www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3626684
No recomendado para menores de 7 años
Transcripción completa

(Timbre)

¿Mamá? ¡Sorpresa!

Lo siento mucho, Silvia.

Tengo un imprevisto laboral, tengo que irme a Cuenca.

¿Hugo?

¡Silvia! ¿Qué haces aquí?

¿Y tú? ¿Eh?

En Cuenca, ¿no?

Silvia, por favor. No, déjalo.

Menos mal que dijimos que no más mentiras entre nosotros.

Es realmente...

¿Qué hago, padre? Pues yo, en estos casos, recomiendo

oración, reflexión, meditación...

Pero, en tu caso,

medicación. ¿Eh? ¿Eh?

Te tomas una pastillita de esas antes de dormir y punto.

En cuanto la campaña pase, lo nuestro dejará de ser secreto.

Ya. ¡Sorpresa!

-Pero ¿qué haces aquí? -Sal ya de la habitación

porque mi mujer está subiendo y yo voy con ella.

¿Que está subiendo aquí? ¡Que me dejes en paz!

¡Que me dejes en paz! Cuatro años, Ramón.

Cuatro años esperándote. Se acabó.

No te puedes venir abajo por un cretino como este.

Pero si mi vida ha ido abajo desde que le conocí, Hugo.

Cada día más y más y más hasta que he tocado fondo.

No, yo... Yo me rindo.

Es verdad, te mentí.

En realidad te engañé un poco.

Fue una chorrada, por el amor de Dios.

Ya, una detrás de otra. Yo no puedo confiar en ti, Hugo.

Sólo te pedí que fueses sincero y no dejas de mentirme.

Es que hay un motivo. No tienes que darme explicaciones.

Hugo, tú y yo no somos pareja.

No sé qué somos. No somos nada.

Y así tiene que seguir siendo.

# Tenía tanto que darte,

# tantas cosas que contarte,

# tenía tanto amor

# guardado para ti.

# Tenía tanto que darte,

# tantas cosas que contarte,

# tenía tanto amor

# guardado para ti. #

Mecachis... Se va a enterar este ahora.

¡Raúl!

Ra... ¡Raúl! Raúl, ¿dónde estás?

¡Sal de ahí! ¡Sal de ahí inmediatamente, Raúl!

Mentiroso, estafador, fulle...

Ay, perdón. ¿Dónde está Raúl?

Raúl... ¡Raúl!

Ra... ¡Te he visto!

Te he visto... No, no, no. No te escondas. No te escondas.

Sal y mira qué has hecho con mi coche.

¿Qué pasa, Gloria? Mira, mira.

¿Qué pasa? ¡Mira!

¿Eh? "Habemus Papa".

A lo mejor se ha calentado un poquillo.

¿Un poquillo? ¿Un poquillo?

Que te doy un coche y me devuelves un botafumeiro, Raúl, por favor.

No me lo puedo creer. La que no se lo cree soy yo,

que te pagué 500 euros. Fíate tú de los amigos.

¡Raúl!

¡Raúl, que te estoy hablando!

Raúl, ¿que te ha dado un ictus o qué?

¡Ay, Tuercas! ¡Tuerquitas!

Guapa, mira lo que te da papito.

-Eso, tú malcríala, que luego yo quedo como un ogro.

-Has dejado claro que el ogro soy yo.

-Mañana tiene cita con el psicólogo a las seis.

-Sí. -E hidrátale las almohadillas,

que las tiene un poco secas.

Y por favor te lo pido, ni se te ocurra

dejarle ver la tele, que se estresa. -Pues le gusta mucho "Masterchef".

(Claxon)

-¡Ya voy, cariño!

Bueno, si le pasa cualquier cosa, me llamas

a Tarifa, que tendré el teléfono conectado todo el rato.

Hola, Gloria. Hola.

Bueno, todo el rato...

Vale, "ciao". Adiós.

(Perro lloriqueando)

¿Llevas a tu perro al psicólogo?

¿Eh? Sí, es que lo está pasando fatal con la separación.

Ah, ya. Ya veo, ya, ya...

Oye, ¿tienes...? ¿Tienes un segundito?

¿A qué hora era la fiesta, hijo? Ocho y media.

Ocho... Uy, uy, uy, no puede ser.

El miércoles a las ocho y media juega el Atleti.

¿Y? Cómo que "¿y?".

Chema. (RÍE)

El partido, nuestro Atleti, nuestra bufanda, nuestras pipas...

Padre e hijo juntos unidos por un vínculo común, ¿te suena?

McFly. Hola, McFly. ¿Hay alguien en casa, McFly?

Deja de hacer el tonto.

Que sí, el partido, pero hay cosas más importantes que el fútbol.

Que el fútbol, puede, pero que el Atleti, no.

¡Chema! ¡Chema!

Nos estamos perdiendo, hijo.

Hola. Hola, Silvia.

¿Te ayudo?

Eres tú. Uy. Qué mal suena ese "tú".

Bueno, si quieres bailo una rumba al verte.

O sea, que sigo castigado entonces.

¿Por qué? ¿Por engañarme e irte con otra a la fiesta?

Que sí, que ya sé que era una amiga tuya

y que le hacías un favor

y que todo era muy bonito y muy enrollado, pero...

No sé.

Creo que entre tú y yo siempre pasan cosas muy raras.

Silvia...

Sólo quiero que nos llevemos bien. ¿Ves?

A esto me refiero. ¿Sólo quieres que nos llevemos bien?

¿Tú crees que yo sólo quiero que nos llevemos bien? ¿Sólo? ¿Eh?

No sé a qué estás jugando, Hugo.

No estoy jugando. Sí juegas.

No estoy jugando. Sí, sí.

Sí, sí, sí, sí. Lo que pasa es que ni tú sabes a qué.

Por ejemplo, hoy parece que quieres algo de algo.

Otros días, que no quieres nada de nada.

Entre el algo de algo y nada de nada,

estoy hecha un lío que no veas.

Muchas gracias. Ya me marcho. Silvia.

¿Qué? Eso es para la fiesta.

Sí. ¿Te lo ha contado Chema?

Sí, algo me ha dicho.

Estamos recaudando fondos para el viaje a Burgos.

Aunque les interesa más la fiesta que Burgos.

¿Te puedo ayudar en algo, por favor?

¿Estás seguro? Sí.

Porque te advierto que cae en miércoles.

Y que coincide con no sé qué partido supervital,

superimportante y superimposible de perderse, ya ves.

¿Qué partido? ¿Qué más da?

Hay cosas mucho más importantes que el fútbol, créeme.

Uy, qué mono.

¿Tienes tiempo ahora? Claro.

Pues ayúdame. ¡Hola a todos!

Para los que no le conocéis, este es Hugo, el padre de Bermúdez.

Estas son Marta, Elisa, Pepi, Carlos y...

Bueno, a Emilio ya le conoces. Es el padre de Peláez.

Sí, hola. ¿Qué tal? ¿Qué tal?

¿Todo bien? Sí.

¿La mujer bien? Todo bien, ¿no? Me dejó.

La semana pasada. Uy.

Se ha ido de casa. Lo siento.

Nada. No sabía nada.

Pobrecillo.

Pobre ella, que le ha aguantado 15 años.

Bueno, pues yo ya me marcho.

Esta mesa me la dejáis aquí y la otra, enfrente

y que no se os olvide, por favor, colgar el cartel "Viaje a Burgos"

aquí arriba, bien alto, ¿vale? ¡Muchas gracias!

¡Silvia! ¡Silvia! Espera, por favor.

¿Te marchas? ¿Me vas a dejar solo? ¿Cómo solo?

Pero si estás con Peláez, Marta, Elisa...

Colaborando en la educación de vuestros hijos.

Todo sea por los chicos.

No... No... No sé.

Ahora yo tengo la sensación de que entre tú y yo

ocurren cosas muy raras. Pero nos llevamos bien, Hugo.

¿O no nos llevamos bien? ¿Eh?

¿A que sí?

Ya. Bueno, pues adiós.

¿Qué tal se te da atar globos?

¿Eh? No es fácil.

¿El qué? Atarlos.

El amor de tu vida.

Discreción y éxito garantizado.

Seguimos la ley máxima de la carpintería:

un clavo quita a otro clavo.

Mi clavo lo tengo aquí y no lo saco ni a tiros.

En el corazón. No, suele pasar, ¿eh?

Como que en los riñones afecta menos.

A días pienso en poner el gato hidráulico,

meter la cabeza debajo y... Y...

Y arreglas mi coche

Lo primero es lo primero, antes de hacer tonterías.

A ver.

Rellena esto.

¿Esto qué es?

Mi sistema se basa en la sincronización

de compatibilidades, ¿eh?

Tú me rellenas esto y nosotros buscamos

en nuestra amplísima base de datos

la persona que más se aproxima a tus necesidades.

A ver. Aficiones. Ajá.

Pues... No sé, Gloria, pues lo normal.

Comer hamburguesas, beber cerveza, ver fútbol en la tele...

Ya. ¿Y puedes hacer las tres cosas a la vez?

¿O no eres un hombre multitarea?

¿Cómo? Nada.

Que pongas lo del gato hidráulico, que es más divertido.

¿Lo pongo? Que no.

A ver, la siguiente.

Preferencias de aspecto físico.

Joder, Gloria. Pues yo quiero a alguien...

Pues ya sabes, no sé, con el pelo largo y castaño,

que esté delgadita, así, monilla... A ver, Raúl.

Hay que rellenar este formulario y no la carta a los Reyes Magos.

Venga. Ya, Gloria. Si es que...

Si es que yo no sé ni lo que quiero. O sea...

A ver, yo quiero a alguien particular, especial...

Como las estrellas de cine: son guapas o feas,

pero brillan con luz propia.

Joder, yo quiero a alguien que sea único, como ella.

Una estrella de cine.

Bueno, no sé cómo andará Scarlet Johansson, pero vamos...

Que no te preocupes. Que ya verás que algo encontramos.

No sé quién es Scarlet Johansson.

-¿Qué prefieres, caldera de condensación o estándar?

¿Eh? Es que las de condensación

tienen un rendimiento un 100% mayor que las convencionales,

pero menor poder calorífico.

Sin embargo, las convencionales cuestan un 20% más baratas,

así, aproximadamente.

Pero si calculas la vida media de una caldera

teniendo en cuenta que las de condensación

vienen con un termostato modulante que te obliga la instalación,

al final, lo que te ahorras por un lado

lo estás perdiendo por otro. ¿Me entiendes?

Lo que decía mi madre, lo barato sale caro.

(Globo deshinchándose)

Peláez, ¿por qué me cuentas a mí esto?

Es que no te lo vas a creer.

Estas mismas palabras que tú me has dicho ahora, las mismas,

son las últimas que me dijo mi Concha antes de largarse.

Ah, ¿sí? ¿Y por qué lo diría?

Voy a llamarla. No, no, no.

Sí, voy a llamarla y le pregunto por la caldera

porque estoy hecho un lío.

¿Has oído hablar de las NHO? Salen muy bien.

Si te quedas con los globos, voy un momento al servicio.

Bermúdez. Los aseos.

-(GRITA)

-Mira a ver qué caldera tienen.

¡Uh! ¿Ya nos vamos, tan pronto? ¿Tan pronto?

Ajá. Tan pronto.

Ya. A ver cómo te lo explico.

Peláez. ...si eso está perdiendo gas...

La V1, la V2 y la bomba de Hiroshima

arrasan la mitad que el pesado de Peláez.

No he visto en mi vida, y mira que he visto

gente hablando, venga, con el carrete...

A este tío lo metes en agua hirviendo y bla, bla, bla,

seguiría con el "chu chu".

Es un fenómeno de la naturaleza, así te lo digo.

¿En serio? Pero si es un encanto.

Esta no te la perdono. Te conozco, no te la perdono.

No. Vale, en serio.

Pero reconoce que necesitabas un pequeño escarmiento

después de lo del otro día. Pues ya está. Lección aprendida.

Y ahora, si me lo permites, me quiero marchar.

Yo ya he cumplido, ¿eh? No, un momento. Es que...

Quería pedirte un favor. ¿Otro?

Bueno, es que no te lo pediría si no fuese muy importante para mí.

¿Que te pidió que la acompañaras a Burgos

con los chicos de excursión? Madre mía.

Eso es. ¿Qué te parece?

Que estás loco si aceptas.

Pero ¿tú sabes lo que es pasar tres días

con un grupo de adolescentes descerebrados?

¿Y qué hago entonces, no voy? No.

No, no, no, no. Vamos. Que se coma otro el marrón.

No sé qué hacer.

La verdad es que me siento fatal dejando tirada a la pobre Silvia.

No sé. ¿Pobre Silvia?

Pero ¿esta no es la Merkel? Si a Chemita le cae fatal.

Sin razón, ¿eh?

Porque si tú la conoces, es una tía cojonuda.

Ah. Lo que pasa es que...

Por lo que veo, tú la conoces bien, ¿no?

(IMITA A GLORIA) La conoces bien. He tomado dos cafés con ella.

Dos. Sólo.

Te tomas dos cafés y ya te pide que la acompañes a Burgos.

Esa tía es una lagarta.

Bueno, ya está bien, Gloria. No te cuento nada más, se acabó.

¿Me dices para qué me has llamado? Ven.

Tenemos que encontrarle una chica a Raúl.

Está desesperado el pobre. Raúl, ¿qué Raúl?

¿El del taller? Ajá.

¿No salía este chaval con...? ¿Cómo se llamaba?

Ay, ay, ay, ay... No.

Julia. No, pero le ha dejado.

Se acabó lo que se daba.

¿Sabes dónde está Julia? Ni idea.

En Tarifa. Con un surfero que es un clon de Brad Pitt.

Y Raúl pidiéndome que le encuentre

a una estrella de Hollywood. Madre mía... A ver.

¿Qué te parece esta?

Deportista, trabaja en un vivero... Para mí, es perfecta para Raúl.

Espera. Espera, espera, espera, espera.

Espera. Espera.

El aire. -¿Estás bien?

-Me falta el aire un poco.

-¿Estás fingiendo? Es eso.

¿Eres de los que creen que tienen que dejar ganar a las chicas?

Venga, va, el último kilómetro en sprint. Vamos.

-Espera. ¡Espera, hombre!

Me temo que vamos a tener que buscarle otra pareja.

Sandra, la filóloga. ¿Qué te parece?

Muy sensible, ¿no?

Más a mi favor. ¿No dicen que los polos opuestos se atraen?

¿O es al contrario?

"Huesos.

Onomatopeya.

Ladridos tórridos en calzoncillos agrestes.

Cáustico.

Preludio".

-¿Ya?

-Ya. Es que la poesía también es silencio.

¿Qué te ha parecido? ¿Te ha gustado?

Es una oda al amor no correspondido.

A la soledad de los viernes,

a la nada.

Al vacío.

-¿Te vas a comer el choricito?

Si es que tiene que haber alguien que encaje con él.

Raquel, la echadora de cartas. No.

Si el futuro de Raúl es como me lo imagino,

prefiero que nadie se lo chive. (RÍE)

¿Y...? ¿Y esta...? ¿Cómo era esta? Ya me vendrá el nombre.

Ay...

Abogada, muy echada para adelante.

¿Cómo se llamaba? ¡Mayte!

¡Mayte!

Raúl. -¿Mayte?

-Mi casa está a dos manzanas.

-Es que he reservado mesa, hacen unos caracoles...

-¿Y si dejamos los caracoles

y pasamos directamente al tomate, tigre?

-Es que así, con el estómago vacío...

No siempre a la tercera va la vencida.

NO te rindas, ¿eh?

Mira, conozco un montón de mujeres

que desean encontrar un hombre como tú.

¿Como yo? Sí.

Venga, ¿a quién quieres engañar? ¿Yo?

Yo no estoy intentando engañar a nadie.

Lo que pasa es que...

Es que, tal vez,

deberíamos ajustar un poquito tus expectativas

a lo que tú puedes ofrecer.

¿Entiendes lo que te quiero decir? Sí, me estás diciendo

que renuncie a la mujer perfecta y busque algo más...

modesto, corriente, normal... Así, como yo, un don nadie.

Bueno, un don nadie siempre es mucho mejor que un nadie a secas.

El "don" da como autoridad, respeto...

Ay, Raúl.

¿Quieres dejar de machacarte y mirar lo que hay a tu alrededor?

¿Eh?

A ver.

¿Qué te parece esta?

No te fijes en el exterior, por favor.

Fíjate en su interior.

Gloria, ¿y por qué no nos damos tú y yo una oportunidad?

¿Me estás invitando a salir?

Sí, algo así. Ah.

O sea, me ves lo suficientemente modesta, normal y corriente.

No, no, no, no. Sé que no soy la mujer perfecta...

No, Gloria, si es que es todo lo contrario, pero ¿ves?

¡No hago nada bien! Ay...

Raúl, ¿quieres dejar de machacarte, por favor?

A ver, inténtalo de nuevo.

¿Por qué quieres invitarme a salir?

Gloria, contigo es distinto.

No es como con estas mujeres de la agencia.

Además, tú siempre me has gustado.

Un poco. Ay.

Hasta el "poco" ibas muy muy bien, Raúl.

(Murmullos)

Está buena, ¿eh? -¿Quién?

-Se te nota a la legua que estás por ella.

-¿Qué dices? Si yo de esa tía paso.

(Timbre)

-Hola, Chema. -Hola.

-(IMITA A CHEMA)

-Idiota... -(RÍE)

A ver, a ver...

¿Me cuentas que hace unos días os disteis unos besitos?

Sí, bueno, no. Bueno, sí, no. A ver.

Fue ella realmente. Le juro que yo no hice nada.

Lo único que hice fue poner así el morrito un poquito.

Así, por el piquito, nada más. Se lo juro.

Y con muchísimo miedo de no decepcionarla.

Vamos, que fue un beso de caridad, digamos.

Cristiana. Caridad cristiana. Se lo juro.

Y entonces...

¿El problema es...? A ver, padre.

¿Y si ella lo que quiere conmigo es sólo una noche...?

¡Ah!

Lo que viene a llamarse un "kiki".

Padre, no me deja de sorprender. Es usted único.

Eso. ¿Y si lo que quiere es eso, precisamente?

Ah, pues entonces te sentirás manejado, manipulado, abandonado...

Ay, pobrecito. No, no, no.

Aunque cuidado, que estoy pensando otra cosa.

A lo mejor quiere formar una familia.

Cuidado, porque esto ya son palabras mayores.

Yo ya he pasado por ahí.

Ya tuve a mi Chema, ya me da muchísima pereza.

A ver, ¿esta mujer qué quiere? No.

¿Un revolcón o formar la gran familia española?

Yo qué sé, padre. Yo qué sé.

Si yo lo supiera, ya se lo habría contado.

Yo lo único que es que por primera vez

después de muchísimos años, me apetece volver

a tener una relación en serio. Y sí, estoy asustado.

¿Contento?

Quiero conocer a esa mujer.

No. No, padre, no. Muchísimas gracias, pero no. No.

Mejor que haya cosas en nuestra relación que no mezclemos, padre.

Me parece muy bien.

Muy bien.

Primero visitamos Covarrubias, luego Santo Domingo de Silos,

bajamos por el desfiladero de la Yecla

y hacemos noche en Burgos. ¿Qué te parece?

Un plan perfecto. Cucú.

¡Eh!

Te estaba viendo desde la barra y no sabía si acercarme.

Perdón, perdón. ¿Interrumpo algo?

No. Sí.

(RÍE) Estupendo. Entonces me quedo aquí un ratito con vosotros.

Y así nos ponemos al día.

(RÍE) Muy bien.

Ay, que no me he presentado. Francisco.

El padre Francisco, Silvia. Yo soy Silvia.

La profesora de Chema, el hijo de Hugo.

Qué muchacha más guapa, Hugo. (RÍE)

Tendrás locos a los niños.

Bueno... Y a algún padre.

(RÍE) Sí.

Bueno... Ay. Juventud, divino tesoro. (RÍE)

Déjame que adivine. 25, 26...

Uy, adulador.

Padre, la edad no se le pregunta a una mujer.

Sólo si no quiere saberla.

De la generación X, ¿verdad?

Hay que ver qué de letras de adelanto le llevamos.

¿Qué le iba a decir?

¿No estará haciendo usted falta en la parroquia?

Estoy aquí, en mi parroquia, donde está la gente.

Como nos mandó Jesucristo.

Ya, pero es que Jesucristo dijo también,

lo recuerdo perfectamente:

"Cuídate mucho de aquellos que se invitan sin ser invitados".

Ya, ya. Es verdad.

Me voy a tener que marchar porque tengo una reunión.

¿Qué? Si acabamos de conocernos, mujer.

Ya, pero es que me tengo que ir. Además, que quiero un consejo.

Una cosilla que me está rondando a mí por la cabeza, a ver.

Eh... Tengo una pareja

que está haciendo

la preparación al matrimonio, es una pareja muy joven, muy joven.

Todo amor, todo ilusión... ¿Sabes?

Pero tienen dudas y me preguntan:

"Padre, ¿qué probabilidad hay

de que el amor que surge hoy

se agote con el tiempo?"

¿Qué?

¡Ah! Me lo está preguntando a mí. Sí, sí, claro.

Quiero una opinión joven, fresca, de hoy.

Sí... No, no, tú ya no. Tú ya no, Hugo.

¿Eh? Pues mire, qué quiere que le diga.

Para mí, el amor es riesgo aventura y, quien quiera seguridad,

que se haga un seguro. ¡Anda!

¡Que se haga un seguro! ¡Toma!

¿Eh? ¿Lo ves?

¿Has escuchado bien? Eso me lo apunto, vaya que sí.

Oye, ¿y de la familia qué opina la juventud?

Por ejemplo,

¿tú has pensado alguna vez en tener tu familia?

Es que yo tengo muchos niños ya en el colegio.

Así que... Eso es que no.

No, yo no he dicho que no.

Igual me meto donde no me llaman. Se mete, se mete. Se mete, padre.

Pero vamos a ver. ¿Tú no crees que la juventud de hoy

se toma muy a la ligera el sexo?

Padre, ¿por qué no volvemos a la parroquia?

Que debe de haber un montón de viejecitas

que le están esperando. No, hijo.

Yo no estoy diciendo nada inoportuno, ¿eh?

La Iglesia tiene que interesarse por los problemas

que tiene la juventud.

Y la fidelidad, ¿tú qué piensas de la fidelidad?

¿Y de la diferencia de edad entre las parejas? ¿Eh?

Es que yo me tengo que marchar, de verdad.

Nos vemos otro día. Vale, adiós.

Hablamos.

Padre, encantada. Adiós, hija. Adiós.

Dos besos. Ah, sí.

Ea. Hasta luego.

"Fortunata est purias bastardus". ¿Eh?

Que qué suerte tienes, mamón.

¿Qué tal, Chemita?

Eh... Todo perfecto.

Muy bien.

Oye, papá. Sí.

Tú cuando salías con chicas...

Allá por el Paleolítico Superior o más atrás...

Estoy hablando en serio.

Me ha hecho gracia que puedas pensar que a mi edad

uno no sale ya con chicas. ¿Sigues en broma?

No. Chemita,

pregúntame. ¿Qué quieres saber? De cuando tu padre cazaba mamuts.

¿Cómo se hace? ¿Cazar mamuts?

Ligar. Menudo tema, hijo. Menudo tema.

Bueno, de hecho, no es "menudo tema", es "el tema".

El tema, Chemita, no le des vueltas.

A ver, un consejo.

"Tenemos que aprender a escuchar. Es fundamental, hijo.

A las mujeres les encanta sentir

cuando nos están contando cualquier cosa,

que aquello nos está interesando.

No es eso de que de repente sientan que están hablando con la pared".

...pues con él, yo qué sé...

El primer fin de semana que vas a pasar con él en París...

¿A ti te gusta París?

¿Eh?

París, Raúl. ¿Te gusta París?

Sí.

¿Lo tenemos claro? Ajá.

Y otra cosa.

En el IBEX 35 del mundo femenino, cotiza muy alto,

Chemita, muy alto, el sentido del humor.

"Diviértelas, hazles reír...

Tú tienes recursos de sobra, no te tengo que decir qué hacer.

Para penas, suficiente con el telediario".

Es que no vamos a ir nunca más a jugar al parque.

Al parque.

(SOLLOZA) Y así es como murió Tornillos.

Tornillos era el padre de Tuercas.

Ya. (SOLLOZA)

Lógico. Más buen perro...

Cago en la leche.

Puedes decirme: "Ya, papá, pero ¿y si a pesar de eso

la cosa no funciona?"

Bueno, yo tengo mi pequeño truco. A mí sí me va.

Muestra tu lado más sensible,

más vulnerable. Eso inspira ternura.

Y el tío que no. Que no era nueva. Y le dije: "Mira.

La pieza que te he puesto es nueva y como me vuelvas a decir que no,

te tragas la llave inglesa". Eso le dije.

¿La llave inglesa? ¡"Atravesá"!

¿Pedimos la cuenta? Sí. ¡Camarera!

Pero no soy siempre así, el tío me había puesto ya...

Joder...

Te parecerá una tontería, pero veo a Julia en todos lados.

Por ejemplo, la estoy viendo en esta camarera.

(CARRASPEA) Nos traes la cuenta, por favor.

Está todo pagado. ¿Cómo que está todo pagado?

Aquel señor de la barra se ha hecho cargo de la cuenta.

No te lo vas a creer,

pero a mí me pasa exactamente lo mismo.

Estoy viendo a mi ex en la barra.

Si me disculpas un momento...

¡Ah!

¿Eres tú? Pues claro que soy yo, ¿quién si no?

¿Se puede saber qué haces aquí? Buena pregunta.

Te la tendría que hacer yo a ti.

Estás con otro en nuestro restaurante.

No, no. No es nuestro restaurante. Es un restaurante.

Yo puedo venir aquí con quien me dé la gana.

¿Vamos? ¿Te acerco a algún lado?

-No, no, no se preocupe usted, que ya me encargo yo.

No, no, tú no te encargas de acercarme a ningún lado.

¿Qué quieres, Ramón? A ti, Gloria.

No puedo estar sin ti ni un minuto. Ya...

Sin mí, sin tu mujer, sin tu escaño de diputado...

¿Eh? Déjame vivir, Ramón.

Desaparece de mi vida. Gloria. Deja que te acompañe.

-Chis. Ya te ha dicho que no quiere que la acompañes.

-¿Quién eres tú para decirme lo que necesita?

-Pues de momento su mecánico.

-¿Autónomo? -Sí.

Gente honrada, gente trabajadora, gente honesta.

Ramón Maldonado nunca estará en contra de un autónomo.

¿Vamos, Raúl, por favor? Sí.

Hala, hala, ve con ella, ve con ella.

Me quedo tranquilo, te acompaña un emprendedor.

Cuidado. Cuidado. ¡Oye!

Siempre con factura. Porque España somos todos.

Vamos.

Aquí vengo con las copitas. Toma.

He puesto unas bolitas de enebro. Qué bien.

Perdona que me meta, ¿de dónde has sacado a ese pájaro?

Me tocó en una tómbolas.

Y yo pensando que había tenido suerte.

Si vuelve a molestarte, no dudes en llamarme.

Nada, no te preocupes. Ramón es una ratilla.

Ahora que te ha visto, ni pasará por aquí.

Bueno...

¿Qué? ¿Qué de qué?

¿No vas a besarme?

¿Tú crees?

No perdemos nada, ¿no?

(Música romántica)

(Disco rayado)

No, ¿verdad? No.

No.

Bueno, había que intentarlo.

Adiós.

Ah, sí. No hace falta que me acompañes.

Raúl. Dime.

¿Tú piensas que es cierto lo que ha dicho Ramón?

¿El qué?

Que no puede vivir sin mí.

No sé, puede ser.

¿Quién dijo que el amor da la felicidad?

¿Y por qué no le dices a Raúl que te lleve el coche a la ITV?

Aprovechando que estáis saliendo.

Que hayamos cenado una vez no significa nada, ¿eh?

¡Hola! ¡Hola!

Te he revisado los niveles. Ajá.

Te he cambiado los filtros y te he cargado

el aire acondicionado, que estaba unpoco bajo.

Bueno. A ver si es verdad. ¿Eh?

Porque esto no me lo cobrarás.

Bueno, ya estamos.

Raúl.

¡Raúl! Raúl, ¿has visto a Tuercas?

-¿A Tuercas? ¿No estaba contigo? -Sí. Bueno, no.

Estaba conmigo, pero es que me he parado a tomar algo un minuto

y, cuando me he dado la vuelta... -O sea, ¿que la has perdido?

¿Has perdido a Tuercas? ¿Cómo se te ocurre dejarla sola?

-Ha sido sólo un momento... -¿Un momento? ¿Sabes lo que te pasa?

Eres incapaz de cuidar de nada ni de nadie porque eres tú, tú, tú.

Tu felicidad, tu futuro, tu nueva vida...

Bueno, bueno. Vale, ya está. Ya está.

Hay que encontrar a Tuercas. ¿Dónde la viste por última vez?

-A ver...

(Claxon)

¡Que ya voy!

En el viaducto, pero Samu y yo hemos ido con el coche

por ahí y no la hemos visto. -Con el coche.

Anda que... Queco. ¡Queco!

Encárgate del taller, que tengo que salir a una cosa.

Vamos a buscarla a pie, que es como se busca,

y déjate de "Samus".

(Claxon)

-Joder, qué pesadito.

Pero ¿te quieres ir tú a casa? ¡Que ya voy yo luego!

-Venga, vamos.

¿Te has fijado cómo le coge la mano?

Qué fuerte.

No me digas que no te molesta un poco.

Tú eres tonto. (RÍE)

Muy bien. ¿Se puede saber qué hacemos ahora?

¿Pedimos el rescate o... esperamos?

No, nada. Ahora hay que hacer nada. Simplemente esperar.

¿Esperar a qué? ¿A que te ingresen en Urgencias

con un ataque de asma? Es un poquito de alergia.

¿Alergia? Tú lo que tienes es unos remordimientos

que te reconcomen de arriba abajo. Así te lo digo.

Y te digo algo: lo que hemos hecho tú y yo

aquí y en Japón ¿sabes cómo se llama?

Secuestro.

Y por eso nos pueden caer hasta 10 años.

Que sí, que luego se te queda entre unas cosas y otras en 10 meses.

Ay, vamos a ver... Pero no.

Hugo, por favor, ¿tú no has visto el abrazo que se han dado?

A poco que nos quedemos al perro, estos dos vuelven juntos.

Te lo digo yo.

(Timbre)

Abre. Que sí, ya va.

¡Ah! ¿Quién es?

¿Es la policía? Peor.

Échate para allá.

¿Qué quieres? Vengo a pedirte que me perdones.

¿Por qué? ¿Por lo de ayer? ¿Por lo de los últimos cuatro años?

Tampoco creo que hayan sido tan malos los últimos cuatro años.

¿Te acuerdas de nuestro viaje a Trujillo?

Y el hotelito en la Costa Brava. Ay...

Como me salga con lo del jacuzzi de la convención de Pedraza caigo,

te juro que caigo. Mira, Gloria, déjame a mí.

Hombre, Hugo. Hola, Ramón.

Así que te encantan los perros. No, por favor.

¡Agarra al bicho! No tiene gracia, ¿eh?

Vete de aquí o te lo echo. Vamos.

¡Vamos! ¡No!

¡Vamos!

Gloria, Gloria, Gloria, arranca.

Por Dios, Gloria. Vamos.

¡Gloria, volveré! ¡Te necesito! Gloria...

(Ladridos)

Ven para casa. Joder.

¿Y si era sincero?

Gloria, por favor, si es un político.

Liam es supersano.

Dice que su cuerpo es un templo para él.

¿Cuál es tu favorito de One Direction?

-Eh... ¿Cómo se llamaba...? -¿Louis?

-Sí,sí... Justo, ese. -Lo sabía.

También es mi favorito.

Es que parece el más loco, pero es superinteligente

y supercomprometido con las ballenas y la leucemia y todo eso.

-Es verdad, sí.

-Tío, son los mejores.

En su último concierto estuve en primera fila

gracias a que mi madre hizo cola toda la noche.

-Qué guay tu madre, ¿no?

-Ay, lo siento, Chema.

No me acordaba de que tú no tenías.

-Nada, da igual. Si murió cuando yo era enano.

-Aunque a veces pienso en cómo sería la vida si estuviese ella.

-Perdona. Qué fuerte.

Las madres a veces son un coñazo pero no tenerlas es mazo fuerte.

-Fortísimo.

-¿Puedo decirte algo? -Lo que quieras.

-A ver, es que hay un chico de clase que me gusta y...

No sé si decírselo porque me da muchísimo corte.

-Pues a lo mejor tú también le gustas a él.

-¿Tú crees?

¿Se lo podrías preguntar?

-¿A quién? -A Juan.

(Disco rayado)

Como es tu amigo...

Es tan tímido y parece tan sensible...

¿Tú crees que le puedo gustar?

-No... -¿No le gusto?

-No... No lo sé.

Bueno, mira, pregúntaselo tú.

Venga, adiós. -Chema.

-Chema, espera.

(Timbre)

"Come on". No, no, no, no. "Wait, wait, wait, wait".

"Rewind, rewind", Tuercas. No, "here, here, here".

"Here, come on, come on for the here".

Aquí, aquí.

(Timbre)

"Sit, sit".

No va a ser nadie. Seguro que no va a ser nadie.

Están llamando y va a ser...

¡Hombre, Raúl! ¿Qué tal?

¿Qué...? (ESTORNUDA) ¿Qué tal, Gloria?

¿Estás bien? (CON VOZ NASAL) No, nada.

Un catarro sin importancia.

¿Qué tal? ¿Apareció el perro? Nada, ni rastro.

Por eso veníamos a verte. ¿A mí?

¿A mí por qué? Si yo no sé nada de vuestro perro.

No, es que hemos hecho unas fotos con nuestro teléfono

y nos ayudaría si repartieses unos pocos.

Sí, sí, dame... No, no. Todos, todos, todos, todos.

Estamos desesperados. Hemos buscado por todas partes.

Si le ha pasado algo a nuestra perrita,

te juro que yo no me lo perdono en la vida.

+(Ladridos)

Chis. Chis.

Chis. Calla.

¿Habéis oído eso?

¿El qué? Un ladrido.

¿Un ladrido? Sí.

Yo también lo he oído, parece Tuercas.

Ah, ¿que tú también has oído un...?

Uy, uy, uy... Uy, uy, uy...

Estáis obsesionados de verdad, ¿eh?

¿Por qué no hacemos una cosa?

¿Por qué no os vais a casa, tomáis algo, os relajáis...?

¿Eh? (SOLLOZA)

Es lo mejor. Muchas gracias, Gloria.

Y acuérdate de repartir eso. Sí.

Y ánimo.

Que por lo menos os tenéis el uno al otro.

Qué susto, por Dios. Tenemos que devolver el chucho ya.

No, no, no, no. Pero ¿qué dices?

¿No has visto lo bonita pareja que hacen?

Estos esta noche duermen juntos. ¡Ja! Y todo gracias a mí.

Déjate de tonterías, hay que devolver el perro de inmediato.

Además, así no podemos seguir. Pero ¿tú te has visto?

Das pena. Hombre, la pena la darás...

Ah, que lo dices por... Tienes razón.

Mira, llévatela lo más lejos posible.

Y me traes unos antihistamínicos de la farmacia.

Eso, paseemos la prueba del delito.

Desde luego, Gloria, tienes ideas de casquero, de verdad.

Me cago en...

¡Tuercas! Si tu amigo se cansa de Tuercas,

a mí no me importaría adoptarla. ¿Cómo?

Sí. Lo matas. A ver cómo te lo explico.

Toda su vida gira en torno a Tuercas.

Ya. Es que no me extraña, viéndole la carita...

Mira la pelota. ¡La pelota!

A por la pelota. Tuercas.

¡Mira, mira! ¡Corre, corre!

¡Ay! (RÍE)

Hay que ver qué listos son los perros.

Con que les digas un par de veces las cosas, ya.

Lo hacen. Bueno.

A ver. Tampoco es... Quiero decir, que es traer una pelotita, no...

¿Sabes cuántas veces le dije a mi exnovio

que bajara la tapa del váter?

¿Te puedo hacer una pregunta?

Si quieres, respondes. Si no, paso a publicidad.

Te lo juro, pero...

¿Estuviste mucho tiempo con ese novio?

Uy...

Tú también como tu amigo el cura. ¿Os paso un informe de mi vida?

Era simple curiosidad, ¿vale? (RÍE) Perdón.

Tú, sin embargo, todavía no me has contestado

si vienes conmigo al viaje a Burgos.

Te lo iba a decir. Te lo juro. Ya...

Pero no es una decisión fácil

porque por un lado está Burgos con su historia, con su románico,

su frío polar, que lo tiene.

Por otro lado estoy yo.

Te debo parecer un idiota, ¿no? Bastante.

(Ladridos)

No. Tuercas. (RÍE) (RÍE)

Ahora no.

Vale. Vale.

Ay... Qué suspense.

¿Por? Pues por lo que viene ahora, ¿no?

¿Tú crees que viene algo

después de esto?

Bueno, vamos bien.

Vamos muy bien.

(Ladridos)

Tuercas...

¿Y este perro?

Uy... No sé...

¿Tuercas?

¿Tuercas?

¡Tuercas!

Eso es, Raúl. Muy bien.

Muy bien, sí.

Dos, tres,

cuatro,

cinco...

No, no. Ni se te ocurra decir ahora nada, inconscientes.

(Claxon)

Lo que faltaba, el tonto del claxon.

(Claxon)

¡Ja! Eso, tú insiste.

Que estás cavando tu propia tumba.

¡Vete tú para casa, que ya voy luego!

Hugo, ojalá estuvieras aquí.

Estamos ganando por goleada.

Julia Roberts deja a Brad Pitt y se va con Danny DeVito.

Hugo. Houston,

tenemos un problema.

¡Tuercas!

Tuercas, bonita, ¿dónde estás?

¡Tuercas!

¡Oye, Tuercas! ¡Tuercas!

¡Tuercas!

¡Tuercas! ¡Tuercas!

¡Cojinetes, bujías! ¡Chatarrero!

A ver, Gloria, ¿qué manera es esa de llamar al animal?

Eso, tú encima haz bromas.

Con el lío en el que me has metido. ¿Yo?

Sí, señor. Te he metido yo en un lío.

Te recuerdo que quien decidió quedarse con el perro fuiste tú.

Perdona, pero era un plan buenísimo si se hubiera ejecutado bien.

Pero, claro, como el señor prefiere tontear con su profesora

antes de estar al trabajo... ¿Y me lo dices tú?

¿Me lo dices tú, que sueles salir con los clientes?

Pues a Raúl le ha salido baratísimo recuperar a su novia.

Sí, eso si no tiene que comprar otro perro.

(RESOPLA) Lianta.

Eso, tú. Tontolaba.

Ya está aquí, la he encontrado. ¿Dónde estaba?

Vamos, vamos, Tuercas. Vamos, vamos, vamos.

Ay... "Sit, sit".

Todo gracias a esta muchacha.

Toma, que te doy una propinita. Espera, que no os he presentado.

Disculpad. Silvia, la profesora. Gloria, mi cuñada.

Ay, ¿qué tal? Encantada. ¡Ah! Silvia...

Sí. Gloria, su cuñada.

Ya.

Bueno, ya me ha dicho Hugo que...

Que le has pedido que te acompañe al viaje.

A mí, no. A los chicos, que es a los que hay que acompañar.

Ah... Además, los padres van a estar

mucho más tranquilos si Hugo me ayuda a vigilar a los chicos.

Pues yo no estaría tan tranquila, no.

Si vigila así a un perro, imagínate a unos niños, ¿eh?

Bueno... Bueno, pues...

Me tengo que ir, tengo que preparar la fiesta de esta noche.

Encantada, ¿eh?

¿Nos vemos luego? Luego nos vemos.

Bueno.

Hasta luego.

Adiós, Tuercas.

Di: "Adiós".

¿Devolvemos o no devolvemos a Tuercas?

Sí. Yo tengo mucha prisa.

Vale.

(Claxon)

Le voy a meter el claxon por...

Vamos. ¡Raúl!

Mira, mira. ¡Hemos encontrado a Tuercas!

¡Mira! ¡Que la hemos encontrado! ¡Tuercas, mi amor!

¡Ay! ¡Corre con tus amos!

¡Corre, corre con tus amos! Va...

¿Eh? ¡Eh!

¡Venga! Tuercas...

Uy. Bueno, debe de ser el estrés

de la separación. Sí.

Venga, no seas tonta, vete con tus amos.

A ver, en todo caso no es tonta. Es tonto, como vosotros.

¿Eh? Joder, que no es Tuercas

porque es un perro. Vamos, que es macho.

¿Sí o qué?

(CARRASPEA) ¿Qué hora es?

¿Qué hora es?

Pues qué hora va a ser.

Tengo que ir a recoger a Chema al...

No... Llevar a Chema al colegio. (RÍE)

Válgame Dios.

Bueno, pues...

Suerte con el perro. Va a aparecer.

Va a aparecer, seguro. Seguro.

Hugo, ni se te ocurra dejarme sola. Hugo, ven aquí. Ven aquí.

Pobre... Pero ¿de dónde la habéis sacado?

-¡Homero!

¡Homero, bonito!

¿Dónde estás?

¡Homero!

¿Dónde estás? -¿Estás bien?

-¡Homero! -¿Qué necesitas?

-Que no encuentro al perro. ¡Homero!

¡Chemita, papá en casa!

En cinco minutos salimos para la fiesta.

¿Qué haces ahí tirado? No pensarás ir con esa pinta, ¿no?

Papá, yo no voy a la fiesta. Me quedo en casa.

Eh, eh, eh, eh. Explícame eso.

A ver.

¿No dijiste tú que había cosas en la vida

más importantes que el fútbol?

Ya, pero... Que me he equivocado.

Es por la chica, ¿no?

Da igual, no quiero hablar.

Te ha dado calabazas.

Le gusta Juan, papá.

¿Tu amigo Juan?

Muy bien. ¿Y qué haces tú?

Te quedas aquí y le dejas el campo libre a tu amigo Juan. Genial.

¿Qué quieres? ¿Que vaya a la fiesta y ver cómo se lían?

Pero ¿tú qué sabes, Chemita, si se van a liar o no?

¿Eres amigo de ella? Dile lo que te dé la gana.

¿Le has dicho que te gusta? ¿Qué?

Pero ¿tú estás loco? ¿Cómo voy a decirle eso?

¿Por qué no? ¿Por qué no? ¿Qué tienes que perder?

¿Qué?

Eh. Chemita.

No quiero que te vengas abajo, ¿vale?

Tú vales 100 veces más que tu amigo Juan.

Prefiero ver el partido contigo. Venga, venga, venga. ¡Venga!

Lo grabamos y lo vemos juntos, como siempre.

Y ahora, ¿me acompañas a la fiesta? Tengo que echar una mano.

¿Qué te parece?

(Música rock)

(Disco rayado)

¡Bueno!

Bien está lo que bien acaba, ¿verdad?

Sí. Hala, ya está.

Gracias. Hasta luego.

¡Ay, la familia unida, por fin! Sí.

(RÍE) ¿Os llevo a algún sitio? Que tengo ahí el coche.

Vamos paseando los tres. -Sí.

Bueno. Gracias por todo, Gloria.

Nada.

Si volvéis a separaros, ya sabéis dónde estoy.

Que no va a pasar, ¿eh? No va a pasar.

La familia que pasea unida permanece unida.

Adiós. Adiós.

(Música de fiesta)

Y me dice: "Bueno, ¿esto cómo quiere que lo resolvamos?

¿Con factura, esto lo hacemos en B?"

Claro, ¿qué le dices?

Con factura, si tienes problemas, puedes reclamar.

Claro. Pero es un 21% más de IVA.

Que es una pasta.

Si no confías plenamente en el instalador,

yo no le conocía de nada, es un riesgo y no sabes si compensa

porque tienes... ¡Eh!

Por fin te encuentro.

Han cambiado la caldera en los vestuarios.

¿De condensación o estándar? Estándar, estándar.

¿Eso es legal?

¿Qué va a ser legal? Eso no es legal.

¿Os importa quedaros solos? Por favor, Peláez,

el agua caliente de nuestros chicos es lo primero.

Ahora vuelvo, ¿vale? Venga, hasta ahora.

Ay, gracias. ¿Estás bien?

No podía más.

Oye, ¿y tú por qué has tardado tanto tiempo en venir?

Problemas de amores en casa.

Chema, que tiene problemas con una chica.

No... No... No vive. Está...

¿Y tú no?

¿Cómo me dijo que se llamaba?

Eva. Eva.

¿Sabes si ha venido a la fiesta esta chica?

Ahí la tienes. La de la cazadora vaquera.

La perdición de los hombres menores de 15 años.

Oye, hay que reconocer que tiene buen gusto.

No es porque sea mi hijo.

Ah, ¿sí?

Sí.

(Música lenta)

Uy. Uy, uy, uy, profesora. (RÍE)

Luces bajas.

¿Esto significa que se va a poder bailar agarrado?

La cosa se pone interesante.

Parece que sí. (RÍE) No.

¿No? No, no se pone interesante. Juan.

¿Qué? Está atacando.

Le quiere levantar la chavala a Chemita.

Sí, no, se vuelve.

¿Dónde ibas? Caracoleas un poco. Cómo sabías que no.

Sabías que no. No, falsa alarma. Chema.

Bueno, bueno, y ahí llega la gran esperanza blanca.

¡Chemita, Chemita! Sí, señor.

Tú solo "tiki taka", "tiki taka". Muy bien, muy bien.

Habla con ella, se la lleva al rincón... Bien.

Cómo se nota, ¿eh?

De buen palo le viene al galgo. Ahí, en el rincón.

Bien, hijo, bien.

Dile lo que piensas, Chemita.

No te dé vergüenza, hijo. Va.

Remata.

Y tú, Evita, colabora un poquito, hija, no lo va a hacer él todo.

Te aseguro que no vas a encontrar otro chico

mejor que mi Chemita en la fiesta.

Estas oportunidades pasan una vez en la vida, una.

Piénsatelo.

Uy, perdona.

¡Chema! Chema, hijo. Espera, espera.

No quiero que te vayas así, ¿vale?

Sé perfectamente cómo te sientes hijo, créeme.

Yo también he pasado por esto.

Y no pasa nada. No pasa nada.

Vamos, dame un abrazo, anda.

Y si te apetece llorar, llora.

Me voy a casa. Vale.

Voy a por las llaves. No, voy solo.

No tardo nada, un momento. Cojo las lla... ¡Chema! ¡Chema!

Hugo, déjale, que quiere estar solo.

Pero ¿cómo le voy a dejar solo, Silvia?

Quiere llorar y no quiere hacerlo delante de su padre, ¿no lo ves?

Pero no puedo verle sufrir, no lo puedo evitar.

¿Qué quieres que te diga? Siempre fue así.

Será hasta que me muera.

Era pequeño, un mico,

y estaba en la cama, malito, y ahí estaba yo,

toda la noche al lado de su almohada

pensando que así se le quitaría la fiebre.

Qué idiota yo. Ya, pero es que

esta fiebre la tiene que pasar solo.

Esto es como la gripe.

Que no se puede combatir con nada. Sólo el tiempo lo cura.

Me temo que va a tener usted razón, profesora.

Pues claro que tengo razón.

Anda, ven.

¿Y esto?

Ahora tienes otro motivo para venir con nosotros al viaje.

No... No... No puedo.

No se me ha resistido nunca nadie

en toda mi vida tanto como tú. Silvia.

Tú no... Tú no lo entiendes, de verdad.

Llevo muchísimo tiempo viviendo con Chema solo y...

Sí, me da miedo.

¿Qué quieres que te diga? Hay una parte de mí

que sí, que me dice que sí.

Y otra que me dice que no.

No... No sé. Hugo.

No seas tonto.

No hay una chica como yo en esta fiesta.

Y estas oportunidades no pasan muchas veces en la vida.

Hugo, di lo que sientes.

No te...

(VARIOS) ¡Gol!

¿Qué tal tu fiesta? La peor de mi vida.

Ay... Las habrá mejores.

Ya lo verás.

Ay, madre... Lo importante es que estamos juntos.

Vamos a casa.

(Llaman a la puerta)

¡Adelante! ¡Hola!

¿Se puede?

¡Uy! ¿Qué tenemos aquí?

Conspiración nocturna entre tía y sobrino.

(RÍE)

¿Me tengo que asustar de algo o cómo va esto?

Deberías. No me digas nada.

Ha perdido el Atleti. Eso, también.

A ver, Gloria, ¿qué ha pasado?

Mejor que te lo cuente Chemita.

Y algún día me explicarás cuál es tu secreto.

¿Eh?

Bueno. Cuéntame, campeón. ¿Qué pasa?

Cuéntame. Papá, ¿a ti te gusta la Merkel?

Que si me gusta... pero... ¿como... profesora?

Gustar, de gustar. De liarte con ella.

¿Qué dices? No.

¿Qué haces aquí? Esperarte. Un vecino me ha abierto.

Márchate inmediatamente o llamo a la policía.

Gloria, déjame que te explique. Uy...

Cuántas veces habré escuchado eso. Gloria, escúchame te digo.

Esta vez va en serio.

He dejado a mi mujer.

Le he dicho que busque un abogado que formalice

los papeles del divorcio.

¿En serio? Nunca he hablado tan en serio.

Ya sabes que mis promesas son siempre compromisos.

Déjate de eslóganes, que al final lo estropeas todo.

Entonces, ¿me puedo quedar?

Ya verás. A partir de ahora empieza una nueva etapa

de felicidad y de progreso. De grandes cami...

Cállate. Cállate.

Cállate.

Unos gilipollas en Twitter empezaron a mandar mensajes

de que estabais liados y que os besasteis en la fiesta.

¿En la fiesta? ¿Que me besé yo con Silvia?

Mira, no hagas caso de las redes sociales.

Son la cuna del diablo, hijo.

¿No ves que tiran la piedra y esconden la mano?

Ni caso.

¿Tranquilo? Va.

(BESO) Buenas noches, hijo. Buenas noches.

Ah. Chemita.

Si yo alguna vez te preguntara...

No te lo voy a preguntar porque es absurdo.

¿Cómo te voy a preguntar una tontería de pregunta?

Pero, bueno, si yo te preguntara,

que puede suceder, de estos días que tienes cruzados

y, a lo mejor, preguntas.

Si yo te preguntara... Que no lo voy a hacer, insisto.

Que estoy saliendo con Silvia... ¡Papá!

No, te estoy diciendo que no.

Hombre. ¿A quién le haces caso, a mí o a mí?

No.

Vale, pero si te lo dijera por hacer una cata...

"Plac". ¿Vale?

¿A ti te importaría?

Te juro que me voy de casa y no me vuelves a ver en la vida.

Ya está.

¿Ves qué fácil, hijo?

Gracias.

Buenas noches. Buenas noches.

Ruiz, James, Orjales,

Estrada, Fontecha,

Castro, Bermúdez... ¡Bermúdez!

¿Tu padre? Bien, ¿por?

No, por nada.

¿A este qué le pasa? -No tengo ni idea.

(Murmullo)

(Claxon)

Sí, sí, ya. Ya vamos. ¡Eh!

(AGITADO) Ah... Ah...

Ah... Ah...

Ah... Ah... Casi no llego.

Ah... ¿No iba a venir Bermúdez?

No te lo vas a creer.

La caldera, que se le ha roto

y me ha pedido que venga en su lugar.

Ah...

La caldera.

Si me consultarais un poquito antes de comprar.

Vámonos. Chicos, que esto parece un funeral.

(CANTA) Ahora que vamos despacio,

ahora que vamos despacio...

(Vibración del móvil)

(CANTA) Vamos a contar mentiras, tralará,

vamos a contar mentiras.

Es que a ver...

¿Hacemos así o no?

Si es que sería mejor, de verdad... Cambiemos de actores.

Bien. Oye, papá.

¿Sí?

He pillado... Perdonadme.

Una telaraña, se me ha metido en la boca.

(Risas)

Es que cuando me toca ahí abajo, yo me apuro y no sé qué hacer.

Y... Y me enfilo.

-Las de condensación vienen con un termostato incorporado que...

(TITUBEA) De... Obligatorio ponérselo.

Pues, al final... Perdón.

No, si el futuro de Jaime... Jaime, ¿no? Ay

Raúl. Raúl.

Raúl, Raúl. Jaime, sí.

Es normal que te hayas confundido.

Yo también tengo una amiga que me ayuda mucho.

No sé qué habría hecho sin ella.

Pero es lo que tú dices, es muy complicado.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 5

El hombre de tu vida - Capítulo 5

09 jun 2016

Silvia le ha puesto de penitencia a Hugo por sus mentiras que ayude en la organización de un baile escolar. En los preparativos, Hugo tiene que sufrir a Peláez (Carlos Areces), un pelma de manual y un auténtico friki de las calderas de combustión estancas que le vuelve loco con su conversación. Además, Chema anda con mal de amores y amenaza con no ir al baile.

Gloria, por su parte, se ha propuesto que su mecánico y amigo (Joaquín Reyes) recupere al amor de su vida (Almudena Cid). Para ello no se le ocurre otra cosa que secuestrar al perro de la pareja, su único vínculo de conexión y al que ambos quieren como a un hijo, para que su búsqueda sea la excusa perfecta para que se reencuentren.

ver más sobre "El hombre de tu vida - Capítulo 5" ver menos sobre "El hombre de tu vida - Capítulo 5"

Los últimos 51 programas de El hombre de tu vida

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Ra

    Sí, claro que te vamos a responder a tu mensaje: gracias por el spoiler. Sigue así.

    25 oct 2016
  2. Pablo

    Posiblemente no vayan a responder a mi mensaje, pero por favor es urgente. Querría saber cual es la canción que suena en la fiesta mientras se besan Hugo y Silvia

    27 jul 2016
  3. Daniela

    Me quedo con la versión original, con Guillermo Francella, Luis Brandoni y Mercedes Moran

    17 jun 2016
  4. Fran

    Leer el resumen es suficiente.

    11 jun 2016
  5. Virginia

    ¿Cómo se llama la canción que suena en la fiesta mientras se besan Hugo y Silvia?

    11 jun 2016
Recomendaciones de usuarios