www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5103743
Para todos los públicos El escarabajo verde - Costa Brava, penúltimo asalto - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

"En 100 años,

la Costa Brava ha crecido tanto en popularidad como en cemento.

El litoral del norte de Cataluña está sobrecargado,

y los pocos espacios todavía vírgenes,

amenazados por lujosas promociones

de fondos de inversión internacionales.

La rebelión de los ecologistas ha obligado a la Generalitat

a paralizar por un año

las nuevas urbanizaciones cerca del mar.

La Costa Brava se enfrenta a su penúltimo asalto."

(Música)

(Olas)

"Este reportaje sigue

el recomendable sendero de gran recorrido,

GR92, que va de Lloret de Mar a Cadaqués.

Es la senda marina que comunica los municipios de la Costa Brava,

conocido como Camino de Ronda,

un recorrido a veces bello,

a veces imposible.

Lloret de Mar es uno de los municipios

más masificados de la Costa Brava.

Nos llama la atención su inactividad invernal,

que contrasta con el bullicio extremo de los meses de verano.

Y es que el estío es breve.

En esta y otras comarcas de la Costa Brava hay más paro

y abandono escolar que en el resto de Cataluña,

y la renta media familiar también es menor."

Las comarcas de la Costa Brava, el Ampurdán, La Selva, muy ricas.

Ahora son de las comarcas más pobres de Cataluña.

Nosotros hemos hecho una apuesta por un turismo barato.

Estamos obsesionados porque si encarecemos el turismo,

los turistas se desviarán a Egipto, Túnez...

así que apostamos por un turismo barato

que en la práctica se traduce en mano de obra mal pagada.

-Es decir, el modelo Costa Brava de crecimiento es obsoleto.

-Es un modelo equivocado.

Obsoleto...

sí, también, pero sobre todo equivocado.

Es un modelo en que, partiendo de un activo inmejorable,

el resultado es pobre.

"El escenario de fondo de Lloret

es el habitual en la Costa Brava:

miles de casas invaden las colinas, buscando lejanas vistas al mar.

Son las llamadas urbanizaciones de segunda residencia,

cerradas la mayor parte del año

y de mantenimiento carísimo para los ayuntamientos."

La Costa Brava está llena

de urbanizaciones de segunda residencia,

¿es un problema?

-La Costa Brava, actualmente,

del suelo urbano, los asentamientos urbanos que hay,

el 66 % son urbanizaciones,

lo que hoy entendemos como urbanismo totalmente insostenible.

"Saliendo por Lloret descubrimos los primeros obstáculos

que se interponen en el Camino de Ronda."

"Está entrando en una propiedad privada".

"Si los avisos son infructuosos,

la invitación para abandonar el camino público

de toda la vida es contundente."

Lleva 20 años cerrado.

-Una cosa es que esté cerrado y otra que no lo sea.

"Se lo han apropiado los propietarios de una lujosa

y blindada mansión, gestionada por ejecutivos rusos.

El GR92 debe continuar

durante varios kilómetros por rutas muy pocos naturales."

(Música)

Tossa de Mar es uno de los pueblos menos urbanizados de la Costa Brava.

El 90 % de su territorio es montaña,

preservada gracias a la presión de los conservacionistas locales

que ahora luchan por salvar el entorno de Cala Morisca,

una ensenada escondida y solitaria donde solo se llega caminando.

En este empinado paraje,

el Ayuntamiento de Tossa quiere construir 100 casas

y un hotel que destruirían

el último corredor natural que une montaña

y mar en esta zona.

En nuestro camino hacia el norte,

constatamos la remarcable huella rusa en la Costa Brava.

En el término de Calonge,

discurrimos por preciados paisajes casi vírgenes,

un bello recorrido que pronto nos conduce a la realidad."

(Música)

"Este conglomerado es Palamós,

donde la histórica pugna

entre crecimiento y decrecimiento perdura.

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

La publicidad en Internet invita a comprar lujosos apartamentos

lindantes con un parque natural protegido y playas vírgenes."

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

En Palamós,

estas lujosas construcciones asoman

en el horizonte de la Playa de La Fosca.

La pineda el Pinar d’en Gori era el último espacio

por edificar en un paraje excepcional.

Los conservacionistas de Palamós denuncian estas suntuosas segundas

residencias al lado de las playas más preservadas de la Costa Brava.

Para los ecologistas, se trata de un modelo insostenible,

pero además denuncian que estos edificios infringen

las normas urbanísticas municipales por más altura,

más edificación y poca separación."

Y lo más grave, lo más importante es

que van a sobresalir edificios blancos,

totalmente urbanos,

como si estuvieran en la Diagonal de Barcelona,

van a sobresalir desde donde quiera que los veas.

O sea, no son armónicos ni están integrados en el entorno.

-Esto está muy adelantado.

-Esto está muy adelantado.

-¿Tienen posibilidades de conseguir que esto se pare

o se recupere el pinar?

-Es muy difícil pero no imposible.

Hemos puesto un contencioso administrativo

a finales del año pasado,

y estamos pidiendo que se recupere el pinar

tal como era antes.

"Los ecologistas de Palamós saben que luchar vale la pena.

En los 90 ya salvaron Castell,

la única playa sin urbanizar y protegida que queda de esta zona.

Y Cala S'Alger,

que finalmente se declaró bien cultural de interés nacional.

En Castell pretendían construir cientos de casas,

hoteles y un golf,

y los conservacionistas no pararon

hasta que el Ayuntamiento de Palamós organizó un referéndum

en el que el 70 % votó a favor de proteger la playa y su entorno."

Y automáticamente,

¿Castell quedó desclasificado o qué ocurrió?

-No, no. Hicimos una lucha a nivel judicial.

Y entonces...

Una vez que se ganó el referéndum, la administración dijo:

"Hasta que no esté resuelto el tema judicial, no nos moveremos".

Hasta que llegaron las sentencias al cabo de 10 años

y las sentencias dijeron que Castell tenía que ser no urbanizable.

-Y entonces ¿la Generalitat qué hizo?

¿Lo expropió o qué ocurrió?

-La Generalitat entonces sí que se puso las pilas.

Compró los terrenos para gestionarlos mejor.

Pero aquí es una mancha negra de lo que pasó,

porque si la sentencia judicial decía

que Castell era no urbanizable,

la Generalitat lo compró a los propietarios

como terreno urbanizable,

y aún se está pagando esto por parte de la Generalitat

con dinero público.

(Música)

"Siguiendo el antiguo Camino de Ronda, entramos en Palafrugell.

Nos guía Josep María Piferrer, nieto de pescadores,

profundo conocedor de este corredor litoral,

donde antaño rivalizaban carabineros y contrabandistas.

Aquí interrumpe la senda un intruso chalet ilegal

y en litigio,

porque sus propietarios rusos

triplicaron la edificabilidad permitida.

Es un edificio desmesurado,

con gran impacto paisajístico sobre la delicada Playa El Golfet.

(Música)

Desde la emblemática montaña de San Sebastià,

se divisa el extenso término municipal de Palafrugell,

un municipio interior

con una costa plagada de segundas residencias.

En esta colina,

lindante con un espacio de interés natural,

se está edificando

con gran impacto visual, ambiental y paisajístico."

¿Qué sensación tiene usted como alcalde

cuando ve que se va creciendo y creciendo

y esto no hay que lo pare?

-Como alcalde, como vecino y como ciudadano, yo, personalmente,

tengo una sensación de derrota muy grande

cuando veo la montaña de San Sebastià,

una montaña emblemática de nuestro pueblo,

que Josep Pla decía:

"San Sebastiá es muy bonito cuando hay gente,

cuando no hay nadie es excelente".

Ver esta montaña llena de construcciones hace daño,

hace daño.

(Música)

"Descendemos a nivel de mar

para proseguir el Camino de Ronda por Calella de Palafrugell,

un antiguo barrio marinero

transformado en elitista segunda residencia.

(Música)

Dejando el Camino,

nos acercamos al proyecto más polémico de Palafrugell,

una organización proyectada sobre la estimada Cala Xelida,

que los promotores empezaron a talar sin autorización municipal.

La publicidad en las redes anuncia

que sobre el último pulmón verde de la zona

se van a levantar 30 casas.

La promotora de estos suntuosos apartamentos es NestCapital,

una sociedad catalana que defiende la plena legalidad

de sus derechos urbanísticos.

Por correo electrónico nos avanzan que, cuando construyan,

mejoraran la zona verde

y la integración en el entorno previstas

por la licencia municipal.

Anuncian un proyecto idílico."

(Música)

¿No puede hacer nada para evitarlo?

Porque la población está claro

que está en contra de estos desarrollos.

-Cuando está aprobado un plan,

un PON,

una Planificación de Organización Municipal,

los dueños de los terrenos tienen los derechos.

El Ayuntamiento podría comprarlo, pero a precio de mercado.

Y los precios de mercado, sobre todo en primera línea de mar,

son inasumibles para un ayuntamiento.

"Ante la polémica,

la Generalitat de Cataluña ha paralizado temporalmente

las nuevas construcciones en la Costa Brava

hasta 500 metros del mar,

y en un año debe aprobar un plan director urbanístico

que defina cómo urbanizar

la Costa Brava a partir de entonces."

¿Este plan director que preparan

para la Costa Brava va a ser valiente

o salomónico para contentar a todos?

-Yo creo que va a ser coherente, no sé si salomónico o valiente,

lo que va a ser es coherente.

Hemos llegado a la conclusión

que tenemos que revertir el modelo urbanístico.

Pasar de la extensión urbana, de la nueva ocupación

a lo que es el reciclaje urbano.

Ahora tenemos que dar ya el paso definitivo para paralizar,

para revertir, digamos, una gran cantidad de suelo

que nunca se debería desarrollar.

-¿Y el futuro urbanismo de la Costa Brava va a estar

más cerca de los postulados ecologistas o de Ayuntamientos?

-Yo creo que es evidente que nuestros objetivos

van al margen de lo que pueden decir,

sobre todo, los ecologistas o los Ayuntamientos.

Los Ayuntamientos, digamos, nos acompañan en este proceso.

Y hasta ahora hay que decir

que de una forma muy solidaria y decidida.

(Pájaros)

"El recorrido pasa por Begur,

un pueblo de interior al abrigo de piratas

que creció en la abundancia

gracias al dinero de los indianos que regresaban de Cuba

y dejaron su huella con soberbias mansiones."

(Campana)

"Begur es un municipio contradictorio.

Su cuidado núcleo histórico convive

con 50 urbanizaciones que asaltan todas las calas

y rincones de su preciosa costa.

Seguimos el GR92

para acercarnos a algunos de los barrios vacacionales

de Begur.

Entrevemos la escondida Cala d'Aiguafreda,

presidida por el mastodonte de Cap Sa Sal.

En los montes casi intactos de Aiguafreda,

planean edificar 250 casas y 3 hoteles.

Ocuparán algunas hectáreas

del espacio de interés natural Montañas de Begur

y de la Red Natura 2000.

La moratoria de la Generalitat le ha afectado de lleno,

por ser bosque,

tener grandes pendientes

y estar dentro de la franja costera de 500 metros."

Hoy en día consideramos que es una barbaridad

que se pudiese construir en una cala prácticamente virgen,

que es de las pocas que nos quedan en Begur que haya poca edificación.

Ya consideramos que la edificación que hay ahora ya es mucha,

por tanto, aumentar esta edificación lo vemos completamente inviable.

"Empezaron defendiendo Aiguafreda,

pero se oponen a otros polémicos proyectos urbanísticos de Begur.

Lidia Chaparro nos acompaña a la playa de Sa Riera.

Aquí avistamos dos promociones en marcha.

Una es Jardins de Sa Riera Living,

una urbanización donde se edificarán 50 casas.

La propia promotora en su publicidad exhibe

lo fácil que es cubrir un bosque mediterráneo con obra.

Estos apetitosos apartamentos

pronto tendrán un enorme impacto paisajístico."

Yo creo que este es el más polémico de todos.

Volvemos a lo mismo de siempre,

es una clasificación de suelo urbano, consolidado,

por tanto, con un plan general de Begur vigente

y se puede construir.

¿Qué pasa?

¿Podemos frenar la construcción a cero?

Sí, pero tiene unos costes.

Es evidente que la propiedad nos va a llevar delante de un juez

y este juez va a tener que decidir la indemnización.

"En el núcleo de Begur intentamos contactar sin éxito

con la promotora de Jardins de Sa Riera Living.

Tampoco lo conseguimos por correo.

Vislumbramos otra estructura que asoma la cabeza.

Es la antigua cantera,

que nunca llegó a restaurarse

y en una compensación urbanística

se le recalificó de suelo no urbano a urbanizable.

De momento, tiene licencia municipal para cinco casas,

ya imparables.

Las casas de la cantera tendrán vistas privilegiadas,

pero su impacto paisajístico y ecológico,

entre un corredor biológico y la Red Natura 2000, será elevado."

"Con el alcalde, comentamos una foto de Begur de 60 años atrás.

Es un paisaje sin retorno."

Lo que piden las asociaciones ambientalistas,

SOS Costa Brava, SOS Begur, es cortar de raíz.

¿Esto se lo plantea?

-Sí, pero es implanteable.

Es decir, estamos planteando un cambio de cultura, de visión,

de lo que era bueno y lo que no era bueno.

Y esto, lo que no podemos hacer,

es poner un freno total y absoluto

a todo lo que ahora se está haciendo.

-Quizá se debería haber hecho anteriormente.

-Seguro, segurísimo, seguro, pero ¿dónde estábamos?

-Aprovechando la crisis, otros momentos...

¿Por qué no se hizo?

-Porque no había esta conciencia.

-¿Y quién está interesado

en este tipo de nuevas organizaciones

de categoría de lujo?

-Muchos de ellos son capital extranjero.

Por ejemplo, Jardins de Sa Riera Living

es capital que proviene de Suiza,

en la cantera es capital que viene de Rusia,

en el caso de Aiguafreda, los propietarios, que no promotores,

son colombianos y poseen más de la mitad del terreno.

-Es decir, esto se está preparando para gente con mucho dinero.

-Eso está claro.

La Costa Brava se está vendiendo

a fondo de inversión extranjero, seguro.

-¿Más construcción beneficia a la Costa Brava?

-A ver, ¿beneficia a la Costa Brava?

No, ¿beneficia a alguien? Seguro.

Beneficia al propietario,

al constructor y al ayuntamiento que cobra un permiso de obras.

A la Costa Brava como colectividad no,

porque se ha construido muchísimo y el resultado está ahí.

Los índices son bajos.

"El paseo marítimo de la Platera y sus viviendas debían ocupar

más de un kilómetro delante del mar,

pero el Ayuntamiento de Torroella de Montgrí

logró desmontarlo.

El pasado otoño culminó

el largo proceso de recuperación de los humedales

que ahora forman parte del Parque natural del Montgrí,

las Islas Medes y el Bajo Ter.

Fue un largo proceso que contó con la alianza del ayuntamiento,

la Generalitat, el gobierno Español y la Unión Europea,

y gracias a esa coalición no hubo indemnizaciones.

Josep Capella es técnico en turismo

y fue concejal del ayuntamiento de Torroella de Montgrí

cuando se planteó la recuperación de estos humedales del Bajo Ter."

Ustedes han sido valientes,

pero muchos ayuntamientos

en esta problemática de nueva construcción

en la Costa Brava que no se atreven.

¿Por qué ocurre esto?

-Porque el riesgo de hipotecar un ayuntamiento

a través de un cambio de estos tan radicales es elevado.

Quizá faltaría un apoyo mucho más firme

de las administraciones autonómicas, central e incluso europea

de tener capacidad de invertir

en zonas para comprar terreno

y desorganizarlo o buscar funciones más públicas

o para continuar conservando los valores paisajísticos naturales.

-¿Y les ha valido la pena

esta política de conservar el territorio

en lugar de construirlo?

-Entendemos que poner en valor

nuestro patrimonio natural y cultural

es nuestro valor de marketing más importante,

lo que nos da singularidad y capacidad de atracción

en los mercados internacionales

al ser un municipio litoral en el centro de la Costa Brava.

(Música)

"En el Ampurdán,

se han librado otras luchas memorables

para conservar espacios naturales.

Los humedales Aiguamolls de l’Empordà

son la muestra de cómo la movilización ecologista

de los años 80 salvó a este parque natural

del urbanismo salvaje

que asaltó el Golfo de Rosas.

Su clasificación como parque natural

le ha convertido en un baluarte

que impedirá los futuros embates

que aún le quedan por sufrir a este goloso territorio."

(Música)

"Nos acercamos al final del trayecto,

el GR92 nos adentra en el bien conservado

municipio de Cadaqués,

con su silueta universal.

El penúltimo asalto a la Costa Brava ha alcanzado este bastión.

En su parte más alta,

donde las casas parecían acotadas para siempre,

se desarrolla un plan que irrita a los ecologistas,

una urbanización de 100 casas y un hotel

con vistas incomparables."

¿Por qué ustedes se oponen a que se construya aquí?

-Nosotros hemos catalogado

algunas de las organizaciones de la Costa Brava

como muy insostenibles,

y este es uno de los casos,

básicamente, porque es una zona

con un patrimonio de piedra seca muy importante,

que ahora justo se ha protegido como patrimonio de la humanidad.

Hay muchos olivos, son zonas de grandes pendientes,

es una zona muy rica de patrimonio natural y cultural

que consideramos que tiene que ser de interés público

y no pasarlo a un tema de especulación urbanística.

-Parece que son casas de segunda residencia, de veraneo,

de fines de semana.

¿Cuánto tiempo se llegan a ocupar al año?

-En Cadaqués y en la mayoría de pueblos del litoral catalán,

hay mucha necesidad de vivienda para gente joven

y evidentemente este tipo de urbanizaciones

no tienen nada que ver con la necesidad real de vivienda

de estos municipios que,

en realidad, es lo que tendríamos que hacer.

Por lo tanto, seguimos como antes de la crisis,

con proyectos de especulación urbanística,

de dinero rápido y para muy poca gente.

-Ahora hay un debate sobre si crecer,

aquí en la zona de Cadaqués con 100 casas más, hoteles, etc.

¿Se plantean que esto lo puedan parar

o qué piensan que hay que hacer?

1-Nosotros estamos entre los talibanes de la ecología

y los ultrasur de la construcción, y todos quieren lo mismo,

pena de muerte.

Pena de muerte si pones un tocho, pena de muerte si no lo pones.

-Si estuviera en la mano del equipo de gobierno municipal,

¿qué harían con esta urbanización ahora mismo?

-Nosotros, evidentemente,

el eyuntamiento tiene que preocuparse

de qué vive la gente de aquí.

Mucha gente vive del turismo, la mayoría,

también de mucha gente que vive de la construcción.

Aquí también tenemos que tener en cuenta

que hay unos propietarios de unos terrenos

que han hecho una inversión, evidentemente.

Estamos hablando de que puede haber un varapalo

que puede ser mortal para el ayuntamiento.

-¿Está fundamentado este miedo?

-Bueno, esto es un falso mito.

En urbanismo, las indemnizaciones son la excepción.

El principio general es que no hay indemnizaciones,

no existen,

porque en urbanismo, el derecho a edificar

se gana gradualmente,

y hasta que no has urbanizado,

hasta que no has cedido las zonas verdes,

espacios libres y has implantado los servicios,

no has ganado el derecho a urbanizar y edificar ese techo.

Por tanto, no hay esas indemnizaciones.

-Y aunque tuvieran que pagar esas indemnizaciones,

¿valdría la pena?

-Para nosotros sería superior

del interés general de preservar esos suelos

que son bosques, que es primera línea de mar,

que tienen interés natural y paisajístico,

y por tanto se justificaría impedir la urbanización

incluso si hubiera indemnización, porque nosotros decimos:

"¿Qué vale un bosque?

¿Qué vale una playa virgen?".

Sin duda es un valor incalculable.

"Nuestra ruta por el Camino de Ronda de la Costa Brava

acaba en el Parque natural del Cap de Creus,

en la frontera con Francia.

Aunque parezca mentira, este paisaje tan limpio,

hace pocos años estuvo urbanizado.

Solo la conciencia ecológica

consiguió derribar los privilegiados bungalows

de un club francés de vacaciones que lo ocupaban."

¿Este enorme desarrollo urbanístico de la Costa Brava

es algo del franquismo o de la democracia?

-Buena pregunta.

Yo creo que venimos de la dinámica urbanizadora,

masiva de la época franquista

en un momento en que toda la Costa Brava

estaba vacía y por explotar.

Evidentemente,

los primeros ayuntamientos democráticos empezaron a hacer

sus planteamientos urbanísticos,

y se han ido renovando pero todavía tienen esta influencia

de este crecimiento desarrollista tan bestia.

Y lo malo del caso es que la democracia

no ha sido capaz de poner freno

a este tipo de especulación urbanística tan importante.

(Música)

"Paisajes, vista, pero también salud,

cultura y bienestar.

El Cap de Creus nos recuerda

que el paisaje es un capital amenazado,

pero que, a pesar de la masiva edificación,

el patrimonio natural de la Costa Brava es

todavía excepcional.

Ahora la Generalitat de Cataluña

tiene el reto de aplicar un crecimiento sostenible,

porque en tiempos de cambio climático

la Costa Brava

ya no puede sostener más asaltos urbanísticos."

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Costa Brava, penúltimo asalto

El escarabajo verde - Costa Brava, penúltimo asalto

29 mar 2019

La edificación en la Costa Brava ha tocado techo, pero fondos de inversión internacionales se apresuran a construir en los últimos terrenos vírgenes que quedan.

ver más sobre "El escarabajo verde - Costa Brava, penúltimo asalto " ver menos sobre "El escarabajo verde - Costa Brava, penúltimo asalto "
Programas completos (370)
Clips

Los últimos 595 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos