www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4850265
No recomendado para menores de 16 años El Continental - Capítulo 10 - ver ahora
Transcripción completa

Francisco, yo... he llegado a matar.

¿A quién?

(RAMIRO SE QUEJA)

A partir de ahora,

servís a la corona.

Bienvenido a palacio, Julián.

Voy a intentar provocar una guerra.

¿Vas a traicionar a tu sobrino?

No digas eso jamás.

Voy a intentar facilitarle el trabajo

y si de paso, tú, yo y mi sobrino podremos llevarnos algo al bolsillo

mejor que mejor.

¿Morfina?

¿Cómo lo sabes? -Me lo contó usted.

Gracias a esta sustancia,

volveríamos a hacernos fuertes.

Esto nos va a permitir...

tener todo bajo control.

(Jaleo)

(CLARA GRITA) -¡Así me gusta!

La van a matar.

Hay que encontrarla, Andrea.

Ricardo, para curarte, tuve que engendrar vida dentro de mí.

El hijo es tuyo.

Válgame Dios...

Ese crío, si es que existe, podría ser de cualquiera.

Y si es tuyo, pues...

Bienvenido.

Nos han dado audiencia en palacio. ¿A qué vais a palacio?

A hablar con el Rey para poner fin a esta guerra.

Y como marquesa, podré hacerlo con propiedad.

¿Marquesa? Perico y yo nos casamos.

¿No te lo he dicho? ¿Café?

(Teléfono)

(Respiración)

¿Dónde está? ¿Cómo puede ser que se haya ido?

(TARTAMUDEA) No, se quedó en palacio.

¿Que se quedó allí?

(TARTAMUDEA) Sí, se la llevaron y no volví a saber...

¿Que se la llevaron? ¡Perico!

¿Qué mierda de cobarde eres? Tranquilízate.

(TARTAMUDEA) Pregunté a todo el mundo y nadie supo decirme nada.

¿Y tuviste los santos cojones de volver sin ella?

(TARTAMUDEA) No volví sin ella, me echaron, me echaron

porque no había audiencia, todo era una mentira.

(TARTAMUDEA) Pero haber dejado a tu tío a un lado

y haberte venido con nosotros.

Eh, no montemos un escándalo.

¿No ves que todo era una trampa?

(TARTAMUDEA) Pues la vieron como una amenaza, o, a lo mejor,

a lo mejor, ¿sabes qué pasa? Que fue por ti.

Fue para controlarte a ti, ¿sabes?

Cállate, Perico, tengo que pensar. Todo esto es por tu culpa.

(TARTAMUDEA) Todo es por tu culpa, solo te importa la pelea con tu tío.

Te da igual que vayamos desapareciendo uno a uno.

Déjalo, ¿eh? Déjalo.

Eh, Ricardo, ¡Ricardo!

Ricardo, aquí no. Eh, Ricardo, mírame.

Ricardo, mírame.

Eh, a mí.

(Música de tensión)

(PERICO TOSE)

(PERICO HIPERVENTILA)

Bien.

¿Estás bien?

¿Estás bien? Sí...

¿Estás bien? Lo siento.

Vete a por Gloria.

Cuéntale lo que ha ocurrido.

¿Eh?

Por Andrea, no te preocupes, que yo me encargo.

Tú vete a por Fernando. Sí.

Venga, Perico. Lo quiero ya aquí.

Sí, venga, ponte las gafas, va.

(Sintonía)

Buenos días.

¿Estás bien? -Sí.

Bueno, tengo un poco de flato, ahora que lo dices.

Voy a la cocina, a ver si pico algo y se me alivia.

Deberíamos hablar, ¿no?

Ay, ¿hablar de qué?

Qué manía, por Dios, hablar de todo.

Pues de nosotras, de...

De lo que somos.

¿Qué somos nosotras?

Somos amigas, mujeres, somos.

Y somos currantas.

Que ya tenemos que ponernos a faenar, ¿eh?

Sí, sí, ya voy, ya...

Pero...

Entonces, ¿todo bien?

Entre nosotras, digo. -Sí, todo perfecto.

¿De verdad?

Clara, yo lo que no quiero es que tú te confundas.

No, si yo lo tengo todo clarísimo.

Eres tú la que parece que no... -¿La que no qué?

Pues que no avanzamos, Lisette.

Pensaba que después de...

¿Es que no ha significado nada para ti?

Yo no sé para qué preguntas.

Tómate esto como un intercambio.

Yo estoy muy sola, Clara.

A mí, la soledad me hace tomar decisiones...

precipitadas, ¿no?

Total, después sigue la misma soledad.

Y es peor el remedio que la enfermedad.

¿Tú me entiendes? -Ya...

Pero...

¿te ha gustado?

Ha estado bien.

Oye...

Ha estado muy bien.

Venga, no seas boba.

(PERICO) ¡Fuera, fuera! ¡Salid fuera!

No, pero es que... (PERICO) ¡Salid fuera!

¡Salid fuera! ¡Salid fuera! ¡Eh! ¡Gloria, Gloria!

¡Gloria, Gloria!

¡Salid fuera, por favor! -¿Qué?

Voy a abrir. ¿Qué está pasando aquí? -Al final, nos van a pillar.

¿Qué pasa? -¿Qué pasa?

Se la han... -¿Qué?

¡Habla! (LISETTE) ¿Qué pasa, Perico?

Teníamos una audiencia con el Rey. -Sí.

(TARTAMUDEA) Y a mí no me han dejado entrar.

¿Por qué? -Y ella ha entrado y...

Y no ha vuelto a salir. Y me han echado.

Y nadie me ha dicho nada... -¿Y Ricardo? ¿Lo sabe?

(TARTAMUDEA) Sí, Ricardo lo sabe, está intentando solucionarlo.

Vale. -Busca ayuda, Gloria, ayuda.

Vuestra vida es mucho más divertida.

La gente ahí fuera va, viene... Se mueve, enreda...

Tienes mucha suerte.

Aunque no lo sepas.

Mírame.

¿Has visto a alguien más guapa que yo?

No, ¿verdad?

Pues tengo que quedarme encerrada sin que nadie me mire ni me toque.

¿Pero cómo vas a entender tú eso? Somos nobles.

Tenemos la culpa de todo lo que pasa, ¿verdad?

En algunas cosas, puede ser.

No voy a discutirte.

Hay una cosa que jamás consentiría.

Y es que me lo roben.

Es mi hermano, mi vida.

Mi amor... ¿Quién es tu hermano?

¡Yo no sé nada de tu hermano! ¿Cómo te atreves?

Mírame.

Te vas a portar bien, ¿entiendes?

Me vas a hablar un poco de ti, a ver qué tienes de especial.

Debe de ser algo de actitud.

Sácame de aquí. (CHISTA)

Qué impaciente eres.

Quiero que nos tomemos nuestro tiempo para ser amigas.

No sé quién es tu hermano, sácame de aquí.

Mentirosa...

¡Guardias!

¡Estoy secuestrada! Detengan a esta delincuente.

¡Sacadme de aquí, está loca! ¡No, no! ¡Soltadme!

¡Estás loca!

Te dije que si no te comportabas, las cosas se pondrían peor.

Ya se ha dormido.

Estás preocupado, ¿verdad? -Pues claro.

La sangre te hace pariente, pero la lealtad te hace familia.

Y ellos también son mi familia, Rosa, como tú.

Lo están pasando mal.

Sé llegar sola.

No me pasará nada. -No, no, no te puedo dejar sola.

Chano...

Vamos en un carro con un caballo viejo,

y mira mis pintas.

No le voy a interesar a nadie, ni a mí.

Anda, tira.

A nosotras ya nos has salvado.

Qué valiente eres... -¿Lo dudas?

Ten cuidado.

¿Me vas a esperar?

No sé si sabría vivir sin ti ya.

(CHISTA AL CABALLO)

Chano, pero vuelve.

Ya veremos. (ROSA RÍE)

A ver, que ya sé que parece lo peor

y que tiene muy mala pinta, pero te lo juro, Ricardo,

te doy mi palabra de caballero

de que yo no he tocado esa morfina.

Te juro que yo no he tocado la morfina.

Te lo juro.

Bueno, a ver...

Tocar, tocar, lo que se dice tocar, sí que la he tocado.

La he tocado, pero no para quedármela.

O sea, yo la he tocado para...

Para hacer nuevos clientes,

para abrir nuevas vías de distribución.

Pero vamos, que es tuya, todo el dinero es para ti.

Yo pensaba darte todo el dinero.

Y quedarme, nada, un poco por...

Por la comisión, pero vamos, solo si tú quieres.

Igual te preguntas que cómo no lo he dicho antes,

pues mira, no te lo he dicho antes porque...

Bueno, porque no salió el tema.

No salió el tema,

tú estabas muy ocupado, están pasando muchas cosas y...

A ver, Ricardo, yo solo quiero montar un espectáculo.

Le he dado todo el dinero a la niña.

Ya no tengo ni el...

Dos aquí, en la puerta.

Los demás, ahí.

(Música de tensión)

Ay, Francisco...

Que ya no puedes huir.

Estoy seguro de que no tengo ni idea de lo que me habláis.

Es lo único que pedí.

Y a mí no me consta que nadie haya ordenado

acción alguna contra esa chica.

Lo mismo no te han informado.

Lo único que te pedimos es que indagues un poco más,

Eso es todo. Que busques información.

Que encuentres su paradero.

En tu posición, te será fácil, ¿no?

Está bien, lo haré, os haré ese favor.

Siempre que nadie se distraiga de sus obligaciones.

Recordad, tenemos que ver resultados.

Los vas a ver. En cuanto aparezca la chica,

mi sobrino se concentrará en lo importante.

Eso espero.

Soy un hombre muy ocupado.

No podéis venir a molestarme con estos asuntos.

Como le ocurra algo a Andrea,

no respondo.

¿Cómo? (RÍE A CARCAJADAS)

¿Eso qué es? ¿Una amenaza?

No, Fernando, el chico está nervioso.

No se lo tomes en cuenta.

Buenas.

Hola.

No, si yo trabajo ahí.

Sobrino, ¿confías en mí?

Ya os contaré lo que averigüe. Que si confías en mí.

(RAMIRO GRITA) ¡Hijo de puta! ¡Me muero!

Vas a ir a la puta cárcel y desde allí, nos informarás.

¡Y una puta mierda!

¡Hijo de puta! ¡Ha disparado al inspector!

(GRITA) ¡Un atentado!

¡Hijos de puta todos!

¡Hijos de puta!

Yo lo he visto, ha sido este hombre.

Hijo de puta, me cago en... -¡Has sido tú!

¡Ha sido él! -¡Hijos de puta!

(Jaleo)

¡Hijos de puta!

Perdona por haberte seguido.

¿Te parece divertido?

Porque a mí, me aburre, me aburres, Cristina.

Me aburres. ¿Qué quieres?

¿Qué es eso?

"Si caigo yo, caemos todos".

¿Qué has hecho con ella?

Si me pasa algo, no la volverás a ver,

¿Qué crees, que he confiado en alguien

para esconderla o alimentarla?

La única que sabe dónde está soy yo, ¿entiendes?

Déjala libre o... -¿O qué?

Esto traerá consecuencias.

Lo sabes, ¿no? No van a parar hasta encontrarla.

Una guerra por una doncella.

Si ya lo decía el tío, sí...

"El pueblo está muy alterado y necesita un motivo".

No vas a ser el único que juegas con ellos...

(LISETTE) ¿Y Gloria? -(TARTAMUDEA) Ahora vendrá.

Toma.

¿Y para qué me das esto?

(TARTAMUDEA) Quiero que la tengas siempre a mano.

¿Qué quieres que haga con un arma? -Tenerla y callarte.

Cuando hay armas de por medio, solo hay dos opciones:

una es que te disparen o ser disparado,

así que vosotras decidís.

Perico, nunca hemos sido así.

Pues acostúmbrate, que a lo mejor, este siempre he sido yo.

Yo te digo que prefiero al otro. -Hala, pues nada...

Bueno, ¿y qué? ¿Abrimos?

Debería estar abierto.

¿Y quién va a venir?

Se trata de que todo el mundo entre y nadie salga

hasta que nos devuelvan a Andrea.

¿Un secuestro?

(VOZ FEMENINA CANTANDO)

¿Quién es? -No, Perico, es...

¡Perico, Perico!

¡Perico, no! -¿Quién eres?

(HABLA EN CHINO)

¿Qué haces aquí? -Es la cantante, Perico.

(Jaleo)

Es la cantante, la nueva cantante.

Yen, Yen.

Yen, Yan, te presento a Perico, Perico, Yen...

(TARTAMUDEA) ¿La nueva cantante? -Sí, es que, claro,

he tenido que tomar decisiones, ustedes están de un lado para otro.

¿La has contratado tú? -Sí, la contraté yo.

No se apaña muy bien con el idioma, pero...

tú verás qué bonito canta.

Venga, canta, canta.

Canta, Yen, canta, "ah...".

(CANTA EN CHINO)

¿Qué? ¿Tengo razón o no?

Mejor si no la conoces mucho. Por si le pasa algo.

¿Cómo dices?

(CANTA MÁS ALTO) -Mira, necesito...

Necesito que a la mínima, dispares, a quien sea.

Perico, ¿dónde vas?

(Disparo)

Es una manera de buscar clientes, de...

Supongo que quieres hablar. Yo puedo ayudar.

Tú te callas. (GLORIA) Nosotras, también.

¿Qué necesitas?

¡Perdón! ¿Pero yo cuándo puedo cantar?

Majestad,

los acontecimientos acaecidos recientemente

nos obligan a tener esta reunión urgente.

Es importante que escuche lo que le tenemos que decir.

Hay temas vitales, están ocurriendo...

Perdón, perdón. -No, no, espera, espera.

Siento interrumpir, de verdad. -No interrumpes nada.

Si supieras la de tiempo que hace que no hay nada interesante aquí.

¿Cómo estás? No tienes buen aspecto.

En realidad, quería decirle... Quería comentarle una cosa.

Tú dirás.

El comisario ha sido asesinado.

¿En acto de servicio o como siempre?

Tenemos sustituto, ¿no? -Sí, solo quería informarle.

Pues ya lo has hecho, ya te puedes retirar.

¿Me voy a tener que encargar de todo yo personalmente?

Ven, quiero que participes en estas reuniones.

¿Hay algún tema que debamos tratar con urgencia?

Porque estoy un poco cansado. -Sí, Majestad.

En el clima social está todo... ¿cómo decirlo...?

Está todo muy revuelto.

Quién lo iba a decir, ¿verdad?

Se respira descontento en las calles.

Y lo que es peor, en el ejército. -El ejército está controlado.

Tío, si me permite, yo... -No, Jorge, no, quédate.

A ver, ¿hay algún tema más? -Perdón, Majestad, pero la gente...

(RÍE) Anda, vamos.

La gente... -Señor, Majestad.

Majestad.

Algunos dudan incluso de...

del Estado.

A ver, Guzmán, intentas decirme algo, ¿sí o no?

Quizás deberíamos replantear el tema de la morfina, señor.

No es el mejor momento para esto. -¡Tonterías!

Es más,

te hago personalmente responsable.

Que conste en acta, él es el responsable de esto.

Es tontería dejar un tema así en manos tan irresponsables.

Pero señor...

No hay pero que valga.

Mano dura, más policía en las calles, más redadas, más controles.

Mano dura, esa es la respuesta.

¿Qué? ¿Hay algún tema más? -No, no, señor.

Muy bien, veo que vamos entendiendo.

Ven.

Quería plantearte un tema, a ver qué opinas tú.

Deberíamos pensar en algo para distraer...

al populacho, a la gente, ya me entiendes.

Como el fútbol ese.

Un romance así, escandaloso.

¿Qué te parece? ¿Qué opinas?

Estoy de acuerdo, tío. Estoy de acuerdo, sí.

Me preocupa esa languidez en ti.

Te falta sangre, hijo.

Lo siento, intentaré cambiar... -Tío, ¿dónde estabas?

Os estaba buscando. ¿Pasa algo?

No, es que le estaba diciendo al tío que no me quedo a cenar.

¿Cómo está mi princesa favorita?

Y eso, ¿por qué?

Cristina, no te metas.

¿Sabéis qué?

Creo que sería buena idea que cenásemos todos juntos.

Sí, yo también. -Hmmm... Mis niños.

¿Llego tarde para la cena?

(CRISTINA) Vaya, qué sorpresa...

(REY) Era una sorpresa.

¿Ramiro López?

Agente, agente...

Agente, gracias a Dios.

No he podido hablar con nadie hasta ahora.

¿Algo que declarar? -¡Mucho!

En primer lugar, me declaro inocente de todos los cargos.

Tenemos las celdas llenas de inocentes.

Tengo información importante para la corona.

Hombre, otro loco.

De eso también vamos sobrados.

Necesito garantías, si no es así, no hablaré.

Que lo maten a primera hora, en cuanto amanezca.

¿Pero y mi juicio?

¿Mi juicio? ¡Hijo de puta!

¡Mi juicio, hijo de puta!

¡Mi juicio!

¡Mi juicio, hijo de puta!

Hijo de puta... (LLORA)

(Música oriental)

(CANTA EN CHINO)

(RÍE) ¡Gloria, que he vuelto! Aquí está el Chano,

para lo que haga falta. -No me importa.

Estamos en el almacén. No tardes.

Escucha, ese no fue el trato que yo hice con la niña.

(TARTAMUDEA) La han raptado y necesitamos ayuda.

(TARTAMUDEA) Unir fuerzas, ese era el trato.

Por mucha gente que seamos, no podemos entrar.

De la manera de entrar me encargo yo.

¿Una revuelta contra el Estado?

Celeste, esta es mi casa y estas son mis normas.

¿Se va? (PERICO) ¿Te vas?

Como salgas por esa puerta, os vais de mi casa.

Y si no, acabaré con vosotros.

Las puertas están cerradas, de aquí no sale ni Dios.

Haremos lo que haga falta, Celeste. -Eso mismo.

Tranquilos.

Todos tranquilos.

¿De qué te ríes, bruja?

Que no es tan difícil entrar.

Os puedo ayudar si me dais algo a cambio.

¿Qué quieres?

La madre de tu hijo.

Dámela, me pertenece.

(CHANO) ¡Jefe, ya estoy aquí!

No veas cómo ha cambiado esto, cuando he visto al cabrón

de tu tío ahí, casi me dan ganas de...

De vomitar... ¿Qué hace la perra esta aquí?

Ayudarnos.

¿No?

¿Aquí nadie pone de comer?

Celeste está abajo y te pide a cambio de ayudarme con Andrea.

¿Pero qué clase de hombre eres?

Si me entregas a mí,

entregas a tu hijo.

Miserable... ¿Qué dices?

¿Qué dices?

¿Qué te pasa conmigo, Belice?

¿Por qué me haces esto? ¿A qué juegas?

No hace falta ninguna explicación, Ricardo.

Piensa lo que te dé la gana.

(SUSPIRA)

Muy bien...

Yo me encargaré de que no te pase nada,

pero vas a bajar.

No te harán daño.

¿Daño?

Tranquilo.

Que a este no lo tocan.

(SUSPIRA)

Es curioso cómo...

la gente...

al final, solo se mueve por amor.

Te entiendo.

Está bien, recojo mis cosas y me voy dónde me lleven.

Muy bien.

¿Pero puedo dormir esta noche aquí? Sí.

Pero contigo.

Yo, esta noche, no voy a dormir.

(ERUCTA)

Tranquilo.

Vete a hacer lo que hemos hablado. Venga, anda, sal. Sal.

Qué mala baba tiene el tartaja, ¿no?

Se llama Perico.

Yo, de joven, también tenía genio, y mira dónde estoy.

¿Tú sabes por qué yo entré en palacio?

Porque echaba las cartas.

Y la hermana del Rey, doña Margarita, era una pieza buena.

Nada más que tenía un ansia, nada más que quería saber, saber.

¿"Pa qué" tanto saber?

¿Para qué la quieres?

Porque está embarazada.

Y es lo uniquito que me queda de mi hijo.

No está embarazada de tu hijo. -Bueno, eso se olvida.

Pero a ese niño, lo quiero criar.

Ya lo tienes, mañana se irá contigo.

Me das tu palabra, ¿no? ¿Cómo vas a ayudarme?

De momento, esperando.

¿A qué hay que esperar?

Los cojones...

Señoras y señores, el...

Señoras y señores, El Continental se cierra.

(Jaleo)

(TARTAMUDEA) Se cierra permanentemente, por su seguridad,

vayan abandonando la sala, venga.

(Jaleo)

Yo necesito cantar... (CHANO) Venga, vamos, arreando.

(Jaleo)

Vayan saliendo en orden, ya.

(TARTAMUDEA) Tenía que haberte insistido.

Tendríamos que habernos ido a París.

Nada de esto habría pasado y Alfonso estaría vivo.

Perico, tranquilo.

Tenía que haber insistido. -Perico, escúchame.

¡Perico!

Todo va a salir bien.

(LLORA) Tenía que haberla protegido.

Venga, hombre.

(LLORA MUCHO)

Más vale que cumplas. Mañana a primera hora, aquí.

Señor.

Venga.

¿Todo bien, señor? -Niñas, vamos.

Que está aquí la poli y ya somos muchos.

Me informé sobre lo que me pidió. ¿Y?

Al parecer, los asuntos de palacio van por otras vías.

No se nos permite tener esa información.

Muy bien.

¿Sucede algo, señor? No, todo bien, márchese.

Vamos. Vamos.

Vamos...

¿Qué cojones pasa aquí? Que me cago en tus muertos.

(Jaleo)

(Disparo y jaleo)

¡Casi me matan! -Tranquilo, están con nosotros.

Venga, va. -Casi me matan, esos perros.

Venga, tira. Peque.

Y el puto calvo, ahí dentro. -¿Todo bien?

Coño. -¡Sí!

Os dejo dos días solos y vienen los perros estos,

gitanos, el puto calvo...

Vamos, jefe.

A ver si montamos una pajarraca para recuperar a la niña.

Vamos a usar la cabeza. Sin llamar la atención.

¿Y tú cómo estás, jefe?

Jodido, peque, jodido. Te entiendo.

¿Y Baena? Lo he visto salir hace rato.

¡Venga, coño! -Vamos.

(GLORIA) ¡Joder!

(Música country)

(TARTAMUDEA) Si no, me voy ahí, me lío a tiros en la puerta.

No te va a servir de nada.

Bueno, al menos, hago algo. -Ah, ¿sí? ¿Matarte?

¿Y que luego, ella, cuando quede libre,

se pase el resto de su vida con culpa?

¿Cómo está Julieta? -No lo sé.

¿No la ves? -Sí, hombre.

Está viviendo conmigo, de momento, hasta que se recupere.

Perico,

que me contó lo que hiciste por ella.

Tranquilo, ¿eh? No le voy a decir nada a nadie.

Y se siente muy orgullosa.

(TARTAMUDEA) Yo es que no controlo...

cuando veo que le van a hacer algo a alguien que quiero.

Ya...

Te entiendo, ¿eh?

A mí, con Julieta me pasa lo mismo.

Yo sé que Julieta está muy arrepentida.

(TARTAMUDEA) Salvo el final, fue bonito.

Me lo creí y todo. -Bueno...

Todos nos creemos las cosas, ¿verdad?

Pero te digo una cosa.

Lo importante es lo que sientas tú.

Eso...

no te lo quita nadie.

(Música sentimental)

Anda, venga.

Vamos a tomarnos la última.

No puedo, tengo que irme, Andrea está...

Andrea. Si eso no se puede solucionar hasta mañana.

Venga, vamos, va.

¿Por qué me ayudas, Francisco?

Porque espero que algún día alguien lo haga por mí, hombre.

¿Te vas, Perico?

(TARTAMUDEA) Voy a ver a Julieta.

Pero vuelvo pronto, a ver si sabemos algo de Andrea.

¿Pero qué dices, niño?

A Julieta, dice...

(Música de tensión)

¿Hola?

¿Hola?

Me llamo Andrea Abascal.

Señorita, por su seguridad, es necesario que se tranquilice

y coopere. Yo no he hecho nada.

Puede comprobarlo, no tengo antecedentes.

Si está aquí, es por algo.

Son órdenes directas de Su Alteza Cristina.

Está loca.

Vine a una recepción porque mi prometido es el nuevo marqués.

Ahora me estará buscando.

Es consciente de que esto le puede generar problemas, ¿verdad?

(Pasos)

¿Oiga? Abra.

¡Abra!

Todos nosotros nos conocemos desde hace muchos años.

Es verdad que, a veces,

hemos intentado jodernos la vida los unos a los otros.

Pero, sobre todo, siempre nos hemos respetado.

Siempre hemos sido competencia.

Pero ha llegado el momento de aliarnos.

El Estado necesita recaudar fondos

y lo va a hacer mediante el comercio de la droga.

Quiero que escuchéis atentamente, porque no lo voy a repetir.

El Estado piensa que vamos a trabajar para ellos.

Pero, en realidad, vamos a trabajar para nosotros mismos.

Baena, te has vuelto loco.

¿Alguien se ha dejado los cojones en casa?

Ve a por ellos y deja hablar a los hombres.

Por menos de lo que has dicho le he reventado los sesos

a alguno de tus amigos.

¿Y qué propones?

Gracias a mi sobrino,

voy a tener información de primera mano,

información que nos ayudará a todos nosotros

y, en concreto, a alguno de vosotros os va a ayudar

a que no paséis entre rejas el resto de vuestra puta vida.

(Caballo)

¿Qué hacéis, imbéciles? No apuntéis a mi sobrino.

Se acabó lo que se daba, a vuestra puta casa, ¡vamos!

Siempre llegas a punto, sobrino.

Sí, cuando me invitan.

No sé qué me pasa últimamente, pero estoy triste y enfadado.

Al menos, eres coherente, tío.

Contadme vuestras novedades.

¿Qué habéis hecho en mi ausencia? -Nada especial, madre.

Aquí, apenas se puede improvisar. -Ya ves.

Ha salido a la familia, no le gusta la corte.

Es lo mismo de siempre, sí. Pero si le pones imaginación...

Tus hijos no me ayudan nada en mi decaimiento.

¿Qué quieres decir? -Que no les gusta la corte.

No es eso, tío, es solo que...

Valoro a la gente que lucha por vivir su vida.

¿Perdón? -Al pueblo, madre.

Se refiere al pueblo. -¿Estás hablando en serio, hijo?

No te preocupes, en el fondo, Jorge sabe lo que le conviene, ¿no?

Me trae sin cuidado lo que hagas, Cristina.

Pues tienes mucho que perder, y lo sabes.

Me lo he estado pensando y no me importa tanto.

Con lo mucho que te quiero...

Niños, ¿de qué habláis? Estáis muy raros.

Madre tú quieres mucho al tío, ¿verdad?

¿Perdón? -Que si quieres al tío.

Qué pregunta...

Pues...

claro que sí.

Y... ¿antepondrías su vida a la tuya, llegado el caso?

(RÍE) Margarita... No te empeñes.

Ay...

Hijo, qué preguntas más raras haces.

Desde luego, pero me encantan.

Lo que estaba haciendo con esa pandilla de muertos de hambre

era buscar nuestro futuro.

Era buscar alternativas, es verdad, a tus espaldas,

para que tú y yo podamos vivir mejor.

Eso estaba haciendo. Déjalo, por favor, déjalo.

(SUSURRA) Déjalo.

Sobrino, necesitas decirme lo que te pasa.

No lo sé, dímelo tú.

Tómate un trago.

Como los hombres.

Los hombres...

Te juro...

que siento de corazón lo que le ha pasado a Andrea.

¿Sabes por qué lo siento?

Porque todo aquello que te hace sufrir a ti,

en el fondo, me hace sufrir a mí.

¿Me quieres ayudar?

Bien.

Pues deja de joderme, tío.

Deja de engañarme.

Deja de hacerme daño.

Déjalo.

No, sobrino...

He perdido todo mi poder.

Estoy viejo.

Me he quedado cojo.

Todo lo que me rodea es mi muerte.

Necesito saber que no me odias.

Dímelo.

No, no, no te odio, no.

No se le puede pedir a un escorpión que no pique.

Mira...

esos dos que hay ahí,

sí que me odian, pero bien.

(Música lenta)

Julieta.

Perdona.

Señor Guzmán, ¿tiene un minuto? -No, ahora no.

Señor, permítame que insista.

¿Pero no se ha enterado? -Sí, señor, pero...

Tengo la sospecha de que el nuevo comisario está

preparando un complot contra el Estado.

Guzmán, ya te dije que tú eras el responsable de eso.

Lo sé, Majestad, por eso necesito su autorización.

Ricardo León tiene información, Majestad, información.

Puede ser peligroso. -¿Qué propones?

Creo que debemos buscar nuevas vías de ingreso

y abandonar la morfina. -¿Seguro?

Totalmente, estoy dispuesto a presentarle nuevas propuestas.

De acuerdo, pero asegúrate de hacer limpieza.

¿Y cómo procedo con el nuevo comisario?

Limpieza, Guzmán, limpieza, ya sabes a lo que me refiero.

Así será. -Bien.

Hombre, mi sobrino.

¿Qué haces a estas horas?

¡Buenos días, hijo!

Jorge.

¡Jorge, te estoy hablando!

¿Se puede saber qué le pasa?

Margarita, me encanta cómo educas a tus hijos.

(Música de tensión)

Ramiro. ¡Ramiro!

Llegó la hora.

Iremos a verte, Belice.

Lo siento.

¡Vamos, niña!

(TARTAMUDEA) ¡Eh! ¿Pero cómo va a ayudarnos a entrar en palacio?

La información la tenéis ya.

Si hay algún problema, contad con mi pueblo.

Si tu pueblo lo ve por la calle, espero que nos ayude, Celeste.

(TARTAMUDEA) Que lo vea, ¿a quién? A este.

(Música de guitarra)

Tranquilos, tranquilos, tranquilos. Vengo a ayudar.

¡Baja!

¡Baja!

(RAMIRO GRITA)

¿Puedo pedir algo antes? -No.

No puedes pedir nada. (RAMIRO LLORA)

¡Venga!

¡Camina!

(Música de tensión)

¡Ramiro López!

¡Sí, señor! -¡Quietos!

¿Conoce a Ricardo León? -Sí.

Sí, es mi amigo.

Sabía que no me dejaría así, ¿dónde está?

¿Dónde está? (LLORA)

Eso mismo queremos saber.

¿Dónde está?

Os he dicho la verdad mil veces, tenéis que confiar en mí.

Es la única manera de que encontremos a Andrea.

Bueno, ¿qué? ¿Y si dice la verdad?

(TARTAMUDEA) Pues qué más da, ¿eh? Ojo por ojo.

Lo que tenemos que hacer es intercambiarlo por Andrea.

Es lo más acertado.

Siendo tú el comisario, podrías llevar la negociación.

Ricardo, el Rey ha pedido tu cabeza, van a por ti.

Tu tío no tiene ni puta idea de con quién se mete.

A ver, he venido a avisaros, a deciros que mi hermana la tiene.

¿Dónde la tiene? No lo sé.

¿Y si lo usamos para entrar a palacio y rescatarla?

Si supiera dónde está, la habría sacado yo.

Esto huele mal, hay que entrar ya.

Tenemos que entrar a un puto palacio y pasar desapercibidos.

Voy yo, si no queréis, voy yo. -Perico, tranquilo.

¿Cómo vamos a pasar desapercibidos? Que vamos a llamar la atención.

¿Y si te devolvemos en pedacitos?

(TARTAMUDEA) Y si no está diciendo la verdad, ¿qué?

A ver, si he venido por voluntad. (CHANO CHISTA) Calla, principito.

Tú hablas cuando se te mande.

Cuanto más tiempo tardemos, más gente enviarán a por él.

(CLARA) Ay, Dios mío.

No llames más a Dios, ese se ha quedado sordo.

Metedlo bajo el escenario, cerradlo con llave.

¡Ricardo!

Ricardo, están por todas partes buscando a la gente de la lista.

Y ahora, ¿qué?

No creo que tarden mucho en encontrarnos aquí.

Muy bien, tengo una idea.

Os voy a necesitar a todos.

Las armas están preparadas.

Espero que no me falles.

No lo haré.

(Música de tensión)

(RAMIRO GRITA)

Desalojen la plaza de civiles.

(Silbato)

¡Espera, espera!

Espera, dime qué quieres de mí, qué necesitas.

¿De verdad quieres saberlo?

Llegas tarde.

Mi hermano ya no me quiere, me ha drogado para buscarte.

Te juro que no lo conozco, no me interesa, lo juro.

Mentirosa... ¡Lleváosla! -Sí, señorita.

¡No! ¡Dejadme! ¡Soltadme!

¡Fuera!

(Música intensa)

(Música lenta)

Proceda.

¿Hay gente dentro?

¡Al suelo!

(Metralleta)

Yo quería hablar contigo porque... -Jorge, déjate de tonterías.

Para eso soy tu madre.

Ya... -Nadie mejor que yo para entenderte.

¿Y tu hermana? -Mi hermana está durmiendo.

Pero no te quiero contar eso... -Me siento muy irresponsable

de no pasar más tiempo con vosotros.

Y sí, estoy preocupada, estoy muy preocupada.

Por ti.

Sabes que eres muy especial para mí, ¿verdad?

Lo sé, ¿pero me vas a dejar que te cuente lo...?

Sí, pero vas a empezar por no arrepentirte.

Jorge, mírame.

Eres un noble y la nobleza siempre tiene la cabeza alta.

A veces, es bastante difícil.

Tranquilo, lo sé, lo sé todo. -¿Qué sabes?

Sé lo que tienes con tu hermana y no quiero que te arrepientas.

A mí no debes esconderme nada.

Al contrario. -Bueno, pensaba contártelo, pero...

Quería contarte otra cosa que... -Sois hermanos.

En la familia debería estar todo permitido.

Y quien no lo entienda...

No es problema nuestro.

¿Quieres que te cuente algo? -No es necesario.

Tus ausencias aquí están más que justificadas, madre.

Hmmm... -El tío habla bastante cuando bebe.

El tío... -Sí.

El tío tiene problemas, está mal. -Sí, lo sé, lo sé.

Quería presentarte a Francesco Marquesi.

Sí, "io sono Francesco Marquesi".

Un honor para mí "la sua" presencia.

No me había dicho que tenía una madre tan "bellísima".

No juegue con fuego, caballero, que una es de gustos muy amplios.

"Brava, brava". -Es un hombre que viene de Italia.

Toda "la Italia" se congratula ante "la sua belleza".

Muchas gracias, "grazie per" la oportunidad.

¿Oportunidad? -Sí, la oportunidad.

"Io sono creatore" de espectáculos. -Ah, "¿vero?"

Lo que estaba pensando es en hacer un espectáculo para el tío,

para sacarlo de la tristeza, de esta depresión que tiene.

Sí, sí, me parece bien. -Sería lo ideal.

"Signora, signora" Para mí es "molto" importante...

"il mio spettacolo"...

¡Todo controlado, podéis pasar!

Regístrenlo todo, vamos.

¿Y Ricardo León?

Si me matas,

nunca sabrás dónde está mi sobrino.

Acabaremos encontrándolo.

(RAMIRO) ¡Espera!

No lo mates.

Puede sernos de ayuda.

Qué hijo de la gran puta...

¿Dónde está Ricardo?

Por aquí, nada. -Por aquí, tampoco.

Siempre nos toca el trabajo sucio.

No te quejes, mujer, y sonríe, que van a sospechar.

Deberíamos preguntar.

Nos pueden matar, Lisette. -¿Y?

¿Cómo que "y"? -Tenemos que salvar a la niña.

Y, además,

si tengo que morir,

no me importa para nada morir... al lado del amor de mi vida.

Sería una linda manera de morir.

Hola, guapos.

Es que la cabra siempre tira al monte.

(Música de tensión)

"Mamma mía... sono emocionato". Se me saltan las lágrimas

solo de pensar que un espectáculo mío

va a actuar ante el Rey.

¿Qué es "esachamente" lo que harán?

Un espectáculo precioso, digno del mejor emperador.

Con la mejor cantante de París, Juliette,

y la mejor cantante de oriente. -Muy bien, pasen, pasen, por favor.

Pasen al fondo. -Fantástico.

Un momento, un segundo, usted deje a las chicas, ¿eh?

Enseguida, que tienen que preparar la voz.

"Grazie".

A ver, chicas, por favor...

¿Os sabéis la canción? -Sí, todo claro.

Pues ya está, vengo enseguida. -Vale, vale.

Tienes clara tu parte, ¿verdad?

¿Tú también vas a cantar en El Continental?

No, mi amor, no te voy a quitar el puesto, tranquila.

Ya, entiendo, entiendo.

Esto mucho dinero, creo que pedí poco sueldo por cantar.

No todo es el dinero, cariño, ya lo entenderás,

A ver, tenemos que encontrar a Andrea.

¿A quién?

Pero, Francisco, ¿cómo van a entrar el resto?

¿Quién es Andrea? ¿Quién es Andrea?

(Música de tensión)

¡Venga! Vamos, que te llegó la hora. -Eso.

¿Qué pasa aquí? ¿Quiénes sois? -¿Dónde está Andrea?

¿Dónde está Andrea? -¡Guardias!

¡Cállate!

(Jaleo)

(Llaman a la puerta)

¿Qué pasa aquí? -Han intentado matarme, ¡dispare!

(TARTAMUDEA) He dicho que a los míos no se les toca.

Tú cállate si no quieres que te pase lo mismo.

Ese es mi niño.

(Música rock)

Dale, coño, habla.

Margarita, la verdad es que...

estoy preocupado por tus hijos, no sé qué hacer con ellos.

Estoy al tanto, algo me han contado.

Hay que tener un poquito de paciencia.

No sé, tal y como se están poniendo las cosas,

quizás deberías pensar en llevártelos una temporada.

No exageres.

Además, te hemos preparado una sorpresa.

¿Una sorpresa? -Siéntate y disfruta.

Sí, tío, le he visto muy triste estos días, así que...

hemos preparado esto para usted. -Ah, ¿sí?

Espero que le guste.

Viniendo de vosotros, seguro.

Francesco, por favor. -Sí. Majestad.

Es un honor estar ante "la sua" presencia.

No me quito el sombrero porque soy bajito.

Pero le hemos preparado un espectáculo digno de Su Majestad.

¿Un espectáculo? -Para usted.

Para "la sua" sensibilidad. La grande cantante va a comenzar

mientras yo busco los otros artistas.

¡Que comience el espectáculo! Brava.

Gracias.

(Música exótica)

Majestad.

"Grazie".

"Signore, Francesco Marquesi". "La sua" Majestad. "Grazie".

Vamos.

Tenemos a la princesa. -Pues ve a por ella.

(Música de tensión)

¿Me explican qué pasa aquí? Estoy buscando a Andrea Abascal.

¿Quién?

("Downfall" - Lion)

(CHISTA)

¿Quién coño eres?

Mi nombre es Ricardo León. Encantado.

Jorge...

¿Puedo saber qué coño está pasando aquí?

Está pasando que se ha equivocado de víctima, siéntese.

Que se siente. Chano, cógela.

Ven aquí. -¡Suéltame!

Ven aquí.

(EL REY SE QUEJA)

¡Guardias!

¡Que los maten! ¡A todos!

Yo creo que la puta esta nos está engañando, ¿eh?

¿Nos la cargamos?

Tranquilo, la vamos a encontrar.

Hay que encontrarla antes de que nos encuentren a nosotros.

Estaba aquí.

¿Cómo?

Lo siento.

¡Esperad! -¿Qué dice la puta esta?

Si lo matáis, nunca encontraremos a Andrea.

¡Vamos! ¡A comer! Que hay que trabajar duro.

¿Y tú? ¿Tú vas a comer?

¿Vais a permitir que nos traten así todo el viaje?

Me llamo Andrea.

Andrea Abascal.

¿Y vosotros?

Yo solo apuntaba a tu padre.

Pero, al final, tú...

(Disparo)

...acabaste disparando y matando a mi hermano.

(Gritos de sorpresa)

Vamos a presentar el mejor local que ha tenido esta ciudad.

El Continental.

Hazlo.

La gente, confunde el miedo con el respeto.

Eso marca la diferencia entre mandar y decidir.

Yo vendo a mi madre si me dan buen precio.

¿Nos conocíamos?

(TARTAMUDEA) No, el otro día no estuve.

(LISETTE) Entonces, ¿tú estás chiflado por la Julieta esta?

Me siento correspondido.

Ten cuidado.

Te ofrecía estudios, una carrera, posición.

y tú decidiste tirármelo todo a la cara.

¡Eres tartamudo, Pedro!

¡No grites! -¡Tartamudo!

El dinero lo puede comprar todo, pero solo si lo tienes.

Por ti, sería capaz de matar.

(TARTAMUDEA) Padre...

¿Qué haces tú aquí?

¿Qué está pasando?

(Disparo)

(Silbato)

¡Padre! ¡Cuida de Jesús!

¡No!

(GRITA)

(GRITA)

He decidido seguir adelante.

Convertir El Continental en lo que quería mi padre.

Un local de referencia.

Desde aquí, tenemos que controlar la ciudad.

Orum infernalium.

Fogadni mernék.

¡Estoy embarazada! ¡Llevo un niño en mis entrañas!

Ricardo, el hijo es tuyo.

A partir de ahora, me encargo yo.

Todo tuyo, pero no quiero líos.

¿Y usted es? -Antonio Montesinos.

Nuevo jefe de policía del distrito.

No me jodas...

¿Qué forma es esa de saludar a un viejo amigo?

Es verdad que la vida le pone a cada uno en su sitio.

Tengo todo lo que necesito.

El poder,

el dinero...

Si me vas a matar, quiero que lo hagas mirándome a los ojos.

Así es la justicia.

Alguien tiene que cargar con la culpa

y pagar las consecuencias.

Ni se te ocurra besarme.

(Teléfono)

Me llamo Andrea.

Andrea Abascal.

(GLORIA) Habla con Andrea.

¿Cómo le explico que un mafioso me ha perdonado la vida

porque se ha encaprichado de ella? Es un capricho, ¿verdad?

¡Vengo a hablar contigo!

Me había hecho ilusiones...

¿Con qué? Con dormir en tus sábanas.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 10

El Continental - Capítulo 10

21 nov 2018

La sobrina del rey sigue pensando que su hermano se ha enamorado de Andrea, aunque no es cierto está dispuesta a todo para eliminar a su rival. Ricardo se entera de que Andrea ha desaparecido y le pide a Fernando ayuda para buscarla. No parece que vaya a conseguirla. Mientras, Gloria vuelve a recurrir a los zíngaros; quizá ellos puedan hacer algo. Parece que Celeste tiene información, el problema es que sigue empeñada en que Belice, ahora embarazada, vuelva con los suyos.

ver más sobre "El Continental - Capítulo 10" ver menos sobre "El Continental - Capítulo 10"
Programas completos (10)
Clips

Los últimos 80 programas de El Continental

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Jacinta

    La serie es fantástica. Tiene ritmo, los actores están fabulosos y la trama engancha. Creo que no ha funcionado porque no se ha promocionado adecuadamente y RTVE enseguida tiró la toalla. ¡Una pena!

    ayer
  2. Dionisio Maya Pérez

    Espero que haya una segunda temporada , a mí me gustó.

    ayer
  3. Pilar

    A mi me encanta yo quiero ver a partir del capítulo 11 , quiero saber q pasa con Andrea

    pasado miércoles
  4. Syhala

    La serie es buena. A ver, algunos actores son de segunda pero como historia es origina. Espero que emitan la segunda temporada

    06 dic 2018
  5. Evelin

    Que intriga, a mi me parece una buena serie, algo gore por lo explícito de algunas escenas, peto con un reparto de 11. Lástima que la gente no haya sido capaz de ver lo artístico. Y la segunda temporada para cuando????

    02 dic 2018
  6. Vanesa

    En serio a terminado????porque si es así defraudada total( no por la serie sino por el canal)no avisan ni nada y más cómo terminó espero solución o segunda temporada xk valla telitaaaaa y me ahorraré lo que pienso.....

    30 nov 2018
  7. torryton

    La han quitado sin más,no les sale las cuentas por no tener mucha audiencia ...pero hacen lo que les pasa por allí y nos toman el pelo .sin avisar ,y en silencio ...siendo televisión pública que pagamos todos

    30 nov 2018
  8. rocio

    no me lo puedo creer que hayan quitado la serie no lo entiendo como pueden aser eso no hay derecho espero que hagan algo no es normal

    29 nov 2018
  9. Pepa

    Que lastima que termine la serie de esta manera, es buenísima, a mí me.encantaba y a mí hermana también.

    29 nov 2018
  10. carmengalindo

    Los que veiamos esta serie por el canal internacional, tampoco hemos tenido información. Si esta es la nueva forma de manejar Televisión Española: que pena, la verdad. Hoy jueves nos han estado.dando noticias de que OT lo.pasaban el jueves. Suponemos que será la próxima semana. Un verdadero desastre. POR FAVOR ORGANIZAROS!!!

    29 nov 2018