www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4752404
No recomendado para menores de 16 años El Continental - Capítulo 2 - ver ahora
Transcripción completa

(ÁNGELA) Sois hermanos. Tú no te metas.

Si no fuera por mí, ¿dónde estarías ahora?

No hay cojones de quitarme lo mío.

(Música de tensión)

(GRITA) (JADEA)

Ricardo León. Encantado.

O pagas... o cobras.

Morfina.

La quieren distribuir por toda la ciudad.

¿Cómo, cuándo y dónde?

Tienen una red de boticarios.

(PABLO) Está encaprichado con una chica.

Se ha asociado con su padre en un local.

¡Por favor, no!

Esto es todo lo que hay. Escúchame, Perico.

Debes sacar a mi hija de aquí.

Lo vi en sus ojos. La quiere a ella.

Es capaz de cualquier cosa por conseguirla.

¿Quién te ha dejado pasar?

"Sono Francesco Marquesi.

Arrivato de la Italia". -¿Cómo has entrado, espantajo?

No, no. Perdón, perdón.

Busco trabajo desesperadamente y me lo he inventado.

(Gritos de asombro)

(Música jazz)

(PERICO) ¡Un incendio, fuera todos!

(LLORA) Todo, todo, todo.

(Música de tensión)

(HOMBRE) ¡Jefe!

¡Fuera! ¡Fuera!

Me haces daño.

¿Qué pasa, que no tienes hambre?

Mira...

Voy a contratar a una señora

para que venga a cuidarte cuando yo no esté en casa.

Para que puedas ir al colegio y todo eso, ¿eh?

Pero quiero que comas.

Anda, venga.

(Música de tensión)

Sé que estás pasando por un momento muy difícil.

Pero tienes que ir paso a paso, hijo.

Yo no soy tu hijo.

Come.

Señor, perdone que le moleste.

¿Qué pasa? Dime.

No hemos encontrado una señora para...

¿Qué pasa, que son todas ricas?

No, señor, pero... No, señor, pero ¿qué?

¿Me tienen miedo? Es lo que pasa, me tienen miedo.

¿Lo has oído? La gente confunde el miedo con el respeto.

Eso marca la diferencia entre mandar y decidir.

Recuérdalo.

Por ejemplo, tú has decidido que no quieres comer más.

Quiero que encuentres una mujer hoy, sí o sí.

Eso es ganar.

Para ganar, tienes que ser consciente de cómo te ven los demás.

De lo que sienten ellos cuando se acercan a ti.

Come.

Quiero que comas.

Señor, hay una mujer pero no sé si...

Que pase.

Tengo dos hijos, pero los tengo criados.

Vístela y que se quede.

¿Está seguro, jefe? Es una mendiga.

Sí, pero es madre.

(Música de tensión)

¡Eh! ¿Adónde vas?

¿Juegas?

Tengo canicas.

¿Cómo te llamas? Andrés, ¿y tú?

(ANDRÉS) Ricardo.

No estaba muy lejos.

Hola, Gitano. Hola.

Me tenías preocupado.

(SUSPIRA)

¿Vinieron la policía y los del seguro?

Sí.

Mucho estaban tardando.

Dale algo de comer.

(Música rock)

(CHANO) Tranquilo, que irá todo bien, ¿vale?

No te preocupes, ¿vale?

Muchas gracias por todo. Les mandaremos la documentación.

¿Un accidente?

Aquí no dice eso y el informe está muy claro.

Además, ¿hay algún testigo?

Habría que preguntarle y tomarle declaración

Ya se han ido esos cabrones.

Ah, no. Si está aquí la madre superiora.

Mira, yo estoy contigo,

pero sin información no te puedo ayudar, lleva su tiempo.

Y si la ley se hace cargo, ¿cuánto vamos a tener que esperar?

¿Meses?

Años.

No puedo obligar a que el seguro pague esto,

si es eso lo que pretendéis.

Si cambias de idea, sabes dónde estoy.

Según el contrato que firmamos con los trabajadores,

tendríamos que indemnizarlos en caso de siniestro.

Solo tengo la parte de la empresa que heredé de mi padre.

Voy a buscar al responsable.

No te interesa empezar una guerra.

Hora de ganarse el sueldo.

Jefe, mira. He recuperado la chaqueta.

Ya sabes lo que hay que hacer.

¿A este qué le pasa? ¿Todavía no lo tienes claro?

Vamos. A mojarse. Bien que coges el dinerito fresco.

Os pagamos y la que se ha liado. Y esta gente sin cobrar.

Nos gusta facilito el dinero.

(Sintonía)

(Música country lenta)

(SILBA)

¿No hueles eso?

Huele como si se estuviera quemando algo.

(Música country animada)

(GRITA)

Baja el arma.

¡Que bajes el arma!

Largo.

Y la próxima vez, no habrá aviso.

¿Tú qué haces aquí?

He venido a verte, mami.

Andrés. ¡Andrés!

("Habanera" - Ópera Carmen, Acto I)

He repuesto la despensa.

Muy bien.

¿A ti qué te pasa?

¿Quieres cobrarte por adelantado?

(TOSE)

(SUSURRA)

¿Qué pasa?

(GIME)

Parece que alguien tiene nuevos clientes.

Tienes que irte.

No te quedes aquí, corres mucho peligro.

Hazme caso y vete. ¿Qué?

¡Vete!

(Música blues)

Olé las cosas bonitas, coño.

¿Qué celebramos, tío?

La vuelta a casa de mi sobrino.

Tenemos que hablar, Baena.

A sus órdenes. Sé por qué estáis aquí.

Mira que te he dicho que el tema de la morfina

te iba a traer problemas porque es ilegal.

Teníamos permiso para la producción de cierta cantidad.

Es todo legal. ¿Quieres que te lo lea?

Esto está firmado por ti.

Sí, pero es un permiso solo de producción,

no de distribución, como otros muchos que firmo.

No estamos aquí por eso, ¿no?

Da igual, alguien lo ha quemado todo.

Eh... ¿Me estás acusando de algo?

Te enfrentarás a la indemnización de los trabajadores.

¡Que se vayan a la mierda!

No esperaba menos.

Y si no, les pagas con tu local nuevo.

Está a mi nombre.

Borracho me tiembla todo menos la mano. Cállate.

Baena, vamos a calmarnos.

Aquí está todo hecho. Vámonos.

Ha quedado claro, ¿no, tío?

Hazlo. Hazlo.

Venga.

Venga.

Mis trabajadores, que quieren su indemnización.

Se acaban de enterar de que esta casa es lo único que tengo.

Al final te vas a hacer el rey del pueblo.

No.

No. Voy a quitártelo todo.

Ya ha muerto mucha gente, tío. Esta guerra es entre tú y yo.

Y no te olvides.

Cada negocio y cada trabajador que me jodas...

lo acabarás pagando.

O nos paga el seguro o nos lo pagas tú. ¿Verdad, agente?

Aquí dejo una copia por si tiene alguna duda.

(Música country lenta)

(CHANO RÍE)

Ahí está el dueño de la casa.

(HOMBRE) ¡Eh!

Qué pandilla de hijos de puta. Encárgate de esto,

porque si no, serás el primero en caer.

Verás qué bien estamos en el pueblo.

Agacha la cabeza, porque nos pueden descubrir.

Vamos. Venga, Julieta.

Julieta... ¿Qué pasa?

¿Qué pasa?

No puedo regresar ahora.

Pero ¿qué estás diciendo?

Te entiendo, pero nos hemos llevado el dinero de esa gente

y no se andan con tonterías. -Que ya lo sé, ya lo sé.

(SUSPIRA) No me perdonaría que te pasara nada.

Por eso debes subir a ese tren.

Julieta...

¿Me vas a dejar solo?

¿Me vas a dejar solo?

Te voy a estar toda la vida agradecida.

Pero yo te... -No. No lo hagas más difícil.

Que te... -Que no.

¿Qué hago en el pueblo solo?

(SUSPIRA) Lo siento.

(Ruido del tren)

Lo siento mucho.

(INTERVENTOR) Señor, tiene que subir.

¡Julieta!

(INTERVENTOR) Venga, señor. -¡Julieta!

(INTERVENTOR) Vamos.

(Música triste)

Después te mando al niño para que me des lo que me falta.

¿No vas a venir tú?

Vamos, Gloria.

Este pájaro me está echando maíz.

¿Y esa cara? -Nada. Cosas mías.

Oye, a mí cuéntamelo todo, ¿eh?

Todo, porque sabes que no se me escapa nada.

No me pasa nada, estoy bien. Venga. -Sí, ya, ya.

Niñas, que éxito, ¿no?

Muchas gracias, mi amor. Ya nos tocaba, ¿no?

Gracias.

Esa a mí antes ni me miraba. -Pues anda que a mí.

Uy, tenemos el barrio totalmente revolucionado.

Ay, Lisette...

Gloria. -¿Qué?

Ya sabemos que aquí hay algo...

que no va bien. -No va bien.

Pero tú tira para delante. -Como siempre.

Para delante.

Pero aquí nunca fue bien.

No me veo yo aquí, Lisette.

¿No te ves tú aquí? -No.

Será porque estás mal de la vista. -Anda.

Ponle chocho a esto, que tú tienes para eso. Venga.

Poco a poco verás cómo las cosas se van... amoldando.

No me des ideas... -A ti no hay que darte ideas.

Princesa, cálmate. No me pida que me calme.

Por favor, cálmate. ¡No me voy a calmar!

¿Se cree que es normal?

Uy... Tremendo "titimboque" hay armado aquí.

Le ha vendido la mitad del negocio a un desconocido,

su novia duerme en su cama en mi casa. Hasta ahí trago.

Pero que vuelva a ser un borracho, eso no lo permitiré.

Andrea, este no es el lugar ni el momento.

Y menos las formas. Ayer estaba borracho.

(TARTAMUDEA) Yo... Te callas.

Que tampoco eres sincero conmigo. Entiendo lo...

Él no tiene nada que ver.

¿Me va a contar la verdad?

Sí. Bebí.

Lo siento.

Estaba alterado por la inauguración y...

¿Y el disparo que se oyó, padre? ¿Se cree que soy tonta?

¿Y qué pasó con Ricardo? ¿Por qué nunca me cuenta la verdad?

Ya está bien, ¿no?

¿Aquí nadie se puede equivocar? Contigo mejor me callo.

Siempre tan oportuna. Por favor.

A mí las cosas a la cara, que lo entiendo todo muy rapidito.

¿Te ha contado cómo murió mi madre?

Nunca te cuenta nada, ¿verdad? A mí, tampoco.

Yo tuve que enterarme en el barrio de que eras puta.

Y a mucha honra. Ya está bien.

Me voy, aquí sobra alguien.

¡Andrea!

¡Andrea!

Andrea.

¡Andrea!

No me siga.

Perdón.

(Música country lenta)

(Música jazz animada)

¡Jefe, ponme otra que ahora vengo!

¡Viajeros al tren! ¿Van muy lejos, señoras?

¿Dónde va usted, caballero?

Yo hasta el final. -¿Hasta el final?

(CHANO RÍE)

Hasta el final, ¿no?

Pues, tira. Que vamos a ir por un atajo.

Machote.

Hasta el final. ¡Viajeros al tren!

Ahora salimos, señora, tranquila.

Jefe, una copita para mi amigo, que está muy nervioso.

Alfonso, ¿podemos hablar un momento?

No, Gloria, ahora no.

Me duele la cabeza y me voy a echar un rato.

No se lo tengas en cuenta. Ya conoces a don Alfonso.

La niña tiene razón.

Yo aquí sobro.

¿Qué dices? No digas tonterías, mujer.

¿No te das cuenta de que aquí no me quieren?

Familia, qué éxito anoche. ¡Qué éxito!

No me ven el pelo en la vida.

¿Qué pasa?

(TARTAMUDEA) Vamos a almorzar, ¿no?

Qué remedio.

(GRITA) Que necesitaba el dinero, pero lo voy a devolver.

(CHANO) ¿Qué vas a devolver tú?

(FRANCISCO GRITA)

(FRANCISCO GRITA)

¡Eh! La caja con la escopeta aquí.

¡Jefe! Te buscan arriba.

(GEMIDO)

(Gritos lejanos)

Esto me puede costar el puesto. No me pidáis nada en mucho tiempo.

Ya te he dicho que era un accidente.

A partir de ahora, os olvidáis de mí.

No quiero problemas ni contigo ni con tu tío.

(ANDRÉS) ¡Ramón!

Que no quiero hablar más.

(Música clásica)

(FRANCISCO) No, por favor, que tengo familia.

El seguro lo cubre todo.

Empezamos de nuevo, camaradas. Nos daremos un buen homenaje, ¿no?

¡Eso, fiesta! ¿Qué hacemos con este? ¿Me lo cargo?

(FRANCISCO TOSE)

El decorador trabajará con nosotros hasta que pague su deuda, ¿verdad?

Sí. -Trabajarás con nosotros. Muy bien.

Peque, peque, bájalo.

Tienes que portarte bien. Nos ayudaste en la reconstrucción.

Esta...

es la cadena que tenías que recuperar.

Quédatela, es falsa.

(MARCOS) Pues nada, empezamos de nuevo.

(Música rock)

¿Jefe, dónde vamos? -¿No vamos a cantar?

#Vincero#

Vamos, chicos.

(RÍE) Anda la hostia.

Guardamos esta remesa de morfina cuando reformamos el local.

Así que el pedido llegará a tiempo.

No os dijimos nada para evitar riesgos.

Si piensan que estamos levantando el negocio, no sospecharán.

Pero ahora hay conseguir una nueva manera de distribuirla.

Francesco ha tenido que irse urgente a Italia.

Espero que no haya sido nada grave. -No. Volverá pronto.

¡Ay!

(TARTAMUDEA) Perdone. Le ayudo con las maletas.

Sí que pesa.

Sí, es que... Llevo cosas, ya sabe, por si acaso.

¿Nos conocíamos?

No, no, no.

El otro día no estuve.

¿De dónde es? -De París. ¿Ha estado?

París...

No, no.

Necesitaría ensayar para esta noche, agua en mi camerino,

chocolate. -Vamos por allí.

Hola.

Enhorabuena por la actuación. Gracias.

¿Todo bien? Sí.

Hay que preparase para hoy, ¿no? (ASIENTE)

Por ahí puedes seguir.

Perico.

A ver que te vea.

No vas a decir nada de lo que has visto, ¿no?

No.

¿Por qué no alegras esa cara?

(RÍE) Si somos amigos.

Venga, a trabajar.

Venga.

(Música country lenta)

(Risas)

(Vítores)

¡Vamos! Coge una, coño.

(TODOS) ¡Salud! (LISETTE) ¡Eh!

Señores, no armen jaleo. Que estamos a punto de abrir.

Otra rondita. Venga, ponle un güisquito.

Toma, mujer.

Anímate. Dale, dale. -Bueno.

Salud. Pues a tanta insistencia.

(MARCOS) Tranquila, que te vamos a tratar muy bien.

(CHISTA) ¡Eh! (LISETTE) Ay, señor...

No, Jesús. Siete por nueve, 63 y siete, 70.

Borra y hazlo otra vez.

(Llaman a la puerta)

Permiso. ¿Qué haces aquí?

Venía a saludar.

Hoy no es un buen día.

Me han dicho abajo que estabas preocupada por mí y he subido.

El incendio. Sí, bueno, el accidente.

Cuánto lo siento.

Lo importante se ha salvado, ¿no?

Ya.

(PERICO) ¡Andrea! Voy.

Pero ¿todo bien? ¡Voy!

¿Quieres que suba?

¿Qué pasa? Tenemos poco personal.

No damos abasto. El negocio va bien... socio.

Vaya carácter que tiene la jefa.

¿Y este quién es, chaval? ¿Soy yo?

¿Sabes que tienes mucha suerte?

¿A qué viene tanto grito?

¿Estás bien? Sí.

¿Vas a cenar?

No he comido nada en todo el día.

Come sopa de marisco que me ha salido buenísima.

(TARTAMUDEA) Hay muchas reservas y somos pocos.

Dame dos minutos, porfa. Y tus hombres están consumiendo.

Pues cóbrales, ¿no, socia?

Qué bien huele. Perico, ¿has visto...?

Siempre.

¿Habéis visto a Gloria?

Gloria se fue y me temo que no va a volver, señor.

Vuelvo ahora.

(Música pop lenta)

("Broken Beauty" - Lana McDonagh)

¿Y eso? ¿Otra vez de vuelta? -Bueno...

Mujer, aquí estamos.

Pues sí. -Sí, faltan pepinos.

Mira, cuando Baena pague la indemnización,

podrás comprarte 500. La cara que se le ha quedado.

El hijo puta, la cara que ha puesto. (CHANO RÍE)

A mí no me levanta la voz.

La primera vez que me levanta la voz.

(Murmullos)

Hola.

¿Hol...?

¿Hola?

Uy, no te he oído entrar.

(TARTAMUDEA) Perdón. -No, tranquilo. No pasa nada.

Has estado...

fantástica.

Te he traído flores.

Para la artista. -¿Flores?

¿Son para mí?

(TARTAMUDEA) Las he cortado yo.

¿Te gustan?

Son preciosas.

Bueno... -Perico.

¿Te puedo pedir un favor?

Perico, estás seguro, ¿no? -Sí, sí. Tranquila.

Cuidado que está un poco oscuro.

Espero no ocasionarte ningún problema.

Estoy acostumbrado.

Bueno, voy a preguntar a ver si pueden pagarte cuanto antes.

Y ya les informo de que vas a quedarte aquí.

Es que siempre he soñado con ser una gran...

Aquí me quedo yo, a veces.

A simple vista parece que no, pero es muy cómodo.

Te he traído esto, por si tenías hambre.

No sé cómo podré pagarte todo esto.

Eres tan bueno.

Y tú eres tan... tan...

Estoy afuera, ¿vale?

¿Perico?

¿Te importa que mueva cosas para estar más cómoda?

No, no, no. Tranquila. Lo que necesites.

Supongo.

(Puerta cerrándose)

Ese hombre sin Gloria aquí se va a volver loco.

(CHISTA) ¿Vamos al almacén? -Vamos.

Jefe, ¿cómo está? Bien.

Tengo que... contarle algo.

Perico, necesito que termines en el salón.

Tengo que lavar los manteles. Sí, sí, voy.

Padre, ¿podemos hablar?

Sí. Termino de recoger y ahora subo a verte.

(Música jazz)

¿Qué tal la noche?

Bueno...

Uno que no acepta que le gustan los hombres

y dos han venido para hablar.

Pues ha cambiado la cosa, ¿no?

Mucho.

Pero yo, al menos, no tengo nada que perder.

Al final, el seguro se hace cargo de todo.

Mira, me alegro por ti.

No hay lo que el dinero no solucione. Exacto.

Y si quieres, puedo ayudarte.

Hoy me he dado cuenta...

de que me estoy haciendo mayor.

Necesito que las cosas sean más fáciles.

Pues por eso.

Y sabes que siempre me has caído bien.

Me conoces poco. Sí.

Tengo algo que proponerte.

¿Ser tu socia?

Sabes que cobro por escuchar.

Sé que necesitas dinero y que yo puedo dártelo.

¿Esto lo haces por mí o por impresionarla a ella?

Esto lo hago por mí.

Gloria.

(Música jazz)

Siento mucho lo de esta mañana.

No debí hablarte así.

Le pedí dinero prestado para la reforma del local.

Creí que esto mejoraría, que saldríamos del bache, pero...

Pero no fue así.

¿Y?

Me perdonó la vida a cambio de hacerle mi socio.

Es un mafioso, Andrea.

Tengo miedo por vosotros.

No ha sido tan difícil, ¿no?

Si os pasa algo a tu hermano o a ti...

Prefiero que me pase algo a que me mientas.

Si me hubieses contado cómo conociste a Gloria,

le habría cogido cariño. Yo no soy así, padre.

No quiero faltarte el respeto. Fue por proteger...

Eres lo más importante que tengo. No me dejes fuera.

Esta gente...

es capaz de cualquier cosa.

Tampoco nosotros podemos dar ejemplo de nada.

Si algo malo tiene que pasar, pasará igual.

¿Tan peligroso crees que es?

¿Por qué no empiezas recuperando a la mujer que amas?

(Música romántica)

¿Les sirvo algo, señores?

Pago yo. ¿Quieres algo?

Qué guapa estás.

(Música romántica)

Creí que no volverías.

Y pensar que te perdía...

Listo, sábanas limpias.

Dormiré con el pequeño. Es tarde para irte a un hotel.

Me había hecho ilusiones.

¿Con qué?

Dormir en tus sábanas.

Solucionado.

(Música de piano suave)

¿Qué estás dibujando?

Qué bonito.

¡Ey! Hola.

Ay, el de los cuchillitos. -Ay...

¡Eh! -(RÍE)

(CHICA) Ándate con ojo.

(TODAS GRITAN)

Cóbrate.

(Risas)

Sí, chicas, es ahí. -¿Aquí? Vamos.

(Exclamaciones de sorpresa)

(CHICA) Qué grande.

(CHICA) Qué bonito.

Buenos días. Perdonen, pero no abrimos hasta la tarde.

Buenos días. Buenos días. Está cerrado.

¿Es este El Continental? Sí.

¿Puedo ayudaros?

Vienen conmigo.

(Gritos)

(GLORIA) ¡Mis niñas!

Bailarinas. Te presento a las chicas. Mira.

Ella es Rosa, Antonia, Inma, Lourdes, Isabel, Juana...

Y María.

(TODAS RÍEN)

Estamos pensando en la posibilidad de abrir un salón de baile.

¿Un salón de baile?

Sí.

A mí me parece perfecto.

Padre, ¿usted cree que en este local...?

La gente bailaría libremente al vernos.

Y si algún señor no sabe...

le prestamos ayuda.

Chicas...

A ver, un momento...

Vosotras sois... Son como yo.

Que aprendan rápido.

Pero bueno, todo esto siempre que a ti te parezca bien.

Yo personalmente me ocuparía de ellas.

Y todos nos merecemos una segunda oportunidad.

Voy a necesitar ayuda.

(CARRASPEA)

Es muy importante la concentración.

(TOSE)

Venga, Andrés. ¡Señores, un paso al frente!

Invitamos a la dama a bailar.

No, no, no, por favor. A ver, otra vez.

A ver. Señoritas.

¡Actitud! Peque...

No tiene que ser tan fácil bailar con nosotras.

¿Hasta cuándo permitiréis que tengan el control?

Somos nosotras quienes elegimos con quién queremos bailar.

¿De acuerdo? (ASIENTE)

Muy bien. Otra vez.

Desde el principio.

Señoritas.

(Música swing)

Muy bien.

De mafioso a montar un club de baile.

Sorprendente.

El güisqui también se me da muy bien.

Dime la verdad.

¿La verdad?

Me sorprende usted cada día, señor León.

¿Y el güisqui?

Barato. Ya.

Señoritas, cabeza alta.

Movimiento suave.

Chicos...

Bienvenidos a casa.

"Benvenuti".

El dinero del seguro.

Hay que repartirlo con nuestra gente.

Las chicas nos ayudarán con la distribución.

¿Qué chicas? ¿Las putas? Bailarinas.

(GLORIA) En las muñecas y... ¿Vale? (RÍE)

Al cierre, saldrán con los clientes, llevarán la mercancía

y al día siguiente, nos traerán el dinero. Sencillo, ¿no?

¿Y Alfonso qué opina de esto?

Alfonso mejor que no opine, ¿no?

Ella quiere dinero y una nueva vida. Se la vamos a dar.

Pinta bien, ¿no?

Continuamos con la expansión. (CHANO) Bien, coño bien.

(SUSPIRA)

(RAMIRO) ¡Vamos, coño!

Vamos, que te estamos esperando.

(CHANO ESCUPE)

¡Vamos, coño!

¡Eh! ¡Eh! ¡Vamos!

Hijo de puta.

Vamos a ver. ¿Qué mierda pasa?

¿Qué tal, Ramiro? ¿Cómo estás?

Como siempre, ya veo.

Me gusta esta finca.

Todo tiene un precio.

Sabes que en mi casa, tu familia no es bien recibida.

El calvo cabrón lleva años jodiéndote

y yo quiero joderle a él.

Habla.

(TOSE)

Te quiero comprar la mitad de la empresa.

Te voy a pagar tanto que podrás bajar el precio del alcohol

y tener todo el mercado en una semana.

¿A cambio de qué?

A cambio de crecer, Ramiro.

Tienes que crecer.

Tienes que entrenar a tus hombres y crecer.

No me toques. ¡Largo!

Tranquilo, hombre. Si está todo bien.

Tranquilo, Ramiro, ya está.

Una pena, porque eres mi primera opción.

Pero tengo otras.

¡Espera!

¿Por qué yo?

Es algo personal.

Al revés, al revés. Eso es. Sí.

La otra postura es la del hombre...

Rosa, ve empezando tú. De acuerdo.

¡Buenos días! ¡Buenos días!

¿Buenos días? ¿No sé para quién?

Si aquí no éramos pocos y parió Catana.

Cada día más bocas para comer.

Te hará falta un poquito más de pan.

Sí, tendrás que ir a ver al panadero.

¿Y ustedes?

Quién las ha visto y quién las ve, hmmm...

Después de la tormenta, siempre viene la calma.

Y que dure, Señor.

¿Seguro que no te animas?

No me hace falta. Reconoce que soy tu alumna más aventajada.

Sin duda... Soy un pato mareado.

No sé a quién sales, porque a tu padre...

¿Qué estamos insinuando? ¿Que no sé bailar?

Un, dos, tres. Un, dos, tres...

Muy bien, padre.

(SUSPIRA)

Cada vez se parece más a su madre.

Estás muy guapo con el traje.

Nunca te he contado lo que pasó. Quizá ha llegado el momento.

No es necesario. Yo creo que sí.

No quiero que haya secretos entre los dos.

(Música dramática)

Yo bebía a todas horas, tú lo sabes.

Y una tarde estaba durmiendo la borrachera, para variar,

Maite bajó a abrir el bar.

Al rato, Andrea escuchó que el pequeño gritaba y bajó.

Nos habían atracado.

Era una mujer muy fuerte, muy valiente.

Como su hija. Como tú.

Se enfrentó a ellos.

Sola.

La dejé sola.

No soy de fiar, Gloria.

No tengo perdón.

No tengo perdón de Dios.

Alfonso...

(Música alegre)

(HOMBRE) Romualdo...

(TARTAMUDEA) Don Alfonso, el fotógrafo.

Señor Abascal. Un placer.

(FOTÓGRAFO) Mirad fijamente en el objetivo. Genial.

Para la siguiente foto, necesito que estéis de perfil

y os dais la mano, por favor.

Por favor, aquí.

Muy bien.

Aquí, mirad, por favor.

Ya lo he visto.

¿No te acaban de anular la mitad de los pedidos del mes próximo?

Es socio propietario de dos destilerías.

Una, la de Ramiro.

¿Y de dónde cojones saca el dinero? Piensa.

Tiene la morfina en la calle.

¿Mando a los míos a registrar su local?

Tú no mandas nada, tienes que usar mejor y más la cabeza.

(GRITA)

(RESPIRA AGITADO)

Hola, cariño.

Felicidades.

¿Qué pasa, hija? ¿No vas a darme un beso?

#Cumpleaños feliz.

Cumpleaños feliz.

Te deseamos todos.

Cumpleaños feliz. Cumpleaños feliz.#

(RÍE)

Pasa y siéntate, Ramón.

¿Ves cómo papá te traía un regalito?

No, todavía no, todavía no.

Pide un deseo.

Ya.

Muy bien.

¡Uy!

Princesa...

dile a papá por qué hemos venido.

(Música de tensión)

Haz lo que te dice, hija.

El señor tiene un problema y tienes que ayudarle, papá.

(Música jazz lenta)

(JUIETA CANTA)

¿Puedo sacarla a bailar?

Caballero, mañana le prometo el primer baile. Estoy cansada.

Seguro que la espera merecerá la pena.

Qué detalle. Tómese uno a mi salud.

(Música jazz animada)

(JULIETA CANTA)

Cariño, necesito lo nuestro. No me queda.

Voy, se me ha echado el tiempo encima.

A mi señora y a mí nos encanta bailar.

Me alegro muchísimo. ¿Verdad, cariño?

No, por favor. Les acompaño a la salida.

(GLORIA) ¿Qué tal?

Necesitamos el material para las niñas, se están yendo todos.

Muy bien. Buenas noticias, ¿no?

Qué bien vivimos. Vamos, niña.

Ay, ¿cuándo me vas a dar una oportunidad?

¿Qué haces aquí?

¿Qué te ha pasado?

No tienes que preocuparte. Trabajo para Ricardo.

Me ha dado el día libre para verte.

¿Se ha solucionado todo? -Más o menos.

Bueno, me alegro.

Te hacía en el pueblo. -No se me ha perdido nada allí.

¿Te has quedado por mí? -No.

Esta vez me he quedado por mí.

Pero me volvería a arriesgar si hiciera falta.

Francisco, sé cuidarme solita.

¿Dónde te estás quedando? ¿Tienes sitio?

(TARTAMUDEA) ¡Has estado impresionante!

Hola.

Me voy que tengo...

Que os veo muy ocupados.

No te preocupes por nada, ¿vale?

(TARTAMUDEA) No tienes que darme explicaciones.

(Aplausos)

(Silbato)

(Silbato)

(POLICÍA) ¡A la barra! -Tranquilos.

Andrea, sube a casa y quédate con tu hermano.

Estoy recogiendo, padre. Hay una redada.

(Gemidos)

(HOMBRE) No, no. Eh, tranquilo. -Baja el arma.

¡Vale, vale, eh!

(Silbato)

Preparen la documentación.

Sigan las instrucciones y no les pasará nada.

¿Con qué autoridad? Órdenes del juez.

¿Es el dueño del local? Perdón. Ahí no puede subir.

Esto es privado. ¡Andrea!

¡Agente! Está bien.

Tengo entendido que tiene un nuevo socio.

Padre, ¿qué está pasando? No lo sé.

(POLICÍA) Que no se muevan.

Y mire la documentación.

¿Trabajan aquí, señoritas? -Sí, señor. Somos el cuerpo baile.

El cuerpo... -¡Eh! Sin faltar.

Bueno, a ver.

¡Eh, no la toques! -No me toques.

Señoritas, está todo bien. Colaboremos con la autoridad.

Pues colaboremos.

(Música de tensión)

(Pasos)

¿Qué hay aquí abajo?

Nada, absolutamente nada.

Suena hueco. -Por eso, porque no hay nada.

"Ma" es solo una caja acústica.

¿Y usted quién es?

"Eh... Sono Francesco Marquesi, el decoradore del Continental.

Esto sei solo una caja acústica per la sonoridad de la música".

Esto no tiene hueco.

(Golpes)

"No problema". Es por la música. Si quiere abro...

(POLICÍA) No hace falta.

"Grazie".

(Música tensión)

¿Y su socio?

(Puerta abriéndose)

¿Qué pasa aquí?

(JULIÁN) Estos señores están de visita, pero se van.

¿Andrés Márquez?

Soy yo.

Tiene que acompañarme.

No voy a ninguna parte.

¿Y esto?

No sé qué es. -Estaba en su local.

¿Qué es eso? ¿De dónde sale? Morfina.

Tendrán que venir a comisaría a declarar.

Por favor, aquí somos gente de bien.

Serán solo unas preguntas.

No me lo ponga más difícil.

Chicos...

¡Nos vamos!

¡Padre! ¡Padre!

(POLICÍA) ¡Vamos!

¿Dónde coño está Ramón? -Y yo que sé. Ve a buscarlo.

¿Dónde está? -Ahí. Vamos.

¡Señores, está cerrado! Vayan saliendo. ¡Vamos!

Perdona... - Vale, vale.

Los han traído ellos. Ahora no, Gloria.

Julián, ¿qué ha pasado?

Se han llevado a Alfonso y a Andrés. ¿Qué?

¿Y Chano? Ha ido a buscar a Ramón.

Encárgate de todo, Gloria.

¡Guardia!

¡Dijeron que nos traían a declarar!

¿Por qué nos encierran? (POLICÍA) ¡Silencio!

Hijo de perra.

Relájese.

A usted no le va a pasar nada.

Ricardo pagará la fianza y le sacará de aquí.

¿De dónde ha salido esa morfina?

¿Qué está pasando en El Continental?

Cuanto menos sepa, mejor.

(Llaves)

Fuera.

¿Qué pasa, Andrés?

Andrés, ¿qué está pasando?

¡Andrés!

¿Qué coño ha pasado?

(CHANO) ¡Tira, coño! Jefe, aquí está la ley.

Dime un motivo para no partirte en dos.

No he podido pararlo, no es cosa mía. No me jodas, Ramón.

Es un control rutinario, en unas horas saldrán.

Desde la jugada del seguro estoy en la cuerda floja.

Yo no puedo hacer más.

¿Tú qué te has creído, que puedes llenar la calle de morfina,

comprar negocios, reventar el precio del alcohol y no pasar nada?

Que te calles. Que te calles.

(Música de tensión)

¿Dónde producís la morfina? -¿Qué morfina?

¿Cómo la distribuís? -No sé de qué me hablas.

¿Cómo la distribuís? -No sé de qué me hablas.

(GIME)

Quiero que me cuentes todo lo que sabes.

He dicho todo.

Solo sé que me jodisteis un polvo con una mujer maravillosa.

¿Sabes cuál es tu problema, Baena?

Que deberías follar más.

Adiós, Andrés.

(GIME)

Voy contigo. Que no es necesario que vengas.

Es mi padre. Ya lo sé, pero no sabes conducir.

Esto no se puede quedar solo, y menos tu hermano, venga.

¿Hay algo que deba saber?

Que todo va a ir bien.

¿Y Ricardo? Imagino que estará allí esperándome.

¿Sabemos algo?

Quedaos con ella.

Id recogiendo, que tenemos que abrir ya.

Y va a estar todo precioso, ¿eh?

¡Gloria!

Dime. No tardes.

Claro que no.

Tú. Disponte. Han pagado tu fianza.

(Cerradura abriéndose)

¿Y mi compañero?

Júrame que no me va a pasar nada.

Yo nunca juro. Solo prometo.

Te lo prometo.

Gloria ha ido a por él y la hija sigue en el local.

Yo he hecho lo que me pediste, entregué la bolsita a la policía.

(CHISTA)

¿Cómo distribuyen la morfina?

No sé nada de eso, solo voy a bailar.

Muy bien.

Mírame.

Estoy diciendo la verdad.

¿Qué es esto?

Un adelanto.

(Música de tensión)

¿Cómo estás? Bien, tranquila.

Estoy bien.

¿Te han hecho daño?

No, a mí no. Vamos.

Lo han trasladado.

Ricardo, me dijeron que solo le harían unas preguntas.

¿Dónde está?

(Música de tensión)

Te tengo que explicar.

Gloria, llevo gafas, pero no estoy ciego.

Me doy cuenta de lo que pasa en mi establecimiento.

Sé lo de la morfina.

Lo hice por nosotros.

Para conseguir dinero y salir de todo esto.

Estoy tan cansada de perder siempre. Tan cansada...

que cuando me lo propuso Ricardo... Gloria, yo no te juzgo, Gloria.

Simplemente...

da igual. Y si lo sabías,

¿por qué nunca me dijiste nada?

¿Qué pasa? ¿Qué coño es esto?

No salgas, Alfonso. Alfonso...

¡Alfonso! ¡Alfonso!

(Música de tensión)

¿Te han hablado de la ley de fugas?

¿Eh? Anda, tira.

Más deprisa, más deprisa.

Vamos.

¿Señora? Vámonos.

¿Señora? Alfonso, vámonos. ¡Vámonos!

¿Señora? Alfonso, por favor.

(Disparo)

(Disparo)

¡No! ¡Por aquí!

Que no se escapen, coño.

(Disparo)

Agáchate.

(Disparo)

Corre.

(Música de tensión)

¡Andrés! ¡Al suelo!

¡No!

(Música dramática)

Tranquilo. Tranquilo.

(TOSE) Ya estoy aquí.

¿Eh? Ya está.

Tranquilo. Estoy aquí.

Hermano, eh.

¿Estás bien?

No les he dicho nada.

Bien. No pasa nada, Andrés.

Muy bien.

(RÍE)

No te preocupes. Todo va a estar bien.

Sí, sí.

Todo va a estar bien.

Dame la mano.

(JADEA)

Estoy aquí, Andrés. ¿Andrés?

Eh, tranquilo, ¿eh? ¡Eh!

(CON ECO) ¡Eh! Andrés.

Hermano...

Eh, Andrés. Venga, vamos

No me jodas.

(LLORA)

(GRITA)

(GRITA)

(Música triste)

(GRITA)

(GRITA MUCHO)

(RESPIRA AGITADA)

¿Qué ha pasado?

¿Y mi padre?

(Música de tensión)

Me llamo Juan León de Baena.

Andrea, por favor. Es muy peligroso.

No quiero que pienses que soy un maleducado por venir a hablar...

Por intentar comprarme el local cuando acabo de enterrar a mi padre.

Tenemos un problema.

No quiero ni un solo error más.

(Disparo)

Hazlo.

Hazlo o sales de mi casa ahora mismo.

No quiero nada tuyo en mi casa.

¿Te has acostado con ella?

Lo tienes todo. ¿Cómo lo has conseguido?

(Gritos)

¿Estás loca? ¡Vengo a hablar contigo!

Vamos al Continental. - Está cerrado.

¿Chicas?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 2

El Continental - Capítulo 2

24 sep 2018

La destilería de Ricardo León ha sido totalmente destruida. Sospecha que el culpable es su tío, Juan Baena, y, aunque no puede demostrarlo, va a pedirle cuentas. Mientras tanto, "El Continental" empieza a ser famoso en la ciudad; la noche de la inauguración ha sido todo un éxito.

ver más sobre "El Continental - Capítulo 2" ver menos sobre "El Continental - Capítulo 2"
Programas completos (5)
Clips

Los últimos 59 programas de El Continental

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios