www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4584936
Para todos los públicos El escarabajo verde - Pueblos en peligro de extinción - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

Dejamos atrás la Nacional 230.

La carretera que sigue el curso del Río Noguera de Ribagorzana.

No hay ningún cartel indicativo.

Probablemente sólo los que nacieron aquí

o sus descendientes,

Yo soy uno de ellos.

Saben que nos desviamos hacia Colls.

No lo busquen en el mapa ni navegadores.

Este pueblo del pre Pirineo se quedó sin habitantes

Hace más de medio siglo.

Hoy lo visitamos con los últimos que se marcharon.

Son mi padre y mi tío.

Colls es uno de tantos pequeños núcleos del Pirineo.

Víctima del éxodo rural de los años 60.

El estado volcado en la industrialización de las ciudades,

dio la espalda a pueblos como éstos.

El paisaje de todos ellos

es muy parecido.

¿Dónde está nuestra casa?

-Mira aquí. Pasada la secuoya.

Aquí había dependencias, había corrales...

graneros...

Aquí hemos nacido.

Y muchas generaciones anteriores.

Aquí nunca llegó la electricidad.

Ni el agua, ni el teléfono.

-Aquí no teníamos justamente, ni luz, ni agua,

ni teléfono, ¡ni carretera!

Veníamos andando.

La luz se hacía con candiles de aceite, de carburo.

Había una linterna de aceite con cuatro cristales

cuando teníamos que ir

a cuidar a los animales o a verlos.

El agua se traía de unos cinco minutos

en cántaros.

Y la de beber en unos botijos más pequeños.

Y bueno esto...

Toda la vida.

¿Vosotros fuisteis los últimos en iros de aquí?

-Los último, los últimos. Sí. ¿Cuándo era eso?

En el año 1965.

La última casa.

Aquí al lado la casa Mourí que marcharon un tiempo antes.

Eso marcó. Yo me acuerdo que era inconcebible

que esta casa de al lado se quedara sin gente.

Hasta que un día fue cierto que no había gente.

Estuvimos dos años aquí viviendo solos, en este pueblo.

¿Cómo era vivir así, solos?

-Bueno bastante aburrido porque a pocos años atrás

cuando íbamos a la escuela por aquí

había mucho bullicio de niños.

Claro el cambio...

teníamos todos muchas ganas de irnos de aquí.

Nadie tubo nostalgia en aquel momento, de quedarse.

Ubicado en la Comarca de la Ribagorza dentro de la Xanya

el área aragonesa de habla catalana

hoy se sitúa en un terreno abrupto

con malos accesos y parcelas de cultivo pequeñas.

Los vecinos se fueron a la ciudad

a ganarse la vida de otra forma.

Y la forestal compró sus terrenos para plantar pinos.

Sin gente que le diera vida

Colls ha encontrado nuevas utilidades.

Primero sirvió de vertedero.

Y desde hace unos años

es un punto de alimentación de aves carroñeras.

Los edificios sucumben al paso del tiempo.

Pero son el testigo más tangible del pueblo que fue.

Nos dirigimos ahora al centro de la vida social.

Un decorado vacío. De piedra.

Pero para ellos lleno de recuerdos de su infancia.

-Aquí tenemos la escuela.

Este era el patio

que en realidad era una era

donde se guardaba el ganado.

Pero como no lo utilizaban mucho lo utilizaban como patio.

Allí la iglesia.

Y bueno...eh...

Esto ha sido escuela desde el año 1931.

La República trajo la escuela a este pueblo. Nunca había habido.

Prácticamente sólo dos generaciones escasamente

han tenido escuela en este pueblo.

La última generación hemos sido nosotros.

A ti siempre te ha gustado mucho venir al pueblo, hablar de él.

-Esa nostalgia de que cuando estábamos aquí, éramos pequeños

jugábamos por nuestros sitios.

No veíamos la...

En los trabajos inmensos que les producía a nuestros padres.

Y claro este recuerdo es bueno.

Para mis padres fue un alivio muy grande irse de aquí.

Ir a un sitio que salía agua de un grifo y se te encendía la luz.

¿Podría ser viable volver a vivir aquí?

-Bueno si traes el dinero de otro sitio

¡Fantástico!

Pero aquí vivir de la agricultura es imposible.

Una casa de turismo rural alguna cosa así.

Pero...

Aquí es para venir a invertir

y a lo mejor, a la larga, recuperar, pero es muy difícil.

Yo siempre he conocido a Colls así.

Con más ruinas que vida.

Son los últimos vestigios, de una manera de vivir

que no queda tan lejos

pero que, prácticamente, ha desaparecido.

Aprovechamos el día para hacer ruta por la zona.

La Ribagorza es un sin fin de pueblos dispersos.

Abandonados o no, todos ellos tienen sus historias.

En Pujol nos encontramos a Manolo y Elisa.

Tienen más de 80 años.

Y sólo ellos junto con su nieto

mantienen vivo este pequeño núcleo.

(LLANTO BEBE)¡Ahhh!

-Buenas tardes. -Hola.

-Aquí había cinco casas.

Y en todas las casas había gente joven.

¿Y cuánta gente vivía?

-Pues en esa casa...

doce o trece.

Y cuatro o cinco en todas las casas.

¿Y la gente por qué se fue yendo?

-Porque el futuro de los jornales aumentaban.

Y aquí se ganaba poco.

¿Cuando fue que se fue la gente?

-Pues sobre los años 70.

Entre 60 y 70.

Todo este tiempo habéis estado aquí solos.

-Solos, solos. Aquí solos. Y sin hielo.

¿Y cómo es que decidisteis quedaros aquí vosotros?

-La casualidad. -No había pasta.

-Casualidades.

-Como no había pasta no podíamos marchar.

¿Y cómo es vivir aquí? ¿Qué destacaríais?

-Hombre si a uno le gusta... -Pues no sé...

¡Que puede uno necesitar acá!

Si está bien, si uno está conforme está bien.

Claro un poco demasiado solos.

Si hubiera tocado...

coches de línea que vinieran al pue...

Más cerca eso sí que nos gustaría.

¿Municipio cómo estas?

-Un pueblo deprimido que va perdiendo la gente.

Se van haciendo viejos y van cerrando casas.

¿Pero tú cuándo ves a otra gente?

-Cuando vamos a Misa.

¿A Misa?.

-Sí. Los domingos. Algún domingo.

Desde los años 60

las condiciones de vida han cambiado mucho.

El turismo ha revitalizado muchos municipios pirenaicos.

Pero ahí donde no ha llegado

la sangría de población

no se detiene.

Puyol depende Casa Saroca.

La única casa habitada

para no sumarse a la interminable lista

de pueblos abandonados en la Huesca montañosa.

Aunque no hay ningún registro oficial

se calculan que son cerca de doscientos.

Algunos muestran una belleza decadente

que resulta fascinante.

Pueblos que constituyen un tesoro material e inmaterial.

Un trozo reciente de nuestra historia

difícil de entender para mi generación.

En algunos casos, las precarias condiciones de vida

expulsaron a los vecinos

en otros los embalses ahogaron pueblos enteros.

Peor fue lo que pasó en Cánovas en el Sobrarbe.

La presa proyectada durante el franquismo expulsó a la gente.

Pero el embalse previsto a las orilla del río Ara,

nunca llegó a construirse.

Sus vecinos tuvieron que irse.

Pero no olvidaron el pueblo que ahora luchan por reconstruir.

Quieren resarcir una injusticia

que se remonta a principios de los 60.

Con un proyecto de expropiación salvaje

sólo dos familias resistieron en sus casas

durante más de dos décadas.

(PERRO LADRANDO)

-Les cortan la luz.

Les cortan el agua, les cortan los accesos.

En este puente que vemos aquí detrás,

pues, bueno, se colocaban en ambos puntos

unas pilonas así de hormigón

para que no tuvieran acceso al pueblo.

Ponían todas las pegas del mundo hasta que al final lo consiguieron.

Lamentablemente ya lo consiguieron estando en democracia.

Nosotros siempre hemos creído que las obras no comenzaron

porque no era rentable este pantano.

Si hubiera sido rentable, desde el principio,

se hubieran hecho las obras como cualquier otro pantano

que se pudo hacer en época franquista.

Lo que pasa es que iba pasando el tiempo.

Iban pasando las concesiones.

Iban caducando las concesiones y no se hacía nada.

Nunca se hacía nada.

Y lo peor era que se renovaban las concesiones.

Y los años fueron pasando hasta llegar al 2001.

El informe de impacto ambiental

que requería la nueva normativa europea

fue negativo.

El pantano tenía que ser desestimado.

Tanto dolor, dicen los vecinos, para nada.

Pero si no hay pantano, segundo la ley,

tienen derecho a recuperar su pueblo.

El proceso no ha sido nada fácil.

-Realmente hemos tenido que negociar para recuperar nuestro patrimonio.

Que como se puede ver allí en Jarabas, son ruinas.

Y tenemos que negociar por recuperar ruinas.

Recuperar ruinas que antes lo que nos expropiaron

fueron casas, casas levantadas con sus servicios, agua, luz.

Era un pueblo con vida.

Algunos vecinos aún negocian con Endesa.

La actual propietaria.

Otros ya han recuperado sus terrenos.

Y están reconstruyendo sus casas.

-A partir allá siempre bajaban las acequias de agua.

Que servían también para beber agua.

Visitamos la antigua escuela.

Ahora centro de reunión del pueblo.

Fue el primer edificio que rehabilitaron.

Antes incluso de empezar la reversión.

-Y comenzamos este edificio como algo simbólico

algo público, algo de todos. Por decir, bueno, vamos a arrancar.

Siempre tenemos que ir parece ser

un paso por delante de la administración,

como diciéndoles que queremos volver.

Que queremos recuperar nuestras raíces.

Realmente todos tenemos nuestros trabajos, nuestras casas

y nos juntamos los fines de semana para venir aquí

como, normalmente, todos se dedican a descansar.

Pues lamentablemente tenemos que venir aquí y trabajar.

Este año han conseguido la vuelta de la electricidad.

Pero aún falta mucho

para devolverle todos los servicios básicos al pueblo.

Se quejan de que el principal responsable

la Administración Central no les está ayudando.

-Todo el mundo ha cumplido.

Nosotros como administración local

hemos estado siempre al pié del cañón.

Cumpliendo con lo que se nos dice.

Y cuando llegamos al Ministerio es ahí dónde...

Todo se para.

Todo se da la vuelta.

Todo desaparece.

Todo son problemas.

Y aquí, vamos, recuperar estos pueblos es muy sencillo.

Y sólo hay una fórmula que es con dinero.

Única y exclusivamente se pide servicios básicos.

¿El objetivo final es volver a vivir aquí en Cánovas?

-Sí, por supuesto. El objetivo final es ese.

El objetivo ha sido desde siempre, yo creo.

Nunca ninguna familia, o casi ninguna

se quiso marchar de su casa.

Y el objetivo es recuperar. Volver.

Cánovas es uno de los 31 pueblos del Alto Aragón

que según un estudio del arquitecto Sixto Marín

se encuentran en proceso de recuperación.

Los proyectos son muy variados.

Y los motivos, muy distintos.

(SONIDO DE CAMPANAS)

Queremos descubrir otros ejemplos.

Seguimos en la Comarca del Sobrarbe.

Una de las más afectadas por las políticas hidráulicas

que durante el franquismo se imaginó todo esto

como un gran depósito de agua.

Aquí hay un núcleo totalmente recuperado.

Como en tantos otros sitios la gente abandonó el pueblo.

Porque un pantano, el de Mediano ahogó sus tierras de cultivo.

Ahora Morillo de Tou es un centro turístico

propiedad de Comisiones Obreras.

-Hay que ponerse un poco en la situación ¿no?.

Se les cede en el año 85

En los años 80

esta Comarca, la Comarca del Sobrarbe

en lo que llevaba de siglo había perdido el 75% de la población.

Había menos de 7000 personas en toda la Comarca.

Por otro lado...

Era una época de bullir ¿no?

De sindicalista, solidario.

Juntando esos dos factores

pues en Comisiones

no sólo se dedicaba a las tareas sindicales

propias de los trabajadores ¿no?

Había un sentimiento de...

de solidaridad.

Y se plantean,

vamos a luchar contra la expoblación.

Se les ocurrió la idea de decir bueno vamos a recuperar un pueblo.

Vamos a recuperar un pueblo.

Vamos a llevar gente al Pirineo

y vamos a darle una forma de vida.

Y así surge Morillo de Tou.

Y se crea un camping, unos albergues

y se va creando un centro vacacional.

Que, a fecha de hoy, en verano llegamos a cincuenta personas.

Cincuenta trabajadores

que en esta Comarca es un lujo.

Morillo de Tou parece ahora un pueblo de catálogo.

Todo está reconstruido pensando en los visitantes

más que en los residentes.

Las calles están vacías

porque realmente casi nadie vive aquí.

Es un centro turístico que abre de marzo a diciembre.

Aunque han intentado mantener el espíritu

de lo que había sido Morillo.

-Pues éste es uno de los...

edificios que se han...

que se han reconstruido.

Esto es un hotelito ahora. Es Casa Cambra.

Era una de las casas originales del pueblo.

Y es una de las que se logró reconstruir.

No todas las casas se han podido reconstruir.

Había algunas que estaban ya totalmente destrozadas.

¿Cuál es, por ejemplo, la opinión que pueden tener

los descendientes de este pueblo de antiguos habitantes?

-Pues es variada.

Hay detractores

y gente que le encanta ¿no?

Especialmente si compara

que aquí puede venir

y puede ver su casa todavía reconstruida aunque sea un hotel.

O que tenemos el cementerio

y puede venir a visitar a sus antepasados ¿no?

Que hay muchos pueblos, en los 300 y pico pueblos

que hay despoblados estas cosas no ocurren.

Y de hecho, vienen, vienen.

Y, por lo menos, los que viene a vernos

están encantados ¿no?

Me imagino que si no, no vendrían a vernos.

Pero los que lo han recuperado han hecho camino inverso.

Cambian la ciudad por el Sobrarbe.

Lo hacen comprometidos con el territorio.

-El objetivo fundamental es...

Luchar contra la despoblación.

Es decir, saber qué modelo de país, o qué modelo de mundo queremos.

Si queremos que...

Si vas de Madrid a Barcelona

que en medio esté solo Zaragoza o que haya algo más ¿no?.

Si queremos que haya algo más lo que hay que hacer

es que se reúna las condiciones de que se pueda vivir.

En Morillo de Tou han logrado su propósito.

Afianzar población y dinamizar la zona.

Fue uno de los cinco pueblos

que fueron cedidos a sindicatos en el Sobrarbe.

La mayoría se han adaptado al turismo.

Se han convertido,

aunque en la Comarca no haya pistas de esquí

en el motor económico.

En los último años, de hecho, ha ganado población.

Como el resto de Comarcas del Alto Aragón.

Hay otros pueblos recuperados lejos del calor del turismo.

Aquí no llega la máquina quitanieves.

El acceso es difícil.

Pero en medio de una gran nevada

puede serlo mucho más.

Aún así conseguimos llegar.

Pero no podemos decir exactamente dónde.

Sus repobladores nos han pedido

que guardemos en secreto su nombre.

-Bueno esperemos que nadie se moleste

por no decir el nombre del pueblo.

Pero sí que nos sentimos vulnerables

a un número de visitas demasiado grande.

Para la calidad que nosotros nos gusta dar

a la gente que de normalmente,

ya va pasando por aquí. Por este pueblo.

Este núcleo se despobló en los años 60

y desde el 2005 viven ahí unas 25 personas.

Entre adultos y niños.

Gracias a ellos, la escuela del municipio ha ganado vitalidad.

Los terrenos son propiedad del Gobierno de Aragón.

Ocuparon el pueblo sin permiso para desarrollar,

dicen

una filosofía de vida.

-¡Que suerte!. Habéis venido.

-Sí. Con suerte.

-¿Eh? -Con suerte.

No sólo es una idea de reconstruir un pueblo

como suma de casas

sino de reconstruir un pueblo como lo que siempre ha sido

que es humanos dentro de un entorno.

Que interaccionan.

Que sacan comida, que benefician también al ecosistema

y, también unas interacciones sociales dentro del grupo

y con otros pueblos.

¿Y la relación entre vosotros cómo es?

¿Cómo se toman las decisiones en este pueblo?

-Pues tenemos un ógano de gobierno que es la Asamblea

y allí llevamos los temas a tratar.

Igual que pueda hacerse un pleno del Ayuntamiento.

Pero sin jerarquías.

Dejaron atrás la ciudad

para llegar a un sitio donde todo estaba por hacer.

Y poco a poco, con sus propias manos

están reconstruyendo el pueblo.

Tienen agua, luz, ganado.

Aunque aquí todo cuesta un poco más.

Para calentarse cortan leña.

Los accesos se los tienen que arreglar ellos.

Una forma de vida que recuerda a otra época.

Más ligada a la tierra. Con menos comodidades.

Pero más respetuosa con el medio ambiente.

-Mientras hacemos eso

nosotros sentimos que tenemos las riendas de nuestras vidas.

Y si se nos va la luz... se nos va la luz a nosotros.

Y si nosotros decidimos que queremos gastar ese dinero

lo gastamos y lo gastamos bien.

Nos parece que se traduce en dignidad y libertad para nosotros.

Aunque la despoblación sigue siendo muy grande en el Alto Aragón.

Estos pueblo recuperados ayudan a dibujar un cambio de tendencia

en un territorio históricamente muy castigado.

El problema de la despoblación afecta a toda España.

Está muy presente en Aragón.

En la capital Zaragoza vive la mitad de la población aragonesa.

La otra mitad vive repartida entre 730 Municipios.

Muchos más si consideramos los distintos núcleos.

Quince de sus Comarcas se consideran desierto demográfico.

Es decir, tiene menos de diez habitantes por kilómetro cuadrado.

-Hay cosas que perdemos por el abandono de estos lugares.

Un rico patrimonio material.

Un patrimonio también inmaterial de costumbres,

de conocimientos, de saberes.

Que en la medida que ya no queda gente en esos lugares

también se pierde ¿no?

¿Y por qué en España ese problema es mayor

que en otros países de su entorno?

-Si bueno, España desde hace mucho, mucho tiempo,

De alguna manera está estudiado ya por historiadores.

La llegada del oro de América impulsó la crisis

de lo que era el interior de España muy rico, muy productivo.

Se expulsaron también los moriscos que habitaban...

Y bueno nos dejó ya un territorio

con una densidad relativamente baja

por comparación lo que es el interior de Francia,

de Alemania, o incluso de Escocia ¿no?

Pero sobre todo el largo período de autarquía

hizo que España tuviera un período anormal

de reruralización

de mantenerse la gente,

pero un poco con subempleo

con bajos niveles de renta.

Y esto cuando en los años 60 se abre la espita

da lugar a un crecimiento muy desordenado.

¿Hubo incluso una voluntad política de desarticular?

-Yo creo que no tanto y sí que es cierto

que en un estado autoritario como aquél

la política territorial apenas existe

o se deja para después

y en ese sentido pero... no fue tanto una decisión

planificada como desde un punto de vista tecnocrático ¿no?

El gobierno de Aragón ha aprobado hace poco

una directriz con 380 propuestas

para frenar la despoblación.

Paradójicamente, desde grandes ciudades como ésta

se tiene que gestionar el futuro de estos pequeños pueblos

en peligro de extinción.

¿Pero hasta donde se puede llegar?

¿Cómo se afronta este problema políticamente?

-Diseñando estrategias.

Lo que es evidente

es que no se puede improvisar no te puedes dejar llevar

por las inercias heredadas

no valen los planes de natalidad de los años 60 del siglo pasado.

Hay que innovar. Hay que hacer otras cosas.

Esta es una lucha a largo plazo.

No se van a ver...

resultados inmediatos.

No hay varitas mágicas, ni pócimas milagrosas.

Necesariamente es un trabajo sostenido en el tiempo.

Hay que buscar nuevas funcionalidades

es decir, nopodemos aspirar

a que los pueblos que fueron agrícolas

en pleno siglo XXI vuelvan a serlo es muy complicado.

Habrá que buscar unas funcionalidades

en parte muy vinculado al turismo

vinculado como segunda residencia

pero que hay que conseguir que los pueblos no se mueran

y sobre todo hay que cambiar...

el discurso

no podemos estar viéndolo en negativo tenemos que hablar en positivo

de lo positivo que tiene los pueblos.

Tenemos que dejar de hablar de despoblación

y empezar a hablar de repoblación.

No basta solo con generar empleo.

No basta solo con la actividad económica.

Ese es un presupuesto necesario pero no nos vale con eso

si se genera empleo pero a la vez

no mejoramos la sanidad, no mejoramos la educación

no mejoramos el transporte público

no mejoramos las nuevas tecnologías.

Pues no conseguiremos el objetivo que es que la gente libremente

decida quedarse a vivir o volver a su pueblo.

Transitamos por la Nacional 232

con rumbo a la Comarca turolense del Bajo Martín

Nos adentramos en un territorio árido

prácticamente desierto

aunque las tres provincias sufren el problema

Teruel es la más afectada.

Un caso de estudio a nivel europeo.

Antes de llegar a destino paramos en Azaila.

Uno de los pocos nombres que se indican en la carretera.

No hay gente en la calle.

Tampoco tiendas abiertas.

Es un pueblo cerrado a cal y canto.

En los últimos seis años ha perdido un tercio de su población

No es un caso aislado.

En Teruel el goteo es constante.

Según el INE tiene 97 habitantes.

Nosotros en una hora de paseo

sólo nos encontramos a este solitario gato.

Seguimos nuestro camino a Castelnou.

Uno de los pueblos más ricos de España.

Una central de ciclo combinado le nutre de dinero.

Y le concede unas ciertas ventajas.

Sus vecinos no pagan impuestos municipales.

Tienen el agua gratis.

Y 30 euros de subvención en luz.

Con apenas un centenar de habitantes

Castellnou traspasó fronteras.

Y se hizo popular, al principio de 2010.

Con el objetivo de rejuvenecerlo

el consistorio arrancó una campaña de repoblación.

Y organizó una caravana de niños.

Que recordaba la caravana de mujeres de Plan.

En los años 80.

Sus calles se llenaron de familias con hijos.

Que dejaban su curriculum y explicaban sus proyectos.

El Ayuntamiento ofrecía ayudas para nuevas empresas.

Pero sólo una llegó a funcionar.

Se dedicaban a la construcción de viviendas modular.

Y contrataron a 25 personas.

-En principio muy bien.

Pero montaron el circo y les crecieron los enanos.

Fue el año que vino el...

La caída de la construcción.

Esta empresa se dedicaba a la construcción de viviendas modular.

Tuvieron que salir de España para conseguir contratos

porque les anularon los que tenían aquí.

Y... en un país africano pues fracasaron totalmente.

Los engañaron y...

Y se fueron a pique.

¿Cuando cerró la Empresa, las familias se fueron del pueblo?

-Sí poco a poco, quedó alguna.

En la mayoría de los casos,

mientras duró el empleo, bien.

Hubo algunos que no. Que ni con empleo.

Después de haberse ido de la Empresa y haber conseguido...

empleo en el municipio o en los municipios colindantes.

No pudieron aguantar aquí.

Se tuvieron que ir.

Les costaba mucho adaptarse

a la vida de un pueblo de 100 habitantes.

Usted llegó a decir que el objetivo era llegar a los 500 habitantes.

Abrir un centro comercial.

Abrir la escuela.

Esto no ha sido posible.

Con tanto marketing...

¿Se exageró un poco se crearon falsas expectativas?

-No.

No porque entonces eran reales.

O sea, la Empresa con el...

La Empresa que había venido con el plan de desarrollo que llevaba

en unos años, uno de sus objetivos

propios de la Empresa

era construir ese supermercado. Ese tal.

O sea, y...

Sí que nos habíamos marcado

500 habitantes ¡vale!

500 habitantes era mi sueño ¿no?

Pero no era descabellada la idea.

No era, o sea.

Además tu visión es muy optimista.

-Sí, pero es que entonces pintaba muy optimista.

Pintaba muy optimista.

Pues no lo sé, a lo mejor es que no lo sabemos hacer mejor.

Pero tan poco nos ha dado la solución nadie.

Intentarlo lo intentamos día a día.

Día a día.

La batalla de este Ayuntamiento como el de muchos es...

Ya no solo que el pueblo se mantenga

sino crecer en la medida de los posible.

Y no lo conseguimos.

Y ya vuelvo a decir. A lo mejor es que no sabemos hacerlo.

Pero ideas no nos faltan.

De la euforia mediática a la dura realidad.

Las familias que llegaron se fueron desengañadas.

Sin embargo los impuestos de la Central Térmica

permiten a Castelnou resistir mejor

que otros Municipios de su zona.

-Si aquí cierra la Central,

el nuestro es igual al del resto.¿Vale?

Pero es que...

El futuro en general es... o se crea empleo

o estamos sentenciados

ya no, ni a ser pueblo de vacaciones en muchos casos.

A prácticamente desaparecer.

Ya tenemos alguno en la provincia.

Con dos habitantes, con cuatro.

¿Qué vida hay en esos pueblos?

Los vínculos con el campo se diluyen

Las soluciones mágicas no funcionan.

Son las iniciativas que vienen desde abajo

con personas comprometidas las que tiene futuro.

Las Administraciones tienen que ayudar.

Pero se necesita un cambio de actitud.

Mientras el éxito se asocia solo con la ciudad

será difícil hacer nada.

La pregunta que nos tenemos que hacer es

¿Hay que salvar el patrimonio colectivo

que representan estos pueblos?

¿O es el ocaso de una forma de vida

que ya no tiene cabida en nuestra sociedad?

Subtitulado realizado por Mari Carmen Casado Rubio

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Pueblos en peligro de extinción

El escarabajo verde - Pueblos en peligro de extinción

27 abr 2018

Viajamos hasta Aragón, Comunidad duramente castigada por la despoblación del mundo rural y donde la mitad de la población vive en su capital.

La mayoría de pueblos abandonados están en las comarcas pre-pirenaicas y con su abandono perdemos un patrimonio cultural insustituible.

ver más sobre "El escarabajo verde - Pueblos en peligro de extinción " ver menos sobre "El escarabajo verde - Pueblos en peligro de extinción "
Programas completos (351)

Los últimos 574 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos