www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4238342
Para todos los públicos El escarabajo verde - La economía del fuego - ver ahora
Transcripción completa

Estamos en Orense,

el lugar donde se producen más incendios forestales de España,

la mayoría provocados por intervención humana.

La Xunta de Galicia destina 100 millones de euros anuales

a la extinción y prevención del fuego en el monte,

pero muchos expertos en incendios se quejan

de que se dedique más dinero a extinción que a prevención.

Apuntan a una economía del fuego.

La tarde del 21 de junio llegamos a la base de Toén.

La Xunta de Galicia nos ha denegado el permiso para visitarla

y entrevistar a un representante de la empresa

que gestiona este servicio privado de extinción de incendios.

Nos acompaña el sindicalista Eduardo González,

lleva 25 años trabajando como bombero forestal.

De repente salta la alarma.

Hola, buenas tardes.

Soy Eduardo, estoy viendo una columna de humo hacia Cartelle.

Bueno, un accidente, qué le vamos a hacer, esperemos que no sea mucho.

La brigada helitransportada de Toén se moviliza.

En Galicia hay ocho como esta

que son fundamentales para llegar rápidamente a un incendio forestal.

El helicóptero traslada primero a los bomberos

y luego ayuda a sofocar el incendio lanzando agua.

¿Es eficaz el sistema de extinción de incendios en Galicia?

Hay un grave error,

basar un sistema de extinción de una comunidad autónoma

como Galicia, que sufre el 40% de los incendios

de todo el estado, en los medios aéreos.

Un helicóptero tiene limitaciones importantes,

por el calor, el humo y el viento,

y otra limitación importantísima, no puede trabajar de noche.

Hay un exceso de helicópteros,

nos faltan aviones de carga en tierra

y vehículos autobomba que llevan el agua.

¿Y hay suficiente personal de tierra?

No hay suficiente personal de tierra.

En la provincia de Ourense, tenemos 80 vacantes.

¿Qué beneficio da que haya tanta dependencia de los helicópteros?

Beneficio para la empresa privada,

cuantas más horas de vuelo y más fuegos haya,

más dinero gana la empresa privada.

Pronto averiguaremos dónde se dirige la brigada helitransportada de Toén.

Antes pasaremos por Santiago de Compostela.

Queremos trasladar la preocupación de los bomberos

al responsable de la extinción de incendios forestales de Galicia.

Y los helicópteros que son tan importantes,

¿son útiles?, ¿son realmente eficientes?

Contra el fuego todas las herramientas son necesarias.

Lo que te permite hacer un helicóptero

con un actuación inmediata, cuando el fuego está empezando,

hay actuaciones que no te permite un avión.

Nosotros lo que conseguimos es que entre 10 y 15 minutos

estamos actuando en cualquier esquina de Galicia.

Los medios aéreos te permiten romper el fuego, enfriar

pero después lo tienes que consolidar desde tierra,

esto es un equilibrio, de medios de tierra,

personal de brigadas, de motobombas de material pesado.

Los bomberos ponen mucha voluntad pero se quejan, les falta personal.

¿Cuánto personal hace falta?

nosotros tenemos un volumen de medios brutal,

con un costo tremendo

que hasta en los momentos de más crisis hemos mantenido,

pero tenemos que atender con los recursos que hay.

La sierra do Quinxo, fronteriza con Portugal,

sufrió el mayor fuego del verano del 2106 en Galicia.

Acechó a varios núcleos habitados, duró siete días

y carbonizó varios miles de hectáreas de pino.

Para apagarlo se movilizaron multitud de medios

pero se complicó en algunos lugares

que solo podían alcanzar helicópteros y aviones.

Cuando ocurrió el incendio los medios ¿fueron suficientes?

En nuestra opinión, no.

En un primer momento cuando de podía haber atajado

no hubo los medios suficientes,

a la mañana siguiente

intentamos que se nos enviaran medios aéreos, tampoco fue posible

y cuando ya aparecieron, el 95% de lo que ardió estaba quemado

¿Qué pasa con los helicópteros?

Nos dijeron que el helicóptero era imposible enviarlo,

por las condiciones de visibilidad, debido al humo,

no era posible volar sobre la zona.

Un caso de incendio, imaginárselo sin humo es bastante inverosímil

pero esa fue la realidad.

¿En Galicia hay un gran despliegue de helicópteros, de hidroaviones?

Sí, sobre el papel sí, un presupuesto enorme de extinción

y al final acaba habiendo un montón de hectáreas quemadas,

es nuestra antigua reivindicación

y una lucha porque se cambie de sistema,

se haga más trabajo de prevención durante el invierno

se evitarían incendios de esta virulencia y de esta envergadura.

Esta es la Galicia recóndita

donde la despoblación y el envejecimiento son evidentes.

Rosa es una de los 50 habitantes

de esta aldea fronteriza con Portugal,

cuyo monte sufrió el gran incendio del año pasado.

La mayoría son emigrantes que han regresado donde nacieron.

Rosa trabajó 40 años en Euskadi, Francia e Italia.

Para mí el cemento y los pinos son el horror de mi vida.

Este es el hórreo que aquí le llamamos canastros.

Y ha arreglado 20.

20 la primera vez, 12 la segunda y 14 la tercera.

quiere que Olelas luzca como las preservadas aldeas

de otros países donde vivió.

Ha conseguido subvenciones para la Iglesia,

traer el agua o arreglar caminos

y continúa cargada de proyectos

a pesar de que el gran incendio del año pasado, la turbó.

En septiembre de 2016 me di cuenta que venía el fuego de dos partes.

¿Qué sentían ustedes aquí con este fuego alrededor?

Sentíamos una agonía, humo y agonía.

¿Y qué le parece a usted que Galicia arda de esta manera?,

¿o Portugal?, aquí al lado

Para mí, me quitan 10 años de vida,

tengo 80 años, nací en 1937, y siempre luchando por esto.

Hice una casa y la vendí para comprar aquí,

los restos de mis abuelos y mi madre, volví, porque mire usted, qué paisaje

no cuidar esto es no cuidar la vida.

Hay que cuidar las pequeñas cosas que son las que nos harán grandes.

para que a los jóvenes les quede aire agua y floresta para poder vivir.

Sin floresta no se puede vivir.

Estas imágenes de la Organización Ambientalista WWF

muestran cómo en España vegetación y cemento se confunden,

algo también habitual en Galicia.

Y en estos inflamables entornos los grandes incendios forestales

arden ferozmente, arrasan la vegetación

y amenazan edificaciones y habitantes.

En Ourense el envejecimiento y abandono rural,

han desplazado el monte hacia las aldeas.

A pesar de la obligación de los propietarios y ayuntamientos

de mantener limpia una franja de seguridad,

en muchos lugares las casas rozan la vegetación.

El paisaje se ha transformado y con él, el fuego.

El principal objetivo antes era apagar el fuego en el monte

y ahora tenemos que defender las casas.

Nos encontramos con un tipo de incendio

que empieza a ser muy peligroso para la población civil.

Vemos que se utilizan muchos helicópteros.

¿Son efectivos para este nuevo tipo de incendio?

Los medios aéreos son necesarios

pero a veces son más efectistas que efectivos,

es mucho más eficaz una combinación de brigadas de guardas forestales

con bulldozer y motobomba en ataque directo,

que un medio aéreo que tiene una ventaja que es la rapidez

pero la altura del combustible

a veces limita la capacidad de extinción.

No son medios con una capacidad de agua muy grande.

En Galicia ahora hay menos incendios

pero son más virulentos y destructivos.

El humo nos guía hasta el incendio del principio del reportaje.

A la media hora de declararse

un continuo baile de helicópteros

trata de impedir que las llamas lleguen a municipios cercanos,

la movilización de brigadas consigue atajar pronto este incendio

que acabará carbonizando dos hectáreas de monte.

La causa de esta calamidad es habitual,

un paisano manejando un tractor que levanta una chispa

en una tarde ardiente y ventosa.

que los humanos provocan la mayoría de los incendios forestales.

Nueve de cada diez fuegos vienen de la mano del hombre,

lo podemos decir con total certeza.

Quien lo afirma es un experto en incendios forestales,

el fiscal de Medio Ambiente de Galicia

que lleva años investigando,

¿por qué hay tantos incendios y quién los provoca?

El fuego se ha utilizado tradicionalmente en Galicia

como un instrumento de gestión del territorio,

puede llegar a provocar muchos incendios.

¿Podríamos hablar de incendios por intereses

económicos o especulativos?

Es difícil, llevamos muchos años investigando

que no hemos encontrado ningún hilo del que tirar

ni ninguna sospecha cierta.

No hay una gran empresa que necesite madera,

ni unos constructores que quieran un suelo para edificar,

que provoquen incendios.

No, los mitos sobre el fuego, incluso lo hablamos entre nosotros

de falsos mitos sobre el fuego, son la madera,

la especulación urbanística, la economía del fuego

quizá sean las tres grandes torres

y nunca hemos encontrado ningún hilo conductor.

¿Existe un perfil de la persona incendiaria?

Podemos decir que es una persona mayor,

en un tramo por encima de los 35, 40 años,

que vive sola, un poco asocial,

no integrado en la sociedad en la que vive,

con algún problema derivado de relaciones familiares

o de algún tipo de toxicomanía o hábitos de alcohol

o asociados a algún déficit mental, no enfermedades,

y que pertenece al territorio donde ocurren los hechos

y actúa normalmente en soledad.

¿Por qué causas?

Las más insólitas que nos podamos imaginar,

desde riñas, odios ancestrales,

pueden provocar la voluntad o la necesidad de alguien de quemar.

También se comenta que las penas

que recaen sobre los incendiarios son excesivamente leves.

Se asustaría usted si supiera las penas.

Un incendio forestal que cause grave daño a las personas

que pueda herir la vida o la integridad de las personas

puede llegar hasta los 15 años de prisión, como un asesinato.

Tenemos una media de unas 30 sentencias al año

de condenas por incendio que es significativo.

Tenemos un problema probatorio de encontrar pruebas suficientes

para incriminar a los incendiarios, nadie ve a los incendiarios incendiar

Yo llevo 43 años estudiando la ecología del fuego.

Aquí tenemos una serie de experimentos de germinación

porque parte de nuestra investigación

se centra en las estrategias que utilizan las plantas

para regenerarse después del incendio

¿Qué más cosas estudiáis?

Estudiamos también los efectos sobre el suelo.

¿Aquí hay muestras de eucalipto, de terreno de eucaliptal quemado?

Sí, sí hay.

Lo digo porque hay mucho eucalipto aquí en Galicia.

¿Está bien que haya tanto eucalipto?

Estamos sobredimensionados.

¿Hay entonces intereses en mejor extinguir que prevenir?

Yo no sería capaz de decir

que hay más intereses en extinción que en prevención

pero sí que está desatendida la prevención.

Los biólogos opinamos que se debería aplicar más recursos a la prevención,

no se puede trabajar todo el invierno desbrozando,

es imposible desbrozar toda Galicia, desbrozar toda España

pero sí zonas estratégicas, bordes de carreteras,

perímetros de seguridad alrededor de las casas.

Con los incendios forestales tenemos un verdadero problema,

un problema grave ¿no?

Sí, todos los partidos deberían tomar un acuerdo de estado

no solo por la educación y la sanidad y el medio ambiente

sino para hacer frente al problema de los incendios en España.

Se queman los montes hoy, se pierde el suelo,

nuestros hijos, nuestros nietos

van a quedar con montes con suelos esqueléticos,

suelos desérticos, desiertos de rocas.

En Galicia el monte público es casi inexistente,

practicante todo es privado.

Pero existe un tipo de propiedad comunal muy antigua, única en España

son los llamados montes vecinales en mano común,

sus titulares ni la pueden trasmitir individualmente ni heredar,

disponen de ella simplemente por vivir en aquel lugar.

Es una forma de propiedad

dentro del concepto germánico de la propiedad vecinal,

eres propietario, no por tener, sino por estar.

Si vives en el lugar, aquí puede ser parroquia, aldea

o lugar donde exista un monte vecinal ya eres titular.

Hace 30 años gran parte de este monte vecinal

de Santa Cristina de la Ramallosa había sido arrasado por un incendio,

entonces Xosé Pereira empezó a gestionarlo

y junto con su hijo le ha dado la vuelta,

nunca más ha vuelto a arder.

Si los montes vecinales estuvieran realmente gestionados a conciencia

¿habría menos incendios forestales en Galicia?

Habría menos incendios

y los que hubiese, sería más fácil su extinción.

Incendios habrá,

el gran culpable es el desalmado o desalmada que va y prende fuego.

Este monte vecinal obtiene miel y madera.

Los Pereira aplican aquí

el modelo que quisieran para el resto de montes vecinales

un territorio sostenible en el que haya diversidad de productos.

Los frutos que obtienen son para consumo propio

y si hay algún excedente se vende en subasta.

Los comuneros deciden en asamblea la gestión del monte vecinal.

Nos muestran el eucalipto de la comunidad lindante,

así era antes su monte

pero ellos decidieron sustituir los eucaliptos por árboles autóctonos,

más resistentes a los incendios

y lo hicieron de la manera más natural posible,

a mano y sin herbicidas.

Y así han transformado el suyo en un monte limpio y diversificado,

incluso lo han acondicionado para el senderismo y la divulgación.

Estamos en una estación arqueológica, de arte rupestre recuperada

escondida bajo un eucaliptal.

El monte vecinal de Santa Cristina de la Ramallosa

es a la vez forestal y cultural.

Aquí lo que se hace es gestión con podas,

con la participación del ganado dentro del monte.

Todo lo que conlleva en sí una multifuncionalidad del monte

nos lleva a que la mayor parte de nuestro territorio

sea muy fácil de atacar en caso de un incendio.

¿Los incendios dan beneficios

a determinadas empresas, a determinados sectores?

Solo da beneficios a aquellas que se dedican a combatir el incendio

otra de las cuestiones que planteamos nuestra asociación

es que la lucha contra los incendios tendría que ser un servicio público

no contratar empresas privadas.

Trasladamos las reclamaciones de los Comuneros

al representante de la Xunta de Galicia.

¿No se podría hacer una política de prevención?

que el monte rindiera, que se utilizara,

que tuviera un valor.

Aquí hay una reflexión que hacer.

Las políticas de prevención,

la administración somos la cabeza de león

de lo que es, la extinción,

una responsabilidad que tenemos y que asumimos y que ejecutamos.

La prevención no es una labor de la administración forestal.

También se plantea

que el tema de la extinción cada vez se está privatizando más.

Eso podría ser contemplado, si fuera cierto

todo nuestro operativo está formado

por funcionarios y laborales de la Xunta de Galicia,

de 12 meses, 9 meses o 3 meses, mayoritariamente

el resto son brigadas en convenio con ayuntamientos,

hasta ahora entidades públicas

y después lo que tenemos son, como cualquier administración

lo que contratamos son, o la maquinaria pesada

que es imposible que cualquier administración tenga ese desarrollo.

A partir de ahí entender que hay una privatización

pues parece que es el sueño de una noche de verano de alguien.

Este territorio de monte continuo hace 100 años era muy diferente.

Había poblados rodeados de cultivos y de prados.

El llamado paisaje de mosaico protegía las aldeas

impedía que el fuego prendiera en las casas.

Xosé Santos es naturalista

y desde hace 30 años trabaja como agente forestal en Ourense,

defiende que para cambiar el comportamiento

de la población con el fuego,

se necesita educación medioambiental.

¿Hay conciencia de lo que representa el que arda el monte?

Galicia la quemamos los gallegos no viene ningún extraterrestre,

ningún sueco, ninguna persona de fuera a quemarnos nuestro país.

Tiene que haber ese cambio de conciencia,

si ya llevamos medio siglo que es un cáncer con metástasis

en este caso una mayor conciencia, una mayor implicación

y evidentemente evitaríamos la situación que año tras año,

es algo recurrente y se reproduce.

Para sensibilizar Xosé Santos dedica su tiempo libre

a la formación ambiental en escuelas y asociaciones.

Hoy visita el Colegio Público Saco e Arce de Toén,

La educación medioambiental es un puntal básico

y los chavales son igual que un bosque.

Un bosque es como una esponja

cuando llueve se empapa y va soltando el agua poco a poco.

Habla en gallego.

Por desgracia

no se hace la suficiente educación medioambiental

ni en los colegios ni el conjunto de la población.

¿Por qué no se hace educación ambiental?

Es parte de la ceguera de las autoridades,

yo creo que en este caso es porque no tiene un fin mediático

o un fin político inmediato

y lamentablemente es algo que se tiene que cambiar.

La lucha contra la quema de montes en Galicia

se presume larga y complicada.

El cambio climático y la despoblación rural,

favorecen los grandes incendios.

El futuro pasa por crear una conciencia colectiva

de que es mejor prevenir que apagar.

Subtítulos realizados por María Hidalgo Castañeda

  • La economía del fuego

El escarabajo verde - La economía del fuego

22 sep 2017

La economía del fuego implica todo lo que se mueve alrededor de los incendios forestales, desde la prevención para evitarlos hasta los medios para extinguirlos.
La Xunta de Galicia apoya la extinción en helicópteros, pero los bomberos gallegos reclaman más personal de tierra. En Galicia reclaman más recursos para prevención que para extinción, porque el fuego se apaga en invierno. El fiscal de medio ambiente de Galicia atribuye la gran mayoría de incendios a causas humanas.

ver más sobre "El escarabajo verde - La economía del fuego" ver menos sobre "El escarabajo verde - La economía del fuego"
Programas completos (321)

Los últimos 534 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios