www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5440979
Para todos los públicos El cazador de cerebros - Ser feliz en Dinamarca - ver ahora
Transcripción completa

(SUSPIRA) Esto es vida.

Si es que tenemos un país...

Por eso vienen tantos guiris y quedan encantados.

Sol, las tapas, pero...

Finlandia, país más feliz del mundo.

España, número 30.

Por delante de nosotros, Guatemala, Chile, Malta, Bélgica...

O la ONU no mide bien esto de la felicidad

o en realidad nosotros no sabemos lo que nos hace felices.

"Si estás viendo esto, es que eres una mente inquieta.

Ya somos dos.

Me llamo Pere Estupinyà y quiero investigar

cómo la ciencia intenta solucionar problemas globales,

explicarnos cómo funciona el mundo y hacernos más felices.

Y, para ello, busco cerebros que estén en la mismísima frontera

del conocimiento para que nos cuenten lo que saben.

Bienvenidos."

Pues sí, desde 2012, las Naciones Unidas elaboran

el "ranking" mundial de la felicidad.

Y los países nórdicos siempre están en cabeza.

El que más veces ha sido país más feliz del mundo es Dinamarca.

Puede sonar raro,

pero ellos utilizan factores que científicamente

se han demostrado contribuyen a la felicidad.

Hay algunos, como seguridad o salud, que en España estamos muy bien,

pero ¿podría haber otros, como seguridad laboral,

que influyeran más que el clima o la comida?

Hoy analizaremos la felicidad,

pero no desde una perspectiva psicológica,

de emociones, como de búsqueda individual,

sino más social.

¿Qué factores de nuestro entorno podemos modificar

para construir felicidad?

Vayamos a los países nórdicos, a ver cuál es su secreto.

"La búsqueda de la felicidad ha sido el motivo de muchos viajes.

En el de hoy, la ciencia nos lleva a los países nórdicos,

empezando por Dinamarca,

para entender qué tienen ellos que no tengamos nosotros."

Bueno, pues ya estamos en el país más feliz del mundo.

"¿Qué es la felicidad?

Sí, es una suma de momentos, de emociones felices y placeres,

pero los expertos la conciben más como una sensación global

de bienestar y de sentido y satisfacción sobre tu vida.

Obvio, es muy subjetivo, pero en Copenhague son tan felices

que hasta tienen un lugar para investigarla científicamente:

el Happiness Research Institute,

donde trabaja un amigo experto en 'big data'

que nos puede aclarar muchas cosas."

¿Qué? ¿Feliz, aquí, en Dinamarca? Sí, sí. Muy feliz. (RÍE)

¿Se puede medir la felicidad? Tú eres físico, ¿no?

Sí, yo soy físico y sí, se puede medir.

Nosotros la medimos desde hace mucho tiempo

y no somos los únicos.

En Inglaterra, hay mucha gente que la mide.

Está creciendo mucho el número de científicos

que se está especializando en la felicidad.

Hace 14 años, yo decidí que quería medir mi felicidad

y he estado haciendo eso cada noche de mi vida hasta hoy.

¿Y has sacado conclusiones propias? ¿Has visto patrones?

Una de ellas, quizá la principal,

es que es imposible no ser infeliz de vez en cuando.

Cuando estaba en España, el sol no afectaba a mi felicidad.

Nunca aparecía en mi diario.

Desde que estoy aquí, aparece porque contrasta con el invierno.

¡Ah, claro! El sol te hace feliz cuando no lo has tenido.

Es lo que yo llamo la felicidad por contraste.

No hay mayor relax que el que viene tras una semana estresante.

Lo que esto quiere decir es que, para conseguir la felicidad,

a veces necesitas que te falten aquellas cosas

que hacen posible la felicidad.

En el Instituto de la Felicidad, estáis intentando construir entornos

que faciliten que las personas sean más felices,

y eso me parece más novedoso. Exactamente.

Preguntamos a la gente cómo de felices se sienten

e intentamos encontrar la forma de hacerlos felices

con distintas intervenciones.

Por ejemplo, estamos trabajando con una empresa

que nos llamó hace un año

y que quería ser la empresa más feliz

de uno de los países más felices del mundo.

Y estamos preguntándoles cómo de felices son,

intentando averiguar quién no es tan feliz...

El por qué y el cómo. ...el por qué y el cómo solucionarlo.

Qué interesante. ¿Cómo se llama la empresa?

Se llama Valcon.

Pásate mañana a las 09:00 y te presento a Thomas y al resto.

"Nuestro objetivo en este programa es averiguar cómo crear entornos,

empresas, ciudades, hogares, países,

que nos condicionen a ser más felices

y averiguar las claves de la felicidad escandinava,

que, en parte, pasa por comprender y pronunciar

la palabra 'hygge'.

La felicidad también está en nuestro interior,

en el cerebro, en rasgos de personalidad,

y, por lo visto, en genes que hacen a unas personas

más felices que otras.

Ah, y nos protegeremos de los ladrones de la felicidad.

Pero volvamos a Copenhague, que tenemos una cita."

"Valcon es una consultora como muchas otras,

con trabajadores que viajan y asesoran a otras empresas,

que un día decidió buscar la manera de hacer más felices

a sus empleados.

¿Por qué?

Hablemos con su director."

¿Cuándo y por qué decidisteis convertir Valcon

en una empresa más feliz?

Cuando uno se dedica al negocio de la consultoría y la gestión,

el bien más preciado es la gente.

Para nosotros, que la gente prospere y se sienta bien

es muy muy importante.

Además, cuanto más feliz es la gente, más innovadora se muestra,

y también más productiva, más dura en su puesto de trabajo,

mejor líder es, mejores decisiones toma, etc.

Porque ser feliz hace que las personas sean

más completas y más prósperas.

Para mejorar el bienestar,

¿por qué no seguisteis vuestras intuiciones,

o las de algún gurú,

sino que fuisteis a un centro de investigación científica?

Queríamos tomárnoslo en serio.

Empezamos por analizar el panorama y plantearnos qué queríamos.

Y luego vimos que la OCDE mide la felicidad a escala nacional.

Es decir, establece cuáles son las capitales más felices del mundo,

los países más felices del mundo, etc.

Adoptamos esa perspectiva y nos preguntamos cómo lo medirían.

Nos pusimos en contacto con el Instituto Danés de Investigación

sobre la Felicidad y les preguntamos si se podía aplicar a una empresa,

si era posible, y nos dijeron que sí.

Así fue como entró en juego la ciencia y la estadística.

Y empezamos a trabajar con actividades concretas

para potenciar aquellas áreas que, si se mejoraban,

podían aumentar la felicidad.

¿Hubo algún descubrimiento, diagnóstico o intervención

que no esperabais? Sí.

Ya no somos una empresa únicamente danesa,

hay trabajadores de Italia, Alemania, Estados Unidos...

Todos se han trasladado. Trabajan aquí, en Copenhague,

y carecen de red social, y eso les perjudica.

Y otro factor es el estrés.

Ahora lo que hacemos es tenerlo en cuenta desde el principio,

antes de que sea tarde, para poder trabajarlo,

ponerlo sobre la mesa y darnos cuenta de que es algo

que todo el mundo experimentará en algún momento.

Creo que esa intervención en concreto es la más importante.

"Lo primero que piensa una empresa para contentar a sus trabajadores

son regalos o fiestas,

pero el proceso de Valcon fue más sofisticado.

Hicieron encuestas a trabajadores y analizaron procesos

para identificar los factores particulares

que debían corregirse, siete en su caso,

y diseñar estrategias para mejorar el bienestar."

Como seres humanos, no somos tan distintos como podríamos pensar.

Porque todo lo que hacéis se basa en investigación

sobre la felicidad,

no en lo que pensáis que es necesario

ni en vuestras intuiciones, ¿verdad?

No, se basa en muchos años de investigación.

Es un gran campo de estudio.

Cada año se mide la satisfacción laboral

y la felicidad en Dinamarca con una muestra de 2.600 daneses

para ver qué cambios hay y cuáles son los factores

que determinan la satisfacción laboral.

Cuando preguntamos qué es importante, muchos dicen:

"Son mis compañeros los que me hacen feliz".

Pero si lo medimos y aplicamos la ciencia,

vemos que sí, los compañeros son importantes.

Pero hay seis factores que lo son más,

lo que demuestra que a veces damos por sentado lo más importante.

Sentir que lo que hacemos tiene sentido,

que con nuestro trabajo contribuimos al bien propio

o al de los demás o a un mundo mejor

es en realidad más importante.

En nuestra vida cotidiana olvidamos por qué hacemos lo que hacemos.

Si como investigadores solo siguiéramos lo que dice la gente

solo trabajaríamos para mejorar las relaciones laborales

y eso no tendría apenas efecto.

¿Y cómo enfocáis las condiciones individuales?

Porque hablamos de personas de una edad similar,

de condiciones socioeconómicas parecidas,

pero son personas diferentes, al final.

Son diferentes, pero, como seres humanos,

no somos tan distintos como podríamos pensar.

Cuando se hacen mediciones a gran escala,

como en el informe mundial sobre la felicidad de la ONU,

vemos que las relaciones sociales y la buena salud

son los dos factores más determinantes para la felicidad.

Esto es cierto para ti, en España, y para mí, en Dinamarca.

Aunque no tengamos el mismo sexo, edad

ni el mismo contexto socioeconómico.

Las personas son sorprendentemente parecidas

en lo que las hace felices.

En Valcon, lo aplicamos al ámbito empresarial.

Permitimos que los trabajadores formen sus propios clubes,

pero no decidimos por ellos si deben ir a correr, al gimnasio

o a hacer relajación.

Les decimos: "Pasad tiempo juntos haciendo lo que prefiráis".

-Deberías probar alguna de las actividades:

correr, relajación...

Eh... Correr, no creo. (RÍE) ¿A qué hora la hacéis?

-A primera hora de la mañana, a las 06:30.

Bueno, me lo pensaré, pero no creo.

"Hecho el diagnóstico,

voy a probar algunas de las soluciones.

Los trabajadores pueden elegir las actividades sociales

que más les guste hacer en equipo: correr, meditar...

Pero también se han cambiado horarios, dinámicas de trabajo,

se ha favorecido la integración de los nuevos

y hasta se ha mejorado la nutrición ofreciéndoles comida sana

que se pueden llevar para estar más tiempo con la familia."

Pues era un poco escéptico, sobre todo con correr,

no me apetecía nada levantarme a las 05:30 de la mañana,

pero me siento bien.

El de Valcon es un proyecto en marcha.

Para nosotros, es un ejemplo que ilustra que la felicidad,

a pesar de ser un concepto un poco difuso y muy subjetivo,

igualmente sí se puede descomponer en factores,

medir y tomar acciones concretas para mejorarla.

"Pero vayamos ya al Instituto de Investigación de la Felicidad

en Copenhague.

Queremos saber el secreto de la felicidad escandinava

y cómo hacer, no solo empresas, sino sociedades enteras más felices.

Meik Wiking, el cerebro que dirige este interesantísimo instituto,

tiene varias ideas claras."

¡Hola! Hola.

Mucho gusto.

Ah, es verdad, que viviste en Jaén.

Sí, sí. Viví en Baeza, hace 20 años.

¿Fuiste feliz allí? Sí, más o menos.

Pero creo que mi ciudad es más feliz.

"Meik es un economista que lleva años estudiando

los condicionantes sociales de la felicidad.

Colabora con las Naciones Unidas en su informe

y asesora a países, a ciudades y a gobiernos.

Tanto él como la ONU han llegado a identificar

seis factores clave."

En primer lugar, está el PIB por cápita.

Sí. Constatamos que los países más ricos,

por general, son más felices.

Tener una buena esperanza de vida y una buena salud

es otro factor que explica las diferencias.

No es ninguna sorpresa que las personas enfermas

sean menos felices.

Luego está la sensación de poder elegir

el rumbo que queremos tomar en nuestra vida: la libertad.

El cuarto factor que hemos observado es la ausencia de corrupción.

Porque un buen Gobierno nos aporta confianza,

y sabemos que las poblaciones con un alto nivel de confianza

son más felices.

También son importantes los niveles de generosidad de la sociedad,

las donaciones,

aportaciones de la gente en impuestos...

Este es el quinto factor. Y el último

es, probablemente, el más importante: las relaciones.

El apoyo social.

Sentir que contamos con personas a las que acudir

en momentos de necesidad.

¿Puede ser uno de los factores que os hace más felices?

Exacto.

Nuestro estado de bienestar funciona muy bien

reduciendo las causas de infelicidad.

Las prestaciones por desempleo son generosas,

la asistencia sanitaria es universal...

Evitamos muchas de las cosas que pueden hacer infeliz a la gente.

"No todos los países ricos son igual de felices,

y es que hay un aspecto que no solemos citar."

A la pregunta de si están contentos de pagar impuestos,

9 u 8 de cada 10 daneses dirá: "Sí, estoy satisfecho de pagar".

En general, la población siente que recibe muchas cosas

a cambio de los impuestos, aunque sean elevados.

A cambio, tienen buenas infraestructuras,

una buena atención sanitaria, buenas prestaciones por desempleo,

universidad gratuita...

Empiezo a sospechar una cosa,

que es que, además de fijarnos en las cosas que generan felicidad,

es muy importante que nos fijemos en las que la impiden.

Es como construir una base muy sólida

sobre la que sea más fácil que cada uno diseñe

su camino hacia la felicidad

y disfrute de esta palabra que tienen los daneses

que es más fácil de entender que de pronunciar.

"Huge", "Haig"... ¿Cómo es esto? (RÍE)

"Hygge" es...

Puede definirse brevemente como el arte de crear

una atmosfera agradable, acogedora.

Tiene que ver con estar tranquilo, con tus seres queridos,

con una buena comida, relajándote, disfrutando de la vida.

Nos comparamos con los demás porque somos animales sociales.

Establecemos comparaciones sociales.

Lo vemos en los datos, por ejemplo, de la renta.

A muchos les importan más sus ingresos relativos,

el dinero que ganan, comparado con sus familiares,

vecinos y amigos, que sus ingresos absolutos.

Tú asesoras a empresas, a instituciones, a países,

para ayudarles a hacer más feliz a la gente.

¿Qué necesitaríamos saber los españoles,

o el Gobierno español?

España está relativamente bien.

Estáis en el tercio superior del "ranking"

en el informe mundial sobre la felicidad

que incluye 155 países.

Evidentemente, sería deseable reducir la corrupción.

Y el hecho de que haya tanto desempleo,

especialmente entre los jóvenes, es perjudicial para la felicidad.

"Sabemos lo que piensan los expertos en felicidad,

pero ¿qué piensan los daneses?"

Yo creo que aquí podría ser feliz.

Es verdad que les falta un poco de sangre,

pero tienen menos preocupaciones.

El secreto, habrá varios, pero uno es: impuestos altos. (RÍE)

Que está relacionado con la falta de preocupación.

Hasta ahora hemos hablado de los factores externos

de felicidad, pero también hay internos,

psicológicos, sin duda, pero me interesa ir a Noruega

porque están investigando en predisposición genética

y tipos de personalidad

que hacen que, en circunstancias muy similares,

unas personas sean más felices que otras.

"Nuestra visita a Oslo nos reúne con la psicóloga

Ragnhild Bang,

que investiga en el Instituto Noruego de Salud Pública

sobre bienestar social, salud mental,

rasgos de personalidad y predisposición genética a que,

ante circunstancias similares,

unas personas sean más felices que otras."

¡Oh, guau!

Impresionante, ¿eh? (RIENDO) Sí.

¿Cuántas muestras de ADN tenéis en el biobanco?

Casi 300.000, creo.

Solo el estudio noruego sobre el cordón umbilical

con madres y bebés contiene el ADN de unas 270.000 personas,

el 5 % de la población. Guau.

Y tenéis la historia de toda esta gente, ¿verdad?

Información sobre salud, social...

Sí.

Tenemos muchos datos de cuestionarios de registros nacionales,

de salud, empleo, que podemos vincular

para recabar información de todo tipo.

Pero espera a ver el sistema de almacenaje automático de abajo.

"Este impresionante banco de genes y de muestras biológicas en Oslo

es de los mayores y más antiguos del mundo.

Lo utilizan para todo tipo de estudios en medicina,

con el objetivo de encontrar correlaciones entre genes,

estilos de vida, enfermedades, desarrollo social

e incluso felicidad.

No ha sido fácil conseguir acceso aquí."

Tenemos toda esta información del ADN

que podemos vincular con la historia de la gente.

Su vida, ¿sabes?

Toda su vida social, laboral, y hacer un seguimiento

de lo que han hecho sus padres, sus abuelos...

Vincularlo con los medicamentos que compran en la farmacia

o los diagnósticos que han recibido en las visitas al médico.

Y luego cruzarlo para estudiar a fondo

la vida de las personas y los mecanismos que entran en juego.

En realidad, el contexto en el que vivimos,

nuestro entorno,

crea oportunidades o limitaciones en la expresión de los genes.

¿Cuál es la conexión entre los genes y la felicidad?

¿Son neurotransmisores en el cerebro

o tipos de personalidad...?

Todo está muy relacionado.

La felicidad es un sentimiento casi mágico,

pero representa actividad en el cerebro

e implica factores bioquímicos y fisiológicos.

Y detrás de todo esto están los genes.

Lo hemos estudiado analizando la estabilidad de la felicidad

porque resulta que las personas suelen ser estables

en sus niveles de felicidad.

Y los factores genéticos explican el 80 % de esa estabilidad.

Por tanto, los genes nos mantienen estables en el tiempo.

Hemos también encontrado cuatro rasgos de la personalidad

especialmente implicados en la felicidad,

como la ausencia de depresión y ansiedad.

Y, aunque pueda sorprender, también es importante la actividad.

Ser activos, energéticos, además de tener

muchas emociones positivas, emociones básicas.

Todo esto está relacionado con la personalidad.

La información, si es buena, toda es válida.

Por un lado, es interesantísimo lo que hacen

de correlacionar datos genéticos con perfiles médicos

e informes de felicidad.

Aunque el objetivo de los noruegos es el mismo que el de los daneses:

comprender qué factores se pueden modular

para facilitar, diseñar, la felicidad de sus ciudadanos.

"Obvio que las circunstancias de la vida

modulan nuestra felicidad, pero los niveles cerebrales

de serotonina u otros neurotransmisores

o los rasgos de personalidad individual de cada uno

también influyen."

Es muy interesante, porque eres psicóloga

y has estudiado religión, misticismo, filosofía, ética...

¿Cómo se conecta todo esto con la genética?

Entender lo que somos y lo que nos mueve

nos permite actuar y crear sociedades mejores.

tenemos que trabajar con todos los sectores,

todas las disciplinas,

encontrar un lenguaje común y aprovecharlo.

La salud no se crea en el hospital.

La salud se forja en la forma en la que vive la gente.

En la guardería, en el tranvía, como ahora,

en el trabajo, en el parque...

Debemos hacer que los arquitectos colaboren con nosotros,

y los sociólogos y la enfermeras, los psicólogos,

los responsables de urbanismo en las ciudades...

Para cambiar la vida de la gente y darles un buen porvenir

y un buen futuro,

tenemos que saber cómo funcionan estas cosas.

¿Qué es lo más importante que podemos aprender de...?

¿La felicidad?

Sí, de cómo ser felices.

Claramente, las relaciones.

Es decir, la conexión con los demás, nuestros vínculos sociales.

Somos animales gregarios, nos hemos desarrollado en grupo.

Y si no hubiéramos colaborado ni disfrutado en compañía,

jamás habríamos sobrevivido.

Por eso son tan interesantes los hallazgos sobre las relaciones.

Tú pareces muy feliz. (RÍE)

¿Cuál es tu secreto? (RÍE)

En mi caso, la felicidad está en aprender.

En tener un trabajo que me encanta,

que me permite cultivar mis intereses.

Para mí, es extremadamente importante.

Sí.

Ese es mi secreto.

Para mí también. (RÍEN)

"¿Y el factor humano?

¿Qué elementos de nuestra personalidad

intervienen a la hora de crear felicidad?

Es hora de cambiar genética por psicología

y, para ello, hay que dejar la ciudad

y tomar un camino un poco más salvaje

que nos llevará a un reconocido investigador

cuya sabiduría y humanidad

servirán para completar nuestro viaje."

Llega un momento en el que todos necesitamos relajarnos.

Y nos va muy bien estar en contacto con la naturaleza

o ir a lugares tranquilos en lugar de quedarse en plena ciudad.

Para algunas personas, la naturaleza o la tranquilidad

suena menos apasionante o menos intenso

o como si fueran placeres menos fuertes.

¿Son este tipo de placeres una felicidad diferente a la otra?

La felicidad es un término muy amplio.

Hay muchos tipos de felicidad.

Podemos sentirnos contentos,

calmados, seguros y relajados.

Pero también está la pasión, el entusiasmo,

el interés, ¿sabes?

Y necesitamos ambas cosas.

Y con esto quiero decir que no hay un camino

que conduzca a la felicidad y sea igual para todo el mundo,

sino varios.

Todos tenemos que buscar el nuestro.

Ahora bien,

la investigación intenta encontrar el denominador común,

los aspectos compartidos entre personas diferentes.

Por ejemplo, todos necesitamos relaciones sociales.

Hicimos un estudio con estudiantes de Psicología

en el que preguntábamos a la gente sobre los ladrones de la felicidad.

¿Cuándo desaparece la felicidad? ¿Qué nos roba la felicidad?

La respuesta habitual suele ser la influencia negativa de los demás,

cuando alguien se enfada con nosotros

o nos hace sentir mal de alguna forma.

"Los ladrones de la felicidad.

De nuevo, pensar no solo en las cosas que nos dan bienestar,

también en las que nos lo quitan.

Y una, paradójicamente, puede ser la propia búsqueda de la felicidad."

Buscar constantemente la felicidad tiene un peligro.

Si la buscamos todo el tiempo,

entramos en una especie de paradoja de la felicidad,

porque las personas que constantemente la buscan

pueden acabar siendo infelices.

Un buen consejo es olvidarse de intentar ser feliz a todas horas

y simplemente centrarse en las cosas de la vida

que tengan verdadero valor para nosotros.

De nuevo, como experto en la ciencia de la personalidad,

¿crees que hay determinadas características

que distinguen a las personas felices?

Hay algunos estudios sobre el tema.

En primer lugar, las personas que muestran

características de extroversión, que son activas, sociales,

tienden a puntuar más alto en felicidad.

Y las personas que presentan características elevadas

de estabilidad emocional

también suelen ser más felices.

Eso implica no frustrarse ante cualquier pequeño percance

o nimiedad,

sino saber calmarse y relajarse.

"Empezamos el programa en la playa y lo terminamos en un lago helado.

Pero, la verdad, creo estar más cerca de entender la felicidad,

de que parte del secreto no está en las cosas que te la dan,

sino en las que te la quitan.

Y quizás sea la naturaleza o la conversación,

pero está claro que la felicidad también se contagia."

¿Cuánto dura esta sensación de alegría,

de estar pasándolo bien?

Hay una felicidad momentánea que dura poco,

pero su recuerdo tiene el potencial de durar para siempre.

La felicidad también consiste en conservar los buenos recuerdos.

Tenemos un álbum mental,

como un libro de cosas buenas.

Este momento puede durar para siempre en nuestra mente y nuestra memoria,

y eso también forma parte de la felicidad.

Creo que lo empiezo a entender,

pero ¿cuál es el secreto de los países nórdicos?

¿Por qué sois más felices que en España, por ejemplo?

-La razón por la que los países escandinavos

están tan arriba en el "ranking"

no es necesariamente que seamos mucho más felices,

sino que hay menos personas poco felices.

(ASIENTE)

Me refiero a personas marginalizadas, excluidas de la vida laboral

o la vida familiar.

¿Sabes?

Los más infelices en el resto de países

no son tan infelices en los países escandinavos

porque tenemos sistemas de apoyo muy buenos.

Pero es que vuestro Gobierno considera la felicidad

como algo importante.

-El objetivo del Gobierno, de los políticos,

debe ser crear una pista de baile, por así decirlo,

donde cada uno baile como quiera.

Creo que los Gobiernos empiezan a percatarse

de que su objetivo es brindar oportunidades

para que la gente prospere y aproveche al máximo

su potencial.

(ASIENTE)

Creo que podría ser feliz en un país nórdico.

Sí. (RÍEN)

-¡Venga ya!

"El secreto, en la pista de baile.

El Gobierno no nos enseñará a bailar.

Esta será tu decisión, tu voluntad y tu esfuerzo.

Pero puede construir una pista de baile.

Y lo mismo ocurre con la felicidad.

Tras estar con los escandinavos

y ver cómo evitan a los ladrones de la felicidad,

es como si el ser humano tuviera el potencial

de gozar de vidas maravillosas,

eligiendo, obviamente, cada uno su viaje a la felicidad."

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Ser feliz en Dinamarca

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

El cazador de cerebros - Ser feliz en Dinamarca

11 nov 2019

Los avances científicos y médicos han conseguido que vivamos más años y con una aparente mejor calidad de vida ¿Es verdad que vivimos mejor? Iremos al país más feliz del mundo, Dinamarca, para demostrar si cuestiones, en apariencia abstractas como la felicidad, pueden ser medidas desde la ciencia.

ver más sobre "El cazador de cerebros - Ser feliz en Dinamarca" ver menos sobre "El cazador de cerebros - Ser feliz en Dinamarca"
Programas completos (34)
Clips

Los últimos 75 programas de El cazador de cerebros

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios