www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4800643
Para todos los públicos El escarabajo verde - Sedientos de verde - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

"Eduard O. Wilson defendía en su famoso libro 'Biofilia',

que los seres humanos tenemos una tendencia innata

a buscar conexiones con la naturaleza.

Sin embargo, la realidad es

que cada vez más gente vive en grandes ciudades,

donde el asfalto, las construcciones y el coche

dominan sobre todo los demás.

Nuestro estilo de vida nos ha alejado de la naturaleza.

Pero parece que por mucho que nos empeñemos,

necesitamos, de una manera u otra, tenerla cerca."

"Estamos en Els jardins del Palau de les Heures

uno de los espacios verdes de Barcelona

en el que podemos tomarnos un respiro.

Un buen lugar para preguntarnos

por qué necesitamos el contacto con el verde.

¿Es una cuestión congénita?"

Nosotros somos parte de la naturaleza,

formamos parte de ella, con lo cual,

sí podríamos decir que es congénito.

Es una forma de mencionarlo.

Igual que necesitamos el aire para respirar,

igual que los peces necesitan el agua,

nosotros necesitamos de esta naturaleza.

Podemos vivir dentro de unos márgenes

alejados de esa naturaleza.

Pero vivir en un entorno artificial,

de iluminación artificial, de, imaginemos, hasta el extremo,

evidentemente se puede vivir, pero eso conlleva costes.

Unos costes de cara a todo tipo, a nivel fisiológico, de salud,

a nivel de atención, de irritabilidad,

de relaciones sociales.

Parece que ahora estamos redescubriendo

la necesidad de naturaleza,

pero cada vez más la gente quiere vivir en la ciudad,

cada vez vive más gente en la ciudad.

Entonces, es un poco paradójico.

No, yo diría que entonces razón de más,

porque si vivimos en la ciudad la ciudad nos ofrece otra cosa

que estamos ahora aquí enfatizando el contacto con la naturaleza,

pero también los seres humanos tenemos otra necesidad,

es el contacto con los demás.

La ciudad ofrece esa posibilidad de contacto con los demás,

incluso de forma anónima.

El reto está en poder combinar el contacto con los demás

que ofrece la ciudad, la diversidad de experiencias, de posibilidades,

de espontaneidad.

Con el contacto con la naturaleza.

Ya Ildefons Cerdá, ingeniero autor de L'Eixample de Barcelona.

ya hablaba de ruralizar lo urbano y urbanizar lo rural.

Conseguir ese equilibrio

es el reto en nuestras ciudades hoy en día.

"Viajamos a una ciudad que fue pionera,

que ha sabido entender la importancia

de hacer compatible naturaleza y urbe, Vitoria-Gasteiz.

Su anillo verde,

un corredor ecológico que rodea la ciudad, es un referente.

Está formado por seis parques que unieron

y fueron recuperados para la ciudadanía.

Parece mentira, pero estamos a solo tres kilómetros

del centro de la capital vasca.

Este humedal es Salburúa,

una zona de gran riqueza natural que deja imágenes como estas.

Hemos quedado con Ane Itziar,

técnica del Centro de Estudios Ambientales de Vitoria,

el proyecto del anillo verde cumple 25 años,

un buen momento para analizar

lo que representa para la ciudad un entorno como este."

Yo creo que sobre todo representa una oportunidad de hacer paseos,

descansar, hacer ejercicio y además, supone descubrir la naturaleza,

entenderla y ser más exigente,

tener más conciencia ambiental.

Además, es un espacio también de mucho encuentro social,

de mucha mezcla de gente, de generaciones,

de pequeños, de mayores.

Es un espacio integrado en la vida de los victorianos.

Sí, está integrado,

también por su propia configuración que rodea toda la ciudad,

pues cada barrio tiene como su espacio de referencia,

su parque al que se acerca diariamente, toca naturaleza,

siente naturaleza y luego vuelve a la ciudad.

Ahora parece que es un tema del que se habla bastante,

reverdecer las ciudades, conectar con el medio natural,

pero hace 25 años, ¿estaba en la agenda?

¿Cómo se pone Vitoria a liderar este momento?

Se pone sobre todo para solucionar problemas,

había unos problemas en la periferia de la ciudad,

a finales de los años 80, que creo que existían

en todas las ciudades de nuestro entorno.

Empezamos a pensar que recuperando unos

y conectándolos con los que había sobrevivido

y tenían valor naturalístico y paisajístico,

pues podíamos además de solucionar ese problema,

esos espacios que eran como inseguros,

a generar un solo o continuo, un anillo, que fuera seguro,

que fuera desde el punto de vista naturalístico

y paisajístico agradable.

Entonces, fue solventando sus problemas,

llegamos a la idea de un anillo verde.

Durante todos estos años, ¿os habéis encontrado con presiones

o con dificultades para poder desarrollar este proyecto?

Ha habido muchas presiones.

Bueno, muchísimas expectativas sobre esta zona,

y ha habido presiones y también yo creo que ha habido voluntad política

de apostar por este modelo de acercar el verde

y de generar este anillo verde tan importante

en nuestro modelo de ciudad verde.

(Música)

"El anillo verde es una escuela de naturaleza,

el emblema de una ciudad que fue reconocida

con el premio Capital Verde Europea en 2012.

Por aquí se pueden recorrer 30 km sin pisar asfalto,

ideal para las bicicletas.

De hecho, en 10 años su uso ha pasado del 3 al 14 %.

Nosotros la cogemos para ir al centro

con otro técnico municipal, Juan Carlos Escudero.

Desde el Centro de Estudios Ambientales abogan por llevar

el modelo de éxito del anillo verde al interior de la ciudad."

Cómo no, tenemos que intentar llevar

los mismos parámetros de gestión de diseño,

igual no los mismos, pero tratar de copiar.

Copiar soluciones de diseño que funcionan a la naturaleza

y que sin duda son mucho más económicas de gestionar,

y que además ofrecen otro tipo de servicio,

servicios ecosistémicos de la población,

y eso es lo que estamos intentando.

Con la articulación de una verdadera infraestructura verde,

poner en conexión la multitud de espacios verdes que salpican

la ciudad de Vitoria y que están inconexos

para que funcionen, empiecen a funcionar como un sistema.

Si quieres añadir verde, quitar coches de la circulación,

¿es importante? Desde luego,

es que el coche no somos conscientes de lo que viene a ocupar.

La mayor parte del espacio público

en esta calle estaba dedicada al coche.

Poco a poco la automovilidad ha ido perdiendo protagonismo,

perdiendo cinco de esas bandas de aparcamiento

y perdiendo cuatro de esos carriles de circulación.

El espacio que se recupera del coche,

permite ampliar las aceras, mejorar la infraestructura ciclista,

mejorar la infraestructura de transporte.

"Vitoria fue pionera y es referente.

Pero por sus características

no todos los municipios lo tienen tan fácil.

No es lo mismo una ciudad mediana,

que una que se encuentra en medio de una gran área metropolitana.

Estas imágenes corresponden a L'Hospitalet de Llobregat,

una de las ciudades más densas de Europa.

Según un estudio de la Universidad de Sheffield,

aquí encontramos el kilómetro cuadrado

con mayor densidad de población de Europa.

Con ratios comparables a los del sureste asiático.

En L'Hospitalet quedamos con Jaume Fons,

coordinador de un proyecto que ha analizado

la conexión de las ciudades con su entorno natural

y la accesibilidad de su población a las áreas verdes."

En general, los ciudadanos de ciudades españolas

¿tienen un buen acceso a áreas verdes?

Tenemos un rango de ciudades, entonces,

la media es regular,

algunas tienen muy buen acceso a zonas verdes

y algunas, como es el caso de L'Hospitalet,

que tiene muy pocas zonas verdes.

Aquí es interesante también cuando hablamos de las zonas verdes,

que no es solamente la cantidad, lo que si no lo que comentabas,

la accesibilidad.

Podemos tener un gran parque,

pero yo puedo vivir al otro lado de la ciudad,

por tanto este parque no me sirve en el día a día.

Una ciudad tan densa como L'Hospitalet,

¿qué puede hacer para incrementar su estructura verde?

Una ciudad tan densa,

tiene unos condicionantes que es la estructura

que es muy difícil cambiar.

Pero sí que puede aprovechar la estructura de las calles,

la red de calles, puede ser más verde.

Incrementando la superficie, un número de árboles,

pero también esto se puede relacionar con la movilidad.

Si una calle donde están pasando coches, pasa a ser peatonal,

podemos poner más árboles.

¿Qué consecuencias puede tener para una ciudad

y su población tener más infraestructura gris que verde?

Hay lo que se llama el efecto "isla de calor",

que por el solo hecho de que la ciudad es una superficie

como una piel continua, impermeable, asfalto negro, acumula calor

y puede llegar a tener 10 o 12 grados superiores

que en una situación similar fuera de la ciudad

donde no está construido.

10 o 12 grados.

Puede llegar a máximo 10 o 12 grados.

"Yo mismo vivo en Barcelona y comparto

el deseo de muchos de estar en una ciudad grande

y a la vez encontrarme con el verde con frecuencia.

Siempre he pensado que este es uno de los déficits de Barcelona.

Sobre todo si lo comparamos con ciudades del norte de Europa.

Soy consciente de que los ayuntamientos

empiezan a poner en la agenda esta necesidad.

Pero me pregunto si después de traicionar

el espíritu del plan Cerdá,

que diseñó un ensanche con cada manzana rellena de verde,

será posible ahora conseguir nuevos espacios

en una ciudad tan compacta. Un reto que el ayuntamiento asume."

(Música)

"Visitamos los Jardin del Valen Petit,

uno de los espacios que ha vivido un proceso de naturalización.

No es solo darle verde a la ciudad, también que este sea más natural.

Más genuino."

La naturalización significa que el verde tenga una presencia,

tenga más presencia,

tenga una presencia cogestionada con la ciudadanía

y cambie el modelo de verde.

Por lo tanto, utilizar más planta autóctona,

promover la biodiversidad, de pájaros, de murciélagos,

de insectos colonizadores.

Hablando de verde, ¿cómo ve actualmente la ciudad?

Barcelona es una ciudad muy densa,

tenemos la suerte de que tenemos el 18 % de la superficie

de la ciudad de Barcelona, es un parque natural.

Es el parque de Collserola.

Entre los dos ríos, tenemos un espacio construido muy denso,

con poca superficie verde por habitante.

En algunos barrios, como L'Eixample, tienen solamente

1,7 metros cuadrados de verde por habitante.

En estos barrios, como L'Eixample, tan densos y compactos,

¿cómo se hace para que el verde gane terreno?

Dos caminos: uno, el arbolado urbano.

En Barcelona tenemos 240.000 árboles urbanos.

Los nuevos proyectos de calle con verdes estratificados,

que haya arbusto, planta, árbol, y la otra,

recuperar los pequeños espacios interiores de manzana.

Espacios que todavía no tienen un uso definitivo

y por tanto están libres en lugar de que sean un solar,

ponemos verde y trabajamos con la población.

Por tanto, es encontrar todas las superficies del verde.

¿Os gustaría ser más agresivos

o más rápidos en esta introducción del verde?

La ciudad avanza si los gobiernos

avanzan conjuntamente con la ciudadanía.

El verde urbano también forma parte de los proyectos ciudadanos,

tenemos 100 huertos urbanos,

muchos de ellos impulsados por la ciudadanía.

Ahora nos toca al ayuntamiento cómo trabajar para promoverlos,

para que surjan más.

"En Barcelona uno de estos proyectos ciudadanos

es el huerto de El Fort Pienc, cerca del Arco del Triunfo.

Aquí los vecinos pintaron de verde un solar sin edificar.

Es uno de los espacios que nos descubre

la periodista Pilar Sampietro.

Extraña encontrarse esto aquí en medio,

extraña que la tierra de la ciudad también dé sus frutos.

Diego y sus compañeros han sembrado tomates, berenjenas, piña,

pero la producción es lo de menos.

Han recuperado esta parcela para hacer un huerto,

lo que quieren es tener contacto directo con la tierra.

Tener verde cerca de sus casas.

Algunos simplemente para desconectar.

Otros para recordar un pasado no tan lejano en un entorno rural.

Pilar conoce estos rincones de la ciudad

que muchas veces no vemos,

y los ha recogido en los libros 'El jardín escondido'

y 'La ciudad comestible'."

¿Cómo surgió la idea, hay que reivindicar estos espacios?

Hay que reivindicarlos, hay que cuidarlos,

hay que hacer que cada vez existan más

porque de eso también depende nuestra vida en las ciudades.

Y no es broma, todos sabemos que las personas necesitamos,

somos seres vivos,

necesitamos este contacto con los otros seres de la tierra.

En los últimos tiempos,

en este siglo XX pasado nos hemos olvidado un poco de ello

y por eso ahora necesitamos tanto ese, no retorno,

pero sí este contacto que nos ha sido dejando.

Sí es cierto que la ciudad es un buen lugar para cultivar

y para comer.

Tenemos que reducir un poco más la contaminación,

y casi lo tendremos todo solucionado.

A cierta altura,

donde la contaminación no es tan exagerada

porque no llega directamente la contaminación de los coches,

o se reduce un poco, todavía es mejor.

"Hasta cierta altura nos acompaña Pilar,

ahora para presentarnos a un payés de 95 años,

con más de tres décadas de experiencia

en traer el verde en medio de la ciudad.

Este hombre que nos abre la puerta, fue un pionero en aprovechar

su tejado para cultivar su propio huerto.

Ahora está de moda,

pero cuando empezó muchos le miraron como a un bicho raro.

En esta época ha recogido gran parte de su cosecha.

Pero aún le quedan frutos en la treintena de árboles

que tiene aquí arriba.

Me pregunto si será este el secreto de la vitalidad

y la energía que transmite su edad."

Usted tiene 95 años y aún sigue viniendo aquí.

Sí.

Por las mañanas, que no hace mucho calor todavía,

y un par de horas al día.

Después de 40 años de tratar con este huerto,

¿a usted qué le ha aportado?

Hombre, me ha dado salud,

porque hago una gimnasia natural con ilusión,

y además sin coste y sin hacer kilómetros.

Además, no tengo paciencia para hacer gimnasia.

En cambio aquí, la hago de todas las maneras.

La mejor cosecha son las vibraciones positivas

que tenemos las personas, los animales y las plantas.

Una ventaja, que las plantas solo emiten vibraciones positivas.

Saludables, te dan ilusión, te dan alegría, te dan amor.

Te hacen generador de amor a las plantas y a las personas.

Y esto da paz interior y con paz interior,

no solamente hay más salud en todo los órganos,

sino que incluso hay más intuición

y algunos incluso tienen más clarividencia.

"El señor Carulla es un ejemplo de lo que decíamos al inicio.

Esa necesidad, parece que innata,

de estar en contacto con la naturaleza.

Incluso en medio de la ciudad, en el barrio de El Clot,

ha conseguido crear un oasis que le hace feliz.

Los expertos nos explican

que los beneficios psicológicos estarían fuera de dudas."

Solo hay evidencia científica robusta para decir

que los espacios verdes benefician a nuestra salud autopercibida,

nuestra salud mental y disminuyen nuestra mortalidad.

El resto de beneficios que se han visto,

se han visto en algunos estudios, pero no,

no hay evidencia científica robusta.

Hay espacios verdes muy distintos,

desde parques urbanos a parterres o calles arboladas.

¿Un árbol en nuestra calle también nos puede beneficiar?

Bueno, creo que esto es una pregunta muy interesante.

La respuesta es que lo estamos estudiando,

aún no lo sabemos,

pero creo que la idea un poco es entender

que distintos espacios naturales tienen distintas características

y por lo tanto muy posiblemente benefician

nuestra salud de maneras distintas,

posiblemente un gran parque urbano

hace que vayamos a hacer más actividades físicas

y esto quizás se va a relacionar con una mejor salud cardiovascular,

pero en cambio un árbol en nuestra calle,

o tener una calle arbolada

quizá hará que tengamos menores niveles de estrés

y que nuestra salud mental sea mejor.

Una naturaleza artificial, sea realidad virtual u otra cosa,

¿puede llegar a sustituir los efectos

de una naturaleza auténtica?

Yo diría que puede poner parches, puede servir para evidentemente,

pues bueno, incluso un colega en su despacho,

no tiene, la ventana no le da, digamos, a un entorno natural,

y tiene una imagen, una fotografía de una playa.

Bueno, es mejor que no tener una pared desnuda.

Evidentemente la fotografía nunca va a poder sustituir

el hecho de estar en esa playa, en ese entorno natural.

A pequeña escala, tener una planta en el escritorio u oficina,

¿puede ser también una ayuda?

Sí, es mejor que no tenerla.

Es decir, es una forma,

tampoco hay que plantearse las cosas de todo o nada,

esos serían los extremos.

Pero evidentemente todos en nuestra vida cotidiana

podemos incorporar este entorno natural.

Y esto puede ser pues poner una planta, tener una planta,

antes yo decía tener una fotografía,

mejor una planta que una fotografía de una planta

"Si necesitamos verde en nuestras vidas,

uno de los sitios donde pasamos más tiempo es en el trabajo.

Estamos en Zaragoza, hemos venido a visitar la torre DKV,

este edificio ha ganado premios de sostenibilidad.

Es un referente del diseño biofílico en nuestro país.

Hay 300 trabajadores y 900 plantas."

Básicamente por dos motivos, el primero y no solo en las plantas,

sino que veremos en todos los materiales

que veréis en el edificio,

lo que queremos es generar un entorno biofílico,

porque los seres humanos somos homo sapiens

e inconscientemente nos sentimos más relajados,

más cómodos en el entorno natural.

Y más estresados en el entorno artificial.

Es el primer motivo,

el segundo motivo es que la combinación

de las tres plantas que tenemos en el edificio,

son auténticas fábricas de aire puro dentro de un recinto cerrado.

Esta combinación genera una limpieza,

una renovación natural del aire dentro del edificio.

Garantizando la calidad de aire para el bienestar de nuestros empleados.

Diseñar un edificio que integra el verde,

¿ayuda a mejorar la productividad o el bienestar de los trabajadores?

Nosotros estamos íntimamente convencidos de que sí,

por eso lo hemos hecho.

Se nota, yo creo que cuando se puede preguntar,

pregunta a cualquier trabajador de este centro

y de otros centros donde hemos replicado el modelo,

es que da gusto trabajar aquí.

Uno se siente bien, confortable.

Con todas las soluciones que hemos aportado de entorno verde,

saludable y también de los materiales y texturas

que hemos introducido en el diseño.

"Dicho y hecho, queremos hablar con una empleada para saber

cuál es su experiencia en un edificio como este.

Que nos responde, trabaja en el departamento de comunicación,

aunque seguramente nos tiene que hablar bien de la empresa,

sus palabras suenan sinceras."

¿Cómo crees que os ayuda el verde a la hora de trabajar?

Pues en primer lugar, desde el punto de vista de la salud,

es evidente que tener plantas cerca,

si ya consiguen que te relajes,

en momentos de estrés, eso ayuda mucho.

Si encima esas plantas generan oxígeno,

pues la salud lo nota.

No te escuecen tanto los ojos porque no dependes tanto de flexos

al tener también luz natural.

Y luego, desde el punto de vista de la creatividad,

yo creo que también nos ayuda mucho un entorno que sea tan diverso,

que lo mismo tienes unas plantas como tienes unas obras de arte

como las que tenemos aquí en la cafetería,

que al final te abren la imaginación a otros mundos.

"Las sociedades avanzan hacia la búsqueda de entornos más verdes.

Aún queda mucho camino por andar,

la polución y el ruido siguen siendo rasgos propios de la ciudad.

Por eso, cada vez son más los que escapan de ella.

Aunque sea solo por unas horas.

Hacen lo que llaman 'baños de bosques',

una práctica que nació en Japón y que gana adeptos en España.

Yo también quiero hacer la prueba,

para terminar el reportaje y tras una semana larga de rodaje,

voy a ver si con un baño de bosque logro relajarme un poco."

Vamos a disfrutar del baño de bosque.

A partir de la reconexión con esta naturaleza

que tenemos a nuestro alrededor.

Y esto lo vamos a hacer,

lo conseguiremos a través de la lentitud

y a través del silencio.

¿A punto para esta aventura?

¿Sí? Venga, pues...

"Nos estamos bañando, metafóricamente,

en el bosque de Can Fornaca, en Caldes de Malavella.

Se trata de un bosque compuesto por robles,

alcornoques y pinos piñoneros.

Uno de los siete que forma parte de la red de bosques terapéuticos

que la Associació Sèlvans han impulsado en Girona.

Aseguran que hay múltiples beneficios para la salud."

Para obtener estos beneficios, ¿es importante ir con un guía

o es suficiente pasear por ellos?

No, los guías aparecen para...

Los japoneses, que son amantes de la naturaleza,

entonces hablaron de "shinrin-yoku".

Es el baño de bosque.

Entonces, el baño de bosque es descubrir los cinco sentidos,

nos metemos en el bosque, oímos el sonido,

si hay agua, el sonido del agua, la humedad, la luz.

Esto lo puedes descubrir y apreciar, y el organismo lo valora.

Más tarde, dices, bueno,

que la gente lo descubra si quiere pasear

y tener una visión más global, si se acompaña de un guía,

le puede explicar, si va con un guía y no ha ido nunca por el bosque,

a descubrir el sonido, a sentarte a hacer la reflexión,

y te haces un paseo durante un espacio de tiempo.

Digamos que para completar la experiencia.

De alguna manera. Y para ayudarte y que tú empieces

a iniciarte en el bosque de una manera acompañada.

De una persona que tiene más experiencia.

Entonces, os propongo este ejercicio

que es como si inhalamos,

es como si cogiéramos todo el aire y nos lo echáramos encima.

Aquí sacamos el aire.

Inspiramos.

Y hacia nosotros.

(Música)

"No tengo claro si los ejercicios que estamos realizando

nos ayudan o no.

Pero estar en medio de un bosque

con el único propósito de disfrutar de la naturaleza,

es de lo más relajado.

Sin tecnología ni preocupaciones,

parece la cosa más natural del mundo,

y en cambio qué poco acostumbrados estamos a hacerlo."

No creo que hagan daño, evidentemente,

otra cosa es cómo se vendan y qué expectativas se ofrecen,

si eso va a curar enfermedades.

Creo que no hay una definición clara de qué es un baño de bosque

y por lo tanto no es una intervención

que claramente se pueda implementar,

diciendo que hay evidencia científica clara.

Y creo que al final lo que deberíamos pensar es,

¿realmente queremos escapar

o tener que escapar de la ciudad

para beneficiar nuestra salud o queremos que las ciudades

sean un espacio suficientemente sano para no necesitar escapar de ellas?

"Está claro que los humanos

necesitamos el contacto entre nosotros,

de eso tenemos en las ciudades.

Pero también necesitamos el contacto con la naturaleza

de la que parece que nos hemos distanciado.

Necesitamos verla y tenerla cerca para sentirnos mejor.

Hay distintas formas de hacerlo, aquí hemos visto unas cuantas.

Espero que también les haya servido un poco para recuperar el verde

del que nuestros ancestros vivían rodeados."

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Sedientos de verde

El escarabajo verde - Sedientos de verde

19 oct 2018

Cada vez más gente vive en grandes ciudades. Nuestro estilo de vida nos ha alejado de la naturaleza, pero parece que por mucho que nos distanciemos, necesitamos tenerla cerca. En este reportaje nos preguntamos el porqué de esta necesidad, qué consecuencias tiene sobre nosotros y cómo hacemos compatible vida urbana y naturaleza.

Este es posiblemente el reto más importante que tienen que afrontar las ciudades hoy en día. Visitamos una capital, Vitoria-Gasteiz, que es referente en ello, y otras, como Barcelona y L’Hospitalet, que por sus características tienen más dificultades. Los propios ciudadanos son conscientes de la importancia del verde y tratan de mantener el contacto con la naturaleza. Algunos expertos nos ayudarán a entender qué efectos puede tener sobre nuestra salud.

ver más sobre "El escarabajo verde - Sedientos de verde" ver menos sobre "El escarabajo verde - Sedientos de verde"
Programas completos (351)

Los últimos 574 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios