www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4828804
No recomendado para menores de 16 años El Continental - Capítulo 8 - ver ahora
Transcripción completa

Quiero sacar la morfina de El Continental

y quedarme solo con los temas legales.

Ya has oído al padre de Perico.

Quieren poner de moda esa droga y quedarse con el negocio.

Estoy preocupada por lo que contó.

(TARTAMUDEA) Nunca fue fácil vivir con él, ¿sabes?

Deberías comenzar a pensar en ti mismo.

(GLORIA) "Comenzar a tomar decisiones para avanzar.

El pasado hay que dejarlo en el pasado".

(LISETTE) "Esto no puede ser".

¿Seguro?

Completamente.

Cristóbal va a hablar con Rubio.

Si descubre que cobré por traicionarlo, me matará.

"Sabe que es la única persona que puede hacer

que el Rubio perdone a Baena".

¿Tú cómo te llamas?

Necesitamos gente de confianza para que trabaje en la casa.

No me interesa.

Vamos a pelear tú y yo. Si ganas,

tú pones la cifra.

(FRANCISCO) ¡Ricardo!

¡Han detenido a Chano!

¡Mamá, mamá!

¡Francisco, cuídala!

¡Te lo juro!

Venía buscando a Ricardo. Dile que he conseguido

un buen cargamento de algo que le va a interesar.

¿De qué? -Morfina.

De primera calidad.

Firma esos documentos y renunciarás a tu título,

a tu herencia y a mí.

Ni se te ocurra firmar esos papeles.

Tu padre quiere robarte todo lo que te corresponde.

Algún día, se va a morir.

(TARTAMUDEA) No digas eso. -Se va a morir, Perico.

(TARTAMUDEA) Padre...

¿Qué haces tú aquí? ¿Qué está pasando?

(Disparo)

Qué cosa más rara...

Yo juraría que había dejado aquí un trozo de queso.

Estoy segura.

Cómo huele.

¿Cuánto queda? Anda, que me tienes contenta.

Tú sabes que la cocina son mis dominios.

Si quieres algo, me lo pides.

Pero no toques mis cosas sin mi permiso.

¿Yo? Aprecio demasiado mi cuello.

Ya, que pareces un suspiro.

Yo no sé dónde metes tú lo que tragas.

¿Seguro que no me has cogido nada durante la noche?

No. Que me lo puedes decir.

Que sí. Si es que te estás poniendo chocha ya.

Será alguno de los hombres.

Voy a poner un cebo, a ver si escarmienta.

¡Mami!

¡Mami! (CHISTA)

¡Ven! ¿Qué coño haces escondida ahí?

Creía que teníamos ratas,

Pero parece que tenemos algo mayor con dos patas.

Alguien viene, métete aquí, ahí. No digas nada, no hables, ahí.

Escóndete.

¡Eh, tú, ven aquí!

("Downfall" - Lion)

No hagas ruido, mami.

Esa rata ha entrado aquí e igual que ha entrado, saldrá.

Ya. Toma.

Toma, coge la horca y empieza a ventar paja.

(GRITA)

Tenías razón, mami.

Es una rata y bien gorda.

¿Sabes lo que le hago a la gente que me roba?

¡No, por favor, señor! ¡Le pego un tiro!

¡Que no, que no! ¡Eso es lo que hago!

Déjalo, es amigo mío.

Viene a pasar unos días, ¿algún problema?

¿Cómo que se va a quedar unos días? ¿A quién has pedido permiso?

Bastante tengo con mantenerte a ti. Me pagas un jornal, me lo he ganado.

¿Y los negocios que tienes a mis espaldas?

Cada real que tú ganas es un real que yo pierdo.

No tengo que rendirte cuentas. Mientras vivas aquí, sí.

Muy bien.

Vámonos.

¡Eh, eh!

Vuelve. De aquí no sale ni dios. A mí, no me roba nadie en mi casa.

Le juro que le devolveré hasta el último real de la comida.

No quiero problemas. ¿A dónde vas?

Me voy. ¡Que te vengas!

Te prometí trabajo y dinero, ¿no? Pues toma.

Tranquilo, si te vas a hartar de trabajar.

Me tenía que haber ido hace tiempo. ¿A dónde vas?

Tú, de aquí, no te mueves hasta que yo lo diga.

Quítate de en medio.

Si tienes cojones y eres hombre, mátame, venga...

(Disparo)

¿Pero a vosotros qué coño os pasa?

Que sois familia.

No voy a pediros que os abracéis, porque a los dos os sobra orgullo.

Y os faltan agallas para admitir que os queréis.

Ya vendré a por mis cosas.

De momento, me llevo el caballo.

Toma.

Tranquila.

Sé que eres más hombre que cualquiera de por aquí.

Te quiero, vieja.

Y yo también te quiero mucho, Ricardo.

Vas a volver con en rabo entre las piernas.

Nos volveremos a ver.

Y ahora, ¿qué?

Tranquilo, peque, que yo te voy a cuidar.

Yo también a ti, hermano.

No lo encuentro.

Sigue buscando.

No hay nadie.

No estoy para juegos, Rubio. ¿Quieres?

Invita la casa. ¿Dónde está?

Tú sigue obedeciendo, como hasta ahora.

Nadie tiene por qué salir tan mal parado.

¿Dónde está mi tío? Lo van a condenar a muerte.

No puedo hacer nada por él. Es una pena...

porque teníamos cosas pendientes.

Son órdenes de mi superior.

(Disparo)

Eh, eh, eh, tranquilos, no pasa nada, tranquilos.

Está bien. Siempre hablas demasiado, Rubio.

No hay nadie.

Hazlo.

Quiero a Chano.

Tu hombre ha sido acusado de cómplice de asesinato.

Me importa una mierda, lo quiero fuera.

¿Aunque haya matado a la mami?

(Música de tensión)

Alguien tiene que pagar por ello.

Si no, no habría fe en la justicia.

Le tenías mucho cariño, ¿verdad?

¿Sabes lo que me dijo antes de morir?

"Dile a mi hijo

que lo quiero".

(Forcejeo y disparos)

(RUBIO RÍE)

(RUBIO RÍE MUCHO)

(Sintonía)

(SUSPIRA)

Entonces, ¿todo es mentira?

En un principio, trabajaba solo para Baena.

Para el cabrón de Baena.

(ROSA) Como todos, todos sois unos mierdas sin palabra.

Menos tú, Chano.

No me digas que te has enamorado del gordo.

Me cago en tus muertos...

(ROSA) Gloria nos ofreció el negocio.

Intenté retirarme en varias ocasiones, pero...

Sabía que no terminaría bien. ¡Te he hecho una pregunta!

¡Cállate!

Todo lo que sale por esa boca de víbora que tienes

¡es mentira!

¿Tú la crees, gordo?

Te voy a matar, hijo de puta, te voy a matar... (LLORA)

(ROSA) Chano, Chano, escúchame, por favor...

(Música triste)

Me hubiera dado igual cualquier hombre con acceso a Ricardo.

Cualquiera.

Pero apareciste tú.

Me tratabas bien, me entendías.

Y Lucía te quiere.

Sabes que todo lo he hecho por ella.

Contéstame, por favor.

¿Podéis dejaros de una puta vez de mierdas amorosas?

Yo solo cumplía órdenes.

¡Eso no te lo crees ni tú!

El juez se lo va a creer.

¿Pero tú qué te has creído, que va a haber juicio aquí?

Tú, yo y el gordo estamso condenados a muerte.

Y cuanto antes os hagáis a la idea,

mucho mejor para vosotros.

("I try to be good" - Alice Spencer)

(HACE PLAYBACK)

¿Estás sola?

No.

¿Cómo te llamas?

(FRANCISCO) ¿Algún problema?

Es muy pequeña para jugar aquí.

No está sola. Y esta es su casa.

(CHISTA)

Qué cara más rara, ¿no? Pero, a lo mejor, tiene razón.

Eres muy pequeña para estar todo el día jugando en la calle.

¿Por qué? Estoy esperando a mi madre.

Ya, claro, y haces muy bien, pero...

no sé, ¿qué te parece si nos vamos juntos a mi casa

y la esperamos allí? -No.

Tengo que estar aquí,

por si vuelve, para que me espere donde siempre.

No, no, si haces muy bien, tienes que esperarla aquí, pero...

Pero, a lo mejor, tarda mucho o no vuelve.

Siempre vuelve. -Ya...

No, si volver, claro, siempre vuelve, pero...

¿cómo te lo explico? Es que se ha ido con unos señores.

Se ha ido con unos señores y claro, se ha ido muy lejos.

Da igual, vendrá, porque me quiere.

Hombre, por supuesto, claro que te quiere.

Eres lo que más quiere del mundo, pero... mmm...

Es que se ha ido muy lejos

y a lo mejor, se lo pasa bien y tarda mucho en volver.

Y claro, una niña sola, aquí, en la calle todo el día,

no puede estar sin nadie que la cuide.

¿No? ¿Tú lo entiendes, eso? -A veces...

yo cuido a mamá cuando se cae en el trabajo.

Y se da golpes.

Y no se puede levantar.

Ay, Dios... -Yo hago la comida.

Y limpio.

Hasta que se pone buena. -Claro.

Porque eres una mujercita y haces las cosas muy bien.

¿Mamá está en la cárcel?

¿Cómo sabes tú esa palabra?

¿Tú sabes lo que es una cárcel?

¿Ha estado tu madre antes en la cárcel?

Pero siempre vuelve a casa. -Hombre...

Claro, siempre vuelve porque quiere estar contigo, pero...

Pero, a lo mejor, esta vez, no sé,

se lo pasa bien con esos señores y tarda más en volver.

¿Ha hecho algo malo? -No.

¿Cómo va a hacer algo malo tu madre, si es más buena que el pan?

No, cariño, ella no hace nada malo. Lo que pasa es que...

Los adultos somos muy tontos y hacemos las cosas muy mal.

Y entonces, claro, a los pobres los meten en la cárcel

y a los ricos, por muchas cosas que hagan,

los dejan ahí, campando a sus anchas.

No lo entiendo. -Ni yo tampoco.

¿Sabes lo que te digo? -¿Qué?

¿Que por qué no nos vamos a comer un estofado con papas a tu casa?

¿Tienes ahí carne?

Hay patatas. -Ah, patatas...

Pues venga, vamos a comprar carne.

Y te hago un estofado para chuparte los dedos.

¿Tienes dinero? -Por supuesto, lo que haga falta.

¿Sabes qué estoy pensando? -¿Qué?

Que te puedo hacer un espectáculo y convertirte en una estrella.

¿Y cantar?

(Música jazz)

¿Quieres jugar? -Claro.

Ni se te ocurra besarme.

Bueno.

(SE QUEJA)

(GRITA)

(SE QUEJA)

(GIME)

Esto no es lo que parece.

Yo solo fui a hablar con él...

(SUSURRA) Perico...

Perico.

Perico, fui a hablar con tu padre para que no te desheredara,

no quería que te quitara lo que es tuyo por derecho.

Perico...

Perico, todo lo que he hecho ha sido por ti.

¡Te quiero!

(Música triste)

Lo más divertido es...

que si te hubieras estado tranquilita,

podrías ser ahora una marquesa.

La avaricia rompe el saco, cariño.

Ricardo tranquilízate, no puedes hacer nada por ella.

Prepara el coche, salimos de jaleo.

Debemos centrarnos en lo que podemos controlar,

Hay que sacar a Chano de la cárcel, hablar con un superior.

Tiene que tener un juicio. (RAMIRO) Ricardo.

Ricardo, quería verte. Hombre, Ramiro...

¿Qué tienes que contarme hoy?

¿Dónde coño has estado, Ramiro?

¡Él! Él se llevó la morfina. -No, yo no me he llevado nada.

¡La he pagado! -¡Está mintiendo!

Es un hijo de puta, ¿no le veis la cara?

¡No! Lo juro, lo juro,

Yo solo quería hacer negocios y me dejé liar por el Francisco.

Te lo juro.

(RAMIRO) Te dije que ese cabrón no era de fiar. La he recuperado.

Por eso no he parado por aquí.

(JULIÁN) Vosotros, coged todas las armas que podáis.

Hablemos, necesito mi parte en metálico.

y que os quedéis con todo. Yo me piro de aquí.

(JULIÁN) Tú te irás cuando nosotros te digamos.

Tendremos que hablarlo. (BENÍTEZ) Julián, solo la compré.

No sé nada del robo, te lo contaré todo.

¡Que te calles la puta boca!

(Gritos)

¡Hostia! ¿Qué mierda pasa?

Tú vas a abrir la boca cuando yo te lo diga.

¿Eh?

Ricardo, Ricardo, te puedo ser útil. ¿Sí?

La mujer a la que habéis matado

me ha informado de todo.

(SE AHOGA) ¿Me oyes?

De todo, mírame.

Así que, a partir de ahora, hablarás cuando yo lo diga.

(SE AHOGA) Vas a hacer lo que yo pida.

¿Estamos?

(SE AHOGA) Te quiero esta tarde en el pinar.

(SE AHOGA)

Julián, nos vamos. (JULIÁN) ¿A dónde?

(RAMIRO TOSE) Vamos a hacer música, que nos oigan.

(RAMIRO TOSE) (JULIÁN) ¿Volveremos a las calles?

Volvemos a las calles. Así sí, jefe, así sí.

(BENÍTEZ) ¿Dónde vais?

¡Ricardo! ¡No me dejéis con él!

¡Por tus muertos! ¡Ricardo!

(Música jazz animada)

Buenos días, quería valorar esto.

Venga, que no tengo todo el día, ¡vamos!

Bebe.

Vamos, Julián. Estos son mis chicos, sacad la pasta.

¿Habéis ido diciendo lo que os he dicho? Venga.

Quiero más.

Venga, que no tenemos todo el día.

Vamos.

Quiero que llaméis a la policía y digáis

que esto lo ha hecho Ricardo León.

Para el coche. ¡Para el coche!

Muy buenas, señores.

Quiero el dinero.

Al jefe le dais recuerdos de Ricardo León.

¿Entendido?

El procedimiento normal es con el señor notario.

Una vez pasado el juicio, le informarán debidamente

de sus nuevos derechos y obligaciones y de su patrimonio.

No obstante, hemos encontrado una incidencia y es posible...

Ya me encargo yo, gracias.

Bonita casa, don Pedro.

Gracias. -Pero, al parecer,

usted renunció a su herencia hace años.

(TARTAMUDEA) ¿Cómo? Eso es mentira.

Supongo que su padre falsificó su firma

y después, lo declaró desaparecido.

Yo nunca... Esta firma no es suya.

Denunciaremos esto.

No se preocupe.

Esto lo vamos a solucionar entre amigos.

¿Entre amigos? (ASIENTE)

Me gustaría seguir hablando con usted.

¿Nos deja solos, por favor?

Me gustaría seguir hablando con ustedes sobre la historia

de la morfina, que, al parecer implica a los máximos responsables

de las instituciones.

¿Por qué?

¿Le preocupa algo?

Ustedes creen que la policía está implicada

en una trama de corrupción.

Comprenderán que tienda a ser escéptico.

No hace falta que disimule conmigo.

Sabe perfectamente lo que hacíamos en mi local.

(TARTAMUDEA) Mi padre ha muerto

después de venir a avisarnos de que estábamos en peligro.

Y ahora, está muerto.

Le acompaño en el sentimiento.

Siento mucho que esté afectado.

Pero me gustaría que entendieran

que todo lo que me han contado es de extrema gravedad.

(TARTAMUDEA) Estamos hablando de una conspiración

que viene desde las altas esferas.

Y yo imagino

que dada la magnitud de las acusaciones, tendrán pruebas.

Por supuesto y tenga muy claro que llegaremos hasta el final.

Tenemos buenos contactos en la prensa,

como ha podido comprobar.

¿Es una amenaza?

Dejémoslo en advertencia.

¿Sabe, don Pedro, que las herencias son

uno de los móviles recurrentes en este tipo de crímenes?

Déjalo, Perico, es inútil.

A ver qué hacen cuando se entere el pueblo de esto.

Señorita.

¿Se puede saber qué mierda pinta usted aquí?

Ya le hemos tomado declaración como testigo.

Puede marcharse.

El señor esperará a la lectura del testamento.

Estoy aquí porque he sido testigo de un asesinato.

Y sí, ya me han tomado declaración.

Pero si sigo aquí es porque soy su prometida.

Tengo derecho a estar aquí.

Vámonos.

Tienen que entender que si algo así se supiera,

las consecuencias serían terribles.

La ley debería estar por encima de rangos y títulos.

Naturalmente, pero comprenda que este tema es delicado.

Y peligroso.

Si la corrupción llega tan lejos como el marqués insinuó,

ya no sabemos en quién podemos confiar.

Pero mire, sin embargo, yo confío en su discreción.

No puedo garantizarle nada.

Hablaré con quien haga falta para que esto se sepa

y no sufra nadie más.

Hay que evitar que ese rumor se extienda.

La gente necesita creer en las instituciones.

(TARTAMUDEA) Vale, lo entendemos.

¿Hay alguien que sepa que están ustedes aquí?

Sí. -Dígame su nombre.

¿Para qué?

Si recordamos algún detalle,

mi prometido y yo nos pondremos en contacto con usted, adiós.

Tendrán un juicio rápido.

(TARTAMUDEA) ¿Juicio? -Sí, tenemos que prevenir

algún problema mayor.

Por el momento, quedarán retenidos aquí.

¿Y de qué se nos acusa?

Del asesinato del marqués.

Al desheredarlo,

se convierte en el principal sospechoso.

Y usted, señorita, en cómplice de su prometido.

Que no salgan.

A la menor resistencia, acaben con ellos.

Tenían razón,

esto viene de las altas esferas.

(TARTAMUDEA) No. ¡No puede hacer esto!

Busquen a la otra testigo. ¡No puede!

Nos servirá de ayuda.

Señor.

Ya está todo solucionado. -No, señor.

Es sobre Ricardo León.

No sé, ya lo habeis visto.

Se los han llevado y no han dicho nada.

Así estamos todos, esperando a que vuelvan

para recibir instrucciones.

Uy, hola.

Oye.

¿Quién va a pagarme lo de ayer, señora?

Uy, "señora", ya empezamos mal. -Ya te digo.

Me dijeron que me pagarían al final de la noche.

Sí, pero hemos tenido un inconveniente

y no hay nadie para pagar ahora, pero estas cosas no suelen suceder.

Pero bueno, siéntate, tómate una copita con nosotras.

La verdad es que hacía tiempo que no veía a nadie

moverse así, niño.

Ya, ¿pero quién va a pagarme? -Ese juego de caderas tuyo,

de verdad...

Tú debes de ser algo tremendo en la cama.

¿Cómo te llaman?

Uy, eres de los tímidos.

Suelo hablar cuando me pagan señora. -Miss Lisette es mi nombre, ¿eh?

Me has llenado mucho, yo tengo muchas horas por delante todavía.

No empecemos, ¿eh?

Ay, Clara, si solo es una copita, que me invita este caballero.

El güisqui es nuestro, Lisette.

Qué aguafiestas.

(SUSPIRA)

Mira, aquí no hay nadie.

Y nosotras no estamos autorizadas para pagarte.

Yo sí estoy autorizada.

Pero te puedo pagar en carnes.

Esperaré fuera.

Sí, mejor será.

(SUSPIRA)

Ay, ese pollito me lo llevo yo para la cazuela.

No empieces, Lisette, no empieces.

Que le llaman el Niño y es por algo. -Ay, le gusté.

Le gusté, ¿algún problema? Le gusté.

Le gustan las mujeres maduras. -Ay, no te enfades, ¿eh?

Que, aquí, las jóvenes tienen que abrir el local

si no quieren acabar llenas de arrugas.

Sí, llena de arrugas estás tú.

# Baby, oh baby... #

¡Mmm...!

(Música country lenta)

¿Quién te ha dejado entrar?

Todos tus hombres me conocen.

Dios...

Para.

Vamos a encontrarla, te guste o no.

Melindra, no va a acabar bien. Lo sabes tú y lo sé yo.

Yo creo que sí. -Mire usted.

Estamos buscando a una tal Gloria,

que tiene un bar.

Ricardo León, ¿te suena?

Soy muy malo para los nombres.

Vaya por ahí y encontrará lo que está buscando, señora.

Qué raro que la niña no haya llegado todavía.

Habrá mucha gente en comisaría.

Ella es un poco... -Buenas.

Ay, ahora mismo iba a llamarte.

¿Y Andrea? ¿No ha llegado? -No.

Bueno, la policía dijo que era una declaración rutinaria.

Sí, lo que pasa es que tenemos que abrir

y no hay nadie, entonces no sé... -Bueno, tranquila, quedan unas horas.

Seguro que llega a tiempo. -Estamos a tiempo.

¿Cómo vamos, señores? Ayer faltó material.

La gente está consumiendo muchísimo más.

(Llaman a la puerta)

Ay, ¿pero y eso a estas horas? Ay, no, no, no.

¡Está cerrado!

¡Y la puerta no es esta, es la que está al lado, la de atrás!

(Llaman a la puerta)

¿Y eso? Pero no vayas, Clara. -Pero claro que voy.

Este escándalo que están montando. A ver, ¿quién es?

A ver, ¡que no se dan golpes aquí!

Queremos ver a Gloria. -Pues no está.

Pues la buscas. -¿Qué haces?

Eh, eh, tranquilas. -¡Eh, eh!

¿Tú que eres de aquí? ¿Dónde está? -Ni se te ocurra.

Baja eso. -¿Qué cojones está pasando aquí?

Estas, que dicen que quieren verte. -Ah, ¿sí?

Pues tenemos un teléfono, la próxima vez, pedís una puta cita.

¡Fuera! -Buscamos a Belice.

Pues la buscáis en la puta calle, ya te lo dije. Fuera.

Venga, venga.

La matriarca os pide disculpas.

Sentimos haber entrado con malos modos.

Ay, mira tú... -Tucum cama cum ca.

Tucum. Fiquin cua.

Espera que entiendas que Belice ha desafiado la ley de nuestra raza.

¿Y a mí qué me cuentas? No sé nada de Belice.

Fuera.

(Jaleo)

¡Fuera! -¡Gloria, Gloria!

Sácalas de aquí. -Tranquila, venga.

Vale, tú la buscaste para que curara a Ricardo León.

¿Y? -Le salvó la vida.

Vete al carajo, ¡fuera! -No he vuelto a verla.

¿Y a mí qué coño me...? -A tu.

Tu cama ton. No beri. Turca.

La mama siente que dices más de lo que sabes

y que mientes. -No sé nada.

Que os vayáis de aquí, fuera. (LISETTE) Dios mío...

(LISETTE GRITA) ¡Ay, Gloria! (CLARA) ¿Qué habéis hecho?

(LISETTE) Dios mío santo.

(Disparo)

(LISETTE) No, por favor, no, no.

¿Qué van a hacer con ella?

Ay, la pobre... Oye que...

Por lo que más quieras... -Si queréis volver a verla con vida,

decidle a Ricardo que lleve a Belice al campamento.

Ricardo no sabe dónde está. -Corred si la queréis con vida.

(LISETTE) Por Dios, por Dios...

Niño, ay, Niño, ¿cuánto te debemos nosotras?

Lo que sea, te lo pago, yo te lo pago,

pero por lo que más tú quieras, ayúdanos, por lo que más tú quieras,

Virgencita Santa.

No puedo creer que estemos juntos otra vez.

Ni yo.

Si van a terminar matándome, prefiero que lo hagas tú.

¿Matarte?

Mejor acabar con esto cuanto antes, ¿no?

¿Qué quieres, Cristóbal?

Esto es cuanto quiero de ti.

Vámonos.

Vamos donde nadie pueda encontrarnos, donde nadie nos conozca.

Y empezamos juntos, de cero.

¿Y tu mujer?

Y tus hijos, ¿qué?

Los he dejado a buen recaudo.

Estoy listo para irme.

¡Señor! -¡He dicho que nadie me moleste!

El inspector jefe le espera abajo. -Dígale que ahora voy.

Tengo cosas que resolver.

Pero...

Espérame mañana en el cruce de caminos,

junto a la alberca.

A las ocho.

¿Vendrás conmigo?

Claro que sí.

Mami...

Mami.

¿Dónde has ido?

Mami, tú eres lo único...

decente que había en mi vida.

¿Por qué me miras así?

No te atrevas a juzgarme.

Todo ha sido por tu culpa.

Todo.

La mami ha muerto por tu culpa.

Tus padres murieron por tu culpa.

Mi hermano...

Te he querido como a un hijo.

Eso es lo único que yo quería.

No me dejes solo.

Ricardo...

No quiero morir solo.

Te exigí discreción.

Si no le gusta cómo llevo la operación, sabe lo que debe hacer.

Decidí confiar en tu criterio, empiezo a pensar que fue un error.

Ese cabrón ha robado ya tres bancos para llamar nuestra atención.

Quizás no he sabido manejar algunas acciones,

pero le garantizo que todo seguirá su curso.

Sí, sí, ya he hablado con él.

Me he encargado personalmente, para que todo siga su curso.

(Música jazz animada)

(TOSE)

Ricardo, quiero que sepas que... (CHISTA)

Cuanto menos sepa, mejor, Ramiro, ¿eh?

Lo que tengas que decir, se lo cuentas a ellos.

¿Vas a matarme?

¿Sabes para qué me sirvió todo esto?

Para entender mejor a mi tío.

¿Recuerdas cuando hacías esto, Rubio?

(SOPLA) Siempre pagabas lo que rompías.

¿Y eso qué significa?

El señor León ha decidido cooperar con nosotros

siempre que hagamos justicia con los suyos.

Devolverá lo que ha robado y todo seguirá su curso.

Va a seguir produciendo y distribuyendo la morfina.

Vamos, lo mismo que pedías tú.

¿Y qué papel desempeñará?

La unión, Rubio.

La unión hace la fuerza.

Ramiro, cuéntale al inspector jefe lo que ocurrió el día

de la muerte de mami.

¿Quién fue el culpable? Estabas allí, ¿no?

Yo le cuento lo que haga falta.

Qué cabrón.

No creo que sea necesario,

¿verdad, señor Montesinos?

Ya le dije que se lo iba a tomar a mal.

(RÍE)

Usted devolverá ese dinero y yo cumpliré con mi palabra.

Haré justicia.

¿No ha pedido que liberen a su tío?

He pedido que juzguen a los responsables.

(Música country)

Recojan todo eso.

Se está haciendo de noche. Hay que intentar llegar arriba.

¿Arriba? Está claro que no van a parar.

Si paramos nosotros con la distribución de la morfina,

estamos jodidos, nos obligarán a seguir.

(SUSPIRA) Ya...

Están por todas partes.

Hay que llegar al Rey.

¿Al Rey? Tenemos que hacerles frente.

Si no, estamos muertos.

Ahora, que si quieren guerra, la tendrán.

(TARTAMUDEA) Yo no sé

si nos conviene mucha guerra, ¿eh, Andrea?

Oye, con el título de tu padre, ¿no nos darían audiencia en Palacio?

Mi padre...

Mi padre es un cabrón, como todos, bueno, no.

Porque Alfonso, no... Piensa, ¿no hay otra salida?

¿Por qué la gente es así?

Julieta, vale, Julieta, porque quiere cantar, pero...

(TARTAMUDEA) Pero no sé qué sentirá tan fuerte

¿No? Pues lo que sea, pero...

Perico, deja de beber, que te va a sentar mal.

(TARTAMUDEA) Antes de enterarme

de que mi novia me pone los...

que se acuesta con mi padre, o después de enterarme

de que mi padre falsifica...

falsifica documentos para darme por muerto cuando...

Trae.

Gracias. Por nosotros. Por nosotros.

(TARTAMUDEA) Qué asco más rico.

(TARTAMUDEA) Yo... yo estoy contento por una cosa.

(TARTAMUDEA) De que seas mi prometida.

(PERICO RÍE)

(TARTAMUDEA) ¿Tú sabes...

(TARTAMUDEA) lo que estará haciendo mi padre ahora en el infierno?

(Música sentimental)

(TARTAMUDEA) Reírse de mí.

No voy a dejar que nadie se ría de ti.

¿Vale?

(TARTAMUDEA) A lo mejor

(TARTAMUDEA) si me das un besito se me pasa.

(TARTAMUDEA) ¿Me has...? Estoy muy borracho.

Me has dado un beso. Perico, Perico.

Solo es un beso. ¿Es solo un beso?

Sí. Solo un beso, ¿vale? Vale, es un beso.

¿Sí? Solo un beso.

Sí, sí, sí, sí. Vale.

Vale, solo un beso. No, no llores.

No, no, no. No llores. No llores.

Ahora no. Eh, hay que pensar.

Vale. Céntrate. Venga.

A ver, tú creciste en esta casa. Sí.

¿No hay otra salida, otra puerta, unas escaleras? ¿Algo?

Sí. Otra. (SUSPIRA)

(TARTAMUDEA) Otra salida. La...

dónde sale la "nany".

¿Hay otra puerta? ¿De servicio? (TARTAMUDEA) La de la "nany".

Sí. ¿Escaleras de servicio?

Sí. Vale, perfecto.

Escúchame, no sabemos cuántos son ni dónde están.

Así que tienes que distraerlos mientras escapo.

¿Vale?

¿Sí? ¿Cómo? ¿Qué hago?

(SUSPIRA)

Siento el retraso. Hay mucho lío ahí fuera.

Jefe.

Te has enamorado, ¿eh, casanova?

(RÍE)

(SUSPIRA)

Al final, somos todos iguales.

Lo siento, jefe.

Sé que muchas veces no he actuado. Somos familia

y todos tenemos algo que perdonarnos, ¿no?

Sí.

¿Y yo qué tengo que perdonarte a ti?

Mañana te liberan.

Ya era hora.

Estos hijos de puta van a por nosotros, jefe.

Me lo ha contado Rosa.

(SUSPIRA)

Secuestraron a su hija.

La querían obligar a matar a Andrea. Lo sé.

Ella se negó. Lo sé.

Tenían a su hija secuestrada,

la iban a matar y se negó a matar a Andrea.

Luego, le dieron a elegir

entre matar a la Mami o a Andrea. Lo sé.

Eligió el camino fácil. Tenían a su hija, la iban a matar.

Lo sé. No es culpable, no la mates.

La obligaron.

Ya lo sé.

Tenían a su hija.

Iban a matar a su hija, jefe.

A veces pagan justos por pecadores.

Dale esto. Le hará falta mañana.

No la mates.

(Música lenta)

No la mates, jefe.

Déjame verla.

Déjame verla.

Nos estamos equivocando, jefe.

Matar a una madre es pecado mortal.

Sí.

Y matar a alguien que no ha matado, también.

Peque.

(Música triste intensa)

(TARTAMUDEA) ¡Jódete, cabrón!

Tu porcelana de Limòges.

(PERICO GRITA)

(POLICÍA) ¿Pero qué pasa ahí, joder?

(TARTAMUDEA) Y el jarrón de la dinastía Ming

que tanto te gusta, ¿eh?

A ver si lo ves desde el infierno. -¿Te has...?

¿Te has vuelto loco?

(TARTAMUDEA) Soy el marqués de la zona,

así que te callas, porque todo esto es mío.

y tú eres feo, así que hago lo que me da la gana.

Un poco más de respeto, ¿eh?

(POLICÍA) Estás borracho. (PERICO) ¿Qué?

Venga chicos, los dos a los extremos.

El resto, vamos.

(PERICO GRITA)

(TARTAMUDEA) ¿Quién se mete conmigo ahora? Que estoy muy loco.

Estoy...

(TARTAMUDEA) Fuera de mi casa.

(TARTAMUDEA) Soy el marqués de esta casa.

(TARTAMUDEA) Todos fuera.

(Música tensa)

Que os he dicho que os vayáis. ¡Cojones!

(POLICÍA) ¡Hombres! (PERICO) ¡Ya!

Toma un poquito de agua.

Siento todo esto. -Sácame de aquí.

Escúchame, Belice es como una hermana para mí.

Menudas hermanas hijas de puta.

Entiendo que no me creas, pero...

Ojalá no la encuentren nunca.

Te juro que no sé dónde está. Si lo supiera, te lo diría.

Sácame de aquí. Como vengan a buscarme...

Dile lo que sea, convéncela. Dinero, lo que sea, sácame de aquí.

Por favor. Sácame de aquí.

Quiero.

Sácame de aquí. (MELINDRA) No puede.

Y ten cuidado, que aquí tenemos los sentidos finos.

Si la encuentran las demás, va a ser mucho peor.

No hablará. -Lo sé.

Y, si lo supiera, tampoco hablaría.

Es terca como una mula. Solo hay que verla.

Entonces morirá. -Hay que ser más inteligente.

¿Qué queremos, provocar una guerra?

Si le hacemos daño, habrá consecuencias.

¿Qué hacéis? ¿Qué hacéis?

No me toques. No me toques. No me toques.

Esto es lo que pasa si proteges a alguien culpable.

¿Qué dices?

Reza a tu Dios, si lo tienes.

Tienes hasta el amanecer del próximo día.

(GLORIA) ¿Qué me has dado? (ESCUPE)

Veneno.

Es el tiempo que te queda, así que úsalo sabiamente.

No... -Este es el antídoto.

Hija de puta.

Será tuyo cuando me digas dónde está esa hija de puta.

De ti depende.

(BALBUCEA)

(Música jazz animada)

(LISETTE) "Hello, mister López, welcome".

Niña, ¿dónde tú estabas? Tranquila. Luego te cuento.

(PERICO GRITA)

Queda usted en libertad.

Aquí tiene sus documentos

y no dude en llamarme para lo que necesite, señor marqués.

(TARTAMUDEA) No me vuelva a llamar así.

(TARTAMUDEA) Eso le pasa por feo.

Andrea. ¿Dónde estabas?

Tenemos que parar esto,

la policía también está metida. Ya.

Hay que hacer frente a esos hijos de puta.

Andrea, dame un minuto, ¿vale?

¿Qué pasa?

Mírame.

("She's a Rainbow" - Jesse)

¿Sabéis algo de esa gitana?

No.

¿No? ¿Nadie sabe dónde está?

Andrea, ya he sacado todo.

Coged vuestras armas.

Tenemos que salir a por ella. (LISETTE) Venga.

(CLARA) Venga va, vamos.

Gloria está en peligro. ¿Tú cómo estás?

Bien. Ve a lavarte la cara anda,

luego me cuentas.

(TARTAMUDEA) A lo mejor deberíamos esperar un poco a que amanezca

o llamar a la policía o a alguien.

No tendrías que haber venido.

(TARTAMUDEA) Soy tu prometido

y no permitiré que te pase nada.

No como otros. Eres más valioso vivo.

(TARTAMUDEA) He pensado en lo que me dijiste

y creo que puedo conseguir audiencia con el Rey.

(Silbidos)

(TARTAMUDEA) Te lo dije.

(Música tensa)

¡Quietos!

Si la tocáis, morirá. Y luego, vosotros.

¿Tú eres el jefe?

Suéltala o tu voz la van a oír todos tus muertos.

No está en mi mano.

A parte, esto es un asunto de mujeres.

¿Y desde cuándo las mujeres tienen asuntos?

Desde siempre.

¿Con quién hay que hablar?

La religión gitana dice que... La religión es una respuesta necia

a una pregunta necia.

¿Con quién hay que hablar? ¡Quieto!

No te lo voy a repetir.

Y si alguien tiene algún problema, empiezo a pegar tiros.

(CELESTE) Morirá igualmente.

Su destino está sellado. ¿Eso es una amenaza?

Es un hecho.

(GLORIA BALBUCEA) Me han envenenado. -Ya, ya...

¿Qué le has hecho?

Cúrala o te reviento la cabeza.

Lo haré cuando estemos en paz.

Yo te digo dónde está quien buscas. No.

(GLORIA BALBUCEA) Le di mi palabra. Lo curó.

¿Dónde está?

¿Vas a morir por alguien a quien no conoces?

¿Dónde? (GLORIA BALBUCEA) La van a matar.

(GLORIA GIME) (JULIÁN CHISTA) Ya, ya, ya.

Julián. -Sí. Estoy aquí, estoy aquí.

(GLORIA) Julián. -No te duermas.

(GLORIA) Julián. -No te duermas.

Hablemos en privado.

¿Dónde me llevan?

¿Dónde me llevan? ¿Y mi hija?

¿Dónde está mi hija? Chano.

Escucha, tú. Sabes que sé dónde vive toda tu puta familia.

Déjame verla.

(ROSA) Lo siento. (SOLLOZA)

(CHANO CHISTA) Lo siento, lo siento.

Va a ser muy rápido. (ROSA LLORA)

Va a ser muy rápido.

Solo quería... -Yo lo sé. Yo lo sé.

Tranquila.

Tranquila, mi amor.

Esto te va a ayudar.

Cuida de Lucía, por favor. -Mucho.

Sé valiente, ¿vale?

(ROSA LLORA)

Va a ser muy rápido.

Tengo miedo.

Confía. Esto te va a ayudar.

Te va a ayudar.

Sé valiente.

Lo siento mucho. -Tranquila.

(ROSA LLORA DESESPERADA)

Mire, voy a hablarle muy clarito porque no tengo tiempo.

¿A mi casa vas a venir tú a hablarme clarito?

Esa de ahí es parte de mi familia.

Pues esa es la culpable.

Ella no ha hecho ningún mal a nadie.

A ti, y todos los que están fuera.

¿Qué pensabas, que iban a salir con vida?

No vamos a llegar a ningún acuerdo, ¿verdad?

Mira.

(SE QUEJA)

¿Tú sabes lo que yo he tenido que sufrir

para sentirme orgullosa de esto?

¿Lo sabes o no lo sabes?

A ver la tuya.

(Música sentimental)

Entiendo que tengan sus propias leyes.

¿Qué leyes ni leyes?

Aquí las únicas leyes que funcionan en mi casa es la de la honradez.

¿Qué quiere?

Que me traiga a la puta esa.

Ha sido la deshonra de mi casa.

¿Qué van a hacerle?

Creo que deberíamos llegar a un acuerdo.

De familia a familia.

Le propongo unir fuerzas

y crear nuestras propias normas.

Sacadme de aquí. Jefe, ¿qué pasa?

¡Jefe! ¡Jefe!

Prométeme que cuidarás de ella.

La voy a cuidar con mi vida. -Y llévatela lejos, muy lejos.

Que no sepa esto. -Vamos, no tenemos todo el día.

Piensa algo bonito, cariño. Será rápido.

Te lo juro, será rápido. ¡Jefe! ¿Qué pasa?

Ojalá ardas en el infierno. -Te voy a rajar hijo de puta.

(Música de tensión)

¡No lo pienses! Piensa en algo bonito.

Piensa en algo bonito, Rosa. Quédate conmigo.

Lo siento.

Lo siento.

Padre nuestro que estás en el cielo.

(CHANO GRITANDO) ¡Mírame! ¡Aquí! -¿Quieres tener el honor?

(CHANO GRITANDO) Conmigo, Rosa, quédate conmigo.

Conmigo, Rosa. ¡Rosa!

Rosa, conmigo. Conmigo, Rosa.

¡No! ¡Rosa!

¡Rosa!

¡Rosa! ¡Rosa!

¡Rosa!

¡Rosa!

(FRANCISCO) ¡Eh! Un abrigo para el invierno. (RÍE)

¿Sabes qué? -¿Qué?

Nunca he tenido más ropa en mi vida.

(FRANCISCO RÍE) Pues qué bien, ¿no?

Uy, ¿dónde hemos parado? En las manzanas, ¿verdad?

Una manzanita, ¿cuánto es?

Mira. Justo va.

Cuidadito, no te manches el vestido, eh.

Que estás muy guapa.

Y los zapatos. ¿Te aprietan?

Un poco. -Eso se ablanda si caminas mucho.

Mira.

Uy. Espérame aquí, ¿vale?

Cómete la manzana pero no te muevas hasta que venga.

Cuídemela.

¿Qué haces aquí?

Francisco, déjame en paz.

¿Y esa cara? No has dormido en toda la noche, ¿no?

Te pido que no me mires así.

No te estoy mirando de ninguna manera.

¿Te han echado del trabajo? -¿Te alegras, no?

¿Pero cómo me voy a alegrar? -Porque es lo que querías.

Siempre decías que yo sin ti no soy nada.

¿Necesitas dinero?

Necesito estar sola, pensar. Y que no me echen sermones.

Que no te iba a decir nada.

A ver. Espera. Espera, espera.

Toma. Toma, quédatelo.

Hasta que salgas de esta. Ya me lo darás.

Hasta que encuentres trabajo de lo tuyo.

¿Qué quieres a cambio?

¿Pero qué voy a querer a cambio? Ayudarte.

(Música lenta)

No has cambiado nada, ¿eh? Nada.

Francisco.

Gracias.

Lo siento. Lo siento mucho. (SOLLOZA)

Nada. Que no pasa nada.

No llores.

Esa es mi Lucía.

Adiós.

(SE QUEJA)

Aparta.

("Hard Times" - Robert J Walsh)

No esperaba verte aquí, sobrino.

Te juro que no lo esperaba.

Ya sabes cómo va esto.

¿Me concedéis el último cigarrillo?

No me odies hijo mío.

Por favor, no me odies.

(HIPERVENTILA)

Qué cojones.

Si me vas a matar,

quiero que lo hagas mirándome a los ojos.

("Trouble my way" - Robert Walsh)

Así es la justicia.

Alguien tiene que cargar con la culpa

y pagar las consecuencias.

Saluda al nuevo comisario.

Vuelve a tu casa y descansa.

Y a partir de ahora, las normas

las pongo yo.

("La Llorona" - Nikki Kelly)

Muchas gracias.

Basta.

Qué pesados son.

Me aburro, tío.

¿Y tu hermano? ¿Dónde está?

Hace mucho que no sabes de él. -Perdonad.

Siento llegar tarde.

Lo siento, me he entretenido con unos recados.

Perdón.

Tío.

Pasas mucho tiempo fuera de casa, hermanito.

¿Voy a tener que preocuparme?

Tendrías que haber muerto tú en lugar de él.

(LISETTE) Ay, hijo mío.

Te dije que no se lo contaras a nadie.

Vamos a llevarte con los tuyos.

¡Olé!

Se la han llevado, Andrea. La van a matar, Andrea.

¡Joder!

(GRITA)

¿La última voluntad?

Morfina.

Apúntame con la pistola de una puta vez y mátame.

¡Mátame, maricón! Mátame de una puta vez. Mátame.

¡Socorro!

¡Socorro!

¡Que nos han dado audiencia! ¿No?

Sí. Sí, sí, sí.

(Teléfono)

(Respiración)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 8

El Continental - Capítulo 8

07 nov 2018

Ricardo descubre que Chano está en la cárcel, y va en busca de él. También están encarcelados Baena y Rosa que son condenados a muerte. Parece que El Rubio, el nuevo jefe de policía, se va a salir con la suya. Pero Ricardo vuelve a sus orígenes para inquietar a las altas esferas.

ver más sobre "El Continental - Capítulo 8" ver menos sobre "El Continental - Capítulo 8"
Programas completos (9)
Clips

Los últimos 76 programas de El Continental

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Natalia

    Estoy de acuerdo. La serie está genial, los actores, todos muy buenos. La serie te mantiene expectante, atento, en casa capítulo puede ocurrir cualquier cosa y eso engancha. Convencida que si se emitiría en otra cadena u otro día distinto para no competir con las otras, el resultado sería bien distinto. MUCHAS FELICIDADES A TODO EL EQUIPO DE LA Serie!!

    pasado domingo
  2. Maria jose

    No entiendo q rodaran el dia y la hora d emisión. El problema no es la serie sino q compite con jose coronado q tb es muy buena. Creo q poniendola otro dia a la misma hora ganaria muchisimo

    pasado sábado