www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4233895
Para todos los públicos El cazador de cerebros - Viaje a Marte - ver ahora
Transcripción completa

Ahora lo tenemos en campo.

Mira, mira, mira. Guau. Sí, sí, sí.

¿A cuánto está de distancia? Está a bastante distancia.

Debe estar a unos 330 millones de kilómetros.

A veces lo tenemos más cerca, a veces puede estar más lejos.

Y se ve un poco rojizo. Sí, sí.

¿Quiénes descubrieron que no era una estrella?

Los primeros pueblos babilónicos y mesopotámicos

ya vieron que había algunas, como esta,

que tenían un movimiento distinto. Pensaron que debían de ser dioses.

Y si es un dios y lo ves rojizo, pues el dios de la guerra.

Marte.

Al igual que astrónomo de niño, la comunidad científica

también se ha imaginado muchas historias

sobre el planeta rojo y sobre sus habitantes.

De hecho, en el siglo XIX, no se dudaba sobre la existencia

de vida en el planeta rojo.

La única duda entonces era cómo contactar con los marcianos.

En 1875, el científico sueco Edvard Neovius,

diseñó un aparato con 22.550 lámparas

con el fin de que la señal fuera recibida por los marcianos.

Este intento de conexión no fue un hecho aislado.

Incluso el mismísimo Nikola Tesla,

una de las mentes más brillantes de nuestra era,

inventor de la corriente alterna,

de la energía inalámbrica, y, según muchos,

padre de la radio, sintió el contacto alienígena.

Tras recibir constantes interferencias periódicas

en su taller, Tesla llegó a la conclusión

de que aquellas eran señales provenientes de Marte.

"Hermanos, tenemos un mensaje de otro mundo desconocido y remoto."

Tras afirmar ser el primer humano en haber escuchado

el saludo de otro planeta, Tesla llegó incluso a construir

un teslaloscopio, un artefacto con el que ponerse en contacto

con los alienígenas.

Y esa imagen ya es de una sonda o un telescopio espacial, ¿no?

Sí, esta ya veis que tiene mucho detalle.

Esta en concreto está hecha por una sonda

que está orbitando, dando vueltas, alrededor de Marte.

Guau. Puede captar imágenes preciosas.

Pero no tenemos solo orbitadores, también tenemos dos "rovers"

que están andando por Marte. Es una pasada.

Son Opportunity y Curiosity y están cogiendo imágenes

de la propia superficie.

Aquí vemos, en detalle real, cómo es Marte,

como lo podríamos ver si estuviéramos allí haciendo fotos.

Es increíble pensar que hace unos años se imaginaban

que podría haber marcianos, y ahora lo ves un territorio estéril

y prácticamente ningún científico considera que haya vida en Marte.

Bueno, cuidado. De esto habría mucho de qué hablar.

En 2003, hubo una sonda, una de estas que estaban orbitando,

Marx Express, que detectó emanaciones de metano.

Pero no sabemos cuál es el origen.

Podría ser que esto fuera un indicativo de vida.

Por lo tanto, vuelve a recobrar mucho interés

el tema del estudio de Marte en estos momentos, ¿no?

Ángel tiene razón, el descubrimiento

de un gas inestable como el metano en Marte

fue una enorme sorpresa, algo inesperado

que podría ser la pista para saber si hay vida en el planeta rojo.

La ESA, la Agencia Aeroespacial Europea,

está pensando ya en enviar una nueva sonda

para descubrir qué es lo que produce metano en Marte.

El Metano es un gas que se descompone rápido.

Si existe en la atmósfera de Marte, es que algo lo está produciendo.

La incógnita es si proviene de actividad geológica o biológica.

Toca averiguarlo.

Para saber más sobre Marte y vida extraterrestre,

viajamos a la Agencia Espacial Europea, en Holanda.

La ESA es la Agencia Espacial Europea,

que es como la NASA, pero de Europa, y tiene varias sedes.

Hay una de astronautas en Alemania, hay una en España,

y la más importante está aquí, en Holanda,

cerca de este pueblecito llamado Leiden.

Aquí varios cerebros españoles trabajan en la misión EXOMARS,

el principal proyecto de la ESA.

Un robot que aterrizará en Marte en 2020,

y por primera vez podrá perforar el suelo marciano,

extraer muestras, analizarlas y ver si hay signos

de vida pasada o presente.

Él es nuestro protagonista.

¿Me está mirando? Sí, claro que te está mirando.

Hasta te está haciendo fotos, que nos va a mandar

para analizarlas. ¿Y qué haréis con estas fotos?

No hará fotos de un marciano.

Lo que hará es, sobre todo, perforar,

tomar muestras del subsuelo e intentar descubrir

trazas de moléculas orgánicas y de posible vida en Marte.

Soy Silvia y tengo dos grandes misiones.

Por las tardes cuido de mis niñas y durante el día

trabajo en la Agencia Espacial Europea

diseñando nuestras misiones a Marte para acercar el planeta rojo

a nuestra Tierra.

Saber si hubo o hay vida en Marte. Sí, efectivamente.

El programa EXOMARS consta de dos misiones:

una que lanzamos el año pasado y que ya ha puesto

un satélite orbitador alrededor de Marte

y analizará la composición de la atmósfera

buscando el metano.

Varias misiones han detectado metano en diferentes cantidades

y hasta ahora no se ha podido saber si su origen es biológico

o geológico. Un misterio.

Un misterio, sí, porque, además, el metano se sabe

que en la atmósfera de Marte dura de tres a cuatro siglos.

Ajá. Así que debería estar

en cantidades más constantes, pero ahora vemos

variaciones muy grandes de la cantidad de metano.

Eso podría indicar que hay fuentes activas

que aún emiten metano.

Lo que distinguirá a este "rover" es que será capaz,

por primera vez en la historia, de perforar la superficie de Marte

y sacar muestras del interior, ¿no?

Sabemos que en la superficie hay demasiada radiación

para que exista la vida.

Entonces, el interés de perforar el subsuelo

es que esa capa de protección del suelo

protege de la radiación, y entendemos que sería en el subsuelo

donde hay más oportunidades de encontrar restos de vida,

si alguna vez la hubo. Y está prevista para 2020, ¿no?

Sí, el lanzamiento está previsto para finales de julio

o principios de agosto del 2020 y aterrizaría en Marte

en marzo de 2021.

Y lo difícil de la misión imagino que es el aterrizaje, ¿no?

Porque enviar algo a la órbita de Marte,

bueno, lo habéis hecho otras veces, pero lo de aterrizar...

Sí, es una de las partes más difíciles de la misión

porque la cápsula entra a velocidades muy altas,

20-30.000 km/h, y en seis o siete minutos

tiene que conseguir frenar hasta 5 o 6 km/h,

que es la velocidad a la que aterrizan cápsulas.

Entonces, sí, es una de las partes más difíciles.

Hola, Martín -Hola.

-Este es Martín. -Encantado.

Diseñar este "rover" requiere mucha innovación,

que después puede tener su utilidad civil.

Imagino nuevos materiales, "software", nuevas tecnologías...

Sí, bueno, de hecho hay algunas tecnologías,

algunas áreas, en las que en el espacio está muy avanzado

y, efectivamente, como tú decías, hay tecnología

que luego sale del espacio y encuentra aplicaciones terrestres,

pero, por otro lado, hay tecnología en el espacio

que es completamente, para la Tierra, obsoleta.

Los ordenadores de a bordo que hay en el "rover" son antiguos.

Son ordenadores que hay en la Tierra hace diez años o más.

Pero... -Los niveles de radiación

a los que se someten los ordenadores de a bordo

y las temperaturas muy bajas hacen que estos sistemas

se tengan que testear y probar con condiciones extremas,

que no son pruebas que se hacen a los ordenadores

que usamos en el día a día en la Tierra.

¿Podemos ver cómo funciona?

-¿Quieres probarlo? Sí.

Hola, soy Martín y me encantaría dotar de inteligencia

a los sistemas "rovers" que vamos a enviar a Marte.

Cuando esté en Marte no se moverá con un "joystick". (RÍE)

¿Cuánto tarda en llegar una señal desde Marte hasta nosotros

y de nosotros al "rover"?

Depende un poco de las órbitas de la Tierra y Marte,

pero puede durar entre 15 y 20 minutos...

Ajá. ...en enviar una señal.

El robot necesita de una cierta autonomía.

Tienen que tener la suficiente inteligencia

como para esquivar obstáculos y ser autónomos

en cuanto a la navegación hacia el siguiente

punto de interés científico.

Lo más complicado del "rover" será perforar, ¿no?

El mecanismo de taladro que va a incorporar el robot

es un mecanismo bastante complejo, con un diseño

que requiere de varios mecanismos perforando de forma simultanea

para poder llegar a una profundidad tan grande.

El elemento más crucial de la misión,

el momento en el que EXOMARS tome una muestra del subsuelo,

es una fase que determinará cuán exitosa será

la misión de EXOMARS o no.

Qué pasada, ¿eh? Sí.

Le estás metiendo caña, ¿eh? Es que me lo paso bien.

Se supone que hace unos tres mil millones de años,

Marte era más habitable, había agua líquida, incluso lagos.

Ahora es inhóspito, es inhabitable.

Las temperaturas son extremas, no hay oxígeno respirable...

No parece que sea un destino agradable para ir.

Pero en 1969, llegamos a la Luna, repetimos varias veces en el año 70.

Se creó entonces la idea de que el próximo destino

era el planeta rojo, y quizás no es urgente.

No tenemos necesidad de enviar ahora a humanos a Marte.

Pero si de verdad nuestro destino como especie humana es

colonizar otros mundos,

sin duda la siguiente parada es Marte.

Pitidos

En el futuro, los humanos viajarán a Marte

en una nave como esta, ¿no?

Sí, en un entorno parecido, un vehículo como este,

porque se tarda un tiempo en llegar a Marte,

entre tres y seis meses.

Y es preciso un hábitat, como lo llamamos nosotros.

Un lugar donde trabajar, dedicarse a la ciencia,

pero también controlar la nave, así que este entorno

tiene la función combinada de laboratorio y vehículo.

Me llamo Markus y trabajo como diseñador de misiones,

uno de los trabajos más apasionantes que se puede tener.

Ayudo a la Agencia Espacial Europea en la misión de que la humanidad

dé un paso más en el universo, en el sistema solar,

para descubrir nuevos lugares y conocimientos.

¿Cuánto durará toda la misión? Porque se tardan

seis meses en llegar, pero hay que volver.

Sí. Creemos que serán unos 1.000 días, es decir,

alrededor de dos años y medio.

Eso es porque cuando la nave aterrice en Marte,

tendrá que esperar unos 15 meses para volver a la Tierra, ¿no?

Exacto, porque Marte gira en todo momento alrededor del Sol.

Y la Tierra también.

Como nuestro planeta está más cerca del Sol,

orbita mucho más rápido que Marte, y habrá que esperar 15 meses

en la superficie de Marte hasta que las posiciones de la Tierra

y Marte sean las adecuadas para emprender el viaje de vuelta.

Gracias al programa de la Estación Espacial Internacional,

sabemos que el ser humano puede vivir en el espacio

durante períodos de tiempo largos. Sí.

El principal problema surgirá tras los primeros seis meses,

cuando toque aterrizar la nave en Marte.

Habrá que atravesar la atmósfera del planeta,

lo cual requiere mucha precisión.

Hay que saber reaccionar a la situación.

Los astronautas deberán estar en su mejor momento de rendimiento.

Uno de los retos de viajar a Marte es confinar a un equipo

bastante grande de personas en un lugar pequeño

durante un período prolongado, unos 6 meses.

Por eso la ESA, la Agencia Espacial Europea,

junto con otros socios, ha puesto a personas

en un hábitat parecido, en una situación de prueba,

donde el equipo ha recreado el escenario de la misión de Marte

y realizado experimentos,

trabajado y convivido durante un tiempo largo.

De dicha experiencia hemos aprendido que es muy importante

encontrar el equipo oportuno y a los astronautas adecuados,

y que se preparen juntos años antes de la misión

para trabajar en equipo de un modo natural

y evitar que surja ningún tipo de conflicto o problema

durante el viaje.

Hay decisiones en el trayecto que dictaminarán

el destino de la tripulación, que tal vez sean de vida o muerte.

¿Hasta qué punto eres optimista respecto a viajar a Marte?

Soy muy optimista.

Diría que, una vez hayamos decidido qué queremos hacer

y cómo queremos hacerlo,

necesitamos unos 15 años para desarrollar

y poner en marcha la tecnología para construir la nave.

Es interesante recalcar que ya estamos construyendo ahora

el equipo que nos llevará a Marte o que nos ayudará a hacerlo,

como la nave espacial Orión, que está construyendo la NASA

pero que cuenta también con la colaboración de la ESA.

¿Por qué es tan importante enviar a seres humanos a Marte?

Me refiero a que si es tan caro, tan complicado...

Ya hay robots exploradores como el Curiosity en Marte,

y el ExoMars, que tomará muestras en el futuro.

La respuesta más corta es: por la ciencia.

Porque las ciencias naturales son, a fin de cuentas, un proceso humano.

Se pueden hacer muchas cosas con robots,

como cartografiar el terreno y elaborar mapas,

pero la verdadera esencia de las ciencias naturales

consiste en interactuar con el objeto de investigación.

Tener a un geólogo en el terreno, ¿no?

Un geólogo, un químico, un científico atmosférico,

un médico o un biólogo también, quién sabe.

La idea de que tenemos que expandirnos en el universo

porque los recursos humanos de la Tierra se agotarán

para mí no tiene sentido.

Bueno, el tema de fondo es interesante.

¿Hasta qué punto el proceso de exploración

puede conducir a una mayor expansión del ser humano en el sistema solar?

Me parece importante tener en cuenta ese paso.

No digo que debamos o no debamos hacerlo,

sino que es una reflexión que deberíamos plantearnos.

¿Queremos tener un segundo hábitat?

Pues bien, la Tierra puede acabar destruida.

Me parece un motivo claro por el que necesitamos astronautas

en otro planeta.

Una cosa que no nos contarán es que hay un poco de pique

entre los que defienden la exploración con humanos

del espacio y los que no. Es cuestión de presupuesto.

Enviar humanos a Marte es un pastón, y el presupuesto no es ilimitado.

Si lo hacen, de algún sitio deben recortar,

y posiblemente sería de la exploración con robots

o de los telescopios, de la parte científica.

Y aquí está un poco el dilema, en la ESA, la NASA

o cualquier agencia espacial.

La ciencia me apasiona por muchos motivos,

pero uno de ellos es el colaborar con cientos de personas

Por eso trabajo en la ESA.

Con lo que avanza la astrofísica, con telescopios, con "rovers",

la exploración humana espacial, o sea, enviar humanos a Marte

o a la Luna...

Cuando dicen que tenemos muchos problemas aquí

para irnos a Marte, yo creo que es un argumento válido.

O sea, ¿cómo justificas que se invierta tantísimo dinero

en algo así, que parece, no un capricho,

pero que no parece urgente? ¿Cuál es tu visión sobre eso?

Bueno, yo creo que se puede hacer mucho

con la exploración robótica para conocer el planeta,

para saber cuáles son sus condiciones,

pero una vez que hayamos tenido los suficientes datos,

yo creo que es prácticamente inevitable

el siguiente paso: la exploración humana,

la exploración de ir y visitar otros planetas,

quizás vivir allí, tener bases permanentes.

Y eso yo creo que es una de las motivaciones principales

Si hablamos de buscar vida extraterrestre,

no nos podemos limitar a Marte, porque estáis descubriendo

un montón de planetas en otros sistemas solares, ¿no?

Bueno, pues así es.

Si pensamos que en nuestra galaxia hay

más de cien mil millones de estrellas,

y estamos viendo que parece ser que al menos hay un planeta

en cada una de estas estrellas,

pues podemos tener más de cien mil millones de planetas.

Algunos de ellos están incluso en la zona habitable

de la estrella en la orbitan. O sea, cada estrella que vemos

por la noche tiene un planeta alrededor como mínimo.

O sea, estadísticamente... Estadísticamente, se puede decir así.

Que haya vida en el universo es prácticamente seguro, ¿no?

Bueno, hay una probabilidad muy alta, y por eso hacemos todo lo que podemos

por encontrar vida, encontrar indicios, encontrar...

Entender la habitabilidad cómo funciona.

La manera de encontrar vida en Marte

es con la EXOMARS, perforando, pero ¿cómo sabéis

si hay vida o no en un planeta a años luz de distancia?

Bueno, como no podemos ir allí, evidentemente,

lo que hacemos es utilizar la luz que viene de la estrella

combinada con la luz que pasa a través de la atmósfera del planeta

para ver si hay realmente indicadores biológicos.

Lo que hacemos es ver cuál sería el impacto

de posibles microorganismos y organismos

en la atmósfera del planeta.

O sea, veis si en la atmósfera hay como gases

que solo se expliquen por la presencia de vida.

Y si encontramos vida en Marte, ¿cómo crees que puede ser esta vida?

Pues probablemente sería vida que se ha adaptado

a circunstancias extremas.

De temperatura, de composición química...

No sé, a lo mejor hay vida en lugares donde la composición de hierro

es muy alta, donde hay una acidez muy especial

y, no sé, podría ser, por ejemplo,

vida como la que hay en Riotinto, en Huelva.

Ricardo. ¿Qué tal?

Bienvenido a Marte. ¿Seguro que esto no es Marte?

Esto es Marte en la Tierra. Es que se le parece mucho.

No es que se le parezca, es que lo es.

Mi nombre es Ricardo Amils. Soy un forofo de los microorganismos.

Y por eso me gusta Riotinto, porque hay

microbiología extremófila muy interesante.

Pero en realidad lo que más me gusta es el jamón de Huelva.

Como laboratorio natural, os permite analizar

cómo podría ser la vida en Marte. Correcto.

Sabemos aquí que esto que ves, este panorama,

es producido por la biología.

En Marte ves un panorama parecido.

La pregunta es si en Marte ha sido producido por la biología.

No lo sabemos. Habrá que demostrarlo.

La ciencia requiere demostración. Claro.

Pero la posibilidad es grande.

Pues este es el origen del río Tinto. Ostras, es superrojo.

Mira, coge agua y verás el color que tiene.

¿Esto es por el hierro? Es el ion férrico en solución.

¿Cuánto hierro hay aquí? Entre 15-20 gramos por litro.

Guau. Un millón de veces

lo que hay en nuestros ríos o en nuestros océanos.

¡Qué pasada!

Pues todo esto es producto de la microbiología.

Los microorganismos que les gusta comer sulfuros metálicos

como la pirita. Fíjate...

Y luego defecan ácido sulfúrico y oxidan el hierro.

¿Es hierro producido por los microorganismos?

Los microorganismos se alimentan de la pirita y la oxidan.

La oxidación de la pirita produce ion férrico de color rojo

y ácido sulfúrico. Ostras.

Pero volviendo a Marte, ¿cómo podríamos saber

si hay microorganismos el en subsuelo de Marte?

Pues hay que hacer un agujero.

Soy Víctor Parro. Me encanta el campo,

me encanta pasear, me encanta disfrutar de la naturaleza

y si encima el trabajo que hago se desarrolla ahí,

es que, además, genial.

Hola. ¿Qué tal? ¿Cómo estás? Hola.

Esto es lo que podría descubrir vida en Marte.

Esta es una maqueta de "icebreaker", que es el concepto

de misión que está trabajando la NASA, en California.

Estamos trabajando con un instrumento que es capaz

de analizar una muestra de suelo marciano

y detectar, mediante un biosensor,

ver si hay presencia de microorganismos

o partes de esos microorganismos en el suelo marciano.

¿Cómo sería el proceso desde la extracción de muestra

hasta el análisis? La idea es que el "lander"

aterrice en una de las zonas del polo norte marciano,

donde sabemos que hay hielo a 5 cm de profundidad.

Ah... Va equipado de un perforador,

de una barrena que va a hacer uno o...

La idea es hacer varios agujeros de hasta un metro de profundidad,

extraer el hielo, que estará mezclado con suelo,

y una de las muestras introducirlas en el interior del SOLID

y analizarla para detectar la presencia de algún microorganismo

o parte de ese microorganismo en el suelo marciano.

Pregunta. Sí.

Si el SOLID detectara vida, ¿qué veríais?

¿Cómo sería? El SOLID es un sistema

que se llama un inmunoensayo fluorescente.

Un láser excita al fluorocromo y una cámara nos da una imagen

como esta, que son puntos brillantes

que te indican: "Aquí hemos capturado algo".

Y si tienes un panel de ellos que te coinciden,

te llevas una alegría y dices: "He descubierto vida en Marte".

¿Cómo serían estos microorganismos marcianos?

Bueno, yo te puedo enseñar los de aquí.

Aquí tienes una microscopia electrónica

Esto es leptospirillum. Sí.

Tiene esta forma curva.

Y este señor vive comiendo minerales.

Obtiene su energía de minerales,

de los sulfuros metálicos que hay en la faja pirítica.

Si ahora los pones en el subsuelo de Marte,

podrían sobrevivir. Sí.

Estos señores viven ahí debajo. Comiendo sulfuro.

Comiendo sulfuros metálicos. Guau.

No les gusta nada de lo que nos gusta a nosotros.

(RÍE) No pueden comer carbohidratos.

O sea, viven, su energía la obtienen de minerales.

Lo que detectaríais sería una vida parecida a la nuestra,

que esto implicaría, imagino, o un origen paralelo,

que es muy raro, o que nuestra vida viene de...

-Podría significar, o bien un origen común,

o que en algún momento hubo una transcontaminación

de los dos planetas. -Hay algunos que opinamos

que la vida viene de Marte, la Tierra.

Entonces, ¿por qué no vas a encontrar en Marte lo que hay aquí?

Vale, porque ¿sería muy extraño que hubiera vida en Marte

no relacionada con la nuestra?

-Para que fuera muy distinto deberías tener, digamos,

una bioquímica muy diferente. El misterio es doble.

Es, primero, si hay o hubo vida en Marte,

y si es idéntica o no a la nuestra. -Claro.

Yo creo que si es parecida, el sistema ya lo puede detectar.

Y tú, Ricardo, estás convencido de que sí hay vida en Marte, ¿no?

Yo soy de los pocos que cree que sí, que si hubo vida en Marte,

tiene que haber vida actualmente. ¿Qué te hace estar tan convencido?

Que hay vida en Riotinto.

Si hay vida en esas condiciones y esas condiciones se dan en Marte,

ese tipo de vida se podrá dar en Marte.

Ese instrumento es el mejor instrumento

para detectar vida en Marte.

Qué ganas de saber si hubo o hay vida en Marte.

Sí. Sí es necesario, porque alimenta

el motor de nuestro conocimiento, la curiosidad.

Esa curiosidad inherente de nuestra especie,

esas ganas de conocer tan grandes que es normal

que inventemos mitos, leyendas, que imaginemos

cómo podría ser nuestra vida en el futuro...

Pero al final es la ciencia la que nos dará la respuesta

de si hay vida en Marte y de si nosotros,

en nuestro origen, somos extraterrestres.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Viaje a Marte

El cazador de cerebros - Viaje a Marte

19 sep 2017

El ser humano ha evolucionado mirando al cielo, soñando con viajar a planetas desconocidos y con encontrar otras formas de vida. Cada nuevo descubrimiento espacial ha suscitado nuevas preguntas e incógnitas. Primero fue la Luna, pero ahora el ser humano tiene puesta la mirada en Marte, el planeta vecino, cuya fascinación viene de muy lejos.
¿Vale la pena enviar una misión tripulada a Marte? ¿Es mejor emplear los recursos para construir más hospitales? ¿Es un capricho de los científicos o de los políticos?
Para responder a estas preguntas un equipo del programa ha estado en la Agencia Espacial Europea. Allí han conocido numerosos aspectos del planeta rojo y han entrevistado a una larga lista de cerebros e investigadores científicos.

ver más sobre "El cazador de cerebros - Viaje a Marte" ver menos sobre "El cazador de cerebros - Viaje a Marte"
Programas completos (26)

Los últimos 63 programas de El cazador de cerebros

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios