www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4349938
Para todos los públicos El cazador de cerebros - El futuro del trabajo - ver ahora
Transcripción completa

-Buenos días. -¿En qué te puedo ayudar?

Pues mira, doy doctor en Bioquímica, tengo dos másteres,

uno en investigación clínica y otro como docente.

Llegué aquí desde Alemania hace un año

y, a pesar de que estoy enviando muchos currículos,

soy como invisible.

¿Tú qué edad tienes? Yo paso de los 40. 46.

Y te...

O sea, yo noto en tu actitud que te sientes

con capacidad de hacer cosas,

pero un poco desencantado con el entorno, no contigo mismo.

Tienes una formación, una actitud, pero no...

Sí, porque lo que me he encontrado son puertas cerradas.

Yo creo que mi perfil no pasa desapercibido.

Ajá. Eso es lo que yo creo,

pero la realidad me está diciendo que sí pasa desapercibido.

-¿Su nombre? -Amelia, para servirte.

Soy ingeniero civil, de México, con dos maestrías,

y ya llevo un año buscando trabajo, pero soy consciente

de que debo capacitarme para el medio europeo.

Tú estás intentando reciclarte para continuar en tu área.

Sí. Pero ¿estás abierta a decir...?

Sí, a otras áreas, para aprovechar ese tiempo

en capacitación y en experiencia profesional aquí.

El mundo, dicen, está cambiando muy rápido,

que van a desaparecer unos trabajos, a aparecer otros nuevos...

Y quizás...

Claro, los que sobre todo tenéis una formación técnica,

aún hay capacidad de aprendizaje.

O sea, poder intentar ir hacia donde está la demanda

puede ser una estrategia.

En "El cazador de cerebros", intentamos reflexionar

sobre el impacto de la ciencia en la sociedad.

Somos optimistas, pero no ingenuos.

Y en el ámbito de la inteligencia artificial,

la robótica y la digitalización, se intuye una tendencia preocupante.

Nos traerán grandes progresos, pero también una creciente

automatización y desaparición de trabajos.

Sin duda, aparecerán otros nuevos.

Pero esto nos exigirá una capacidad de adaptación

para la que no nos han educado.

Hoy hablaremos del futuro del trabajo y la educación

en la cuarta revolución industrial.

Pero empecemos desde el inicio.

Hola, soy Casilda y tengo un padre catalán,

una madre vasca y un marido y tres hijos alemanes.

Siempre les pregunto qué cosas querrán ser de mayores,

porque les tocará ser muchas cosas.

Casilda,

¿por qué hay más paro en España que en otros países europeos?

Es algo endémico y estructural del país,

no es algo circunstancial.

De hecho, lo que es circunstancial son los puntos

en los que ese paro ha sido mucho menos elevado.

Orígenes.

Estamos hablando de un país basado en la agricultura

y, por tanto, con tasas de paro muy elevadas.

Siempre ha sido un país de emigración por el trabajo.

Todos conocemos la migración a Alemania de los 70.

Por tanto, esa es la realidad inicial o estructural de España.

Eso hay que tenerlo claro. Aquellos con mentalidad científica

vemos un problema y buscamos las causas que lo provocan.

La tradición agrícola es quizás el principal factor

de este paro endémico, no circunstancial.

No es de ahora de la crisis, es casi intrínseco en España.

¿Qué otros factores hay secundarios?

Por supuesto, hay otros factores.

Hay unas tasas elevadísimas de abandono escolar,

que eso es algo que no ayuda.

Hay temas de falta de políticas de reinserción

y falta de buenas políticas de formación.

Hay otro tema absolutamente clave.

Yo creo que es un tema muy importante que abordar,

que sería la falta de una buena formación profesional

que pueda dar salida a mucha parte de la población en paro.

Lo que es el concepto del trabajo para siempre,

que era algo que teníamos en España muy asimilado,

va a ir desapareciendo y, por tanto, pensando en el futuro del trabajo,

yo creo que hay, cada vez más, preparar a la gente con habilidades,

preparar a la gente a adaptarse al cambio laboral,

preparar a la gente a trabajar por proyectos...

Es muy difícil ahora mismo saber cuáles serán los trabajos del futuro.

Entonces, desde la educación, nuestro trabajo es

preparar a la gente con las mayores habilidades posibles,

habilidades muy claras, que puedan hacer adaptable

al estudiante en su momento para esos cambios que vendrán.

Debes prepararte para adaptarte a un trabajo

que no sabes cuál será.

Casilda Güell ha codirigido un estudio

sobre las características del paro en España,

sus causas y el gran reto que supone el desempleo juvenil.

Una de las claves, quizás la principal,

está en la educación.

Leyendo tu estudio, algo de lo que más me ha sorprendido

es la enorme cantidad de paro juvenil.

Me hace incluso pensar que si esto es debido,

como hemos comentado, al abandono escolar,

igual la edad de empezar a trabajar debería ser más alta,

18 o incluso los 20 años, y que la gente se esté formando,

tal como está cambiando la sociedad...

Es muy importante no abandonar los estudios que uno ha empezado

y también dar una opción muy clara, que no está desarrollada en España,

de la formación profesional.

No necesariamente hay que dar el paso a la universidad.

Por ejemplo, cuando hubo el boom inmobiliario en España,

muchos jóvenes, a los 16 años, dejaron los estudios

porque tenían una oportunidad en el mundo inmobiliario.

Eso es algo que no tiene que pasar, porque puedes tener un trabajo

en ese mundo inmobiliario, pero después,

con la crisis o la burbuja inmobiliaria,

pierdes ese trabajo, no estás formado

y es muy fácil abocar a esa persona a un paro de larga duración.

Es un perfil muy peligroso.

Ya, pero ahora en serio,

si el cambio es tan radical como dicen,

¿qué haces con personas de 50 y 55 años

que pueden quizás tener una actitud correcta,

pero por su pasado laboral no van a reciclarse,

no van a tener la capacidad?

Intentar formarlas. Intentarlo, por lo menos.

Y ahí está esa responsabilidad fragmentada,

tanto lo que puedan ser políticas desde el Gobierno,

hasta lo que pueda ser la propia actitud de las personas.

Pero, por supuesto, esa generación preocupa que quede fuera del mercado.

Son los famosos excluidos en el futuro del trabajo.

Exacto.

Los empleos rutinarios en fábricas, comercios, administrativos,

o cualquiera que una máquina pueda hacer mejor y más barato,

son los que tienen más riesgo de desaparecer.

Los que requieren mucha destreza manual,

capacidad de percibir detalles, inteligencia creativa o social,

los que menos.

Pero lo que está claro es que los trabajadores del futuro

deberán reciclarse continuamente y tener "learnability",

capacidad de aprender.

Y las empresas no deben quedarse atrás.

Tendrán que innovar e incorporar tecnología,

incluso cambiar la manera de trabajar.

Uno de los mayores impactos de la digitalización,

la inteligencia artificial, la robótica,

es en el mundo laboral.

Se habla del futuro laboral con más o menos preocupación,

pero, sin duda, con un cambio de competencias, de cultura

y de requerimientos educativos.

Bueno, hay sitios donde el futuro del trabajo

ya ha llegado.

En plena Gran Vía, visitamos una de las nuevas empresas

que más ha crecido en España en los últimos años.

En este edificio histórico estaba la sede del PSOE,

que ahora es una "startup" tecnológica

con más de 100 empleados.

Tiene sedes en Nueva York, Washington, Londres,

Estonia y Madrid.

Hemos quedado con Sergio Álvarez, uno de sus fundadores,

para saber cómo se organizan las empresas del futuro.

Soy Sergio y me siento superafortunado de formar parte

de esta generación y esta industria que está definiendo

cómo las personas y la tecnología nos relacionaremos

a lo largo del resto de la humanidad.

Sergio dejó a medias la carrera de Informática

y se puso a diseñar mapas para Google, la NASA o la ONU.

Allí, en esa parte, tenemos "marketing" y diseño

y aquí tenemos el equipo principal de tecnología.

CartoBase es un negocio de sistemas de información geográfica

y la creación de mapas que ayuden a tomar mejores decisiones

a compañías y gobiernos.

Ha recibido más de 30 millones de dólares de inversores

y cuenta con más de 100.000 usuarios en todo el mundo.

En cuanto a manera de trabajar de la gente,

muy joven, por cierto,

¿qué diferencias hay respecto a una empresa convencional?

Lo que hemos hecho ha sido diseñar la manera de trabajar

que nosotros creíamos que sería la empresa donde querríamos estar.

Intentamos hacer que todo esté muy automatizado,

que todo sea muy asíncrono y que cada uno pueda trabajar

desde donde quiera o como le venga mejor

para que se sienta más efectivo. No tendréis contratos fijos, ¿no?

Me refiero a que eso es una cosa casi del pasado,

pensar en trabajar 10-15 años en la misma empresa.

Hacemos contratos fijos e indefinidos a todo el mundo.

Ah. Creemos que es lo más justo,

que tú puedas estar tranquilo con que tendrás un trabajo

Lo que pasa es que hay mucho movimiento horizontal

Alguien que hoy es programador en un año puede ser diseñador

o trabajar en un equipo diferente.

Cada uno tiene un camino muy distinto en su cabeza.

Cuanto más tiempo podamos formar parte de ese camino,

mucho mejor para nosotros.

¿Cuesta mucho conseguir talento?

¿La universidad os da lo que necesitáis o no?

El desempleo en el sector que estamos nosotros es casi nulo

de perfiles preparados. Ajá.

Antes había más informático y más teleco,

y ahora hay más matemáticos, físicos...

Yo creo que, en cierto modo, parte de toda la revolución digital

y lo rápido que se mueve todo, hará que volvamos a los principios,

Lo que buscan las empresas es ayudar a los profesionales

a especializarse dentro de la compañía

y que, a los años, se vuelvan a especializar en otra cosa.

Por eso yo creo que es tan importante aprender a aprender mejor.

Cada vez es más importante tener una base sólida

de conocimientos sobre los que construir otros conocimientos.

Y por eso la ciencia y las humanidades,

cuando juntas las dos cosas, dan unas posibilidades brutales.

¿Y de dónde consiguen el dinero?

Ves una "app" y dices: "¿Eso cómo se monetiza?".

¿Cómo se consigue ese dinero?

Pues las "startups" normalmente,

el modelo tradicional de "startup" o el modelo de los libros,

tienen mucho que ver con el capital riesgo.

Al principio, estás desarrollando algo que es tan complejo,

que necesitas una inversión externa de capital

que está dispuesta a arriesgar mucho a cambio de beneficios muy grandes,

a nivel de impacto y monetario.

Al final, mucha parte de la investigación

que antes solo se hacía en las universidades

ahora ocurre en las "startups".

Y es porque hemos encontrado un camino para financiar

esa investigación que quizás la ciencia,

por desgracia, no sea tan económicamente favorable

o no tenga las mismas posibilidades.

Yo por eso soy tan optimista.

Investigamos más que nunca,

conseguimos innovaciones que hace cinco años eran inviables

en un tiempo muy cortito y, encima, esas innovaciones,

las llevamos al mercado cada vez más rápido.

Es una buena manera de validar que lo que haces tiene sentido.

El mundo laboral está cambiando mucho

y la educación, poco.

Navegador GPS

El consenso es unánime.

Hacen falta nuevos modelos educativos

que aprovechen la tecnología,

que, además de contenidos, formen en competencias y aptitudes,

que la educación sea lo más personalizada posible.

Este es el pasillo infinito de una de las universidades

más prestigiosas e innovadoras del mundo, el MIT.

Hemos venido hasta aquí para ver cómo se plantean que será

la educación en este centro dentro se 15-20 años.

Soy Israel Ruiz y me apasiona dar a todas las personas

la oportunidad de conseguir sus sueños.

El MIT es un lugar líder, un lugar de innovación,

tanto científica como educativa.

Tú estás muy involucrado en planes para diseñar

cómo sería la educación del futuro aquí, en el MIT.

Mi involucración viene de la parte personal,

de la insatisfacción de que el método

quizá no está adaptado al día de hoy.

Si lo miras como un patrón de distribución en una clase,

tendrás una parte que lo hará muy bien,

una que lo hará menos bien y otra que no lo habrá entendido.

La educación en una clase es muy difícil.

Y reducirla a dos, tres, cuatro personas

acaba siendo muy caro.

Si lo juntas con la habilidad que ahora tenemos

de poder distribuir contenido "on-line", de vídeo,

podemos llegar a un modelo en el cual

empezamos a tener experimentos que funcionan muy bien.

No tienes al profesor relatándote la teoría,

sino que eso ya te lo han mandado para hacerlo fuera,

cuando te vaya bien,

y lo que haces en clase es la aplicación, un problema,

algo que tengas que resolver colectivamente.

Se parece más a la vida real fuera de un campus universitario

La información no hace falta que te la dé el profesor,

la tienes en casa.

O sea, haces los deberes antes de ir a clase

y vas al aula a debatir... A debatir, resolver problemas...

Quizá algo no lo has entendido y vas a ver al profesor,

y la interacción humana no creemos que sea sustitutiva.

No es que solo lo puedas hacer "on-line",

sino que queremos tener lo mejor de las dos facetas.

Un profesor finlandés decía que no es que un niño

entienda más las matemáticas que otro,

es que entiende mejor una manera de explicar las matemáticas

que otra, y ese es el objetivo, ¿no?

Sin duda, cómo enganchas a la persona.

Y cada uno es distinto.

Cómo haces que a alguien le interese el tema.

Y ahí evidentemente funciona.

¿Qué crees que está desfasado de las universidades actuales?

En cuanto a contenidos.

"No, es que tenemos que empezar a explicar más estas materias

que estas".

Y en cuanto a competencias, igual.

En la parte de ciencia y tecnología, que es donde nos concentramos,

está claro que las ciencias de computación,

programación, es una de las facetas

que hoy en día casi es como saber escribir.

Da igual que seas ingeniero civil que ingeniero mecánico que biólogo.

Necesitas esto.

Una vez ya tenemos esto,

ahora hay que ver cuáles son las capacidades.

La gente tiene que viajar, a trabajar en equipo....

Y me preocupa a veces que lo único que hacemos

son las redes sociales, las "apps" de teléfono...

Evidentemente, esto es una manera de hacer cosas

muy efectiva y eficiente.

Pero, al mismo tiempo, necesitamos las otras partes.

La parte de crear un problema, de cómo planteamos un problema.

También recuerdo anécdotas en las cuales, en exámenes,

se fallaban las respuestas porque el problema

no estaba enunciado de la manera perfecta.

Y los estudiantes nos quejábamos.

"No has dado el problema enunciado de la manera perfecta".

En la vida real, ¿cuántos problemas se anuncian?

Lo que tenemos que aprender es....

Tenemos que educar a decir: "¿Cuál es el problema?".

¿El ser autodidacta es el futuro? Sin duda.

Este sistema en el cual tú te educas desde los 12 hasta los 20,

pero luego ya paramos, ya nos hemos graduado y paramos,

no tiene sentido hoy en día.

Si tú vas al médico y te dice: "Lo estudié en los años 70".

¿Tú te vas con este médico? No. (RÍE)

O sea, hay ciertas profesiones que es evidente que tienen que estar.

Y damos por sentado que esto pasa.

El mejor regalo que podemos dar a los jóvenes

es que tengan estas ganas de aprender.

Puestos a visitar grandes centros de conocimiento,

de Boston nos vamos a Suiza,

hasta la sede del Foro Económico Mundial,

una institución que promueve la cooperación público-privada,

organiza el famoso Foro de Davos y es de los que más profundamente

está analizando el futuro del trabajo.

Saadia Zahidi es experta en un asunto controvertido:

las desigualdades de género.

Me llamo Saadia Zahidi y soy de Pakistán,

donde hemos perdido muchas generaciones

por falta de acceso a la educación

y donde las mujeres han tenido muchas dificultades

para recibir tanto educación como empleo.

Se trata de un país cuyos retos me inspiran a acometer

el trabajo al que me dedico ahora.

La disparidad de género parece estar reduciéndose,

por lo menos en el mundo occidental.

Sin embargo, según el informe sobre el futuro del trabajo,

existe el riesgo de que aumente. ¿Por qué?

Hemos empezado a salvar la brecha entre sexos,

pero incluso así necesitaremos otros 170 años

para alcanzar la paridad,

por lo que no estamos ante un camino de rosas.

Y nos enfrentamos a un segundo problema.

La situación podría empeorar, ralentizarse todavía más,

en vista de los grandes cambios que se están produciendo

en los mercados laborales.

Por ejemplo, los sectores en los que aumentará la demanda de trabajo

están claros.

Todos sabemos que las oportunidades estarán en la informática,

la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas.

Y en estos sectores, suele haber, al menos en el mundo occidental,

menos mujeres que hombres.

Así que, teniendo en cuenta dónde habrá más empleo y dónde menos,

es probable que, por lo menos, en las economías avanzadas

la brecha entre los sexos aumente todavía más.

Guau, pues es contraintuitivo,

porque parece que las cosas vayan mejorando, ¿no?

Estamos avanzando.

Las estrategias más extendidas ahora mismo

para reducir las disparidades entre sexos,

se centran en el mundo empresarial.

Se insta a las empresas a incorporar más mujeres a las plantillas.

Pero puede que haya que complementar esa estrategia con otras.

Tendremos que incidir en el sistema educativo

y lograr que más mujeres estudien informática, ingeniería,

tecnología...

Es decir, los sectores que sabemos que crecerán en el futuro.

Por otro lado, el sector sanitario también crecerá,

igual que el propio sector educativo.

En ambos sectores, lo interesante es que las mujeres tienen

una ventaja comparativa.

Por eso, hay que plantearse cómo profesionalizar dichos sectores

y aumentar los sueldos.

He ahí otra oportunidad para las mujeres en el futuro.

No sé si es una realidad o no,

pero parece que las chicas se interesan algo menos

por las disciplinas STEM.

Si las chicas ven más modelos de mujeres científicas en la escuela,

se interesarán más por esas materias

y se las plantearán como una salida.

Porque los chicos sí tienen ese tipo de referentes

todo el tiempo.

Pero, además, hay que reflexionar más estratégicamente

sobre qué son las carreras STEM

y dejar de vincular la ciencia y tecnología

con la imagen del tipo solitario que programa códigos en un sótano

y que luego se convierte en un emprendedor

y un creador de cachivaches.

En realidad, gran parte de la tecnología

se usa para cambiar el mundo, así que no solo hay que trabajar

en las escuelas añadiendo más modelos femeninos.

También tenemos que cambiar la percepción general de la sociedad

sobre las carreras de ciencias.

Esto nos aportará todo tipo de diversidad.

El creador, en 1971, del Foro Económico Mundial,

todavía presidente a sus 79 años

y quizá una de las personas más influyentes del mundo,

es Klaus Schwab,

quien, hace unos años, acuñó el término

"cuarta revolución industrial"

para definir la profunda transformación

que la integración de tecnologías tendrá en nuestra sociedad

y en nuestra propia esencia como especie.

Para Schwab, el propio concepto de trabajo cambiará.

Que nos atendiera justo antes de una reunión con Kofi Annan

es un lujo.

Me llamo Klaus Schwab y soy el presidente ejecutivo

del Foro Económico Mundial.

Me entusiasman los cambios que tenemos por delante en el mundo,

pero también sé que los retos que se avecinan

solamente se podrán abordar con la colaboración

entre las empresas, los gobiernos y la sociedad civil.

Eso es lo que busco.

Me interesa especialmente la repercusión

que tendrá sobre nosotros,

porque esta revolución nos obliga a redefinir

nuestra propia identidad.

En el pasado, la revolución tecnológica

cambió lo que hacíamos.

Ahora nos cambia a nosotros.

Cambia a nuestra identidad.

Sabemos que desaparecerán y aparecerán nuevos trabajos,

pero ¿cree que también cambiará de un modo fundamental

el modo de trabajar?

Lo de las ocho horas al día, lo de tener un trabajo o varios...

Quizás trabajaremos menos para adaptarnos

a la nueva situación. ¿O no?

Tenemos que imaginar un mundo en el que las personas

se sientan más satisfechas.

Por ejemplo, cuidando de los demás,

especialmente en una sociedad cada vez más envejecida.

Y ahora hablamos de una nueva clase social

llamada "precariado".

Personas que todavía tienen un empleo,

pero que pueden perderlo o tienen miedo a perderlo

en los próximos años

como consecuencia de los cambios tecnológicos.

Tenemos que atender, sobre todo, las necesidades del precariado.

Hay que ofrecerles un propósito en la vida.

Puede que no sea necesariamente mediante trabajos remunerados.

Tal vez sea mediante trabajo social.

Dedicarse a intereses culturales o al emprendimiento social

puede ser muy interesante, muy gratificante y muy útil.

Pero no necesariamente genera ingresos.

Incluso, en algún momento,

de aquí a unos diez años,

debemos plantearnos una renta mínima garantizada

para todo el mundo.

Sí. Iba a preguntarle justo eso.

¿Qué opina sobre este tema, tan polémico

para muchos analistas económicos, que es la renta básica universal?

Sé que es una noción muy polémica.

Pero creo que en los próximos 10-15 años,

algunos países estarán prácticamente obligados a aplicarla.

Es preciso darle a la gente el propósito que necesita,

pero también los ingresos.

Uno de los riesgos de la nueva economía,

o esta cuarta revolución industrial, es la desigualdad.

¿Cree que, efectivamente, aumentará? Sí.

Piensa que solamente en EE. UU.,

hay unos diez millones de conductores de coches,

camiones, taxis, etc.

Probablemente, tienen motivos de peso

para temer por sus trabajos.

Debemos reciclar rápidamente a todas estas personas

y ayudarlas a encontrar otros empleos.

La tecnología es el verdadero motor del cambio,

y en España los líderes políticos no entienden nada de ciencia.

Parece que ni les importa.

Si los gobiernos quieren estar bien preparados para el futuro,

deben crear un ecosistema que fomente el emprendimiento.

Está a nuestro alcance, y es posible.

En Europa, en todas partes, nos estamos quedando rezagados.

Frente al cambio, para mucha gente el miedo pesa más que el optimismo,

no para usted, pero para mucha gente sí.

Así que el miedo es algo que deberíamos tener en cuenta

No, no se puede eliminar el miedo.

Pero hay que brindarles a las personas

que se sienten amenazadas otra perspectiva.

Necesitamos un cambio completo,

gracias al cual cuenten con una renta básica,

no tengan que preocuparse,

sean quizá menos materialistas

y participen en una economía compartida,

circular,

que suponga menos carga para el medio ambiente,

que cubra las satisfacciones más materiales de las personas.

Esto es básico para poder ser, en último término,

simplemente seres humanos.

No somos robots.

¿Qué significa ser un ser humano?

Significa que somos animales sociales.

En mi opinión, tenemos por delante un nuevo renacimiento

de la especie humana.

Un nuevo renacimiento.

Empezamos la temporada en Silicon Valley

alucinando con la inteligencia artificial

y la terminamos un poco más cautelosos.

Así es la ciencia y la vida.

Llena de emociones, sorpresas, retos e ilusiones.

Sigamos compartiéndolas y cazando los cerebros

que están transformando el mundo.

  • El futuro del trabajo

El cazador de cerebros - El futuro del trabajo

05 dic 2017

El uso de la inteligencia artificial y la automatización en algunas industrias o llamada “cuarta revolución industrial” creará un gran cambio en la fuerza laboral. ¿Generará la próxima gran crisis que tendrá que afrontar nuestra sociedad?
Para dar respuesta a estas preguntas, ‘El cazador de cerebros’ ha hablado con expertos economistas y sociólogos que aportarán su punto de vista, además de hablar sobre el cambio estructural en la educación o la renta básica universal.

Casilda Güell, directora académica del Área de Dirección General, OBS Business School; Sergio Álvarez Leiva, fundador y Chief Product Officer en Carto; Israel Ruiz, vicepresidente ejecutivo y Tesorero en MIT; Saadia Zahidi, jefa de la Iniciativa de Educación, Género y Sistemas de Trabajo, World Economic Forum; y Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo, World Economic Forum, son los cerebros que han participado esta semana en el programa.

ver más sobre "El cazador de cerebros - El futuro del trabajo" ver menos sobre "El cazador de cerebros - El futuro del trabajo"
Programas completos (26)

Los últimos 58 programas de El cazador de cerebros

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. David

    Muchas felicidades un programa magnífico.

    pasado martes
  2. Elvis Lavin Salazar

    Felicitaciones por tan interesantes.programas. Gracias. Un ciudadano común y corriente de Chile. Procuraré difundir en mi entorno.

    pasado viernes