www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4738367
Para todos los públicos El escarabajo verde - Volver a lo salvaje. Los bisontes de Rumanía - ver ahora
Transcripción completa

"Todo lo bueno es libre y salvaje".

Estas palabras fueron escritas

por Henry David Thoreau a mediados del siglo XIX.

Filósofo y ensayista,

Thoreau recolocó nuestra relación con lo salvaje

en el centro gravitatorio de nuestra existencia,

en un momento en que la humanidad comenzaba

a ser consciente de la distancia que ya le separaba de la naturaleza.

Hoy en día, en el continente europeo toma fuerza

la idea de volver a hacer salvaje una naturaleza

que percibimos acosada, pero, ¿cómo será esta naturaleza futura?

¿Qué significará la misma palabra salvaje?

¿Ejerceremos un tutelaje continuo

sobre la fauna salvaje en su hábitat?

En "El escarabajo verde",

hemos abordado estas cuestiones en una trilogía.

Tres trabajos complementarios que pretenden suministrar

enfoques diferentes alrededor de esta cuestión.

Y en el primero que presentamos hoy, viajamos hasta Rumanía,

donde nuestra compañera Marisol Soto

seguirá los rastros del bisonte europeo.

Un animal desaparecido de las praderas europeas y que,

gracias al éxito de los programas de cría en cautividad,

se está liberando en la naturaleza acompañado de medidas

que deberían generar

nuevas oportunidades económicas para la población local.

(Música)

Los bisontes de Altamira son un tesoro de la memoria colectiva

que nos habla de hace 15.000 años.

De cuando lo salvaje era lo cotidiano,

de cuando los bisontes abundaban en los bosques.

Descubrimos esta gran obra de arte rupestre a finales del siglo XIX.

Para entonces, ya solo quedaban bisontes salvajes

en los bosques de Polonia y en el Cáucaso.

Hoy, esta especie está al borde de la extinción.

Hay 5.046 ejemplares en el mundo.

Esos bisontes vivos son otro gran tesoro.

Europa se ha propuesto asilvestrar

parte del territorio para asegurar la vida.

Con el programa "Rewilding Europe",

pretende desandar el camino y volver al punto donde,

en lugar de perder, seamos capaces de favorecer la biodiversidad.

Por ejemplo, en las montañas Tarcu de Rumanía.

Allí está reintroduciendo el bisonte europeo.

¿Seremos capaces de devolverle la vida salvaje que tenía?

Con mucho menos ruido de tráfico por las calles del centro de Bucares

da para escuchar música que suena a local, pero es el tema "My way",

que popularizó Frank Sinatra.

Rumanía también está haciendo a su manera

la transición del comunismo al capitalismo.

En plena economía de mercado capitalista,

ahora van llegando las reformas y los andamios

a buena parte de los edificios,

esas huellas arquitectónicas de todos los tiempos vividos.

Los jóvenes son los más esperanzados con los cambios desde que en 2007,

Rumanía entró a formar parte de la Unión Europea.

Pero también son los jóvenes y los más preparados los que emigran

a los países vecinos con tal de ganar más y prosperar.

Hace un año, estas calles de Bucarest,

se llenaron de manifestantes

como no sucedía desde 1989, contra el dictador Nicolae Ceaucescu

Salieron a protestar contra el gobierno socialista

porque pretendía despenalizar

los casos de corrupción de menos de 44.000 euros.

La corrupción y la inmigración de su juventud

son algunos de los grandes retos que enfrenta este país,

que ronda los 20 millones de habitantes.

En los informes consta que está creciendo

y hay oportunidades para los inversores capitalistas.

Los sueldos son bajos, el dinero está barato y la población

ha comenzado a endeudarse para el consumo.

Imaginemos que medimos la riqueza de un país

por los índices de su biodiversidad.

Probablemente, Rumanía estaría entre los más ricos del mundo.

En cambio, figura entre los países más pobres de Europa

cuando los índices que tomamos en cuenta son los salarios,

las infraestructuras, los servicios sociales.

¿Qué de riqueza es la que quiere potenciar el gobierno rumano?

Le planteo esta cuestión

al jefe de comunicación del Ministerio de Medio Ambiente

que, grata sorpresa, nos atiende en español.

¿Qué modelo de riqueza es el que persigue el gobierno rumano?

¿O cuál es el modelo que, desde el Ministerio de Medio Ambiente rumano,

ustedes propondrían?

Yo creo que la riqueza ya la tenemos.

La riqueza natural que muchos han perdido

en Europa y en el mundo

es algo que nos da una identidad propia.

Tenemos que encontrar ese equilibrio entre el desarrollo económico

y conservar las riquezas naturales.

Yo creo que los principios de la economía circular,

de la economía verde, son ciertamente estos.

Porque estas riquezas no tiene que ser vistas

como un obstáculo para el desarrollo económico, sino como un apoyo.

¿Qué Rumanía se imagina usted en 20 años?

Me imagino una Rumanía con parques naturales,

con los mismos parques naturales que tenemos ahora.

Y las áreas protegidas.

Con turismo de buena calidad, turismo ecológico en estas zonas.

Me imagino una Rumanía que recicla todo.

Me imagino ciudades

con coches eléctricos

y con bicicletas y con aire pulido.

Pero no solo Rumanía, toda Europa.

Yo espero que esto pase con toda Europa porque es lo que queremos.

Y son nuestros objetivos.

El tiempo dirá cómo se acabó desarrollando el turismo en Rumanía.

El reclamo actual es que es un territorio con mucha naturaleza

donde se puede disfrutar del paisaje sin aglomeraciones.

En este tramo del Danubio, hay un embarcadero con ofertas de paseo.

Es un tramo que la mano del hombre ha modificado considerablemente.

Esto estaba lleno de rápidos y cataratas, aquí había una isla,

la vieja ciudad romana Orsova, poblaciones.

Hubo que desalojar unas 17.000 personas.

La gran presa que se terminó de construir en los 80,

ha subido el nivel del agua 35 m,

y ahora la navegación es mucho más fácil.

Por eso, empieza a florecer la industria de los cruceros.

Esta garganta natural marca la frontera entre Serbia y Rumanía.

Además separa el sur del Cárpatos de la cordillera de los Balcanes.

Los folletos dicen que el Danubio muestra aquí su cara más hermosa.

Lo cierto es que para tomar fotografías, por el momento,

no hay por qué encuadrar evitando grandes hoteles ni chalets.

En Europa, cada vez cuesta más encontrar sitios así.

(Música)

El Danubio, a su paso por Rumanía, se nutre de afluentes como el Cerna,

es la espina dorsal del valle que lleva su nombre

y marca el centro del gran parque nacional Domogled.

A la orilla del Cerna,

se han construido lugares como Baile Herculane,

los baños de Hércules.

Quienes le dieron el primer gran empuje

como centro de spa fueron los romanos.

Aguas termales, únicas, curativas.

Área de descanso para la aristocracia,

para la realeza y la burguesía.

En los palacetes austrohúngaros

habrá que invertir fortunas para volverlos a poner en servicio.

Me cuentan que durante el comunismo, cualquier rumano pudo venir por aquí

y vacacionar con su familia en estas dos grandes torres.

Pero eso es también cosa del pasado.

Todo por hacer, todo por explotar.

Baile Herculane es otro lugar en Rumanía con muchas posibilidades.

Tiene el atractivo de ser la puerta de entrada al parque nacional,

el lugar donde dormir y comer entre excursiones.

Aquí nos hemos citado con Adrian,

un biólogo que trabaja de guía de montaña y para la ONG WWF.

Se conoce bien todo esto, desde niño.

Estas escaleras sobre la roca van camino de convertirse en un reclamo

para el turismo de montaña en el valle del Cerna.

Son el atajo que los habitantes se hicieron para llegar a sus casas

que están dispersas por el parque nacional.

Madre mía, esto...

Parece seguro, pero muy claro no está.

Ve asegurándote poco a poco.

Pero parece fuerte. Aunque se mueve.

Hasta hace poco,

ni la gente de Rumanía sabía de este lugar.

Según Adrián, como se han organizado

concursos de escalada y una maratón de montaña,

ya empieza el movimiento.

Vienen más senderistas

y algún campesino se anima a ofrecer comida o alojamiento.

Adrián nos conduce por un sendero

que pasa cerca algunas casas de la comunidad de Inelet.

Donde están censadas 6 de las 60 familias

que hay distribuidas por estas montañas.

Los habitantes de Domogled han vivido bien

y viven de lo que son capaces de producir.

A mí me gusta la lluvia. Sí.

Ganadería a pequeña escala, pastoreo, cultivo de huertos,

árboles frutales, maíz.

Los servicios les quedan lejos,

pero disfrutan de buena cobertura móvil

y ya tienen algunas placas solares.

Ahora saca el otro.

Tranquila, ya me lo saco yo.

Estoy completamente empapado.

Lituana.

La propiedad de la tierra en esta comarca,

cuyo núcleo urbano principal es Armenis,

ha tenido una historia diferente.

Durante el comunismo, no se hicieron expropiaciones.

Los dueños de la tierra han seguido siendo las familias que,

por varias generaciones,

se han hecho responsables de la gestión de sus suelos.

A unos 15 km de Armenis,

se encuentra el cercado donde los bisontes

llegan desde diferentes partes de Europa

y se dejan allí para su aclimatación.

Así que, además de osos, lobos y linces,

a estas familias de agricultores y ganaderos, ahora se les unen

unos nuevos vecinos salvajes: los bisontes.

En Sub Margine,

los campesinos que salieron a nuestro encuentro

vinieron a decirnos lo que tantas veces hemos oído.

(Zumbido)

La primer partida de bisontes llegó al entorno de Armenis,

a las montañas Tarcu, en el 2014.

La relación con la población ha tenido y tiene sus conflictos.

(Música)

Aquí, los pueblos no tienen plazas.

Son carreteras con casas y en una de ellas,

está el Centro de Interpretación del Bisonte Europeo,

que gestiona la ONG internacional WWF.

Nos lo explica Oana,

responsable de las relaciones con los habitantes locales,

que trata de implicarlos e impulsar la creación de empresas

de ecoturismo relacionadas con la reintroducción del bisonte.

Esta es la casa y la familia de una de las mujeres

que ahora trabaja de cocinera

para los turistas que vienen a rastrear bisontes.

Muy bueno.

El hijo mayor de esta familia ha sido empleado como "ranger",

es decir, rastrea y controla los movimientos de los bisontes

que se han ido liberando por las montañas

que rodean estas fincas.

Están contentos con la oportunidad.

Para el padre, es cuestión de tener paciencia.

Queremos vernos con algún representante

de la administración de la comarca y WWF nos ayuda a fijar una cita.

Con la ayuda de Oana como intérprete,

le pedimos al nuevo alcalde

que nos hable sobre el modelo de desarrollo y sus expectativas

ante la reintroducción del bisonte en la comarca.

Nos apuntamos a la excursión de rastreo de bisonte europeo

que ofrece la "starup" de ecoturismo que acaba de crearse.

En esta casa de campo nos servirán comida local.

La guía y el rastreo estará a cargo de Georg.

(Música)

Para lograr ver a los bisontes salvajes

hay que tener suerte, paciencia y, sobre todo, tiempo.

Sea como sea, el camino con Georg nos servirá para conocer el entorno,

para saber cómo es ahora el hábitat del bisonte europeo

y con quién lo comparte.

(Ladridos)

En el centro de visitantes de Armenis es un día especial.

Ha llegado la gerente del programa "Life Bisonte" y de WWF Rumanía.

Está aquí para supervisar el transporte

y desembarque de dos ejemplares de bisonte, que esta vez,

vienen de un centro de cría rumano.

¡Qué impacto ver un bisonte europeo en carne y hueso!

El mismo animal que hace 15.000 años

pintaron nuestros ancestros en las cuevas de Altamira.

En cuatro años,

ha llegado una cincuentena desde varios rincones de Europa.

30 ejemplares ya corren por aquí.

Veremos cómo les va a este macho y esta hembra que acaban de llegar.

Los Cárpatos en general, pero la parte rumana de los Cárpatos,

es una de los más salvajes,

una de las zonas más salvajes de Europa.

Permite a un mamífero grande como el bisonte europeo,

que es el mamífero terrestre más grande de Europa,

que se pueda desarrollar como población libre.

Desgraciadamente,

en Rumanía no hay tantas reservas de bisontes europeos.

Y por eso, porque un problema con esta especie,

que casi desapareció es la consanguinidad

de los ejemplares.

Y tenemos que traer de muchos sitios

para que no sean muy relacionados.

Este es un problema

en todo lo que significa la conservación del bisonte europeo.

España tiene mucha posibilidad de crear estas zonas naturales

y con conectividad.

Les falta conectividad en este momento, tal vez,

no es como los Cárpatos rumanos que no están tan desarrollados,

vamos a decir.

Pero ahora, en España, que hay tanto cambio en los pueblos,

que se están abandonando

y que hay más sitio para la naturaleza.

Pero lo que es importante es tener esa conectividad que aquí tenemos.

Yo creo que es posible.

Terminamos este viaje tras el bisonte europeo así,

viendo sus primeros pasos, aún inciertos,

hacia otro tipo de vida.

Y con una pregunta flotando:

¿cómo deberíamos medir la riqueza de un país?

¿Por un PIB que nos engaña o por esa biodiversidad,

ese capital natural que, de hecho, es nuestro seguro de vida?

Y la semana que viene, conoceremos el caso del bucardo,

la cabra salvaje que se extinguió

en el parque nacional de Oropesa y Monteperdido

y que, años más tarde,

revivió mediante clonación durante unos pocos minutos.

Nuestro compañero Sergi Pui

tratará de esclarecer los motivos de su desaparición

y cuáles han sido sus consecuencias.

Dentro de una semana, aquí, en "El escarabajo verde".

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Volver a lo salvaje. Los bisontes de Rumanía

El escarabajo verde - Volver a lo salvaje. Los bisontes de Rumanía

14 sep 2018

Viajamos hasta Rumania para seguir el rastro del bisonte europeo, un animal desaparecido de las praderas europeas y que gracias al éxito de los programas de cría en cautividad se está liberando en la naturaleza acompañado de medidas que deberían generar nuevas oportunidades económicas para la población local.

En el continente europeo, toma fuerte la idea de volver a hacer salvaje una naturaleza que percibimos acosada. Pero ¿cómo será esta naturaleza futura? ¿Qué significará la misma palabra salvaje? ¿Ejerceremos un tutelaje continuo sobre la fauna salvaje en su hábitat? En El Escarabajo Verde hemos abordado estas cuestiones en una trilogía. Tres trabajos complementarios que suministran enfoques diferentes alrededor de esta cuestión. El primero que presentamos es “Los bisontes de Rumanía”.

ver más sobre "El escarabajo verde - Volver a lo salvaje. Los bisontes de Rumanía" ver menos sobre "El escarabajo verde - Volver a lo salvaje. Los bisontes de Rumanía"
Programas completos (347)

Los últimos 570 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios