www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5445229
Para todos los públicos El escarabajo verde - Aves desahuciadas - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad

Vencejos, golondrinas, aviones,

forman parte del paisaje de nuestros campos,

pero también de nuestros pueblos y ciudades,

nos regalan los primeros sonidos del amanecer

y nos recuerdan la llegada de la primavera.

Pero la actividad humana,

especialmente la reforma de edificios antiguos

y la construcción de viviendas nuevas,

convierten las zonas urbanas en una auténtica trampa mortal

para muchas de ellas.

En los últimos 20 años,

las ciudades han perdido más del 18% de las aves que las habitan.

Este descenso contribuye a la pérdida de biodiversidad

en nuestro planeta.

No se lo estamos poniendo fácil.

Estas aves hacen mucho por nosotros.

¿Qué podemos hacer nosotros por ellas?

En España un 10% de las especies de aves viven en ciudades.

En el barro del Poblanou, en Barcelona,

tradicionalmente las aves instalan sus nidos.

Aquí vive Dolsa, tiene su propio negocio de artesanía de bolsos,

pero buena parte de su energía

la invierte en proteger a las aves urbanas.

Junto a ella descubrimos a algunas de ellas.

Por ejemplo los vencejos.

En los agujeritos es donde ponen el nido.

Son unas aves que pasan el 90% de su vida en el aire.

Son muy fieles en su espacio de nidificación,

y cuando llegan a la ciudad, vienen directos a su pequeño nido

y entran en picado, directamente.

De hecho, mucha gente desconoce que en su propio edificio

habitan periódicamente estas aves.

¿Dónde se refugian?

Decías en los agujeros de ventilación.

¿En qué más sitios?

Pues en las paredes medianeras, por ejemplo también.

Las golondrinas son más conocidas

porque suelen hacer el nido en el exterior,

entonces es muy fácil de identificar.

Pero el vencejo busca pequeños edificios y pequeñas cámaras de aire

donde poder ubicarse.

Allí me doy cuenta que han puesto como unas rejas,

tapando los agujeros de ventilación.

Sí, nos encontramos un problema que viene por desconocimiento

o bien por un rechazo generalizado hacia las aves.

Mucha gente a la hora de hacer alguna reforma en su edificio,

pues ya ponen sistemas anti aves de manera generalizada.

Eso en realidad está prohibido por ley.

Si ahí habita algún tipo de animal protegido,

pues está prohibido interferir.

Hay personas que ponen redes.

Hay gente que pone pinchos, eso también es muy perjudicial,

porque a la hora de acceder, se pueden hacer daño en las alas,

o pueden, incluso, quedar atrapados.

Incluso se han dado casos en los que han puesto las redes

en un momento en el que ellos ya tienen polluelos dentro,

y han quedado atrapados dentro.

Un drama. Exacto.

Tomamos conciencia que decisiones concretas

como tapar un agujero durante una reforma,

para estas aves puede suponer la diferencia entre vivir o morir.

En esta fachada veo que hay una propuesta de jardín vertical,

de eco-diseño, incluso con agujeros para pájaros.

Sí, en esta fachada habita el vencejo real, se decidió rehabilitarla

de manera que pudiera conservar la fauna urbana.

Al final no funcionó demasiado bien porque premiaron un poco su estética.

El hecho es que los agujeros al final son demasiado grandes

para que las aves puedan acceder, para que las aves se sientan seguras,

y no puedan acceder los depredadores,

entonces si es demasiado grande ya no lo habitan,

entonces al final bueno, sí que es una pared verde,

pero las aves no lo están usando.

Buena intención, pero no acaba de funcionar.

El resultado no acaba de funcionar. Se tendría que trabajar mejor.

Mira, aquí tenemos un ejemplo de una construcción nueva

totalmente acristalada, y es una pena porque este tipo de construcciones

es una de las principales causas de muerte de las aves urbanas.

Aquí se ven los árboles reflejados en la cristalera,

de manera que los pájaros no identifican la diferencia

entre el árbol que ven reflejado y el que está enfrente,

y acaban colisionando contra la cristalera

y cayendo muertos al suelo.

Paradójicamente los edificios modernos son más sostenibles

en términos de eficiencia energética,

pero al ser más herméticos, expulsan a las aves.

Este barrio de Barcelona está sufriendo ahora mismo

una gran transformación urbanística,

de manera que se están derruyendo muchos edificios antiguos

que tienen la gran biodiversidad de fauna.

Entonces se tiene que encontrar el momento de poder hacer el derribo

sin perjudicar a estas aves.

Claro, es muy importante que en estos casos después se compense,

y cuando se construyan edificios nuevos,

pues se creen nuevos habitajes también para estas especies,

si no, en un futuro,

se quedarán sin sitios donde poder venir a reproducirse.

Un solo vencejo puede comer hasta 800 insectos al día,

al final, con los cientos o miles de vencejos que hay,

pues son un aporte muy bueno para todos nosotros,

que no nos gusta que nos piquen los mosquitos.

Entonces, pues tenemos que poner esta consideración.

Nos están ayudando, pues ayudarles nosotros un poco

e intentar que se conserve su hábitat.

Al final las ciudades, es su hábitat.

¿Qué tenemos que hacer cuando nos encontramos un polluelo en el suelo?

En verano pueden llegar a una clínica veterinaria como esta

hasta 60 vencejos cada día.

Mira qué lindo. -¿Te lo has encontrado?

-En la terraza hace dos días, y como vi que no mejoraba dije...

le traigo a los expertos.

-Bueno, veo que las alas están bien, no te preocupes.

Pues mira, rellena aquí el formulario con tus datos.

Una vez que ya han estado en el veterinario,

¿qué es lo que pasa aquí, en el centro?

Una vez los recibimos los veterinarios,

pues básicamente lo que hacemos es darle tratamiento de soporte,

le ponemos suero o suero glucosado,

y le atendemos hasta que vienen los guardas forestales y se lo llevan.

Por tanto, en casa no, darle de comer no, al centro veterinario.

No, no dar de comer leche, ni harina, ni agua, bueno, agua lo justito,

pero generalmente lo mejor es traerlo, y no hacer nada más.

Los agentes rurales los llevan a un centro de recuperación de fauna

en este caso al de Torreferrusa, en Barcelona.

Allí, un grupo de profesionales acompañados por jóvenes voluntarios,

entrega un trabajo que puede llegar a ser extenuante,

alimentar y cuidar la gran variedad de especies

que se recuperan en estas instalaciones.

Este verano ha sido especialmente difícil para los vencejos.

Han llegado hasta aquí más de 3000.

Este es un polluelo de vencejo.

Este ya por palpación de la quilla, marca,

tú sabes que las aves tienen la pechuga,

y cuando marcan el hueso, un hueso que es como la quilla de un barco,

si ves que lo palpas con facilidad, es que ha perdido masa muscular,

lo que significa que está muy delgado.

Está entre pollo y volantó,

lo que ya veo de entrada es que algunas de las plumas,

por ejemplo, las tiene rotas.

Y ahora pasa a la rueda de la alimentación.

Un pase para la rueda, ya, de alimentar.

-Déjala aquí que la van a alimentar.

-Este animal, si tenemos que decir está bien, está regular, o está mal,

asumo que está deshidratado, está delgado,

y por tanto, será necesario ponerlo en una unidad

de cuidados, un poco más intensivos.

Tienes que cebarlos de 5 a 6 veces al día

con un tipo de insecto en particular.

Le hemos dado tenebrio o grillo. El tenebrio es un escarabajo.

Mis compañeras está entrenadísimas a abrir bocas,

y cuando tienes que abrir dos mil bocas al día, la pericia que te da

y la rapidez con la que lo haces, es tremenda,

y el riesgo de que haya degluciones desviadas es mucho más bajo.

Todo esto que ves aquí,

estas diez columnas de cajas, están llenas de vencejos.

Los vencejos que ya no están críticos, se tienen que alimentar,

completar la crianza, hasta que se sueltan.

Por ejemplo, en esta de aquí, tienes pues 3, 7, 8,

ahora ya ha bajado un poco la cosa porque hemos soltado,

pero bueno, hay 8 columnas con 10 o 12 filas.

Estamos hablando de un animal de 25 o 30 gramos,

a un animal de 70 gramos adulto.

Vencejo común y vencejo real.

Aparte que el vencejo real tiene esta mancha blanca inconfundible.

Los cuidadores no se plantean liberar a un vencejo

hasta que no tiene el peso adecuado.

Hay unos vencejos que hemos separado,

porque creemos que ya están preparados para ser liberados.

Entonces lo que hacemos es fijarnos en que el cañón de la pluma

esté totalmente desenfundado, que la pluma esté totalmente crecida,

y que el peso sea óptimo, unos 33, 35 gramitos.

Vamos a ver este.

Mira, 32'8, está bastante bien.

Entonces, a cada ejemplar lo anillamos con una anilla

que nos da el Instituto catalán de Ornitología.

Es una anilla única, que tiene una numeración.

Entonces nosotros se la colocamos y de esta manera,

si el animal por alguna razón se vuelve a encontrar,

sabemos qué animal es, en qué momento se ha soltado

y podemos conocer si ha sobrevivido, cuánto tiempo, el viaje que ha hecho.

Entonces a nosotros nos es útil en el sentido que nos ayuda a saber

si nuestro trabajo está bien hecho.

Y ahora llega el momento de la liberación.

Sí, ahora esto es un momento culminante de todo el proceso,

y hace mucha ilusión, la verdad.

Y si os fijáis los vamos a soltar desde cierta altura

porque estos animales tienen las patitas muy cortas.

Si cayeran al suelo no se pueden levantar,

por eso se llaman apus, porque tienen las patitas super cortitas.

Y se tienen que soltar desde cierta altura,

porque son incapaces de remontar desde el suelo.

Así que ahora viene ya el momento. Laura, a volar. Uno, dos, tres.

Es el primer vuelo que hacen estos animales.

El primer vuelo de un vencejo puede durar hasta 10 meses

de forma ininterrumpida.

Para entender mejor la importancia que tienen las aves

en la biodiversidad de las ciudades,

visitamos la sede de la sociedad española de ornitología.

Es un indicativo de calidad de vida para las personas,

la situación de las aves en un país.

Pues sí, la verdad es que sí,

la propia oficina estadística europea Eurostat,

tiene como uno de los indicadores de calidad de vida,

el índice de aves comunes, o sea que es algo oficial, incluso.

Nos aportan bienestar y benefician a nuestra salud,

hay algún estudio hecho en Reino Unido

que ha demostrado que las personas que viven en barrios

con más aves, árboles, arbustos,

son menos propensas a sufrir estrés y enfermedades mentales.

¿En qué situación están en este momento,

sobre todo en las ciudades?

Tenemos una cifra del estado de las aves, en concreto en las ciudades,

que nos están diciendo que están disminuyendo como un 12%

en los últimos años.

Según nuestros datos, hemos perdido 30 millones de gorriones

en la última década.

Veo que vosotros, de alguna forma, junto con otras organizaciones,

habláis de naturalizar la ciudad, ¿qué es eso?, ¿qué significa?

Las ciudades siempre se han diseñado y construido

de espaldas a la naturaleza y arrasando con lo que había allí,

que al final eran un espacio natural,

y ahora estamos volviendo,

se están haciendo intentos por aumentar las zonas verdes,

por aumentar la biodiversidad.

Y después, un tema que para las aves es crucial,

las cristaleras, esos edificios tan acristalados,

las mamparas de las pistas de pádel,

todo eso es una trampa mortal para las aves, porque colisionan.

La colisión contra cristales es una de las principales amenazas

para las aves en medios urbanos.

Está identificada como la segunda causa de mortalidad no natural

para las aves,

y bueno, cada vez hay más en nuestras ciudades hay más edificios de cristal

También existen soluciones para esto.

Una de ellas serían estas cintas,

que son cintas que se colocan en los cristales,

y otra opción sería, por ejemplo, encargar un vinilo.

Por ejemplo para cristales grandes, pistas de pádel,

se pueden encargar vinilos a un rotulista.

Hay datos preocupantes.

Estados Unidos y Canadá han perdido más de tres mil millones de aves

los últimos 50 años.

Para afrontar la pérdida de biodiversidad

es necesaria la implicación de la administración pública.

En Barcelona acompañamos a un equipo de agentes rurales

que hacen una inspección a unas obras de reforma de un edificio

en el que tienen controlados nidos de vencejos.

Si detectamos una obra que tiene andamio y tiene agujeros,

tenemos que mirar si hay animales dentro porque se pueden morir,

porque los padres no pueden entrar a alimentarlos.

En esta época se hacen muchas obras, y es muy, muy frecuente

porque hay mucho desconocimiento de que están en estas estructuras.

-¿Me dejas cinta métrica para medir el agujero?

Estamos midiendo los agujeros

para ver si es adecuado para los vencejos.

5x4, está bastante bien, 5x4'5.

¿Os encontráis habitualmente que las empresas

que hacen construcciones o hacen reformas,

no saben que hay una normativa que protege a estas aves?

Sí, continuamente.

Lo que pasa es que llevamos mucho tiempo informando a ayuntamientos,

y también hemos enviado correos a empresas,

pero claro, hay muchas empresas,

tampoco los colegios profesionales acaban de escribir esta información

y hay un problema de cómo llegar a todos los colectivos.

Los agentes rurales visitan un edificio de nueva construcción.

Aquí se detectaron nidos de vencejos y quieren supervisar

que se han respetado estos espacios de nidificación.

Tenemos dos nidos.

Este de aquí, lo destapamos.

Les dejamos las dos entradas, y el espacio un poco rehundido

para luego la limpieza como nos indicaron.

-Quizá ahí habría que poner material para que, a la larga,

si se desgasta esto, que puedan salir bien y entrar.

-Así, por ejemplo.

-El truco es el traspaso de información

de los constructores a los vecinos.

-Eso no hay ningún problema porque cuando se termina un edificio,

se hace un libro que se llama "libro del edificio"

y el manual de uso y mantenimiento va incluido ahí,

y en este se puede especificar, exactamente,

cada uno de los pasos y las necesidades

para este tipo de espacio.

-Podría poner en el libro que nos llamaran a agents rurals...

-Por supuesto, pondremos un teléfono, incluso podemos poner un técnico

que se puede ir variando, llevándolo al registro

y modificando la información.

¿Cómo se ve desde la otra parte?

Estabais haciendo la obra, recibís la visita de los agentes rurales

y os hablan de pájaros, ¿qué pasa aquí?

Claro, esto se transmite a los socios de la empresa

y qué va a pasar ahora aquí.

Realmente la predisposición de la parte de los agentes rurales

intentando dar las facilidades

para poder hacerlo incluso en el momento más complicado,

porque es justo cuando se iban los vencejos,

y luego tienen que volver,

con todas las facilidades, en el primer momento hay las dudas,

luego más adelante te quedas más tranquilo,

porque no implica complicaciones más que las que habéis visto

de los nidos de arriba.

En el mundo de la arquitectura, la fauna urbana que vive,

¿esto se contempla, se explica, se sabe?

Yo, en mi caso, en la universidad nunca habíamos oído de eso,

nunca se había contemplado que podían pasar estas circunstancias.

Quizás si desde el momento cero se fuera informando a la gente

que va saliendo de los centros universitarios,

e incluso a las promotoras,

de asociaciones que lo hacen como por ejemplo aquí,

pues creo que todo iría más a mejor, ¿no?

-Una muy buena solución sería por un lado hacer extensiva esta información

al sector que hace obras y rehabilitaciones,

y por descontado, que desde el trámite de licencia de obras

que otorga el ayuntamiento,

se les informara de la existencia de esta normativa,

y de la posibilidad de presencia de estas especies

en los edificios en los que van a actuar.

¿Cuál es la legislación que hay sobre la fauna urbana?

Está protegida, mucha gente no lo sabe.

Que están protegidas por la normativa catalana,

la ley de protección de los animales, el decreto legislativo

y la ley de patrimonio biodiversidad de ámbito estatal.

Estas dos normativas prevén que no se puede molestar

a la fauna silvestre protegida,

ni en época de nidificación, ni en las zonas donde nidifican.

En el caso de vencejo, vencejos reales,

estaríamos hablando de cavidades, agujeros,

como tabiques fluviales, cavidades de ventilación,

ese es el sitio donde ellos nidifican,

y para poder llevar a cabo cualquier actuación en alguno de estos lugares

donde nidifica una especie protegida,

necesitan una autorización excepcional.

Ciudades como Barcelona y Segovia ya están dando pasos para favorecer

la protección de las aves.

Segovia ha introducido una ordenanza de biodiversidad,

que tiene en cuenta a las aves

en intervención de edificios catalogados.

El ayuntamiento segoviano ha publicado una guía

que recoge ejemplos concretos de actuaciones arquitectónicas

que respetan la biodiversidad urbana.

Nos encontramos con su autor, Miguel Ángel García,

un apasionado de la ornitología, que tiene muy en cuenta a las aves

en sus trabajos como arquitecto.

Esta es una vivienda unifamiliar,

yo me puse en contacto cuando empezó la obra,

queríamos enseñar qué cosas puede hacer, a pequeña escala,

el ciudadano de a pie, cuando se hace su casita, y bueno,

por eso hemos propuesto dos cosas muy sencillas, de mínimo coste,

para que cada uno ponga su granito de arena.

En esta pared, como ves,

hemos aprovechado el desplome que tenía, con el hueco,

para habilitar los huecos con un agujerito,

con lo cual utilizamos un molde que lo colocamos,

y esto sirve para adecuar el hueco que dejamos

a la especie que queremos que se meta.

¿Esta especie cuál sería? Esto es para pájaros pequeños.

Para gorriones, herrerillos, carboneros, pájaros pequeñitos.

Y luego este otro lo hemos utilizado en el alero para los vencejos.

O sea, que por lo que veo tampoco es tan complicado,

en el fondo es crear unas rendijas, y un poquito dentro...

Realmente es realizar una ejecución esmerada

de las obras tradicionales de albañilería.

Al final, el ejecutor no deja de ser un albañil, un carpintero...

Es ponérselo fácil. Es ponérselo fácil y barato.

Con Miguel Ángel entramos en el monasterio de El Parral.

Una construcción del siglo XV, en la que actualmente reside

la última comunidad de monjas jerónimos que hay en España.

En las últimas obras de rehabilitación,

se respetaron las colonias de aves,

y se tomaron algunas medidas para favorecer su conservación.

En esta fachada, que hay como una docena, más o menos,

de mechinales, que son unos agujeros, digamos, grandes,

como esos que vemos allí.

Lo que hemos hecho ha sido una intervención selectiva de ellos

en función de la especie que hubiera dentro.

Cuando dentro nos encontrábamos un córvido,

como una chova piquirroja o una grajilla,

hemos adecuado el hueco, o mantenido el que había,

y cuando nos hemos encontrado palomas que no se deseaba que estuvieran ahí,

pues lo que hemos hecho ha sido manipular o modificar la entrada

haciéndola más pequeña, con un pequeño plano inclinado,

para que ya no sea un sitio idóneo para la paloma,

y que pueda favorecer a otras especies,

como gorrión chillón, que hay una colonia bastante numerosa.

Estos tejaditos un poco pintorescos suponían un problema.

Suponían un problema porque estas ménsulas de madera

eran un apoyo excelente para las palomas que se metían ahí a dormir,

y en consecuencia, digamos que generaban conflicto con los balcones

sobre los cuales están estos tejaditos en las celdas de los monjes

y lo que hemos hecho ha sido colocar dos tablas en este sentido,

creando un hueco.

Como podemos ver, varios de ellos están ocupados

porque se ven pajitas y demás, en distintas alturas,

con lo cual sirven, manipulando la altura

y también con el tamaño del hueco, pues sirvan a distintas especies.

Cualquier intervención hará respetar

la importancia del patrimonio arquitectónico,

como la iglesia de la Santísima Trinidad.

Esta iglesia fue objeto de rehabilitación hace como 5 años

o una cosa por el estilo.

Y esa rehabilitación se hizo con medidas de protección

y fomento de la biodiversidad.

Habilitar los nidos de cigüeña

para que no causen daños estructurales,

propiamente en el campanario se han cerrado los huecos con celosía

para evitar la presencia masiva que había de palomas,

pero se ha mantenido un nido de chova piquirroja ahí arriba,

en una caja que tiene acceso únicamente desde el exterior,

y se han instalado otras cajas y vasijas para chova piquirroja,

que es la especie más emblemática de Segovia,

y vasijas para cernícalo primilla.

¿De qué forma la arquitectura puede ayudar a mejorar la convivencia

entre las aves y las personas en las zonas urbanas?

Muchas veces son, ya te digo, pequeñas cosas.

Ejemplos que hemos visto, hacer un taladro, desplazar una tabla

mantener un hueco existente.

A veces pequeñas cosas, incluso de coste económico nulo,

si no de tener un poquito de cariño,

son los que consiguen que esa especie permanezca,

y realmente es muy satisfactorio.

En Barcelona también se han aprobado iniciativas

que mejoran la situación de su avifauna, como por ejemplo,

un decreto de ambientalización de obras, la entidad Galanthus,

dedicada al estudio y la divulgación del medio ambiente

asesora al ayuntamiento sobre el terreno.

La legislación actual no contempla la obligatoriedad

de integrar nidos en las fachadas,

entonces tenemos que contar actualmente con la buena voluntad

tanto de los promotores como de las propias administraciones,

que están por la labor, por otra parte,

porque como no cuesta tanto hacerlo, y sin embargo,

el beneficio que reporta es tan grande, que no se niegan,

al contrario, siempre hay facilidades.

Por ejemplo, aquí tenemos una pared medianera,

que el instituto rehabilitó el año pasado

e integró una serie de nidos en la fachada.

Aquí podemos contemplar nidos que van destinados a vencejos,

nidos que van destinados a murciélagos,

y también nidos destinados a insectos polinizadores.

Es como una especie de muestrario de lo que se puede realizar,

a parte de que son funcionales obviamente.

En la emblemática Plaza España,

Galanthus instaló algunos nidos hace 15 años.

Desde entonces el tipo de nidos que instalan, ha evolucionado.

Este tipo de nidos prefabricados, que se pueden obtener en el comercio,

son de colocación externa.

Se tienen que poner en la fachada, externos.

Y paulatinamente hemos abandonado este concepto

de poner los nidos externos,

por hacerlos integrados.

Todavía no hemos podido concretar,

pero es probable que sean más efectivos los que están integrados,

por cuestión de temperatura, etc.

¿Y qué hay que tener en cuenta cuando pones un nido?

El nido tiene que servir para algo,

entonces los nidos se han de poner en aquellos lugares donde,

o bien, hay un alto porcentaje de ocupación,

sabes que se va a ocupar, por ejemplo en este caso,

si hay ya nidos naturales de la especie,

o bien, sustituyendo a nidos existentes que se tienen que quitar

por motivos de rehabilitación, por ejemplo.

¿Notáis que hay una recuperación de especies?

Por supuesto, sí, sí que ha habido un incremento,

pero no solo por poner nidos,

si no por el hecho de hacer este esfuerzo,

los vecinos se conciencian de que, primero,

de que es una especie protegida y que se ha de respetar.

Y segundo, que vinculas de una manera muy cercana,

el hecho de su presencia al sitio donde vives, ¿no?

Lo haces tuyo, vaya. Haces tuya la especie.

Es bonito tener aquí una especie que te viene cada año,

que es fiel al nido, que te viene cada año,

y que te recuerda el inicio de la primavera,

y el cambio de estación cuando se va.

Porque, qué es una ciudad sin sus gritos, la primavera,

los gritos de estos animales.

Quedarte sin ese ambiente sonoro, ese paisaje sonoro,

estamos en perjuicio.

Tenemos que intentar que eso perdure,

que persista en la ciudad es nuestra responsabilidad,

son nuestras especies y las tenemos que cuidar.

Cuidar de las aves en nuestras ciudades es responsabilidad de todos

y está en nuestra mano.

De hecho, nos va la biodiversidad en ello.

Subtitulado por Victoria Sánchez Mayo

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Aves desahuciadas

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

El escarabajo verde - Aves desahuciadas

15 nov 2019

El Escarabajo Verde sigue analizando el grave problema que supone la pérdida global de biodiversidad. Concretamente en este reportaje, ponemos el foco en el descenso demográfico del número de aves que viven en pueblos y ciudades.

ver más sobre "El escarabajo verde - Aves desahuciadas" ver menos sobre "El escarabajo verde - Aves desahuciadas"
Clips

Los últimos 604 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios