www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4575747
Para todos los públicos El escarabajo verde - Tierra herida - ver ahora
Transcripción completa

La milenaria cantera de oro de Las Médulas en León,

nos recuerda a cómo los romanos

ya desmontaban montañas para conseguir metales.

Solo el tiempo se ha encargado de restaurarla.

Dos mil años después

las canteras siguen allanando el paisaje

como este de Valencia

y nadie garantiza que se vayan a restaurar.

Bueno, aquí tenéis la suerte de vivir en un pueblo muy bonito.

Sí, es un pueblo muy bonito,

pero hay un pero.

¿Por qué? Tenemos una cantera.

Sobre la aldea de Las Irlas hay una de las cuatro canteras

quebrada en el municipio de Riudecols,

es la mayor de todas

y lleva 20 años consumiendo el monte Puig Marí.

Y entre la población,

¿se habla de este tema de la cantera?

Sí.

¿Y qué opinión tiene la gente? Mala.

Mala, para ellos es una distorsión.

Vienes aquí, vives como dios

y, de repente, te encuentras que hay algo

que distorsiona todo esto.

Y, por lo tanto, la gente está molesta.

En esta cantera se extrae este material.

Es un material granítico.

Esto es granito, muy común en algunas zona de España,

como Galicia o en la zona del centro en Extremadura,

y muy raro en la zona del Mediterráneo,

que es básicamente cálido.

Es balastro para alta velocidad,

es balastro de ave

para que cuando pase el tren a alta velocidad,

la piedra sirva de almohada para absorber todas las vibraciones,

y tiene que ser una piedra muy dura,

porque al cabo de tres meses, quedaría gastada.

¿Qué les molesta más de la cantera que tienen aquí encima?

El polvo.

El polvo, piensa que es algo que estamos tragando.

Nosotros respiramos este polvo.

Las casas están llenas de polvo,

tampoco podemos olvidar el ruido,

y alguna explosión que también molesta.

De hecho, algunos vecinos

se quejan de tener grietas en las casas

como consecuencia de las explosiones de la cantera.

¿Y la vista, el paisaje?

¿Eso paisaje? Eso es un desastre, esto molesta.

No es cuantificable pero, por supuesto, que molesta.

Es feo.

La plataforma que denuncia las canteras de este territorio,

se queja de que les causan a ustedes muchos problemas,

muchos perjuicios.

Sí, ¿por ejemplo?

Del impacto paisajístico,

por supuesto, ruido, polvo.

Conocemos voladuras, avisamos a los vecinos.

Impactos visuales,

por ejemplo, esta cantera está diseñada

para que se explote de una forma que no se vea desde el pueblo.

Tema de polvo,

intentamos minimizar las emisiones de polvo

regando las pistas, carenando las instalaciones

para que los días de viento no haya polvo.

Desde el punto de vista territorial,

sí que esta cantera tiene un impacto impresionante.

Sí, claro.

No hacia el pueblo pero sí hacia la comarca.

El criterio es explotar la cantera de forma que se vea menos

donde haya población residente.

La idea es que la cantera sí se tiene que ver,

pues que se vea mejor desde una carretera

que no desde una población estable.

También se quejan de que la restauración es poca.

Es mínima.

En este caso de esta cantera,

el problema no es tanto de rapidez de explotación

sino de falta de agua.

Es una zona muy árida, muy seca,

y, por tanto, la restauración es costosa

en el sentido de que demanda mucha agua

y eso nos ha obligado a instalar río gota a gota.

Puede tardar o puede tardar menos, pero en pocos años no se verá.

La gran cantera de Puig Marí está en la comarca de Baix Camp,

un pobre territorio de agricultura de secano,

rico en piedra y graba.

Aquí encontramos

la mayor concentración de canteras de Cataluña.

A mí como agricultor, el hecho de las canteras

me afecta aparte del efecto visual

que tienen sobre el entorno del paisaje,

pues el tema de polvo,

frena la polinización de los árboles,

las vibraciones,

el paso de los camiones que no para por la riera,

que es una vía pecuaria.

Al no trabajarse las fincas se han ido perdiendo

y esto a dado lugar

a que haya llegado gente especulando con los terrenos,

y han venido prometiendo trabajo para la gente.

Han comprado por cuatro duros las fincas que estaban perdidas.

Y bueno han empezado a mover tierra.

La asociación de Alterpa

ha logrado parar vía judicial esta cantera.

Y esta otra tiene una sentencia en contra,

pero sigue en marcha porque ha sido recurrida.

¿Cómo se explica que haya tantas canteras por esta zona?

El motivo principal de que haya tantas canteras,

creo que es básicamente por una parte,

la dejadez de los políticos municipales

y el grado de tolerancia que les da la administración, ¿no?

que la administración trabaja única y exclusivamente

para permitir que esta gente vaya trabajando

y vaya rompiendo, y expoliando el territorio.

Con tantas canteras, Riudecols es un continuo de camiones.

Los ayuntamientos tienen poco que decir,

porque quien autoriza las minas son las comunidades autónomas.

¿Están todas las explotaciones de árido y canteras legalizadas?

Sí, en este momento ya nos hemos preocupado de esto,

porque en el momento en el que se implantó

el nuevo planeamiento municipal,

lo que sí que se aceptó a todas las que tenían la legalidad vigente

y la actividad en marcha con los papeles en funcionamiento,

y bien tramitados.

El abogado y activista Fernando Roca

impulsó que el ayuntamiento de Riudecols

aprobara el plan urbanístico que le faltaba.

¿Y qué piensan de la actuación del ayuntamiento sobre las canteras?

Bueno, el ayuntamiento al final aprobó el plan.

Ya es algo.

No tenía plan urbanístico.

Riudecols es de los últimos pueblos de Cataluña que ha tenido plan

y esto permitía que vinieran aquí a especular con el suelo,

conseguían autorización con gran facilidad

tanto de minas como de medio ambiente,

y el ayuntamiento no tenía capacidad o no tenía la técnica

para impedir que desde el punto de vista urbanístico

se limitaran esas canteras.

Por tanto, era indefinido.

La capacidad de conseguir canteras aquí era facilísima.

¿Porque no se restauran? Ninguna.

Ninguna se ha restaurado.

Ellos van haciendo agujeros,

muchas veces lo que piden es una ampliación,

cambian el plan de restauración,

y, por lo tanto, la administración no interviene.

Y las canteras siguen funcionando, siguen acumulando restos.

No lo recogen, que esto es absolutamente ilegal.

Y, de alguna manera, no restauran.

Esto es una rambla, es, además, una vía pecuaria

contemplada en su día, históricamente y de forma centenaria

para la circulación de animales: corderos, cabras, etc.

Y ahora tiene ya la categoría de vía ecológica,

vía de conectividad ecológica.

Pero pasan camiones por aquí.

El problema es justamente este,

que el nivel de extracciones que hay en esta zona es muy alto.

Hay cuatro canteras y, de alguna manera,

la previsión de circulación de camiones es muy alta,

y esto hace que la protección de la vía ecológica

es incompatible con estas actividades y esta situación de vehículos.

¿Las canteras qué aportan al municipio?

En general, un IAE, un impuesto de actividades

por la ganancia que tienen al año,

y con unas canteras se hizo un convenio

para una aportación puntual.

La aportación son unos 16.000 euros

que ya viene desde hace muchos años atrás,

desde el día de su implatación.

¿Y cree que es justa esta cantidad?

Pienso que no es justa.

Creo que tendría que ser mayor,

sobretodo porque ahora sí que están...

Llevan unos años pasando una época con una actividad mínima,

pero han llevado años con muchísima actividad.

Y eso no se planteó ni se renovó ni se actualizó.

¿Y dan puestos de trabajo al municipio?

La que tenemos cerca de aquí, encima de Las Irlas

sí que aportó muchos puestos de trabajo,

porque tenía mucha actividad, y en esos años de bonanza económica

estaban trabajando entre cinco y seis personas,

al menos de este municipio,

las demás no.

¿Y respecto a la restauración?

¿Cree que se restaura correctamente? La restauración es muy lenta,

la hacen muy despacio,

pero es mi percepción.

Y si dependiera de usted, ¿qué haría con las canteras?

Como administración lo único que hemos podido hacer

y es lo que creo que hemos hecho bien,

es mirar la regulación legal y aplicarla,

poner medios también legales que es la norma urbanística municipal

para controlar, fiscalizar y reducir al máximo el impacto.

El ayuntamiento ha hecho un plan de urbanismo.

Y ustedes lo han recurrido, lo han impugnado,

¿por qué?

Mira, nosotros con las autoridades globales

siempre tenemos un debate creativo.

Pero los ayuntamientos también tienen que entender

que esto no es un restaurante o esto no es un bar

o esto no es, digamos, una tienda de comestibles.

Esto es una actividad minera con una regulación propia

y, por tanto, hay competencias

donde el ayuntamiento puede participar

y competencias donde el ayuntamiento no puede participar.

Puede opinar, pero no es quien decide si sabe o no se abre una cantera.

Esto ha pasado en alguno de los ayuntamientos...

es el caso de este.

Intentan hacer restricciones urbanísticas

para que la cantera no progrese.

Y ahí tenemos nuestro debate.

¿Su gremio es consciente de que tienen muy mala fama?

Sí, claro, somos conscientes

porque históricamente ha habido malas prácticas

como en muchos otros sectores que no es excusa,

pero las ha habido.

Y el problema de nuestros gremios es que a veces

por uno que hace mal las cosas, pagamos todos.

Con los años esta cantera inactiva ha reverdecido de forma natural,

aunque nada tiene que ver con su paisaje original.

Está en el río Llobregat cerca de Barcelona

donde encontramos varias graveras que suministran toneladas de áridos

para cemento, hormigón o asfalto.

España está llena de minas, de canteras.

Bueno, lo que hay es muchas explotaciones antiguas...

actuales.

Las antiguas no se han restaurado

y, entonces, tenemos el paisaje patas arriba.

Se vacían, se explotan, pero no se restauran.

Se tienen que restaurar porque hay una ley

en la que se exige la restauración de la explotaciones a cielo abierto.

Lo que ocurre es que muchas veces las empresas quiebran

o cambian de propietarios.

Y entonces, la fianza que se ha depositado

la tiene el estado o la administración autonómica

que es la que tiene que restaurar.

Y en general,

¿qué actitud tienen estas administraciones?

Yo creo que en Cataluña está bien,

en otros lugares, los veo muy permisivos,

porque cuando veo explotaciones que no se han restaurado,

digo, aquí debe haber mala cosa.

Desde que se produce una explotación privada

que luego hay que restaurar con dinero público.

Exacto, así es.

¿Y esto ocurre muy a menudo?

Pues muchas más veces de las que tendrían que ser,

porque la ley es muy clara.

Y los ayuntamientos, ¿qué tienen que decir en este tema?

La minería va por la dirección general de minas de cada zona,

y entonces, los ayuntamientos están informados,

pero me temo que tienen pocas atribuciones.

Esta cantera en el monte Neme en la Costa da Morte gallega,

lleva cinco años abandonada.

La empresa explotadora que extraía cuarzo y áridos quebró,

pero la Xunta de Galicia

nunca le exigió el obligatorio aval para garantizar su restauración.

Algo parecido ocurre en la serranía,

una comarca rural del interior de valencia

en la que hay centenares de explotaciones mineras.

Algunas localidades como el Villar del Arzobispo

están perforadas por canteras.

Paquita, buenas tardes. Hola.

Que me han dicho

que aquí tenéis efectos de las minas en la casa.

Las minas, tenemos unas grietas en la casa,

condensación de polvo todo el que quieras.

¿Lo ves? ¿Qué es esto?

Aquí de vez en cuando

sueltan, como te he comentado, las descargas para volar el monte.

Antes nos avisaban,

con lo cual se abrían ventanas y puertas.

Ahora como no avisan...

Esto es como si la casa, de la onda expansiva, hace así.

Y luego,revierte.

Entonces, se ha agrietado esta pared.

Se ha agrietado la junta de la viga, todo lo que es la junta de la viga.

Y es otra de las consecuencias que tenemos de la mina.

Mira todo esto es la mina Mercedes.

Vaya paisaje, ¿no? Horroroso.

Es una pena.

Entonces, a usted no le gustan nada estas minas.

Vamos a ver,

yo no estoy nunca en contra de la mina.

La minería debe de existir, pero que la hagan como debe de ser,

respetando un poco el medio ambiente.

No cargándose acuíferos, no estropeando todo el paisaje.

Villar es la puerta de la serranía.

Porque aquí los días de viento...

¡Uf! Es como si hubiese niebla.

No se ve ni las naves, no se ve la mina.

No se ve nada,

porque el polvo lo inunda todo. Todo.

Hay días que el polvo que hay dentro de mi casa lo mastico.

Lo mastico, o sea, literalmente, lo mastico.

¿Y qué dice la gente de Villar?

Mira, es un pueblo muy poco comprometido.

Siempre piensan que estamos atacando a algo,

que cuando opinas estás contra algo.

No, estoy opinando

porque me interesa de verdad que esto vaya mejor.

Que Villar no se quede en un pueblo obsoleto

cuando las minas se mueran,

porque cuando las minas se mueran, ¿qué vamos a hacer con Villar?

Por delante del instituto de secundaria del Villar

pasan cada día decenas de camiones cargados de arcilla.

Tanto tráfico llena las pistas del instituto de un polvo

que perjudica a alumnos y profesores.

Soy profesor de educación física siete años aquí,

y como podéis ver

el instituto está al lado de las minas.

Durante todo este tiempo

he notado cómo he tenido diversos problemas

tanto respiratorios como la cara que se me reseca con frecuencia.

El profesorado, estamos bastante preocupados,

y lo hemos tratado en claustro de profesores.

Y se lo hemos hecho saber al ayuntamiento,

pero bueno, hemos recibido poca o nula respuesta.

Las canteras salvajes del Villar amenazan la salud de la población.

El depósito que abastece de agua potable al municipio

lleva tiempo descubierto.

Está al lado de acopios

y del camino por donde circulan los vehículos de la mina.

Su fondo acumula arcilla y sílice.

Aquí hay una gran cantidad de polvo que origina la silicosis,

pero aparte a nivel medioambiental tampoco se respetan los taludes,

la altura de los cortes verticales.

Algunos superan los 50 o 60 metros de altura.

Cuando se avanza un franco de mina, si comes una hectárea

estás obligado a restaurar progresivamente.

No puedes abrir 60 hectáreas de mina

y no haber restaurado ni haber plantado un solo árbol.

Hay un orden de clausura de una mina

por la dirección general de urbanismo

por incumplimiento de usos de suelo desde el 20 de enero de 2017.

Va a pasar un año y siguen trabajando.

Hemos pedido autorización para visitar la mina Mercedes,

la mayor del Villar, pero la empresa nos lo ha denegado.

Los ecologistas consideren que parte de la mina

ocupa un camino público donde les entrevistamos.

¿Porque estas minas de aquí están legalizadas,

actúan correctamente?

No cumple con la legislación,

esta misma no tiene licencia de actividad municipal,

porque está tan cerca de las viviendas

que habría una prevaricación.

El ayuntamiento no puede legalizar esta actividad.

¿Y el resto de minas del municipio?

Tampoco tienen licencia de actividad municipal.

¿Y cómo se explica que estén funcionando?

Porque hay un sector muy potente, económico

que son las azulejeras de Castellón, que en un 80% el mineral

que va a Castellón sale de la serranía

y ese mineral supone el 50% de PIB valenciano.

¿Y el ayuntamiento qué dice a todo esto?

Pues el ayuntamiento calla,

han pasado alcaldes de todos los colores políticos.

Actualmente, el teniente alcalde que es economista de esta empresa,

calla.

Carlos V el emperador estuvo a punto de retirarse aquí.

El alcalde del Villar del Arzobispo pertenece a Izquierda Unida

y gobierna en coalición con el PSOE.

Está abrumado por las canteras.

Como alcalde, ¿qué le parece tener un término municipal

tan lleno de extracciones de minas?

Desde el punto de vista estético, pues la verdad que no es bonito.

Puedes ver que no...

desde las carreteras que vienen hasta aquí,

pues no es agradable ver las minas.

Desde Valencia incluso se pueden ver.

Pero es lo que tenemos aquí ahora mismo.

Desde antes de que yo naciera ya estaban...

sino así, parecidas.

Para usted es lo natural.

Sí para mí es lo natural, estoy acostumbrado.

Nosotros también tenemos un problema muy grande

que es el tema de la cerámica de Castellón,

que al final todo este mineral va hacia allí.

Esto al final es como un modelo colonial,

aquí se quedan cuatro puestos de trabajo,

los tres o cuatro empresarios que han vivido muy bien

y viven bien.

Y los trabajadores y la economía,

pero realmente los millones de euros, los grandes,

son los grandes empresarios de Castellón.

Todo ese material viene de aquí,

por eso yo te digo que es un modelo colonial.

Aquí nos quedamos el impacto negativo,

la mina y el dinero se lo quedan ellos.

¿Y cuántos hay que tengan licencia? Licencia completa todas,

ninguna tiene.

Están todas a diferente nivel de tramitación,

pero todas están tramitando.

Y si estas empresas están sin autorización,

¿qué aporta al ayuntamiento?

¿Qué impuestos pagan? Pues ahora mismo no pagan nada.

Ahora mismo lo que están pagando,

hay una empresa que paga 7 mil euros por ocupación de caminos,

que se ocuparon en su momento.

Lo llevan pagando desde hace un montón de años.

Y las otras, no pagan.

Las arcas municipales no reciben ahora mismo dinero de ellos.

¿Y ustedes no las pueden parar? Se podría parar,

el problema es a qué coste.

A qué coste para las arcas municipales.

Lo que queremos, legalizarlas.

Que trabaje y que trabaje con las garantías legales

cumpliendo todo lo que tengan que cumplir.

Oye, y si no lo cumples, fuera.

Y que la administración autonómica colaborara con nosotros mucho más,

porque a veces sí que echamos de menos

que la Generalitat Valenciana, se acuerde de nosotros.

La Generalitat comprende la soledad de los ayuntamientos.

El responsable de medio ambiente apuntaba soluciones,

pero fue destituido por discrepancias con la consejera

al poco de esta entrevista.

Desde las administraciones superiores,

creo que les tenemos que echar un mano en ese sentido,

porque ellos solos

aunque tengan una responsabilidad directa grande,

ellos solos no van a poder.

Venimos de una ley,

es decir, la ley de la minería del año 73,

entonces, nosotros estamos trabajando ahora desde industria.

Y nosotros estamos trabajando de la mano de industria

en ese sentido.

Estamos trabajando en el tema de una ley de minería sostenible

que creo que es muy importante que se considere.

La minería en el Villar del Arzobispo

comenzó hace un siglo con galerías en la falda de la montaña.

Y hace cincuenta años

llegaron las explotaciones a cielo abierto

por la demanda de arcilla

de la industria cerámica de Castellón.

Estas minas nacieron a cielo abierto en el año 73

y nacieron sin ninguna planificación.

Y siguen todavía sin planes de labores,

sin licencias de actividad, ilegales,

y explotando como se ve, sin ningún orden ni concierto.

Aquí somos como un país tercermundista

que lo único padecemos

son los delitos medioambientales que están provocando.

Y el aspecto más fuerte para mí,

es que económicamente no revierte ni en el municipio

por no tener licencia de actividad, no pueden pagar.

O sea qué van a pagar,¿no?

Y bueno, es un sector que no crea empleo.

Y usted como cronista local, ¿cómo lo vive?

¿Cómo vive esta devastación? Pues lo vivo muy mal,

lo vivo muy mal primero por la devastación que contemplamos

y sobretodo por la respuesta de este pueblo.

Este pueblo ha perdido la dignidad,

las personas que opinamos como yo somos perseguidas,

somos vilipendiadas y no somos nada consideradas.

Es un peligro,

y por la calle yo estaba amenazado de muerte.

Hace muy poco, el año pasado

fue la segunda vez que me amenazaron de muerte

por hablar de estas cosas.

Pero, ¿usted qué siente? Yo siento mucha rabia y mucho dolor

que seamos gente perseguida

por decir las cosas que están sucediendo.

Y que la gente quiera ser ciega frente a todo esto que ocurre.

Aunque es minoritario,

poco a poco las empresas que explotan canteras

van tomando conciencia.

Estamos en Campredó cerca de Tortosa,

un territorio consumido por minas a cielo abierto.

Aquí hace unos años la cementera Cemex

empezó a aplicar un plan de restauración de canteras

que ejecuta en todo el mundo.

Lo dirige un consorcio de universidades españolas

que utiliza un novedoso sistema, único en Europa y apoyado por la UE.

Aplican una idea norteamericana llamada restauración geomorfológica,

reconstruyen la antigua cantera conduciendo el agua

para evitar la erosión,

imaginando como la propia naturaleza lo haría por sí sola

en cientos de años.

Este es el diseño final de estos meandros

que reproducen a los meandros de la naturaleza fielmente,

y el resto de formas.

El paisaje que tenemos ahora en esta cantera,

¿es cómo era anteriormente a la explotación?

No, esta idea hay que explicarla bien,

porque siempre que hay una transformación

por una explotación minera o por un movimiento de tierra,

nunca se puede reconstruir el paisaje original,

porque la explotación minera

tuvo que llevarse mucha arcilla para fabricar cemento.

Lógico pero la idea es reconstruir un paisaje,

pues como estáis viendo que repliega estos meandros naturales

y que con el tiempo se va a integrar en todo su entorno.

Muy cerca de la ya restaurada,

Cemex remodela la antigua cantera Pastor,

una enorme excavación que en poco tiempo cicatrizará.

¿Las empresas se deberían preocupar más

por restaurar las explotaciones de áridos y mineras?

Hay mucha presión social sobre la actividad extractiva

y el propio sector,

diría que está incorporando incluso más de lo que parece,

estas mejores técnicas.

En los últimos años

vemos un enorme interés por parte de las empresas mineras,

de las administraciones y de las poblaciones locales

en encontrar esas fórmulas

de compatibilizar la actividad extractiva

con un restitución de los bienes de los ecosistemas

y unos paisajes ricos, diversos y variados.

El estado y las comunidades autónomas

tienen la capacidad para cicatrizar tanta tierra herida.

Está en sus manos

sustituir la anacrónica ley de minas actual por otra ley sostenible.

Un reto indispensable

para recuperar un paisaje tan castigado.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Tierra herida

El escarabajo verde - Tierra herida

20 abr 2018

El territorio español está horadado por canteras, unas heridas bien visibles que muchas veces no cicatrizan. Los ayuntamientos se ven impotentes para controlarlas y las comunidades autónomas son tan permisivas que las canteras acaban mal restauradas. Los ecologistas luchan para evitar este paisaje malherido.

ver más sobre "El escarabajo verde - Tierra herida " ver menos sobre "El escarabajo verde - Tierra herida "
Programas completos (354)

Los últimos 577 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Francis

    Deseo que las personas tomen conciencia y dejemos de pensar que esto no nos afecta¿¿

    20 abr 2018