www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3635885
No recomendado para menores de 7 años
Transcripción completa

¿Quién es? ¿Cómo se llama? Silvia.

¿La Merkel? ¿Qué quieres que haga?

Desenamorarte. Le he contado todo a Chema.

¿Y qué tal ha ido? No te quiero engañar.

Bien no se lo ha tomado.

Deja de meterte en mi vida, que no eres mi madre.

¿Te ha quedado claro? Clarísimo.

En cuanto la campaña pase,

lo nuestro dejará de ser secreto. Ya.

He dejado a mi mujer.

¿Unas llaves? ¡Sí!

Quiero que te sientas como en casa.

¿A Emilio le conoces? El padre de Peláez.

¿La mujer bien, todo bien? Me dejó.

La semana pasada. Uy.

Se ha ido de casa. Lo siento. No sabía nada.

Pobrecillo.

Pobrecilla, ella, le ha aguantado 15 años.

Vuelvo a casa. Ni siquiera te vas a despedir.

¿Y decirle que no compensa lo nuestro?

El divorcio de mi mujer me dejaría sin dinero.

Ramón se ha vuelto a su casa.

Mañana, Silvia y yo nos vamos a la sierra a pasar el día.

Es que mañana tenemos el partido de futbito.

Nos tienes que llevar. ¿Puedes llevarles tú?

No, no puedo, lo siento.

Llevo el coche al taller. Hugo, no te preocupes.

Si no puede ser, no puede ser. Pero ¿por qué?

Si ya lo teníamos planeado. No te agobies.

Estoy yo aquí

para vigilar que ninguna mujer haga daño

a los hombres de mi familia.

¿Queda claro?

Nítido.

# Tenía tanto que darte,

# tantas cosas que contarte,

# tenía tanto amor

# guardado para ti.

# Tenía tanto que darte,

# tantas cosas que contarte,

# tenía tanto amor

# guardado para ti. #

Gracias por arreglarme la estantería.

Bien.

Ya está. ¿Te quedas a tomar un té conmigo?

No puedo. Estoy hasta aquí.

(Timbre)

Marcho yo también.

Para una vez que te pido que te quedes a tomar té conmigo...

No puedo. Me voy.

(GRITA) ¿Qué, qué, qué, qué?

Es Miriam. ¿Qué hacemos? ¿Cómo que qué hacemos?

¿Qué...? ¿Qué Miriam es?

Miriam, Miriam, Miriam, la mujer de Ramón.

¡Ah! Esa Miriam.

¿Y qué hacemos? Bueno, pues yo me voy.

No. ¿Y si me quiere hacer algo? ¿Si me quiere matar?

Bueno, pues más a mi favor.

Será mejor que mate solo a una persona en vez de a dos.

Esos detalles de egoísmo no van conmigo, sinceramente.

¿Has pensado en Chema? Por favor.

No. Por favor, Hugo.

No. Por favor, por favor.

Me lías, me lías, me lías, me lías.

Por ti, ¿eh? Por ti.

Buenas tardes. Buenas tarde.

¿Es aquí la agencia "El amor de tu vida"?

No. Sí.

Depende. O sea... Quiero decir que sí. Sí.

¿Puedo pasar? Sí, sí. Pase, pase.

Pase, pase. Póngase cómoda. No, no.

De tú. Vamos a tutearnos. Bueno... (TITUBEA) Ponte cómoda.

Bien. Ponte aquí. Muy bien.

Bueno... Bueno, bueno, bueno. Pues ya está.

En cuanto tenga claro el color y la tela,

le retapizamos la descalzadora. Es una pena tirarla.

Es que no lo tengo claro todavía. No. Tengo dudas.

No, no puede dudar.

Porque esta descalzadora está sangrando.

La pena que se le ha rozado de aquí, del... ¿Eh?

Se le ha viciado de... De poner... Bueno, pues nada.

Llama usted a la oficina y ahí, ya lo que le he dicho antes.

Vale. Piénseselo. Yo me voy yendo. No, no, no.

No hace falta que me acompañe, ya me voy yo.

¿Usted sabe dónde está la salida? Como conozco la entrada,

¿cómo no voy a saber dónde está la salida?

(RÍE)

No. Adiós, señora.

Que... Es que...

Los tapiceros, que están muy... Bueno, pues...

Tú dirás. Bueno.

Yo he venido aquí porque me... Me...

Porque me he encontrado esta tarjeta

en uno de los bolsillos de una chaqueta de mi marido.

Ajá. Ramón Maldonado.

¿Te suena? ¿El diputado? No. No, así, no...

Ramón Maldonado... No, no caigo, no.

La cuestión es que me engaña.

Le he echado muchas veces de casa pero ha vuelto

con el rabo entre las piernas y yo, muy tonta, le he perdonado.

Pero esta vez no. Esta vez es distinto.

¿Distinto por qué? Porque se ha ido él.

¿Habéis discutido o algo? No, qué va. Es por la otra.

Hace dos días se fue y no he vuelto a saber de él.

A ver, estaba conmigo, sí, pero no.

Porque él estaba pensando en la otra.

Ah... ¿Y tú no sabes quién es esa en la que no puede dejar de pensar?

Ay, mira, yo conozco perfectamente a Ramón. Le conozco muy bien.

Y yo sé que todos los ligues que ha tenido pues los lleva...

Ahí, ahí. Pero a esta, no. A esta la lleva aquí.

Aquí la lleva. Tú has tenido más éxito.

Es que está muy caliente esto.

Que me refiero que mi marido vino aquí

en busca del amor y, pues...

Porque él lo ha encontrado, ¿no?

Mira, si quieres mi opinión,

no sirve de nada aferrarte a una relación que ya está muerta.

Y aunque quisiera ayudarte, yo no puedo.

Nosotros tenemos una profesionalidad.

Gloria, necesito que me ayudes. Quiero hundirle.

Quiero destrozarle. Quiero... Quiero arrancarle la piel a tiras.

Quiero... Quiero acabar con él. Ya, mira, lo siento

No puedo ayudarte. ¿Por qué no?

No puedo ayudarte. Te pago lo que me pidas.

Por favor, no insistas, ¿eh? Pero sí que insisto.

Es que yo tengo una cita. Así que...

Bueno, pero vengo otro día. No, no, no. No puedo.

Gloria, por favor. Que no, hombre, que no.

(RAPEA EN UN IDIOMA INVENTADO)

Papá, que me ven mis amigos. Me encanta.

Estás nervioso. Reconócelo.

Dime ya la sorpresa. Te lo voy a decir. Bueno.

Bueno, pues a partir del día 15 nos vamos juntos

un fin de semana a Lanzarote. ¿Cómo te quedas?

Que el 15 no puedo. ¿Por qué?

Nos vamos a la finca de los padres de Juan.

Eso se puede retrasar. No hay ningún problema.

Lo vamos a pasar teta los tres, Chemita.

¿Cómo que los tres? Sí, Silvia, tú y yo.

¿Le vas a dar otra oportunidad o no, Chemita, por favor?

Va. Déjame el teléfono de los padres de Juan.

No, déjalo, da igual Sí, no, no da igual.

Dámelo. Yo les llamo. Que no. No están.

Teníamos la casa para ir nosotros a nuestra bola.

Ah, amigo. Por ahí ha saltado la liebre.

Claro, Juan, sus amigotes, sin control de los padres...

Como vacas sin cencerro, vamos. No. Lo siento.

Papá no gustarle. ¡Pero, papá, no seas momia!

No, no. Ni momia, ni Nefertiti.

Lo siento, Chema, pero a esa finca, de momento, no vas a ir nunca.

(Timbre)

¡Paula! ¡Qué sorpresa!

¿Pasa algo? Pues que hoy vamos a necesitar

algo más fuerte que un Rioja. ¿Te gustan las caipiroskas?

No, no, no, no. No intentes convencerme, Silvia.

Tía, es que parece que lo llevo escrito en la frente.

"De usar y tirar".

¿Es que es mucho pedir una relación estable?

Y si no buscan compromiso, ¡que lo digan!

Que sean claros. Compromiso, la propia palabra lo dice.

Que me gusta mucho la etimología. Que hice un curso.

Sí, sí que te gusta, sí. Del latín, "compromisum",

que significa "obligación, responsabilidad".

Obligación, Silvia, responsabilidad.

No me voy con mis colegas hasta las cuatro

y luego vomito en la maceta del ficus.

¿Qué pasa, no te gusta? (TOSE) Bueno...

Es que ya sabes que los cócteles no me van mucho, pero...

Ya, es que no tenías vodka y le he puesto ginebra,

así que estamos bebiendo más bien "ginpiroskas".

No, no te rías porque no ha tenido ni puta gracia y yo lo sé.

Porque normalmente soy ocurrente, yo soy una persona divertida,

soy una persona graciosa, ¿verdad? Sí, sí, sí, claro.

Ese capullo me ha quitado hasta eso, ha sido un chiste de mierda.

Hombre, no te martirices, que esto tampoco es "El club de la comedia".

Comedia, ¿sabes de dónde viene la palabra "comedia"?

Sí, claro, del latín. Casi. Del griego.

De "komos" y "odé". Que significa "canción del desfile".

Tendrá algún sentido, ¿no?

(TITUBEA) Pues yo... Yo no se lo encuentro ni...

Ni a la palabra ni a mi vida, ni a los hombres, ni a nada.

¡Ay!

¿Sabes que estoy plateándome volver a Zamora?

¿Por qué? Me han ofrecido un trabajo allí

y a lo mejor me viene bien un cambio de aires, a casa, a las raíces.

¿Tú no echas de menos Zamora?

Pues si te soy sincera... No.

Ya, estás pensando que estoy loca, ¿verdad?

No, no, no. Normal, es que es una idea terrible.

¡Qué coño hago yo en Zamora después de todos estos años!

¡Ay!

Venga ya...

Oye, no te importa que me quede esta noche a dormir, ¿no?

No... No, no, no, no.

¡Silvia!

¿Qué tal? Hola.

¿Cómo estás? No llevarás algo suelto para el parking.

Disculpa, que... Me siento fatal. No sé. Voy a buscar.

Hola.

¿Y esto? "El amor de tu vida". No.

Parece una de estas agencias que te buscan pareja esto, ¿no?

¿Eh? La tarjeta.

¡Ah! No, no... No sé si tiene...

¿Entonces es tuya? ¿Eh?

No, Peláez, no es mía. ¿Tengo cara de estar tan desesperada?

Pues la tarjeta es de calidad, ¿eh? Esto parece pulpa de cedro.

Sí, sí. 250 gramos. Sí, sí, sí. Es cedro, es cedro. Toca.

Es cedro. Es cedro, es cedro. Bueno.

Pues yo sí que asistí a una de estas agencias hace ya tiempo

cuando me dejo mi mu...

Cuando nos separamos de mutuo acuerdo.

Sí, ¿no? Fue un desastre la cita.

Ella se parecía a la presentadora esta de televisión...

El programa de entrevistas.

¿Anne Igartiburu? ¿Mariló Montero?

Alaska. Alaska.

Porque era una gótica de esas.

Y claro, entre que estaba nervioso y que ella me daba miedo...

Sí. Fue un desastre.

Empezaron a sudarme las manos.

Porque yo cuando me pongo nervioso empiezo a transpirar muchísimo.

Mira, es ahora, hablando con vosotros...

Mira, mira, toca. Toca.

Empapadas, empapadas están las manos.

Sí. Bueno, que fue un desastre.

Pero lo peor de todo es que luego fui a la agencia a reclamar

y no me devolvieron ni un euro. Estas cosas son un timo, ¿eh?

Una estafa de tomo y lomo. Sí, sí.

Atajo de sinvergüenzas. No, no, no... Es una...

Estamos hablando... En la cárcel deberían estar.

Es que deberían estar prohibidas.

Perdonad. Me imagino que estamos hablando

quizá un poquito a la ligera de este asunto. Entendedme.

Habrá como en la viña del señor: buenas, malas, regulares.

¿Y tú por qué te picas? ¿Quién, yo?

Sí. No, no, no me pico.

Simplemente, estoy hablando.. Yo sí que conozco gente

que, contratando estos servicios, le ha ido francamente bien.

Habrá que ir a los sitios buenos. Bueno...

Hola, Chema. ¡Uh!

Perdonadme, que tengo guerra fría. Se me va el chaval.

¡Chema! Oye, si tú no vas a usar la tarjeta,

igual yo les doy una segunda oportunidad a las agencias estas.

¿Qué tarjeta? La tarjeta de la agencia.

Yo no tengo ninguna tarjeta.

¡Ah! A ver si se la ha quedado Hugo con la tontería.

Luego te veo.

Hola. ¿Ramón Maldonado?

¿De parte de?

Gloria. Simplemente Gloria.

¿Tiene cita? No, se trata de algo personal.

¿La está esperando? Yo diría que sí.

Hace mucho tiempo. ¿Es usted familiar?

Más que eso.

Mire, si no la está esperando y no tiene cita, va a ser imposible.

Está reunido y tiene la agenda muy apretada.

Entiendo, entiendo.

Bueno, pues nada, ya...

Ya... Ya iré buscando yo la...

Sí. Eh... ¡Oiga! ¡Oiga! ¡No puede hacer eso! ¡Oiga! ¡Oiga!

Gloria, te advierto que hay cámaras.

Lo siento. He intentado pararla. -No te preocupes, Sabrina.

Déjanos solos.

¿Qué haces aquí?

Puedes dejar de fingir, Ramón.

Lo sé todo.

Sé que has dejado a Miriam, que te has ido de casa, por fin...

Y... ¿Y cómo te has enterado?

Te ha costado, ¿eh? Te ha costado.

Pero te has dado cuenta.

Otra, en mi lugar, te hubiera cruzado la cara.

Pero yo sé que has recapacitado

y soy capaz de darte otra oportunidad.

Gloria... Lo he pasado fatal, fatal.

Pero lo importante es que has dado el paso

y que tú me quieres. Y yo te quiero.

Mi vida.

Sí, y que estos cuatro años no han sido tiempo perdido.

Eh... Eh...

Disculpa... Sabri, cariño, Sabri.

Deja que te explique, cariño, deja... Deja que te explique.

Escúchame, vamos a hablar.

¿Hola?

(Timbre)

(Timbre)

Gloria, ¿se puede saber por qué no coges el teléfono?

Está la agencia desatendida por completo.

A la mierda el teléfono.

A la mierda la agencia. La agencia ha cerrado.

Eh, eh, espera. ¿Cómo que ha cerrado?

Lo que oyes, Hugo.

Todo vuelve. Todo vuelve.

Sí. ¿El qué?

¿Las hombreras? ¿El flequillo a tazón?

No. ¿El pantalón de campana?

Todo vuelve, Hugo, y el que la hace la paga.

Tenía que haberme dado cuenta desde el momento

en el que Miriam entró por esa puerta.

Era dejar entrar al karma, que venía a vengarse.

Estás sonando un poquito lunática. Un poco.

Ramón ha dejado a Miriam.

Y yo he ido a buscar a Ramón...

Ay, Dios mío. Por el amor de Dios.

Pero ¿es que no aprendes, Gloria?

¿De qué te ha servido todo este tiempo sola?

Sí, sí. Me ha servido.

Me ha servido para abrir los ojos.

No son solo Ramón y Miriam,

son todas esas mujeres a las que hemos vendido humo.

No. No, no, no. Lo siento muchísimo, Gloria.

Eso no es verdad. Más bien, al contrario.

Han sido muy felices, te lo garantizo.

Lo último que tú necesitas ahora es comerte la cabeza.

Déjate de tonterías.

Nuestro último caso.

Toma.

Y, ahora, si me disculpas, me duele mucho la cabeza.

Gloria.

¡Gloria!

Ya.

¿Y...?

¿Y qué tipo de psicólogo eres, Joaquín?

Buena pregunta. Buena pregunta.

Bueno, a ver. Sin ser demasiado fan yo del conductismo...

No, no, no. Me refiero a si estás en un hospital tratando a gente

o en una empresa... O si tienes una consulta.

No, no. Yo trabajo para la Administración.

Sí. Funcionarios que cogen la baja por estrés o depresión.

Te advierto que no es demasiado común.

Trabajar de cara al público es...

Las cosas se empiezan a complicar.

¿Sabes que la palabra "depresión" viene del latín

"depresio, depresiolis"? Claro.

Está formada a partir de la raíz del supino del verbo "deprimere",

que significa "hundir por presión". De arriba abajo.

Sí, claro. Porque ahí tenemos "imprimere",

que es "presionar desde el interior"

u "oprimere", "presionar frontalmente". Además...

Es otra cosa. Sí.

No sé si te gusta la etimología.

¿Qué si me gusta la etimología?

¿Me lo estás preguntando en serio?

No... No lo puedo creer.

Fíjate, fíjate qué palabra "etimología",

palabra que viene del latín, "etymologia",

y de su raíz griega, "etymos",

que significa "verdadero, raíz, logo, palabra".

La etimología no me gusta,

me encanta. Bueno, me encanta, no. Me apasiona.

¿En serio?

En serio.

(Sirena)

(Teléfono)

¿Sí?

Sí, es aquí pero estamos cerrados.

Bueno, yo también estoy sola, pero porque me lo merezco.

(Timbre)

(Timbre)

Gracias por llamar. ¿Has averiguado algo?

Más de lo que quisiera. Pasa, anda, pasa, pasa.

Me tienes en ascuas.

Miriam yo... Yo...

Yo soy una de ellas. ¿Eh?

Una amante de Ramón.

No, no, seamos justos.

Soy la amante de Ramón.

¿Cómo? No entiendo nada.

Voy a hacer un té. Que esto va para rato.

¿Cómo te quedas? Flipado, ¿no?

Sí, sí. A falta de otra palabra mejor,

estoy flipado, sí.

¿Qué te parece si...? Y tú dirás "flipar",

que significa "gustar mucho, entusiasmarse, alucinar".

¿De dónde viene? ¿Latín?

¿Griego? Sí, claro.

¡No, señor!

Del inglés "flip", que significa "tirar al aire y que dé vueltas".

De ahí que te dé la cabeza vueltas con algo.

Como un torniquete. ¡Ay!

Exacto. Sí.

¿Cuatro años? Sí.

Sí. Cuatro años. Cuatro años.

Pero nunca se trató de una...

de una relación así, sin importancia.

No, no... De una cana al aire. No, para mí, no.

Yo he estado enamorada de Ramón hasta las trancas.

Y no te voy a engañar, todavía lo estoy.

Ay, sí. Se hace difícil odiarle.

Sí, incluso después de haberle visto con la...

Esa... Con esa...

Esa caballona. Con esa caballona.

Esa caballona. Esa caballona.

Te juro que intento odiarle minuto a minuto, pero no puedo, no puedo.

Es que a veces es tan divertido, ¿verdad?

Y luego va y ten pone esa sonrisita que parece un perro pachón.

¡Cuatro años! ¡Cuatro años!

-Bueno, ¿eh?

¿te rindes? Pero ¡si es muy fácil!

No, no. No caigo.

Propina viene del latín.

"Propinare", que significa "dar de beber",

o sea, bueno, invitar a alguien a una copa.

Sí, "propinare"

o no "propinare".

Me refiero a que la propina es importante.

Si podemos pagar rápido porque creo que llevan

como media hora intentando marcharse.

Ay, es verdad... "Tempus fugit".

¡El tiempo vuela cuando uno se lo pasa tan bien!

Sí. Bueno, pues para celebrarlo,

déjame invitar a mí. Hacía tiempo que no tenía una cita...

No, no... De ninguna... De ninguna manera.

No lo puedo permitir. ¡Que sí!

Tú ocúpate de la propina, ya sabes, "propinare".

Sí, "propinare". Piensa dónde invitarme a una copa.

"Propinare". Muy bien.

De verdad que me encanta la etimología.

Te soy sincero, me encanta.

Pero, no sé, a tu lado me siento como un auténtico fraude.

¡Oh! Eso es un oxímoron de campeonato. ¿Lo ves, no?

Lo has notado. "Auténtico fraude".

Es que soy muy fan de la retórica.

Sí, vaya. Te gusta la retórica también, ¿no?

Esta va a ser una copa muy divertida.

¡Hombre, claro! ¡Qué iba a ser de la retórica sin la etimología!

Van de la mano. Ya.

Como nosotros dos.

Claro.

¿Sabes? Yo conocí a Ramón en una Nochevieja.

¿Una Nochevieja? Sí, en el Casino.

En un "resort" precioso de Mallorca,

jugando al "blackjack".

Whisky, doble Malta, 23, impar y rojo.

Cuando perdimos todas las fichas, perdimos también la vergüenza.

Subimos a la habitación. Ay...

Estuvimos más de tres horas ahí...

Bueno, ya me entiendes. El "resort" de Mallorca.

Sí. Pero si, de madrugada,

subió a la habitación

y estuvimos toda la mañana con el cartel de "No molestar".

Es que... Olvídate de lo de la sonrisa.

Con lo que Ramón realmente es infalible es con...

¡En la cama! Ay, en la cama.

¡En la cama es un titán! Y eso que no lo parece, ¿eh?

No, ¿verdad? ¿A que no?

No, es como... Como "fluffy, fluffy".

Sí. Blandito.

Blanquito, así. Que no... Pero luego...

(AMBAS) Oh...

Si es que parece un conejito de estos de las pilas,

pero con acta de diputado.

Le voy a echar mucho de menos. Yo también.

Gloria,

ayúdame a odiarle.

¿Cómo? Tú me ayudas a mí y yo, a ti.

No nos lo merecemos. No.

¡Quiero vengarme! Yo también.

¡Pero me falta mala leche! No te preocupes.

A mí me sobra de eso.

No, buena idea, no. Buenísima.

Superlativa, la mejor idea que has tenido nunca.

Ay, qué bien, porque yo tenía mis dudas con esto de las agencias.

Y yo, pero la cita ha ido de maravilla, Silvia, de verdad.

Además de más a más a más aún. Y Joaquín, qué majo, qué...

Qué caballero. Qué bien.

Bueno, cómo se nota que es un buen psicólogo. Qué bien escucha.

Como si tuviera otra opción. ¿Qué?

No, que digo que tú, además, cuando coges confianza, ya sabes.

Espero que le dieses la oportunidad de hablar.

¡Hombre! Pues claro, Silvia. O sea, ¿por quién me has tomado?

Claro que habló. Y yo hablé. Y nos entendimos perfectamente.

¿Sabes que es un loco de la etimología también?

Ah, ¿en serio? Sí, sí, sí, sí.

Es que cualquier cosa que te diga de Joaquín no le hará justicia.

Tengo que presentártelo.

Sí. Eso estaría genial. ¿A que sí? No, mejor aún.

Yo creo que debería presentarte a mi Joaquín y tú, a tu Hugo.

¿A que es buen plan? ¿No te apetece? Sí, muchísimo.

¡Ay! Pues entonces organizamos una cenita los cuatro.

Hombre, una cena, cena...

No sé, Paula. Yo lo digo por Joaquín.

Porque al final, pues os acabáis de conocer,

tú enseguida te entusiasmas mucho e igual se echa para atrás.

¿Sí? Ay, no sé, chica, de verdad.

Igual tienes razón, pero me da mucha rabia.

Porque me apetecía mucho que nos conociésemos.

Ya. Igual en un ambiente más informal.

Ya lo sé. Una amiga mía, que me ha invitado a una fiesta.

¿Una fie...? Uf... ¡Que sí, que va a estar genial!

¿Sí? Es chulísimo. Hay DJ, un catering

y no hay que poner ni un euro. Ay, venga, pues sí.

Va a ser una idea genial. ¡Sí!

Ay, sí. ¿Dónde es la fiesta? Pues en el centro.

A ver, Gloria.

Este trabajo no me gusta. Qué te voy a decir.

No lo puedo evitar. No me gusta.

Pero no quiero que tires todo por la borda.

Sé que esta empresa es tu sueño. Ya.

Se ha convertido en mi pesadilla.

Ay, madre... ¡Ah!

Que se me olvidaba, ha vuelto a llamar Paula.

Que quiere volver a verte. Llámala.

Si me echas una mano. Si no, ni de coña.

No. Trabajo en equipo. En equipo.

Aprovecha, que es tu último caso.

(Timbre)

Gloria, vamos, que el pájaro está en movimiento.

Hola. Hola.

¿Pájaro? ¿Movimiento?

¿Se puede saber de qué estáis hablando?

¿Y este quién por qué se mete? Cómo está el personal.

Usted, vamos, vamos, a lo suyo. A tapizar.

Ay, no, perdona. Es que es Hugo, mi cuñado.

Que el otro día no... No...

Es Miriam, la... La... Bueno, da igual, que tenemos prisa.

Encantado. ¿Prisa para qué?

¿En qué andas metida? Vamos a vengarnos.

Exacto.

Vamos a vengarnos.

Y lo decís así con la frialdad propia del que dice

"me voy a un supermercado", por ejemplo.

¿De quién? De Ramón, ¿no?

Es de Ramón, ¿verdad?

Gloria, te voy a decir una cosa, Gloria.

Cuidado, cuidado con el tema venganza,

que esto no es como antes, ¿eh?

Que uno se vengaba y luego, para celebrarlo,

se iba a unos baños de fango hasta el cuello

con avispas y todo, ahí, como locos.

"Que me pillen". No, no.

Esto, la cosa es más seria porque se puede tornar en tu contra

y saltarte y dar el crujido como el aceite en la sartén

y cuando te des cuenta, estés hirviendo.

"Caution".

Cuidado. Es verdad.

¿Es verdad? Sí, es verdad.

¿Me das la razón como a los locos?

No, no. Es verdad que vamos a tener cuidado.

¿Y se puede saber qué es lo que vais a hacer?

Justicia. Sí.

Y tú vas a ayudarnos.

¿Yo? Sí.

No. Sí. No, no, no. Sí.

Ni de coña. Sí.

¿Sabrina? Sí.

¿Qué tal? Álvaro Frías,

Departamento de Fiscalía Anticorrupción. Por favor.

Siéntate. Gracias.

Bueno, en primer lugar, gracias por haber aceptado esta cita.

Ojalá esta conversación se hubiera producido en mis dependencias,

pero lamentablemente las están fumigando.

Demasiado parásito suelto. El asunto es grave.

¿Cómo de grave? ¿Pasa algo? ¿Estoy metida en algún lío o qué?

Bueno, eso depende de cómo de estrecha

sea la relación que mantienes con tu jefe.

Ramón Maldonado, ¿verdad?

Pues sí, tenemos buena relación.

¿Cómo de buena? Y, por favor, piénsatelo antes de responder.

Buena relación, muy buena.

Insisto. ¿Qué quieres decir?

Quiero decir que si algo de lo que llevas encima

te lo ha regalado él. ¿El bolso, pulsera, ropa interior?

¿Perdón? Siento ser tan directo,

pero no es la primera vez que una secretaria

acaba procesada y en la cárcel

por culpa de haber encubierto a su jefe, créeme.

Sabrina, Ramón está siendo investigado.

Prevaricación, cohecho, malversación de fondos,

créditos ilícitos en tarjeta y gastos injustificables.

Los contribuyentes están pagando el dinero.

¿De qué me está hablando?

Estoy hablando de inhabilitación

y penas superiores a dos años de cárcel.

Sabrina, yo estoy aquí solamente para advertirte, ¿de acuerdo?

Ramón, casi con toda seguridad, terminará en prisión.

Él y parte de su equipo.

Y, si me aceptas un consejo,

yo en ese momento estaría lo más lejos posible de él.

Y ahora por favor, antes de irte, dame diez minutos, ¿de acuerdo?

De acuerdo.

Gracias.

(RÍE)

Bueno, pues ya está. Se acabó. Por fin se ha hecho justicia.

¿Ha funcionado, tú crees? Ha funcionado.

Si la hubierais visto. Le temblaban las canillas como a un gamo.

No solo pienso que vaya a dejar a Ramón,

esta se abre como una nuez para Paraguay cuando pueda.

Ya te lo dije. Si es que Hugo es un crack.

Bah, bah. Mis cosas.

Dotación natural. ¿Qué quieres que te diga?

Bueno, pues nada, asunto solucionado,

así que ya podéis dejar de jugar a 007. Se acabó.

Enterrado.

"No os venguéis vosotros mismos y dejad libre la ira de Dios".

San Mateo 5,6.

Le digo una cosa, padre, no puedo estar más de acuerdo.

Pero la ira, ¿para cuándo?

Porque lo único que veo yo aquí es a un caradura, Ramón,

viviendo a barra libre, riéndose de todo el mundo

y, sinceramente, Dios da la impresión

de mirar para otro lado. Yo no sé lo qué opinará usted.

No. Los caminos del señor son inescrutables.

Y tanto.

(Teléfono)

¿Sí? ¿Joaquín?

Joaquín, Joaquín... Sí. Soy yo, Joaquín, sí.

Eres Paula, ¿verdad? Bueno ¿qué, cuándo quedamos?

¿Te parece bien mañana a las nueve?

(Teléfono)

Aguanta un momento, Paula, por favor, no cuelgues.

(Teléfono)

¿Sí? ¿Hugo?

(TELÉFONO) Sí. ¿Te pillo bien?

Eh... Sí... Me pillas bien. Bueno... Hum...

Me pillas. Muy rápido.

¿Te apetece venir mañana a una fiesta?

Mañana. Mañana una fiesta... Sí, es a las nueve.

Es un compromiso que tengo, pero no puedo dejar de ir.

Si tú vinieras conmigo sería mucho más llevadero.

Ya. Nueve... Nueve, mañana. Lo tengo que cuadrar. A ver cómo...

Bueno, podrías quedarte a dormir en mi casa.

No cuelgues, entonces. ¿Paula? Sí. Aquí estoy.

¿Podríamos quedar por la tarde? Ya sabes el dicho.

"Merienda y desayuno hacen de la pareja uno". ¿A las siete?

No... No... No sé, Joaquín.

Yo me había hecho ilusiones de ir contigo a la fiesta...

Uf, ¿a merendar?

Ya, por ese lado a lo mejor, también. Aguanta entonces.

¿Silvia? (TELÉFONO) ¿Hugo?

Oye, que... Que no, que no.

O sea, que a las nueve, imposible.

Tengo reunión de trabajo y se alargará.

Escucha, mándame la dirección por teléfono

de dónde vas a estar y yo, tipo diez y media, once,

estoy sin falta. ¿Qué me dices?

Vale, pero no te retrases mucho, que la fie...

Venga, te veo allí.

Adiós. Paula.

Ah, aquí, aquí, aquí. Oye, que a las nueve.

Pero no me extiendo demasiado.

Le hago un cambio de guardia a un compañero y voy fatal.

Un favor por mí y otro por él. Vale. Sin problema.

¿Y dónde quedamos? ¿Donde el otro día?

Donde el otro día. Ahí nos vemos. Venga. "Ciao, ciao, ciao".

Madre del amor hermoso.

No sé si estoy admirado, asombrado, indignado

o las tres cosas a la vez.

Y luego dicen que nos ganamos el pan a traición.

En fin.

(Timbre)

¿Otra?

Ramón.

¿Qué querrá este ahora?

Hombre, Ramón. ¿Cómo estás?

Muy bien, Hugo, ¿y tú qué tal estás?

Pues como diría aquel, la vida puede ser maravillosa.

Ah, ¿sí? Me alegro mucho.

Llamaba para hacerte una consulta. No conocerás a un buen abogado.

Uy, no. Lo siento, Ramón. ¿Es que andas metido en algún lío?

Pues no, yo no, pero tú, sí, por lo que parece. Escucha esto.

(GRABACIÓN) Departamento Especial de la Fiscalía Anticorrupción.

Por favor. Siéntate. Gracias.

Pero ¿cómo se te ocurre hacerte pasar

por un miembro de la Fiscalía Anticorrupción?

Pero ¿tú quién cojones te has creído que eres?

¿El pequeño Nicolás? ¿O quién?

Pedazo de demanda que te voy a meter.

Te voy a sacar la entrañas, te voy a dejar en pelotas,

te voy a quitar el piso, lo ahorros, todo. ¿Sigues ahí?

Sí. Sí, sigo aquí. Sí.

Muy bien, nos vemos en los juzgados, entonces.

Ah, bueno, ¿cómo era eso que decías, Hugo?

La vida puede ser maravillosa. Claro que sí.

Recuerda, hijo, que Dios aprieta, pero no ahoga.

Dígale que suelte, padre, que empiezo a ponermemorado.

¿Puedo hacer algo yo por ti?

La única persona en este momento que me puede ayudar

se llama Gloria.

Volvemos enseguida. -Hasta luego.

-Hasta luego.

-¿Qué hacéis aquí? ¿Qué queréis?

Veo que me has reconocido a la primera. Chica lista.

Muy bien, perfecto.

Soy Miriam, la mujer de Ramón. -Ya lo sé.

Pero di, más bien su exmujer.

Es cuestión de tiempo que se separe de ti.

-Y es cuestión de tiempo que te cruce la cara.

Vamos, ¡es cuestión de segundos! Chis.

Relájate. Relájate.

Recuerda, ella es una víctima como nosotras.

Es una víctima Víctima.

¿Me podéis decir qué queréis? Queremos hablar contigo un segundo.

No tengo que hablar con vosotras. No me interesa el pasado de Ramón.

Solo su presente. Y ahora, su mujer soy yo.

-Sí, ya lo sabemos.

Y también sabemos que cuando te conoció, te dijo:

"Ay, gracias a ti, he recuperado las ganas de vivir".

O: "Cada vez que te miro a los ojos,

siento un escalofrío que me estremezco".

Uy. Esa me gusta.

Es buena, ¿eh? Es buena.

Es buena. Te ha dicho que eres la única.

No me importa lo queme contéis. Yo conozco a Ramón y nos queremos.

Sí. Y él no me va a dejar.

-No, tienes razón. Él no te va a dejar.

No te va a dejar porque él no deja nunca.

Él es más bien de acumular, ¿eh? Ahora eres su mujer.

Sí. Es su mujer. Pero ¿por cuánto tiempo?

¿Por un mes, un año? ¿Eh?

Luego, ¿dónde estará la bolita? ¿Dónde estará la bolita?

Bueno, eso si ya no ha empezado ya.

Ramón... ¿Puedo usar tu teléfono? Sí.

Ramón daba clase en el Colegio de Abogados los martes y los...

(TODAS) Los jueves.

¿Tú tienes el teléfono de...? Sí, está aquí. Grabado ahí.

-Gracias, maja.

-(TELÉFONO) Colegio de Abogados.

Quería hablar con Ramón... Maldonado.

Maldonado. ¿Con quién?

Maldonado. (SUSURRA) ¿De qué daba clases Ramón?

(AMBAS) De Ética del Derecho. ¿Ética? Tócate los huevos.

Uy, qué ordinaria.

El señor Don Ramón daba clases de Ética del Derecho.

El señor Maldonado hace ya tres semestres que no da clase aquí.

Hasta hace dos meses, era yo la que asistía

a sus clases de Ética del Derecho.

Lo guarda todo aquí, en un archivo de su portátil.

Nada. Me pide la contraseña. -Prueba con "Javier", nuestro hijo.

-Nada.

¡Ah! ¡Ah! ¡Ah! ¡Ah!

¡Ah! ¡Bingo!

Nada, lo único que tiene Ramón en la cabeza es esto, sexo.

Pero ¿qué son todas esas cifras?

-Una lista de pagos y transferencias a una cuenta de Suiza.

Está a nombre de Legal Service,

es una empresa fantasma que usa Ramón para no ser cazado.

Hay que guardar esto en un "pen". Tengo yo uno aquí.

Bueno. Pero eso es ilegal, ¿no?

Lo que nos ha hecho también es ilegal.

Pero que no está bien.

-¡Sabri, el profe está de vuelta!

-Qué pronto has vuelto de tus clases, ¿no?

Cada minuto que estoy alejado de ti es una tortura, buñuelito.

Buñuelito, ven aquí.

Ven aquí. Qué...? ¿Qué te pasa?

¿Estás nerviosa? ¿Eh? ¿Estás tensa? Sé lo que necesitas para relajarte.

-No, Ramón. -No, Ramón, no.

Sí, sí, sí, sí, Ramón. Sí. -No, no.

-Sí, Ramón. Tú espérame aquí.

Espérame aquí que enseguida vuelvo, ¿eh? Buñuelito.

El "pen".

Pero dame el "pen".

Pero ¿cómo no te...?

Bueno, vamos a repasar la lección

porque este trimestre la alumna ha sido muy desobediente.

No querrás seguir siendo desobediente, ¿no?

¿Eh? -Que no, Ramón.

-Que te dejo para septiembre. -Ramón, se acabó.

-Se acabó, ¿por qué?

-Porque sí, porque a mí me gusta sentirme única, ¿vale?

¿Me entiendes? A mí no me gusta ser un cromo más.

-Pero ¿qué cromo? Pero si a mí no me gustan los cromos, buñuelito.

-Eso ya lo sé. A ti solo te gustan las mujeres.

¿Sabes lo que te digo?

Que te puedes ir buscando otro cromo para tu colección. Me voy.

Me encanta. ¡Ay!

¡Qué contenta estoy de que hayas venido, Joaquín!

Tenía muchas ganas de verte.

La pena es no poder quedarme el tiempo que quiero.

Ya, ya, ya lo sé. Sí, sí, sí. Tienes una guardia.

Sí. ¡Qué hombre! Guapo, responsable, les gusta la etimología...

Si es que me ha tocado el premio gordo.

Exagerada.

Quita, que quiero presumir de novio con mi amiga,

la que nos ha invitado a la fiesta.

Tiene que estar por a...

¡Ay! Mira, mira, mira.

Allí, esa es.

¡Oh!

¿Joaquín?

¿Joaquín?

Es muy complicada. Crees que lo estás haciendo bien

y todo a la mierda. ¡Ay!

¿Hugo? S... Sí. Mi madre...

Ay, pero qué sorpresa... Sí.

Si no te he mandado el mensaje. ¿No venías más tarde?

Sí, pero cuando uno quiere, uno se entera.

Ya lo sabes. Digo... Voy a...

¿Has bebido? No.

Bueno, da igual. Ven, que te presento a una amiga.

Lo importante es que estás aquí. Ya. Vale.

¿Qué te pasa? No, no, no. Estaba...

¿Has perdido algo? No.

Ah. Ya... (RÍE)

Ven, que estaba por aquí. Va, va, va.

Estaba aquí, pero como hay tanta gente...

Espera, a ver... ¡Ah, mírala!

¡Paula, ven!

Ven, ven, que te voy a presentar a Hugo, por fin.

Mira, Hugo. Pero si estaba aquí hace un momento.

Bueno, a mí me ha pasado lo mismo con el mío.

Aquí, estaba aquí, aquí.

No sé. No sé.

Voy... Voy a seguir buscando. Vale, pues yo voy... ¿Allá?

Coño, Hugo, ¿ya te vas?

Pero no puede ser. No puedes dejarme solo.

Vamos dentro. Fíjate.

Mira qué ambiente. Qué marcha. Sí.

¿Quién te dice que esta no pueda ser mi gran noche?

¿Entiendes? Claro.

Oye, oye, oye. ¿Qué?

Esto está muy lleno de mujeres. Fíjate, para mí, un poco excesivo.

Que te veo luego, ¿vale, Peláez?

Que... Nos vemos. ¡Uy! ¡Aquí estás!

SI me descuido te me escapas. No, que iba a...

Iba a buscarte yo... Anda, que...

Bueno, a él ya le conoces. Ay ¿qué tal, Peláez? ¿Cómo estás?

¿Qué tal?

Qué morro el tío. Tiene mucha cara.

Sí. ¿Y ahora qué hacemos?

Que nos han indultado al toro.

Tú, tranquila.

Ese vuelve. ¿Tú crees?

(Timbre)

¿Qué te dije?

(Timbre)

Es él.

¿Qué haces aquí, Ramón?

Gloria, ¿te importa si paso? Claro.

Pasa, pasa. Siéntete como en tu casa.

Bueno, esta era tu casa hasta que te fuiste.

¿Estás sola? Sola, solísima.

Como cuando me dejaste. Ya...

Noto cierto resentimiento en tus palabras.

¿Resentida? ¿Yo?

No. No, no, no. Para nada. Pero ¿por qué?

Un poquito dolida, tal vez.

Humillada, quizás.

Deprimida, decepcionada, insultada...

No te voy a decir yo que no, no.

Pero lo importante, Ramón, es que has vuelto.

Como siempre.

Como siempre.

(Música de fiesta)

¡Aquí estás! ¡Uy, uy!

¿Dónde te habías metido?

No que iba al baño y ya me he cruzado...

Ah... Yo también, qué casualidad. No, no, ¿en serio?

Sí.

Por favor.

Qué bien que te encuentro.

Hasta ahora, Joaquín.

¡Ay!

¡Ah, estás aquí! Hombre.

Qué bien me vienes. Sujétame esto.

Te voy a presentar a Paula, no sé dónde está.

Oye, yo no sé qué es lo que me pasa.

Es oler una copa y de cabeza al mingitorio. Perdón.

Hombre, Hugo. Picha española nunca mea sola.

Ay, Silvia. ¿Estás aquí?

Qué bien que estés aquí. Sí.

¿No está aquí Joaquín? En cuanto salga, te lo presento.

Y a Hugo, que acaba de pasar. Si no puede ser. Si estaba Joaquín.

Pues deben de estar los dos. O los tres.

Porque también ha entrado Peláez, el terrible, que luego te cuento.

Ahí dentro hay un bolso negro, ¿es de alguien?

-Ay, es mío. Se me ha olvidado, qué boba.

Ni te muevas, te presento a Paula, que acaba de entrar.

Genial. A ver si conectamos.

¿Qué tal este chiste para romper el hielo?

¿En qué se parece un...? Espera.

¿El hormigón a un escarabajo? No sé.

Me lo contaron en una convención de cemento.

El cemento tiene un sistema de elaboración de lo más curioso.

Resulta que cogen todos los elementos...

Joder. Me han puesto el bolso perdido.

Bueno ¿y...? ¿Y Joaquín? Pues no lo sé.

Y Hugo también se acaba de marchar. Estaba aquí distraída con Peláez.

Emilio Peláez, ¿qué tal? -Hola.

-Encantado. Oye, ¿a que no sabes en se parece

el hormigón a un escarabajo? -No. Silvia, hay que encontrarle.

Sí, a Hugo también. Venga, yo os ayudo.

De lo otro, ¿os doy una pista?

Lo mejor es que nos separemos, ¿eh? Así cubrimos más terreno.

Cierto. Toma.

Oye, pero una cosa, el chiste. -Sí.

-¿En qué se parece el hormigón a un escarabajo?

Es que es bueno este. -Sí.

En que los dos son insectos gordos. -¡Ah!

-Claro. No ves que hormigón es como aumentativo de hor...

Ya me quedo yo con esta zona.

¡Hugo!

¡Joaquín!

Pero... El mío estaba aquí hace un momento.

¿El tuyo también? También.

¿Aquí? Aquí.

-Hugo, ¿qué haces ahí agachado otra vez?

Hombre, aquí buscando una... Una medalla.

Te ayudo. De la familia.

¿Cómo es? ¿Cómo es la medalla? Bueno...

¿Pequeña?

¿Hugo? ¡Joaquín!

-¿Qué pasa, chicas?

¿Os han dejado compuestas y sin novio?

Menos mal que estoy yo aquí para arreglarlo.

Pasa, pasa.

Bueno. Bueno.

Y...

Es que, Gloria, es muy fuerte lo que hay entre nosotros.

Muy fuerte, muy fuerte.

Eres la única persona que he amado. Sí. Di que sí.

Sí. Pero...

Pero ponte cómodo, ¿no? Claro.

Sí. Claro. Sí.

Relájate.

¿Quieres tomar algo? Un whisky.

¿Doble? ¿Con dos hielos? Sí. De Malta.

De Malta.

Bueno, pues nada, voy a ponerme cómodo.

Claro, ponte cómodo, ¿eh?

No hay prisa. Tenemos toda la noche.

Guapa. Adiós, mi amor.

¡El whisky!

¿Qué tal, Chemita? ¿Cómo ha ido el partido?

Ya. Sigues enfadado conmigo, ¿no?

Sí, no entiendo por qué tengo que ir a ese viaje.

Pues porque quiero que nos demos unas vacaciones familiares juntos.

Porque lo vamos a pasar estupendamente

y, sobre todo, y esto sí que no lo puedo evitar,

los billetes ya están sacados. Qué levamos a hacer.

(Teléfono)

Ay, perdona. ¿Sí?

He escuchado tu mensaje. ¿Qué tal Chema?

¿Qué tal, Silvia? Perdona.

Me he tenido que marchar de manera urgente.

Está Chema... Bueno, a ver. No es que esté mal, mal, pero...

Tiene como ovillo agarrado a los pulmones.

Catarro y... No sé, me he asustado, la verdad.

Ah, pues qué susto. Como te has ido así, de repente,

pensaba que era gordo. El chaval se ha asustado

en cuanto ha visto que tenía fiebre y yo venía...

Pero si yo no estoy malo.

Chema, estás malo. Hazme caso, estás malo.

Al menos tú tenías un buen motivo para irte.

El cabronazo que ha venido con mi amiga se ha ido sin más.

A la francesa. ¿Qué me dices?

Pobre. ¿Cómo está?

Pues no sabría decirte porque ha sido irse Joaquín

y caer sobre ella Peláez en versión tres copas de más.

Ya sabes, Peláez al cubo. Silvia, te voy a tener que dejar.

Al chaval no se le pasa la tos. Es como una tos perruna, rara.

Luego te llamo. "Ciao, ciao".

Vale.

Ya. Ya puedes dejar de toser, Chema.

Uy, no sé, ¿eh?

Porque mañana si voy a clase y me ve como una rosa Silvia...

Ay, Dios mío.

Vale, tranquilo, no vas a clase mañana.

Vale y tampoco a Lanzarote.

Tampoco a Lanzarote, tampoco vas.

¿Tranquilo, ya?

Me ganas por pesado, hijo, por pesado.

Te tengo que dejar por imposible.

No vas, pero te voy a decir una cosa.

Te vas con tus amigos, de acuerdo,

pero te voy a llamar por teléfono. Como no me lo cojas

o me entere de que has bebido o fumado

no sales de tu habitación, escucha, hasta el día de tu jubilación.

¿Te queda claro? Clarísimo.

Ya.

Chemita, no me hagas la tres catorce "roscachapa",

¿me entiendes, verdad? Vale, papá.

Ale, que luego vienen los "ayayays" y los "madremías".

Y luego, ahí, ya... Uno ya no responde.

Vale, bien, andando.

Bueno, aquí tiene a su paciente, listo para la exploración.

Bueno, bueno.

¿Dónde me tumbo? Túmbese aquí.

¿Aquí? Muy bien.

Aquí tiene...

¡su whisky! Muy bien.

-¿Alguna molestia, Ramón?

-Pero ¿qué es esto? ¿Que...? ¿Qué pasa?

¿Qué pasa, Gloria? Me temo, Ramón,

que tu diagnóstico no es nada bueno.

No me podéis hacer esto a mí. -Te equivocas.

No nos lo puedes hacer tú a nosotras.

-Se acabó,Ramón. -Pero, bueno, devuélveme esto.

¿Qué haces aquí tú? ¿Qué haces aquí? -Fuera de mi casa.

Y olvídate de mi dirección. -Muy bien.

Pero antes déjame coger las cosas. -Las cojo yo.

Toma.

¡No! No.

¡No!

A ver, Gloria. Gloria, ¿adónde vas con eso?

¡Gloria! Por el amor de Dios.

¡Gloria, no! Pero los panta...

Muy bien, muy bien.

Me voy, me voy, pero quiero que sepáis una cosa.

Si me voy, no me vais a volver a ver.

-Pues ya lo vas pillando, Ramón. -Bien.

(TODAS) ¡Fuera!

-Anda, hola. Qué sorpresa. ¿Estás sola?

-En realidad, estoy esperando a alguien.

-Pues esperamos juntos, ¿no? -Pero...

Pero es tardísimo. Mira la hora que es.

Creo que mi cita ya no va a venir.

Ay, venir. Qué verbo tan sencillo y tan bonito a la vez.

-Yo había quedado con un amigo.

-Advenir, porvenir, convenir, devenir.

-Ub padre del colegio de mi hijo, pero me ha dado plantón.

-Porvenir es la que más me gusta. Me... Me encanta, ¿no?

O sea... Lo que está por llegar, por producirse...

A mí es que las palabras me hacen transcender,

de "transcender", estar, huir más allá de uno...

-Claro. -¿Tú transciendes?

-Yo, sí. Yo, muchísimo. -¿Sí?

-Sí. Y cuando estoy contigo, transciendo más.

-Ay, ¿qué libro estás leyendo? -Quintiliano.

-Nacido en "Calagurris Nassica Iulia", en Calahorra.

-"Vir bonus dicendi peritus", como decía...

-¡Catón! -¡Catón!

-¡Qué fuerte, por favor! Se me... Mira, mira...

Los pelos de punta. Mira, mira. -Mira cómo se te han puesto.

-Oye, ¿sabes una cosa?

Que al principio de conocerte, pues... Pues...

Me pareciste un tío un poco rarito, ¿no?

Pero para nada. Eres un tío normal, como yo.

-¿A que sí? -Totalmente.

Qué gracia.

-"Detención del diputado Ramón Maldonado

por malversación de caudales públicos en Madrid".

A ver. Mira, mira:

"El congresista se enfrenta además a varios cargos.

'Los papeles de Ramón', como ya se conoce el caso,

fueron enviados a un periódico de tirada nacional

de una forma anónima

y han acabado de forma fulminante con su carrera política”.

Esperad, que esta no sé si la habéis visto.

Esperad. Esperad.

"El político ha sido noticia, además, al hacerse públicas

estas fotos donde se aprecia

al eminente abogado en paños menores (RÍE)

forcejeando con un mendigo por unos pantalones".

¡Ay, por favor! ¡Hay foto!

Mira, de verdad...

Yo no sé qué le hemos visto a este hombre, ¿eh?

¡Es el fin de una leyenda!

Y el comienzo de la liberación. ¡No más cromos!

No más trenes que no llegan a ningún sitio.

No más "fluffies". ¡Por nosotras!

(TODAS) Por nosotras.

Coloca, Chemita, coloca.

Llevas la mochila igual que el dormitorio de un pavo.

Qué barbaridad. Venga ya, papá.

Que está bien así. Comprueba el teléfono, anda,

a ver si está en silencio. ¡Papá!

Comprueba.

Ya está. Está así.

Bueno, pues ya está. No era para tanto, ¿no?

(Timbre)

Andando. ¡Son mis colegas!

No, no, no. Te lo llevo yo. Trae. Trae, trae.

Papá, que ya está.

Bueno, ve tú.

Perdona. No me acordaba, eres adulto e independiente.

Hala, vuela. Venga, adiós, papá.

Oye, en cuanto llegues, llama.

No me hagas la tres catorce... Roscachapa.

Adiós, Chema. Pásalo bien.

¿Lo oyes? El silencio me mata.

No se ha terminado de ir cuando ya le echo de menos.

Venga, Hugo. No me des el viaje. ¿Qué quieres que haga?

Cambia el chip. Piensa en la playa.

En Lanzarote.

Los dos juntos, por fin, ¿eh? El bikini...

Las olas, el mar, ¿eh?

(Disco rayado)

Perdón. Hola. Ya veo que Chemita al final no se va a Lanzarote.

No. Se quedó. Ya.

¿Y os han devuelto el dinero del billete?

Ni un duro, Gloria. ¿Lo puedes creer?

Ah... Vaya tipos.

De cuidado. No sueltan, pero, vamos...

O sea, os sobra un billete.

Bueno, sí y no, porque el billete está a nombre de Chema.

Sí, pero bueno, no es ese tanto el problema

como que es un billete de tarifa de un chaval menor. Entonces...

A ver, no estaréis pensando que me quiero acoplar con vosotros.

No... No...

Nada más lejos de mis pensamientos. No, no, no.

Qué hago yo ahí en Lanzarote, con los mojitos y tirada al sol.

No, no, no, no.

Yo me quedo aquí. Sola.

Sí, que cuanto antes me acostumbre, mejor.

Porque, claro, tú con pareja,

Chemita con sus amigos...

A ver... A ver, Gloria, a lo mejor puedo hace algo. No sé.

Agarrándome a que sois familia. A lo mejor me lo puedo currar.

¿Seguro? Bueno, lo voy a intentar.

Eso sí. Tú, tu vida. Nosotros, la nuestra.

Bueno, no te vas a enterar ni de que estoy allí.

¿Seguro? Sí.

Vale. Bueno.

Pues yo me marcho que, quedan cuatro horas

para el vuelo y tengo que hacer el equipaje.

Sí, yo también.

Y de paso, a ver si me puedo cortar las venas.

¿Por qué? Cambia el chip. Vale.

(Teléfono)

Vale. Te veo luego.

"Ciao". "Ciao".

¿Sí? "El amor de tu vida".

Sí, sí, es aquí, pero lo sentimos, no podemos ayudarle.

Estamos cerrados.

No, no.

Solo 15 días por vacaciones.

Sí, usted llame, concertamos una cita...

Bueno, el hombre de su vida

no se lo podemos garantizar pero, si no se arriesga,

¿como va a saberlo? Adiós.

Anda, tira a por tu bañador. ¡Ay, mi cuñadito!

¡Ay, mi cuñadito!

# Vamos a la playa... #

"Ay, Dios mío...

Debo de ser el único tonto de la Tierra, te lo juro,

que se lleva de vacaciones románticas a su cuñada,

que además no traga a mi novia porque no encaja con mi hijo.

Y encima mi cuñada es mi jefa, y sus clientas, mis novias.

Por supuesto, esto solo lo sabe mi amigo el cura

porque si le da el humo a mi chica (RÍE),

no tenemos campo para correr.

¿Por qué la vida tiene que ser tan complicada?

¿Quién lo sabe?"

34, 1, primera.

No sé.

Y también sabemos que cuando con... te conoció...

Jo. Te di... un...

Hola, buenas. Mire, quería hablar con Ramón Mendizábal.

No, Maldonado, Maldonado. ¡Ay, no jodas!

Sí. Ay...

Se puede volver la... la rotativa...

Nosotros tenemos una profesionalidad.

Código ético.

Somos una... Una agencia muy profesional.

¿Y confidencial?

Además, aunque quisiera, no podría ayudarte.

Nosotros tenemos una... Una... Su puta madre.

Somos una... Una empresa muy responsable, muy... Muy...

Fiel... Muy que no...

Profesional.

Sí.

Un código ético.

Nosotros somos una agencia muy, muy...

Responsable. Y profesional.

Es que Chemita al final no...

¿Qué? ¿Racor?

¿Qué racor?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 8

El hombre de tu vida - Capítulo 8

17 jun 2016

Silvia recupera el contacto con una amiga (María Adánez), desolada por su enésima ruptura sentimental. Tras dar fortuitamente con una tarjeta de la agencia de Gloria, pone en contacto sin querer a su amiga con Hugo. Éste tarda en descubrirlo y, sin saberlo, es invitado a la misma fiesta por ambas amigas por separado: las dos quieren presentarse mutuamente al hombre de su vida. Mientras, Gloria no sale de su asombro cuando descubre que la clienta que se presenta en su agencia es Miriam (Chiqui Fernández), la esposa de Ramón, que ha descubierto una tarjeta de la agencia en una chaqueta de su marido y sospecha que así ha conocido a la mujer por la que piensa abandonarla. Gloria se presenta en el despacho del político dispuesta a caer en sus brazos y descubre que es su secretaria (Marisa Jara) con la que está liado. Le cuenta toda la verdad y ambas deciden que es el momento de la venganza.

ver más sobre "El hombre de tu vida - Capítulo 8" ver menos sobre "El hombre de tu vida - Capítulo 8"
Programas completos (8)
Clips

Los últimos 51 programas de El hombre de tu vida

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Gil Olivas

    si hagan mas capitulos, la vemos desde Estados Unidos.

    14 sep 2016
  2. carlos

    Buenísima . La seguimos desde argentina. Pongan más capítulos y hagan publicidad. Muchas gracias!!

    13 sep 2016
  3. Laura

    Buenos días, esta serie me parece absolutamente fantástica!! Los actores son buenísimos, ya estaba una gran fan de José Mota, los demás actores son igualmente geniales. El tema de la serie también es muy interesante e original. Espero que hayan muchos más capítulos de esta estupenda serie!!!! Muchas gracias!

    26 jul 2016
  4. Ma. Elena

    Hellen. Cómo es posible que lahayn quitado? Desde México la estaba viendo. Animo!, esta serie pronostica éxito

    20 jul 2016
  5. Victoria

    Por favor suban más capítulos! La seguimos desde Argentina y la extrañamos mucho. Esta versión española es buenísimaaaaa!!!!

    15 jul 2016
  6. Rocio

    Soy Colombiana y comencé a ver esta estupenda comedia y me quedé muy triste porque la suspendieron por favor reconsideren esta decisión

    12 jul 2016
  7. Mamen

    He seguido la serie desde Alemania, es muy buena...por favor sigan con ella !!!!!

    08 jul 2016
  8. Jelen

    Soy una coreana y asiduo de este serie. La estoy viendo desde Corea del sur porque me ha gustado mucho verla y no entiendo porque la quitaron.... Qué triste.

    06 jul 2016
  9. Mari Carmen

    Esta serie es estupenda, por favor tienen que reconsiderar el quitarla. En una cadena privada lo entiendo pero en la pública es inconcebible

    06 jul 2016
  10. Carlos Cueva

    Saludos desde Ecuador, por favor emitan nuevamente la serie... Es fantástica.

    02 jul 2016