www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4090658
Para todos los públicos El escarabajo verde - Turismo por un tubo - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

(Música)

El mar es uno de los reclamos de Barcelona.

La ciudad se ha convertido en una potencia turística.

Y hay lugares donde los barceloneses nos sentimos forasteros.

Antes gozábamos de la ciudad,

ahora nos alejamos de la masificación.

Y es que cada vez hay más gente viajando

y compartiendo los mismos lugares.

España es puntera mundial en turismo

y con los años ha creado una industria gigantesca.

Es momento de reflexionar sobre la saturación turística

y si este sector necesita una reconversión.

(Música)

La ONU ha declarado 2017 año del turismo sostenible.

Turismo sostenible significa turismo de calidad,

comprometido con el medio ambiente y la cultura local.

Aunque es un concepto enfocado a países de turismo incipiente,

nos preguntamos si el turismo sostenible

todavía se podría aplicar en regiones turísticas masificadas

como España.

En Barcelona el turismo de cruceros crece año tras año.

Las navieras han apostado por esta ciudad de moda,

cálida y atractiva,

de donde parten y arriban los principales itinerarios

por el Mediterráneo.

Muchos cruceros solo hacen una corta escala en la ciudad

y sus pasajeros arrancan la visita en las Ramblas,

un paseo tradicional

volcado ahora casi exclusivamente con los turistas.

El ayuntamiento de Barcelona se enfrenta a un fenómeno

que empieza a molestar a los vecinos.

Normalmente cuando veníamos a la Rambla de Barcelona a pasear,

era un lugar familiar y tenemos este recuerdo.

Pero ahora se ha convertido en un lugar inhóspito

que expulsa un poco a los barceloneses.

Bueno, se ha convertido en un lugar de atracción de la ciudad.

Barcelona, en general, es una de las ciudades con mayor atracción

a nivel mundial.

Por tanto, estamos ante un claro ejemplo de turismo de masas.

Y por tanto, de invasión del espacio público

y hay que ver cómo somos capaces de equilibrar

una ciudad que se ha construido con el turismo

que permita que la gente siga pudiendo vivir

y disfrutar de su ciudad,

pero a la vez, aquellos que nos visiten

puedan encontrar un espacio amigable.

El mundo descubrió Barcelona con los Juegos Olímpicos.

En 25 años la industria productiva de la ciudad

se ha transformado en industria turística.

Aporta un 12 % del PIB local.

Pero el lobby turístico está más preocupado

por el número de visitantes que por su calidad.

Barcelona es una ciudad de éxito que bordea el colapso.

Por primera vez el ayuntamiento frena la construcción de hoteles

y limita los apartamentos turísticos.

Yo diría que en el ayuntamiento de Barcelona

hemos empezado a coger el toro por los cuernos,

hemos empezado a tomar medidas,

hemos tomado medidas como el PEUAT,

que es una medida que permite ordenar

los nuevos alojamientos turísticos de la ciudad.

Y esto es imprescindible, porque si reconocemos

que una zona está sobresaturada,

debemos tomar medidas para intentar que esta sobresaturación

ni siga y que podamos incluso disminuirlo de forma natural.

¿Entonces en sus planes no entra neutralizar, limitar

esta cantidad de turistas que llegan

y que preocupan tanto a la población?

Evidentemente, cuando se toman medidas

y cuando estamos decidiendo que en la ciudad de Barcelona

hay zonas que están muy saturadas,

estamos diciendo que en esa ciudad, en esas zonas, habrá un límite.

Por tanto sí lo estamos planteando. Ahora, ¿dónde está ese límite?

No es tan fácil de limitar ni cómo somos capaces de limitar

y de fijar porque no vamos a poner fronteras.

Conseguir que esta ciudad se equilibre

entre el bienestar de los ciudadanos y la masiva presencia turística

es algo complicado. Es complicado.

Pero es fundamental conseguirlo.

Muchas gracias. Supongo que tiene mucho trabajo.

Bueno, un poquito. Pero ha sido un placer.

Y a ver si encuentra un camino para resolver.

En eso estamos. Y Barcelona no está sola.

Estamos trabajando con otras ciudades para avanzar en este camino.

Muy amable. Muy bien.

Hace un siglo Santiago Rusiñol bautizó a Mallorca

como "la isla de la calma".

Pero ahora el turismo la somete a un barullo constante.

Como Barcelona, Mallorca es otro popular destino turístico.

A principios de mayo visitamos Alcudia, un municipio marítimo

que se ha desarrollado con el turismo.

La primavera atrae a Mallorca a los primeros viajeros

en busca de sol y playa.

Y también a los cada vez más numerosos turistas deportivos

que gozan de las enrevesadas carreteras de la isla.

En primavera Alcudia está todavía tibia,

pero en la isla otros lugares ya empiezan a hervir.

En Palma callejeamos con Joan Moranta,

miembro de "Terra ferida", tierra herida,

una asociación muy preocupada por los desmanes del turismo.

¿El turismo en Baleares es sostenible?

Nosotros en "Terra ferida" pensamos

que el turismo ha dejado de ser sostenible hace tiempo.

Sobre todo porque hemos llegado a unos límites

que incluso se hace difícil vivir en Mallorca.

Lo que vendíamos nosotros, lo que era un paisaje idílico,

pues hace tiempo que ha dejado de existir.

Y los turistas ya tienen esa sensación de saturación.

Cada vez viene más gente.

Estamos superando todos los límites.

Estamos llegando a los 14 millones de turistas

en un solo día hemos tenido puntas

de más de dos millones de personas en la isla

y no tenemos las infraestructuras adaptadas a aguantar todo esto.

Tenemos problemas de residuos, de aguas residuales,

las carreteras, que no dan abasto con la cantidad de coches que hay.

En Palma el comercio tradicional se transmuta.

Se ve relegado por marcas globales enfocadas al turismo

que monopolizan el centro de todas las ciudades.

En el céntrico Passeig del Born de Palma se han autorizado terrazas.

Hay muchas quejas porque han expulsado a los peatones

del que era un apreciado lugar de paseo.

Aquí empieza a haber mucha crispación en este sentido.

Estamos en el mes de abril y parece que estemos en agosto.

Aquí en verano siguen viniendo los mismos

y vienen más en invierno y vienen más todo el año.

Los números... La isla tiene unos límites.

Hay que empezar a pensar que hay que poner límites

a este crecimiento desmesurado.

En Alcudia descubrimos una isla dentro de la isla,

un ensayo de turismo sostenible

bautizado como "turismo experiencial".

El brillante amanecer sugiere una jornada radiante.

A las 7:00 de la mañana este pesquero artesanal

zarpa con una tripulación adicional.

En el barco navega una familia alemana residente en Mallorca.

Los visitantes conviven con los pescadores

para conocer mejor la cultura y la economía de la isla.

Durante la navegación los turistas descubren la pesca artesanal

y conocen de cerca las especies autóctonas.

Si este turismo funciona, la pesca será más sostenible.

Menos horas en la mar para adaptarse al horario turístico.

Menos redes para dejar más espacio en la barca

y al final una reducción de capturas.

Con esta nueva actividad turística,

los pescadores van a entrar en un sector

que hasta ahora desatendían.

Los operadores que promueven este turismo experiencial

están encantados con la implicación de los marineros.

Las primeras experiencias que hemos tenido

de quien se ha atrevido con ello

ha sido de una satisfacción elevadísima.

Porque consideran que la persona que sube a la embarcación

es un invitado.

No piensan que sea un turista.

Ellos no están ofreciendo un producto turístico.

Ellos hacen su vida.

Y una vez que ven que tiene una persona invitada en su barco

le tratan como si fuera uno más.

Preparan un nuevo turismo más allá del de sol y playa.

No se trata de batir récords de visitantes

sino de recuperar la calma perdida.

Si no ponemos en valor nuestro medio ambiente, lo protegemos

y miramos por actividades como esta que no se crean para el turista,

sino que el turista es el que tiene que adaptarse a tu forma de ser.

Yo creo que el sol y playa al final,

la gente elegirá otro tipo de experiencias.

La familia alemana disfruta

de una de las primeras excursiones del pesquero.

Y la encuentran sugestiva.

Lo que uno siempre busca cuando va a otro sitio,

quiere conocer más, quiere aprender más

y aquí realmente se puede.

-La sostenibilidad social también es importante.

Que esta gente siga trabajando, siga ganando dinero

y además que nosotros los podamos acompañar.

Carles Batle es el primer patrón de Alcudia que lleva turistas.

Al principio temía que los pasajeros estorbaran su labor.

Pero ahora lo ve mejor.

Les gusta mucho, porque yo...

Por ejemplo, el que vino ayer su fue supercontento,

se hizo fotos con el pescado y le encantó.

Rumbo a puerto preparan un sabroso almuerzo

con el pescado recién capturado.

A las 2:30 el pesquero y su tripulación adicional

acaba en Alcudia su jornada de pescaturismo.

La calma marítima contrasta con el bullicio en tierra.

Internet contribuye a la masificación turística actual.

La facilidad para alquilar una vivienda de vacaciones

está alterando las normas.

Es fácil, pero muchas veces ilegal.

"Terra ferida" ha investigado

cómo los fugaces alquileres turísticos

perjudican a los de larga duración.

Con los datos que tenemos hemos podido ver

que hay una parte de gente que tiene una vivienda

que la pone en alquiler,

pero que hay una gran cantidad de gente

que tiene más de una vivienda

y que se está dedicando esto como un negocio más.

Hay empresas con capital que están entrando,

comprando edificios, restaurando edificios

para dedicarlos solo a alquiler vacacional.

Y no solo eso.

Hemos podido ver que en Baleares los primeros 99 de la lista

que tenemos nosotros que se dedican a esto

tienen 9000 de los 15 000 viviendas que se ofrecen.

Está claro que esto no es solo a nivel particular,

sino que aquí ya hay toda una trama de negocio

que está especulando con la vivienda.

¿Y qué ocurre con la gente que tiene que venir a trabajar a Baleares?

Por ejemplo, los propios empleados del sector turístico.

Esto ya se ha visto.

Donde más se ha denunciado ha sido en Ibiza.

La gente que viene de temporada,

que viene a trabajar en el sector turístico

no está encontrando dónde estar y ya no solo eso.

Profesores, médicos, policías,...

No solo porque es difícil,

sino porque el precio de la vivienda está por las nubes.

"Terra ferida" pide límites.

Que se regule el alquiler turístico

y se pare la construcción de hoteles y viviendas.

Dicen que solo se frenará la llegada de más visitantes

limitando nuevos alojamientos turísticos.

(Música)

Atravesamos el país

en busca de otro islote de turismo sostenible.

Lo hallamos en un lugar menos soleado, en Vizcaya,

a una hora de Bilbao.

Llegamos al complejo hotelero Amalurra, la "madre tierra".

Un sol imprevisto irradia sobre este paisaje restaurado.

Sus fundadores recuperaron este paraje hace 25 años.

Eran un grupo de familias urbanas

que querían vivir en comunidad y en la naturaleza.

Guiados por su utopía,

reconstruyeron un seminario en ruinas

y plantaron miles de árboles autóctonos

para restaurar el paisaje original.

Irene Goikolea fue una de las impulsoras

del proyecto Amalurra,

que con los años ha aplicado su ideario al turismo.

¿Las personas que vienen aquí a pasar unos días

buscan este concepto de turismo sostenible?

Bueno. Creo que mayormente sí.

Pero la gente que viene aquí, no es un lugar que está de paso,

estamos en un lugar apartado que hay que venir aquí expresamente.

Entonces quien viene aquí ya viene porque tiene esta sensibilidad

de sostenibilidad, de naturaleza,

de otro tipo de turismo más inteligente.

¿Hay un mercado para el turismo sostenible?

Sí, claro que hay un mercado.

Este mercado va en aumento. Diría yo.

¿Cómo veis el turismo masivo,

el turismo que ahora en España está creciendo sin freno?

Yo creo que eso es un gran riesgo para...

Es un gran riesgo el turismo, todas las cosas que se hacen

para satisfacer este turismo masivo van en detrimento de la naturaleza

y eso es una gran pena.

Amalurra ha conseguido

una remarcable eficiencia energética.

Es uno de los hoteles piloto en España

de consumo de energía casi nulo.

Un modelo que la Unión Europea

obligará a implantar en los hoteles a partir de 2020.

Los creadores de este hotel―albergue sostenible

nos introducen en sus entresijos.

La electricidad la contratan a una compañía

que solo trabaja con energías renovables.

Y su gran inversión ha sido una caldera

que quema cilindros de serrín, pellets,

con los que han sustituido al gas propano.

Aquí producen agua caliente y calefacción para el complejo.

Este paso ha sido fundamental.

Con estos sistemas

hemos conseguido una reducción de consumo

en kilovatios-hora año

de 200 000.

Eso supone un 40 % de reducción de consumo y de ahorro.

Por ejemplo, en emisiones de CO2 hemos reducido en un 70 %.

-Eso es lo que nos gustaría.

Bixen es el responsable de la jardinería y la huerta.

Las familias que viven en Amalurra

consumen verduras y hortalizas de su cosecha

y pretenden abastecer al restaurante con sus productos kilómetro cero.

Esto que ves,

todo es astilla triturada,

ramaje triturado de los bosques que tenemos.

¿Y para qué os sirve?

Esto sirve para cubrir jardines.

Esto poco a poco se descompone y es materia orgánica.

Y sirve también para hacer a través de capas de estiércol

o despojos de cocina un buen compost.

En Amalurra sorprende la llamada sala de encuentros multiculturales.

Destinada a talleres, cursos y reuniones,

sigue los principios de la bioconstrucción

con materiales naturales

y orientada para aprovechar el sol en invierno y la sombra en verano.

La madre tierra convierte la utopía en realidad.

Un ejemplo de que el turismo sostenible es viable.

En la ciudad es más difícil encontrar hoteles sostenibles,

que los hay.

En Barcelona tenemos unos cuantos.

Aunque algunos poco destacan su certificación "Biosphere",

de hotel que asume los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU.

Pero ni siquiera nos ha sido posible poder grabar en dos de ellos,

reconocidos y galardonados por su eficiencia energética.

Manuel Cabrera asesora a hoteles sobre energías limpias.

Observa que los hoteles urbanos los instalan menos que los rurales.

¿Energéticamente son poco ambiciosos los hoteles de Barcelona?

Yo creo que sí, pero por una cuestión muy sencilla.

Es que no se acaba de creer que las energías renovables

tienen el futuro que tienen.

En muchos hoteles rurales vemos

que utilizan placas solares o utilizan biomasa,

¿por qué en estos hoteles de ciudad no es tan frecuente?

No es frecuente por una cuestión básicamente de espacio.

El espacio en las terrazas de los hoteles,

donde pueden colocar una placa solar térmica

para producción de agua caliente están ocupados por usos múltiples

y la biomasa necesita un gran espacio de acumulación de combustible.

Es el común denominador que hay en Barcelona

y en las grandes ciudades.

Ocupar todo el espacio posible para dar atención al cliente.

Las inversiones que están haciendo ahora

son en mejorar la eficiencia energética,

pero no a través de energías renovables, sino de otros sistemas.

Por ejemplo, iluminación LED

o regulación del gasto del consumo de agua.

Con eso disminuyen costes.

Si el sector turístico español creyera en la eficiencia energética

evitaría la emisión de un millón de toneladas de CO2 a la atmósfera

y ahorraría 200 millones al año.

El modernista Park Güell

es uno de los monumentos más visitados de Barcelona.

Hace cuatro años el ayuntamiento limitó el acceso

alarmado por su enorme masificación.

En el Park Güell nos citamos

con un conocedor del impacto del turismo en la ciudad.

¿Ha cambiado mucho, Raúl, el turismo en Barcelona estos últimos años?

Hemos pasado en una generación de una ciudad industrial,

una ciudad con otros usos,

a una ciudad donde el turismo en estos momentos

es una auténtica metástasis por muchos barrios.

¿Y esto incide en la ciudad?

Tenemos barrios en estos momentos en los que la intrusión,

por llamarlo de alguna manera, turística,

está llegando hasta las puertas de las mismas casas de las personas,

que se ven bastante alteradas.

Eso genera también mucha tensión en la población

que recibe a tantos turistas.

En Barcelona estamos hablando de nueve millones al año.

Vamos a ver qué pasa en el Park Güell.

El Park Güell es un monumento municipal,

donde la edificación quiere confundirse con la naturaleza.

Se proyectó como una lujosa urbanización de caprichosos chalés

envueltos por jardines.

El proyecto naufragó,

pero ha permanecido como una de las obras emblemáticas de Gaudí.

Hasta hace poco en el Park Güell

entraban cada año nueve millones de visitantes.

El ayuntamiento de Barcelona decidió establecer

rigurosos horarios y cobrar entrada.

Ahora solo entran tres millones anuales

para evitar aglomeraciones

que perjudiquen a sus frágiles estructuras.

Estamos en el año del turismo sostenible.

¿Existe realmente el turismo sostenible?

Si existe, no existe ahora, o si es posible no existe ahora.

Porque estamos hablando de... (BALBUCE)

De 1200 millones de turistas en todo el mundo.

En España, 75 millones de turistas.

Ya no hablamos de cuando hacemos otros turismos de los que vienen.

Cataluña 18 millones, Barcelona nueve.

No hay posibilidad de hablar de que eso sea sostenible.

El impacto ambiental, la huella ecológica

que provoca este modelo...

Llamarlo sostenible es casi una broma.

Entonces ¿es un eslogan?

Sí, yo diría que es una marca

que puede servir para que un hotel en un momento determinado

haga bien las cosas desde el punto de vista de reciclaje,

de eficiencia energética, de estos elementos que conocemos,

pero la suma total de los impactos del turismo

no pueden ser sostenibles.

¿Se puede llegar a limitar este crecimiento masivo del turismo?

A ver, se debe y se puede limitar.

Buscar todas las formas de regulación,

todas las formas de control,

como parece que el ayuntamiento actual quiere hacer.

Todo el tema de alojamientos turísticos,

toda la moratoria de hoteles.

Ahora, a largo plazo, lo que está claro es una cosa.

Esto no va a resolver el problema. Esto lo paliará durante un tiempo.

A largo plazo necesitamos una ciudad más diversificada

desde el punto de vista de la economía productiva.

Y eso quiere decir, aunque pueda sonar extraño,

el retorno de la industria Barcelona.

No de la gran industria de grandes factorías

que habíamos tenido hace 100 años,

pero sí de una industria que permita que no dependamos en exclusiva,

de los puestos de trabajo,

por cierto, de muy mala calidad y muy mal pagados,

que está dando el turismo.

Nuestro recorrido continúa por las endiabladas carreteras

de la comarca que produce los vinos Priorat y Montsant.

Llegar a Siurana es una aventura,

pero la belleza del lugar compensa la dureza del trayecto.

Aquí reciben a toda clase de turistas.

Desde los que permanecen en la aldea para disfrutar de sus rincones,

hasta los que se internan por los atractivos senderos

de la Sierra de Montsant.

Y también se suma el turismo de aventura.

Escaladores de todo el mundo llegan

para desafiar las infinitas vías abiertas en sus rocas.

Por eso, en vacaciones y puentes, cuelgan el cartel de completo.

Siurana es una pedanía de Cornudella de Montsant

y su alcalde ha decidido poner puertas al campo.

Bueno, pues que no haya mucha masificación de gente,

que la gente venga aquí y pueda quedar contenta cuando se vaya

de que se haya preservado para nosotros este medio ambiente,

con estos paisajes maravillosos que tenemos.

Entonces esto es que se pueda dar una imagen muy buena,

porque el que venga aquí diga que ha estado en un sitio maravilloso

que está todo limpio, que está todo adecuado

y que está con el sistema natural del medio ambiente

que es por lo que nosotros apostamos.

Ustedes prefieren menos turismo, pero de más calidad.

Menos turismo y de más calidad.

Organizan visitas teatralizadas

por las que los turistas pagan entrada

y acceden a lugares vetados para el resto de visitantes.

Reciben un turismo que sabe a lo que va y el valor de su visita.

Cuando los parkings de Siurana se llenan,

se impide el acceso a los que llegan.

Deben esperar a relevar a los que acaban la visita

o darse la vuelta.

Lo implantan cada vez que hay aglomeraciones.

¿Usted recomendaría a otros alcaldes o a otros ayuntamientos

que se implicaran en tener un turismo sostenible?

¿Vale la pena?

Creo que en estos momentos vamos en la buena dirección.

Hay mucha gente que está apostando por eso.

Nosotros también nos hemos visto un poco obligados

porque se nos había empezado a masificar esta zona

y teníamos que hacer una puesta.

En la vida se tiene que apostar por alguna cosa

y nosotros apostamos por el turismo sostenible.

Con sus más de 500 años, la Olivera de Cort

es testigo de la transmutación de Mallorca.

La arrancaron de su calma existencia en la Sierra de Tramontana

para replantarla en el alterado corazón de Palma.

Durante siglos cumplió con su prevista labor de dar olivas.

Ahora asume abrumada su rol de complacer a los forasteros.

La Olivera de Cort sigue dando aceitunas,

pero nadie sabe si su cosecha resistirá a tanto avatar.

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Turismo por un tubo

El escarabajo verde - Turismo por un tubo

30 jun 2017

En “Turismo por un tubo”, El escarabajo verde contrapone pequeñas experiencias de turismo sostenible con el turismo masivo que prevalece en España. Nos muestra un hotel rural en Artzentales, Vizcaya, que ha alcanzado un consumo energético casi nulo. Explica la limitación de visitantes en el Park Güell de Barcelona o en la pequeña localidad de Siurana, en Tarragona. O como en el municipio costero de Alcudia, Mallorca, empiezan a experimentar el llamado “turismo experiencial” en el que turistas y pescadores artesanales comparten una jornada de pesca.
El reportaje muestra también como en Baleares internet contribuye a la masificación turística actual, porque alquilar una vivienda de vacaciones es fácil, barato y muchas veces ilegal. A causa de ello desaparecen los alquileres residenciales de larga duración y el precio de los que quedan está por las nubes.

ver más sobre "El escarabajo verde - Turismo por un tubo" ver menos sobre "El escarabajo verde - Turismo por un tubo"

Los últimos 524 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios