www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5456462
Para todos los públicos El escarabajo verde - Esturión de vuelta (Primera parte) - ver ahora
Transcripción completa

"Un impulso elemental es el que transporta en un sueño

a los seres humanos hasta los confines de la tierra,

donde quiera que estén.

Enfrentamos esos límites con nuestra propia experiencia,

límites físicos y metafóricos,

como estas orillas del mar Negro,

creadas por el barro elemental que transporta el Danubio

a lo largo de toda Europa.

Los humedales conservan su aura de tierras malditas, insanas,

pobladas de insectos y enfermedades,

pero su salvajismo nos atrae poderosamente.

Hemos venido tras una historia de supervivencia

y diversidad natural, donde el esturión y la cultura humana

creada a su alrededor compiten para ver

cual observa extinguirse a la otra.

Una lucha desigual no exenta de sufrimiento por ambas partes.

El escenario del drama es el Delta del Danubio,

el río que remontan los esturiones para desovar.

Un mundo de agua y barro de inmensos cañaverales.

Pero este viaje comienza lejos de aquí,

vayamos al principio."

(Música)

Somos una empresa que llevamos ya unos 20 años

en la producción de caviar y la cría de esturiones.

"Hoy el caviar está asociado al lujo,

ahora cuesta imaginarlo, pero antes las huevas de esturión,

el caviar, eran un subproducto de la pesca,

un resto, comida para pobres, podríamos decir.

Caviar Nacarii acaba de abrir una delegación en Barcelona

y organiza de vez en cuando catas para la prensa."

Si hacemos las cuentas rápidamente, una media de unos ocho años

para conseguir que un esturión hembra pueda producir caviar.

-¿Es por eso que es tan caro?

-Tiene una parte de lujo, que ya lleva con el tiempo

asociado a esto, pero partimos de la base de que es un animal

que está en peligro de extinción.

"Si algo sube de precio es que escasea,

dicen las leyes del mercado, pero la cuestión es más compleja,

hay escasez de esturión salvaje, sí, pero no del que se cría

en piscifactorías, que es el que hoy se puede comerciar.

Si alguien nos ofreciera caviar de esturión salvaje,

estaríamos ante una ilegalidad, por eso aquí nos dicen

que hay que aprender a reconocer las etiquetas con el código CITES,

que son las que garantizan el origen

y las normas de envasado y distribución.

El caviar que nos dan a probar es de esturiones originarios

del lago Baikal, en Siberia y procede de las hembras

que se crían en las piscinas con agua dulce del río Garona,

que tienen ubicadas en Les, en el Valle de Arán.

Es un sabor salado, fuerte.

30 gramos de este caviar cuestan 65 euros,

o 110 en su versión premium.

Pero hay caviar mucho más caro.

El más cotizado, el caviar del esturión beluga

puede llegar a valer 10.000 euros el kilo.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

¿Qué ha pasado para que el esturión beluga,

que conseguía remontar el Danubio hasta el norte de Alemania,

esté ahora en peligro de extinción?

¿El esturión es víctima de su caviar o deberíamos decir,

víctima de nuestra codicia?

¿Y qué está pasando con los pueblos del Delta del Danubio

que antes basaban toda su economía en pescarlo?

¿Están también en peligro de extinción?

Con estas preguntas en mente

ponemos rumbo al Delta del Danubio.

(Música)

Nuestro camino pasa por Tulcea, en Rumanía.

(Música)

Y aquí hay un acuario que nos permite ver por primera vez

de cerca a nuestro protagonista, el esturión.

Es un pez que se distingue por su estructura ósea,

no tiene escamas ni espinas,

se reproduce en aguas dulces,

pero pasa la mayor parte de su vida en el mar

y puede alcanzar un gran tamaño,

algunos ejemplares miden casi cuatro metros.

Sus ciclos vitales nos remiten a los nuestros,

¿sabíais que la hembra beluga no llega a la madurez sexual

hasta los 18 años y que puede llegar a vivir 100 años?

(Música)

El esturión ha demostrado tener una gran capacidad de adaptación

y resistencia, ha poblado las aguas europeas

durante millones de años, pero se lo hemos puesto muy difícil,

está al límite de su existencia en estado salvaje,

hoy contamos 27 especies de esturión,

cuatro de ellas en el Danubio,

todas amenazadas o en peligro de extinción.

(Música)

En un día festivo como hoy, la gente se mueve ociosa

por el paseo fluvial de Tulcea.

En las pizarras, oferta de caviar y carne de esturión,

procede de una piscifactoría de la zona, así nos lo asegura

la cocinera de este establecimiento, que además dice estar de acuerdo

en que así sea, porque es la mejor manera

de proteger a los ejemplares que aún quedan salvajes.

Desde Tulcea parten muchas de las excursiones por el río.

Se pueden dar paseos por aquí cerca o aventurarse más lejos,

por alguno de los tres grandes brazos del Delta,

canales navegables que llegan

hasta la desembocadura en el mar Negro.

El río Danubio, el segundo mayor después del Volga,

es una barrera natural que ha vertebrado el continente europeo.

La gestión de su cuenca es todo un reto político,

atraviesa diez países.

Hay una comisión creada para asegurar la libre navegación,

pero también para su protección.

Precisamente, al ser un río navegable, lleva mucho tiempo

sujeto a una gran presión.

Se han construido puentes y todo tipo de instalaciones

con tal de utilizar su cauce para beber, regar,

facilitar la navegación, crear electricidad

o recientemente, diques de contención

para evitar las crecidas que están aumentando

debido al cambio climático.

El esturión solía viajar desde el mar Negro

hasta Viena e incluso más lejos,

pero hoy esta migración es imposible,

el primer gran obstáculo que encuentra río arriba

está aquí, en la garganta de la llamada Puerta de Hierro,

en la frontera entre Rumanía y Serbia,

a 700 kilómetros de la desembocadura.

Francamente se lo hemos puesto difícil al esturión,

a todos los obstáculos en el río, hay que añadir la sobrepesca

y la contaminación de las aguas,

esas aguas turbias, cargadas de sedimentos

en nuestra historia agrícola industrial

de nuestros estilos de vida.

Aunque se están dando pasos para revertir la situación.

El proyecto esturión 2020

de la Comisión Internacional del Danubio,

armoniza leyes, facilita rutas migratorias y repoblaciones,

busca alternativas económicas para pescadores

y lucha contra la pesca ilegal y el mercado negro del caviar

y en esas tareas también está el programa Life

de la Unión Europea y ONG como la Sociedad de la Conservación

del esturión en el mundo y la WWF.

Hay 970 habitantes censados en Sfantu Gheorghe,

aquí, como en las demás comunidades pesqueras del Delta,

todo se ha vuelto del revés desde 2006,

desde que entra en vigor la ley que prohíbe pescar el esturión,

la actividad motor y molde de su crecimiento y cultura."

(Música)

Mi nombre es Cristina Monteanu y nací en Bucarest.

Desde el año 2012 soy la coordinadora nacional

para las actividades de conservación de los esturiones

en WWF Rumanía.

Nuestro esfuerzo para salvar a los esturiones

ha sido determinante para que la Unión Europea

nos incluyera en un proyecto, en una campaña a nivel europeo

que promueve a aquellas personas de los países miembros

que son activas en sus comunidades.

De esta forma se están promoviendo tanto nuestras actividades,

como los resultados que obtenemos.

¿Por qué habéis creado la cofradía, la asociación?

Hemos creado esta asociación porque llegamos a un punto

en el que no éramos escuchados.

Nadie nos escuchaba y a donde fuera que íbamos nos preguntaban

"¿y usted quién es?"

"Pues soy pescador de Sfantu Gheorghe"

y si no perteneces a ninguna asociación no tienes ningún poder,

sin embargo, cuando perteneces a una asociación ya tienes poder

y al tratarse de una asociación con muchísimos miembros,

pues ahora hemos llegado al punto en el que se ven obligados

a llamarnos a cualquier reunión, porque saben que podemos

demandarlos ante los tribunales,

meternos en juicios contra ellos, denunciarlos

por cuestiones que estén hechas de forma absurda

o sin consultar a la población.

¿Cómo crees que se podría combinar la protección de la naturaleza

y la supervivencia de los pescadores?

La gente siempre ha vivido en el Delta y ha sabido cómo convivir

con la naturaleza y con el Delta

de manera que todos tuvieran buena armonía,

que todo estuviera bien,

sin embargo, de los 90 para acá esto se acabó,

hay un caos general en todas partes en el Delta.

Otras palabras no encuentro para hablar de la armonía del Delta

y de lo que viene sucediendo desde los 90 para acá,

porque ya no hay armonía,

todo el mundo está, como sucede aquí en Rumanía,

todo funciona con enchufes y relaciones,

todo el mundo hace lo que le da la gana, lo que le viene mejor

para hacerse con una situación económica estable,

pero no piensan lo que deja atrás o en si está destrozando algo,

todos están preocupados solo por conseguir dinero

y nadie mira atrás, en lo que está dejando tras él,

en si lo ha dejado bien o no lo ha dejado bien.

Mi nombre es George Caracas,

nací en Tulcea, pero me crie en Jurilovca.

Lo más difícil es comprender a la gente,

cada uno tiene su punto de vista,

cada comunidad de pescadores es diferente

y recuerdo que cuando empezamos a trabajar en este proyecto

en el 2012, uno de los pescadores me dijo que él no creía

que nosotros pudiéramos cambiar algo, pero que estaba agradecido

de que al menos alguien lo escuchara.

De alguna manera la relación entre ellos y las autoridades

se había perdido.

La pesca ya no es como era antes de 1979,

además, con respecto a la prohibición de pescar esturiones

en el 2006 los pescadores no fueron indemnizados,

en algunas comunidades se trata de un problema de orgullo

como ocurrió en Sfantu Gheorghe, donde de la noche a la mañana

los convirtieron en pescadores furtivos.

No habían recibido ninguna indemnización,

de manera que para ellos es muy difícil aceptar estas medidas.

(Música)

Este edificio se construyó en la época de Ceausescu

para recoger el pescado del Delta

y a todos los turistas que vienen ahora, nosotros les explicamos

cómo había sido antes y a todos los que vienen,

tanto extranjeros como rumanos les fascina mucho esta fábrica

y es cierto que es un lugar en el que nosotros sobrevivimos,

esta era nuestra principal actividad de trabajo, la pesca,

desde que éramos muy niños y nuestros padres y nuestras madres

también trabajaron aquí, todos hasta la revolución,

a partir de la revolución ya se acabó todo.

¿Cómo es tu vida de pescador ahora? ¿Puedes vivir de la pesca o no ?

Ahora me resulta difícil sobrevivir de la pesca,

por eso ni siquiera animo a mis hijos a practicar esta labor,

porque no tiene futuro, si no hubiera sido por las visitas

de los turistas, si no lo hubiéramos complementado con el turismo

y con otras actividades mayores o menores,

no habríamos sobrevivido de la pesca.

(Música)

Además, la pesca del esturión frenó bruscamente de repente,

sin indemnizarnos, sin avisarnos y sin realizar estudios

en el mar Negro con nosotros, los pescadores, para enseñarles

tanto el periodo en que realizar los estudios,

como dónde ir y con que redes y con que herramientas.

Nos destrozaron

y los partidos que vinieron se apoderaron de un dinero

que en realidad nos tenían que haber dado a nosotros

para desarrollar otras actividades para sobrevivir,

sin embargo, lo invirtieron en su clientelismo político

y esa gente hizo piscifactorías de esturión,

pero ese esturión está que no se puede ni comer.

(Música)

"Ha sido una sorpresa encontrar a Mirel, un hombre joven

al frente de la flamante cofradía de pescadores de Stantu Gheorghe.

Su madre hoy complementa la economía familiar cocinando y sirviendo

platos y sopas de pescado para turistas y pescadores deportivos.

Cuénteme sobre la vida aquí cuando usted era niño,

¿qué ambiente había?

¿Cómo se pescaba?

Mi padre tuvo que dejar la pesca porque enfermó,

pero yo siempre estuve entre pescadores de esturión,

entre sus herramientas, pasaba el tiempo en sus cabañas,

cuando nosotros éramos niños, íbamos a las cabañas de pescadores,

porque otra ocupación no había,

no como hay ahora, que matan el tiempo con juegos

en los teléfonos, en los ordenadores.

Y el periodo fue muy próspero,

a la gente no le faltaba absolutamente de nada,

porque teníamos el elemento alimenticio principal,

el pescado.

Y si tienes que poner en la mesa, significa que todo está bien,

es decir, que era una sociedad sin problemas de prosperidad

ni malas situaciones.

(Música)

La "storchec" es nuestra sopa, una sopa tradicional.

Como Sfantu Gheorghe es una comunidad de pescadores

de esturión, desde los viejos tiempos hacemos una sopa,

un caldo que llamamos en rumano "storchec".

Precisamente ahora estamos haciendo gestiones para poder cocinar

esta sopa en las fiestas del pueblo,

estamos negociando que nos den un permiso de pesca,

una cuota de captura de esturión salvaje,

una cuota suficiente.

Sería la manera de asegurarnos la continuidad de esta tradición

en Sfantu Gheorghe.

Me gustaría conocer su opinión sobre una cuestión difícil,

¿cómo es compatibilizar la conservación de la naturaleza

y los estilos de vida humanos?

¿Cómo podrían combinarse las dos cosas,

la conservación y la actividad pesquera?

Con una cuota de sentido común,

como la que teníamos hasta la instauración de la prohibición,

que además respetábamos sin problemas los últimos años,

no fue así en el periodo comunista,

es cierto que se ejerció una presión muy fuerte

sobre las capturas de esturión.

Una cuota sería lo mejor para reconciliar a todas las partes.

Es posible el ajuste.

La tradición y el sector económico de la comunidad

se podrían ayudar mucho mutuamente.

(Música)

Había 16 brigadas,

¿se da cuenta?

pero luego se diluyeron.

Ahora han llegado a, como decirle,

aparecieron las propiedades privadas.

-¿Y qué hacían con el pescado que pescaban?

-Lo entregábamos, antes teníamos una lonja pesquera aquí

y se lo entregábamos al estado, era del estado.

-¿Era mejor la pesca de antes o la de ahora, más reglamentada?

-A ver cómo se lo digo, ahora es más moderna,

¿me entiende?

Es más fácil, cómo decirle,

también depende de la gente que tengas.

Antes tenían formaciones y cosas así, ¿me entiendes?

Gente mayor que era experta,

ahora ya no la hay, ya se fueron,

algunos se fueron incluso a su país, a España.

(Música)

La pesca en el mar Negro representaba una actividad

muy importante, porque en aquel entonces había

17 brigadas en la orilla del mar

desde Sfantu Gheorge hasta *,

se pescaba con las herramientas marinas de tipo italiano,

eran bandas de entre ocho y doce pescadores,

el pescado capturado era enviado a la fábrica de Jurilovca,

que en ese momento era la segunda en tamaño del Delta del Danubio.

(Música)

Este edificio fue una fábrica de productos preparados

de pescado que se abrió a comienzos del año 2000

y que funcionó hasta comienzos del año 2006.

Era un sitio en el que trabajaba muchísima gente,

había aproximadamente 400 empleados,

gente de Jurilovca y de otras localidades vecinas.

En Jurilovca es un poco más fácil porque me crie aquí,

conozco a una parte de la gente y recuerdo que cuando era pequeño

la calle de mi abuela estaba llena de pescadores,

no podías ni cruzar la calle, pero ahora ya no es así,

hay poquísimos pescadores, la situación ha cambiado.

(SONIDO DE CAMPANAS)

Se trata de un problema muy complicado,

implica varios aspectos, por un lado hace falta

la financiación de las autoridades, también equipos,

una mayor cooperación,

que se encuentren medidas de compensación para los pescadores

para que a su vez no caigan en la tentación.

"Sea o no sea cuestión de caer en la tentación,

la cuestión es que a pesar de la prohibición,

se sigue comerciando caviar de esturión salvaje

en todo el mundo y los consumidores lo prefieren,

porque lo consideran superior al que procede de la acuicultura,

así lo confirma la WWF y Trafic.

En sus últimos informes recomiendan mejorar los controles de etiquetado

y también los procesos de cria, pero inciden

en que todo este comercio ilegal de caviar implica sobornos,

silencios y complicidades y se trata en definitiva

de atajar la cultura de la corrupción."

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Esturión de vuelta (Primera parte)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

El escarabajo verde - Esturión de vuelta (Primera parte)

29 nov 2019

Ponemos rumbo al Delta del Danubio y os presentamos la 1ª parte de "Esturión de vuelta".
¿Qué está pasando con el esturión y los pueblos del delta del Danubio que antes basaban toda su economía en pescarlo? El esturión que remontaba el Danubio hasta el norte de Alemania, está en peligro de extinción. ¿Es víctima de su caviar?

ver más sobre "El escarabajo verde - Esturión de vuelta (Primera parte)" ver menos sobre "El escarabajo verde - Esturión de vuelta (Primera parte)"
Clips

Los últimos 604 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios