www.rtve.es /pages/rtve-player-app/1.6.18/js
3521756
No recomendado para menores de 12 años El Ministerio del Tiempo - T2 - Capítulo 13: Un virus de otro tiempo - Ver ahora reproducir video 01h 10 min
Transcripción completa

(MICAELA) (GRUÑE POR ESFUERZO) Empuje, Micaela.

Más fuerte, vamos. (MICAELA) (GRUÑE POR ESFUERZO)

¡Empuje! ¡Ah!

Un poco más, un poco más. Ya está casi, un poco más.

¡Vamos!

¡Fuerte!

Dime qué ves.

Es que no veo nada, joder. Igual que yo.

No poder ayudar por ser un hombre, esto es absurdo.

Son sus costumbres, Vargas.

Irene, ¿estás bien? Sí, estoy bien.

No sé qué hacer. Tendrá el cordón enrollado.

¿Conoces la maniobra de Somersault?

Se acabó.

Por Dios, señora, soy médico, ¿qué costumbres gitanas ni qué...?

¿No quiere que nazca su nieto?

De acuerdo, señora, usted manda.

Rápido, Irene, toma.

¿Qué hago con esto? Es un fórceps.

Con las dos palas, primero una y luego otra,

coges la cabeza del feto y la extraes.

Traigo el agua y paños. -A buenas horas.

Lávalo. ¿Has ido al Tibidabo?

Irene, ¿de verdad estás bien? Sí, solo necesito un minuto.

Ya viene.

¡Empuje! ¡Empuje! Vamos, que lo tengo.

Empuje. Empuja, empuja ahora. Empuja, Micaela.

¡Empuja!

Ya lo tengo, empuja un poco más. Empuja.

Toma, toma.

Ya está aquí.

Tranquila, ya lo tengo.

Ya está aquí, ya está aquí.

Trae.

Ya está aquí, tranquila.

(BEBÉ) (LLORA) Ya está aquí.

(BEBÉ) (LLORA)

Es una niña.

Es preciosa, Micaela.

Mira cómo se mueve, qué arte tiene.

Se va a llamar Carmen.

Carmen Amaya.

(TOSE)

(Sintonía "Ministerio del Tiempo")

¿Han dejado a Irene en el siglo pasado?

Los síntomas apuntan a gripe española.

¿La dejan atrás por una gripe? -Fue una epidemia mundial.

Esa gripe mató a 50 millones de personas en un año,

cinco veces más que la Primera Guerra Mundial.

Pero eso fue en el año... -1918.

Ha pasado casi un siglo de eso.

-Y la población ha perdido la inmunidad.

Si la traemos, puede suceder como en América.

Los conquistadores llevaron la viruela al Nuevo Mundo

y millones de personas murieron. -Hoy hay antibióticos.

Pero no curan las infecciones víricas.

-Hágale caso. Vargas salvó a Fernando, el Católico,

en su atentado de Barcelona.

Por algo es jefe de los servicios médicos.

Y yo soy quien manda aquí.

Quiero que vuelva.

Si la traemos, traeremos el virus al presente.

Podemos provocar una pandemia a escala planetaria.

El virus de la gripe se contagia con facilidad.

Acabo de aterrizar en el cargo y no me conocen lo suficiente.

A partir de ahora se acabaron los malos hábitos del pasado.

Y uno de ellos es que aquí nunca se deja ningún agente atrás.

No vamos a dejar a Irene allí. Punto.

Se arrepentirá de tomar esta decisión.

No me gusta que me amenace.

No es una amenaza, es una advertencia.

(Sirena policial)

Muy buena, algo escasa, eso sí.

Muchas gracias por esperar.

Por cierto, Alonso,

mañana no estaría mal que llegaras un poco tarde a casa.

Viene a visitarme... Otra dama, ¿no?

Sí, otra dama. Si supieran que están liadas

con un tío de 1943...

iban a alucinar.

Por Dios, sois insaciable.

Os gusta más el fornicio que a Lope de Vega.

Bueno, hoy por mí, mañana por ti.

Lo dudo mucho. Ay...

Las damas de esta época y yo somos como el agua y el aceite.

Quizá lo del agua tiene algo que ver.

¿A qué os referís? Vuestra higiene, Alonso.

Mira que hice la mili en Ceuta y estoy curado de espanto,

pero lo vuestro... Vos también.

Os voy a decir una cosa. El agua en exceso ablanda el cuerpo

y abre los poros permitiendo la entrada a las enfermedades.

Que lo sepáis. Vale, tranqui, era una sugerencia.

Yo que tú, mañana me abría los poros antes de salir, ¿eh?

(TOSE)

(TOSE, RESPIRA CON DIFICULTAD)

Gracias, Ramón. Yo me encargo del resto.

Después de quitarse el traje, lavarse a conciencia.

De acuerdo, tranquilo. Venga, hasta mañana.

¿Se curará?

Eso dependerá de sus defensas.

Es fuerte,

pero hay que ver su evolución en las próximas 48 horas.

(TOSE)

Lamento si antes le he parecido autoritaria.

Solo pretendo que se humanice el trato a los agentes.

(TOSE)

De momento, seamos discretos. No quiero provocar la alarma.

Mañana cierre la enfermería y atienda a la gente en otro cuarto.

¿Con qué excusa? -Algo se le ocurrirá.

(TOSE)

¿Adivinan adónde los voy a mandar?

Pues hombre, yo me hago una ligera idea.

A la Feria de Abril de Sevilla. Qué envidia me dan.

¿Cómo? Soy de Sevilla y estos trajes no son de mi tierra.

¿De qué trata la misión?

Ha llegado un aviso desde el Ministerio de 1991.

Se ha encontrado una remesa en mal estado para "pescaíto" frito

que hay que retirar del mercado.

¿Por qué no llaman al departamento de sanidad de esa época?

Bastaría si en las cajas no viniera impresa esta fecha.

-Se están deshaciendo de todo el material en mal estado

y es alguien que viaja en el tiempo. -Hay que descubrir quién ha sido

y eliminar esa partida en mal estado.

Un escándalo en Sevilla un año antes de la exposición universal del 92

podría ser terrible.

¿Se siguen celebrando exposiciones universales

en esta época? Así es.

¿Y eso qué es? Que Amelia se lo explique de camino.

Puerta... 2020.

En una hora un agente los espera en Sevilla.

Alonso. ¿Eh?

Huele usted muy bien.

Ya era hora.

Gracias.

Menos mal, pensé que no venías. -Ponerse este traje no es fácil.

¿Qué tal está? -Estable, dentro de la gravedad.

Esto es una locura. Me gustaría saber

si se hubiera montado este operativo si el enfermo fuera un agente raso

en vez de una jefa. -Ni de coña, te lo digo yo.

Eh, ¿qué tal?

¿Cómo estás?

Hasta luego.

Alonso.

Vamos.

Ya nos tomamos un rebujito en Sevilla.

Venga, vamos.

¿Esto lo llevan todos los días? Es muy incómodo.

¿Te has perfumado?

Ha sido idea de Pacino. Buena idea.

Bueno, ya está bien.

Si antes apestaba, ¿por qué nadie me dijo nada?

Para que no te molestases.

(Sirena de emergencias)

Está cerrada.

Las han bloqueado.

(MEGAFONÍA) "Aviso a todos los funcionarios.

Desalojen los pasillos de las puertas ordenadamente

y acudan al claustro de inmediato.

Repito.

Salgan de los pasillos de las puertas ordenadamente

y acudan al claustro de inmediato.

Esto no es un simulacro.

Aviso a todos los funcionarios.

Desalojen los pasillos de las puertas ordenadamente

y acudan al claustro de inmediato".

¿Sabes qué ha pasado? -Nos lo cuentan arriba.

(MEGAFONÍA) "...de las puertas ordenadamente

y acudan al claustro de inmediato.

Esto no es un simulacro.

Aviso a todos los funcionarios.

Desalojen los pasillos de las puertas ordenadamente

y acudan al claustro de inmediato.

Repito. Desalojen los pasillos de las puertas ordenadamente

y acudan al claustro de inmediato.

Esto no es un simulacro".

Bloquear compuerta.

¡Ay! Cuidado.

Qué ganas de quitarme este vestido. ¿No te gusta?

Demasiado provocativo. ¿Demasiado provocativo?

En las Ramblas venden flamenquitas como recuerdo de Barcelona.

No te creo. Sí.

Si ese es el futuro, estamos apañados.

Bloquear salida.

(Cerrojo echado)

¿Qué ocurre?

-Pronto habrá más infectados, Se lo advertí.

Yo ordené que sellara la enfermería.

¿Se sabe lo que ha podido pasar?

Todavía no, pero siendo uno de ellos el enfermero,

probablemente se habrá infectado al quitarse el traje.

Vaya inútil.

Si quiere, le traigo un traje, a ver qué maña se da.

Cuando quiera. No habrá que ir a Harvard para ponérselo.

-Bien, no es momento de discutir.

Hay que informar a los funcionarios. -Lo sé perfectamente.

¿Han avisado a los agentes en misión que no pueden volver?

-Angustias está en ello.

Bueno, pues esto ya está.

Aguanta otros 5000 años hasta la siguiente revisión.

-Eres un artista, Mariano. -Lo sé.

Me dan ganas de firmarlo y todo.

Si nos dicen al estudiar Restauración que haríamos esto...

(Móvil)

¿Sí?

Hola, Angustias.

¿Cómo que no podemos volver?

¿Sabes el frío que hace en el Paleolítico superior, chiquilla?

Vale, vale.

Han sellado el Ministerio, la cosa está chunga.

Hay una epidemia de gripe española.

Allí tendrán la gripe española,

pero aquí vamos a pillar una pulmonía magdaleniense.

No te habrás traído un jerseycito, ¿no?

Atención, por favor.

Silencio.

¡Silencio!

Los hemos reunido para comunicarles...

-Que nos devuelven la paga de Navidad.

¡Silencio, por favor!

Esto no es ninguna broma.

Se ha detectado un brote de gripe en el Ministerio.

Se han clausurado todas las puertas.

Estamos en cuarentena.

(Murmullos)

¿Por una gripe?

Es un virus del siglo pasado, muy agresivo.

(SUSANA) Se han suspendido todas las misiones.

Queda prohibido salir o entrar al edificio.

No podemos correr el riesgo de contagiar a nadie fuera.

(Toses)

-Estoy bien, es que soy fumador,

pero lo estoy dejando.

-Pues olvídense de salir a echar un pitillo al cuarto de fumadores.

Esa puerta también está sellada.

(Toses)

Y hasta nueva orden

queda prohibida toda comunicación con el exterior.

Se están tomando todas las medidas pertinentes

para que la epidemia no se extienda.

Silencio.

Se trata de una gripe muy particular

que debe ser tratada desde sus primeros síntomas.

¿Qué tiene de particular?

Es...

gripe española.

Si es española, no puede ser tan mala, ¿no?

Quizá la llaman así porque el virus es bajito y con mala leche.

No es momento para bromas.

Es la primera vez que pasa algo así desde que estoy aquí.

(ERNESTO) Atención, por favor.

El doctor Vargas les explicará cuáles son los síntomas.

Si alguien nota algo parecido, aunque sea leve,

debe acudir al servicio médico.

(VARGAS) Los síntomas son:

tos con flemas,

fiebre alta repentina,

dolor de cabeza,

problemas de respiración,

dolor en el pecho,

debilidad en los miembros y mareos.

¿Se encuentra bien? -No.

(ANGUSTIAS) ¡Don Diego!

Me parece que aquí hay otro. No, estoy bien, estoy bien.

(TOSE) Estoy bien.

(MUJER) Vamos a morir, vamos a morir.

Eh, matasanos, ¡sacadme de aquí!

Yo no estoy enfermo. ¡Eh, señora! ¡Suélteme!

¡Malditos! (VELÁZQUEZ) Alonso, reservad fuerza.

Si la gripe es tan grave como dicen, nos va a hacer falta.

Sí, estáis locos si pensáis

que me voy a quedar postrado aquí cual alfeñique.

¡Vargas! Ha habido un error, sacadme de aquí.

Ahora estoy con usted.

¿Cómo se encuentra?

¿No podría...

darle un tranquilizante a Alonso?

Podría agravar su insuficiencia respiratoria y provocarle una crisis

Me duele todo el cuerpo. Ahora le toca el antipirético.

La aliviará.

¿Tiene un bolígrafo?

-Sí, tome.

(VARGAS) Solo será un pinchacito.

¿Nos van a sangrar? Baje la voz.

Solo necesito una muestra.

(TOSE)

(Toses)

Ah, doctor, está aquí. Hay otro contagiado.

De acuerdo, tómele las constantes vitales.

Voy enseguida.

Pero ¿qué disparate me está diciendo?

(ERNESTO) Susana se ha saltado todos los protocolos.

Ha puesto en peligro a todos con tal de salvar a Irene.

La vida de todos y la historia de España.

Sí, un desastre.

-Con el sentido de la disciplina que usted tiene,

le será difícil actuar a espaldas de sus superiores.

Mi único superior es y será usted.

Mientras pueda, siga informándome.

Intentaré mover hilos por aquí fuera.

Germán también ha enfermado. ¿Germán?

El bedel. Mira que no saberte su nombre...

Hombre, Germán. ¿Sabes cómo está Irene?

Aquí nadie suelta prenda. (MEGAFONÍA) Atención, por favor.

Mal asunto. "Por su seguridad,

manténgase alejados...". -Oiga, doctor.

¡Vargas!

Oiga, doctor Vargas. -Vaya con más cuidado.

Lo siento mucho, doctor.

Doctor.

Quiero hacer de voluntaria. -Angustias...

-Sé que andan mal de personal. Les vendrá bien mi ayuda.

Parece que se ha manchado, doctor.

Vaya, la tinta del bolígrafo.

La leche para eso es mano de santo. -Gracias. Ahora me cambio.

-Empiezo ahora mismo si quiere. -Angustias, es muy peligroso.

Bueno, tampoco es el fin del mundo contagiarse.

Mucha gente superó la enfermedad, ¿verdad?

Murió el 20% de los infectados, ¿te parece poco?

Angustias, es uno de cada cinco. No voy a dejarlos solos.

Debo de ser muy mala persona. ¿Por qué?

Por no presentarme voluntaria.

Creo que tú y yo seremos más útiles en otros asuntos.

¿En qué? Todavía no estoy seguro.

(Puerta abriéndose)

(Puerta cerrándose)

¿Buscaba algo? En realidad, a usted.

Venga, siéntese.

Esta vez tendrá difícil justificar a sus padres no volver a casa.

Ya pensaremos algo. Ahora hay temas más importantes.

¿Hay Internet?

Sí, aquí sí.

He enviado a Galindo a tomar algo. ¿Por?

Quería buscar información sobre la enfermedad.

Aquí nadie nos cuenta nada.

Yo no sé más que usted.

Ay.

Descuelgue.

¿Sí? -Hola. Hola, ¿me reciben?

Cambio. -Sí, alto y claro.

-¿Es Ernesto Jiménez?

Cambio. -Sí, soy yo.

Oiga, no hace falta que repita cada vez la palabra "cambio".

Estaría bien que conectase la cámara.

-A ver, lo intento.

-Ahora. -Buenas tardes.

Soy el doctor Marañón. -Don Gregorio.

¿Se ha enterado de la crisis?

Sí, por mi amigo Salvador.

¿Salvador está al corriente?

En 1918 formé parte de la comisión internacional

que investigaba la gripe.

Consúltenme lo que necesiten saber, a ver si puedo ayudarlos en algo.

¿Está el doctor Vargas?

Con el doctor Vargas tendrá que hablar más tarde.

¿Cómo consiguieron frenar la pandemia?

Por desgracia, no conseguimos detenerla.

Simplemente remitió al cabo de un año.

Ni siquiera logré que dejaran de llamarla "española".

He leído que la llamaron así porque España fue el único país

que no censuró la noticia. Cierto.

Después de la Gran Guerra, los países afectados

no querían publicar malas noticias.

El virus se extendió rápidamente

en cuanto los soldados regresaron a sus países.

Debió de ser horrible.

Nunca vi morir a tanta gente en tan poco tiempo.

Muchos amigos fallecieron.

Incluso algunos colegas se inocularon el virus

para probar vacunas, pero fue inútil.

Creo recordar que una farmacéutica alemana

siguió investigando con cadáveres de infectados,

Schäuble, si no me equivoco, pero nunca consiguieron nada.

Lástima, nos hubiera venido bien. Y a ellos.

Recuerden lo que sucedió en 2009 con la dichosa gripe A.

¿Qué paso? (MUJER) ¡Goyo, a cenar!

Es Dolores, tengo que dejarlos. Si mi esposa se entera

de que existe Internet, me escabecha.

¿Qué pasó con la gripe A?

La OMS la declaró pandemia mundial.

Eso provocó una alarma sanitaria exagerada

y los medios extendieron la paranoia.

Debía de haber intereses económicos detrás.

¿Quisieron hacer negocio con la salud de la gente?

¿No se ha hecho siempre?

Los gobiernos gastaron cifras astronómicas

en millones de vacunas que jamás se utilizaron.

Son las farmacéuticas las que siempre salen ganando.

(MUJER) ¡"Quen teña" honra, que me siga!

"Quen teña" honra, que me siga.

María. (MARÍA) Ernesto.

María, ¿qué hace aquí? -Yo...

Me confundí con la puerteciña.

Cuidado.

¿Es María Pita? ¿La que defendió La Coruña del asalto inglés?

Sí, la misma.

Es una heroína con un sentido de la orientación malísimo.

La llevo a la enfermería. No se puede contagiar.

En mi época sobreviví a tres epidemias de peste.

Bicho malo nunca muere.

Vamos, María, despacio. (MARÍA) (TOSE)

No puede estar aquí.

Quería ver cómo está Alonso. Es una zona restringida.

Váyase. Vale, vale.

(MEGAFONÍA) "Atención, por favor. Respeten los turnos de cena

por fecha de nacimiento.

Siglos XIX y XX, a las 21:00.

Siglos XVIII y XIX, a las 21:30.

Siglos XV y... Perdona, me estaba...

¿Dónde estabas? Por ahí.

(Toses, respiraciones difíciles)

Le dije que se pusiera el traje. No necesitamos más enfermos.

(VELÁZQUEZ) Perdonad, Francisco...

Cuando ves pasar tu vida delante de tus ojos,

te vas a morir, ¿verdad?

Si eso fuera verdad, me habría muerto 1000 veces.

No hago más que repasar mi vida.

¿Qué ha soñado? -Soñaba...

Estaba el maestro Pacheco.

Gracias a él me convertí en pintor.

Él me acogió con 12 años.

(INTENTA REÍR) Yo era un crío.

Válgame Dios, cómo me hizo sudar.

¿A esto lo llamáis pintar?

Tendríais más futuro si os dedicaseis a hornear pan.

(VELÁZQUEZ) Todo lo que hacía le parecía una mierda.

Fue muy duro conmigo, muy duro.

Nunca me daba su aprobación.

Ni un gesto de ánimo, nada. Nada.

Llegué a pensar que no servía para la pintura.

Así que decidí presentarme a un concurso

para huir de él y para entrar en la corte, claro.

Cuando fui a presentar mis obras...

¿De verdad no sabíais que Pacheco estaba en el tribunal?

No.

Buena suerte. Yo me voy.

Perdón.

Perdón.

-Don Diego Rodríguez de Silva y Velázquez.

Vuestro turno.

Felicidades, señor Velázquez.

Habéis sido el elegido.

El empeño del maestro Pacheco en apoyaros

ha sido razón suficiente a la hora de deliberar un fallo.

Muchas gracias, maestro Pacheco.

No lo celebréis mucho, don Diego.

Esto es un primer paso.

Recordad: de cada diez obras que un pintor pinta

solo una vale.

Después de tanto luchar

me voy a morir sin pintar las "Meninas"

Tranquilo, se curará. -¿Y si no lo hago?

Necesito lienzo y pincel.

Tengo que pintarlas.

(RAMÓN) (TOSE, SE ASFIXIA)

Han llamado de Presidencia. -¿Cómo se han enterado?

No lo sabemos, pero solo nos faltaba esto.

Les he dicho que estaba controlado.

Ah, es usted muy optimista.

Ahora los tendremos encima todo el tiempo.

Están muy preocupados por Velázquez. -Sí, si solo fuera Velázquez...

Dos restauradores atascados en Altamira.

Un problema alimentario intertemporal en 1991.

Y María Pita se ha contagiado. -¿Es agente del Ministerio?

La reclutaron ayer para solucionar un tema de Felipe II

con algo llamado El círculo del Escorial.

Hoy era su primer día en el ministerio de su época.

-¿Cómo ha acabado aquí? -Apareció por error en 2016.

Se armó un lío con las puertas. -Perdón, ¿quién es María Pita?

Si se salva, evitará que 12 000 soldados ingleses

capitaneados por el pirata Drake invadan La Coruña en 1589.

Si muere, la próxima vez que usted vaya a veranear a Sanjenjo,

es probable que hablen con acento de Liverpool

y que en vez de pulpo coman "fish and chips".

Necesita oxígeno. -No tenemos, esto no es un hospital.

Voy a avisar al doctor. No, avisen a un cura.

Alguien tiene que darle los últimos sacramentos.

No llaméis a un cura, no le gustaría.

¿No cree en Dios?

Tiene que ser terrible estar a punto de morir

y no creer en Dios.

Lo es, te lo aseguro.

Pongamos un poco de orden. Necesito un parte cada hora.

Bastante trabajo tengo. -Que lo haga Angustias.

Angustias está de enfermera. -¿Quiere un informe?

Se lo daré ahora mismo y se lo escribe usted.

Hasta ahora hay siete infectados, pero habrá más.

No queda espacio en la enfermería. -Lo sé.

Habrá que poner camas en los pasillos.

Quiero soluciones, no problemas.

Esos los conozco muy bien.

-La única solución que veo es probar otros antivirales.

Los que usamos no funcionan. -Ya, pero para eso

tendría que ponerse en contacto con el exterior.

-No puede salir del edificio. -No será necesario.

Puedo contactar con el laboratorio

y que dejen la medicación en la garita de entrada.

Yo iré, no habrá peligro de contagio, se lo garantizo.

¿Cuándo veríamos si funcionan?

-No puedo darle un tiempo exacto,

pero desde unas horas hasta un par de días.

-Doctor, tenemos una insuficiencia respiratoria aguda.

Hora de la muerte, 21:10.

Hay que sacar el cuerpo.

Cuando todos duerman.

No me joda, Susana, ¿quiere dejarlo toda la noche con los enfermos?

Si lo sacamos ahora, todos lo verán.

Vargas, que se lo lleven.

(TOSE)

Por favor.

De acuerdo.

Y pida los antivirales.

(MEGAFONÍA) "Atención, por favor.

Diríjanse a las zonas de descanso.

Las luces se apagarán a medianoche".

Por supuesto, nosotros nos haremos cargo de los gastos funerarios.

Sí, señor presidente.

Buenas noches.

¿Cuántos contagiados hay ya?

14.

Y todo por culpa de una imbécil que ni sabe de historia.

Ah, eso sí, seguro que tiene tres másteres en Estados Unidos

y es profesora de alguna universidad de esas inventadas.

Dios, pero ¿qué tendrá este país que cuanto más tonto eres,

llegas más alto?

Nunca lo había oído hablar así.

Es que nunca he tenido la necesidad como hoy de desahogarme.

¿Cómo está Alonso?

Mal.

Le ha dicho a Angustias que la quiere

y que os quiere, que sois su familia.

A mí también me quiere mucho.

Y a Salvador.

El alcohol y la fiebre,

los mejores sueros para la verdad.

Sin duda.

Eso y saber que vas a morir.

Bueno.

Tendremos que descansar un poco, ¿no? Venga.

Amelia.

Tengo que decirte una cosa que nunca le he dicho a nadie.

¿Qué?

Ronco tela. ¿Tela?

Mucho, vaya.

Sonriendo estás más guapa.

Buenas noches.

Buenas noches.

(RONCA)

(Rugido de animal)

Aquí morimos, tío.

¿Y si salimos?

¿Para que nos zampe un mamut? Deja, deja.

Entonces... -¿Entonces qué?

No, nada.

No, di, habla.

Que...

Que estaba pensando que...

que si nos abrazamos...

nos daremos calor.

Vale.

Pero mariconadas, las justas, ¿eh?

Joder. Pepe, coño, parece que no me conocieras.

Desde luego, tío...

(TOSE)

(TOSE)

(TOSE)

(VOZ JOVEN) Uno, dos, tres,

cuatro, cinco, seis,

siete, ocho, nueve,

10, 11, 12,

13, 14, 15.

¡Voy!

Te pillé.

¿Qué te pasa, Blanca?

Blanca, puedes confiar en mí.

Debemos partir de Sevilla.

Hoy mismo. ¿Por qué?

¿Adónde?

A Arévalo. Padre ha encontrado faena en el cereal.

Ya sabes cómo están las cosas, que no hay ni pan ni trabajo.

Te esperaré.

A lo mejor nunca vuelvo. Te buscaré, te lo juro.

No jures nada que no puedas cumplir, Alonso.

Un poco tarde para pasear al perro, ¿no?

-Voy a recoger unos antivirales que hemos solicitado al laboratorio.

Los que estamos administrando

no hacen el efecto deseado. Ya.

Ojalá todo se solucione pronto

y no tengan que morir más compañeros.

Será mejor que vaya.

Ya estarán los fármacos. Ya. ¿Lo acompaño?

No es necesario, es solo un momento. Bueno, bueno.

Perdone, ¿eso qué es?

Es... una nevera médica para llevar la medicación.

Ah, claro.

Como cuando iba al pantano de San Juan, para llevar cervezas.

¿Sabe qué? En mi época eran igual de grandes, pero rojas...

y con el asa negra. Ya.

Bueno, lo veo luego. Adiós.

(Puerta cerrándose)

(Toses)

(Sirenas de emergencia)

Bueno, ¿qué? ¿Pones el transistor o...

Tengo que pedírselo a la enfermera? Venga, espabila.

(RADIO) "A esta hora, el Atlético de Madrid trata de conseguir

su ascenso a Primera División. Javier de Diego, cuéntanos.

-Tras dos años en el infierno...". -Gracias por estar aquí,

en vez de ir al campo. -Bueno.

Iremos la próxima temporada, cuando subamos a Primera.

Esperemos que el Manrique ese no nos toque las narices con la bocina,

como siempre. (RADIO) "...el Vicente Calderón

completamente lleno, lleno total.

No hay billetes para este encuentro, en el que puede volver el Atleti

a la máxima categoría...". -Apaga la radio.

¿Te pasa algo?

(Radio apagada)

Seamos sinceros, hijo.

Nunca más veré al Atleti en Primera.

Si subimos hoy, que conociendo a estos...

No me fío un pelo.

Y aunque tú y el médico digáis que todo va a ir bien,

sé que no me queda mucho.

Y quiero hablar contigo, quiero...

Quiero pedirte perdón...

por no haberte dicho lo mucho que te quiero

y lo orgulloso que siempre he estado de ti.

No hace falta decirlo. -Que sí, coño,

que hace falta decirlo.

A mí me criaron con el soniquete de que los hombres no lloran

y hay que ser duros y fuertes. ¡Y una mierda para ellos!

Por favor.

Que no te pase lo mismo con tu hijo.

Te quiero mucho.

Yo también, papá.

Y venga, coño, pon la radio,

que igual ya hemos metido un gol y no nos vamos a enterar.

Espabila. (RADIO) "...poco después

empataba el equipo rojiblanco.

Así pues, Atlético de Madrid 1, marcó Diego Alonso...".

Angustias.

Angustias, ¿estás ahí?

¿Pasa algo, Germán?

Necesito un favor.

Lo que sea. -¿Puedes traerme un teléfono?

Tengo que hablar con mi hijo.

Nos han prohibido las comunicaciones con el exterior.

Es que no puedo irme sin decirle...

sin que sepa lo mucho que lo...

Lo mucho que lo quieres.

Tranquilo, te traeré un teléfono. -Gracias.

(SUSURRA) Amelia.

¿Cómo está Alonso? No hay ninguna novedad.

Están pasando cosas muy raras. ¿Qué?

Aquí no te lo puedo contar, que está Maroto, el de la moto...

¿Quién? Ven conmigo, ven. Ven.

(Toses)

Estaba bien

y de repente... -Es algo normal.

El virus actúa así en ocasiones. -¿Vos vais a sanarme?

-Sí, señora. Haré todo lo que esté en mi mano.

¿Qué contiene este artefacto? -Se llaman antivirales.

-Santa María, madre de Dios.

Vaya "nome do demo". -No se preocupe.

Esto la curará.

Es que en mi época todo se cura con cataplasmas y sangrías.

Parece cosa de "meigas".

Sí. Haberlas, "haylas".

Intente descansar. (MARÍA) (TOSE)

Ya han recibido todos la dosis. -Perfecto.

Esta noche es crucial para ellos.

Dentro de unas horas comprobaremos si el tratamiento surte efecto.

¿Crees que Vargas esconde algo? Si no,

¿para qué mentir en paridas? ¿"Paridas"?

En cosas sin importancia.

Como cuando dijo que la mancha roja era de boli, y no de sangre.

¿Cómo sabes que no era tinta? Amelia, soy madero.

He visto más sangre que un matarife.

Y luego está lo de la nevera.

Sale con ella y vuelve con cajas.

Esa medicación no necesita nevera. Entonces, ¿para qué la quiere?

Los cultivos sí necesitan frío. ¿Cultivos?

Quizá sean muestras del virus

para analizarlo. Pues sin permiso.

No se puede sacar el virus.

Y cuando me he puesto a lo Colombo, se ha tensado de cojones.

Ese tío esconde algo, lo sé.

(Carrito acercándose)

La empresa de los antivirales es de la que hablaba Marañón,

Schäuble.

Tienes razón. Tenemos que avisar a Ernesto.

(GIME)

Vos.

No puede ser.

Blanca.

Alonso.

¿Cuánto tiempo ha pasado?

Toda una vida.

¿Volvéis a Sevilla para quedaros?

Con vuestro esposo, imagino.

No.

Os equivocáis.

Como hija menor, quedé para cuidar a mi padre hasta su muerte.

Falleció hace unas semanas. Vaya.

Os acompaño en el sentimiento.

¿Y dónde vais a vivir?

Mi prima y su familia tienen casa cerca de San Marcos.

¿Y vos?

¿Alguien cuida de vuestros desvelos?

Soy un soldado.

Nunca contraje nupcias.

Hace tiempo decidí que ninguna mujer debía sufrir mis penurias.

Entiendo. Además...

jamás conocí a una dama como vos.

(TOSE)

(TOSE)

Yo no estoy aquí.

(ENFERMERA) Intenta aspirar.

¿Qué pasa? -Angustias, la botella de oxígeno.

¿Dónde está? -Con lo que trajeron de laboratorio.

-Voy.

Avisa a Vargas, pero ya.

Vamos, Germán, vamos.

Tú a mí no te me mueres. Aguanta, pardiez.

No responde al oxígeno. -Traiga el aspirador.

¿El aspirador? -Ya voy yo.

Desabroche al paciente. -Madre mía.

Bisturí. -Sí.

Aspire las secreciones y conéctelo al respirador.

¿Está inconsciente?

Está vivo.

(Máquina aspirando)

(MEGAFONÍA, MUJER) "Atención, por favor.

Manténgase alejados...". -Así que sospechan de Vargas.

Creemos que ha pasado el virus a unos alemanes,

a los laboratorios "Sampels"... Bueno, como se llamen.

Desconocemos los motivos, pero la cepa ha salido del Ministerio.

No hay tiempo. Corran a la sede de los laboratorios.

Saben qué deben hacer. ¿No informamos a Susana?

No. Asumo la responsabilidad.

Mientras, iré a por Vargas. ¿Y la cuarentena?

Por el forro. Ese virus puede extenderse

por todo el planeta en 24 horas si cae en manos equivocadas.

No tenemos nada que perder.

(TOSE)

Si el enfermero sigue el protocolo quitándose el traje,

nada de esto habría pasado. No digas eso.

Lo siento.

La responsable de todo soy yo. No sé a quién quiero engañar.

Querías salvarme.

No dejo de preguntarme qué habría hecho Salvador en mi lugar.

Habría seguido el protocolo, supongo, aunque...

se le llenase la boca diciendo que a ningún agente se deja atrás.

Lo siento, Irene.

Yo solo quería cumplir la promesa que te hice.

Me ha avisado Ernesto.

Llaman de Presidencia, es urgente. ¿Otra vez?

¿Han dicho qué quieren?

Información, supongo.

Mierda.

Ve, por favor.

(TOSE)

(RECUERDA) (SUSANA) "Yo no te fallaré nunca".

Es la primera vez que beso a un superior.

Ah, ¿sí? ¿Y qué tal?

Pues... por ahora no me puedo quejar.

¿Qué piensas?

En todo este tiempo.

Tanto dolor, tanto sufrimiento, para nada.

Sí, tenemos mucho que hacer.

No vamos a dejar a ningún agente atrás, ni a sus familias.

Todo esto va a cambiar para mejor, ya verás.

Incluida nuestra historia.

¿Y qué pasará con Salvador?

Los tiempos cambian.

(ERNESTO) Ha entregado el virus a Schäuble.

Sí, para que fabriquen la vacuna en Alemania.

Dentro de unas horas viajará rumbo a Múnich.

Para usted, el juramento hipocrático no significa nada.

¿Sabe que por su culpa, podrían morir millones de personas,

como en 1918? -No, se salvarán muchas vidas.

Debemos prepararnos por si el virus sale de aquí.

¿Quién va a extenderlo? Cualquier infectado

que llegue al exterior. -O Schäuble podría

provocar un contagio masivo para enriquecerse con su vacuna.

Es posible. -Supongo que usted sacará su parte.

Es probable.

¿Sabe qué supone esto?

Le recuerdo que yo no provoqué este caos.

Pero usted se ha aprovechado para sacar su propio beneficio.

Sí, mientras salvaba la vida de muchas personas,

arriesgando mi vida, ¿y para qué? -Dígamelo usted.

Para cobrar un sueldo de mierda.

Cuando me retire, tendré una pensión de mierda.

¿Sabe qué pensión tendrá Susana Torres? La máxima.

Y despacho, chófer y secretaria a costa de nuestros impuestos.

¿Y con qué méritos?

Dirige un Ministerio para preservar la historia

y ni sabe quién es María Pita.

Si me hubiera hecho caso,

ni habría muerto nadie

ni yo habría hecho lo que he hecho.

Si me envía al puto castillo medieval, me lo mereceré.

Pero no más que ella.

Las reglas... son las reglas.

Sabía que diría eso.

¿Por qué sonríe?

Sabe que no podrá disfrutar de ese dinero en toda su vida.

Lo sé.

Sonrío porque me está deteniendo un tipo que me cae bien.

Usted tiene una ética.

No como otros.

De detenerme otro, ahora estaría cogiendo un avión, lejos de aquí.

Lo untaría y Santas Pascuas.

Usted es insobornable.

Conocerlo ha sido un honor.

Y una gran putada.

¿Puedo seguir atendiendo a mis pacientes?

Se lo agradecería, de hecho.

Tranquilo.

Ya me avisa cuando me tenga que ir de excursión al siglo XI.

¿Aquí es?

¿Y cómo entramos? Por la puerta de atrás.

No sabía que también fueras cerrajero.

Un buen policía debe tener métodos de buen ladrón.

Esto me lo enseñó el Torete. ¿Un torero famoso?

El mejor. Tenía un temple y un manejo con el estoque

que vamos, ni Manolete.

Hala.

Vamos adentro.

Bueno, ahora te toca a ti.

¿Qué hacemos?

Encontrar el virus y destruirlo. Nos ha jodido mayo, pero ¿cómo?

Como dijo un amigo: "Son españoles, improvisen".

Pues venga.

(Puerta cerrándose, lejos)

(SUSURRA) Apaga, apaga.

(Bisagra chirriando)

(Puerta cerrándose)

Tú busca por allí y yo por aquí. "Okay".

Pacino, creo que es aquí.

A ver...

Imposible.

¿Esto qué es?

Es para abrirlo con la huella dactilar.

No va. Claro, supongo que no valdrá cualquier dedo.

Pues habrá que buscar otra huella.

Bueno.

Le cortamos el dedo y "p'arriba", ¿eh?

No jodas, que ya casi no quedan dedos, por Dios.

A ver.

Espera.

Bien. Muy bien.

Abre, abre, abre.

La madre que lo parió. Lo que pesa el colega...

¿Tienes frío? ¿Para qué pones la calefacción?

Es para matar el virus.

Lo dejaremos fuera del congelador a temperatura máxima.

Tú sí que sabes. Me he informado.

Aquí está. Ahí está.

¿Cómo se puede abrir?

La llave tiene que estar por aquí.

Vale.

Joder, qué calor, chaval.

Ten cuidado, ¿eh? A ver si te vas a constipar.

Me encanta. Cuando saco el tema, te pones como un tomate.

¿Sabes qué? ¿Qué?

La última vez que abrí una de estas había una cabeza dentro.

Tú y tus historias. En serio, una cabeza.

Estaba así.

¿Quieres abrir eso y callarte ya? Que sí, que sí.

Buah, chaval.

Madre mía.

¿Qué pasa con la llave?

Tiene que estar aquí, supongo. A ver, trae.

No sé para qué ponen tantas llaves.

(MASCULLA) Esta no vale...

A ver esta...

Bueno, verás.

Esta no es.

No toques nada. Vale.

Toma.

Aquí dentro está nuestro enemigo.

Pero ¿qué vas a hacer, abrirlo? Sí, tranquilo.

Solo para que le entre el calor.

Hijo de puta.

Parece mentira que una cosa tan pequeña pueda matar a tanta gente.

Vámonos. Sí.

(VARGAS) ¿Cómo se encuentra?

Mejor.

¿Y Angustias?

Acaba de irse a descansar.

Cuando supo que había pasado lo peor,

he conseguido convencerla, si no... aquí seguía, a pie del cañón.

(MARÍA) Muy fácil.

La clave está en asustar al pulpo.

Lo metéis en agua hirviendo tres veces.

Lo quitáis y después se cuece, dependiendo del tamaño del pulpo,

una media horiña, ¿no? ¿Sabes?

Traedme mis pinceles.

Y un caballete y... y lienzo también.

Modelo no necesito. Con estos pacientes me basto y me sobro.

Tiene que descansar. Ha estado muy grave

y todavía no se ha curado del todo.

Oiga, soy Diego Velázquez, el gran Diego Velázquez.

Tengo muchos cuadros que pintar todavía.

"La Venus del espejo", "El niño de Vallecas"...

¿Le suena "Las meninas"?

No puedo estar aquí esperando que venga la parca y...

y me lleve antes de tiempo.

El pueblo necesita mis obras.

Los museos no serían lo mismo sin mis cuadros.

¿Y el Impresionismo, eh? ¿Qué sería sin mí?

¿Y Dalí? ¡Oiga!

¡Oiga! Al menos traedme papel y carboncillo.

Gracias por todo, doctor. Sin usted, no sé qué hubiéramos hecho.

Solo hacía mi trabajo.

¿Ha hablado con Ernesto? -No desde ayer. ¿Por?

Simple curiosidad.

Todos los pacientes evolucionan favorablemente.

Sí, parece que estamos todos mejor.

No quería perderte.

Tenía tanto miedo...

(Aviso electrónico de apertura)

(VARGAS) ¿Está seguro de esto?

-No, pero algo me dice que debo hacerlo.

Toda regla tiene una excepción.

La mía va a ser esta. -¿Por qué?

Bueno, salvando a toda esa gente,

ha conseguido que "Las meninas" vayan a pintarse,

que María Pita salve a La Coruña...

y ha logrado salvar a mucha gente querida por mí,

como Alonso, como Germán... -Como Irene.

Sí,

como Irene.

No sería justo encerrarlo toda su vida

después de lo que ha hecho.

(Cerrojos abriéndose)

Bien.

¿Seguro que quiere ir allí?

Sí, Córdoba en el siglo XII tuvo buenos médicos.

Siempre quise conocer a Maimónides.

Buena suerte. -Gracias.

Hombre, Mariano y Pepe.

Por fin de vuelta, ¿eh? -Sí.

Y ahora mismo pido el traslado a Écija.

Yo, al Sáhara Occidental.

Bueno, que Écija puede estar también muy bien.

No, con una regla rota ya vale.

(GERMÁN) Voy para casa.

Te quiero, hijo.

Sí, ya sé que soy muy pesado con esto, pero no me importa.

Vale.

Tiene usted que cuidarse.

Gracias.

¿Seguro que solo quiere agua? -Gracias.

Sí, sí, ya sabe que no bebo.

Muy amable.

Veo que ni una situación extrema lo hace cambiar.

En vez de traje, debería usted llevar una capa de superhéroe.

No exagere.

Todos tenemos nuestras debilidades y nuestros defectos.

Lo veo muy bien. -¿Y qué esperaba,

que fuera a ver obras o jugase a la petanca?

No. Mire usted.

No madrugo, duermo como un lirón,

no estoy pendiente del busca... La vida padre.

No lo creo.

Hace usted bien.

La verdad es que no sabe cuánto echo de menos el despacho.

Este Ministerio engancha como una droga.

Sí, de eso quería hablarle, de su vuelta al Ministerio.

Ay, por Dios, la maldita alergia.

Ya.

Y dígame, antes de que me cuente lo que me tiene que contar,

¿ha habido alguna alteración en la historia con tanto lío?

Ninguna. -Menos mal.

-Un gran empresario quiere que los Estados Unidos

conozcan a nuestro Argamasilla.

Apenas conoció la noticia,

el gran Houdini lo ha retado para que le demuestre sus poderes.

Argamasilla es el agente estrella de la primera mitad del siglo XX.

(ERNESTO) El Ministerio de 1924 teme que el viaje de Argamasilla

no tenga tanto que ver con las variedades

como con que Hoover averigüe el secreto del Ministerio.

No hay nada más ridículo que un tío con capa.

Hice todo por salvarte la vida. A costa de la vida de otros

y de hacer peligrar el Ministerio. Yo no valgo tanto.

Usted.

¿España tiene un Ministerio para viajar por la historia?

¿A quién va a contar un secreto tan increíble?

Al gobierno americano.

Me han dicho que se lo diera en secreto. ¿Es grave?

Mucho.

Veo a dos hombres...

¡Oh!

Y una muerte.

¡Ah! (RESPIRA ALTERADA)

Detenlo. Si no me dejan salir,

montaré un escándalo. No hará nada.

Ah, ¿no? ¿Y eso por qué?

Debe de ser muy duro para ti. Eso ahora no importa, Ernesto.

Hay que intervenir.

Coño.

(SALVADOR) De modo que ahora necesita usted mi ayuda.

No me lo ponga más difícil, por favor.

Si cree que no voy a disfrutar de este momento,

es que no me conoce.

Un momento.

Esto ya lo he vivido.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T2 - Capítulo 13: Un virus de otro tiempo

El Ministerio del Tiempo - T2 - Capítulo 13: Un virus de otro tiempo

14 mar 2016

Durante una misión en el año 1918 para asistir al nacimiento de Carmen Amaya, Irene cae enferma por culpa de la gripe española. El doctor Morales, que la acompañaba en la misión, decide volver al Ministerio sin ella siguiendo el procedimiento habitual. Sin embargo, Susana Torres, nueva subsecretaria, ordena que la traigan de vuelta. Con ello, todo el Ministerio quedará a merced de una enfermedad que en su día generó millones de muertos y que no tiene vacuna. El Ministerio se ve obligado a cerrar sus puertas para no extender la enfermedad a través de los tiempos. Dentro, la gripe comienza a cobrarse sus primeras víctimas. Y Susana Torres comprobará que no es tan fácil como creía gobernar el Ministerio.

ver más sobre "El Ministerio del Tiempo - T2 - Capítulo 13: Un virus de otro tiempo" ver menos sobre "El Ministerio del Tiempo - T2 - Capítulo 13: Un virus de otro tiempo"

Los últimos 400 programas de El Ministerio del Tiempo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Javier

    Hola, soy un fan de la serie, que la veo cada semana desde México. Me parece fantástica por su buena documentación, creatividad de los guiones y por los excelentes actores. Hace semanas que quiero volver a ver varios capítulos desde la web de RTVE y no me deja verlos. ¿podrían verificar que pasa para que podamos tener acceso desde fuera de España?. Si supiera cuál es la puerta que me llevara a las oficinas de RTVE, iría personalmente a decíroslo. Espero que pronto nos den el acceso a los capítulos.

    30 may 2016
  2. Alejandra

    El bloqueo a la accesibilidad es una decisión comercial de RTVE. Para hispanoamérica los vínculos culturales con España son diversos y profundos y se alimentan con reciprocas y valiosas aportaciones desde ambas márgenes del Atlántico. Esta acitud respecto de la serie MDT es mesquina y excluyente para el publico hispanoparlante.

    06 may 2016
  3. Marcos

    Muy buena serie. Pero esta segunda temporada está quedándose corta en trama comparada con la primera. Y, por favor, vigilen los fallos de línea argumental: en la T1 el Velázquez del futuro ya había pintado las Meninas... Y más protagonismo a Alonso, que es un gran personaje.

    23 mar 2016
  4. isaac

    saludos desde chile, aqui tampoco la puedo ver por web, aunque tengo tve internacional, a veces no puedo verla, y desde que empezo la 2 temporada que la web no va. Ojala que lo arreglen pronto.

    22 mar 2016
  5. Alba

    Me encanta la serie pero...creo que le falta Julián. Si Pacino es un personaje muy bueno y con momentazos, pero Julián tenía los suyos también. Espero que pronto vuelva y ver como se desenvuelven los dos juntos!

    21 mar 2016
  6. Estela

    ¡Hola! Me encantó la primera temporada pero no puedo ver en línea los capítulos de la segunda. Desde Argentina, la única posibilidad que tenemos es la página web. ¡Espero que podamos seguir disfrutando de una producción tan buena!

    18 mar 2016
  7. MARIO

    Es una serie fantástica,y espero que dure mucho tiempo, este capitulo, no me ha gustado mucho,

    18 mar 2016
  8. Margarita Fernández

    Buenos dìas desde Caracas, no puedo ver el ùltimo capitulo solo puedo ver las promociones. Estan bloqueados?

    17 mar 2016
  9. maria del mar

    Hechamos de menos a Julian..pero decir que somos super fans de Alonso, gran actor y fantastico papel. Tambien comentar que Pacino esta entrando muy muy fuerte..nos encanta. Amelia como siempre una delicia.

    17 mar 2016
  10. Txunpinflas

    Aunque Amelia Folch sea un personaje femenino, no es necesario meterla en tantas tramas de amor. Lleva 3 en 12 capítulos, y empieza a cansar ese rol que le ha tocado. En cuanto a Alonso, creo que es un personaje que se está dejando de lado (primero lo encierran en el nuevo piso y ahora lo enferman) y se pueden sacar muchas cosas interesantes de él. Paccino me parece una gran incorporación y ha hecho que nos olvidemos prácticamente de Julian. Por lo demás, creo que esta es la mejor serie española que se ha hecho jamás, y espero que dure muchas temporadas.

    16 mar 2016
Recomendaciones de usuarios