www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3361688
Para todos los públicos El escarabajo verde - Con pasión animal - Ver ahora
Transcripción completa

¿Es posible que gallinas, vacas, cerdos o cabras

reciban todo tipo de atenciones

sin que su objetivo final sea acabar en el plato?

Habéis acertado. Empieza "El escarabajo verde".

(Música cabecera)

Pues parece ser que sí, o al menos es lo que se intenta

en este santuario para animales de granja.

Aquí es posible ver escenas poco frecuentes

como esterilizar gallinas o practicar fisioterapia a un cerdo.

Esta es Patricia, una cerdita.

Convive en armonía en el santuario Gaia con más de 260 animales

procedentes en su mayoría de la industria alimentaria.

El lugar les ofrece cuidados veterinarios para que vivan

en el mejor estado posible hasta el final de sus días.

Sus fundadores, Ismael y Coque, son veganos, es decir,

rechazan cualquier actividad que implique explotación animal.

Pero han querido dar un paso más en su filosofía de vida

dedicando su tiempo a cuidar este tipo de animales.

Por eso buscaron un lugar en los Pirineos

para emprender esta aventura.

Tres años más tarde, Gaia es el refugio de animales de granja

con más seguidores del mundo y aseguran que el secreto radica

en trabajar duro cada día

y no titubear a la hora de perseguir un sueño.

Aunque a menudo esto conlleve a hacer verdaderas peripecias

para llegar a fin de mes.

La periodista del programa, Dunia Ramiro

presenció el trabajo del santuario Gaia

y también compartió con ellos sus dificultades,

sus dudas y sus alegrías.

Todo para hacer un retrato de esta granja tan especial.

(Gallo)

(Música)

¡Vamos!

¡Samuel!

¡Vamos!

¡Venga, vamos!

¡Alan, Mari Carmen, Vero!

Venga, vamos.

¡Vamos!

Estamos en el santuario Gaia

que es un refugio para animales considerados de granja.

Y, bueno, un santuario de animales

es un lugar donde vienen animales que han sido explotados

por la industria alimentaria

donde están toda la vida

y no se saca ningún provecho de ellos.

Soy Ismael, soy de Sevilla.

Tengo 36 años.

Y con 30 años dejé de comer animales,

porque me di cuenta que el círculo de compasión

no solo tenía que ser hacia los humanos,

sino que tenía que extenderlo hacia los demás animales.

-Soy Coque. Tengo 38 años y soy de León.

Estudié veterinaria porque yo pensaba que me gustaban los animales

hasta que hace ocho años me di cuenta de que era una incoherencia

seguir comiéndome a los animales y que me gustaran.

Entonces dejé de comer carne.

-Hola, Patri, cariño.

¿Cómo estás, bonita?

Ven, vamos.

Vamos, bonita.

Venga.

Te va a medicar.

-Patricia vino ayer de la facultad veterinaria

que ha estado ingresada una semana.

Y bueno, su madre al poco de nacer la aplastó

y como pasa en todas las granjas, como no tienen sitio para moverse...

Ya está, cariño, ya está. Es el antibiótico.

Muy bien.

Y la aplastó al poco de nacer, entonces se ha quedado paralítica.

Esto sabe muy bien, eh, cariño.

Eso es.

-Qué bueno. -Ya está, ya está.

Y lo que tiene es una inflamación al nivel de la médula,

al nivel de las lumbares.

Ella casi no puede moverse de las extremidades posteriores.

Y todos lo días le tenemos que estar haciendo rehabilitación

para que vaya recuperando.

-Venga, bonita.

Mira qué bien te vas a poner.

Patricia, como ves, no puede apoyar sus piernas,

porque no las puede mover.

Y nosotros lo que hacemos a la hora del desayuno y la cena,

le colocamos las piernas así, rectas, para que vaya ejercitándolas

y cogiendo musculatura en sus piernas porque no tiene fuerza todavía.

-Nosotros aquí lo vamos a intentar todo

para que ella pueda volver a andar.

Luego, está marcada.

Esta marca roja que tiene es la que le ponen en las granjas

para enviarlos al matadero.

-Todos sufrimos y todos tenemos las mismas ganas de vivir.

Es que es un bebé.

Y un bebé lo que necesita es la protección de su madre.

En este caso, pues, de dos padres.

(Música)

El santuario Gaia es un santuario vegano.

Nosotros consideramos que no es un estilo de vida ni una filosofía,

sino simplemente es una consideración moral.

Éticamente es nuestro deber ser veganos.

El veganismo no es solamente no comer animales,

no comer carne,

sino tampoco no consumir huevos,

no consumes leche ni miel

ni compras vestimenta que se haya hecho con piel

o que se haga también con lana

con seda.

Tampoco contribuir acudiendo a espectáculos con animales

o comprando productos que hayan sido experimentados con ellos.

Yo tomé la decisión de hacerme vegano en una manifestación antitaurina,

porque una señora que iba a entrar a ver el espectáculo de los toros

se puso ante mí y me dijo:

"Tú mucho defender a los toros, pero bien que te comes a las vacas".

Y lo estuve pensando y tenía razón.

Y por eso me hice este tatuaje en la fecha en que me hice vegano.

Y para recordarlo toda mi vida,

porque fue el nacimiento de un nuevo Ismael.

-Mira, ya vienen. Ya están aquí. -¡Hombre!

-Hola.

-El equipazo.

-Hoy vamos a hacer limpieza, ¿vale?

Limpiaremos el gallinero y lo de las ocas.

Os ponéis Juan Carlos y Laura.

Bien rascadito el gallinero, como siempre.

Vosotras dos juntitas para las ocas.

Y cuando acabéis, vamos a ponerle a los cerdos la paja y todo el rollo.

-Buenos días.

Vamos.

-Hola, bonita, buenos días.

Andreu, ¿qué tal?

-¿Les echamos, entonces? -Ahora les echamos la comida aquí.

-Echo primero el pienso.

-Mira, aquí viene Mia.

Ay, qué bien está ya.

Ella no caminaba nada.

Venga, cariño.

Y se le estuvo haciendo fisioterapia

y mira, ahora camina. Ha venido caminando desde la caseta.

-¿Y qué tipo de rutina se sigue con las aves?

-Las aves, como te he explicado antes,

por la noche se les encierra en las casetas

para no haya ningún problema con ningún depredador

pero durante el día están libres y muy bien.

Con las aves justamente,

es con uno de los animales que más sufrimos en el santuario,

porque como han sido seleccionadas genéticamente

y tienen muchos problemas de salud, mueren mucho.

Cada ciertas semanas mueren unas pocas.

Y nosotros claro que empatizamos.

Por ejemplo, Abigail, cuando se la llama Abigail

te responde y viene y te contesta.

Claro que puedes empatizar muchísimo.

¡Abigail!

¡Abigail! ¡Abigail!

(GRAZNA)

Es ella, donde esté, te responde.

(Gallo)

Los huevos se los damos a ella, mira.

Los partimos así y ellas vienen a comérselo.

Porque así toman todo el calcio de la cáscara

y las proteínas que tiene el huevo.

La primera causa de mortandad que hay en el santuario

en gallinas ponedoras es por la puesta de huevos,

porque se le quedan retenidos,

porque vienen tan explotadas de las granjas

que tienen problemas de retención

y nosotros lo que estamos haciendo es esterilizar a las gallinas

para que no pongan huevos y así evitamos

que tengan esas retenciones y se mueran.

Lo normal es que una gallina ponga unos 30 huevos al año.

Solamente.

Pero las gallinas ponedoras han sido seleccionadas genéticamente

y ponen unos 300 al año. Entonces eso no es normal.

En las granjas,

tanto en las ecológicas como en las intensivas,

cuando llevan dos años poniendo huevos,

baja la producción

y como ya no son rentables, las envían al matadero.

Y todas estas que están aquí

han venido tanto de granjas ecológicas como intensivas

que estaban metidas en jaulas.

-Yo siempre pienso que los veganos

a veces estamos como un poco en nuestro mundo, un poco aislados.

Sobre todo el veganismo ha dado mucho tirón

desde que están las redes sociales y Facebook,

entonces casi siempre estás con un grupo de gente

que es afín a tus ideas y afín al veganismo.

Y parece que todo el mundo es vegano y que todo el mundo lo comprende,

pero luego en la vida real, fuera del ordenador, pues no es así.

Entonces yo creo que la gente nos debe ver como...

Todo el mundo comprende que salves o ayudes a perros o gatos,

pero que estés ayudando a un cerdo que luego se lo van a comer

no lo entienden.

Y puede que nos vea mucha gente como frikis.

-Yo me imagino que muchas personas cuando nos ve en los vídeos

abrazando a Samuel, besándolo,

o que un cerdo duerme con nosotros en la cama cuando está enfermo,

pueden pensar que estamos locos,

pero es que ellos están haciendo lo mismo con gatos y perros.

Y es que no hay ninguna diferencia.

Si los conocieran, si convivieran con ellos,

se darían cuenta de que no hay ninguna diferencia.

-Nosotros igual también hace años lo hubiéramos visto de esta manera

o por lo menos curioso.

Ahora pues lo vemos normal.

-Hola, guapa.

-¿Qué edad tiene ahora?

-Pues ella tiene 40 años.

Y la esperanza de vida está entre 40-42-43 años.

-Pues ha llegado un poco tarde, la pobre.

-Pero llevaba toda su vida trabajando en el campo,

nos decían que araba los olivos acarreando troncos,

y ahora que ya no servía para trabajar,

pues la querían matar. -La querían sacrificar.

-¿Y qué esté así de delgada es por la edad?

-Pues un poco de todo, la edad, la alimentación que llevaba,

que no era muy buena.

Y aquí desde que ha llegado ha engordado y todo.

-Claro, aquí se recuperan.

-Con el pasto y la hierba fresca es mucho mejor.

Así que, bueno, le vamos a dar una jubilación digna

que es lo que se merece sin explotar

e ir cuidándola. -Pues sí.

-Porque es muy muy buena.

-A nivel económico, el santuario se mantiene gracias

a donaciones de particulares. No hay ningún tipo de ayuda

por parte del Estado ni los ayuntamientos.

Cada mes tenemos unos gastos entre veterinarios, alimentación

y la compra del lugar que hemos encontrado

que es una compra aplazada,

que cada mes tenemos que pagar,

tenemos que conseguir cada mes 10 000 euros.

Y si un mes no conseguimos pagar el santuario, este terreno,

tenemos que abandonarlo y perdemos todo el dinero.

Y la verdad que es una cosa que nos quita el sueño.

El alquiler no lo podemos contemplar

porque antes de venir aquí estábamos de alquiler,

y el problema que hay cuando el propietario necesita

ese terreno, te tienes que ir.

Que es lo que nos pasó en el otro terreno.

-Y aparte, no es que seamos nosotros los que tendríamos que mudarnos,

sino que tendríamos que mudarnos con 260 animales.

Ya está aquí el trasportín, Isma.

Ya puedes salir. -Voy.

(Chillidos)

Venga.

-Tranquilo.

-Venga, cariño.

(Música)

¿Y a quién tenemos aquí?

-Bueno, a Javi. -Muy bien.

Pues lo pesamos para calcular la anestesia

y todo lo que necesitamos. ¿Se porta bien?

-Muy bien. -Vale.

Pues lo pesamos en un segundo.

A ver, Javi, guapo.

Once...

Once doscientos.

Once.

Pinchamos en el culo, ¿vale?

Dejamos que se calme un poco

y empezamos luego a pelar.

Lo ponemos mejor así.

No, al revés.

Primero pelamos un poco toda la zona

para que lo podamos limpiar bien y sea lo más estéril posible.

Y lo haremos con anestesia local.

Porque aparte, como los cerdos son tan sensibles a la anestesia,

que no nos dé un susto.

No es muy frecuente hacer

castraciones de animales de granja en quirófano.

Pero bueno, es verdad que a nivel de cirugía es lo ideal.

-Cuando lo recogimos, la chica de la granja nos decía

si queríamos que lo castraran allí,

pero como allí lo hacen sin anestesia y a lo...

Ya sabes que en el santuario están todos castrados.

Aparte de por problemas de salud que te evitas en un futuro,

es que si no, no podríamos acoger y salvar más vidas.

-Hola, Javi, guapo. Ya estamos casi.

Estamos acabando con uno.

Bueno, pues ya estamos.

Ponemos espray, antibiótico.

Hale.

Ya está, guapo.

Ya ha pasado.

Nos esperaremos a que se despierte bien.

Pero yo diría... La cardiaca está bien.

(Música)

Desde hace siete meses tenemos la suerte de que Ramón,

un valenciano, ha dejado todo para venirse a vivir con nosotros

y nos está ayudando. Es el voluntario fijo que tenemos.

También tenemos dos opciones de hacer voluntariado.

El voluntariado eventual

y otro tipo de voluntariado es el de larga duración.

-Tenemos mucha suerte de contar ahora mismo con un grupo muy bueno

de voluntarios muy comprometidos. -Muy comprometidos, sí.

-Es un plato marroquí o árabe.

-¿Lo has hecho tú?

-Bueno, nos ponemos ya con los pedidos.

Esta semana hay bastante.

Mira, tenemos para España hay bastantes

y tenemos uno para Portugal y otro para Chile.

-Hola, ¿qué tal? -Hola.

Pues bien.

Nosotras llevamos ya dos años y medio colaborando con el santuario.

Muy poquito después de que comenzaran empezamos

y aquí seguimos y por mucho tiempo.

Mayoritariamente el trabajo que hacemos es realmente de oficina.

Es el trabajo que no se ve.

Trabajamos con el ordenador, hacemos las traducciones al inglés,

contestamos correos...

-No te olvides de los certificados.

Obviamente nosotras, igual que todo el equipo de voluntarios,

lo hacemos de forma altruista.

Porque creemos en este proyecto,

no recibimos remuneración alguna,

pero quizás la mejor forma de pagarlo es tener contacto con ellos

y disfrutar de todo lo que ha conseguido el santuario.

-El hecho de poder estar con los animales,

el cariño que recibes también de ellos,

que nunca te piden nada, pero siempre te están pidiendo mimos

y eso es algo que realmente te llena mucho.

Digamos que la vida en sí está llena de dolores, de sinsabores,

pero estar con ellos un ratito y poder acariciarlos,

eso te llena el alma.

De alguna manera te cura cualquier herida que puedas tener.

(Música)

Celia es una cabrita que llegó desde Mallorca,

porque nació con malformidades en las manos.

Y como no podía caminar la abandonaron en el campo.

Y nos dieron el aviso y se trajo al santuario.

Y con fisioterapia conseguimos que recuperara una de sus manitas

y la pusiera recta y comenzó a caminar.

Leti, ¿puedes abrir aquí la puerta, por favor?

Al coger más peso,

ya se le ha vuelto a deformar y no puede caminar.

Por eso ahora estamos intentando

que un veterinario que hemos conseguido la opere

para ponerle una prótesis biónica.

Para poder tener animales como ovejas, cabras, cerdos, vacas

legalmente tenemos que ser una explotación ganadera.

Una explotación ganadera en este caso extensiva

por la cantidad de terreno que hay,

pero nos tenemos que regir

y acatar las leyes de una explotación ganadera normal.

Claro, si, por ejemplo, te llega un animal enfermo,

como, por ejemplo, brucelosis o la lengua azul,

que son enfermedades de declaración obligatoria,

lo que hacen es un saneamiento... Vaciado sanitario, que se llama.

Que es que te pueden sacrificar al resto de las ovejas

para curarse en salud.

Y es algo por lo que estamos luchando todos los santuarios de España

para conseguir un estatus legal distinto.

Pero no nos lo permiten.

Porque luego eso crea unos problemas, según nos han explicado,

el tema de exportaciones de carne a otros países,

que cada comarca también tiene un estatus de si está libre o no

de tal enfermedad y son muy estrictos con esto.

-Hola, bonita, hola, mi amor.

Hola, mi amor.

Hola, mi amor, hola, mi amor.

Hola, mi amor.

Ay, qué cosita, por favor, Raúl. ¿Cómo estás?

Justamente los cerdos, aunque parezca mentira,

son los animales más limpios que hay en el santuario,

porque sus necesidades nunca las hacen ni donde comen

ni donde duermen.

Siempre las hacen en el sitio que eligen ellos

como el baño, como que es su baño.

Estos son Ramón y Guillem,

que vinieron de las riadas del Ebro

a su paso por Zaragoza,

donde murieron más de 10 000 animales ahogados.

Y Leticia, Chita y Raúl

vinieron de un accidente de camión de La Rioja

donde también murieron casi todos.

Y ellos tuvieron rotura de fémur, de tibia, también de la cadera

y no andaban y conseguimos que recuperaran.

Y mira, ya están caminando.

Y no paran.

¡Venga, vamos, vamos!

¡Vamos, vamos!

Muy bien.

Nosotros tenemos un vínculo muy fuerte con los cerdos.

Es que son lo más parecido a los humanos.

Son muy inteligentes,

son los únicos que tienen que tener candado en la puerta

porque han aprendido a abrirla.

Nosotros entendemos que se los puedan comer,

porque nosotros los hemos comido también.

Yo tengo 36 años y durante 30 años he estado comiendo animales

y a mí el jamón serrano me volvía loco.

Y es más, yo no dejé de comer jamón serrano,

no porque no me gustara, si no, por no matarlos.

Pero el jamón serrano me gustaba.

-Yo desde pequeño siempre he participado

en lo que la matanza tradicional del cerdo.

Y ahora, cada vez que estoy con ellos

y me veo con ellos, rescatamos algún cerdo

o veo realmente el carácter que tiene y lo sociable que es,

pues no sé cómo podía hacerlo...

No sé, es muy difícil de explicar la sensación.

Ahora como que estoy resarciéndome de todo lo que he hecho

y ahora entrego mi vida para poder salvarlos y ayudarles.

El cambio en la sociedad,

hemos visto que cada vez hay más empatía hacia ellos,

hacia los animales, a todos los animales.

Yo a veces soy pesimista,

pensamos que si no cambiamos entre nosotros los humanos

es imposible cambiar con los demás animales,

pero también veo que actuando a nivel local

hemos visto grandes cambios en donde hemos estado.

Nosotros lo que queremos es que estos animales que viven aquí,

a los que se les ha robado su vida

y devolverles el futuro que tendrían que tener.

Que tengan un futuro.

-Llegará un día en que los humanos nos daremos cuenta

de que todo el sufrimiento que hemos hecho pasar a los animales

y que cambiemos y tengamos compasión hacia ellos.

La verdad es que yo muchas veces sueño

que me veo de viejito en el santuario

rodeado de animales y que en ese momento me muero.

Y que todos los animales me rodean

y se despiden de mí y ese es el final que yo quiero para mí.

(Música)

Ismael y Coque esperan continuar

con el santuario en los próximos años

y conseguir que este sea el hogar definitivo

para los animales de granja que acogen.

Algo que solo el tiempo confirmará.

Lo que sí es seguro es que nosotros continuaremos acogiéndoos

en esta casa que es la vuestra y que se llama "Escarabajo verde".

Mientras tanto, recordad que estamos en Facebook y también en Twitter,

@marioescarabajo, y que también nos podéis encontrar

en Instagram, en Spotify y en nuestra web.

Buscadnos, nos vemos aquí, en La 2 en siete días, no faltéis,

que os echaremos de menos.

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Con pasión animal

El escarabajo verde - Con pasión animal

13 nov 2015

El Santuario Gaia es el refugio de animales de granja con más seguidores en las redes sociales del mundo. Su recinto se encuentra en los Pirineos catalanes y acoge hasta 260 animales procedentes de la industria alimentaria.

El Santuario Gaia abre las puertas al Escarabajo Verde para mostrar el funcionamiento de uno de los pocos refugios de animales de granja del país. Cerdos, vacas, cabras o gallinas procedentes de la industria alimentaria acaban sus días en este centro donde reciben todo tipo de atenciones veterinarias.

Escenas poco frecuentes como esterilizar gallinas o practicar fisioterapia a un cerdo se presencian diariamente en este santuario que acoge 260 animales. El objetivo es proporcionarles una óptima calidad de vida hasta el final de sus días. Sus fundadores, Ismael y Coque, se basan en la filosofía vegana, es decir, consideran que cada ser tiene derecho a vivir y rechazan cualquier actividad que implique explotación animal.

ver más sobre "El escarabajo verde - Con pasión animal" ver menos sobre "El escarabajo verde - Con pasión animal"
Programas completos (317)

Los últimos 527 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Sonia

    Increíble!mi máxima admiración! Soys tan grandes a mis ojos, si os pudiérais ver a través de mí os daríais cuenta de lo siento cuando os veo! Gracias, voy a intentar colaborar más, voy a intentarlo!

    16 nov 2015
  2. Gilvania sales

    Belíssimo trabalho parábens...

    14 nov 2015
  3. Aitor

    Admirable la labor de Ismael y Coque :)

    14 nov 2015
  4. Gemma

    Precioso y admirable!!

    13 nov 2015
  5. Mariaisabel aguilarte trujillo

    Me ha encantado felicidades!!!!

    13 nov 2015
  6. Beth

    Maravilloso reportaje que nos ofrece la visión del organismo,entendido como una lucha por la justicia más allá de la especie.

    13 nov 2015