www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3972078
Para todos los públicos El escarabajo verde - Niños de asfalto - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

Casi la mitad de los niños del mundo crecen y juegan en las ciudades.

Alejados de la naturaleza.

¿Conlleva esto algún efecto negativo en la infancia?

Habéis acertado,

empieza El escarabajo verde.

Esta semana hemos fijado nuestra mirada en la desconexión

de la naturaleza en la infancia.

Los niños que crecen en ciudades

disponen de áreas recreativas como ésta

o de parques urbanos,

pero son pocos los que mantienen un contacto diario

con un paisaje natural.

En el documental daremos voz a varios expertos,

que aseguran que el contacto con la naturaleza desempeña

un papel fundamental en el desarrollo del cerebro infantil.

Os presentaremos algunas propuestas pedagógicas

que otorgan importancia al salir cada día al aire libre

e incluso visitaremos

una de las pocas escuelas de nuestro país,

que realiza sus clases en el bosque.

Finalmente, hablaremos con arquitectos paisajistas,

para descubrir como poner más verde en las ciudades

y aumentar así el bienestar en la infancia.

Como madre, la periodista del programa, Dunia Ramírez

se pregunta si llevarse a su hijo a vivir al campo

o quedarse en la ciudad,

manteniendo cierta conexión con la naturaleza.

En este documental,

ella misma ha encontrado algunas respuestas.

Aunque la Tierra dispone de miles de kilómetros cuadrados libres,

la humanidad prefiere vivir agrupada en ciudades;

codo con codo con el vecino.

Nuestros hijos nacen y crecen en ella

ajenos al canto de los pájaros,

al contacto con la hierba fresca.

¿Qué sucede cuando la infancia se aleja de la naturaleza?

Hasta hace poco,

yo era una acérrima defensora de las ciudades,

pero con la maternidad,

empiezas a observarlo todo con otra mirada.

¿Y si la ciudad no es tan adecuada como pensamos?

No son pocas las voces que dicen que el contacto con la naturaleza

es vital para el organismo.

Sin embargo, en una urbe, los niños respiran contaminación,

crecen rodeados de tráfico

y raras veces, ven, algo de verde.

¿Cómo hacer con la jungla de cemento en la infancia?

¿Es posible vivir en la ciudad

y a la vez mantener contacto con la naturaleza?

Empieza a buscarlo.

Por un interés cada vez más creciente de los propios padres,

parece que están surgiendo escuelas que otorgan mucha importancia

a salir cada día,

como ocurre con este preescolar.

Se llama Kinder, y aunque está en la ciudad

buscan esos codiciados espacios verdes.

Les encuentro jugando con la tierra en un área infantil de un parque.

Hola, ¿qué tal? ¿Helena? -Hola.

Soy Dunia, ¿qué tal? -¿Qué tal?

-Veo que estáis aquí con un grupo de niños de preescolar.

Normalmente, estáis fuera de las aulas.

-Sí. Nosotros con los grupos de kinder salimos todos los días,

porque para nosotros el barrio es un ambiente,

un aula más de vida real

y tiene sus ambientes como la rambla, las tiendas.

-Y la naturaleza cuánto es de importante para vosotros

en una ciudad... pues que es dura ¿no? y de cemento.

-Bueno, es muy importante para nosotros la salida diaria,

el contacto con la luz, con el aire.

Nosotros vamos a la playa, vamos a un huerto comunitario,

y los niños contactan con la tierra,

con el agua, la arena, las plantas, las piedras.

Pensamos que es muy importante para el sistema inmunitario

de los niños

el poder estar en contacto con el aire cada día

y con la luz.

Helena tiene razón.

El contacto con el aire libre es fundamental,

pero los últimos datos muestran una cruda realidad.

Casi la mitad de los niños pasan menos de una hora al día

jugando en el exterior.

Encontramos otro dato,

Unicef recomienda exponer a los niños al paisaje natural

porque influye positivamente en su salud.

Y damos con un concepto aún más interesante,

este escritor norteamericano, Richard Lou

habla del síndrome por déficit de naturaleza.

¿Un síndrome?

Parece que en España quien sabe del tema es el catedrático

José Antoni Corraliza.

Aprovechamos la ocasión de que es especialista en psicología ambiental,

y visita la ciudad,

para charlar con nosotros.

Aunque tiene una agenda apretada,

nos cita la llegada de su viaje

cerca de la estación de tren.

José Antonio ¿deberíamos preocuparnos porque nuestros hijos crezcan

en ambientes urbanos, en ciudades, en vez de la naturaleza?

-Bueno, un poco sí.

Digamos que nuestro sistema nervioso aún no se ha acostumbrado

a vivir en las ciudades,

Y justamente, el hecho de que la ciudad,

esté tan presente

y que su presencia sea tan aplastante

en nuestro funcionamiento psicológico

explica por qué a veces no nos sentimos tan bien

viviendo en las ciudades.

-Y esta falta de naturaleza tiene un nombre, se le ha puesto ya

se le ha acuñado ya algún nombre.

-Sí, de hecho, se conoce con el nombre

del trastorno por déficit de naturaleza.

Pero hay que entender que no es propiamente un trastorno,

muchos especialistas la han relacionado

con los incrementos de la tasa de obesidad.

Con los incrementos de incidencias de las enfermedades neumónicas

y respiratorias.

Y también el incremento de la incidencia de los trastornos

por déficit de atención,

y por cierto..., con la hipoditaminosis D,

O sea, los déficit de D, estamos viendo

que realmente los niños están perdiendo capacidades

que creíamos que ya era un logro de la propia especie.

Precisamente, yo he venido a Barcelona porque mañana...

tengo la oportunidad de estar con unas personas

que llevan una experiencia que se llama, El bosque escuela,

entonces, quizás podrías acompañarme y podríamos verlo.

-Aceptamos la invitación,

queremos descubrir por nosotros mismos,

que es eso de una escuela en el bosque.

A la mañana siguiente,

dejamos la ciudad para adentrarnos en un ambiente mucho más rural.

Llegamos a Rubio,

un pueblo de tan solo 200 personas,

donde hay un grupo de niños esperando impacientemente

en la puerta de la escuela.

-Hola, buenos días. -Uy, hola, José Antonio ¿qué tal?

-¿Qué tal? ¿cómo estamos?

-Pues mira, preparados ya para irnos al bosque,

porque estos ya tienen mucha prisa.

-Entre gritos de alegría nos dirigimos al bosque,

pero esta salida diaria, tiene unas adiciones.

Cada mañana son los propios niños los que se detienen

para saludar a esta mujer.

Una de las pocas personas, que quedan en el pueblo.

¿Pero ya se ha recuperado?

Yo también la acabo de pasar.

No gripe, catarro.

-Este pueblo vive una segunda juventud

desde que fue instalada la escuela del bosque.

Un proyecto frecuente en el centro y norte de Europa.

-Pues nosotros vamos y a medida que vamos avanzando

pues, todo lo que vamos encontrando

pues, es eso, ¿qué es? vamos verbalizando,

cuanto hay, de qué color es...

y llegamos normalmente a un sitio

y allí desayunamos todos.

Desayunamos todos juntos y a partir de allí después,

pues les dejamos que ellos...

exploren sobre todo, jueguen,

y cada una de las educadoras se pone en un sitio diferente,

en un rincón

o hace una actividad diferente, y los niños eligen.

-Al llegar al bosque y como si fuera por arte de magia,

el nivel de excitación de los niños se reduce.

Se muestran tranquilos y concentrados.

Las educadoras proponen actividades

y ellos escogen aquello,

que más interés les produce.

-Vosotros no sois una escuela pública,

pero venís de una escuela pública ¿verdad? -Sí.

Bueno, nosotros hemos estado trabajando tanto en escuelas públicas

privadas como concertadas,

pero sí que nosotros en estos momentos,

mucho aún a nuestro pesar, somos privados.

Es una entidad sin ánimo de lucro.

Es una asociación, pero somos privados.

-Y a nivel económico, puedo saber ¿cuánto cuesta?

-Tenemos una tarifa plana de doscientos euros al mes.

-Bueno, es bastante asequible ¿no?

dentro de lo que es una escuela privada.

-Creemos que es asequible para todos los niveles

y eso nos permite que pueda venir gente de todo tipo.

-Tu has trabajado con niños que vivían en ciudad

y ahora trabajas con niños que viven en la naturaleza.

¿Qué podrías sacar de conclusiones de esta experiencia?

-No hay color en la experiencia.

El trabajar en un aula cerrada, hay un espacio limitado.

Cuando un niño lo que necesita, lo principal...

es el movimiento, el juego...

lo tienen restringido en cuatro paredes

y en unos metros cuadrados para cada uno.

Entonces, la libertad,

que ya solo eso le proporciona la naturaleza...

de movimiento, de espacio, de relajación que esto les supone;

para él es una manera de sentir, de vivir, de aprender que es natural.

-Hay muchos padres que se preocuparían primero, por los riesgos

-La verdad es que un niño se puede romper un brazo tanto aquí

como en una escuela en una ciudad,

y muchas veces aquí aprenden mejor a caminar sobre distintas bases,

a moverse, a ver sus límites

y ellos mismos van poniendo y van aprendiendo ¿no?

-¿Puedes poner un ejemplo a nivel práctico de aprendizaje

a través de la naturaleza?

-Yo creo que entran muchas cosas,

porque los conceptos prácticos matemáticos con edades tan tempranas,

en realidad no son ni divisiones ni multiplicaciones

sino lo que es grande, lo que es pequeño,

lo que es ancho, lo que es estrecho,

lo que está lejos, lo que está cerca,

lo que es redondo, lo que es cuadrado.

Todo esto son los conceptos primarios que un niño aprende.

Entonces, la naturaleza nos ofrece todo esto.

-Ahora los niños y la educadora instalan una cámara trampa

en el bosque.

Un ejemplo de aprendizaje a través de la naturaleza.

Los vídeos que se capturen se examinarán con atención

en algo que diríamos que se acerca a una mini clase de biología.

-Lo que debemos aprender...

de experiencias como esta, del bosque escuela.

Es, no tanto, que todos los niños a todas horas

deberían estar en contacto con entornos naturales

sino criticar el estilo de vida infantil generalizado.

En este sentido,

para mí, este tipo de experiencia lo que pone en cuestión es

La ausencia, la desconexión absoluta

que la naturaleza tiene en la agenda de actividades

de la vida diaria de los niños.

Hemos realizado estudios que comparan el nivel de estrés infantil

y el nivel de naturaleza cercana y hemos visto

que la relación entre nivel de estrés infantil.

Es decir, nivel de bienestar de los niños

y la naturaleza cercana es inversa y proporcional.

Esto no quiere decir que los niños que tienen naturaleza cercana,

si viven un trauma familiar, por ejemplo, una separación

o el fallecimiento de un ser querido, no estén mal,

pero si tienen naturaleza cercana tienen mayor capacidad

para afrontar estos eventos estresantes.

-¿Porque son más asertivos? ¿están más tranquilos?

No, porque el contacto directo con la naturaleza

mejora el nivel de desempeño psicológico

puesto que nuestro sistema nervioso está aún conectado

con el tipo de estimulación de la naturaleza.

Oye, y esto de la naturaleza, a lo mejor suena un poco como...

...como una moda ¿no? para aplicar en la infancia.

-No, no. En realidad

si pensamos incluso en la historia de España,

en nuestra cultura la naturaleza juega un papel crucial.

Ya a finales del siglo XIX primeros del XX,

ligado a muchos eventos,

ya se hablaba de bosque escuela,

ya se hablaba del día del árbol.

De hecho, la institución libre de enseñanza,

una de las claves no solo de su didáctica,

de su pedagogía,

sino de su consistencia ideológica y doctrinal

era precisamente, promover el contacto con la naturaleza.

-A finales del siglo XIX,

un grupo de catedráticos

de entre los cuales se encontraba este hombre, Ginés de los Ríos,

crearon la institución libre de enseñanza,

que acogió teorías pedagógicas muy avanzadas para la época,

como el estar en armonía con la naturaleza.

Ideas similares surgieron en otros lugares.

En Barcelona se abrió la primera escuela del bosque:

pública y gratuita.

La mayoría de clases se hacían al aire libre

y se promovía la curiosidad innata del niño.

En estos cien años, las cosas han cambiado mucho,

tanto en las escuelas como en las ciudades.

Kilómetros y kilómetros de edificios, todo construido,

no queda ni un espacio donde ponerlo... ¿o sí?

Damos con un arquitecto paisajista

que quiere renaturalizar las ciudades

y crear espacios nuevos.

Nos cita en un barrio

donde ha instalado todo tipo de vegetación en las aceras.

-La propuesta consiste en hacerlas más habitables,

más sostenibles y más resilientes ¿no?

-¿A las ciudades -Sí.

-Todo un reto. -Sí.

Cómo ves hay dos opciones ¿no?

Una, crear un área de bio-retención lineal

ocupando un carril de aparcamiento, uno de circulación.

-Y el cambio en esta zona.

-La otra opción que sería de mínimos.

Sería crear esta misma franja verde en las alineaciones de los árboles.

Es como que la naturaleza entra en la ciudad a través de las calles.

-Tratemos de imaginar las calles por las que paseamos normalmente,

si tuvieran este aspecto.

Posiblemente nuestra recepción de la ciudad, cambiaría.

Soto dice, que esta es una iniciativa económica,

fácil de aplicar

y que mejora la calidad del aire,

atrae la biodiversidad

y limpia el agua de lluvia

para que llegue al mar menos contaminada.

El proyecto funciona en este barrio,

pero el reloj corre para las ciudades que acumulan día a día

más sustancias tóxicas, especialmente, en el aire.

Para saber como afecta la contaminación en la infancia,

el Instituto de Salud Global de Barcelona

realiza estudios con niños.

Hoy le toca el turno a Amaia.

-Hola, Amaia ¿cómo estás? -Hola, ¿qué tal?

-Mira, te explico.

Durante las siguientes horas

vas a llevar esta mochila ¿vale?

Esta mochila, es como si fuera, un segundo pulmón tuyo,

y que va a analizar lo que tu respiras durante las siguientes horas

ahora está encendida.,

Entonces, ya no te tienes que preocupar.

Ahora te lo tienes que poner.

Es importante que este tubo, siempre está por aquí.

Eso es porque así está a la altura de tu boca,

como cuando tu respiras.

-Durante unas horas,

los niños voluntarios que colaboran en el estudio,

recorren la ciudad,

y pasean tanto por zonas verdes

como por calles con mucho tráfico.

Hoy lo canalizan ese cordón negro,

un residuo que en las ciudades se libera

por la combustión de los coches viejos.

Jeroen cuáles son los datos que te aporta la mochila que llevaba Amaia.

-Este es el mapa de Barcelona,

donde se ve que los niveles altos de concentración son en color rojo.

Aquí, son las vías rápidas con alto tránsito de Barcelona,

y aquí vemos el trayecto que ha hecho Amaia

durante las veinticuatro horas.

-Y tienes algún otro mapa que nos pueda enseñar la exposición

a la que ha estado Amaia.

-Sí, por supuesto como puedes ver, por ejemplo, aquí

solamente ha sido una vía rápida

donde la concentración ha sido seis veces más alta

que los niveles de concentración aquí,

cuando estuvo, por ejemplo, en un espacio verde.

-¿Qué consecuencias acarrean estos niveles de contaminación

en nuestros hijos?

No hace falta salir de este edificio para hallar la respuesta.

Unos pisos más arriba

un equipo de investigadores se ha especializado en infancia,

contaminación, áreas verdes y ciudades.

En nuestro país todavía no hay apuestas tan contundentes

como en Múnich,

pero sí que existen propuestas a menor escala.

Una de las más recientes se encuentra en Barcelona.

La plaza de las Glorias, ha sido históricamente un sitio de paso,

una salida tan natural de la ciudad,

que hasta la vía Augusta romana la ha atravesado.

Aquí se construyó hace 25 años, un viaducto para unir tres avenidas.

Pero hoy las vías se soterrarán

y darán paso a un pulmón verde.

Según nos cuenta una de las redactoras del proyecto,

que junto con la agencia francesa TER encabeza esta transformación urbana.

En este caso, estas catorce hectáreas

en ella va a ir... toda una zona verde.

-Sí, prácticamente toda la zona central es un espacio público,

la mayor parte de él es zona verde, con plantaciones de tierra compactada

Una gran plantación de árboles,

y luego un poco más al sur,

hay una zona, que se puede asimilar más a un tipo de uso de plaza,

con suelo mineral,

pero básicamente una gran cobertura arbórea queda unida toda la zona

y lo cubre todo de verde.

-¿Qué van a ganar los niños que vivan cerca de esta zona?

-Van a ganar un gran espacio público,

una gran presencia de la naturaleza en su entorno próximo,

porque va a ser un parque muy verde y muy vegetal,

zonas de juego también muy grandes y muy... de todas las edades.

También puede tener una componente didáctica muy importante

porque hay todo este tema de los nuevos biodiversidad

que son refugios de naturaleza,

en los cuales puede haber una explicación,

puede haber una observación de lo que está ocurriendo,

de las especies...

-Si tu pudieras tener la oportunidad de traer aún más naturaleza,

pero sin tener este espacio,

imaginemos que ahora no tienes este espacio para construir,

¿por dónde empezarías?

-Bueno, una cosa que yo creo que es bastante notable

sobre todo cuando pensamos en la infancia

es que los patios y las escuelas, por lo general, son sitios muy duros.

Es decir, se piensa usos como deportes etc.

Siempre tienen pistas, siempre tienen estos usos cubiertos,

pero, son espacios en los que prácticamente no hay árboles

con superficies muy duras, con pavimentos,

muy fáciles de limpiar, muy fáciles de ordenar,

pero que ofrecen al niño muy poco con el contacto de la naturaleza

y desahogo.

-Los expertos consultados están de acuerdo,

la infancia urbanita necesita un respiro,

tanto en el barrio como en el escuela.

¿Qué tal? ¿Eres el director de la escuela?

-Sí.

Bueno, esto es una escuela urbana, urbana ¿eh?

-Urbana del barrio de Sant Antón una escuela arquitectónicamente dura,

de hecho la diseñaron para que fuera una comisaría.

-¿Cómo? ¿Una comisaría?

-Iba a ser una comisaría para los mossos d'Esquadra

y acabó siendo una escuela.

Si quieres, te la enseño un poco. -Vale.

Este centro empezó a funcionar en 2001 como escuela

y no como comisaría,

gracias a la fuerte inmovilización vecinal que se unió,

para reclamar un equipamiento escolar necesario en el barrio.

Ese es un ejemplo extremo de diseño arquitectónico duro.

Pero en general, la mayoría de escuelas-espacio

no están pensadas para acoger naturaleza.

Así pues, como introducir el cambio.

¿Tú lo has pensado en algún momento,

que es importante renaturalizar los patios?

¿O es algo que te ronda por la cabeza?

-Sobre todo de niños que viven en barrios de mucha densidad

creemos que con una escuela pública

debe de dar un poco de salida al espacio verde a los niños

y para que puedan conocer otras realidades, ¿no?

Desde la escuela intentemos organizar salidas a entornos naturales,

y dentro de la propia escuela creemos que también es importante

que haya momentos en los que los niños puedan trabajar la tierra,

conocer las plantas.

-Pero ¿cómo hacéis esto?

-Nosotros con ayuda el AMPA

el curso pasado iniciamos un proyecto

y utilizamos una terraza, que está poco utilizada,

y con jardineras las adaptamos para tener un huerto urbano,

un huerto de terraza, aquí en la escuela.

-¿De dónde te viene la idea?

-De hablarlo con el AMPA.

De decir, tenemos una escuela que arquitectónicamente es muy dura

y pese a eso, hay que ser realista tenemos lo que tenemos

pues vamos a intentar dar un poco la vuelta a esto

y con un poco de imaginación

hemos conseguido arrancar un espacio,

para tener un espacio verde en la escuela.

-A ver. ¡Ah, sí que están, sí!

Bueno, parece que están contentos.

Acordaos, con cuidado.

Están comiendo. Es la hora.

¿Quieres tener uno, Maxi? -Yo, sí.

-Pon la mano. Tomad.

Os acordáis que lo que comen nuestros gusanos... y sus cacas,

el líquido cae aquí ¿no?

Y este líquido... ¿qué vamos a hacer ahora?

-Ponerlo en la regadera...

-Añadimos un poco en cada regadera de las vuestras

y lo diluimos con agua para regar el huerto.

-¿Qué tiene ese agua?

-Este proyecto ¿es pionero?

tal y como lo estáis haciendo en Barcelona.

-Yo creo que sí,

porque hay muchos colegios que tienen huerto,

pero tal como lo hemos planteado nosotros,

porque lo hemos planteado como una asignatura desde cero.

Montamos el huerto desde cero con los niños

y planificamos todas las actividades anualmente con ellos,

plantando productos de temporada,

enseñando los insectos que hay en el huerto etc.

-Vosotros os dedicáis a otras cosas ¿no?

-Bueno, sí, nosotros nos dedicamos a poner verde

en los tejados de Barcelona.

Entonces, huertos en cualquier sitio,

y como tal, las azoteas pueden ser de escuelas, hospitales,

restaurantes, hoteles;

y en el proyecto escolar

vimos que era una necesidad para los niños de las ciudades,

que a muchos el primer día le preguntábamos, ¿qué es un huerto?

y levantaban tres o cuatro la mano.

Los tomates ¿de dónde salen? -De la nevera.

Para mi era un hecho que... se me pone carne de gallina.

Es algo que tienen que vivir,

porque cuando lo viven ya ves lo felices que están

y cogen conciencia de la comida,

de que no tenemos tomates ahora, ¿por qué?, porque hace frío.

A mi me aporta una felicidad extrema, la verdad.

La haba es una planta que se come toda;

se come el fruto,

se come la cáscara y se come la hoja también.

¿Quiere probar?

Hemos constatado, que tanto ciudades como escuelas

quieren vestir un traje más verde.

Pero los expertos lo tienen claro.

Si se quiere una mejora real en la salud infantil,

los cambios deben ser más contundentes.

No hay tiempo que perder.

Para el bienestar de los niños de asfalto,

la cuenta atrás, ha comenzado.

La Organización Mundial de la Salud recomienda a las ciudades

que aumenten el número de espacios verdes pequeños, en los barrios,

así como otros más grandes que permitan interactuar

con la naturaleza.

Apostando por estos cambios,

niños y niñas saldrán beneficiados.

Nosotros por lo que apostamos es por acercaros temas

de interés medioambiental cada semana.

Ya estamos preparando el de la próxima.

Mientras tanto, recodad que estamos en facebook y también en Twitter

y que tenemos más contenidos en Instagram en Spotify

y en nuestra web.

Conectad con la naturaleza, pero también con el Escarabajo verde

Nos vemos, aquí, en La 2, en siete días

No faltéis que os echaremos de menos.

Subtitulación realizada por: María Sánchez Grano de Oro

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Niños de asfalto

El escarabajo verde - Niños de asfalto

07 abr 2017

Cada vez son más los niños que viven en ciudades, alejados del paisaje natural. De hecho, hay expertos que advierten de que esta desconexión con el mundo rural puede provocar en los más pequeños algo conocido como el "síndrome por déficit de naturaleza".
Unicef recomienda exponer a los niños al paisaje natural porque influye positivamente en su salud. Sin embargo, el 49% de la infancia ya vive en ciudades y el contacto con la naturaleza resulta, a menudo, inexistente. ¿Cómo afecta la jungla de cemento en los más pequeños? Buscaremos la respuesta entrevistando a uno de los mayores expertos en psicología ambiental de nuestro país, José Antonio Corraliza, catedrático en la Universidad Autónoma de Madrid y en la Universidad de Córdoba.
Visitaremos propuestas educativas que apuestan por el contacto directo con la naturaleza como la Escuela del Bosque de Rubió, en Barcelona. Daremos voz a los arquitectos paisajistas Ana Coello y Roberto Soto para que nos expliquen cómo renaturalizar las urbes y ofrecer así ambientes más verdes y saludables. Finalmente, hablaremos con investigadores del Instituto de Salud Global de Barcelona para que saber más sobre sus últimos estudios que arrojan conclusiones tan contundentes como que vivir expuestos a la contaminación del aire y alejados de áreas verdes afecta al desarrollo cognitivo del cerebro infantil.

ver más sobre "El escarabajo verde - Niños de asfalto" ver menos sobre "El escarabajo verde - Niños de asfalto"

Los últimos 523 programas de El escarabajo verde

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios