www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4838731
No recomendado para menores de 16 años El Continental - Capítulo 9 - ver ahora
Transcripción completa

Oh, oh, oh.

Quiero a Chano.

Tu hombre ha sido acusado de cómplice de asesinato.

Me importa una mierda.

¿Aunque haya matado a la mami?

Perico, todo lo que he hecho ha sido por ti.

Te quiero.

¡Él! Él se llevó la morfina.

No, yo no me he llevado nada. ¡La he pagado!

¡Está mintiendo!

Lo juro. Yo solo quería hacer negocios

y me dejé liar por el Francisco.

¡Que te calles la puta boca!

¡Hostia! ¿Qué mierda pasa?

(TARTAMUDEA) Estamos hablando de una conspiración

que viene desde las altas esferas.

Dada la magnitud de las acusaciones, tendrán pruebas.

Por supuesto, y tenga muy claro que llegaremos hasta el final.

¿Qué cojones está pasando aquí?

¡Ah!

Si queréis volver a verla con vida,

decidle a Ricardo que lleve a Belice al campamento.

¿Qué quiere?

Que me traiga a la puta esa.

Ha sido la deshonra de mi casa.

Le propongo unir fuerzas

y crear nuestras propias normas.

¡No! ¡Rosa!

El señor León ha decidido cooperar con nosotros

siempre que hagamos justicia con los suyos.

¿No ha pedido que liberen a su tío?

He pedido que juzguen a los responsables.

Alguien tiene que cargar con la culpa

y pagar las consecuencias.

Pasas mucho tiempo fuera de casa, hermanito.

¿Voy a tener que preocuparme?

(Música country)

(GIME)

¡Eh! ¡Mi ropa!

Que salga alguien, o me cabreo.

(Risas)

¿Quién va?

No he podido resistirme.

¿Estás loca? ¡Mi ropa!

Sal a buscarla.

Seguro que no soy la primera que te ve desnudo.

No lo eres.

Pero normalmente, ellas también se quitan la ropa.

Tienes razón. Es lo justo.

Chano.

Chano. Cierra la boca y vete a dar una vueltita.

¡Ay! ¡Cuidado!

Joder. Voy a tener que empezar a bañarme yo también.

Si me prestas tu caballo, te devuelvo tu ropa.

¿Y si no?

Pues tendrás que salir desnudo y montar sin tu ropa.

¿Y te haría ilusión?

Para nada. Me daría igual.

Me llamo Ricardo.

(Música country)

Me gusta. Es un nombre muy de payaso.

Gracias, por cierto.

De nada. Come, come.

¿Voy a tener que besarte?

No.

Ah, bueno.

¿Y no te gustaría?

¿Tú que crees?

Creo que eres de esos que creen en el amor.

No.

No, no creo.

Ya. Yo tampoco creo mucho en eso.

¿No?

Pero me caes bien.

¿Y esto también es lo normal?

La verdad es que sí. Me besan muchos.

(Música romántica)

¿Dónde vas? A casa.

¿Y cuándo te vuelvo a ver?

Me verás. Y si no, te encontraré.

Vengo todos los días a las doce.

(CHISTA)

Yo te conozco.

Tienes buena memoria.

Así que vives en este barrio.

¿No serás...? No.

¿Y entonces?

Bueno, es barato.

A mi padre le echaron del trabajo y nos mudamos aquí.

Y por eso no querías traerme. ¿No? Aún era pronto.

Llevamos dos meses juntos.

¿Me ayudas?

Gracias.

Si me vieran... (SUSPIRA)

¿Quiénes? ¿Tus amigos?

¿O tus amigas?

¿Y eso...?

Lo he robado. Ya me imagino, pero

¿es para mí?

¿No te gusta?

No me gustan los recuerdos.

¿No vas a subir?

Mi padre me lo pone cada vez más difícil.

¿Quieres que hable con él? No.

Él es solo asunto mío.

Tú tranquila.

Que pronto tendré mi propia destilería

y podremos vivir juntos.

¿Por qué quieres ser como tu tío?

¿No sería más fácil empezar de cero en otro lugar?

¿Quieres irte?

¿Por qué no? No sé.

No sé, ya sabes cómo es mi tío.

Bueno, tu padre era su hermano, ¿no?

Él también debió perder mucho aquel día.

Llevo meses sin pasar por casa. No quiero verle la cara.

No le importa nadie. ¿Eso crees?

¿Y por qué te cogió y te cuidó?

Lo fácil habría sido abandonarte.

Es que te empeñas en ver solo lo bueno.

Incluso de ti.

¿Te sientes mejor? Sí.

Nunca le había hablado a nadie de estas cosas.

¿Nunca has dicho cómo te sientes? Los hombres no decimos eso.

Guardar tanto dolor dentro es una tontería.

Y tenerle tanto rencor a tu tío, también.

Ya. Pero soy jefe.

No tengo que mostrar debilidad.

Decir lo que sientes no te hace débil.

Te hace más fuerte.

(Música sentimental)

Te quiero.

No digas nada, no hace falta.

Entonces, ¿qué harías?

¿Te vendrías conmigo o te quedarías para vengarte de tu tío?

(Llaman a la puerta)

¡Mi padre! Corre. Corre, corre.

Espera, espera. Sal por la ventana.

Corre. Ricardo, va. Voy.

Te veo. Sí. A las diez.

Va.

Pasa.

No ha sido buena idea que te quedes con las llaves,

casi te descubre.

Cuéntame cómo te ha ido todo este mes con mi sobrino.

Creo que bien.

Cada día se desahoga un poco más,

aunque sigue teniendo mucho odio dentro.

Yo ya no sé cómo ayudarlo.

Temo que se acostumbre a estar sin mí

y al final, acabe perdiéndolo.

¿Voy a tener que ser la mala?

Mira, no te preocupes.

El corazón, en la vida, solo te lo rompen una sola vez.

¿A ti te han roto el corazón?

(Música sentimental)

Tendré que irme muy lejos.

Gracias.

¡Martina! ¡Martina!

¡Martina!

¡Martina!

¡Martina!

¿Tú eres Ricardo?

Toma, esto es de Martina.

Gracias.

"Hola, Ricardo.

Lo primero que quiero decirte es que,

aunque ahora no me creas, me perdonarás.

Sí, me he ido, sin ti.

Aún no sé a dónde exactamente, pero bueno,

ya sabes que a mí eso de tener rumbo nunca me gustó.

Espero que me lo agradezcas cuando pase un tiempo.

A veces hay que elegir lo que quieres sin pensar en a quién quieres.

La vida son decisiones y los momentos te ayudan

a reflexionar sobre qué camino tomar.

He vivido muchos momentos contigo,

probablemente los más bonitos, aunque no quiero reconocerlo,

porque no ayuda.

No dejes que el pasado te condicione,

en realidad, has sido tú quien ha elegido.

Aprende a perdonar y a perdonarte.

A darte cuenta de que todo está en uno mismo.

Te quiero y te querré siempre,

nada ni nadie podrá quitarnos lo vivido nunca.

Martina".

(Música sentimental intensa)

¿Quieres contarme lo que te pasa?

No lo sé.

Sé que es difícil, pero necesito que confíes en mí.

(Sintonía)

(RAMIRO) Santificado sea tu nombre,

venga a nosotros tu reino

y hágase tu voluntad

en la tierra como en el cielo.

(Llaman a la puerta)

(RAMIRO RESPIRA AGITADO)

A ver.

Ven aquí. Ven aquí.

(SE QUEJA)

(Música country lenta)

(RAMIRO GRITA)

Arriba.

Venga.

¿Una última voluntad?

Morfina.

Tranquilo.

Tranquilo, Ramiro.

No tengas miedo.

Tienes suerte.

No todo el mundo sabe cuándo va a morir.

Al menos no te pilla de sorpresa.

¿Qué más quieres?

Bastante has durado.

Loco, enfermo y viejo.

No te puedes quejar.

La muerte nos hace ángeles

y pone alas dónde solamente teníamos hombros.

Qué rápido.

(LLORA) Qué rápido ha pasado todo.

Bueno.

Aunque, a veces, sí merece la pena.

Mírame.

Por tu culpa me veo sin nada.

¿Y cómo te sientes?

Eh, ¿cómo te sientes?

Déjate de mierdas

y dime si vamos a trabajar para ellos.

¿Quieres saber la verdad?

La verdad es que voy a trabajar para ellos temporalmente.

Y a cambio te han perdonado la vida.

¿Y qué quieres?

¿Que me acerque a darles las gracias?

¿No te das cuenta de que tú y yo vamos a trabajar juntos,

ocupándonos del trabajo sucio?

No, tú vas a hacer lo que yo diga. Escúchame.

Te voy a dar un consejo.

Guárdate bien las espaldas. Esa gente te está usando

y cuando llegue otro que sea más útil, acabarás como el Rubio,

con un tiro en la cabeza. No te alteres.

¿Eh? Tranquilo.

No estoy alterado.

(Música de tensión)

¿Has traído lo que te pedí?

No. No, por favor.

No me mate. (RAMIRO CHISTA)

Calla.

Quiero saber

si me vas a ayudar a recuperar todo mi poder.

¿Tu poder?

No te rías, sobrino.

Tu eres mi familia. Te guste o no, eres mi familia.

Yo lo haría por ti.

¿Quieres recuperar tu poder?

Vas a tener que echarle cojones.

Por favor, no me mate.

Esto es para mí.

Toma.

Hazlo tú.

Toma.

Toma.

No tengo más dinero para darte, por favor.

Apúntame con la pistola de una puta vez y mátame.

Si no lo haces tú lo harán los hijos de puta estos.

Me torturarán.

¿Qué pasa? ¿No tienes huevos, maricón?

¡Mátame! Maricón. Mátame de una puta vez. Mátame.

Hijo de puta.

Mátame.

(FORCEJEA)

Hijo de la gran puta.

(SE AHOGA) Te voy a matar, cobarde.

Hijo de puta, el Rubio me obligó.

(RAMIRO AGONIZA)

Baena.

(SE AHOGA) Baena.

¡Tío!

(TOSE)

Lo necesito vivo.

(TOSE)

Le vas a tener igual de vivo si le pego cuatro hostias.

Te puedes ir. Te quiero mañana en mi destilería.

¿No me vas a matar?

Hazlo de una puta vez. Acaba con esto.

¿Matarte?

No se puede matar a un muerto, Ramiro.

Tienes que hacerme un trabajito.

¿Eh? Vamos.

Camina. Vamos.

(Música cortesana)

Tío.

Tío, ¿está bien?

Tío, ¿estás bien?

Sí.

Estaba tomando una copita para ahogar las penas, ¿sabes?

Creo que se me ha ido un poco de las manos.

Pero solo en esta ocasión.

¿Pero está bien, no? Me tenía preocupado.

¿Por qué?

Todo se nos está yendo de las manos.

Ya nada es lo que era.

(SUSPIRA)

Esto.

¿Morfina?

¿Cómo lo sabes?

Me lo contó usted.

¿Yo? -Sí, me dijo que era el futuro.

Que gracias a esta sustancia, pues, volveríamos a ser fuertes.

Eso es.

Hemos perdido el dinero, el poder.

Tenemos que volver a ser fuertes, sobrino.

Y esto nos va a permitir

tener todo bajo control.

¿Eh? Esto es el futuro.

Sí...

¿Te imaginas

que todo se vaya a la mierda bajo mi reinado?

Que desastre, ¿no? Que forma de pasar a la historia.

Hay que evitarlo, ¿eh?

Eso hay que evitarlo.

(CRISTINA) Jorge. Nos están esperando.

Anda, vete con tu hermana.

Adiós, tío.

Esto, esto es el futuro, hombre.

Esto es el futuro. Claro que sí.

Muy buenas.

Bienvenido a mi casa, tío.

Ricardo, ¿qué más quieres de mí?

Pues de momento, que te calles y que eches una mano a mi tío.

Prefiero que me despellejes.

¿Querías hacerme la competencia con este cuchitril?

Pues más vale que sea suficiente.

¿Ya resolviste todos tus problemas? Estoy en ello.

Toma, te va a gustar.

¿Y esto?

Eres un cabrón con suerte, Baena.

Deberías estar muerto.

Debería. Deberíais.

Deberíamos todos estar muertos.

Eso está bien.

Pero por el momento, cuanto mejor os vaya,

menos problemas tendremos, ¿verdad?

Ahora trabajaréis para la corona.

Al final nos hacen príncipes.

(TODOS RÍEN)

(TOSE)

Esos son los individuos que nos ayudarán en la distribución.

¿Alguna pregunta?

Estabas mejor sin barba, Ramiro.

Mamá.

Ni me hables.

Yo no tengo la culpa.

Tendré que vengarlo yo.

No, no. Eso es mejor dejarlo así, como está.

Tendrías que haber muerto tú en lugar de él.

(Música country lenta)

¿Qué quieres que haga?

Mamá,

¿qué le has propuesto a la paya esa?

¿Estás seguro?

(TARTAMUDEA) Todo lo mío es tuyo, no me importa en absoluto

compartir con quien tú digas.

(TARTAMUDEA) Además, aquí tampoco podría vivir yo solo.

Gracias, Perico.

(TARTAMUDEA) No sé qué haría sin ti.

Es grande, ¿no?

Sí.

Y no vamos a seguir construyendo para que nos lo quiten.

¿Sigo pidiendo audiencia al Rey? Por supuesto.

Si con las armas no basta, probaremos con las palabras, ¿no?

(TARTAMUDEA) ¿Tú estás segura?

Siempre hay que estarlo o al menos, parecerlo.

Vale, entonces traigo a los gitanos.

He quedado con ellos en El Continental.

Ve para allá y gana tiempo.

¿Crees que nos ayudarán?

Tienen sus propias leyes y eso ahora mismo nos viene bien.

Y pasan mucha hambre. Yo me ocupo con Gloria del resto.

Andrea.

(TARTAMUDEA) ¿Te sigo presentando como mi prometida?

Claro.

Gloria.

Voy.

Tú quédate aquí.

Sí. Que tienes muchas cosas que hacer.

¡Gracias a Dios!

Pensé que me iba a volver loca aquí sola sin hablar con nadie.

No vengo sola.

¿Ricardo?

¿Qué pasa?

¿Le diste mi recado?

¿Y esta?

Te dije que no se lo contaras a nadie.

Belice. Vas a tener que venir con nosotras.

¿A dónde?

Vamos a llevarte con los tuyos.

No.

(Música exótica)

Niño, que mi gente viene desmayada del camino, hijo.

¿Cómo? -Que vienen con hambre.

(TARTAMUDEA) Ah, sí, sí, sí. Tenemos comida dentro.

¿Tú sabes si van a tardar mucho las muchachas?

(TARTAMUDEA) Poco, lo que tardéis en comer.

Oye. Aquí somos más de carne, el pescado regular.

¡Eso, carne! -Bueno, yo soy más de pescado.

(Jaleo)

(GITANA) ¡Venga vamos! ¡Ole!

¡Vamos! -¡Que no falte!

(TARTAMUDEA) ¡Traigo vino!

Vale, vale.

Perico.

Esto es una bacanal.

Ay, madre mía, estoy segura que cuando se coman y beban todo,

la que se va a armar es tremenda.

Bueno, se van a poner a cantar. Por no decir otra cosa.

(TARTAMUDEA) Son invitados de Andrea y hay que tratarlos con respeto.

No. Si yo encantada, ¿eh?

Pero he decidido que todo bien.

¿Ah, sí? -Sí.

Perico mira, aquí las cosas están cambiando demasiado rápido.

Míralos.

Ni siquiera saben comer con cubiertos.

Pero nosotros tenemos que abrir nuestros horizontes. ¿O no?

Vale.

Han pactado que van... -¿Que van a vivir aquí?

(TARTAMUDEA) No, no exactamente.

Vamos a llevarlos a mi casa, creo.

Bueno, a la de mi padre.

¿Y eso para qué?

Alianzas. Unir fuerzas.

(LISETTE RÍE) Ay mira. Mira la matriarca.

Madre mía, si parece que tiene las paperas.

¡Que te van a oír!

(Música tensa)

Dite perdan yo te maledico.

Creo que no me has entendido bien.

Has hecho un trato con esa bruja y van a matarme.

No soy la única que se aprovecha de las situaciones.

Me has vendido.

Si quieres podemos acabar con esto más rápido.

Muerta también les vales. Andrea, creo que no es necesario.

Si me matas,

cargará sobre tu consciencia la muerte de...

Bueno, ya está bien. Ya está bien.

No te ha vendido. Me ha salvado la vida.

No debería de haber hecho ningún trato nunca contigo.

¿Te comportas? -Me diste tu palabra.

A partir de ahora, las cosas van a cambiar.

Viviréis de otra manera.

Si me entregas,

¿sabes lo que me van a hacer?

¿Sabes lo que iban a hacerle a ella por no entregarte?

Esa vieja es un diablo.

Si no te la da a la entrada, te la dará a la salida.

Os espero en el coche.

Venga.

¿Qué te pasa?

Estoy embarazada.

Eso no es asunto nuestro.

Y de esto ni una palabra a nadie.

¿Lo has entendido?

Ni una palabra.

Venga.

(RAMIRO TOSE)

La incultura y la pobreza provocarán una revolución entre la gente.

Necesitamos que estos delincuentes estén controlados.

Que estén de nuestra parte.

Hacemos un equipo y ampliamos la producción de morfina.

¿Y qué nos llevamos a cambio?

Para empezar, que tú sigas con vida.

¿Este es el contrato con la corona?

A partir de ahora,

servís a la corona, ¿un brindis?

No gracias, yo no bebo.

Hombre. No. Ni yo.

Bienvenido a palacio, Julián.

¿Qué pasa aquí? Firma.

(Música country)

Me gustaría dejar El Continental fuera de juego.

¿Debilidad?

No, es mi gente. Me gusta cuidarla.

Entiendo.

Ya hablaremos de eso.

Pero ten cuidado, no hagas un movimiento en falso.

Si no seréis todos hombres muertos.

Tenemos un trato Fernando, pero tenga cuidado,

que de vez en cuando se escapa alguna bala.

Si eso pasa, vendrá otro peor que yo.

(Música cortesana)

Me aburro.

Aguanta, ya queda poco.

¿Poco para qué?

Últimamente no te veo nada, hermanito.

No lo creo.

¿Me tomas el pelo?

¿O te crees que no me he dado cuenta de que estás raro?

El tío me manda hacer recados.

Ya.

¿Y desde cuando haces caso al viejo?

Desde que las cosas han cambiado.

Entiendo.

Y supongo que habrá alguna otra razón.

¿Pensabas que siempre serías la única?

Que sería la más especial.

Permíteme que te recuerde, hermana,

que los nobles no somos de singular.

Que no soy suficiente,

lo sabía.

Sabía que esto pasaría.

(TOSE)

Disculpe. Hace mucho tiempo que no posamos juntos.

Sí. Disculpe.

Cárgatelo y vámonos de aquí, hazlo por mí.

Calla. -Lo está pidiendo a gritos,

mira la cara de amargado que tiene.

Antes te excitaba mucho.

Cristina, no empieces.

Por favor, Su Alteza.

Perdone.

Con el sudor se me ha subido un poco el vestido.

¿Le ayudo?

Sí. Sí, estaría bien.

(Música tensa)

Vuelve...

¡Guardias!

¡Socorro!

¡Socorro!

(Jaleo)

(CHICA) "¿Señor, está usted ahí?" -Sí. Sí, sí, sí.

(TARTAMUDEA) Es que no se oye bien.

Hay mucho ruido.

"Me dicen que deje un mensaje y nos pondremos en contacto con usted".

(TARTAMUDEA) Perfecto. Repítales que soy Pedro.

Don Pedro Benito, el nuevo marqués de Robledo de la Serna

y que solicito audiencia con el Rey. Que es muy importante.

"Así quedará registrado".

¡Ay! ¿No te dije que se iba a armar?

Pero por lo menos son de lo más divertido.

Gracias, señorita. -Sí hombre, lo que me faltaba ya.

Ay dios mío. Mira a Clara. La cogieron.

(LISETTE RÍE)

¿Pero esto qué es?

(TARTAMUDEA) Nuestros aliados. -Un circo.

¿Eh? -Después te cuento.

Mira. Mira, Perico.

Ya aquí, después del burdel,

después del ring de boxeo, ¿qué es lo que nos falta?

Pues un circo.

¿Y tú cómo estás de lo tuyo?

(TARTAMUDEA) Con lo de mi padre, bien.

Pero echo mucho de menos a Julieta.

Uy. no. No me nombres a la víbora esa.

¿Y abriremos con estos aquí?

(TARTAMUDEA) No, no. No sé.

¡Ay por Dios! Pero...

Toma.

Te he traído comida.

Gracias.

Venga, come. No le des más vueltas.

Chano, os he traicionado, no debería estar viva.

¿Ya te quieres morir?

¿Y quién cuidará de Lucía entonces?

Maté a la mami.

Lo hiciste por tu hija.

Come, por favor.

Yo iré a por ella.

Tú quédate aquí. Por favor, ten mucho cuidado. No pueden verte.

¿Estamos?

No sé cómo voy a llevar esto.

Cómo vamos.

No estás sola.

Yo os acompañaré y me aseguraré de que estéis bien.

(Coche acercándose)

Voy a por la pequeña.

Por favor, ten mucho cuidado.

¡Niño!

Que no pensamos estar aquí todo el día, ¿eh?

(TARTAMUDEA) No, no. Están a punto de llegar.

Uy, eres tartaja. No me había dado ni cuenta.

¿Cómo se va a dar cuenta?

Con todo lo que ha comido, hasta por las orejas.

Qué malfario.

¿Mucho sufrimiento no, cojones?

Un poco sí.

Ay pobre. -Normal, con esa cara.

Ay, pobrecito, la carita que tiene.

Pues yo tengo un remedio.

Si quieres, después lo miramos. Te lo cobro baratito.

Él no necesita ningún remedio

porque además, él no da ninguna mala suerte.

De hecho, es nuestro talismán. -Ay, el talismán.

(TARTAMUDEA) No, no, no.

Sí, sí. Aquí nos va muy bien. Además, te voy a decir una cosa.

Sí, sí, sí, doy buena suerte. ¿Han comido bien?

Estupendamente. -Muy bueno.

Aquí hemos venido para otra cosa.

Sí, a llenarse el buche.

¿Qué has dicho? -(TARTAMUDEA) No, no.

Si son nuestros invitados, Lisette.

Estamos encantados de tenerlos aquí.

¿Tú qué eres, cubana? -Y a mucha honra.

Pues honra aquí hay poquita.

¿Algún problema? -Sí.

Que como no venga pronto nos arrasamos con todo esto.

Esa lamparita me la voy a llevar a mi casa.

No, no hace falta.

(TARTAMUDEA) ¿Quieren algo de postre? Tenemos, hacemos un flan buenísimo.

Vale. -Pues venga, sí.

¡Ey, tú payo! Sube.

No, no, no. -Vamos, venga. Vamos, dale.

(Música country animada)

Venga, sube.

No, de eso nada. -A ver si tienes cojones.

No, no, no. Perico no lucha. Aquí no se lucha. ¿A que no?

Perico, por favor, eh. Haz el favor. Céntrate. Venga.

¿Tú no das suerte? Pues venga, demuéstralo ahí. Venga, tío.

Perico, no te metas ahí por nada del mundo. Por nada.

Ya tenía ganas. -Que no, Perico.

(Jaleo y ánimos)

¡Perico, por favor!

¿Pero tú te estás viendo? -¡Perico, por favor!

¡Vamos, Cristo, venga!

A ver.

Hacemos una compra gigantesca, ¿eh?

Vamos.

¿Tú me has cogido un billete?

¿Cómo que no? A ver ahí qué tienes.

¿Cómo puedes ser tan chica y gustarte tanto los billetes verdes?

¿Cuándo viene mi madre? -Muy pronto.

Ya sabes que se entretiene.

Pero seguro que está al caer. -Hola.

¡Uy!

Pero bueno, Lucía.

¿Te vas a poner ahora tiquismiquis?

Anda, gírate y saluda.

Que es Julieta. Que es mi amiga.

Que es cantante.

Canta, como tú. Ha estado en París cantando.

No hace falta que le digas eso a la niña.

Vale, para una vez que intento yo aquí hacer...

No le hagas ni caso.

Le gusta mucho inventar.

Soy una chica normal y corriente que le gustaría ser amiga de Lucía.

Yo también canto.

¿Ah, sí?

Y vamos a montar un espectáculo. ¿A que sí?

Hombre, claro. -Anda, que buena noticia.

¿Sabes que me encantaría escucharte cantar?

Francisco tiene mucho dinero y me compra muchas cosas.

Que suerte tienes.

Claro, porque es muy buena. Y hace muy bien las cosas.

Lucía. -¡Chano!

¿Estás con mi madre?

Sube arriba a por tus cosas, bonita. Que nos vamos.

¿Dónde? -Con tu mami.

Bien.

Y vosotros dos, ni una palabra de haberme visto.

¿Tú qué haces en este barrio?

Ya. Bueno, estáis advertidos.

¿Te han dejado libre?

¿Dónde está su madre?

Sabemos que fuiste tú quien robó la morfina.

¿Yo?

Yo no haría una cosa así. ¿Cómo...? -Cantó Benítez.

Hijo de puta, el Benítez. -Tranquilo.

Seguro que Ricardo te llamará.

¿Qué me va a hacer? -Ya te lo contará él.

Sube arriba a ayudar a la niña, que tengo prisa coño.

¿Pero viene a por mí? -Vamos.

¿Y tú al final, qué?

Qué complicado es el amor, ¿eh?

("Losing you" - Justin Tapp)

(Jaleo)

Perico, ay, mi niño. Virgen santísima.

(LISETTE GRITA)

Perico, Perico. Cúbrete la cara.

¡Anda ya!

(LISETTE) ¡Perico, Perico!

Venga, Perico. Levántate, Perico. Acuérdate de la pelandrusca esa.

De Julieta. De la puta que se acostó con tu padre. Levanta.

Venga, mi niño. Venga, venga. Cómetelo, Perico.

¡Cómetelo, Perico! ¡Cómetelo! Venga.

Cómetelo.

¡Venga!

¡Eso!

Así me gusta.

Quietos. Dejadlo. Venga, a desmantelar todo esto.

Que la niña esa no viene. Vamos.

¡Eh! Aquí no se desmantela nada.

¡Eh! ¿A dónde vas? Perico. Perico, ven.

Perico. Perico, ven. Se lo llevan todo.

(LINDA CANTA) Ay, ay, ay. Me lo llevo todo del Continental.

(TARTAMUDEA) Deja eso donde estaba, por favor.

Eso no te lo crees ni tú, payo. -Ese no era el trato.

El trato era que me trajerais a la perra de Belice.

(TARTAMUDEA) Bueno, ¿y no tiene paciencia?

Ni tú suerte, cojones.

(TARTAMUDEA) Déjeme que la lleve donde vamos a vivir.

Se lo muestro.

Pero los muebles me los llevo.

(Jaleo)

(CLARA) Ladrones desalmados. (LISETTE) Por lo que más quieras.

Miserables. -Eso ni se come ni nada.

Que nos roban los gitanos. -Miserable de mierda.

Por lo que más quieras. -Muertos de hambre.

Ratas. Miserables.

Niño, por favor, ayúdanos. Por lo que más tú quieras.

¿No ves que nos están desmantelando?

¿Qué ha pasado? -¿Que qué ha pasado?

Que no tienen vergüenza, ¿no lo ves?

Ya sé dónde te metías.

(Música de tensión)

Mira.

Para ti.

¿Vas a venir a verme?

Por supuesto, toma. -Vamos peque, que tenemos que irnos.

Te quiero mucho. -Y yo a ti.

Toma. Esto también es para ti.

¿Qué es?

Un tesoro.

Pero no lo abras hasta que no estés con tu madre.

Vámonos, chiquitita.

Gracias por encargarte de la niña.

Échale un ojo a la casa.

Vamos, peque.

A ver a mami, ¿eh?

(FRANCISCO) Adiós, Lucía.

Mis globos. -Tranquila,

ya te compraré otros.

Vámonos.

(TARTAMUDEA) Vale, vale.

Atendedme un momento, señoras. Señor.

(TARTAMUDEA) Vale, primero de todo, vamos a entrar ordenadamente.

Vamos a ir entrando poco a poco.

No se toca nada, ni se roba nada.

(ARCA) ¡Aquí está! ¡Aquí está la perra que acabó con mi hermano!

(MELINDRA) Te mato. Nadie va a tocar a nadie.

(GLORIA) Atrás.

Aquí armas de fuego nada, ¿eh, monada?

Y tú, cuidado, que te llevo por delante.

Melindra, esto no es solo tuyo. -Cállate.

¿Qué pasa, te vas a poner de su lado?

Tú hazlo o vas a correr la misma suerte.

Aquí estamos todas tranquilitas.

¿Vale?

Que estamos todas muy nerviosas.

Ya no estoy atada a un palo y aquí sabemos defendernos todas.

¿Estamos? Este no fue el trato.

Cumple con lo que hablamos.

(TARTAMUDEA) Yo le dije que íbamos... ¿Qué te han hecho?

Nada.

Me diste tu palabra.

Esa que está ahí es la culpable de la muerte de mi hijo.

(MELINDRA) Sí. Y queremos justicia.

¡Par referret! ¡Vamos!

(TODAS) ¡Par referret! ¡Par referret! ¡Par referret!

Os he prometido una nueva vida,

un nuevo lugar donde vivir como personas a cambio de ayuda.

Ese era el trato.

¿De qué está hablando mamá?

De fantasías.

¿Quién nos va a mirar a nosotros como a gente normal?

(TARTAMUDEA) Tenemos dinero, y tierras, y hasta título nobiliario.

Podríamos daros trabajo y papeles.

Y dignidad.

Hagamos las cosas de forma civilizada.

¿Pero para qué la queréis a ella?

Mi hermano se ha muerto por su culpa.

Perdonar a esta mujer sería el primer paso de confianza mutua.

Tu hijo querría eso para todas.

Lávate la boca cuando nombres a mi hijo.

Si me das tu palabra de que no le pasará nada

vivirá con vosotros y con la culpa. ¿Y sino qué?

Lucharemos por ella.

¿Y si caes tú?

Si cae ella caeremos todos.

¿Pero tú qué mierda haces aquí?

Cállate, que yo sé muy bien quién es.

Sabes perfectamente de dónde vengo.

O aceptas, o nada volverá a ser lo que era.

¿Este señor qué hace aquí?

Elegir bando, piensa si te conviene una guerra.

Hablemos. -Mamá.

No me toques. Y cállate.

Aquí mando yo.

Enséñales dónde van a vivir. ¿Tú no vienes?

Hablaré con ella en El Continental,

mejor hacerlo separados. Por si no hay acuerdo.

Cuida de ella. Te mandaré a alguien.

No estaría de más.

(TARTAMUDEA) Yo me puedo quedar.

No, Perico. Tú conmigo.

(Música animada)

No, Gloria, yo no voy. Que no voy, que no voy. Que no.

Belice, venga.

Tú te callas.

Vamos, Belice.

Venga, tranquila.

Estate quieta.

(Jaleo)

Venga, subid. Arriba.

Encerraros en una habitación

y trancad la puerta. Vamos. Rápido.

¿Nos vamos a tranquilizar?

Venga, ayúdame.

Vamos. Rapidito. Por aquí.

Os tengo ganas, así que más vale que estemos en paz.

¿Pero qué coño hacemos aquí?

Cambiar de choza y vivir un poquito mejor.

¿En serio vamos a vivir aquí?

No hace falta que me deis las gracias.

Tú. Baja.

Venga.

Aquí arriba nadie sube. ¿Estamos?

Abajo, todo lo que queráis. Y en el campo, que hay mucho.

¿Os enteráis?

Prueba.

Es tu casa, eres un noble.

(TARTAMUDEA) Bueno, yo. Tienen que recibirte.

(TARTAMUDEA) No hago más que intentarlo.

Pero me pasan de un funcionario a otro,

y a otro y a otro. Y no me cogen.

Sigue peleando.

Vamos a preparar todo, que enseguida abrimos.

A ver, que yo me entere.

¿Y esto dices tú que el Rey lo controla todo el "cotorro" este?

Y están intentando provocar una guerra,

dividir al pueblo.

Esto te lo muevo yo

rápidamente, nos hacemos un dinero y nos marchamos.

Yo no me voy de aquí.

¿Por qué? Porque quiero defender lo mío.

Tú mejor que nadie tienes que entenderme.

Y te entiendo.

Solo plantándoles cara conseguiremos que nos dejen en paz.

Tenemos dos opciones:

O rendirnos o juntos hacernos más fuertes.

¿Y tú te piensas enfrentar al Rey?

Tú estás "to chalá".

Pero me gusta.

Venga, niña. Empecemos a vender.

Venga.

Para lo que me queda en el convento, me cago dentro.

¿Quién era el chico que te habló en casa del marqués?

Tu enemigo.

¿Cómo que mi enemigo?

Andrea.

¿Se puede saber qué mierda haces aquí?

¿Os conocéis?

Señora.

¿Estos son los que la tienen que proteger?

Porque va lista.

Tenemos que hablar. Sí.

¡Rosa!

¿Dónde está? -¡Rosa!

¡Aquí! -¡Mamá!

¡Lucía! -¡Mamá!

(Música country)

Lucía.

Cariño.

Por favor.

Pero qué guapa estás.

¿Y todo esto? ¿Y esta ropa?

Me la ha comprado Francisco. -¿Francisco?

Tiene mucho dinero.

Cariño.

Toma. Prueba el estofado, que creo que me ha salido muy bien.

Ponte el paño.

¿Aún sigues queriéndome?

Bueno. De otra manera. Pero claro.

Claro que te quiero.

Te he hecho mucho daño, ¿verdad?

Pues no te lo voy a negar pero...

¿Y qué?

¿Y qué?

Eso es lo que me pregunto cada día.

¿Y qué hago yo ahora con mi vida?

Pues seguir luchando, Julieta.

Que eso es lo que nos queda.

Si, Francisco. Pero yo ya he pasado los límites.

A veces somos capaces de matar pensando

que vamos a conseguir lo que queremos.

Y al final nos damos cuenta

de que lo más valioso lo teníamos al lado.

Sí, llevas razón.

¿Te enamoraste de Perico?

Digamos que...

ahora valoro más a las personas.

¿De dónde sacaste el dinero? -¿Qué dinero?

El que le diste a la niña.

Ya. Entiendo.

Todavía me queda mucho.

Podríamos montar nuestro espectáculo. -Francisco.

¿Qué?

Si ahora solo nos pueden pasar cosas buenas.

Que todo se perdona, Julieta.

Francisco, yo he llegado a matar.

¿Tú has matado a alguien?

Peor.

(Música de tensión)

Pedí a alguien que lo hiciera por mí.

¿A quién?

(Música animada)

(TARTAMUDEA) Efectivamente, el mismo.

Sí, sí. He llamado varias veces.

Ponme algo, Perico.

Vale, vale. Espero.

Hay que ver cómo está montado de bien esto, ¿eh?

El rollo este me va.

No te acostumbres. Veo que no has cambiado, Celeste.

Digamos que me he vuelto más ambiciosa.

Perico, te dejo al mando de esto.

Vale, estoy esperando.

Niña.

¿Está todo bien? ¿Todo controlado?

Todo bien. ¿Quién está en la puerta?

Bueno, tranquila.

Porque estoy dejando pasar solamente en las horas en punto.

Así eso hace que se agolpe más gente en la calle y...

¿Tengo que preocuparme de algo?

Estamos mejor que nunca.

Si pasa cualquier cosa, nos llamas.

Que vamos para allá y ponemos orden en un momento.

¿Eh? Vale.

(TARTAMUDEA) Sí, sí. Sí, sí, señorita.

Sí, iría con Andrea Abascal.

Mi prometida.

Vale. Gracias.

Gracias.

¿Seguro que no quieres que te acompañe?

Vuelvo pronto, vamos a tu casa.

La matriarca hablará con su gente, creo que hay acuerdo.

(TARTAMUDEA) Ten cuidado. Sí.

¿Disculpa, ella es la dueña del local, verdad?

(TARTAMUDEA) Sí. ¿Necesita algo?

Ah, no. Curiosidad.

¿Me pone otra copa? -Por supuesto.

Estos son muertos de hambre. Y que lo digas.

¿Tú crees que saldrá bien? Claro que sí.

Pero recuerda, si hay paz, los negocios no prosperan.

¿Y qué vas a hacer? Muy fácil.

Voy a intentar provocar una guerra.

Esta escoria humana es para nosotros auténtico oro.

¿Vas a traicionar a tu sobrino?

No digas eso jamás.

Voy a intentar facilitar el trabajo a mi sobrino.

Y si de paso tú, yo y mi sobrino podemos llevarnos algo al bolsillo,

mejor que mejor.

¿Puedo confiar en ti?

¿Tienes a alguien más?

Te vas a quedar aquí, a vivir con ellos.

¿Que viva con ellos?

¿Es una broma?

Ahora no es el momento, Belice. Entiéndelo.

¿Tú también?

No me mientas.

A este punto haz lo que quieras, yo ya cumplí contigo.

¿Cuánto tiempo creéis que tardarán en matarme? ¿Eh?

¿Quién me va a proteger? ¿Tú?

Mi madre dio su palabra,

y su palabra es ley, y se cumple.

Se la dio a una paya, no tiene ningún valor.

Vente conmigo.

Venga.

(Música lenta)

Belice, no.

Belice.

(CHISTA) ¿A dónde te crees que vas?

¡Hija de puta!

(Música animada)

Hasta el coño me tenía ya, la paya.

Contigo ya es hora de hacer justicia.

Lleváosla.

Linda, si sabes lo que te conviene, no nos sigas.

Vamos, coño.

Creo que nos estamos precipitando, Andrea.

¿Estamos?

He rescatado a Gloria y me he enfrentado a esto sola.

Esta gente no es de fiar.

Son ellos los que tienen que tener cuidado conmigo.

Es que no estás sola en esto.

Ya lo sé.

Pero tengo que tomar mis propias decisiones.

Ya...

Se la han llevado.

(Música de tensión)

Se la han llevado, Andrea.

¿Cuándo se la han llevado?

No lo sé. No lo sé. No lo sé.

Hay que encontrarla, Andrea.

La van a matar.

Hay que encontrarla, Andrea.

¡Joder!

Suéltame. Suéltame, te lo pido por tus muertos.

Suéltame.

Suéltame. No, no, no.

(BELICE GRITA) No. No.

No podéis matarme.

¡Estoy embarazada! Llevo un niño en mis entrañas.

("Downfall" - Lion)

No es verdad.

¿No ves que miente, estúpida?

¿No lo ves?

Vamos.

Dame eso. -Joder, para.

Que dice la verdad.

¡Ni se te ocurra! Atrás. Fuera.

Fuera.

Atrás.

¿Por qué no has venido antes?

¿Por qué no me habéis hecho caso? -Ha matado a una de las nuestras.

Mamá. Dice que está embarazada de Samuel.

Válgame dios.

¡Perra! ¡Que eres una perra!

Mal para todo el que te mate. Perra.

Ricardo.

Ricardo.

Me obligaron a traerte de la muerte,

por eso huyo.

Para curarte tuve que engendrar vida dentro de mí.

El hijo es tuyo.

¿Cristina, qué coño haces?

¿De dónde has sacado esto?

Es tuya. ¿No te gusta?

¿Y si llegas a hacerte daño?

No sabía que te gustaban las mujeres armadas.

¿Vas a dejarme dormir? -¿Os habéis acostado ya?

No sé de qué coño hablas.

Andrea, se llama, ¿no?

¿Qué es exactamente lo que sabes? -Cállate. Os seguí. Lo vi todo.

No te molestes en negarlo.

No pensaba hacerlo.

¿Y por ella desprecias esto? ¿Eh?

¿De verdad te compensa? -Cristina, no lo entiendes.

No me interesa nadie.

Lo único que quiero es tener vida más allá de esto.

Estoy intentando no ponerme celosa.

Ya sabes cómo me pongo...

(Música de tensión)

Nosotros tenemos que estar siempre por encima. ¿Entiendes?

¿Y cómo aprendiste sin nadie que te diera ejemplo?

¿Hay algo que haga mal? Estoy empezando a preocuparme.

Tú tranquila. Estamos solos tú y yo.

¿No lo dirás para que me tranquilice?

Lo digo para quedar por encima.

(TARTAMUDEA) Ya está instalada. Insiste en hablar con Ricardo.

Se quedará con nosotros un tiempo, ya tendrá ocasión.

(TARTAMUDEA) ¿Qué ha pasado?

Nada grave. Ya te contaré.

Yo he insistido en esto y ya solo creo que hay que esperar.

Lo sé. Llamarán.

Dile a los camareros que se pueden ir, que es tarde.

(GRITA)

Lo siento, Andrea.

No entiendo nada.

Eso es lo que dice ella, no le des importancia.

¿En serio?

Ese crío, si es que existe, podría ser de cualquiera.

Y si es tuyo pues, bienvenido.

Yo estaba allí.

Tú apenas estabas inconsciente.

¿No te importa?

No tiene sentido que nos preocupemos ahora.

Todavía pueden pasar muchas cosas.

Y si de verdad es tuyo, pues

tendremos que ser fuertes y

darle una vida digna. ¿No?

¿Qué?

Pues que no dejas de sorprenderme, Andrea.

Tendremos, ¿no? En plural.

¿Somos socios o no?

Bueno, de eso tenemos que hablar algunas cosas.

¿Tu tío?

Vivo.

Mala hierba...

Por cierto, Andrea,

tengo que contarte algunas cosas.

Para salvar a mi tío.

¿Qué?

¿Qué?

Nada.

(Música sentimental)

(Teléfono)

(Teléfono)

¿Sí?

Sí, páseme la llamada.

¡Perico! ¡Perico!

Buenos días.

Sí, sí. Vive aquí, sí.

Lo sé.

Lo sé. Lo sé. Perico.

De acuerdo, no se preocupe. Yo le paso el recado.

Acudiré con él.

Andrea Abascal.

Muchas gracias.

¡Perico! ¿Qué pasa?

Era de palacio.

¿Qué? Nos han dado audiencia.

No. Sí.

Sí. Sí. Sí. Sí. Sí. ¡Au, au, au!

Ay, ay, ay. Perdón. ¿Qué pasa chicos?

¿A qué viene este escándalo?

Nos han dado audiencia en palacio.

¿En palacio? ¿A qué vais a palacio?

A hablar con el Rey. Para poner fin a esta guerra.

Y como marquesa, podré hacerlo con más propiedad.

¿Marquesa? Sí. Perico y yo nos casamos.

¿No te lo he dicho? (TARTAMUDEA) ¿Pero es en serio?

Sí. ¿Os casáis?

¿Café?

(TARTAMUDEA) Yo no sabía nada.

Ya.

Bueno, pues...

felicidades Perico, claro.

Muy bien. (RÍE)

Qué emoción. A mí ponme uno doble, por favor.

(TARTAMUDEA) Yo, sabes que cuando me pongo nervioso.

Tranquilo, hablaré yo.

Será un primer contacto. Un encuentro formal.

La cabeza alta, querrán conocer al nuevo marqués.

Andrea Abascal.

Sí, soy yo. La esperan,

su acompañante puede esperar aquí.

(TARTAMUDEA) No, no. Pero yo soy. Será un formalismo. No te preocupes.

(Música clásica intensa)

¿Hola?

(Teléfono)

(Respiración)

Bienvenida.

¿Qué has hecho con ella?

Es mi hermano.

Mi vida. Mi amor. ¿Quién es tu hermano?

Salid fuera. Salid fuera.

Policía, ha sido él, detenedlo.

Hijos de puta todos.

(TARTAMUDEA) ¿Qué haces aquí?

Las puertas están cerradas. De aquí no sale ni Dios.

Haremos lo que haga falta, Celeste. -Os ayudaré si me dais algo a cambio.

¿Qué te pasa conmigo, Belice?

Julieta está muy arrepentida.

¿Hola? Me llamo Andrea Abascal.

Todo lo que me rodea es muerte.

Necesito saber que no me odias.

¿Qué cojones pasa aquí? Que me voy a cagar en todos.

(Jaleo)

Ahora no me falles.

Sospecho que el nuevo comisario está

preparando un complot contra el estado.

Camina.

Jefe, yo creo que la puta esta nos está engañando.

¿Nos la cargamos?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 9

El Continental - Capítulo 9

13 nov 2018

Ricardo y Baena se ven obligados a trabajar juntos. Ricardo ha salvado la vida de su tio y a cambio empieza a trabajar con la policía. Se han deshecho de El Rubio y ahora van a trabajar para el estado. Ramiro teme por su vida, está dispuesto a todo para salvarse. Y de nuevo trabajará para Ricardo. Mientras tanto la matriarca de los zíngaros, Celeste, sigue intentando vengar la muerte de su hijo.

ver más sobre "El Continental - Capítulo 9" ver menos sobre "El Continental - Capítulo 9"
Programas completos (10)
Clips

Los últimos 80 programas de El Continental

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Vanessa

    Ahora que estaba super interesante la vaís a quitar? Me encanta la serie la trama, personajes, música, decorado todo está bien.Como todas las series en el principio vas conociendo los personajes y puede que haya momentos que parece que va más lenta pero en 10 capitulos ha habido de todo así que no entiendo el por qué de acabar con la serie . Mala gestión creo yo por parte de rtve.

    pasado sábado
  2. Nito cf

    Grandes guionistas y preciosa banda sonora seguir 100 temporadas mas por favor

    21 nov 2018
  3. Yobana

    Mi más sincera enhorabuena a la serie, me encanta, soy fans de esta serie. Tiene bastante toques distintos a las demás. Ojalá dure y dure. Suerte

    19 nov 2018
  4. Yobana

    Hola chic@s, para quitar los subtítulos es muy sencillo, cuando pongáis la serie para verla en pantalla completa os aparecerá cuatro opciones en la zona derecha, concretamente abajo del todo. Bueno pues....elegir el segundo el que está antes de la opción de compartir y os saldrá a elegir con o sin subtítulos, fácil.

    19 nov 2018
  5. Mercedes

    Por favor, al ver la serie, quisiera eliminar los subtitulos, como puedo hacerlo?. Gracias. Un saludo

    15 nov 2018
  6. Mercedes

    Como elimino subtitulos , gracs. Un saludo

    15 nov 2018
  7. Maï

    Lo siento pero los subtitulos del capitulo 9 no se corresponden con las palabras.

    14 nov 2018
  8. Maï

    los subtitulos del capitulo 9 nonse corresponden con el texto.

    14 nov 2018
  9. Thébaud

    Los subtitulos del capitulo 9 no se corresponden con este texto . .Para los sordos y los estrangeros es imposible entender el capitulo . Gracias por remediar a esto ..

    14 nov 2018