www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3341867
Para todos los públicos El escarabajo verde - Trasnos entre los faros (1ª parte) - ver ahora
Transcripción completa

Si os pregunto por un camino bien conocido de Galicia,

donde nos encontramos hoy, las respuesta es fácil.

Pero, hay más de uno. Alguno tan espectacular

como el que os mostraremos hoy. Habéis acertado.

Empieza "El Escarabajo Verde".

(Música)

Todo empezó como una propuesta entusiasta de unos amigos

aficionados a las caminatas y decididos a dar a conocer

una de las zonas más bellas de la zona atlántica gallega.

Se trataba de unir en una ruta, los faros y las playas

de la legendaria Costa Da Morte.

Pero no os llevéis a engaño por su nombre.

La Costa Da Morte está en realidad muy viva

Es un espacio poco poblado con recursos algo limitados,

pero que tiene uno de los secretos por su singularidad.

Cada vez son más, y los Trasnos, como se autodenoniman

los grupos de fieles que pasean por estos senderos,

con privilegiados balcones sobre el mar,

se juntan en largas excursiones, fin de semana sí,

y fin de semana, también.

Les hemos acompañado en varios tramos de esta ruta

que se ha consolidado por aclamación popular.

Su objeto no esconde otro interés que el de dar a conocer

las bondades de una zona algo recóndita

de una estupenda tierra gallega.

¿Cómo la han bautizado?

Camiño dos faros.

(Música)

Está en toda Galicia, en todos los bosques.

-Es un ser bondadoso, pero muy travieso.

-Seres mitológicos que van andando por los bosques.

-Si andamos por estos senderos, nos van a acompañar en el camino,

sobre todo a última hora de la noche

o a primera hora de la mañana.

-Trasnos somos todos.

-Nuestras abuelas creían en ellos, desde luego.

Galicia es mágica.

Como estamos un poco locos, pues...

(Música)

(Música rock)

Malpica es nuestra segunda casa.

Este camino es espectacular, entonces dijimos:

"Vamos a probar a ver si se puede hacer".

Podemos llegar a Finisterre andando, por los caminos de los percebeiros

y de la gente, marineros. Ahí estamos, a ver si puede ser.

(Música)

-Soy Trasno Antón. De Coristanco.

Como referencia es la tierra de las patacas.

Ya he hecho cinco veces...

cinco ediciones del Camiño dos faros y lo recomiendo a todos.

(Música)

Un día estábamos sentados en el submarino.

En una terraza, tomando unas cervezas.

A uno se le ocurrió: "Coño, podíamos ir de aquí

a Finisterre andando". Bueno, ¿cuántas cervezas llevas?

"No, en serio".

Y dijimos: "Bueno ¿por qué no?" Podemos probarlo e intentarlo.

Creo que seríamos 6 y 3 perros.

La idea nació ahí.

Empiezas a andar y te encuentras con que es imposible.

Los caminos estaban cerrados.

Pero bueno, preguntando y poco a poco, entre todos,

fuimos abriendo, recuperando caminos.

Y ahí estamos, esa fue... Hasta aquí hemos llegado.

(Música)

Empezó todo en el bar, con el tema de las cervezas.

Aquí fue el inicio.

Este es el km 0.

(Música)

Nosotros empezamos,

preguntando a la gente de los lugares,

por dónde era. Gente percebeira, marineros.

Había muchas sendas cerradas.

Galicia en un año se cierra.

Es muy salvaje, pero bueno.

Lo que son Os Toxos, As Silvas, eso una senda la cierra en un año.

Es muy personal, Camiño dos faros es así.

No es que sea la Galicia auténtica.

Porque Orense, tú vas al interior,

y verás señores que igual no vieron, no es exactamente la esencia.

Esto es Camiño dos faros.

La esencia de Camiño dos faros está aquí.

Es eso, vamos de faro en faro, todo por acantilados,

todo camino de percebeiros, lo que te comentaba,

esa es la esencia del camino, no la esencia de Galicia.

No desmerezcamos, Galicia es todo.

(Mar)

Definir este camino con palabras es muy difícil.

Lo mejor es venir y hacerlo y ver hasta dónde uno puede llegar.

Es como superarte a ti mismo.

No es todo plano.

Subes, bajas, tienes pendientes pronunciadas.

Si lo hizo un niño de 6 años y gente de 80,

creo que está en el margen de todo el mundo.

Todo el mundo lo puede hacer.

(Música rock)

Yo soy la Trasna Conchi. Soy de Ribadeo, en Lugo.

Aunque llevo muchos años viviendo en Cee, en Costa da Morte.

Soy fotógrafo y técnico informático, no tiene mucho que ver.

Y soy enamorada del Camiño dos faros. Es la quinta edición que hago

y espero que os animéis a recorrerlo.

Merece mucho la pena.

Vaya recuerdos, el bar este en todas las etapas.

Si empiezo a contar historias. (RÍE)

A ver si nos dice ahora cuántas tapas de cayos

preparó en total.

Tenemos aquí una duda. -Dime.

-¿Cuántas tapas de cayos preparas para los Trasnos?

-La última vez creo que sobre unas 800.

Aparte como unas 150 de ensaladilla. No me llegaron los cayos.

Hice 20 kilos de cayos, 15 kilos de carne.

No me llegaron, tuve que añadir ensaladilla.

Estos comen... cada vez vienen más.

-Somos comilones.

Y cervezas, aguas y Aquarius. No todo es cerveza.

Pero muy bien, están dando a conocer la zona muchísimo

y viene mucha gente, durante agosto, no tanta,

pero ahora a finales de temporada

como que la gente se anima a caminar más.

Cuando hace mucho calor la gente está más de playa,

más de relax, pero en junio y septiembre, muy bien.

-La iniciativa de abrir Camiño dos faros y seguirlo

me parece que es interesante en sí, uno, por el paisaje,

pero también por la convivencia y la unión que se hace

entre la gente que camina.

Suelen ser grupos muy heterogéneos, hay gente de todas las edades,

desde jubilados, hasta niños. Multitud de profesiones.

Y que enriquecen mucho la convivencia durante el camino.

Independientemente de eso, el paisaje es espectacular.

Un paisaje virgen, como el que tenemos aquí,

que puedes andar kilómetros, sin notar la mano del hombre,

creo que hay muy pocos sitios que puedan disponer de él.

(Música)

Hola.

Hola.

Quiero que me cuentes un poco a aquí la historia del faro.

(Música)

Incluso cuéntame un poquito por qué tiene la fama el roncudo,

los percebes... ¿por qué es tan famoso?

-El roncudo, ya de por sí el nombre ya lo dice todo,

es un sitio maravilloso donde el mar,

durante todo el año está roncando, roncando y roncando,

y este mar, que siempre está batiendo en estas rocas,

pues precisamente es en estas rocas donde crías,

según los que saben de esto, los mejores percebes del mundo.

Son unos percebes que, precisamente, por estar en este sustrato,

con estos fondos tan bajos que tienen, con todo el arrecife,

con la pedrea de roncudo, alache, las "agruillas",

todo por fuera, el plancton se concentra más y parece ser

que ellos están mejor alimentados y que por eso, debido al batir del mar,

engordan, en vez de crecer a lo largo.

Cuando venimos haciendo el camino de los faros, los trasnos,

siempre estás aquí para contarnos tus historias.

¿Cómo recuerdas la primera vez que viste a los trasnos?

-Pues mira, es que me pareció una cosa fantástica.

Lo que ellos habían redescubierto.

Porque esto, al fin y al cabo, estos caminos estaban descubiertos

desde hace miles de años, precisamente,

y estos caminos estaban, últimamente solamente

eran utilizados por los percebeiros.

Y fue un revivir.

Los que vivimos aquí ya estamos acostumbrados a verlo

y a lo mejor no apreciábamos el valor que tiene nuestra costa.

Y a todos nos gusta, claro.

La gente que somos de aquí nos gusta oír que este sitio es maravilloso,

que es una zona muy bella y que es precioso,

y yo, desde luego, desde el principio, colaboré con ellos

porque me parece una de las formas, además de cohesionar

lo que es la costa Da Morte en sí, es una...

el camiño dos faros es una cosa en que todos estamos de acuerdo.

Aquí no existe localismo. Ahí estamos todos con ellos.

(Música)

Aquí tenemos una costa que es y sigue siendo ruta marítima

de las más transitadas del mundo, y a pesar de que pasaron por ahí

maravillas, tesoros, ciencia, conocimiento,

jamás aquí se quedó parado nada.

Solamente se nos quedaba parado todo lo peor que había:

naufragios de quimiqueros, naufragios de petroleros,

y todo esto nos lo comimos nosotros.

Por suerte, todo eso está ya superado y, bueno...

(Música)

Los pueblos que habitamos esta zona no tenemos una relación

muy directa con la costa.

Y precisamente, cuando alguien achaca los naufragios a este nombre,

nosotros, lo único que decimos es que los naufragios a estas gentes

lo único que le aportaban era riqueza o algo de comer.

Un trozo de madera, una tela, algo que transportaba el barco...

De hecho, muchas de estas piedras que están por aquí,

tiene nombres de la carga del barco, del mismo barco que naufragó, ¿no?

La costa Da Morte también es estos pueblos,

con lo unidos que están al mar, pues efectivamente dejaron muchos

de sus vecinos su vida en el mar.

Lo mismo están atestiguando las cruces de unos pocos solo, ¿no?

(Música)

El camiño dos faros que aporta lo mismo que aporta

el camiño de Santiago, pero con mar.

Con eso ya creo que se dice todo.

Y el mar es tan cambiante, tan cambiante, que es impresionante.

Una maravilla que hay que disfrutar antes de morirse.

(Música)

Creo que la percepción del camiño en la zona es muy positiva.

Hay que darse cuenta que la costa Da Morte

no tiene industria. No tiene grandes recursos.

Entonces creo que ahora están viendo el potencial que tiene el camiño

para despegar un poco la economía de la zona.

Y sí se dieron cuenta ya. Es muy positivo.

De hecho tenemos mucho apoyo tanto de instituciones

como de particulares, negocios...

Sí se dan cuenta.

(Música)

(Música)

(Mar)

(Canción en gallego)

A costa Da Morte de fotogénica tiene sobre todo que no hay edificaciones.

Cerca de la costa puedes recorrer muchos kilómetros

sin encontrarte con nada que sea muy urbanizado.

Entonces a mí, que me gusta mucho la montaña,

lo que encuentro más parecido aquí es pasear por cerca de la costa.

Entonces, hasta que ahora abrieron esta ruta del camiño dos faros,

es cuando por fin conseguí encontrar la forma de llegar

a zonas de la costa donde me encuentre con un paisaje

realmente agreste, sin necesidad de irme lejos de aquí.

(Música)

(Mar)

Cada playa es distinta, sí, sí. Hay playas mucho más salvajes,

playas muy recogidas, muy tranquilas, playas de ría,

playas abiertas que son muy peligrosas...

Entonces tienes para... es que hay de todo.

La playa de los Cristales lo que tiene de especial

es que ahí había una fábrica, creo que era de botellas.

El caso es que todo lo que rompían lo tiraban ahí,

entonces el mar, a lo largo de los años,

fue haciendo una labor de erosión y al final quedó que la arena

fue sustituida por un montón de pequeñas piedrecitas de cristal,

totalmente erosionadas, entonces no cortan,

son muy suaves, son como arena,

pero está toda hecha de cristales.

Cuando entra el agua y moja los cristales tienen un brillo especial,

aprovechando un poquito la hora de luz,

cuando entra tamizada y no entra en la perpendicular,

pues da unos brillos y unos reflejos muy atractivos.

(Música)

Soy Toño, un trasno más del grupo del camiño dos faros,

y me gusta mucho la fotografía, entonces tengo un punto de vista

del camiño dos faros, siempre desde el punto de vista fotográfico,

y disfruto muchísimo haciéndolo.

(Música)

¿Un safari fotográfico del camiño de los Faros? Perfecto.

Porque realmente tienes... hay dos cosas:

una, cada etapa es distinta; entonces, a lo largo de ocho etapas

se encuentran muchísimos paisajes distintos, y además, la misma etapa,

si la haces dos días distintos, también va a dar imágenes muy,

muy diferentes.

Ahí influye mucho el mar, si el mar está bravo, si el mar está en calma,

si hay temporal, si hace buen día...

Entonces, hay muchísima variedad y entonces es muy fácil,

sin desplazarse muchos kilómetros, tener paisajes muy diferentes.

(Música)

(Música de percusión)

(Cámara fotográfica)

¡Hombre, Toño!, ¿Qué tal?

Ve haciendo unas cuantas fotos por ahí.

(Música)

Man llegó precisamente por el camiño dos faros.

Se podía llegar por la carretera, pero no.

Él llegó por el camiño dos faros.

(Música)

Manfred Gnädinger era un alemán que llegó aquí en el año 62,

apareció aquí un día de las fiestas del Espíritu Santo,

y se quedó aquí.

Se quedó aquí, no sabemos muy bien los motivos por los que se quedó,

pero se quedó.

Entonces se marchó al exterior del pueblo, al Peirau,

ahora es un peirau, pero entonces eran piedras, y construyó esa obra.

Porque el mundo pierde...

La tierra pierde su equilibrio.

Aquí es alta bastante. Algo menos altura de un hombre.

Como niño o un poquito más.

Sí, un poquito más que yo.

Y soy un niño.

¿Qué conoce la gente o qué conocía la gente?

La parte exterior, lo que llamamos el jardín museo.

Eso es lo que conocía la gente.

Lo que no se conocía porque, él no dejaba acceder a su caseta,

más que a muy poca gente.

Entonces, todo lo que estaba dentro de la caseta

la verdad es que era poco accesible.

Que es lo que realmente ahora estamos exponiendo en este museo, ¿no?

Esa parte de artista que él tenía dentro de su casa.

Porque lo otro ya era conocido porque era muy conocido Man.

Sobre todo aquí, en Galicia, era muy conocido.

(Música)

Mi vida cómo de blanca. No sirve y duele menos.

(Música)

En esta primera pista, en esta primera división

que hemos hecho es el tema de las crebas.

Las crebas es un nombre gallego que son los restos

que el mar devuelve a la tierra.

Entonces hay una primera parte que son las esculturas de plástico,

que él deformaba con calor.

Están lo que son las crebas de osos.

De osos, pero de animales marinos.

De "aireigas", de cetáceos, médulas de ballena.

Pero ves que todos los pintaba, los policromaba.

Le daba su color.

Este proyecto lo llamamos MAN, que eran más o menos las iniciales

de Man, que es el mar, arte y naturaleza.

Que era como vivió él.

Vivió con el mar, vivió, las crebas son todo lo que el mar le traía,

todo lo que, fue donde creó su obra, creó su obra al lado del mar,

y la naturaleza, también, que siempre tiene una armonía

constante con la naturaleza.

Construye la soledad en el universo.

Si falta un artista estacionado en el universo, para cualquier ciencia,

hasta en medicina o hasta astrología, entonces me marcho.

Si me dan las condiciones para vivir y crear, trabajar, vivir.

Claro, el turismo, el turismo. Porque la pesca poco a poco también

va decayendo.

Los puertos van... salvo excepciones, van a menos,

los puertos en general.

En cambio, esto a nivel de turismo,

no solamente con este museo, tenemos otros programas también,

para desarrollarlo turísticamente el...

Concejo de Camariñas.

Que es nuestro.

Y bueno, claro, tenemos aquí valores como el cementerio de los Ingleses,

y todo eso que la gente no sabe que existían.

Pero, claro, por el camiño dos faros,

al pasar por él, le damos una dimensión mucho más grande.

(Música de gaitas)

(Música)

¡Vamos!

Colaborad con los movimientos sociales, convulsivos,

con la naturaleza.

Ponerle musiquilla de fondo porque esto...

(Música)

Siendo atractiva en cualquier época del año,

a mí la costa de la Muerte me resulta más atractiva en invierno.

Y para ser incluso más claros, en invierno y en días de temporal.

(Canción)

A una isla del Caribe he tenido que emigrar...

El camino de los Faros es el mejor recurso turístico

que puede tener la costa de la Muerte.

Es un recurso sostenible,

un recurso por el que puede pasar todo el mundo,

un recurso que une toda la costa de la Muerte,

que no deja fuera a nadie...

(Canción)

Mateo...

Mateo, que si no, no nos vale, hombre.

Un poco. Venga, aguanta, quieto ahí,

Mateo.

(Canción)

Niña terra galega. Donde el cielo es siempre gris.

Hoy ya no tenemos por la tarde...

Los senderistas que hacen la ruta de los Faros están caminando

sobre rutas, incluso sintiendo una fuerza telúrica

de viejos caminantes milenarios.

(Canción)

Donde se quejan los niños y se escuchan lalalás...

¿Mateo, ven! -Tú aquí.

-¡Ven! Por favor.

Ven aquí, hombre. Venga, que ya está enchufado.

(Canción)

Lo que quieras. Pendientes...

Pero es orgullo.

(Canción)

La liga armada galega, y el paso se me irá, se me irá.

Niña terra galega, donde el cielo es siempre gris.

Niña terra galega, Es duro estar lejos de ti.

Lejos de ti.

  • Trasnos entre los faros (1ª parte)

El escarabajo verde - Trasnos entre los faros (1ª parte)

30 oct 2015

El conocido como “O Camiño dos faros”, una ruta senderista que recorre 200 kilómetros de litoral entre las localidades de Malpica y Finisterre, en la “Costa da Morte” gallega, se ha convertido por derecho propio, y también por aclamación popular, en una de las citas ineludibles de todos los aficionados a las caminatas y de aquellos quienes buscan conocer la Galicia más marinera, natural e indómita.

Hay quien se aventura a determinar que esta ruta ofrece lo mismo que puede ofrecer el Camino de Santiago, pero con mar. El contraste a lo largo de los 200 kilómetros es de hecho uno de sus puntos fuertes, hasta el punto que la Asociación que ahora mismo está impulsando el itinerario con intención de homologarlo como Ruta de Gran Recorrido (GR) lo adjetivan con el lema “Un paisaje a cada paso”. En un momento de auge del turismo de naturaleza, además, ven el “camiño” como un recurso sostenible y una oportunidad económica para los pueblos de la zona, hasta ahora muy dependientes del sector pesquero.

La sucesión de faros, playas, ríos, dunas, acantilados, estuarios, villas marineras, miradores, puestas de sol, bosques, etc. y una pátina de tierra mítica donde las historias de naufragios se mezclan con viejas leyendas, convierten al “Camiño dos faros” en un viaje de sensaciones únicas.

ver más sobre "El escarabajo verde - Trasnos entre los faros (1ª parte)" ver menos sobre "El escarabajo verde - Trasnos entre los faros (1ª parte)"

Los últimos 543 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios