www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.9.0/js
3947802
Para todos los públicos EL escarabajo verde - El síndrome de Casandra - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

Mucho más al sur de este punto,

pero en un lugar bañado por aguas del Mediterráneo,

en la costa murciana, se encuentra la laguna litoral

más importante del estado: el Mar Menor.

Habéis acertado, empieza "El Escarabajo Verde".

La salud ecológica de aquella laguna

está en entredicho.

Las agresiones vienen de lejos.

Frenética expansión turística

y agricultura extensiva, principalmente.

Sin embargo, esta primavera saltaron todas las alarmas.

El Mar Menor ha dicho basta y lo ha dicho alto y claro.

En mayo, la asociación naturalista del sureste hizo público unos vídeos

en los que se hacía evidente el estado de degradación

de los fondos de la laguna,

famosa en otros tiempos por sus aguas claras.

En el vecino campo de Cartagena,

se desarrolla una de las producciones agrícolas

más rentables del país.

Pero la contaminación por nitratos, vertidos a la laguna

o infiltrándose al acuífero,

es todavía un asunto por resolver adecuadamente.

La región de Murcia

y la confederación hidrográfica del Segura,

presionados por la opinión pública, se han visto obligados a reaccionar.

Pero para muchos, escamados por años de inacción,

sus propuestas dan palos de ciego.

Como si de un supervisor médico se tratara,

el realizador del programa, Eduardo Laplaza,

ha recorrido y visitado la laguna

para conocer el diagnóstico que hacen unos y otros.

Y entender si el Mar Menor está moribundo, muy enfermo,

o sólo tiene un catarro.

Yo voy a ser un futuro refugiado.

Yo tendré que irme a otro lado a vivir.

-Aquí tenemos una actividad económica impresionante.

Esto no se puede parar.

-Sí, muchos pozos ilegales.

-Y un punto de no retorno,

que si se rompe, ya no vuelve al mismo estado.

-Estoy apenadísima de ver a la situación que ha llegado.

Toda la vegetación submarina de la laguna del Mar Menor

está muerta.

El Síndrome de Casandra hace referencia al personaje del mito,

a quien Apolo concedió el don de predecir el futuro,

y a su vez, la maldición de no ser creída nunca.

Casandra se cansaba de advertir sobre las desgracias

que asolaría a su pueblo, pero nadie la hacía caso.

"Pájaro de mal agüero" la llamaban y evitaban su cercanía.

Estamos en el Mar Menor, Murcia,

una de las mayores lagunas litorales de Europa

y la más grande de la Península Ibérica.

Separada del Mar Mediterráneo por un cordón arenoso

de 24 Kms de longitud, y entre 100 y 1.200 Ms de anchura,

La Manga.

Sus especiales características ecológicas y naturales

confieren al Mar Menor un valor singular.

Ha sido declarado lugar de importancia comunitaria,

zona de especial protección de las aves,

zona especialmente protegida de importancia para el Mediterráneo,

Humedal Ramsar y espacio natural protegido

por el gobierno de la región de Murcia.

Sin embargo, este currículum extraordinario

no le ha servido de nada para mantener su salud.

La comunidad científica y las organizaciones ambientalistas,

como Casandra, llevan advirtiendo desde hace más de 30 años

de lo que podría pasar.

Pero parecía que su sistema inmunitario

respondía más o menos bien, hasta el pasado año.

A finales de mayo de 2016,

la veterana asociación naturalista del sureste ANSE,

publicó estos vídeos submarinos.

Pronto se hicieron virales,

conmocionando a toda la región de Murcia.

A partir de los 2 metros y pico, 3 metros de profundidad,

hasta los 7 metros,

toda la vegetación submarina de la laguna del Mar Menor está muerta,

ha desaparecido.

Y ese proceso ha ocurrido de manera, desde luego, mucho más acelerada

en el último año y medio aproximadamente.

Lo que puede haber ocurrido es sencillamente es que hayamos llegado

a la situación límite, a partir de la cual

el Mar Menor ya no ha sido capaz de auto depurarse.

En la medida en que lo ha hecho las dos o tres décadas anteriores

y ahí se ha producido, al menos en las zonas más profundas,

la situación de colapso.

Los efectos fueron inmediatos.

Y amplificados por medios de comunicación,

regionales y nacionales, provocaron cancelaciones de reservas hoteleras

y peligraron algunas actividades de ocio juvenil.

Los empresarios de La Manga convocaron a los medios,

mientras se bañaban, imitando el baño de Fraga en Palomares.

Su acción contraproducente parecía confirmar la alarma.

Lo que está es salada.

-Este año precisamente es el año que más pescas hay,

que más langostinos están sacando,

y que el agua está perfecta para el baño.

Tendrá sus problemas el Mar Menor que hay que solucionarlos

y de alguna forma atajarlos,

pero que los científicos ya saben qué es lo que le está pasando.

Las agresiones son múltiples, pero si se ha de resaltar una

como la más importante, esta es, sin duda,

los nutrientes de los retornos agrícolas

que desde hace décadas se vierten sin control al Mar Menor.

Estos provocan una proliferación obsesiva de algas

que enturbian el agua, e impide a las praderas submarinas

realizar la fotosíntesis.

Los agricultores reconocen

y asumen el problema a cara descubierta.

No se tenía ningún tipo de cuidado con el tema de los nitratos

ni del abono, para nada.

Cuanto más abono le echabas, mejor estaba la planta.

Y sin tener cuidado.

Toda esa acumulación de nitrato y el riego intensivo

pueda hacer que vaya bajando al acuífero

y el acuífero pues se contamina con esos nitratos.

Otro problema es la contaminación por metales pesados,

provenientes de la actividad minera a cielo abierto.

Aunque esta cesó en 1991,

el aporte de metales arrastrados por aguas

o transportados por el aire, es continuo y constante cada año.

Según lo revelado por la tesis de la bióloga Ana Muñoz,

la acumulación de nutrientes puede cambiar el PH básico,

que es lo que mantiene estabilizados los metales,

haciéndoles solubles, y entrando así en la cadena atrófica

El campo de Cartagena es posiblemente

el regadío más productivo del país, con hasta 4 cosechas al año.

Y uno de os más importantes en cuanto a superficie regable.

La llegada del lago del Tajo, a finales de los 70,

inició la transformación de este antiguo secano.

Llegó la prosperidad.

Pero sin un adecuada regulación, creció descontroladamente

el número de regadíos ilegales.

Esto es los terrenos que no tienen una autorización expresa

para ser regados.

¿De dónde se saca entonces el agua?

Pues de pozos que han llegado a agotar

el agua dulce del acuífero, salinizándolo.

Sin datos oficiales,

ANSE calcula en unos 1.400 el número de estos pozos ilegales.

La sal es veneno para los cultivos,

y los agricultores legales e ilegales

solucionan el problema, desalogrando el agua

con desaladoras portátiles.

La salmuera resultante, unidas a los nitratos

que se utilizan como fertilizante, se vierten al Mar Menor,

principalmente por la Rambla del Albujón.

Y este es el azugue.

La rambla viene por aquí...

Allí hay un tubo o una salida.

Es un tubo de drenaje, del drenaje de las fincas que hay aquí.

Entonces, viene por estos tubos.

Y aquí, en el azugue este, se mete por esa compuerta este agua,

y va a la estación de bombeo.

Una estación de bombeo que lleva más de 20 años sin funcionar

y que ahora se está adecuando a toda prisa.

La idea es que desde aquí bombeé el agua contaminada

a sendas estaciones depuradoras ya existentes,

al norte y al sur del Mar Menor.

Nuestra solicitud, desde hace más de 10 años a la administración,

era conectar esas salmueras a esta planta.

El impacto mediático de los vídeos de ANSE,

unido a una denuncia ante la fiscalía de Medio Ambiente,

provocó que la consejera de Agua, Agricultura y Medio Ambiente

hiciera pública una carta dirigida

a la confederación hidrográfica del Segura,

redactada en términos bastante imperativos.

Esos vertidos hay que pararlos.

Y eso es condición indispensable para la mejora del estado del Mar Menor.

La confederación reaccionó la pasada primavera

tamponando e inutilizando las redes de salmoreductos

que la propia confederación había construido para dar salida

a salmueras y nitratos.

Pasaba así la pelota a la Consejería,

que es quien debe velar por el cumplimiento

de la directiva sobre nitratos.

Los guardias no se ríen, no se tiene que reír nadie, ¿vale?

Los antidisturbios de la Guardia Civil

escoltaron a las retroexcavadoras en medio de una gran tensión.

Poco faltó para que al Mar Menor llegara sangre, en vez de salmueras.

La Consejería, mientras tanto, daba una de cal y otra de arena.

No hay ningún rifi rafe.

Ambas administraciones estamos trabajando de forma conjunta.

Nosotros lo que queremos es colaborar,

encontrar las soluciones.

Los agricultores son los primeros que están demostrando su compromiso.

Su compromiso en ir avanzando y ser responsables con su actividad

y responsables también con el Mar Menor.

Para entender el problema

y no demonizar al conjunto de agricultores,

hay que explicar que entre estos hay notables diferencias.

El pequeño y mediano agricultor es el que sufre la presión.

Las rentas agrarias no son muy altas y, como todo empresario,

está inmerso en una espiral de créditos y gastos

ante los que tiene que responder.

Distinto es el caso de las grandes empresas multinacionales del sector,

cuya cara visible en el campo de Cartagena

es la patronal Proexport.

Alrededor del 85%, de lo que aquí se produce, se exporta a Europa,

y producen sin interrupción.

Sus vídeos corporativos rezuman optimismo,

pero han introducido la figura del agricultor tutelado.

El tipo de contrato es muy variable.

Pero resumiendo, consiste en que este,

pone el campo y sus derechos sobre el agua,

y la empresa a los trabajadores, productos químicos, maquinaria,

y todo lo necesario, pactando un precio de compra con el agricultor.

"El Escarabajo Verde" envía una solicitud de entrevista a Proexport

que no obtuvo respuesta.

Cuando se hizo el canal este...

Vicente Carrión resume perfectamente cuál es la actitud de unos y otros

respecto a la contaminación difusa de sus actividades.

El agricultor grande coge los bártulos,

y me refiero cuando hablo de bártulos a sus tractores, su maquinaria,...

Los monta en una góndola y se va a otras zonas limítrofes,

y como tienen disponibilidad de agua,

pues se van buscando el agua a otro sitio.

Los pequeños y medianos agricultores no podemos hacer esa cuestión.

Tenemos que quedarnos en el territorio donde estamos ubicados

y somos los que más directamente estamos sufriendo estas consecuencias

¿Pero es posible satisfacer la enorme demanda

de fruta y verdura fresca, con una agricultura diferente?

¿Es posible una agricultura rentable sin nitratos?

¿Dónde vendéis el apio?

¿En mercados internos o lo externalizáis?

No, externo, externo. Esto es sobretodo a Escandinavia.

Aquí no se gasta ningún tipo de abono químico, ni producto químico

Y podéis ver que la calidad y la apariencia y todo

viene de una red comercial, y es perfectamente viable.

Se está contaminando por ignorancia.

Por ignorancia y muchas veces por dejadez de las administraciones.

No haría falta para nada eso.

A sus espaldas, un recuerdo del histórico secano

ya difícil de ver.

Este puñado de almendros, sufriendo de estrés hídrico y abandono,

es ya cosa del pasado.

No se puede ni regar todo lo que se quiera,

ni se puede no regar nada.

Hay que buscar un punto intermedio.

¿Hay tantos pozos ilegales como dicen que hay?

Sí, muchos pozos ilegales. Y bueno, ilegales que se han hecho legales.

Y hay un caos... Esto es un caos.

-No tenemos conocimiento de que existan regadíos ilegales.

La tormenta perfecta literal y metafórica

se cierne sobre el Mar Menor.

El Mar Menor y La Manga sería un ejemplo de libro

para cualquiera que quisiera estudiar los impactos humanos en el litoral.

Volvemos a la desembocadura de la Rambla del Albujón.

Esta vez con los conservacionistas de ANSE.

Voy a intentar a ver si consigo pasar

Cuidado no te caigas. ...A la otra orilla.

Esto que vemos aquí es ahora uno de los mayores aportes de agua,

procedentes de la agricultura intensiva del campo de Cartagena,

Tiene dos orígenes.

Por una parte, de los vertidos de las desaladeras.

Pero tal vez, lo peor es el aporte que se recibe

desde el subsuelo, lo que se filtra bajo el subsuelo,

que en muchos casos, no se sabe muy bien por donde llegaría.

Y yo, según el Instituto Geológico y Minero de España,

podría hacer que esos aportes hacia el Mar Menor

superaran con mucho los cálculos que se habían revisado hasta ahora

de las aguas superficiales.

Si en algo se ponen de acuerdo agricultores, científicos

y ambientalistas, es en acusar a las diferentes administraciones

de improvisar parches conforme aparecen los problemas,

pero sin abordar nunca una solución integral.

El mapa político murciano cambia en 2015.

Al frente de la Conserjería de Agua, Agricultura y Medio Ambiente,

encontramos a Adela Martínez Cachá.

Una política activa que, tomando la iniciativa,

ha multiplicado su presencia en los medios de comunicación

y redes sociales, donde se mueve con soltura.

En las entrevistas, manifiesta un notable optimismo,

respecto a la cuestión medioambiental.

El Mar Menor, en cuanto se le ha dejado,

está dando ya signos de recuperación.

Es un sistema con una plasticidad impresionante,

con una capacidad de respuesta que nos deja sorprendidos.

Y estamos mimándolo todos.

Optimismo que no es compartido por otros agentes.

Apenas de una semana después de esta entrevista,

ANSE y el Instituto Español de Oceanografía publican

un informen demoledor.

Hasta el 85% de las praderas submarinas del Mar Menor

han desaparecido en apenas 2 años.

Se han incumplido nada menos que 11 directivas de la UE.

Por eso, nosotros, como sociedad civil, estamos muy interesados

en hacer presión a la administración

que, durante tantos años, ha ignorado este problema,

para que, por fin, lo resuelva.

Los indicios son evidentes y la sociedad civil se organiza.

Desde la plataforma Pacto por el Mar Menor, la inquietud se trasforma

en un método de presión política.

Nada hay menos conveniente para las malas prácticas

de quien ostenta el poder, que el sentirse vigilado de cerca.

El pacto es una organización apolítica que incluye en su seno

a cualquiera con una genuina preocupación

por el estado natural de esta laguna.

Con dos de sus componentes recorremos La Manga.

Paradigma del modelo del ladrillo especulativo.

La enfermedad infecciosa del litoral Mediterráneo.

Cuando se hace este canal,

se hace simplemente para dar entrada a los barcos turísticos.

A mediados de los 70, se abrió este amplio canal

que comunicó la laguna con el Mediterráneo.

Junto a motoras y veleros, entraron también algas y medusas

en grandes cantidades, atraídas por el aumento de nutrientes.

Las medusas provocaron la alarma.

Y el gobierno de la región de Murcia orientó sus esfuerzos

a la colocación de costosas redes que protegieron temporalmente

a los bañistas.

Pero que pronto se revelaron como otra solución efímera.

En estos momentos, estamos en un momento muy delicado

y la plataforma por el pacto del Mar Menor está muy preocupada,

porque hay una corriente de pensamiento

en la que se quieren adherir más las golas

o los canales de comunicación, con el Mar Mediterráneo.

Esto sería ya el tremendo desastre que sería lo peor que podríamos hacer

con el Mar Menor.

Son las 10 de la mañana, y los pescadores de San Pedro del Pinatar

van llegado poco a poco a la lonja.

Con unas 60 licencias, este sector económico da de comer a 110 familias

Las pesquerías utilizan artes fijas tradicionales

y siempre han explotado la laguna con sostenibilidad.

Termina la temporada de la dorada y empieza la del salmonete y anguila

Especie muy apreciada en Holanda,

a donde envían casi toda la producción.

De momento, no han notado una disminución importante

en las capturas, pero hay una tendencia inquietante.

Lo que hemos observado es que, por ejemplo, el pescado de este año,

lo que es los alevines, no ha habido.

Entonces, la preocupación que hay es, más que nada, para el año que viene,

puesto que, bueno, no sacamos pescado lo que es alevín.

Si esta tendencia se consolida, certificaría la extinción

de estas especies comerciales, y de paso, la desactividad económica

que forma parte también de la cultura milenaria del Mar Menor.

Yo creo que somos como las abejas.

Si las abejas desaparecen, desaparecerá la vida.

Es un indicador de la naturaleza.

Y yo pienso que los pescadores artesanales, bueno,...

Pues que, más o menos, somos como ellas.

Es mi apreciación particular.

El entorno del Mar Menor y especialmente La Manga

está muy urbanizado.

El modelo es el habitual en el Mediterráneo español:

Segundas residencias

y los servicios de restauración y ocio que les acompañan.

Conforme se han roturado los antiguos secanos

para su transformación en regadíos, han entrado en fricción

los intereses de agricultores y propietarios,

surgiendo graves problemas de convivencia.

Es el caso de la urbanización Mar de Cristal,

rodeada de la comunidad de regantes del sur del campo de Cartagena,

conocida como Arco Sur.

En esta época del año, y azotada por el viento,

adquiere ese aspecto melancólico característico.

Es también una inversión en sosiego y soledad,

muy atractiva para muchos, como es el caso de Ángel.

Compró su piso hace 20 años y aquí quiere quedarse,

si le dejan.

La nivelación de los nuevos regadíos hace que el agua sea expulsada

directamente hacia la urbanización, que sufre recurrentemente

graves inundaciones, cada vez que llueve con cierta intensidad.

Tierra de secano por excelencia,

donde el agricultor conocía el valor del agua que caía del cielo

Ahora, paradójicamente, sólo es una molestia

que afecta a sus controlados riegos,

y amenaza con llevarse los tan preciados nitratos.

Por eso, evacuan con rapidez el agua de lluvia por estas franjas

directamente a las calles de la urbanización.

Esto casi todo está en venta.

Si mi casa valía X, ahora vale la mitad.

¿Por qué? Porque a nadie le apetece venir a veranear o a vivir

o a pasar una temporada en un sitio que no es agradable.

Yo el futuro lo veo como ahora mismo como un refugiado.

Yo voy a ser un futuro refugiado.

Yo tendré que irme a otro lado a vivir.

Los vecinos incansables remitieron informes y quejas

a todas las instancias posibles:

Confederación Hidrográfica del Segura,

Consejería de Agua, Agricultura y Medio Ambiente

y Ayuntamiento de Cartagena.

Recurrieron al defensor del pueblo, sin resultado.

Finalmente, fue la denuncia ante la fiscalía

del Medio Ambiente de Murcia, la que provocó una mayor colaboración.

La tormenta descarga esa misma noche

Así que, de buena mañana, nos dirigimos otra vez a la urbanización

Es una oportunidad única de documentar estas riadas.

Esto es lo que nos encontramos en los mismos lugares

donde estuvimos ayer.

Lo que no podemos hacer es que alguien, un estamento, el que sea,

prevalezca sus pretensiones y sus derechos, sobre los de los demás.

Porque a mi me asfixian y me ahogan.

Porque yo, al final, aquí vivo en un territorio hostil.

Yo vivo en territorio de guerra.

Para llegar, al menos, a un armisticio,

la conserjería está impulsando el diálogo de todas las partes.

Pero el mensaje que lanza con insistencia

es que el problema, si no resuelto, está controlado.

Todo va bien.

Para apoyar el mensaje, crea una comisión científica

y la dota de fondos para la investigación.

Algunos científicos,

los menos afectados por el Síndrome de Casandra,

acuden a la llamada.

Afortunadamente, los indicios que tenemos

que, dentro de toda la gravedad de la situación,

el Mar Menor no ha sobrepasado ese punto de no retorno,

se está defendiendo, está vivo,

sus mecanismos de actuación están operando

y están controlando las entradas, los nutrientes,

y la red trófica está funcionando.

Pero, claro, lo que es esencial es que los vertidos cesen.

Lo que sí ha habido con esta situación

ha sido un cambio de actitud, yo creo que sincero,

en la administración.

Se ha visto que el Mar Menor se podía perder y todo lo que implicaba.

Por primera vez, se ha comprobado de manera fehaciente

que no mantener y respetar los equilibrios ecológicos

supone pérdidas económicas importantes, para todo el sector,

porque se pierden los bienes y servicios que te da un ecosistema.

Y realmente, yo creo que la administración está actuando

en la medida de sus posibilidades.

Y el primer paso que se ha dado de crear un comité científico

donde todo el que tiene algo que decir y aportar información,

pues creo que es muy útil.

¿Opina igual el resto de la comunidad científica?

En las aguas del Mar Menor, abordamos el catamarán,

donde científicos del Instituto Español de Oceanografía

realizan una campaña de captación de muestras en 40 puntos de control,

y a 3 profundidades distintas.

Campaña sufragada en su mayor parte por la consejería.

En él, encontramos de nuevo a la ubicua consejera.

Pero también tenemos la suerte de encontrar a uno de los investigadores

con más prestigio y veteranía en el estudio de las agresiones

y evolución de esta laguna.

Desafortunadamente, me he quedado en un punto

en el que algunas veces hemos visto el ecosistema

en una situación bastante crítica.

Pero tan mal como lo hemos visto esta ocasión, no.

Hasta hace 4 o 5 meses, no había dinero, no había intereses

en poder muestrear.

Cuando eso era una cosa que tenía que estar funcionando

de una forma rutinaria, controlando el medio,

desde hace muchos años.

Su extenso conocimiento de los problemas que acucian a esta laguna

le capacita para aventurar opiniones políticas y sociales.

De todas formas, yo también digo que no es una cuestión de demonizar

en este momento a la agricultura.

La agricultura ha hecho su papel,

pero en parte, ha ido también deshaciendo responsabilidades

por parte de determinadas administraciones,

que la tenían que haber controlado.

Y también hay que asumir una parte de la propia sociedad

que no ha sido suficientemente crítica

a la hora de defender un ecosistema tan singular como este.

De vuelta al puerto de San Pedro del Pinatar,

donde se ubica la sede del Instituto Español de Oceanografía.

Inaugurada oficialmente en 1977, incluía ya un laboratorio específico

de contaminación marina.

En 1980, dedican sus estudios a la contaminación por metales pesados

de origen minero.

La contaminación por nutrientes agrícolas

todavía no era una prioridad.

Sin embargo, ya entonces, en el marco de las primeras jornadas

sobre el Mar Menor, se anunciaban tempranas advertencias

Otras de las sombras que oscurecen el panorama del Mar Menor

es el trasvase Tajo-Segura.

Cientos de hectáreas de tierras de secano

serán puestas en regadío en todo el campo de Cartagena.

Este proceso traerá al Mar Menor una serie de compuestos

procedentes de la agricultura.

Todos ellos altamente tóxicos y muy persistentes.

Y que de llegar al Mar Menor en cantidades importantes,

podrían aniquilar en poco tiempo su flora y fauna.

Tras este informe, llegaron más publicaciones.

Se ha publicado exactamente unas jornadas que se hicieron en 2014

En diciembre. Exacto.

Se cumplía la maldición.

Ellos advertían, pero nadie les hacía caso.

No es un mero recipiente o un sitio donde cosechar,

sino que tienes que preocuparte de que la salud se mantenga.

Lo que bueno, la famosa palabra sostenible y tal,...

Pero bueno, en esencia es esto.

Entonces, aquí, tenemos un ejemplo muy claro

de ese link, esa unión entre lo que es el estado del ecosistema,

los servicios del ecosistema, y la actividad que desarrolla el hombre.

Lo que pasa que lamentablemente

hemos tenido que llegar a tener que verlo.

Si que también nos ha sorprendido,

nos ha sobrecogido la magnitud de la transformación.

Si tu haces un desarrollo en un entorno,

tú tienes que crear también un sistema, digamos,

un sistema circulatorio, de un aparato circulatorio,

de drenaje, de gestión de todos esos residuos a la escala del territorio

donde estás interviniendo.

No la escala de... No hacer parchecillos en cada pueblo, ¿no?

Como apunta Juan Manuel Ruiz, una vez identificados los problemas

y con una opinión pública concienciada,

es el momento de dar con una solución global.

Si se perciben adecuadamente las amenazas,

esto podría favorecer la cohesión interna,

asumiendo esfuerzos que eviten más perjuicios.

Pero como hemos visto,

la percepción del riesgo es muy diferente

entre los distintos actores.

Lo cierto es que el Mar Menor quiere decirnos algo.

Nos habla con un lenguaje que no comprendemos del todo,

pero que no nos queda más remedio que escuchar,

porque de su salud dependen, aunque no sean conscientes,

todos los que viven y trabajan alrededor de él.

Esperemos que en el futuro sólo sepamos de Casandra

en los libros sobre mitología.

La comunidad científica ha avisado ya durante demasiado tiempo,

pero las conclusiones que se extraen de los datos

también están sujetas a interpretaciones interesadas.

Nuestro principal interés consiste en traeros un nuevo programa

sobre medio ambiente la semana próxima.

Mientras tanto, recordad que estamos en Facebook

y también en Twiter @escarabajoTVE,

y que tenemos más contenidos en Instagram, en Spotify,

y en nuestra web.

Nos vemos aquí, en La2, en 7 días. No faltéis que os echaremos de menos

Subtitulación realizada por Mercedes Escudero.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • El síndrome de Casandra

EL escarabajo verde - El síndrome de Casandra

17 mar 2017

El Mar Menor, en Murcia es una de las mayores lagunas litorales de Europa y la más grande de la península ibérica, separada del Mar Mediterráneo por un cordón arenoso de 24 km de longitud y entre 100 y 1200 m de anchura: La Manga. Sus especiales características ecológicas y naturales confieren al Mar Menor un valor singular. Sin embargo este currículum no le ha servido de nada para mantener su salud.

Las agresiones son múltiples, pero si se ha de resaltar una como la más importante, esta es, sin duda, los nutrientes de los retornos agrícolas que desde hace décadas se vierten sin control al Mar Menor.

A finales de mayo de 2016, la veterana Asociación Naturalista del Sureste, ANSE, publicó unos videos submarinos en que se documentaba la destrucción de los fondos submarinos de esta laguna, antes famosa por sus aguas cristalinas. Pronto se hicieron virales conmocionando a toda la Región de Murcia. A principios de diciembre de 2016, ANSE y el Instituto Español de Oceanografía publican un informe demoledor: hasta el 85% de las praderas submarinas del Mar Menor han desaparecido en apenas dos años.

ver más sobre "EL escarabajo verde - El síndrome de Casandra " ver menos sobre "EL escarabajo verde - El síndrome de Casandra "

Los últimos 519 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Javier

    Es incomprensible como uno de los mayores entornos naturales de este País, lejos de tener una protección especial y hacer de este un espacio único en toda Europa que podría atraer un turismo de calidad y residencia permanente, se viene convirtiendo durante años en un vertedero. No hay más culpables que esos mal llamados servidores públicos, que no solo han negado de esa protección a la laguna si no que han confundido los intereses económicos que podría aportar un entorno natural único, con una sobre explotación urbanística y agrícola sin control. El muy bajo perfil del servidor público en esa región condenará irremediablemente a sus ciudadanos a tener un espacio marginal y sin valor futuro. Cuando puedan darse cuenta de las consecuencias de este abandono será demasiado tarde, la regeneración será ecológica y económicamente imposible.

    20 mar 2017
  2. Francisca Alcaraz Marín

    Un reportaje perfecto: recoge todos los ámbitos y aspectos que inciden en la problemática actual del Mar Menor. Tal vez un poco más de espacio al Pacto por el Mar Menor, que como plataforma ciudadana en la que se inscriben personas de todas las tendencias, capacitación y rango cultural ( con un único interés:SALVAR EL MAR MENOR ), es la que puede con su concienciación y presión, promover una actuación más activa de la Administración que conlleve a un único fin: la REGENERACIÓN DEL MAR MENOR, el que tantos ojos han contemplado y disfrutado desde tiempos inmemoriales. Francisca Alcaraz Marín, integrante del Pacto por El Mar Menor.

    19 mar 2017