www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3644958
Para todos los públicos El escarabajo verde - Empantanados - ver ahora
Transcripción completa

El pantano de Sau, en Barcelona, este que vemos aquí,

se inauguró en 1962.

Pero quien crea que la política hidráulica de los pantanos

es cosa del pasado, se equivoca.

Todavía, en un país sediento como el nuestro,

da mucho que hablar.

Habéis acertado, empieza el "Escarabajo verde".

(Música)

El pantano de Yesa se encuentra en la frontera

entre Aragón y Navarra.

Se estrenó un poco antes que este, en 1959.

Pero no fue hasta finales de la década de los 80

que empezó a plantearse la posibilidad de su ampliación

para aumentar la disponibilidad de agua en los regadíos

de la comarca de las Cinco villas.

A los que sirve de enorme depósito.

En sus tiempos, el pantano dio lugar a una fractura demográfica

y social en los pueblos de la zona.

Y lo que ha sobrevivido de ellos, ve con estupor que la historia

puede repetirse.

Por su parte, las comunidades de regantes del regadío

al que sirve Yesa, reclaman ese agua para seguir

desarrollando una agricultura que muchos consideran

necesitada de una urgente modernización.

Mientras tanto, las obras siguen su curso

ante las denuncias de varios geólogos independientes

sobre la inestabilidad de las laderas

en las que se asienta la presa.

Como en aquel viejo rock de Elvis Presley,

por unos días, al realizador del "Escarabajo verde",

Eduardo Laplaza, lavó sus manos en agua fangosa,

lo decía el texto de aquella vieja canción,

"I wash my hands in muddy water".

Él no llega a cantarla, pero nos lo explica todo

a buen ritmo y bien clarito en el siguiente documental.

(Música)

(Manifestación)

Esta historia y sus batallas transcurre en dos

escenarios principales, los valles del pre Pirineo aragonés

y navarro y las sólidas paredes

de la Confederación Hidrográfica del Ebro.

Dentro y fuera de sus muros se dan diferentes interpretaciones

del tema que hoy nos ocupa.

Afuera, cientos de personas se manifiestan en apoyo

a los conocidos como "Ocho de Yesa".

Un grupo de activistas que se enfrentan en el juzgado

a graves cargos de alteración del orden público.

Resistencia y agresión a la autoridad.

En lo que muchos consideran un juicio político.

Algunos de los personajes de nuestra historia coinciden aquí.

Otros, nunca permitirían que se les viera por los alrededores.

(Pitos)

La manifestación transcurre tranquila y el tráfico recupera la normalidad.

Solo entonces hace acto de presencia el elemento esencial de la historia.

El agua.

(Música)

Este documental en realidad comienza seis días antes.

Cuando traspasamos las puertas de esta institución

tradicionalmente poco acostumbrada a dar explicaciones.

Explicaciones sobre qué.

Hagamos un poco de repaso sobre este asunto.

El pantano de Yesa, situado en la linde

entre Aragón y Navarra, inundó en 1959

buena parte del río Aragón, un afluente del Ebro,

que transcurría por un valle paralelo a la línea de los pirineos

y conocido como la Canal de Berdún.

El pantano rompió la vía natural de comunicaciones comerciales

entre los pueblos de la zona y otros valles ganaderos

creando un desierto demográfico.

Los nuevos regadíos eran esenciales para acabar con el hambre

y la incertidumbre.

Se decidió dedicar a ello una amplia zona de Estepa

en la cercana comarca de las Cinco villas.

Yesa sería su depósito de agua.

Como era costumbre, se crearon pueblos de colonización

donde se recolocó a alguno de los desplazados

de los pueblos afectados por el pantano.

Otros, emigran a Pamplona, Huesca o Zaragoza.

Convertidos en síntomas de una grave fractura social.

Otro hito.

En 1992, las fuerzas políticas del momento en la comunidad aragonesa

firman el conocido como "pacto del agua",

un acuerdo para abordar definitivamente

las infraestructuras que faltan para completar los planes de regadío.

El pacto incluía nuevos pantanos.

Y el recrecimiento de lo que aquí nos interesa, el pantano de Yesa.

Que pasaría de 500 hm³ a 1500, el triple de su capacidad.

Pero por el horizonte, ya soplaban nuevos vientos.

La incontestable política hidráulica de gran ingeniería

comenzó a ser contestada a mediados de los años 80.

Los habitantes de los valles desempolvan la palabra "dignidad",

que convertida en lema, exigió la democratización

de los órganos de gestión del agua.

Estos movimientos cristalizaron en la nueva cultura del agua.

Planteamiento que en sintonía

con la moderna sensibilidad ambiental,

exhibe una nueva y dinámica manera de entender la gestión

de este elemento, desde el enfoque del bien público.

Pero volvamos a este edificio y entremos.

Entender a la confederación es imprescindible

para entender esta polémica.

Por lo que valoramos la oportunidad que nos brindan

de entrevistar a su presidente, esta institución es tildada

por quienes se oponen al proyecto de no concebir otra manera de actuar

que la de remover enormes cantidades de tierra en faraónicas

obras de ingeniería.

Y como ingeniero, Raimundo Lafuente, se encuentra más cómodo en este campo

así que dirigimos las preguntas a una de las cuestiones

que más ha captado el interés de la opinión pública.

-Respecto a lo de la supuesta inestabilidad geológica

sobre la que se asienta la presa y tal que tanto ha dado que hablar,

hay un historial bastante grande de grietas, deslizamientos

desde el 2003 prácticamente cada año hay algún problema.

¿Se puede considerar que esta obra es segura?

Usted que le diría la gente de aguas abajo de la presa.

-Los primeros que nos tenemos que asegurar de que la obra

no tiene problemas son los que trabajamos en ella.

Los últimos deslizamientos que se han producido han sido en una zona

un tanto alejada de la presa.

De hecho, se detectaron cuando los movimientos eran milimétricos.

Cuando se está trabajando, un aspecto importante

es que se auscultan las laderas, aparte de la propia presa,

podrían ser incrementos de filtración si hay movimientos,

entonces, gracias a su auscultación se pudo detectar ese movimiento

antes de que los vecinos hubieran visto nada.

Las presas son de las estructuras más seguras que se construyen.

-Las obras comenzaron en mayo de 2001.

Pero diversas circunstancias como precipitaciones,

ciclos rápidos de llenado y vaciado del embalse,

sacudidas debidas a explosivos en las obras de la autovía

y las propias obras para el recrecimiento del embalse,

han desestabilizado las laderas en los últimos tiempos.

A pesar de que los estudios publicados por la confederación

garantizaban su estabilidad.

Toda una urbanización que quedó muy afectada por los deslizamientos

fue desalojada y posteriormente expropiada.

-De alguna manera se ataca a la confederación

como un organismo poco sensible a las necesidades de la gente,

que escucha poco a la población, que no atiende a sus necesidades...

¿esto es real?

-Yo creo que no, se atiende a...

-Quería decir, es una cuestión casi de orgullo administrativo

el terminar esta obra.

-Es una obra que tiene mucho interés.

Si en un brazo de la balanza se ponen los intereses que están

en contra de la obra y en otro los que están a favor,

el desequilibrio es notable.

Lo que pasa es que también, es lo que pasa siempre,

los que protestan, los cinco que protestan hace mucho ruido

y los 100 que están a favor no hacen tanto ruido.

Y si preguntamos en las Cinco villas, hay mucha gente que está a favor.

Esa gente no se manifiesta habitualmente contra la obra.

-Es cierto que el papel de la confederación es el de ejecutar

una obra que el Ministerio de Agricultura

de quien depende, ha considerado siempre de interés general.

Cuando el Ministerio asumió las conclusiones

de la Comisión del agua de Aragón, un órgano consultivo,

para la rebaja de la cota del proyecto

la confederación lo acató.

Con esta rebaja, se salvó el pueblo de Sigüés

y numerosas tierras de cultivo.

(Música)

La fundación Nueva Cultura del Agua, entidad que encarna

el cambio de paradigma hacia una consideración patrimonial

del agua, planteó más alternativas al proyecto.

Aprovechando que estamos en Zaragoza, acudimos a visitar

a uno de los miembros de la fundación que redactaron este estudio.

Casualmente vive cerca del canal imperial.

La gran obra hidráulica del siglo XVIII que transformó

en regadío todo el tramo medio del valle del Ebro.

-El hecho de que tuviéramos un Yesa recrecido,

si no puede salir más agua por el canal,

no nos aumenta capacidad de dotación por hectárea,

ni nos aumenta ese servicio cercano.

Lo único que nos aumenta es que vamos a tener garantía

como hiperanual.

Pero si un año queremos sacar más agua,

no lo vamos a poder hacer porque el canal no da de sí.

Eso sí, si nos viene tres o cuatro años malos

el cuarto tendremos que tirar del agua almacenada

en un gran Yesa.

Pero eso también se puede hacer desde dentro.

Es decir, si tú ese año has llenado los embalses,

desde dentro también conseguimos garantía

y conseguimos eliminar el problema del cuello de botella del canal.

-En 2005, el Ministerio instó

a la Confederación Hidrográfica del Ebro

a tomar en consideración estas propuestas y redactar

un informe que resultó negativo.

La solución para ellos seguía siendo

la inicialmente planteada, un súper embalse.

Tras esta decisión, José Javier aventura

otros intereses estratégicos.

-Es que es un embalse muy grande, tremendamente grande

y que puede dar una regulación de carácter hiperanual,

pero ya no tanto para el regadío, sino para la posibilidad

de realización de trasvases.

Y eso yo creo que forma parte de esa obra emblemática

que estaría predispuesta a servir caudales

para un posible o hipotético trasvase que a veces se desestima,

que según quien está en el poder, vuelve otra vez a la palestra...

(Música)

En Bardenas, la estepa es mantenida a raya

y puesta a producir a costa de grandes esfuerzos

y gracias por supuesto, al agua.

Para los regantes, es más una cuestión de supervivencia

que de codicia.

Ante nuestros ojos, extensiones infinitas

de cereal, alfalfa y maíz principalmente.

Cuyo destino es pienso para ganado.

Poco ha cambiado desde que se creó el regadío.

Es época de riesgos y el canal que trae el agua del pantano de Yesa,

distribuye la tan preciada agua a través de múltiples derivaciones

y acequias. Fue una obra compleja.

También existen balsas de regulación, los que almacenan el agua

en el canal principal al lado de los cultivos.

Constituyen el grueso de las propuestas alternativas

al recrecimiento del pantano.

Curiosamente, es una de estas balsas la que el presidente

de la comunidad de regantes, quiere enseñarnos.

-Necesitamos una redotación de agua en nuestros cultivos

que solo haría posible una gran cantidad de agua en el río Aragón.

Conseguiríamos eso con el recrecimiento de Yesa.

-Una de las alternativas de las que se habla

es la construcción de pequeños embalses como este ¿verdad?

Que permitiría almacenar más agua del canal de Bardenas

en épocas y podréis manejar vosotros los momentos de riego.

-El regadío requiere principalmente una garantía que permita hacer

determinadas inversiones en determinados puntos.

Necesitamos de todo, que utilicen la garantía de agua,

sino tenemos garantía de agua, no podemos hacer esas inversiones

como estas que tenemos aquí.

¿Qué tanto por ciento se riega todavía por gravedad,

a manta y qué tanto por ciento se han modernizado ya

a los regadíos aquí en Bardenas.

-A quien Bardenas estamos alrededor de un 80% de riego superficial,

perdón, de riego a manta y 20% de riego modernizado.

Hay que tener en cuenta que nuestros sistemas tienen 60 años

y que las infraestructuras que se construyeron

hasta hace 20 años eran todas para riego a manta.

La modernización de regadío, como hemos dicho antes,

es una inversión importante y necesitaremos la garantía

de agua para poder acometer estas modernizaciones.

-Quien habla de alternativas y tal, me da la impresión

de que habla de que habría que hacer las cosas al revés,

que primero habría que acometer la modernización

y luego ver qué agua necesitáis. Veo que no es así.

-No, no. Nosotros tenemos muy claro

el agua que necesita cada cultivo. Lo tenemos muy claro,

está perfectamente cuantificado y nosotros tenemos claro

que necesitamos ese volumen de agua en verano.

Estamos en una zona que aquí, si no hubiera agua,

esto es un desierto, aquí no hay quien viva.

-No hay duda de que la fundación Nueva Cultura del agua

y los regantes, difieren en la solución

a los problemas de Bardenas.

Estos almendros son parte de ese escaso 20% que comienza

a regarse por goteo.

Pero mayoritariamente lo que se observa son acequias.

Los agricultores trajinan la alfalfa con sus modernos tractores

alfalfa que ahora han encontrado un valioso mercado

en las granjas de engorde de ganado instaladas en Arabia Saudí

y emiratos árabes.

No olvidemos también que es una agricultura subvencionada

por la política agraria común. ¿Por cuánto tiempo?

Si no fuera por Yesa, no podríamos vivir.

¿Necesitáis más todavía? -Sí, porque hay que asegurar...

Sin un agua, sin un caudal seguro, no se puede vivir.

-Puede ser que os pase como me han contado antes

el presidente, que haya veranos que realmente no tengáis agua

y se para la producción, tenéis que vigilar el consumo...

-Nos ha pasado, nos ha pasado.

Puede pasar, y nos ha pasado.

-La insistencia por garantizar el agua no es una frivolidad.

Nadie mejor que ellos conocen lo que significan

los episodios de sequía que periódicamente los golpean.

Nadie cuestiona esto.

La clave está en el cómo garantizamos este agua.

Debate que necesitará asomar de las trincheras

y encontrar un terreno común en el que entenderse.

(Música)

Finalmente, seguimos rumbo norte para conocer la zona afectada.

Llevamos días hablando del pantano, pero todavía no lo hemos visto.

Poco a poco, el regadío da paso al secano,

el llano comienza a ondularse, la temperatura cae,

el bosque se espesa.

Los pueblos se empequeñecen y cuando menos lo esperas,

te topas sorprendido con uno de los efectos colaterales

de este pantano.

El pueblo de Ruesta fue abandonado por sus habitantes

cuando se anegaron sus mejores tierras de cultivo y pasto.

(Música)

A juzgar por la sillería de sus ruinas,

debió de ser un pueblo próspero.

Ahora solo vive esta mujer que, junto a su pareja,

regenta un pequeño bar que da servicio a los peregrinos

que por aquí aparecen.

Y es que por aquí pasa el tramo francés del camino de Santiago.

El que viene desde Jaca.

También afectado por las obras del recrecimiento.

La protección del camino era una de las armas con más peso

jurídico con los que contaba la oposición,

ya que es Patrimonio de la Humanidad.

Pero con la rebaja de cota, son solo siete los kilómetros afectados.

Esto, en la promesa de trasladar dos ermitas piedra a piedra,

dejó satisfecha a la Unesco.

¿Es este el futuro de muchas zonas de nuestro país?

Proveer de románticas ruinas al turista mientras se toma un refresco

entre foto y foto.

Atardece sobre el valle del Aragón.

Esta primavera ha llovido lo suyo y reverdece con los últimos rayos.

Esperaremos a mañana para conocer el pantano

y el pueblo que es núcleo y cuartel general de la oposición social

para esta obra.

-¿No han hecho aeropuerto para aviones

que no ha andado ni un avión?

-Esto es un escupitajo para lo que han gastado por ahí.

No me jodas.

-Los que lo hicieron, se morirán de pena.

-A lo mejor.

-El pueblo de Artieda, desde su atalaya,

está a salvo de las aguas.

No así a una de sus mejores tierras de cultivo.

Su oposición al recrecimiento del pantano se organiza

desde la asociación "Río Aragón", y el alcalde, Luis Solana,

es uno de sus elementos más activos en la lucha contra el olvido

y la despoblación.

-La confederación ha reculado un poquito.

Ha rebajado la cota, hay un pueblo que ya no se inunda,

están empezando a escucharos un poco o ¿cuál es la actitud?

De la administración general encarnada en confederación.

-Yo creo que la confederación no tiene ninguna sensibilidad.

La confederación juega un papel de defensa de unos intereses

que desde luego no son los nuestros, no son los de los territorios

en los que se asientan las infraestructuras

y está al servicio de los usuarios.

De los usuarios, que son los regantes,

las hidroeléctricas, etc.

Ese recular, no ha sido un proceso de reflexión de la confederación

sino que es una obligación a la que se ha visto abocada

por el debate social, por la presión social...

Hemos pasado por un pueblo que se llamaba Ruesta.

Está completamente abandonado.

¿Qué pasó en este pueblo?

-Que va a pasar, pues como nos va a pasar aquí,

si lo llegan a recrecer.

Tenían una huerta también formidable, el regadío, todo eso

como es natural, los embalses cogen siempre la tierra

más productiva de los municipios.

Entonces, lo que menos trabajo te cuesta, más producción sacas

y entonces, si te quitan eso, lo demás sirve poco.

El monte es muy bonito, pero de comer no da.

-¿Todas esas casas son de fin de semana

o de gente que vive aquí?

-La mayor parte es de gente que vive aquí,

hay una carpintería, hay un albergue en el camino de Santiago,

que lo levantan entre dos personas.

Pero la agricultura y la ganadería tienen,

ha sido la parte fundamental del modo de vida del lugar.

Buenos días. -Buenos días.

Aquí vemos casi todo.

Bueno, igual de más arriba...

Digamos que el agua vendría hasta aquí,

hasta esa zona de carretera nueva y aquella paridera,

que es un corral de ganado y justo

hasta aquellas naves que se ven de una granja.

-¿Esas granjas quedarían inundadas también?

-No, quedarían justo al límite.

¿Cuánto ofrecía la confederación por la expropiación de las tierras

por Ha y lo que habéis tenido que negociar?

-Hombre, la verdad es que ha sido una situación

que nos ha sorprendido mucho.

Desde siempre, conocíamos porque así lo recogía el proyecto,

los precios de valoración que proponía la confederación,

que nos parecían ridículos.

Estamos hablando de que eran entre 5000 y 6000 E la hectárea.

Dependiendo de calidades, pero alrededor de esos valores.

Entonces, nosotros que hemos vivido ya dos procedimientos

de expropiación urgente para las obras

de la ocupación de terrenos para las obras,

ya sean expedientes que se han resulto en el jurado provincial

de justiprecio, donde nosotros hemos aportado

nuestra valoración alternativa...

Esto es un tercero, digamos. -Sí.

Es un órgano administrativo para decidir...

-Cuando dos no se ponen de acuerdo, hay un tercero que valora.

-Que determina el precio. Entonces, el precio que ha

determinado este jurado provincial de justiprecio

en los dos primeros expedientes han sido de más de 30 000 E la hectárea.

-O sea, de lo que ofrecían en un principio...

-Ha multiplicado por cinco lo que ofrecía la confederación

y en este último, que es un procedimiento ordinario

que coge toda la zona inundable, han empezado a llegar

las primeras notificaciones que se estaba hablando de más de 50 000 E.

O sea, que es estaría multiplicando prácticamente por nueve

lo que la confederación ofrecía.

-Con los ánimos enconados, estas negociaciones

provocaron numerosos episodios de violencia

en los que los técnicos de la confederación

tuvieron que salir del pueblo escoltados por la Guardia Civil.

El ayuntamiento se negó a ceder sus locales

para hacer la firma de las actas de expropiación.

El cuerpo a cuerpo ha sido precedido de una sorprendentemente larga

batalla legal.

Con querella criminal incluida, interpuesta por el ayuntamiento

contra la confederación hace ya 16 años.

(Música)

Hoy, Artieda está en calma.

Su albergue acoge a peregrinos ocasionales

y el cereal se dora al sol.

Pero bajo esta calma, hay otros peligros latentes.

Potencialmente apocalípticos para algunos.

Venimos a este mirador con Antonio Casas,

quien ya hace 20 años fue reclamado por la justicia Aragón,

el defensor del Pueblo de esta comunidad,

para hacer una valoración geológica independiente del proyecto

de crecimiento y encontró, según él, numerosas irregularidades.

-El problema de Yesa es que la presa está enclavada

en un sitio en el que el río Aragón se estrecha,

es estrecha porque hay un tipo de roca distinta

a la que encontramos agua arriba en todo el vaso.

Y ese tipo de roca, ya de por sí es muy inestable

y por eso está anclada en laderas que no se sujetan.

-De alguna manera, lo que me estás diciendo es que los informes

geológicos de la confederación son interesados,

podríamos decirlo, pero eso es una acusación bastante grave

en una obra de este calibre ¿no? Dado el daño que podría causar

la rotura de la presa. ¿Eso es catastrofismo?

-La geología no son matemáticas. En la roca, no es acero.

del acero, conocemos las propiedades elásticas,

la rotura, los límites...

Las rocas desconocemos más que lo que conocemos de ellas.

Pero ha habido indicios suficientes a lo largo de estos años,

sobre todo desde 2006, que fue cuando se cayó

la esquina aquella que tenemos allí, simplemente...

Porque se instaló ese vertedero allí abajo

que nos indican que con muy poquitas variaciones,

simplemente colocando ahí un vertedero

se produjo también un movimiento que llegó a desplazar

20 cm los 10 millones de metros cúbicos

que forman esta ladera.

Y todos los problemas que estás viendo ahora,

vienen de cuando se empezaron las obras de recrecimiento.

Según mis cálculos, ahora mismo se pueden mover

cualquiera de las dos laderas y esta presa se puede romper.

La gente no sabe qué hacer.

No sabe hacia donde tiene que correr ni porqué calles tiene que correr

ni si tiene que coger a los niños o no tiene que cogerlos

porque para eso hay que hacer un simulacro.

Yo, lo que insisto es que el riesgo está, aunque no se caiga.

O aunque se caiga de aquí a 500 años. El riesgo está ahí.

Ante semejante afirmación, parece obligado acercarnos

a Sangüesa a hacer preguntas.

Pronto se revela una tarea ardua.

Con 5000 habitantes casi todos se conocen.

Y se impone una discreción preventiva ante las cámaras.

Pocos hablan, los que lo hacen, están en contra del recrecimiento.

Sangüesa está situada en una hondonada

en la ribera del río Aragón.

Su situación constituye la peor pesadilla

ante una posible rotura catastrófica de la presa

y la consiguiente riada.

Según los cálculos de Antonio Casas, quedaría anegada bajo 6 m de agua.

Sus habitantes tendrían entre 30 y 40 minutos

para ponerse a salvo.

La inundación del polígono industrial de Rocaforte,

con una importante papelera, supondría un riesgo químico añadido.

Los vecinos que se oponen a la obra, están organizados en una plataforma

cívica denominada: "Yesa, no".

Aseguran recibir de su ayuntamiento un apoyo explícito

a grandes rasgos, pero insuficiente.

Ahora que estamos aquí, hay tanto vecino,

¿cuál crees que es el sentido popular del tema del recrecimiento?

¿La gente tiene miedo por regla general?

¿No le importa?

¿Desde cuándo tiene miedo?

-El sentir general de la población de Sangüesa

es que no se quiere que hagan una presa más grande allá.

¿Que aquí pueda hacer falta una infraestructura

para laminar avenidas, porque estamos expuestos?

Obviamente, no estamos hablando que todo lo que rodea

una infraestructura es negativo.

Hay partes positivas, hay partes negativas,

pero habrá que hablar de todo.

¿Tú qué crees, la gente es confiada o confía?

-La gente tiende a confiar.

-Tiende a confiar en los ingenieros, en los planes, en los diseños...

-Lo primero, es que no te queda otra que confiar.

Al fin y al cabo, estás en sus manos.

La gente que lo está haciendo, no quiere que nos pase nada.

Pero estamos viendo que el funcionamiento ha sido deficiente

en muchísimos casos y lo que hay es una reticencia muy grande

a admitir los errores que se están cometiendo

ya que no son capaces de dar una solución.

Aquí hemos crecido, hemos medrado a lo largo de los siglos

junto al río hasta llegar a este punto,

en el que vivimos 5000 personas y estamos muy expuestos

a cualquier cosa que ocurra.

-Vamos para allá, porque aquí tenéis, creo que además,

a lo largo del río, tenéis equipamientos

como son el colegio... ¿Vamos a verlo?

-¿Este es el colegio público o la guardería?

-Esto de aquí es la guardería.

-Está en la misma ribera del río. Sería uno de los primeros afectados

por una posible riada.

-Paradójicamente es lo más vulnerable de todo

porque aquí está el ciclo 03, los más pequeños de todos

y es lo que más cerca está del río de todo el pueblo.

-Se trata, esto es un espacio que no se considera

una llanura de inundación ni nada por el estilo,

se considera segura, se puede edificar aquí.

-Se considera segura.

-Después de la guardería y del colegio público,

tenemos residencia ancianos y el centro de salud.

Todo en la misma ribera del río.

-Entonces, de cara a generar unos planes de evacuación.

Aquí se han hecho estudios por técnicos internacionales

en los que se ha simulado una evacuación del pueblo

y es complicadísimo.

-El plan de evacuación es competencia del ayuntamiento

y del Gobierno de Navarra.

Se basa a su vez en el plan de emergencias

de la confederación.

No se han realizado simulacros, Iker asegura que la población

está desinformada.

Desde el puente del río Aragón puede sentirse el frescor

de esta agua de montaña.

La consideración o no de este elemento como un bien público

es la piedra angular de este debate.

Agua que está costando un alto precio social y económico.

Si hablamos de desarrollo, quizá el esfuerzo valga la pena.

Por el contrario, si se trata de ambición,

puede que la hipoteca resulte a la larga inasumible.

Hipoteca que ya han sufrido las zonas de montaña,

que no quieren verse convertidas en un mero depósito de agua

para el desarrollo de regadíos.

En el llano, sin embargo, este elemento es una simple

cuestión de supervivencia.

Nosotros lo que queremos es que podáis sobrevivir

al verano junto al "Escarabajo Verde".

Por eso, os hemos preparado lo mejor de lo mejor de la temporada

para que podáis verlo durante los meses de julio y agosto.

Sin embargo, nosotros seguiremos grabando nuevos documentales

para la temporada próxima. Que será la 20, ojo al dato.

20 años en TVE, en La2 y en el Canal Internacional

hablando de medio ambiente, ahí es nada.

También nos podéis seguir en Facebook y en Twitter,

@Marioescarabajo, en Spotify, en Instagram

y en nuestra web.

Nos vemos aquí, en La2.

No faltéis, que pasamos lista.

(Música)

  • Empantanados

El escarabajo verde - Empantanados

24 jun 2016

El pantano de Yesa, situado en la linde entre Aragón y Navarra inundó en 1959 buena parte del valle del río Aragón, un afluente del Ebro. El pantano rompió la vía natural de comunicaciones comerciales entre los pueblos de la zona y otros valles ganaderos de la zona creando un desierto demográfico.

ver más sobre "El escarabajo verde - Empantanados" ver menos sobre "El escarabajo verde - Empantanados"
Programas completos (321)

Los últimos 534 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios