www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4591523
Para todos los públicos El escarabajo verde - Fotografiando el pasado - ver ahora
Transcripción completa

Planetas,

estrellas,

galaxias,

nebulosas,

tan solo hace falta levantar la mirada

y observar el cielo.

¿Hace cuanto que no lo hacéis?

Es sin duda uno de los mayores espectáculos posibles.

Desde el comienzo de los tiempos

la humanidad ha observado el firmamento

y se ha hecho miles de preguntas,

para explicar lo que no somos capaces de tocar

primero surgieron los mitos,

después las religiones y finalmente la ciencia.

Hoy estamos aquí,

seguramente haciendo lo mismo que el hombre del neolítico,

solo que ahora además de mirar el cielo,

también lo podemos fotografiar.

Nos sorprendéis cerca del Teide,

un buen lugar para practicar la astrofotografía,

pero la historia que os queremos explicar

no empieza aquí,

nos vamos hasta la primavera de 1997,

cuando millones de aficionados a la astronomía

pudieron observar a simple vista el cometa Hale-Bopp,

muchos lo fotografiaron.

Dicen que los cometas anuncian grandes acontecimientos

y ese mayo del 97 se dio un suceso excepcional,

nació nuestro programa, "El escarabajo verde",

por eso, para conocer mejor qué es la astrofotografía

seguiremos la estela del cometa Hale-Bopp.

Nuestra primera parada es en Valencia,

el divulgador Vicente Aupí fotografió el Hale-Bopp

aquella primavera de 1997,

releyendo alguno de sus libros

entendemos la importancia de la fotografía

en la historia de la astronomía.

En los tiempos inmemoriales del ser humano

ya cualquiera que viera la luna llena por la noche

se preguntaba algo,

por tanto, la astronomía es la ciencia más antigua

y se identificaban las constelaciones con personajes mitológicos,

con la religión y con lo que en aquel momento

el hombre no podía entender.

La tecnología aumenta la visión del Universo,

primero el telescopio y posteriormente la fotografía.

En el siglo XIX, William Draper, por ejemplo

uno de los pioneros de la astrofotografía,

hace la primera foto un daguerrotipo de la luna

y a partir de ahí

el astrónomo se da cuenta

de que la fotografía es un recurso fundamental,

que te permite ver

lo que los ojos del hombre no consiguen llegar a alcanzar.

La humanidad cambia su mirada cuando sale del planeta

y la exploración del espacio le permite contemplar

la delicadeza y fragilidad de nuestra atmósfera,

fina como una lente de contacto sobre un ojo,

en palabras del astronauta Scott Kelly.

Es un cambio trascendental

porque percibe el Universo de otra manera,

porque el telescopio, la astrofotografía,

han ido aportando una evolución,

pero que luego eso se ha complementado,

con la astronáutica, gracias a las misiones espaciales

que han aportado una visión mucho más nítida

de lo que es el Universo y sobre todo, el Universo cercano,

porque de momento solo hemos podido explorar el Sistema Solar.

El carismático Carl Sagan

y la serie "Cosmos: un viaje personal"

acercó con inteligencia y rigor la inmensidad del Universo

al hombre de la calle,

entre ellos,

muchos de los actuales astrofotógrafos

y astrónomos aficionados.

Cosmos, creó escuela.

La figura de Carl Sagan

sigue siendo el referente principal porque ha perdurado en el tiempo

y la mayoría de sus frases y de su divulgación

pues la tenemos presente todavía, afortunadamente.

Vicente, coméntame algunas de las fotos que has traído,

esta es la del Hale-Bopp.

Sí señor, sin duda es uno de los cometas más hermosos de la historia

y que yo fotografié en la primavera de 1997,

en la época en que nació "El escarabajo verde"

y uno de sus grandes atributos es que tenía dos colas,

cosa que no es muy habitual en un cometa,

la mayoría de ellos tienen solamente una cola,

pero el Hale-Bopp tenía una cola blanca

y una cola azul.

La afición por la astronomía, por la astrofotografía en España,

¿ha aumentado mucho en las últimas décadas?

Muchísimo, en España hay un acontecimiento importante

que es la aparición del Instituto de Astrofísica de Canarias

y su repercusión en los titulares de prensa,

en los medios de comunicación,

sus investigaciones,

y eso hace que la astronomía española

escale a las mismas posiciones que está la astronomía internacional,

y tenemos a los mejores astrofotógrafos del mundo,

sin ninguna duda.

Seguimos la pista que nos apunta Vicente Aupí,

y visitamos el Instituto de Astrofísica de Canarias.

Pocos lugares en el mundo reúnen las condiciones idóneas

para la observación del Universo.

Hawái,

Chile

y Canarias.

En Canarias en particular estamos en dos islas,

en La Palma y en Tenerife,

a 2400 metros de altitud,

eso supone que estemos habitualmente por encima del mar de nubes

y además estamos en medio de un Océano,

lo que hace que la temperatura sea muy homogénea

y tengamos unos vientos constantes, los alisios,

que hacen que el comportamiento de la atmósfera

sea muy laminar

y eso nos permita una nitidez a la hora de observar el Universo

que es excepcional.

Al visitar el Museo de la Ciencia y el Cosmos, en Tenerife,

entendemos que la astronomía

tiene una ventaja respecto a otras ciencias,

capta fácilmente la atención de quien mira.

En este aspecto la aportación de los astrofotógrafos

es especialmente valiosa.

La astronomía tiene un valor añadido respecto a otras áreas de la ciencia

y es la imagen, que nos ofrece el Universo,

la astrofotografía nos ayuda a entrar por los ojos,

yo creo que los humanos somos muy visuales

y el poder obtener imágenes de nuestro objeto de estudio

es fundamental para llegar a su entendimiento.

Un buen ejemplo es la exposición "Cien lunas cuadradas".

Estas fotos nos recuerdan

que no vivimos en un Universo en blanco y negro,

sino en uno de colores.

Todas las fotografías de "Cien lunas cuadradas",

son del astrofotógrafo Daniel López.

(Suena un timbre)

Hola Daniel, soy Rogeli de la tele

Hola ¿qué tal?, venga salgo.

Me empecé a interesar por la astronomía con ocho años

y empecé a hacer astrofotografía con 13, 14 años,

era una época en la que nada de digital,

era todo diapositivas y negativo,

y si ya había que tener ciertos conocimientos

para ser fotógrafo con diapositivas y negativos,

imagínate astrofotografía,

que no sabía si estaba bien enfocada esa estrella,

que si el tiempo de exposición era correcto,

si estabas apuntando realmente a ese objeto o no,

hasta que treinta días después

que era lo que tardabas en hacer un carrete,

lo revelabas,

y te encontrabas con toda la sorpresa,

era prácticamente un arte.

¿Y fotografiaste el Hale-Bopp en el 97?

Tengo fotografía

porque da la casualidad que yo todavía no estaba aquí viviendo,

pero para esa fecha, viajé a Tenerife,

precisamente para visitar esto y para ver el observatorio del Teide

y estuve una semana haciendo fotografías del cometa,

desde el mismo observatorio del Teide

y la verdad es que fue una suerte tremenda

y el cometa fue espectacular,

el último cometa así, espectacular,

que nos ha visitado en los últimos años.

Tengo grabaciones.

Tú me parece que tienes formación de ingeniero ¿no?

Sí, yo realmente soy ingeniero, no soy fotógrafo, ni astrofotógrafo,

de hecho la astrofotografía no es algo que se estudie,

y me sirvió de mucho, sobre todo al principio,

hace ocho años o así,

cuando estos sistemas y los motores eran muy complicado de encontrar,

que yo mismo me los fabricaba de cero,

prácticamente, el "slider", la plataforma, los motores,

los construía yo y con él he podido hacer muchísimos trabajos.

Lo que vamos a ver, estos restos de la luz que del sol no se van a ver

en el momento en que ya se haga de noche,

va a aparecer aquí un triángulo blanco,

que es la luz zodiacal,

que son los restos de la formación del sistema solar,

y ahora mi afán es captar eso que sé,

llevarlo a fotografía y a vídeo y que lo vean los demás,

pero no deja de ser bastante impresionante, saber, por ejemplo,

que esa galaxia, esa nubecilla pequeñita

que estoy viendo en el cielo,

es una galaxia que está a 2,5 millones de años luz.

Pues aquí estamos, donde nos habíais visto al principio del programa,

contemplando con admiración, veneración y asombro,

el cielo de Canarias a los pies del Teide,

algo que Daniel López ha convertido en su día a día,

o mejor dicho, en su noche a noche,

una tarea que es más fácil de vivir al abrigo de su furgoneta.

Tienes la furgoneta, este es tu rincón, supongo ¿no?

Sí, aquí convivo muchas veces, días enteros,

que vengo a hacer fotografía no solo aquí sino a otras islas,

tengo de todo, hasta ducha y todo.

¿Es para solitarios la astrofotografía?

Sí, te tiene que gustar la soledad,

tienes que estar a gusto, pasando horas por la noche,

haciendo fotografías nocturna,

tienes que disfrutarlo,

yo disfruto muchísimo, no siento que estoy solo,

al contrario, me lo paso bastante bien conmigo mismo,

la soledad, el universo, mis cámaras,

y no me cuesta ningún trabajo, al contrario.

A ti te han publicado 26 "apods" en la NASA,

¿qué supone para ti que te publique la NASA?

Supone sobre todo visibilidad,

porque cuando NASA publica una de esas fotos en su página web,

da la vuelta al mundo,

y tu trabajo es visto por personas de todo el mundo,

por miles y miles y miles de personas

incluso a ese día o al día siguiente sales en prensa,

sales en televisión,

y sobre todo sirve para dar visibilidad.

¿Puedes vivir de la astrofotografía?

Sí, ahora mismo llevo casi diez años viviendo de la astrofotografía,

la ventaja que tengo en Canarias es que hay observatorio

donde me encargan muchísimos trabajos

y también hay muchísimos trabajos que hago para ayuntamientos,

para cabildos, para turismo,

para la agencia estatal de meteorología,

por el tema de nubes,

para el teleférico del Teide también para esas cosas,

tengo la gran suerte de que ahora mismo,

me dedico cien por cien a esto,

y sé que quien se dedique a la astrofotografía,

no solo aquí en España, sino en el mundo entero,

se pueden contar con los dedos de una mano.

Viendo este paisaje

entendemos que Daniel se haya instalado en Tenerife

para dedicarse a la astrofotografía.

Para proteger la calidad astronómica de observatorios

como los de Canarias,

se promulgó la ley del cielo y se creó la Fundación "Starligh"

que reconoce los emplazamientos con mejor calidad de cielo,

los bautizan como reservas "Starligh".

Para que un espacio sea reserva "Starligh"

tiene que acreditar una excelente calidad de cielo,

eso significa que deben darse varias condiciones,

una, alta nitidez atmosférica,

es decir, alta calidad de imagen,

alta transparencia atmosférica,

es decir escasa contaminación atmosférica,

o escasa contaminación lumínica,

tercero, la nubosidad,

un alto porcentaje de noches y días despejados al año,

para garantizar la observación de las estrellas

y además esos lugares

también tienen que tener un compromiso

en defensa del cielo oscuro y de la observación de las estrellas.

Estas fotografías las han tomado Vicent Peris y José Luis Lamadrid

en la comarca de Gúdar Javalambre,

la franja fronteriza entre Valencia y Teruel,

una de las diez reservas "Starligh"

que existen en estos momentos en el mundo.

A ellos la NASA les ha reconocido en varias ocasiones

con el "Apod" la mejor fotografía astronómica del día.

Vicent Peris trabaja habitualmente en el observatorio

que la Universidad de Valencia tiene en Aras de los Olmos.

-Es más complicado realmente el tema del hardware,

porque piensa que estamos manejando un instrumento de mucha precisión,

en medio de la montaña,

pueden fallar mil cosas, vale,

desde un sencillo cable,

hasta que se te desajuste

unas milésimas de milímetro un componente óptico,

y entonces la imagen ya no salga bien.

Hay que tenerlo todo muy, muy controlado

a nivel del telescopio.

Hay dos trabajos diferenciados,

uno es, lo que llamamos las imágenes de calibración,

que sirven para quitar todos los defectos de la imagen,

que introduce la cámara y el telescopio

y otro son las imágenes en sí,

las que ya capturas, las fotografías del cielo.

¿Cómo funciona una sesión de astrofotografía

en tándem, en equipo?

-Hemos trabajado muchas veces juntos

y digamos que nos repartimos la faena

y los problemas que puedan ir surgiendo durante la noche,

por ejemplo,

pues uno está aquí con el ordenador controlando

y cualquier cosa puede fallar en la cúpula,

uno va allí a arreglar las cosas,

mientras el otro comprueba que todo funciona bien.

Vuestras fotos han llegado a publicarse en la NASA

tienen un gran reconocimiento

¿cómo llegáis a hacer una foto tan buena,

tan precisa o tan espectacular?

-Sobre todo creo que es cuestión de paciencia,

es normal que inviertas meses,

yo he llegado a invertir años en una sola imagen,

y he hecho mi carrera con treinta, treinta y cinco imágenes,

y estoy orgulloso de eso,

porque la astrofotografía lo que te enseña

es a tener paciencia para conseguir lo que quieres.

¿Y qué es lo que quieres?

-Él siempre quiere conseguir algo que no ha conseguido nadie,

algo especial,

ver algo en las imágenes que nunca se había visto

y lo consigue.

Sí ¿lo consigues?

Tenemos una fotografía que está muy bien,

que hicimos los dos de un cometa, el cometa Holmes

que fue la primera del mundo en captar la cola de ese cometa,

porque hasta entonces ese cometa se había visto como una bola,

nuestra foto fue la primera en detectar una pequeña cola,

que después se hizo mucho más grande.

Tenemos otras fotografías

donde hemos visto nebulosas o estructuras en galaxias

que nadie había visto hasta entonces.

Aprovechamos que estamos en Aras de los Olmos,

para acercarnos a un observatorio más modesto, el de la Cambra.

Esta noche se ha organizado una sesión de observación del cielo

pero se ha presentado

uno de los grandes enemigos de la astrofotografía, la lluvia.

Este taller de telescopios

lo gestiona el veterano astrofotógrafo amateur,

Joan Manel Bullón,

que ha viajado por medio mundo fotografiando el cielo.

A nosotros en el escarabajo verde hay un cometa especial

que nos interesa que es el Hale-Bopp

¿también lo fotografiaste?

Bueno, si te digo que tengo todo un diario hecho de ese cometa,

no solamente de ese cometa

también del cometa Halley, del año 86,

lo que pasa es que diez años después apareció el cometa Hyakutake

y el Hale-Bopp,

hay es donde precisamente el mundo amateur,

el mundo de los astrónomos amateurs,

es donde mayores aportaciones hace con respecto a la ciencia,

porque lo normal es que los observatorios profesionales

aunque se dediquen de tanto en tanto a descubrir cometas,

sobre todo con medios automatizados,

en realidad los que hacemos el seguimiento humano,

los que estamos ahí, somos los amateurs.

Si alguien siente pasión por los cometas es José Joaquín Chambó

que centra en ellos prácticamente toda su actividad astrofotográfica.

Me aficioné a los cometas con la llegada del cometa Halley

y luego ya me dediqué a la astrofotografía

y prácticamente me dedico casi al cien por cien a fotografiar cometas,

los cometas son objetos muy dinámicos,

que incluso si los fotografías durante días seguidos

cada día ves cómo va cambiando su aspecto,

aumentan de brillo, desarrollan una cola, dos colas,

de repente aumentan mucho de brillo, se desintegran,

son objetos muy dinámicos

que te mantienen pues siempre enganchado ¿no? a seguirlos.

No muy lejos,

en el municipio de Arcos de las Salinas, en Teruel,

está situado el observatorio astrofísico de Javalambre,

este es el segundo mejor lugar del mundo

en cuanto a la calidad del cielo

si tenemos en cuenta la turbulencia atmosférica.

Aquí nos reencontramos con José Luis Lamadrid,

porque es su lugar de trabajo.

¿Cómo conviertes tu pasión en tu profesión, José Luis?

Fue a raíz de que los profesionales

se fijan en la astrofotografía de los aficionados,

ellos querían hacer un observatorio

y no encontraban quién, digamos, determinara la calidad de cielo

que había aquí, en Javalambre,

y bueno pues determinamos la calidad de cielo

y después les gustó el trabajo

y nos propusieron si quería seguir trabajando con ellos.

Pues este es el T250,

es la joya digamos del observatorio.

¿Qué tiene de particular el telescopio?

Pues tiene de particular que es una especie de gran angular,

para fotografiar el cielo,

de hecho el campo que se fotografía

es muy parecido al que usamos los aficionados habitualmente.

José Luis, ¿en qué consiste tu trabajo aquí en el observatorio?

Mi trabajo aquí en el observatorio

consiste en adquirir datos que no son otra cosa que fotografías

para poder hacer ese cartografiado en 3D.

¿Y ser operador de telescopio,

te permite también hacer astrofotografía?

Efectivamente, por eso estoy tan entusiasmado con el trabajo,

porque tienes acceso a datos,

que como aficionado, sería imposible acceder.

¿Me enseñas alguna de las imágenes?,

porque esta por ejemplo, ya es espectacular.

Lo realmente espectacular,

como te decía antes,

es la resolución que tenemos con estos telescopios,

si te das cuenta, el tamaño de la imagen es enorme,

podrías hacer casi como un viaje digamos a otra galaxia.

Y de esta forma la astrofotografía ¿contribuye a avances científicos?

¿ayuda a los científicos?

Ayuda a los científicos,

la astrofotografía yo creo que aunque no han querido reconocerlo

en alguna época,

ayuda a que los científicos tengan recursos económicos

para poder seguir adelante y seguir investigando.

Digamos que la astrofotografía es lo que se ve en el público,

lo que la gente de la calle puede ver.

¿Qué tiene de particular este sitio

para que hayan construido el observatorio?

De particular tiene que la calidad de cielo

en cuanto a turbulencia atmosférica es el segundo mejor lugar del mundo.

¿El segundo?

El segundo mejor lugar, después de Hawái,

el mejor que se ha medido es aquí.

Pues podían pensar en hacer algo aquí para que la gente...¿no?

Sí, de hecho se está haciendo,

bueno está prácticamente terminado que es "Galáctica"

es un centro hecho para los aficionados a la astronomía

en el cual,

yo creo que va a potenciar muchísimo el turismo en la zona.

¿Eso está cerca de aquí?

Está muy cerquita, a diez kilómetros.

Pues a lo mejor vamos a verlo.

Tenemos que ir a verlo.

"Galáctica" resulta ser una instalación

concebida como centro de difusión y práctica de la astronomía

pensada especialmente para los astrónomos aficionados.

De momento podemos visitar el continente pero no el contenido.

Ya estamos en "Galáctica", adelante.

Gracias.

El edificio son dos elipses

y en el interior se encuentran todos los espacios del centro,

a nivel expositivo, de trabajo,

toda la actividad se desarrolla en este área.

Esto es un espacio de trabajo y de control

de los telescopios que tenemos.

¿Hay gente que realmente viene aquí a trabajar?

Claro, que trae su telescopio para hacer su astrofotografía,

su ciencia, sus proyectos.

Necesita conectarse.

Eso es.

Esta es la pared en la que yo antes comentaba que querríamos proyectar,

esto son cien metros,

y poner imágenes reales del Universo

tal y como lo estamos cartografiando en Javalambre.

Aquí tenemos los edificios que van a albergar

las cúpulas de "Galáctica".

Son en total nueve edificios, siete de ellos idénticos,

y dos de ellos un poquito mayores,

que albergarán los dos telescopios principales de "Galáctica".

El edificio hace más de dos años que se ha construido

pero parece que a "Galáctica" le cuesta despegar.

¿Esto se va a ver pronto?,

¿va ser realidad o va ser un proyecto más que se queda ahí?

Bueno, esperemos que podamos empezar ya muy pronto

todavía quedan algunos elementos para completar el centro,

los telescopios los tenemos listos,

las cúpulas esperamos tenerlas en unos cuantos meses,

y aún así pues pretendemos empezar a lo largo de este año,

con algún tipo de actividad.

Ya hay algunos centros,

instituciones de otros países,

que han mostrado su interés en "Galáctica"

para realizar por ejemplo escuelas de observación,

escuelas de verano, campamentos.

La astronomía es una rama de la ciencia

que posiblemente sea aquella en la que la sinergia

entre el mundo científico y el mundo amateur o aficionado

es más importante.

La afición a la astronomía,

es una afición que es como muy adictiva,

es decir, la gente que realmente es astrónomo amateur

es capaz de dedicar todo su tiempo libre a ello.

El trabajo del astrofotógrafo no se acaba al tomar la foto,

el procesamiento de la imagen en esta disciplina es fundamental,

posiblemente la aplicación más puntera de tratamiento

y procesamiento de fotografía astronómica es "PixInsight"

un software creado en España

por el informático y astrofotógrafo Juan Conejero

y que Vicent Peris ayuda a desarrollar.

-No hay otra disciplina relacionada con la fotografía tan difícil

como la astrofotografía.

Todo juega en contra.

Los objetos son muy débiles,

nuestra atmósfera no colabora precisamente

a que las cosas salgan bien,

hay defectos instrumentales, los telescopios tienen problemas,

las cámaras tienen problemas,

realmente a veces parece que hacemos milagros,

por supuesto no los hacemos,

pero si tú ves una imagen "raw", una imagen en crudo,

tal y como sale de la cámara y ves después el resultado final

muchas veces pues parece que eso es imposible conseguir

y sin embargo es así.

-Ten en cuenta que los astrofotógrafos

somos fotógrafos ciegos,

nunca vamos a ver lo que estamos fotografiando

y de hecho, es para mí,

el aspecto más interesante de esta disciplina.

-Nosotros tenemos una responsabilidad como astrofotógrafos,

bueno tenemos una doble responsabilidad,

una es tratar de comunicar la mayor cantidad de información posible,

sobre los objetos que fotografiamos

y otra es, hacerlo en función de los datos que obtenemos

es decir, sin alterar los datos.

-Nosotros fotografiamos cosas que no podemos ver con el ojo,

entonces es extremamente fácil mentir

creo que en "PixInsight" es más difícil mentir

que con el uso de otras aplicaciones y esto es importante.

La estética de la astrofotografía se encuentra en el punto

donde la belleza y la adversidad se encuentran,

hay que unir las dos cosas

para transmitir algo de valor en la fotografía del cielo.

Los viajes espaciales

aún no nos han permitido viajar más allá de nuestra galaxia,

pero hay muchas formas de viajar,

y la astrofotografía es una buena manera,

aunque sea un viaje al pasado.

  • Fotografiando el pasado

El escarabajo verde - Fotografiando el pasado

04 may 2018

Desde el comienzo de los tiempos la humanidad ha observado el firmamento y se ha hecho miles de preguntas. Para explicar lo que no somos capaces de tocar, primero surgieron los mitos, después las religiones y finalmente la ciencia. Hoy hacemos lo mismo que el nombre del Neolítico, sólo que ahora además de mirar el cielo, también lo podemos fotografiar.

ver más sobre "El escarabajo verde - Fotografiando el pasado" ver menos sobre "El escarabajo verde - Fotografiando el pasado"

Los últimos 559 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos