www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4259758
Para todos los públicos El cazador de cerebros - Alimentar al planeta - ver ahora
Transcripción completa

La manera como producimos comida no es sostenible.

Hemos logrado mejoras espectaculares,

con más disponibilidad, variedad, abundancia,

pero si pensamos en 9.000.000.000 de personas en 2030,

además incorporándose a dietas occidentales,

tenemos un problema.

Necesitamos nuevos modelos y avances tecnológicos

compatibles con la riqueza cultural y sensorial de la gastronomía.

Comer es una necesidad biológica y cultural.

Nos alimenta, pero también nos cohesiona como grupo

y nos da placer.

Lo que ocurre es que salud, placer y sostenibilidad

no siempre van de la mano.

Pero empecemos desde el principio.

Yo soy Iñaki. Mi pasión es la cocina,

entender cómo comemos los seres humanos

y desde hace unos años estoy desarrollando

un proyecto de sacar la cocina vasca al mundo

y explicarlo en este mundo complejo en el que vivimos.

Me llamo Eudald.

Cocinar nos ha ayudado a hacernos humanos,

pero aún no lo somos.

Somos homínidos sin conciencia crítica de la especie.

Bienvenidos, Pere, Eudald. Aquí estáis en casa.

Gracias. Y vamos a asar esta chuleta.

¿Esto para cuántos? Pues para los tres.

Nos la comeremos, ¿no? La disfrutaremos los tres.

Esto, para los que nos gusta la carne, es un placer,

tanto para el paladar, como para el componente social,

pero últimamente se está hablando mucho

de que comemos demasiada carne y de que medioambientalmente

no es del todo sostenible.

¿Qué visión tenéis de eso desde vuestras perspectivas?

Los seres humanos no solo vivimos de lo correcto,

sino también de lo emocional.

Entonces, estamos hablando de cosas que, evidentemente,

no todos los días tenemos que comer carne.

Esto es un punto importante. -Nunca se ha comido...

-Nunca se ha comido tanta. -Y por el bien de...

Ahora se come cada día. -Cuando viene la sedentarización,

precisamente,

la carne ocupa en lo que es todo el espacio alimentario,

en los principios gastronómicos, un lugar muy poco importante.

¿Y se va visto en culturas que hayan comido

mucha carne históricamente, otras que prácticamente no...?

-La pregunta que haces es muy interesante.

Por ejemplo, en la India...

Dicen: "No, es que la India es una cultura muy vegetariana".

No es que sea vegetariana, es que resulta

que generan una sobreestructura, que es la religión,

que dicta que como no hay carne para comer todos,

consagran la vaca. Ah...

Y marcan una serie de pautas en la alimentación

que hacen que una población extensísima

con unos recursos cárnicos muy escasos

se convierta en vegetariana.

¿Quién lo dice? La religión, que era la ley.

La ley dice que te conviertes en vegetariano.

-Qué importante es el fuego.

Estos chuletones antes del fuego se los comían crudos.

¿Y qué importancia tuvo la carne en nuestro desarrollo evolutivo?

Es que esto es fundamental, porque nosotros,

la característica del desarrollo humano

es el crecimiento del cerebro. Sí.

Es un cerebro de unos 20 centímetros cúbicos.

Curiosamente, esto está correlacionado

con la disminución de las tripas, que permite que la energía

que iba a metabolizar... Ah...

Entonces acaba sobrando sangre, que puede hacer funcionar el cerebro,

que necesita una cantidad de energía brutal.

Y la parte social también, ¿no?

El hecho de comer, vosotros, como antropólogos, lo...

El hecho que haremos hoy, contigo y con Iñaki,

es compartir.

Porque, en realidad, vamos a compartir una sola pieza

después de elaborarla.

Esto es un acto social, que no tan solo es importante

por la comida, sino porque desarrolla el lenguaje.

Lo hace más complejo, idealiza las relaciones.

Es decir, que comer es un acto social.

Cuando dicen: "Calla y come", esto es una estupidez.

(RÍEN) Está claro.

-Bueno, esto ya está preparado. Ostras, qué buena pinta.

A disfrutarlo. No, pero no es para vosotros.

¿Ah, no? -Hay que compartir.

Es que tengo una invitada. Habrá que hacer otro.

Bueno, yo me la llevo, esta.

(RÍEN)

Me gustaría que a los nutricionistas se nos asociase

con profesionales que somos capaces de dar alternativas

a comer bien y disfrutar, en la salud y en la enfermedad.

Inma. Hola.

Hola. Nutricionista y profesora de nutricionistas.

Buen chuletón, buen chuletón. (RÍEN)

No, pero ¿es sano o no es sano, al final, un chuletón así?

A ver, este es demasiado grande.

¿Qué tiene que, en exceso, sea mala, la carne?

Sobre todo hay que controlar la grasa, la grasa visible,

porque la grasa saturada tiene un efecto en el organismo

que favorece la formación de placa de ateroma,

o sea, que de deposite grasa en las arterias

y que haya mucho más riesgo cardiovascular.

¿Es más sano comer un poco de carne que no comer nada,

que ser vegetariano?

La carne nos aporta, desde el punto de vista nutricional,

sustancias de gran interés:

proteínas de mucha calidad, aminoácidos esenciales,

vitaminas de grupo B, sobre todo la vitamina B12,

nos aporta zinc, nos aporta mucho hierro...

Por lo tanto, es interesante consumirla.

Un poco de carne es buena.

También es cierto que si uno sigue una pauta vegetariana

y controla la dieta, la equilibra, la compensa,

puede complementar estos déficits.

La OMS hace un tiempo lanzó un mensaje muy fuerte,

que la sal era peligrosa y que cocinábamos con demasiada sal.

Y creo que eso es algo que se ha ido rebajando.

En general consumimos mucha más sal de la que necesitamos.

Aquí, a nivel del Ministerio de Sanidad,

uno de los objetivos que se marcaron era reducir la sal,

por ejemplo, del pan.

Hemos conseguido en unos años ir recudiendo poco a poco

la sal que se pone en el pan sin que nosotros

lo percibamos de manera notable.

O sea, el pan es más soso ahora que hace cinco años atrás.

Tema delicado. Hace unos años hubo un macroestudio que demostró

que el exceso de carne tenía riesgo cardiovascular.

Pero incluso la OMS, hace un par de años,

dijo que era cancerígena.

O sea, ¿esto es exagerado o es cierto y es lo que es?

Es cierto que los estudios han evidenciado

que un consumo de carnes procesadas y también de carne roja

pueden favorecer mayor incidencia de algunos cánceres.

Hay diferentes suposiciones, pero una de ellas es

deberíamos evitar el consumo de las partes muy quemadas

de la carne, ¿no?

Toda esta formación de estos productos más quemados

están favoreciendo también que hagamos una mayor ingesta

de algunos compuestos tóxicos que también han evidenciado

mayor incidencia de cánceres.

Claro, a nivel microbiológico, una carne cruda

también comporta más riesgo.

Habría que encontrar... El punto justo.

La carne al punto. (RÍEN)

La carne está en el punto de mira. Comemos demasiada,

por nuestra salud y por el impacto ambiental.

La ganadería industrial, solo de vacuno,

genera el 15% de gases de efecto invernadero

y gasta una cantidad ingente de agua.

Y el 30% de nuestros cultivos,

son para animales que después comemos.

Voy a conversar con el pionero de una posible alternativa:

fabricar carne sintética en el laboratorio.

Hola, me llamo Mark Post, soy médico en los Países Bajos

y trabajo en el campo de la carne sintética,

porque mi mayor preocupación siempre ha sido el medio ambiente,

conservar el planeta para las generaciones futuras.

Y la carne sintética es una de las maneras de lograrlo.

Hola, profesor Post. Muchas gracias por atendernos.

¿Cómo se crea la carne sintética?

Pues es muy sencillo.

Usamos células madre específicas del músculo

que están en nuestros músculos

y se encargan de reparar el tejido en caso de lesión,

en cuyo caso empiezan a dividirse y a fabricar carne.

Lo que hacemos es provocar ese proceso fuera del cuerpo.

Obtenemos células madre mediante un pequeño procedimiento,

la cultivamos durante un tiempo,

hasta que tenemos un número suficiente de células.

Entonces dejamos que hagan lo que hacen en el cuerpo:

Luego, con ese músculo, hacemos una hamburguesa.

Parece fácil, pero ¿cuáles son las limitaciones,

las limitaciones tecnológicas, en primer lugar?

Bueno, una de las limitaciones es que, con este proceso,

se obtienen solo pequeños pedacitos de carne

de alrededor de un par de centímetros de largo y un milímetro de diámetro.

Para sacar de ahí un filete o un jamón,

habría que cambiar un poco la tecnología.

Habría que lograr una estructura en 3D más grande.

Pero, además, se necesitan sistemas de canalización

para que los alimentos y el oxígeno

lleguen a todos los rincones del tejido.

¿Y qué hay de otras limitaciones como el sabor

o la aceptación pública del producto?

¿Habéis hecho pruebas en este sentido?

El sabor depende también del tejido graso.

Ahora estamos cultivando también tejido adiposo.

El sabor se podrá poner a prueba cuando hayamos añadido ambos tejidos.

La aceptación del público es un tema interesante.

Entre el 25% y el 50% de los encuestados,

dijeron que les parecía una buena idea

y que querrían probar el producto.

¿Y sería más sana, también, o este no es el objetivo?

No es el objetivo principal, pero a mí me gustaría crear

un producto con más ácidos grasos omega 3

o más ácidos grasos poliinsaturados,

que ayude a reducir el colesterol en lugar de aumentarlo.

Y, en teoría, podemos hacerlo.

¿Y cuánto tiempo cree que tardaremos en tener

una carne sintética más barata, más sana

y más respetuosa con el medio ambiente?

Creo que el producto llegará al mercado

de aquí a unos tres o cuatro años. ¿Solo tres o cuatro años?

Sí, pero creo que llegará a pequeña escala

y que todavía será bastante caro,

pongamos unos 10 u 11 euros por hamburguesa.

Pero en los tres o cuatro años siguientes a eso,

seguro que el producto se fabricará a mayor escala

y de un modo más barato.

Al final, acabará siendo más barata la carne sintética que la normal.

Bueno, Mark, espero probar una de sus hamburguesas pronto.

Sí, solo tienes que esperar dos años o tres.

Para entonces, sí, claro. Ah, está grabado. (RÍE)

Aquí, cada uno vende su moto. ¿Y qué pasa con el pescado?

Por su tipo de grasas, especialmente omega 3,

es más saludable que la carne y tiene una peculiaridad.

los peces crecen mucho más rápido que vacas, cerdos o incluso pollos.

Vamos a un centro de investigación en acuicultura

donde buscan rentabilizar la cría de peces en piscifactorías.

De hecho, el pescado, especialmente el de piscifactoría,

podría ser una alternativa al consumo de carne

más sana e incluso más sostenible.

Si nos fijamos, los animales para consumo

los criamos en granjas, ya no vamos cazándolos por ahí.

En cambio, todavía seguimos pescando de una manera masiva

que está dañando parte de la vida marina,

especialmente las especies grandes.

De ahí el desarrollo de la piscicultura,

que provee ya más de la mitad del pescado que comemos en el mundo.

Hola, soy José Miguel y, bueno, soy el producto

de un pequeño efecto mariposa.

Mi padre me regaló una caña de pescar y, bueno,

he acabado dedicando mi vida a la investigación,

al mundo de los peces,

e intentando aprovecharnos un poco más de ellos.

Hola. ¿Qué tal? ¿Cómo estás? Bien.

Guau, pedazo de peces, ¿no? ¿Qué peces son, estos?

Son lubinas. Reproductores de lubina.

Son muy grandes, ¿no?

Sí, sí. Bueno, se pueden acercar a los tres kilos o una cosa así.

¿Y saben igual que las del mar o no? Esta es la gran pregunta.

Es la gran pregunta. (RÍE)

Se han hecho bastantes catas y, realmente,

para el profano no existen diferencias.

Bueno, el precio, sí. El precio, sí. Ese es el...

Gracias a esto, podemos comer lubina más a menudo.

O dorada o... Ese es el triunfo de la acuicultura.

¿Quién comía doradas o lubinas en este país hace 20 años?

(ASIENTE) Prácticamente nadie.

En el caso de la carne,

no comemos animales depredadores, como leones.

En el caso del pescado, sí.

La mayoría de especies marinas que consumimos son depredadoras.

Y a la hora de criarlos en las piscifactorías,

alimentamos a estos peces con pienso fabricado con peces.

Esto genera un problema de sostenibilidad

que podría solventarse alimentando a los peces con algas.

Su gran eficiencia y velocidad de crecimiento

las haría ideales como base de alimento para pescados,

animales de granja o incluso para nosotros.

Lo que tenéis aquí, concretamente, son cultivos de algas unicelulares,

lo que se conoce como fitoplancton.

¿Las utilizáis como alimento de los peces o...?

Para mí, a nivel de futuro, es una línea muy importante,

puesto que puede ser uno de los futuros aportes de nutrientes

tanto para la especie humana como para la producción animal.

Únicamente se necesita abono y luz solar. ¿Vale?

Entonces, es un bioconversor de energía solar

hacia energía que nosotros podemos utilizar

para alimentar a nuestros animales.

Lo único es que nosotros debemos desarrollar una tecnología

para el cultivo masivo de estos organismos.

En la actualidad, gran parte de los piensos de acuicultura,

la proteína y los ácidos grasos, provienen del propio pescado.

Es decir, nosotros pescamos peces para producir peces.

Eso es finito.

Entonces, si consiguierais unas algas

que pudieran ser la fuente de alimento de peces,

se utilizaría el proceso.

Incluso podría ser útil para... Para los humanos, directamente.

Las algas serán parte, sin duda, del futuro de la comida,

pero toda esta optimización de recursos

requiere conocimiento científico.

Y aquí empiezan a aparecer los transgénicos.

Aquí no tenemos peces de acuicultura.

Tenemos las especies que nos hacen la vida mucho más fácil

a la hora de investigar. Pero ¿esto son peces transgénicos?

Estos, en concreto, no, pero estos de aquí debajo, sí.

Nosotros, concretamente, estudiamos uno de los genes

que se denomina gen agouti,

que está implicado en la coloración del animal.

Además, este gen controla el hambre de los animales.

Y modificando su acción hemos conseguido

que los peces sean capaces de crecer más

que su homólogo salvaje.

Comiendo lo mismo, crecen un 15% más.

Es interesante, porque no es que vayas a comercializar

Es un organismo que se reproduce mucho

y podéis hacer cambios que después se van a aplicar

en especies comerciales. Claro.

Si no puedo hacer un transgénico con una especie comercial, vale,

pero sabré que, manipulando ese sistema,

bien con condiciones ambientales, bien con nutrientes,

bien con alguna otra cosa, yo puedo llegar

a un 15% más de crecimiento.

Y esa información viene de aquí, de este pececito.

¿Y tú qué opinas del rechazo que sienten algunas personas

cuando oyen la palabra...? "Transgénico", ¿no?

Sí, sobre todo en animales. Sí.

Fundamentalmente, es en base, creo yo, al desconocimiento

y a la incertidumbre que generan todo este tipo de conceptos

y todo este tipo de técnicas.

Siempre que haya una regulación estricta detrás,

no creo que existiese ningún problema en la comercialización.

Desde mi punto de vista,

tendría que ser llegar al mercado perfectamente etiquetado

y ser el consumidor el que decida si quiere comprar ese animal o no.

Está claro que debemos cambiar patrones de consumo

y políticas de gestión,

pero también que la ciencia y la tecnología son necesarias

en este camino hacia la sostenibilidad.

De hecho, la biotecnología se inspira muy a menudo

en la misma naturaleza.

Soy Teresa, he nacido aquí en Lleida, en una familia de agricultores,

y mi ilusión es cambiar los genes de las plantas

para facilitar la vida de los agricultores

y ayudar a mejorar la vida de la sociedad en general.

Pues mira, Pere, la naturaleza nos enseña

cómo transformar, en este caso un árbol,

Aquí tenemos una infección de agrobacterium tumefaciens.

El agrobacterium le pasa los genes directamente al árbol.

Lo transforma de forma natural.

El agrobacterium es una bacteria que ha creado esto.

Sí. Al pasarle los genes, le da la información al árbol,

que se divida de forma más rápida.

Lo que le hace resulta en un tumor,

y aquí tenemos un ejemplo de un árbol transgénico.

A partir de aquí, empezó...

Toda la ingeniería genética de plantas.

Aquí están, digamos, la madre y el padre.

Mira. (RÍE) Agrobacterium.

Desde la revolución agrícola de hace 12.000 años,

los humanos hemos manipulado plantas y animales

para mejorar su crecimiento y propiedades.

Ahora lo seguimos haciendo, de forma más precisa,

con las herramientas de la biotecnología.

Este sí que es ya vuestro maíz transgénico.

Sí, este, Pere, es nuestro maíz transgénico,

al que le hemos introducido tres genes.

Ajá. Va a producir provitamina A,

vitamina C y ácido fólico.

Luego te enseñaré la mazorca que es naranja.

Los miedos de salud, por ejemplo, ¿de dónde vienen?

Al contrario, esto va a ser algo muy positivo para la salud,

porque no solo comerías una harina blanca,

sino que comerías una harina vitaminada.

Este maíz iría destinado al pienso, para el consumo animal.

Ah. Pero también se podría utilizar

para humanos, porque, en un principio,

el proyecto era para que el maíz se consumiera

en los países de la África subsahariana.

Claro. Pero como la normativa europea

es tan estricta, estos países están también

muy preocupados y no quieren cultivar el maíz

porque es transgénico. Ajá.

Pero ahora imagínate que vives en un país

donde solamente consumes maíz. Sí.

Si en lugar de consumir maíz blanco puedes consumir uno con vitaminas,

automáticamente tienes tu harina vitaminada.

Las plantas que has visto abajo... Sí.

...van a ser cosechadas en octubre, pero esto es el resultado

de la cosecha del año pasado. Ah, este es el maíz trans...

Maíz transgénico naranja. Por la vitamina A.

Evidentemente. Y este sería el maíz originario.

Como puedes ver, es totalmente blanco.

No tiene nada. Guau.

O sea, la única diferencia entre este maíz y este

Bueno, eran tres, pero en concreto el color...

La provitamina A.

Durante 8.000 años,

los antiguos americanos cultivaron el maíz para modificarlo.

Y pasaron de la variedad original a una mazorca más grande, como esta.

Los colonizadores europeos siguieron esa modificación genética

durante 450 años más.

Y es a partir de 1920 cuando se inicia la mejora genética

basada en el conocimiento científico,

que ha acelerado estos mismos procesos

y ha llegado hasta los transgénicos actuales.

Hay otra fuente de problemas que se suele citar,

que es la medioambiental.

¿Este maíz podría competir con otro maíz o...?

El maíz es una planta totalmente artificial.

Si no la plantas, no crece.

No ves maíz creciendo al lado de las autopistas.

No compite con nadie.

Lo plantamos cada año y lo cosechamos cada año.

¿Y eso de la fuga de genes,

que un gen de aquí podría ir a otra plantación...?

Cuando tenemos que hacer un cruzamiento,

tenemos cinco minutos de polen viable para ir a otra planta

y hacer el híbrido. Ya.

Si tardamos más de cinco minutos y el polen no está en hielo,

se muere. Imagínate en el campo.

Esto se ha hecho con dinero público de una beca muy prestigiosa europea.

Sí. No solo con dinero público, sino que esta variedad de maíz

la hemos registrado en España con el nombre de Carolight.

Y es propiedad intelectual... Española.

Se está haciendo investigación muy puntera financiada por Europa

para desarrollar esto, y ahora una normativa

te impide aplicarlo en estos países, en España,

pero quizás en otros países lo podríais ceder o...

Hay otros países, como China, que tenemos muchos colaboradores,

donde tienen mucho interés, también en la India,

en EE. UU. y en Sudáfrica.

Quizás en uno de estos países esto se va a convertir

en un producto comercial, pienso comercial, por ejemplo,

para animales, y lo podremos importar a Europa.

Pero estamos perdiendo como una oportunidad.

Estamos licenciando eso fuera para que el negocio se haga fuera.

Entonces, ¿la ciencia básica para qué...?

Estamos perdiendo muchas oportunidades

con estas normativas que científicamente no tienen base.

Guau.

El grupo de Teresa Capell está analizando

si los pollos, alimentados con el maíz enriquecido,

están más sanos.

Y, efectivamente, ya han comprobado que sufren menos infecciones,

requieren menos fármacos y su carne tiene mejor color

sin necesidad de los colorantes artificiales

que se incluyen en los piensos.

Incluso en catas a ciegas, se ha visto que su carne

tarda un poco más en perder propiedades

y cambiar de olor.

Pero tú si crees que, siendo una tecnología relativamente nueva,

es normal que seamos más cuidadosos,

con análisis de temas de salud o medioambientales.

Yo creo que después de 20 años de análisis

y de 20 años de consumirlos,

ya sería el momento de cambiar nuestra forma de pensar y aceptarlos

y dar una oportunidad a los investigadores

que estamos trabajando en eso.

Los transgénicos no resolverán todos nuestros retos alimentarios.

Esto es exageradísimo.

Pero en ciertos casos sí pueden suponer mejoras importantes.

Es un análisis controvertido que requiere más datos empíricos

y menos ideología.

Sobre los transgénicos hay algo que sí tengo claro,

y es que no son todos iguales.

Decir de manera genérica, casi dogmática,

que son problemáticos para la salud o para el medio ambiente,

todos, es absurdo.

¿Habrá casos en que haya problemas?

Sí, posiblemente, incluso socioeconómicos.

Y se deben analizar y regular, caso a caso.

Pero renunciar a sus potenciales ventajas

por su mala fama, es contraproducente

e incluso cobarde.

Pero la comida no es solo alimentación.

Es cultura, placer, emociones, socialización...

Quizás el gran reto,

y aquí también hay responsabilidad de cada uno,

es encontrar el equilibrio.

Es que el objetivo debe ser, yo creo, volvernos homínidos.

Y la comida no es nutrición.

Evidentemente que luego te nutres, pero hoy, en el mundo que come...

Siempre digo eso, porque hay un mundo que no come.

En el mundo que come, no hay un problema de nutrición.

Hay un problema de cohesión social, un problema de nutrición emocional.

-Escuchar la carne, olerla, sentirla, ver cómo cruje,

saber, ver, olores, etc.

A mí esto me parece muy importante,

porque esto tendrá que convivir con la biotecnología

y con muchísimas otras formas de adaptación humana,

porque ser humano también es adaptarse.

Estamos sobreexplotando los océanos. Está claro.

-Pescado hay que comer cuando se pueda.

No nos hace falta comer pescado congelado

para estar nutridos,

o barritas de pescado congeladas y con aditivos.

No nos hace falta. ¿Qué hacían nuestros abuelos?

Si vivían en la ciudad, el domingo de iban al pueblo

y a un señor le compraban los pimientos y una col,

y se llevaban una cesta de caracoles que habían cogido.

-Una conciencia crítica de especie es lo que nos falta,

que nos veamos todos como especímenes de un mismo grupo.

Podemos compartir solo en la diversidad.

Si eliminamos la diversidad, no podemos compartir nada.

-Totalmente de acuerdo. -Ese es mi mensaje.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Alimentar al planeta

El cazador de cerebros - Alimentar al planeta

17 oct 2017

¿Existen los recursos necesarios para alimentar a todo el planeta o son necesarias nuevas formas de producir alimento? ¿Está preparado el ser humano para tomar alternativas sostenibles para producir alimentos o incluso para cambiar los hábitos de consumo?
Todavía muchas personas pasan hambre, mientras la obesidad y sus enfermedades derivadas pasan a ser una de las principales causas de muerte en los países más desarrollados. Carne sintética, transgénicos, algas…
El Cazador de Cerebros descubre algunos casos de éxito en la investigación sobre la alimentación. Los cerebros que intervienen para dar su punto de vista son: Eudald Carbonell, codirector del Proyecto Atapuerca, y vicepresidente y director general de la Fundación Atapuerca; Iñaki López de Viñaspre, cocinero del grupo SagardiI y antropólogo de la alimentación; Imma Palma, bióloga y nutricionista de la Facultad de Ciencias de la Salud Blanquerna y Universidad Ramon Llull; Mark Post, catedrático de Fisiología de la Universidad de Maastricht y director científico en MosaMeat; José Miguel Cerdà, investigador del Instituto de Acuicultura de Torre de la Sal, del CSIC; y Teresa Capell, catedrática de Biotecnología del departamento de Producción Vegetal y Ciencia Forestal de la Universidad de Lleida.

ver más sobre "El cazador de cerebros - Alimentar al planeta" ver menos sobre "El cazador de cerebros - Alimentar al planeta"
Programas completos (26)

Los últimos 63 programas de El cazador de cerebros

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Guy

    Si hay algo indiscutible es que un estilo de vida basado en una dieta vegana solucionaría muchos de estos problemas.

    20 jun 2018
  2. tvdicta

    Pues si reducimos el consumo de carne y lácteos hasta en un 50% antes de 2050, como pide Greenpeace, fin del problema.

    12 jun 2018
  3. Claudia

    Hoy en día hay mucha expectación referente a lo que la gente quiere y espera de la ganadería y de la forma de cuidar los animales en el campo.

    12 abr 2018
  4. carlos

    la agricultura animal esta destruyendo el planeta cada vez más, necesitamos más soluciones sosteniblespara evitar una catastrofe mayor

    29 ene 2018
  5. Lurdes

    La alimentación siempre será uno de los factores nutricionales más importantes a la hora de controlar por el gobierno... o eso quiero pensar.

    25 ene 2018
  6. Lorena

    Excelente video

    25 ene 2018