www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3787281
Para todos los públicos El escarabajo verde - La nueva plaga - ver ahora
Transcripción completa

¿Alguien se ha topado alguna vez con un jabalí

a plena luz del día?

¿Mientras paseaba al perro, en el parque

o esperando al tren o en su propio jardín?

Esto que veis aquí son rastros de jabalí

que ha estado gozando en los parterres.

Hay evidencias de que esta especie

está mutando su comportamiento silvestre.

Habéis acertado. Empieza "El escarabajo verde".

(Música cabecera)

Aquí, donde estamos,

junto al parque natural de la Sierra de Collserola

es un buen lugar para constatar la proliferación excesiva del jabalí

en entornos urbanos y periurbanos.

La cercanía a la ciudad de Barcelona ha permitido en esta zona

una densidad cercana a los 1500 ejemplares,

con una elevada tasa de reproducción y supervivencia.

Los expertos clasifican en tres grupos a los jabalíes residentes.

Los salvajes,

que viven en zonas naturales y huyen de la presencia humana,

los semihabituados,

que se mueven a caballo entre zonas agrícolas y urbanas,

y los habituados, que rondan las zonas urbanas

y se alimentan de las basuras y de alguna mano amiga

bastante irresponsable.

A la periodista del programa, Ana G. Wonham,

la enviamos al monte pero también a rotondas y polideportivos urbanos

para que nos relatara la desigual convivencia de esta especie

cada vez menos salvaje con el hombre.

La proliferación masiva del jabalí autóctono

en todos los territorios de nuestro país

es una realidad incontestable.

Esta especie cinegética campa a sus anchas por el monte,

su hábitat natural,

y desde hace pocos años tampoco le hace ascos a la ciudad.

Todo lo contrario.

Rotondas, parques urbanos, bulevares,

contenedores de basura, aceras y avenidas periurbanas los atraen

en su búsqueda de agua y desechos.

Y provocan una extraña vecindad.

Son especies silvestres, pero menos.

Convivimos con ellos de día y de noche

y no se sabe si la mejor manera de erradicarlos

es capturarlos,

abatirlos en aguardos,

cazarlos en batidas o con arco

o intentar esterilizarlos.

(Música)

En la Comunidad de Madrid, cerca del monte de El Pardo

y el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares,

se lidia con la friolera de más de 35 000 ejemplares,

jabalíes errantes.

Un ejemplo claro es la Dehesa Boyal,

del municipio de San Sebastián de los Reyes.

Aquí la situación ha sido tan acuciante

que todos a una se han consensuado métodos de control

de población del jabalí

entre la Comunidad de Madrid y el propio ayuntamiento.

¿Qué problemas tenéis aquí, Miguel Ángel?

Problemas, no este último año,

hemos tenido problemas desde hace varios años

de superpoblación de jabalíes,

no solamente donde nos encontramos,

en este magnífico pulmón de Sanse que es la Dehesa Boyal,

sino también los jabalíes se han acercado

al terreno más urbano, del centro, del casco del municipio.

Han provocado destrozos en parques y jardines,

han provocado destrozos en mobiliario urbano, contenedores de basura...

Y la verdad es que al haber una gran superpoblación de ellos,

buscan alimento, y en la época de primavera y verano,

sobre todo en verano, al no encontrar alimento en las zonas naturales,

terminan bajando a lo que es el municipio.

-Lo que hacemos desde el año 2011,

en colaboración con la Comunidad de Madrid,

es capturas de jabalíes.

De hecho, llevamos en este periodo 2011-2016,

200 jabalíes capturados.

Mediante dos métodos fundamentalmente.

Uno, la captura en vivo, con jaulas y recintos,

y otro mediante un equipo de arqueros homologado por la Comunidad de Madrid

en el que previa autorización vienen y capturan también a estos animales.

¿Cuántos jabalíes se cazan en Madrid?

Últimamente, de manera sostenida, vienen aumentando.

Y ahora está ligeramente por debajo de los 4000 ejemplares al año.

Es en 800 acciones de caza entre batidas y monterías

lo cual la media sale relativamente baja.

-Que haya demasiados jabalíes no está favoreciendo

que la especie continúe de una manera razonable

desde un punto de vista zoológico.

Y eso nos preocupa mucho.

De ahí la importancia de ese control.

-La empresa que está realizando esta labor de captura

es una empresa que está registrada en la Comunidad de Madrid

para poder hacer este tipo de labor.

Tiene una granja a la que se llevan estos ejemplares capturados

y allí se les deja en cuarentena para ver si tienen alguna enfermedad

previo análisis y demás,

entonces los que están enfermos se sacrifican

y los que están vivos, se gestiona la población.

-El jabalí en toda España es probablemente la especie

que mayor número de accidentes de tráfico ocasiona,

algunos de ellos muy graves.

Desde luego, en la Comunidad de Madrid

es la especie que con mucho provoca mayor número de accidentes.

¿Hay puntos negros? Sí, hay puntos negros.

¿Por ejemplo? Es lo que te iba a decir.

En la Comunidad de Madrid se concentran

en la línea de la N-II, A-2 y también de Madrid para arriba.

El término municipal que mayor número de atropellos tiene

es San Martín de Valdeiglesias.

Tampoco ha sido fácil poner puertas al campo

en la localidad madrileña de Torrelodones.

Nos acercamos con uno de sus concejales

para comprobar in situ

cómo varias de sus urbanizaciones

están literalmente empotradas en el monte.

Fruto de esa mala gestión urbanística,

los agentes de la Policía Local patrullan en ocasiones

a jabalíes diurnos al lado de un colegio.

Torrelodones es una población más pequeñita,

tiene 23 000 habitantes,

y estos son 7000 viviendas,

o sea que tampoco es una cosa muy grande.

Y tiene el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares

por un lado y el del Guadarrama por el otro.

Y en medio, la carretera de La Coruña.

Un jabalí anda 80 kilómetros al día.

Es que el monte está ahí. Vienen aquí sin ningún problema.

Lo que hemos intentado es que el jabalí no baje

poniéndole dificultades para que lo que viene a hacer

fundamentalmente que es encontrar comida en las zonas de cubos,

estábamos viendo antes una zona de cubos aquí mismo,

hemos hecho una campaña muy importante este año

para pedirles a todos los vecinos

que no dejen nunca las bolsas de basura fuera.

Porque claro tiene un problema de salubridad importante,

vienen los jabalíes, se encuentran comida y es un reclamo.

Entonces, no es fácil.

¿Qué haces con 35 000 jabalíes que están en el monte de El Pardo,

que saltan el muro, hay zonas en las que está casi derruido,

que se meten en los parques regionales,

que es normal, que es su hábitat,

y se acercan las ciudades que están dentro?

Eso es muy complicado.

Quizás haya que preguntarse

si no hemos intervenido demasiado en el hábitat natural del jabalí.

Sí, esa es la...

Pero esa es una pregunta sobre la que podemos filosofar

lo que queramos, pero lo cierto... Es que ya está.

¿Qué piensan los ecologistas o animalistas, en este caso,

de las soluciones del jabalí?

Bueno, más que dar soluciones,

porque ninguno estamos dando soluciones, esa es la realidad.

Yo creo que más que dar soluciones lo que dicen

es que empiezan por donde has empezado tú,

hemos sido nosotros los que hemos invadido el hábitat del jabalí,

así que intentemos convivir.

De momento, estamos conviviendo.

Casi 20 años llevan los vecinos de Las Rozas en Madrid

vallando una majada cruzada por un regato repleto de jabalíes.

Más de un susto, un ataque a los perros del barrio,

ha acabado en una sala de urgencias veterinaria.

A día de hoy, las noches de nuestros tórridos veranos

siguen secando el riachuelo

y atrayendo a los jabalíes a veredas y bulevares cercanos

sin control.

El miedo que tenemos, y veis la urbanización,

las calles estrechas, se llegan a meter por ahí.

Por la calle.

Nos hemos encontrado alguno metido en las calles

porque van buscando el verde del césped

y entonces van avanzando hasta donde encuentren.

Los dos problemas que se encuentran

es que hay puertas que no sirven para nada, como es esta.

¿Por qué? Ahora cuando la veas.

Es frágil, y un jabalí... La tumba.

La abre sola. Es frágil totalmente.

Y con la fuerza que tiene un jabalí, no sirve para nada.

Y luego hay otras puertas que no tienen el candado o no llega,

por dilatación igual no cierra

o porque se ha oxidado la manilla no es posible...

E igual la pereza del que pasa y ese es el problema.

Mucha gente se lo deja abierto.

Ante la precariedad de estas soluciones,

investigamos un método en fase de experimentación,

la esterilización del jabalí

a través de una vacuna anticonceptiva.

Ahora hablamos por Skype

con la Universidad Autónoma de Barcelona,

responsable de una prueba piloto con ejemplares salvajes.

Los municipios están aportando 4000 euros anuales.

Cada uno de los cuatro municipios que participa.

La diputación aporta más.

Entonces la universidad aportaría unos recursos propios de personal,

infraestructura que tenemos

y también hay que hacer la compra de la vacuna.

En sí no es cara, pero sí es caro el seguimiento de los animales.

Tenemos que valorar si esta vacuna contraceptiva

durante la reproducción es efectiva y también cuánto dura.

Porque la inhibición de la reproducción es temporal.

La vacuna fue diseñada inicialmente en Estados Unidos

para solventar un problema que había en los municipios

con el ciervo de cola blanca.

Y con el jabalí se han hecho pruebas a nivel de animales en cautiverio.

Mucha gente se pregunta

si ese cambio de hormonas

tanto los machos como a las hembras de jabalí

puede tener algún tipo de efecto secundario.

Realmente no hay efectos secundarios.

Solo es efectiva la vacuna si es inyectada.

Vía oral no es efectiva porque es una proteína

que nuestros enzimas digestivos la digieren y la eliminan.

Pero el objetivo sería poder evaluar si es eficiente la vacunación,

cuánta duración tiene, es decir,

si un 60 o 70 % de los animales dura el efecto de reducción

de reproducción dos o tres años,

y por tanto, el objetivo es saber

si puede ser una herramienta extrapolable

para ser utilizada en otras localizaciones

donde el problema sea similar y haya un exceso de población urbana

de estos animales.

El jabalí es una especie cinegética.

Y su control poblacional es la materia de estudio

de la Escuela de Montes, en la Complutense de Madrid.

Aquí se habla de racionalización de la presión cinegética.

Pero ¿es la caza el único modo de gestión posible?

La universidad de Barcelona está experimentando una vacuna,

un método de esterilización femenina de las hembras.

¿Tú crees que ese sería un método efectivo?

No, no puede ser efectivo,

porque implica la captura, que es carísima.

Después no solo es que sea caro,

sino que el procedimiento termina por hacerse inviable.

El jabalí es un animal muy inteligente.

Es por lo que está entrando en nuestras ciudades

y se da cuenta de cuándo tenemos peligro y cuándo no.

En el momento en que coges los primeros

que son muy fáciles de coger,

cada vez es más difícil.

Eso se llama incremento de disidencia animal.

Entonces, como experimento es respetable, claro,

pero como viabilidad técnica, económica y social no tiene ninguna.

Hay una experiencia de captura a través de caza con arco

en San Sebastián de los Reyes.

El arco es un magnífico sistema de caza.

Tiene muchas ventajas, espanta poco,

no crea incertidumbre social o preocupación por los tiros,

esa sensación de inseguridad que la gente suele tener

ante los disparos, pero es eficaz a corta distancia.

Ese es un primer punto.

Y después, al dispararse muy cerca,

los animales en cuanto reciben la primera presión

comienzan a alejarse.

Tenemos que saber que los animales no son tontos.

No creo en solución generalizada, ni siquiera el rifle.

Que no vaya con apoyo de perros, realas, es decir,

toda la organización militar,

toda la estrategia que lleva debajo una montería. No lo veo.

Lo comprobamos.

Acompañamos al alba a una cuadrilla de caza social de Posada de Llanera,

en la falda del monte Naranco, pegado a los barrios de Oviedo.

Los aficionados de este coto

cazan en batida en una jornada cinegética desigual.

En un cazadero cada vez más inundado de zarzas y daños por jabalí.

Gozando en praderas y mordisqueando a placer en los maizales.

No es la primera vez que los ejemplares del coto

encuentran refugio en el perímetro de seguridad

de los barrios colindantes.

Allí se encaman e incluso acaban por habitar.

Varias asociaciones de cazadores asturianos

colaboran en un programa de prevención y control

de jabalíes urbanos en el municipio de Oviedo,

auspiciado por el Principado de Asturias

y la universidad.

Su labor, prestar apoyo logístico y asesoramiento.

A ver, el jefe de cuadrilla. Ángel. Soy el guarda.

La cacería queda suspendida momentáneamente por la niebla.

En Asturias, la práctica cinegética es incierta.

Una niebla densa puede ahogar la afición.

Cuando se aclara el cazadero y se levanta la niebla,

la reala vuelve a latir.

Ágil y eléctrico,

este ejemplar esquiva el lance.

Y sale indemne.

Pedimos permisos excepcionales por daños a la Consejería.

Y este año nos dejan batir Oviedo,

batir las zonas de seguridad de Oviedo,

para intentar sacar esos jabalíes de allí,

pasarlos al coto y nosotros poder abatirlos dentro del coto.

En cualquier caso, el problema no se va a solucionar

si no hay una política forestal de limpieza de montes.

Como comprenderéis, Asturias, paraíso natural, pero ya menos.

Se está convirtiendo en un gran matorral.

Un matorral donde los perros son incapaces

en muchos casos de echar la caza del monte y los jabalíes están...

En general están muy a gusto donde están, porque proliferan,

porque tienen donde cobijarse y tienen alimento.

-Antes se utilizaban los montes,

estaban todos los prados limpios,

de manera que el jabalí aquí apareció hace 25 años.

Antes no había nada.

Como no haya reuniones de todas las partes,

nosotros hacemos una labor,

las familias hacen otra, la consejería tiene que hacer otra,

tiene que apoyar y de alguna manera,

aquellos que sigan viendo Asturias verde,

podrán seguir pidiendo Asturias verde.

Porque si no, ni nosotros vamos a poder cazar.

¿Entonces esto es parte del coto? Sí.

Esta es una finca propiedad de un ganadero profesional,

donde tenemos una tierra de maíz y este material,

los hilos de corriente, las varillas y un pastor eléctrico

se lo cede del coto.

Se lo deja mientras dure el tiempo del maíz, mientras cosecha el maíz.

Este año tenemos el problema

de que nos están asaltando los hilos de corriente.

Con dos hilos saltan la corriente.

Aun con protección, si quieres te enseño cómo dejaron esta finca.

Mira cómo nos han dejado los jabalíes la huerta de este hombre.

Qué barbaridad.

Pero bueno, ¡si parece un escenario de guerra!

Un avión aterrizó aquí de emergencia o algo similar.

Ostras, qué pena.

Todo tirado, comido.

Qué pena.

¿Cómo se recupera un agricultor de un daño así?

Pues no tiene recuperación posible.

El agricultor va a aprovechar lo que realmente está de pie

y el resto, pérdida.

Además llegan a refugiarse aquí, a encamarse.

Por las noches trabajan y se sienten muy protegidos,

sobre todo en extensiones de maíz muy grande,

y pasan el día aquí.

Mucha comida, procuran tener alguna fuente o algo cerca.

Si tienen eso, tienen la vida asegurada aquí

mientras dure el maíz.

Podría ser un buen sitio para capturarlos, ¿no?

Es decir si tienen esta querencia y sabéis dónde está.

Sí, aprovechamos que el maíz está en pleno apogeo.

Nosotros cercamos con los cazadores

y los perros intentamos sacarlos a los puestos y abatirlos.

El pasado verano, la ciudad de Oviedo

apareció superpoblada de familias de jabalíes.

El ayuntamiento no daba abasto de avisos nocturnos.

La gente llama a la policía. Sí.

Y lo que antes eran incidentes aislados ahora prácticamente

es rara la semana donde no haya uno o dos incidencias.

¿Hasta dónde entran? Hasta el centro de la ciudad.

Hemos tenido en los jardines, en los parques,

en los setos delante de un hotel hace unos pocos días.

La actuación que hace la Policía Local

diurna, nocturna, normalmente, salvo que se vea una situación de riesgo,

que tenga que emplear arma reglamentaria.

Ahí estamos hablando de situación de emergencia, salvo esa situación,

lo que se hace habitualmente es conducir al ejemplar fuera.

¿Qué te parecen las experiencias de otras universidades,

como la de Barcelona, a la hora de buscar alternativas

que pasen por la esterilización de las hembras?

Eso lo hemos planteado a título de sugerencia desde aquí.

Pero más que plantearlo como medida única al Principado

pensamos que habrá otras formas de poder controlar

la evidente superpoblación

aparte del abatimiento se nos ocurre esta.

Pero en este momento yo creo que estamos abiertos

todas las administraciones a todas las posibles opciones.

El tema de las mascotas, y la suelta de mascotas,

en concreto la del cerdo vietnamita es bastante grave.

Es muy grave, porque la información que vas recabando

efectivamente te dicen que no solo hay jabalíes

sino también que hay ejemplares híbridos.

Hace poco hemos tenido, a título anecdótico después,

desmantelar lo que era un asentamiento chabolista

y nos hemos encontrado con 20 ejemplares de cerdo vietnamita

y nos ha supuesto un quebradero de cabeza.

En otro rincón de la ciudad, los jabalíes se dejan ver de día

y duermen de noche en un solar abandonado.

Es un cambio de hábitos en toda regla.

Ellos encaman en esa zona que se ve ahí,

de un edificio abandonado... ¿Ahí?

Sí, ahí justamente.

Eso que delimita las vallas que está lleno de zarzales.

La gente que hace deporte y los ve, ¿se espantan, vienen?

¿Qué es lo que ocurre? En general ellos tratan de huir.

Pero se han dado ocasiones en las que en vez de huir

han atacado a personas.

Hay un vídeo grabado atacando a una familia

que estaban con un perro.

Se ve que llevaban a una hembra con varias crías,

se vinieron a por el perro, los dueños intentaron apartarlo

y les atacaban a ellos.

¿Cuál crees que puede ser la solución?

Cuando estamos en un perímetro de seguridad

o estamos rodeados de edificios, de un colegio, un paseo...

La solución, evidentemente,

dentro de una zona de seguridad, dentro de un núcleo urbano,

con tantas casas, con tanta gente, debe ser una solución

intentar sacarlos mediante perros,

con lo que llaman el perreo,

meter a los perros, buscar el encame y apartarlos de esa zona

y luego intensificar la caza en las zonas limítrofes.

En la cima del monte Naranco,

nos citamos con una sensibilidad distinta

al problema de la gestión del jabalí.

Dialogamos con miembros de la asociación ecologista

más veterana de Asturias, ANA.

Nacho, ¿se podría hablar de una gestión ambiental del jabalí

en vez de una gestión digamos cinegética?

Cuando hablamos del jabalí tenemos que tener en cuenta

que como cualquier otra especie no está aislada.

Está en equilibrio.

Y si alteramos los factores del equilibrio

eso redunda en la población de la especie.

Resulta que prácticamente el principal depredador del jabalí

es el lobo y resulta que nos quejamos de que hay mucho jabalí.

O nos quejamos de que hay mucho jabalí

cuando ni siquiera los cupos de los cotos se cubren.

Entonces si ahora se dice que hay un problema

de que se ha multiplicado por siete la población,

¿dónde estaban los gestores cinegéticos durante este tiempo?

¿Podría ser que el uso del territorio

y la transformación del monte tampoco favoreciera el control

ni los censos ni nada? Es un monte abandonado.

Ese es el problema. Y es un problema clásico.

Tenemos un concepto ajardinado de lo que es un monte.

Un monte bonito es el parque de San Francisco.

Un monte no se abandona.

El monte es un hábitat complejo en el que se guarda un equilibrio

tanto por que haya depredadores, presas,

especies pioneras, especies secundarias...

Curiosamente hay miles de ejemplos

en los que precisamente el supuesto abandono del hábitat

lo que consigue es que al cabo de unos años

se alcance un equilibrio.

¿Conocéis los trabajos de investigación

de la universidad de Barcelona

del proyecto de esterilización de hembras de jabalí?

A mí me recuerda un poco a cuando se habló

de la superpoblación de palomas...

Darles pastillas "antibaby" a las palomas

y al final quedó en nada. Yo lo veo muy difícil.

Veo muy difícil ciertos problemas.

Veo complicado controlar el número suficiente de hembras de jabalí

a no ser que sea en una parcela muy pequeña.

Yo no me imagino un espacio como Asturias controlando

la fertilidad de los jabalíes.

Y luego no se los efectos secundarios que pueda tener.

Porque imagino que esos jabalíes los podrá comer gente que cace,

los podrán comer depredadores,

y ¿qué efecto secundario puede tener que un depredador se coma

a una hembra de jabalí que le metiste cualquier hormona

para que no sea fértil?

No lo sé. Yo creo que eso es un remiendo.

-No hay solución ni a tiros ni a pastillas.

Proaza es un concejo asturiano, situado en el tramo medio

de la cuenca hidrográfica del río Trubia.

Tiene una población de 832 habitantes,

asustados por unos nuevos vecinos

que hace unos 25 años no paraban por estos lares.

Aquí la agricultura es de subsistencia, de consumo propio,

y la superpoblación del jabalí es masiva.

Son ejemplares habituados

que han provocado accidentes en la carretera

que cruza el pueblo y toda la comarca.

Los paisanos piden más batidas al Principado de Asturias.

Hay casi un centenar de jabalíes errantes.

Y solo se han abatido cinco en esta temporada.

¿Todo esto es para consumo de casa? Claro.

Yo soy viuda y cobro poco.

Y con un poco de aquí y otro poco de allí voy saliendo.

¿Y entonces esto? ¿Quién te lo a pagar?

Pues los daños son unos 40 euros. ¿40 euros?

45 o una cosa así. Sacaba yo aquí más que eso.

Mis habas son buenas. Mejor que no entren.

Es una vergüenza que tengas una tierra

y que no puedas entrar para poder comer.

Dicen que hay crisis. ¿Cómo no va a haber?

La vertiginosa multiplicación del jabalí aquí

destapa un equilibrio imposible.

Están desbordados.

Nosotros no estamos en contra de que haya jabalíes

en nuestro concejo. Claro que no, además del oso.

Además del oso.

Pero tiene que haber un equilibrio entre la población,

si bien la riqueza cinegética es muy importante,

también la riqueza de la gente que vive aquí,

su bienestar es importante también.

¿Es similar la dificultad del oso a la del jabalí

o no tiene nada que ver?

La dificultad del oso es que su población

también estaba proliferando,

se están acercando bastante a la población.

Fundamentalmente porque cada vez hay más

y porque están perdiendo miedo a la gente.

Al jabalí también le pasa lo mismo, ¿no?

También le pasa lo mismo.

¿Cuánto cuesta la indemnización por daños

de un maizal de consumo propio?

¿Qué valor se debería establecer para un cultivo ecológico?

Es el eterno debate entre valor y precio.

Nosotros y todos los vecinos de los alrededores

nos encontramos constantemente con jabalíes en la carretera

y a veces con crías. Y esto es tremendo.

Siempre oía quejarse a la gente, pero desde luego que como ahora no.

Como ahora no,

porque ahora es una desbandada tan grande de jabalíes

que yo le llamaría una plaga.

Y alguna gente se cree que aquí no hay,

que marcharon para la ciudad, pues no.

No fueron a las fiestas de Oviedo ni de Gijón.

Es que el problema lo tenemos todos.

Cada avistamiento de jabalí

en el perímetro de seguridad de la ciudad de Oviedo

es una incidencia para la policía municipal.

La solución establecida,

un agente del medio natural en aguardo nocturno.

Hace 25 años el número de jabalíes que se calculaban en Asturias

era en torno a los 9000, y se venían cazando unos 1500 al año.

Sin embargo, ahora estamos calculando

que existen en Asturias entre 60 y 70 000 jabalíes

y estamos cazando cerca de 10 000.

¿Qué es lo que ocurre?

Que con salir, matar un jabalí o eliminar uno, dos, tres o cuatro

o hasta 150 como se eliminaba hasta hace un año,

con eso no acabamos con la población. Esto es una zona de seguridad.

Llevamos a los guardas y no pueden tirar.

Claro, pero esos vienen con una autorización especial.

Y ellos vienen porque están practicando una caza

que es nocturna, cuando no hay personas.

Ellos traen sus medidas de seguridad,

tienen que venir con sus frontales, con sus visores nocturnos.

Tienen que dar parte

a la Policía Nacional y a la Guardia Civil

en qué zona están actuando.

Y se avisa a la población en general que esta noche se va a actuar aquí.

Es una labor penosa.

Es penosa porque hay que echar muchas noches

para localizar a los jabalíes.

Hay que estar constantemente presionando sobre el jabalí

para que no invada las ciudades.

Hace falta algo más que poner puertas al campo

para abordar la excesiva proliferación del jabalí

y su hibridación con el cerdo ibérico, por ejemplo.

El jabalí necesita equilibrio.

Y sobre todo, concienciación ciudadana.

Para controlar el exceso de población del jabalí autóctono

es necesaria la colaboración y mutua confianza

de todos los implicados.

Desde la administración o la sociedad civil,

pasando por cazadores, agricultores, ganaderos,

animalistas o ecologistas.

Todos son necesarios para entender la verdadera dimensión del problema.

Como sabemos que vosotros confiáis en "El escarabajo verde"

para que os expliquemos cuestiones relacionadas con el medio ambiente,

ya os hemos preparado un nuevo programa

para la semana próxima.

Mientras tanto, recordad como siempre

que estamos en Facebook, en Twitter, @escarabajotve,

y que tenemos más contenidos en nuestra web,

en Instagram y en Spotify.

Nos vemos aquí en La 2 en siete días.

No faltes, que pasamos lista.

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La nueva plaga

El escarabajo verde - La nueva plaga

04 nov 2016

La masiva proliferación del jabalí en todos los territorios de nuestro país es un grave problema de gestión ambiental y de seguridad vial y ciudadana. El jabalí autóctono está mutando su comportamiento silvestre y se acerca peligrosamente a las ciudades, además de mantener, e incluso, aumentar, su población en el mundo rural.

ver más sobre "El escarabajo verde - La nueva plaga" ver menos sobre "El escarabajo verde - La nueva plaga"

Los últimos 524 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios