"El documental de La 2" es un espacio que La 2 reserva para la excelencia. En él se seleccionan los mejores trabajos del ámbito nacional e internacional para este espacio y se combinan documentales actuales con aquellos que han hecho historia

3197101 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.5.0/js
El documental - #jazzaldia50 - ver ahora
Transcripción completa

El festival de jazz es un festival que se hace para el público.

Se eligen los espacios urbanos

que ha conquistado el público donostiarra.

-Es un festival pensado para la gente.

Incrusta el festival en la ciudad, busca aliados con los bares,

comercios, reinventa nuevos escenarios.

-Unos 30 escenarios por lo menos.

(Música jazz)

-A mí me gusta especialmente San Telmo,

un escenario bastante nuevo.

-Hay algo que se ha perdido,

como son escenarios que me gustaban mucho,

por ejemplo, el salón de actos del ayuntamiento,

el antiguo salón de baile del casino.

Se lograba una intimidad que ahora no se logra en ningún sitio.

O la terraza del ayuntamiento.

(Música jazz)

El "Jazz band ball" es una fiesta del jazz,

a mí me parecía genial que en tres escenarios

al mismo tiempo pudieses elegir el concierto del que se trataba.

Pusimos un escenario sobre la terraza del ayuntamiento,

otro en los bajos del ayuntamiento y un tercer en el salón.

Te podías mover y había escenarios por todas partes.

En alguna ocasión,

cuando vino "Blues Brothers Band", lo pusimos en un gran escenario.

El "Jazz band ball" se convirtió en una forma de encontrarse

y sigue siendo más o menos así.

-Es cierto que ese "Jazz band ball" inaugural,

esa gran fiesta en los últimos años

es para mucha gente la sensación de que empieza el verano.

(Música jazz)

-Creo que se ha conseguido un equilibrio

entre los diversos escenarios y las diversas músicas

y para ser un festival de jazz debo decir que se escucha mucho jazz.

Hay otros escenarios para escuchar otro tipo de música.

Hay un espacio para las vanguardias

y la oferta es absolutamente diversa,

tanto como la asistencia de público.

(Música jazz)

-A mí me parece una maravilla que el festival sea tan colonizador.

¿Cómo sabes meterte por todos los rincones

y llevar la música del jazz a rincones nuevos.

(Música jazz)

-Ya pueden poner conciertos hasta en la estación de Amara,

pero si no hay conciertos en la Trini,

no huele a festival de jazz de San Sebastián.

(Música jazz)

-Yo en la Trini soy el primero que se pone en la cola,

voy dos horas antes.

Me llevo prismáticos y todo, veo la hora en el reloj del batería.

(Música jazz)

(Música jazz)

(Música jazz)

-Son gente que tiene una magia que se la da la madurez.

(Música jazz)

-Es muy importante todo lo que ha pasado con el festival de jazz,

de puro jazz. Lo que pasa es que se ha ido completando con muchas cosas.

(Música jazz)

El jazz en sí es una mezcla y es una amalgama de estilos, nació así.

-Antes el jazz parecía muy de puristas,

todo el mundo decía esto no es jazz, esto sí.

Ahora ya no, ahora admite de todo.

Me parece bien que se intente unir la gente latina

y la gente del flamenco,

al final todos están encantados de tocar con todos

y para ellos la música no tiene barreras.

(Música jazz)

-Steve Coleman es uno de los ejemplos por los que

yo digo que ver un concierto de jazz en directo

no tiene nada que ver con escuchar un disco.

Me gusta en disco muchísimo pero cuando le vi en directo...

-Creo que la Trinidad tiene que acercarse al jazz,

quien dice jazz también dice blues.

A mí no me parece que cuando Elvis Costello vino con un proyecto

totalmente rhythm & blues estábamos haciendo algo raro.

-Elvis Costello ha dado conciertos memorables

en la plaza de la Trinidad.

En el segundo como "telonero" actuó Kris Kristofferson, menudo telonero.

Coincidieron en el escenario los dos y fue para los aficionados

ambos músicos de un momento muy especial.

-El jazz podía estar perfectamente acompañado por el blues,

por el soul, por una serie de músicas que siempre

han formado parte de un tronco común

y que tienen unas características musicales que están en todos.

-El lujo de estar en la plaza de la Trinidad en el "backstage"

he visto Van Morrison con un gorro de marinero

como si fuera un inglés en Benidorm.

Los momentos que se viven allí son apasionantes.

A veces los nervios del artista antes de salir.

(Música jazz)

-Es muy especial este festival,

es exterior y al mismo tiempo el sonido se oye como un teatro.

(Música jazz)

-Por una parte es un espacio para una gran capacidad de público

pero por otra parte es capaz de crear ese ambiente íntimo y cercano,

pienso que es el ambiente propicio para el jazz.

No pasa en muchos lugares.

(Música jazz)

(Música jazz)

-Hubo auténticos problemas en el velódromo por los acoples

de micrófono, la sonoridad...

Hasta tal punto te recuerdo haberme salido del concierto de Ray Charles

porque se había empecinado en sonorizar el velódromo

como si fuera la sala de un casino.

Eran tres micrófonos en todo un velódromo.

-Estaba alguien tocando el piano

y se oían casi más los vasos de plástico que había en el suelo.

Sí disfrutabas pero musicalmente...

Sin embargo, en la Trini te pones a 10 filas del artista,

levantas la cabeza y oyes hasta una gaviota,

está oscureciendo, te empieza a llover...

(Música jazz)

-La plaza de la Trinidad está descubierta, si llueve, llueve,

no pasa nada. Se les da unos ponchos de plástico al público y ya está.

-El mal tiempo puede desembocar en un gran concierto,

como por ejemplo el que dio Cindy Lauper.

Estuvieron cayendo trozos de punta durante todo el concierto

pero la mujer bajó varias veces del escenario

y se mezcló con el público,

cantó con la gente y fueron momentos maravillosos.

-Fui con Bebo Valdés a uno de los conciertos que dio en el festival

y lo odiaba.

De las 3000, 4000 personas que puede haber en la plaza de la Trinidad,

allí no se movió nadie.

Bebo salió al escenario, la gente le aplaudió muchísimo,

y Bebo se puso a aplaudir al público y decía:

"Son a ustedes a los que hay que aplaudir por estar aquí.

Esto no lo he visto nunca."

-El mejor festival de jazz que hay en el mundo es en San Sebastián.

-El premio Donostiako Jazzaldia se decide instituir en Nueva York

porque tuve la suerte de asistir a la sesión matinal del domingo

en la cual actuaba Doc Cheatham.

Según bajó del escenario yo le dije:

"¿Quiere usted venir a San Sebastián?"

Y ya que iba a estar allí alguien con esa magia, pensamos,

vamos a darle un premio.

-Me pareció muy tierno Doc Cheatham,

que había tocado en Donosti en el año 29

y volvía y el hombre se acordaba de todo lo que había vivido aquel año.

-A partir de ahí, la lista de los ganadores del premio

Donostiako Jazzaldia es algo muy potente.

-Normalmente es un premio que va a músicos con una carrera

y que me lo diesen a mí que no he sido un músico

fue un premio con mucho cariño.

(Aplausos)

-Cuando nació este era un festival dedicado al jazz tradicional,

era un festival mucho más doméstico, un festival entre amigos,

mucho más pequeño desde luego en términos de asistencia de público.

-Era una música que no tenía ningún antecedente en la ciudad.

Entonces había un grupo de personas inolvidables

que era un comité que daba sus consejos

-Estábamos un sector que veníamos del mundo de la información

y luego una serie de personas ligadas a la música

de alguna manera, recuerdo con mucho cariño a Esther Casares, Paco Antín,

Charo Fernández, que en aquel entonces era un poco

la que movilizaba toda la maquinaria del funcionamiento

del propio festival.

-El 10 septiembre de 1966 empezó la historia en la plaza de la Trinidad.

Diré que fue en el contexto de las fiestas euskaras.

Creo que como introducción hubo una actuación de Txalaparta.

(Música jazz)

Solamente vino un profesional

y vinieron dos o tres grupos aficionados.

-Vamos a dar lectura al acta que ha concedido los premios

a los mejores conjuntos

que se presentaban al concurso de aficionados.

-Esa fue una idea de Mariano Larrandia y Juan Mari Hernández.

Si no tenemos dinero no podemos pensar

en traer grandes profesionales,

nosotros tenemos contactos con los grupos que funcionan

en las universidades europeas.

Si les aseguramos el hospedaje y desplazamiento,

estos se nos vuelcan. Y efectivamente así fue.

-Mariano Larrandia no solamente ayudó muchísimo

sino que además permitió ensayar

a gente que quería tocar en el festival de jazz.

-Para nosotros fue fundamental porque era el local

que él había montado en la calle San Martín el que nos sirvió

para hacer nuestras sesiones y aprender un poco.

Nosotros quedamos segundos,

lo cual quiere decir que tuvimos un público importante.

(Risas)

-Porque éramos de aquí.

(GRITAN) Otra, otra, otra.

(Música jazz)

-Donosti era un coñazo.

En esa época tenía que ir a Aldaia para respirar un poco.

-El jazz era una cosa muy exótica, semiclandestina, semiprohibida,

como casi todo.

Ir al festival de Donosti

suponía una apertura de unos días de libertad inusitada.

(Aplausos)

De repente llegabas allí

y te encontrabas con cantidad de grupos europeos.

-Además venían de los países de la antigua Europa comunista,

se supone que éramos enemigos.

Venía gente de Polonia, de Checoslovaquia, Hungría.

-Estaban en la vanguardia más absoluta, en el año 70

y además tocando muy bien.

-Excelentes músicos con sorpresas incluidas.

No olvidamos el caso de Sting

que estuvo tocando en la plaza de la Trinidad.

-El músico de jazz cuando toca lo que hace es hablar,

en lugar de hablar con palabras,

habla con sonido y a través de un instrumento.

Cualquier persona lo puede entender. Sin saber por qué, te hace vibrar.

Tú notas, aunque no te guste el jazz,

aunque no entiendas, de pronto empiezas a mover los pies.

-Pasamos de Julio Iglesias o de lo que sonaba en la radio

pasamos a tener un chollo.

-Montamos una "jam session" increible

en los bajos del ayuntamiento.

-En el paseo nuevo se ponía un escenario absolutamente libre.

Venía gente de los grupos amateurs pero luego había una serie

de población autóctona que munidos de cualquier instrumento

capaz de hacer ruido se presentaban en aquel escenario.

Todo ello macerado en buen vino.

(Música jazz)

-Yo soy de Bilbao

y cuando me enteré que estaba este festival empecé a venir, año 67.

-En aquella época montaba el festival una amigo mío.

Otro amigo era el que traía los músicos americanos.

Me dijeron que iban a San Sebastián y que iba a llevar a Joe Turner,

Slam Stewart, Joe Jones y a Stéphane Grappelli.

-Pierre Lafont era un hombre que por toda la cultura

que tenía arraigada de jazz en Francia tenía muchos contactos.

-A los ganadores serán instituidos los premios.

-No es un agente, es un amigo de los músicos,

tiene el teléfono de los músicos, los llama y habla con ellos,

los aloja en su casa en Burdeos o en Bayona, en fin,

lo hace de forma totalmente desinteresada.

-Lafont programaba cosas ortodoxas de jazz no demasiado moderno,

sino más bien clásico, estaba muy bien,

hubo cosas preciosas en La Trinidad en aquella época.

-En La 2 de TVE, de repente yo veía un escenario maravilloso,

que era como una película de capa y espada,

en la plaza de la Trinidad, obviamente.

Y veía que por ahí aparecía gente como Hal Singer, como Bill Coleman,

el trompeta más elegante que se podía uno imaginar,

Sy Oliver, que había hecho cosas para Frank Sinatra.

-Lo que pasa es que hay gente que está a gusto con la programación

que hace Pierre Lafont pero hay gente que dice

que hay un jazz contemporáneo y que, efectivamente,

hay que tener calidad en este festival

y llega el momento en el que en el festival

se programa a Charles Mingus y ese día Pierre Lafont dice

"encantado de haberos conocido, yo me voy por mi lado,

vosotros seguid por el vuestro".

-Charles Mingus con su orquesta lo cambió todo y, de repente,

este festival se transformó en algo mucho más internacional,

con un criterio de artistas más diverso,

acogiendo las modalidades de vanguardia.

(Música jazz)

-El jazz era muy minoritario entonces y luego, sin embargo,

arrancabas con un festival y con Charles Mingus

hubo 3500 o 4000 personas.

Ya el 75 es la cumbre con Ella Fitzgerald, Dizzy Gillespie,

Oscar Peterson.

(Música jazz)

-Las audiencias crecían edición a edición

y siempre superaban aquello que nosotros pensábamos

que íbamos a conseguir

y nos da muchísimo miedo que esas grandes audiencias

nos pillen en un sitio en que el recinto sea descubierto.

-Desde que vi a John Lee Hooker en el polideportivo de Anoeta,

yo creo que no he faltado prácticamente a ninguna edición.

-Gente que estábamos en el mundo que era más del rock o del pop,

gracias al Festival de Jazz nos fuimos abriendo

a otro tipo de música.

-Ibas por el acontecimiento, era ir ahí con tanta gente

a ver algo que pasaba que era muy extraño

y casi que el espectáculo estaba más en la grada.

-Al escenario se subía, en los años 70, cantidad de gente.

Una hizo el destape completo y no teníamos a nadie para bajarla.

-Aquel famoso año en el que se suspendió

la mitad de la programación y creo recordar que solamente vino

Sonny Rollins.

En fin, de algún modo, lo bonito del festival

es que recoge el ambiente de cuanto les rodea,

y no solo lo musical.

-Querían entrar sin pagar, con avalanchas en la entrada,

la verdad es que nos comían.

Y entonces, claro, la siguiente salida era el Velódromo,

había que ir al Velódromo.

-El Velódromo se había construido en el año 65

para los Campeonatos del Mundo de Ciclismo

y en el año 73 se cubrió.

El Velódromo tiene una limitación de capacidad de público de 4000 y pico.

Nosotros metíamos, en dos cuartas, 14.000 personas.

-Fue extraordinario.

Según se acercaba un concierto,

viendo cómo iba la venta de entradas,

teníamos que echar el escenario hacia atrás,

teníamos que traer más sillas,

teníamos que vender entradas sin visibilidad.

-De esa manera llegamos incluso a auténticos disparates

que ahora no serían permitidos por el aforo.

Tuvimos el récord,

en un recinto cerrado de afluencia de público

y fue en el concierto de Chick Corea.

-Coincidieron muchas cosas.

Aquel verano debieron venir más vecinos franceses que nunca

y Corea, como además tiene buen tirón,

llenó el Anoeta hasta la bandera.

(Música jazz)

-Pero no era Chick Corea, eran muchos.

Aquel concierto de Gato Barbieri fantástico,

en que el hombre apareció en unas condiciones, digamos,

un poco extrañas, por decirlo así.

-Pues con el Gato Barbieri ocurrió que no aparecía.

Entonces no existían los móviles, no existía ningún tipo de comunicación.

-Claro, en aquel momento, además,

Gato Barbieri era Gato Barbieri todavía, era un mito,

estaba reciente el "Último tango en París", todos sus discos latinos.

-Entonces la solución era coger un taxi,

ir al hotel y ahí estaba el hombre en bata y tan tranquilo.

Entonces le dijimos que había tantas personas esperándole y tal.

Se tomó su tiempo, se vistió, se preparó

y lo llevamos al Velódromo.

-Era un crecimiento que te permitía, por sorpresa,

porque no te lo imaginabas, acceder a todos aquellos músicos.

Efectivamente decíamos "Freddie Hubbard, joder,

está por encima de nuestras posibilidades".

¡Nada!

(Música jazz)

-Era crecimiento en cuanto a asistencia y,

al mismo tiempo, un crecimiento en la capacidad

de nombres mediáticos.

-B.B. King decía que nunca había vivido ir a un país,

a una ciudad donde hubiera tanta gente viéndole.

(Música jazz)

-Todo el mundo venía a San Sebastián,

como luego han ido a Benicasim, yo que sé, venían aquí a acampar,

con la mochila.

Era un encuentro, era una fiesta,

era una manera de encontrarnos al margen de los cauces oficiales.

-Folk, pop, blues, jazz, nos daba igual, como no había nada,

íbamos todos de forma desordenada, a lo que fuese.

-Hoy en día, el barrio donde estaba el Velódromo de Anoeta

y lo que yo recuerdo del Festival de Jazz

era esa invasión de lo que se llamaba en Donosti

"los mochileros". "Aquí están ya los mochileros".

-"Los pies negros" que decían, que venían en masa al Jazzaldia.

Incluso hubo algunos años en los que se acondicionó

el frontón Carmelo Balda para que pudieran dormir allí

en el suelo.

-Allí habían durmiendo 400 o 500 personas

que habían venido de todas partes, de todo Europa.

-La ciudad tenía un poco enfilado al Festival de Jazz

porque no era ese el público que querían para una ciudad como esta.

-El jazz no me agrada nada.

-Es un tostón. Eso es una cosa de negros nada más.

-A mí me gusta más el pasodoble, el tango, el vals,

pero eso del jazz a mí no me va.

Me acuerdo de una jornada memorable con Celia Cruz.

(Música)

Tito Puente contando anécdotas se podía pasar horas enteras y además,

sentado al piano.

Cómo nos explicó, además el "Oye, cómo vas", cómo lo vendió.

(Música)

-George Benson resultó ser un personaje extraordinario.

-En aquella época el trato con el músico era de otro estilo

y nos podíamos permitir el lujo incluso de reunirlos

e invitarlos a comer.

Hoy en día eso es bastante difícil,

sobre todo porque tienen unos horarios que cumplir

y tienen mucha gente detrás de ellos.

Se seguía casi al pie de la letra todo lo que pedía un músico.

Yo creo que uno de los primeros que más nos sorprendió a todos

fue Miles Davis.

(Música jazz)

Traía un catering cerradísimo y al que no vimos, prácticamente,

hasta el mismo día del concierto.

Y en aquella época, claro,

no sabíamos muchas veces cómo resolverlo.

-Claro, Miles Davis era un tío que estaba fuera de etiquetas de jazz,

era un tío ya súper moderno.

Yo he montado tres veces Miles Davis en Barcelona

y con la mirada te fulminaba.

-Era impresionante verle salir del camerino,

todos los músicos esperándole y cómo subía él la rampa del Velódromo

hacia el escenario y cómo todos iban detrás, casi casi en procesión.

(Aplausos)

(Música)

Uno de los conciertos que con más cariño recuerdo,

lo hablas con la gente y todo el mundo te dice lo mismo,

fue el de Art Pepper y Woody Shaw.

Pepper nos dio un concierto de tal calibre, de tal nivel...

-A continuación venía el grupo del trompetista Woody Shaw,

que también eran magníficos, y no se me olvida Rafa Briz

cuando terminó Pepper me dice: "Apaga y vámonos".

No podemos escuchar nada más después de esto.

(Música jazz)

Otro concierto que todos recordamos siempre

es el Art Ensemble de Chicago y Ornette Coleman,

que no metieron 15.000 personas, pero casi casi.

Lo cierto y verdad es que en el vis de Ornette Coleman

éramos 17.

(Música jazz)

Fue de lo más radical, de lo más avanzado

y de lo más rompedor que se puede uno imaginar.

Y se fue yendo mucha gente porque fue una verdadera descarga

de energía, de fuerza con Don Cherry y con su propio hijo,

Denardo Coleman, tocando la batería.

Y tocaba con tal furia y con tal pasión que, en un momento,

el platillo se rompió y salió un trozo del platillo volando.

(Música jazz)

-Pero los que nos quedamos, nos quedamos muy a gusto

y creo que fue una noche maravillosa.

¿Qué más recuerdo de ese año?

La verdad es que fue bestial Stan Getz.

(Música jazz)

Creo que estaba Dexter Gordon, era el año de la gira "Round Midnight"

-Me llamo Desiderio, nunca triste, siempre serio.

(Aplausos)

(Música jazz)

-Hace cinco años no me imaginaba que podía juntar en un escenario

a Dexter Gordon con Stan Getz.

Eso era algo tan extraordinario, tan fabuloso, que no podía durar.

(Música jazz)

-Estamos ya casi en el año 2000, tío, ya el jazz ... no.

-Ahora lo que mola es el rock and roll, ¿sabes?

-Salte de esto, tío, salte de esto ya,

métete a manager de Baron Rojo pero pasa del jazz

porque te vas a quedar amarillo, te lo juro que te quedas amarillo, tío.

-No había tanta fuerza de otras músicas,

las músicas comerciales tenían muy pocas vías

y ahora de repente tienes mucha competencia comercial,

mediática.

-Quien quería escuchar rock, a finales de los 80,

lo podía escuchar, Había canción post rock.

¿Quiénes quedaron para escuchar jazz?

Los que querían escuchar jazz.

Y efectivamente, el Velódromo no era su sitio.

-Se ha pretendido hacer un programa ambicioso,

ambicioso por el número de días y ambicioso el cúmulo de artistas

que hay en esos nueve días.

(Música jazz)

-La siguiente dirección, Santiago Ugarte la mantuvo

en el Velódromo y tres años después

el ayuntamiento pensó que había que volver a replantear todo.

Las consignas fueron vuelta a la plaza de la Trinidad,

e, importantísimo, conexión con el público.

(Música)

-Cada vez que pensábamos en esas terrazas,

miraba a la playa y pensaba joder, aquí en la playa hay que hacer algo.

Entonces tuvimos la enorme suerte de que en aquel momento

una persona muy creativa estaba llevando el marketing

de Heineken.

-Entonces surgió por su parte la idea de montar ahí un escenario

y darle una línea de programación mucho más abierta.

Aquello era una apuesta arriesgada por parte del Festival.

Tuvo una acogida sensacional y creo que fue mágico

porque fue el arranque de un escenario

que ha significado mucho en el Festival.

(Música)

-No es exclusivamente indie, en absoluto,

pero es un escenario que, desde luego, se ha desprovisto

de cualquier tipo de pudor.

(Música)

-Femi Kuti metió 27.000 personas, que se dice pronto.

(Música)

La asistencia más numerosa ha sido Jamie Cullum, que superó las 50.000.

(Música)

-Me gusta más ahora, desde que el Festival es más abierto.

Por ejemplo, recuerdo haber visito a los Waterboys.

-Otro de los momentos míticos de la playa fue con Chk, Chk, Chk,

con la gamberrada continúa del cantante ...

(Música)

...y al final del concierto se bajó del escenario,

fue corriendo entre el público y se metió en el agua.

Mucha parte del público salió corriendo detrás de él,

se metieron en el agua y estuvieron nadando todos juntos,

en medio de la noche.

(Música)

Ese concierto me llegó especialmente porque coincidimos desayunando

ese día con Ray Davies,

estaban mis hijos y era una persona bastante sociable.

Cuando lo vimos tocando en el escenario de la playa

fue algo tremendo, me decían:

"mira, papá, el señor con el que hemos desayunado".

Para ellos fue algo realmente llamativo.

Es un público más joven,

que sigue los conciertos en el escenario

y las fiestas que hay a continuación.

Pero de repente un día dicen, "esto de ChicK Corea, ¿de qué va?"

Y se meten a ver el concierto.

En ese sentido estamos enseñando a una parte de nuestro público

que existen esas otras cosas,

pero a una parte del público de esas otras cosas,

le estamos enseñando que existe el jazz.

Otras experiencias de gente que no es estrictamente jazzística...

Recuerdo el concierto de Bryan Ferry.

Liza Minely estaba fantástica, pletórica.

Por ejemplo, Antony.

Ya no hay Duke Ellington, ya no hay Dizzy Gillespie...

Esos que todo el mundo conoce.

Pero el sistema, el media, no ha sido capaz

de poner en la palestra a gente joven

que deberían haber tomado el sitio que dejaron libre esta gente

y que por una razón o por otra, no es musical la razón,

es decir, la categoría musical está.

Eric Reed para mí es un monstruo del piano.

Pero bueno, la gente no lo conoce,

no hemos conseguido que se sitúe en la posición

de los grandes nombres de esta música.

Uno de los hitos del festival de jazz fue el maratón de John Zorn.

Tener a John Zorn en un festival es algo realmente especial,

y además, tenerlo en un maratón con 12 grupos diferentes

durante más de cinco horas, fueron cinco horas de música en el top.

Recuerdo que las integrales que hacía el mismo músico

tocando diferentes formaciones

era una forma de conocer al mismo artista en diferentes facetas.

Por ejemplo, Medeski Martin & Wood hicieron tres conciertos

en diferentes escenarios, uno de ellos fue con Marc Ribot.

El concierto de Marc Ribot fue salvaje, sencillamente algo brutal.

Estamos dando una panorámica de jazz nórdico que, sinceramente,

no lo he visto igual en ningún festival de la mitad sur de Europa.

Estar atentos a nuevos movimientos jazzísticos que están surgiendo.

Teatrales también estamos viendo últimamente.

Sí hay jazz mediático pero no tan puramente jazzeros.

Ahora hay mujeres.

Recuerdo hace cuatro años a una pianista.

La verdad es que fue un impacto porque era una artista

a la que no conocía e hizo un concierto

con una energía espectacular.

Otro concierto extraordinario, Erykah Badu,

una mujer extraordinaria que no es tan conocida como debiera.

Por ejemplo, el concierto que hemos visto hoy,

me ha parecido una grandísima dama de jazz desconocida,

que no tendría que ser tan desconocida.

(Aplausos)

Una de las cosas más fascinantes del festival de jazz

es ver cómo van creciendo los músicos

y como hemos visto hacerse músicos cuando eran casi desconocidos.

La primera vez que vi a Diana Krall, en Trío, en el salón de plenos,

cuando era poco conocida.

Era una chica que empezaba entonces y luego volvió a venir al cursal

con otro proyecto distinto y convertida ya en una gran estrella.

O Redman o Nicholas Payton, que los vimos en los 90,

cuando empezaban y han llegado a ser grandes nombres del jazz.

Siempre hay cosas que no conoces,

lo ves, te sorprende y luego con el tiempo se hacen famosos.

Wynton Marsalis, que no lo conocía nadie,

un chaval joven y al salir empezó a tocar...

Iñigo Galatas me preguntó: "¿Te has fijado en el trompeta ese?

Y efectivamente, era Wynton Marsalis,

que ya era un pedazo de artista pero no se había enterado nadie.

Incluso gente local,

como por ejemplo te puedo decir Iñaki Salvador mismo.

En 1982, que te caiga un premio que te entrega ni más ni menos

que Tete Montoliú fue muy importante.

De alguna manera así que iniciaba mi relación con el Jazzaldia

digamos que de una manera explosiva.

Hasta entonces estabamos viviendo de tres locos:

Tete Montoliú, Pedro iturralde y Vlady Bas.

Desde entonces, cada año había más gente.

Chano Domínguez, Iñaki Salvador...

El Jazzaldia provoca unas situaciones concretas

que nos han ayudado mucho a algunos a colocarnos en un lugar

que nos hubiera costado bastante más trabajo y unos cuantos años más.

Nosotros ganamos con un grupo que se llamaba Eidérjazz,

con Ignacio González

y la organización nos llamó para tocar al año siguiente.

Dimos por hecho que íbamos a tocar en algún concierto complementario.

Eidérjazz estuvieron de teloneros en la actuación más numerosa

bajo techado que ha habido en esta ciudad.

Yo no he vuelto a actuar ante 15.000 personas nunca.

Todos aquellos que son importantes dentro del jazz en la actualidad,

todos han pasado por aquel concurso de jazz del País Vasco.

Gorka Benítez, los de Diego...

Ahora nos hemos encontrado con Musiquene, que es una mina,

porque están saliendo gentes nuevas y hacen sus grupos.

Los músicos que estudian jazz en Musiquena tienen la oportunidad

de tocar en el festival, algunos han llegado a tocar incluso

en el escenario principal, en la plaza de la Trinidad.

Simplemente ya el proceso de selección,

las actuaciones del proceso de selección, a ellos les motiva mucho.

Genera mucha creatividad. Todos componen muchos temas.

La experiencia es muy positiva.

Y como espectador, fundamental.

Yo era un joven inconsciente, guitarrista aún,

no tocaba el contrabajo.

En este ambiente fui a un concierto de Jarrett

y vi a tocar el contrabajo en ese contexto de Trío y dije,

"mañana mismo vendo la guitarra" y es lo que hice.

Tenemos que ponernos en situación, ni You Tube, ni todo esto.

Durante unos pocos días tener a grandes figuras de jazz

que tú no sabías ni cómo eran, era realmente un impacto.

(Aplausos)

Tenemos que ir a nuevos públicos porque corremos el riesgo

de que la música de jazz se convierta en una música,

permítaseme la palabra, vieja.

Es mucho más que un festival.

Es algo que es una especie de rito venir todos los años.

Con todos los cambios,

las transformaciones que ha sufrido el festival a lo largo de la vida,

en estos 50 años.

Todo eso yo creo que se ha logrado por una gestión impecable,

a mi modo de entender.

Lo que hace la diferencia de un festival es la gente pequeña,

la gente que pasa desapercibida pero que en el fondo

son los que solucionan los problemas.

Muchas veces los festivales se apoyan en gente amateur,

que son benévolos pero no tienen capacidad profesional.

Y este festival siempre ha tenido un buen equipo,

desde la raíz a las puntas, como el champú.

Y que hay un equipo de gente que lleva muchos años haciéndolo.

Ya conocéis mis despedidas, besos, abrazos, carantoñas

y achuchones múltiples para todos

y gracias por darnos este festival todos los años.

El documental - #jazzaldia50

56:02 03 jul 2015

Reportaje conmemorativo de los 50 años de existencia del Festival Jazzaldia de San Sebastián. Ofrece un recorrido por la historia del festival y del jazz contemporáneo. Con Chick Corea, Bobby McFerrin, Stanley Clarke, John Scofield, Dee Dee Bridgewater o Mikel Erentxun, entre otros. 

Con sus 50 ediciones, el Heineken Jazzaldia es el festival más antiguo del país y está también ente los más veteranos de Europa. Todos los grandes nombres del jazz, sin excepción, han pasado por San Sebastián, algunos varias veces. Por eso, el documental no es sólo la historia del Festival, sino la de todo el jazz contemporáneo.

Reportaje conmemorativo de los 50 años de existencia del Festival Jazzaldia de San Sebastián. Ofrece un recorrido por la historia del festival y del jazz contemporáneo. Con Chick Corea, Bobby McFerrin, Stanley Clarke, John Scofield, Dee Dee Bridgewater o Mikel Erentxun, entre otros. 

Con sus 50 ediciones, el Heineken Jazzaldia es el festival más antiguo del país y está también ente los más veteranos de Europa. Todos los grandes nombres del jazz, sin excepción, han pasado por San Sebastián, algunos varias veces. Por eso, el documental no es sólo la historia del Festival, sino la de todo el jazz contemporáneo.

ver más sobre "El documental - #jazzaldia50" ver menos sobre "El documental - #jazzaldia50"

Los últimos 133 documentales de El documental

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 50:05 ayer ¿Cómo nos convertimos en la única especie de nuestro planeta, cómo nuestros antepasados encontraron un camino a través del desierto y fuera de África? Explora el encuentro de los neandertales y los humanos y descubre cómo sobrevivimos a la Edad de Hielo. Contenido disponible hasta el 8 de diciembre de 2016.

  • 53:59 18 nov 2016 El documental analiza concretamente la evolución del Teatro chino de Manolita Chen y su incidencia en el musical de la época, junto con la actuación de la censura. Histórico de emisiones: 09/11/2012 24/05/2013 08/01/2016

  • 58:59 12 nov 2016 Mostrar al gran público de una forma amena la importancia que ha tenido en el desarrollo industrial y económico de España el diseño. Se realizar un recorrido cronológico y explicativo del diseño en España desde los años 60 hasta la actualidad.

  • 50:30 11 sep 2016 Documental divulgativo que hace un recorrido por la filmografía de Pedro Almodóvar a través de sus musas: las mujeres que aparecen en sus películas.

  • 56:57 29 jun 2016 Documental sobre la cronología de la historia del periódico El Caso con declaraciones de quienes fueron artífices de la mayoría de sus informaciones.  

  • Spanish Western

    Spanish Western

    56:09 08 jun 2016

    56:09 08 jun 2016 Documental de corte sociológico sobre el impacto de los rodajes de películas en la España de los 60 y 70, que modificó el "modus vivendi" en la comarca de Almería. Contenido disponible hasta el 11 de agosto de 2064.

  • Las mujeres de Cervantes

    Las mujeres de Cervantes

    1:01:13 05 jun 2016

    1:01:13 05 jun 2016 Documental sobre las mujeres que han formado parte de la vida del autor de "El Quijote", y que tanta influencia tuvieron en su obra literaria. Leonor de Torreblanca, abuela de Cervantes, su tía María de Cervantes, su madre Leonor de Cortinas, sus hermanas Luisa, Andrea y Magdalena, su esposa Catalina de Salazar y su hija Isabel son algunas de las mujeres de su entorno familiar y amoroso que aparecerán en este trabajo. Además de los personajes literarios de Mariana, Dorotea y Dulcinea. Un estudio en Coslada, la Casa de Cervantes en Esquivias, el Palacio del Infantado de Guadalajara, La Puebla de Montalbán, Colmenar de Oreja y Chinchón son algunos de los lugares que el equipo de realización ha utilizado para grabar este documental con mezcla de ficción. Contenido disponible hasta el 14 de mayo de 2066

  • 52:35 01 jun 2016 Documental que trata sobre el tráfico de residuos electrónicos a nivel internacional Contenido disponible hasta el 30 de mayo de 2064.

  • No todo es vigilia

    No todo es vigilia

    55:29 29 may 2016

    55:29 29 may 2016 El documental relata la historia de Antonio y Felisa, un matrimonio que llevan más de sesenta años juntos, su frágil estado de salud les impide cuidarse mutuamente. La posibilidad de dejar la vida en manos ajenas y perder la independencia aparece en el horizonte como una amenaza. Contenido disponible hasta el 30 de noviembre de 2064.

  • 52:19 22 may 2016 Documental que narra la historia más reciente del Teatro del Liceo. Contenido disponible hasta el 30 de agosto de 2065

  • Barça Dreams

    Barça Dreams

    59:28 18 may 2016

    59:28 18 may 2016 El documental narra la historia desconocida para muchos del Barça y la importancia del Club de Fútbol para la sociedad de la época. Contenido disponible hasta el 29 de marzo de 2065

  • 57:26 25 mar 2016 El documental analiza a través de quienes compartieron su vida y su obra, la biografía y el legado de un hombre dedicado a los más débiles en la India. Histórico de emisiones: 09/01/2014 03/08/2014

  • 5 días en el Liceo

    5 días en el Liceo

    52:41 07 ago 2015

    52:41 07 ago 2015 Documental sobre el día a día dentro del Liceo de Barcelona, su personal, los oficios artesanales que se llevan a cabo en su interior.                                                                                                                                                                                                                                                                 El Gran Teatro del Liceu es un ente vivo en el que las visitas a los espacios antiguos, los nuevos y los privados, como el Círculo del Liceu, se entrecruzan con escolares que entran en contacto con la ópera por primera vez. Los técnicos hacen posible la función de la noche y otros preparan el siguiente espectáculo. Sin olvidar a los que dan forma a temporadas futuras y a los que tratan de cuadrar números.

  •  #jazzaldia50

    #jazzaldia50

    56:02 03 jul 2015

    56:02 03 jul 2015 Reportaje conmemorativo de los 50 años de existencia del Festival Jazzaldia de San Sebastián. Ofrece un recorrido por la historia del festival y del jazz contemporáneo. Con Chick Corea, Bobby McFerrin, Stanley Clarke, John Scofield, Dee Dee Bridgewater o Mikel Erentxun, entre otros. Con sus 50 ediciones, el Heineken Jazzaldia es el festival más antiguo del país y está también ente los más veteranos de Europa. Todos los grandes nombres del jazz, sin excepción, han pasado por San Sebastián, algunos varias veces. Por eso, el documental no es sólo la historia del Festival, sino la de todo el jazz contemporáneo.

  • 59:25 24 ene 2015 La historia de 152 españoles, pertenecientes tanto al bando republicano como al nacional, que se vieron obligados a convivir en un gulag soviético y a unir sus esfuerzos en busca de un objetivo común: sobrevivir.La visita del presidente del Gobierno español a Kazajistán hace algo más de un año deparó un hecho histórico. Por primera vez, un gobierno de las antiguas Repúblicas Socialistas Soviéticas hizo entrega, a través de su presidente Nursultán Nazarbáyev, de un archivo con los nombres y los datos de los españoles que sufrieron cautiverio, y en algunos casos murieron, en los campos de concentración soviéticos en la 2ª Guerra Mundial.Aquí arranca esta historia, en la que el espectador descubrirá los gulag (campos de trabajo soviéticos) donde estuvieron recluidos combatientes españoles de la División Azul, así como republicanos que se habían adherido en defensa de sus intereses durante la 2ª Guerra Mundial junto a Hitler y Stalin, respectivamente. .Algunos pudieron volver y otros no. Obligados a convivir y a unir esfuerzos para sobrevivir, este cautiverio logró casi lo impensable: la reconciliación, y en algunos casos la amistad, de los dos bandos enemigos de la guerra civil española. 

Mostrando 1 de 9 Ver más