrid".

"Vienen del año 1609".

El rey de España nos ha enviado

para firmar por parte de nuestro país

el reconocimiento de estas colonias.

Querrá decir excolonias, ¿no le parece?

Estén atentos y conviértanse en la sombra del libertador.

El atentado es inminente.

-"Nos tuvimos que ir de nuestro hogar

obligados por las tropas reales".

Mi nombre es Fernando Esteso, señor.

Y el mío, Andrés Pajares.

Estamos ante uno de los problemas más graves para este Ministerio,

que todo el mundo sepa de su existencia.

Te jode salvarle la vida a Bolívar, reconócelo.

Cumpliré mi misión,

pero no me pidáis que lo haga de buen grado.

(ELENA) "¿Mi vida corre peligro?". (SALVADOR) "Le aseguro que sí".

-Es una conspiración por todo lo alto.

Salga de inmediato con Lola para 1609

a negociar con Felipe III.

Soy el pintor predilecto de su hijo.

Velázquez, en 1609 tenía usted diez años.

Ya era muy espabilado.

Hacedme saber hora, arma y lugar.

Veremos quién mancha entonces sus calzones.

Esto se llama cambiar la historia y además, a lo grande.

  • T3 - Capítulo 30: "El cisma del tiempo"

El Ministerio del Tiempo - T3 - Capítulo 30: "El cisma del tiempo"

02 oct 2017

Contenido disponible hasta el 02 de noviembre de 2017.

El Ángel Exterminador ha raptado a Abraham Levi, rabino creador del Libro de las Puertas y del Ministerio del Tiempo. ¿Su objetivo? Que el rabino diseñe un nuevo Libro para ellos. Huyendo de sus enemigos, Levi llega a 1417 al castillo del Papa Luna, a quien le ruega que proteja el libro.

El Ministerio, al tener noticia de esto, acude al rescate. La joven Lola Mendieta debutará en la patrulla junto a Pacino y Alonso para salvar al Papa Luna. La sorpresa será que, al ver el nuevo libro, descubrirán que no sirve para viajar al pasado, sino también al futuro. Y Pacino no puede evitar recordar que ése es su sueño de siempre. Desde que de niño era fan de las aventuras de Diego Valor.

ver más sobre "El Ministerio del Tiempo - T3 - Capítulo 30: "El cisma del tiempo"" ver menos sobre "El Ministerio del Tiempo - T3 - Capítulo 30: "El cisma del tiempo""
Programas completos (32)
Clips

Los últimos 551 programas de El Ministerio del Tiempo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios