www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4866608
Para todos los públicos El escarabajo verde - Pastando con lobos - ver ahora
Transcripción completa

Hubo un naturalista americano: Aldo Leopald,

que nos invitó a pensar como la montaña.

A realizar un análisis medioambiental a largo plazo.

En sus palabras, cada planta y especie animal,

posee un valor intrínseco, y, por tanto,

tiene el derecho de existir, simplemente, por pertenecer

a la comunidad biótica.

En su "Ética de la Tierra", esta filosofía conservacionista,

incluía al gran depredador de nuestros montes:

El lobo.

España es territorio de lobos.

En la Reserva Nacional de Caza de la Sierra de la Culebra,

acompañados por su veterana guardería,

logramos avistar a nuestro lobo ibérico en libertad.

Nos inspira un temor ancestral, y al tiempo,

una admiración por su habilidad para sobrevivir.

Pero no todo el mundo desea, o tiene las herramientas,

para convivir con el lobo.

El reducto más importante de población lobera en Europa,

nunca dejó de campar por estas tierras.

Y los ganaderos extensivos de ovino y caprino,

aprendieron aquí, a defenderse de sus ataques.

(Música)

Otro síntoma de normalización y convivencia pacífica,

con el lobo ibérico en esta comarca,

es el Centro del Lobo, En Robledo de Sanabria.

La arquitectura del edificio es muy singular.

Es el equivalente a una trampa de cabritilla, que se llama,

para capturar lobos, como los de Lubián y Barxacova,

un cortello, en el que el lobo entra por arriba.

Hay que tener en cuenta,

que en esta zona ha habido una coexistencia buenísima,

entre el lobo y los ganaderos desde hace años.

La figura del lobo aquí, al no haber desaparecido el lobo,

como en otros sitios a lo largo de la historia, digamos que,

no ha sido tan odiado, tan denostado como en otros sitios.

Estos observatorios de lobos en semi libertad,

ya han sido visitados por más de 100.000 personas,

en sus apenas, tres años de existencia.

La recuperación de ejemplares lesionados en la naturaleza,

es una prioridad para este centro de divulgación ambiental.

Llevar un cierto coste, ¿exige un gran reto veterinario?

Pues sí, al final, uno se implica con los animales,

y aparte de ser un trabajo, uno pone, un poco, el alma,

porque son parte de mi familia. Ellos me consideran su familia,

y yo, la mía.

¿Tú serías la mami?

Yo creo que sería una prima.

En 2012 empecé, entró una lobita de un incendio,

que hubo en Castrocontrigo, en León.

Una loba que estuvo andando durante un tiempo por las brasas,

de ahí que le hallamos puesto ese nombre de "Brasa",

que queda un poquito fuerte, pero, explica un poco su historia.

Este ejemplar perdió totalmente el tejido almohadillado

de sus cuatro extremidades, y para nosotros es muy especial.

Hizo que tuviésemos que trabajar durante mucho tiempo, diariamente

para hacerle unas curas. Pero a la vez, es una satisfacción,

ver cómo se encuentra ahora.

Robledo, es el único ejemplar que ha nacido en el Centro del Lobo.

Nació en 2016 con problemas,

nació con una luxación lateral de rótula, congénita.

Es un problema que al final, es más estético, visual,

y le afecta mucho menos, realmente, a su funcionalidad.

No sé si te has fijado cómo se mueve por el terreno,

e interacciona con el resto de ejemplares de la manada,

y, al final, pues es un poco, un ejemplar más,

que la gente puede observar, que puede ver,

que vive con el resto de ejemplares sin ningún tipo de problemas.

Igual que en la naturaleza, existen ejemplares con disfunciones,

y con cojeras, con miembros amputados, etc.

Con lo cual, es un ejemplar más. Era un reto difícil,

pero el animal tiene una vida asegurada aquí.

Y vete tú a saber, si el día de mañana no llega a ser

el ejemplar alfa de alguna de nuestras manadas.

No se equivocaba Félix Rodríguez de la Fuente,

al adjetivar a nuestro lobo ibérico como el "cánido salvaje".

Impredecible e inmanejable, nuestro super depredador,

fue tildado de cruel durante siglos.

Para la imaginaría popular, el lobo era el símbolo

de lo abominable, la sed de sangre.

La traición, la cobardía,

e incluso, el ensañamiento con sus presas.

El manejo de estos ejemplares en semi libertad,

aquí revela todo lo contrario.

El lobo es un animal social, sumamente cooperativo,

rígidamente jerarquizado, y con una inteligencia que supera,

seguramente, a la de cualquier otro carnívoro salvaje.

En la época de Félix, el lobo estaba a punto de extinguirse,

iba camino de la extinción, cómo les había pasado a los lobos

de nuestros países vecinos: Francia, Alemania, Inglaterra, Suecia.

Y gracias a Félix, que en aquellos años,

se cambió un poco la mentalidad sobre la naturaleza, en este país.

Pero, sobre todo, salvó de la extinción al lobo,

consiguiendo que, en el año 1970, una ley de caza que se promulgó,

dejara de considerar al lobo como una alimaña,

a la que había que exterminar.

Y pasara a ser una especie cinegética, de caza mayor,

porque a partir de ese momento, ya no se podían matar lobos

con lazos, con cepos, con venenos.

No se podían coger cachorros de la madriguera.

Y dejaron de pagarse premios al que apareciera con un lobo muerto

con un lince muerto, con un águila imperial, con un oso.

Luego sigue teniendo muchas amenazas, obviamente.

Pero su estatus ha mejorado notablemente.

En aquellos años, quedaban apenas 300, 400 lobos en España.

500, en el mejor de los casos. Y hoy tenemos entre 2000 y 3000.

El ganadero, donde hay lobos, tiene que acostumbrarse a convivir.

Hay que poner medidas de prevención.

Las administraciones tienen que ayudarles,

y tienen que tomar medidas para poder coexistir con el lobo.

De la mano de Carlos y Silvia, logramos deleitarnos con el aullido

ronco y profundo, de la manada.

Este canto, ayuda a sus miembros a mantenerse en contacto,

y es un grito de liberación territorial.

Y a día de hoy, se revela como un auténtico reclamo

de turismo lobero.

Una alternativa muy sostenible, para la convivencia con el lobo.

Aquí tenéis unas huellas compatibles con un cánido grande,

Fijaros que tienen cuatro dedos delanteros,

o sea, cuatro dedos y una almohadilla trasera.

Hay un grupo de huellas, es compatible probablemente,

con un lobo adulto, un animal de mediano tamaño,

no es muy grande.

También es muy importante que interpretéis el abandono rural.

Aquí había agricultura hasta hace 40 años, se abandonó,

y han nacido son los brezales,

esa matorralización que caracteriza a la culebra.

-Mira, ¿y aquello?

-Fijaros, os he comentado que los lobos por un tema

de ahorro energético, se desplazan mucho por los caminos.

-¿Esto es de lobo? -Compatible.

Diferenciarla de un perro,

es imposible, excepto que veas al animal defecar,

que hagamos genética con las células epiteliales del intestino,

pero a priori, tiene un diámetro de unos dos centímetros y medio,

eso sugiere un animal grande.

más que un zorro o un perro de tamaño medio.

Fijaros que el contenido principal es pelo de jabalí.

Fijaros que la caca está en una zona donde confluyen varios caminos.

un sitio estratégico donde los lobos reproductores suelen marcar,

para que todos los lobos que vengan por aquí, la vean.

Si esta caca estuviera escondida ahí, no dejaría esta información.

Esta caca, compatible con lobo, lo que pretende es dejar información

de carácter territorial.

Nuestra memoria televisiva, nos recuerda que todavía,

se organizan batidas cinegéticas de lobo, al norte del río Duero.

Hablamos con el director técnico de la Reserva de Caza,

de la Sierra de la Culebra.

Para dialogar con él sobre el censo eficiente de la población lobera.

Y los cupos de caza consiguientes.

Los grupos familiares pueden estar constituidos por un número,

aquí en La Culebra, en torno a siete ejemplares.

Habría dos adultos, dos subadultos,

y si la reproducción ha ido bien, que aquí suele ir bien

en torno a tres cachorros jóvenes, del año.

Pero, a mayores de esos 7 ejemplares por cada manada,

hay una población periférica de ejemplares flotantes,

o periféricos, en los grupos,

que puede rondar el veinte por ciento.

Hablamos de la población de lobos en esta reserva.

Puede rondar los 90 o 100 ejemplares.

El cupo de estación es de diez ejemplares de lobo,

ha sido 9 algún año, el año pasado fue 11.

En torno a 10.

10, 11 ejemplares, es el cupo máximo que se podría cazar.

El hecho de eliminar un ejemplar de esas manadas turisteadas,

puede generar, aparte de los efectos genéticos que ya conocemos,

perversos, ecológicos, comportamentales.

El modelo de caza, a veces, busca el mejor ejemplar de la manada

Ese ejemplar debe transmitir cultura a los cachorros,

y si ese animal no está, esa información, esa cultura,

no se transmiten.

Los reiterados ataques del lobo a la cabaña ganadera que pasta

en la zona de los Picos de Europa.

No es la primera vez que salen a la calle, hace unos meses,

protagonizaron un encierro en Amieva,

y anuncian que mantendrán las movilizaciones.

El sector denuncia que son cientos de animales,

ovejas y cabras, además de terneros y novillos,

los que han muerto por ataques de lobos.

Este verano, el Principado de Asturias, era un clamor

en contra de la convivencia del lobo.

El lobo no es el responsable del éxodo rural,

no es el responsable de la reducción de la cabaña ganadera.

Si vemos globalmente las estadísticas de animales

muertos por lobos, en el cómputo total de la cabaña ganadera,

nos daremos cuenta de que los daños son irrisorios,

que nunca alcanzan un 1%.

Eso es completamente sostenible, lo podemos llevar bien.

Aquí tenemos una población de lobos saludable,

que no genera ninguna conflictividad.

Y son noticia por la gente que viene a verlos.

¿No crees que el problema del lobo es que hay gente

que ha dejado de convivir con él y le cuesta volver a aceptarlo?

Hay un mantra muy consolidado que es: "Aquí nunca hubo lobos".

No hubo lobos en el País Vasco, no hubo lobos en Soria,

no hubo lobos en La Rioja, no hubo lobos en Ávila,

o no hubo lobos en Madrid. Sí que hubo lobos.

Hubo 3 o 4 décadas y fueron desapareciendo progresivamente

del sur de España, del este de España, del sur de Portugal,

y quedaron acantonados a finales de los 60 en el noroeste.

Han colonizado Ávila, algunas zonas de Segovia,

algunas zonas de Madrid.

Y tenemos que vivir con los lobos, o sea, estamos obligados.

Eso es un síntoma de que todavía hay algo salvaje entre nosotros.

Los daños por ataques del lobo en Asturias,

generan más de un millón de euros al año en indemnizaciones.

Pero no es el único sitio donde se rechaza su convivencia.

La progresiva entrada del lobo ibérico en los alrededores

de Ávila, el Alto Alberche, o la Sierra de Gredos,

ha provocado numerosas pérdidas económicas,

y ansiedad entre los ganaderos.

Sin embargo, el trabajo con perros de guarda,

como el mastín español,

es un buen aliado frente a su amenaza.

Algunas explotaciones de caprino, como las de Juanjo y Noemí,

han apostado por la tenencia responsable,

el adiestramiento y el trabajo a pie de campo,

con sus cachorros.

¿Cómo es lo de los perros? Porque no debe ser fácil

que un mastín haga su trabajo, ¿no?

De la mejor forma, lo tengo comprobado, que se puede hacer es

amamantando un mastín,

un perro desde cachorro, del animal que críes.

¿Ah sí? Lo quieren como si fuera su madre.

O sea, ¿maman de las cabras?

Sí, suena un poco raro,

pero es que es lo mejor, porque las tienen como si fuera

su propia familia. Entonces, duermen con ellas,

están con ellas, cualquier cosa que se introduzca dentro del rebaño

que no, enseguida. Tienen como más apego.

La provincia de Ávila engloba el cincuenta por ciento

de los ataques de lobo, de la Comunidad de Castilla y León.

El lobo siempre estuvo al acecho.

Aquí había lobos, hace 50 años o más,

y mi padre ha luchado con ellos.

¿Cómo luchaba tu padre?

Pues se quedaba con el ganado en corrales en medio del campo,

que han ido los lobos a por él mismo, de hecho,

cuando era pequeño, a un perro mastín le abrió un lobo la cabeza,

con un colmillo.

También el lobo, ataca al ganado, porque ha perdido parte

de su fuente de orientación, o sea, han cambiado los usos,

y no encuentra tanta carroña como antes.

Exactamente, yo lo tuve que pedir tres veces,

a la tercera o cuarta ya me lo concedieron, no me rendí.

Y, ¿ha llegado el lobo a Madrid?

Sí, yo creo que sí. ¿Por dónde?

Según me han dicho, por Colmenar Viejo, por ahí ya los han visto.

Guadarrama o por ahí.

Y, ¿tú crees que hay un control?

No, no hay un control. Yo no me lo creo, prácticamente.

Tú sabes que hay ciertos colectivos que son absolutamente beligerantes,

¿Te consta que eso ocurre por aquí?

Sí que ocurre por aquí.

Aquí ocurre como en todos los sitios, en todas las zonas,

siempre hay los buenos y los malos.

Lo mismo los malos somos nosotros, los que queremos que esté

el bicho aquí.

Y ¿qué les dirías tú a tus compañeros de oficio?

que son ganaderos igual que tú.

Que inviertan en perros, y que es un beneficio,

al fin y al cabo, es un beneficio para la ganadería,

porque mientras que esté ese bicho, matará los bichos enfermos que hay.

¿Te gustaría que supieran que tu ganado es compatible

con el lobo? Sí, perfectamente, ¿por qué no?

Si al ganado lo haces compatible con lobos,

el lobo puede convivir con todo el mundo.

Volvemos al corazón de Sanabria,

territorio lobero.

Y lo hacemos para pastorear más de 1100 ovejas,

en la explotación Aldonza, de Alberto y Rosi,

Una joven pareja de ganaderos,

que acaba de suscribir un acuerdo de custodia de territorio,

con la ONG "GREFA".

Ellos practican un modelo de pastoreo tradicional,

que demuestra que la coexistencia de la ganadería extensiva,

y el lobo, es posible.

Siempre acompañan y vigilan a sus animales en el monte.

Y convive abiertamente con nuestro gran depredador.

Nunca han tenido un ataque de lobo,

vigilado su gran rebaño por un grupo familiar,

de quince mastines.

Rosi, no saldría jamás con sus reses,

sin tener cerca a sus tres perros de carea.

Porque son los que me ayudan a mantener el ganado donde quiero,

de llevarlas para donde tienen que ir.

Y si se va alguna, te la traen. Son muy buenos.

¿Con cuántos manejas tanto ganado?

Con tres.

¿Con tres manejas tanto? Sí, mil y poquitas,

no llegan a mil cien.

¿Crees que este oficio tiene futuro tal como está?

Yo creo que no, pero ahí estamos,

estamos intentando que sí, pero el ganado, cada vez tienes

más problemas de papeleos, de saneamientos,

y de un millón de cosas que no nos dan soluciones,

ni nos ayudan a que estemos aquí.

A nosotros el lobo no nos hace daño, y tenemos bastantes problemas,

de distinto tipo, como es cojera, y veinte mil cosas más,

y el lobo, para Alberto y para mí, no es un problema.

Hasta en las mejores familias, se discute.

Pedro, el padre de Alberto,

tiene sus dudas sobre la convivencia,

y conservación del lobo ibérico en zonas ganaderas.

Es abiertamente crítico con la administración,

y su gestión como especie cinegética.

Para poder cobrar los daños del lobo,

o tienes que ir a Responsabilidad Patrimonial,

o de lo contrario, lo tienes muy difícil.

Te dicen que hagas un seguro.

Yo no tengo por qué asegurar a mis ovejas.

Yo las aseguro para una responsabilidad civil de las ovejas,

pero para poder cobrar los daños que me ocasiona un tercero.

¿No os gustaría saber cuántos lobos hay?

A mí no me importa,

con tal de que no le hagan daño a la ganadería, que haya los que sea

Ya lo decía Félix Rodríguez de la Fuente:

"El lobo que viva donde pueda, y donde no, que se vaya".

En zonas loberas y ganaderías extensivas

y semiextensivas.

hubiera una ayuda lineal,

por oveja, para que se protejan.

El lobo, desde el momento que lo empezaron a gestionar,

empezaron a hacer subastas, y empezaron a comercializar,

ese producto.

Más que protegerlo, lo que están haciendo es atacándolo.

Porque cuando una cabeza de lobo vale, o valía o valió 6000 euros,

hay delincuentes.

Convivir con el lobo no es un juego de niños.

Alberto no duda en utilizar todas las medidas disuasorias:

Uso de mastines, confinamiento nocturno,

o vallado "antilobo" para las parideras.

Poner en valor el esfuerzo que hago yo con otros compañeros,

de intentar no tener ataques.

Ya no es convivir con el lobo porque sí, si no convivir,

porque nos toca convivir.

Luego dicen: "Cuántos mastines para un rebaño de cien ovejas"

Pues no hay una fórmula matemática que diga: "100 ovejas, 3,

200, 6", ¿sabes?

Yo tengo 14 o 15.

Y funciona. A lo mejor con 10 funcionaba igual.

Pero, tengo 15.

Aquí estamos en un territorio,

donde podría estar, perfectamente, el lobo.

Seguramente, ahora mismo nos está viendo, aunque nosotros a él no.

Ahora pues, gastamos más en desbroces,

que son muy importantes, porque el lobo no quiere,

no quiere campo abierto, él quiere más matorral y arboleda

para estar más refugiado y más escondido.

¿Tú crees que el lobo no tiene suficiente alimento en el monte,

como para tener que atacar ganado?

No, el lobo tiene ahora bastante más alimento que hace 50 años.

porque hace 50 años aquí no había corzos, no había ciervos ni jabalís,

muy poquitos, porque había hambre,

y se cazaban. Se mataban porque había necesidad,

no porque fuera el afán de la caza que hay ahora.

Quizá los ataques al ganado son más esporádicos de lo que cuentan.

Yo no sé, los ataques al ganado. No he tenido ninguno.

Pero, hay más de los que se cuentan, porque hay gente que dice:

"Como no me pagan nada, no lo doy a conocer".

Mal. Si te ataca el lobo, dalo a conocer.

Porque la Junta tiene un censo de ataques,

y dice: "Es que hay cuatro ataques".

Y eso es tirar piedras en contra de los propios ganaderos.

El mastín español, su estándar y su salvaguarda,

es la prioridad del grupo "Ortros", una asociación de cría

y adiestramiento del mastín español.

Seleccionan perros sin enfermedades congénitas,

que respeten la conducta que los ha convertido,

en una raza excepcional.

Por su funcionalidad como protector de los rebaños,

Mario, ganadero de caprino, veterinario,

y criador de mastín español,

aúna esfuerzos y sinergias para defender,

una tenencia responsable,

que asegure una convivencia eficaz con el lobo.

Mario en su explotación caprina, y "Ortros",

donan mastines sin ánimo de lucro.

Una actividad, no exenta de problemas.

No todos los mastines que se han entregado

al cuidado de los ganaderos, han tenido éxito, ¿no?

Pues mira, te llevas decepción, porque quieres hacer las cosas

lo mejor posible, crees que colaboras siempre, ¿no?

ante la donación de un perro a una persona que,

le necesita, le ves agobiado en ese momento, quieres colaborar,

y hemos tenido casos de perros abandonados,

al tiempo de haberles donado. El seguimiento es lo principal.

De nada nos sirve que la administración diga

que va a ayudar a tener mastines, para hacernos una foto.

El político de turno, una foto con el mastín entrenando el ganado

si no sabemos qué resultado va a dar ese mastín,

el seguimiento que va a tener,

si es el ganadero exacto para tener ese mastín, y se va a involucrar.

¿Cómo lo haces tú? Lo principal es que,

los mastines nazcan entre el ganado.

Aquí las perras paren siempre con el ganado,

estamos en entorno de campo, hay perras que paren en el campo,

y van a tener sus cachorros y cuando las cabras salen,

se van con las cabras.

Estamos cerca de Madrid, y la legislación es complicada,

porque no permite tenerlos sueltos, hay que tenerlos atados.

Eso para mí aquí, es un problema grande, la verdad.

porque tengo perros que podían salir con el ganado,

que el mastín cuando sale con ganado,

no sólo hace la protección,

lo que hace también es marcar un territorio, por donde se mueve.

Marcando ese territorio, previene de amenazas.

Si hay una manada de lobos, o un lobo aislado,

el lobo también sabe interpretar esas marcas que va dejando el perro

cuando va con el ganado. Y el lobo sabe si viene un perro,

o si vienen cinco.

El gran problema que hay en la zona,

es con el ganado que está en extensivo sólo.

El vacuno principalmente, los terneros.

Las vacas son vacas de carne, de campo, que están solas,

24 horas en la calle,

y claro, sufren ataques.

¿Los lobos lo saben?

Exacto.

No es una costumbre tan extendida como en el ovino y el caprino,

tener mastines. Y muchos ganaderos de vacuno,

no tienen este arma o ya, ante un problema serio,

cuando un lobo esté implantado en la zona, poco van a conseguir

trayendo dos perros que no se involucren con ellos.

Entonces, ahí surgen problemas.

Entonces el lobo sí, pero con mastines.

El lobo sí con mastines, y con otro tipo de medidas.

La gente no quiere trabajar aquí, con los animales en el campo.

A todos nos gusta irnos de vacaciones, tiempo libre,

tiempo para nosotros, y eso aquí, prácticamente no existe.

Tienes que aprender de gente que te lo sepa transmitir.

que te lo sepa enseñar y explicar.

Y eso es ya un esfuerzo más,

porque cada vez queda menos gente que entienda de ello.

El uso eficiente de mastines, es una garantía inequívoca

de la supervivencia del ganado extensivo,

y del propio lobo.

Más de 500 lobos murieron el año pasado,

por causas no naturales.

Hoy más que nunca, hay que darle la razón,

a la montaña.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Pastando con lobos

El escarabajo verde - Pastando con lobos

30 nov 2018

El lobo sigue creando polémica, aunque ha llegado para quedarse. En un marco europeo de conservación y reintroducción de grandes carnívoros los ganaderos en extensivo peninsulares buscan fórmulas para volver a aprender a convivir con este depredador, símbolo de todo lo salvaje en nuestro país.

ver más sobre "El escarabajo verde - Pastando con lobos" ver menos sobre "El escarabajo verde - Pastando con lobos"
Programas completos (354)

Los últimos 577 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios