www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5138905
Para todos los públicos El escarabajo verde - Una relación ¿tóxica? - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

El plástico llegó a nuestras vidas para quedarse

Se ha convertido

en un aliado imprescindible en nuestra forma de cocinar,

asearnos, desplazarnos, abastecernos y descansar.

Pero, ¿qué es el plástico?

El plástico es una sustancia química sintética

fabricada a partir del petróleo,

de bajo coste,

y fácil de moldear.

Nos es muy útil

y nos ha facilitado muchísimo la existencia

en multitud de ocasiones.

Ahora bien,

¿somos realmente conscientes si este material tan práctico

interfiere de alguna manera en nuestra salud?

¿Hasta qué punto es más práctico que inocuo?

Carlos de Prada, divulgador.

Incansable comunicador

de los peligros tóxicos que nos rodean.

Hiperactivo.

Un hombre muy ocupado en numerosas cruzadas

por el bien de la salud pública.

Además,

Carlos trabaja en el ámbito político

ante comisiones de salud

de los que pretende arrancar compromisos vinculantes.

Nos explicará

no solo las situaciones en las que el plástico puede ser nocivo

sino también

los diferentes agentes

o instituciones que discuten sobre su nocividad.

Desde primera hora de la mañana

nos levantamos

y para desayunar o para comer algo,

necesitamos productos que están embasados en plástico.

Por ejemplo, ¿qué encontramos por aquí?

Pues mira, para empezar

si tú te fijas aquí,

lo típico que puedes encontrar en un supermercado.

Queso revestido de plástico en una bandeja de plástico,

y encima es un alimento graso,

con lo cual,

probablemente algunos contaminantes que pueda haber en el plástico

podrían migrar más fácilmente

hacia un elemento graso que hacia uno que no lo es.

También están las latas.

Las latas en su interior

aunque muchas veces parezca que no,

pero tienen un revestimiento, una resina,

para evitar la corrosión.

Que de alguna manera se deteriore el contenido.

Tú si rascas en el interior

ves que se está liberando algo, ¿no?

es una resina ...

esa resina ...

puede contener disfenol A

y de hecho,

según los estudios científicos que se han realizado,

una de las mayores vías de exposición humana

al disfenol A

es precisamente

su presencia

en este tipo de materiales en contacto con el alimento,

como son las latas de comida.

Tenemos por una parte, champú,

cremas y pasta de dientes.

¿Qué podríamos señalar?

Aquí más que el tema de los plásticos,

en su caso,

habría que ver exactamente de qué están compuestos,

seríe el contenido de estos productos,

más que el plástico,

lo que podría preocupar, ¿no?.

Aunque por ejemplo,

en algunos dentífricos, se han añadido microplásticos.

Pasamos a los productos de limpieza,

como el lavavajillas, por ejemplo.

Si bueno,

todos ellos vienen con lo que son embases plásticos, ¿no?

es una gran cantidad de embases plásticos.

Aquí el mayor problemas evidentemente

no va ha ser la migración al producto químico

que tienen en el interior,

cuya complejidad desconocemos,

sino probablemente

que estamos incrementando la presencia luego de residuos

que van a acabar tirados en basureros,

van a acabar en el mar,

o incluso en algunos casos, incinerados,

pudiendo producirse por esa combustión de los plásticos,

dioxinas u otros contaminantes.

Nuestro hogar, nuestro refugio.

¿Es posible que aquí,

donde creemos estar a salvo de todo,

nos expongamos a riesgos tóxicos?

¿No es estos catastrofista y exagerado?

Igual que Carlos de Prada raspa en busca de tóxicos,

nosotros lo haremos en busca de respuestas.

Hemos querido

que el activismo y la industria dialoguen.

Que se acusen o se entiendan

nos ayudará a medir la temperatura

de un asunto

cada vez más presente en la opinión pública.

Para ello

hemos organizado un pequeño debate

con Dolores Romano y Sergio Jiménez.

Como bien sabemos,

el plástico forma parte de nuestra vida

y nos es tremendamente útil y práctico

en muchísimas situaciones

y desde hace muchos años.

Sin embargo,

hay informes de investigaciones

que advierten de su riesgo,

bien sea por la migración de sus aditivos tóxicos

del embase al alimento,

o por otras situaciones en las que nos vemos expuestos.

¿Por qué se aplican más químicos de los permitidos

y es más práctico que nocivo el plástico?

Yo considero que también esos casos

cada vez son menores

la normativa se va desarrollando,

se va ampliando,

se va modificando

y cada vez nos vamos a encontrar

menos alertas

provocadas por un mal uso

de las sustancias utilizadas en los plásticos.

No estoy completamente de acuerdo

porque no todas las sustancias químicas

se encuentran en los artículos de consumo,

están reguladas.

De hecho,

hay sectores que no tienen regulación.

Es muy importante también

fijarse primero en el etiquetado del producto,

no comprar productos que no lleven etiquetas,

que en la etiqueta aparezca

quién se responsabiliza de ese producto.

Las etiquetas no informan sobre la composición química

de los artículos, ni de los envases.

Tiene que haber una transparencia absoluta

sobre la composición

de los artículos en los que estamos expuestos.

Salimos de casa

y pasamos a otro habitáculo

donde el plástico es el material predominante.

El coche.

En principio,

tanto el sector,

los dos que hemos comentado como el automóvil, por ejemplo,

tiene una normativa muy extricta detrás, ¿no?

que podíamos también detallarla.

Hay regulación

para las sustancias que ya están clasificadas

como cancerígenas y tóxicas

para la reproducción en juguetes,

en automoción no hay nada.

Aproximadamente un 15% del peso del vehículo

es de plástico.

El más utilizado es el polipropileno.

El pvc se utiliza

como revestimiento aislante de cables

y en tubos flexibles, recubrimientos y juntas.

Estos materiales contienen retardantes de llama

para evitar que se incendien.

También disolventes

y en el caso de los policarbonatos,

el tóxico estrella, biscenola.

Los productos químicos

añadidos al polímero plástico básico,

susceptibles de ser tóxicos en alguna medida,

son infinitos.

Pero en este reportaje

hablaremos principalmente de dos,

el bisfenol A y los ftalatos.

Primero lo haremos del bisfenol A.

Se utiliza

para la elaboración de objetos de plástico

como fiambreras, botellas o garrafas,

para aportarles dureza.

Imita a la hormona femenina,

el estrógeno.

Además se asocia

a infertilidad y a veces cáncer de mama

especialmente en mujeres

bajo tratamiento de fertilización asistida.

Se ha demostrado su presencia en sangre,

orina y leche materna.

Luego los ftalatos.

Son una clase de plastificantes

utilizados para suavizar el cloruro de polivinilo.

Fijar una fragancia a un producto

o mejorar su flexibilidad.

Interfieren en la producción de andrógenos,

es decir, testosterona.

Los estudios han observado

que constituyen un importante contaminante

de los espacios interiores

asociándolo a suelos

y otros materiales de pvc.

Dejamos el volante y nos vamos al trabajo.

Depende de nuestra profesión,

necesitamos un ordenador, una tableta, el teléfono,

nos pasamos allí

unas ocho horas al día de media.

También hacemos alguna visita a las máquinas o al bar

para tomar café o un aperitivo.

En ambos casos,

vaso y embase, es decir,

más plástico.

Incluso cocinando

puede ser que lo hagamos con plástico.

El teflón

presente en algunas sartenes

al aumentar la temperatura,

puede provocar la migración al alimento.

¿Comemos plástico?

¿Qué tipo de alimentos y de embases

son más propensos a la migración?

¿Qué rutinas deberíamos de mantener

y cuáles deberíamos evitar?

Una de las cosas que no se deberían hacer

es esto, por ejemplo.

Colocar un alimento en plástico

en un microondas y calentarlo.

Porque ahí si que hay una situación muy clara

de paso de posibles contaminantes del plástico

al alimento.

Y mucha gente lo hace.

¿Recomendación entonces?

En general,

son más recomendables ...

recipientes

que no sean de plástico.

Cada día

cientos de empresas de catering y restauración

calientan la comida por la mañana

y la transportan a recipientes plásticos.

Hay una migración de tóxicos

que luego se detecta en la orina.

Para todos aquellos que no comen en casa,

hay cierto riesgo.

¿Cómo se puede controlar?

Hay plásticos

que se analizan

con simulante en aceite de oliva

en aceite graso,

y se analizan también para altas temperaturas.

Si esos materiales cumplen en esas condiciones

son materiales completamente seguros

y aptos para el consumo.

Llega el momento de relajarnos.

Pero el plástico no descansa.

Un estudio demuestra

que el 29% de las microfibras que hay en el aire,

son de plástico.

Encontramos varias cosas de plástico.

El plástico es omnipresente,

lo encuentras en los ordenadores,

lo encuentras en muebles de plástico,

el televisor,

el wifi,

infinidad de cosas por ejemplo, este asiento,

este revestimiento es de plástico,

la goma espuma de dentro también es plástica.

Según la agencia

de protección ambiental de Dinamarca,

en los productos plásticos

se utilizan al menos 132 sustancias problemáticas.

Algunas de ellas

sospechosas de ser cancerígenas,

pueden alterar nuestro equilibrio hormonal.

Probablemente las pinturas si son vinílicas

también tienen elementos plásticos,

si el suelo estuviera revestido por ejemplo de pvc

pues tendríamos plástico,

¿qué sucede?

en términos generales y sin dramatizar,

pues que elementos que puedan contener los plásticos

pueden ser liberados,

e integrarse por ejemplo en el polvo doméstico.

Muchos juguetes,

casi todos hoy en día son de plástico, ¿no?

y tampoco,

sin dramatizar en exceso, ¿no?

había situaciones más preocupantes en su momento

por ejemplo

de mordedores infantiles

que podían liberar talatos,

y se actuó a través de la Unión Europea para esto,

pero hay elementos de preocupación

y habría que estar vigilantes,

por ejemplo a través de importaciones,

de otros países,

por ejemplo lo parecido que es el sello,

de China sport

un producto de la Unión Europea.

El sello es prácticamente el mismo,

simplemente se diferencia un poco

en la mayor o menor distancia entre la g y la e.

Algunos juguetes

están elaborados con plástico reciclado

que contiene sustancias tóxicas.

Además los juguetes de pvc

puede contener hasta un 40% de ftalatos.

¿Cómo puede ser

que haya juguetes que no cumplan la normativa?

Los juguetes son

el artículo con más incumplimientos

de concentraciones de tóxicos.

Los niños son una población especialmente vulnerable,

ante los tóxicos,

porque no tienen desarrollados sus sistemas de metabolización

de defensas

chupan todo,

están tocando todo,

habría que evitarlo.

Los juguetes

tienen una serie de niveles de controles

a nivel de composición

y de análisis también

incluso de migración también de sustancias,

que se deben de controlar y se deben de verificar.

Cuando se hace la normativa se hace para sustancias concretas.

Pero esos niños,

al estar chupando

y al estar en contacto constantemente en su piel,

con los plásticos,

están expuestos a mezclas,

poniendo en riesgo su salud.

Está relacionado con problemas de desarrollo intelectual,

de obesidad infantil,

de diabetes ...

Entiendo que

que está la cadena alimentaria,

que están nuevos productos químicos,

que hay otras situaciones

que no solamente provienen de los plásticos.

Ese tipo de afirmaciones

me parecen demasiado radicales, ¿no?

para asegurar

que hay una relación directa

entre la exposición a los químicos que pueda haber potencialmente

en una guardería,

con ese tipo de enfermedades

que son realmente graves.

Lo interesante

es que estas afirmaciones tan radicales

vienen de la OMS

y la sociedad internacional de endocrinología.

¿Podemos estar seguros?

La agencia de seguridad alimentaria de la UE

hace tiempo que lidia con el problema

que supone el bisfenol a

la sustancia sobre la que hay

un mayor consenso respecto a la afectación a la salud.

Lo ha considerado seguro

a los niveles de exposición de una sola fuente.

Los críticos argumentan

que no se ha tenido en cuenta

el factor acumulativo diario a estas sustancias.

Es decir,

la exposición puede ser inocua

si consideramos

la ingesta de una sola lata de comida

-pongamos por caso-

pero en la rutina diaria

estamos expuestos

a un sin fin de productos plásticos continuamente.

En la última asamblea de las naciones unidas

en el discurso de introducción

se llamaba la atención de los gobiernos

sobre la pandemia de enfermedad

ocasionada por la exposición a estas sustancias

que se encuentran

mayoritariamente,

-no exclusivamente-

pero sí mayoritariamente, en productos plásticos.

La industria desmiente el riesgo apoyándose en la legislación.

¿Pero qué dice la medicina?

¿Podemos estar tan tranquilos como nos dice la industria?

¿Cuánto plástico tenemos en nuestro organismo?

¿Cómo nos puede afectar?

Bueno,

por una parte, puedes decir

que hay demasiadas incertidumbres

para preocuparte

que es una actitud que puede ser correcta,

por otra parte,

con lo poco que sabemos

sobre los efectos de los plásticos sobre la salud,

puedes decir:

hombre, yo quiero ir tomando precauciones ...

¿Cómo actúan estos contaminantes?

Muchas de estas sustancias

provocan trastornos metabólicos,

alteraciones de los lípidos,

alteraciones del colesterol,

resistencia a la insulina,

muchos de estos tóxicos

son inflamatorios

y cancerígenos.

En algunos casos está más demostrado

y en otros, es probable.

Está claro

que muchos de estos tóxicos

cruzan la barrera placentaria

y el niño claramente está expuesto a ellos.

No es ningún secreto

que la madre le transmite al niño estos compuestos.

Las mujeres pueden ser más susceptibles.

Vemos que para muchos tóxicos

las mujeres tienen niveles más altos

que los hombres,

no siempre, pero a menudo

y que al aumentar la edad,

va viendo

que van acumulando más tóxicos

y a dosis o a niveles altos.

La industria del plástico está en continua evolución.

Reinvierte gran parte de sus beneficios

en i + d.

Plásticos más económicos, más flexibles,

más duros,

más fiables medioambientalmente,

solventes, pero ...

¿no puede haber plásticos

que sigan facilitándonos la vida como han hecho siempre,

y que sean saludables?

¿Qué dice la industria al respecto?

Se ha planteado la industria

adelantarse a las leyes

para minimizar los riesgos en la población?

Toda sustancia permitida

como puedan ser los ftalatos,

son sustancias permitidas

en el listado de sustancias admitidas

en la CEE

y los productos, cada uno de ellos,

determina su propia regulación,

que debe cumplirse.

Si nos saltamos los límites de velocidad

cuando conducimos, si

y cómo se puede evitar

que la gente conduzca a la velocidad adecuada,

pues controlando con radares o con otros sistemas.

Pero al final todo pasa por el control.

Si hacemos caso al doctor Porta

lo mejor sería reducir el uso del plástico.

Pero, ¿es posible?

En Alcasser, en los alrededores de Valencia,

hay una familia que se lo ha propuesto.

Su entorno lo sitúa en una huerta,

a unos dos kilómetros de la ciudad.

Francesca, Raúl y su hijo Marc

viven en una casa de campo

que tiene 120 años

y la han ido reformando sobre la marcha.

Con sus vigas y suelo originales,

se puede describir

como una masía de las antiguas.

Sin calefacción

ni muchas de las comodidades de la vida moderna.

Su estilo de vida responde

a una alternativa a la actual sociedad de consumo.

Y el planteamiento también ha sido

crecer el niño en un ambiente natural

y ...

intentar escaparnos un poco del consumismo,

a veces de ...

de no preocuparnos tanto de lo que comemos

como a veces pasa en la ciudad.

Entonces imagino también

que habéis reducido mucho el consumo de plástico ...

Yo me planteo un poco como consumo en general.

Y me doy cuenta

que puedo prescindir

del 90% de lo que también dentro del plástico.

No solamente el plástico,

es por qué hay un embase de plástico.

Compramos a granel,

por ejemplo,

estos son los botes de lentejas

esto es lo que me queda de cincuenta kilos.

Entonces,

el vivir sin plástico

es como una medida que os ayuda

pero no es

porque hayáis decidido vivir sin plástico ...

¿o sí?

A mí no me llama la atención

consumir algunos productos.

Por ejemplo,

este es detergente que me hice yo

es muy raro llamarlo detergente.

Esto es un remedio

de las abuelas de toda la vida.

¿Y esto lo haces a partir de qué?

De la ceniza de la estufa.

¿Qué es esto? Pues parece una mazurca, ¿no?

de maíz,

diría yo, vamos.

Esta es una variedad de calabaza.

Se vende como exfoliante corporal.

Pero es una esponja normal y corriente

que usamos para el cuerpo y también para los brazos.

Parece que en esta familia

la presencia del plástico

es tan poco frecuente como las visitas al médico.

Francesca asegura que Marc, su hijo de 7 años,

solo ha faltado a clase un día.

Se niegan a comprar

agua embotellada y en garrafas.

Prefieren ir de excursión cada dos domingos

y recogerla de la montaña.

Puede que este estilo de vida

no sea apto ni válido para todo el mundo,

ya que muchos de nosotros

estamos acostumbrados a una vida más cómoda

en la que el plástico forma parte de ella.

La opción de vida de esta familia

resulta excesivamente radical para la mayoría.

Si los plásticos son omnipresentes,

es porque nos facilitan la vida enormemente.

Después de hablar con el doctor Porta

y descubrir la vida alternativa de Francesca y su familia,

estaría bien saber

si realmente,

hay diferencias en nuestro organismo.

Para ello

le visitamos,

y nos sometemos

a un análisis de bisfenoles ftalatos en orina.

Lo has recogido de hoy? Si.

En ayunas, la primera.

¿Habrá diferencias

entre la familia de Francesca y un servidor?

Nos dejan bien clara

la diferencia entre exposición y riesgo.

Entendemos por exposición,

los niveles cuantificables de contaminantes

en nuestro organismo.

Mientras el riesgo,

se refiere al umbral a partir del cual

estos niveles cuantificables

pueden suponer un riesgo para la salud.

Por tanto,

estamos expuestos

porque son sustancias

que están presentes fundamentalmente en los plásticos

y que se incorporan al cuerpo

básicamente a través de la dieta,

aunque también puede ser por inhalación, etc.

Es decir,

sustancias muy presentes en nuestra vida.

Por lo tanto, hay una exposición.

Lo que se detecte en nuestra orina,

no significa que haya un riesgo,

de hecho,

acabamos de finalizar el estudio cuantitativo

de los datos de los niños de la comunidad valenciana

y podemos señalar que efectivamente hay una exposición

pero está muy por debajo del nivel de riesgo.

¿Qué significa el nivel de riesgo?

Siempre hay un nivel por debajo del cual

aunque estés expuesto

no hay ninguna afectación a la salud.

Por lo tanto,

exposición sí, riesgo, no.

Hay un concepto que puede trasladar

¿cuál es la imagen de seguridad

que en estos momentos tenemos?

Se llama: el cociente de seguridad.

Si uno es el cociente de seguridad

a partir del cual, existe un riesgo,

la población española y los niños valencianos

tienen niveles

cien veces por debajo del nivel de riesgo.

También en estalatos.

por lo tanto,

el margen de seguridad es muy alto.

Entonces, un ciudadano normal,

si va a comprar a un supermercado,

¿no tiene opción de saber

si es mejor comprar un producto que otro?

No, no existe.

Los niveles, los contaminantes

no se detallan en la etiqueta.

La mayoría de informes científicos

de las organizaciones internacionales,

sea la FAO

sea la agencia europea de seguridad alimentaria

sea la EPA la americana,

todos señalan

que el nivel de seguridad

respecto a la exposición

es muy alta.

Pero no todos dicen lo mismo.

Hay que diferenciar además,

no solamente

lo que dicen los empresarios,

los intereses económicos comprometidos en algo,

que tienen obviamente un interés determinado,

también hay que distinguir

lo que es la toxicología oficial,

la administración que se ocupa de este tipo de cosas,

y luego hay que ver

que otra cosa diferente de esas otras dos,

es la comunidad científica.

¿Se puede vivir sin plástico?

¿Podemos hacer del plástico un producto que sea inocuo?

Todo depende

del grado de desarrollo social que quieras.

Con el desarrollo de nuestra sociedad actual,

vivir sin plástico es imposible.

La industria del plástico sigue anclada en el pasado

en relación a la salud y medio ambiente.

Siguen defendiendo

un sistema obsoleto de protección de la salud.

En vez de estar apostando

decir, bueno,

¿cómo voy a garantizar yo

que los materiales que yo produzca

sean respetuosos con la vida?

Respetuosos con la salud y el medio ambiente.

A día de hoy,

no es posible vivir sin plástico,

pero se puede vivir con muchísimo menos.

¿Hay algún tipo de plástico

que pueda no presentar riesgos

por no contener estos aditivos?

Ya hay materiales plásticos

que no contienen bifenol o que no contienen ftalatos.

Cuando representan un problema,

se pueden utilizar estas versiones de estos materiales.

Si otorgamos poder a unos organismos

para que regulen,

son estos organismos

los que deben determinar

qué estudios o qué no estudios

son los más coherentes y objetivos

para imponer medidas.

Sino,

debemos pensar

que la regulación

está siendo lo suficientemente estricta

como para que esos riesgos

no ocasionen ningún caso público de riesgo sanitario.

Una de las cosas más eficaces que podemos hacer

es votar

a partidos políticos

que se preocupen por reducir nuestra contaminación

interna, la alimentaria, la del agua,

y la del aire,

porque las medidas de alcance político

afectan a millones de personas.

También es verdad

que hay una responsabilidad individual

y uno puede,

no calentar alimentos en plástico,

o utilizar

otro tipo de recipientes

comprar comida ecológica y de más calidad, etc.

Después de tantas ideas e impresiones,

el plástico,

¿es tan inocuo como dicen?

Es hora de conocer

los niveles de bisfenol y ftalatos

y cómo pueden afectar.

Nos sascarán de dudas

y nos explicarán qué son estos niveles.

Según el informe,

la familia de Francesca,

tiene unos niveles mucho menores

que la media española y que un servidor.

A menos plástico, menos exposición.

Sin embargo,

los niveles de algunos ftalatos,

son bastante más altos en el caso del niño,

son sustancias presentes

en juguetes, tejidos, pinturas ...

en todo caso, diseños sanos, tranquilizan.

Todos los niveles

están muy por debajo del umbral de riesgo.

Tal y como afirman ellos,

no son esos niveles los que deberían preocuparnos,

sino su contacto e interacción con otros contaminantes

a los que estamos expuestos cada día.

Hay sectores de los plásticos

que están bastante legislados y regulados

y otros

en los que no se evalúa realmente

si son nocivos para la salud antes de entrar en el mercado.

Vivimos esta realidad.

Algún sector bastante regulado

y otros muy poco.

En cualquier caso,

el diálogo y el debate son fundamentales para el avance.

El plástico es nuestro compañero de vida.

Hay que vigilar

para que no se convierta en una relación tóxica

ni para nosotros ni para el planeta.

Subtitulado por: María Victoria CEREZO OLIVARES.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Una relación ¿tóxica?

El escarabajo verde - Una relación ¿tóxica?

12 abr 2019

El plástico llegó hace años y lo hizo para quedarse. Se ha convertido en nuestro compañero de viaje y nos es tremendamente útil y práctico en un sinfín de situaciones diarias. ¿Pero qué pasa con los elementos tóxicos que se le añaden para mejorar sus características?

ver más sobre "El escarabajo verde - Una relación ¿tóxica? " ver menos sobre "El escarabajo verde - Una relación ¿tóxica? "

Los últimos 590 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Jose Luis

    Sin duda alguna, ya no podemos vivir sin plástico se diga lo que se diga por ejemplo ahora está de moda el tema de retirar las bolsas de plástico para intercambiar estás mismas por las bolsas de papel. Y se ha realizado en muchos sitios, pero no se ha obligado como tal, siguen dando estás bolsas y lo mismo va a pasar con muchas cosas, por mucho daño que hagan, no podemos vivir sin esto. Y sin duda lo que hay que intentar reducir de alguna manera que las bolsas de plástico sean tan malas. No seamos ilusos y digamos que la solución es quitar el plástico cuando no se va a quitar...

    07 may 2019
  2. Héctor Andrés

    Muchas gracias por este maravilloso reportaje, que nos abre los ojos y no salir de los peligros mortales y silenciosos que nos rodean, lo comparto y felicito a todos quienes formaron parte de este reportaje tan revelador.

    15 abr 2019