www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5478165
Para todos los públicos El cazador de cerebros - Cuántica, misterio, fantasía y revolución - ver ahora
Transcripción completa

Hubo un tiempo en el que los periódicos decían

que solo doce personas entendían la teoría de la relatividad.

No creo que haya existido nunca ese momento.

Como mucho hubo un tiempo en que solo un hombre la entendía,

porque él fue el que la descubrió, antes de escribir su artículo.

Pero después de leer el artículo

mucha gente entendió la teoría de la relatividad,

de alguna manera.

En cambio, creo que puedo decir que nadie entiende la mecánica cuántica.

Nadie entiende la mecánica cuántica.

Nadie entiende...

"Si estás viendo esto, es que eres una mente inquieta.

Ya somos dos.

Me llamo Pere Estupinyà y quiero investigar

cómo la ciencia intenta solucionar problemas globales,

explicarnos cómo funciona el mundo y hacernos más felices.

Y, para ello, busco cerebros que estén en la mismísima frontera

del conocimiento para que nos cuenten lo que saben.

Bienvenidos."

Hoy vamos a retar a Feynman

e intentar explicar la cuántica.

Y es que la cuántica nos fascina, no sé muy bien por qué.

Quizás es que desafía nuestras mentes

o que el mundo subatómico tiene un áurea de misterio...

Es verdad que hay cuántica por todos lados: las ledes,

los fluorescentes tienen saltos cuánticos,

los láseres...

Cualquier aparato que tenga un transistor,

funciona según las leyes de la cuántica.

Yo creo que no es este aspecto cotidiano,

yo creo que es la fantasía.

Y luego lo que puede venir.

Si Europa decide invertir mil millones de euros

en el desarrollo de tecnologías cuánticas,

es que puede cambiar nuestro mundo.

Vamos a flipar con la física cuántica.

Vamos a empezar a intentar explicar la física cuántica.

Tranquilos, que no os llenaré la pizarra de fórmulas.

Quiero que os fijéis en que la tiza

está formada por finísimas partículas de polvo de tiza.

Y, a su vez, este polvo de tiza

está formado por innumerables y casi invisibles átomos.

¿Correcto? Eso ya lo sabíais.

La clave es que estos átomos de tiza no se comportan como la tiza.

Por ejemplo, la tiza cae...

y los electrones no.

No porque floten, sino porque no les afecta la gravedad.

Más extraño todavía.

La tiza puede estar aquí o puede estar aquí.

En cambio, una partícula subatómica está en varios sitios a la vez.

Lo veremos durante el programa, os lo prometo.

Pero el concepto fundamental es que la relatividad de Einstein

o la física de Newton

explican perfectamente lo que le ocurre a la tiza,

pero no explican lo que pasa en el mundo subatómico.

La cuántica es, en realidad,

el conjunto de leyes y de fórmulas matemáticas

que describen este mundo subatómico.

"Para adentrarnos en la física cuántica,

debemos imaginar que nos reducimos hasta ser tan pequeños

como un átomo.

Hoy conoceremos a las personas que estudian este mundo cuántico

cuyo descubrimiento cambió la historia de la ciencia."

En el s. XIX, ya se sabía bastante de los átomos,

de la radioactividad, de la emisión de electrones,

de los estados de la energía...

Pero en 1900, Max Planck, padre de la cuántica,

de hecho, vamos al Instituto Max Planck,

viendo que los objetos calientes emitían radiación,

demostró que esta radiación no era continua,

se emitía como en paquetes de energía que llamó "quanta".

Y presentó esta idea revolucionaria

de que la materia y la energía no eran continuas,

sino que estaba cuantizada.

Chao.

"Nuestro destino es Múnich, donde en 1874

un joven Max Planck empezó sus estudios de física

a pesar de que un profesor le advirtió

que no quedaba mucho por descubrir.

Supongo que cuando ganó el Nobel en 1918 se acordaría de él."

Luego, en 1905, llega Einstein y demuestra algo revolucionario

por lo que le dieron el Nobel.

No por la relatividad, sino el efecto fotoeléctrico,

que plantea que la luz que os está llegando

no es un rayo continuo, sino que son infinitas partículas

de pura energía que luego se llamarán fotones.

Esto y lo de Planck es el nacimiento de la cuántica.

"Después de Max Planck y Einstein, llegan años frenéticos

donde se empieza a construir la mecánica cuántica.

Niels Bohr crea el modelo atómico, donde los electrones

están solo en capas concretas de energía.

Pauli explica que estos electrones no pueden estar juntos

en un mismo estado.

Y esto será muy importante para todo lo que viene después.

De Broglie plantea que el electrón no solo es una partícula,

sino que también funciona como onda.

Luego Schrödinger plantea su famosa ecuación de onda.

Heisenberg, el principio de indeterminación.

Dirac, la antimateria.

Richard Feynman y otros defienden la electrodinámica cuántica

y se empiezan a buscar aplicaciones."

Una de las primeras fue la bomba atómica.

Transformó parte del mundo, pero incluso, filosóficamente,

la mecánica cuántica nos abrió a un mundo nuevo.

Nos están esperando en el Max Planck.

"La Sociedad Max Planck

siempre ha sido un referente en el estudio de la cuántica,

pero ahora está construyendo un consorcio cuántico internacional

para intentar liderar la investigación mundial en cuántica,

y es que el potencial tecnológico es tal,

que se está fraguando una verdadera carrera cuántica

entre Europa, EE. UU. y China.

Nuestro anfitrión por este universo fascinante

será el mejor posible.

Un español que hace tres décadas sentó las bases

de la comunicación cuántica

cuando investigaba entre EE. UU. y Albacete.

Le pescaron desde Alemania

para dirigir uno de los centros Max Planck

y captar su talento,

y desde entonces es un referente internacional

nominado varias veces al Nobel.

Desde la primera temporada de 'El cazador de cerebros',

me moría de ganas de conocerlo."

(RÍEN)

Aquí están los laboratorios del profesor Hench,

que fue premio Nobel en el año 2006

por descubrir lo que se llama el peine de frecuencias.

¿Peines de frecuencias? Los peines de frecuencias

son unos rayos láser que haces algo con ellos

de tal forma que puedes hacer unas medidas muy precisas,

las más precisas que se hacen en todo el mundo.

Medidas, por ejemplo,

de las propiedades magnéticas de los electrones,

propiedades magnéticas de otras partículas...

Aquí tenemos otros laboratorios,

donde son capaces de coger un solo átomo

y con eso se puede realizar comunicación cuántica.

Se utilizan pinzas ópticas.

Es, de hecho, por lo que dieron este año el Nobel.

Con un láser también eres capaz, como si fuesen unas pinzas,

de escoger un átomo en particular, quitar los demás

y este quedártelo, lo tienes agarrado,

y ya lo puedes poner dentro de los espejos

que es donde ocurre este intercambio

entre el átomo de los fotones. Ostras.

Aquí se producen millones y millones y millones de fotones.

De hecho, eso uno de los láseres más potentes del mundo.

Con estos láseres se pueden sacar fotografías,

como los electrones, o se mueven en las moléculas...

Pero ¿el electrón lo llegas a ver?

No se ve directamente, pero sí que se ve que ha cambiado.

Sacas una foto ahora, una después

y has visto que cambia algo.

"La cuántica está en un momento muy especial,

pasando de ser comprendida a aplicada,

de ciencia a tecnología.

Confieso que a mí desde siempre lo que más me ha entusiasmado

en realidad es la parte más loca y surrealista

de los fenómenos cuánticos."

Uno de los fenómenos más inverosímiles e importantes

es el entrelazamiento cuántico.

Imaginad dos partículas como si fueran dos monedas.

Cuando una está en cara, la otra por fuerza está en cruz.

Y si una gira, de manera inmediata la otra también lo hace.

Si las pusiéramos en dos cajitas y las separáramos

incluso miles de kilómetros,

si estuvieran entrelazadas,

estarían constantemente alternando cara y cruz de manera inmediata.

Y recalco lo de inmediata.

Incluso si abriéramos una y viéramos que está en cara,

la otra por fuerza estaría en cruz, de manera inmediata.

¿Cómo? Yo tampoco lo entiendo.

De hecho, Einstein no se lo creía.

Pero es un efecto que está demostradísimo

y es la base de innumerables tecnologías cuánticas.

"Todo es increíble, y solo acabamos de empezar.

¿Pensabais que la teletransportación era ciencia ficción?"

Estas lámparas que se han encendido al pasar

son una obra de arte que representa el teletransporte.

El teletransporte cuántico permite que información que está en un sitio

desaparezca de ese sitio y aparezca en otro

sin que haya ninguna información que pase por en medio.

Es un fenómeno cuántico que ocurre en el mundo microscópico

que fue predicho en el año 93, pero que ha sido medido

y que hoy en día ocurre en muchos laboratorios del mundo.

Pero ¿esto es también a escala atómica

o esta teletransportación puede ser de Nueva York a Múnich?

Bueno, es a escala atómica.

Pero es importante destacar que en el teletransporte cuántico,

al contrario de lo que ocurre en "Star Trek",

no se transporta materia.

No es que una persona o un átomo desaparezca de un sitio

y aparezca en otro,

sino que lo que se teletransporta es la información.

Y, de momento, ocurre a escalas del orden de 10, 20 o 30 km.

El récord son...

No sé cuántos, a lo mejor 200, 300 km,

pero tiene ciertos límites.

"Increíble. Acabamos de llegar y ya estamos hablando

de teletransportación. Me gustaría saber más,

pero Ignacio siempre está en constante movimiento."

Ignacio, tiene un Skype en 15 minutos.

-Vale. Ahora voy. Gracias. Ah, vale.

Bueno, tenemos diez minutos para charlar un rato si quieres o...

Haz tu Skype y después charlamos. Vale.

Si queréis estar allí, como queráis.

Ah, vale. ¿De qué vais a hablar? De física.

"Ignacio Cirac recibió su primer premio en 1992

y desde entonces no ha parado.

Premio Princesa de Asturias, premio Frontera BBVA...

Uno se cansa de contarlos,

pero no de recordar que estamos ante un serio candidato al Nobel,

que tiene su despacho aquí,

pero que viaja y trabaja por todo el mundo."

Claro, ese es el problema.

Si rotamos la "brick-wall", no será lo mismo que la hexagonal.

"Ignacio Cirac es uno de los padres de la computación cuántica,

cuyas aplicaciones podrían ser revolucionarias.

Aunque para ser honestos,

hace más de 20 años que se dice que está por llegar."

¿Qué sería exactamente un ordenador cuántico?

Bueno, pues es un ordenador que resuelve problemas

de la misma forma que los ordenadores usuales

resuelven problemas.

Lo distinto en un ordenador cuántico es que ese proceso de información

se hace siguiendo las leyes de la física cuántica.

Eso los hace mucho más potentes. ¿En qué momento estamos?

Llevo mucho escuchando sobre el ordenador cuántico

y empezaste hace mucho tiempo con este tema.

Sí, lo que se ha hecho es construir los primeros prototipos

de ordenadores cuánticos

que demuestran que funcionan en la práctica.

Lo que pasa es que todavía son muy pequeños

y solo demuestran el principio del funcionamiento.

Lo que hay que hacer ahora es hacerlos más grandes

hasta construir un ordenador cuántico que cumpla todas las promesas

que hemos hecho con ellos.

Y eso va a llevar bastante tiempo.

Lo que ha cambiado en los últimos tres años

es que estas investigaciones y estos desarrollos

de los ordenadores cuánticos de pasar de prototipos

a ordenadores más grandes que se hacían en laboratorios

como este de aquí, ahora ya se hace en multinacionales.

Y eso va a acelerar el proceso, pero, aun así,

yo creo que va a tardar mucho tiempo en llegar a la sociedad.

El gato de Schrödinger es uno de los experimentos mentales

más clásicos de la mecánica cuántica, ¿no?

La comprensión profunda es muy compleja,

pero el concepto es sencillo.

Algo de lo más extraño que ocurre a las partículas subatómicas

es que pueden estar en dos estados a la vez.

Un electrón no es que a veces está arriba

y a veces está abajo.

Es que a la vez está arriba y abajo.

Entonces, imaginemos que hay una caja cerrada

con un gato y un electrón

y cuando está arriba, una pistola mata al gato,

y cuando está abajo, no.

Entonces, ¿el gato está medio vivo y medio muerto?

El autor de este "paper" es a quien vamos a entrevistar ahora.

Y aquí es donde atrapáis los átomos y experimentáis con ellos, ¿no?

Sí.

Lo que hacemos aquí es intentar construir

un ordenador cuántico.

El objetivo no es superar el rendimiento del ordenador clásico

en todas sus aplicaciones, sino cubrir las lagunas

allá donde el ordenador tradicional funciona mal.

Esto se hace en un entorno y con un prototipo

relativamente complicado y grande.

En el futuro, esperamos miniaturizar dichos sistemas.

Bueno, ocurrió lo mismo en el pasado con los primeros ordenadores.

Claro. El primer transistor tenía un tamaño enorme

y ahora tenemos millones en chips informáticos

realmente pequeños.

¿En qué momento tendremos un ordenador cuántico

disponible comercialmente que funcione mucho mejor

que los ordenadores tradicionales?

Creo que es muy difícil saberlo.

Por ahora, ni siquiera podemos decir si alguna vez funcionará.

(RÍEN)

Esperamos que así sea, pero quién sabe.

Tal vez tengamos un prototipo útil de aquí a diez o 20 años.

De ahí, a un producto comercial,

todo dependerá de cuánto llegue a pagar el mercado por él.

Ah... Guau.

La idea es que esto sea un procesador cuántico.

Y el ordenador sería como muchos de estos juntos,

que esto le añade un grado de complejidad enorme,

pero aquí podemos ver, aquí escondido,

el primer prototipo de procesador cuántico.

Lo flipáis un poco, ¿no? Bueno, sí.

"Cuesta imaginar para qué servirá todo esto en el futuro,

pero tampoco nadie se imaginaba para qué serviría el láser

cuando se inventó, y ahora está en todos lados.

Pero pasemos a otro concepto que nos desconcierta."

¿Aplicaciones, por ejemplo, de lo que acabamos de ver...?

Sí, el teletransporte cuántico tiene una aplicación

que se está desarrollando hoy en día que es en comunicación criptográfica.

Criptografía, ¿no? Ajá.

Si uno es capaz de enviar información de un sitio a otro

sin que pase por en medio,

hace que esa información sea inviolable.

Y si hay alguien escuchando intentando hackear la información,

no la va a poder hackear, porque no pasa por ahí.

Entonces, la criptografía cuántica, que utiliza

fenómenos como el teletransporte y otros parecidos

para encriptar información para que no se pueda descifrar,

se está desarrollando hoy en día.

Y ya hay algunas compañías que ya venden

sistemas criptográficos cuánticos.

Y aplicaciones militares me imagino que ya deben de estar funcionando.

Aplicaciones militares y para ti.

Cuando compras algo por Internet, tienes que poner

el número de tu tarjeta de crédito, y eso se encripta normalmente.

Y la criptografía cuántica permitiría encriptarlo de una forma

que no habría forma de que ningún hacker

pudiese obtener esa información.

Como no pasa por ningún cable, aunque haya alguien escuchando,

no pasará por ahí la información.

Desaparecerá de un sitio y aparecerá en otro.

Pero tú eres consciente de que...

Imagino que los espectadores tienen la misma sensación que yo,

y lo hemos hablado antes.

¿Cómo puede ir de un sitio a otro sin pasar por un cable?

Es la información y una de las propiedades de la física cuántica,

de los estados entrelazados cuánticos,

algo que existe en el mundo microscópico

y que no existe en nuestro mundo macroscópico.

Y nos llama mucho la atención porque es un poco raro.

Un poco, dice. (RÍE)

Algunas partículas de mi mano están al otro lado del vidrio

y no porque lo estén atravesando, sino por otra locura de la cuántica:

el efecto túnel.

Una partícula puede ir de un sitio a otro

sin pasar nunca por un punto en el medio.

"Pero volvamos al laboratorio, que aún nos queda mucho por ver.

Para estudiar los átomos, Toni les saca fotografías.

Cosa nada fácil, teniendo en cuenta que no saben estarse quietos."

¿Eso son átomos?

Esto son varios átomos, unos 200 átomos.

¿Y esto son átomos también? Sí.

Por ejemplo, aquí quitamos unos cuantos átomos para dibujar

la letra griega psi, símbolo de la mecánica cuántica.

¿Podéis manipular átomos individuales?

Si un objetivo nos permite ver individualmente

la posición de los átomos,

también podemos enviar un rayo láser a un solo átomo y así quitarlo,

enviarlo a un estado cuántico distinto

y sacarlo del sistema.

Estoy flipando. ¿Y dónde están estos átomos?

Tenemos una cámara de vacío donde tenemos los átomos atrapados

en la otra parte del laboratorio.

Guau.

¿Qué es esto?

Bueno, pues esto son todos los aparatos que necesitamos

para enfriar los átomos y poder tomar estas fotografías.

Justo aquí tenemos el horno con los átomos de rubidio.

Esto genera un gas que está a temperatura ambiente

y, usando láseres desde todas las direcciones,

podemos preparar un gas de átomos

que está a temperaturas de nanokelvin,

cien millones de veces más frío que el espacio.

Es el punto más frío de todo el universo.

Exacto, sí. Si no hay otras civilizaciones

trabajando en este tipo de experimentos.

Qué fuerte. ¿Y dónde está? Ahí.

¿Ves como un disco metálico?

Es justo la última cámara en la que haremos la fotografía.

Hay varias cámaras, para enfriar progresivamente.

Y es muy poco accesible, porque necesitamos enviar láseres

por todas las direcciones a cada una de estas cámaras.

¿Y que sean tan fríos es para que no se muevan,

para poder estudiarlos?

Que no se muevan cuando hacemos la fotografía es importante,

pero sobre todo porque las propiedades de la mecánica cuántica

solo aparecen con estas temperaturas tan bajas.

"A ver si lo hemos entendido bien.

Para atrapar un átomo,

primero tenemos que bajar la temperatura

hasta que se quede quieto.

Luego, aislarlo en una cámara de vacío

donde no hay nada, ni siquiera aire,

y luego manipularlo con unos láseres.

A este proceso se le denomina simulación cuántica

y sirve para ver y analizar las reacciones

de los elementos cuánticos como, por ejemplo, los electrones."

Este simulador cuántico que tenemos es un caso concreto

de un ordenador cuántico. Ah, ok.

Un ordenador cuántico podría resolver cualquier problema.

Nuestro sistema sirve para un tipo muy concreto:

cómo se mueven los electrones en un sólido.

Necesitaría un ordenador del tamaño del universo

para poder simular un sistema con unos 100 o poco más electrones.

Pero si lo simulo y hago un sistema que se parece mucho

a los electrones porque son partículas cuánticas,

puedo entender algunas de las propiedades

mirando mis átomos de rubidio, que son más fáciles de controlar

que los electrones, que son mucho más pequeños.

Y en eso de la cuántica hay fenómenos

que son como muy surrealistas, ¿no?

Que si el efecto túnel,

que si el principio de indeterminación,

el entrelazamiento...

¿Aquí hay algunos que se puedan ver?

Todas estas propiedades las vemos de alguna manera cada día.

La superposición y el efecto túnel es algo que vemos.

Preparamos un solo átomo en un punto de esta retícula

que te he descrito

y el átomo empieza por efecto túnel a moverse por todo el sistema.

Si tú coges una partícula clásica, una canica o algo parecido,

y pones una pared, una barrera, delante suyo,

no puede atravesarla si no tiene suficiente energía.

Si yo le doy energía a la partícula, al final va a poder pasar.

Pero en la mecánica cuántica es posible que una partícula,

aunque no tenga energía para pasar por encima de esta barrera,

puede atravesarla por el llamado efecto túnel.

Y esto es una consecuencia

de la longitud de onda de los electrones o de los átomos.

(ASIENTE)

"Átomos congelados,

partículas que hacen lo que quieren...

Al final, ¿para qué sirve todo esto?

Y todavía me acuerdo de la teletransportación.

Alucinante, pero sigo sin entender cómo funciona."

Teléfono

¿Podemos parar cinco minutos? Es importante.

Ah, sí, sí. (HABLA EN INGLÉS)

"Vuelvo con Ignacio, que sigue muy solicitado.

Pero quiero saber un poquito más sobre él

y su visión de la ciencia más allá de la cuántica."

Trabajas mucho, ¿no? Desde siempre he trabajado mucho.

Muchas horas diarias, más de ocho.

Soy privilegiado al tener un trabajo que me gusta

y me sirve como "hobby", pero eso viene con una parte

que no es tan agradable, que es la parte más administrativa,

que hay que hacerla, y te quita parte del trabajo,

así que uso los fines de semana para recuperarme en el trabajo.

¿Y dónde te aíslas para pensar? Porque imagino que,

si realmente lo que te apasiona es la física cuántica,

hay un momento que dices: "No, yo tengo unos problemas

que quiero estrujarme el cerebro en ellos".

Pues lo hago de varias formas.

Una de ellas es que me voy todos los años un mes o dos meses

a Estados Unidos, a universidades americanas,

y me voy con algún colaborador, o dos o tres colaboradores.

Nos vamos allí, nos encerramos un mes

y ese mes simplemente hablamos de física

o los problemas en los que estamos trabajando.

Es que es interesante,

porque hay estas dos visiones en el mundo de la ciencia.

La "curiosity driven":

"busquemos la curiosidad porque eventualmente saldrán aplicaciones".

Y la "mission oriented", la orientada a misiones.

"Ey, vamos a intentar solucionar problemas concretos".

Hay que apostar por las dos.

Por un lado, a corto plazo,

para tener beneficios para la sociedad,

pero, por otro, a largo plazo, para poder descubrir algo

como los láseres o como los ordenadores cuánticos

surgieron de "curiosity driven research".

Pero a los políticos, que deberían tener esta visión

de trabajar para mejorar la sociedad,

no solo a nivel de dos años, sino a nivel de 20,

les cuesta.

Sí, sobre todo a los políticos españoles.

Los políticos alemanes tienen una sociedad

como la Max Planck, que es donde trabajo yo,

en la que el primer principio es hacer investigación básica

dirigida por la curiosidad.

"Debo exprimir el precioso tiempo con Ignacio Cirac

y me cuelo en una reunión de su grupo

sobre fenómenos cuánticos del universo.

Son unas 35 personas de diferentes nacionalidades.

Físicos, informáticos y matemáticos."

(HABLA EN INGLÉS)

"Al acabar, tengo tantas preguntas que no sé por dónde empezar."

"Quantum cosmology", cosmología cuántica.

Son dos palabras que, juntas, tienen mucha fuerza, ¿no?

Sabemos que la física cuántica y la teoría de la relatividad,

las dos revoluciones científicas del año pasado en la física,

parece que son incompatibles,

excepto cuando hablamos del origen del universo,

del "big bang", que ahí necesitamos ambas teorías.

Al no ser compatibles, no podemos explicarlo.

También en fenómenos que ocurren en los agujeros negros.

"La relatividad de Einstein y la cuántica

estudian dimensiones distintas de la realidad:

el mundo macroscópico y el mundo microscópico.

Las dos están totalmente demostradas,

pero cuando las aplicamos en un escenario extremo,

como puede ser un agujero negro,

entonces ambas llegan a diferentes conclusiones."

Las leyes de Newton predicen perfectamente

el movimiento de esta manzana.

Y si fuera un objeto viajando muy rápido,

la relatividad de Einstein.

Por eso sabemos que en junio de 2021 se verá un eclipse desde Madrid.

Pero ¿qué pasa si fuera un electrón?

Hay un principio llamado de indeterminación de Heisenberg

según el cual es imposible conocer a la vez

la velocidad y el movimiento de una partícula cuántica.

Y cuando digo imposible, no es una limitación tecnológica,

es una propiedad intrínseca de la naturaleza.

Y esto en realidad rompe con el determinismo

y con esa idea de que el destino está escrito.

"Y del espacio exterior toca volver a la tierra.

Se termina mi día y tengo la libreta llena

de misterios cuánticos sin resolver.

Aprovecharé mi última cena con Ignacio para hacer balance,

pero también intentaré tirarle un poco más de la lengua

sobre el futuro de la cuántica."

Te confieso una sensación.

Los ordenadores cuánticos dices que tardarán,

la criptografía cuántica, sí, hará las cosas más seguras,

sensores más precisos...

Me cuesta un poco ver si eso será realmente

una gran revolución.

Esto ha pasado siempre, si uno mira la historia.

Siempre que hemos atravesado una nueva frontera,

descubrimos una nueva era, unas nuevas leyes,

o empleamos unas nuevas leyes,

eso da lugar a cosas inimaginables.

Yo creo que más allá de los ordenadores cuánticos,

de la criptografía o de lo que sea,

esto abre una nueva frontera

y empezarán a surgir muchas aplicaciones

que hoy en día son imposibles de imaginar.

También yo creo que tiene un aspecto filosófico

y de cambio de nuestra visión de lo que es la realidad,

la visión de qué es lo más allá de donde estoy yo.

¿Tú existes? ¿Eres como te veo? ¿Eres distinto?

Da una respuesta muy curiosa y bastante inesperada.

Es decir, la realidad, independiente de nosotros,

no está bien definida hasta que no observamos.

Hay esa afirmación, creo que de Feynman,

de que nadie es capaz de entender la física cuántica

o que hay solo tres personas que la entienden.

Tú eres un referente mundial.

¿Tú te sientes que entiendes en profundidad

lo que es la mecánica cuántica?

Yo creo que entender la física cuántica se puede entender.

De hecho, muchos físicos cuánticos la entendemos.

La cuestión es qué significa entender.

Cuando te digo: "¿Tú entiendes que las cosas se caigan?

"¿Por qué se caen?". Claro.

Uno se plantea: "Lo entiendo porque lo he visto.

No me sorprende".

La cuántica, si no trabajas con ella, te sorprende.

Feynman se refería eso.

Y este gran reto de la física así monumental

de unir la teoría cuántica y la relatividad de Einstein,

tener una teoría del todo,

¿lo ves viable a corto plazo?

Unir la teoría cuántica con la gravedad

me parece que es posible que se haga

y que se haga no en un tiempo demasiado largo.

Pero no creo que sea la teoría del todo.

Es decir, que no haya otras fuerzas que no conozcamos

que no sean ni gravedad ni la teoría cuántica,

sino que haya otros tipos de energía, otros tipos de materia,

otros tipos de lo que sea, que no los hayamos descubierto

porque no los podemos medir o no están en nuestro entorno

porque están en otro sitio,

porque no tenemos la precisión para poderlos medir.

Creemos que sabemos mucho, y sabemos mucho,

pero estamos rascando la superficie de una bola

y todavía queda todo lo de dentro por descubrir.

Y eso pueden pasar muchos años, millones de años.

"Guau... Quizá rebatir a Feynman y explicar la cuántica

era un reto demasiado ambicioso.

Pero quedarse con preguntas también es estimulante."

Me quedan un par de preguntas, pero antes quizá un tema...

Me he quedado pensando en la teletransportación.

Y yo creo que tú sabes mucho más de lo que me has explicado.

¿Cuál es el secreto para mover, aunque sea información,

de un sitio a kilómetros de distancia?

El cazador de cerebros - Cuántica, misterio, fantasía y revolución

06 ene 2020

Viajaremos al Instituto Max-Planck, situado en Garching, para conocer a Ignacio Cirac, un español reconocido como una autoridad mundial en el campo de la física cuántica. Desde allí explicaremos, de manera rigurosa pero sobre todo atractiva y comprensible, qué es la física cuántica.

ver más sobre "El cazador de cerebros - Cuántica, misterio, fantasía y revolución " ver menos sobre "El cazador de cerebros - Cuántica, misterio, fantasía y revolución "
Programas completos (39)
Clips

Los últimos 80 programas de El cazador de cerebros

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios