www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3609924
No recomendado para menores de 12 años El Ministerio del Tiempo - T2 - Capítulo 20: Hasta que el tiempo os separe
Transcripción completa

¡La dama se escapa! ¡La guardia!

Constanza ha huido. Lo siento, mi señor.

Tranquila, no irá muy lejos.

(GUARDIAS, GRITAN ACERCÁNDOSE)

Esto es comida para gatos.

Acabas de fregar y coges el solomillo con las manos.

Eres más guarro que la Alfonsa.

Mírame, que te estoy hablando a ti.

Y esta... ¿de dónde ha salido? -¿Dónde... Dónde estoy?

Madre mía, vaya pirada.

(MUJER) Tenéis razón, iré con vos.

(HOMBRE) Deteneos en nombre del señor de estas tierras.

-¿Por qué estáis aquí todavía? Os dije que huyerais.

-No sin vos. -No, yo no puedo.

Mi padre me obliga a casarme. -Con quien no amáis.

-Marchad, os lo ruego. Si os quedáis, Fadrique os matará.

-Si me voy sin vos, quien me matará será la pena.

-Tenéis razón, iré con vos. (CONSTANZA) (RECUERDA)

"(FADRIQUE) Deteneos en nombre del señor de esta tierra".

¡Julián!

¿Bailas?

Sí.

Han pasado tantas cosas...

¿Qué pasa?

Se va a suicidar.

¡Eh!

¡Espera! ¡No lo hagas!

(Rebobinado)

(Sintonía "Ministerio del Tiempo")

(RÍE)

Qué barbaridad, vaya morlacos.

Ortigosa, macho, que si no me pongo delante del Miura,

mañana no hay boda. La próxima vez que diga:

"Quiero correr un toro", impedídmelo, por favor.

Si has saltado la valla en cuanto has visto los astados, zascandil.

¿Dónde está Velázquez? ¿Eh?

Venía detrás. Claro.

Se habrá quedado en la última tasca. Menuda turca llevaba.

No me digáis que ha congeniado con una infiel.

No, no es eso Alonso. ¿No?

¿Dónde estabais? No os vi correr. En el balcón de Ernesto.

Ernesto no ha venido. Ernesto, el guiri.

No veas las charlas que se echa el colega, madre mía.

"Where... Where is my room? Not here, my friend".

Yo me encargo. Así busco a Velázquez.

"Come on, mister Hemingway. It's time to sleep.

Of course. Eh!".

(TODOS) ¡Eh! ¡Golfillo!

1 de enero, 2 de febrero, 3 de marzo,

4 de abril, 5 de mayo, 6 de junio...

Ay, ay, ay...

Venga.

Vamos a tomar la última en el Rockola del 81.

Hoy toca Nacha Pop.

Que paga Ortigosa. -No, no, no, que me tengo que casar.

Con la mujer más bonita del mundo.

Eso ya me lo dirás en unos años. No sabéis cómo os envidio.

Vamos a tomar un cafetito. No me apetece.

A mí sí. Acompáñame.

"Aupa". Amigos.

Pasad.

Hasta luego, tronco. -Espera, ¿adónde vas?

Por aquí.

(Tintineo de cucharilla)

¿Qué te pasa con Elena? Nada.

Pues cualquiera lo diría.

¿No iban mejor las cosas? Sí.

Iban mejor, pero parece que se han estropeado.

¿Por qué? La habías invitado a la boda. Pediste permiso a Salvador.

En mala hora.

Ayer me dijo que se lo había pensado mejor y prefería no venir.

No entiendo tanto vaivén.

Ni que el amor duela como que te atraviese una daga.

Yo la amo, Julián. Quiero estar con ella,

pasar con ella el tiempo que me quede por vivir,

quiero tener hijos con ella.

Pero creo que no me acostumbraré nunca a las mujeres de esta época.

En la mía le decías a una mujer lo que tenía que hacer y lo hacía.

Claro, antes eran esclavas y criadas

y se casaban porque las obligaba el padre.

No preferirás eso a que una mujer esté contigo porque te quiere.

Pero Elena no me quiere.

No seas agonías, Alonso. Claro que te quiere.

Tú piensa, macho, que ir a la boda contigo y conocer a tus amigos...

coño, es un paso importante.

No os entiendo un pijo.

Que tiene miedo a comprometerse, Alonso.

O yo qué sé, no la conozco. Igual me equivoco.

No, vos conocéis mejor a las mujeres de ahora.

Sí.

Julián.

Necesito pediros un gran favor. Dime. Lo que sea.

Me tenéis que enseñar a hacer la lazada de la corbata.

Por supuesto, don Alonso de Entrerríos.

¿Dónde está José? José, vente para acá.

Sí, por favor.

Déjanos la corbata, que vamos a enseñar a Alonso a hacer el nudo.

¿Por qué estáis aquí todavía? Os dije que huyerais.

No, no sin vos.

Yo no puedo.

Mi padre me obliga a casarme. -Con quien no amáis.

Marchad, os lo ruego. Si os quedáis aquí, Fadrique os matará.

Si me voy sin vos, quien me matará será la pena.

Tenéis razón, iré con vos.

¡Deteneos! En nombre del señor de esta tierra.

Llegamos a tiempo, mi señor.

Prendedlo.

(SUSPIRA) Ay...

Qué poco glamur tiene este traje.

Aunque algo bueno tiene.

¿Qué no te tira la sisa? Exacto.

Así, cuando vuelva con dos kilos de más, no se notará.

Todavía no he llegado a Tordesillas y ya estoy salivando.

Esas yemas son mi perdición.

Dale recuerdos a sor Flora de mi parte.

Por supuesto.

¿No tienes otro sitio donde gastar los moscosos que ese convento?

Les prometí que volvería y son tan majas...

Ya, chica, pero te pierdes la boda.

No sabes lo que me alegro.

¿No fuiste feliz en la tuya?

Sí, mucho, pero luego el matrimonio fue un infierno.

Y eso es lo que cuenta. Así que tened cuidado,

que de las bodas siempre surgen nuevos noviazgos.

Eso sí, me lo tenéis que contar todo, ¿eh?

Que las bodas no me gustan, pero los cotilleos sí.

Sobre todo los vuestros.

Ay, que con los guapas que estáis vais a romper más de un corazón.

Mírala a ella, que escotazo.

A mí me vendría muy bien echar una canita al aire, la verdad.

Qué prenda más inútil, por Dios.

(Llaman a la puerta)

¿Qué hacéis aquí?

Vaya.

Esperaba un: "Estás preciosa, cariño".

¿Qué?

¿Problemas con la corbata? No, no.

Anda, ven.

¿No preguntas por qué he cambiado de opinión?

Eh... (CARRASPEA) Pues te responderé igualmente.

He venido porque quiero estar contigo.

Me gustas.

Y por eso dudo, porque me gustas demasiado.

Apenas te conozco, Alonso.

Tengo miedo de que luego la cosa no funcione.

De hacernos daño.

Ya está. Guapísimo.

A mi lado jamás tendréis miedo.

Os lo juro.

(ERNESTO) ¿Algún problema? -¿Eh?

No, no, cosas mías.

Ernesto, ¿usted sabe por qué nos alegramos en las bodas

y lloramos en los funerales?

Porque no somos la persona involucrada.

Buena frase. -No es mía, es de Mark Twain.

Aunque conmigo esa primera aseveración falla.

Para mí las bodas traen recuerdos que duelen.

Si quiere, voy yo por usted. -No, no, no.

Será mejor que se quede aquí de guardia.

No parece muy amigo de ir de boda. -No, no, no, desde luego.

Esas bodas acaban con un beso, como las películas de antes.

Pero el amor no es eterno.

Seguro que si se rodaran las segundas partes de esas películas,

la mayor parte de los protagonistas estaban divorciados.

Buena frase también, ¿de quién es?

Mía. -Ah.

Yo debo ser la excepción que... que confirma la regla.

Ah, por cierto, ¿están preparados los fuegos artificiales de la boda?

Sí, solo esperan que los encendamos.

Han salido muy baratos, los he traído de 1962,

un maestro artificiero valenciano, amigo del Ministerio.

Salvador, va usted hecho un pincel. -Se hace lo que se puede.

Por cierto, Ernesto,

¿qué tal con su hijo?

Bien, muy bien. Mañana precisamente he quedado para cenar con él.

-Me alegro. Inteligencia emocional y empatía.

Con eso se consigue todo.

Bueno, señores, organización. Ya está aquí el minibus.

Qué suerte tienen algunos.

Tú no te quejes que lo de la despedida de soltero fue lo mejor.

¿Qué? ¿Preparado para un día muy especial?

Qué remedio. ¿Localizaste a Velázquez?

Sí, irá por sus propios medios.

Hola.

Estás preciosa.

A ver, compañeros, por favor. Un momentito de atención.

Escuchadme todos, que es importante.

En la boda habrá civiles, como la familia de la novia, de esta época.

Alonso irá con acompañante, ¿eh? Se llama Elena y es abogada.

Así que no larguéis, que nos conocemos con la barra libre.

¿Barra libre? Luego te explico.

Damas y caballeros, vamos subiendo,

que la que tiene que llegar tarde es la novia. Por favor.

(Murmullo)

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah!

Por favor, dejadlo ir.

Os repito, ¿qué me daréis? ¿Me amaréis?

(AMANTE) ¡Ah! -¿Os parecen poco mis lágrimas?

(AMANTE) No lloréis por mí.

No gastéis una sola de vuestras lágrimas delante de ese cobarde.

Nadie osa llamarme cobarde.

Sois un cobarde, señor de todas estas tierras.

Si no lo fuerais, os batiríais en duelo conmigo

por el amor de Constanza.

(FADRIQUE) Soltadlo.

Si él lo quiere, ¿por qué no?

Eso habla bien de su gallardía.

Entregadle una espada. -No.

No, no, por Dios.

Apartaos, Constanza.

Todo hombre, incluso el más vil, merece una oportunidad.

Que Dios empuja la mano y la espada del justo hasta la victoria.

Si lo es él, Dios lo ayudará.

La espada que gana la mueve el brazo más fuerte.

Si combatís, sois hombre muerto.

Ya soy hombre muerto.

Ya que voy a morir, quiero morir con dignidad.

No como un ladrón.

Apartaos, por favor.

(FADRIQUE) Que el Altísimo decida quién desposa a esta dama.

Parece que el Altísimo estaba de mi parte.

Mi señor, no lo matéis.

Dejadlo vivir, por Dios.

Los duelos entre caballeros...

son a muerte.

¡No!

(CONSTANZA LLORA DESCONSOLADA)

Amor mío, ¿por qué lo has hecho?

Para mirar vuestros ojos...

hasta el final de mis días.

(FADRIQUE) Es hora de volver a casa.

(Trinos)

Creo que tengo todo,

el pañuelo, el anillo... -Estás perfecto.

(ININTELIGIBLE)

Disculpe. Salvador.

Enhorabuena, muchacho.

Ya era hora de que asentases la cabeza.

¿Qué tal? Irene.

Solo a ti se te ocurre casarte en un castillo.

Sí, y menos mal que no era el de Huesca.

Natalia quería una boda de cuento de hadas y...

Ojalá sea un castillo sin fantasmas.

No se preocupe, ahora los fantasmas están en el senado,

y no en los castillos.

Orti, Orti... gosa. Come on, everybody.

Mi cuñado. Ya.

Y amigo y amigo. Vaya pedazo de rubia.

Anda que presentas. -Anda, vamos.

Disculpadnos. Anda, tira, tira.

¿Y este impresentable?

En todas las bodas hay un gilipollas.

Qué barbaridad, que pedazo de señora.

Sin duda Alonso tiene buen gusto. Ninguna duda.

Buenas. Eh... Elena, Salvador Martí, mi jefe.

Irene Larra, mi superior también. Encantada.

Es un placer. -Igualmente.

Permítame. -Tienes una jefa muy guapa.

No tanto como su novia.

No, pues espabila o te vuelves a currar de teleoperador.

Hola, buenas.

Soy Claudia, la "wedding planner". Bienvenidos.

¿Pueden tomar asiento, por favor?

¿La "wedding" qué?

Estamos hoy aquí reunidos...

para unir en matrimonio a Natalia y a Alberto.

Ante todo, muchas felicidades

por haberos decidido a dar el gran paso

que supone unir vuestras vidas.

En el camino encontraréis

desde momentos de gran felicidad

a situaciones que pondrán a prueba vuestras fuerzas.

(CURA) (OFICIA EN LATÍN) "Ego cojundo vos in matrimonium.

In nomine Patris et Filii

et Spiritu Sancti, amen".

Yo, Alberto Ortigosa,

te tomo a ti, Natalia, como esposa.

Prometo serte fiel y cuidarte en la pobreza y en la riqueza,

en la salud y en la enfermedad,

todos los días de mi vida.

(CURA) Deuteronomio 7-13.

Y te amará,

te bendecirá y te multiplicará

y bendecirá el fruto de tu vientre y el fruto de tu tierra,

tu grano, tu mosto,

tu aceite,

la cría de tus vacas

y los rebaños de tus ovejas,

en la tierra que el juró a tus padres que te daría.

(NATALIA) Y prometo serte fiel

y cuidar de ti, en la riqueza y en la pobreza,

en la salud y en la enfermedad,

todos los días de mi vida.

(NOTARIO) Os declaro marido y mujer.

Podéis besaros.

No te pases, Orti, que es mi hermana.

(Risas y aplausos)

¿Pétalos?

Tírenlos cuando los novios lleguen aquí.

Nunca encima de la alfombra.

¿Pétalos? Gracias.

¡Ay!

Hay que tirarlos en esa dirección. Muy bien.

Si no, la alfombra se queda perdida.

Qué interesante. En la Antigua Roma tiraban granos de trigo.

¿En serio? Sí.

A mí me tiraron arroz.

Casi me dejan ciego mis compañeros del SAMUR.

¿Estás bien? Si te dijera que sí, ¿me creerías?

No. Pues eso.

¿Vamos con los demás? Vamos.

Si necesitas hablar,

se me da mejor escuchar las penas de los demás que contar las mías.

Bueno, pues ya ha pasado lo peor.

Nunca se sabe.

Lo mejor de las bodas es el banquete.

No me lo va a negar.

A mí, me gustan más las bodas de antes. Son más solemnes.

Qué antiguo. Y que lo digas.

Bueno, ¿qué os ha parecido el vestido de la novia?

Un poco escotado. ¿Sí?

¿Tiene una cerilla o un encendedor?

No sabía que fumara. En la intimidad,

de vez en cuando un cigarrillo.

Es que el regalo del Ministerio para los novios

es un castillo de fuegos artificiales.

Y quiere que los encienda. Después,

cuando pasen el pastel y todo eso. Muy bien.

Hola.

Isaac. Isaac Vila. El hermano de Natalia, ¿te acuerdas?

Nos conocimos en su cumpleaños.

Te enseñé unas aplicaciones y nos echamos unas risas.

No te había reconocido. -Ya, bueno,

estoy más gordo del divorcio.

Que no como nada, ¿sabes? Pero a mí me engorda una pera.

Está bien, así me puedo centrar más en la fotografía.

Yo soy arquitecto, tengo una farmacia... mis padres.

Lo siento. Por lo del divorcio, digo.

No pasa nada.

Tú, sin embargo, estás estupenda, ¿sabes?

Dos besos, ¿no?

Ya salen. -Sí, eh...

(Marcha nupcial)

(HOMBRE) ¡Vivan los novios! (MUCHOS) ¡Vivan!

(ORTIGOSA) Gracias, de verdad. (NATALIA) Gracias.

Pero ¿qué mariconada es esta de las flores?

Venga, toma arroz, hombre, que me ha sobrado de la paella.

Dale arroz, Catalina.

Las flores para las avispas, como decía aquel. (RÍE)

-¡Vivan los novios! -¡Guapa!

¡Guapa!

¡Guapa! -¡Vivan los novios!

(ISAAC) A los ojos. ¡En la cara!

-¡Vivan los novios! -¡Vivan los novios!

¡Vivan los novios! -¡Vivan!

Vamos a hacernos un selfi. -Venga.

Foto. Bueno.

(Disparo fotografía)

(Mensaje de móvil)

"¿Qué pasa chavales?

Esta mañana me he levantado, he meado... ".

Marisa. -Ernesto.

¿Qué haces aquí?

Tranquilo, no vengo por temas laborales.

Ah, ¿no? -No.

Es algo... personal. Bueno, también hay algo de profesional.

Sigues siendo más contradictoria que Unamuno.

Venía a celebrar algo.

Soy la nueva enlace de Presidencia con este ministerio.

¿La sustituta de Susana Torres?

Exacto.

Ah. Bueno, pues entonces...

(Música renacentista)

(HOMBRE) Esta copa tiene un agujero. Ponme otra, ¿o qué?

Disculpa. ¿Sí?

¿No llevarás un imperdible, por casualidad?

¿Se te ha roto algo?

Se ha descosido el pantalón, pero no se nota mucho.

Podemos preguntar si alguien lleva. No, no te preocupes.

Me llamo Irene. Rocío.

Encantada. Encantada.

¿Eres amiga de Natalia?

Sí y compañera de promoción. Enfermera, qué bien.

Así me puedes socorrer, si hace falta.

Bueno, si hace falta, lo que sea.

Vaya, vaya, vaya. Dos bellas damas solas.

Qué suerte la mía. Mirad, esto es para vosotras.

Gracias, yo ya tengo cava.

Anda, mujer, no me hagas esto. Me han costado una pasta.

¿Tú? Yo prefiero no mezclar.

Oh, qué sosa.

(SUSURRA ALGO)

Perdón.

¿Qué le has dicho? Lo justo para que nos deje en paz.

Pues me tienes que decir la fórmula, porque funciona.

Cuando quieras, pero mejor en un sitio donde no nos oiga nadie.

(SALVADOR) Perdón. Irene, acaba de llamar Velázquez.

Se ha perdido. ¿Ortigosa nos dio algún plano para llegar aquí?

Sí, claro, se lo reenvié al chófer. Ajá.

Os dejo que lo solucionéis.

Y luego me cuentas lo que le has dicho al pesado ese.

Cuándo quieras.

¿Un poco de champán? -No, no, gracias.

Gracias. Se lo reenvío a Velázquez.

(Descorchado con presión)

Ya está. No sé si será bueno o no, no entiendo de estas cosas, pero...

es lo único que he encontrado en la cafetería.

Tranquilo, servirá. -Muy bien.

Entonces... por mi nueva jefa.

Porque tengamos más cosas que celebrar trabajando juntos.

Chinchín.

¿Qué te pasa?

Espero que...

Nada, cosas mías.

Ya sé lo que estás pensando.

Crees que es otra maniobra política contra Salvador.

Puedes estar tranquilo.

No soy una arribista, como lo era Susana Torres.

Sencillamente os ayudaré a mantener todo esto en orden.

Bien.

Entonces eso se merece otro brindis.

Vamos allá.

Por el Ministerio. -Por el Ministerio.

(Música de violín y piano)

Bueno, es que no me cuenta nada de su trabajo.

Normal, es muy aburrido, ¿verdad? Pura burocracia.

Un coñazo, papeleo, más papeleo...

Es tan reservado que pensaba que era agente del CNI.

Qué desilusión. (RÍE)

¿Y no habéis pensado en buscar un trabajo más estimulante?

Lo digo con todo el cariño, ¿eh?

Pues sí, igual deberíamos,

algo más emocionante. Sí.

De todas formas, surgirá alguna relación sentimental,

para romper la monotonía.

Bueno, eso deberías preguntárselo a Ortigosa y Natalia.

No, si lo decía por vosotros.

¿Nosotros? ¿Nosotros? Nosotros no.

No, no, no. Qué va.

Julián y yo no. Para nada.

Da igual. Los actores debéis entrar por la puerta de servicio.

Lo digo todo el rato, ¿eh? Venga, hombre.

¿Lo están pasando bien? Bien, muy bien.

¿Va a haber función? Sí, la representación

de la leyenda del castillo. ¿Leyenda? ¿Qué leyenda?

La leyenda de la joven Constanza,

que casó con don Fadrique allá por 1200.

¿Don Fadrique de Villaespesa?

Sí. ¿La conoce? Bueno, fue uno de los héroes

de la batalla de las Navas de Tolosa.

Luchó con los Lara y con Alfonso VIII.

Entonces fue un gran hombre, ¿no?

Bueno, la leyenda no lo deja muy bien parado.

¿Qué dice la leyenda? Si lo cuenta,

nos hará un "spoiler" de la función.

¿Un qué?

Cuente, cuente. Bueno, les hago un resumen.

El señor de este castillo

se enamoró de una joven llamada Constanza.

El padre de la doncella la prometió a este señor

para sacar a su familia de la pobreza.

Pero ella estaba enamorada de un joven pastor.

Lo típico.

¿Y qué pasó con los enamorados? ¿Huyeron?

Bueno, lo intentaron, pero sin suerte.

Marchaos, os lo ruego.

Si os quedáis aquí, Fadrique os matará.

Si me voy sin vos, quien me matará será la pena.

A lo que Constanza replicó:

"Tenéis razón.

Me iré con vos.

Deteneos en nombre del señor de estas tierras",

amenazó don Fadrique.

El joven, Sancho, no había cogido una espada en su vida,

pero retó a don Fadrique por el amor de Constanza.

Qué insensato. Si el tal Fadrique era de verdad un héroe,

no tenía nada que hacer. Exacto.

(CLAUDIA) "Parece que el Altísimo ha estado a mi vera.

Mi señor, no lo matéis.

Dejadlo vivir, por Dios.

Un duelo entre caballeros siempre es a muerte".

Cogió su espada,

Y la apretó muy fuerte contra el pecho de Sancho.

Fin.

Y Constanza se casó con ese cabrón.

Eso dice la leyenda.

Pero la misma noche de la boda huyó.

¿Huyó? ¿Adónde?

Hacia su final.

Huy, es la hora del banquete. ¿Qué ocurrió con la dama?

Se suicidó tirándose por la almena.

Pero no lo tomen muy en serio, es solo una leyenda.

Sí, sí, te escucho.

Tenemos que ir entrando, ¿eh?

(Algarabía de mucha gente)

(MUCHOS) (COREAN) ¡Que se besen! ¡Que se besen!

¡Que se besen!

¡Que se besen! -¡Viva la novia!

(MUCHOS) ¡Viva! -¡Vivan los novios!

(Aplausos y vítores)

Bueno, queríamos agradecer que estéis aquí con nosotros

en un día ten importante, ¿vale?

Es muy importante para nosotros, muchas gracias.

Y bueno, nada, ahora... a darle a la manduca.

Venga. -¡Viva el novio!

(MUCHOS) ¡Viva! -Buscad vuestro asiento.

Los nombres están en las mesas. -¡Viva la novia!

(Música instrumental, piano)

Por fin me he encontrado. ¿Nos sentamos?

Sí, por favor.

Buenas noches. ¿Qué tal?

Aún recuerdo la pelotera que tuve con mi esposa

en nuestra boda para colocar a los invitados.

Nuestra primera crisis matrimonial. Es que no es fácil.

¿Qué?

Soy el hermano de la afortunada. Ya he probado el menú.

Nos vamos a poner como el tenazas. ¿Os mola el castillo o qué?

Es de mi criado.

No, pero bueno, hombre, que está bien y eso, ¿no?

(SALVADOR) Hombre.

Hombre, por fin ha llegado.

Qué bien, nos han puesto juntos. -Oh, qué ilusión.

Gracias. Ay, me he levantado

con una jaqueca horrible.

Una de mis habituales migrañas.

La resaca por lo de ayer. Sí, yo pensaba lo mismo,

pero dicen que la cerveza quita la resaca

y esta mañana llevo dos y sigo igual.

Entonces, seguro que es migraña. Seguro.

¡Chico! Un tercio.

¿Qué dote aporta la novia?

Velázquez, por favor, estamos en el siglo XXI.

La dote de mi esposa fue una casa de 1200 ducados.

más 500 el ajuar, no me vino nada mal.

¿Y la de su esposa?

Mi esposa me aportó algo más valioso que una dote matrimonial.

¿El qué?

40 años de felicidad.

Creo que se han olvidado de mí.

No, qué va, mira, te han puesto aquí.

Rocío.

Qué raro.

Si quieres hablar con la "wedding planner"

para que te ponga con tus compañeros.

No, he venido sola. Aquí estaré bien.

Además, con tal de no hablar con esa petarda...

Claro. ¡Vivan los novios!

¡Vivan!

Ay.

-¡Un brindis por los novios!

(MARISA) Qué triste historia, acabar conociendo a tu hijo

y que te diga que encantado, pero que no tiene necesidad de ti.

(ERNESTO) Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio.

Serrat. -Sí.

Marisa, gracias por haber pensado en mí.

No tiene mucho mérito. No tenía a nadie más.

Después de lo nuestro, ¿nunca has tenido otra relación?

Sí, con otro agente.

Ramón, se llamaba.

Se fue a una misión con Hernán Cortés y nunca regresó.

Después de ti y de él decidí

que nunca más tendría nada con alguien del Ministerio.

Me casé con mi trabajo y solo con mi trabajo.

Sí, a mí también me ha pasado lo mismo.

Lo que pasa es que de vez en cuando

me gusta recordar a la gente que he querido.

Al final solo quedan los buenos recuerdos.

En eso me gustaría ser como tú.

Yo solo me acuerdo de los malos.

Va a haber que ir a por otra botella.

A la orden, jefa.

(VELÁZQUEZ) No, Salvador, de verdad.

Yo considero que...

Permíteme... que lo tutee.

Que está equivocado. Estás equivocado.

Porque... Porque Venus...

A ver, Dios... No.

El amor es hijo de la belleza

con mayúsculas.

Como Cupido lo es de la diosa Venus. Y estoy diciendo

que la... lo... los mitos hay que humanizarlos.

Hablemos de humanizar los mitos, porque Venus está en...

No hay más bella que cualquier...

matrona italiana. Venus está en todas las mujeres.

En todas. -Diego, Diego, ¡Diego!

Diego, ¿quiere calmarse un poco, por favor?

No se lo puede sacar de casa. -Trabajas con gente muy rara.

(RÍE) Huy, ni te lo imaginas.

-¡Princesa! -¡Vivan los novios!

(Música de vals, vítores)

No se acerque. No se acerque.

Déjeme... Quite de encima. Déjeme en paz.

Yo de niño bailaba, bailaba superbien.

Me quería fichar la Filarm... Cuidado.

Me quería fichar la Filarmónica de Viena.

En la sección de... de danza.

Pero claro, justo en ese momento me jodí la rodilla.

Rotura de ligamento cruzado.

O sea que tuve que dejar la danza,

tuve que dejar también el Real Madrid,

que estaba en los alevines, los del Real Madrid.

Me entrenaba Camacho.

Pero bueno, así por lo menos estudié.

¿Te pasa algo? No.

No, estaba pensando en la chica de la leyenda.

Ella no tuvo una boda tan feliz.

(Pasos acercándose a la carrera)

(CHISTA) Por favor.

¡La dama se escapa! ¡La guardia!

Mírame, que te estoy hablando a ti.

Y esta... ¿de dónde ha salido?

(Música romántica)

Será un placer.

Aquí callado y quieto.

(Silbido)

¿Por qué estáis aquí todavía? Os dije que huyerais.

No sin vos. -¿Yo? Yo no puedo.

Mi padre me obliga a casarme. -Con quien no amáis.

-Marchad, os lo ruego.

Si os quedáis aquí, Fadrique os matará.

-Si me voy sin vos, la que me matará será la pena.

-Tenéis razón, iré con vos.

-Deteneos en nombre del señor de estas tierras.

-¿Por qué estáis aquí todavía? Os dije que huyerais.

-No sin vos. -¿Yo? Yo no puedo.

Mi padre me obliga a casarme. -Con quien no amáis.

-Marchad, os lo ruego.

Si os quedáis aquí, Fadrique os matará.

-Si me voy sin vos, quien me matará será la pena.

-Tenéis razón, iré con vos.

¡Julián!

¿Bailas?

Sí.

Quería hablar contigo.

Yo llevo intentándolo desde que volví, pero no me has dado opción.

Lo siento. Han pasado tantas cosas que...

¿Qué pasa?

¡Eh! ¡Espera, no lo hagas!

Ahí está.

Pero ¿esta chica no es...? Constanza.

No, no os acerquéis a mí, demonios.

No somos demonios, somos gente normal.

Solo queremos ayudarte, ¿vale? No. No podéis ayudarme.

Nadie puede ayudarme.

Es de carne y hueso. ¿Qué va a ser, de corchopán?

Quiero decir que no es un fantasma. La leyenda se ha hecho realidad.

¿Quiénes sois? ¿De qué leyenda habláis?

Os persigue don Fabrique, ¿verdad?

¿Cómo lo sabéis?

¿Dónde...? ¿Dónde estoy?

Lejos de vuestro hogar. ¿Cómo has llegado hasta aquí?

Por una puerta escondida.

Por una puerta del demonio.

Si ella ha encontrado la puerta, los que la siguen también pueden.

Hay que avisar a Salvador y Alonso cuanto antes.

Mierda. Me he dejado el móvil en la mesa. Me cago en la puta.

(SAAVEDRA) No hay rastro de ella.

Es cosa del diablo.

Dejaros de estupideces.

Tiene que haber alguna explicación.

Hay una corriente de aire.

Y viene...

de por aquí.

Vamos.

O venís conmigo...

o juro que no tendréis que temer al diablo, sino a mí.

Cobardes.

Vamos.

Vamos, no podemos seguir aquí.

No. No, no, no. Si me ve, me matará.

A ti y a todos. Venid con nosotros.

Estaréis a salvo.

Mira. Esta es mi cara y está en el cuerpo de Bertín Osborne,

una aplicación que ha salido. Llevo toda la tarde con esto.

Hay 1000 combinaciones posibles, las que quieras.

(Música romántica)

(Campanilla)

(Campanilla)

Atención. Atención, por favor.

A continuación asistirán a una representación

de la leyenda de Constanza y don Fadrique.

¿Me apagan los teléfonos móviles?

Qué coñazo. -Que comience la función.

Entran actores.

¡Constanza!

¿Dónde está mi Constanza?

¿Y estos? No estaban contratados.

(FADRIQUE) ¿Dónde está mi esposa?

Y que luego digan que los actores españoles son malos...

Un poco sobreactuados, ¿no cree?

Desde el Siglo de Oro, no ha habido nada bueno en la cartelera.

Si alguno está intentando ocultarla...

¿Se puede saber qué clase de pantomima es esta?

Nosotros hemos contratado...

(Aplauso cerrado)

¡Silencio!

Buscad en la estancia.

Debajo de las mesas.

Al que abra la boca, degolladlo.

(ISAAC) Ahí va, chaval, cómo lleva la piñata este.

(SUSURRA) Esos ropajes, esas espadas...

¿Pensáis lo mismo que yo? Sí.

Que no es una representación teatral.

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

¿Qué artefacto es este?

(Móvil)

Lo que he soñado ver a un actor hacer eso cuando suena en el teatro.

¿Queréis que intervenga? No.

Mejor quedarse quieto.

-¿Dónde está mi esposa? -¿E Irene?

(Aplausos)

(SOLDADO) Al que vuelva a tocar las palmas le corto el cuello.

Parece que en el banquete se lo están pasando pipa con el teatrillo.

Pues yo tengo una idea para pasárnoslo bien también nosotras.

¿Te pasa algo? Es que...

Es la primera vez que lo hago.

¿Con una mujer?

No.

En unos lavabos.

Pues siempre tiene que haber una primera vez para todo.

(RÍE)

Están vivos.

(FADRIQUE) ¿Dónde está mi esposa? -Es él. Está aquí.

Ha encontrado la puerta. Estará asustado y deseando volver.

Quizá, si hablamos con ellos, entren en razón.

No creo que sirva de mucho hablar con ellos.

¿Qué buscas? Un móvil.

Aquí hay uno. Vale.

¿Sabes el número del Ministerio? Sí.

Venga. ¿De qué estáis hablando?

¿Qué es esa cosa? No entiendo nada. Ahora te lo explico todo.

No llegarán a tiempo. Sí, si consigo ganar tiempo.

¿Qué vas a hacer?

Hablar con el tal Fadrique. Os matará.

Es un asesino sin alma.

Tranquila, no volverás con él.

Amelia, toma. Toma este mechero y haced lo que os voy a decir.

¿De acuerdo?

(FADRIQUE) ¿Dónde se habrá escondido?

-Aquí no está, mi señor.

¿En qué estás pensando?

En cuántas botellas nos tenemos que beber...

antes de que nos atrevamos...

a besarnos.

Ay, creía que no ibas a dar el paso nunca.

Pues podías haberlo dado tú.

(Móvil, sintonía "MDT")

Oh. -No, no, no. No lo cojas.

No, no, no. Si no sé quién es. (RÍE)

(Móvil, sintonía "MDT")

Vaya.

Caray. Caray, espera. Espera un momento, a ver.

(ERNESTO) "¿Sí?". Necesitamos ayuda.

¿Qué pasa?

En el castillo hay una puerta del tiempo.

No será una broma, ¿verdad? "No, no es ninguna broma, no".

¿Qué tipo de ayuda?

Ayuda armada. Es un señor feudal del siglo XIII.

Llame a Spínola.

Espere.

Espere un momento.

Mucho me temo que está llegando a Ostende.

Veré lo que puedo hacer.

¿Problemas?

Y de los gordos.

Decidnos dónde se esconde Constanza.

O sufriréis las consecuencias.

(Golpe seco)

¿Nadie va a decir dónde está mi esposa?

(Vaso rompiéndose en el suelo)

Muy bien.

Entonces veréis que soy un hombre de palabra.

Ella.

¡Basta ya! Por Dios, que es una obra de teatro.

No deis un paso más o moriréis.

Dicen de vos que sois un caballero.

Pero un caballero no atacaría a personas indefensas.

Matadlo.

(Altavoz acoplándose)

¡Fadrique!

Buah, hala, Ramón García, chaval.

Tocad a ese hombre y arderéis en el infierno.

¿Por qué sabe vuestro nombre?

Yo... lo sé todo.

No es una obra de teatro, ¿verdad? -No, no lo es.

Vos, Fadrique, habéis matado a un pobre pastor llamado Sancho

solo para desposaros con su amante, Constanza.

Y ahora amenazáis con matar a más inocentes.

¿Os parece ese un comportamiento digno

de un hombre devoto de Dios?

No puede ser.

No podéis saber todo eso. Y sin embargo, lo sé.

Y sé que tal y como Dios envió una lluvia de azufre y llamas

sobre Sodoma y Gomorra para condenar su maldad...

lo mismo hará con este impío lugar.

El cielo se abrirá para dar paso a una tormenta de fuego

de 1000 colores.

Quedaréis reducidos a cenizas por lo que habéis hecho.

No. No os creo.

No es necesario.

Basta con que miréis al cielo.

¡Que se encienda el cielo!

(Chasquidos de mechero)

¡Que se encienda el cielo!

¡Que se encienda.. el cielo!

(MASCULLA) La madre que lo parió. (FADRIQUE RÍE)

(Risas)

Por fin.

¡Que se encienda el cielo, cojones!

(Silbido de cohete)

(Fuera, fuegos artificiales)

Es el diablo en persona.

El Señor nos está castigando.

Vámonos.

Pero no nos iremos solos.

He perdido una esposa,

pero acabo de ganar otra.

¡Vivan los novios!

(Música en los auriculares)

(FADRIQUE) ¡Vamos!

Que acabo de fregar.

(FADRIQUE) Salid, rápido.

Tenemos que sellar la puerta a este infierno.

Falta Nuño. -¡Nuño! ¡Nuño!

Nuño no vendrá.

Quiero hablar con vos. Alonso.

Tranquila, pronto volveremos a casa.

Marchaos por donde habéis venido ahora que estáis a tiempo.

Si tan bravo sois, ¿por qué no os batís en duelo conmigo?

Por ella. A muerte.

¿Vos sabéis cuántos duelos he tenido en mi vida?

Sean los que sean, está claro que habéis salido vencedor.

Si tan ducho sois con la espada, que no os importe un duelo más.

¿Estás loco? Tranquila, esto acabará enseguida.

En eso estamos de acuerdo.

Estáis tan falto de honor

que no respetáis ni las reglas básicas de un duelo.

Las únicas reglas de un duelo es que el perdedor muere.

Tengo unos reflejos prodigiosos.

Acabad de una vez. Así vais a matar a un hombre indefenso.

Los duelos a muerte entre caballeros, a muerte son.

¡Ah! ¡Ah!

Pero vos no merecéis ser tratado como un caballero.

Espero que cumpláis en la Batalla de las Navas de Tolosa,

como dice la historia.

Y espero que los hombres del rey Alfonso sean mejor que vos.

¿Las Navas de Tolosa? Allí no ha habido ninguna batalla.

Pero la habrá.

Ahora marchaos.

Fuera.

¿Quién eres, Alonso?

Os lo contaré todo, pero ahora tenemos que salir de aquí, vamos.

Mejor te espero fuera.

Perdoné la vida a ese indeseable.

Aunque hubiese querido aplastarlo. (SALVADOR) Ha hecho bien.

-Que no se mueva nadie.

Tengo a mis hombres fuera esperando. ¿Adónde hay que ir?

Spínola, llega tarde. Está todo resuelto.

¿Y por qué no me han avisado?

¿Para qué tienen esos malditos... teléfonos?

Pues he dejado Ostende con un lío...

Como ese Bucquoy consiga levantar el maldito dique,

lo vamos a lamentar todos.

Bueno, bueno, otro actorcillo. Esto es un no parar, ¿eh?

¿De dónde has sacado este traje, macho? ¿De caramelos Paco? Sí, ¿eh?

(Golpe seco)

¿Y este mequetrefe quién es? Alguien tenía que hacerlo.

En fin, si no me necesitan, me vuelo a Ostende.

Caballeros.

¿Ha pasado algo?

Parece que ha terminado el espectáculo.

Sí, y no sabe lo que se ha perdido.

Ha resultado ser una boda...

a ver como lo digo, un tanto... medieval.

Sí, sí. Ah, muy bien. Y... Y siento mucho lo ocurrido.

De acuerdo, aquí los espero.

Cuenta, ¿cómo ha ido todo?

Mal, muy mal, pero podía haber ido peor, así que no nos quejaremos.

¿Me pasarás informe de lo ocurrido? -Por supuesto.

Nos vemos. -Sí.

Marisa.

¿Sí?

Que...

si no hubiera sonado el teléfono...

Pienso como tú.

Pero ha sonado.

Y tal vez sea lo mejor que ha podido pasar.

¿Tú crees? -No lo sé.

Pero el destino es el que es. -Sí.

Y es una mierda.

Anda, cuídate.

¿Quién iba a pensar que en el castillo hay una puerta del tiempo?

Desde luego sí que ha sido mala suerte.

Sí.

Y no podemos quejarnos.

Todos los invitados que no eran funcionarios

se creyeron que aquello era una representación teatral.

Ayudó bastante la cogorza que tenía la mayoría.

Efectivamente.

Porque hay que tener cojones para tragarse que era una interpretación.

Ni los actores de la BBC tenían esos registros ni esa veracidad.

La que me preocupa es... Constanza.

Devolverla a su época no es una opción.

Fadrique la estará esperando.

Y acabará tirándose por la almena del castillo.

Terrible ser mujer en aquella época. En esa y en otras muchas.

No hay que viajar muy lejos para comprobarlo.

Perdón. Me he enterado de lo de la boda de Ortigosa. ¿Cómo están todos?

Bien, dentro de lo que cabe.

(SUSPIRA) Ay, gracias a Dios.

Pues voy a cambiarme y echo una mano en lo que haga falta.

Un momento, Angustias.

Angustias, no se cambie.

Puede que haya una novicia más para el convento.

(Móvil)

¿Algo urgente? ¿Eh?

No, no, no. Temas personales.

¿Hola?

Te llamo luego.

Estará rodeada de unas mujeres fantásticas.

Y comerás de miedo, te lo digo yo.

Pasa, es por aquí.

Cuidado que quema un poco.

Maldito microondas del demonio... No me aclaro con él.

Le doy al botón de... Alonso.

Lo que menos me importa en este momento es el microondas.

Hay dos frases que odio en esta vida.

Una es "esto no es lo que parece" y otra "tenemos que hablar".

Las dos me vienen al pelo.

Creo que tenemos que hablar

y quiero saber si lo que parecía en la boda era lo que parecía.

Vamos a sentarnos.

Esto nos va a llevar un rato.

Y mi cuñado se quejaba de su boda porque le llovió.

Hay que joderse.

Amelia, Constanza va estar bien. Ya has oído a Salvador.

Tranquilo, estoy bien.

Pues si estás bien, me encantaría que me dijeras...

lo que me ibas a decir en la boda.

Ahora soy como los demás.

¿De qué hablas?

Mi futuro vuelve a ser una hoja en blanco.

No te entiendo nada.

En esta foto, entre tú y yo, había un bebé.

Se ha borrado como por arte de magia.

¿Entre tú y yo había un bebé?

Pero si nuestra boda era una pantomima.

Pues fíjate tú con la pantomima.

¿Y qué ha pasado para que haya cambiado todo?

Me acosté con Pacino.

Hemos perdido.

Nuestra Grande y Felicísima Armada ha sido derrotada por los ingleses.

Así es, majestad.

(ELENA) "Adiós, Alonso.

Un día me dijiste que a tu lado nunca tendría miedo.

Te equivocaste".

Amelia, tú no tienes culpa de nada. Soy yo el que soy...

como el rey Midas, pero en chungo.

Lo que toco lo convierto en mierda.

Las primeras cuentas hablan de 70 naves hundidas

y más de 10 000 hombres muertos.

He fracasado. -Llamad a de las Cuevas.

¿Queréis llamar al secretario del Ministerio del Tiempo?

Sí. La Armada volverá a zarpar.

Y esta vez será para vencer.

Pensé que yo era el lobo y tú el corderito y ha resultado al revés.

Con respecto a lo de la otra noche...

¿Qué noche?

La experiencia me dice que después de la calma,

viene una tempestad, y de las gordas.

¿Cómo que no puedo viajar al pasado?

Son las reglas que impuso Isabel la Católica cuando fundó el Ministerio.

Hemos recibido una alerta de 1588. El secretario del Ministerio

ha desaparecido. -¿Desaparecido?

El origen de la democracia en España...

está en peligro.

¿Quién me iba a decir

que iba a tardar menos en viajar cuatro siglos al futuro

que en ir a cazar a la Casa de Campo?

Aunque debo confesar que esperaba algo un poco más espectacular.

  • T2 - Capítulo 20: Hasta que el tiempo os separe

El Ministerio del Tiempo - T2 - Capítulo 20: Hasta que el tiempo os separe

16 may 2016

Dicen que una boda trae nuevas bodas, teoría a la que se apunta Irene; pero para Salvador y Julián asistir al enlace supone revivir las suyas y tiempos mejores que ya no volverán. Pronto tendrán que dejar de pensar en ello, porque se celebra en un castillo convertido en salón de bodas.

El castillo en el que se celebra el enlace esconde una leyenda que volverá a la época actual a través de una puerta no catalogada. La leyenda es la de la joven Constanza que no pudo casarse con su amado (un humilde pastor) por culpa de Fadrique, señor del castillo en el año 1212. El problema surge cuando se descubre que la leyenda es real. Y que en el castillo hay una puerta del tiempo no catalogada por el Ministerio.

El capítulo cuenta con la participación de los actores Nancho Novo, Patrick Criado y Raúl Cimas, y un cameo especial de Pepe Rodríguez, jurado de MasterChef.

ver más sobre "El Ministerio del Tiempo - T2 - Capítulo 20: Hasta que el tiempo os separe" ver menos sobre "El Ministerio del Tiempo - T2 - Capítulo 20: Hasta que el tiempo os separe"
Programas completos (27)
Clips

Los últimos 560 programas de El Ministerio del Tiempo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Felipe

    La canción que aparece como baile de la boda como se llama? No la encuentro por ningún lado

    14 jun 2017
  2. Pilar

    Desde Senegal he podido ver toooodos los capítulos de la primera y segunda temporada hasta éste, que no puedo ni ver ni descargar, por queeeeeé? Qué crueldad! Poned los capítulos a la venta, al menos, para que se puedan comprar. Y otra cosa, a ver si desde la página de RTVR alguien puede explicar cuál es la lógica de la censura , porque poder ver unos capítulos sí, otros no y así, es un desconcierto que no se entiende. Deberían dar o escribir una explicación clara por favor.

    01 jun 2017
  3. Manolete

    Desde Mexico tampoco se puede ver ni este capitulo ni el siguiente. A ver si se espabilan y se ponen las pilas que ya son muchos comentarios al respecto. No nos impidan ver esta serie tan buena y original felicidades a todos los que la hacen posible... ya solo falta que se solucione financiamiento también para la de EL CASO felicidades a Guillén Cuervo tambien. Estas series son cultura y los gobiernos deben de dotar con recursos para fomentar su creación. Y los de TVE ponerse a ver que pasa con estos dos capítulos en Iberoamerica y USa. Saludos

    15 mar 2017
  4. A

    Desde Chile no puedo verla. Hay que habilitar algo?

    13 nov 2016
  5. Cotui1020

    Desde estados unidos tambien suplicamos por la tem.3

    21 ago 2016
  6. Tiopacos

    desde estdos unidos. Tambien pedimos la tem.3. Please

    21 ago 2016
  7. Oscar

    Magnifica serie,vivo en Miami y no me pierdo un solo capítulo.Felicidades por tan magnifico trabajo.

    07 jun 2016
  8. victor garcia

    Saludos. Soy Víctor, un puertorriqueño entusiasta de su serie qué es por mucho, la de mayor calidad filmica, creatividad, innovación e ingenio en la TV hispanoamericana. ¿La traducen a otros idiomas? Está sería tiene el potencial de ser un verdadero hit mundial si es llevada a otros idiomas. Deberían lanzar además varios largometrajes y llevar a los actores por un tour hispanoamericano.

    29 may 2016
  9. Andrea

    Hola, soy de México y no puedo ver el capítulo me podrían ayudar.

    28 may 2016
  10. Lolo Moya

    Buenas!! Alguien me podría decir el título de la canción que sale en el minuto 03:50 de este episodio? He buscado por muchos sitios y no aparece. Gracias

    28 may 2016