Presentado por: Félix Rodríguez de la Fuente Dirigido por: Félix Rodríguez de la Fuente

Recuperamos a uno de los más importantes protagonistas de la historia de la televisión en nuestro país: Félix Rodríguez de la Fuente, legendario naturalista que falleció hace 32 años en Alaska, el 14 de marzo de 1980, mientras realizaba uno de sus documentales sobre fauna y naturaleza.

Más información en nuestro especial "30 años sin Félix".

3276021 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.0.0/js
El hombre y la Tierra (Fauna ibérica) - Al borde de la extinción, 1 - Ver ahora
Transcripción completa

...en los últimos días de abril o en los primeros de mayo,...

...tiene lugar en el hermoso y recóndito sotobosque pirenaico...

...el más ritualizado...

...y misterioso de los acontecimientos zoológicos.

Me refiero a la parada nupcial del gran gallo del bosque,...

...el urogallo pirenaico.

Escuchan las hembras, recatadas, la llamada...

...de los machos ardientes.

Estos han tomado posesión de sus parcelas nupciales.

Generalmente, pequeños claros...

...bien protegidos por el matorral.

Mediante un elaborado pavoneo,...

...los machos del urogallo buscan la atención de las hembras,...

...tratan de estimular su ardor sexual.

Estas van penetrando lentamente...

...en los territorios de los machos reunidos en los cantaderos.

Los ardientes galanes pasan y repasan, rodeándola,...

...delante de la hembra.

Poco más pueden hacer para atraer los favores de la amada,...

...exhibir los semáforos que marcan su plumaje,...

...el pico marfileño,...

...las rojas carúnculas tiliares,...

...la cola tachonada de manchas blancas que se ven desde lejos,...

...los blancos espéculos alares.

La gallina siempre puede elegir...

...entre las parcelas contiguas de los distintos machos,...

...que están tratando de reclamarla...

...con sus llamadas y sus encantos ópticos.

Están ubicadas, generalmente, las parcelas nupciales,...

...llamadas "arenas" por los etólogos,...

...en las zonas del sotobosque donde crecen las praderas,...

...con las gramíneas recién nacidas,...

...donde abundan los arándanos,...

...donde van a ofrecer ritualizadamente a las gallinas...

...el obsequio de los pastos frescos...

...y de las primeras frutillas de la primavera.

Esta oferta ritual...

...común en las galliformes,...

...que consiste en invitar a comer a la hembra picoteando en el suelo,...

...precede casi siempre a la cópula.

En este caso, la oferta ritualizada...

...será tumbada por la voz del competidor.

En el territorio limítrofe,...

...un macho que no cuenta con una hembra en su arena nupcial...

...está tratando de atraer a la que en este momento...

...se encuentra ya rendida comiendo en la pradera del presunto vencedor.

Nada puede hacer el campeón para retenerla.

Será la gallina la que libremente podrá abandonarle para dirigirse...

...hacia la arena del contrario.

Con femenina veleidad,...

...la urogallina está cambiando visiblemente de propietario.

Sin embargo, si el macho no puede hacer nada para retenerla,...

...sí puede...

...combatir con el competidor.

Bastará con que este...

...atraviese la frontera marcada entre sus territorios.

El fortísimo pico de los gallos del bosque...

...resulta un arma temible....

...en estos combates entre machos campeones.

Pasivamente, la hembra, causante de la pelea, observa a los gladiadores.

El vencido no tendrá más remedio que retornar a su propio territorio...

...y esperar tiempos mejores.

Dejamos nosotros de profanar...

...el rito ancestral de los urogallos,...

...y trepamos Pirineo arriba...

...en busca del nido de los quebrantahuesos.

Aún, en el mes de mayo,...

...se aferra la nieve a las cumbres pirenaicas.

En los enormes desplomes,...

...en los cantiles prácticamente inescalables,...

...sitúan los grandes carroñeros alados...

...los nidos que acogen a sus pollos únicos.

Un oso errático...

...contempla al fascinante volador.

Tenemos la oportunidad de estudiar su silueta,...

...completamente distinta de la de cualquier otro carroñero alado,...

...particularmente de los buitres.

Recuerda más el quebrantahuesos por su ingravidez,...

...por la longitud y forma de sus alas,...

...por la manera perfecta de volar,...

...a un ave marina...

...que a un pesado carroñero de montaña.

En el quebrantahuesos,...

...llamado Gypaetus barbatus por los científicos,...

...que quiere decir...

..."buitre águila con barba",...

...todo está dispuesto para volar infatigablemente.

El peso es relativamente pequeño, de seis a ocho kilos.

La envergadura, enorme, hasta tres metros...

...en algunos ejemplares gigantes que se extinguieron en Los Alpes.

2,60 metros en nuestros quebrantahuesos.

Descubre la hembra solícita...

...la grieta en la que descansa el polluelo.

Toscamente, se acumulan en ella,...

...además de restos transportados para alimentar a su cría,...

...lana, algunos palos,...

...ramas de pino,...

...una multitud de materiales heterogéneos...

...que constituyen el lecho del nido.

En esta abrigada grieta,...

...habrá puesto dos huevos la hembra del quebrantahuesos...

...en los últimos días de enero.

Habrá soportado durante 58 días de incubación...

...temperaturas de hasta 20 grados bajo cero.

Siempre contemplada y protegida por el macho,...

...la hembra se dispone a alimentar al pequeño.

Nosotros podemos percatarnos una vez más...

...de la facilidad, de la ingravidez,...

...de la increíble elegancia...

...con que el quebrantahuesos,...

...el águila buitre,...

...progresa en el aire.

Desde la alta atalaya del nido,...

...no dejan los quebrantahuesos de vigilar el valle inferior.

Pero también ellos son observados por otros testigos.

En este caso, la osa,...

...que ha descendido de la osera...

...acompañada por tres hermosos oseznos.

En el valle abrigado...

...que se extiende precisamente al pie de la alta cortadura...

...de los quebrantahuesos,...

...pasará una temporada mamá osa...

...que, exhausta después de la crianza de sus oseznos,...

...vigila a su vecino.

Nacen los osos pardos españoles,...

...igual que el resto de los componentes de la especie,...

...en el interior de la osera donde inverna la madre.

En pleno invierno,...

...tienen apenas el tamaño de una rata desnuda y ciega.

Ha podido comprobarse que apenas llegan a los 350 gramos de peso.

Esta pequeñez en el alumbramiento...

...parece que se debe al hecho de que como la madre no come,...

...no podría amamantar a oseznos de mayor tamaño.

Lo cierto es que los juguetones esbardos,...

...que es como se llama en Asturias a los oseznos pardos,...

...permanecen mes y medio...

...en el interior de la osera...

...prácticamente adheridos al pezón materno.

Cuando salen, con dos meses, pesan ya de tres a cuatro kilos.

Son ágiles, están bien protegidos por la pelambre...

...y presentan invariablemente todos ellos...

...un collar blanco que les rodea total o parcialmente...

...el cuello.

Entretanto,...

...ceba la hembra del quebrantahuesos a su tierno pollo.

Y podemos nosotros comprobar...

...la enorme capacidad de estas aves para tragar inmensos bocados.

Una de las adaptaciones del quebrantahuesos,...

...de las tróficas,...

...es decir, alimentarias, consiste precisamente...

...en explotar un nicho ecológico que no usa ningún otro carroñero:

los restos, los huesos,...

...las partes coriáceas...

...y todo aquello que, aparentemente, resulta incomestible.

Para alimentarse de esta guisa,...

...disponen los quebrantahuesos...

...de diferentes mecanismos.

Uno, la portentosa capacidad para tragar...

...largos huesos de animales.

Otro, la agresividad de sus jugos gástricos,...

...que disuelven por entero el componente mineral de los huesos.

Y el tercero, que veremos más tarde,...

...tan difícilmente observado:

el romper los huesos largos dejándolos caer desde el cielo...

...sobre unas piedras determinadas en los llamados "rompederos".

Comprobamos efectivamente que son extremidades...

...de cabra y de oveja, descarnados espinazos,...

...pellejos y animalillos muertos hace meses...

...lo que viene a constituir la base de la alimentación...

...de este bellísimo carroñero.

Encontrar...

...estas menudas piezas exige una detenida prospección.

De ahí la capacidad para el vuelo de nuestra rapaz carroñera.

Pero volvemos a los oseznos,...

...que están siendo conducidos por la madre...

...por los hermosos vericuetos de la montaña pirenaica.

Aunque todavía seguirán mamando...

...durante varios meses,...

...buscan ya tanto animalillos como frutillas...

...y brotes de gramíneas para alimentarse.

Como podemos comprobar, frecuentan el agua.

La curiosidad de estos mamíferos,...

...básicamente omnívoros,...

...es extraordinaria.

Se da la circunstancia etológica...

...de que las criaturas dotadas de un acendrado omnivorismo,...

...incluido el hombre,...

...son las que ostentan el más alto nivel intelectual.

Perfectamente equipados para progresar en la montaña...

...y defenderse de las bajas temperaturas,...

...completarán la dentadura de leche...

...a los tres meses.

A los dos años solamente, van a terminar la dentición definitiva.

Vuela el quebrantahuesos hacia el rompedero,...

...donde va a dejar caer en este caso unos restos que trae...

...del propio nido.

En estos rompederos,...

...toman con sus garras, como podría hacerlo un águila,...

...los buitres águilas indiscriminadamente...

...distintos elementos alimentarios.

Ha dejado caer un pequeño resto...

...y ha tomado el espinazo de una oveja.

Se sitúa correctamente en el viento...

...para que la descarnada columna vertebral...

...caiga sobre las piedras...

...que pueden desintegrarla.

Efectivamente, el golpe ha sido certero.

Y el buitre águila...

...tomará diestramente en su pico y en sus garras...

...un trozo solo...

...que podrá engullir tranquilamente el polluelo que espera en el nido.

Contempla la osa...

...todas estas maniobras.

Como en tantos valles pirenaicos y durante tantos siglos,...

...quebrantahuesos,...

...osos y urogallos,...

...tres especies amenazadas de extinción,...

...vivieron en vecindad.

Mientras la hembra del quebrantahuesos ceba al polluelo,...

...el macho realiza el cotidiano patrullar.

En ese cotidiano patrullar, no faltan encuentros con los cuervos.

Pese a que el ágil quebrantahuesos...

...actúa con frecuencia como ave parásita de águilas y buitres,...

...él mismo puede ser molestado, e incluso expoliado,...

...por los cuervos.

Abandona el juego el macho del quebrantahuesos,...

...pero el cuervo,...

...que no se cansa de molestar a todas las rapaces del valle,...

...va a hostigar ahora...

...a la más ágil...

...y feroz de todas ellas, el águila perdicera.

Auténtico ballet aéreo,...

...aunque sea una danza de combate,...

...el macho del águila y el cuervo...

...se entregan a sus increíbles acrobacias.

No tiene dificultad, como hemos visto,...

...el negro córvido en ponerse a salvo...

...del ataque del águila.

Pero desde su alto observatorio,...

...el macho del quebrantahuesos ha descubierto otra familia de osos.

Familia similar a la que nomadea en otra parte del valle.

Pero en este caso los oseznos, los cachorros,...

...son ya tan grandes como la madre.

Vamos a explicar nosotros que los oseznos,...

...que nacen a finales del invierno...

...en el interior de la osera,...

...que pasan por tanto el primer invierno de su vida con su madre,...

...duermen también con ella en el segundo invierno.

En los primeros días del verano,...

...cuando llevan algunos meses nomadeando...

...en compañía de su progenitora,...

...son ya estos oseznos tan grandes como ella misma.

Sobre todo si son machos,...

...porque en la especie pirenaica los osos pardos machos...

...pueden llegar hasta los 300 kilos,...

...mientras que las hembras raramente superan los 200.

La familia ursina,...

...compuesta como decimos por tres grandes jóvenes y por su madre,...

...no se disolverá hasta entrado el verano.

Parece ser que la disolución de estas familias de grandes osos...

...que han pasado, como decíamos,...

...el segundo invierno de su vida en la osera materna...

...tiene lugar porque la madre va rompiendo lentamente...

...los lazos que la unen a sus retoños.

Se va sintiendo la osa, con el despertar del celo,...

...más atraída por los machos que por sus propios hijos.

Pero esta ruptura de los lazos familiares...

...tiene lugar con una cierta irregularidad.

En cualquier caso,...

...después de que la madre se va,...

...después de que la madre deja solos a los hermanos ya crecidos,...

...estos dormirán también juntos en el tercer invierno de su vida.

Solo en el tercer verano...

...se irá cada oso por su lado,...

...a conquistar su propio territorio,...

...a nomadear por la montaña.

Las hembras por un lado y los machos por otro.

Como podemos comprobar,...

...son los osos animales extraordinariamente lúdicos,...

...no solamente en su infancia, también en su juventud.

Pero hay algo que va a perturbar el tranquilo juego...

...de los jóvenes osos.

Un macho desciende de los altos valles...

...atraído por los efluvios de la madre osa.

Dotados de olfato finísimo,...

...van a percatarse pronto también los jóvenes osos y su madre...

...de la presencia de un invasor.

Tan pronto como la brisa dé un ramalazo...

...que haga llegar hasta sus finas pituitarias...

...el olor penetrante del gigante de la montaña.

Después de la osa, el primero en captar los inquietantes efluvios...

...ha sido el más pequeño de los jóvenes,...

...que trepa ágilmente pese a su corpulencia...

...para ponerse a salvo de aquel olor tan temible e inquietante.

Prospecta la osa el ambiente,...

...aparentemente sin amedrentarse,...

...aunque el gigante que desciende de los altos valles...

...sea un auténtico coloso,...

...un oso pardo que supera ampliamente los 250 kilos.

...un animal de poderosos miembros,...

...de gigantesca cabeza,...

...que conduciéndose por el olfato,...

...oliendo los troncos de árboles en los que se restregó la osa,...

...olfateando sus pistas,...

...va a localizar sin lugar a dudas...

...el emplazamiento de la familia ursina.

La cámara de alta velocidad...

...va descomponiendo, dramatizando diría yo,...

...los movimientos de este titán del Pirineo.

Y el encuentro...

...entre el invasor del territorio...

...y la familia que estaba unida...

...puede ser dramático...

...si la osa no accede a las tentativas del gigante.

No son infrecuentes los combates cruentos...

...entre estos machos adultos...

...y algunos de los jóvenes que acompañan a una osa...

...que aún no se ha decidido por la ruptura de la familia.

Las imágenes, más elocuentes,...

...nos van a contar...

...el desenlace de los acontecimientos.

Vencido el titán...

...por la defensa conjunta de la familia,...

...es perseguido...

...por un joven enardecido que pagará, seguramente, su audacia.

Nosotros dejamos los acontecimientos hasta el próximo capítulo.

Dejamos nosotros la arena nupcial de los osos...

...y nos vamos al alto pinar...

...sobrevolado por el joven del águila perdicero.

Habrá abandonado el nido el polluelo...

...en los primeros días de mayo.

A mediados de junio, emancipado ya, trata de cazar por sí mismo.

Y sobrevuela precisamente...

...el secreto rincón donde la osa está acariciando a sus esbardos.

Poco debe temer el plantígrado...

...del águila perdicera.

No obstante, no dejará de observar a la rapaz...

...y de proteger a sus pequeños.

Las perdiceras,...

...relativamente frecuentes en el Cantábrico y en el Pirineo,...

...son sumamente ágiles y cazadoras.

Pueden, incluso, actuar en el bosque relativamente espeso.

Dos o tres veces al día se tiende la osa...

...para que puedan amamantarse los oseznos.

Acto también de características remotamente humanas.

Mientras se amamantan,...

...los oseznos emiten un ronroneo...

...que recuerda el fragor de una gran colmena...

...o el sonido de un lejano motor.

Pero, bajo las alas...

...del águila perdicera,...

...en el bosque templado de los primeros días del verano,...

...otras especies tratan de sacar adelante a sus tiernas familias.

Me refiero, amigos míos, a los polluelos del urogallo,...

...del gran gallo del bosque.

En este caso, conducidos por la prudente gallina,...

...están alimentándose profusamente...

...con los brotes de las gramíneas, con las primeras frutillas,...

...con insectos y cualquier otro invertebrado...

...que se ponga al alcance de sus picos.

Hacen en esta época los urogallos vida básicamente terrestre.

E ingieren gran cantidad de proteínas...

...que contribuyen a la muda del plumaje de los adultos...

...y al crecimiento de los jóvenes.

Resulta absolutamente invisible para los urogallos...

...el águila perdicera, que está muy alta,...

...por encima de las copas.

Nosotros podemos comprobar el gran apetito...

...de estos animales durante el verano,...

...cuando los alimentos...

...pueden ser encontrados en las praderas y en el sotobosque.

Ha descubierto la hembra del urogallo a la altiva rapaz.

La inmovilidad de toda la familia...

...parece ser la respuesta...

...a la presencia del depredador.

El increíble picado del águila perdicera ha sido infructuoso.

Bien refugiados los urogallos bajo el sotobosque,...

...han resultado prácticamente inaprehensibles.

Tardan poco en recuperarse de esos sobresaltos las aves fitófagas.

En caso contario, su existencia...

...resultaría prácticamente imposible.

Patrullan infatigablemente los quebrantahuesos...

...durante estos primeros días del verano...

...para sacar adelante a sus pollos,...

...necesitados de abundante alimentación.

No dejarán de visitar los rompederos,...

...donde se acumulan restos de huesos de toda suerte.

Observados...

...por los osos,...

...pueden llevarse columnas vertebrales y huesos largos...

...de los miembros de ovejas, corderos...

...e incluso de animales salvajes.

Este nicho ecológico del quebrantahuesos,...

...es decir, esta capacidad para buscar,...

...encontrar y alimentarse con aquellas sustancias animales...

...que prácticamente no son empleadas por ave alguna,...

...concede a esta especie características insólitas.

Puede tener a su alcance...

...el cadáver fresco de una oveja u otra res.

Esperará pacientemente a que los buitres...

...descarnen el esqueleto.

Incluso a que el sol y la intemperie...

...dejen en cierto modo "fesandés"...

...los restos que transportará la rapaz al nido...

...para alimentar a su pequeño.

Entretanto...

...la osa, seguida de sus tres esbardos,...

...que deben andar a los ocho meses por los 15 o 20 kilos de peso,...

...recorre todo el valle...

...para que los pequeños, que maman dos o tres veces al día,...

...puedan completar su dieta láctea con toda clase...

...de sustancias vegetales y animales.

Se funden las nieves...

...y la chorrera constituye una cortina...

...delante del nido del quebrantahuesos.

La ceba del polluelo...

...no puede ser más delicada.

El pico increíblemente fuerte del quebrantahuesos...

...arranca los últimos pellejos,...

...los tendones coráceos, para ir alimentando al pequeño.

Y los osos suelen frecuentar las orillas de los ríos de montaña.

En ellos encuentran crustáceos,...

...ranas, moluscos,...

...y toda suerte de vegetales, que complementan...

...su dieta, ampliamente omnívora.

El osezno,...

...que aprende a ser pescador,...

...poco miedo le proporciona al desmán de los Pirineos.

Clarísimo e increíblemente ágil en el agua,...

...este mamífero habrá de ponerse a salvo cuando actúe la osa,...

...con sus conocimientos y sus zarpas, entre los pedregales...

...que protegen al antiguo y pequeño mamífero.

Han comprobado los especialistas que los osos comen prácticamente...

...durante todo el día.

En este aspecto,...

...al ampliar de una manera trascendental su dieta...

...alimentaria, al hacerse tan omnívoros como el hombre,...

...los osos pueden mantener...

...su raro equilibrio ecológico,...

...es decir, almacenar grasas...

...en grandes cantidades...

...durante la primavera, el verano y el otoño, para vivir...

...a sus expensas en un plácido sueño...

...durante los meses del invierno.

Ningún depredador exclusivo...

...ha llegado a esta capacidad de hibernación.

A veces,...

...osas erráticas...

...que han perdido a sus hijos o no han criado esa temporada...

...pueden penetrar...

...en los amplios territorios de 15 a 30 km cuadrados...

...de las osas que sacan adelante a su familia.

Durante el resto del año no es difícil que se solapen...

...los territorios de distintos osos.

En las épocas nupciales coinciden distintos ejemplares...

...en las mismas arenas o picaderos.

Sin embargo, cuando las osas crían...

...a los esbardos,...

...y a medida que estos son más delicados y pequeños,...

...resultan más intransigentes en la defensa de sus territorios.

Pero mientras la osa recién llegada va penetrando...

...en el feudo familiar, podemos ver cómo los oseznos...

...comen vegetales de toda suerte.

Quizá...

...el gran triunfo evolutivo de los osos haya sido este,...

...que carnívoros...

...de origen,...

...pertenecientes al grupo de los poderosos...

...depredadores, sin embargo...

...han conseguido que la base de su alimentación...

...la constituyan los vegetales.

No deja de vigilar constante y permanentemente la prudente osa...

...a sus pequeños.

Como estos animales...

...pueden criar hasta los 30 años,...

...una madura o vieja osa atesora tal experiencia...

...que difícilmente perderá...

...o pondrá en peligro a un esbardo.

Olfatea...

...con codicia mamá osa...

...los efluvios que le llegan del corzo que ramonea en el robledal.

Aprovechamos...

...la oportunidad para comentar que no por omnívoros...

...han dejado los osos pardos de ser depredadores.

Si el corzo estuviera impedido o se pusiera a su alcance,...

...no dudaría la osa en atacarle en un rapidísimo "sprint",...

...que poco tiene que hacer...

...en caso de competir con un corzo libre y sano.

Va penetrando la osa invasora en el territorio de la familia.

La reacción de la propietaria no se va a hacer esperar.

Seriamente advertida...

...de que aquel es un territorio prohibido,...

...la osa invasora se irá lejos.

Utilizando zarpas y colmillos,...

...no es rara la ocasión en que una osa, en defensa de su territorio,...

...ha dado muerte a otra.

Siguiendo el vuelo del quebrantahuesos...

...sobre el bosque pirenaico,...

...vamos a descubrir un nuevo nido.

Quizá sea esta la oportunidad adecuada para decir...

...que actualmente en todo el Pirineo...

...ha podido constatarse...

...que hay 21 parejas de quebrantahuesos...

...en la vertiente española...

...y 12 en la vertiente francesa.

Pese a encontrarse este carroñero al borde de la extinción,...

...la población pirenaica es tan densa como lo permiten...

...las condiciones orográficas...

...y, sobre todo, antropógenas del actual Pirineo.

Aquí,...

...sin una acción directa del hombre,...

...sin una persecución que ha sido la causante...

...de la práctica desaparición del quebrantahuesos...

...la población podría perpetuarse...

...durante muchos años.

Es muy frecuente...

...que el macho vuele en las inmediaciones del nido...

...mientras la hembra alimenta al pequeño.

Y nuestras observaciones nos llevan a confirmar...

...que ambos se turnan en la alimentación de los jóvenes.

Estos, ya en el mes de agosto,...

...con cuatro meses de permanencia en el nido,...

...ostentan un plumaje casi terminado.

Salta a la vista la diferencia de coloración...

...entre el pardo de los pollos...

...y el precioso color gris azulado en el dorso de los adultos.

Su blanca cabeza, tan llamativa en vuelo,...

...debe ser...

...un semáforo territorial.

Efectivamente, estas aves,...

...contrariamente a los buitres leonados,...

...carroñeros comunitarios, defienden sus territorios.

Entrado el mes de agosto, los jóvenes quebrantahuesos,...

...únicos descendientes para cada nido,...

...se posan ya en las cornisas inmediatas a estos.

Son muy perezosos para emprender el vuelo.

Hacen constantes ejercicios estimulados por la brisa.

Pero no se lanzan al espacio hasta que sus jóvenes alas...

...sean capaces de llevarles perfectamente por los aires.

En estos apostaderos eventuales, les alimentan sus padres.

Pero harán todo cuanto les sea posible...

...los progenitores de los quebrantahuesos...

...para empujarles hacia el espacio.

Se limitan...

...a darles unas picadas...

...y tratan de llamar su atención...

...con sus vuelos sostenidos.

Flotando sobre la brisa del valle,...

...el quebrantahuesos trata de impulsar a su pequeño...

...para que abandone la cornisa...

...y lo siga a la búsqueda de carroña.

Llegado el mes de septiembre,...

...no queda ya un solo pollo en el nido.

Todos...

...acompañan durante unas semanas a los padres.

Después, emprenden una existencia errática muy poco conocida.

Y que, en buena medida,...

...parece ser la causa de la rarefacción de la especie.

Pero en el mes de septiembre, aparecen ya las nieblas.

Y no es infrecuente...

...que caigan las primeras nevadas en el alto Pirineo.

Entonces, todos los animales de la cordillera...

...han de arreglárselas para encontrar alimento suficiente.

La presencia de una carroña...

...atrae a todos los carroñeros alados.

El alimoche,...

...en vísperas de emprender su viaje migratorio hacia África,...

...ha sido el primero en descubrir el cadáver.

Vienen después...

...los cuervos y los buitres leonados.

Suspendidos del ventarrón, van descendiendo sobre la carroña.

Todo es observado por el quebrantahuesos.

Ha sido esta, amigos míos,...

...una de esa rarísimas ocasiones...

...en las que se puede comprobar cinematográficamente...

...la mecánica en la llegada de los distintos carroñeros...

...al cadáver de una res.

Primero, el alimoche.

Después, los cuervos.

Luego, los buitres leonados despedazan...

...en unos minutos el cuerpo de la víctima.

No dejan de hostigar los cuervos a los buitres leonados.

El quebrantahuesos espera pacientemente...

...a que descarnen el esqueleto de la res.

Van congregándose los carroñeros sobre el festín.

Pero no descenderá el quebrantahuesos.

Ha de esperar...

...esta especializada ave de presa...

...a que queden huesos sueltos en el teatro de las operaciones.

Entonces, ingrávido, desciende.

Toma el hueso con el pico y lo pasa a las garras.

Y, raudo, se dirigirá hacia el rompedero...

...donde, si el resto es demasiado grande,...

...lo lanzará contra una piedra.

Luchan, entretanto, los buitres leonados.

En medio de la tormenta otoñal,...

...desafiando el aguacero,...

...prácticamente disuelta su silueta en el aguanieve,...

...podemos contemplar al bellísimo y raro quebrantahuesos...

...evolucionando sobre el rompedero.

Lleva suspendida en una garra la cabeza de una res.

Posiblemente, de un cordero.

Evoluciona diestramente...

...a pesar de las terribles condiciones atmosféricas.

Y, con aparente capricho,...

...abandona el cráneo descarnado del cordero...

...para coger un espinazo.

Como símbolo del salvaje Pirineo,...

...como imagen de lo que fue...

...y de lo que deberá ser esta hermosa cordillera,...

...se pierde en el paisaje de otoño...

...el bellísimo quebrantahuesos.

El invierno, amigos, será tema para el próximo capítulo.

También en la montaña,...

...el otoño resulta ser la más bella de las estaciones.

Sobre todo, en regiones como la Península Ibérica,...

...donde la mayor parte de los bosques caducifolios...

...se encuentran constreñidos...

...al recinto de las sierras y de las cordilleras.

Tanto en el Pirineo como en la Cordillera Cantábrica,...

...los hayedos, los robledales, los castaños,...

...los últimos bosques de hoja caediza,...

...se visten de oro en los días otoñales.

Es este un período de transición...

...también para los tres protagonistas de la trilogía:

los osos pardos, los urogallos y los quebrantahuesos.

Van a resolver sus problemas de maneras bien distintas.

Los quebrantahuesos abandonan el predio donde han nacido...

...y nomadean a muchos cientos de kilómetros de distancia.

También por esos días el desmán de los Pirineos,...

...sin cuya presencia no podría hablarse de esta cordillera,...

...tiene que comer cuanto puede,...

...pues comienzan a enfriarse las aguas de los ríos y riachuelos.

El metabolismo de esta asombrosa criatura...

...que tiene el nombre de desmán de los Pirineos...

...por encontrarse principalmente en esta cordillera...

...es elevadísimo.

Este antiguo y pequeño mamífero...

...que parece hecho con retales de otras especies,...

...con trompa de elefante, con cuerpo de castor,...

...con cola de rata, con extremidades de rana,...

...se las arregla para sobrevivir perfectamente...

...cientos de miles de años...

...después de las primeras glaciaciones,...

...en las que alcanzó su apogeo.

Las nieblas se aferran...

...a las laderas cantábricas y pirenaicas...

...en los primeros días de noviembre.

Los rebecos aprovechan esos días de escasa visibilidad...

...para descender a los bosquetes,...

...donde pasarán una buena parte del invierno.

Desertan estos ungulados,...

...que están más cerca de los antílopes que de las cabras,...

...las peladas laderas donde rugirá el helado ventarrón.

En los abrigados hayedos,...

...en los bosques de castaños,...

...en los robledales, colgados en las altas cuerdas,...

...encontrarán los rebecos...

...el microclima y el alimento para el invierno.

Entretanto, los osos pardos...

...resuelven de un modo distinto...

...al quebrantahuesos los problemas invernales.

Estarán buscando las oseras.

Estos bosques...

...de los jóvenes rebecos son los mismos que los del urogallo.

Los problemas para estas hermosas y escasas tetraónidas...

...van a comenzar cuando el suelo se cubra de nieve.

Entonces, le resultará muy difícil alimentarse...

...mediante la captura de animalillos...

...o comiendo los brotes de las gramíneas.

Hay un recurso...

...que va a hacer posible la vida de nuestros urogallos...

...después de que las praderas donde picotea este macho...

...se cubran de nieve.

Me refiero, amigos míos,...

...a los frutos de un arbusto.

A los frutos de un arbusto popular entre la población ibérica...

...porque se utiliza para decorar las casas en Navidad.

El acebo.

En los últimos días del otoño, están los urogallos cerca de los acebos.

Dependen de ellos casi por entero para alimentarse.

Y aquí habría que hacer una división...

...entre los urogallos pirenaicos,...

...unas 100 parejas aproximadamente,...

...y los urogallos cantábricos, raza distinta,...

...unas 500 parejas...

...repartidas entre Galicia,...

...Asturias, Santander, León y Palencia.

Y digo que hay que hacer una división...

...no solo porque son razas diferentes.

Más pequeños los cantábricos.

Sino porque los que dependen del acebo para sobrevivir...

...son, precisamente,...

...estos urogallos gallegos, asturianos,...

...santanderinos, palentinos y de León.

La razón de esta estrechísima dependencia...

...de un vegetal para una raza de animales...

...se basa en el hecho...

...de que las poblaciones occidentales de urogallos...

...viven en lugares donde no hay coníferas, donde no hay pinares.

Están ancladas en los bosques de hoja caediza,...

...donde no encontrarán la acícula del abeto o del pino...

...para alimentarse en invierno.

Esta circunstancia ha transformado...

...a los urogallos ibéricos occidentales...

...en una de las especies...

...más amenazadas del mundo.

Y no deja de ser importante la dramática costumbre...

...de desforestar el acebo...

...en nuestras manchas caducifolias cantábricas.

Se han talado multitud de acebales.

No solo por la costumbre...

...de utilizar estas plantas para decorar las casas en Navidad,...

...sino también para utilizarlas como simple leña para la quema.

Desde estas imágenes...

...de la serie "El hombre y la tierra",...

...con todo el acento, hacemos una llamada...

...para que sean estrictamente respetados los acebos.

Esas bonitas plantas de hojas brillantes y bayas rojas.

Representan, ni más ni menos,...

...que la supervivencia de la población occidental de urogallos.

El otoño es implacable en las altas cumbres.

Por encima de los 2000 metros de altura,...

...las nieves y los fríos se instalan en octubre.

Lentamente,...

...perfectamente adaptados para soportar el invierno,...

...descienden el resto de los rebecos...

...hacia las vallejadas abrigadas, hacia los boquetes...

...donde van a pasar los meses de noviembre, diciembre y enero.

Por estas fechas otoñales, tiene lugar el celo de los rebecos.

Contrariamente...

...a las especies que comparten su hábitat,...

...el oso, el urogallo y el quebrantahuesos,...

...los rebecos se encuentran en alza...

...gracias a las medidas de control y protección...

...que ha llevado a cabo el ICONA.

Las cordilleras de los países meridionales europeos...

...tienen la importancia científica...

...de que en ellas, perduran las condiciones climáticas glaciares...

...del norte de Eurasia.

Por esta razón,...

...sobreviven en estas cordilleras...

...los animales que encontraron con las glaciaciones su apogeo.

Es el caso del oso pardo.

Ciertamente, los osos pardos ibéricos...

...habitaron en toda la Península.

Fue la presión humana,...

...la caza y la transformación de los bosques, la que obligó...

...a los plantígrados a retirarse...

...a las cordilleras cantábrica y pirenaica.

Pero donde encuentran condiciones ideales para sobrevivir...

...es, precisamente, en las áreas que hoy ocupan.

Cuando los hielos del invierno...

...transforman las fontanas y los ríos...

...en superficies sólidas, los osos no tendrán más remedio...

...que retirarse a sus oseras.

Pasan unos días tratando de capturar algún animalillo...

...o de encontrar vegetales suculentos que ya no existen.

Antes de retirarse a invernar,...

...tratarán de atiborrarse...

...con ratas de agua, con crustáceos, con ranas.

Y, sobre todo, con las frutas de las encinas,...

...de los castaños, de las hayas.

Todos aquellos elementos vegetales o animales...

...que contribuyan a aumentar su panículo adiposo.

A medida que avanza el otoño y cuando entra el invierno,...

...los osos pardos se tornan somnolientos.

Parece que dedican bastante tiempo a la "toillete" de su pelambre.

En pocas palabras, se disponen al largo sueño invernal.

Según el censo del experto en osos pardos,...

...el ingeniero de montes Rafael Notario,...

...hace 10 años, quedaban en toda la Cordillera Cantábrica...

...unos 60 especímenes.

Más recientemente,...

...el conocido naturalista de campo, Jesús Garzón Heydt,...

...da un número de unos 100 osos para todo el Cantábrico...

...y unos 12 en la zona francesa del Pirineo...

...que, de tarde en tarde, pasarían a la vertiente española.

Como puede comprobarse, las cifras son inquietantes.

El ocaso de una especie está, prácticamente, ante nuestros ojos.

Cuando los rigores del invierno se han adueñado irreversiblemente...

...de las altas cotas de la montaña,...

...los osos pardos se retiran a sus oseras.

Resulta bien triste...

...que si la dureza climática no ha conseguido vencerlos,...

...hayamos sido los seres humanos...

...los que, con la acción directa o la transformación del medio,...

...estemos empujando a nuestro gran oso pardo...

...a las puertas de la desaparición.

Pero la vida sigue en la montaña.

Los cuervos carniceros y los buitres leonados...

...se las arreglan para encontrar carroña en plena tormenta.

Pronto, los buitres leonados huirán también...

...hacia zonas más bajas y de mejor clima en la cordillera.

Pero los cuervos, que son capaces de vivir en el Ártico,...

...van a permanecer en la montaña durante todo el invierno.

Hemos tenido nosotros la gran oportunidad...

...de ir siguiendo el rigor del clima de la montaña.

Comenzamos con los dulces días del otoño y el aguanieve.

Estamos sumidos, unas semanas más tarde,...

...en las grandes nevadas de diciembre.

Y, evidentemente,...

...tratamos de saber lo que pasa con nuestros amigos urogallos.

Siguen, como decíamos,...

...dependiendo en el Cantábrico del acebo.

En los lugares donde estas plantas sean abundantes,...

...no tendrán problemas...

...tanto para protegerse en el microclima de sus copas...

...como para comer sus bayas los urogallos cantábricos.

En el Pirineo, se subirán en los pinos y en los abetos.

Pasarán el invierno...

...haciendo vida forestal,...

...llenando sus estómagos con las acículas de los pinos.

Pero hay también un gran depredador...

...que permanece en la montaña en invierno.

Me refiero al águila real.

Los azores, los gavilanes y los halcones peregrinos...

...descenderán a cotas más bajas.

La reina de las aves puede permanecer...

...en sus cumbres y en los altos bosques durante los meses más duros.

No cabe la menor duda...

...de que entre los enemigos de los urogallos...

...está también la reina de las aves.

Pero no es el urogallo presa común entre las águilas.

Como saben todos los naturalistas, son los conejos...

...los animales que constituyen...

...hasta el 70 por ciento de la dieta de las águilas reales.

El tejón, que retorna a su madriguera...

...después de la correría nocturna,...

...viene a cerrar esta secuencia...

...con acentos más gratos.

Aparte de los urogallos,...

...de los osos que duermen en sus oseras...

...y de los quebrantahuesos adultos,...

...que buscarán carroña por la alta montaña,...

...hay otra especie que permanece todo el invierno en el Pirineo.

Es, amigos míos, la chova piquigualda.

La silueta del quebrantahuesos se perfila...

...muy cerca de estos pequeños y gregarios córvidos.

Estos córvidos son magníficos batidores...

...que recorren las laderas soleadas.

Son, a su vez, observados...

...por sus parientes de mayor tamaño, los cuervos carniceros,...

...que tampoco desertan de sus predios montañeros.

Y ambos, los cuervos carniceros y las chovas piquigualdas,...

...sirven al quebrantahuesos para señalar los puntos de carroña.

De esta manera, el gran carroñero alado...

...cuenta con numerosos colaboradores...

...que, aparte de su nomadeo y de su vista penetrante,...

...le ayudan en la búsqueda de desperdicios y carroñas.

Hemos realizado, amigos de "El hombre y la tierra",...

...un largo viaje en el tiempo y en el espacio.

Comenzábamos en la primavera,...

...cuando todavía la nieve se aferraba a los picos.

Hemos seguido las distintas etapas biológicas...

...de tres de nuestras más bellas especies faunísticas.

El oso pardo, el quebrantahuesos y el urogallo.

Hacemos votos desde las blancas imágenes del Pirineo...

...para que las generaciones venideras...

...sigan disfrutando de estos bellísimos...

...y únicos especímenes de nuestra fauna.

Pero antes de acabar por entero...

...la trilogía que dedicamos al quebrantahuesos,...

...al urogallo y al oso pardo, hacemos un repaso de su biología.

El asombroso canto en la parada nupcial...

...del gran gallo del bosque.

La gallina que, rendida,...

...va penetrando en la pradera del sultán.

El invasor, que no respeta los límites de su territorio,...

...y que da lugar a una batalla...

...en el secreto rincón del bosque.

Sobre el pinar del urogallo,...

...deja caer los huesos en el rompedero el raro quebrantahuesos.

Y tenemos nosotros la extraña oportunidad...

...de contemplar a esta criatura en el quehacer que le ha dado nombre.

La ruptura de los huesos dejándolos caer desde los aires.

Acompañando al rápido quebrantahuesos,...

...llegamos a la enorme cornisa...

...donde está su nido.

El macho y la hembra acompañan al pequeño.

Al pie mismo de la cortadura de los quebrantahuesos,...

...tiene lugar la temible batalla nupcial entre los osos.

Un macho pretendía cortejar a una hembra...

...acompañada aún por sus jóvenes.

Se transformó en un feroz combate...

...en el que interviene toda la familia.

Pero...

...la joven águila perdicera,...

...nacida en el peñasco del Pirineo en el mes de mayo,...

...patrulla a mediados de julio...

...sobre el pinar donde la osa saca adelante a sus esbardos.

Mientras se amamantan,...

...los oseznos emiten un insólito murmullo...

...que tiene la particularidad de apaciguar a la osa.

Pero el águila perdicera ha descubierto una presa.

Como una centella,...

...se lanza entre los árboles desde lo alto del cielo.

Los urogallos, que han salido indemnes del ataque,...

...tendrán tiempo para cazar insectos y para buscar frutillas.

Siguiendo sobre el pinar al bello quebrantahuesos,...

...vamos a llegar al nido, donde el pollo es ya muy grande.

Cuatro meses pasan los quebrantahuesos en el nido.

Han de esperar...

...al mes de septiembre...

...para abandonar la incómoda repisa donde han nacido.

La madre osa está venteando a una enemiga...

...que ha penetrado en su territorio.

Tiene lugar entre ambas hembras un feroz combate...

...que nos descubre su carácter territorial.

En los primeros días de septiembre,...

...ya están muy crecidos los pollos de quebrantahuesos.

Hacen ejercicio, hora tras hora,...

...moviendo sus amplias y hermosas alas.

En noviembre, no quedará un quebrantahuesos en el Pirineo.

Estarán haciendo vida errática...

...a cientos de kilómetros del lugar donde han nacido.

Pero el otoño cambia totalmente el aspecto de la montaña.

Como una unidad biológica, hemos seguido sin interrupción...

...la primavera y el verano para nuestros tres protagonistas.

Ahora, la biología de todos ellos va a cambiar enteramente.

El urogallo cantábrico dependerá de las bayas del acebo.

Ese hermoso arbusto que se coloca en las casas en Navidad.

Hacíamos una llamada y la repetimos...

...para que se respeten estos arbustos...

...de los que depende el urogallo.

Tras el otoño, la gran nevada del invierno.

Los osos pardos dormitan ya tranquilamente...

...en las últimas oseras habitadas del Cantábrico y del Pirineo.

Los quebrantahuesos adultos...

...patrullarán infatigablemente en sus altos valles.

Y los urogallos, aves de origen glaciar,...

...soportarán incluso la presión...

...de los depredadores de las altas cotas.

El equipo de "El hombre y la tierra"...

...ha trabajado durante cuatro años...

...para reconstruir la vida de tres especies ibéricas...

...que están al borde de la extinción.

En la composición de este mosaico ecológico,...

...ha resultado imprescindible la colaboración del ICONA.

Su colonia de osos del Hosquillo,...

...su estación de reproducción de urogallos de Esterri D'Aneu...

...y los cientos de horas pasadas por nuestro equipo en el Pirineo...

...han llevado a las pantallas de sus televisores las imágenes...

...de unos hechos que, por desgracia,...

...ya no pueden contemplarse en nuestra patria.

El hombre y la Tierra (Fauna ibérica) - Al borde de la extinción, 1

31:21 08 sep 2015

En tierras pirenaicas, importantes especies de fauna autóctona como el oso han sido víctimas de la depredación humana; otras, como el urogallo, han sido muy afectadas por cambios climatológicos. 

Histórico de emisiones: 

23/11/1979

31/07/2012

En tierras pirenaicas, importantes especies de fauna autóctona como el oso han sido víctimas de la depredación humana; otras, como el urogallo, han sido muy afectadas por cambios climatológicos. 

Histórico de emisiones: 

23/11/1979

31/07/2012

ver más sobre "El hombre y la Tierra (Fauna ibérica) - Al borde de la extinción, 1" ver menos sobre "El hombre y la Tierra (Fauna ibérica) - Al borde de la extinción, 1"

Los últimos 177 documentales de El hombre y la Tierra

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nahanni

    Nahanni

    23:53 20 oct 2015

    23:53 20 oct 2015 La primera unidad del equipo de 'El hombre y la Tierra' explora las tierras canadienses hasta las cataratas Virginia. 250 kilómetros atravesando el Parque Nacional de Nahanni. Durante tres etapas viajan hasta las cataratas, acompañados por una invasión de mosquitos, por lo que van equipados con máscaras especiales y guantes para no fracasar en la expedición. La serie canadiense es la última de las que rodó Félix Rodríguez de la Fuente para la serie televisiva de 'El hombre y la Tierra'. Histórico de emisiones: 14/12/1979 05/07/2010 12/09/2012

  • 31:57 20 oct 2015 Iditarod, la carrera de trineos tirados por perros más dura del mundo. En este capítulo descubrimos la fuerza y el coraje con el que se los perros afrontan las etapas de esta peculiar batalla contra el frío y la nieve, donde tienen que atravesar más de 1000 milllas sobre el hielo. Histórico de emisiones: 13/06/1981 22/07/2010 24/09/2012

  • Aventura en Canadá

    Aventura en Canadá

    32:28 19 oct 2015

    32:28 19 oct 2015 Aventura en Canadá Histórico de emisiones: 07/01/2011

  • El Trampero

    El Trampero

    27:07 19 oct 2015

    27:07 19 oct 2015 El Trampero Histórico de emisiones: 05/01/2011

  • Invierno en Canadá

    Invierno en Canadá

    26:52 16 oct 2015

    26:52 16 oct 2015 En la segunda semana de noviembre, en el año 1979, cae la primera gran nevada en Canadá. El equipo de El hombre y la Tierra se prepara para emprender una de sus más ambiciones expediciones. La cita es con los caribús migradores, entre el 10 y el 15 de noviembre, ni antes ni después. La temperatura se mantiene entre los 15 y 45 grados bajo cero durante todo el invierno. Histórico de emisiones: 19/09/2012

  • Operación Rescate

    Operación Rescate

    33:46 16 oct 2015

    33:46 16 oct 2015 El 3 de noviembre de 1979 Félix Rodríguez de la Fuente y su equipo abandonaron la ciudad canadiense de White Horse. Las águilas calvas son abundantes en la zona, pero en esas épocas del año, muchos de estos especímenes pierden su capacidad de vuelo, algo que los ornitólogos aprovechan para tomar medidas científicas. Histórico de emisiones: 19/09/2012

  • 22:21 15 oct 2015 Los bisontes dominaban el continente americano hace doscientos años cuando existían más de 60 millones. Son los búfalos americanos, los grandes emperadores de la gran pradera americana. Histórico de emisiones: 18/09/2012

  • 26:37 15 oct 2015 Los bisontes dominaban el continente americano hace doscientos años cuando existían más de 60 millones. Son los búfalos americanos, los grandes emperadores de la gran pradera americana. Histórico de emisiones: 18/09/2012

  • Operación caribú

    Operación caribú

    26:59 14 oct 2015

    26:59 14 oct 2015 El intrépido caribú es un gran cérvido que se alimenta básicamente de líquenes. En este documental vemos, con Félix Rodríguez de la Fuente como narrador, los métodos que utilizan los científicos para estudiar a estos peculiares animales, conoceremos sus hábitas, regiones del mundo que habitan, desplazamientos, etc. Histórico de emisiones: 08/02/1980 29/12/2010  17/09/2012

  • El lago de los castores

    El lago de los castores

    30:15 14 oct 2015

    30:15 14 oct 2015 Después de atravesar más de 50.000 kilómetros a lo largo de Canadá, el equipo de 'El hombre y la Tierra' se marcha en busca de castores para comprobar sus hábitos. Un roedor que aparece en el escudo de la bandera nacional junto con una hoja de arce. Los castores se caracterizan por su capacidad para derribar y cortar árboles con sus dientes. Histórico de emisiones: 11/10/1980 28/12/2010 17/09/2012

  • Operación peregrino

    Operación peregrino

    29:48 13 oct 2015

    29:48 13 oct 2015 El halcón peregrino es uno de los animales favoritos de Félix Rodríguez de la Fuente y dedicó un capítulo del rodaje en Canadá para grabar este centro donde se han criado más de 300 aves. Histórico de emisiones: 04/01/1980 13/09/2012

  • Kluane

    Kluane

    31:11 13 oct 2015

    31:11 13 oct 2015 El 4 de julio de 1979 se inicia la primera expedición canadiense para obtener el primer reportaje del interior del Parque Kluane. Después de pernoctar en un lago, el equipo se dispone a llegar hasta los altos glaciares, el principal atractivo de la zona. En la ruta hacia la montaña descubren una pareja de osos grizzlies. Los plantígrados, que llegan a pesar más de 500 kilos, son abundantísimos en esta zona Histórico de emisiones: 28/12/1979 13/09/2012

  • La isla de los alcatraces

    La isla de los alcatraces

    28:07 12 oct 2015

    28:07 12 oct 2015 En un islote plano cubierto de almajos, en pleno mar del Coral venezolano, nidifican los alcatraces pardos. La biología reproductora de la inmensa colonia, constituye el tema de este capítulo de "El Hombre y la Tierra". Para un europeo, explica Félix Rodríguez de la Fuente, "un hombre acostumbrado al temor de los animales ante su presencia, lo más sorprendente es la tranquilidad con la que estos alcatraces acogen a estos nuevos 'animales'". Histórico de emisiones: 30/07/1974 02/07/2010 12/09/2012

  • La montaña sagrada

    La montaña sagrada

    28:25 09 oct 2015

    28:25 09 oct 2015 Al sur de Puerto Ayacucho, alza su masa vertical e inviolada, el Cerro Autana, montaña sagrada de los indios Piaroas. Histórico de emisiones: 22/06/1974 11/09/2012

  • El Edén perdido

    El Edén perdido

    25:08 09 oct 2015

    25:08 09 oct 2015  Félix Rodríguez de la Fuente y el equipo de "El Hombre y la Tierra", terminan la expedición por toda Venezuela y regresan a España con Teo (Guaica), la cría nutria gigante salvada de la muerte en Puerto Ayacucho (La Esmeralda). Les acompaña otro ejemplar, hermana de la primera, igualmente rescatada de la muerte. Histórico de emisiones: 12/08/1974 30/06/2010  

Mostrando 1 de 12 Ver más