www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3637746
Para todos los públicos El escarabajo verde - Desecho en barbecho - ver ahora
Transcripción completa

En el año 2020 tendremos que cambiar el modelo de gestión

de nuestros residuos,

reducir un 20 % el volumen de basura que generamos

y separar y revalorizar la fracción orgánica.

Habéis acertado, empieza "El escarabajo verde".

(Música cabecera)

La legislación ambiental europea obligará a grandes ciudades

como Madrid a repensar el modelo de gestión centralizada

de sus residuos.

Precisamente, hemos tomado como ejemplo esta ciudad,

donde el 72,9 % de la basura que genera

no se recicla y acaba en macrovertederos.

Con la ley en la mano, las 3300 toneladas diarias

que llegan al Parque Tecnológico de Valdemingómez

ya no podrán ser incineradas, porque, entre otros motivos,

provocan emisiones tóxicas que perjudican gravemente

la salud de sus vecinos en Rivas-Vaciamadrid,

el ensanche de Vallecas y varios municipios

de la mancomunidad del sureste de Madrid.

Otro macrovertedero, como el de Alcalá de Henares,

está a punto de colmatarse,

y la alternativa a este es la construcción de uno nuevo

de similares características en Loeches,

que cuenta con una fuerte oposición ciudadana.

Bolsa de basura en mano,

enviamos a la periodista de "El escarabajo verde"

Ana Wonham directa al vertedero.

Pero para que nos contara las vicisitudes ambientales

de la recogida y tratamiento de residuos en Madrid.

Cada madrileño tira a la basura un kilo de residuos al día.

Y esta sangría de desperdicios, en su mayoría de fracción orgánica,

se entierra, incinera y amontona a cielo abierto

en los vertederos de la Comunidad.

Como este de Alcalá de Henares.

Tal vez otra gestión de residuos sea posible y más rentable.

(Música)

La recogida de basuras en la metrópoli madrileña

es competencia municipal.

El ayuntamiento de Madrid

ultima un plan estratégico de residuos

con la recogida segregada de la fracción orgánica.

Por fases.

Será en el quinto contenedor, de color marrón.

Un envase más para la separación en origen.

Un paso de gigante para reducir en un 20 %

el volumen de la generación de residuos,

un mandato europeo en el 2020.

Es más habitual. Básico no.

Básico no es.

Aquí tenemos un camión de caja doble.

Aquí se ven los cilindros hidráulicos.

Cuando se carga la basura en la tolva,

ese cilindro echa para atrás y la mete para adentro y la compacta.

Porque, si no se compactara, no llevaría nada de basura.

Si vuestros planes siguen adelante supongo que también exigirá...

Una línea independiente para materia orgánica.

No se puede mezclar con el resto.

El residuo que se recoge por separado nunca se mezcla con otro residuo.

Si miramos aquí lo que hay dentro, en el contenedor de envases,

nos encontramos con que está bastante bien clasificado.

Se pueden ver bandejas, botellas de plástico, plástico...

Y no se ve dentro de la bolsa nada que no sea envase.

Aquí sí tendríamos un impropio, porque esto es cartón.

Eso es impropio, sí. Aquí hay un papel...

Esto está un poco regular, ¿eh? No creas que está muy mal.

Es muy poco, porque esto luego pesa muy poco.

En peso, es un porcentaje muy bajo. Pesa mucho más el brik.

O sea, la mayoría está bien hecho...

Pero es cierto que hay bastante papel.

Vamos al resto, sí. Vamos al resto.

A ver. Bueno, el resto...

Aquí ya tenemos una caja de pañales.

Este resto sería ideal que no existiera.

Lo ideal... Hoy por hoy, en el resto está toda la materia orgánica.

Digo en el futuro.

Lo ideal sería que el resto tuviera muy pocas cosas.

¿Y cuál sería la situación ideal de la recogida de basuras en 2020?

La situación ideal es que no fuera a vertedero

menos del 10 % de la basura que se produce en Madrid.

Revertir la situación actual en un 80 %,

porque en este momento hablamos de un 80 % del vertedero.

Bueno, no llega. No llega al 80,

pero es mucho más de lo que debería ser, desde luego.

Al margen de que se llene el vertedero o no,

aquí hay muchísimos recursos.

Por eso vamos a hacer experiencias piloto

en el próxima contrato de recogida de residuos.

No vamos a meter el quinto contenedor en todo Madrid a la vez.

¿No? No.

Serían unas inversiones brutales

y sería lanzarse a la piscina sin saber si hay agua.

Hay que probar en distintos sitios, con distintos tipos de productor,

con distinto tipo de contenedor.

No es lo mismo este cubo en las casas

que el contenedor que está siempre en la calle.

Hay que probar los sistemas más adecuados

que te produzcan los mejores resultados.

Un elemento fundamental

para un nuevo modelo de gestión de residuos

es la sensibilización ciudadana

en el reciclaje y separación en casa.

La educación ambiental es vital

en proyectos como el huerto del Parque del Retiro,

en pleno corazón de Madrid.

Es una planta municipal que recoge todas las podas

de todos los jardines municipales de Madrid.

Migas calientes, exactamente.

Se trae aquí, y de aquí se distribuye a los huertos urbanos

para que ellos puedan compostar.

-La Red de Huertos Urbanos de Madrid

organiza todos los años la Operación Estiércol.

Y es de la Facultad de Veterinaria, donde hay también vacas, caballos...

Todo el estiércol que se produce lo montan en un camión

y hacen un reparto a todos los huertos urbanos de Madrid.

-La Policía municipal también tiene caballos,

y antes, el estiércol de los caballos de la Policía municipal

se llevaba a la Casa de Campo para compostar.

Vamos a ver las gallinas, ¿no?

Precisamente, una compostera alimentada con nitrógeno natural,

con gallinas negras castellanas, saluda al visitante del Retiro.

Aquí vienen todos los restos del huerto.

Después de haber semillado

lo que se quiere para recoger semillas,

aquí se vuelcan todos los restos

cuando se renueva el huerto de invierno, huerto de primavera.

Hay que regar a veces cuando está más seco.

Se controlan las condiciones de humedad, de temperatura.

Se voltea también. Y es como la primera fase.

¿Cuándo tiempo lleváis con este compost?

Este compost es de unos dos meses.

¿Dos meses? Sí.

¿A qué ritmo van las gallinas? Lo que se va acumulando.

Qué barbaridad.

Estos talleres se hacen para 25 personas por cada taller.

Pero al cabo del año pasan unas 7000 personas.

¿7000? Sí, por cursos y talleres

donde hablamos de la preparación del terreno del huerto,

de cómo instalar el riego, de cómo semillar, cómo repicar,

las labores culturales para prevenir plagas...

Todo con productos naturales, sin usar fitosanitarios.

Y también asistís a la red de huertos urbanos.

Sí, ese es otro papel importante que juega el Retiro.

Ahora mismo hay 17 huertos comunitarios municipales funcionando.

17 es muy poquito para una ciudad tan grande como Madrid.

Pero está creciendo. Caben muchos más.

Así es. Creo que a final de año puede haber casi un centenar

de huertos comunitarios. Hay mucha demanda.

Una de las claves del éxito de las clases de huerto del Retiro

es el descubrimiento de las bondades del abonado orgánico

frente al químico mineral.

Metemos la col y tapamos.

Con nuestra basura, los urbanitas nos convertimos en hortelanos.

Yo vivo en el barrio de La Guindalera,

y ahí vamos a hacer un huerto. Ah, estás cogiendo apuntes.

Sí. Para hacer el huerto.

Vamos a ver, yo sé,

porque he estado trabajando en una granja escuela

de agricultura ecológica en Navarra, en Tafalla mismo.

¿Qué tipo de huertos tenéis aparte del huerto urbano aquí?

Tenemos el huerto urbano y una línea de huertos terapéuticos.

Trabajamos con Madrid Salud,

donde se trabaja con el Instituto de Drogodependencia,

y es una manera de socializar, de conseguir habilidades,

y es una terapia.

Después, salimos fuera.

Tenemos un huerto en el Niño Jesús,

en el que trabajamos con niñas y niños

con desórdenes alimentarios, y a través del huerto

es una herramienta para ir normalizándolos.

La gestión del macrovertedero de Alcalá de Henares

es competencia de la Mancomunidad del Este,

que reúne a más de 30 municipios del sureste de Madrid.

(Música)

A punto de colmatarse en el 2018,

se ha adjudicado un nuevo macrovertedero en Loeches.

Un proyecto con fuerte oposición ciudadana.

Y muy alejado del modelo de gestión de residuos cero.

Javier, este es un mapa antiguo, pero si tuviéramos que localizar

el vertedero de tu pueblo, ¿dónde estaría?

El vertedero ocupa una gran superficie,

dividida en cinco vasos, que desde los años 70,

35 años, está vertiendo la basura de toda la comarca.

Vertiendo además al aire libre.

Por lo tanto, es algo que tiene que terminar.

Tanto la técnica de vertido al aire libre

como esa ocupación en un lugar que ya, por fortuna,

no puede expandirse.

Está situado cerca de un río, en un parque natural,

y ya no hay más espacio.

Cualquier gestión de residuos de un ámbito más allá del municipio,

cuenta con apoyo de financiación de la Comunidad Autónoma,

y en el caso de Madrid, a día de hoy no.

Estamos hablando del proyecto del vertedero de Loeches, ¿no?

Estamos hablando de una planta de tratamiento de residuos

que es su tercer modificado.

Es decir, desde que algunos hemos empezado hace unos meses,

hemos cambiado el modelo.

Un modelo que ya cumple la normativa europea,

que reduce el vaso inicial en un 60 %,

lo deja en un 40 % de lo pensado en principio.

Que elimina la tecnología del plasma,

que era una incineración.

Que admite compost... ¿No se va a incinerar?

No, en absoluto. Es el mal menor.

Es un mal menor. Es como algunos lo planteamos,

sabiendo que, desde luego,

se puede progresar en otras políticas en cada municipio,

que es en lo que yo insistiría, en utilizar la mancomunidad

como una herramienta para llegar adonde todos queremos llegar.

En este territorio hay un problema,

en dos años se acaba la capacidad del vertedero de Alcalá de Henares,

capacidad que se hace no cumpliendo la normativa europea,

que es vertido al aire libre,

y nos vemos obligados a buscar una solución.

La ubicación del próximo vertedero preocupa a sus vecinos.

Un informe del Instituto de Salud Carlos III de Madrid

advierte del mayor riesgo de cáncer

cerca de plantas de tratamiento de residuos peligrosos.

Hay quien dice que es una alternativa utópica.

Eso es falso.

En vez de hacer un macrovertedero, hacer varias plantas deslocalizadas

que respondan a las necesidades de cada municipio.

Y gestionar los recursos...

Digo recursos porque, si las grandes empresas

están tan interesadas en gestionar los residuos,

es porque realmente son recursos. Creo que hay más afectados, ¿no?

No solo por este vertedero, sino por uno que ya existe.

Sí, el vertedero de Alcalá de Henares,

que está a escasos 500 metros de las viviendas

y de un colegio en el término municipal de Villalbilla,

el cual, aunque en abril de 2018 nos digan que ya se colapsa

y se cierra el último vaso,

aún van a seguir emitiendo gases a la atmósfera,

que, dependiendo de hacia dónde sople el viento,

afectará a los vecinos de Alcalá de Henares

o seguirá afectando a los vecinos de...

De tu pueblo. De Villalbilla.

Y Loeches, que parece el municipio más afectado,

al menos aparece como "macrovertedero de Loeches".

¿Qué estáis haciendo?

En Loeches hay una contestación social contra el macrovertedero.

Está claro que es una instalación que nadie ha pedido,

que no es necesario. Lo que más molesta de la instalación

es el ocultismo con el que se ha tratado.

Hay un estudio del Instituto de Salud Carlos III

que enumera una serie de cuestiones

y de afecciones que pueden provocar este tipo de instalaciones.

-Lo que tiene que quedar claro

es que el promotor del proyecto es la Mancomunidad del Este.

Las instalaciones son megainstalaciones

en las que va el 70 % del vertedero de cola.

Van a hacer lo mismo que en el vertedero de Alcalá,

pero en vez de tirar la basura a cielo abierto,

la van a envolver en plásticos. Esto se está haciendo en Ripollet.

Sí, sí. Da lo mismo.

El plástico se degrada y van a seguir saliendo gases.

No nos va a servir de nada.

Vamos a tener lo mismo.

Es un vertedero encubierto.

-Lo que nunca sabemos es, cuando vayan a decidir,

qué se va a decidir en las reuniones de la Mancomunidad.

El voto de nuestro municipio es muy pequeñito.

Yo creo que si informaran a la gente,

el representante de mi municipio tendría el apoyo de la gente.

-Nosotros estamos afectados por la incineradora de Valdemingómez.

Está afectando de forma permanente a 9 kilómetros a la redonda.

Y nosotros estamos en esa.

¿Cómo es vuestra lucha en contra de esta instalación?

Coslada acaba de incorporarse a la Mancomunidad del Este.

En una reunión con la representante de Coslada en la Mancomunidad,

que es la concejala que lleva el área de Medioambiente,

le planteábamos que durante cuánto tiempo más piensa ella

que vamos a poder estar respirando un aire contaminado

por la quema de residuos, durante cuánto tiempo más

vamos a tener suelo disponible para seguir enterrando algo

que además es valor, que se puede poner en valor

y que se debe reutilizar y poner en valor.

Nadie tiene en cuenta los costes ambientales, ¿no?

Nosotros estuvimos en Milán, en Capannori,

y nos estuvieron diciendo los costes que tienen.

¿Es una calculadora? Sí, sí, sí.

Los costes que tendríamos...

Ahora mismo se están vertiendo 220 000 toneladas

de residuo orgánico.

De ahí, el 50 % sería húmedo. Serían unos 72 euros por tonelada,

que es más o menos lo que nos va a salir en esta planta.

En recoger lo orgánico aquí. Eso nos saldría...

110 000 toneladas a 72 euros, que es lo que nos dijeron,

7 920 000 euros. Es decir, unos 8 millones.

Al año. Al año.

De hecho, el contrato con FCC es de 21 millones al año.

Es decir, mucho más económico.

Pero 21 millones al año, ¿durante cuántos años?

22,6 años, ¿no? -Casi 23.

-Casi 23 años. 8 millones de euros anuales

frente a 21 millones sin separar. Necesitamos un economista ambiental.

(Música)

Cada día llegan a Valdemingómez 3277 toneladas de residuos,

de las que no se recicla el 74 %.

Un 20 % se incinera.

Unas calderas de combustión queman, sobre todo,

la fracción orgánica.

El residuo sólido se transforma en emisiones atmosféricas tóxicas,

vertidos líquidos procedentes del lavado

de los gases de combustión

y cenizas y escorias como subproducto final.

El problema es que no cerramos el ciclo,

porque el ciclo es material, no es energético.

Estamos extrayendo aluminio, cartón, plástico,

para acabar quemándolo y consiguiendo una energía muy ligera

que deberíamos obtener por medio de energías renovables.

¿Es viable a corto plazo esa mejora del modelo,

ese cambio de modelo? Desde luego que es viable.

Los municipios que se lo han tomado en serio,

en dos años, han conseguido incrementar

los porcentajes de reciclaje al 80 %. ¿Por ejemplo?

La diputación de Guipúzcoa y algunos municipios concretos,

como Usúrbil o Hernani.

En Italia, toda la región de Treviso está en un 85 % de separación.

Y nosotros estamos en menos del 30.

Madrid Agrocomposta es la primera experiencia piloto

de recuperación y agrocompostaje

auspiciada por el ayuntamiento de Madrid.

De marzo a julio, cerca de 200 hogares,

el mercado municipal de San Fernando,

comedores escolares y huertos urbanos comunitarios

participan en este proyecto.

Hay varios comerciantes que están...

participando en esta iniciativa piloto.

Dentro del porcentaje de alimentación perecedera,

es un 8 %, un 10 %.

Esta iniciativa simbólica de un nuevo modelo de gestión

de la fracción orgánica es un empeño coordinado

por la plataforma Madrid Agroecológico,

la Red de Huertos Urbanos de Madrid,

la asociación coordinadora Economías BioRegionales,

así como de agricultores, comedores escolares

y grupos de consumo.

Servimos al detalle la entrega de los bidones orgánicos

en Paracuellos del Jarama,

en la finca agroecológica El Chorrillo.

Agárralo.

(Música)

Viene más limpio depende de donde proceda.

Cuando la gente está concienciada y pone cuidado en seleccionarlo.

No hay mucho porcentaje de impropio. Muy poco. Sí, sí.

Solemos tener un poco más en el colegio,

pero bueno, es otro tipo de residuos.

Procede del menú. Y esto es del mercado,

de los puestos de verduras.

¿Cuánto te exige el cuidado del compost?

El compost, muy poco. Una vez hemos echado la basura,

con que lo movamos una vez a la semana,

le añadimos el estructurante, en este caso, utilizamos paja,

y luego le echamos la gallinaza.

Esta tapado normalmente, ¿no? Sí, tiene este techo.

Y le suelo poner esto para que coja más calor.

Estamos alrededor de un montón de basura y no huele.

No huele a basura. Si se trata bien,

se pone cuidado que necesita, no huele.

Y el control de temperatura, ¿cada cuánto lo tienes que hacer?

Normalmente, cuando se entrega.

Primero ha habido que esperar un poco

para que haya suficiente materia orgánica,

porque si hay poco, no tiene suficiente masa

para coger temperatura.

Pero a partir de ahora... Se te ha escapado una etiqueta.

Si son pequeñas, es fácil que...

Normalmente, esto aporta poco.

Una etiqueta aporta poco al proceso de venta.

Estamos en la sierra pobre de Madrid,

donde hay más iniciativas de agrocompostaje.

Con fuerte apoyo municipal y de los vecinos.

Por ejemplo, en Redueña.

Un arboreto comestible que se autoabona

gracias a las composteras instaladas en la propia huerta.

Al final del arboreto, hay una zona de composteras,

y ahí es donde se llevan todos los residuos

que se sacan del mantenimiento y de la huerta.

El compost que se genera se utiliza otra vez aquí.

Tanto en los bancales de huerta como, si sobra,

se pueden abonar los árboles, los arbustos...

¿Tenéis aportaciones de los vecinos del pueblo?

Claro.

Están puestas para que desde fuera se puedan echar los residuos.

Ellos también participan y colaboran en traer residuos orgánicos.

Con lo cual, en su bolsa de basura...

Su manera de aportar. Ya tienen algo adelantado.

Claro, ya han tenido que separar.

Y de la huerta al corral.

De nuevo, las gallinas ayudan a compostar.

Esto es un avicompostero, no es solo un gallinero.

Y un avicompostero comunitario. ¿Quién cuida de las gallinas?

Los gestores del avicompostero son siete familias,

una por cada día de la semana. ¿Ah, sí?

Ellos vienen, cuidan las gallinas, las dan de comer,

recogen sus basuras y las depositan en el compostero,

y ese día se llevan los huevos. Qué bueno, tienen premio.

Claro, tienen premio. ¿Imaginas la ciudad de Madrid

con 50 huertos urbanos llenos de avicomposteros?

Me la imagino, porque en algunos sitios...

Avicomposteros, creo que aún... Un poco rápido.

Con la revalorización de las aves de corral,

surgen a su vera empresas locales que hacen prototipos de gallineros.

Gallineros de estar por casa.

Tenéis aquí palés. Sí.

Este es el taller de RBKart, la escuela taller.

Es una asociación que acabamos de transformar

de taller a asociación.

Y nos dedicamos a la reutilización y el trabajo con palés,

cajas de vino, etc.

Este prototipo va unido a unas composteras

para el tema de reducir residuo orgánico.

La idea sería poderlo sacar en los municipios

o pequeñas comunidades de vecinos, quizás también de pueblos.

O particulares que en sus casas tengan sus parcelas

y les apetezca tener un gallinero un poco más cuco.

¿Cuántas gallinas podrían estar aquí?

En este concreto, 12 o 15 podrían estar bien.

Otro municipio serrano, Navalafuente,

ensaya con éxito la recogida puerta a puerta

de la fracción orgánica.

Hola. -Hola, ¿qué tal?

-Hoy vengo acompañada. -Fenomenal.

Bueno, no está mal el pago. No, no está mal.

Y que te lo vengan a recoger a casa, pues todavía mejor.

¿Puedo verla? Por supuesto.

A ver, a ver.

¿Cuánto tiempo te ha llevado llenarlo?

Los tres días, más o menos, que ellos tardan en recogerlo

es lo que yo tardo en llenarlo.

-Hoy la toca, a cambio de esto, cada 20 días o 30,

le damos huevos de las gallinas que se comen todo esto.

Todo tuyo. Ya tengo comida para hoy.

En otro municipio cercano, Torremocha de Jarama,

es el propio gobierno municipal, con el apoyo de la oposición,

el que ha apostado por el compostaje comunitario.

Esto lo han puesto voluntariamente las empresas...

Han regalado las composteras. Las han regalado.

¿Y vosotros qué hacéis? En deposito en realidad.

No es un regalo. Ah, es un deposito.

El ayuntamiento ha puesto el terreno. ¿Es muy caro compostar?

No, compostar de este modelo es el sistema más barato

comparado con las grandes inversiones en plantas de compostaje.

Los vecinos de Torremocha pagan una tasa de basura

que no llega a los 20 euros año por hogar.

Si tuvieran que imputar todos los costes que lleva el sistema,

tendría que pagar no menos de 150 euros por habitante.

Y eso tendrá que llegar en algún momento.

Todo lo que se haga desde el ayuntamiento

para irnos acostumbrando

será reducir la subida de las tasas cuando llegue el momento de hacerlo,

que seguramente será para 2019.

En los pequeños municipios, las composteras como estas,

menos de 2000 habitantes, y Torremocha no llega a los 1000,

se puede resolver el 100 % con composteras comunitarias.

Necesitaría apoyo de alguien

que técnicamente viniera a hacer un seguimiento,

pero se podría resolver toda la materia orgánica

y se estaría ahorrando mucho.

No solo en la tasa, sino en los transportes,

y lo que es más importante, espacio en los vertederos.

¿Crees que es importable a una ciudad como Madrid,

a una Comunidad como Madrid?

Segurísimo. Se podría hacer sin lugar a dudas.

Además, Madrid ya tiene infraestructuras,

sobre todo el ayuntamiento, para hacer compostaje

y tratamientos de digestión.

Aerobio o sin aerobio, con oxígeno y sin oxígeno.

Y con eso y algo de apoyo de agrocompostaje

en los entornos de la ciudad,

puede hacerse un plan de residuos cero

en materia de residuos orgánicos.

Lo que no me puedo creer es que solo se vaya a resolver

con una recogida, por muy buena que sea,

en grandes plantas centralizadas,

porque eso supone kilómetros de desplazamiento,

y lo que es peor, ese compost habrá que venderlo.

¿Hay mercado para comprarlo?

¿Los agricultores tienen dinero para comprar esa materia orgánica?

Pues no, no están las cuentas de explotación de los agricultores

como para comprar la materia orgánica.

La mejor es adjudicarle residuo, pagarle por que lo gestionen,

y luego ellos lo autoconsumen en su finca.

El sureste de Madrid es un racimo de instalaciones tóxicas.

Laguna de aceites, almacén de hidrocarburos,

incineradora y gestión insostenible de residuos.

La directiva ambiental europea

nos pide que iniciemos un nuevo modelo verde

de gestión de nuestros desechos.

Un futuro que revalorice la fracción orgánica.

El proyecto Residuo Cero construye una economía circular

partiendo de varios ejes: ecodiseño en origen,

reducir, reutilizar y reciclar.

Será vital para este nuevo modelo

saber cómo gestionar la fracción orgánica de los residuos.

Nuestro modelo de gestión es preparar otro interesante

"Escarabajo" para la próxima semana.

Mientras tanto, recordad que estamos en Facebook y en Twitter,

@marioescarabajo, y que tenemos más contenidos

en Instagram, en Spotify y en nuestra web.

Nos vemos aquí, en La 2, en siete días.

Nos faltéis, que pasamos lista.

(Música créditos)

El escarabajo verde - Desecho en barbecho

17 jun 2016

La gestión de los residuos en una ciudad de más de cuatro millones como Madrid es un reto urbanístico y ambiental permanente. La recogida de nuestros desechos es responsabilidad municipal así como el tratamiento centralizado en el Parque Tecnológico de Valdemingómez. Pero también existen macrovertederos en activo, como el de Alcalá de Henares, competencia de la Mancomunidad del Este, que reúne a 31 municipios del Sureste de Madrid. A punto de colmatarse en el 2018, se ha adjudicado un nuevo macrovertedero en Loeches. Un proyecto con fuerte oposición ciudadana y muy alejada del modelo de gestión de residuos cero.
Cada madrileño tira a la basura un kilo de residuos al día. Y esta sangría de desperdicios, en su mayoría, de fracción orgánica, no se recicla en un 72, 9%, sino que se entierra, amontona e incinera a cielo abierto.
El Ayuntamiento de Madrid ultima un plan estratégico de residuos con la recogida segregada de la fracción orgánica. Por fases. Será en el quinto contenedor, marrón, un envase más para la separación en origen. Un paso de gigante para reducir en un 20% el volumen de la generación de residuos, un mandato europeo en el 2020.
El proyecto piloto “Madrid Agrocomposta” es la primera experiencia piloto de recuperación y agrocompostaje de materia orgánica auspiciada por varias plataformas ciudadanas y apoyada por el gobierno municipal.
La directiva ambiental europea nos pide que iniciemos un nuevo modelo verde de gestión de nuestros desechos. Un futuro que revalorice la fracción orgánica.

ver más sobre "El escarabajo verde - Desecho en barbecho" ver menos sobre "El escarabajo verde - Desecho en barbecho"
Programas completos (325)

Los últimos 540 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios