www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4339049
Para todos los públicos El escarabajo verde - Ciudadano río
Transcripción completa

(Música cabecera)

Ahí están, son una masa de agua fluctuante

que nos observa desde hace miles de años.

Les hemos mimado, cantado, recitado.

Pero también les hemos maltratado.

Han sufrido nuestra avaricia, el deseo de crecer a toda costa,

de devorar suelo, de contaminar.

Y, sin embargo, ahí siguen,

esperando a que les volvamos a tender la mano,

porque si les devolvemos la vida, nos la devolvemos a nosotros mismos.

Porque todos somos agua, incluso ellos, los ríos de ciudad.

(Continúa la música)

La degradación de los ríos urbanos europeos

ha sido el resultado de la fuerte industrialización

que surgió en los años 50 del siglo pasado.

Su decadencia hizo pensar que ya nada se podría hacer por ellos,

pero hoy, la historia que vamos a explicar es positiva.

Queremos hacernos eco de una nueva tendencia

que empieza a surgir aquí y allá, en algunos ríos de ciudad

que habían quedado tocados de muerte.

En nuestro país las aguas del Manzanares y el Besòs

tienen algo que contar.

(Música)

(Pájaros)

Xavi, ¿qué se está haciendo aquí exactamente?

¿Por qué anillar cerca de una zona urbana?

Pues justamente, el río Besòs, el hecho de haberle dejado

una cierta cantidad de vegetación en sus márgenes,

no deja de ser una especie de oasis donde muchas especies se pueden,

sobre todo de pequeño tamaño, que sean poco desconfiadas,

se puedan refugiar, alimentarse y seguir, por ejemplo,

su viaje migratorio.

En este sentido, el gran cambio favorable que ha habido en el Besós,

ha sido la mejora de la calidad del agua.

Como ejemplo de esta recuperación de la calidad del agua,

la lavandera cascadeña, cuando había tanta contaminación del agua,

difícilmente podía alimentarse de invertebrados acuáticos.

¿Por qué? Porque casi ni invertebrados acuáticos podía haber.

Entonces, ahora, incluso se llega a reproducir en este tramo,

que es un caso destacable porque está un poco cerca del mar

y sobre todo en invierno, es cuando llegan muchos individuos

a estar aquí una temporada.

-Y ahora le miramos la grasa y el músculo, su condición física.

-¿Cuánto puede pesar?

-Este pájaro en concreto, 16,1.

Y una vez que ya hemos tomado todas las medidas, la soltamos.

Durante el anillamiento los biólogos se muestran concentrados

y optimistas porque están consiguiendo capturar

numerosas especies en un solo día.

Al colocarles una anilla, estas aves dispondrán de su propio DNI,

que permitirá obtener datos de su evolución.

Esta actividad permite tomar el pulso

al estado medioambiental del río.

Y parece que esta mañana goza de buena salud

porque han dado con un ave poco común en la zona.

Ostras, mira. ¡Ay!

Es el pechiazul. ¿Pechiazul? ¡Ay, qué bonito!

Sí, se llama así porque tiene un poquito de azul en el pecho.

¡Ay, qué bonito!

Y además tiene una característica que no tiene ningún pájaro europeo,

que es que tiene rojo en la cola en los dos lados.

Esto es un macho porque tiene además una franja roja.

Sí, debajo del azul. Sí.

O sea que podemos decir que estamos de suerte.

Sí, porque tampoco es abundante aquí, o sea que ha sido

una observación interesante, la más interesante de hoy, seguramente.

Decenas de pájaros esperan a salir de las redes

y a los biólogos se les acumula el trabajo.

Hasta 122 aves de 18 especies diferentes

esperan para ser liberadas.

Un número impensable hace 30 años,

cuando este era el río más contaminado de Europa.

(Música)

Hola, Santi. Hola, ¿qué tal?

Muy bien. Bueno, pues aquí estamos, al lado del río, que parece otro.

Sí, bueno, ahora parece un río.

Lo que hacía décadas que el Manzanares no parecía.

Ahora es un río donde corre el agua, donde se ve el fondo,

donde hay vegetación, donde hay peces, pájaros...

La naturaleza ha vuelto. Además, ha vuelto a una velocidad

que ha superado nuestras expectativas.

Nosotros esperábamos una cierta renaturalización del río,

pero lo cierto es que no esperábamos que fuera tan rápido.

Aquí empezó la renaturalización en marzo, abril, de 2016

y hay ya árboles de 5 e incluso 6 m de altura.

Simplemente por la acción que fue de abrir las compuertas.

Primero, abrir las compuertas, en estas islas

ha crecido vegetación natural, arbustiva, concretamente,

la enea, el carrizo, pero también están creciendo

muchos árboles, todos de forma natural.

Aquí nadie ha plantado nada.

¿Cómo nace un árbol de repente de las islas

si vosotros no hacéis nada?

Nosotros creemos que la semilla la ha traído el río de aguas arriba.

¿Por qué no se habían abierto antes las compuertas?

Bueno, porque había una concepción

de intentar que el Manzanares se pareciera al Támesis o al Sena,

pero el problema es que el Manzanares tiene el caudal que tiene,

una media de 2 m³ por segundo y el problema de tenerlo embalsado

será que en realidad era una sucesión de piscinas

de agua estancada, oscura, que no se veía del fondo...

Ese que canta ahí se llama ruiseñor bastardo.

¿Ruiseñor bastardo? Si, es el que hace "chi, chi, chi".

(Pájaro)

Ese.

La alegría de Santiago al dar con un ruiseñor bastardo

en el centro de Madrid se contagia con facilidad.

De hecho, mirando alrededor, son muchos los que se paran a observar

la nueva cara del río, o a escuchar el placentero sonido

del agua corriendo.

(Agua)

(Música)

En la última década, se han incrementado

los espacios verdes en las ciudades

por los múltiples beneficios que aportan.

Sin embargo, los llamados espacios azules,

todavía esperan su oportunidad.

A pesar de que los europeos residen a un promedio

de tan solo 2,5 km de una fuente de agua dulce.

(Continúa la música)

Para nuestra búsqueda sobre la nueva tendencia

de devolver la vida a los ríos urbanos,

nos citamos con un experto en gestión del agua

y profesor de la Universidad Politécnica de Madrid.

Queremos saber si la evolución está siendo rápida

en España y en Europa.

Sí, la evolución ha sido muy rápida en poco tiempo, es muy positivo.

Hace solamente dos o tres décadas, apenas hablábamos

de naturaleza ríos, de las zonas ríos y menos en zonas urbanas,

y, sin embargo, todavía tenemos experiencias

que son escasas.

Las hay, interesantes, muy buenas, como esta de Madrid,

las de Barcelona y su entorno, la de Pamplona con el río Arga.

Con el río Arga. Alguna otra,

pero todavía tenemos cientos de ciudades

en las cuales, digamos, el paisaje general

es un paisaje todavía de encauzamiento, gris,

donde no hay esa comunicación río-ciudad,

y desde luego, no hay esa pauta de permitir que haya

una fauna, una flora y un ecosistema más propio de ese río.

¿Hasta qué punto un río urbano puede ser natural?

Porque siempre tendrá la presión del hombre.

Desde luego, la presión va a existir

y siempre hay un problema de seguridad frente a crecidas,

u otros de fenómenos y hay una parte

en la cual no podemos pretender que el río urbano

se parezca a un río completamente natural.

Pero, desde luego, la mejora de la calidad de las aguas,

la mejora de la cantidad del agua que baja por el río.

Que no estamos hablando de que tenga que bajar mucha agua.

No, simplemente... Aquí ha sido al contrario.

Eso es, que se parezca más a lo que es el régimen natural

o régimen menos alterado que tenía ese río.

Pero sí que hay que darle y devolverle dinamismo,

devolverle vida, devolverle algo de espacio si es posible.

¿Y si tuvieras que escoger un ejemplo a seguir,

a nivel mundial, cuál escogerías?

Hay buenos ejemplos en diferentes continentes.

Para mí, en Europa, el más importante es el del Isar, en Munich,

en el cual se ha conseguido una recuperación muy importante

de lo que era el paisaje del río y donde la gente hoy en día

baja a pasear, bajar a bañarse, y hay una cultura fluvial

muy importante ligada a ese proyecto de mejora de recuperación del río.

En América, en América del norte,

hay un ejemplo que está en proceso de desarrollo,

que es el río Los Ángeles, en California,

que atraviesa la ciudad de Los Ángeles,

la segunda aglomeración urbana más importante del mundo,

y en la que hace años teníamos solamente

un río completamente encauzado, canalizado, de hormigón, de cemento,

que además aparece en muchas películas

de nuestra juventud como "Terminator" o "The Italian Job" o "Grease",

y donde hoy en día hay un proyecto ya diseñado

y casi a punto de empezar su ejecución

que va a conllevar la descanalización del río,

de buena parte del hormigón del lecho y de las márgenes,

y donde se espera también una mejora enorme para la sociedad.

Fernando también habla del río Arga, en Pamplona.

Fruto de los trabajos de recuperación ambiental

que se hicieron en los 90, hoy los ciudadanos gozan

de un paseo de 12 km que lo convierten

en el primer y gran pulmón verde de la urbe.

Pero para Magdaleno,

para que los cambios en ríos urbanos funcionen,

hay que implicar a la ciudadanía.

Bueno, simplemente que es muy interesante, muy importante,

que aparte de que se hagan proyectos, haya una participación pública

desde el origen mismo, del diseño, de la idea,

de esa mejora urbana porque es imprescindible

que no sea como antaño, simplemente que la administración

haga un proyecto y se lo enseñe a la sociedad,

sino que la sociedad sea partícipe desde un primer comienzo

de cómo ha sido concebido ese proyecto,

de cómo ha sido ejecutado y cómo va a ser mantenido.

Solamente si hacemos parte a la gente de ese esfuerzo,

la gente realmente va a optimizar la inversión

y va a sentir que es parte de su propia vida.

(Música)

Cada río urbano es único y hay que estudiar caso por caso

a la hora de plantear un proyecto de renaturalización.

En el Besòs aquellos que se encargaron

de devolverle la vida al río más contaminado de Europa

tuvieron que hacer acopio de imaginación,

esfuerzo y mucho trabajo.

Estas desoladoras imágenes no son ficción.

Este era el paisaje al que los ciudadanos

estaban acostumbrados a mirar.

Algo que hoy nos parece impensable.

A mí me gustaría que este río fuera un río limpio,

que estuviera arreglado, que estuviera bonito.

Vale, muy bien, acepto el río, lo que no puedo aceptar

son esos olores y esa espuma que baja todo el día,

¿de qué sirven las manifestaciones? ¿Y que vengan los de medio ambiente?

No sirve para nada.

La fuerza ciudadana fue clave para iniciar el cambio.

Primero, se preparó un potente plan de saneamiento

gracias a la instalación de depuradoras.

A continuación, se diseñó

la recuperación de los hábitats fluviales

con ayuda de la financiación de la Unión Europea.

Hoy, aunque han pasado ya 17 años de la inauguración del parque,

esta ciudad cada día mira con orgullo a su río,

a estos 9 km que acaban en el mar Mediterráneo.

Para saber más sobre cómo se fraguó el proyecto,

vamos al tramo superior del parque, allí donde se inició el cambio,

al lado de esta depuradora.

La depuradora de Moncada trata las aguas residuales que le llegan.

Las trata mediante dos procesos: mediante un primario,

que es una decantación física, y mediante un tratamiento secundario,

que ya es una mejora química de la calidad de las aguas.

Se construyó el parque fluvial del Besòs,

para ayudar mediante un tercer tratamiento,

un tratamiento biológico, lo que se dice un terciario,

y así mejorar finalmente la calidad de las aguas,

que la depuradora vierte al río Besòs y vierte al mar Mediterráneo.

Lo hicimos a través de este filtro verde,

que son, concretamente, un total de 60 parcelas.

¿Dentro del río? Dentro del río, del lecho del río,

que están impermeabilizados, son estancas respecto al río.

Están rellenas de grava

y ahí se plantó el carrizo, phragmites australis,

de tal manera que esta planta, el carrizo, se alimenta,

entre comillas,

del afluente de la depuradora.

De las aguas residuales, de la depuradora...

Crece y vierte un depurado con una mayor calidad.

Por desgracia, no podemos tratar el 100 %

del afluente de la depuradora de Moncada.

¿Y porque no lo podéis tratar todo? Por capacidad, dijéramos.

El sistema que tenemos,

todo y que es importante la superficie de carrizal plantada,

estamos hablando de cerca de unas 9 ha, es decir, unas 60 parcelas,

pero están trabajando al máximo. Más no pueden trabajar.

Si tuviésemos más superficie, es decir, si tuviésemos

en vez de nueve, 9 por 3, 27 ha de carrizo,

podríamos tratar el 100 %, por desgracia, no es el caso.

(Música)

El agua accede a la parcela de carrizo,

permanece durante un tiempo en esta parcela,

que es cuando el carrizo, digamos, empieza a trabajar,

a hacer su ciclo, su depuración, su filtración,

y una vez el agua ya esta filtrada

nos aparece por esta tubería que veremos ahora

y se vierte directamente al río.

Estas muestras se llevan a analizar al laboratorio dos veces al año

y han permitido constatar que gracias al carrizo

el nivel de amonio en el agua se ha reducido.

Pero la creación del parque fluvial ha conllevado otro tipo de mejoras,

no solo medioambientales, sino también paisajísticas.

A lo largo del río había hasta 69 torres de alta tensión

que se han soterrado.

Como recuerdo del impacto visual que ejercían,

se ha mantenido la base de una de ellas

en el tramo de uso público del parque.

Acompañados del biólogo experto en el río Besòs

nos acercamos a esta zona

en la que la naturaleza y el ocio conviven.

Fijaos aquí los pájaros dónde están.

El grupo de gaviotas, que sabes que es muy confiada

la gaviota reidora, aquí en medio. Si no nos acercamos más, no volarán.

Y los de detrás, que están ahí, una garza real, garcetas,

ánades azulones... La garza real la veo. Está allí.

Si quieres te la enseño con el telescopio.

Vale.

El hecho de que en San Adrià haya vegetación a ambos lados del río,

que hace como una pantalla visual y auditiva

respecto a la gente que anda por el césped

y el lecho donde están alimentándose las aves acuáticas,

es lo que hace que haya un equilibrio más o menos

entre gente..., uso ciudadano y naturaleza.

Quieres decir que, si ahora mismo allí no hubiera la caña

y aquí tampoco, no habría aves

porque ellas tienen miedo y se esconden.

¿Cuál es el desafío o el reto al que se enfrenta esta zona del río

en la que hay tanta gente y que necesita de este espacio verde?

¿Qué mejorarías? Más educación ambiental.

Poner plafones en los muros donde la gente

pueda aprender cosas del río, por ejemplo y, luego...

Mantener zonas que sean de prado, que no sean únicamente de césped.

Velar porque la gente no entre... Que no deje que los perros se pongan

dentro del río, río arriba, río abajo, dentro del lecho,

que pasa muy a menudo...

Un poco más de vigilancia, un poco más de información...

Pensar que en los años 70 estaba tan contaminado todo

que se llegó a pensar en tapar el río.

Ay, por favor. ¿Sí?

Como si fuese una riada más en medio de la ciudad.

Llegó a ser una opción. De eso, de verlo tapado,

voy a poner todo lo que no quiero que se vea debajo de la alfombra,

de eso, a ver hoy esto, el cambio ha sido radical.

Sí. El parque es el gran éxito urbanístico de las últimas décadas

para las ciudades ribereñas del Besòs.

Ahora cuesta imaginar cómo era el río hace años.

Hola, Albert. -Hola. ¿Qué tal? ¿Cómo estamos?

Muy bien. Mira, pasamos por aquí.

Aquí están.

Aquí hay fotografías del río Besòs...

en diferentes temas. Las riadas...

Fotografías del puente..., etcétera. Muy interesante.

Esta es una fotografía del año 62.

Una gran riada que hubo en Sant Adrià,

un gran riada que tuvo muchas víctimas y hubo muchos destrozos.

Y esta es muy interesante.

Nos da una imagen bucólica del río. Es de principios del siglo XX.

Aquí vemos el margen derecho.

Nada que ver. No hay nada edificado.

Hay bosque de ribera y...

Nada que ver con lo que nos encontraríamos ahora

si fuésemos a visitar la zona.

¿Y te acuerdas cuando era una cloaca a cielo abierto?

Sí. Perfectamente. Además, me acuerdo de los veranos.

Sobre todo por la cuestión...

del mal ambiente que había.

El agua, el olor, etcétera. Era terrible.

(Música)

Yo me llamo Manzanares.

Desde siempre.

Desde que me bautizaron.

Ni se sabe cuándo ni tampoco quién.

Y nazco, precisamente, por aquí, en esta sierra.

Cerca del pueblo de mi nombre: Manzanares el Real.

Hasta principios del siglo XX, el Manzanares, a su paso por Madrid,

fue un río somero rodeado de sotos con arenas

que se acumulaban en los laterales y en las islas centrales.

Por su escaso caudal, Quevedo llegó a denominarlo

"arroyo aprendiz de río".

Pero como ocurrió con el Besòs,

a lo largo del siglo XX la presión urbanística le asedió.

Su cauce se canalizó y se reguló su régimen hidrológico

con presas y compuertas para embalsar el agua

y otorgarle una estética propia de los grandes ríos centroeuropeos.

La vegetación de ribera desapareció.

Incluso después de las obras del paseo fluvial Madrid Río,

la vida en sus aguas era prácticamente inexistente.

Esta realidad ha llevado al Ayuntamiento de Madrid

a iniciar su recuperación junto con Ecologistas en Acción.

Además de abrir compuertas,

el nuevo plan divide el río en tramos

para acciones concretas de mejora ecológica.

Estamos el tramo uno, los primeros, digamos...

Sí. 1 km 300. En el tramo uno.

Entonces aquí, la idea, ¿cómo era antes

y qué es lo que queréis hacer? Replantar, ¿no?

Sí. Se quita toda la parte de la escollera,

que es lo que están haciendo ahora, y luego habrá todo un proceso

de plantación con nuevas especies

y de forma continua entre el agua,

el río y toda la zona de naturalización.

¿Cuál es el papel del río en esta ciudad?

Aunque siempre es un río no caudaloso,

es un río que tiene unas posibilidades

y unas efectos en la renaturalización de la ciudad,

que para nosotros es fundamental, va dentro de la estrategia

de calidad de aire, lucha contra el cambio climático

y también las directivas europeas, en el sentido de los ríos

integrados en las ciudades y los ríos vivos, fundamentalmente.

¿Hasta qué punto puede ser un río de ciudad naturalizado?

Porque, de alguna forma, le tenemos que tutelar.

Bueno, la fauna es muy adaptable a los medios

y lo que estamos haciendo es mejorar la calidad del río

como conector verde, como pasillo verde,

y que tiene una importancia vital en Madrid

porque conecta el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama,

el Parque Regional de la Cuenca alta del Manzanares,

Monte del Pardo, que es una zona de especial protección de aves,

con otro parque regional en el sureste.

-La idea de transformación es como que había un tiempo

en que la gente ha salido de las ciudades

a buscar espacios verdes y de calidad fuera de las ciudades,

pero hemos llegado a un punto que quizá ahora hemos de trasladar

de nuevo la naturaleza intensamente a la ciudad.

Hoy el Manzanares atrae a todo tipo de curiosos,

incluso hay excursiones para valorar su nuevo look.

¿Qué opináis? Tenéis que opinar algo y decirlo.

-A mí me gusta el agua verlo correr. -Pues el agua corre.

No está estancada. -A mí me gusta el Sena.

-El agua embalsada. Como si fuese una lámina de agua.

Siempre habrá quien eche de menos esa bucólica imagen de gran río,

como el Sena, pero el Manzanares,

lo que hoy pide, es ver sus aguas limpias

y mejorar la calidad ambiental de su ciudad.

Dejamos la capital para poner los pies de nuevo en el Besòs.

Nos acercamos a su último tramo, la desembocadura.

Cuando se diseñó el parque

se quiso que este fuese el lugar más tranquilo de todos

para favorecer la migración de las aves acuáticas

que pasan por el Mediterráneo.

Sin embargo hemos comprobado que, aunque el paso está prohibido,

las vallas se bordean con facilidad diariamente por decenas de personas.

Incluso hemos pasado nosotros mismos sin mayor dificultad.

Además, parece que existe otro factor a mejorar

en esta desembocadura al mar Mediterráneo.

Aquí había una central térmica ya, pero se amplió la potencia

y se convirtieron en centrales de ciclo combinado.

Obtienen la energía con gas,

que viene por una canalización río abajo,

y ¿qué ha sucedido?

Que estas centrales utilizan agua para refrigerar las máquinas

y la cogen del mar.

Al cogerla del mar, lo normal, digo yo, sería devolverlo al mar.

Si es agua de mar, devuélvelo al mar.

En cambio la administración permitió que ese agua de mar

fuese vertida en este último tramo.

Todo el río tiene una escollera a ambos tramos del río

por donde salen cañas e incluso árboles,

pero aquí no puedes hacer nada por la sal.

Entonces, si no vienen aquí estas aves,

que vienen cansadas ya, ¿a dónde van?

La mayoría de ellas van tirando y tirando

y la última oportunidad que tienen es la desembocadura de la Tordera,

que no está muy bien.

Entonces, la única buena buena es Ampurdán, a 100 km.

Con lo cual, esto es un estrés para estas aves,

si tienen un imprevisto de una tormenta

o que van bajos de energía.

Años atrás, el ayuntamiento de Sant Adrià del Besòs

pidió el cambio de ubicación del emisario mar adentro,

pero no se logró el visto bueno ambiental que dictaminó

que, tal y como está, no incumple la normativa.

Hemos preguntado a Endesa

si en un futuro cambiaría la ubicación del emisario,

pero no hemos obtenido respuesta.

En medio de estos futuros retos,

el pulso ecológico del río lo toman su flora y su fauna,

y sus otros habitantes, como este pastor,

el último del parque fluvial.

Te encuentro justo casi al principio de la ciudad.

Este es el límite. Ahí empieza la zona de uso público.

Ahí donde está el césped ya no se puede pasar.

¿Vivías aquí cuando el río Besòs

era, lo que se llamaba, una cloaca a cielo abierto?

Sí, cuando no había depuradora y todo.

¿Cómo era? ¿Qué recuerdos tienes?

Pues recuerdo que bajaba el agua y era roja y de espuma así.

¿Qué ha representado el hecho de que haya habido este cambio?

¿Cómo lo valoraría? Hombre, positivo,

porque ahora te arrimas y hay peces y hay patos y...

hay vida en el río.

Aunque no está del todo del todo bien, pero...

Sí, todavía queda mucho por hacer,

pero hoy hemos preferido dejar a un lado el lamento

y centrarnos en el positivo mensaje que nos lanzan los ríos:

si les devolvemos su papel en la ciudad,

la vida volverá a asomar a ellos.

(Música)

(Música créditos)

  • Ciudadano río

El escarabajo verde - Ciudadano río

01 dic 2017

Existe una nueva tendencia a renaturalizar ríos de ciudad. La mayoría de estas masas de agua dulce están degradadas a su paso por las urbes y, por eso, algunas han decidido devolverles la vida. Hoy ponemos nuestro foco en la restauración del río Manzanares, en Madrid, y en el Besòs, en Barcelona.

ver más sobre "El escarabajo verde - Ciudadano río" ver menos sobre "El escarabajo verde - Ciudadano río"

Los últimos 543 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios