www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4892100
Para todos los públicos El escarabajo verde - Plaga de plagas - ver ahora
Transcripción completa

"De norte a sur de la península, en todas partes, crecen plagas.

En el parque natural de la Sierra de Baza,

millones de pinos, pinaster o resinero,

llevan algunos años cayendo por una plaga

que también afecta a otras zonas del Mediterráneo.

Son insectos perforadores endémicos que se aprovechan

de la debilidad de los pintos

provocada por la sequía y los inviernos poco fríos."

El cambio climático ha favorecido esta situación sin duda alguna,

es el factor desencadenante

de que el tomicus prospere en números más razonables,

más de lo normal y que la cochinilla

también pueda procrear.

Si el invierno es muy riguroso y muy duro,

las mata y no las deja reproducirse,

pero si fue benigno como ocurrió en la Sierra de Baza,

permite la reproducción masiva de cochinillas y eso, a su vez,

provocó la debilitación de los pinos y actuaron aquí los...

-Los tomicus.

-Y compañía.

-¿Entonces ha sido la cochinilla o el tomicus

los que han matado a estos árboles?

-Los dos han contribuido, se han asociado, ha sido una guerra,

por decirlo así,

uno ha actuado como infantería y otro como aviación.

Los dos han sido letales.

"José Ángel Rodríguez y sus compañeros

son miembros de Proyecto Sierra de Baza,

una asociación dedicada a estudiar y divulgar esa serranía andaluza.

Algunos son también propietarios forestales.

Hace unos años observaron cómo miles de hectáreas de pinos

cambiaban de color y perdían sus hojas perennes.

Eran bosques que en los años 60 se repoblaron artificialmente

de pino resinero para combatir la erosión

que había provocado la tala masiva de árboles

y el pastoreo."

¿Fue acertada esa repoblación? -No fue acertada.

Eso, con el tiempo, se vio.

De hecho, esta zona era una zona de la encina.

En el "Catastro de Ensenada", una publicación del año 1753,

que no habla de la vegetación que aquí existía,

no habla que en esta zona, en estos valles, en estos arroyos,

dice que no había pinos.

Los pinos se introdujeron de manera artificial por el hombre.

-¿Se podría haber evitado esta mortalidad de pinos?

-Aquí ha faltado, desde luego, política de prevención.

Esta situación se tuvo que haber detectado

mucho antes de que fuera epidémica como ya ha ocurrido.

El Proyecto Sierra de Baza lo denunció también

y en principio nos tacharon de alarmistas

y de crear alarma y crispación social.

Tardaron en reaccionar más de lo deseable.

"Preocupados por la lenta reacción de la Junta de Andalucía,

difundieron su denuncia por las redes sociales".

Ahora vamos a usar una aplicación que se ha creado precisamente

para alertar sobre esta plaga de la oruga del boj.

Es una aplicación que nos permite ir a un lugar y sacar una foto

de lo que existe aquí, en este caso...

"Desde el defoliado bojedal de Olot,

enviamos una alerta.

Va dirigida a una plataforma de ciencia ciudadana

a través de la cual los científicos intentan llegar

hasta donde su presupuesto no alcanza.

A través de alerta forestal,

la gente les advierte de los lugares

por donde ha pasado la oruga del boj

y los investigadores establecen un mapa de la plaga

para estudiar el estado de los bosques".

¿Tan preocupante es esta plaga?

-Digamos que ese impacto tan grande

que este año ha tenido, sobre todo, la oruga del boj en los bojedales,

ha creado una alarma social de qué está pasando con esta oruga,

que es una oruga invasora,

y si realmente va a destruir esos ecosistemas.

Las fotografías que nos envían las personas

a través de la aplicación web,

la observación queda registrada en este mapa de observaciones,

de mapa de alertas.

Entonces cualquiera puede consultar cuáles son estas observaciones

y ver las fotografías que han enviado los participantes,

por ejemplo, en este caso, es de una zona de Usona,

una participante nos ha enviado una observación que incluye una foto

y entonces podemos verla aquí.

Otra fotografía de unos bojes

que están al lado de un pequeño río

que están totalmente también comidos.

Casi todas las fotografías que tenemos por ahora

son fotografías de un grado de afectación del boj muy alto.

Eso puede tener implicaciones en el funcionamiento del ecosistema

donde están estas plantas, o puede ser material que,

muerto o seco, en pie,

aumente el riesgo de incendios, por ejemplo, en estas zonas.

Este tipo de cosas es lo que queremos seguir estudiando

porque pueden tener un impacto muy importante

en todas estas zonas boscosas.

"La oruga del boj aparece en primavera

cuando sale de su refugio invernal y empieza a roer las hojas

hasta transformarse en mariposa entre mayo y junio.

Las mariposas se aparean

y las hembras ponen huevos en las hojas

para empezar un segundo ciclo muy agresivo

que se da entre julio y agosto

cuando los bosques se llenan de los hilos

con los que se desplazan por el bojedal.

A finales de verano,

esas orugas se transforman en una masa de mariposas

que gesta una tercera generación de larvas

que se prepara para atacar de nuevo en primavera."

¿Solo se comen las hojas?

-La mariposa del boj no solo se comen las hojas,

sino que incluso es capaz de roer las pequeñas ramas

y no tan pequeñas ramas del boj,

lo que provoca que la capacidad de supervivencia

de esta especie se vea aún más comprometida.

-Y luego, ¿qué ocurre cuando viene el frío?

-Cuando viene el frío lo que hacen estas orugas

es que se refugian en unos pequeños...

Capullos invernales.

Juntan dos hojas, las sellan un poco con seda

y así de esta forma,

pasan el invierno y ya se preparan para atacar

en el año siguiente una y otra vez.

-¿Y tiene depredadores?

-Hemos visto relativamente pocos depredadores.

Algún carbonero, algún colirrojo tizón,

algunas especies de aves consumiendo adultos...

Incluso algún carbonero consumiendo algunas orugas,

pero hay algo que nos hace pensar que esas orugas

tienen alguna sustancia que no es muy apetecible

para estos depredadores y que por tanto son...

En estos momentos,

creemos que es difícil que estos depredadores

controlen la cantidad tan increíble tanto de orugas como de mariposas

que tenemos en este momento.

"Hace unos años, en la Sierra de Baza,

se produjo súbitamente una gran mortandad

en unas 2000 hectáreas de monte.

Murió, fundamentalmente, el pino resinero,

que se había plantado masivamente 60 años antes contra la erosión.

Borja Nebot,

biólogo y jefe de gestión del medio natural

de la Junta de Andalucía en Granada.

Conoce bien las causas de la plaga.

Y atribuye, precisamente,

a la repoblación forestal del siglo pasado."

Primero, los suelos son muy pobres,

la densidad del arbolado no favorece

la disponibilidad del recurso hídrico

y de nutrientes para los árboles, los árboles no crecen mucho.

Como veis, son árboles pequeños y tienen 50 años.

Así se produce ese proceso de debilitación,

en los últimos inviernos previos a la mortandad

no han sido inviernos fríos, no han actuado tampoco como parón

de la explosión demográfica de los insectos,

entonces esas circunstancias producen eso,

que se descompensen las plagas,

que primero haya una gran explosión de la cochinilla del pino,

la cochinilla termina de debilitar al arbolado

y, posteriormente, llegan el resto de los insectos perforadores

y terminan de hacer su trabajo.

-¿Estos insectos son endémicos?

-Son endémicos.

-¿Los hemos tenido toda la vida?

-Los hemos tenido toda la vida y forman parte del ecosistema,

tanto el tomicus como la cochinilla del pino.

-¿Esto lo podríamos atribuir al cambio climático?

-Claramente, es una causa climática.

Sí, es el cambio climático el responsable

del debilitamiento primero de los árboles

y de la explosión demográfica de los insectos

que han contribuido a debilitar, todavía más,

el arbolado hasta llevarlo a la muerte.

-Porque aquí, cuando hablamos de cambio climático,

podemos referirnos a elementos concretos:

temperatura, falta de lluvia...

-En los últimos 50 años,

las condiciones climáticas aquí han empeorado muchísimo,

la temperatura media se ha incrementado un grado y medio

y las precipitaciones han ido disminuyendo, sobre todo,

las precipitaciones estivales en el verano.

Y los inviernos han sido cada vez menos fríos.

Cada vez nieva menos,

cada vez las temperaturas son más altas

y eso también debilita al arbolado.

-Porque como ya ha ocurrido aquí,

que murieron en torno a los 2 millones de árboles...

"Con José Ángel Rodríguez

nos adentramos en un bosque de la Sierra

afectado por la plaga.

Examinamos los pinos muertos para entender cómo se produjo

tanta mortandad."

Si quieres, podemos ver alguno de ellos,

cómo ha sido afectado, lo que es la plaga y ver...

El 95% de los pinos que han muerto en la Sierra de Baza,

han sido pinos resineros.

¿Qué es lo que ha provocado que esta plaga se haga epidémica

y mate al pino cuando en circunstancias normales,

los escolítidos no matan un pino?

Y aquí si lo ha matado de manera masiva.

Estamos hablando de varios millones de pinos

que han muerto en la Sierra de Baza.

Pues es por el debilitamiento que una plaga previa le provocaron.

Vemos cómo ha entrado porque son cortezas

que se desprenden fácilmente.

Se desprenden fácilmente,

este escarabajo se alimenta exclusivamente

de esta materia que hay entre la corteza

y el tronco, lo que llama el floema.

No se come ni el tronco ni la corteza,

se come exclusivamente esto que es por donde se conduce

lo que es la savia del pino.

Las venas, por decirlo así, del pino.

Y eso lo mata de una manera muy rápida.

Si descubrimos un poco,

pues podernos analizar incluso cuál ha sido el escarabajo,

el tipo de escolítido que ha provocado la muerte del pino,

y nos deja su firma, como si fuera una espina de pescado,

la misma forma, una espina de pescado,

la madre y los hijos que han ido saliendo.

De cada uno de estos tomicus,

pues puede tener una capacidad reproductora

de poner unos 200 huevos.

El ciclo cuando se van reproduciendo los números

a los que puede conseguir en circunstancias óptimas

como fue las que se dieron en la Sierra de Baza,

nos da una cifra monstruosa.

Desde luego, para poder mandar un bosque entero

como ocurrió en la Sierra de Baza.

"Para aplacar la plaga de perforadores,

la Junta de Andalucía aprobó finalmente

una partida urgente de 3 millones de euros.

El riesgo de transmisión

se controla destruyendo los pinos muertos.

Con los residuos, se acordonan las terrazas, así,

los troncos retienen la escorrentía y las ramas los sedimentos.

Además, actúan como banco de semillas

donde nacerá nueva vegetación espontánea."

¿No habría que matar estos insectos

para que no se expandan más?

-Los insectos no se pueden matar,

no hay un método de control de los mismos, de hecho,

han desaparecido de los árboles porque se alimentan de madera viva.

Una vez que el árbol está muerto,

el insecto no puede estar en ese árbol.

Enseguida muere de inanición.

Además, como vive por debajo de la corteza,

no hay tratamiento posible.

"Ahora, la Sierra de Baza tiene otro aspecto.

Las pequeñas cicatrices que adornan el paisaje

pronto desaparecerán.

Y lo que todavía permanece, es el debate

sobre si las autoridades reaccionaron a tiempo o no."

¿Cuánto tiempo pasó desde que ustedes lo denunciaron

hasta que se pudo actuar?

-Nosotros empezamos a ver una situación

que no era normal en la Sierra de Baza

que se salía de los parámetros de mortandad,

de más muertes de árboles...

Y eso fue a final del año 2015.

-¿Cómo os disteis cuenta de que había un problema,

que había una mortandad de árboles...?

-Pues prácticamente de un día para otro.

Fue durante los meses del verano en el que de repente los árboles

empezaron a decolorarse, a amarillear

y cuando llegó el otoño estaban todos de un color rojizo,

marrón... Y en poco tiempo estaban ya muertos.

-¿Y qué año era?

-Eso fue en el 2016.

A finales de 2016.

-¿Entendéis que la Junta actuó con rapidez y diligencia?

-Rapidez y diligencia en un principio no.

En un principio no porque negó el problema.

El problema, una vez consumado, fue cuando ya actuó.

Es como, para entendernos,

si una persona va a urgencias porque está mala

y la devuelven a su casa.

Y cuando ya está enferma terminal es cuando la atienden.

Aquí ocurrió algo similar a eso.

-¿Y se podría haber evitado? -No.

No se podría haber evitado porque haberlo evitado

tendríamos que haber actuado, el mundo en su conjunto,

adoptando políticas que no hemos adoptado

de prevención del cambio climático,

pero no es una cuestión del parque natural,

sino una cuestión global.

El proceso de decaimiento forestal está sucediendo en todo el mundo.

"El Collsacabra es un vistoso altiplano

de la Cataluña interior situado entre las comarcas de Osona

y La Garrocha, dos de las más castigadas

por la oruga del boj.

En un entorno de bojes moribundos,

este paraje prepirenaico conserva todavía

11 verdes hectáreas de bojedal continuo.

Es el llamado Pla de Boixer, en el alto de Tavartet,

donde Jordi Senmartí se enfrenta a un reto.

Senmartí es un experto en plagas

al que la fundación bancaria propietaria del bojedal

ha encargado su preservación."

¿Y hay manera de controlar esta plaga?

-Pues está muy difícil, está en el bosque, complicadísimo.

Una herramienta indispensable como la trampa que tenemos aquí

que es una trampa con feromona sexual

donde el macho se siente atraído por esta feromona y entra aquí.

Gracias a esto podemos saber cuándo está volando

y podemos hacer una curva de vuelo

y así conocemos la plaga

y cuantos vuelos hace por temporada

y a partir de ahí programar un plan de ataque.

-¿Cómo funciona esa trampa con feromona?

-Si quieres, la abrimos.

Encima hay la feromona,

que es una sustancia que el olor es lo que atrae al macho,

y dentro encontramos ya capturas de la mariposa.

-Y esto nos indica si hay muchas o hay pocas.

-Sí, esto puede indicar si hay muchas, pocas,

y también está reduciendo un cierto número de individuos.

-Pero no sería una solución definitiva.

-No, no es una solución definitiva pero es una de las pocas opciones

que tenemos, con las que podemos jugar.

"A diferencia del monte,

las posibilidades de salvar el boj en jardines normales son mayores.

Actuar sobre las orugas en los ordenados setos es más fácil

que los bojedales silvestres.

Pulverizando con un tratamiento biológico,

las hojas quedan mojadas de un producto

que cuando las larvas lo engullen, les destruye el sistema digestivo.

Una bacteria que solo perjudica a la oruga del boj."

Utilizamos normalmente este producto que es biológico,

que es bacillus thuringiensis,

también se podrían utilizar productos químicos,

pero es una alternativa que para nosotros no es buena.

-Si en lugar de un producto biológico

fuera un producto químico, ¿qué podría ocurrir?

-Siempre es mejor tratar con productos biológicos

porque esto es una bacteria, en vez de un producto químico,

y aparte que este es un producto específico

de orugas de lepidópteros.

Por tanto, todo el resto de especies,

de insectos que haya por el entorno no se mueren.

-¿Y crees que con estos sistemas

se puede realmente acabar con esta plaga que amenaza al boj?

-No.

Lo que puede es contener la plaga y preservar el bosque

que tienes en casa,

pero a nivel de controlar la plaga es imposible

porque los tratamientos de este producto

no se pueden hacer en bosque.

"En la Sierra de Baza, lo peor ya ha pasado.

Aparentemente,

el monte ha regresado a su estado de hace 100 años.

Ha perdido su masa de árboles,

y ha quedado desnudo con el riesgo de erosión del antes.

Sin embargo,

la casi superada plaga de cochinilla del pino

y de tomicus, puede representar una oportunidad."

Tantos miles de hectáreas de bosque

que han quedado sin árboles a causa de la plaga,

¿ya van a permanecer así para siempre?

-No.

La sorpresa ha sido que había muchas más encinas

debajo del pinar de las que teníamos previstas,

encinas que no podían prosperar

porque a la sombra del pino no podían crecer

y ahora al haberle dado luz, esas encinas,

cuando las protejamos del ataque de la herbívoros silvestres

que hay en el parque natural,

pues prosperarán y formarán una formación

de bosque abierto más naturalizado con encinas, pinos

y una orla de matorral acompañante que va a ser mucho más importante

desde el punto de vista de la biodiversidad

que lo que teníamos inicialmente.

-¿Y qué les parece la actuación de la Junta de Andalucía?

-El proyecto está siendo efectivo, está siendo efectivo.

Particularmente en cuanto al impacto visual.

Se puede considerar positiva de manera general,

pero luego también ha habido errores,

errores manifiestos

y aquí se ha estado pastoreando en la zona afectada

los meses siguientes.

Y eso incide negativamente en la formación del sotobosque

y en lo que es la recuperación de la propia cubierta vegetal

el que los ganados hayan seguido pastando

en la zona afectada.

"El cambio climático y el comercio global

están transformando nuestro entorno natural.

En el bosque siempre hubo plagas,

pero cuando los árboles están débiles, son más vulnerables.

Hay científicos que aseguran que no debemos alarmarnos,

que los bosques permanecerán.

Y en el caso de la Sierra de Baza incluso podemos considerar

que no hay plaga que por bien no venga."

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Plaga de plagas

El escarabajo verde - Plaga de plagas

14 dic 2018

En los últimos años varias plagas importadas se han cebado en la vegetación de la península: olmos, palmeras, almendros, chumberas¿ Recientemente, en la sierra de Baza y otras zonas mediterráneas, millones de pinos resineros han muerto a causa del cambio climático.

ver más sobre "El escarabajo verde - Plaga de plagas" ver menos sobre "El escarabajo verde - Plaga de plagas"

Los últimos 584 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Sara

    Una pena todo lo que esta pasando, entre el cambio climático y las plagas de insectos y animales que llegan desde otras partes del mundo y se instalan en nuestro país, poco a poco estamos destruyendo nuestra magnífica naturaleza.

    07 mar 2019