www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4274598
Para todos los públicos El escarabajo verde - El deporte más eléctrico - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Son pocos, pero se hacen oír.

Los vehículos propulsados por energía eléctrica

empiezan a ser cotidianos

y los fabricantes de automóviles se electrizan.

(Música suave)

El vehículo eléctrico es competitivo.

La fórmula es un campeonato enchufado.

El rally más duro, el Dakar, lleva tres temporadas conectado.

Y se encumbra la bicicleta eléctrica,

que, con una simple recarga, escala puertos cada vez más elevados.

(Música suave)

Mucho gusto. Es bonita esta moto. No se oye nada con esta.

Además va con correa. Es eléctrica totalmente.

100 %, sí, sí. Fíjate que no tiene tubo de escape.

Te propongo dar una vuelta por aquí y vamos hasta mi casa, si quieres.

(Música suave)

Yo uso el vehículo eléctrico siempre que puedo.

Estoy comprometido en que nunca más me compraré un coche de combustión

o, como mínimo, de combustión pura. Nunca más, porque existe

la tecnología, ya es práctico, ya es eficiente y no hace falta.

Te puedes montar una vida con movilidad eléctrica.

Con ciertos sacrificios, pero que cada vez serán menos

y en tres o cuatro años desaparecerán.

Aquí verás, tengo enchufes por todos lados

porque estoy siempre enchufando trastos: el coche, la moto,

el patinete. Esta casa es 100 % eléctrica.

Aquí no existe el combustible.

Estamos en el corazón de mi tesoro. Todo mi material.

Tengo bicis, el kayak. Con este trineo crucé la Antártida.

Le tengo mucho cariño.

Albert Bosch es un aventurero que practica deportes extremos.

Su mayor proeza fue cruzar la Antártida

desde el mar hasta el Polo Sur.

Hola. Pues muy contento, muy feliz.

Acabar de llegar con este recibimiento...

Aún quedan 500 metros hasta el verdadero Polo Sur.

Solo y sin asistencia, Bosch recorrió en 2 meses 1000 kilómetros

en un continente desolado, ventoso y frío.

Soy el primer español que ha llegado a cruzar la Antártida

desde la costa hasta el Polo Sur sin recibir asistencia.

Además, el primer catalán absoluto, que también me enorgullece.

Entre sus proezas, ha completado el proyecto Siete Cumbres.

Consiste en escalar las montañas más altas de cada continente,

incluido el Everest.

Cuando bajé del Everest dije "nunca más voy a promover

cosas relacionadas con el petróleo". En la Antártida me comprometí

a que nunca más participaría en carreras con petróleo o gasolina.

Debía ser como un apóstol de la naturaleza.

Bosch ha participado en dos Dakar en moto y siete en coche.

Antes corrió en innumerables pruebas de motor.

Yo renuncié, de manera radical, a participar

en cualquier carrera relacionada con los combustibles fósiles.

Me encantaba, disfrutaba. Formaba parte de mi ambiente social,

de mis patrocinadores. En la vida no solo puedes divertirte y correr

por tu placer; también tienes que ser responsable

y responsable de esos impactos que creas.

Yo pienso, porque estoy comprometido con el medioambiente,

radicalmente comprometido, que el impacto que hacemos

al promocionar la cultura de los combustibles fósiles

es nefasto para el planeta y para la salud

de los que vivimos dentro.

En el Rally Dakar 2015 hizo historia compitiendo en coche eléctrico.

Pensaba que nunca más participaría en el Dakar.

Pero me contradije, porque vi que podía aprovechar

la plataforma de comunicación que era el Dakar,

la carrera más dura del mundo, para promover

la movilidad sostenible, las energías limpias.

Me puse a desarrollar un proyecto para participar,

por primera vez en la historia, en la carrera más dura del mundo

sin llevar una sola gota de combustible en el coche.

En 2015, el vehículo eléctrico

pilotado por Alberto Bosch y Agustín Payá

fue incapaz de acabar la carrera. Tampoco en la siguiente edición.

Sin embargo, en el Dakar 2017, el mismo coche mejorado

y conducido por otros pilotos logró culminar la prueba.

Estoy en contra del petróleo. Todo nos ha ido muy bien, vale.

Los combustibles fósiles, desde la Revolución Industrial

ayudaron a desarrollar nuestro bienestar, pero ahora

no tenemos que depender de ello porque nos perjudica.

No solo el medioambiente y el oso polar, que a la gente

parece que no le importa, y debería. Nos perjudica en la contaminación,

estamos destrozando selvas y mares. Contaminamos los mares, las selvas.

Estamos destrozando todo. Es el cáncer de nuestro planeta,

a todo nivel. Tenemos la posibilidad real, porque existe la tecnología,

de dejar de depender de él.

Visitamos a un piloto de rally muy veterano.

Nani Roma es bicampeón del Dakar en categoría de moto y automóvil.

Su colección es muestra de los años que compitió en moto enduro

hasta que saltó al automóvil.

Roma se confiesa preocupado por el futuro del planeta,

pero es partidario, todavía,

del uso del petróleo en la competición de motor.

Hoy en día, en un Dakar contamina más

el avión de llevar a la gente a la competición que la competición.

Un mundial de fútbol: el movimiento que genera todo el mundial de fútbol

contamina 2.5 millones de toneladas

que emite de la gente que se desplaza,

los aviones que vuelan a los sitios...

El problema en este caso no es la competición de motor

que parece lo más fácil, lo más "criticable",

sino es el día a día, el movimiento día a día de las grandes ciudades,

de aviones, de los transportes.

Roma, que compite con motor de combustión,

defiende una implantación gradual del vehículo eléctrico.

Le preocupa que pudiera perjudicar a la actual industria del automóvil.

Hemos visto en los últimos Dakar vehículo eléctrico, coche eléctrico.

¿Qué le parece? Yo creo que está muy bien

si lo utilizan con una parte técnica de intentar evolucionar

y aprender y tener baterías más largas, de carga más rápida

que puedan hacer toda una etapa con una batería.

Si hacemos la trampa de que para hacerlo correr,

que realmente el coche ha tenido que hacer emisiones,

tiene tres camiones más dos coches alrededor que tienen que ir

a controles distintos para cargar, al final su consumo diario

es más que el que yo pueda consumir o que cualquier coche de un Dakar.

¿Que le parece que en las competiciones

haya tanto vehículo de combustión y tan poco vehículo eléctrico?

El problema básicamente es técnico. Hoy en día aún no hemos encontrado

cargadores superrápidos que puedas cargar en dos minutos una batería.

En competición no hemos encontrado las baterías que puedan durar

kilómetros y kilómetros, sobre todo para el Dakar.

-Es difícil imaginar actualmente una carrera como el Dakar

con todos los coches eléctricos. Evidentemente, el coche eléctrico

se implementará en muchísimas modalidades de competición,

pero el Dakar será, seguramente, la última.

Por ejemplo, en la subida en cuesta más importante del mundo

los favoritos son los eléctricos compitiendo de igual a igual.

Carreras cortas, como Rally Cross, el trofeo Ando sobre hielo;

se están preparando los reglamentos. En Moto GP,

en 2019 habrá categoría eléctrica, etc., etc. Yo creo que ganarán

los eléctricos, porque son mucho más eficientes los eléctricos

siempre que la autonomía no sea un factor clave.

En el Dakar la autonomía aún es un factor clave,

por lo tanto le faltan cuatro o cinco años

para que se vean coches competitivos eléctricos en el Dakar.

Por la autonomía. Si fuese por motor y tecnología, mañana.

La apuesta por el vehículo eléctrico ya se comprueba en la Fórmula E.

La Federación Internacional de Automovilismo

creó este campeonato para que la industria

desarrollara el vehículo eléctrico.

Sus bólidos compiten en circuito urbano, cerrado y sinuoso.

Es una carrera con adelantamientos arriesgados y accidentes.

El público disfruta de un deporte limpio

que ni hace ruido ni contamina,

a pesar de que alcanzan los 240 kilómetros por hora.

Repostan cambiando a un 2. coche con la batería cargada.

La Fórmula E va de espectáculo, pero también de sostenibilidad

y medioambiente.

Examinamos el pequeño circuito de Calafat,

donde ensaya una de las marcas punteras de la Fórmula E.

La sociedad española Campos Racing

gestiona el equipo de la escudería india Mahindra,

subcampeona de la competición más eléctrica del mundo.

A su frente está el ingeniero Joan Urús.

Siempre he soñado, desde la universidad, que el futuro

tiene que ser las energías renovables y el vehículo eléctrico.

Cuando monté mi primera empresa desarrollé

un superdeportivo eléctrico, hice una moto solar.

Lo he llevado dentro. A la que vi que nacía este campeonato

dije "yo quiero estar.

Creo que es el futuro y quiero estar".

Entramos con muchas ganas y ganamos el primer campeonato

con un equipo de China.

El segundo año empezamos a trabajar para Mahindra.

¿Cree que la fórmula eléctrica puede crear conciencia

en el público, en la gente sobre la contaminación

y estos problemas cotidianos en las ciudades?

Esa es la clave. Montamos circuitos urbanos para acercarnos a la gente

y para dar conciencia de que los vehículos eléctricos

tienen que estar en las ciudades. El vehículo eléctrico tiene

que sacar la contaminación fuera de la ciudad,

mandarla a zonas industriales, pero donde vivimos, donde respiramos

y donde crecen nuestros hijos sea una zona con aire limpio.

Ese es el futuro y la misión del vehículo eléctrico.

Es a lo que estamos empujando. Hacemos carreras, motores Ford,

pero intentando mandar el mensaje de que en el futuro

hay que salvar el planeta y de que una de las formas es

disminuyendo el consumo de...

energías no renovables y de gasoil y gasolina.

La batería es la diferencia. El coche eléctrico,

en lugar de depósito lleva una gran pila de 300 kilos

que suministra la energía para desplazarlo.

El motor eléctrico es pequeño,

pero aprovecha la energía que le surte la batería.

Esta es la gran diferencia: los fórmulas de combustión,

igual que los coches de combustión, la eficiencia energética que tienen

puede estar alrededor de un 25-30 %, mientras que en los eléctricos

podemos llegar hasta un 95 % de eficiencia.

Quizá esa es la gran diferencia de estos coches

y de los coches eléctricos en el futuro.

El campeonato de Fórmula E es reciente.

Entrará en su cuarta temporada. En Calafat hacen los test oficiales

de cara a la próxima edición.

El piloto sueco de Mahindra nos explica la diferencia

entre un Fórmula 1 y un Fórmula E.

¿En la fórmula eléctrica pueden conseguir aplicaciones tecnológicas

aplicables a vehículos domésticos, convencionales?

Estamos desarrollando motores eléctricos, "inverters",

cajas de cambio que se utilizarán en vehículos de calle en 5 años.

Tenemos la máxima tecnología en estas áreas y en la batería.

Estamos estudiando las celdas con la máxima densidad posible

para disminuir el peso de los vehículos. Esta investigación

va a repercutir en los coches de calle,

que son los que vamos a tener en la calle en cinco años.

Es una de las razones por que la mayoría de constructores

está viendo la necesidad de invertir en la Fórmula E.

Hay mucha gente que se siente atraída por el coche eléctrico,

pero dice que el problema es la carga de la batería.

¿Tiene solución? Lo que va a dar un cambio definitivo

según mi opinión al cambio del vehículo eléctrico

es la carga rápida. Ahora se desarrollan cargadores rápidos.

Algún día, estos cargadores estarán puestos en las gasolineras.

Cuando lo tengamos en la gasolinera significa que cualquiera de nosotros

podrá ir a recargar la batería en 15 minutos.

Cuando haya un parque enorme de vehículos eléctricos,

una vez usadas las baterías,

usarlas en un segundo ciclo de vida de almacenamiento de energía.

En esa vida de almacenamiento es para, durante la noche,

cuando de centrales hidráulicas o eólicas estamos lanzando energía

y la gente no la utiliza

porque tenemos las luces apagadas y las fábricas paradas,

hay que almacenarla para usarla durante el día.

Existe y se está estudiando una segunda vida para las baterías

que será de almacenamiento de energía.

Finalmente se está estudiando el reciclaje del litio

para aprovecharlo, cuando la vida de la batería no es más útil

y poder, con ese reciclaje de litio, volver a crear baterías desde cero.

Esto creemos que va a ser el futuro.

Mahindra lleva 25 años construyendo vehículos eléctricos.

Sus directivos están convencidos de que la Fórmula E es el futuro.

¿Va a llegar a competir o a superar a la Fórmula 1 la Fórmula Eléctrica?

La Fórmula E no nace tanto para competir con la Fórmula 1

sino para buscar eficiencia energética, en los recursos.

Los presupuestos de un equipo de la Fórmula E son más limitados,

hay una serie de la parte del coche, la parte mecánica, de aerodinámica,

de frenos, suspensiones que no se puede tocar por reglamento.

Eso está hecho adrede para que la inversión se centre

en la parte de los componentes eléctricos, que interesan

para el desarrollo de la industria del vehículo eléctrico.

La industria, los fabricantes de automóviles

¿apuestan por la fórmula E? Todos los fabricantes, yo creo

que saben que el futuro pasa, de alguna forma,

por incorporar la tecnología eléctrica a los vehículos.

Es una apuesta... No pueden perder este tren. La única forma de estar

es participando en el único campeonato que existe

donde se compite con esta tecnología.

La muestra de que el campeonato está siendo un éxito

es el interés que hay por parte de grandes fabricantes alemanes

que han dejado campeonatos como el Mundial de Resistencia

o pruebas tan míticas como Le Mans para centrar sus esfuerzos

e inversión en el departamento deportivo

en un campeonato como la Fórmula E.

La Federación Internacional de Motociclismo

probó las motos eléctricas en el último campeonato del mundo.

El antiguo campeón mundial, Marc Colomer,

ha regresado al trial con un prototipo de marca Gas Gas.

(Música suave)

El motor eléctrico también empieza a revolucionar la bicicleta.

Escalar cimas a pedal es, cada vez, menos duro.

Acompañamos a los participantes en la primera ruta colectiva

de bici eléctrica celebrada en La Cerdaña.

Mañana le vamos a dedicar el día a La Solana.

Los ciclistas eléctricos preparan su recorrido

por este valle del Pirineo que se adentra en Francia.

Los ciclistas, llegados de diferentes partes de España,

se preparan para el atractivo fin de semana que les espera.

Una bicicleta eléctrica funciona prácticamente como una convencional.

La única diferencia es que tenemos el motor

que va conectado directamente a los pedales.

Obviamente también tenemos la batería

que, en este caso, en esta marca, está aquí escondida.

Es extraíble, la puedes subir a casa y subir para cargarla.

Básicamente la otra diferencia es el ordenador.

El ordenador permite controlar el grado de asistencia

que queremos utilizar.

No podemos compararla con una moto, tanto eléctrica como de gasolina.

¿Por qué? Porque, básicamente, no tiene un acelerador.

Eso implica que si yo no pedaleo, no funciona.

Lo que hace el motor es complementar mis fuerzas.

Si yo estoy haciendo exis Newtons de fuerza,

el motor va a entregarme un plus de fuerza.

Cansarte, te vas a cansar. Igual te vas a cansar menos

o vas a subir menos tus pulsaciones, pero te vas a cansar,

a hacer deporte y vas a subir por sitios donde antes no subías.

No se trata de una competición sino de una excursión

y de aprovechar los beneficios de un motor

que ni provoca contaminación acústica ni poluciona el aire.

¿Qué tipo de gente la usa? La usa aquellos amigos

que no se atrevían a venir con el grupo

porque no tenían la suficiente fuerza física.

La utiliza la pareja que no se atrevía a venir por lo mismo.

Sobre todo mucha gente que venía del mundo de la moto

y ha empezado a utilizar la bicicleta eléctrica,

y nos los encontramos en las rutas sobre todo de enduro.

¿No puede representar una masificación de la montaña?

Por suerte la montaña es muy grande. Creo que cabe todo el mundo

y, por supuesto, cabe la bicicleta eléctrica.

¿No les da miedo que llegue un momento que haya

tanta bicicleta eléctrica que empiece a ser un estorbo?

No, seguro que no va a pasar. Hay sitio para todo el mundo.

Hay espacio y hay seguramente caminos, senderos y pistas

para todo el mundo. No digo que, a lo mejor,

quepa alguna regulación en algún espacio,

pero no como para ser un problema. Un deporte no debe ser un problema

en un espacio natural o en cualquier sitio.

¿Puede deteriorar el monte o ser agresiva, como la moto?

No puede ser como la moto porque no tiene la fuerza

que tiene una moto. Es una asistencia, no es un motor.

No es un motor que te lleve solo.

Tu parte física la tienes que aportar.

Dejamos atrás las montañas

y proseguimos nuestra ruta eléctrica con Albert Bosch.

El coche que conduce tiene una autonomía de 250 kilómetros,

más que de sobra para ir y volver de Barcelona,

donde nos trasladamos.

El coche de combustión es el tabaco del futuro.

Lo mismo que ha pasado con el tabaco pasará con el coche de combustión.

Vemos que es un protagonista de la contaminación.

La contaminación perjudica la salud, por lo tanto lo regularán

y prácticamente lo prohibirán en las zonas urbanas o en general.

El coche eléctrico lo sustituirá.

¿Qué tal la recarga de la batería? Ahora te lo enseño.

Estamos en la Diagonal de Barcelona y vamos a ponerlo a cargar.

Lo bueno es que estamos en el centro de Barcelona y tengo

parking gratis y carga gratis. Durante una hora, eso sí.

¿No se paga todavía? No, aquí está totalmente... Ya está.

¿Cuál va a ser la clave para que sea un coche popular?

Para mí, la clave está en un elemento: la batería,

la revolución de la batería. Estos coches aún son más caros

porque la batería sale cara, pero en los próximos 3-5 años

se calcula que va a dividir su coste entre dos y tres veces, mínimo,

y aumentando su capacidad de autonomía por kilo,

como mínimo, en dos, tres o cuatro veces.

Una vez el coche eléctrico ya sea masivo,

las personas se van a quedar muy tranquilas

porque se acaban los problemas de circulación, de contaminación.

Relativamente porque yo soy un activista, de alguna manera,

de la sostenibilidad, no del vehículo eléctrico.

Soy muy fan del vehículo eléctrico, pero cuando esté implantado

estaré como en contra porque no quiero que se masifique.

Esto también tiene un coste. Sostenibilidad, en general,

tanto en recursos como en energía como en espacio. Esto está colapsado

y es ineficiente. Tiene que cambiar. Hay muchos sistemas de futuro,

y algunos de presente. Si quieres, te enseño uno.

El que uso yo cuando estoy en ciudad.

Mira qué simple. Pero esto es un patinete.

Sí. Parece el de los chavales, ¿verdad? Es lo mismo pero eléctrico.

Cambia brutalmente. Es lo que uso cuando vengo a la ciudad.

Cojo esto, "pam" y ya está.

Esto junto a las bicicletas normales, las eléctricas,

los patinetes eléctricos..., claro, tiene mucha más lógica.

Esto pesa diez kilos y transporta a un energúmeno como yo de 80 kilos.

Un coche normal, sea de combustión o eléctrico, pesa una tonelada

para transportar a una persona de 70 u 80 kilos.

Energéticamente es una tontería, es absurdo.

No contamino, no pierdo tiempo, no me cuesta dinero.

Ese es el futuro. Más sostenible, estoy más feliz

y creo que crea un impacto más positivo.

Mucho gusto y que te vaya muy bien. Gracias. Yo me voy a lo mío.

Puedo ir por el carril bici o por aquí.

Hasta la vista. Hasta ahora.

(Música suave)

  • El deporte más eléctrico

El escarabajo verde - El deporte más eléctrico

27 oct 2017

El vehículo eléctrico irrumpe velozmente en el deporte. La llamada fórmula E ha llegado para adelantar a la fórmula 1 y en otras pruebas como rallyes y trial, las motos y coches que no contaminan van tomando posición. La carrera por las energías limpias ha entrado en la competición de motor.

ver más sobre "El escarabajo verde - El deporte más eléctrico" ver menos sobre "El escarabajo verde - El deporte más eléctrico"

Los últimos 539 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios