www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4066662
No recomendado para menores de 12 años El Ministerio del Tiempo - T3 - Capítulo 24: "Tiempo de hechizos" - ver ahora
Transcripción completa

William Martin, supongo.

Soy Lola Mendieta.

No entiendo por qué quieres verle. -Porque no me quiero morir, Lucía.

Lola ha sido detenida por el ejército nazi

cuando iba a cruzar la frontera con un oficial inglés.

Él ha logrado escapar,

pero ella está siendo trasladada a un campo de concentración.

Lola, venga conmigo, no hay tiempo que perder.

Hay que salvarles. Es una locura, Alonso.

¿Vamos a dejar que muera?

Mincemeat.

Twenty Century Fox, "El hombre que nunca existió".

(SALVADOR) Han asesinado a un hombre

en la sala de interrogatorios delante de nuestras narices.

Quien lo hizo trabaja en este ministerio.

En este o en uno de los anteriores.

Otra rebelión.

¿La dejaste escapar? Sí.

¿Se lo vas a decir al jefe?

Nunca le fallaría a un compañero.

Espero que tú tampoco nos falles más.

Dios mío.

Si Londres no quiere hacer la operación Mincemeat,

haremos la operación Albondiguilla.

(NAYLOR) Solo hace falta la foto. Bueno, y un muerto, ¿no?

Puedo salvar miles de vidas. Puedo ayudar a ganar una guerra.

Vuestra mujer y vuestros hijos se alegrarán de volver a veros.

(Disparos)

El simple aleteo de una mariposa puede cambiar el mundo.

Puta mariposa.

(Aullidos)

(Ululatos)

(Gritos de multitud, ladridos)

(HOMBRE) ¡Ahí está! ¡Venga!

-¡Vamos! ¡Que no escape!

(Gritos, ladridos)

-¡Por aquí!

-¡Vamos! -¡Muerte a la arpía!

-¡Por aquí! ¡Por aquí!

-¡No veo nada!

(Ladridos)

(Aullidos distantes)

-¡Por aquí! ¡Por aquí! -¡Venid!

(MUJER) ¡Que no se escape!

-¡Vamos! -¡A por ella!

(Ladridos)

(Ladridos alejándose)

¡Ayuda!

Por piedad, por piedad.

Ayuda.

Ayudadme. La cuerda.

-¡Está por ahí! -¡Vamos, vamos, vamos!

Apurad.

Ya vienen.

"Sin lugar a dudas, la doncella de mis sueños

era la misma que habíamos conocido en las ruinas de Trasmoz.

Solo nos dio su nombre: Mencía".

(SALVADOR LEE) "Mi hermano Valeriano

había captado su intrigante belleza en un dibujo

que conservo como oro en paño.

Tengo que encontrar a Mencía".

Buscando a Mencía desesperadamente.

Sí, sí, algo así. "Desde mi celda".

Es la décima carta de Gustavo Adolfo Bécquer.

¿Décima? Pero solo escribió nueve. Así es.

Y se publicaron en el periódico "El Contemporáneo".

-Sí, por suerte hemos interceptado la décima a tiempo,

antes de su publicación.

¿Y vamos a montar una misión

porque Bécquer escribió una carta de más?

No, no es por la carta.

Es por esta señorita que ha aparecido de la nada.

O por esta otra del grabado de 1687.

Es una bruja.

O por esta tabla más antigua, aún sin datar.

Como ven, el parecido entre las tres es más que razonable.

O sea, la churri de Bécquer viaja en el tiempo.

Si no tuviera esa sospecha, no los habría llamado.

(Sintonía "El Ministerio del Tiempo")

Bécquer estaba enfermo de tuberculosis.

En 1863, sufrió una grave recaída

y los dos hermanos y sus familias se trasladan a vivir

en la hospedería del monasterio de Veruela.

El aire puro del Moncayo era conocido

como tratamiento contra la tuberculosis.

¿Y curose? No, hombre, el aire no te cura.

Muriose, ¿no? Joven, creo.

Con 34, sí.

Exacto. Después de casi un año de vivir en el monasterio,

Bécquer consiguió un trabajo en Madrid como censor.

Sabemos que lo ha dejado y ha vuelto a Veruela

persiguiendo su obsesión por Mencía.

Ajá. Deben saber que los originales de las dos imágenes más antiguas

se encuentran en los archivos de Trasmoz,

un pueblo vecino al monasterio con una historia muy particular.

Es el único pueblo excolumgado del mundo.

En el siglo XIII, Trasmoz se negaba

a rendir cuentas al monasterio de Veruela.

Incluso acuñaban su propia moneda en secreto.

Además, la actividad de las brujas estaba en pleno apogeo.

Por eso el papa decretó su excomunión.

Excomunión que todavía no ha sido revocada hoy en día.

Pero eso no es todo. Irene, cuénteles lo de la maldición.

Sí. En 1511, el abad de Veruela echó una maldición

a los habitantes de Trasmoz y a sus descendientes

en una ceremonia en la que participaron

todos los monjes del monasterio. Qué ojeriza les tenía.

No toleraban que vivieran en libertad,

de espaldas a la norma cristiana.

Herejes. No se preocupe, Alonso.

Al año al que ustedes viajan, 1864,

Trasmoz ya lleva varios siglos muy cristianizado.

Su misión es encontrar a la tal Mencía

y si comprueban que viaja por el tiempo,

deben capturarla y evitar que interfiera en la vida del poeta.

¿Cuánto trecho nos queda? Ay.

¿Estás bien? No.

Un par de horas a buen paso. ¿Quieres volver al Ministerio?

No voy a llegar. ¿Qué ocurre?

Joder, que me voy de vareta. Que me voy, que me voy.

El problema son las escaleras de caracol.

Demasiados peldaños para llegar a las letrinas.

Pensaba que ya estabais mejor.

Espero que los remedios modernos le hagan efecto.

El pasado no es un buen lugar para andar con la tripa floja.

(Graznidos de cuervos)

¿Y qué? ¿Tienes ganas de conocer a Bécquer?

Sí, soy una gran admiradora de su obra.

¿Y tú? Bueno, yo me aprendí alguna rima

en el colegio para ligar.

¿Y te funcionó? "¿Y tú me lo preguntas?

Poesía eres tú".

Los del siglo XX tenéis mal entendido el romanticismo.

Habló la experta. El otro día saqué un DVD

de la biblioteca, una comedia romántica,

y de romántica no tenía nada. ¿Había dos enamorados?

Sí, pero el romanticismo, en realidad,

es la exaltación del yo y de lo subjetivo,

de la insatisfacción ante un mundo que nos limita.

Coño, y yo sin saberlo. Los románticos prefieren

fusionar su alma con la naturaleza agreste y oscura

que es el espejo de sus emociones.

Anda.

En lugar de comedia romántica debiste mirar en cine de terror.

Pues no leáis las leyendas del susodicho Bécquer

si no queréis que se os aflojen las tripas.

¿Te las has leído? Sí, les eché un vistazo.

Son inquietantes. Yo es que no lo entiendo.

La vida ya es suficientemente ardua y sombría,

¿para qué inventarse historias escalofriantes?

Porque eso es el romanticismo.

Quiere que instruya a Lola como agente del Ministerio.

Exacto.

Sé que fui injusta con la tal Lola antes de morir,

pero no olvidemos que era una traidora.

Traicionó al Ministerio en otra época.

Hemos cambiado, ¿no?

Ella es la misma.

Tal vez no supe involucrar a Lola lo suficiente en el Ministerio.

Usted mejor que nadie debería entenderme.

Le agradecería que no me comparara con ella.

Yo pretendía terminar con las injusticias,

construir un Ministerio mejor.

Ella traficaba con arte, no es lo mismo.

Nos robó el libro de las puertas. No, no robó el libro.

Lo fotografió antes del incendio en la sinagoga.

No te recordaba tan benevolente con los traidores, Ernesto.

Hasta la oveja más descarriada puede volver al rebaño.

Ella no es de los nuestros. Por eso la necesito, Irene.

Quiero que esa chica ve en usted alguien capaz de trabajar

a favor del sistema y al mismo tiempo ser crítico con él.

¿Y cree que así será leal?

¿Y qué hacemos si no?

¿La encarcelamos antes de que nos traicione?

Si acepto formar a Lola, usted tendrá que aceptar algo a cambio.

Si al final del proceso decido que no es apta para el trabajo,

usted lo asumirá.

De acuerdo.

(Campanada)

(Campanada)

(Campanada)

(Campanada)

Seguidme la corriente.

Buenas tardes le dé Dios, buen hombre.

Buenas tardes, muchacha.

¿Qué los trae por Trasmoz? Una promesa a la Virgen del Pilar.

Venimos caminando desde Soria a Zaragoza.

Pues debéis de estar sedientos. Tomad agua y llenad esos pellejos.

Gracias.

¿Qué sucede?

Mira, ven a conocer a estos peregrinos.

Aurelia, mi mujer.

¿Usted no bebe?

Yo es que estoy un poco revuelto del estómago.

Prefiero hervir el agua, hacerme una manzanilla, ¿sabe?

El agua del Moncayo lo cura todo.

Beba, hombre.

Nosotros pasaremos la noche en el monasterio de Veruela.

¿Está lejos? Es poco trecho,

menos de una hora, más de media.

En el bosque nos cruzamos con una muchacha que parecía perdida.

¿No será del pueblo? No.

Es una forastera. No se acerquen a ella.

Es una bruja.

Miren, ahí llega nuestro Damián.

Pronto nos hará abuelos.

Enhorabuena.

(SALVADOR) ¿Y bien? ¿Qué le parece el Ministerio?

Desconcertante.

-No se preocupe.

A todos los que llegan les pasa lo mismo.

Ya le habrá dicho Irene, nuestra jefa de logística,

que estará al cargo de su instrucción.

Le...

¿Le interesa el trabajo?

Por supuesto.

Lo celebro.

¿Alguna pregunta?

¿Qué hay fuera?

Fuera, en el presente. -Sí.

No quieras ir tan deprisa, guapa.

Bueno, pues hay un país que vive en democracia,

pero que aún conserva vicios del pasado.

Nuestros vecinos del norte nos miran por encima del hombro

y nosotros miramos por encima del hombro a los del sur.

Tenemos el país que merecemos.

¿Y eso es bueno o es malo?

Buena pregunta.

Qué maravilla. Gótico cisterciense.

Ya te digo.

Allí le tenemos.

Ya voy yo.

Le gusta más un poeta que a un tonto un lápiz.

A los poetas también les gustan los lápices.

Era una forma de hablar. (HOMBRE) Por aquí, por favor.

Qué preciosidad.

Disculpe. Amelia de Montejo.

Gustavo Adolfo Bécquer. Un placer. El gusto es mío.

Bécquer, Bécquer...

¿No será usted escritor?

Nunca me habían reconocido. Soy lectora del "Contemporáneo".

Me gustaron mucho sus "Cartas desde mi celda".

Un honor.

¿Qué le trae de vuelta al monasterio?

La inspiración.

¿Y a usted?

Una promesa, pero es una larga historia.

Por favor, esas son mis preferidas.

Mis hermanos y yo nos vimos en aprietos navegando por el norte.

Nuestro barco naufragó. Qué impresión.

Al ver nuestras vidas en peligro nos encomendamos

a la Virgen del Pilar y ella nos escuchó.

Cómo me alegro.

¿Y usted lleva muchos días aquí?

Una semana.

Este paisaje debe de servirle de inspiración.

Sin duda. Salgo cada día a pasear por el bosque.

Precisamente en el bosque

nos hemos cruzado con una extraña muchacha solitaria.

¿Sabe quién es?

¿Por qué quiere saberlo?

En Trasmoz nos han dicho que es peligrosa.

No les haga caso. Son gente inculta y supersticiosa.

Hace apenas 15 años mataron a una mujer entre todos los vecinos.

"Era la última bruja de Trasmoz,

la tía Casca".

(CASCA GRITA) -¡Vamos! ¡Vamos!

(CASCA) ¡No! ¡Soltadme!

"Dicen que procedía de una estirpe de brujas maléficas".

(CASCA GRITA) ¡Ah! ¡Soltadme! ¡No!

"La acusaban de traer males a las cosechas y los ganados.

Y la lincharon".

Despeñaron a la pobre vieja.

Qué horror.

(Graznidos de cuervos)

(MUJER) ¿Qué queréis?

¡Soy Juana!

¡Quiero una respuesta!

¿La tenéis?

Es un niño.

No, señor, no funcionará.

No todo el mundo sirve para este trabajo.

Y que nadie me acuse de tener prejuicios con Lola,

porque no son prejuicios, son "posjuicios".

Yo la conozco hace mucho. A mí no me tienes que convencer.

Me han dicho los de archivos que se pasa el día husmeando por allí.

¿Con qué autorización? La de Ernesto.

Dice la chica que así se prepara como futura agente.

(SUSPIRA)

Lo que hay que oír.

Hola. Ya he terminado el psicotécnico.

¿A qué hora empezamos mañana?

Aún no hemos acabado.

Ah. ¿Qué tengo que hacer?

Enumera todo lo que recuerdes del despacho de Salvador.

Todo.

Todo.

¿Algún problema?

Solo que pienso que igual sería más eficiente si empezara...

(CARRASPEA) Está bien, como quieras.

(LOLA CARRASPEA)

Hay un casco troyano. Es una reproducción.

En la estantería hay un reloj de arena

y la cazoleta de una espada ropera convertida en cenicero.

En la pared de la derecha hay ocho blasones.

Uno de ellos tiene un cóndor leonado.

Y en la pared de la izquierda hay cuatro láminas enmarcadas

con motivos marinos.

Vaya, le gusta el arte.

Son grabados.

Veo que no soy el único que no puede pegar ojo esta noche, ¿eh?

¿Le importa si le hago compañía? Por favor.

Tengo mal cuerpo, ¿sabe? Mejor le ahorro los detalles,

porque... Usted no puede dormir

y yo no quiero.

¿Y eso?

Tengo sueños inquietantes.

¿Demasiadas preocupaciones?

Me pasa por escuchar tantas leyendas de gente supersticiosa.

Se me quedan encerradas en la cabeza

y la imaginación es un caballo desbocado.

"A veces uno confunde los límites entre la razón y las pesadillas,

entre lo real y lo sobrenatural".

Así es.

En la literatura puede ser un desahogo,

pero en la vida real es un tormento peligroso.

¿Teme usted algún peligro?

¿Yo? No.

¿No son muchas preguntas?

Hábleme de usted. ¿Yo?

Bueno, yo...

Bueno, yo soy un tipo normal, amigo de mis amigos.

Explíqueme su naufragio. Amelia lo mencionó,

pero me gustaría saber un poco más. Fue muy duro.

Muy duro, traumático, incluso.

El barco escoraba a babor, a estribor.

Era imposible achicar tanta agua. Un enorme témpano de hielo

había chocado contra el casco de la nave.

La orquesta seguía tocando.

Disculpe. ¿Había una orquesta en el barco?

Sí, bueno, era un crucero.

¿Como el Britannia?

Más o menos.

Sin duda son ustedes gente de posibles.

Le aseguro que la muerte y el miedo igualan a pobres y ricos.

Fue terrible, terrible. La tripulación gritaba:

"Las mujeres y los niños primero".

No había botes salvavidas para tanta gente.

Mi hermano y yo saltamos por la borda agarrados a una tabla.

Cuando el agua es tan fría como la del Cantábrico,

te mata del dolor antes de que pueda ahogarte.

El parqué es de roble con acabado brillante.

La alfombra, de imitación persa, y tiene polvo debajo.

Debajo de la alfombra. Sí.

¿Tienes rayos X en los ojos?

En la esquina de la librería hay un enchufe.

Ahí, a ras del suelo, la pared está algo desconchada,

posiblemente por humedades.

¡Amelia!

¡Amelia!

¿Qué sucede?

¿Aún no estás vestido? ¿Sabes qué hora es?

Madre mía. ¡Amelia!

Adelante.

Ya era hora.

Creo que ayer me gané la confianza de Bécquer

mientras vosotros dormíais como troncos.

Como benditos, querréis decir. Esto es el cielo en la tierra.

La última vez que descansé tan bien

era una niña sin preocupaciones. A ver.

Bécquer está preocupado por algo. Sospecho que tiene que ver

con Mencía. Mencía.

Si le seguimos, probablemente nos lleve hasta ella.

No, estoy seguro de ello. Pues síguele.

A ver, si vamos juntos, será más fácil no perderlo de vista

y dar con Mencía, ¿no? Nosotros tenemos

que investigar en el pueblo. Por favor.

Pacino, ya sabéis quién manda aquí.

Qué paz se respira.

Pacino dirá lo que quiera, pero el agua y el aire del Moncayo

son curativos. Sin duda.

Y pensar que todo esto estaba plagado de brujas...

Solo un milagro devuelve a Dios

lo que está infectado por el diablo.

Mira.

Venga, dale para arriba.

Venga, con fuerza, con fuerza. -Vamos.

Con fuerza, ahí. -No sube, padre.

¿Hace falta ayuda?

No nos vendría mal una mano.

Quédate con ellos. Nos vemos luego.

Que les mejore el día.

Vamos, a la de tres.

Una, dos y tres.

Ahí está.

Gracias. -Gracias.

Un placer. Gracias.

Qué buena mañana se ha quedado. Preciosa.

Cómo ha cambiado la mezquita de Córdoba.

Esto es solo el aperitivo.

Hola, Camilo. Hasta luego.

¿Qué puedes contarme de Camilo?

Varón caucásico, disfrazado de centurión romano,

1'80 y principiante. ¿Por?

Lleva el gladius en el lado equivocado.

Podría ser zurdo.

No, es novato.

En el ejército los obligan a sujetar la espada

con la mano derecha y a llevar la funda a la izquierda.

Espero que no se meta en un lío por eso.

No está mal.

Ayer me quedé con ganas de hablar contigo.

¿Conmigo?

Yo no soy nadie. No digas eso.

Y alegra esa cara, que vas a ser madre.

¿Es usted madre?

Lo seré, de una niña, estoy segura.

¿Qué te sucede?

Ayer preguntaba usted por la chica del bosque.

Todos creen que es mala, pero no lo es.

No te preocupes por ella. Estoy aquí contigo y no te pasará nada.

¿Estás bien? Agárrate a mí, ¿puedes?

Sí.

No le cuente nada, por favor.

¿Qué sucede? ¿Estás bien?

Son los primeros dolores. Es muy pronto.

Hoy no deberías salir al campo.

Y no vayas a parir hasta que nosotras volvamos.

Pero ¿cómo va a...? Sé de qué hablo.

Todavía tiene la barriga muy alta.

Voy a darle de comer a los hombres, ¿me acompañas?

Claro.

Tu ayuda me vendrá bien.

Tú y Alonso deberíais quedaros en Trasmoz.

(Graznidos de cuervos)

(BÉCQUER) Mencía.

Mencía.

No puedes seguir aquí.

Los del pueblo te tienen miedo.

Mejor si me temen. No os preocupéis.

Dicen que eres la reencarnación de una vieja bruja.

Quizás sí lo soy.

No digas sandeces.

No tengo adónde ir.

Ven a Madrid.

Encontraremos un lugar seguro para ti.

¿Un castillo?

Una pensión para señoritas. Después ya veremos.

¿Por qué sois tan bueno conmigo?

No, solo soy un egoísta y no quiero perderte.

¿Por qué?

No sé si el mundo de los sueños está dentro o fuera de mí,

Solo sé que te soñé por algún motivo y me debo a ti.

Entonces, el brujo sois vos.

Veo que ya conoces los archivos.

Sí, estaba estudiando.

Estas imágenes me llamaron la atención.

¿Y eso por qué?

¿Ya eres una experta en arte?

Lo he estudiado desde niña, igual que la historia.

Mi madre se empeñaba en ello.

Estoy bastante segura de que es la misma mujer.

Lo es, ya habíamos llegado a esa conclusión.

En todas lleva el mismo cordón con nueve nudos alrededor del cuello

y eso es un símbolo común en brujería.

Y si es una bruja, ¿por qué está rezando?

No está rezando.

Pide perdón, está maniatada.

Además, podemos fechar la pintura gracias a este mapa.

Un mapa del reino de Nápoles de Fernando el Católico

con el Sacro Imperio Romano al norte.

Por un lado sabemos que la Santa Sede

concedió el reino de Nápoles a Fernando en 1510.

Y por otro, que en 1512

se añadió el término "germánico" al Sacro Imperio Romano.

Y eso aquí todavía no aparece.

Por tanto, esta pintura es de 1510 o 1511.

Ese dato es fundamental.

Y eso no es todo.

Entre los tres retratos hay la misma diferencia de años.

177.

Así que es como si hubiera entrado en una puerta en 1510

para salir en 1687

y luego dar un salto hasta...

1864.

La forastera lleva demasiado tiempo merodeando por nuestros bosques.

Hay que hacer algo antes de que se entere el obispo

y nos lo impida. -¿Os parece tan peligrosa?

Pero ¿es que no le has visto la cara?

¿Y si nos envenena el agua?

¿Y qué hacemos? ¿Cazarla?

Echarla, que se vaya de aquí.

Hay que echarla y que no vuelva.

A mí me ha robado gallinas.

Podemos pedir ayuda a Alonso.

Esos tres también son forasteros.

Sí, pero Alonso y Amelia nos ayudaron.

Es el otro el que no... -Sí, el otro,

que se esconde de nosotros. -Por algo será.

(AURELIA) Debes tener cuidado con tu mujer, hijo.

Está muy enredona.

Últimamente habla en voz baja y se cree que yo no me doy cuenta.

Yo ya me ocupo de mi esposa.

Pero ¿y tú? ¿Cuántas veces has dicho

que hay que hacer algo con la forastera, y nunca haces nada?

Tendremos que esperar el momento adecuado.

-¡Juana! Juana ha parido.

Pero ¿por qué no me habéis avisado que estaba de parto?

Es un niño.

Con fecha de 1510,

buscamos en los archivos de la Inquisición

y, efectivamente, hay una Mencía Cabrera.

Ese mismo año fue acusada de brujería,

pero consiguió escapar sin ser ajusticiada.

Tal vez llegó a sus oídos

que en Trasmoz las brujas campan a sus anchas...

y "pies, para qué os quiero".

Debemos confirmar cómo viaja por el tiempo

y si conoce alguna puerta. Ajá.

Buen trabajo.

Dígaselo a Lola. Me alegro de que Lola colabore.

¿Por eso le has autorizado

a meter mano en los archivos sin supervisión?

Bueno, ha resuelto el enigma, ¿verdad?

Tiene razón.

Felicítela de mi parte.

Habría que informar a la patrulla, ¿no?

Por cierto, ¿sabemos algo de ellos? -No.

Pero siempre que usted hace esa pregunta, llaman.

¿Irene?

¿Eh?

Llamemos nosotros.

Sí, claro.

(CARRASPEA)

No, apagado o fuera de cobertura.

(TOSE)

¡Pacino!

¿Dónde estabais? En el pueblo.

¿Todo el día? Pensaba que había pasado algo.

¿Qué nos iba a pasar?

Al menos habrá sido productivo, ¿no?

Ha sido muy agradable. ¿Agradable?

¿Estamos aquí de vacaciones o qué?

Nadie ha dicho eso.

Sé dónde se esconde Mencía.

Como no estabais, hemos perdido una oportunidad de oro.

Vete a saber si mañana sigue allí.

Hablando de mañana, ¿cómo nos organizamos?

Primero toca descansar y mañana será otro día.

Buenas noches. Hasta mañana.

Yo alucino, colega.

(Balbuceo de bebé)

(Truenos)

¡El niño! ¡Que se han llevado al niño!

¡Ayuda, por favor!

¡Padre! ¡Padre, el niño!

¿Qué ha pasado? -¡Que se lo han llevado!

Han entrado y se lo han llevado. -Tranquilo.

Tranquilo.

Vamos a encontrarlo.

Vamos.

(Truenos)

(MUJER) No, ha sido esta madrugada.

Está desesperada.

Estamos todos buscándolo.

Por favor, necesitamos vuestra ayuda.

Lo que sea, claro que sí.

Se han llevado al niño.

Lo que nos faltaba.

Hay que encontrarlo

antes de que la bruja se lo lleve demasiado lejos.

¿Tan seguro estás de que ha sido ella?

Entonces, ¿quién ha sido? Ha sido la forastera.

Encontraremos al niño y pediremos ayuda si hace falta.

No, no hace falta. Tú sabes dónde se oculta la bruja.

¿Dónde está su escondite?

No. No lo sé.

¿Cómo que no lo sabes?

Si nos contaste... Me equivoqué.

Era un refugio de pastores, no lo sé.

Tengo que regresar a Trasmoz.

Acompañadla. ¿Y tú?

¿Me perdona un momento, por favor? Gracias.

Venid conmigo.

Voy a interrogar seriamente a Bécquer.

Le arrancaré la verdad, como sea.

Puedo colaborar si hace falta. No. No, no.

Tú vete al bosque, te necesitan.

Ayúdalos a organizar la batida. No perdamos tiempo, vamos.

Mierda. Joder.

(Patada en la puerta)

¿Qué buscáis?

El teléfono.

¿Por qué no se lo habéis pedido a Amelia?

Tengo que llamar al Ministerio.

Hay que pedir ayuda para encontrar al niño.

No va a ser posible.

¿Y eso? El teléfono está roto.

¿Cómo que está roto? Sí, se me cayó...

y lo pisé sin querer.

¿Estamos incomunicados? No os alteráis, Pacino.

De peores entuertos hemos salido.

Además, aquí nadie nos va a hacer daño.

¿Alguna vez ha cobrado dinero de un soborno?

No.

-¿Arriesgaría su vida

para rescatar a un compañero que está en peligro?

Sí.

-¿Alguna vez ha conspirado a espaldas de sus superiores?

No.

¿Cuánto va a durar esta prueba? Lo que haga falta.

¿De verdad nunca has conspirado a espaldas de tus superiores?

Nunca.

¿Por qué me repites la pregunta?

Para darte una oportunidad.

Una confesión a tiempo es mucho mejor que una mentira.

¿Mentiste a Ernesto para poder acceder al archivo del Ministerio?

Solo busqué información porque quería ayudaros.

Y quería demostraros que valgo.

Eso que dices es muy bonito.

Pero ¿buscaste algo más en el archivo del Ministerio?

No.

Miente.

¿Qué más buscabas en los archivos?

Qué lástima. Empezabas a caerme bien.

Hemos terminado, gracias.

Espera.

Entré en el archivo para saber si teníais información sobre mí.

No debiste hacerlo.

Sabía que algo te pasaba conmigo.

¿Y qué, ya te cuadra?

La Lola Mendieta que conocí nos traicionó.

¿Por qué tendría que ser amable contigo?

Yo tampoco sería amable con un traidor,

pero es que yo no soy una traidora.

¿Y lo serás?

Porque esa es la pregunta del millón.

No.

Dice la verdad.

También miré tu hoja de servicio.

¿Y qué? ¿Vas a darme una lección? No.

Me avergoncé de mí misma.

Bueno, de mi yo futuro.

Las normas a veces pueden ser injustas.

Pero mejor cometer un crimen

luchando contra una injusticia que cometiéndola.

(Graznidos de cuervos)

¡Mierda! ¡Joder!

Joder, me voy.

¡Eh!

¡Ayuda! ¡Eh!

¡Eh!

¡Ayuda!

¿Puedes ayudarme?

Me hospedo en el monasterio.

(Llanto de bebé)

¿Tienes al niño? Es mi niño.

Sí. Sí, sí, sí, es tu niño. El niño es mío.

Es tuyo, el niño es tuyo. ¡Espera, no te vayas!

¡Mencía, puedo ayudarte!

¿Cómo vais a ayudarme?

Vienen a por ti y yo te puedo proteger.

¿Vos solo?

Sí, sí.

Ya sé que suena extraño, pero era mi trabajo antes,

proteger a la gente.

Y lo hacía bastante bien.

¿Como un ángel de la guarda? Como un ángel de la guarda, sí.

Corta la cuerda.

Llevo tantos años huyendo de gentes que me quieren muerta,

que ya no sé dónde estoy.

Se perfectamente cómo te sientes, sé que estás perdida, de verdad.

¿A vos también os persiguen?

Yo también vengo de otro sitio, de otro lugar.

Donde la gente habla...

como vos.

La cuerda.

¡Ah!

¡Mirad bien por ahí!

Mirad bien arriba, tiene que haber un rastro.

Mencía.

Mencía, dame al niño.

Deja que te ayude.

(Frasco rompiéndose)

¿Lo habéis roto? No sé.

Creo que se ha roto un tarro... o algo así.

Era la leche para el niño.

Bueno, ahora conseguimos más.

¿Dónde? ¿Dónde encontramos una nodriza?

Aquí, en el bosque, desde luego que no. Vamos.

¡Vamos!

Sí, vamos.

(AURELIA) Ya sé que estabas muy cansada.

Pero sigo sin entenderlo.

No llores, porque así, no solucionas nada.

Tendría que haber estado aquí.

Tendría que haber estado pendiente.

No entiendo cómo se llevaron al niño y no te desvelaste.

Damián...

no oyó nada.

No hace falta que me lo recuerdes. Tan responsable es él como tú.

Ya sé que estás débil...

y no quiero que te sientas culpable.

Tendríamos que ir a buscar al médico a Tarazona.

No vamos a molestarle solo para eso.

Lo que tendríamos que hacer es encontrar a la criatura.

Seguro que así mejorará.

¿Puedes ir a por leña?

Claro.

Por fin le encuentro.

Tengo a Mencía en mi celda. ¿Qué?

Sí, esta es la llave. No permita que salga.

Eso sería un rapto. Escuche.

Su amiga ha tomado prestado un bebé del pueblo

y dice que es suyo.

Ella no está bien. ¿Cómo se atreve?

Es una chica especial, dejémoslo así.

Corre un grave peligro. Tenemos que protegerla.

Los del pueblo. Exacto, los del pueblo.

No le diga a nadie que está aquí, ni siquiera a mis hermanos.

Usted tiene un don con las palabras...

y adora a Mencía.

Debe convencerla de que el niño estará mejor con su madre.

Y necesitamos una nodriza cuanto antes.

Es muy urgente, ¿me entiende?

Bien.

¿Ahora trabajas para ellos? Solo estoy ayudando.

¿Y tú?

Me gustaría ver a la madre del niño.

Juana está descansando.

Está mal, la pobre. Me gustaría hablar con ella.

¿Qué tienes que contarle? ¿Sabes algo de la bruja?

No. ¿Entonces?

Quería ayudar, como vosotros. Qué bien.

Vive en la tercera casa.

¿Qué quería?

Sabe dónde están la bruja y el niño.

¿Te lo ha dicho? No, pero lo sabe.

Si no, no habría venido hasta aquí.

¿Y dónde los tiene?

Sabe que la estaremos buscando en el bosque...

La habrá dejado en el monasterio. Conozco su forma de actuar.

Su pulso es muy débil.

¿Es usted doctor?

No, pero sé lo que digo.

¿Han llamado al médico? Por supuesto.

¿Usted no ha venido a hablar con Juana?

Sí.

Entonces, ¿por qué no habla ya con ella?

¿Me trae el vaso de agua que me ofreció antes, por favor?

Enseguida se lo traigo. Gracias.

(Puerta cerrándose)

Juana, tu hijo está a salvo y pronto estará contigo.

Que no venga.

Juana.

¿Juana?

(SUSPIRA)

Dios.

Separémonos.

-¡Vamos!

¡Alto! ¡No pueden entrar de esta manera!

No... ¡Paren!

(Patada en la puerta)

¿Dónde está la bruja?

Fuera de aquí.

No está en ninguna celda. ¿Dónde la habéis metido?

No sé de qué me habla. Si no lo decís por las buenas,

lo haréis por las malas. ¡Alonso!

Han encontrado el rastro donde comienza el bosque.

¡Vamos! Vamos, tenemos que irnos.

(Llanto de bebé)

(Llanto de bebé)

(Llanto de bebé)

(Llanto de bebé)

(Graznidos de cuervos)

(BÉCQUER) Reconoce que el crío no es suyo.

La madre le suplicó que lo alejase para protegerlo.

¿Y la cree? ¿Dónde está? Buscando a la nodriza,

sabía dónde estaba. Y no ha vuelto.

Mire yo no soy ningún héroe,

pero sé que Mencía sigue viva gracias a mí.

Los del pueblo venían a lincharla.

Y otra cosa, su hermano Alonso estaba con ellos

y parecía el más sanguinario de todos.

Pensaba que eran ustedes una familia civilizada.

Yo también lo pensaba.

Este lugar está sacando lo peor de mis hermanos.

Una hoguera...

Puede ser ella. Vamos. Vamos.

Vamos.

Ahí está. Ahora no, joder.

¿Qué le ocurre? Nada. Vamos, vamos.

(Música y cánticos)

(CANTA EN OTRO IDIOMA)

Son los del pueblo.

Los que decían que ella era una bruja.

Y ahora son ellos los que juegan a ser brujos.

Se me están removiendo las tripas.

Bienvenido al club.

¡Salve, Satanás!

(MUCHOS) ¡Salve, Satanás!

(AURELIA) Señor de los infiernos,

apodérate de los cuerpos y las mentes que se rinden ante ti

y ante tu presencia se arrodillan.

Satanás, el lucero de la mañana del Altísimo,

rey de reyes,

arranca de nosotros todo maleficio de quien te desterró.

Que dé comienzo la liturgia.

(Instrumento de percusión)

Señor, en tu nombre,

a ti me entrego.

De aquí en adelante,

yo he de ser una misma cosa contigo.

Yo he de ser demonio.

Señor, en tu nombre, a ti me entrego.

De aquí en adelante,

yo he de ser una misma cosa contigo.

Yo he de ser demonio.

Pero ¿qué coño hacen?

Satanás, llévanos ante la iluminación y la verdad.

Y no dejes que el rebaño se apodere de nosotros.

Ayúdanos a vencer al ejército del hipnotizador

y a sus serviles siervos.

Lo que nace en el fuego...

debe regresar al fuego.

¡Salve, Satanás!

(MUCHOS) ¡Salve, Satanás!

¡Salve, Satanás!

¡Salve, Satanás!

Fíjese ahí, a las dos en punto.

¿Qué? ¿Tan tarde se ha hecho ya?

No, hombre, no. Ahí, a la derecha, que se fije.

A unos 20 metros en los arbustos.

¿Se fija ahí? Vale.

Sígame, pero sin hacer ruido, ¿de acuerdo?

(Música de percusión)

Mencía. Usted...

Vámonos. Van a matarme.

Y al niño, también.

(Balbuceo de bebé)

Gírate, gírate.

Gírate.

(Llanto de bebé)

(Llanto de bebé)

Se llevan al niño.

Vamos. Vamos, vamos.

¡Vamos! ¡Que no escapen! -¡Vamos!

¡Adelante! -¡Vamos!

(AURELIA) ¡A por la intrusa! ¡Vamos!

-¡Moveos! -Y vosotras, ¿a qué esperáis?

¡Tenéis que demostrar quién manda aquí!

¡Vamos! ¡Atrapad a la intrusa!

-¡Vamos! -¡Adelante!

Hay que separarse.

Conozco un sitio seguro para Mencía.

Llevad el niño al monasterio.

Si decís que sois el padre, os creerán.

Pero ¿y su madre?

A la madre la mataron esos salvajes de una paliza.

No, no voy a separarme de ti.

Si voy con el niño, nos acabarán matando a los dos.

Esto es de locos.

Matan a los niños que nacen.

Por eso solo hay niñas.

Los pocos hombres que quedan

solo sirven para procrear más niñas.

Vamos. No.

Vamos. Confiad en mí. ¡Vamos!

(Multitud cerca)

-¡Vamos!

-¡Están por aquí! -¡Vamos!

¡Vamos, venga, venga!

-¿Dónde están?

-¡Por aquí! ¡Venga, vamos!

-¡Tienen que estar aquí, vamos!

(SUSURRA) Vamos.

¡Están aquí!

¡Están aquí! ¡Vamos!

¡Ahí, vamos!

Vamos. Vamos.

¡Venid! -¡Por allí!

-¡Que escapan!

Vamos, Mencía.

¡Vamos!

-¡Ahí está! -¡Vamos!

(Multitud acercándose)

¡Hijos de Satanás!

¿Eso es todo lo rápido que podéis correr?

-¡Vamos!

-¡A por ella!

Me odiáis...

y no me conocéis.

Tenéis miedo porque soy distinta.

No tenemos miedo.

Si la primera mujer de la Creación trastornó el mundo ella sola,

¿por qué no podemos reconstruirlo ahora entre todas?

¿Y qué piensas hacer?

No puedes hacer nada en contra de la fe de nuestro Señor.

¡Eh!

¡Aquí estoy!

¡No hay huevos a ir a por mí!

¿Cuántos sois? ¿Una docena? ¿Dos?

¿Contra una mujer?

¡Vamos!

Poco importa escapar.

La persecución nunca termina.

En todas partes encuentro la misma Inquisición...

y en todas ellas, soy culpable.

(Golpe seco)

(Graznidos de cuervos)

Ofrezcamos a ese forastero a nuestro Señor.

-¡Todos a por él! ¡Vamos! -¡Vamos!

-¡Vamos! ¡Vamos!

Aquello es una secta.

Les han lavado el cerebro. ¿Y cómo lo han hecho?

Ha debido de ser con el agua.

Yo hervía la que tomaba porque estoy mal del estómago.

O eso o son brujos de verdad.

La he cagado.

No se culpe. Ha hecho lo que ha podido y más.

No, pero no ha sido suficiente.

No.

Bécquer ha salido indemne.

Y además ha salvado a un bebé

que en un futuro se convertirá en su hijo pequeño.

Y, como cuenta la historia, las malas lenguas dirán, con razón,

que no era suyo.

Ernesto, ¿tiene el resultado del análisis?

-Sí.

El resultado es positivo.

La hoja pertenece al libro de las puertas.

Las inscripciones indican la existencia

de dos puertas cercanas a Trasmoz

interconectadas y separadas por 177 años.

Lola tenía razón.

Mencía utilizó las puertas

para escapar de la Inquisición de 1510,

pasar por 1687 y llegar a 1864.

Pero no fue bien recibida por los vecinos de Trasmoz.

Pobrecita. No tenía adónde ir.

Y su ángel de la guarda le falló.

No me extraña que se creyera bruja.

No podía entender que viajaba por el tiempo y... bueno,

pensó que tenía poderes.

Bueno... ¿y ahora qué?

¿Cómo traemos a Alonso y Amelia?

Pues por lo civil...

o por lo criminal.

Acabo de hablar con el médico.

Los análisis revelan una gran cantidad de mandrágora en sangre.

¿Mandrágora?

Sí. La planta, no... no el grupo.

En altas dosis puede producir amnesia

y alteración de la voluntad.

Tenía usted razón.

Debieron de diluir la droga en la fuente.

Su dolencia estomacal le ha salvado.

¿Sabe cuándo los van a despertar?

Cuando eliminen toda la sustancia tóxica del organismo.

Tranquilo. Se pondrán bien.

Estaba pensando en alguien que ya no va a despertar nunca.

"Espero que encontrara por fin la paz que tanto buscaba".

Bien. El famoso cuadro de Goya "La maja desnuda"

ha sido destruido. Adiós...

"¿Y la seguridad del museo?".

"No ha sido en el museo, ni en el presente".

"Nos han informado de que Goya fue atacado en su propio estudio"

en 1799,

y el cuadro apareció de repente en el Museo del Prado.

(SALVADOR) "Su misión es viajar a 1799,

averiguar quién lo hizo"

y conseguir que Goya vuelva a pintar "La maja".

"Ese cuadro era secreto. No se supo de su existencia"

hasta años después de ser pintado. Les he dicho cuál es su misión,

no que fuera sencilla.

¡Ah! ¡Alonso!

¡Alonso! ¡Alonso! ¡Vale, vale, vale!

Para. ¡Para!

¿Don... Francisco de Goya?

Para servirle. Dígame.

(ERNESTO) "Manuel Godoy era el hombre de confianza del rey".

"Pero su lealtad con España era bastante dudosa".

Necesito hablar a solas con don Francisco.

Así que vuelvan en otro momento.

Supongo que es una orden, ¿no?

Si no, hubiera dicho "por favor".

(VELÁZQUEZ) "Sé que la patrulla va a conocer a Goya".

Déjeme ir con ellos.

-No. -Necesito conocer al maestro.

¿Sabe cuánto tiempo espero algo así?

¿Qué necesidad hay de este espantajo?

"Los ilustrados van a la moda,

y la moda no es cuestión de necesidad,

sino de clase social, imagen...".

Decís palabras bonitas, aunque no entiendo nada.

¿Qué tal la joven Mendieta?

Es lista, aprende rápido. Yo no me fiaría de ella.

(VELÁZQUEZ) Qué tiempos aquellos

cuando el arte era estimado por reyes y estadistas.

¿Qué haces aquí?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T3 - Capítulo 24: "Tiempo de hechizos"

El Ministerio del Tiempo - T3 - Capítulo 24: "Tiempo de hechizos"

15 jun 2017

Contenido disponible hasta el 20 de julio de 2017.

Verano de 1864. Gustavo Adolfo Bécquer se encuentra en su retiro en el Monasterio de Veruela, a los pies del Moncayo. Su ánimo y su salud han empeorado, puesto que sufre tuberculosis desde hace siete años. El joven escribe sus nueve Cartas desde mi celda que manda a Madrid para que las publique el periódico El Contemporáneo. Un agente en la zona ha interceptado una "décima carta" que originalmente Bécquer jamás escribió y ha evitado su publicación. En ella, Bécquer describe a una joven llamada Mencía, dibujada por su hermano Valeriano. Curiosamente, la misma mujer aparece en grabados y dibujos de distintas épocas, en algunos de ellos representando ser una bruja. ¿Una viajera en el tiempo? Pacino, Amelia y Alonso viajan hasta 1864 al pueblo de Trasmoz para averiguar la verdad.

ver más sobre "El Ministerio del Tiempo - T3 - Capítulo 24: "Tiempo de hechizos"" ver menos sobre "El Ministerio del Tiempo - T3 - Capítulo 24: "Tiempo de hechizos""

Los últimos 477 programas de El Ministerio del Tiempo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Belen

    Resido en Paris y me gustaría que la rtve permitiera ver esta magnífica serie a todos los espagnoles que vivimos un exilio laboral.

    pasado viernes
  2. Rocío

    No funciona bien la reproducción de los vídeos, lo he intentado con varios capítulos y no va, solo funcionan los clips. Me encanta la serie, y estoy completamente de acuerdo con el comentario de Clara. Espero que TVE recapacite y empiece a cuidar esta joya de serie.

    pasado viernes
  3. Odeila

    No puedo ver la tercera temporada. Vivo en Estocolmo y muero ver la tercera temporada porque me encanta la serie. Pude ver las otras dos temporadas sin problemas y hora no entiendo que pasa. Por favor solucionen el problema. Gracias!

    19 jun 2017
  4. Clara

    Serie educativa y patriótica, no se me ocurre mejor forma de limpiar la leyenda negra que aún existe contra España. Sería un tiro en el pié cancelar esta maravilla.

    19 jun 2017
  5. Lise Davidson-Baquerizo

    Buenas tardes. Les tengo que felicitar por esta gran serie! Entretenida, educativa (nos presenta la historia de España, Europa y el mundo), guiones muy dinámicos y unos actores de primera! Para Holanda sin embargo, la hora de sintonía es bastante tarde, por lo que a menudo la tenemos que ver por internet, via rtve.es Pero algo sucede con la tercera temporada. No tenemos acceso. Se trata de un error técnico? Ojalá se solucione pronto. Saludos y que sigan los éxitos, Lise Davidson-Baquerizo.

    18 jun 2017
  6. Ali

    Jope q lastima q no tenga audiencia...si al final a la gente solo le gusta la mierda...

    16 jun 2017
  7. Tania

    No me extraña nada que la gente de de lado está serie aunque es sublime, pero primeramente no le han hecho casi publicidad de su vuelta, aún tardando más de un año (q ya es raro), y después la emiten cuando saben q hay audiencias más favorables a otros programas, yo tengo claro que la quieren dejar de emitir, y más ahora que está con Netflix y no dejan descargarse los capítulos cuando alguien quiere. Serie muy buena pero maltratada por la cadena

    16 jun 2017